Trayectorias de la autonomia∗

“Trayectorias de la autonomía”? Cuando me pidieron hablar sobre el tema, estaba un poco consternado. Las “trayectorias”, en la pregunta lo adapto a las trayectorias históricas de varias luchas por la autonomía. Por “autonomía” entiendo la cualidad o estado de ser auto gobernado, o auto determinado, y por “auto” entiendo no el auto originado, auto determinado, individuo racional construido por el humanismo liberal del !luminismo, sino más bien una diversidad de colectividades auto de"inidas compuestas de individuos sociales. #ado este entendimiento, “trayectorias de la autonomía” abarca mucho. Tales trayectorias $creadas por las luchas de la gente por ser autónomos de esta o a%uella institución, r&gimen, estado nación o sistema social han sido muchas y diversas. #e inter&s central debe se cómo esta gente luchó, %u& alcan'aron y las perspectivas y limitaciones de su pensamiento sobre sus acciones. (l mismo tiempo, ni sus acciones ni sus pensamientos pueden ser entendidos adecuadamente sin una visión clara de las acciones y argumentos de a%uellos contra los cuales ellos lucharon. )inalmente, y m*s importante, por supuesto, %ueremos saber todas estas cosas para poder +u'gar la relevancia de esta historia para las luchas actuales. ,l tema parece indeciblemente enorme, barriendo a trav&s de buena parte de la historia humana conocida y a trav&s de la super"icie de la tierra. !ncluso si limitamos nuestra atención a las luchas desde aba+o por la autonomía dentro de la era capitalista $como propongo hacer un serio, minucioso tratamiento de las historias de las muchas trayectorias de lucha, podría llenar ciertamente muchos vol-menes de una enciclopedia. ,n lo %ue sigue, por lo tanto, proporciono solamente un breve bos%ue+o de la historia de tales luchas por la autonomía y del pensamiento de a%uellos comprometidos en ellas. Como preludio, debemos tener en mente %ue la resistencia de la gente como nosotros a tal subordinación y la lucha por la autonomía comen'ó mucho antes %ue el capitalismo. /uestras luchas por la autonomía hoy, contra los es"uer'os de los gerentes del capitalismo para subordinar la asombrosa variedad de nuestras tradiciones, costumbres, deseos, h*bitos y otras relaciones a su con+unto uni"orme de reglas para organi'ar el mundo son solamente el -ltimo capítulo en una larga, digni"icada historia y %ue debe ser honrada. /uestros ancestros lucharon contra la antigua esclavitud, la esclavitud "eudal, la servidumbre obligada, el genocidio cultural, la opresión de g&nero, racial y &tnica mucho antes de %ue nuestros ancestros comen'aran a pelear contra el capitalismo. ,n ve' de estar consternados por el grado de &0ito %ua han alcan'ado los capitalistas, debemos animarnos a recordar cómo, en el largo barrido de la retrospectiva histórica, ellos son solamente los -ltimos supuestos amos de nuestro mundo $y como nuestros ancestros derrotaron a todos los anteriores se1ores supuestos, nosotros tambi&n, o a%uellos %ue vienen despu&s de nosotros, vamos probablemente a derrotarlos. La imaginación y creatividad de nuestra especie ha demostrado ser casi ilimitada y, "inalmente, ha roto libremente cada intento anterior de obligarla y en+ae'arla a una singular, hegemónica "orma de ser. #icho esto, debido a %ue los m&todos de dominación se han di"erenciado en el tiempo, tambi&n hemos tenido nuestras luchas por la autonomía de la dominación. (sí mientras podemos tomar inspiración, energía y a veces lecciones de toda la larga historia de a%uellas luchas, la parte m*s relevante para nuestra propia situación se re"iere a estas luchas contra nuestros propios supuestos amos2 los decisores políticos y gerentes, o "uncionarios, del capitalismo. (un%ue la historia de tales luchas es relativamente breve comparada a la mucho m*s larga batalla histórica por la autonomía, esta proporciona la m*s rica historia de es"uer'os e ideas sobre las cuales podemos lograr algo para nuestros propios propósitos hoy. Comen'ando con sus es"uer'os m*s tempranos, por todas partes, y en cada período, donde los "uncionarios del capital han intentado imponer la organi'ación capitalista de la vida sobre la sociedad la gente resistió. ( veces esta resistencia ha venido de arriba, desde las clases gobernantes e0istentes cuyo poder para dominar y e0plotar ha sido organi'ado di"erentemente con distintos con+untos de
3

4eynote address to the Con"erence on La Autonomía Posible: Reinvencion de la política y emancipación at the 5niversidad (utónoma de la Ciudad de 6&0ico, 7ctober 89 8: 8;;:.

<

salva+es. o alternativas. por todas partes. retrasados. o “primitivas”. . para citar 8 . mientras sus "uncionarios han intentado imponer nuevas reglas sobre cada ve' m*s de nosotros. y como bandidos. Ciertamente. en la doctrina de la proletarización del campesinado. recha'adas y atacadas. en el otro lado de las barricadas. a menudo han aumentado las e0altaciones al poder capitalista y muy r*pidamente recha'aron la resistencia como tan "util como para prestarle atención. pr*cticas y comunicación o mane+an los nuevos usando las m*s modernas. Malas representaciones y ceguera #esa"ortunadamente. (%uellos %ue han resistido sus imposiciones han sido representados como subdesarrollados. >esistencia y e0perimentación con alternativas han continuado. apenas aprendiendo cómo imponer sus nuevos m&todos de e0plotación pero las luchas de a%uellos sobre los cuales estas nuevas condiciones eran establecidas eran raramente nuevas. delincuentes. 6ientras cada ve' m*s investigación ha ampliado nuestro conocimiento y entendimiento de estas primeras luchas.n ninguna parte ha sido m*s obvio esto $o demostrado tan a "ondo por los acad&micos %ue en el discurso colonial. y no solamente tenemos un arsenal de pueblos indígenas sobrevivientes y %ue siguen resistiendo.reglas. (%uí en 6&0ico. . cómo sus "ormas y m&todos arrastran redes e0istentes de la'os culturales. largamente sostenida por los historiadores y antropólogos mar0istas ortodo0os. b*rbaros. . Tales caracteri'aciones han sido integrales a sus discursos en los cuales toda resistencia.ste renacimiento no solo ha estado renovando antiguos desa"íos al capitalismo y planteando una multiplicidad de alternativas sino %ue ha estado haci&ndolo en "ormas %ue han resonado entre otras clases de pueblos en lucha. despu&s de todo. el resultado de +u'gar es"uer'os pasados a la lu' de los -ltimos es"uer'os m*s “modernos” $y ha re"le+ado a menudo una considerable ignorancia de las &pocas anteriores. a sus propias políticas han sido denigradas. generalmente ha sido de su inter&s mal representar u ocultar de la visión p-blica las capacidades de sus enemigos. a%uí estamos. Pero no es desde su resistencia %ue tenemos m*s por aprender= es m*s bien del legado de luchas desde aba+o %ue podemos hacerlo. Pero lo mismo ha sido verdad a trav&s de la historia del capitalismo. m*s hemos llegado a reconocer cuan so"isticadas "ueron ellas. herramientas disponibles. Con respecto al capital. subordinar la gente a su mercado de traba+o y el traba+o sin "in puede haber sido ra'onablemente llamada “primitiva” $ellas estaban. las lamentaciones sobre la brutalidad del gobierno capitalista. /o obstante. por e+emplo. varios cientos de a1os despu&s del ascenso del capitalismo y seis a1os en el siglo ??!. construyendo sobre la e0periencia pasada e inventando nuevos m&todos.n los (ndes. ya no necesitamos estudiar a @uillermo Aon"il Aatalla para reconocer la e0istencia del “6&0ico pro"undo” o buscar e0istencialismos indígenas primordiales= solo tenemos %ue seguir las actividades del Congreso /acional !ndígena y la “7tra Campa1a” 'apatista. tanto los heraldos del capitalismo $prestos a tocar las trompetas por sus &0itos como sus detractores $igualmente prestos a lamentar y condenar sus victorias han oscurecido u ocultado la e"icacia de la resistencia de los pueblos. La acumulación capitalista temprana de ri%ue'a y el poder de controlar los medios de producción. y criminales. o los &0itos.sta doctrina evitó %ue muchos reconocieran la pro"undidad. Tal eti%ueta ha sido. (l mismo tiempo. primariamente. por e+emplo. a su creatividad en lan'ar nuevas iniciativas en la estela de derrota moment*nea y a su capacidad para combinar las vie+as y las nuevas para elaborar alternativas al modo capitalista. . Lo mismo sigue siendo cierto a trav&s de la historia del capitalismo mientras se ha e0pandido a trav&s de la super"icie de la tierra. ignorantes. para subordinar nuestras vidas a su "orma de ser. desde el relato de la “legislación sangrienta contra los e0propiados” a las denuncias de colonialismo e imperialismo. sino en muchas *reas debemos reconocer cómo la auto organi'ación de esos pueblos ha estado generando un verdadero renacimiento indígena. de la resistencia rural a los es"uer'os capitalistas para die'mar comunidades y reducir a los sobrevivientes al estatus de traba+o barato "*cilmente disponible. Piensen. la resistencia en muchas *reas "alló y muchas comunidades han sido dispersadas y destruídas.

ha probado su "alta de poder para "ormular o implementar políticas e"ectivas para trascender al capitalismo. a veces unieron sus es"uer'os y a veces agregaron su palabra escrita a los gritos "uriosos desde aba+o. Tales líderes $ya sean social demócratas o supuestos revolucionarios han dicho ampliamente cómo solo ellos pueden "ormular políticas %ue nos traerían un "in al capitalismo y la construcción de un camino socialista al comunismo. Como resultado.llas han sido "ormuladas sin respeto a cómo nuestras luchas contra el capital pueden haber sido determinantes en la evolución de estas tendencias a la crisis= ni cuestionado cómo nuestras luchas por la autonomía de los mecanismos de la dominación capitalista pueden haber %uebrado esos mecanismos y precipitado problemas m*s amplios. . creatividad e imaginación %ue han barrido le+os a a%uellos ar%uitectos del socialismo. por m*s de un siglo a esta parte tal “lidera'go”. Pensemos. a veces. ya no necesitamos ir a las minas de Aolivia o el (ltiplano de Per. apreciado su creatividad. de la sobreacumulación. m*s auto determinadas vidas han "uncionado a trav&s de toda la historia de oposición del 3 Biphaa es un emblema usado como bandera %ue representa a los pueblos nativos de los (ndes Centrales y el (ma'ona boliviano. Cirtualmente cada variación tradicional de estas teorías no ha podido reconocer nuestras luchas o tomarlas en cuenta. o a la i'%uierda hablando consigo misma como las mareas de la historia han inundado el pasado. a%uí y all*. piensen en las arrogantes teorías políticas de intelectuales auto agrandados y políticos pro"esionales %ue han argumentado %ue nosotros pobres víctimas debemos subordinar nuestras d&biles luchas a su lidera'go. ha habido %uienes han reconocido la "uer'a de la resistencia de la gente. como resistencia a nuestra victimi'ación. . de materias primas baratas y de inversiones e0ternas m*s redituables. salvo como sub productos. #esde “compras desbocadas” a negocios “subcontratados” han estado desesperados por plantar a a%uellos de entre nosotros %ue somos m*s d&biles contra a%uellos de nosotros %ue son m*s "uertes.otro e+emplo. las luchas por la autonomía real han proli"erado y crecido. e0tra1amente resulta claro hoy cómo nuestras luchas en algunas *reas han orientado al capital a buscar alrededor del mundo cosechas m*s baratas. Peor. en todos esos análisis de la crisis en el capitalismo %ue han insistido solamente en las llamadas “leyes internas de movimiento” consideradas unilaterales en los t&rminos de las interacciones entre negocios $an*lisis de la desproporcionalidad.l neoliberalismo al %ue resistimos hoy es la respuesta capitalista a la crisis del Eeynesianismo %ue provocamos ayer. Consiste en siete bandas hori'ontales con los colores del arco iris. a menudo construidas sobre esas teorías unilaterales de la crisis y "ocali'adas en la b-s%ueda capitalista de mercados. F %uienes no han advertido cu*n r*pidamente nuestra "ortale'a ha estado creciendo donde ha sido m*s d&bilmente pensada. de la tendencia a la caída de la tasa de bene"icio. durante los -ltimos treinta a1os hemos vivido en un período de crisis generali'ada claramente iniciado por un ciclo internacional de luchas vinculadas %ue de hecho han "racturado la reproducción capitalista en virtualmente cada dimensión. incluso en pleno control del estado.para descubrir la emergencia de un movimiento pan andino= solo tenemos %ue seguir las actividades del Congreso de la Coordinadora (ndina de 7rgani'aciones !ndígenas y advertir cuando y donde el Biphala 3 est* ondeando. Din embargo. raciales o &tnicas. G . pretendiendo solo tener la agude'a para liderarnos a un entendimiento de nuestros propios deseos reales y necesidades m*s all* de las simples demandas económicas. )inalmente. Din embargo. han "ormulado e impuesto políticas %ue realmente consolidaron la acumulación de capital en "ormas brutales. .n ninguna parte de cual%uiera de estas teorías nuestras luchas +uegan un rol.l tema ro+o de tal reconocimiento y apreciación de la capacidad de la gente no solo para resistir la victimi'ación sino para tomar la iniciativa y luchar por me+ores. m*s libres. Pensemos en las viejas teorías del imperialismo. y del subconsumo. tambi&n. construyendo diversas corrientes de resistencia. como en China donde los traba+adores rurales y de las *reas urbanas se han estado rebelando contra los cercamientos salva+es y la e0plotación a la %ue han sido sometidos para socavar nuestra "ortale'a en otra parte. de g&nero. . Despertares ("ortunadamente. /o obstante.

. sus an*lisis y los de .capitalismo. sin embargo. %ue sus estudios de los materiales disponibles sobre la vida campesina y las luchas en >usia lo llevaron a concluir %ue la auto organi'ación autónoma en el mir campesino.g. el teólogo %ue reunió. sin embargo.ngels. La guerra campesina en Alemania merece un comentario. todavía tenemos entre nosotros. ha sido claro por un cierto tiempo %ue cada uno de esos grandes eventos dependieron ampliamente de la sublevación de los campesinos $ya sean recientes migrantes rural urbanos a las recientemente construidas "*bricas o a%uellos %ue todavía traba+aban en el campo m*s %ue de las acciones de cual%uier partido político bien organi'ado.n >usia y China esto se alcan'ó vía la creación de un estado “socialista”. o comuna puede proporcionar “el punto de apoyo para la regeneración social de >usia” y “un elemento de superioridad sobre los países esclavi'ados por el sistema capitalista”.n los -ltimos escritos de 6ar0. en el traba+o de 6ar0 y .g. . y en el an*lisis del e0tenso libro de . . e. su propia preocupación por las "uer'as económicas lo llevó a minimi'ar el rol de la religión en esas luchas $tanto entre los campesinos como entre sus principales voceros.g. varias comunidades autónomas cristianas. 6ientras su tratamiento m*s sustancial de las luchas campesinas. en sus cartas H<II<J a uno de sus traductores rusos. otros pueden encontrarse en comentarios críticos sobre varios períodos y episodios revolucionarios. soldados y cl&rigos %ue se levantaron en <L8L contra los cercamientos. los impuestos y la autoridad represiva y %ue concibieron alternativas igualitarias “comunistas”. Por otro lado.ngels $hasta e incluyendo el Manifiesto Comunista H<I9IJ encontramos an*lisis de la autonomía "undamental de la clase obrera He. Por e+emplo. #e hecho. así tambi&n lo hicieron los campesinos. Thomas 6Mnt'er.ste nuevo traba+o re"or'ó su visión anterior de los Manuscritos de #$%% de %ue el comunismo de las luchas presentes ha llevado a la ba+a de la +ornada de traba+o y contestado repetidamente la organi'ación capitalista del traba+o en cuanto al cambio tecnológico y reducir el tiempo socialmente necesario de traba+o. Primero. tambi&n econtramos.ngels de las luchas campesinas no eran m*s elaborados %ue lo %ue habían sido casi dos d&cadas antes. 5nos pocos de a%uellos temas han sido teóricos. (penas una variedad de anteriores movimientos sociales comunalistas habían desa"iado previamente los poderes "eudales..J de las rebeliones campesinas alemanas de principios del siglo ?C!.. 9 . traba+o muertoJ aun%ue tales an*lisis e0istieron +unto a argumentos %ue los traba+adores deben apoyar las luchas burguesas contra el absolutismo en . los (mish. algunos de los cuales se engancharon en pr*cticas igualitarias y comunales pr*cticas. como admitió luego. mineros. tenemos %ue hacer nuevas investigaciones y las propias cartas de 6Mnt'er revelan cómo los deseos de la &poca por crear comunidades igualitarias autónomas "ueron empapados en visiones religiosas arrastradas del /uevo Testamento. los 6enonitas y los hutterianos. . el libro de . por supuesto.n cuanto a la historia de la lucha autónoma en las grandes revoluciones del siglo ?? $las %ue tuvieron lugar en 6&0ico.uropa. tanto en el breve an*lisis de 6ar0 H<IL<J del rol del campesinado en )rancia durante el <I Arumario. . . y la subsunción de la crítica mar0iana del capitalismo al programa leninista de ingeniería de la “transición” socialista. Tambi&n.g.ngels H<IL. >usia y China tiempo y espacio permiten solamente breves observaciones. en cada caso "ue la toma del poder por tales partidos lo %ue llevó a la re subsunción de los traba+adores y campesinos al aumento de la acumulación de capital. combatió y murió con los rebeldes. e. !ncluso a "ines de la d&cada de <I:. Por un lado. Cera Oasulich. traba+o vivoJ vis K vis el capital He. encontramos an*lisis decididamente super"iciales del reino de lucha m*s all* de las de sus e0periencias. Por el otro.ngels celebró esta lucha como un anticipo de la eventual trascendencia del capitalismo. 6ientras incluso hoy todavía tenemos pocos o ning-n testimonio de los cientos de miles %ue se rebelaron. Primero en los rundrisse H<ILNJ y despu&s en el primer volumen de !l "apital H<I:NJ 6ar0 pudo desarrollar un an*lisis teórico m*s elaborado para apoyar la conclusión de %ue la clase obrera tenía el poder autónomo de derrocar al capitalismo y crear un nuevo mundo. La -ltima posición "ue abandonada en el despertar de su e0periencia en la "allida revolución de <I9I en (lemania y despu&s argumentaron por las luchas autónomas de los traba+adores. +unto con su apreciación de los momentos de lucha autónomos dentro de la Comuna de París H<IN<J.

@racias a >odney Pilton. campesinos. Du traba+o nos ayudó a situar la posición.g. investigación histórica independiente. cómo debe uno tami'ar laboriosamente para redescubrir las "uer'as de la autonomía dentro de las comple+as "uer'as en con"licto de la revolución. Consecuentemente ahora sabemos %ue la suya no era una simple tentativa reaccionaria de volver a la "orma en %ue eran las cosas antes de los cercamiento sino m*s bien otro imaginativo es"uer'o por construir una red de comunidades cristianas igualitarias. reinterpretando las vie+as y aprendiendo como reconstruir las historias de las luchas autónomas desde aba+o. la crisis del "eudalismo %ue abrió la puerta al capitalismo ha sido vista cada ve' menos como resultado de cambios demogr*"icos o la e0tensión de los mercados. la represión del capitalismo estatal y la e0plotación de precisamente a%uellos campesinos y traba+adores %ue hicieron la revolución. pero uno solo puede hacer una mueca ante la a"irmación de 6iEhail AaEunin a Dergai /echayev de %ue el vie+o r&gimen 'arista podría ser derrocado por un pu1ado de revolucionarios pro"esionales estrat&gicamente situados. el traba+o de historiadores como @eorge >aRicE. @racias a Peter Linebaugh y 6arcus >ediEer tambi&n ahora tenemos una comprensión mucho me+or de cómo las luchas de los traba+adores. y m*s como resultado de las luchas desde aba+o. "ormas de organi'ar la sociedad $concepciones derivadas de sus luchas Hya sean legales o ilegalesJ contra la e0plotación "eudal. a1os antes lucharon para revertir los cercamientos y por crear alternativas al ascenso del capitalismo agrario. . sino claras concepciones de alternatvas. ha restaurado algo de nuestro legado perdido. 6ientras %ue en general los anar%uistas rusos. demostraron un conocimiento y apreciación mucho mayores de la capacidad de los campesinos y traba+adores para la auto actividad autónoma %ue los bolchevi%ues. Lo %ue esta investigación ha revelado.llos $como los campesinos en (lemania <. ha L . el cl&rigo Lollard. ha demostrado no solamente una conciencia de clase emergente dentro de la e0tensión de las revueltas.. !gualmente. marineros.Como resultado. por e+emplo. Du traba+o sobre las rebeliones campesinas del período medieval "inal. como los populistas. #esde hace algunas d&cadas. han tenido todas %ue estar su+etas a la crítica. ya sean por e+emplo de Lenín. sin embargo. los historiadores llamados “bottom up” y “subalternos” han estado ayud*ndonos a reconsiderar tales luchas. o por los -ltimos historiadores contratados para elaborar y reelaborar las historias seg-n las políticas cambiantes del estado partido. Qohn Aall. o m*s precisamente. (%uí en 6&0ico. Como en >usia y China. @racias a Christopher Pill entendemos ahora mucho m*s sobre las luchas de los #iggers o True Levelers durante la >evolución !nglesa a mediados del siglo ?C!!. la historia de la revolución me0icana ha sido reducida tambi&n a menudo a un pu1ado de íconos -tiles al estado y las actividades de a%uellos involucrados interpretadas y reinterpretadas para enca+ar en varias agendas ideológicas. tales como los anar%uistas %ue participaron en la revolución pero "ueron "inalmente reprimidos. e. TrotsEy. Tal +uicio crítico debe tambi&n ser aplicado a sus m*s letrados y ruidosos opositores. La suya ha sido una tarea di"ícil cuando pocas voces de a%uellos %ue han luchado en el pasado han sido registradas. Podemos mirar hacia atr*s y apreciar el detallado an*lisis de Pyotr 4ropotEin de la “ayuda mutua”. la sublevación inglesa de <GI<. Du traba+o.g. sus actitudes y estrategias "ueron tambi&n me'cladas. %uien "ue capa' de compilar unos veinte vol-menes de relatos esclavos.. e. ideas y canciones de @erard Binstanley $%uien. desde creencias antiguas en la libertad en estatus y ocupación y del movimiento cristiano radical de la &poca. desenterrando nuevas "uentes. esclavos y convictos circularon a trav&s de !nglaterra y el 7c&ano (tl*ntico en los siglos ?C!! y ?C!!! y cómo esas luchas repetidamente echaron aba+o el control capitalista para encontrar e0perimentos de auto gobierno autónomo tanto en la tierra como en el mar Hcolonias maronitas y comunidades piratasJ. con su insistencia en la igualdad social. sin embargo. Dtalin o 6ao. ustedes saben me+or %ue yo cómo debe evaluar uno cuidadosamente la evidencia sobreviviente y los testimonios.. desa"ortunadamente. como Thomas 6Mnt'er vió la lucha espiritual y material como pro"undamente entrela'ados. ha sido la brutal realidad del socialismo. m*s igualitarias. los in"ormes o"iciales.

. celebrar y hacer alian'as con un con+unto m*s amplio de luchas. . tales luchas con"lctivas por la autonomia han sido productivas. al. 7tros con"lictos ocurrieron mientras los negros han luchado por la autonomía de las leyes racistas. ( veces la gente involucrada ha sido totalmente heterog&nea. y en la capacidad del movimiento 'apatista m*s generalmente de reconocer. hasta ahora poco conocidos.n el otro lado del mundo. lo %ue encontramos son e+emplo tras e+emplo de gente escapando tanto de la represión como aprovechando nuevos terrenos para la auto organi'ación.n !ndia terrateniente de la &poca colonial. hombres. e. tambi&n est* el escape. #entro de esta historia de lucha.. las luchas por la autonomía a menudo chocan seg-n las luchas de un grupo tienen un impacto sobre las de otros. 5nos pocos europeos adoptaron "ormas locales y se me'claron con los pueblos indígenas. terrenos de auto actividad.. el &0odo de lugares donde la lucha pasada produ+o la derrota o pocas recompensas para una mayor oportunidad. han ido reconstruyendo la comple+a historia de la lucha popular contra la dominación colonial $parcialmente a trav&s de una cuidadosa disección de los in"ormes o"iciales de “contrainsurgencia” y parcialmente a trav&s de %u& evidencia puede encontrase de las acciones y el pensamiento de la no &lite rebelde. o los mataron abiertamente.. separaron a los indígenas de sus medios de sobrevivencia. nuestras diversas luchas por la autonomía no han sido siempre complementarias.n ninguna parte esto es m*s obvio %ue en el caso de la “"rontera” en las (m&ricas. #esa"ortunadamente. pero m*s a menudo ellos tomaron la tierra. o mientras las mu+eres lucharon por la autonomía del gobierno patriarcal.g. Por e+emplo.revelado m-ltiples. Tambi&n es cierto %ue tal escape y la "undación de nuevas comunidades ha traído a veces un grupo buscando autonomía en el con"licto con otro buscando la misma cosa. . : .g. ("ortunadamente. La a"luencia de los europeos huyendo de la e0plotación y buscando autonomía repetidamente estuvo en con"licto con los deseos de los pueblos indígenas de conservar su propia autonomía. +unto al recha'o a ser despla'ado. y castas dominantes o grupos &tnicos por alcan'ar su propia autonomía vis K vis a%uellos m*s arriba en la +erar%uía del poder capitalista. @autam Ahadra vuelve a contar las historias separadas de cuatro. se pueden hallar es"uer'os similares en los traba+adores del historiador >ana+it @uha y sus compa1eros artesanos de estudios “subalternos” en india. @uha et.l capitalismo ha hecho muchas veces lo me+or para poner a la gente una contra otra en una +erar%uía comple+a de ingreso y poder. . líderes rebeldes no &lite y sus roles en romper los patrones coloniales de 3 33 . a la "undación de nuevas comunidades en Lacandona en tiempos m*s recientes. e. ( veces tales &0odos han sido reali'ados por grupos cultural y lingMísticamente homog&neos. )uncionario colonial encargado de la recolección de impuestos en la !ndia colonial. #esde el escape de los indígenas de la e0plotación espa1ola Hsea de las +unglas de 6&0ico o los pantanos de )loridaJ. tanto en las plantaciones como a"uera de ellas. las luchas de las mu+eres indígenas dentro de las comunidades 'apatistas han "or'ado ciertamente cambios positivos tanto en el balance de poder entre hombres y mu+eres localmente. contra los relatos habituales %ue en"ati'an el rol de varios talu&dars'( zamindars'' y otros +e"es durante la >ebelión de <ILN. Como consecuencia. (sí. a trav&s de las comunidades comunistas "undadas en Te0as en la onda de las revoluciones de <I9I en (lemania. para dar solo un e+emplo entre muchos. en las colonias maronitas "undadas por esclavos tomados en distintas partes de ("rica. o en las aldeas de Lacandona creadas por grupos muy me'clados culturalmente. alemanes en Te0as. 5n e+emplo obvio reciente en 6&0ico han sido las luchas de las mu+eres indígenas contra las tradiciones patriarcales dentro de sus comunidades en el mismo período %ue esas comunidades estaban luchando por la autonomía vis K vis el estado. o mientras una casta o grupo &tnico ha intentado liberarse de la e0plotación por otro $a pesar de la e0istencias de luchas por varios grupos de obreros blancos.ste es un aspecto de la historia de la "rontera $a trav&s de las (m&ricas %ue debe ser de gran inter&s para nosotros. 6ane+ando algunas herramientas teóricas gramscianas y e0cavando ba+o las historias dominantes del nacionalismo indio escritas por historiadores indios y brit*nicos %ue han privilegiado el rol de las &lites Hno solo @andhiJ e ignorado las iniciativas y auto movili'ación entre un con+unto de “subalternos”.

escritores tales como 4amala BisResRaran. Los obreros masa. al car*cter autónomo de muchas luchas de mu+eres. i. por su subordinación al “inter&s general de clase”. se presentaron las luchas de los traba+adores para “recomponer” los patrones de poder entre ellos mismos y entre ellos mismos y el capital en cuanto a aumentar su autonomía de los planes y políticas capitalistas. en los . #esa"ortunadamente. 6*s pro"undamente. comen'ando con 6ar0 mismo algunos mar0istas estaban dispuestos a reconocer. i. sindicatos y partidos comunistas o socialistas. !ndividuos en grupos tales como Tendencia Qohnson )orest y Dociallismo y Aarbarie o dentro de movimientos m*s amplios tales como la “/ueva !'%uierda” italiana. casta. Los ricos resultados de su traba+o. a cambio.. debido a %ue su concepto de clase estaba limitado "irmemente al de “conciencia de clase” y conciencia de clase era. sin embargo. ellos tambi&n han llevado al reconocimiento de cómo el "in "ormal del colonialismo no ha signi"icado ni el "in de los mecanismos de dominación y e0plotación “coloniales” ni el "in de las luchas contra tales mecanismos. a veces en otros talleres. y valori'aron. comen'aron a cavar en las particularidades de las luchas de las mu+eres. a menudo desde1osamente. a veces en la comunidad m*s e0tensa. pero altamente productivos acoplamientos de "eminismo y mar0ismo. una verdadera penuria de atención o de an*lisis de la especi"icidad de las situaciones de las mu+eres Hya sea en la es"era de la producción o en la de la reproducciónJ y de sus luchas. la autonomía de la clase obrera vis K vis el capital. /o sorprendentemente. y la problem*tica intersección de g&nero. con pocas e0cepciones. no es sorprendente %ue entre los traba+os de historiadores mar0istas $incluyendo algunas elogiadas arriba ha habido. Los estudios subalternos y post coloniales tambi&n han sido uno de los dominios en %ue la consideración histórica de las luchas autónomas r*pidamente incluyeron el reconocimiento y apreciación de la autonomía de las luchas de las mu+eres entre otros desa"íos al capitalismo colonial y post colonial.. clases y comunidad particularmente dentro de la historia de las luchas de aba+o. la -nica respuesta de muchos revolucionarios mar0istas a las demandas autónomas de las mu+eres Ho de cual%uier subcon+unto particular de la clase obreraJ era argumentar. a menudo no obstante tensos. incluyendo a la mayoría de mar0istas. al menos hasta cierto grado. trataron de alcan'ar a otros obreros masa en otras partes. Por e+emplo. Dusie Tharu y Te+asRini /iman+ana han e0aminado estas voces. tales matrimonios han tendido a emerger entre a%uellos %ue reconocieron. Como mencion& antes. no mar0istas. e0aminaron esas rebeliones y elaboraron las herramientas teóricas $basadas parcialmente en una relectura de 6ar0 para entenderlas en t&rminos no solamente de la capacidad de las masas de actuar autónomamente del capital.e. encontraron. inevitablemente llevaron a algunos a diversos. .. Con tal actitud. sino tambi&n para actuar independientemente de su propia organi'ación o"icial.dominación. hasta hace poco.. Los estudios “subalternos” dan nacimiento a los estudios “post coloniales”.e. escrutinio “obrerista” de la particular “composición de clases” de tal rebelión desde aba+o en el punto de producción. sino a las de las mu+eres en particular. "ormaban conse+os de "*brica o comit&s de base. otras "ormas de autonomía. los es"uer'os para silenciarlas. Como han revelado tales estudios los matices tanto del gobierno colonial y de las luchas contra &l. Contra el período posterior a la segunda guerra de or%uestación Eeynesiana de la lucha de clase a trav&s de los acuerdos de productividad locales y una +erar%uía global de desarrollo supervisada por el )ondo N . !ncluso cuando ellos pensaron %ue el eventual “sepulturero” del capitalismo necesitaba lidera'go.n 7ccidente. )rancia e !talia la rebelión de los obreros masa contra los burócratas sindicales llevaron a algunos mar0istas a un m*s estrecho. asumieron %ue la clase podía no solamente derrocar al capitalismo sino construir un nuevo mundo.55. Para la mayor parte. @uha mismo ha hablado de la necesidad de escuchar no solo a las “pe%ue1as voces” de los campesinos. las "eministas. ha tomado la iniciativa de movimientos anti patriarcales "eministas para abrir los o+os de muchos teóricos “críticos”. tanto en el pasado como en el presente. artesanos y traba+adores. a su sobre todo masculina dirección. Contra la manipulación capitalista de la división del traba+o para garanti'ar su control sobre la "uer'a de traba+o. concebida como un abarcamiento indi"erenciado del “inter&s general de clase” Hcomo opuesto a las preocupaciones con los intereses “económicos” concretos de segmentos particulares de la claseJ..

>ealmente tomar esta medida.55. . los campesinos asi*ticos luchando por la autonomía..ra una cosa reconocer la e0istencia de una “"*brica social” pero otra totalmente distinta abra'ar el car*cter autónomo de las luchas "uera del movimiento del traba+o. algo m*s tenuemente. en un cierto pla'o. a celebrar la historia de la creatividad cultural negra autónoma. tanto dentro como "uera de ellos.uropa en los a1os S:. #e hecho.. . . de construir bastante "uer'a para recha'ar los acuerdos. #onde los organi'adores comunitarios y estudiantes abandonaron las calles y escuelas para entrar a las "*bricas.. los negros "ueron a la o"ensiva.. Los estudiantes sistem*ticamente desbarataron escuelas y blo%uearon los centros de iniciación pero tambi&n lucharon por nuevos campos de estudio %ue correspondieran a sus propios intereses.. los traba+adores se mostraron capaces..l an*lisis teórico clave de este concepto amplio creció de I .55. /o solamente estaban luchando contra la e0plotación. y la e0plosión de la rebelión en las comunidades urbanas negras. a la participación obrera en coaliciones trans"ronteri'as "ormadas a "ines de los SI... La capacidad de los traba+adores no solamente de luchar e0itosamente sobre los terrenos capitalistas del salario y las condiciones de traba+o sino tambi&n de "or+ar nuevos espacios y tiempos para sus propias actividades m*s all* llegó a ser teori'ada en t&rminos de “auto valori'ación” $una apropiación e inversión de un t&rmino usado por 6ar0 para describir la reproducción ampliada capitalista. sin embargo.55. el movimiento AlacE PoRer.55. #esde la demanda por igualdad de derechos civiles a desa"íos a los patrones de discriminación económica en el empleo y en la comunidad Hlíneas ro+as y la imposición de guetosJ. esta clase de autonomía ha proli"erado en d&cadas recientes. .. 6ientras muchos recha'aron reconocer las diversas pero vinculadas luchas de los no asalariados como momentos de la lucha de la “clase obrera” $pre"iriendo pensarlas como “nuevos movimientos sociales” otros han empe'ado a ver cómo estos es"uer'os autónomos estaban rompiendo la "*brica de la reproducción social capitalista y así ensanchar su concepto de clase obrera para incluir a a%uellos %ue luchan contra la producción y reproducción de "uer'a de traba+o así como a a%uellos %ue luchan en el “punto de producción” de otras mercancías.J la "orma en %ue eran disciplinados para "uturos empleos o elegidos para la guerra contra luchas aparentemente legítimas de campesinos en el sudeste asi*tico. #esde este reconocimiento del poder de los obreros para actuar autónomamente a un reconocimiento político de la acción autónoma legítima por grupos particulares dentro de la clase obrera era un paso siguiente casi lógico.n los . y SN. con la e0tensión de las luchas comunitarias en los a1os S:. pero tambi&n a pelear contra la discriminación de g&nero. se +untaron con los elementos m*s rebeldes del movimiento obrero de masas. a elaborar su "uturo. Tambi&n comen'aron el proceso de ordenar el car*cter de sus propios deseos y de"inir nuevos caminos para su satis"acción. nativos americanos e incluso asi*tico americanos %ue se levantaron contra la e0plotación y discriminación y tambi&n proclamaron su propia autonomía cultural. Las mu+eres comen'aron a organi'arse autónomamente dentro de las luchas e0istentes. y principios de los ST. la discriminación y la represión. #esde tal actividad del traba+ador en las grandes "*bricas de los .n los . activistas estudiantiles.55. en cada nivel.. los acoplamientos cooperativos crecieron entre los organi'adores comunitarios. sino %ue tambi&n comen'aron a elaborar visiones de “AlacE is Aeauti"ul”. "ue estimulado menos por la lógica %ue por lo impresionante de tal acción autónoma cuando erupciono. La tercera ola se compone de las luchas de las mu+eres $incitadas en parte por el continuo comportamiento patriarcal por parte de los hombres en los movimientos negros.uropa así como en los .6onetario !nternacional y el Aanco 6undial. en ... para luchar contra el /()T(.. La segunda onda de tales. los valores culturales dominantes promulgados por ese sistema y Hen los . . el reconocer cómo estas con"rontaciones estaban ampli*ndose a trav&s de la sociedad llevó al concepto de “"*brica social” y. de estudiantes y del traba+o donde las mu+eres eran casi tan activas como los hombres pero sus preocupaciones eran marginadas. y .stos movimientos pronto "ueron duplicados por chicanos. eventualmente al de “obrero social”. "ue la de los estudiantes %ue desa"iaron las estructuras de poder del sistema educativo. la primera gran ola de tales luchas %ue a muchos pareció escapar a la categoría de lucha de “clase” "ue la de la comunidad negra2 el movimiento por los derechos civiles.

la e0periencia de las mu+eres italianas en Poder 7brero una organi'ación %ue apoyó las luchas autónomas de los traba+adores pero todavía dominada por hombres.. Tambi&n tenían primariamente el traba+o de reparar el desgaste diario de sus esposos abatidos por el traba+o asalariado. #ados los orígenes de este nuevo entendimiento. pero tambi&n en las (m&ricas..l reconocimiento del rol integral del traba+o dom&stico no asalariado en la e0plotación capitalista inevitablemente llevó al an*lisis de las intercone0iones entre todas las clases de traba+o reproductivo y productivo no asalariado. Pero tambi&n . .9J %ue proporciona un bos%ue+o detallado del alcance y perniciosidad de los es"uer'os capitalistas dentro de la “acumulación primitiva” para eliminar la autonomía y poder de las mu+eres. proporcionando así un entendimiento m*s preciso de las intercone0iones entre toda clase de luchas autónomas en ambas es"eras. de ense1arles las habilidades sociales a"ectivas necesarias para la integración en el mercado de traba+o capitalista ya había sido.l traba+o de procrear y criar ni1os. Cuanto mayor es la cantidad de tal traba+o. . de la capacidad acumulativa de romper la estructura de la "*brica social y comen'ar a elaborar alternativas han llegado. las divisiones de g&nero y los roles especí"icos de las mu+eres han sido usualmente integrales a los an*lisis de todas estas di"erentes corrientes de lucha. el recha'o a la procreación.n %u& "ormas la gente ser* capa' de "or+ar su"iciente "uer'a para romper la or%uestación Eeynesiana de la "*brica social y provocar la crisis? Parte de la respuesta descansa claramente en la "ortale'a organi'acional %ue "luye de la aceptación de la legitimidad de la autoorgani'ación autónoma separada entre grupos diversos en lucha. encontramos mu+eres indígenas en el movimiento pan andino de"endiendo valores comunales y la igualdad de g&nero $muchas como las mu+eres indígenas de las comunidades 'apatistas en Chiapas lucharon para imponer una Ley de 6u+eres revolucionarias sobre el lidera'go masculino del . para las preocupaciones de esta con"erencia. es su reunión de evidencia desde 6&0ico a Per. m*s ba+o el salario posible y mayor el bene"icio posible. . en la rebelión indígena de <NI.l an*lisis de la relación entre traba+o dom&stico no asalariado traba+o asalariado "ue pronto e0tendido al traba+o escolar no asalariado y al traba+o no asalariado de los campesinos. (un%ue no sin con"licto. Du an*lisis "ue pronto traducido a muchos idiomas y se convirtió en un punto de re"erencia en el movimiento internacional por el salario del traba+o dom&stico. abrumadoramente el traba+o de las mu+eres.n +unio de <TN< un n-mero de mu+eres rompió con Poder 7brero y "undó Lotta )eminista. del tipo hecho por algunos en los estudios subalternos y post coloniales. las revueltas campesinas. . . 5na investigación original m*s reciente en los (ndes con"irmó el importante rol de lidera'go de las mu+eres en las luchas indígenas anticoloniales.stos an*lisis generaron nuevos entendimientos de las "uentes y consecuencias de "enómenos tan diversos como el malestar estudiantil. m*s directos y prometedores caminos hacia lograr cambios en las T . 5n te0to clave $“6u+eres y subversión de la comunidad” escrito por 6ariarosa #alla Costa precisó las íntimas cone0iones entre el traba+o dom&stico no asalariado de las mu+eres y la e0tracción capitalista de plusvalor. las luchas en torno a la inmigración $en las regiones y países de origen y destino y la resistencia a las políticas neoliberales de a+uste estructural.en cuanto al rol de las mu+eres en la de"ensa de las tradiciones locales.uropa..g.stos an*lisis tambi&n llevaron a una base teórica me+orada para la revisión de la autonomía de los roles de las mu+eres en la historia. puntuali'ó. la emergencia de luchas autónomas signi"ica una multiplicación del es"uer'o total por%ue muchos %ue previamente habían permanecido "uera de los movimientos %ue no valoraron sus preocupaciones encontraron nuevos. . 5n e+emplo reciente e importante de tal revisión es "aliban y la bruja de Dilvia )ederici H8. al mismo tiempo. Uui'*s m*s importante. e. hoy. principalmente en . creencias religiosas y pr*cticas de g&nero %ue eran mucho m*s igualitarias %ue las %ue los con%uistadores y colonialistas europeos intentaban imponer. los es"uer'os por comprender las "uentes de esta capacidad en d&cadas recientes. VUu& cambió? V.OL/ Qué ha cambiado? Con el pleno reconocimiento y apreciación de la diversidad de trayectorias actuales en la lucha por la autonomía y. no sorprendentemente.

F este es un "in del %ue &l es conciente. todos son traba+adores. la tendencia capitalista a responder a las luchas de los traba+adores vía la reorgani'ación de la división del traba+o. durante mucho tiempo. Pero la e0periencia de los obreros de reparación puede revelar %ue tal posicionamiento complica ampliamente alargamdo así el tiempo de traba+o de reparación.. e. emerge un resultado %ue ya había sido concebido por los traba+adores al principio.. mientras la conceptuali'ación de un proyecto de investigación puede ser primariamente “mental”. >ecordar el pasa+e de la discusión de 6ar0 del proceso de traba+o en el Capítulo N2 “(l "inal de cada proceso de traba+o.l hombre no solo e"ect-a un cambio de "orma en los materiales de la naturale'a2 tambi&n reali'a su propio "in en a%uellos materiales. pero otros "ueron agui+oneados en cambios %ue hicieron posible para los vie+os grupos y los nuevos complementarse unos con otros y la lucha como una totalidad a ser consolidada $un proceso de “recomposición política” de hecho. como 6ar0 puntuali'ó en . en el traba+o y "uera de &l. por e+emplo. Por e+emplo.cosas %ue les importaban. contra la discriminación y abuso de g&nero. . o “estudios de mu+eres” y por espacios y recursos ampliados en la comunidad para a%uellos %ue tratan de elaborar proyectos culturales autónomos. (l grado %ue muchos de estos es"uer'os "ueron al menos parcialmente e0itosos. por lo tanto ya e0istente realmente. o los negros %ue no oyeron nada de los “revolucionarios” blancos %ue hablaban de la particularidad de su situación. dentro de las luchas autónomas y a trav&s de las luchas.. Por otro lado. Pero.. 5n ingeniero. los llamados obreros “manuales” siempre han desarrollado entendimientos concretos de los nuevos procesos de traba+o m*s all* de los de los ingenieros y cientí"icos %ue los dise1aron $ entendimientos sin los %ue el proceso "racasaría o sería mucho menos productivo. La 3 Counter !ntelligence Program conducido por el )A!.. contra la represión del C7!/T. los omnipresentes “protocolos” de laboratorio.. . "undaron o reunieron nuevas organi'aciones autónomas.55. especialmente nuevas capacidades para comunicar con los otros. Parte de la respuesta tambi&n descansa en las nuevas capacidades %ue desarrollaron los pueblos en lucha en medio del combate. .” (l mismo tiempo. el “traba+o mental” tal como el de los cientí"icos. Las mu+eres %ue habían evitado las luchas dominadas por varones. e0plicar e0actamente la secuencia paso a paso de operaciones manuales a ser reali'adas en los e0perimentos re%ueridos por la investigación. y así era tambi&n la suma de los movimientos. los programas encontraron %ue al permitir a las mu+eres estudiar la historia y problemas de sus propias luchas o la creación de centros de mu+eres golpeadas.n el traba+o.g. (lgunos respondieron simplemente con ira y antagonismo. )ue anticipando tales din*micas %ue los grupos de estudiantes paci"istas en los . el grado de separación entre traba+o mental y manual no debe ser e0agerado. Cada paso puede re%uerir +uicios mentales pero la propia e+ecución de tales operaciones re%uiere e0periencia manual y habilidades ad%uiridas para ser e0itosa. los movimientos mismos eran "ortalecidos. por nuevos espacios dentro de las universidades para “estudios a"ro americanos”. dominados por los blancos. las m*%uinas son la encarnación del traba+o $no solo el traba+o manual %ue produ+o sus "ormas corpóreas sino el traba+o mental de a%uellos %ue dise1aron e imaginaron cómo construirlas.l Capital. ingenieros o m&dicos generalmente re%uiere una variedad de habilidades “manuales” %ue a menudo son absolutamente intrincadas y aprendidas solo a trav&s de la pr*ctica $tal como la manipulación apropiada de e%uipamiento de laboratorio o instrumental %uir-rgico. Por un lado. las organi'aciones negras y grupos "eministas llegaron a hacer alian'as y colaborar en luchas contra la guerra. puede decidir %ue los costos se reducirían posicionando los tornillos en un lugar antes %ue en otro. contra el apharteid. como cocinar recetas. <. ha implicado cambios en la tecnología y la sustitución de las m*%uinas para el traba+o. La "ormación de organi'aciones separadas desa"iaba claramente a las e0istentes %ue encontraban recha'ados sus programas y m&todos. (un%ue la división del traba+o puede ser tal %ue algunos individuos son pagados para concebir el producto y el modo de producirlo y otros por implementar ese modo. todos est*n comprometidos en el proceso de traba+o.LP>7 3 del gobierno a los AlacE Panthers.

sas ideas “predominan” precisamente debido a %ue ellas son generalmente aceptadas y de"inen la mentalidad dominante de la &poca. pueden ser pensados como aumento en la relación de traba+o mental a manual.. Din embargo. tout court.stas han sido siempre características de nuestras especies.e. como ha hecho Paolo Cirno. se desarrolle en "irmas. a pesar de los me+ores es"uer'os de todas las clases predominantes. paradigmas intelectuales. pienso. como se conoce en . Pero esto es una mala concepción interpretar esta aumento de la relación como una marginali'ación del traba+o. una amplia variedad de clases de conocimiento compartido. . Pero mientras %ue la "ormulación temprana argumenta %ue esto llega a ser verdad debido a %ue la clase predominante tiene el poder de imponer sus ideas. /uestro pensamiento est* siempre con ideas compartidas.llos escribieron2 “Las ideas de la clase predominante son en cada &poca las ideas predominantes”. en La *deología Alemana H<I9L L:J. de “intelectos especí"icos” ha cambiado en el tiempo. i.s demasiado indeterminada.g. 6ientras el “conocimiento abstracto conocimiento cientí"ico” pudo haberse convertido en una "uer'a productiva siempre m*s importante en nuestro mundo capitalista. y la reducción de traba+o manual a atención de m*%uinas del tipo %ue 6ar0 evocó en el “"ragmento sobre las m*%uinas” de los rundrisse es solo el despla'amiento de traba+o manual por mental. el problema de las ideas generales o dominantes.55. El intelecto general? Por otra parte. el despla'amiento de gestos manuales por acciones conceptuales y comunicativas. no pro"undi'a en e0actamente %u& est* involucrado en esa imposición. (un%ue el arsenal y patrón de las distintas clases de actividad mental. a la integración de la actividad mental en una hegemonía completa y a la g&nesis de cual%uier cosa %ue pueda llamarse un intelecto “general” de la humanidad como con+unto. .l traba+o mental ha sido siempre inherentemente social y comunicativo.l despla'amiento de traba+adores por m*%uinas. e. mientras una línea de ensamble puede ser organi'ada en cuanto eliminar virtualmente la mayoría de la comunicación directa entre traba+adores %ue reali'an tareas descali"icadas. e0actamente es la naturale'a de este “intelecto general”? V. ha habido grandes barreras a la imposición de las “ideas predominantes”. !nvestigación y #esarrollo. m*s universal hegemonía $el car*cter “general”socialmente reconocido de esas ideas y el intelecto %ue las produce y utili'a es alcan'ada realmente $despla'ando ideas e intelectos previos. para simplemente comparar la noción de intelecto general con las capacidades mentales de los seres humanos. . visiones del mundo y cosmovisiones.. o con “la simple "acultad de pensamiento y comunicación verbal”.. actividades mentales. ya sean “predominantes” o cual%uier alternativa e0istente H%ue puede no ser m*s asumidas en el pasado de lo %ue pueden serlo en el presenteJ. depende en gran parte de la comunicación e0tensiva e intensiva. VPero cu*l. a trav&s de la in"luencia ligera y la con%uista << . Claramente. la especi"icación de 6ar0 de un intelecto “general” implica la e0istencia de intelectos m*s “especí"icos”. Construimos sobre ideas %ue hemos aprendido de otros. si un sistema de conocimiento se ha vuelto dominante en un período dado $tal como el nuestro uno puede preguntar ra'onablemente cómo y hasta %u& punto? 6*s de die' a1os antes de %ue 6ar0 acu1ara el t&rmino “intelecto general” en sus cuadernos de <ILN. universidades o laboratorios del gobierno. o !W#. ni cómo esas “ideas predominantes” son "ormadas por los especialistas desde un con+unto m*s o menos consistente ni cómo una nueva. con “las "acultades lingMístico cognitivas comunes a las especies”. Claramente. usando el lengua+e de 6ar0 en ese mismo pasa+e de los rundrisse.ngels trataron. el traba+o mental no puede ser organi'ado de tal manera. o concluir de esta marginali'ación %ue la teoría del valor traba+o de 6ar0 ya no es relevante. .0iste verdaderamente tal cosa? .importancia creciente de la ma%uinaria o la ciencia y la tecnología m*s generalmente. como han hecho (ntonio /egri y otros. la historia de la humanidad es una historia de distintas clases de “intelectos especí"icos”.. Di inventamos nuevos conceptos o construimos nuevos desarrollos los enviamos al mundo para de+ar %ue otros los prueben. mayor es el rol del “general intelect”. Cuanto m*s avan'ada la sustitución de traba+o mental por traba+o manual mayor el rol de la actividad comunicativa $o. &l y . ..

pasar in"ormación de conocimiento usualmente como resultado de la "alla de sus propios planes en ausencia de la intervención y a+uste de los traba+adores y siendo ciegos a o desde1osos de la inventiva de los traba+adores en los procesos de traba+o. por supuesto. muchas de las luchas por la autonomía cuya historia ha sido bos%ue+ada han incluido es"uer'os para preservar.l resultado. ellos permanecen antagónicamente "uera del comando capitalista.violenta. en muchos niveles $pero especialmente en el del llamado “traba+o manual” la prioridad capitalista del comando ha resultado a menudo en gerentes reconociendo de mala gana dar a entender a los traba+adores. recuperar o elaborar conocimientos y visiones del mundo %ue constituyan alternativas al “intelecto general” hegemónico "abricado por el capitalismo y celebrado por sus críticos. divisiones rígidas del traba+o mental. .n todos los casos mencionados. a veces aplican su creatividad y desarrollan nuevos conocimientos y procesos %ue ellos mantienen en secreto de sus empleadores. y sus autores amena'ados con el empobrecimiento. (l grado %ue estos nuevos en"o%ues se despliegan en actos de resistencia. %ue son. Por otra parte. La g&nesis de lo %ue 6ar0 llamó un intelecto “general” ha implicado así la imposición de una misma organi'ación capitalista del conocimiento y la actividad mental como trabajo para la e0clusión de alternativas. la naturale'a e0acta de los descubrimientos hechos por los traba+adores implicados en !X# son a menudo mantenidos en secreto por las "irmas capitalistas buscando venta+as competitivas o por los gobiernos buscando venta+as estrat&gicas. Tal &0ito ha sido resultado de la tendencia del capitalismo a marginali'ar Ha menudo al punto de destrucciónJ o a convertir o instrumentali'ar conocimientos locales alternativos visiones del mundo consideradas incompatibles con su propia lógica. ha sido una resistencia siempre ampliada e interconectada a la ve' entre los indígenas y entre ellos y otros opuestos a estos procesos.sos usan los “derechos de propiedad intelectual” capitalistas para monopoli'ar conocimiento robado de sus empleados asalariados o de pueblos indígenas no asalariados tambi&n se previenen de %ue otros usen ese conocimiento $limitando así la integración y así la “generali'ación” de conocimiento. a%uí no aparece ninguna buena ra'ón a priori para pensar %ue cual%uier con+unto particular de “ideas predominantes” $incluyendo a%uellas generadas dentro del capitalismo haya alcan'ado la hegemonía completa ni local ni universalmente. el &0ito relativo del capitalismo en reali'ar sus tendencias hacia la totali'ación $la con%uista e imposición de su propia "orma de organi'ación social sobre la mayoría de la humanidad ha sido probablemente mas e0itosa %ue cual%uier sistema social previo en generar un intelecto verdaderamente “general”. e0plotador y alienado de todo el traba+o capitalista impuesto. #ado el conte0to antagónico. Como resultado de la considerable investigación sabemos mucho sobre precisamente cómo “las ideas predominantes” de la &poca capitalista han sido "ormadas y di"undidas a trav&s del mundo capitalista. del bio conocimiento indígena por corporaciones multinacionales en busca de bene"icios son simplemente e+emplos contempor*neos de tal instrumentali'ación. por supuesto. de sabota+e. . como en el pasado. la dispersión y la subsunción si no la ani%uilación. #icho esto. .n sus es"uer'os actuales. %ui'*s. . Tambi&n. creadas e impuestas para dividir y controlar mentalmente a los traba+adores. Tendencias recientes hacia el “mining” Han*lisisJ o me+or “piratería”. Por e+emplo.l traba+o sobre las con"rontaciones coloniales y post coloniales entre los sistemas de conocimiento “occidental” o capitalista y los indígenas han producidos documentados estudios de caso de tal recha'o y destrucción. m*s cuidadosas y sistem*ticas %ue en períodos anteriores de la e0plotación capitalista. los obreros individuales o pe%ue1as redes de traba+adores. resultan en ignorancia sobre desarrollos e0ternos a un individuo o especialidad estrecha de grupo $una ignorancia %ue limita la imaginación y creatividad de cual%uier individuo o grupo. Tambi&n sabemos mucho sobre cómo han sido negadas. recha'adas. los sistemas de valores m*s amplios y las visiones del mundo de las actividades mentales dentro de las %ue esos conocimientos se desarrollaron son ampliamente ignorados y descartados. /o sorprendentemente. . Pay. incluyendo el traba+o mental. sin <8 . otros obst*culos a esta "abricación de un intelecto “general” m*s all* de la resistencia de los indígenas y sus partidarios a la e0propiación y el genocidio cultural. destruídas o a+ustadas las alternativas a convertirse en variaciones dentro del “intelecto general” del capital.

(lgo similar resultó cierto tambi&n “"uera del traba+o””. el reempla'o de laberintos de papeles "inancieros por programadores y operadores de computadoras. . lo %ue ha implicado. en la es"era de la producción y reproducción de la "uer'a de traba+o ya sea en las escuelas. Lo %ue est* repetidamente ausente es la capacidad del capital de integrarlas en un intelecto “general” %ue sea en cual%uier sentido uni"icado. Con el tiempo. y de la respuesta capitalista a ella. las mercancías servicios. en el grado %ue las distintas "ormas de conocimiento y capacidades. el cuidado de la en"ermedad o el laberinto de papeles. para recopilar in"ormación y comunicar. de su aislamiento e incapacidad para conectar con y aprender de otros y así re"or'ar su n-mero y ampliar sus luchas. como 6ichel )oucault y luego @illes #eleu'e y )eli0 @uattari puntuali'aron. (hora. m*s o menos en tandem con la sustitución de traba+o intelectual por manual en la producción. especialmente a nivel de la universidad donde el entrenamiento de la "utura "uer'a de traba+o alimenta y potencia la investigación y desarrollo. Por otra parte. los cuerpos y cerebros de a%uellos viviendo dentro de &l.sto es. como aprovechar los circuitos de in"ormación y comunicación y luego. m*s obvio en las escuelas. a cual%uier grado ha habido una tendencia a sustituir la ma%uinaria por traba+o en la producción de servicios. La r*pida e0pansión de la industria de la salud. "ue traída por el cambio de la composición de los deseos y luchas de la gente. de cómo tratar con otros $habilidades aprendidas primero en casa y luego re"inadas en la escuela y en la comunidad m*s amplia. e. #iversos an*lisis de esta nueva sub+etividad en lucha. el capital ha intentado manipular sutilmente tal ad%uisición de habilidades en su propio interes. tambi&n implica el aprendi'a+e de habilidades a"ectivas. contribuyen a aumentar la productividad pueden ser vistas como momentos de un mosaico de “intelectos” comandado. no solo con la e0tensión de la automati'ación sino tambien con la r*pida e0pansión de la mercantili'ación de “servicios” $cual%uier cosa desde la provisión de entretenimiento a la e0pansión de la salud y la industria "inanciera. Pero la intensividad del traba+o no est* solo en la producción de espect*culos de televisión y películas. sin embargo aisladas u ocultas. mayor nuestra capacidad para luchar autónomamente. m*s o menos simult*neamente. Pero ir a la escuela implica m*s %ue la ad%uisición de habilidades cognitivas. "ue parcialmente una respuesta al reciente recha'o de las mu+eres a permanecer en casa y proporcionar cuidados de en"ermería y otros servicios m&dicos.. como contribuir a ellos.l estudio de )oucault sobre la propuesta de Aentham para el mane+o de las prisiones vía el dispostivo panóptico llevó a sus investigaciones en cómo tales mecanismos de micro control se e0tendieron a trav&s de la sociedad. La escolari'ación se ha convertido. Por otra parte. hogares o comunidades. y principios de los SN. al menos en parte. !nversamente.. Cada una de estas industrias es altamente dependiente de una amplia variedad de habilidades intelectuales y a"ectivas y una comunicación e0tensiva entre productores y entre productores y “clientes”. como cada economista sabe. . una ve' m*s.embargo. la sustitución de una clase de traba+o intelectual por otra. tienden a ser producidas por m&todos “intensivos en traba+o”. la debilidad de varios movimientos ha provenido. . . 6irando atr*s en la historia de las luchas autónomas contra el capitalismo podemos ver %ue. cuanto m*s desarrollamos nuestras capacidades para pensar.e. Poder <G . alternadamente.sta e0pansión. i. m*s y m*s en aprender primero. por e+emplo. %ui'*s. en muchos movimientos autónomos. La importancia del traba+o intelectual creció en los a1os :.g. una de las cosas llamativas sobre las luchas %ue lan'ó la era Eeyesiana del capitalismo a la crisis de "ines de los S:. "ue precisamente la capacidad de los pueblos de usar sus habilidades comunicativas para construir redes comple+as capaces de movili'ar vastos n-meros de personas.n el proceso &l reveló los hasta ahora invisibles arreglos de bio poder con los %ue las vidas individuales eran sutilmente mane+adas a trav&s de "ormas inducidas de control internali'ado. m*s a menudo %ue no. llevó a algunos mar0istas europeos a re"ormular sus conceptos de lucha de clase en el lengua+e de Dpino'a2 en lugar de “clase obrera” o de “obrero sociali'ado” ellos hablan ahora de “multitud”= en lugar de la "uer'a creativa del traba+o vivo ellos ahora hablan de la "uer'a constitutiva del intelecto general o “intelectualidad de masas” $con el poder de la multitud de crear un ser distindo del capitalista.

de la "orma %ue resume en una palabra precisamente las clases de m-ltiples pero vinculadas luchas autónomas %ue han emergido en a1os recientes. como Ai"o. . me parece. Pardt y /egri. vía la publicidad. <9 . Carias corrientes de nuestras luchas en el pasado han lan'ado al capital en una crisis pro"unda= nuestro ob+etivo debe ser combinar esas corrientes y crear tal tsunami de luchas vinculadas y complementarias como para hacer imposible la recuperación del comando para el capital y nuestra autonomía completa posible.. dados los m&todos desarrollados por el capital en las tres -ltimas d&cadas para controlar y canali'ar nuestras capacidades. los tres proponen la tesis de %ue la "orma m*s nueva y avan'ada de lucha autónoma debe encontrarse en la auto actividad de la multidud donde la multitud es entendida como multiplicidad interconectada cuya unidad a trav&s de a sociedad capitalista global... o las autonomías posibles? Las cosas m*s obvias. por%ue el an*lisis %ue lo ha enmarcado tambi&n aduce %ue la "uer'a de tales luchas tiene el potencial de crecer en el "uturo y reelaborar las relaciones sociales m*s all* de las limitaciones del capitalismo $en resumen ha modi"icado la visión revolucionaria mar0ista sobre la base de desarrollos recientes en nuestras capacidades para colaborar autónomamente del capital. Primero. tanto el pasado como el presente demuestra %ue no necesitamos ser solo víctimas reactivas %ue solamente pueden resistir= a menudo podemos tomar la iniciativa y atacar. a pesar de su an*lisis del capital como !mperio operando a escala global. pero segundo. y así han sido las luchas para escapar de ellos. (un%ue desarrollado en unos veinte a1os de investigación y pensamiento en )rancia e !talia. Pay veces. Degundo. en %ue nos lan'an a la de"ensiva y podemos hacer poco m*s %ue resistir. al comien'o de esta con"erencia. como muchos lo hicieron antes y lo hacen a-n entre nosotros. los mercados de trabajo en %ue se supone estamos todos para vender alg-n aspecto de nosotros mismos han sido a veces recha'ados o la participación en ellos ha sido subordinada a otros ob+etivos. mientras Cirno y algunos otros. Por otro lado. son optimistas.l atractivo del concepto de multitud deriva. raciales. la mercadotecnia y la creación de las +erar%uías de salario. sobre la autonomía posible. por supuesto. e0iste solo a trav&s de las cada ve' m*s compartidas capacidades bio políticas para comunicar y autoorgani'ar. &tnicas y de g&nero han sido combatidas en cada "ase de las revoluciones culturales del -ltimo medio siglo %ue han desa"iado virtualmente cada dimensión de la organi'ación capitalista de nuestras vidas. a%uellas relaciones de propiedad legales dise1adas para separarnos y mantenernos separados de los medios de producción. han sido desa"iadas por los es"uer'os para revertir los cercamientos y tomar el control de los medios de producción.9J y de ramática de la multitud H8. comprender %ue lo %ue pensamos los satis"ar* y luchar por cual%uier cambio %ue consideremos necesario para su satis"acción. Autonomía posible? #ado lo anterior. Podemos. los es"uer'os del capital por manipular nuestros deseos en su propio inter&s.9J de Paolo Cirno. Tomar la iniciativa signi"ica e0plotar lo %ue el arma'ón institucional del capital ha construido para con"inar y canali'ar nuestra energía y rede"inir el terreno de lucha en nuestros propios t&rminos. (un%ue di"ieren algo en su "ormulación y an*lisis. pero debemos siempre estar mirando las aperturas para retomar la iniciativa. hay considerables di"erencias en cuanto a las di"icultades involucradas en reali'ar realmente estas potencialidades. estas re"ormulaciones solo se han vuelto "amiliares recientemete a a%uellos %ue no leen "ranc&s o italiano a trav&s de los dos libros de 6ichael Pardt y Toni /egri *mperio H8. pienso. Tercero.J y Multitud H8. invenciones y actividades %ue las generan. Tales arma'ones han sido numerosos.sto incluye el recha'o y la subversión de la “propiedad intelectual” a trav&s tanto de la apropiación directa como el libre compartir de las ideas. algunos incluso dirían triun"alistas. son estas2 Primero y m*s generalmente. . de"inir nuestros deseos. ahora. lo son mucho menos. individual y colectivamente. %u& podemos decir ya. #entro de los con"lictos bos%ue+ados arriba podemos identi"icar varias de tales luchas. primero.para comandar..

.55. autónomos pero interconectados modos de organi'ar nuestras vidas. en su lugar.Cuarto. y por las luchas indígenas a trav&s de las am&ricas y m*s all*. y mu+eres contra hombres. intercambios de e0periencia y ayuda mutua. a%uellas territorializaciones espaciales +desplazamientos o confinamientos. D&ptimo. .ste punto es. bien capturado en el eslogan contempor*neo “5n /o. #&cimo. rotas y puenteadas por las luchas de las mu+eres tanto en la producción como en la reproducción. la auto construcción de cada -nico “Di. dise1ados para dispersar o aislarnos han sido resistidas por a%uellos %ue recha'aron ser eliminados de la tierra o por a%uellos %ue han elegido la movilidad del &0odo para rede"inir el terreno de sus luchas. 7ctavo. "lu+os sorprendentes de di*logos. Tenemos. mientras el car*cter de los blo%ueos puede revelar %ue todos tienen un enemigo com-n $el capitalismo no hay ra'ón para pensar %ue nuestros deseos son todos los mismos o pensar %ue cual%uier nuevo sistema los satis"ar* a todos. para el bene"icio del control de los negocios y el bene"icio han sido desa"iadas. 5nd&cimo. las ideologías de dominación a trav&s de las %ue el capital ha intentado acostumbrarnos a la sobrevivencia han sido resistidas por movimientos religiosos para escapar a las +erar%uías dominantes del estado iglesia y por a%uellos %ue han liberado conceptos tales como libertad. no solo tenemos un mosaico desconectado de luchas y proyectos separados. sino m*s bien con muchas "ormas di"erentes de hacer y ser y una política de negociar las di"erencias entre ellos.. /oveno. ha sido desa"iada por las luchas por la democracia participativa vía plesbicitos o encuentros de los pueblos. como en el pasado.” “6uchos si” signi"ica lo autónomo. Te0as. 7ctubre 8.stas est*n siendo te+idas a trav&s de encuentros. los caminos de la autonomía son tan diversos como los obst*culos "i+ados para blo%uearla. /o debemos pensar ya en t&rminos de reempla'ar el “sistema” actual con otro.. reali'ar nuestros muchos. socialismo o comunismo. debates. (l mismo tiempo.e. 6uchos Dí. en este punto en la historia. ha sido resistida en "*bricas y o"icinas por los asalariados y en los hogares y escuelas por las mu+eres y ni1os.: Traducción2 #aniel Clavero <L .” por una multiplicidad de individuos sociales auto de"inidos y colectividades. Parry Cleaver (ustin. “sistema” singular motivado por un com-n. libertad e igualdad del uso capitalista y los rede"inen en t&rminos de autonomía real. el sindicalismo %ue comen'ó como una "orma de auto actividad del traba+ador colectivo pero "ue re"ormado por el capital en instrumento de su control ha sido puenteado por las luchas de los obreros de masas y por la e0tensión de sus luchas en el taller a la totalidad de la comunidad. Uuinto. estas divisiones raciales y -tnicas %ue tambi&n han sido or%uestadas para marcarnos unos contra otros han sido socavados por las luchas de negros y chicanos en los . una conciencia singular o “intelecto general” hegemónico. la subordinación de la vida al trabajo . demostraciones colectivas y comunicaciones por internet en una "*brica de interacción y colaboración %ue mantiene el potencial para hacer un con+unto nuevo de relaciones políticas y sociales %ue pueda a la ve' reempla'ar al uno capitalista. la constitución %ue con"ina nuestros derechos y libertades dentro de las reglas de +uego capitalistas han sido contestadas por las luchas %ue han ido m*s all* de la desobediencia civil de leyes particulares para demandar una reorgani'ación completa de la vida colectiva.. Claramente. 6*s generalmente ha habido un recha'o de cual%uier “intelecto general” impuesto y un abra'ar de la diversidad en ideas y del di*logo entre ellas. De0to. i. la arena electoral formal de la política de partidos %ue con"ía la política a los pro"esionales y e0cluye a la mayoría de la gente de la participación en la vida política. esas relaciones jerár&uicas de g-nero %ue han sido "ormadas para poner hombres contra mu+eres. (l mismo tiempo. pienso..