Solemnidad de San Pedro y San Pablo Monición de Entrada: Buenas tardes, sean todos bienvenidos a esta celebración: Nos

reúne hoy la solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo titulares de esta capellanía. Los textos de la liturgia de hoy recogen los buenos momentos de la actividad de estas dos grandes columnas de la Iglesia que se entregaron de manera incondicional para dar a conocer la verdad, incluso hasta llegar a morir por ella. Son dos gigantes en la fe que se complementan mutuamente y le dan forma a la misión de la Iglesia. Agregamos dos motivos más a nuestra celebración: el día de hoy el Papa Benedicto XVI cumple 60 años de haber sido ordenado sacerdote, nos unimos en la oración por él. En nuestra Diócesis, nuestro Señor Obispo Felipe ha iniciado el año jubilar que nos prepara para el cuarenta aniversario del inicio de nuestra diócesis. Nosotros necesitamos conocer y experimentar en la vida de los santos lo que experimentamos en nuestra vida cotidiana: nuestra contradicción y la constante compasión del Dios que nos levanta. Agradecemos la presencia del P. Francisco Escobar Mireles, Vicario de Pastoral de nuestra Diócesis quien preside esta eucaristía: valoramos su ministerio, lo sentimos parte de nuestra comunidad y le aseguramos nuestra oración.

Monición a la Primera lectura El texto que a continuación escucharemos nos sitúa al comienzo de la persecución del rey Agripa primero contra la comunidad cristiana. Pedro ha sido liberado de las maquinaciones del rey, gracias a una intervención directa de Dios a favor del apóstol. Pedro actúa como un autómata ante los mandatos del ángel, que siempre lleva la iniciativa. Escuchemos atentos este interesante relato.

. para hacer de nuestra vida un testimonio constante de la verdad del Evangelio. pero también se nutre con la Eucaristía que está ya esperando por nosotros en el altar para que. carrera) ayudan a acentuar el gozo por la cercanía de la meta final. El misterio de la Iglesia. aunque ésta tiene un cimiento frágil no se hundirá. Escuchemos atentamente. Las imágenes deportivas que usa (combates. recibiendo el Cuerpo y la Sangre del Señor tengamos la capacidad. “Tu eres Pedro y te daré las llaves del reino de los cielos. Nos ponemos de pie y entonamos el aleluya para escuchar la proclamación del Evangelio. como San Pedro y San Pablo. Monición al Evangelio En el Evangelio de hoy se le da a Pedro “oficialmente” el título de piedra. pero el premio o la corona los da el Señor. es un misterio de fragilidad sostenido por la mano de Jesús que la cuida y la mantiene en pie. Pedro recibe el poder de atar y desatar. fiel a su palabra y a los dones que ha querido dar a sus criaturas. Monición a la Comunión La Iglesia se sostiene de la Palabra de Dios que ya hemos recibido. con Pedro a la cabeza. roca en la que Jesús va a edificar su Iglesia. Por otro lado. El apóstol repasa su vida y nos deja su testimonio: el esfuerzo y entrega de alguien apasionado que se ha entregado sin reserva a la causa del Evangelio.Monición a la Segunda lectura Escucharemos un párrafo de la segunda carta de San Pablo a Timoteo.

esta misma procesión se lleve a cabo cada día 29 del mes en honor a la memoria de nuestros santos patronos. para dar en nuestra capellanía mayor realce a nuestra devoción eucarística haremos hoy una procesión con el Santísimo por en medio del templo y procuraremos que.Monición a la Procesión con el Santísimo El centro de toda celebración cristiana es el evento Pascual de Cristo presente en el altar. . a partir de hoy.