1

El Proceso de Nuestro Conocer postula un Nuevo Paradigma Epistémico *

Miguel Martínez Miguélez

1. Magnitud del Problema Epistemológico El gran físico Erwin Sc r!dinger" Premio Nobel por su descubrimiento de la ecuación fundamental de la mec#nica cu#ntica $base de la física moderna%" considera &ue la ciencia actual nos a conducido por un calle'ón sin salida ( &ue )la actitud científica a de ser reconstruida" &ue la ciencia a de re acerse de nuevo) $1*+,% El escritor ( presidente de la -ep.blica C eca" /aclav 0avel" abla del )doloroso parto de una nueva era). 1 dice &ue ) a( ra2ones para creer &ue la edad moderna a terminado)" ( &ue )muc os signos indican &ue en verdad estamos atravesando un período de transición en el cual algo se est# (endo ( otra cosa est# naciendo mediante un parto doloroso). E 3l(a Prigogine afirma &ue )estamos llegando al final de la ciencia convencional)4 es decir" de la ciencia determinista" lineal ( omogénea" ( presenciamos el surgimiento de una conciencia de la discontinuidad" de la no linealidad" de la diferencia ( de la necesidad del di#logo $1**5" p#g. 56%. 7esde la década de los a8os cincuenta en adelante" se an replanteado en forma crítica las bases epistemológicas de los métodos ( de la misma ciencia. No solamente estamos ante una crisis de los fundamentos del conocimiento científico" sino también del filosófico" (" en general" ante una crisis de los fundamentos del pensamiento. 9na crisis &ue genera incertidumbre en las cosas fundamentales &ue afectan al ser umano. 1 esto" precisa ( paradó'icamente" en un momento en &ue la e:plosión ( el volumen de los conocimientos parecieran no tener límites. El cuestionamiento est# dirigido" especialmente" acia el )logos científico tradicional)" es decir" acia los criterios &ue rigen la )cientificidad) de un proceso lógico ( los soportes de su racionalidad" &ue marcan los límites inclusivos ( e:clusivos del saber científico. ;sí" 0eisenberg" uno de los creadores de la teoría cu#ntica" dice al respecto< )es precisamente lo limitado ( estrec o de este ideal de cientificidad de un mundo ob'etivo" en el cual todo debe desenvolverse en el tiempo ( en el espacio seg.n la le( de la causalidad" lo &ue est# en entredic o $1**6" p#g. 1=1%. Por todo ello" en la actividad académica se a vuelto imperioso desnudar las contradicciones" las aporías" las antinomias" las parado'as" las parcialidades ( las insuficiencias del paradigma &ue a dominado" desde el -enacimiento" el conocimiento científico. Esta situación no es algo superficial" ni co(untural4 el problema es muc o m#s profundo ( serio< su raí2 llega asta las estructuras lógicas de nuestra mente" asta los procesos &ue sigue nuestra razón en el modo de conceptuali2ar ( dar sentido a las realidades4 por ello" este problema desafía nuestro modo de entender" reta nuestra lógica" reclama un alerta" pide ma(or sensibilidad intelectual" e:ige una actitud crítica constante" ( todo ello ba'o la amenaza de de'ar sin rumbo ( sin sentido nuestros conocimientos considerados como los m#s seguros por ser )científicos). En efecto" la refle:ión sobre el proceso de crear conocimiento" de acer ciencia" deber# e:aminar críticamene asta &ué punto se 'ustifican los presupuestos aceptados o si" en su lugar" no se pudieran aceptar otros distintos &ue nos llevarían por derroteros diferentes ( &ue" &ui2#" terminarían en conclusiones también diferentes4 esta refle:ión deber# determinar &ué nivel de pure2a ( ob'etividad de la observación científica" de los datos ( de los ec os" es posible" asta &ué punto éstos est#n determinados por las teorías profesadas ( cómo interact.an los datos ( la teoría4 deber# evaluar las implicaciones de la falta de evidencia en las relaciones causales" de la injustificabilidad de la inferencia inductiva" de la imposibilidad de la "verificación empírica" ( de la ilegitimidad de ciertas "definiciones" operacionales4 deber# e:aminar la importancia del conte:to de descubrimiento ( del proceso creador" los límites de la racionalidad de las e:plicaciones estadísticas o probabilitarias" el nivel de adecuación ( omología de los modelos &ue se basan en analogías (" a veces" sólo en met#foras" el uso acrítico de términos como )le()" )control)" )medida)" )variable)" )verdad)" )ob'etividad)" etc. en conte:tos mu( diferentes" (" en una palabra" deber# precisar la 'ustificación lógica del )sistema de reglas) del 'uego científico escogido. Este e:amen crítico podr# poner en evidencia muc os vicios de lógica &ue se an ido convirtiendo en #bito en amplios sectores de la vida académica (" sobre todo" denunciar la falta de racionalidad en &ue se a caído en muc os otros al evaluar el nivel de certe2a de las conclusiones de una investigación por el simple correcto uso de las reglas metodológicas preestablecidas" sin entrar a e:aminar la lógica" el significado ( las implicaciones de esas mismas conclusiones.

2
Mu( bien pudiera resultar" de estos an#lisis" una gran inco erencia lógica e intelectual" una gran inconsistencia de nuestros conocimientos considerados como los m#s sólidos" ( &ue muc os aspectos de nuestra ciencia social pudieran tener una vigencia cu(os días estén contados. 0o( día" llama nuestra atención el ec o de &ue" seg.n la primera edición de la Enciclopedia Británica" el flogisto era )un ec o comprobado)4 (" seg.n la tercera edición" )el flogisto no e:iste). 3gualmente" &ue" en 1*6>" el &uímico Svante ;rr enius obtuviera el Premio Nobel por su teoría electrolítica de la disociación" ( &ue el mismo Premio le fuera concedido" en 1*>?" a Peter 7eb(e" por defender pr#cticamente lo contrario. ;simismo" es desconcertante &ue" ace poco m#s de dos siglos" un astrónomo demostrara" con la me'or ciencia del momento" &ue 7ios abía creado el mundo e:actamente acía 5=>= a8os" el 1? de @ctubre" a las * de la ma8ana" cuando o( sabemos &ue los dinosaurios se e:tinguieron ace unos ,6 millones de a8os" después de aber vivido sobre la tierra m#s o menos otros ,6 millones de a8os" ( las cucarac as Apara consuelo de muc as cocinerasA sabemos &ue e:isten desde ace unos >66 millones de a8os. Bsa es la istoria de nuestra )ciencia). El término CparadigmaD" o(" desborda los límites &ue le fi'ara Eu n en su célebre obra $1*,F" orig. 1*+=%. No se limita a cada una de las distintas disciplinas científicas" sino &ue inclu(e la totalidad de la ciencia ( su racionalidad. Gos resabios positivistas de Eu n an de ser a&uí plenamente superados. No est#n en crisis los paradigmas de las ciencias" sino el paradigma de la ciencia en cuanto modo de conocer. 9n paradigma científico puede definirse como un principio de distincionesHrelacionesHoposiciones fundamentales entre algunas nociones matrices &ue generan ( controlan el pensamiento" es decir" la constitución de teorías ( la producción de los discursos de los miembros de una comunidad científica determinada $Morin" 1*F=% 9n conocimiento de algo" sin referencia ( ubicación en un estatuto epistemológico &ue le dé sentido ( pro(ección" &ueda uérfano ( resulta ininteligible4 es decir" &ue ni si&uiera sería conocimiento. En efecto" conocer es siempre apre ender un dato en una cierta función" ba'o una cierta relación" en tanto significa algo dentro de una determinada estructura. Pero" a su ve2" el método para alcan2ar ese conocimiento también estar# siempre ligado a un paradigma específico" &ue le fi'a los rieles por cuales a de caminar" ( atado a una función ideológica &ue le determina las metas ( a la cual sirve. 9na investigación neutra ( aséptica es algo irreal" es una utopía. Si el conocimiento se entiende como articulación de toda una estructura epistémica" nadie ni nada podr# ser e:imido A ll#mese alumno" profesor" programa o investigaciónA de afrontar los arduos problemas &ue presenta la epistemología crítica. Go contrario sería convertir a nuestros alumnos en simples autómatas &ue ablan de memoria ( repiten ideas ( teorías o aplican métodos ( técnicas entontecedores ( asta cretini2antes" con los cuales ciertamente colapsar#n ( por los cuales podrían ser arrastrados acia el vacío cuando una vuelta de la istoria" como la &ue emos presenciando recientemente en los países de la Europa @riental" mueva los fundamentos epistémicos de todo el edificio. 7esgraciadamente" ése es el destino ine:orable de todo lo &ue se impone como dogma" aun cuando se vista con los ropa'es de la ciencia. Ga reflexión y crítica hermenéutica sobre el modo de conocer pudiera terminar postulando una matri2 epistémica distinta" con un sistema de asignación de significados ( procesos operativos también diferente. Muc as manifestaciones de la postmodernidad (" sobre todo" del postpositivismo" así lo acen entender. Ga ri&ue2a del pensamiento filosófico relacionado con nuestros procesos del conocer es sumamente amplia. No vamos a entrar a&uí en su an#lisis ( fundamentación. Iaste decir &ue" tratando de identificar el criterio relevante &ue constitu(e la diferencia epistemológica de cada una de estas "teorías de la verdad"" podríamos centrar su pensamiento alrededor de los siguientes conceptos< correspondencia o adecuación entre la mente ( la realidad $forma cl#sica aristotélica%" evidencia ( certe2a interior del su'eto sobre algo $posición de 7escartes%" coherencia en el sentido $como e:plica la filosofía de 0egel%" utilidad o pragm#tica de los resultados $autores americanos como James" 7ewe(" -ort(%" teoría semántica de la correspondencia en el sentido de KarsLi" formas constructivistas de la teoría del consenso de 0abermas ( formas dialécticas o interaccionistas $su'etoHob'eto% de muc os autores modernos" como 0anson" Koulmin" Polan(i" Me(erabend" GaLatos" Morin" el .ltimo Popper" ( los mismos físicos 0eisenberg ( Niels Io r" entre otros. Nos referiremos brevemente a la primera ( a la .ltima de estas orientaciones epistemológicas $la de correspondencia ( la dialéctica%" pues son éstas las &ue" en la pr#ctica" tienen m#s vida en los #mbitos académicos ( las &ue signan las vías alternas metodológicas a emplear. =. Keoría del Conocimiento del Positivismo Gógico Ga primera orientación es la &ue a venido a llamarse "modelo especular" del conocimiento. Su idea central e:presa &ue fuera de nosotros e:iste una realidad totalmente ec a" acabada ( plenamente e:terna ( ob'etiva" ( &ue nuestro aparato cognoscitivo es como un espe'o &ue la refle'a dentro de sí" o como una pasiva c#mara oscura o fotogr#fica $analogía de GocLe< Ensayo sobre el ntelecto !umano" 1+*6" vol.3" final del cap. N3% &ue copia pe&ue8as im#genes de esa realidad e:terior" al estilo" por e'emplo" del o'o" &ue formaría una pe&ue8a imagen del ob'eto e:terior en la retina ( el nervio óptico se encargaría de transmitirla al cerebro. 7e esta forma" ser objetivo es copiar bien esa realidad sin deformarla" ( la verdad consistiría en la fidelidad o correspondencia de nuestra imagen interior con la realidad &ue representa. Este modelo es el &ue a sido adoptado por los autores de orientación positivista. Para lograr plena ob'etividad" absoluta certe2a ( una verdad incuestionable" los positivistas de los .ltimos tres siglos $GocLe" 0ume" J.S.Mill" Comte"

3
Mac ( otros% se apo(aron en el an#lisis de la sensación como en piedra segura $epiHsteme%" tratando de establecer un origen sensorial para todos nuestros conocimientos. 7e esta manera" ( siendo mu( lógicos" consideraban &ue sólo las sensaciones o e:periencias sensibles eran un fenómeno adecuado para la investigación científica4 sólo lo verificable empíricamente sería aceptado en el cuerpo de la ciencia4 la .nica ( verdadera relación verificable sería la de causa ( efecto4 la e:plicación de las realidades comple'as se aría identificando sus componentes< partículas" genes" refle'os" impulsos" etc." seg.n el caso4 los términos fundamentales de la ciencia debían representar entidades concretas" tangibles" mensurables" verificables" de lo contrario" serían desec ados como palabras sin sentido4 las realidades inobservables abría &ue "definirlas operacionalmente" para poderlas medir4 los modelos matem#ticos" basados en datos bien medidos" serían los ideales para concebir ( estructurar teorías científicas. El modelo especular a sido aplicado prevalentemente ( en forma e:itosa en la ciencia ( tecnología de los cuerpos de tama8o intermedio4 a él se debe el avance tecnológico de los .ltimos siglos. Se a demostrado" en cambio" inadecuado para el estudio del mundo submicroscópico $estudio del #tomo%" el mundo de la vida ( el mundo macroscópico $estudio astronómico%. Conviene llamar la atención sobre el ec o de &ue el modelo especular se apo(a" fundamentalmente" ( asume como cierto el supuesto de &ue nuestro aparato cognoscitivo es b#sicamente pasivo" como insin.a la met#fora de la c#mara oscura o fotogr#fica" o la aparente mec#nica de la visión ocular. Este enfo&ue constitu(ó el paradigma conceptual de la ciencia durante casi tres siglos" pero se radicali2ó" sobre todo" durante la segunda parte del siglo :i: ( primera del :: con el positivismo lógico. Si tuviéramos &ue sinteti2ar en pocos conceptos este modelo o paradigma )newtonianoHcartesiano)" se8alaríamos &ue valora" privilegia ( propugna la ob'etividad del conocimiento" el determinismo de los fenómenos" la e:periencia sensible" la cuantificación aleatoria de las medidas" la lógica formal ( la )verificación empírica).

>. Cuestionamiento del Positivismo Gógico Ga supuesta pasividad del su'eto conocedor nunca fue compartida" a lo largo de la istoria" por los autores &ue estudiaron los procesos cognitivos. El mismo ;ristóteles" &ue dio origen al modelo especular" distinguió siempre entre un intelecto )paciente) ( un intelecto )agente"" al cual asignaba una actividad &ue nunca tuvieron en cuenta los empiristas ( positivistas. Es m#s" ;ristóteles di'o &ue )lo &ue est# dado a los o'os $lo &ue se ve% es la intención del alma). Con la llegada de Copérnico" toda la cultura occidental entendió &ue el movimiento &ue todos observaban en el Sol $&ue salía" subía" se movía" ba'aba ( se ocultaba% no estaba en el Sol" sino en el observador" es decir" &ue esa realidad empírica ( sensorial era sólo aparente. 1 Oalileo abla de la dificultad ( casi imposibilidad &ue constituía para ellos el negar una realidad sensorial" empírica ( )evidente) para todos" bas#ndose en la sola fuer2a de la ra2ón lógica $"iálogo sobre los dos sistemas máximos del mundo%. Posteriormente" Eant Aseg.n él mismo escribe en el Prefacio a la segunda edición de su obra m#:ima #rítica de la $azón %ura $1,F,%A trata de acer una revolución copernicana en todo el proceso cognitivo. Para Eant" la mente umana es un participante activo ( formativo de lo &ue ella conoce. Ga mente )constru(e su ob'eto) informando la materia amorfa por medio de formas sub'etivas o categorías a priori ( como si le in(ectara sus propias le(es. Estas ideas sobre la actividad del sujeto conocedor se van generali2ando" sobre todo" acia fines del siglo pasado" por obra de autores como Irentano $al ablar de la intencionalidad%" 7ilt e( $historia ( hermenéutica%" 0usserl $fenomenología%" von E renfels $psicología%" Ma: Peber $sociología% ( Pilliam James $psicología%" entre otros. Por su parte" los gestaltistas" con el estudio del fenómeno fi" aclaran la naturale2a del movimiento aparente" base" posteriormente" del cine. 1 los grandes físicos de este siglo fundamentan la revolución de la física sobre la base de &ue la relación su'etoHob'eto $en este caso observadorH#tomo% cambia la naturale2a no sólo percibida sino real del #tomo. Ga teoría de la relatividad" por otra parte" supera las teorías newtonianas vigentes desde acía tres siglos" ( ace ver &ue los fenómenos dependen ( son relativos al observador. Ga revolución de los físicos implica &ue las e:igencias e ideales positivistas no son sostenibles ni si&uiera en la física< Einstein relativi2a los conceptos de espacio ( de tiempo $no son absolutos" sino &ue dependen del observador% e invierte gran parte de la física de Newton4 0eisenberg introduce el principio de indeterminación o de incertidumbre $el observador afecta ( cambia la realidad &ue estudia% ( acaba con el principio de causalidad4 Pauli formula el principio de e:clusión $ a( le(esHsistema &ue no son derivables de las le(es de sus componentes% &ue nos a(uda a comprender la aparición de fenómenos cualitativamente nuevos ( nos da conceptos e:plicativos distintos" característicos de niveles superiores de organi2ación4 Niels Io r establece el principio de complementariedad< puede aber dos e:plicaciones opuestas para los mismos fenómenos físicos (" por e:tensión" &ui2#" para todo fenómeno4 Ma: PlancL" Sc r!dinger ( otros físicos" descubren" con la mec#nica cu#ntica" un con'unto de relaciones &ue gobiernan el mundo subatómico" similar al &ue Newton descubrió para los grandes cuerpos" ( afirman &ue la nueva física debe estudiar la naturale2a de un numeroso grupo de entes &ue son inobservables" (a &ue la realidad física a tomado cualidades &ue est#n bastante ale'adas de la e:periencia sensorial directa.

4
Por esto" el mismo 0eisenberg $1*?Fa% dice &ue )la realidad objetiva se ha evaporado) ( &ue )lo &ue nosotros observamos no es la naturale2a en sí" sino la naturale2a e:puesta a nuestro método de interrogación) $1*?Fb" p#g. ?F%. Estos principios se aplican a partículas ( acontecimientos microscópicos4 pero estos acontecimientos tan pe&ue8os no son" en modo alguno" insignificantes. Son precisamente el tipo de acontecimientos &ue se producen en los nervios ( en el cerebro" como también en los genes" (" en general" son la base &ue constitu(e toda materia del cosmos ( todo tipo de movimiento ( forma de energía. Si todo esto es cierto para la m#s ob'etivable de las ciencias" la física" con ma(or ra2ón lo ser# para las ciencias umanas" &ue llevan en sus entra8as la necesidad de una continua autorreferencia" ( donde el ombre es su'eto ( ob'eto de su investigación. Gos ata&ues a esta orientación positivista fueron mu( sólidos ( contundentes" ( se acentuaron acia el final de la década de los a8os +6. Pero el principal de estos ata&ues lo abía iniciado (a el mismo Pittgenstein durante los a8os >6 ( 56 contra su propio &ratado $de 1*=1%" base filosófica del positivismo lógico' refiriéndose a él como )mi vie'o modo de pensar) ( )la ilusión de &ue fui víctima) $ver Prefacio de las nvestigaciones (ilosóficas" orig. 1*?>%. Pittgenstein sentó" así" unas bases firmes para el desarrollo ( articulación del pensamiento postpositivista &ue se manifiesta en las décadas de los a8os ?6 ( +6. Ia'o el punto de vista de la Milosofía de la Ciencia" en el a8o 1*+*" la 9niversidad de C icago organi2a" en la ciudad de 9rbana $3lliniois%" un Simposio 3nternacional" de m#s de 1=66 personas" &ue pone una piedra miliar en el desmoronamiento de las tesis básicas del positivismo lógico $Suppe" 1*,*%) ;lgunas de las ideas centrales o sus referentes son las siguientes<

· abandono del programa original de la Ciencia 9nificada4 · la incongruencia conceptual entre conceptos o principios teóricos ( su pretendida fundamentación en )observaciones sensoriales directas)4 · la distinción teórico*observacional" &ue desempe8aba un papel central en el positivismo" se considera insostenible e" igualmente" la distinción entre enunciados analíticos y sintéticos4 · la interpretación usual de las reglas de correspondencia' como definiciones operacionales de términos teóricos" es insatisfactoria" (a &ue esas reglas sólo vinculan unas palabras con otras palabras ( no con la naturale2a4 · la advertencia a los filósofos $sorprendente" por ser de parte de Carl 0empel" antiguo miembro del Círculo de /iena% de &ue no sobrevaloren )la importancia de la formali2ación" inclu(endo la a:iomati2ación" como esencial para un procedimiento científico adecuado)" (a &ue )de'a sin tocar la ma(oría de los problemas filosóficos m#s interesantes) $p#g. 1>F% (" por eso" )tales a:iomati2aciones son m#s un estorbo &ue una a(uda) $p#g. =,,%4 de ec o Aseg.n Eu nA )la analogía entre la teoría científica ( un sistema matem#tico puro $...% puede ser enga8osa (" desde varios puntos de vista" emos sido víctimas de ella) $p#g. ?1?%4 · &ue )no tratemos los formalismos matemáticos como si fueran verdades fi'as &ue (a poseemos" sino como una e:tensión de nuestras formas de lengua'e $...% o como figuras efímeras &ue podemos identificar en las nubes $tales como caballos" monta8as" etc.%) $7avid Io m" p#g. 5>,%4 · &ue no se tome como espe'o ni se e:trapole la ciencia de la mec#nica $&ue es mu( e:cepcional" como modelo matem#tico puro%" a otras ciencias naturales cu(os conceptos forman agregados o c.mulos atípicos" asistem#ticos ( no a:iom#ticos4 · la preferencia de modelos ta:onómicos" icónicos o gr#ficos" computacionales" etc." en lugar de los a:iom#ticos" para varias ciencias4 · la aceptación de la lógica del descubrimiento $&ue abía sido relegada a la psicología ( a la sociología% como diferente de la lógica de la justificación ( como condición para poder entender el algoritmo de la confirmación" verificación" corroboración o falsación de teorías4 · el traslado del problema de decidir sobre las ideas científicas al campo de la pr#ctica ( de la vida cotidiana4 · la idea de &ue una ciencia natural no debe ser considerada meramente como un sistema lógico" sino" de modo m#s general" como una empresa racional' &ue tolera ciertas inco erencias" inconsistencias lógicas e" incluso" ciertas contradicciones4 · el se8alamiento de &ue el defecto capital del enfo&ue positivista fue la identificación de lo racional $&ue es muc o m#s amplio% con lo meramente lógico4 · (" en fin" &ue ) a llegado la ora de ir muc o m#s all# de la imagen est#tica" instantánea" de las teorías científicas a la &ue los filósofos de la ciencia se an autolimitado durante tanto tiempo)" (a &ue la concepción heredada" con el

5
positivismo lógico &ue implica" ) a sido refutada) $p#g. 1+%" )es fundamentalmente inadecuada e insostenible ( debe sustituirse) $p#gs. F*" 15?%" a sufrido )un rec a2o general) $p#g. F*%" (" por ello" ) a sido abandonada por la ma(oría de los filósofos de la ciencia) $p#g. 15*%. Seg.n Ec everría $1*F*" p#g. =?%" este simposio" con estas ( otras muc as ideas" )levantó el acta de defunción de la concepción eredada $el positivismo lógico%" la cual" a partir de ese momento" &uedó abandonada por casi todos los epistemólogos)" debido" como se8ala Popper $1*,," p. 11F%" "a dificultades intrínsecas insuperables". 5. /isión 0ermenéuticaH7ialéctica del Conocimiento El espíritu umano no refle'a el mundo< lo traduce a través de todo un sistema neurocerebral donde sus sentidos captan un determinado n.mero de estímulos &ue son transformados en mensa'es ( códigos a través de las redes nerviosas" ( es el espírituHcerebro el &ue produce lo &ue se llama representaciones" nociones e ideas por las &ue percibe ( concibe el mundo e:terior. Nuestras ideas no son reflejos de lo real" sino traducciones de lo real $Morin" 1*F5%. Gas c#maras siempre registran ob'etos" pero la percepción umana siempre es la percepción de papeles funcionales. ;nte esta constatación" Iunge $1*,=% afirma &ue la física teórica se supone &ue representa ciertos aspectos de sus referentes" si bien de una manera ipotética" incompleta ( simbólica4 pero ésta ( no otra es la .nica forma posible en &ue la teoría física refiere ob'etos reales de la manera m#s ob'etiva ( verdadera posible< )ninguna teoría física pinta o retrata directamente un sistema físico)" por&ue toda teoría se constru(e con conceptos" ( no con im#genes" los cuales sólo refieren algunos aspectos" considerados relevantes por el perceptor" de los ob'etos físicos realmente e:istentes. Ga física intenta representar la realidad" aun&ue tal representación no puede ser sino ipotética" indirecta ( parcial $p#g. 1F,%. El contenido verbal de la vivencia es el concepto" el cual" sin embargo" no agota los significados potenciales &ue est#n presentes en la gran ri&ue2a de la vivencia. Gos conceptos verbales" en cierto modo" cristali2an o condensan el contenido de la vivencia4 por esto" siempre lo reducen" lo abrevian" lo limitan. No debemos confundir nunca un mapa con el territorio &ue representa. Por esta ra2ón" Pittgenstein denuncia" en sus nvestigaciones (ilosóficas" la ilusión sobre la cual constru(ó su famosa obra anterior" el &ractatus" pilar fundamental del positivismo lógico< la ilusión de una relación unívoca entre la esencia" o estructura lógica" del lengua'e ( un orden a priori" supuesto" del mundo. En el fondo" Pittgenstein constató el carácter limitante y finito de toda definición y de todo término con &ue intentemos representar la realidad. El lengua'e siempre ser# Adice élA una rueda &ue puede o no engranar con la realidad4 lo difícil es saber cu#ndo lo ace. 9na palabra Ase8ala Iertrand -ussellA ad&uiere significado por una relación e:terna" así como un ombre ad&uiere la propiedad de ser tío. Ninguna autopsia" por e: austiva &ue sea" revelar# 'am#s si el ombre era o no tío" ( ning.n an#lisis de un con'unto de sonidos $mientras se e:clu(a todo lo e:terno% indicar# si este con'unto de sonidos tiene significado. El positivismo cl#sico pasaba por alto este car#cter simbólico ( limitante del lengua'e científico ( suponía &ue la ciencia proporcionaba una descripción literal o estructural de un mundo ob'etivo" &ue sus conceptos eran unas réplicas e:actas ( completas de la naturale2a. 7esde fines del siglo pasado" Iertrand -ussell se referió a este modo de ver las cosas como a un realismo ingenuo. El enfo&ue dialéctico entre el su'eto conocedor ( el ob'eto conocido es avalado o( día de una manera contundente por los estudios de la Neurociencia. Por su parte" Earl Popper $1*F6% nos dice &ue )la epistemología enca'a bastante bien con nuestro conocimiento actual de la fisiología del cerebro" de modo &ue ambos se apo(an mutuamente) $p#g. 5F+%. 1 nos invita a enri&uecer esta epistemología Acomo lo i2o él en sus .ltimos a8osA inspir#ndonos en el conocimiento actual sobre la neurofisiología ( estructuras neuropsí&uicas del cerebro. En efecto" éstas se an convertido en un medio altamente efica2 para ilustrar ( resolver dificultades ( problemas &ue abían generado discusiones interminables en el #rea epistemológica. Gas investigaciones de la Neurociencia $&ue superan el medio millón por a8o% parecieran indicar &ue el cerebro" al igual &ue algunos sentidos como la vista ( el oído" utili2an los principios holográficos para el almacenamiento de información" de modo &ue" registrando .nicamente la pauta de difracción de un evento $no la imagen" sino el cómputo capa2 de reproducirla%" conserva la información de la totalidad" (" así" el todo está en cada parte y éstas en el todo' ( el aprendi2a'e se reduce a la organi2ación 'er#r&uica de estructuras de estructuras. En general" los datos relacionados con la capacidad" velocidad" sutile2a ( comple'idad del cerebro umano son tan fuera de nuestra posible imaginación" &ue parecieran datos de f#bula o" como se8ala el eminente neurofisiólogo S errington" datos &ue constitu(en )una trama encantada) $ver estos datos en Martíne2 M." 1**,a" cap. =%. Entre estos estudios" es de m#:ima importancia el &ue esclarece el proceso de atribución de significados. ;sí" por e'emplo" los estudios sobre la transmisión neurocerebral nos se8alan &ue" ante una sensación visual" auditiva" olfativa" etc." antes de &ue podamos decir )es tal cosa)" se da un ir ( venir entre la imagen física respectiva ( el centro cerebral correspondiente de cien ( asta mil veces" dependiendo del tiempo empleado. Cada uno de estos )via'es) de ida ( vuelta tiene por finalidad ubicar o insertar los elementos de la imagen sensible en diferentes conte:tos de nuestro acervo mnemónico busc#ndole un sentido o un significado. Pero este sentido o significado ser# mu( diferente de acuerdo a ese )mundo interno personal) ( la respectiva estructura en &ue se ubica< valores" actitudes" creencias" necesidades" intereses" ideales ( temores del observador.

6
7e una importancia capital es la relación o interacción entre el sistema afectivo o emotivo ( el cognitivo" es decir" entre el sistema límbico o lóbulo límbico ( el neocórte: prefrontal" unidos a través de una gran red de canales de circulación en ambas direcciones. El sistema límbico da un colorido emocional cambiando en gran medida las percepciones conscientes (" viceversa" mediante la corte2a prefrontal $sistema consciente%" el su'eto e'erce una influencia de control sobre las emociones generadas por el sistema límbico. Es m#s" o( día se avan2an teorías &ue los consideran como un solo sistema" la estructura cognitivo*emotiva $Eccles" 1*F6" p#gs. >6,HF" >*1H=%. 7e esta manera" los estados afectivos ad&uieren una importancia e:traordinaria" (a &ue pueden inhibir' distorsionar' excitar o regular los procesos cognoscitivos) QPor &ué" entonces" A( ésta es la gran preguntaA tenemos la impresión de captar las cosas ( la realidad en general como están ahí fuera ( no interpretadas por nosotros con base en nuestra e:periencia" valores" intereses" actitudes ( creenciasR QPor &ué tendemos a caer ( a aferrarnos a ese "realismo ingenuo"R Ga respuesta &ue da la Neurociencia a esta pregunta es &ue la velocidad de interpretación es tan elevadamente alta $de uno a die2 millones de bits por segundo en el cerebro completo" lo &ue e&uivale a m#s de >66 p#ginas de un libro normal%" &ue no podemos tener la m#s mínima conciencia $ser conscientes% de la ma(oría de los procesos ( mecanismos involucrados en el acto perceptivo o cognitivo. Estos procesos an ec o ver &ue disponemos de todo un emisferio $el derec o% para las comprensiones estructurales" sincréticas" configuracionales ( gest#lticas" ( &ue su forma de proceder es precisamente olista" comple'a" no lineal" t#cita" simult#nea ( acausal" ( &ue este poder le viene del ec o de incorporar la capacidad analógica" gest#ltica ( estereognósica" propia de este emisferio" en una actividad cognoscitiva &ue asta el momento puede aber sido e:clusivamente lineal" secuencial ( atomista $Martíne2" M." 1*F,%. 7e esta manera" es f#cil comprender la afirmación ( constatación de tantos investigadores e:pertos< )no a( ec os sino interpretaciones). El paradigma &ue sigue al positivista se suele llamar postpositivista. Pero ésta es una manera pobre de denominarlo" (a &ue revela &ue todavía no conoce bien su cara" el rostro de lo nuevo &ue est# emergiendo" ( traduce la imposibilidad de conceptuali2arlo4 el prefi'o )post)" en efecto" sólo indica &ue a venido )después). El autor &ue testimonia" de manera e'emplar" con su vida ( con su obra" el cambio radical del paradigma positivista al postpositivista" es" precisamente" Gudwig Pittgenstein. Pittgenstein abía sostenido en el &ratado &ue abía un grupo numeroso de palabras ( proposiciones &ue designaban directamente partes de la realidad. Este supuesto ec o era la base del positivismo lógico (" por derivación" de las )definiciones operacionales)" (a &ue )enla2aba) las proposiciones con la realidad. En la doctrina del &ratado se apo(aron" como en una )biblia)" los miembros del Círculo de /iena $Sc licL" Carnap" Neurat " Meigl" O!del" 0empel" -eic enbac " ;(er%" grupo de filósofosHcientíficosHmatem#ticos &ue lideri2aba" a través de la revista E$+E,,&, - $conocimiento%" la filosofía de la ciencia positivista a nivel mundial" ( de esa doctrina se derivaron también las ideas fundamentales del )método científico) difundidas en todos nuestros medios académicos. Pero desde 1*>6 en adelante" Pittgenstein comien2a a cuestionar" en sus clases en la 9niversidad de Cambridge" sus propias ideas" ( a sostener" poco a poco" una posición &ue llega a ser radicalmente opuesta a la del &ratado< niega &ue a(a tal relación directa entre una palabra o proposición ( un ob'eto4 afirma &ue las palabras no tienen referentes directos4 sostiene &ue los significados de las palabras o de las proposiciones se encuentran determinados por los diferentes conte:tos en &ue ellas son usadas4 &ue los significados no tienen linderos rígidos" ( &ue éstos est#n formados por el contorno ( las circunstancias en &ue se emplean las palabras4 &ue" consiguientemente" un nombre no puede representar o estar en lugar de una cosa ( otro en lugar de otra" (a &ue el referente particular de un nombre se alla determinado por el modo en &ue el término es usado. En resumen" Pittgenstein dice &ue ) en el lenguaje jugamos juegos con palabras) ( &ue usamos a éstas de acuerdo con las reglas convencionales preestablecidas en cada lengua'e . nvestigaciones (ilosóficas' orig. 1*?>%. 7e esta forma" la orientación postpositivista efect.a un rescate del sujeto y de su importancia. ;sí" la observación no sería pura e inmaculada $como si fuera percibida por )el o'o de 7ios)%" sino &ue implicaría una inserción de lo observado en un marco referencial o fondo" constituido por nuestros intereses" valores" actitudes ( creencias" &ue es el &ue le daría el sentido &ue tiene para nosotros. 7e a í" la frase de Polan(i< )todo conocimiento es conocimiento personal) $( así titula su obra fundamental< %ersonal +no/ledge" 1*?F%" o su definición de ciencia como )un sistema de creencias con las cuales estamos comprometidos) $ibídem" p#g. 1,1%. El ser umano es superior a los animales" no por la ri&ue2a de su información sensorial" (a &ue la ma(oría de los animales poseen una agude2a visual" auditiva" olfativa" etc. mu( superior a la del ombre" sino por su capacidad de relacionar" interpretar ( teori2ar con esa información. El método b#sico de toda ciencia es la observación de los datos ( de los ec os ( la interpretación de su significado. Ga observación ( la interpretación son inseparables< resulta inconcebible &ue una se obtenga en total aislamiento de la otra. Koda ciencia trata de desarrollar técnicas especiales para efectuar observaciones sistem#ticas ( garanti2ar la interpretación. Pero nuestra observación no est# forzada simplemente por lo &ue tengamos ante los o'os. ; los griegos" por e'emplo" le impresionó la cora2a o capara2ón &ue tenían algunos animales" ( los llamaron 0uelonios $acora2ados%4 los mismos

7
animales impresionaron a los romanos por sus patas torcidas" (" así" los llamaron tortugas $patituertos%. Q7e &ué depende &ue nos impresionemos por cosas diferentesR Ga respuesta a esta pregunta inca sus raíces nada menos &ue en la matriz epistémica' es decir" en el trasfondo cultural ( e:istencial. Por otra parte" la percepción misma no consiste en una simple lectura de los datos sensoriales" sino &ue implica una organi2ación activa en la &ue intervienen decisiones ( preinferencias" ( &ue se debe a la influencia sobre la percepción como tal del es&uematismo de las acciones o de las operaciones" como nos ense8a Piaget. Pero" )si uno &uiere interpretar a Piaget en forma co erente Anos dice Olasersfeld" 1**5" p#g. 1=1H1==%A llega a la conclusión de &ue esto sólo es posible modificando el concepto de lo 0ue es conocer y de lo 0ue es conocimiento " ( este cambio implica pasar de lo representacional a lo adaptativo. 7e acuerdo con esta nueva perspectiva" entonces" el conocimiento no nos brinda una representación de un mundo independiente" sino" m#s bien" un mapa de lo &ue puede acerse en el ambiente en el &ue uno tuvo e:periencias). ;nali2ando m#s a fondo el proceso psicológico de nuestro conocer" constatamos &ue toda observación va acompa8ada (a de una interpretación" esto es" de una inserción en un es&uema o marco referencial &ue le da sentido" lo cual no supone un obst#culo para el estudio científico" como temía Iacon" sino &ue es una mediación necesaria. 7ebido a ello" toda observación de )algo) es )de algo) por&ue pree:isten esos factores estructurantes del pensamiento" esa realidad mental fundante o constituyente" ese trasfondo u horizonte previo" en los cuales se inserta ( &ue le dan un sentido. Si ese marco referencial falta" la observación no es tal" el dato no es dato ( el ec o no es nada. Son realidades neutras o plenamente ambiguas. Por esto" es f#cil caer en un realismo ingenuo ( pensar &ue nuestra observación es pura" ob'etiva ( no contaminada. ;l revés" nuestro conocimiento es el fruto de esa interacción observación↔ interpretación4 es una entidad emergente' como la molécula de agua &ue emerge de las dos de idrógeno ( de la de o:ígeno" o como la vida emerge de los elementos físicoH&uímicos en &ue se da. Merrarotti $1*F1%" anali2ando estos temas en relación con el método de historias de vida" ace ver &ue )los datos" de por sí" entendidos como hechos reificados" o ec os cerrados en sí" separados del su'eto vivo" no son nada" ni si&uiera pueden ser anali2ados por las ciencias sociales como su ob'eto propio" so pena de caer en el fetic ismo de los datos empíricos elementales) $p#g. =,%. Pero el estudio de entidades emergentes re&uiere el uso de una lógica no deductiva4 re&uiere una lógica dialéctica en la cual las partes son comprendidas desde el punto de vista del todo. 7ilt e( $1*66% llama círculo hermenéutico a este proceso interpretativo" al movimiento &ue va del todo a las partes ( de las partes al todo tratando de buscarle el sentido. En este proceso" el significado de las partes o componentes est# determinado por el conocimiento previo del todo" mientras &ue nuestro conocimiento del todo es corregido continuamente ( profundi2ado por el crecimiento de nuestro conocimiento de los componentes. En esta línea de pensamiento" es importante destacar la obra de Oadamer $1*F5%" en la cual elabora un modo de pensar &ue va m#s all# del ob'etivismo ( relativismo ( &ue e:plora )una noción enteramente diferente del conocimiento ( de la verdad). En efecto" la lógica dialéctica supera la causación lineal' unidireccional' explicando los sistemas auto*correctivos' de retro*alimentación y pro*alimentación' los circuitos recurrentes y aun ciertas argumentaciones 0ue parecieran ser "circulares". Por otra parte" la lógica dialéctica go2a de un sólido respaldo filosófico" pues se apo(a en el pensamiento socr#ticoHplatónicoHaristotélico" como también en toda la filosofía dialéctica de 0egel" &ue es" sin duda" uno de los m#:imos e:ponentes de la refle:ión filosófica a lo largo de toda la istoria de la umanidad. Eant abía e:presado en una vie'a m#:ima &ue la e:periencia sin teoría es ciega" pero la teoría sin la e:periencia es un 'uego intelectual. ;sí" pues" el saber se presenta fundamentalmente como dialéctico. 1 la dialéctica es" como se8ala ;ristóteles $Metaf. cap. 5%" la capacidad de investigar lo contrario. 7e este modo" la dialéctica" m#s &ue tratar de buscar el punto débil de lo dic o por el otro ( aplastar esa opinión contraria con argumentos" trata de sopesar su verdadero valor ( fuer2a" (" para ello" se sirve del arte de preguntar" de entablar un verdadero diálogo" lo cual implica una gran apertura ( poner en suspenso el asunto con todas sus posibilidades. Esta orientación pone de manifiesto cómo nuestro método científico moderno puede aberse convertido" frecuentemente" como afirma Oadamer" en un gran monólogo. ?. QEl Min de la CienciaR Esta pregunta nos remite a otra" al concepto de )ciencia). ;ristóteles" ( la tradición cl#sica" siempre identificaron la ciencia con su demostración< la ciencia valía tanto cuanto era capaz de probar . Einstein" en cambio" dice &ue la ciencia consiste en crear teorías. 1 Eant abía e:presado &ue la ciencia es un sistema o totalidad de conocimientos ordenados seg1n principios $1,F+" v%. 9n an#lisis del proceso de la demostración" del de sistemati2ación de los conocimientos ( del proceso de la creación de una teoría" nos ar# ver &ue estos tres procesos no son antagónicos" sino" m#s bien" complementarios4 es decir" &ue ;ristóteles" Einstein ( Eant ponen el énfasis en tres momentos de un mismo proceso m#s amplio< el proceso de la imaginación de una teoría &ue enla2a ( da sentido a un grupo de datos $Einstein%" el proceso de su sistemati2ación $Eant% ( el proceso por medio del cual se trata de demostrar' a uno mismo o a otra persona" &ue esa imaginación es lógica ( ra2onable $;ristóteles%. Es conveniente a8adir &ue estos procesos pueden darse en cual0uier disciplina' (a sea" por e'emplo" física" biología" psicología" istoria" filosofía" teología" etc." cada una seg.n su propia naturale2a4 por lo tanto" todas serían acreedoras de una cierta )cientificidad)" aun&ue este término deba usarse en forma analógica.

8
En el proceso cognoscitivo tendríamos" por consiguiente" dos polos. Por un lado" se encuentra el polo de la componente )e:terna)" es decir" la tendencia &ue tiene una realidad e:terior a imponernos una determinada forma $tendencia al orden" a la simetría" a la armonía" a la continuidad" a la regularidad" a la pro:imidad de elementos" tendencia al cierre" a completarse" etc.< lo &ue los gestaltistas e:presan con la )le( de pregnancia) o de )la buena forma)%4 por el otro" pree:iste el ec o de &ue nuestra mente no es virgen" sino &ue (a est# estructurada $componente )interna)% con una serie de presupuestos o reglas generales aceptados t#cita e inconscientemente" convive con una filosofía implícita" posee un marco de referencia" un lengua'e" unos es&uemas perceptivos ( una estructura teórica para muc as cosas" ( alberga una gran variedad de necesidades" intereses" temores" deseos" valores" fines ( propósitos &ue constitu(en su )mundo vivido). Pero la interacción de estos dos polos" a través de la lógica dialéctica" se fundamenta en un proceso mental diferente del aceptado tradicionalmente" e:ige un nuevo modo de ver las cosas ( ello" a su ve2" postula unas nuevas reglas del 'uego científico" es decir" un nuevo paradigma epistémico. Por todo ello" al preguntarnos< Qestamos ante el fin de la cienciaR" debemos distinguir< fin de la ciencia cl#sica" tradicional" determinista" lineal" como conocimiento absoluto" apodíctico" definitivo" casi dogm#tico" sí4 fin de una ciencia m#s umilde" como conocimiento no tan seguro" pero sí confiable ( .til para solucionar los problemas &ue la vida nos plantea ( me'orar nuestra salud" disminuir las enfermedades" alargar el promedio de vida" acer m#s cómoda nuestra vivienda" aumentar la rapide2 de nuestro transporte ( comunicaciones ( lograr unas relaciones entre los seres umanos m#s armoniosas" 'ustas ( felices" Qfin de esta cienciaR" no.

C@NCG9S3SN.

Ga epistemología actual a ido logrando una serie de metas &ue pueden formar (a un con'unto de postulados generales' de alto nivel' 0ue parecen irrenunciables ( &ue pudieran presentarse como los rieles de la Nueva Ciencia. Estos postulados" o principios b#sicos" relacion#ndolos con sus autores ( proponentes" pudieran tomar la forma siguiente< toda observación es relativa al punto de vista del observador $Einstein%4 toda observación se hace desde una teoría $0anson%4 toda observación afecta al fenómeno observado $0eisenberg%4 no e:isten ec os" sólo interpretaciones $Niet2sc e%4 estamos condenados al significado $MerleauHPont(%4 ning.n lengua'e consistente puede contener los medios necesarios para definir su propia semántica $KarsLi%4 ninguna ciencia est# capacitada para demostrar científicamente su propia base $7escartes%4 ning.n sistema matem#tico puede probar los axiomas en &ue se basa $O!del%4 en el lengua'e 'ugamos 'uegos con palabras &ue usamos de acuerdo a reglas convencionales $Pittgenstein%4 la pregunta 20ué es la ciencia3 no tiene una respuesta científica $Morin%. Estas ideas matrices conforman una plataforma ( una base lógica conceptual para asentar todo proceso racional con pretensión )científica)" pero coliden con los par#metros de la racionalidad científica cl#sica tradicional ( postulan un Nuevo Paradigma Epistémico.

  -eferencias Iibliogr#ficas
;ristóteles" $1*,>%. 4bras completas' ;guilar" Madrid. Iunge" M." $1*,?%. 5a investigación científica' ;riel" Iuenos ;ires. Eccles" J.C. ( Popper" E." $1*F6%. El yo y su cerebro' Gabor" Iarcelona.   Ec everría" J." $1*F*%. ntroducción a la metodología de la ciencia6 la filosofía de la ciencia en el siglo 77' IarTanova" Iarcelona. Merrarotti" M." $1*F1%. -toria e storie di vita' Gater2a" -oma. Mried Sc nitman" 7." $ed.%" $1**5%. ,uevos paradigmas' cultura y subjetividad' Paidós" Iuenos ;ires. Oadamer" 0.O." $1*,,%. 8erdad y método6 fundamentos de una hermenéutica filosófica' Sígueme" Salamanca. Olasersfeld" $1**5%. 5a construcción del conocimiento' en Mried Sc nitman 7. 0eisenberg" P." $1*?Fa%.%hysics and philosophy6 the revolution of modern science' 0arper U -ow" Nueva 1orL.

HHH" $1*?Fb%. K e representation of nature in contemporar( p (sics" "aedalus" vol.F," 1*?Fb" *?H16F. HHH" $1**6%. 5a partie et le tout' en Ge monde de la p (si&ue atomi&ue" ;lbin Mic el" París. Eant" E." $1,F+%. (undamentos metafísicos de las ciencias de la naturaleza) @riginal alem#n. HHH" $1*,>" orig. 1,F,%. #rítica de la razón pura' Gosada" Iuenos ;ires.   Eu n" K.S." $1*,F%" 5a estructura de las revoluciones científicas' MCE" Mé:ico. GocLe" J." 1*?*" orig.1+*6. 9n essay concerning human understanding' 7over" Nueva 1orL. Martíne2" M." $1*,?%.)Ga sub'etividad en la ciencia)" 9tlántida $Caracas< 9SI%' n.m.>" 1?H =6. HHH" $1*F=%. 5a psicología humanista6 fundamentación epistemológica' estructura y método' Krillas" Mé:ico. HHH" $1*F5%. )Ga investigación teórica< naturale2a" metodología ( evaluación)" %erfiles $Caracas< 9SI%' n.m.1?" >>H?=. HHH" $1*F+%. )Ga capacidad creadora ( sus implicaciones para la metodología de la

9
investigación)" %sicología $Caracas< 9C/%' vol.N33" n.m.1H=" >,H+=. HHH" $1*F,%. )3mplicaciones de la neurociencia para la creatividad ( el autoaprendi2a'e)" 9nthropos $/ene2uela%' n.m.15" *?H1=5. HHH" $1*F*%. )El método ermenéuticoHdialéctico en las ciencias de la conducta)" 9nthropos $/ene2uela%' n.m.1F" F?H111. HHH" $1**1%. )Ga inercia mental en los estudios de postgrado)" 9rgos $Caracas< 9SI%' n.m.15" +>H ,1. HHH" $1**=%. )Significación de la matri2 epistémica en los Estudios de Postgrado)" 9nthropos $/ene2uela%" n.m.=5" ?H15. HHH" $1**5a%. )Postmodernidad ( nuevo paradigma)" #omportamiento $Caracas< 9SI%" n.m.=" 5,H+=. HHH" $1**5b%. 0acia un nuevo paradigma de la racionalidad" 9nthropos $/ene2uela%" n.m.=F" ??H,F. HHH" $1**+a%. El desafío a la racionalidad científica cl#sica" #ongreso internacional multidisciplinario sobre los desafíos del siglo 77 ' Caracas.  HHH" $1**+b%. #omportamiento humano6 nuevos métodos de investigación' =V edic. Krillas" Mé:ico" 1**+b. HHH" $1**,a%. El paradigma emergente6 hacia una nueva teoría de la racionalidad científica' =V edic. Mé:ico" Krillas4 1V edic." Oedisa" Iarcelona" 1**>. HHH" $1**,b%. Ga matemati2ación del saber ( sus límites< mito ( realidad de los modelos matem#ticos. 9rgos $Caracas< 9SI%" n.m.=?" 1**,b" 16>H1>6.  HHH" $1**F%. 5a investigación cualitativa etnográfica en educación6 :anual teórico* práctico' >V edic." Krillas" Mé:ico. HHH" $1***%. 5a nueva ciencia6 su desafío' lógica y método. Mé:ico" Krillas. Morin" E." $1*F=%. %ara salir del siglo 77' Eairós" Iarcelona. HHH" $1*F5%. #iencia con consciencia';nt ropos" Iarcelona. Polan(i" M." $1*?F%. %ersonal +no/ledge' 9niv. of C icago Press. Popper" E." $1*,,%. B1s0ueda sin término6 una autobiografía intelectual' Kecnos" Madrid. HHH" ( Eccles" J." $1*F6%. El yo y su cerebro' Gabor" Iarcelona. Prigogine" 3." $1**5%. 2El fin de la ciencia3' en Mried Sc nitman" 7.   Sc r!dinger" E." $1*+,%. ;hat is the life3 U :ind and mater' Cambridge 9niv. Press. Suppe" M." $1*,,%."9fter/ord*<=>>"' en &he structure of scientific theories' =da edic." p#gs. +1,H,>6" 9nivesit( of 3llinois Press" 9rbana. HHH" $1*,*%. 5a estructura de las teorías científicas $;ctas del Simposio< 9rbana" 3ll." EE.99." mar2o 1*+*%" Editora Nacional" Madrid. Pittgenstein" G." $1*+,%. $emar?s on the foundations of mathematics' Iasil IlacLwell" Gondres. HHH" $1*+*%. %hilosophical investigations' Macmillan" Nueva 1orL. HHH" $1*,>%. &ractatus logico*philosophicus $versión bilingWe alem#nHcastellano%" ;lian2a" Madrid.