You are on page 1of 9

Matices de Verde:

Los Bosques del Mundo

Cuando la mayoría de la gente mira a un bosque, ve una cantidad grande de


árboles próximos unos a otros. Pero los bosques son mucho más que eso; son
comunidades interconectadas de diversos organismos -- bacterias y hongos,
árboles gigantescos, Cuando la mayoría de la gente mira a un bosque, ve
una cantidad grande de árboles próximos unos a otros. Pero los bosques
son mucho más que eso; son comunidades interconectadas de diversos
organismos -- bacterias y hongos, árboles gigantescos, aves, arbustos,
hormigas y escarabajos, peces, y mamíferos. Los bosques cubren más o
menos el 30% de la superficie no acuática de la Tierra, y pueden
estudiarse desde un nivel microscópico hasta desde una perspectiva
global. aves, arbustos, hormigas y escarabajos, Bosque es un sitio poblado de
árboles y matas, generalmente en espesura.

Ampliando el concepto, puede decirse que "bosque es toda aquella superficie


de tierra en donde se hallan creciendo asociaciones vegetales, predominando
árboles de diferentes tamaños que han sido explotados o no, capaces de
producir madera u otros productos; influyen en el clima y en el régimen
hidrológico y admás brindan protección a la vida silvestre."
Las variables como clima, luz solar, lluvia, suelo y elevación determinan las
características de un bosque -- esto es, si está constituido por árboles de
coníferas de hojas pequeñas como agujas; por una vegetación tropical densa
con lianas y árboles con contrafuertes; o, en cambio, por un vegetación abierta
de regiones áridas.
Lianas y epifitas ("plantas aéreas" que crecen sobre los troncos y ramas
de los árboles) son más comunes en los bosques lluviosos ("rainforests")

tropicales donde no hay una estación seca pronunciada.


Alrededor del ecuador, las condiciones generalmente son favorables para el
desarrollo de bosques tropicales húmedos debido a las frecuentes lluvias. A
medida que uno se aleja del ecuador, la menor pluviometría y tipos diferentes
de suelos permiten el desarrollo de los "bosques monzónicos" estacionales y la
vegetación se desarrolla menos densa, aunque algunos bosques tropicales se
extienden bastante al norte.
Los bosques lluviosos son el tipo mejor conocido de las regiones tropicales,
pero en esta región también se encuentran bosques secos y bosques
estacionales. La palabra "bosque lluvioso" ("rainforest") se usa ahora para
describir a muchos bosques húmedos en los trópicos que no son "verdaderos"
bosques lluviosos. El sentido tradicional del término "bosque lluvioso" o selva
es el de un bosque tropical con abundante y constante abastecimiento de lluvia
y con árboles de hoja ancha. Los bosques tropicales húmedos con árboles
caducifolios son llamados comúmente "bosques estacionales", debido a que
experimentan una clara estación seca.
Dos tercios de las 250 000 especies de plantas vasculares del mundo crecen
en regiones tropicales, y la mayoría de ellas se presentan solamente en los
bosques tropicales húmedos. Los bosques lluviosos tropicales albergan a más
de la mitad de las especies vegetales y animales de la Tierra, pero apenas
cubren el 7% de la superficie terrestre, y cada hora se destruye por lo menos
1 800 hectáreas de bosque tropical.
No existe un punto donde el bosque tropical se convierta súbitamente en
bosque templado; no hay una línea definida donde el bosque boreal pase a ser
uno caducifolio. Las diferentes categorías que tenemos de bosques son, desde
luego, útiles pero también hay grandes áreas transicionales que encajan en
varias categorías, o en ninguna.

Bosque boreal en el Parque Nacional Paanajärvi (Rusia)


La mayoría de las zonas de transición entre los tipos de bosques son muy
graduales. Sin embargo, cuando el cambio de bosque se deben a la altitud más
que a la latitud, la transición es más clara. Esto puede verse claramente con las
"líneas de árboles" de las montañas en las zonas templadas. En algunos
bosques tropicales, hay una gradación súbita desde el bosque lluvioso hasta el
"bosque montano" de los niveles superiores.
Se llama ecotono a la zona de transición donde un bosque se encuentra con
diferentes tipos de hábitats. Estos ecotonos pueden ser muy anchos, y
contienen especies de ambos hábitats vecinos. Esto significa que la diversidad,
tanto animal como vegetal, en los ecotonos es muy alta. Cuando se crean los
parques nacionales y las reservas naturales, es frecuente que se pase por alto
estos hábitats de transición ya que no se consideran como verdaderos
bosques; sin embargo, los ecotonos no solamente son hogares para las
muchas especies encontradas en los hábitats adyacentes sino que ellos
también son muy importantes para la evolución de las especies. Por ejemplo,
muchos animales de los bosques lluviosos pudieran colonizar un ecotono entre
el bosque lluvioso tropical y una sabana; aún cuando ellos continúen
reproduciéndose con los animales que se encuentren en el bosque lluvioso, las
condiciones son tan diferentes en los dos hábitats que los que se encuentren
en el ecotono empezarán a desarrollarse de manera diferente.
Los bosques boreales se extienden más al norte, encontrándose con la tundra
ártica en el extremo norte de su rango. Donde el clima es menos riguroso, al
sur de los bosques boreales, se encuentran los bosques templados donde
también crecen algunas coníferas; de hecho, los pinos dominan en las áreas
secas. Sin embargo, los árboles de hojas anchas son los que ocupan la mayor
parte de las áreas templadas. Ellos crecen con formas grandes abiertas para
así exponer a la luz solar directa la mayor cantidad posible de sus hojas
anchas, delgadas como papel. Esto es necesario para la fotosíntesis. Estas
hojas permiten que escape grandes cantidades de vapor de agua, lo que
significa que los árboles con hojas anchas requieren precipitaciones mayores;
esta es una de las razones por la que ellos son reemplazados por coníferas en
localidades más secas.

Donde el clima es más frío, los árboles de hojas anchas son deciduos, lo que
significa que en cada otoño los nutrientes de las hojas pasan a las ramas y las
hojas mueren y luego caen al suelo. En primavera, crecen nuevas hojas.
Algunos árboles tropicales también son deciduos, pero ellos se desprenden de
sus hojas durante la estación seca y no necesariamente durante el invierno.
Los árboles de hoja ancha del Este de América del Norte
muestran un hermoso colorido durante el otoño.
Para que las hojas crezcan y se mantengan, son necesarias grandes
cantidades de agua; por esta razón, los bosques de coníferas tienden a
suplantar, en las áreas templadas secas, a los de árboles de hoja ancha. Las
coníferas (de diferentes especies) también son dominantes en los bosques
lluviosos templados. Los bosques boreales del norte consisten totalmente de
coníferas.
Hay muchas diferencias obvias entre estos tipos principales de bosques, pero
hay más diferencias sutiles entre bosques del mismo tipo. Dos bosques en la
misma latitud y elevación pueden ser clasificados como de hoja ancha pero
están constituidos por muchas plantas y animales diferentes. Algunas especies
han logrado expandirse a bosques que se encuentran en varios continentes.
Algunas especies muy estrechamente emparentadas se encuentran en
bosques separados por miles de kilómetros de océano.
Cada región tiene un tipo específico de bosque "climax" (o bosque climácico),
lo que depende de las temperaturas, niveles de humedad, y tipos de suelo. El
bosque climax es la comunidad de plantas que eventualmente crecerán y
permanecerán como dominantes en un área. Cuando algunos árboles, que
solamente pueden crecer en luz solar directa, alcanzan su máxima altura, dan
sombra a las nuevas plántulas que se encuentran debajo de ellos; por lo tanto,
sólo pueden crecer los árboles tolerantes a la sombra y, eventualmente, ellos
se convertirán en los dominantes en el área. Cuando se quema o se corta un
bosque, las primeras plantas en regresar son las hierbas (especialmente
gramíneas); luego el área es tomada por arbustos y pequeños árboles hasta
que el bosque alcance el climax; permanecerá así hasta que se altere de nuevo
el área.
La vida en el bosque

Versión para imprimir

Langur
Cuando la gente piensa en animales que viven en los bosques, usualmente
visualizan criaturas como osos, gorilas, tigres. Es frecuente que se olviden de
las plantas forestales, aparte de los árboles. Y muchas personas no tienen en
cuenta que organismos como las bacterias y los hongos son tan importantes
para el bosque como los mismos árboles.
También los materiales inorgánicos son de importancia crucial para los
organismos vivos. Las plantas verdes--desde los árboles hasta los más
delicados helechos--forman la base de todos los ecosistemas forestales. Estas
plantas requieren aire, suelo, agua, y luz solar para crecer y así sostener la
fragil red de vida en un bosque.
Una enorme variedad de criaturas habitan en el bosque. Algunas son
espectaculares, otras se ocultan en algun lugar debajo del dosel. La red de
interacciones entre los individuos y entre las especies es intricada y compleja;
nada en un bosque es simple, y apenas estamos empezando a comprender
algunas partes de estos ecosistemas.
Los bosques son de los hábitats más diversificados del planeta. La
biodiversidad [cantidad y variedad de formas de vida en un hábitat dado] no es
simplemente algo que es "bueno" tener. Todas las especies, incluyendo los
humanos, dependen de todas las otras especies para su supervivencia. La
extinción de cualquier organismo--un mono, un planta, una pulga de agua--
tendrán consecuencias impredescibles y, a veces, desastrosas.
Algunos estimados conservadores calculan que ocurre por lo menos una
extinción cada día; otros dicen que cada hora varias especies desaparecen
para siempre.
Los bosques pluviales tropicales (rainforests) son los ecosistemas más ricos en
el mundo. De hecho, debido a la gran diversidad de plantas y animales, hay
relativamente pocos individuos de la mayoría de las especies. Esto hace que
ellas sean especialmente susceptibles a la pérdidas de hábitat y las
alteraciones.
Aún cuando muchas especies templadas tienen equivalentes tropicales, hay
una mayor variedad de hábitats en los bosques tropicales. El clima cálido y
húmedo también contribuye al mayor número de especies. Grupos completos
de organismos de los bosques pluviales tropicales no existen en regiones con
climas más fríos. Un ejemplo son las epifitas -- plantas que crecen sobre las
ramas de los árboles.

Plantas epífitas creciendo sobre las ramas de un árbol.


Las epífitas pueden llegar a ser hasta el 50% de las especies vegetales en un
bosque pluvial tropical. En la zona templada, todas las orquídeas se
encuentran en el suelo, mientras que en los trópicos existen hasta ¡20,000
especies de orquídeas epífitas!. Las epífitas existen en todas las formas --
colgantes, lianas, ramilletes de hojas que capturan el agua, incluso algunas
semejantes a cactus (y algunas son cactus realmente). En algunos bosques
templados costeros, los árboles están cubiertos con capas de musgos y
líquenes epifitos, pero en ningún caso se alcanza la variedad de formas y
tamaños como en los trópicos.
Los animales son numerosos en el bosque. Y donde quiera que los animales
sean numerosos, los parásitos serán todavía mucho más numerosos. Mientras
que los depredadores requieren, para sobrevivir, muchos animales de otras
especies, muchos parásitos pueden existir en un animal. Se ha estimado que la
mitad de los animales sobre la Tierra son parásitos, y ellos son portados por
todos los animales, especialmente aves y mamíferos, incluidos nosotros.
Camuflaje y defensas químicas
Si eres suave y sin defensa, es muy probable que seas comido--a menos que
luzcas como otra cosa. Si miramos con cuidado, la corteza de un árbol puede
resultar ser un insecto, hojas secas ser mariposas, ramitas ser insectos bien
disfrazados. Pero colores, formas y patrones confusos pueden ser usados no
solamente para la defensa: los depredadores también pueden usar el camuflaje
para su ventaja. A veces, el ocultarse no es suficiente y criaturas que,
aparentemente, son indefensas de hecho se defienden con productos químicos
venenosos.
Además de los humanos, hay otra especie animal que puede cambiar el
paisaje forestal de manera poderosa y dramática. Este animal es un roedor: el
castor (Castor spp. - Castoridae). Los castores construyen represas usando los
árboles que cortan; las represas reducen la velocidad de los arroyos, creando
charcas y pantanos los cuales ayudan a evitar las inundaciones y recogen ricos
sedimentos y materia orgánica. Los castores favorecen ciertos tipos de árboles
para sus represas y, eventualmente, el bosque, en la orilla del arroyo, es
dominado por los tipos de árboles menos preferidos.

En muchos lugares, las personas no solamente tratan de cambiar los bosques


sino que también tratan de crear, por razones económicas, bosques
artificiales--pequeñas plantaciones con solamente una especie de árbol, todos
de la misma edad. La biodiversidad sufre.
Los bosques necesitan árboles de todas las edades para propósitos diferentes,
y un bosque saludable realmente incluye muchos árboles muertos--algunos
todavía de pie, y otros caídos sobre el suelo forestal. Cuando mueren, los
árboles todavían juegan un papel increíblemente importante en la vida del
bosque. Las larvas de los insectos se hospedan en estos árboles muertos,
haciendo túneles en la madera esponjosa, lo que ayuda a almacenar agua en
el piso forestal.
A los árboles muertos pero que están todavía de pie pudiera llamársele
"árboles de vida silvestre". Ellos son colonizados por insectos, como algunas
especies de hormigas, que construyen sus nidos en ellos. Los pájaros
carpinteros ('picamaderos') crean agujeros y cavidades en la madera en su
búsqueda de insectos para comer; estos agujeros son lugares perfectos para
anidar muchas especies de aves, las cuales consumen muchos insectos que
serían perjudiciales para el bosque.
Elimine cualquiera de estos organismos, y todo el ecosistema puede colapsar.
Todo es esencial--los troncos muertos, las hormigas, los pájaros carpinteros,
las aves canoras, incluso los insectos plagas ya que sin ellos no habría
"árboles de vida silvestre".
Importancia de los bosques

Versión para imprimir


Los bosques y las personas están interconectadas, y ha sido así desde tiempos
inmemorables. Siempre hemos tenido una especial relación basada en la
supervivencia. Era una delicada cadena de existencia que antes tratábamos
con respecto y aprecio. Pero las personas empezaron a trastornar este
equilibrio. Empezaron a ver el bosque no como parte de ellos sino como algo a
ser conquistado. Usaron los bosques, que aparentaban sin límites, cortando
millones de árboles. Pero ahora nos estamos dando cuenta que los bosques sí
tienen límites y que ya es tiempo de regresar al anterior equilibrio.

Todos los organismos vivientes dependen de los bosques. En un viejo árbol del
bosque pueden encontrarse hasta ¡1500 invertebrados viviendo en él! Algunas
de estas especies pueden ser claves para el desciframiento de misterios
científicos. Cada planta y cada animal es único y muchos de estos animales
dependen enteramente de los bosques.
Todas las formas de vida, incluyendo a los hongos en copa mostrados
aquí, dependen directa o indirectamente del bosque.
Todavía hay muchas cosas que desconocemos de los ecosistemas forestales
pero cada día hay nuevos descubrimientos. Cada especie, animal o planta,
tiene un material genético único que ha estado evolucionando durante miles de
años. La protección de los bosques no significa únicamente salvar muchos
árboles; es preservar un proceso vital que se inició hace millones de años. Los
viejos bosques aportan un mejor conocimiento de como funcionan los bosques.

Muchos científicos y silvicultores han estado probando


formas de cultivar árboles por medio de "rotaciones"
repetidas con la finalidad de obtener madera. Pero sus
estrategias de gestión no han funcionado. En Alemania,
"Waldsterben" (muerte del bosque), causada por la
contaminación y el mal manejo forestal, ha provocado que
los bosques no puedan regenerarse, destruyendo los
ecosistemas. Esta tragedia ha ocurrido también en Australia.
Sin embargo, todavía permanecen algunos bosques
antiguos y son ejemplos excelentes de bosques a largo
plazo. Mientras más estudiemos a estos bosques, más
podemos aprender sobre ecología forestal.

Las dos terceras partes de los habitantes de los países en desarrollo


dependen totalmente de madera como fuente energética. Además, de los
árboles se extraen medicamentos para el cáncer y el SIDA, entre otros.
Los bosques protegen nuestras aguas y gestionan nuestro clima. Cuando
llueve en el bosque, las hojas permiten que el agua gotee lentamente sobre el
suelo; si se corta el bosque, la lluvia cae fuertemente sobre el suelo
desprotegido y sus partículas son arrastradas hacia las corrientes, ensuciando
sus aguas. Esto no es bueno para los peces, y puede provocar inundaciones.
Además, sin árboles, el agua se evapora rápidamente, cambiando el clima de
los bosques próximos. Este proceso impide que los árboles reciban el agua que
necesitan.
Los bosques naturales aportan, como tales, a la economía; millones son
gastados en actividades recreativas en los bosques. La gente disfruta y aprecia
el aire fresco, agua clara, paisajes hermosos y la vida silvestre. Así que los
lugares que presentan esas características son puntos turísticos ideales.

Sin los bosques, tendríamos mucho menos oxígeno disponible: ¡más de 2 000
kg por hectárea por año! Esto es debido a que los árboles (y todas las plantas
verdes) usan un proceso llamado fotosíntesis, durante el cual toman dióxido
de carbono y, como un sub-producto, liberan oxígeno. Las plantas "respiran"
dióxido de carbono, como nosotros respiramos oxígeno. Ha habido un equilibrio
entre especies que eliminan dióxido de carbono y toman oxígeno, y especies
que toman dióxido de carbono y exhalan oxígeno. Este equilibrio ha estado
siendo trastornado desde el siglo 19. Los combustibles fósiles, como el
petróleo, producen dióxido de carbono cuando son quemados por lo que el
nivel del dióxido ha estado aumentando dramáticamente desde entonces.
Desgraciadamente, este gas, en grandes cantidades, actúa como un aislante y
mantiene el calor cerca de la superficie de la Tierra; esto es lo que se llama el
"efecto invernadero".
Aparte de los diferentes aspectos importantes de los bosques vírgenes,
algunas especies individuales, como el árbol de tejo (Taxus brevifolia), han
demostrado tener una gran importancia en el campo médico. La corteza del
tejo provee taxol, un agente cancerígeno, usado en el tratamiento de cáncer de
los ovarios, pulmones y mamario. Esta propiedad del árbol de tejo fue
descubierta en años recientes y, si los bosques donde se encuentran los
árboles de tejo desaparecen, quizás otros tratamientos pudieran perderse.