You are on page 1of 5

Ácidos Orgánicos y Aceites Esenciales, una alternativa como promotor de crecimiento en la producción animal

OCTUBRE 14/2013 |

Comentarios(1).

En el campo de la producción avícola, y dentro de ella, lo que se refiere al manejo de los ácidos para lograr una efectiva fase de crecimiento y nutrición animal, se debe empezar conociendo en término la reacción llamada "disociación", cuando los ácidos se encuentran en un medio acuoso reaccionan ingresando en un estado llamado de disociación y tienden a liberar protones. Al liberar estos protones se desencadena una masificación del medio en donde se encuentra, este medio puede ser el alimento balanceado, el medio gastrointestinal, etc. Dentro del concepto de acidificación, es importante repasar la importancia del pH, pues nos ayudará a conocer la concentración de hidrogeno que tenemos según la solución, toda esta información converge en una fórmula matemática que determina con precisión la forma y distribución que tiene el hidrógeno en un organismo. Solo entonces podemos hablar de un producto ácido y lo podemos subdividir de acuerdo a la siguiente clasificación: si es alto, el PH debe ser inferior a 7, si el producto es neutro, será igual a 7 y se considerará básico cuando es superior a 7. En el campo que abarca la clasificación de los ácidos, también es importante el concepto de "constante de disociación", esta medición nos mostrará el nivel de disociación de un ácido. Esta constante se considera una formula más rápida que relaciona la porción disociada, dividida por la no disociada, en conclusión es importante porque nos da una idea de la fuerza del ácido. Dentro de esta medición podemos subdividir a los ácidos de acuerdo a su capacidad de acidificar. La relación de disociación nos muestra tanto la parte disociada, como la no disociada.

Cuando el pH es menor que el pK, los ácidos aparecen más como no disociados, en cambio cuando son iguales al pK, se encontrarán en porcentaje equilibrado (50% - 50%), finalmente, cuando es mayor al pK, los ácidos se mostrarán en su mayoría como disociados.

Considerando los distintos valores de pK y al observar la composición de los ácidos sulfúricos, clorhídrico y fosfórico, concluimos que tienen un pK muy bajo, es decir son muy potentes, al ponerlos en una solución (mezclarlos en agua), rápidamente se van a disociar y rápidamente van a bajar el pH de ese medio por ser muy fuertes. En el caso de los ácidos como el sódico o arsénico, son ácidos con el pK más alto, por tanto su capacidad de disociación será menor. Otras propiedades químicas de los ácidos que resultarán importantes para conocer a fondo su correcta utilización, es la de conocer su origen a partir de reconocer si son ácidos orgánicos o inorgánicos. También resulta importante conocer su peso molecular, pues de acuerdo a ello se podrá reconocer el grado de volatilidad que ostentan. Todas estas son propiedades que nos servirán para conocer mejor su empleo en fórmulas, especialmente de crecimiento. De acuerdo a estas características, podemos definirlos como promotores de crecimiento, como una alternativa eficaz a los antibióticos. Tipos de ácidos de acuerdo a su utilización Básicamente, los ácidos tienen una función bactericida, existen los que actúan al ser mezclados en agua, estos son denominados extracelulares, en ese sentido es más importante la acción extracelular de acuerdo a su capacidad bactericida que adoptan los ácidos orgánicos y el mecanismo de acción intracelular. La mayoría de microorganismos tienen un nivel de crecimiento de pH de 6 y 8, eso quiere decir que si estamos desplazando este pH a un nivel más ácido, estamos restringiendo el crecimiento de estos microorganismos. Sobre la acción intracelular, en donde los ácidos tienen aún más importancia, y ello se da debido a la capacidad de la célula de reconocer a ese ácido como alimento, dentro del citoplasma de la célula este ácido no disociado se disocia, por un lado se encuentra el ion ácido, que tiene la capacidad de permitir la multiplicación del ADN, especialmente se ha visto ello en el ión del ácido fólico. Los ácidos orgánicos al disociarse permiten aumentar el nivel de hidrógeno. Las células tienen mecanismos de compensación, uno de ellos es una bomba de protones, que es capaz de quitar o de transportar hidrogeno desde el interior de la célula hasta el exterior, esta bomba de protones necesita energía, por ello al final del proceso hay una pérdida de energía.

El ácido no disociado se disocia dentro del citoplasma y se produce un desbalance de PH, y ese desbalance produce un estrés y ocasionalmente pérdida de energía. La reacción de un ácido oscilará siempre entre una parte disociada y una no disociada.

Algunas consideraciones a tomar en cuenta Según el mecanismo de acción de los ácidos, solo los ácidos orgánicos son capaces de penetrar en las células, en el caso de los ácidos clorhídrico, fosfórico y sulfúrico, al ser ácidos muy fuertes no pueden atravesar la pared celular, ello por tener un pK muy bajo (disociados). Esta particularidad también hace a los ácidos orgánicos más pequeños y más importantes, es el caso del ácido fórmico o el acético, considerados más eficaces. Es importante considerar el concepto de pK, a mayor cantidad de él, es más difícil su disociación. Aquellos ácidos con un peso molecular más bajo, es el caso del ácido fórmico o acético, serán más eficaces, en cuanto al potencial de disociación, los ácidos con un pK más alto serían más eficaces. Según su metabolismo los orgánicos serán más eficaces que los inorgánicos. Cuando buscamos productos escogemos a los más eficaces, entre ellos el ácido fosfórico y el ácido cítrico, por que los consideramos, desde el punto de vista teórico, más eficaces. Si analizamos las concentraciones, detectaremos que el ácido fosfórico, por ejemplo, es más importante como bactericida mientras que el cítrico, debido a sus concentraciones mínimas (más bajas) se recomienda para trabajar con los hongos. La presente descripción busca realizar un control adecuado y responsable del crecimiento de hongos y bacterias, a nivel de higiene del alimento, desde la materia prima hasta que ese alimento llega al animal. Controlar y analizar los riesgos y ello, por ejemplo, a nivel europeo existe un reglamento en donde se encuentran los distintos puntos a tomar en cuenta y asegurar que el alimento no este contaminado con bacterias, en este campo la higiene del local, el transporte y todo aspecto que engloba la bioseguridad del galpón resulta muy importante. Debemos recordar, en este sentido, que la capacidad de almacenamiento del estómago es una manera de protección en contra de la aparición de bacterias, y también se ha visto que ello aumenta la absorción de minerales. El animal durante su proceso digestivo genera ácido clorhídrico, esta cantidad indispensable de ácido clorhídrico lo va a proteger durante el proceso. En el caso de animales jóvenes, que aun no tienen su sistema digestivo protegido y formado, tampoco tienen la capacidad final de generar suficiente ácido

clorhídrico, sólo en este caso se justifica el uso de ácidos clorhídrico y de acidificantes, ello va a ayudar a tener una reducción del Ph.

En base al porcentaje inclusión y a la energía metabolizante, obtenemos una variable que al final se suma y obtenemos el valor de ABF de un alimento. Este valor se determina en mililitros de ácido clorhídricos necesarios para bajar el Ph del alimento que se le está suministrando a determinado animal de 6 a 4? También en función del ABF podemos decidir la dosis de acidificante que vamos a suministrar (25 a 30 por medio kilo y hasta 3 kilos por tonelada de alimento), a veces también la dosis depende del alcance del animal, se suelen dar al acidificante de acuerdo a la cantidad de ácido clorhídrico que produce. Por tanto, también se puede controlar y reducir el pH, para ello se debe analizar la potencia acidificante, entonces surge la interrogante, qué ácido es conveniente usar. En este caso es recomendable utilizar los ácidos más fuertes que dispongamos, es decir los que contienen la capacidad más baja de disociarse, entre ellos el ácido sulfúrico, clorhídrico, fosfórico, etc. La idea es reducir la cantidad de pH del estómago para mejorar la respuesta digestiva. Si analizamos la composición de algunos productos acidificantes, veremos que en su composición tienen la presencia de estos ácidos. Otra manera de medir la potencia acidificante es medir el PH de una solución y ver la coincidencia con el Pk, los ácidos que tienen capacidad de disociarse más bajas tienen mayor capacidad de bajar el Ph, por tanto la solución será más baja. Por último, cuando comparamos diferentes productos acidificantes, no solo debemos comparar en la escala del Ph, (escala logarítmica), y tenemos que trasladarlo a una escala lineal. Por ejemplo, si tenemos un producto que nos da un pH1 y lo comparamos con otro que tiene un pH2, no se debe caer en el error de suponer que el segundo es doblemente eficaz en comparación del primero, porque se debe tomar en cuenta la concentración y su capacidad de actividad. Entonces se debe medir considerando la efectividad costo = beneficio. Mezclas de ácidos Las reacciones de disociación son reacciones equiparadas y de equilibrio, ello quiere decir, que cuando una parte resulta baja o aumenta la otra parte de la solución tiende a compensar o equilibrar.

Otra manera de expresar este aspecto, es considerando la proporción del ácido no disociado a diferentes valores de PH (PH6, PH5, PH7, etc.), y los valores son en proporción a base de ácido activo. Por ejemplo, cuando tratamos un PH de 7, solo el 61% del acido está disociado, si es mezclado con un ácido fuerte, lo que haremos es bajar el PH. En ese sentido si procuramos bajar y mezclar podemos ir aumentando este ácido no disociado. En conclusión, para lograr acción acidificante, debemos considerar ácidos fosfóricos, al ser fuertes tiene propiedades para acidificar de forma eficaz el sistema digestivo, dado su bajo pk y origen son capaces de penetrar en la células bacterianas, pero al ser inorgánicos no tienen una buena acción antibacteriana, como si la tienen los ácidos orgánicos. Entonces, para buscar una acción promotora buscaremos lograr primero una adecuada combinación de estos ácidos.