You are on page 1of 17

EL DIEZMO EN MALAQUIAS DESDE UN ANÁLISIS ESTRUCTURAL Y LECTURA

SOCIOLÓGICA

David Baltazar Acevedo

Monografía
en cumplimiento parcial de los requisitos del curso Estudio e Interpretación de la Biblia
Profesor: Magtr. Martín Ocaña

UNIVERSIDAD BIBLICA LATINOAMERICANA

RECINTO DE LIMA
Lima, enero del 2002

2

CONTENIDO
1.Análisis estructural o semiótico...............................................................................................6
1.1 Análisis de las estructuras manifiestas.............................................................................6
1.1.1 Estructura concéntrica A-B-A´ de Malaquías 2.17-3.21............................................6
1.1.2 Estructura de la sección B (3.6-12)............................................................................6
1.2 Códigos semióticos..........................................................................................................9
1.2.1 Código topográfico..................................................................................................10
1.2.2 Código temporal.......................................................................................................10
1.2.3 Código actancial.......................................................................................................10
1.2.4 Código semántico.....................................................................................................11
1.2.5 Código simbólico.....................................................................................................11
1.2.6 Código de cualificación...........................................................................................11
1.2.7 Configuración semántica..........................................................................................11
2.Lectura sociológica................................................................................................................13
2.1 Area de economía........................................................................................................14
2.1 Area de economía...........................................................................................................14
2.2 Area de relaciones sociales.........................................................................................14
2.2 Area de relaciones sociales............................................................................................14
2.3 Area del poder/política................................................................................................14
2.3 Area del poder/política...................................................................................................14
2.4 Area ideológica...........................................................................................................14
2.4 Area ideológica..............................................................................................................14
3.El diezmo en Malaquías.........................................................................................................14
3.1 Trasfondo histórico del diezmo en Israel....................................................................14
3.1 Trasfondo histórico del diezmo en Israel.......................................................................14
3.2 El diezmo en Malaquías desde el análisis estructural y la lectura sociológica...........15
3

3.2 El diezmo en Malaquías desde el análisis estructural y la lectura sociológica..............15
Conclusión.......................................................................................................................16
Bibliografía......................................................................................................................17

4

Introducción
El presente trabajo responde en primer lugar a los requerimientos del curso de Estudio e
Interpretación de la Biblia, por tal motivo, en los capítulos uno y dos desarrollamos un estudio
de Malaquías 2.17-3.21 efectuando un análisis estructural o semiótico y luego una lectura
sociológica respectivamente. La determinación de la estructura concéntrica A-B-A´ de la
unidad textual no presentó mayores problemas. Pero la estructura de la parte central de esta
estructura no fue tan simple, a medida que la lectura analítica y continua se profundizaba se
presentaba una y otra posible estructura. En cuanto al análisis inmanente del texto mediante
los códigos semánticos, en la parte de la configuración semántica elaboramos dos cuadrados
semióticos por la necesidad de la orientación de la presente investigación. Presentamos por
separado dos cuadrados, uno para la sección central B y otra para los extremos A-A´.
El tercer capítulo responde a una exigencia de Teología Bíblica. La investigación realizada
en los primeros dos capítulos es orientada con esta finalidad. En esta sección desarrollamos el
tema del diezmo, es por eso que el trabajo monográfico lleva como título “El diezmo en
Malaquías desde un análisis estructural y lectura sociológica”. Iniciamos este capítulo con la
presentación de una síntesis sobre el diezmo a través de los diferentes períodos de la historia
de Israel. Finalmente, plasmamos un estudio de teología bíblica del diezmo en Malaquías
considerando los aportes del análisis semiótico y la lectura sociológica efectuada, las cuales
nos ayudan a obtener conclusiones teológicas más precisas.
5

1. Análisis estructural o semiótico
Para el presente estudio utilizamos la Biblia de Jerusalén que emplea la división de
capítulos del texto hebreo1. El estudio de la crítica literaria nos indica que la unidad textual se
inicia con el versículo 17 del capítulo dos y termina con el 3.21.
1.1 Análisis de las estructuras manifiestas
1.1.1

Estructura concéntrica A-B-A´ de Malaquías 2.17-3.21

2.17-3.5 A
3.6-12
3.13-21

Objeción: Dios no es justo (2.17).
B

Respuesta: Envío mi mensajero (3.1).
Vengo a juzgar (3.2-5).

Dios: Diezmo y cosechas
Objeción: Dios no es justo (vv. 13-15). Respuesta: Vengo a juzgar (vv. 16-21).
Envío mi mensajero (vv. 22-24).

El texto tiene una estructura concéntrica A-B-A´. Los extremos son una composición
paralela desarrollado por diálogos disputa (objeción-respuesta). La objeción de los extremos
A-A´, Dios no es justo, surge del problema de la doctrina tradicional de la retribución que
manifiesta un sector de judíos al ver la prosperidad de los malvados. Dios responde a este
problema con el binomio: vengo a juzgar-envío mi mensajero. Binomio que está estructurado
de forma quiástica.
A fin de mantener el desarrollo lógico de la composición paralela A–A´, la crítica literaria
propone trasladar la sección central B (3.6-12) después de 2.9 o 1.142. Esto violenta el texto y
dificulta la captación de su sentido. La sección B, que trata de los diezmos y cosechas, viene a
ser el punto principal de la unidad textual. El análisis semiótico nos indica que esta parte
central es importante para la comprensión del mensaje del texto por ser el centro de la
estructura. Para una mejor comprensión de lo que quiere comunicar el texto tratemos de
descubrir la formulación de la parte central “B”.
1.1.2

Estructura de la sección B (3.6-12)

El análisis estructural nos muestra que la simetría del texto está elaborado con dos
estructuras concéntricas. La primera A-B-C-B´-A´ (versículos 7-9 ) y la segunda A-B-A´ (vv.
10-12). Estas están enmarcadas por una introducción (v. 6) y una conclusión (v. 12). Las
estructuras manifiestas descritas las podemos observar en la página siguiente.
La introducción, que esta formada por un paralelismo antitético completo de tres
elementos en cada hemistiquio (a b c - a´b´c´), determina el desarrollo descriptivo de toda la
unidad. Los dos hemistiquios repiten el mismo pensamiento de “continuidad”, pero opuestos
en cuanto a la clase de continuidad. Se trata de continuidad una positiva y otra negativa. La
continuidad positiva es de Yahveh: “no cambio”. La continuidad negativa es del pueblo, de
los hijos de Jacob, a quienes Yahveh les dice: “ no termináis nunca”. La diferenciación de
continuidad opuesta es enfática, los primeros elementos del paralelismo lo evidencian: Que
yo,a... y vosotros,a’. Yahveh no cambia en su fidelidad para los hijos de Jacob. Los hijos de

1

Se me asignó en clase, el estudio del capítulo 3 de Malaquías. Al revisar el texto en diferentes versiones a fin de
establecer la unidad textual, encuentro que las versiones evangélicas dividen Malaquías en cuatro capítulos, las
católicas siguiendo el texto Hebreo dividen en tres capítulos.
2
L. Alonzo Schökel. Profetas. Tomo II, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1987, pp. 1207, 1217. Alonzo Schökel
considera que la sección 3.6-12 es continuación de 1.6-14.

6

Jacob no terminan nunca “de ser los hijos de aquél que suplantó y engañó a su hermano” 3, no
acaban de defraudar a Yahveh (cf. vv. 8-9).

B
C

a
B'
a'

A'
A
B
a
b
A'
a'

Yahveh,b

no cambio,c

b
7 a
b
c
d
e
f
g
h
8 a
b
c
d
e
f
9 a
b
c
10 a
b
c
d
e
f
g
11 a
b
c
d
12 a
b
c

y vosotros,a’ hijos de Jacob,b’ no termináis nunca.c’
Desde los días de vuestros padres
venís apartándoos de mis preceptos
y no los observáis.
Volveos a mi,
y yo me volveré a vosotros,
dice Yahveh Sebaot,
- Decís:
¿En qué hemos de volver?
- ¿Puede un hombre defraudar a Dios?
¡Pues vosotros me defraudáis a mi!
- Y aún decís:
¿En qué te hemos defraudado?
- En el diezmo
y en la ofrenda reservada.
De maldición estáis malditos
porque me defraudáis a mi vosotros,
la nación entera.
Llevad el diezmo íntegro a la casa del tesoro,
para que haya alimento en mi Casa;
y ponedme así a prueba
dice Yahveh Sebaot,
a ver si no os abro las esclusas del cielo
y no vacío sobre vosotros la bendición
hasta que ya no quede,
y no ahuyento de vosotros al devorador,
para que no os destruya el fruto del suelo
y no se os quede estéril la viña del campo,
dice Yahveh Sebaot.
Todas las naciones os felicitarán entonces,
porque seréis una tierra de delicias,
dice Yahveh Sebaot.

I

II

Concl.

Que yo,a

Intr

A

6 a

La inclusión “dice Yahveh Sebaot” es de valor estructurante. Se presenta cuatro veces en
diferentes niveles estructurales: en los centros de cada estructura simétrica y al final de la
segunda estructura y de la conclusión. La inclusión ubicada de esta manera nos permite
apreciar el afán por reforzar las afirmaciones con garantías; “dice Yahveh Sebaot” hace
resaltar lo incisivo de la afirmación precedente.
3

Biblia de Jerusalén. Bilbao: DDB, 1980, p. 1372. Tomado de la nota de pie de página.

7

La primera estructura concéntricas A-B-C-B´-A´ (vv. 7-9) podemos enunciarla de la
siguiente forma:
7abc
7d

A Acusación
B Llamado a la conversión

7ef
7gh-8
9

C Ofrecimiento de perdón
B´ Objeción a la conversión
A´ Consecuencia

Esta sección se caracteriza por la forma del diálogo-disputa. Se inicia con la acusación que
Yahveh hace a los judíos respecto a no guardar sus preceptos (v. 7abc), seguida por el
llamamiento a la conversión y a ofrecimiento de perdón. Estas acciones son muestra de que
Yahveh no cambia en su amor por su pueblo escogido. El llamado a la conversión y el
ofrecimiento de perdón es una fórmula de relaciones personales. La fórmula pone en
evidencia el hecho de una relación de separación al deseo de una nueva relación de unión.
Esta última relación es la que se encuentra en la parte principal de la estructura concéntrica;
Yahveh quiere volverse a ellos, este es el influjo de toda la fase narrativa, su amor.
Seguidamente se suscitan dos objeciones, las cuales son introducidas por la inclusión
estructurante y narrativa “decís” 4 o mejor “objetáis” (Biblia del Peregrino5) en los versículos
7g y 8c. Las objeciones se inician con la partícula interrogativa “en qué”: ¿En qué hemos de
volver?, ¿ En qué te hemos defraudado? La respuesta a la primera objeción es una contra
pregunta seguida por una acusación contundente: ¿Puede un hombre defraudar a Dios? ¡Pues
vosotros me defraudáis a mi! Esta afirmación suscita la segunda objeción, cuya respuesta no
deja lugar a otra objeción: En el diezmo y en la ofrenda reservada. Los judíos tienen que
volverse a Yahveh del fraude de los diezmos. De esta forma queda justificado el llamado a la
conversión.
El diálogo-disputa concluye con la fórmula de maldición del verso 9 “De maldición estáis
malditos” que es sustentada por la inclusión “me defraudáis a mi vosotros” 6. Esta inclusión
fue utilizada en el versículo 8b como acusación en la primera objeción, aquí es utilizada como
fundamento de la situación de maldición de toda la nación judía. Con esta síntesis conclusiva
se cierra la primera estructura concéntrica demostrando que la inobservancia de los preceptos,
concretamente con respecto a la dación de los diezmos, trae consecuencias de maldición no
sólo para los malvados prósperos sino para la nación entera.
El análisis de la segunda sección (vv. 10-11) presenta cierta dificultad para definir su
estructura. La petición del verso 10c “y probadme por favor en esto” 7 tiene una relación clara
con la unidad A´, pero con la precedente no. Podría tratarse de una estructura quiasmica
formado por una elipsis A-(B) : B´-A´ , donde la ausencia de (B) crea un desequilibrio en la
estructura. A fin de explicitar la ausencia de (B), que en una elipsis su presencia se toma por
sentado, y solamente como un ejercicio de demostración, la estructura quiasmica podría
formularse de la siguiente manera:
A

10 a

Llevad el diezmo íntegro a la casa del tesoro,

4

II

En el texto hebreo, la inclusión “decís” va seguida de la partícula interrogativa “en qué” (7gh, 8cd).
En adelante esta versión lo denominaremos como BP.
6
En el texto hebreo, es interesante ver el énfasis que se percibe en la inclusión del versículo 9. La sintaxis del
verso 8 es: sujeto - verbo - objeto directo con pronombre 1ra. pers. sing,, y del v.9: objeto directo con pronombre
1ra. pers. sing. - sujeto - verbo.
7
Esta traducción subraya la partícula enclítica “por favor” que se encuentra en el texto Hebreo.
5

8

b
(B)
c0
c
B'
d
a
e
f
b
g
A'
11 a
b
a'
c
d

para que haya alimento en mi Casa;
(probad así vuestra conversión)
y probadme por favor en esto
dice Yahveh Sebaot,
a ver si no os abro las esclusas del cielo
y no vacío sobre vosotros la bendición
hasta que ya no quede,
y no ahuyento de vosotros al devorador,
para que no os destruya el fruto del suelo
y no se os quede estéril la viña del campo,
dice Yahveh Sebaot.

Resumiendo la probable estructura A-(B)-B´-A´ lo tendríamos de la siguiente forma:
10ab

A Dación del diezmo

10c0

(B) Demanda de prueba

10cd

B´ Petición de prueba

10e-11

A´ Retribución del diezmo

La elipsis con su ausencia de (B) enfatizaría que B´ es la parte central e importante para la
comprensión del sentido del texto. Al fin de cuentas esta estructura se resumiría a una
estructura concéntrica A-B-A´ como lo planteo al inicio del presente tema.
Pasemos al desarrollo de la estructura determinada. El verso 10 indica que llevar el
diezmo integro al templo será prueba de la conversión de los judíos, demostración de no
defraudarle a Yahveh en el diezmo. El influjo de la orden de Yahveh es el sustento de los
sacerdotes de modo que puedan realizar su servicio.
El centro de la estructura concéntrica es la petición de prueba de su persona solicitado a
quienes diezmen “y probadme por favor en esto”. Quiere probarles que su amor por ellos no
cambia (cf. v. 6). Yahveh solicita ser probado porque quiere dejar constancia concreta de su
compromiso ofrecido al llamar a la conversión de los judíos “y yo me volveré a vosotros”.
Esto lo sabrán cuando Yahveh ponga fin a las maldiciones y derrame sobre ellos
bendición de modo que haya abundancia en las cosechas. Es importante notar que esta parte A
´ (vv. 10e-11) presenta también una estructura concéntrica para subrayar las bendiciones que
va ha derramar en abundancia puesto que es el centro de la estructura. En los extremos se
mencionan las maldiciones: a (sequías) y a´ (plagas).
Finalmente, la conclusión (v. 12) muestra una síntesis del texto. Expresa el cambio de una
situación de maldición a otra de prosperidad, de tal manera que las naciones lo reconocerán y
manifestaran llamándolos dichosos porque serán una tierra próspera. Este futuro se concretará
cuando los judíos diezmen y Yahveh derrame su bendiciones abundantemente.8
1.2 Códigos semióticos
8

Existe un antecedente histórico. El rey Exequias (727-698 a. C.) mando al pueblo que entreguen la parte de los
sacerdotes y levitas a fin de que pudiesen perseverar en la Ley de Yahveh. Se recogieron primicias y diezmos
abundantemente. Entonces el sumo sacerdote dijo: “Desde que comenzaron a traer las ofrendas reservadas a la
Casa de Yahveh hemos comido y nos hemos saciado; y aún sobra muchísimo, porque Yahveh ha bendecido a su
pueblo.” (2 Cr. 31.4, 10).

9

1.2.1

Código topográfico

El lugar es Palestina, la tierra de la comunidad judía (1.1). Es el ámbito del profeta
anónimo, mensajero de Yahveh. Lugar de los judíos prósperos malvados y de los fieles,
desalentados y quejosos (2.17, 3.15). Territorio de sequía y plagas, de viñedos estériles. En
consecuencia ámbito de hambre, necesidad y pobreza. Espacio que será liberado de plagas y
abastecidas de lluvias como bendición de Yahveh. Será la tierra de delicias (3.12), la Palestina
de viñedos (Cf. Gen. 27.28, Núm. 13.23-24), la tierra prospera que Yahveh ofrece a los
diezmeros (3.9ss.).
1.2.2

Código temporal

Es el tiempo en el que los judíos desalentados participan de la teología de la retribución:
“los malvados prosperan y tu no los castigas, no vale la pena servir a Dios, ¿qué sacamos con
guardar sus mandamientos?” (2.17, 3.14). Momento en el que Yahveh acusa a la nación
entera de que le defraudan en los diezmos. Es el tiempo para la conversión y el perdón de los
judíos. Tiempo para confiar en Yahveh quien derrama las bendiciones en abundancia. Tiempo
de escasez y miseria cuando los judíos defraudan en los diezmos reteniéndolo con tal de
subsistir. Es el momento que Yahveh ante el problema de la retribución promete que vendrá a
juzgar. Las injusticias de esta época no quedarán así, la justicia de Dios se cumplirá en un
futuro próximo, cuando el venga.
1.2.3

Código actancial

El actante principal es Yahveh quien tiene como ayudante al profeta anónimo. Es el
acusado de ser injusto. Quien al acusar es inmediatamente objetado, por el influjo de la
doctrina de la retribución de los judíos. Yahveh vendrá a juzgar las injusticias cometidas de
este espacio-tiempo histórico. Es quién al llamar a la conversión ofrece su perdón. Quien
demanda prueba concreta de conversión: la dación de los diezmos. Quien pide y autoriza
probar su persona. Su bondad será palpada cuando el ponga fin a las maldiciones y derrame
sus bendiciones con abundancia sobre los judíos arrepentidos.
El profeta anónimo, el actante ayudante de Yahveh, que haciendo uso del diálogo-disputa
se encuentra en constante controversia con sus oyentes. Es el ayudante que endurece toda
afirmación de Yahveh, con su inclusión estructurante-narrativa “dice Yahveh Sebaot”, para
que la acusación sea incisiva y sus promesas garantizadas. Profeta que aborda los problemas
de la justicia y del amor de Yahveh, de la retribución, del fraude del diezmo y de la
prosperidad de la nación.
Los judíos temerosos de Yahveh, los teólogos de la retribución. Los que cansan y
violentan a Yahveh con sus palabras-discursos (2.17, 3.13). Quienes cuando son acusados por
su discurso objetan al actante ayudante de Yahveh “¿en qué le cansamos’? y, a Yahveh ¿en
qué te ofenden nuestras palabras? (2.17, 3.13). Y cuando el discurso de retribución es
explicitado por el profeta o Yahveh, no hay mas objeción y entonces hacen silencio. Son los
que objetan frente al llamado a la conversión y a la acusación de defraudar a Yahveh. Pero
callan cuando queda claro que tienen que convertirse del fraude de los diezmos. Son parte de
la nación entera que ha incurrido en maldición por no haber observado los preceptos de
Yahveh, particularmente en el pago de los diezmos. Son los que deben manifestar su
conversión con la dación de los diezmos, y en consecuencia participar de la bondad de
Yahveh, quien hará de Palestina una tierra de prósperas cosechas y viñedos. Son los que
reciben corrección de la inservible doctrina de la retribución ya que Yahveh vendrá a juzgar y
sentenciar a los prósperos malvados en un futuro próximo.

10

Los prósperos malvados son también los que sin pasar necesitad defraudan a Yahveh en
los diezmos. Defraudan a los obreros en su jornal, oprimen a los pobres (3.5). Actuantes que
hacen pesada la vida cuando el tiempo y el topos histórico se encuentra en pésima situación
los cuales hemos descrito en los códigos semióticos anteriores. Estos serán juzgados por
Yahveh que viene a juzgar, acabarán como la paja quemada (3.19).
1.2.4

Código semántico

Ya hemos mencionado en el plano de superficie de la sección B (3.6-12) semas inclusivos
de carácter estructurante: “Yahveh Sebaot”, “decís”, “en qué” y “me defraudáis a mi
vosotros”. En esta sección tenemos otra palabra estructurante importante: “defraudar”9. Se
repite cuatro veces, tres en 3.8 y una en 3.9. Tres veces en boca de Yahveh y una en la
objeción de los judíos.
En la estructura A-A´ encontramos una inclusión estructurante importante: “vuestras
palabras”, “discurso” (BP) (2.17, 3.13), las cuales se encuentran al inicio de cada sección, en
las acusaciones realizadas por Yahveh o su ayudante, las mismas que suscitan las objeciones
de los judíos acusados. Palabras-discurso que son la doctrina de la retribución, las cuales
rechaza Yahveh.
1.2.5

Código simbólico

La simbólica del texto está construido sobre cuatro isotopías básicas: prosperidad,
relación, juicio y discurso. Las figuras de la isotopía prosperidad: maldición, sequía, plaga,
cosechas malas, diezmo, alimento, bendición, , suelo, campo, abundancia, tierra de delicias.
Las imágenes de la isotopía relación: inobservancia de preceptos, fraude, apartarse,
conversión, perdón, prueba, unión. Las figuras de la tercera isotopía juicio: malvados
prósperos, opresores, justicia de Dios, paja quemada, malvados pisoteados. Las figuras de la
cuarta isotopía discurso: malvados prósperos, no castigo, ¡Dios injusto!, juicio, opresores,
insolencia, discurso-retribución, justicia de Dios, fieles alegres, malvados pisoteados.
1.2.6

Código de cualificación

Pasamos a mencionar las siguientes cualificaciones significativas:
De los malvados prósperos: malvados prósperos
De los oprimidos
pisoteados por los malvados
De afirmaciones humanas: ¡Dios no es justo!
no vale la pena servir a Di os
De la tierra:
tierra estéril
De relación Dios-hombre:
relación de separación
1.2.7

→ serán paja quemada
→ pisotearán a los malvados
→ justicia de Dios
→ saltarán como becerros
→ tierra de delicias
→ relación de unión

Configuración semántica

Lo anterior nos permite elaborar un cuadrado semiótico. Pero para apreciar mejor los
elementos contrarios con sus respectivas figuras, que se encuentran en la estructura
concéntrica A-B-A´, es conveniente elaborar dos cuadrados semióticos: uno para la sección
central B y otra para los extremos A-A´.
Cuadrado semiótico de la parte central B (3.6-12)
defraudar en el diezmo

Fraude

Honradez

9

volveos a mi

La nota de critica textual de la Biblia de Jerusalén presenta la siguiente información significante: “defraudar”
‘aqab (griego); “robar” qaba’ (hebreo), pero se trata una vez más de una corrección de escriba, para eliminar la
alusión a Jacob “el tramposo” (pág. 1372s).

11

maldición
escasez de cosechas

objeción : ¿en qué...?
guardar silencio

yo me volveré a vosotros

No honradez

No fraude

Deixis II
deixis negativa
separación
continuidad en lo negativo

llevar el diezmo íntegro
bendición
abundancia de cosechas

Deixis I
deixis positiva
unión
cambio hacia lo positivo

Los contrarios son fraude10 vs. honradez. La oposición prosperidad es el esquema (eje
diagonal) de los contrarios fraude → no fraude. La oposición relación es el esquema de los
contrarios honradez → no honradez. Cada esquema opone dos valores fraude vs. no fraude,
honradez vs. no honradez. Al lado de cada uno de estos valores, colocamos algunas figuras
del texto que manifiestan estos valores.
El recorrido o circulación por este cuadrado parte por el valor honradez: honradez → no
honradez primera operación de negación, y no honradez → fraude primera operación de
aserción, fraude → no fraude segunda operación de negación, no fraude → honradez segunda
operación de aserción,.
La primera operación de negación se realiza sobre el plano relación. Aquí los judíos con
su oposición al llamado volveos a mi niegan el valor honradez, que comporta la objeción: ¿en
qué...?. Objeción que con el sustento del llamado a la conversión termina con el silencio.
La primera operación de aserción reagrupa defraudar en el diezmo y guardar silencio. Y
guardar silencio conduce a manifestar el valor fraude.
Sobre el plano prosperidad, llevar el diezmo corresponde a la negación de los contenidos
negativos del valor fraude. Es también el pasaje de la maldición a la bendición, de la escasez a
la abundancia de cosechas.
La segunda operación de aserción hace cambiar de plano y consiste en situar los
contenidos positivos. La definición de estos contenidos se efectúa sobre la isotopía relación.
Esta operación de aserción reagrupa el llamado de Yahveh volveos a mi y llevar el diezmo
integro (esto está en el estadio de la decisión). Volveos a mi está implicada en llevar el
diezmo, esto será prueba de conversión. Esta operación también reagrupa la figura yo me
volveré a vosotros con las figuras bendición, abundancia de cosechas. Yo me volveré a
vosotros está implicado en bendición, abundancia de cosechas, estas serán garantía del
cumplimiento de la promesa de Yahveh “yo me volveré a vosotros”.
Los valores de la deixis negativa provienen de la separación hombre-Dios donde se
producen los valores de la inobservancia y del rechazo. Los valores de la deixis positiva
provienen de la unión hombre-Dios donde se producen los valores de la aceptación y de la
consecuencia. También en lo que respecta a los judíos, los valores negativos corresponden a
10

El término fraude surge explícitamente en el diálogo-debate (3.8ab, 9b) ante la objeción de los judíos sobre el
llamado a la conversión (“¿puede un hombre defraudar a Dios?, ¿en qué te hemos defraudado?, en el diezmo, me
defraudáis a mi vosotros.”), sin embargo esta implícito en la afirmación 6b “no termináis nunca”.

12

la continuidad en los valores negativos, y los valores positivos se dan en el cambio de lo
negativo a lo positivo.
El texto de esta manera nos habla básicamente del pasaje de la relación separación a la
relación unión, del fraude del diezmo a la dación del diezmo como prueba de conversión, de
la vuelta de Dios a los judíos y como prueba de esto la abundante bendición derramada sobre
la nación diezmera. Volveos a mi (diezmando), y yo me volveré a vosotros (bendiciéndolos).
Cuadrado semiótico de los extremos A-A´(2.17-3.5; 3.13-21)
Fraude

Honradez

No honradez

No fraude

malvados prosperan
malvados opresores

¡Dios no es justo!
no vale la pena servir a Dios

justicia de Dios
os alegraréis

serán paja quemada
serán pisoteados

Deixis II
deixis negativa
tiempo presente
injusticia

Deixis I
deixis positiva
tiempo futuro
justicia divina

Los contrarios de este cuadrado semiótico son los mismos del anterior. La oposición juicio
es el esquema (eje diagonal) de los contrarios fraude → no fraude. La oposición discurso es el
esquema de los contrarios honradez → no honradez. Cada esquema opone dos valores fraude
vs. no fraude, honradez vs. no honradez. Al lado de cada uno de estos valores, colocamos
algunas figuras del texto que manifiestan estos valores.
La primera operación de negación se efectúa sobre el plano discurso. Justicia de Dios
corresponde a la negación ¡Dios no es justo!, contenido negativo del valor no honradez. Os
alegraréis es también la negación al discurso de la retribución no vale la pena servir a Dios.
La primera operación de aserción reagrupa los contenidos negativos de los valores fraude
y no honradez. Que malvados prosperan lleva a afirmar ¡Dios no es justo!, no vale la pena
servir a Dios.
Sobre el plano juicio, tenemos la segunda operación de negación. Serán paja quemada y
pisoteados son negación de los contenidos del valor fraude: malvados prosperan y malvados
opresores respectivamente.
La segunda operación de implicación nos indica que justicia de Dios está implicada en los
contenidos del valor no fraude serán paja quemada y pisoteados.
Los valores de la deixis negativa se desarrollan en el tiempo presente y de carácter injusto
dado al nivel de palabras o hechos por parte de los hombres. Los valores positivos provienen
desde Yahveh para un futuro de realización de su justicia divina.
De esta manera podemos a preciar que el texto A-A´ comunica que Yahveh rechaza tanto
el discurso teológico de la retribución de los fieles judíos como la práctica de opresión de los
malvados ricos-opresores.
2. Lectura sociológica
13

2.1 Area de economía
La explotación económica es explícita en 3.5: “los que oprimen (‘ashaq) al jornalero, a la
viuda y al huérfano” (BJ), “los que defraudan al obrero de su jornal, oprimen a viudas y
huérfanos”(BP). La opresión de los ricos acarrea pobreza en la nación judía. Estos opresores
engañaban a los obreros en su jornal, y se aprovechaban de alguna forma de los mas pobres a
fin de enriquecerse.
La producción agrícola es pésima, pues las cosechas son malas (3.9, 10e-11, 12 ). En esta
situación económica de carencia, los pobres tienen sobrevivir soportando las injusticias de los
ricos.
2.2 Area de relaciones sociales
Existen dos grupos sociales bien marcados los ricos (3.5) y los pobres (obreros, viudas,
huérfanos, emigrantes, los quejosos 3.5, 2.17, 3.15). Los desune la opresión de los ricos.
2.3 Area del poder/política
El poder oficial esta en manos del imperio Persa. Pero el poder no oficial lo poseen los del
poder económico, los malvados prósperos.
2.4 Area ideológica
El texto combate el fraude que es practicado por los opresores ricos defraudando en el
jornal de los obreros. También cometen fraude contra Yahveh, en los diezmos. Pero no
solamente son ellos, sino también los pobres defraudan en los diezmos a Yahveh, esto se
infiere de 3.9 “la nación entera” (BJ).
Otro tema que se combate es la doctrina de la retribución (2.17, 3.13-15), Yahveh vendrá a
juzgar a los opresores que serán paja quemada o pisoteados por quienes fueron pisoteados
(3.5, 3.19-21).
3. El diezmo en Malaquías
3.1 Trasfondo histórico del diezmo en Israel
Se entiende por diezmo a la separación de la décima parte de lo que se gana y que se
entrega al gobierno o al templo. Esta práctica es antiquísima. En Egipto la gente daba dos
décimas de su cosecha al Faraón (Gn. 47.24). En el AT el diezmo se encuentra mencionado en
varios períodos de la historia de Israel.
En la época patriarcal se registra al primer diezmero, Abraham, que entrega los diezmos al
sacerdote Melquisedec en agradecimiento a Dios por haberle protegido en un enfrentamiento
con sus enemigos (Gn. 14.17-20). El siguiente es Jacob que promete diezmar de todo lo que
Yahveh le diera cuando retornara a la casa de su padre, en gratitud por la protección, el
alimento y la ropa que Dios le habría de proveer según su promesa (Gn. 28.20-22). En esta
época la práctica del diezmo fue espontáneo, sincero y de carácter religioso.
En la época mosaica, los diezmos fueron de carácter legal por orden divina: “sin falta
diezmaras” (Dt. 14.22). El pueblo se compromete a guardar los mandamientos: “todas las
cosas que ha dicho Yahveh, haremos...y obedeceremos” (Ex. 24.4,7).
En la época de la monarquía, el rey Ezequías ordena al pueblo entregar el sustento de los
sacerdotes y levitas a fin de que pudiesen perseverar en la Ley de Yahveh. En aquella ocasión
se recogieron diezmos abundantemente (2 Cr. 31.4, 10).

14

En el período del pre-exilio, tenemos al profeta Amos que sarcásticamente censura los
cultos no sinceros que se realizaban. Exhorta a los opresores devotos que no era correcto
diezmar y llevar una vida de hipocresía. Santidad y diezmos es lo que reclama el profeta (4.4).
Finalmente, en la época del pos-exilió, previamente a las reformas realizadas por
Nehemías y Esdras que también llamaron a la práctica de los diezmos, encontramos al profeta
Malaquías quien actualiza el precepto del diezmo para su tiempo.
3.2 El diezmo en Malaquías desde el análisis estructural y la lectura sociológica
Malaquías actualiza el mensaje del diezmo desde el contexto de la situación de
prosperidad mal habida de ricos malvados y del discurso de retribución de los piadosos
necesitados. El profeta anónimo aclara que Yahveh rechaza tanto el discurso teológico de la
retribución de los fieles judíos como la práctica de opresión de los malvados ricos opresores.
La relación que estos actuantes mantienen con Dios se determina por los valores fraude y
honradez. Ambos actuantes son acusados del valor fraude “me defraudáis a mi en los
diezmos”, y ambos son llamados a honradez“Llevad el diezmo íntegro a la casa del tesoro”.
Al rico opresor antes de llamarle a abandonar el fraude del diezmo, el profeta le ha anunciado
que Yahveh lo llamará a juicio por oprimir al pobre. De esto inferimos que Malaquías asume
la misma la línea teológica del profeta Amos, quien afirmó que no es correcto diezmar
llevando una vida pésima delante de Dios. Por otro lado, tampoco es correcto diezmar
manteniendo una teología de la retribución, ya que Dios es justo y viene a juzgar.
Por lo tanto, la práctica del diezmo no es cuestión de clases sociales o de situaciones
económicas propicias o desfavorables que está atravesando la nación de Israel. Ricos y pobres
son llamados a asumir la responsabilidad de sostener el servicio de los sacerdotes en el templo
con el pago de los diezmos. La nación atraviesa una situación no prospera marcado por
sequías, plagas, carencia de cosechas precisamente por la irresponsabilidad de toda la nación,
por defraudar a Yahveh en los diezmos. Esta situación puede cambiar, Yahveh les promete
poner fin a las maldiciones y derramar abundantemente bendiciones cuando los judíos
muestren su conversión con el pago de los diezmos. El profeta les exhorta a ser generosos con
Dios y a poner su confianza en él, ya que es él quien derrama bendiciones abundantemente, es
el que quiere hacer de Israel otra vez “una tierra de delicias”.

15

Conclusión
Los aportes del análisis estructural y de la lectura sociológica del texto de Malaquías 2.173.21 son importantes para la elaboración de la Teología Bíblica del diezmo. El profeta
anónimo utiliza una estructura concéntrica A-B-A´ a fin de que el lector no pase por alto la
parte central de la estructura, la cual es importante para comprender el mensaje que se
propuso el profeta. Y precisamente el tema central de esta estructura concéntrica es el diezmo.
Primeramente se desarrolla por un lado los aspectos negativos del tema: el fraude en el
diezmo y sus consecuencias. Por otro lado: el llamado a terminar con el fraude pagando los
diezmos y en consecuencia Yahveh bendecirá a Israel abundantemente. El tema del diezmo se
desarrolla en el contexto de dos temas vivenciales, los cuales se desprenden de los extremos
de la estructura concéntrica: el discurso de la retribución de los piadosos y la opresión de los
ricos malvados. Doctrina que es rebatida inmediatamente por Yahveh, y opresión que será
juzgada en el futuro, cuando Yahveh venga a juzgar.
Como se ha visto, el diezmo era una práctica dentro de la historia de Israel. Fue
institucionalizado en la época mosaica con carácter legal, debía de cumplirse. El profeta
actualiza el tema del diezmo desde una situación histórica concreta. La teología bíblica
requiere de la comprensión del contexto histórico desde el cual se actualiza el tema profético,
y en este aspecto la lectura sociológica nos ayuda con su método. El análisis semiótico se
enriquece con la información de la lectura sociológica. Nos ayuda a precisar la situación
económica, las relaciones sociales, el poder y la ideología del texto. Aquí, la pésima situación
económica productiva de toda la nación es por el fraude de ricos y pobres en cuanto al
diezmo. Los que diezman, ricos o pobres deben hacerlo considerando sus relaciones entre
unos a otros, los ricos opresores considerando que serán juzgados, los pobres piadosos
renunciando de sus discursos de retribución que son rechazados por Yahveh. La práctica del
diezmo tampoco es asunto de tener poder político o no, todos son llamados a llevar el diezmo
integro para que haya alimento en la Casa de Yahveh, dice Yahveh Sebaot.

16

Bibliografía
Biblia de Jerusalén. Bilbao: DDB, 1980.
Biblia del Peregrino. Bilbao: Ediciones Mensajero, 1998.
Hebrew Old Testament. London: The British and Foreign Bible Society, 1979
Schökel, L. Alonzo. Profetas. Tomo II, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1987.

17