You are on page 1of 52

Director

:
Antonio Gude.
Revista
Internacional
de AEDRE
N.R 12
SUSCRIPCIONES
EXTRANJERO:
Suscripción anual
(12 ejs.) incluido envío
por V/A AEREA
EUROPA 48$ USA
AMERICA 52$ USA
RESTO
DEL MUNDO 60$ USA
Es imprescindible la re­
cepción del pago para for­
malizar la suscripción.
Colaboradores: A. Adorj án, F. Agterdenbos, A. Cuesta,
J. de l a Vil l a. J. L. Fernández, E. Gufel d, M. l l l escas, F.
Magl i aro, R. Montecatine, P. Mor án, J. S. Morgado, M.
A. Nepomuceno, G. Nesis, J. Ochoa, M. Rivas, Amador
Rodríg uez, A. Romero, F. Urí as.
Diseño Gráfico: T. López.
Foto portada: Gari Kaspa rov (Foto APN).
Opto. de Publicidad:
C/ López de Hoyos. 142- Of. 55, tel . : 4150198,28002
Madrid.
Suscripciones:
Cl López de Hoyos, 142- Of. 55, tel . : 4150198,28002
Madrid.
Fotocom posición:
PEREZ-DIAZ, S. A. e/ Sa nta Leonor, 48, 28017 Madrid.
Fotomecánica:
TECNICOLOR, S. A., e/ Andrés Obispo, 37, 28043 Madrid.
Imprenta:
GREFOL, Polígono 11. La Fuensa nta . Parcel a 1. Mósto­
les ( Madrid) .
Depósito Legal: M-31.658-1987
Distribución:
COEDI S, e/ Val enci a, 245, 08007 Barcel ona.
Precio para Espa ña: 375 ptas. ej empl ar , I . V. A. incluido.
El precio será el mismo para Canarias, Ceuta y Mel i l l a,
incl uyéndose l a sobretasa aérea .
Es una publicación de: EDICIONES ESEUVE, S. A. L.
La Editoria l no se hace responsabl e de l as opiniones
:mitidas por sus col aboradores.
SUMRIO
Editori al . . . . . . . . . . . , . __ , . . . . . . . , . . _,_, . . . . . . . . . . . 3
Actual i dad, ._ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
Un l eón par a Bel fort
Bel for1 o l a oportunidad perdida
Osca
i
Mundial de Ajedrez
Campos, vencedor en León
Campeonato equipos Canarias
El Gambito de Rey alcanza su madurez 27
Una bri llante i dea . . . ¡qué pi erde! . . . . . . . 30
Parti das Eternas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
Curso de Táctica_ . . . . . . . . - . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
Aj edrez por Correspondenci a . . . . . . . . . . . 38
El Cambi o desi gual ( 4) . . . . . . . . . . . . . . . . . -. . 41
Concursos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
Di agramas Perversos . . . . . . . -. . . . . . . . . . . . . . . 48
Los l ectores di cen . . . . . . . . . . . . - . . . . . . . . . . -. . . 49
3
Actualidad
Cp del Mundo: Abslut superordod de Kosorv
UN LEON PAR BELFOIT
Antonio Gude
GRAND-PRIX (2)
1
a Copa del Mundo celebró su
s egundo torneo en Belfort
( Francia), p at rocinado por la
GMA ( Asociación de Grandes
Maestros). Este era el torneo que
había solicitado previamente Bil­
bao y que, como ya informáramos
en su momento, se canceló a últi­
ma hora, es decir, en l a mejor de
las tradiciones nacionales: tarde,
mal y a rastro.
En el seno de una tensión ape­
nas velada, entre anuncios de su­
puesta bancarrota de la FIDE,
con portadas (Revista '64') de pla­
till os y bal anzas, tanto monta y
otros símiles, todo el mundo está
consiguiendo que la GMA y la
FIDE rivalicen en algo en lo que
no tendrían que rivaliar, a saber,
dirigir institucionalmente el aje­
drez, el poder que de ello se deri­
va.
Ambas organizaciones, sin em­
bargo, tienen un espacio de actua­
ción perfectamente definible y que
no es coincidente. La GMA, en
efe
c
to, debiera ser una entidad
gestionaría, dispuesta a montar
torneos, a buscar sponsors para
los mismos y a distribuir entre sus
afi l i ados esos sabrosos dineros,
además de proteger los derechos
profesionales de todos sus miem­
bros. La FIDE, en cambio, se con­
cibió como entidad reguladora y
no tiene por qué ser sino ese árbi­
tro que atiende al control y modi­
fcación de reglamentos, a la pla­
nifcación de ciclos y títulos oficia­
les y a la promoción y difusión del
ajedrez en el mundo. Puede repro­
chársele a la FIDE una carencia
de agresividad y de eficiencia en la
promoción del ajedrez, pero tam­
poco la GMA está moviendo un
dedo en este sentido, porque la
GMA es una entidad empapada
de elitismo desde su misma con-
4
cepción. Creíamos que los jugado­
res de ajedrez eran (que debían
ser) solidarios entre sí, incluso por
inteligencia tribal. Nada más lej os.
Resulta que la primera asociación
de aj edrecistas que se esboza es
aclaratoria en su misma designa­
ci ón: « .. . de grandes maestros».
¿Por qué excluir a maestros inter­
nacionales y otros jugadores que
han hecho del ajedrez su profe­
sión?
En cualquier caso, la rivalidad
entre ambas organizaciones, la ri­
validad real y la añadida por el
morbo de mentes poco positivas,
está resultando perjudicial, cuan­
do no nefasta, para el ajedrez.
Belfort, en defnitiva, asumió
este segundo torneo del circuito
super-profesional y fue la primera
prueba del mismo que vio luchar
juntos a campeón y subcampeón
del mundo.
ACTUACIONES
1
a ciudad del león, como es co­
nocida Belfort por el impo­
nente león de piedra que protege
el castillo de los Vosgos, despertó
a un «león enfurecido» (como dijo
Ronald Cámara), que no dejó tí­
tere con cabeza. Kasparov legiti­
mó, de nuevo, sus poderes, aun­
que sufrió una derrota importante
ante Karpov, que introduj o una
novedad teórica en la Defensa
Grünfeld. La demostración del
campeón fue impresionante: con­
tra los 7 últimos clasificados sumó
6, 5 puntos, y en cinco rondas
(9.a¡ 13.a) realizó una serie «ameri­
cana» de cinco victorias (ante Lju­
boj evic, Beliavsky, Andersson,
Ehlvest y Short), tres de ellas con
negras.
Karpov acusó el correctivo que
le dio Andrei Sokolov en la pri­
mera ronda, pero lo acusó sólo
aritméticamente, porque con su
proverbi al tenacidad jugó con
fuerza, superando a Ehlvest en un
duro codo a codo por el segundo
puesto. Karpov, pues, peleó bien,
pero no pudo seguir el intenso rit­
mo de Kasparov, que s ólo perdió
el liderato en la 8. a ronda, para re­
cuperarlo y mantenerlo con clari­
dad hasta el final.
Ehlvest j ugó un magnífico aje­
drez, inclinando su rey s ólo ante
los dos grandes. Consiguió cinco
victorias muy merecidas y puede
decirse que afianza cada vez más
su posición en la cúspide.
El ajedrez sólido de Ribli adqui­
rió esta vez cotas insospechadas
(¡catorce tablas!), pero demostró
l a efectividad de su enoque, al
compartir el cuarto puesto con
Hübner, Sokolov y Spassky, to­
dos con +l. Un tanto especial fue
el caso de Spassky, que rondó du­
rante todo el torneo los puestos de
cabeza. Con este resultado y su
victoria en Nueva Zelanda parece
apuntar un cierto renacimiento de
su agresividad de otros tiempos.
Short y Speelman decepciona­
ron. Probablemente ambos tenían
sus miras puestas en el match de
Candidatos que a renglón seguido
les enfrentaría.
Ljuboj evic quedó por debajo
del 50% (con -2), pero su estilo l e
j uega estas malas pasadas, y no
puede pedírsele una regularidad
en resultados, por el carácter agre­
sivo y arriesgado que imprime a
todas sus partidas. El empuje del
yugoslavo le lleva a situaci ones di­
fcilmente controlables, pero así es
como ha conseguido magníficos
resultados y éste es s ólo un leve
tropiezo en su brillante carrera.
También con -2 finalizaron An­
dersson, Nogueiras y Beliavsky.
Tres casos de igualdad no equiva­
lente. Para Andersson, un resulta­
do relativamente discreto; bueno
para Nogueiras, con el Elo más
bajo del torneo. Para Beliavsky,
en cambio, un enorme fracaso.
Que el tres veces campeón s oviéti-
Actualidad
D1elo d campeones etr lases ... (dl boltn olcal).
co sól o haya podi do ganar dos
partidas, perdiendo cuatro, es algo
que no tiene precedente en su tra­
yectoria, por muy fuerte que haya
sido la oposición en Belfort. El
ucraniano se recuperará, sin duda,
pero se diría que está falto de ideas
y deberá rebuscar en su tarro de
esenci as, lo que probablemente
hará en el Campeonato de la
URSS, que en el momento de re­
dactar estas líneas se disputa en
Moscú.
Los tres «mosqueteros» que
compart i e r on el farol i l l o roj o
(Hj artarson, Yusupov y Timman)
no tienen motivos para estar con­
tentos, como no sea por haber per­
mitido que algunos de sus colegas
se luciesen a expensas suyas. Cier­
tamente, si l o de Beliavsky fue un
duro revés, l o de Timman hay que
caliicarlo de auténtica catástrofe:
hace unos meses se le comparaba
con Fischer (l éase Linares 88) , y
se rifaba su nombre como única
oposición lícita para el dúo K/ K,
y ahora abrimos los oj os para leer
su nombre en el último lugar de la
tabla. ¿Qué le ha pasado a Tim­
man? Probablemente, tres cosas:
a) que no es tan bueno como para
rozar al temible tándem soviético;
b) que está s obrecargado de tor­
neos; e) que la Copa del Mundo
se le está atragantando, pues en
Bruselas tampoco l o hizo bien (allí
fue 12.º).
UN BREVE BALANCE
1
elfort no pas ará a la historia
como un torneo combativo:
73 tablas, de 120 partidas, signifi­
ca un 64,2% de nulas, muchas de
ellas «de sal ón», cuestionan técni­
camente el montaje del Grand­
Prix, ya que la mayoría de sus par­
ticipantes están mostrando excesi­
vo respeto unos por otros.
Kasparov se llevó la palma en
cuanto al mayor número de victo­
rias (9), mientras que Timman;
con 7 derrotas, fue quien inclinó
su rey en más ocasiones. Ribli fue
el rey de l as tablas (14), seguido de
Spassky y Speelman, con 12 cada
uno.
En el plano teórico s e produje­
ron interesantes novedades en las
defensas Caro-Kann y Grünfeld,
afirmándose ésta última como la
defensa de moda contra l. d4.
En resumen, los grandes tor­
neos no siempre son grandes. Es­
peremos que la lucha por los pun­
tos Grand-Prix se agudice al lle­
gar a Barcelona que, estamos se­
guros, organizará un torneo a la
altura de su prestigio de ciudad se­
ñorial y abierta a Europa.
Entre paréntesis, el lector que­
rrá saber que Kasparov pellizcó
20.000 dól ares y Karpov 15.000.
TORNEO PENDIEN
D L CA DL MUND
RA (lnl)
01-10-88- 26-10-88
BI(ñ)
01-04-89- 27-04-89
Rl (l)
01-06-89- 27-06-89
S ()
10-08-89 - 04-09-89
5
6
Actualidad
BELFORT O L
OPORTUNIDAD
PERDIDA
Fernando Urías
P
ara los aficionados españo­
les el supertorneo de Bel­
fort, segunda de las seis
pruebas de que consta la Copa �el
Mundo, auspiciada por la Asocia­
c i ó n d e Gr a n d e s Ma e s t r o s
(GMA) , quedará en el recuerdo
como la oportunidad perdida. De
haber seguido los acontecimientos
su curso programado y anunciado
por l a plana mayor de la GMA,
este evento debería haberse cele­
brado en Bilbao, ciudad a la que
en su momento se le adjudicó sede
defnitiva, pero que icomprensi­
blemente y gracias a un cúmulo de
desatinos -cuya responsabilidad
última debe achacarse a su Alcal­
de- se vio en la triste necesidad
de renunciar a su organización,
arrastrando tras de sí el ridículo
internacional y l a lesión de intere­
ses de terceros, como la vecina
San Sebastián, que no pudo ha­
cerse con el torneo en parte debi­
do al celoso secreto con el que Bil­
bao rodeó su fracaso, en parte de­
bido a l a lentitud de los directivos
donos t i arras, que aquí fueron
poco maquiavélicos y d

masiado
confiados, y en parte debido, tam­
bién, a la sagacidad con la
.
que la
Federación Francesa de Aedrez,
muy al tanto de Jos rumores que
apuntaban a una renuncia in ex­
tremís de Bilbao, inmediatamente
contactó con la GMA por medio
de Michel Fisquet, llegando a un
acuerdo verbal con el GM Kava­
lek Director técnico de la Asocia-
'
ción.
DOLARES PARA
LA GMA
_ onviene recordar cuáles son
los pasos necesarios para ha­
cerse con una prueba de la Copa
del Mundo, principalente en lo
relativo al tema económico, talón
de Aquiles de los organizadores
bilbaínos. Como se sabe, el total
de premios de cada torneo del
Grand Prix asciende a 200.000 dó­
lares, la mitad de Jos cuales deben
depositarse antes de su inicio y el
resto a la conclusión del torneo.
No existen fij os para ninguno de
l os participantes; y a la organiza­
ción corresponden los otros gastos
relativos al transporte de los aje­
drecistas, aloj amiento y manuten­
ción. Todo Jo anterior permite su­
poner que los costos finales osci­
lan entre los 35 y Jos 40 millones
de pesetas. A las cantidades men­
cionadas deben añadirse 10.000
dól ares, no recuperables, como
fi anza, que Bilbao j amás llegó
.
a
depositar, a pesar de los requen­
mientos y de la paciente espera de
la GMA. Meses después de la de­
bacle, todavía se echa en falta una
nota oficial del Ayuntamiento bil­
baí no o de Jos organismos depor­
tivos pertinentes, en concreto del
Instituto Municipal de Deportes .
La excusa según la cual s e solicitó
la sede para Bilbao, en la confian­
za de que tarde o temprano apa­
recería un sponsor lo suficiente­
mente generoso como para hacer­
se cargo del millonario presupues­
to suena a burda broma, compa­
ra-le a la pretensión de un arqui­
tecto surrealista empeñado en de­
mostrar que es posible edificar
una casa comenzando por el tej a­
do.
Como fuere, con San Sebastián
a las puertas de un supertorneo y
Kavalek comprometi do verbal­
mente, la ciudad francesa de Bel­
fort se aseguró la prueba y la par­
te de gloria correspondiente. Y los
galos, maestros en el arte de sedu­
cir, pretendieron -aunque se ha-
Actualidad
8e|f6d88 [f6pcæ|Neo462)
yan quedado a mitad del cami­
no- darle al evento el bombo y
platillo merecidos. Materia prima
ajena no faltaba, desde luego. De
una parte, l a presencia de los ce­
lebérrimos Gari Kasparov y Ana­
toli Karpov, con el recuerdo fres­
co de su disputa en Amsterdam
-en el cuadrangular que reunió a
los dos soviéticos, Timman y Van
der Wiel- y donde el campeón
mundial le endosó dos derrotas
polémicas a quien va camino de
converti rse en eterno subcam­
peón, Karpov; y de otra, la pre­
sencia de nuestras dos siempre vi­
vas esperanzas occidentales contra
el predominio soviético, el j oven
inglés Nigel Short y el holandés
volador Jan Timman.
MASS MEDIA A GOGO
1
or lo demás, no hay que ol­
vidar que Belfort, junto con
la prueba que se dispute en Sue­
cia serán l as dos únicas sedes que
cuenten con Gari y Tolia. Atracti­
vo j amás cuesti onable que animó
a los organizadores del segundo
torneo de la W orld Cup a sacar a
la palestra toda la potencialidad
disponible de los media: la TFl ,
principal canal francés de televi­
sión, perenne en la sala de juego
desde el 27 de j unio al 3 de j ulio,
un programa di ario en «Minuit
Sports» y conexiones con los pro-
gramas «Sacrée Soirée» y «A la
Folie», amén de un resumen de la
j ornada en el matinal «Bonjour, la
. France». Todo esto al unísono que
una desastrosa sala de prensa lu­
cía su incapacidad para difundir
internacionalmente la virtudes de
tan magno evento, y de cuyas de­
sastrosas consecuencias se han po­
dido benefciar cuantas publica­
ciones no destacaron en Belfort
enviados especiales, circunstancia
que debe corregir cuanto antes la
G MA, pues suyo es el circo y a ella
corresponde el alquilárselo a orga­
nizaciones serias y competentes.
PARTIDAS
COMENTADAS
O TI MMAN
e KASPAROV
Defensa Grünfeld
1 . d4 lf6 2. c4 g6 3. lc3
d5 4. 1 f4 .g7 5. e3
Interesante era 5. l el dc4 6. e4
c5 7. dc5 'a5 8. ,xc4 00 9. e5!?
(novedad teórica), como se jugó
e n l a p art i da Porti schjNunn
( Match 1 987) y donde se impuso
el blanco.
5 . . . . c5
Después de 5 . . . . 00 6. cd5 lxd5
7. lxd5 'xd5 8. ic7, el negro
dispone de varias posibilidades:
1 ) 8 . . .. la6 9 . .xa6 ba610. lf3
.f5 1 1 . 00! lfc8 1 2. lcl 'b7
1 3 . .e5! 'xb2 1 4. _xg7 rxg7
1 5 . ' d2, con ligera ventaja de las
blancas; 2) 8 . .. . lc6 9. le2!
.g4 1 0. f3 ; ac8 1 1 . lc31e6 1 2.
.f4 .d4 1 3. fg4 g5 1 4 . .g5 l fd8
1 5. 'c 1 ! ,xc3 1 6. bc3 'e4?
('g4) 1 7. rf2 ld5 1 8. h4 lcd8
1 9. rg1 le5 20 . .e2, con venta­
ja decisiva.
6. dc5 'a5 7. 'a4+
Jugada que se ha puesto de
moda. En el match de 1 986 entre
Kasparov y Karpov, disputado en
Londres y Leningrado, se jugó 7.
Icl le4 8. cd5 lxc3 9. 'd2
'x a2 10. bc3, ó 7. l el dc4 8.
,x c4 00 9. lf3 'c5 1 0. ib3
lc6 1 1 . 00 'a5 (según Boles­
lavsky, 1 1 . . . . 'h5 conduce a la
igualdad) 12. h3, y el blanco tiene
ligera ventaj a, pero la práctica ma­
gistral ha demostrado que con un
juego exacto el negro no tiene pro­
blemas para empatar.
7 . . . . 'xa4 8. txa4 00
(Ver di ag. si gui ente)
Importante novedad teórica. El
negro tenía varias posibilidades
muy interesantes: a) 8 . . . . la6 9.
cd5 lx d5 1 0 . .b5+ .d7 1 1 .
,xd7+ (si 1 1 . c6? ,xc6 1 2. ,xc6+
bc6 13 . .g3 l b6! 14. lc3 000 1 5.
lge2 lb4 1 6. 00 ld2, con ven-
7
Actualidad
El ramp, ron svs aarones, rndira sv fr de marl (de boletn olral).
taj a negra, como en la partida Nie­
ves Garcíaj Bofill, Campeonato de
España po r equipos, Monzón
1987) 11. . . . wxd7 12. 000 wc6 13.
lf3! lx c5 14 . .e5! lx a4 15.
J. x g7, con ventaj a blanca, según
el Gran Maestro W. Schmidt;
b) 8. . .. le4 (considerada ahora
la variante principal) 9. f3 (9. cd5
.d7 10. f3 traspone, y 9. ix b8
.d7 10. f3 ,xa4 11. fe4 dc4! 12.
.c7! lc8 13 . .g3 .b2 14. lbl
c3 15 . .d3 Ic5 1 6. le2 c2, con
ligera ventaj a negra, como en la
partida Bohm/ Timman, Cto. de
Holanda 1983) 9 . . . .. .d7 1 0. fe4
8
ix a4 11. cd5 ix b2 12. lb1
.c3+ 13. Wf2 ld7 1 4. lcl lc5
15. Wf! . b4 16. l c4 a5 (en el re­
ciente cuadrangular de Holanda, a
4 vueltas, entre Kasparov, Kar­
pov, Timman y Van der Wiel, en
una de las partidas Kasparov le
jugó a Timman 16 . . . . i b5! 1 7.
l >b4 ,xfl 1 8. le2 ix e2 1 9.
W >e2 f5! -novedad que mej ora l a
línea 19 . . . . l c8 20. lc1 Wd7 21.
ie5! ld8 22. id4, con ventaj a
blanca- 20. ef5 gf5 21 . ld1 ld8
22. Wf3 l g8 23. ie5 l d7 24.
l h4 e6 25. l e l l >d5 26. id4
le4 27. l c8+ l d8 28. l >d8
W>d8 29. g4 ld2+ 30. We2 le4
3 1 . Wf3 ld2+ 32. We2 le4 33.
gf5 ef5 34. Wf3 lg5+ 35. Wf4
le6+, con igualdad) 1 7. a3 .d1 +
1 8 . .e2 ixe2+ 19. lxe2 Jxa3
20. Í b1 ! ld3 21 . Í xb7 id6 22.
ld4 a4 23. lc6!? a3, como en la
part i da Novi kovjW. Schmidt,
Poznan 1 987, donde con 24. i>d6
ed6 25. l b1 el blanco quedaba
mej or. Novikov jugó 24. e5?! a2
25. ed6 00! y quedó inferior.
9. lf3
Parece interesante 9. lc3!?, y si
9. ie5 .d7 10. lc3 ( 10. b3 ix a4
1 1 . ba4 l bd7, con ventaj a negra)
10 . . .. dc4 (si 1 0 . .. . lc6 11. .xf6
y 12. lxd5, con ventaja) 1 1 . .xc4
lc6 12. lf3 (si 12. J. xf6 i xf6
1 3 . lge2 l ac8 ó 1 3 . . . . le5, y las
negras están bien) 1 2 . . . . : ac8!,
con las amenazas lxe5 y la5,
quedando bien las negras.
9 . . . . le4 1 O . .es
10. cd5 id7 11. .d3 _xa4 12.
ix e4 ld7! (es malo 12 . . . . J.x b2
1 3 . l b1 ic3+ 1 4. We2 ld7 1 5.
l hc 1 , con ventaj a negra). No vale
1 3 . lc l , por 1 3 . . . . ixb2 1 4. lc4
ib5 15. lc2 .a3, con las fuer­
tes amenazas lxc5 ó i b4+ .
1 O . . . . .d7 1 1 . lc3 lxc3
1 2. bc3
Si 12 . .x c3, 12 . . . . i>c3+ 1 3 .
bc3 dc4 1 4. ¡b 1 ( 1 4. ixc4 :c8)
1 4 . . . . la6 1 5. ¡¡xb7 lxc5 16.
lb4 f¡ fc8 1 7. ixc4 a5 1 8. lbl
le4, con buena posición, al no ser
posible 1 6. id5? por 1 6 . . . . lxc3.
1 2 . . . . dc4 13. ixc4
1 3 . n b 1 la6 1 4. J xb7 lxc5
1 5 . l b4 l fc8 1 6. i xc4 a5 y le4.
13 . ... l eS 14. id4
N o vedad teórica, respecto a la
partida del cuadrangular de Ho­
landa 1 988, en cuya última ronda
j ugó Timman 1 4. id5 lc6 1 5 .
ix c 6 l x c6 ( 1 5 . . . . lxc6 1 6.
ixg7
\
xg7 1 7. l  b 1 lc7, con
igualdad) 1 6. J.xg7 'xg7 1 7.
l b l :c7! 1 8. ld4! la6 1 9. c6
b6 20. f4 l b8 2 1 . n b4 lc6 22.
l c4 lac8 23. lb5 ! lid7 24.
ld4 n c7 y tablas por repetición.
14 .... e5!
Fuerte j ugada que refuta la idea
del blanco. El negro dispone aho­
ra de un cómodo juego, con posi­
bilidades.
15. ixe5
Actualidad
Si 1 5 . lxe5 ixe5 1 6. ixe5
l xc5 1 7. ixb8 l  xb8 18. ib3
l c3 19. 'd2 l c6! (19 . . . . l c5
20. l acl l g5 (l  f5) 2 1 . l c7
l d8 22. 'e 1 ó 1 9 . . . . l bc8 20.
:¡hcl n x c 1 2 1 . n x c1 n x cJ 22 .
.xci, con igualdad) 20. l  hc l
l d8 2 1 . \
e 1 y en esta posición
la negras tienen la iniciativa, ade­
más de mej or final, al tener mayo-
ría de peones en el flanco más ale- Prefiero 1 8 . 'd2, seguido de
j ado de los reyes.
n hc l .
15 . . .. n xc5 16. ixg 7 .xg 7 18 . . .. la6! 19. le5 ie8
1 7. ib3 nxc3 18. 00 20. id5 l c 7! 21. l ab 1 lc5
Poco a poco Kasparov ha con­
solidado su posición y ahora tiene
buenas perspectivas.
22.e4
9
Actualidad
f|os|f|tot|óootteo|de|6tood-Pt|z
Timman no puede jugar pasivo
y avanza su mayoría de peones.
22 . . . . l:d8 23. : fc1 E deS
La columna es para las negras .
24. g4?!
Amenaza g5, asegurándose la
casilla e5 para el caballo, pero de­
bilit a l a importante casilla f4,
creando un 'hole'.
24 . . . . f6 25. lf3 b6
Con esta jugada las negras ya
están dispuestas a tomar la inicia­
tiva. El blanco carece de contra­
JUego.
26. ld4 id7 27. f3 ld3
28. i xc7 l:xc7 29. l d 1 lf4
30 . .12 .ta 31 . .b3
Intentando consolidarse, ya que
si 3 1 . .e3 l xd5 32. ed5 : c4 (32.
. • . : c5 33. l b3 ó 32 . . . . .e7??
33. d6+! .xd6 34. lb5+ ganan­
do), con idea de l a4 y las negras
tendrían ventaj a, ya que torre y al­
fil son superiores a torre y caballo
en este final.
10
31 . . . . .e7 32. le2
32 . .e3 es más natural.
32 . . . . lxe2 33 . .xe2 l:c3!
Timman está totalmente inmo­
vilizado. Se amenaza 34 . . . . a5 ó
34 . . . . g5. Kasparov tiene gran ven­
taj a.
34. h4 h6 35. e5?
En apuros de tiempo, las blan­
cas intentan una jugada activa que
la supone pérdida de material . De
todas maneras, la posición era
muy mala.
35 . . . . .b5+! 36 . .f2 fe5
37. lid5 lic5 38. Jxc5 bc5
39. g5
En l os finales de alfiles del mis­
mo color hay que fijar los peones
en el color contrario, si no 39 . . . .
g5 sería muy fuerte.
39 . . . . hg5 40. hg5 .d3 41.
ig8? i f 5 42 . .b3 .e6 43.
.c2 .xa2 44. ixg6 a5 45.
.e3 a4
Las blancas abandonaron ( 0: 1 ).
No hay ninguna posibilidad, si 46.
f4 ef4 47 . .xf4 a3 48. We5 if7
49. ibl a2 50. _xa2 ix a2 y 5 1 .
. . . .d7, 5 2 . . . . .c6, ganando. Si
46 . .d2 .d5 47 . .c3 a3 48 . .h7
a2 49 . .b2 ib3 ! 50 . .al c4 5 1 .
.g8 .f8 5 2 . .d5 .g7 y l a ame­
naza .g6 gana inmediatamente.
En la última posición, aunque el
peón estuviera en g6 no habría de­
fensa. 52. id5 .g7 53. if .f6,
con Zugzwang.
Comentarios:
GM José Luis Fernández.
O BELIAVSKY
e KASPAROV
Defensa Grünfeld
En la antología «El desarrollo
del estilo aj edrecístico» el Dr.
Euwe enfatiza en que Alekhine
«alcanzó el ápice gracias a un de­
purado sentido posicional, junto a
una fuerte inclinación al ataque
propiciada por su raro talento
combinativO>). Ese perfil se ajusta
a las mil maravillas, al del j oven
Gari Kasparov, como lo evidencia
la siguiente partida. Además de un
extraordinario medio juego, este
combate tiene gran interés teórico
para elucidar una aguda variante
de la Defensa Grünfeld. Fue dis­
putada en la 1 U ronda y la vícti­
ma fue el actual campeón soviéti­
co, Alexander Beliavsky.
1. d4 lf6 2. c4 g6 3. lc3
d5!
A partir del 3. e r match con
Karpov, por el campeonato mun­
dial, Kasparov comenzó a adop­
tar la Defensa Grünfeld con regu­
laridad, y desde entonces ocupa
un lugar destacado en su reperto­
rio.
4. lf3 .g7 5. �b3 dc4 6.
�xc4 00 7. e4 la6
Conocida como variante Prins,
en homenaje a su introductor en·
la práctica magistral, esta conti­
nuación es la predilecta de Kaspa­
rov. Su objetivo es apoyar el avan-
ce . . . eS, a fin de minar el centro.
Su inconveniente es que el caballo
dama queda situado en un extre­
mo del tablero.
8. ie2 eS 9. dS
La experiencia demuestra que
tras 9. dc5?! .e6 1 0. �b5 l c8 1 1 .
c6 l x c6 1 2. 00 �c7, las negras
c o n s i g u e n b u e n j u e g o
(Kmoch/ Prins, Amsterdam 1 940) .
9 . . . . e6 1 0 . .gS
La continuación má tranquila
1 0. 00 fue adoptada por Beliavsky
contra el propio Kasparov, en el
«match de l as generaciones», en
Moscú, mayo de 1 987. La j ugada
textual forma parte de un ambi­
cioso pl an de ataque, concebido
por los teóricos alemanes hacia
1 960.
1 0 . . . . edS
Anteri ormente· se ha ensayado
1 O . . . . h6 1 1 . . x f6 _ xf6 12. e5 ed5
1 3 . txd5 _g7 1 4. 000 \h8 1 5 .
tf4 �a5 1 6. a3 tc7 1 7. th4
te6 1 8 . thxg6+! , con superiori­
dad bl anca ( Uhl mannj Szabo,
Buenos Aires 1 960) .
1 1 . txdS .e6 1 2. 000?!
Esta posición es similar a la
mencionada en la partida Uhl­
mann/ Szabo. Hay, sin embargo,
una diferencia fundamental: en
este caso las blancas no dispon­
drán de su parej a de caballos para
hacer travesuras . . . En un análisis
de S mysl o v e n S HAJMATY
URSS (mayo 86) se menciona en
este momento l a secuencia 1 2.
ld l �a5+ 1 3. .d2 ,xd5 1 4. ed5
�b6 15 . .c3 lad8 1 6. 00 tb4,
con equilibrio dinámico.
1 2 . . . . �xdS! 1 3. l xdS �b6
1 4. ixf6 �xf6 1S. eS �fS 1 6.
.d3 �eS! 1 7. ld 1 bS!
(Ver di ag . si gui ente)
Como diría Bronstein, «esta j u­
gada modifica súbitamente el ca­
rácter de la lucha y la aguj a del ba-
Actualidad
rómetro aj edrecístico se mueve
para vaticinar tempestad». Está
claro que 1 8 . �x b5? sería castiga­
do con 18 . . . . tc7.
1 8. �h4 tb4! 1 9. ixg6!
Ante l a posibilidad de perder la
iniciativa, Beliavsky decide lanzar
una «guerra relámpago», ¡ aun a
costa del sacrifici o de una pieza!
1 9 . . . . fg6
Hubiera sido un desastre 1 9 . . . .
hg6? por 20. lg5 l d7! y las blan­
cas podrían pregonar su victoria.
20. ld7!
La amenaza es, simplemente,
2 1 . �e7, con triunfo inmediato.
20 . . . . �ea 21 . le7!
No sólo atacando a la dama,
sino que se amenaza l l d7! , do­
blando torres en séptima, de modo
que todo parece indicar que Kas­
parov se encuentra en un callejón
sin salida y que está a punto de re­
conocer su derrota.
21 . . . . ih6+!
Con todo, el j oven campeón te­
nía en cartera una solución para
sus problemas: de esta forma ini­
cia un inspirado contraataque.
22. \b1 ld8! !
¡ Como e n una orgía d e fuegos
artifici ales ! Esta espléndida y sor­
prendente continuación invierte
todo el proceso y, a partir de aho­
ra, serán las blancas quienes expe­
rimenten una fuerte sofocación . . .
23. 1 d6!
Con este desplazamiento de to­
rre, Beli avsky parece haber resuel­
to todas sus dificultades. Nótese
que a 23 . l e 1 seguiría 23. . . .
�c6 ! , y s i 24. �x h6? podría pro­
ducirse el gracioso remate 24. . . .
ld l + ! ! 25. l x dl �e4+ 26. 'al
tc2+ 27. 'bl ta3+ 28. 'al
�bl +! 29. l xbl lc2++.
23 . . . . �e6! !
Esta inesperada y efectiva j uga­
da constituye un magnífico broche
de la reacción de Kasparov.
24. a3
Imposibilitado de capturar l a
dama, en vista del mate en d 1 , y
el alfil a causa del mate ahogado
(24. �xh6?? �e4+ 25. \a l tc2+,
JI
etc. ) el campeón soviético quiere
expulsar de su reducto al caballo,
que se convirtió -quién lo diría­
en la pieza más incómoda de las
negras.
24 . . . . .xd6 25. ed6 �xd6
26. ab4 eb4! 27. �e4 b3!
Las blancas abandonaron (0: 1 ) .
Después de 28. �e6+ �xe6 29.
:¡xe6 : c8 ! 30. : e l 1 c2! 3 1 . : fl
ig7! y l as negras ganarían, sin
mayores dificultades.
Comentarios: Ronald Cámara.
O BELI AVSKY
e TI MMAN
Defensa Pi re/Ufimtsev
1 . d4 d6 2. e4 lf6 3. le3
g6
Se entra así, por inversión, e n la
Defensa Pirc/ Ufimtsev.
4. f4
El llamado Ataque Austríaco:
una formación similar a la varian­
te de los cuatro peones contra la
India de Rey, con l a diferencia de
que el peón 'e' ha quedado inmo­
vilizado, detrás del caball o dama.
4 . . . . ig7 5 . lf3 e5 6.
.b5+ id7 7. e 5 lg4 S. e6
fe6! ?
Esto parece una novedad teóri­
ca. Lo normal en esta variante es
8 . . . . ,xb5 9. ef7+ \d7 1 0. lxb5
�a5+ 1 1 . lc3 cd4 1 2 . lx d4
ixd4 1 3. �xd4 lc6 1 4. �c4
�b6 1 5 . �e2 (Timmanfvan Wij­
gerden, Campeonato de Holanda,
1 983), con posición complicada,
tendente a la igualdad.
En la partida O 1 1 / M. Gurevich
(Tallinn 1 987), las negras j ugaron
12 . . . . h5!?, a lo que siguió 1 3 . h3
lc6 1 4 . le 2 lh6 1 5 . ie3
: af8 ! ? (novedad) 1 6. �d3 lf5
17 . .f2 if 1 8 . 000 h4! y las ne­
gras acabaron imponiéndose, en
34 jugadas.
(Ver di ag . si gui ente)
9. lg5 ixb5 1 O. lxb5
12
Actualidad
Aquí era interesante 1 0. lxe6! ?
1 O . . . . �a5+ 1 1 . e3 �xb5
1 2. txe6
Con la evidente recuperación de
la pieza se diría que las blancas tie­
nen todos los pronunciamientos a
su favor, pero esto es sólo aparen­
te.
1 2 . . . . la6 1 3. �xg4
No conducía a nada 1 3 . lxg7+
Wf 1 4. �x g4 \xg7.
1 3 . . . . . f6 1 4. d5 �d3!
Poniendo el dedo en la llaga:
esta penetración fuerza simplifica­
ciones y un final favorable a las
negras.
1 5. �d 1 �xd 1 + 1 6. \xd 1
h5 1 7. g3 Wd7 1 S. \e2
Estamos ya en un final, en el
que las blancas no podrán soste­
ner su caballo de e6.
1 S . . . . le7 1 9. txe7 \xe7
20. l e1 Wd7 21 . .d2 iagS
22. h4 b5 23. a4 b4!
U na interesante mani obra de
contrajuego.
24. eb4 eb4 25. ixb4 :¡eS+
26 . .e3 ie5 27. iad1 :¡bs
2S. : e3 : b4!
Las negras presi onan sobre to­
dos los puntos sensibles de la po­
sición enemiga: d5, b2, c3 y, aho­
ra, a4.
29. : de1 a5 30. :¡1 e2 : d4
31 . \b1 :dxd5 31 . ixf6 ef6
33. ie6
33 . . . . ¡¡es!
U na j ugada precisa de i ntercep­
ción, para eliminar una t orre por
bando y conseguir posición gana­
dora.
34. fe5 wxe6 35. ef6+ \xf6
36. ie3 d5 37. b3 \f5
El rey negro es muy activo y,
j unto con el pasado peón ' d', será
el factor que incline decisivamen­
te la balanza.
3S. \b2 d4 39. i eS d3 40.
idS \e4 41 . :¡d6 ld5 ( 0: 1 )
Comentarios: A. Gude.
SELECCION DE
PARTIDAS
O KASPAROV
e NOGUEI RAS
Gambi to de Dama
1 . e4 e6 2. lf3 d5 3. d4
lf6 4 . .g5 de4 5 . le3 a6 6.
a4 .b4 7. e3 e5 S. _xe4 ed4
9. ed4 le6 1 0. 00 00 1 1 .
ie1 .e7 1 2. ie1 h6 1 3 . .f4
.d7 1 4. le5 :eS 1 5. txd7
�xd7 1 6. d5 ed5 1 7. txd5
lx d 5 1 S . _xd 5 .g5 1 9 .
ixgS hg5
••• •••
^A^�×AW
4²�ø ^ ´
• ^>^ 4
�× « ² ²
• • • •
� ��
• UDD

� �
�'� �
Actualidad
El ver1no no rsefG el dur eom61f del 1 6er. K1rv, m1nos 1 11 o6r1(d los 6olefnes).
20. h4 � fd8 21 . hg5 �f5
22. lc5 g6 23. �b3 l b8 24.
�c4 � ea 25. � xe8+ E xea
26. ixc6 le1 + 27. �h2 �xf2
28 . . f3 �g 1 + 29. �g3 ( 1 : 0)
O S PASSKY
e HJARTARSON
Defensa Si ci l i ana
1 . e4 c5 2. llc3 llc6 3. g3
g6 4 . .g2 ig7 5 . d3 e6 6 .
.e3 lld4 7. lce2 b6 8 . ixd4
cd4 9. e5 E b8 1 O. f4 f6 1 1 .
llf3 f e5 1 2 . fe5 �c7 1 3.
llexd4 .xe5 1 4. �e2 ixd4
1 5. lxd4 �c5 1 6. llb3 �g5
1 7. 00 le7 1 8. l ae1 E f8 1 9.
ld2 l xf1 + 20. E xf1 llf5 21 .
lc4 �e7 22. g4 b5 23. gf5
bc4
(Ver di ag . si gui ente)
24. �e5 E a8 ( 1 : 0) .
O SOKOLOV
e KARPOV
Defensa Caro-Kann
1 . e4 c6 2. d4 d5 3. td2
de4 4. txe4 lld7 5 . tg 5
tgf6 6 . id3 e 6 7. t1 f3 .d6
8. �e2 h6 9. te4 txe4 1 O.
�xe4 tf 6 1 1 . �e2 b6 1 2.
.d2 .b7 1 3. 000 �c7 1 4.
E he1 000 1 5. ia6 .xa6 1 6.
�xa6+ �b8 1 7. �e2 td5 1 8.
c4 tf4 1 9. �f1 tg6 20. g3
.e7 21 . h4 h5 22. �e2 E d7
23. ig5 i f6 24. ¡ d2 :¡hd8
25. led 1 �b7 26. �b 1 �a8
27. a3 �aS 28. ixf6 gf6 29.
te1 te7 30. tc2 b5 31 .
tb4 �b7
(Ver di ag . si gui ente)
32. d5 cd5 33. cb5 l c8 34.
�xh5 tg6 35. �e2 te5 36.
b3 E dc7 37. � c2 l xc2 38.
lxc2 a6 39. lld4 ab5 40.
txb5 �b6 41 . a4 �c5 42.
�d2 tf3 43. �c1 �xc1 + 44.
� xc1 E d8 45. l c7 d4 46.
l xf7 d3 47. �c 1 d2+ 48.
�d 1 ld3 49. tc7+ �b8 50.
lla6+ �a8 5 1 . tc7+ �b8 52.
lxe6 l xb3 53. l f8+ �a7 54.
ld8 lb1 + 55. �e2 �e1 + 56.
�xf3 d1 �+ 57. l xd 1 l xd1
58. �f4 lf1 59. f3 �b6 60.
lg7 �c6 61 . th5 �d6
(Ver di ag . si guiente)
62. txf6 (S) �e7 63. th5
�f7 64. g4 �g6 65. tg3
13
• • • •
• • • •
  � �
� -  
• • • ø´


  � � D
• • •"´
ø « û ø�
• • •••
� a 1 6 6 . h S+ <f7 67. g S
� xa4+ 6S. <fS � aS+ 69. <g4
� a4+ 70. f4 � b4 71 . lfS
� b1 72. h6 � g 1 + 73. <hS
� f1 74. ld6+ <e6 7S. <g6
(1 : 0) .
O EHLVEST
e SPEELMAN
Defensa I ndi a de Rey
1 . lf3 g6 2. d4 .g7 3. e4
d6 4. g3 eS S. ig2 te6 6. dS
laS 7. 00 a6 S. �d3 bS 9.
ebS abS 1 O. �xbS+ id7 1 1 .
�d3 lf6 1 2. lfd2 00 1 3.
te3 �es 1 4. � b1 ih3 1 S.
tde4 txe4 1 6. fxe4 ,xg2
1 7. <xg2 �a6 1 S. b4 le4
1 9. beS �xa2 20. i f4 � a3
21 . �d 1 deS 22. � b7 lb2
23. �d2 e4 24. �b4 e3 2S.
� xe7 e2
• • •••
  � . � ..
�   �--
ø ø ø..ø
• • !:• •
M «·� •


�   D
VÆA×1��1
• • • Vø
26. d6 � b3 27. �es la4
2S. �e6 � b1 29. � e1 � xe1
30. ,xe1 �b1 31 . if4 lb6
32. � e7 �b3 33. � b7 id4
34. � e7 �e6 3S. �xe2 ldS
36. ih6 fxe7 37. ixfS leS
3S . .e7 fS (1 : 0) .
O NOGUEI RAS
e KARPOV
Gambi to de Dama
1 . d4 dS 2. e4 de4 3. lf3
tf6 4. e3 e6 S. _xe4 eS 6 .
14
Actualidad
�e2 a6 7. deS ixeS S. 00
�e7 9 . tbd2 le6 1 0. a3
.d6 1 1 . b4 lg4 1 2. h3 lgeS
1 3. ib2 00 1 4. � ae1 .d7
1 S. � fd1 � fdS 1 6. te4 txe4
1 7. �xe4 ie7 1 S. �e3 f6 1 9.
�e4 <hS 20. leS ,xeS 2 1 .
�xeS � aeS 2 2 . ld 2 e S 23.
le4 .e6 24. � xdS � xdS 2S.
a4 idS 26. le3 igS 27. bS
�aS 2S. le4 abS 29. abS
� dS 30. �a3 � xbS 31 . ld6
� b3 32. �xas fxas 33. � eS
hS 34. ie1 � b1 3S. <h2
tb3 36 . .a3 ld2 37. <g3
bS 3S. � bS � b3 39 . .eS
<h7 40. f3 � b2
4 1 . � b7 lf 1 + 42 . <h4
� xg2 43. leS ld2 (0: 1 ) .
(Después de 3 9 . . . . <h7! las
blancas no pueden tomar el peón
b5, a causa del j aque en e4, ganan­
do pieza. Con 40. f3 paran este j a­
que y amenazan de nuevo el peón,
pero Karpov encuentra una refi­
nada réplica para defenderlo indi­
rectamente. Si 41 . fxb5, 4 1 . . . .
ff1 + 42. <h4 g5+ 43. <xh5 .f7+
44. <g4 ie6+ 45. <h5 lg3++, y
si 4 1 . � xb5 4 1 . . . . lfl + 42. <h4
g5+ 43 . < xh5 � xb5 44. � xb5
.e6! ! , la magnífica clave de toda
la combinación, que amenaza el
imparable mate 45 . . . . tg3++) .
O HJARTARSON
e B ELIAVSKY
Apertura Español a
1 . e4 eS 2. tf3te6 3. ibS
a6 4 . .a4 lf6 S. 00 ie7 6.
� e1 bS 7. ib3 d6 S . e 3 00 9.
h 3 lbS 1 0. d4 lbd7 1 1 .
lbd2 .b7 1 2 . .e2 l eS 1 3.
b4 . fS 1 4. a4 l b6 1 S. aS
lbd7 1 6. ib2 � bS 1 7. � b1
.aS 1 S . .a 1 h6 1 9. deS deS
20. e4 eS 21 . ebS a bS 22 .
�e2 .e6 23. beS 1xaS 24.
lb3 �e7 2S. 1e3 I aS 26.
id3 � a4 27. lfd2 'h7 2S.
� be1 lgS 29. h4 'e6 30.
� e2 tf6 31 . g3 I dS 32.
ib2 �d7 33. i f 1 lxe4 34 .
.g2 ld4 3S. ixd4 lxd2 36 .
,xes ,xg2 37. � xd2 �h3
3S. f3 � xd2 39. fxd2 � a2
40. � e2 �h 1 + 41 . <f2
• • •••
ø û ø..W
    -
m m •
� � �
-� � �
´ ´ ´ �
• • �
    G �
�V � � .. 
• • • »W
4 1 . . . . � xd 2 42 . �x d 2
ixeS+ (0: 1 ) .
O EHLVEST
e HJARTARSON
Apertura Español a
1 . e4 eS 2. lf3 le6 3. ibS
a6 4 . .a4 lf6 S. 00 lxe4 6.
d4 bS 7 . .b3 dS S. deS ie6
9. lbd2 l eS 1 O. e3 �g4 1 1 .
ie2 ie7 1 2 . .e1 1d7 1 3 .
lb3 te6 1 4. h3 ihS 1 S.
i fS ledS 1 6. ie3 aS 1 7.
leS 1e6 1 S. ld3 ixf3 1 9.
�xf 3 g 6 20. ig 4 h S 2 1 .
ixe6 txe6 22. :ad1 � dS
23. � d2 00 24. � ed1 lgS
2 S. ,x g S ix g S 2 6 . � e2
l feS 27. �g3 .h 6 2S. � de1
<h7
Actualidad
Eh/vest -grandes éxits en poeo tiempo- araña la erside de la pirámide (de los boletines).
� xe5 � gS 34. e7 � deS 35.
� e6 'd7 36. l xg6 � xg6 37.
'xg6 ig7 3S. 'f7 d4 39.
cd4 .xd4 40. � e6 ig7 41 .
g3 ( 1 : 0) .
O KAR POV
e BELIAVSKY
Gambi to de Dama
1 . d4 d5 2. c4 e6 3. tc3
tf6 4. cd5 ed5 5 . ig5 ie7
6. e3 00 7 . .d3 reS 8. lf3
tbd7 9. 00 c6 1 O. 'c2 lf8
1 1 . h3 g6 1 2. ixf6 Jxf6 1 3.
b4 te6 1 4. l fd 1 a6 1 5. a4
'd6 1 6. 'b3 � dS 1 7 . .f1
ig7 1 8. l a2 tc7 1 9. te1
if5 20. te2 .fS 2 1 . � b2
'f6 22. tf4 teS 23 . . c1 h5
24. � a2 .d6 25. tfd3 tc7
26. tc5 rab8 27. b5 b6 2S.
txa6 txa6 29. ba6 eS 30.
tf3 c4 31 . 'b5 h4 32. aS
ba5 33. 'xa5 Jb4 34. 'a4
id6 35. r ca1 .c7 36. a7
� aS 37. 'b4 i e4 38. r a6
id6 39. 'b7 'e7 40. 'c6
Jc7 41 . 'b5 i f5 42 . .e2
52. l a6 'e7 53. tc6 'd6
54. �f1 .xa6 55. � xa6 c3
56. txdS c2 57. 'b2 'h2
58. te6+ �h6 59. �e1 l c8
60. tc5 ( 1 : 0).
O EHLVEST
e ANDERSSON
Defensa Si ci l i ana
1 . e4 eS 2. tf3 e6 3. d4 cd4
4. txd4 tc6 5. tc3 a6 6.
Je2 �c7 7. f4 txd4 8. 'xd4
b5 9 . .e3 ib7 1 O. 000 : eS
1 1 . : d2 tf6 1 2 . . f3 .e7
1 3. : hd1 00 1 4. eS ixf3 1 5.
gf3 b4 1 6. ef6 bc3 1 7 . . g2
'b7 1 8. Jxg7+ �h8
1 9. � g8+ ( 1 : 0).
O LJ UBOJ EVIC
e KASPAROV
Defensa Si ci l i ana
1 . e4 eS 2. tf3 e6 3. d4 cd4
4. txd4 tf6 5. tc3 d6 6. g4
tc6 7. g5 td7 8. : g1 ie7
15
9. ie3 00 1 0. �d2 a6 1 1 .
000 lxd4 1 2. ixd4 b5 1 3. f4
b4 1 4. le2 �a5 1 5 . 'b1 e5
1 6. . f2 lc5 1 7. �e3 ie6
1 8. lc1 ef4 1 9. �xf4 � ac8
20. id4 � feS 21 . lb3 �a4
22 . .f6 if8 23. � g3 �c6
24. lxc5 dc5 25 . .e5 c4 26 .
.d6 b3 27. c3 � cd8 28. e5
ixd6
29. ed6 � xd6 30. 'a 1 �c5
31 . � c1 � ed8 32. � e3 � d 1
33. � e1 � xe1 34. � xe 1 �a5
35. a3 �d5 36. ie2 g6 37.
h4 �d2 38. �f1 ih3 39.
�g 1 � ea ( 0: 1 ) .
O
S
PASSKY
e YUSUPOV
Defensa Francesa
1 . e4 e6 2. d4 d5 3. ld2
lf6 4. e5 lfd7 5. f4 c5 6. c3
lc6 7. ldf3 cd4 8. cd4 �b6
9. h4 f6 1 O. a3 ie7 1 1 . id3
00 1 2. le2 h6 1 3. b4 'h8
1 4 . .b1 f5 1 5 . .d3 �d8 1 6.
h5 lb6 1 7. 'f2 id7 1 8.
'g 1 lc4 1 9. g4 b5 20. gf5
ef5 21 . �g6 .ea 22. �g2
'd7 23. l g 1 .d8 24. lg3
lxd4 25. lxd4 ib6 26 . .e3
lxe5 27. ,xf5 lg4+ 28.
_xg4 �xg4 29. lgf5 �xg2+
3 0 . � x g 2 i d 7 3 1 . lh 4
� xf4+ 32. ldf3 ixe3+ 33.
'xe3 � e4+ 34. 'd3 .eS 35.
lg6+ 'g8 36. � f1 id7 37.
lfe5 .h3 28. le7+ 'h7
(Ver di ag . si gui ente)
39. � xg7+ ( 1 : 0) .
16
Actualidad
O TI MMAN
e KARPOV
Defensa Caro-Kann
1 . e4 c6 2. d4 d5 3. e5 .f5
4. lc3 e6 5. g4 ig6 6 . lge2
c5 7. h4 h6 8 . .e3 lc6 9 .
dc5 lxe5 1 0. lf4 a 6 1 1 .
.g2 lf6 1 2. �e2 lfxg4 1 3.
id4 ie4 1 4. _xe4 de4 1 5.
000 �c7 1 6. ixe5 lxe5 1 7.
lxe4 � d8 1 8. lh5 lc6 1 9.
f4 ld4 20. �g2
20 . . . . g6 2 1 . lhf6+ 'e7
22 . �f2 �xf 4+ 2 3 . �xf4
le 2 + 24 . 'b 1 lxf 4 25 .
� xd8 'xd8 26. � d 1 + 'c7
27. b4 ld5 28. lxd5+ ed5
29. lf6 'c6 30. lxd5 g5 31 .
h5 f5 32. c4 f4 33. � e1 f3 34.
� e6+ 'd7 35. � f6 g4 36.
� f4 .e7 37. lxe7 'xe7 38.
l xg4 � f8 39. � g 1 � f4 40.
� f1 'e6 41 . 'c2 � xc4+ 42.
'd3 ! xb4 43. � xf3 � h4 44.
� f1 � xh5 45 . � b1 :ixc5 46.
� xb7 'd5 47. :id7+ 'e5 48.
:e7+ :f5 49. lf7+ 'g6 50.
:f4 'g5 51 . � a4 a5 52. 'e2
� f5 53. � a3 'g4 54. !c3 h5
55. :eS h4 56. � g8+ � g5
57. � aS 'g3 58. 'f1 'f3
59. � ca 'e3 60. a4 :g4
( 0: 1 ) .
O HJARTARSON
e NOGUEIRAS
Defensa Francesa
1 . e4 e6 2. d4 d5 3 . lc3
ib4 4. e5 le7 5 . a3 .xc3+
6. bc3 c5 7. �g4 �c7 8.
�xg7 lg8 9. �xh7 cd4 1 O.
le2 lbc6 1 1 . f 4 id7 1 2.
�d3 dc3 1 3. 'xc3 lf5 1 4.
:b1 000 1 5 . � g 1 d4 1 6.
�d3 la5 1 7. g4 ia4 1 8. c3
••• •7•
� �
� �
× ø�× ×



-   U"�
A• • • "×



UE� �
� ���

 "U U
���
�M �.�
1 8 . . .. ic2 1 9. �xc2 d3 20.
�a2 �c5 21 . � g2 le3 22.
ixe3 �xe3 23. : g3 d2+ 24.
'd1 �f2 25. 'c2 d1 �+ 26.
� xd 1 :xd 1 27. 'xd 1 �xf1 +
28. 'd2 b5 29. 'e3 lc4+
30. 'e4 �f2 ( 0: 1 ) .
O SHORT
e KASPAROV
Defensa Si ci li ana
1 . e4 c5 2. lf3 d6 3. d4 cd4
4. lxd4 lf6 5. lc3 a6 6.
.e3 e6 7. f 3 .e7 8. �d2
lc6 9. g4 00 1 O. 000 ld7
1 1 . h4 lde5 1 2. lxc6 bc6
1 3. ie2 � b8 1 4. g5 d5 1 5.
ia7 : b7 1 6. id4 ld7 1 7.
ed5 cd5 1 8. f4 �a5 1 9. �e3
Actualidad
Zlton Ribli: ebanisterí o ultronzo poro un tercer puesto mereido
(Foto: F. Agterenb).
fg7 ;  dS 24. ;¡ hd1 'b4 25.
b3 e5 26. �xe5 �xc3 27.
; xd5 �xe5 2S. ; xe5 �a3+
2 9 . 'b 1 ;  xd 1 + 30. �xd 1
; d7 31 . .g4 ; d4 32. �f3
<xg7 33. h5 h6 34. g h 6+
<xh6 35. ;  a5 ib4 36. l: e5
f6 37. ;¡eS . f5 38. ;¡ hS+
<g5 39. ;  bS ia3 40. h6
; d2 ( 0: 1 ) .
O KAR POV
e KASPAROV
Defensa Grünfel d
He aquí el esperado enfrenta­
miento (el primero en la Cop a del
Mundo) entre los dos grandes.
Esta vez se tomó Karpov cumpli­
da revancha de sus derrot as de
Amsterdam, con un importante
enriquecimiento teórico en la Va­
riante Sevilla ( 1 2. ixf+), con 1 7.
�a4 planteó numerosos proble­
mas al campeón y lo superó en to­
das las fases de la partida. ¡ Una
importante revitalización del j ue­
go blanco en la Grünfeld!
1 . d4 lf6 2. c4 g6 3. tc3
d5 4. cd5 lxd5 5. e4 lxc3 6.
bc3 .g7 7 . .c4 c5 8. te2
lc6 9. ie3 00 1 O. 00 .g4
1 1 . f3 ta5 1 2. ixf7+ : xf7
1 3. fg4 l xf1 + 1 4. <xf1 �d6
1 5. e5 �d5 1 6. if2 ldS
« Ø ¤�«
� �
..• - -
• • • 44
� •¡� •
- - u •
� �
- u m -
K 4 • •
�× Óª���
T •�•�•
1 7. �a4 b6 1 S. �c2 lHS
1 9. <g 1 �c4 20. �d2 �e6
21 . h3 lc4 22. �g5 h6 23.
�c1 �f7 24 . .g3 g5 25 . �c2
�d5 26 . .f2 b5 27. tg3 ;¡f7
2S. ;  e1 b4 29. �g6 wfS 30.
le4 ;  xf2 31 . <xf2 bc3 32.
�f5+ <gS 33. �eS+ <h7 34.
�xc5 �f7+ 35. <g 1 c2 36.
lg3 ifS 37. lf5 <gS 3S.
lc1 ( 1 : 0) .
1 7
Actualidad
LOS OSCARS PAU KSPAROV
Y CHIBURDANIDZE
Los Oscars 1987
fueron otorgados a
Gari Kasparov y Maia
Chiburdanidze, en
ceremonia
patrocinada por «El
Corte Inglés» el
12.7 .88, y tras
votación de los
periodistas
especializados, en
Barcelona. Las
estatuillas reproducen
la famosa «Dama del
Paraguas» de la
Ciudad Condal.
1 8
fLk$lfÌfkfl0äÏ$
N.º Jugador País Puntos
XI OSCAR MUNDIAL ABSOLUO 1987
1. KASPAROV URSS 555
2. KARPOV URSS 503
3. TIMMAN Holanda 371
4. SHORT Inglaterra 264
5. SPEELMAN Inglaterra 230
6. KORCHNOI Suiza 224
7. BELIAVSKY URSS 165
8. SALOV URSS 123
9. TAHL URSS 112
1 O. LJUBOJEVIC Yugoslavia 106
VI OSCAR MUNDIAL FEENINO 1987
1. CHIBURDANIOZE URSS 531
2. GAPRINOASHVILI URSS 412
3. IOSELIANI URSS 392
4. POLGAR Hungría 342
5. LITINSKAIA URSS 237
6. CRAMLING Suecia 204
7. ARAJAMIA URSS 200
8. LEVITINA URSS 135
9. BRUSTMAN Polonia 134
10. GURIELI URSS 87
ÑMÑfMÕ
ÕÊÂ ÏfÕÊ
La PIDE ha publicado su
nueva lista de ratings , al l. 7 .88.
En l a cl asificación abs oluta
manda, como es lógico, el cam­
peón mundial Gari Kasparov,
acercándos e a los 2780 de
Bobby Fischer. En la lista fe­
menina dominan la soviéticas,
con 7 entre las 1 O primeras.
Sorprende el 14.º lugar de la
j o vencís i ma Judi t h Pol gar
(¡sólo 12 años!). El primer es­
pañol es Rivas, y la primera es­
pañola es Nieves García.
MWklk0
1
MAät0llW0
1. KASPAROV (URSS) . ...... 2760
2. KARPOV (URSS) .. .... ..... 2725
3. SHORT (Inglaterra) . .. .... .. 2665
4. BELIAVSKY (URSS) . ... . .. 2655
5. SPEELMAN (Inglaterra) .. 2645
6. TIMMAN (Holanda) ........ 2640
7. PORTISCH (Hungría) . . .. . . 2635
8. M. GUREVICH (URSS) . .. 2630
RIBLI (Hungría) . .. . . . . . . . .... 2630
10. IVANCHUK (URSS) .. . . .. .. 2625
ANDERSSON (Suecia) ... 2625
SALOV (URSS) . .. . .......... 2625
NUNN (Inglaterra) .... . . .. . . 2625
14. HJARTARSON (Islandia) 2620
15. YUSUPOV (URSS) . .. . . .. . . 2615
16. SEIRAWAN (EE. UU. ) .. ... . 2610
TAHL (URSS) ... . . . . . . . . . . . . . . 2610
P. NIKOLIC (Yugoslavia). 2610
19. CHAN OLER (Inglaterra) . . 2605
20. HUBNER (Alemani a F.) .. . 2600
SAX (Hungría) . . ... . . . . . .. . .. . 2600
A. SOKOLOV (URSS) ..... 2600
23. AGDESTEIN (Noruega) ... 2595
KORCHNOI (Suiza) . . . . . . . . 2595
HORT (Alemania Federal) 2595
GEORGIEV (Bulgaria) . . . . . 2595
VAGANIAN (URSS) .. . .. .. 2595
Actualidad
Kasarv y Chibfnnie, e la Cflal Cnl al. (Fotz Pérz t Rozas)
1
MWklk0 l0äMfI0kfä
lfNfWlk0 fäÞAÑ0lfä
1. CHIBURDANIDZE 1. RIVAS . .. . . . . ... . . ..... . . . . . ..... 2505
(URSS) . .. . . . . . . . ... . . .. . . .. . . .. . 2555 2. ILLESCAS ... .. . . .. . .. . . . ....... 2495
2. IOSELIANI (URSS) ... .. . .. . 2495 3. BELLON . .. . . . . . . . . ... . . . . . . . . . . 2450
3. POLGAR S usa (Hungría). 2490 OCHOA ... . . . ..... . . . . . . . . . . . . . . 2450
4. GAPRINDASHVILI 5. DE LA VILLA . . . .. . . . .. . . . . . .. . 2440
(URSS) . .... . .... . ... . . .. . .. . .. . . 2455 6. J. L. FERNANDEZ .. . . ... .. . 2435
5. AHMILOVSKAIA (URSS) 2430 7. M. GOMEZ . .. ... . .. . . . . . .. ... . 2435
6. CRAMLING (Suecia) ...... 2425 8. OLTRA .... . . . .. . ... . .. . . . . . . ... . 2425
7. ALEXANDRIA (URSS) ... . 2405 9. GARCIA PADRON ... . . . ... 2420
ARAJAMIA (URSS) ..... . . 2405 RODRIGUEZ TALAVERA 2420
9. LITINSKAIA (URSS) . .. . . . . 2400 11. ROMERO . . . .. . . . .. . . . . . . ...... 2415
10. ASHARUMOVA (EE.UU.) 2400 DIEZ DEL CORRAL. . . . . . .. 2415
11. LEVITINA (URSS) ... .. . . . . . 2390 BOFILL . . . . . .. .. . .. . .... ..... .. .. 2415
12. LELTCHUK (URSS) .. ... . .. . 2385
13. KLIMOVA
lAäMfI0ktä
(Checoslovaquia) ..... . .. . . . . 2370
14. MARIC (Yugoslavia) . . . .. . . 2365
täÞAk0lAä
POLGAR Judith
(Hungría) . . .. . . . .. . . . . . .. . .. . .. . 2365 1. GARCIA. Nieves ... . . . . . . . ... . 2230
GURI ELI (URSS) . . . .. . . .. . .. 2365 2. GARCIA PADRON,
17. BAGINSKAITE (URSS) . . . 2360 Mary P . .. . . .. . . ... . . . . . . . . . . . ... 2225
18. ARKELL (Inglaterra) . . . . . . . . 2355 3. CUEVAS María Lui sa . . . . . . . . 2205
19. VOISKA (Bulgaria) . .. . . .. .. . 235C 4. CANELA, Teresa . . . . . . .. ...... 2165
20. MADL (Hungría) . . . . .. . . . .. . . 2345 5. FERRER. Pepita .. .. .. .. . . . .... 2125
POLGAR Sofía (Hungría) 2345 6. GALLEGO. Julia ... . .. .. . . ..... 2060
19
Actualidad
EL CHILENO CAMPOS
SE IMPUSO EN LEON
Marcel i no Si on
Maestro I nternacional
D
el 1 6 al 25 de j unio se ce­
lebró el } . er Torneo Ma­
gistral «Ciudad de León)) ,
que fue posible gracias a la cola­
boración conj unta de entidades
como Ayuntamiento, Caj aleón,
Junta de Castilla y León y Dipu­
tación, así como por el patrocinio
de varias firmas comerciales, a las
que hay que agradecer el interés
que -parece ser-va a mantener­
se para la nueva edición del tor­
neo el año próximo.
El vencedor fue el MI chileno
Javier Campos, que practicó un
ajedrez muy agresivo y que, de
acompañarle la suerte en alguna
partida, tal vez hubiera podido re­
dondear, consiguiendo la norma
de gran maestro. 2. º finalizó Ja­
vier Sanz, que demostró encon­
trarse en gran forma y que, si hu­
biera aceptado tablas en la última
ronda contra Romero, habría ga­
nado el torneo, pero en posición
superior prefirió seguir jugando y
acabó perdiendo por tiempo, en
posición de tablas. 3. º fue el ac­
tual campeón de España, Alfonso
Romero, que j ugó con solidez y
seguridad, lo que no es muy ca­
racterístico de su estil o.
El G M Duss an Rajkovic dej ó
buen sabor de boca a l os aficiona­
dos, tanto por su buen hacer en el
tablero, como por su simpatía.
Jesús De la Villa jugó magnífi­
cas partidas , pero tampoco le
acompañó la suerte en los momen­
tos decisivos .
Orestes Rodríguez, con un aj e­
drez agresivo que hizo las delicias
de los aficionados , experimentó
problemas personales hacia el fi­
nal del torneo, por lo que se per­
mitió algunas rápidas tablas que
redujeron sus posibilidades.
Manuel Rivas ocupó un lugar
20
desacostumbrado para su clase,
pero en su descargo hay que decir
que jugó enfermo la mayor parte
del torneo, pero aún así luchó en
prácticamente todas las partidas.
J aan Eslon comenzó con dos
derrotas y luego logró recuperar
terreno con tesón y capacidad de
lucha, para ofrecer algunas buenas
parti das .
El cronista comenzó con 1 pun­
to de 5 partidas y consiguió recu­
perarse algo con el 50% de las úl­
timas partidas .
Sergio Estremera jugó por de­
baj o de sus posibilidades y, des­
moralizado, dej ó escapar en las úl­
timas rondas buenas oportunida­
des de puntuar.
Un interesante torneo, en suma,
en el que quizá fuese l a única nota
negativa la falta de normas, obje­
tivo primordial del mismo.
El torneo fue dirigido a l a per­
fecci ón por el Arbitro Internacio­
nal M. a Carmen Burdí o, que vio
facilitada su labor por el compor­
tamiento deportivo de todos los
jugadores.
SELECCION DE
PARTIDAS
O RAJ KOVIC
e SION
Gambi to Budapest
1 . d4 lf6 2. c4
Algunos optimistas, seguidores
de defens as como el Budapest, y
dentro de ésta el Faj arowicz, prác­
ticamente afirman que 2. c4 es una
j ugada dudosa. Bueno, por lo me­
nos en esta partida no hay razo­
nes para pensar así .
2 . . . . eS 3. deS le4! ?
El Gambito Fajarowicz s e ca­
racteriza por este movimiento de
caball o, que a pesar de parecer
más ilógico que 3 . . . . lg4, ofrece
a las negras interesantes posibili­
dades.
4. �dS
Una tentativa directa de refutar
la audaz situación del caballo.
Más sólidas, y con intención de
«castigar des arrollando)) son 4.
ld2, 4. lf3 y 4. �c2.
4 . . . . .b4+
Merece atención, aunque ape­
nas hay ej emplos prácti cos, 4.
f5 .
S. ld2 lcS?!
Pr obabl emente hubi er a si do
mej or 5 . . . . f5 6. ef6 lxf6 7.
�e5+? ! 'f7, con compensaciones
por el peón.
6. a3 ixd2+ 7. _xd 2 b6! ?
Esta era l a idea de 5 . .
.
. lc5.
Después de esto, las blancas pue­
den ganar calidad, o bien, ante la
amenaza .b7, seguido de lb3,
retirar la dama a f3.
8 . �f3!
Lo mej or. Después de 8 . ig5
-no es posible 8. �xa8 ib7 9.
�x a7 lc6 y la posición del peón
Jctualidad
MI Jover Comps (Fo: Grono Hemtndz).
blanco en a3 deja sin casilla de es­
cape a la dama- 8 . . . . 1x g5 9.
1 x a8 1x e5 ! , y ahora: a) 1 0.
1 x b8? 00 1 1 . 00 o -contra 1 1 . . . .
1x b2 u 1 1 . . . . cd3+- 1 1 . . . . 1 e4!
gana; b) 1 0. 1f3 -relativamente
lo mej or- l O . . . . 1x b2 1 1 . 1e3+
'd8 1 2. � d i � e8 , con gran com­
pensación ante l a falta de desarro­
l lo del blanco.
8 . . . . ib7 9. 1 g4!
La mej or casilla para l a dama,
desde donde ataca y defiende.
Peor era 9. 1g3, ya que sería mo­
lesto un eventual ce4.
9 . . . . oo 1 o. ct3
Mal o sería 1 0. ih6 .e6, segui­
do de . . . f6, con ventaj a negra, o
también l O. �g5 1e8 1 1 . �f6
ce6, seguido de . . . 'h8 y las pie­
zas blancas tienen que retirarse,
con las consiguientes pérdidas de
tiempo.
1 o . . . . cc6 1 1 . b4!
Mucho más fuerte que 1 1 . $g5
1 e8 1 2 . .f6 ce6 1 3 . cg5 lxe5 !
1 4. ix e5 cxg5 1 5 . ,xg7 ! �xg7
1 6. 1 g5+, con tablas.
1 1 . . . . f5!
Las negras sacrifican defi nitiva­
mente el peón para conseguir abrir
el j uego y aprovechar la falt a de
desarrollo blanco. Si , ahora, las
blancas no tomaran al pas o, las
negras dispondrían de e4 para el
cabal l o.
1 2. ef6 1xf6 1 3. �c1 'a4
Ante 1 4. .c3. Sin embargo,
ahora el caballo quedará mal co­
locado, lo que se verá más claro
después de la siguiente jugada
blanca.
1 4. 1!g5!
Proponiendo un cambio de da­
mas, que las negras no pueden re­
chazar. Por ejemplo: 14 . . . . 1b2
1 5 . 1d5+ whs 1 6. cg5 cd8 1 1 .
�d3 ! , con gran ventaj a.
1 4 . . . . 1x g 5 1 5 . �xg 5
� ae8?
La mej or posibilidad de mante­
ner alguna compensación p or el
peón era 1 5 . . . . a5 ! , y si 1 6 . b5
cd8 , con idea de jugar . . . 'e6 y
control sobre c5. Mej or para el
blanco era 1 6 . .d2 ab4 1 7. ab4
t b2, segui do de l a2, y las negras
tienen alguna actividad.
1 6. e3?
Devolviendo la coresía: des­
pués de 16 . .d2 (con el plan e3,
2 1
Actualidad
'fìo4e44ewa' fetgor|e7 FIDE [24l 2) 6N: 7
.e2, etc. ) l as bl ancas tienen peón
de más y mej or posición, debido a
la mala situación del caballo en
a4
.
1 6 . . . . a5!
Esto es. ahora muy fuerte, ya
que si 1 7. b5 le5 1 8 . fxe5 J xe5
19. ih4 d6, y a las blancas les será
muy difícil completar el desarro­
llo. Un error hubiera sido 16 . . . .
� xf3? 1 7. gf ld4, por l a simple
respuesta 1 8. if4!
1 7. c5!
Ante l a posibilidad de quedarse
estancadas en el centro, las bl an­
cas deciden devolver el peón.
1 7 . . . . ab4 1 8. ab4 bc5!
Era un error 1 8 .
.
. . lx b4 1 9.
cb6 cb6 20. ) c4 ) e4 2 1 . ld4! y
las blancas ganan.
1 9. ib5 l a8! 20. bc5
Las blancas sólo se hubieran
creado probl emas continuando
20. ix a4 l x a4 2 1 . bc5 ia6, se­
guido de . . . i a2.
20 . . . . fxc5 21 . 00 d6 22.
:¡fd 1 \h 8 23 . . f4
El principal problema del blan­
co es el aislamiento de este alfil en
el fanco de rey. Con su última j u­
gada, las blancas amenazan golpes
tácticos, con . xd6, dej ando ata­
cadas varias piezas .
23 . . . . lb4!
22
N o sólo evita l o anteriormente
expuesto, sino que se propone
hostigar a las piezas blancas, que
no tienen casillas cómodas.
24. ld4 la2 25. ) a 1
Las blancas no pueden mante­
ner el control sobre la casilla c3 .
Por ejemplo: 25. 1 � c2 .e4 26.
) c4 .d5
.
25 . . . . lc3 26. ) f1
26 . . . . lb3!
Y tablas (0, 5: 0, 5).
A una completa igualdad lleva
27. 1 x a8 � x a8 28. lx b3 fx b5
29. ld4 lx d4 30. ed4 c5 !
Comentarios: MI M. Sion.
O O. RODRI GUEZ
e DE LA VI LLA
Defensa Grünfel d
1 . d4 lf6 2. lf3 g6 3. c4
Naturalmente, una sorpresa.
3 . . . . ig7 4. lc3 d5 5 . cd5
lxd5 6. g3 c5
A posteriori pude comprobar
que, por extraño que pueda pare-
cer, la teoría no contempl a esta
posición, pero durante la partida
el hilo de «Un vago recuerdo» me
animó en ésta y mis próximas ju­
gadas .
7. ig2 lc6!
Forzando al blanco a j ugar e3.
7 . . . . cd4 8. lx d4 fx c3 9. bc3 da­
ría la iniciativa al blanco.
8. e3 cd4 9. fxd4 fxd4 1 O.
ed4?!
Después de 1 0. lxd5 'c6 ( 1 0 .
. . . .h3?! 1 1 . ix h3 �x d5 1 2. 00
lf3+ 1 3 . \ h l es algo mej or para
el blanco) 1 1 . 00 e6, la posición
está madura para unas tablas,
pero el blanco debió conformarse
con eso, dada la posición en el ta­
blero.
1 0 . . . . fxc3 1 1 . bc3 �a5! ?
La j ugada l ógica, 1 1 . . . . �c7,
permite l a más activa respuesta 1 2.
�b3 ! Por ejemplo: a) 1 2 . . . . .e6
1 3 . �x b7 ? ! �x c3 + 1 4 . .d2
�x al + 1 5 . \e2 .c4+ 1 6. \f3
) d8 y gana el negro, pero 1 3 .
�b5+ ! ! .d7 1 4. �x b7 ! es venta­
joso para el blanco. b) 1 2 . . . . 00
1 3 . 00 .e6 1 4. d5 ! �x c3 ix c3 1 6.
� b l ic8 1 7. ia3, con fuerte pre­
sión.
1 2 . id 2 �a 6 ! 1 3 . �e2
�xe2+ 1 4. \xe2 ig4+ 1 5.
\e3?!
El blanco sigue arriesgando. 1 5 .
.f3 ixf3+ 1 6. \xf, seguido de
� ab 1 , y l a ventaj a negra es míni­
ma.
1 5 . . . . 000 1 6. � hb 1 l d7
1 7. f4? !
Dado que esta j ugada fracasa en
su obj etivo de evitar . . . eS, debe
ser algo mej or 1 7, l bS.
1 7 . . . . e5! ! 1 8. de5
Si 1 8 . feS f6 ! ( no 1 8 . . . . ih6+
1 9. Wd3 ifS+ 20. 'e2 ,xd2 2 1 .
'x d2 .x b 1 22. l x b 1 y l a cali­
dad está compensada) 19 . .e4 feS
20. dS .fS 21 . 1 b2 (21 . ixfS gfS
22. c4? e4! con ventaj a negra, o
bien 21 . .e 1 ih6+ 22. 'f l f8+)
21 . . . . I f8 22. l fl ?! (22. c4 i h6+
23. 'd3 Jx e4+ 24. 'xe4 : f2)
22 . . . . ih6+ 23. 'e2 ix e4 24 .
.x h6 .d3+! , siempre con venta-
Actualidad
j a negra. Rios conl Ro/kov (f: Cundl 8ilo).
1 8 . . . . f6!
No bastaban ni 1 8 . . . . . hd8 1 9.
.e 1 i.f8 20. 'f2, ni 1 8 . . . . if8
1 9. ¡ bS !
1 9. l b5 fe5 20. l c5+ 'b8
21 . l d5 J xd5 22. ixd5 ef4+!
23. 'xf4
Si 23 . gf4 l e8+ 24. 'd3 l d8.
23 . . . . h5! 24. 'e4?!
Algo mej or es 24 . .e l , pero
tras 24 . . . . l d8 ! 2S . .b3 .h6+
26. 'e4 : e8+, seguido de l e2 y
la posición es netamente favorable
al negro.
24 . . . . l e8+ 25 . 'd3 l d8 !
2 6 . if4+ 'a 8 27. 'c4 1 c8+
28. 'b3 1 xc3+ 29. 'b4 a5+!
( 0: 1 ) .
Comentarios: MI J . de la Villa.
O RAJ KOVI C
e O. RODRI GUEZ
Apertura Catal ana
1 . d4 d5 2. lf3 lf6 3. c4
dc4 4. lc3 e6 5. 'a4+ lc6
6. g3 .b4 7. a3 ixc3+ 8. bc3
'd5 9 . .g2 b5 1 O. 'c2 .b7
1 1 . 00 00 1 2. . f4 a5 1 3.
'b2 b4 1 4. ab4 ab4 1 5. cb4
'b5 1 6 . .xc7
1 6 . . . . c3 1 7. 'b3 le4 1 8.
e3 txb4 1 9. : ab1 l a4 20.
l fd 1 l c8 21 . .f1 'e8 22.
l a 1 l xa 1 23. : xa 1 'c6 24.
d5 lxd5 25. ie5 tc5 26.
'b1 txe3 27 . .e2 c2 ( 0: 1 ) .
O CAMPOS
e SI ON
Defensa Grünfel d
1 . d4 tf6 2. c4 g6 3. lc3
d5 4. cd5 lxd5 5. e4 lxc3 6.
bc3 ig7 7. ic4 c5 8. te2 00
9. 00 tc6 1 O. ie3 'c7 1 1 .
: c1 1 d8 1 2 . . f4 'd7 1 3.
d5 ta5 1 4 . .d3 b6 1 5 . 1d2
c4 1 6 . .c2 e6 1 7. l cd 1 ed5
1 8. ed5 .b7 1 9 . .e4 l ac8
20. l fe1 .a8 21 . .h6 .h8
22. tg3 'd6
#ð8• •••
4 ø É�� á
� - �
- ·· �
& ×�× �
ø4á׺ ø
� n
u • w


n

• o u l:?
• • m
� � u �
23. tf5 gf5 24 . .xf5 . f6
25. 'e3 l b8 26 . .f4 'f8
27. 'h3 'g7 28. i.h6 ( 1 : 0) .
O RI VAS
e RAJ KOVI C
Defensa I ndi a de Dama
1 . d4 lf6 2. c4 e6 3. lf3
b6 4. g3 ia6 5 . tbd2 ib4 6.
'c2 ib7 7. ig2 ie4 8. 'b3
c5 9. 00 ixd2 1 O. ixd2 00
1 1 . l fd 1 d5 1 2. dc5 bc5 1 3.
cd5 ed5 1 4. i f4 le8 1 5.
'b5 tbd7 1" 6. ih3 a6 1 7.
'a4 h6 1 8. td2 ih7 1 9.
tb3 d4 20 . .g2 l xe2 21 .
ic7 'e8 22 . .xa8 Ixa8 23.
1 d2 'f3 24. : xe2 Ixe2 25.
lxc5 lxc5 26. Ixd4 le6
27. 'c3 td5 28. 'e5 ie4
( 0: 1 ) .
23
Actualidad
EL CENTRO GOYA
CAMPEON DE CANARIAS
POR EQUIPOS
José Lui s Fer nández
Gran Maestro
D
el 2 al 6 de junio se cele­
bró en Arrecife de Lanza­
rote el Campeonato de
Canarias por equipos, 1 9SS.
Participaron: por Gran Cana­
ria, el Centro GOY A de Las Pal­
mas y la C. I . D. A. de Arucas; por
Tenerife, el CAJACANARIAS y
el CLA VECARD, de Santa Cruz,
y por Lanzarote, la SOCIEDAD
DEMOCRACIA, de Arrecife.
Faltó a la cita el actual subcam­
peón de España, la C. I. D. A. , de
Las Palmas, ya clasificada para la
fase final del Campeonato Nacio­
nal.
Es destacable l a gran lucha de­
portiva que hubo, en busca de la
primera plaza del Campeonato,
que daba derecho a participar en
el Campeonato de España. Se alzó
con todo merecimiento con el tí­
tulo el Centro GOY A, que alineó
en sus primeros tableros a los
maestros internacionales Zenón
Franco (2425) y J. M. Fraguela
(2295), además de Eresto Sol ana
(2290) y Alfredo Brito (2345). Hi­
cieron 1 2, 5 puntos. Subcampeón
fue l a CAJACANARIAS, con
1 0, 5, alineando al GM José Luis
Fernández (2435), Adalberto Vi­
llavicencio (2345), Lucas Mendo­
za (2325) y Hugo Rubio (2250) .
Tercero fue la SOCIEDAD DE­
MOCRACIA, con 6, 5 puntos, en­
cabezado por Marcelino Sion, MI
(23 30) . Cuarto, l a C. I. D. A. de
Arucas, con 6 puntos. Quinto, el
CLA VECARD, con 4, 5.
Es destacable l a presencia de 1
24
GM y 3 MI, que con los 2 GM y
1 MI del C. I . D. A. de Las Palmas,
hace que Canarias sea una de las
autonomías con má fuerza aj e­
drecística.
Los resultados individuales del
primer tablero fueron: Fernández
3, 5; Franco 3; Sion 1 , 5; Almeida
y Rodolfo Gómez 1 punto.
O J . L. FERNANDEZ
e ZENON FRANCO
Defensa Si ci l i ana
1 . e4 eS 2. lf3 e6 3. d4 cd4
4. lxd4 lc6 5. g3! ?
U na i nteresante jugada, muy
poco analizada por la teoría. En
relaci ón a 5. lc3 'c7 6. g3, el
blanco se reserva la posibilidad de
jugar c4. La enciclopedia de aper­
turas yugoslava sólo da una parti­
da con 5 . . . . lf6 6. ig2 d6 7. 00
.d7 S. c4 a6 9. lc3 � eS 1 0.
lxc6 ! ix c6 l l . 'e2 ie7 1 2.
� d 1 , con ventaj a del blanco,
como en el encuentro Makary­
chevf N. Popov (URSS 1 9SO).
5 . . . . d5
En mi partida contra Kasparov,
en la Olimpiada de Dubai ( 1 9S6) ,
se jugó 5 . . . . ic5 6. lb3 ie7 7.
.g2 lf6 8. 00 d6 9. c4 le5 1 0.
'e2 'c7 1 1 . la3 ! id7! 1 2. if4
(según Kasparov, después de 1 2.
ie3 � eS 1 3 . � ac l b6 1 4. lb5
'bS 1 5 . l5d4, el blanco tiene li­
gera ventaj a) 12 . . . . � eS ! 1 3 . � ac l
b6 1 4. lb5 'bS 1 5 . � fd l 00 1 6.
l5d4 � fdS 1 7 . .d2 .a4? ! 1 S .
l e 1 a6 1 9 . lal ! , con ligera ven-
taj a de las blancas. En mi opinión,
las blancas pueden jugar 9. lc3,
con un tiempo de más respecto a
las líneas normales, ya que el alfil
ha ido a e7 en dos tiempos, mien­
tras que el caballo a b3 es una ju­
gada útil para el pl an .e3, f4 y
g4. En el Open de Sevilla de 1 9S7,
en una partida Pablof Taimanov,
se jugó: 5 . . . . lxd4 6. 'x d4 le7
7. ig2 lc6 S. 'dl b5 9. 00 ie7
1 0. lc3 ia6 1 1 . � e l 00 1 2. a3
l eS 1 3 . ifl 'b6 1 4. ie3 �b7
1 5 . la2 !dS 1 6. 'e2, con gran
ventaj a de las blancas.
6 . .g2 de4
Si 6 . . . . lf6, las blancas dispo­
nen de dos posibilidades: pasar a
líneas anti-Pelikan, con 7. lc3
�b6 (si 7 . . . . ib4 S . ed5 lx d5 9.
00, con mej or juego del blanco) 8.
ie3 ic5 9. la4 �a5+; o bien ju­
gar con esquemas parecidos a los
de la Defensa Francesa, como en
la partida Fernández/ Pia Cram­
ling (Torremo1inos 1 9S5) , donde
se jugó 7. ed5 ed5 8. 00 ie7 9.
h3 ! ? 00 1 0. ie3 le5 1 1 . ld2
: eS 1 2. � e l id7 1 3 . ig5 if8
1 4. laf3 lx f3+ 1 5. �x f3 , con
ventaj a blanca.
7. lxc6 �xd 1 + 8. cx d1 bc6
9. Jxe4
(Ver di ag . si gui ente)
Según Kasparov, en sus análisis
a mi partida con él, da esta posi ­
ción ligeramente favorable a las
blancas. En mi opinión, la debili­
dad de la estructura negra del flan-
Actualidad
GM Joi Luis Fern6ndt (Fot: Groro Hem6ndez).
co de dama no está compensada
por el rápido desarrollo. El alfil de
e4 es una pieza muy activa que pa­
raliza, en cierta manera, el contra­
juego negro. El blanco tiene varios
planes estratégicos, como dominar
l ass casillas c5 ó a5, con ld2 y
l b3, seguido de ie3 ó .d2. El
final es favorable a las blancas,
sól o un medio juego lleno de com­
plicaciones podrí a salvar al negro.
9 . . . . �d7! ?
Si 9 . . . . .b7 1 0. c4 (es j ugable
1 0. ld2 lf6 1 1 . .g2 000 1 2. we2
�c7 -si 1 2 . . . . .c5, 1 3. c4, segui­
do de l b3- 1 3 . b3) 10 . . . . lf6
1 1 . ig2 000 1 2. �e2 ic5 1 3 . lc3
.d4 1 4. ie3 , con iniciativa de las
blancas .
1 o. ld2!
La mej or casilla del caballo, no
definiendo si va a f, b3 ó c4.
1 O . . . . lf6 1 1 . .g2 ia6! ?
Con esta idea s e jugó 9 . . . . Wd7.
1 2. c4
Si 1 2. l b3 ic4! (no es pos ible
12 . . . . : d8, por 13 . . e3, ni 1 2 . . . .
.b4?, por 1 3 . id2 _xd2 1 4.
lc5+, ganando), con idea de . . .
.d5, y no e s posible 1 3. ie 3 , por
1 3 . . . . lg4!
1 2 . . . . .c5 1 3. �e2 :ad8
Si 1 3 . . . . lg4, 1 4. b3 ,xf2 ( 1 4.
. . . lxf2 1 5. : fl lg4 1 6. le4,
con gran ventaj a) 1 5 . le4 y el
gran desarrollo blanco, con ame­
nazas como : d 1 y h3 ó ia3 me
da clara ventaj a.
1 4. : b1 !
Si 1 4. b3 .d4 1 5 . l bl c5.
1 4 . . . . .d4 1 5. b4
25
1 6 . �b2
Si 1 6. b5, 1 6 . . . . cb5 1 7. cb5
�b7, y al quedar la casilla d5 li­
bre para el caball o, el negro dis­
pone de buenas posibilidades.
1 6 . . . . �xb2?
Da más contraj uego 1 6 . . . . e5
1 7. �x d4 ed4 1 8 . I hl ó 1 7.
l:hd l , aunque el blanco mantiene
cierta ventaj a.
1 7. l:xb2 ld7 1 8. I c1 !
Actualidad
22. f4 gf4 23. gf4 ld7
Era interes ante 23 . . . . lg6 24.
Era posible 1 8 . b5 �b7 1 9. We3 lh4 25 . .e4 lf5+.
¡ hbl .
24. lb3
1 8 . . . . le5 1 9. I c3 g5!
Plantea l a fuerte amenaza la5.
No era bueno 1 9 . . . . . x d2+, por
1 0. l:x d2 lx c4 (20 . . . . �x c4+ 2 1 . 24 . . . . l:hg8 25. We3 cb5
we l ) 2 1 . : d4 : d8 22. . xd8 26. ,xb7 wxb7?
W xd8 23. k x c6, ganando. Se
amenazaba f4 y l b3. Con g5 las Había que j ugar 26 . . . . b4! 27.
negras debilitan los peones blan- I a4 wx b7 28. I x b4+ Wc7. En
cos del flanco de rey y abren la co- estos momentos estábamos muy
lumna 'g'. apurados de tiempo.
20. b5 .b7 27. la5+! Wc7 28. cb5
( Ver di ag . si gui ente) El blanco tiene gran ventaj a,
por el ataque sobre a7, la situación
21 . . a3! l:aS del rey negro y la gran actividad
de las torres blancas.
Si 2 1 . . . . cb5, 22 . . x a7 lc6? 23.
. xb7+ wx b7 24. cb5, ganando. 28 . . . . lb6 29. Wf3
Mej or era 29 . . c2+! Wd7 30.
Wf3 , con la amenaza lc6.
29 . . . . ld5 30. lc4! lb6
Si 30 . . . . l:gl ? 3 1 . b6+, ganan­
do.
33. le5 f6?
Debí a j ugar 33 . . . . �b7 34.
l x f7 l:af8 .
34. l:c2+
Con ventaj a ganadora.
34 . . . . Wb7 35. lc6 . gc8
Si 35 . . . . a6, 36. l a5+ y . c6 ó
. c7.
36. la5+ Wb8 37. lc6+
W b 7 3 8 . l a 5 + W b S 3 9 .
I ac3! a6
Si 39 . . . . l:x c3+ 40. l: x c3 ld5
41 . . c6 lc7 42. a4 �c8 43 .
l b3 ! , ganando.
40. I c6 ab5 41 . . xb6+
Wa7 42. l:xcS
El negro, después de pasar el
apuro de rel oj y ante la pieza de
menos, abandona. (1 : 0).
Comentarios:
GM J.L. Fernández.
N0£5IRO5 L£CIOR£5 P0£0£N 0lRlGlk505
P£0l05, CON50LIA5 Y CDkk£5PON0£NClA ALt
Pµd |IdG0 oC 1 o 1 · ZoÛoÛ NdG| | G
26
I J
Las mejores partidas del aío
  l
EL GAMBITO DE REY
ALCANZ LA MADUREZ
E
n l os pr i meros
deceni os de si
g
l o
el Ga mbi to de
Rey f ue despl azado de l a
pr axi s ma
g
i stra l por el
aj edrez super- posi ci ona l
predomi na nt e en l a
época, l l e
g
a ndo a ser
i ncl uso desah uci ado por
u no de l os más br i l l a ntes
j u
g
adores de ataque, el
GM aust r íaco R udol f
Spi el ma n n .
Bobby Fi scher publ i có, e n
l os sesenta, u na
ref utaci ón del
g
a mbi to, l o
que no i mpi di ó q ue poco
después l o pract i case él
mi smo, venci endo a
Eva ns en el Ca mpeonato
de E E . UU. de 1 963- 64.
El Gambi to de Rey, l a
apert ura románt i ca por
excel enci a, ha dej ado
atrás l a vi ol enci a y
ataq ues i ncontrol ados de
sus «pr i meras»
exper i enci as, en l os
si
g
l os XVI I I y XI X para
-de for ma si mi l a r a l a
trayector i a vi ta l del ser
h u ma no- a l ca nza r l a
madurez.
Aqu í veremos en acci ón a
dos de l os mej ores
aj edreci stas espa ñol es
act ual es, en una versi ón
más acorde con el
contexto tecnol ó
g
i co de
n uestro t i empo. GM Manuel Rias-Eio 2505 (Fofo¡' Grorio Hernández).
27
l 1p

Las mejores partidas del aio
4 1
Manuel Ri vas
Gran Maestro
O DE LA VI LLA
e RI VAS
león 1 988
1 . e4 eS 2. f4 ef4 3. lf3 d6
La recomendación de Fischer.
De la Villa no practica asiduamen­
te este gambito, no obstante, tiene
interesantes ideas en esta línea.
4. d4
También es posible 4. ic4, a lo
que el negro responde con la esta­
bilizadora 4 . . . . h6, que ya j ugara
A. Karpov contra Boris Spassky,
en un torneo organizado por l a
BBC inglesa. Una continuaci ón
rocambolesca se produj o en la
partida A. Pablof Rivas ( Manresa
1 987) : 4. b3?! ! , para desarrollar al
máximo el fanco de dama, con un
eventual enroque largo. Siguió: 4 .
. . . f5 ! ? 5. ef5 lh6! ? 6. �e2+ �e7
7. f6 ! �x e2+ 8. ,xe2 ld7! 9. fg7
. x g7, con igualdad aproximada.
4 . . . . gS S. h4 g4 6. lg1
Así ha j ugado Spassky e n múl­
tiples ocasi ones. Contra él, yo
opté por proseguir con 6 . . . . ih6,
en el torneo de Linares ( 1 98 1 ).
Ahora me decido por otra conti­
nuación.
6 . . . . f3! ? 7. gf3 ie7 8. ie3
En partidas rápidas, Illescas me
ha j ugado 8. ic4 ix h4+ 9. Wfl ,
con interesantes perspectivas, ya
que el desarrollo del flanco de
dama negro no es nada fácil. Sin
embargo, la casilla d2 parece un
lugar más confortable para el mo­
narca blanco.
8 . . . . ix4+ 9 . Wd2 lc6 1 O.
lc3
Parece muy peligroso 1 0. fg4,
por 1 0 . . . . lf6.
28
1 0 . . . . .f6 1 1 . ibS
Esta es la j ugada que De la Vi­
lla había preparado con anteriori­
dad a l a partida.
1 1 . . . . a6?
Esta j ugada deja al negro con
muy poco contraj uego. Lo acerta­
do era 1 1 . . . . h5, sin temor a la va­
riante 1 2. d5 a6 1 3 . .a4 b5 1 4.
lx b5 ab5 1 5 . ixb5 lge7 ! y la
posterior penetración en b2.
1 2. ixc6+ bc6 1 3. fg4 : b8
1 4. �f3!
Muy bien j ugado. El peón está
ampliamente compensado por el
armónico y activo juego de piezas,
especi almente por la fuerte pre­
sión s obre l a columna ·r.
1 4 . . . . I xb2 1 S. I f1 �e7
1 6. lh3
Ahora y e n las siguientes j uga­
das, el blanco pudo jugar Wc l ,
pero prefiere diferir al máximo
esta posibilidad, porque en algu­
nas variantes se podía j ugar sobre
la columna ' b'. De momento, de­
sarrollan la última pieza, a la vez
que controlan la casilla g5. 1 6. e5
parece precipitado.
1 6 . . . . h6
Triste, pero no hay donde ele­
gir.
1 7. I h2 I h7! 1 8. eS
Por fin el blanco intenta apro­
vechar su ventaj a de desarrollo,
pero encuentra algunos inconve­
nientes tácticos. Era de considerar
la variante 1 8 . lf4 l g7 1 9. lh5
I g6.
1 8 . . . . deS 1 9. �xc6+ id7
20. �aS+ �d8 21 . �e4 I g7
22. 'c1
Era necesario buscar un lugar
más seguro para el rey. 22. ld5
fallaba por 22 . . . . ic6 23 . lxf6
�x f6 ! Ahora, al negro se le pre­
sentaban tres opciones: la más in­
teresante parece 22 . . . . I b4, man­
teniendo l a tensión central, a la
vez que habilita la casilla c4. 22.
. . . I g4 sería contestada por 23.
I f4! , eliminando a la pieza clave
de defensa. Sin embargo, decidí
devolver el peón, asegurándome
algún contrajuego en la di agonal
f8-a3 .
22 . . . . I b8 23. deS ie7 24.
I d2 �ca
Unica. Tras 24. . . . ia3+ 25.
Wd l ix g4+ 26. Wel �h4 27.
lf2, la desorganizaci ón de piezas
es total.
2S. i d4 ixg4 26. lf4 c6
La defensa del negro parece co­
si da por un hil o. A mi modo de
ver, las blancas tienen adecuada
compensación por el peón. Una
j ugada tranquila, como 27. ld3
dej aba a las negras sin contraj ue­
go en f5 y, por lo tanto, con muy
pocas posibilidades prácticas.
l !
Las mejores partidas del aío
! l
27. l g 1 ?! wf8 28. l c4?!
if5 2 9 . �xc6 l xg 1 + 30.
ixg 1 �xc6 31 . l xc6
En esta posición me gustaría ha­
cer una i mportante matización
psicológica. Ambos contendientes
nos hallábamos cortos de tiempo.
Las negras han resuelto satisfacto­
riamente sus graves problemas de
apertura y medio juego. N o obs­
tante, aún no se creen que la ini­
ciativa ahora les pertenece, y con­
tinúan simplificando la posición.
La inmediata 3 1 . . . . ig5 les otor­
ga una ligera, pero bien definida
ventaj a estratégica, es decir: pare­
ja de alfiles y alej ado peón ' h'. Por
ej empl o: 32. ie3 (32 . .h2 parece
un tanto artificioso) 32. .. . l e8.
tes conducen a un final igualado.
Analicé, por ej emplo, la posibili­
dad 36 . . . . .a5 37 . .c5 �e8
(también es posible 37 . . . . i x b6)
38. lxc8 lxc8 39. ld5 Wd7.
31 . . . . l c8 32. J xcS+ ixc8
33. lcd5 i.a3+
El tan ansiado j aque, pero era
mej or no darl o. Las posibilidades
de victoria, con 33 . . . . ig5, pare­
cen mínimas.
34. wd2 le7 35. lb6
Esta j ugada pasó desapercibida
en los cálculos de las negras. Des­
pués de 36. lc4 el alfil se encuen­
tra sin casillas de retirada.
3 5 . . . . i b 4 + 3 6 . c 3
( 0, 5: 0, 5) .
Aquí De la Villa me propuso ta­
blas y las acepté. Todas las varían-
0ö her6caö mt/6
¡ Hol a! Soy STEVE CANYON, e l hi j o
predi l ecto de MI LTON CANI FF y uno de l os
personaj es más mí ti cos de l a hi stori a del
comi c. Y por pri mera vez en España podréi s
l eer mi h i stori a compl eta. si n cortes.
de pri nci pi o a fi n. Cuatro
décadas repl etas de acci ón y
aventuras. f i el reproducci ón
de l as auténti cas ti ras tal y
como mi autor l as conci bi ó.
¿Recuerdas cómo eran?
En bl anco y negro a
di ar i o y en col or
en el Domi ni ca l .
Todo j u nt o e n
una gran
obra.
/
/
/
/
/
(
Las encontrarás en las pri nci pal es l i brerí as
y l i brerías especi al i zadas.
Apari ci ón mensual .
29
��
� ¡ 1
f . 1
Teoría de aperturas
UNA BRILLANTE IDEA
¡QUE PIEiDEI (3)
•••
Andr ás Adorj án
Gran Maestro
Endr e Végh
Maestro I nternaci onal
( 1 . d4 lf6 2. e4 e6 3.
lf3 b6 4. a 3 ib7 5.
le3 d5 6. ed5 txd5 7.
e3 g6! ? S. txd5 ed5 9 .
b4)
a. 2) 9 . . . . ld7 ( ! )
Una j ugada útil, que puede con­
siderarse de espera.
O PORTI SCH
e ADORJAN
Cto. de Hungría equi pos 1 9S3
Debido a su interés indicaremos
entre paréntesis el tiempo de refe­
xión consumido.
1 0. �b3 ( 1 0) a6 ( 2 1 ) 1 1 .
ib2 ( 35) id6 ( 27)
Creo que es importante saber
que en posi ciones de esta natura­
leza el alfil es mucho más activo
en d6 que en g7, puesto que de­
fiende c7 y ataca, al mismo ti em­
po, b4, a3 y h2.
1 2. �e2 ( 40) �e7 ( 35) 1 3.
00 ( 43) 00 ( 35) 1 4. l ae1 (44)
b5! (43) 1 5 . le1 (47) lb6 ( 50)
1 6. ld3 ( 59) le4 ( 60) 1 7.
�e3 ( 53) �h4 ( 62) 1 S. g3 ( 67)
Y se acordaron las tablas. En l a
posici ón fi nal , las blancas dispo-
30
nían ya de mej ores chances tras
1 8 . . . . �e4 ! Por ej empl o: 1 9.
lcS?! _x cS 20. beS (20. deS?? d4
y las negras ganan) 20 . . . . ic8,
con l a amenaza . . . ih3 . Mej or es
1 9. l fe 1 , seguido de .fl -g2.
O TI MMAN
• KURAJ I CA
1 0 . .d3
En lugar de 1 0. �b3. La secuen­
cia real de l a partida fue 9. �d3
ld7 1 0. b4.
1 0 . . . . id6 1 1 . 00 00 1 2.
�b3 a6 1 3. a4 �e7 1 4 . .d2
A 1 4. ia3 , las negras replica­
rían 1 4 . . . . c6, amenazando . . . b4.
¿Quizá 1 4. l b1 ?
1 4 . . . . lf6 1 5. b5 ab5 1 6.
ab5 le4 1 7. l xaS l xaS 1 S .
.e1 �dS 1 9. ib2 .eS 20.
�e2 ie6 21 . le5 ixe5 22.
de5 le5 23 . .e2? !
23 . id4 era l a j ugada precisa.
23 . . . . : a2 24. �b1 ? !
Las blancas debieran haber in­
tentado 24. l al . Por ej empl o: 24.
. . . ifS 2S. �c3 la4 26. l x a2,
con posi ci ón similar al final de la
partida.
24 . . . . d4?
24 . . . . �a8 ! , con la amenaza . . .
ifS, seguido de . . . la4, hubiera
otorgado a l as negras una fuerte
iniciativa.
25. l d 1
2S. ed4?? la4 y ganan las ne­
gras .
25 . . . . la4 26. l xd4 �e7
27. �xa2 ixa2 2S. J xa4
id5 29. id4 �g5 30. f3 h5
Y también aquí se acordaron las
tablas.
b ) 9 . ib5+ e6 1 0. id3
ig7!
¿No e s esto una contradicción?
En absol uto, dado que el motivo
del j aque intermedio blanco es
que, a 10 . . . . .d6?! podrían res­
ponder ahora 1 1 . e4. Hay que pro­
curar alej arse de los estereotipos y
basar el j uego en cálculos concre­
tos.
1 1 . 00 00 1 2. b4 a5( ! ) 1 3.
id2 ab4 1 4. ab4 ld7 1 5.
�e2 �e7
Las debilidades de la posición
negra son difcilmente accesibles.
1 6 . .e3 l feS 1 7. l fe1
lf S 1 S. : xaS ixaS 1 9. l a1
le6!
El caballo también ha encontra­
do el lugar adecuado.
20. h3 .b7 21 . �b2 n as
22. l e1 ?!
Era preferible 22. l x a8.
22 . . . . �bS 23. if1
A 23. bS , l as negras deben,
como siempre, j ugar 23 . . . . cS.
23 . . . . �fS 24. ld2 l a4
25. lb3 le7 26. �e2 '.a7
27. �b2 �as 2S . .d3
Aquí s e convino el empate, en
la parti da Portisch/ Adorj án (In­
donesia, 1 983).
e) 9. �d2! ?
Esta j ugada s e vio por primera
vez en la parti da Portisch/ Soson­
ko (lnterzonal de Túnez, 1 98S),
que prosiguió
9 . . . . ld7 1 O. �a4 a6 1 1 .
l e1 .g7 1 2 . .b4 l eS 1 3.
.d3
  �


A 1 3 . ix a6, Sosonko indica
sorprendentes continuaciones : 1 3 .
0 0 0 : a8 1 4. 'xd7+ ! ? 'x d7 ( 1 4. 0 0 0
<x d7 1 5 . ix b7 : a7 1 6. : x d5 y
las blancas tiene mej or j uego) 1 5 .
ix b7 e S 1 6 . ix a8 00, con posi­
ción poco clara. Portisch, sin em­
bargo, no acostumbra a capturar
esos peones . . .
1 3 . . . . a5
Antes o después, una j ugada ne­
cesaria y forzada. La negras, sin
embargo, sobrellevan esta debili­
dad 0 0 0
1 4. id2 00 1 5. ib5 lbS
1 6. 00 c6 1 7. ie2 ld7 1 S.
l fd 1
S i 1 8 . b4 b 5 1 9 . 'c2 ( 1 9 . 'x aS?
lb6 20. 'a7 'c7 21 . ,x bS ! a8
22. ! xc6 'xc6 y ganan negras)
1 9 . . . . a4, con l a amenaza 0 0 0 l e8,
seguido de 0 0 0 lb6. Las blancas di­
fícilmente pueden j ugar 20. e4, sin
ser castigadas por ello.
1 S . . . . 'e7 1 9. 'b3 ! aS
Se amenaza . 0 0 b5.
20. a4 ! feS 21 . .d3 'd6
Mientras que l as blancas sól o
han ido arreglándoselas, las ne­
gras, metódicamente, han prepa­
rado un contraj uego idóneo.
22 . .c3 c5 23. 'a3
Después de 23. deS beS ! 24.
�x b7? ! cb8 , la dama queda atra­
pada.
23 . . . . ' c7 24. ib5 ' acS
25. h3 lf6 26. ld2 le4 27;
txe4 de4 2S. ' c2?
28. l d2 no plantea a las negras
el menor problema. La textual, sin
embargo, casi cuesta a las blancas
el punto entero.
2S . . . . 'd5!
Este tiempo l o necesitaban las
negras como el oxígeno. ¡ Ahora el
ataque puede empezar!
29. : cd2 c4 30. �a2 f5 31 .
' c2 f4 32. ef4?
A 32. : de l , las negras pueden
responder con 32. o o · 'e6 ! ?, con
intención de j ugar . . . .d5. 32. 0 0 0
'f! ? también es digna d e consi­
deraci ón.
32 . . . . .h 6 33. ' e1 .xf4
34. ! ce2 e3 35. fe3 ,xe3+
36. 'ih 1 ' fS 37. 'a3 if2?
Con 37. 0 0 0 ' cf7 ! las blancas po­
drían haberse rendido, mientras
que con la textual el primer j uga­
dor consigue tablas.
30. 'xfS+! 'xfS 39. ! xf2
! f7 40. ! eS+ <g7 41 . ' fe2
Y se acordaron tablas en la j u­
gada 52.
S. h4
Con un j uego preciso de las ne­
gras, esta continuación gratuita­
mente agresiva no le concede a las
blancas ventaj a alguna, si no más
de un problema.
S . . . . .g7 9. h5 00!
9. o o · eS s e ensayó en l a partida
K o r c h n o i j P o l u g a i e v s k y
( URSS/ Resto del Mundo, Lon­
dres 1 984), pero no resultó nada
bueno, tras 10 . .b5+ .c6 ( 1 0. 0 0 0
lc6 1 1 . id3) 1 1 . .d3 ld7 1 2.
e4 lx c3 1 3 . bc3 'c7 ( 1 3 . o o · cd4
1 4. cd4 lc5 1 5 . .g5 f6 1 6. h6,
con ventaj a blanca) 1 4 . .g5 h6,
cuando, en lugar de 1 5 . ih4, las
bl ancas podrían haber mantenido
la ventaj a con 1 5 . .e3 !
1 0. hg6 hg6
Esta situaci ón que puede consi­
derarse posición básica.
( Ver di ag . si gui ente)
Y ahora tendremos en cuenta
tres posibilidades:
a) 1 1 . lxd5 ed5 1 2 . .d2
ld7 1 3 . .d3 ' eS 1 4 . .c3
a5 1 5. 'c2 ia6 1 6. ixa6
GM Adorján: paladín t las ners
en un mundo de blanera terca •••
Y se acordaron las tablas en la
p ar t i da Razuvai ev j Rodr í guez
(Moscú, 1 985).
b) 1 1 . 'c2 c5 1 2. lxd5
'xd5 1 3 . .c4 �c6 1 4. dc5
ld7! 1 5. id2
Después de 1 5 . cb6??, ! ac8, las
negras ganan con facilidad.
1 5 . . . . b5 1 6 . ie2 'xc5 1 7.
'b3 .d5 1 S. 'xb5 'xb5 1 9 .
_xb5 le5 20. ic3 lxf3 21 .
gf3 ixc3 22. bc3 ixf3 23.
' h4 ' fcS 24. lf4 id5 25.
ld2 ' abS
Con pequeña ventaj a para las
negras (tabl as, en 32 j ugadas) . Así
3 1
Teoría de aperturas
discurrió la parti da Cebal o/ Tim­
man (Zagreb 1 985) .
e) 1 1 . le4?
Demasiado es tan malo como
demasiado poco . . . Se trata de una
mala idea y . . . ¡ no necesita ser pro­
fundizada!
1 1 . . . . ld7!
¡ Ejercitándose en l a auto-res­
tricci ón! Después de 1 1 . . . . l xe3
1 2. i xe3 _ x e4 1 3 . lg5 id5 1 4.
1g4 ld7 1 5. lh7 � e8 1 6. ig5
f6 1 7. i e3 g5, las blancas pueden
tramar algo en la posición . . .
1 2. leg5
Tras 1 2. lfg5 l5f6 1 3 . 1f3
lx e4 1 4. lx e4 ix e4 1 5 . 1x e4
c5, las negras se apoderan de la
iniciativa.
1 2 . . . . l5f6 1 3 . .c4 1e7
1 4. 1c2 c5 1 5. lh4 id5! 1 6.
e4
16. ix d5 lxd5, Ó 16. id3
lc4 1 7. ed4 e5 1 8 . de5 1x e5 con­
cede a las negras una excelente po­
sición.
1 6 . . . . i x c 4 1 7 . 1x c 4
� ac8! 1 8. l hf3
Las blancas están obligadas a
retirarse: su «ataque» era total­
mente infundado.
1 8 . . . . cd4 1 9. 1xd4 lg4!
20. 1b4
Prácticamente, úni ca. 20. e5
ld xe5 2 1 . lx e5 I x c 1 + ! ? 22.
32
I x c i 'x g5 23. f4 ixe5 24. 1x e5
l x e 5 2 5 . fg5 ld3+ 26. \e2
l x cl + 27. l x cJ l d8, con chan­
ces ganadoras en el final para l as
negras. Para lectores quisquillo­
sos, que podrían argumentar que
con 28. � c7 las blancas todavía
pueden luchar, sugiero la más pro­
saica 2 1 . . . . lxe5 22. 1h4 ld3+,
seguido de l fd8 , que cubre ade­
cuadamente l as características de
una posición abs olutamente perdi­
da para las blancas.
20 . . . . lc5 2 1 . 00 1c7! 22.
1c4 l fd8 23. � b1 ld3 24.
1xc7 � xc7 25. b3 lgxf2
Las negras tienen ya una posi­
ción ganada.
2 6 . ie3 lg 4 2 7 . id 2
� dd7 28. l bd 1 .f8?
Después de 28 . . . . ib2 29. a4
ia3, los jugadores sin nervios de
acero se habrían rendido . . .
29. b4 a5 30. � b1 ab4 31 .
ab4 b5?
Apuros de tiempo. Las negras
deberían haber j ugado 3 1 . . . . � c4.
32. l b3 J c4? 33. txf7!
A 33. l a l , las negras ganan
con 33 . . . . l e l !
33 . . . . lc5! 34. l7e5 txb3
35. lxd7 ie7
Otra posibilidad es 35 . . . . ig7 ! ?
36. ig5 ,xb4 37. lh2
37 . . . . lxh2?
Después de 37 . . . . ic5+! 38.
lx c5 lx h2 39. lxb3 ( 39. \xh2
lx c5 40. l b l b4 4 1 . id2 la6
42. l al l c6, con un control de­
cisivo del juego) 39 . . . . lxfl 40.
w xfl ¡ xe4, y las negras pueden
jugar a ganar sin riesgo alguno.
38. \xh2 ld2 39. lf6+
\g7 40. � f4
Si 40. l al id6+ 4 1 . \h3 Wf7 !
42. � a2 � c5 ! concede ventaj a a
las negras.
40 . . . . � c8 41 . e5
4 1 . lg4! ?
41 . . . . lc4 42. le4
42. � h4 � h8 43. le8 +! I xe8
44. if6+, con j aque perpetuo: 42.
lg4 � h8+ 43. W gl ic5+ 44. Wfl
le3+ 45. l xe3 i xe3 46. if6+
<f 47. I f3 l hl + 48. \e2 id4
49. l b3, con chances igualadas.
42 . . . . ie1
42. . . . � f8 43. if6+ <f 44.
lg5+ \e8 45. lx e6 � f7 46. � d4
i.e7 47. lc7+ \f8 48. lx b5
ixf6 49. ef6 I h7+ 50. Wg3, con
chances ganadoras para las blan­
cas; 42 . . . . J h8+ 43. lg3 ie l +
44. Wf3 y a pesar de s u peón me­
nos, las blancas tienen mej or jue­
go.
43. J f3
Mej or era 43 . if6+ Wg8 44.
l f3 .
43 . . . . l h8+ 44. 'g 1 � h5
45. if6+ \g8 46. l d3?
El último error. 46. g4 lx e5 47.
l fl lxg4 48. l xe l I h3 , con
igualdad.
46 . . . . lxe5 47. : e3 ia5
Aquí, las negras, en una posi­
ción ganada ¡ perdieron por tiem­
po! (3 horas: 50 jugadas) , partida
Mi l es / Adorj án, Reggio Emilia
1 984/ 85.
Cerco al rey
M
i ent r as
Botvi n n i k y
Petrosi a n
di sput aba n l a
supremacía mu nd i a l , l a
gener aci ón de Ta hl ,
La rsen, Stei n y Spassky
hacía sent i r sus
asp i raci ones al máxi mo
t ít u l o. Bor i s Spassky
t r i u nfa ba en el Zon a l de
l a URSS, en 1 964, con
a l g u nas br i l l a nt es
vi ctor i as. He aq u í u na
de e l l as, en l a q u e,
c ua ndo l a s bl a ncas,
con 23. � c7,
pa r ecen obtener una
posi ci ón ga nador a,
se encuent r a n
con u na sor pr endente
r épl i ca .
O GE LLER
e SPASSKY
Moscú 1 964
Apertura Español a
1 . e4 e5
2. lf3 lc6
3 . .b5 a6
4 . .a4 d6
5. 00 .g4
6. h3 .h 5
7. c3 lf6
8 . d4 b5
9. .b3 .e7
1 0 . .e3 00
1 1 . lbd2 d 5
1 2. g 4 .g 6
1 3. de5? lxe4
1 4. lb 1 'c8 !
1 5. ld4 txe5
1 6 . f4 c5
1 7. fe5 cd4
1 8. cd4 'd7
1 9. ld2 f6
20. );c1 Wh 8
2 1 . . f4
22. .xe5
23. );c7
24 . .xc7
25. wg2
Bl ancas r i nden .
fe5
.g5! !
'xc7 ! !
.e3+
txd2
( Si 3 1 . g5 , 3 1 . . . . .f2+ 32. Wg4
! h5++) .
Curso de táctica
J O. La combinación (V)
Liberación de l íneas o
casillas. Ejemplos.
Ejercicios. Binomios
tácticos:
Dama+ Cabal l o.
Figuras de mate.
Mecanismos típicos.
Antoni o Gude
LIBERAC/ON DE
LINEAS O CASILLAS
La liberación de líneas (o casi­
l l as) es una figura táctica que con­
siste en despej ar determinada(s)
casilla(s) o líneas clave medi ante
sacrifici os, para dinamizar a un
equi po de piezas que podrán, así,
ejecutar una combinaci ón.
Las líneas pueden ser di agona­
les, filas o columnas.
La liberación de una casilla pue­
de serlo con fines defensivos u
ofensivos . Esa casi ll a-clave, en
una maniobra defensiva es, gene­
ralmente, una casilla de escape del
rey. En el caso ofensivo es una ca­
silla que permitirá instalarse en
ella a una de las piezas que tendrá
un rol protagonista en l a combina­
ción.
Muchos autores ll aman a esta
figura táctica «apertura de líneas»,
pero nos parece que esta denomi­
naci ón puede dar lugar a cierto
confusionismo con la importante
fase inicial de la partida, de modo
que preferimos el término libera­
ción.
EJEMPLOS
En el di agrama n. º 1 tenemos
un sencillo caso de liberación de
una casilla.
Las negras j ugaron l. . . . 1 f4! ,
con l o cual s e apoderan, e n reali­
dad, de dos casillas (g4 y h4, do­
minada por el alfil, una vez avan­
zado el peón ' g'), si bien queda, al
mismo tiempo, liberada la casilla
34
1
«de escape» g3 para el rey blanco,
aunque . . . sólo permite una fuga
efímera: 2. gf g4+ 3. Wg3 lf5++
(Vadasz/ Lukács, Budapest 1 977).
En el di agrama n. º 2 l as blan­
cas inician una pequeña «combi­
naci ón», especulando con l a debi­
lidad de la última fila.
2
1 . 'x h6? (basándose en que si
l . . . . : x h6?? seguiría 2. : g8+
Wd7 3. l d8++). Las negras, si n
embargo, encontraron una s olu­
ción bien sencilla: l. . . . : x e2! , for­
zando el abandono de las blancas,
pues si 2. W x e2, ya pueden captu­
rar l a dama, debido a que el rey
. negro di spone ahora de la casilla
de escape e6
.
3
El di agrama n. º 3 refej a una in­
teres ante posición de la partida
Vladimirov j J aritonov (Alma Ata
1 977), en la que l as blancas supie­
ron sacar provecho de su dominio,
mediante l a liberación de líneas: l .
'f6+ ! lxf6 2 . �eS+ ! (imprescin­
dible, para evitar que el rey negro
se fugue por la columna ' d') 2 . . . .
ix c5 3. gf6+ (ef6+) 3 . . . . Wf8 4.
: h8++. Una combinación verda­
deramente espectacular, con una
idea, no obstante, cristalina, en la
que podemos detectar t ambién el
tema de atracción, estudiada en el
número anterior de l a revista.
4
En el di agrama n. º 4 podemos
ver una posición muy abierta, con
ambos reyes seri amente expuestos
y las piezas muy activas , pero
como les toca j ugar a l as blancas,
su conductor demostrará la im­
portancia del tiempo en ajedrez: l .
'g4+ ! ! (un sacrificio de dama de­
moledor, que fuerza el bloqueo
táctico del rey negro) l. . . . i x g4
2. : xh6+ ! (l a clave de l a concep­
ción, basada en l a liberación de la
di agonal e8 j h5) 2 . . . . gh6 3 .
if7++. Este remate se produj o en
la partida Vaccaroni / Mazocchi
(Roma 1 89 1 ) y es una de esas com­
binaciones que por sí sol as crean
adicción eterna al ajedrez.
El di agrama 5 muestra una po­
s i c i ó n d e l a p a r t i d a An ­
druetj Spassky, j ugada en el re­
ciente Campeonato de Alemania
por equipos (Bundesliga 1 988). La
p osi ci ón bl anca parece s ól i da,
pero el excampeón mundial capta
perfectamente l a actividad de su
Curso de táctica
5
parej a de caballos, que «tocan» l os
puntos g2 y f3 (casillas blancas . . . )
en el entorno del rey enemigo, lo
que le sugiere una combinación
i mpecable: l. . . . �f3 ! ! 2. gf3
lexf+ 3. éhl y ahora . . . 3 . . . •
ih3! , con matejevitable. ¡ El sa­
crificio de la dama sirvió para per­
mitir el acceso del alil a las casi­
llas-clave h3 y g2! Spassky puso el
dedo en l a llaga y las blancas su­
frieron las consecuencias de abrir
la diagonal fl / h3.
6
He aquí un ' tour de force' de
otro excampeón del mundo: las
blancas j uegan l. lf5! y fuerzan
pov y Cs om ( Bad Lauterberg
1 977) .
El último ej emplo de este capí­
tulo constituye otra de esas com­
binaciones memorables en la his­
toria del juego-rey. Su autor es el
GM Nicolás Rossolio (blancas)
en una sesión de simultáneas de
1 944
7
Rossolimo tiene su rey en una
bizarra posición y el campo negro
parece sólido, pero el GM franco­
ruso-americano explota a la per­
fección las líneas abiertas, para al­
canzar al rey enemigo: l . : xf5!
(un golpe característico del tema
destrucción de la defensa, que es­
tudiaremos más adelante) l. ... ef5
2. �x h6+ ! ! (grandioso sacrificio
de dama, difícilmente perceptible)
2 . . . . éxh6 (no es posible 2 . . . .
gh6?? por 3. lf6+ y 4. : g8++) 3.
: hl+ 3. : hl+ ég6. Muy bien, ya
tenemos al rey negro «en plena
campaña», pero l a cuestión esen­
cial queda por resolver: ¿cómo re­
matarlo?
la inmediata rendición de sus opo-
s
nentes, que consideraron las si­
guientes variantes: a) l. . . . l x d7
2. �h2+ ég8 3 . �g3+ éf7 4.
�g7++; b) l . . . . ef5 2. �h2+ ég8
3 . �g3+ éh8 4. �g7++. Una vez
asumido que ambas capturas fa­
llan, por el acceso de la dama
blanca a la diagonal h2/ b8, abier-
ta por el salto de caballo, exami-
nan una última tentativa de defen-
sa: e) l. . . . �b8 (para cerrar, pre­
cisamente, la acción de la dama
enemiga a l o l argo de la diagonal
mencionada, pero . . . ) 2. i h7+!
(un bloqueo táctico, que a la vez
l i bera la séptima fila para su
dama) 2 . . . . lxh7 3. �g7++. Los
intérpretes de la lucha fueron Kar-
He aquí la respuesta: 4. éf4! !
(otra j ugada que libera líneas, en
este caso l a diagonal e2/ h5 para el
alfil. Pese al material entregado,
Rossolimo no necesita ni el caba­
llo, pues amenaza 5 . .h5+ y 6 .
.xf++) 4 . . . . �e6 (única) 5. : h8!
GM Lalic (Yugoslavia)
(la fina estocada que remata: no
servía, ahora, 5. ih5+ éh7 6.
,xf7+, por 6 . . . . �h6) . Las negras
se rindieron. ¿Quién podría pen­
sar, al ver l a posición original, que
el alfil (la pieza menos activa de
las bl ancas) tenía asignado el pa­
pel de verdugo?
o
( 2)
35
36
Sol uci ones a ej erci ci o
de Tácti ca pági na, 29.
Curso de táctica
GM Malaniuk. Talinn '988. (Genti­
leza !. l. Ueber).
En el n. º 1 un golpe expeditivo
resuelve rápidamente la situación.
El n. º 2 contiene una jugada clá­
sica de liberación de líneas, que
controla con energía al rey negro.
Una j ugada muy bonita inicia
una combinación sin desperdicio
sobre el bando negro: ataque di­
recto irreprochable, en el n. º 3.
La mayor actividad de l as pie­
zas blancas, en el n. º 4, permite un
sacrificio inmediato y definición.
BINOMIOS TACTICOS:
DAMA+CABALLO
No es propósito de este curso
ofrecer toda la gama de posibles
combinaciones que pueden ej ecu­
tar los binomios tácticos, dada la
enorme variedad de nuestro j uego,
pero sí pretendemos servir de
orientación didáctica a nuestros
lectores, informándoles de l os me-
canismos más característicos en
cada caso.
La eficacia de la fuerza combi­
nada � + l puede ser muy gran­
de, ya que el caballo aporta al bi­
nomio su peculiar desplazamien­
to, l o que le permite tej er con la
dama innumerables combinacio­
nes y mates .
Aunque ya lo hemos menciona­
do en un capítulo anterior, vale la
pena enfatizar en el mate de la coz,
como ejemplo más espectacular
del óptimo entendimiento operati­
vo que pueden desplegar � + l.
9
Pese a la enorme superioridad
de «fuerza bruta>> (material), las
blancas asestan mate con el infa­
lible mecanismo táctico conocido
como mate ahogado o de la coz,
en el que se combinan temas de j a­
que descubierto y autobloqueo: l .
�e6+ \h8 ( l . . . . \f8?? 2. �f++)
2. lf7+ \g8 3. lh6+ ! \h8 (de
nuevo hay mate en f7, si 3 . . . .
\f8??) 4 . �g8+ ! ! l x g8 5. lf++.
En la posi ci ón del di agrama n. º
1 0, las debilidades del enroque ne­
gro y la gran actividad de las pie­
zas blancas permiten rematar con
brillantez, gracias, precisamente,
al tema de liberación de líneas: l .
ia6 ! i xa6 (si l . . . . . xe4? 2.
�xe4, con amenazas s obre h7 y
c8) 2. lex g5! l fd8 3. l h8+! y las
Curso de táctica
negras abandonaron: otras piezas 13
colaboraron para permitir que el
binomio ' + l llegase hasta el rey
adversario (Rater / Belver, 1 940) .
14
El diagrama 1 1 muestra una po­
sici ón en la que puede llegarse a
un esquema típico ideal en el que
11
la fuerza conjunta ' + l alcanza
un nivel óptimo: l. l xe7! i xe7
2. 'g4, con la doble amenaza de
mate en g7 y lh6+, ganando la
dama. Ambas amenazas no pue­
den pararse simultáneamente, por
l o que las negras abandonaron
(Kruusiauk/ Fokina, 1 975).
Las negras parecen atravesar
una situación muy comprometida
en el diagrama 1 2, pero encuen­
tran un modo muy sencillo de ha­
cerse con la partida, jugando l . . . .
'bl+ 2. icl l el+! y las blancas
se ven obligadas a rendirse, pues
el mate es i nevi t abl e ( Vat ni ­
kov 1 Borovoi, 1 957).
En el diagrama 13 llegamos a
otro mecanismo táctico que se
produce con cierta frecuencia so­
bre el tablero. Con l. l xh7+!
cg8 (si l . .. . cx h7, 2. 'h3+, etc. ,
como en la partida) 2. l h8+!
cx h8 3. 'h3+ cg8 4. 'g4+ y 5.
'g7++. El lector deberá memori­
zar este esquema, puesto que un
caballo en f5 (ó f4, si hablamos del
enroque blanco) permite trenzar
secuencias de mate en cooperación
con su dama.
La posición del diagrama 1 4, en
el que algunas piezas' blancas son
muy activas, pero con calidad de
menos para este bando y un peli­
groso peón pasado negro en d3,
conci be el primer jugador una
combinación que pondrá de relie-
ve las excelencias operativas del
binomio '+ l: l. lxf6! (no ser­
vía l. lgxe5, por l . . . . l de8 2.
lf7+ cg7 ! ) l . . . . J xf6 2. fg5
l xf+ 3. cgl (3. cxf2? 'c5+) 3.
. . . l O+ 4. ch2 y las negras no
pueden impedir el mate en h7.
Fi g . 1
« W
1 1 

« «�
× »
« »
Fi g . 4
#× ×
« W %
� »
« «
Fi g . 7
Þ× «
« ×´
�« »
× «
Fi g . 1 0
Þ % �
×4 ×
� �
× ×
FIGURAS DE MATE
Fi g. 2 Fi g . 3 -
#× × 9
1 11
%
« × « ×
W % × � M
« × : z ×
Fi g. 5 Fi g. 6
'×#» W «
1 11

× M% «�´
« « « × %
« «
× ×
Fi g . 8 Fi g . 9
« #� ×�×
« «� W «
  « Æ´«
« �
× ×
Fi g . 1 1 Fi g . 1 2
× ×� #4×
´× » m 4
« ×Þ × ×
×W× « ´�
37
Historia del
Campeonato
Mundial (3)
EL TERCER
CAMPEONATO
MUNDIAL
Î
l 3er. Campeonato del Mun­
do experimentó una modifica­
ción organizativa, pues el Congre­
so de la ICCF de 1 9S6, en Ams­
terdam, decidió suprimir l os gru­
pos semifinales de la Fase Previa
y proceder a una reestructuración,
según l a cual fueron invitados:
a) Los tres primeros clasifica­
dos del 1 er. Campeonato, es de­
cir, Purdy, Napolitano y Barda, ya
que Malmgren había fallecido.
b) Los s ei s primeros del 2. º
Campeonato.
e) Balogh de Hungría, que se
había clasificado para las dos Fi­
nales.
d) Representantes selecci ona­
dos de las zonas ICCF.
En 1 9S 8 se cursaron las corres­
pondi entes invitaciones . Purdy,
B a r d a , Ar n l i n d , Rag o z i n y
Schmid declinaron participar.
Como representantes de las zo­
nas fueron designados: Garner, de
EE. UU. , por Norteamérica, Sec­
chi (Argentina) por Sudamérica,
Salm por Australia, Dubinin por
la URSS y O'Kelly (Bélgica) por
Europa.
En 1 9S9 comenzó el Campeona­
to Mundial con menor participa­
ción en la historia del aj edrez por
correspondencia.
SELECCION DE
PARTIDAS
La siguiente resultaría el en­
cuentro decisivo, en el que el GM
ante el tablero Alberick O'Kelly de
38
Galway aseguraría su triunfo, im­
batido.
O O' KELLY
e DUBI NI N
Defensa I ndi a d e Rey
1 . d4 lf6 2. c4 g6 3. lc3
ig7 4. e4 d6 S . f3 c6 6 . .e3
a6 7. �d2 bS 8 . .d2 bc4 9.
ixc4 dS 1 O. .b3 de4 1 1 .
Qxe4?
Mej or 1 1 . fe4 lg4 12. lf3
l x e3 1 3 . �x e3 00 (Botvinnik) , a
lo que puede seguir 1 4. h4! .g4
l S . hS _x hS 1 6. 000; y si 1 1 . . . .
e S , 1 2. lf3 ! con ligera ventaj a
blanca.
1 1 . . . . 00 1 2. le2 aS 1 3. 00
a4 1 4 . .c4 lxe4!
En la 6. a partida de su match
contra Botvinnik ( 1 9S8), Smyslov
j ugó 14 . . . . lbd7, con igualdad.
1 S. fe4 eS! 1 6 . .h6! ?
Si 1 6. de S �x d2 1 7 . . x d2
,x b2. Si 1 6. idS, 1 6 . . . . l aS ! , y
si, ahora, 1 7. deS e6 1 8 . .c4
�x d2 1 9. i xd2 l xcS. Y si, por
fin, 1 6. l ad 1 , 1 6 . . . . cd4, seguido
de . . . .a6.
1 6 . . . . .g4 1 7. _xg7 wxg7
1 8. �c3
Era dudoso 1 8 . : xf7+? ! l xf7
1 9. ,xf7 ,x e2 20. idS l a6 ! 2 1 .
�x e2 e6, seguido de . . . �x d4+.
1 8 . . . . cd4 1 9 . lxd4 eS 20.
lc2 ld7! 21 . le3 �b6 22.
l f 2 .e6 23. l d1
MI
Si 23. ix e6, 23 . . . . fe6! 24. l d l
lf6!
23 . . . . l ac8 24. b3
A 24. ldS seguiría 24 . . . . �aS
2S . b3 ab3 26. ab3 f6, seguido de
la maniobra lb8 / c6/ d4.
24 . . . . ab3 2S. ab3 f6 26.
l fd2 lcS 27. l d6 �b8
28. ixe6 lxe6 29. l d7+!
l f 7 3 0 . l xf 7+ w xf 7 3 1 .
l d7+! We8
Si 3 1 . . . . Wg8 , 32. ldS ! l xc3
33. l xf6+ y tablas por j aque con­
tinuo.
32. �d2 l c1 + 33. �xc1
Si 33. Wf2?, 33 . . . . lcS ! 34. Wf3
l fl + ! 3S. lxfl �x b3+, seguido
de . . . lx d7. No servía, en cambio,
33 . . . . lgS?, por 34. �dS !
33 . . . . wxd7 34. ldS! �a7+
3S. Wf1 fS
3 6 . �c4 ! Wd 6 37. lf6 !
�a 1 + 38 . wf2 lf4 39 . g3!
�b2+ 40. wf3 �g2+ 41 . we3
�g 1 + 4 2 . W f 3 �d 1 +
( O, S : O, S) .
(Notas del GM A. O'Kelly).
�,oi�L coR�
l B
�,.

s
.
Ajre pr crrndea ¡ t
\
¡erterfomµockRea4|o| l 959-02
O O' KELLY
e SECCHI
Defensa Ni mzoi ndi a
1 . d4 tf6 2. c4 e6 3. tc3
�b4 4. e3 c5 5. �d3 00 6.
tf3 d5 7. 00 tc6 8. a3 �xc3
9 . bc3 dc4 1 O . .xc4 'c7 1 1 .
�b5! ? : d8!
1 1 . . . . a6 1 2 . �d3 , con ventaj a
blanca (Bronstein/ Filip, Portoroz
1 9S8) .
1 2. l e1 a6
1 2 . . . . 'aS 1 3 . a4 'x c3? 1 4.
�d2 'b2 1 S. : e2! , con la ame­
naza �e l ; y si 1 3 . . . . a6 1 4. : a3 !
1 3. �d 3 e 5 1 4. 'c2 �g4
1 5 . txe5 txe5 1 6. de5 'xe5
1 7. f3 ie6 1 8. �f1 ! td5
Er a mej or 1 8 . . . . bS ! , seguido de
. . . ic4.
1 9 . .d2 c4 20. e4 tf4 21 .
ie3 td3 22. : ed1 : ac8
(Ver di ag . si gui ente)
La posición puede considerarse
i gual ada. Era interesante, aquí,
22 . . . . fS ! ? 23. �x d3 cd3 24. : xd3
fe4 2S. fe4, con posición complica­
da.
23. �h 1 'c7 24. �d4 tc5
25. 'f2 tb3? ! 26. Ab6 'e5
27. �xd 8 ! tx a 1 28. ib6
lb3 29. 'e3 'b5 30. f4 : e8
30 . . . . fS 3 1 . : d6 �f7 32. : xe6!
� xe6 33. efS+ � xfS 34. 'h3+
�xf4 3S. 'e6 ! ! , con ventaj a deci­
siva; 30 . . . . f6 3 1 . eS ! feS 32. : d6
: c6 33. a4! 'x a4 34. : d8+ �f7
3S. feS 'a1 36. 'f2+ �g6 37.
l f8 'c3 3 8 . : f6+ ! ! gf6 39.
'x f6+ �hS 40. �e2+ �g4 4 1 .
�xg4+ �x g4 42. h3+, también
con remate a favor de las bl ancas.
31 . h3! 'a4 32 . .e2 h6 33.
'f2! !
Alericl O'Kely de Gl
Oriundo de Irlanda, ese GM serít
campeón de Bélgica e siet
ocasiones, paricipand en ocho
olimpiadas. Recibió el ttulo d
gran maestr en r 956.
Planteando la amenaza f5, se­
guido de eS.
33 . . . . f6 34. e5! fe5 35. f5!
jf7
Si 3S . . . . : f8, 36. fe6 ! ! 1 x f2 3 7.
1 d8+ J f8 3 8. e 7 : e8 3 9. ihS ! ;
3 7 . . . . �h7 3 8 . �xf2, con l a ame­
naza e7 y e8'.
36. f6 'c6 37. fg7 wxg 7
38. Ae 3! b 5 39. �g 4 'g6 40.
: d7 h5 41 . if5 'f 6 42. h4!
( 1 : 0) .
S i 42 . . . . e4, 43. igS 'x c3 44.
: x f7+ ! �xf7 4S. 'a7+, ganando.
(Notas del GM A. O'Kelly).
O EN DZELI NS
e DUBI NI N
Apertura Español a
1 . e4 e5 2. lf3 lc6 3. ib5
a6 4. ja4 d6 5. ixc6+ bc6 6.
d 4 f 6 7. c4 g6 8. lc3 lh 6 9 .
de5 fe5 1 O . jg5 'd7 1 1 . � f6
: g8 1 2. ig5 lf7 1 3. �e3
: b8 1 4. 'd2 g5 1 5 . 000 g4
1 6. le1 'e6 1 7. b3 'g6 1 8 .
ld3 �g7 1 9. f4 gf3 20. gf3
ih 6 21 . f4 ef4 22. lxf4 ,xf4
39
,otAL COfl
��
l
s
.
·
' 1 Ajre pr c l
MI
23. _xf4 ie6 24. 'd4 'g7
2S . eS deS 26. 'a7 � d8 27.
id2 . fS 28. 'xc7 'g2
29. l he1 l g6 30. � xeS+
txeS 3 1 . 'xeS+ je6 32.
te4 'f7 33. l e1 ih3 34.
.c3 'g4 3S. eS h6 36. td6+
: gxd6 37. 'e7+ 'g8 38. cd6
'gS+ 39. � e3 ig4 40 . . f6
'cS+ 41 . 'b2 � d7 42. 'e8+
' h 7 43 . � e7+ : xe 7 44.
'xe7+ 'g 6 4S. 'g7+ 'fS
46. d7 ( 1 : 0)
O LUN DQVI ST
e KJ ELLANDE R
Gambi to Evans
1 . e4 eS 2. tf3 tc6 3. jc4
.eS 4. b4 ixb4 S. c3 iaS 6.
d4 d6 7. 00 id7 8. deS deS
9. t:bd2 'f6 1 O. idS ixc3
1 1 . � b1 ixd2 1 2. 'xd2 � b8
1 3. tgS th6 1 4. ia3 'f4
1 S. 'xf4 ef4 1 6. l Hc1 f6
1 7 . � xc 6 fg S 1 8 . � xc7
t:g4 1 9 . � bxb7 � xb7 20.
: xb7 'd8 21 . � xa7 � eS 22.
� aS+ 'c7 23. � xe8 ixe8
24. f3 tf6 2S . .c4 t:d7 26.
je7 h6 27. ie6 'b6 28.
,xd7 ixd7 29 . . f 8 hS 30.
ixg7 'cS 31 . ih6 ( 1 : 0) .
O SALM
e LUN DQVI ST
Defensa Francesa
1 . e4 e6 2 . d4 dS 3. tc3
ib4 4. eS eS S. a3 ixc3+ 6.
bc3 te7 7. h4 id7 8. hS 'c7
9. tf3 tbc6 1 O. h6 g6 1 1 .
igS 00 1 2. 'd2 cd4 1 3. cd4
tc8 1 4 . .f6 tb6 1 S. t:h2
� feS 1 6. tg4 .eS 1 7. :¡h3
td7 1 8. � b1 a6 1 9 . je2
� ab8 20. c3 bS 21 . 'f4 :¡b6
22. : f3 tcb8 23. 'gS l c6
24. � b3 'aS 2S. ie7 fS 26.
tf6+ 'h8 27. t:hS .f7 28.
g4 'g 8 2 9 . tg3 f g4 30.
'xg4 l eS 31 . 'gS 'c7 32.
thS ( 1 : 0) .
¡JUEGUE AJEDREZ POR CORRESPONDENCIA!
40
Una fascinante modali dad de ajedrez que le permi ­
ti rá desarrollar su capaci dad de análisi s. Sin apu­
ros, si n agobi os. De forma organi zada. Usted elige
la categoría. Nosotros le ponemos en contacto con
sus contri ncantes.
Grupos nacionles
• Categoría Amateur
• Categoría Superi or
( 1 1 j ugadores/grupo)
Estos gr upos i ncl uyen Portugal y Andorra.
Inscripción: 1 .000 ptas. por grupo.
750 ptas. suscriptres.
Grupos internacionales
Categoría úni ca.
( 7 j ugadores/grupo) .
FORMA DE PAGO:
-Gi ro postal
-cheque ( +1 50 ptas. gastos)
j IÑffkI8kffIf#¥fIÑÏf0IkfffÏkM0fÏf0ì0ßk#00|
Revs lntmacional de AEDRE
C/ López de Hoyos 1 42 - of. 55. 28002 Madri d
Tel éfono ( 91 ) 41 5 01 98
Teoría y técnica
U COLUMNA DE NESIS
El cambio
desigual(4)
Gennadi Nesi s
Gran Maestro ICCF
1. DAMA CONTRA
TORRE+ALFIL
(Continuación)
1
ara fi nali zar, no podemos
evitar la tentación de incluir
un hermoso fragmento de lucha
donde una dama activa omite una
sutileza que transforma la posi­
ción sorprendentemente, conclu­
yendo la parti da con el reparto del
punt o.
O RE E
e HORT
Wij k aan Zee 1 986
Las blancas amenazan el punto
g6 y no se ve cómo pueden las ne­
gras defenderl o. Sin embargo, el
GM checo encuentra un brill ante
recurso defensivo.
1 . . . . J xh4!
2. wxh4 .d4!
Y la dama blanca está encerra­
da. Las dos piezas menores domi­
nan el ámbito de juego y no hay
manera de modificar la situaci ón.
Aquí tenemos un ejemplo de final
GM ICCF Gennodi Neis
artístico en partida viva, cierta­
mente maravilloso.
3. Wg3 we7
4. Wf3 .a1
Tabl as.
2. DAMA CONTRA
TORRE+CABALLO
M
ay buen número de ejemplos
prácticos, basados en el cál­
cul o, característicos del caballo
sustituyendo al alfil como pieza
menor en su lucha combinada con
la torre contra la dama enemiga.
Se trata, para el bando inferi or, de
poner en práctica una estrecha
cooperaci ón de piezas, de descu­
brir la estrategia exacta en aque­
llas posiciones en que mandan to­
rre y caball o.
Afrontemos concretamente las
complej idades del juego de to­
rre + caballo contra dama. Si la to­
rre y el caballo pueden proceder
armónicamente, cerca ambas del
objetivo, la acción conjunta pue­
de traducirse en una seria amena­
za para el rey enemigo, superando
la teóricamente insuperable fuerza
adversari a.
Examinaremos algunos ej em­
plos convincentes para los lecto­
res, en los que l a acción recí proca
de las figuras puede jugar un rol
predominante.
Conviene enfatizar en la parti­
cularidad del j uego de torre + caba­
llo contra dama. Estas dos piezas,
en un papel eventualmente defen­
sivo, puede construir una fortale­
za aj edrecística para poner a prue­
ba la fuerza de la dama.
En el caso de una dama domi­
nante, debe recordarse que lo
esencial para tener éxito es pertre­
charse contra la actividad de las
piezas, propiciando la oportuna
des
.
organización del juego adver­
sano.
La culminación armónica en la
acci ón conj unta de torre y caballo
se pone de evidencia en el elegan­
te estudi o que sigue, compuesto
por un eminente problemista.
Estudio de D. Pzepiorka
• • • •
« « ø�´�
• • • •
« º « ø¨
^ «' º º «
• • • •
�w=× • •
• • • H
1 . l e2!
Lo preciso. No servía ocupar l a
columna 'd ', con l . l d2, a causa
de l . . . . 'g5 .
1 . . . . 'g8!
Unica manera de evitar la irrup­
ción de las fuertes piezas blancas ,
pues si l . . . . h6, 2. l e8+ 'h7 3 .
lf6+ wg7 4. l g8+.
2. lg7! !
41


¡ La culminación armónica! To­
rre y caballo se complementan a
la perfección, un requisito impres­
cindible en la lucha contra la po­
derosa dama. Lo que acentúa más,
si cabe, la belleza de esta preci osa
combi naci ón es la variante si­
guiente: 2. lf6, que parece ganar.
Sin embargo, tras 2 . . . . �gl 3 .
: e8+ < g7 4 . : g8+, sigue 4 . . . .
<h6 y ¡ t ablas por ahogado!
Naturalmente, si, ahora, 2 . . . .
<x g7, s egui rí a 3. : gl + y 4.
: xg8, y s i 2 . . . . �xg7, 3 . : e8+ y
4. : xg8+, ganando en ambos ca­
sos gracias al peón 'a', que se con­
vierte en dama.
O MI ESES
e ALEKHI NE
Scheveni ngen 1 91 3
El gran maestro A. Kotov, en
sus comentarios a esta partida,
dice:
« . . . Es i mportante detenerse en
esta interesante posición. En el
curso de la parti da se altera súbi­
tamente la correlación material,
aún teniendo en cuenta que el ca­
rácter de l a posición resultante es
di fícilmente mensurable. Sucede
que, a menudo, la dama puede ga­
nar alguna pieza con una facili dad
sólo propi a de su fuerza. Por otra
parte, una evaluación orgánica de
las piezas, su valor relativo cons­
tituye algo complej o por lo que
debemos atenernos a las circuns­
tancias que concurren sobre el ta­
blero.
Alekhine, en este cao, gui ado
por las exigencias de l a posición,
efectúa un trueque material ex­
traordi nariamente efectivo. En el
juego que sigue, las negras obtie-
42
Teoría y técnica
nen torre, caballo y peón por l a
dama, pl asmando un ataque irre­
futable . . . »
1 1 .
1 2. : xd8
1 3. <b1
1 4. .e2
1 5 . 'h3
lxc3
lxa2+
: axd8
lab4
: feS
Las piezas negras están movili­
zadas en su totalidad para la lu­
cha inminente. El carácter de la
posición, resultante de la acelera­
ción de variantes , detectar ese ca­
rácter es esencial para una obj eti­
va valoraci ón del potencial de las
piezas.
1 6. lf4 . f5
1 7. l:c1 g6
Se amenaza 1 8. . . . l x c2, que
ahora no es posible por 1 8 . l:x c2
lb4 1 9. 'd3 ie4 20. l�!
1 8. g4 .e4
1 9. �h3 .f6
20 . . f3 _xf3
21 . �xf3 le5
22. �e2
22. . . . c5 !
Jugada profi l ácti ca, dirigi da
contra 23. c3 l bd3 24. l xd3 y
25. l:d 1 , con ventaj a blanca.
23. l:g 1
24. h4
25 . lxd5
26. f4
c4
ld5!
: xd5
( Ver di ag . si gui ente)
26. ld3!
27. �f3
Las blancas no podí an entrar en
la variante 27. cd3 : xd3 28. l:g3
.d4 29. �c2 (no 29. �x d3? cd3
30. _xd4 l:e l + 3 1 . <a2 d2 y las
negras vencen) 29 . . . . _x e3 30.
�x c4 l:ed8, con chances mínimas
de salvaci ón para las blancas, de
ahí la j ugada textual, que retrasa
el remate.
27. . . .
: b5!
28. cd3
No servía 28. b3, por 28 . . . . l:aS
29. cd3 cd3 30. <e l .c3 .
28.
29. <c1
30. <d1
31 . g5
: xb2+
cd3
l:c8
Había que evitar 3 1 . . . . I c2,
pero no servía 3 1 . l g2, por 3 1 . . . .
l:bl + 32. <d2 l:b3 ! , y ahora po­
drían producirse l as siguientes va­
riantes: a) 33. <d l ic3 ! , con la
amenaza 34 . . . . . b4, seguido de
35 . . . . ¡ bl +, ó 35 . . . . d2; b) 33.
<el l:c l + 34. <f2 ( 34. _x cl
d2+) 3 4 . . . . .h4+, ganando.
31 . l:c2!
32. <e1 l:b1 +
33. �d 1 .c3+
Bl ancas ri nden.
Ante una posición desesperada,
el aj edreci s ta no debe olvi dar
(aunque no siempre sean posibles)
la existencia de recursos, de posi­
bles fortificaciones que den lugar
a tablas .
Un ej emplo de fortificaci ón lo
veremos en el caso siguiente, en el
que torre y caballo deben colabo­
rar estrechamente en la «reducci ón
materi al».
27. . . . I xe4
Las negras precipitan los acon­
tecimientos para llegar a una lu­
cha heterogénea de torre y pieza
menor contra dama. Con el table­
ro casi vacío resulta difícil imagi­
nar que las negras puedan batallar
con éxito contra la dama, por muy
activas que sean las piezas.
28. �xd7 id4+
29 . .e3
Si 29. 'fl � xf4+ 30. <e l , y
quizá 30 . . . . le5 ! ?, con todas las
piezas negras muy activas.
29. . . . � xe3
30. 'f1
Este cambio entraba en los pla­
nes de las negras . Sigue resultan­
do sorprendente que aún se «des­
nude» más el tablero de piezas y
que las existentes puedan bastar al
propósito de las negras, que se
proponen construir una fortaleza
de tablas : torre y caballo contra la
dama enemiga. A 30 . . . . te5 po­
dría seguir 3 1 . �xd6, y después de
3 1 . . . . td3 32. g4! y las blancas es­
tán listas para jugar sus cartas,
con 33. te4!
Teoría y técsica
31 . bc3 ba4
32. �g4+ 'f8
33. �c4 a3
34. 'f2 a2
35. �xa2 l xc3
Las negras han conseguido su
obj etivo: los peones blancos del
fanco de dama han desaparecido.
Después de 36. �x a6 l b3 37.
�c8+ 'g7 38. �e6 I b2+ 39.
'g3 � b4 40. h4 l d4 4 1 . 'h3 , se
fi rmaron las tabl as de común
acuerdo.
iATENCION LECTOR!
NUEVO DOMI CI LI O DE L
HEVl 51A l Y1EHYA0l 0NAL
ÛEAJEÛHEî
Edi ci ones Eseuve, S. A. l.
C/ López de Hoyos, 1 42, Of. 55
28002 MADRI D
TELEFONO (91 ) 41 5 01 98
i NUEYOS LIBROS!
Col ecci ón Ri cardo Agui l era
Nº 5. AGUI LERA, «500 Cel adas y combi naci ones en
l as apert uras. 850 pts.
Nº 6. RUBI NSTEI N, «La parti da de aj edrez». 530 pts.
Nº 7. TAHL y DAMSKY, «Al ataque». Una a utobi o­
grafí a de Tahl . 900 pts.
Nº 8. KONDRATI EV. «El sacri fi ci o posi ci onal ». 690 pts.
5OLlClT£ N0£5TRO R0£VO
CATALOGO lL05TRA0O
AGUI LERA
Ceo:to4e Aje4tezloteto+cioo+lS A
cJReio+, 39-28004 m+4tia,Te! . 5 2 1 20 08
43
Concursos
SOLUCI ONES A L DECI MA SERI E
1 . Defensa Alekhine.
2. A las partidas de cinco minutos por
j ugador. Se han aceptado respuestas
como «partidas rápidas>>, etc.
3. Petrov, Flohr y Reshevsky.
4. La Unión Soviética.
5. A los pares de peones que han queda­
do separados de la cadena, que no son
pasados y no están enfrentados en sus
columnas a peones enemigos.
6. l. e4 e5 2. lf3 lc6 3. i b5 a6 lf6
5 . 00 ie7 6 . . e l b5 7 . .b3 d6 8 . c3
00 9. h3 ld7. (También se han acep­
tado como respuestas correctas las va­
riantes 8. c3 00 9. h3 la5 10. ic2 c5
1 1 . d4 ld7, y . . . 5. 00 lxe4 6. d4 b5
7 . .b3 d5 8. de5 ie6 9. �e2) .
7. Milcíades Lachaga (Otto Borik tam­
bién es válido).
8. Antonio F. Argüelles.
9. Von der Lasa.
1 O. Thomas Hyde.
Juan Mer i no Rey, Val l d' Uxo . . . . . . . . . . .
Juan C. Sanz, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
José Lui s Jul i án, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Héctor Bá rez, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ri cardo Al varez. Col l ado Vi l l al ba . . . . .
Ferna ndo Chi va. Premi á de Mar . . . . . . .
Antoni o Rabasco, Al i cante . . . . . . . . . . . . . . . .
Car l os Beni to Arri aga, Tol edo . . . . . . . . . .
J. A. López Parceri sa, Barcel ona . . . . . .
44
Jesús Ma rí a Vera, Zaragoza . . . . . . . . . . . . .
José M. Sanz Tortosa, Va l enci a . . . . . . .
José .A. Asensi o, Crevi l l ente . . . . . . . . . . . .
Manuel Pérez Carbal l o, Val enci a . . . . .
José Navarro Pui g, Crevi l l ente . . . . . . . . .
J. L. Pérez del Arco, Madr i d . . . . . . . . . . . . .
Jesús Sánchez Caro! , Barcel ona . . . . . .
Juan A. Garci a, Marbel l a . . . . . . . . . . . . . . . . .
Manuel Gl ez Ser ís, Sa n Fernando . . .
Aur el i o Pérez Sani a, Madr i d . . . . . . . . . . . . .
Ramón Gabarró, Hospi ta l et . . . . . . . . . . . . . .
Franci sco Burgos, Hospi ta l et . . . . . . . . . . . .
Pedro J. Mel er, Zaragoza . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Avel i no Ca l vo, Burgos . . . . . . . : . . . . . . . . . . . . . . .
Angel L. Al gaba, Madri d . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Juan Rodrí guez Rey, El Ferro! . . . . . . . . . .
Juan Cri stóbal Aceña, Córdoba . . . . . . . .
F. J. Martí n Consuegra, Madr i d . . . . . . .
José E. Da Ri va, Madri d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
l . Santa Cr uz, Móstol es . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Lui s Prados Font, Barcel ona . . . . . . . . . . . . .
M. T. Al onso Rojas, Sevi l l a . . . . . . . . . . . . . .
Joaqu ín Martí Cruz, Li nares . . . . . . . . . . . . .
Tomás Hernando, Santander . . . . . . . . . . . .
Ber nardo Ríos, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
José F. Ba l zá, Ca rdedeu . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Emi l i ano Hernández, Jumi l l a . . . . . . . . . . .
J. L. Vara Rey, La Coruña . . . . . . . . . . . . . . . . .
Joa n S. Jardí, Roquetes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
José J. Val deras, Sevi l l a . . . . . . . . . . . . . . . . .
Gabr i el Ga rcía Lozano, Madr i d . . . . . . . . .
José Fl ores Ramos, Paterna . . . . . . . . . . . . .
F. J. de Labra, La Coruña . . . . . . . . . . . . . . . . . .
José J. Legarda, San Sebast i án . . . . . . .
E u l a l i a Mata, Méxi co . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Juan C. Arrabal , Val enci a . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ju l i án Torr i jas, Val enci a . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fel i pe E. Bru l l , Sestao . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Di ego A. Martí nez, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . .
José A. Vargas, Móstol es . . . . . . . . . . . . . . . . .
Rosendo N. Andreu, Reus . . . . . . . . . . . . . . . . .
Y 68 partici pantes más, con menos
de 36 puntos.
m
M
·•
i
•E
1
a
,ºM • ×�
#M F •
� � � -

� �
N¶ , ,
• ׬F •



R
��
� � � �
� ¬


• • Q·
� - �
� •
M � �
-
• • • •
, , ,¬
¶¬
¶ ¶ %


• u �
• • • •
#M • •
V
v
Combinaciones
A los concursantes Juan Merino Rey y J. J. Rodríguez Pi­
zarro se le han sumado las correspondientes puntuaciones
a la 9. • serie, remitidas dentro de plazo, pero que no ha­
bían llegado en la fecha del cómputo. Así pues, en el acu­
mulado aparecen 1 85 (Merino) = 1 66 + 19 y 1 92 (Rodrí­
guez Pizaro) = 1 71 + 2 1 .
En l a posición n. º 5 s e han dado como buenas otras so­
luciones, pues prácticamente todas l as j ugadas de caballo
ganan con rapidez (l . ld7, l . lc4 y l . lc6).
En la posición n. º 8 también se ha aceptado una secuen­
cia ganadora, indicada por varios solucionistas: l . 'g8+
l h6 2. l ' e4+ 3. l h2 y ahora, tanto 3 . . . . ' g6 como
3 . . . . h4 son insuficientes para salvar el juego, pues las
blancas ganan la dama.
La presente serie (duodécima y última) cierra el concurso,
de modo que los participantes deberán apretar al máximo
sus soluciones para asegurarse un puesto entre los prime­
ros. Observen que el plazo para la última serie se ha di­
latado, a fin de evitar que lleguen respuestas tardías.
Mi guel A. Fonruge, Al corcón . . . . . . . .
Jesús Marí a Vera, Zaragoza . . . . . . . . . . . .
Aurel i o Pérez Sani a, Madr i d . . . . . . . . .
Ramón Gaba rró, Hospital et . . . . . . . . . . . . . .
Manuel Rui z Castro, Cosl ada . . . . . . . . . .
J. J. Rodrí guez Pi za r ro, Madri d .
Juan C. Sanz, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Emi l i o Conejo, Sevi l l a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
José M. Ast i l l eros, Al corcón . . . . . . . . . .
Fernando Chi va, Premi á de Mar . . . . . . .
José Lui s Fernández, Madr i d . . . . . . . . . . . .
J. A. López Parceri sa, Barcel ona . . . . . .
Franci sco Burgos, Hospi tal et . . . . . . . . . .
Ferna ndo J. Lete, Bi l bao . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fr anci sco J. Antón, Nove I da . . . . . . . .
46
Juan Mer i no Rey, Val l d' Uxo . . .
J. A. Asensi o, Crevi l l ente . . . . . . . . . . . . . . . . .
Antoni o Rabasco, Al i cante . . . . . .
Ag ustí Juanpere, Les Borges Ca mp .
José Navarro Pui g, Crevi l l ente . . . . . . . . .
Rogel i o Fel i z, Barcel ona . . . . . . . . . . . . . . . . .
J . L. Pérez del Arco, Madr i d . . . . . . . . . . . . .
José María Casa l s, Barcel ona . . . . . . . . .
Rafael Lázaro, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Mi guel A. Pal aci o, Mál aga . . . . . . . . . . . . . . .
Jul i o López Ma ñas, Zaragoza . . . . . . . . . . .
A. Sánchez Ródenas, Madr i d . . . . . . . . . . .
Emi l i o Gonzál ez, Barcel ona . . . . . . . . . . . . . .
Cafetería El i sabeth, Al cal á G . . . . . . . . . . .
Jordi Escri huel a, Bar cel ona . . . . . . . . . . . . . .
Juan Cr i stóba l Aceña, Córdoba . . . . . . . .
Carl os Beni to Ar r i aga, Tol edo . . . . . . . . .
Ri cardo García Ramón, Zaragoza . . . . .
Emi l i o Rodríg uez, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Emi l i o Vera Ar nau, Zarra . . . . . . . . . . . . . . . . .
José E. Da Ri va, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Di ego Medi na, Cádi z . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Lu i s de Paol a, Manza nares . . . . . . . . . . . . .
Antoni o Lorente, Zaragoza . . . . . . . . . . . . . . .
El oy Hevi a, Gij ón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Manuel Gl ez Ser ís, San Ferna ndo . .
Sebast i án Fl ores, Zaragoza . . . . . . . . . . . .
Di ego A. Martí nez, Madri d . . . . . . . . . . . . . . . .
José Córcol es, Sant Joa n Despí . . . . . . .
Pascual Heras, Sori a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Jau me Marsé, Vi l anova i Gel trú . . . . . .
José Lu i s Pérez, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
José Costas Gual , Zaragoza . . . . . . . . . . . . .
Juan A. Ji mena, Mál aga . . . . . . . . . . . . . . . .
Juan Vi quei r a, Sestao . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Agustí n Herrero, Pétrol a . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sal vador Gómez, Sevi l l a . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Juan Rodríguez Rey, El Ferrol . . . . . . . . . .
Angel L. Al gaba, Madr i d
Antoni o Moreno, Córdoba
Lorenzo Ji ménez, Sevi l l a . . . . . . . . . . . . . . . .
Joaquín Martí Cr uz, Li nares . . . . . . . . . .
Antoni o I zqui erdo, Al cobendas . . . . . . . . .
Pedro A. Ferná ndez, Al corcón . . . . . . . . . .
Car l os La mas, Castel l defel s . . . . . . . . , . . . .
Di ego M. Mar í n, Mazarrón . . . . . . . . . . . . . .
Jesús Torre Mayo, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . .
Sant i ago Fer nández, Al gorta . . . . . . . . . . . .
Angel Rueda, Va l enci a . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fer na ndo Ru i z, Sagu nto . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
José Mar ía Crespo, Bar cel ona . . . . . . . .
Germá n Mol i na, Huesca . . . . . . . . . . . . . .
José Lui s Jul i án, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Rosendo N . Andreu, Reus . . . . . . . . . . . . . . .
l . Sa nta Cruz, Móstol es . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Joan S. Jardí , Roquetes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
J. J . Martí nez, Madri d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Davi d Gl ez Pardo, Ovi edo . . . . . . . . . . . . . . . . .
Di ego Leña, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
José Mar ía Buyo, Tarragona . . . . . . . . . . . . .
M. • Car men Fr ei re, Gij ón . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Dani el P. Juárez, Sta . Col oma G . . . .
M. T. Al onso Roj as, Sevi l l a . . . . . . . . . . . . . .
I gnaci o Torrado, Pontevedra . . . . . . . . . . . . .
Pedro Casti l l o, Sevi l l a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Juan J. Labraca, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . .
Combinaciones
Evar i sto Lag u na, Toma res . . .
Jesús Sánchez Carol , Barcel ona . . . . . .
Di ego Andi na, Al cal á Henares . . .
F. J. Mar i ñel arena, Lec u mber r i . . . .
Man uel Cabrera, Al i ca nte . . . . . . . . . . . . . . . . .
Juan R ubi o Sánchez, Barcel ona . . . . . .
Antoni o Méndez, Espl ugues Ll . . . . . . . .
Mi kel A. Lombi l l o, Bi l bao . . . . . . . . . . . . . . .
Mi guel Qui ñones, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . .
José María Ga rcí a, Al cá ntara . . . . . . . . . . .
G. García Loza no, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fernando Martí n, Col l ado Vi l l a I ba . . .
José Mor eno Gea, Maza rrón . . . . . . . . . . . .
J. Gómez-Ga l án, Nava l car nero . .
Car l os Sá nchez Pascual , Madr i d . . . .
Eugeni o Rei nha rd, Madr i d . . . . . . . . . . . . . . . .
F. J. de Labra, La Coruña . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Esteban Masmi tj a, Hospi ta l et . . . . . . . . . . .
Rafael Torres, Torrel odones . . . . . . . . . . . . .
Jaume Tri guel l , Barcel ona . . . . . . . . . . . . . . .
José J. Legarda, San Sebast i án . . . . .
Gu i l l er mo Ga rcía Ma rtí n, Sevi l l a . . . . .
Ri ca rd Ma rch, Barcel ona . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sal vador Ar nau, Léri da . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fra nci sco del Casti l l o, Al ca l á H . . . . . . .
Y 79 concursantes más. con me­
nos de 42 puntos.
47
Diagramas perversos
F. Magliaro
E n esta secci ón se
cede u na vá l vul a de
fuga a l aj ed reci sta medi o. El
materi al sel ecci onado
sacude ocas i onal mente el
estr i cto campo de l a
reg l amentaci ón. Al gú n
ej erci ci o exi gi rá de usted un
razonami ento especi al para
poder anul ar desórdenes de
cond ucta entre l as pi ezas.
Los probl emas de: TEMA
DE MATE son trabaj os de
«maestros de maestros».
Todos cui dadosamente
el egi dos por su excepci onal
i mpacto. Ocasi onal mente
damos vi da al : RI NCON DEL
LECTOR. para aquel l os q ue
conocen posi ci ones
i nsól i tas. Si ese es su caso.
descu bra el secreto y
compártal o con nosotros
haci éndol o extensi vo a l a
secci ón. Por úl t i mo. para
cor reg i r tentaci ones del
«l ector espÍa». l as
sol uci ones van en el
próxi mo n ú mero.
N. g 1 (Ferschach)
48
La posición es absurda, pero re­
glamentaria. (Uno o dos caballos
negros «mataron todo» y volvie­
ron a casa) .
Este ej ercicio e s un mate ayuda­
do. El negro juega. Sus j ugadas
deben ser especialmente nefastas.
De este modo «colaborará» con el
blanco para que éste le suministre
.

n mate
_
en el menor número po­
Sible de Jugadas. ¿Cuántas?
N. g 2 (Kotov)
El blanco j uega y vence
Con gran firmeza moral, los re­
clutas obedecen la ley de agrandar
la posición. El alfl aprovecha el
pánico provocado para permitir el
ingreso del barrigón.
( . . . y pensar que el bribonzuelo
de obispo sólo deseaba golpear el
centro del tablero con su cola ás­
pera y pelada) .
N. g 3 (Anónimo)
El blanco juega y da jaque mate
en dos jugadas.
N. Q 4 (Anónimo)
�ste problema es muy antiguo y
se Ignora su autor.
El enunciado es el siguiente: Las
blancas juegan y dan j aque mate
antes de doce jugadas.
CONDICION: La torre se mue­
ve sólo una vez.
¤ ¤ ¯
L ltor dc�. . .
Será ésta una secci ón abi erta a l as ma n i fest aci ones
de l os l ectores, qu e pu eden ut i l i za r l a como tr i buna o
como mi n i -zoco ( i nterca mbi os, ofertas, etc. ) .
U
eseo felicitarles por su
excelente revista, y
hacerles algunas sugeren­
cias :
1 . Las cabeceras de la
partidas podrían incluir el
código de aperturas tipo In­
formator.
2. Cada año podra edi­
tarse un índice general, que
incluyera: partidas ordena­
das por el código de apertu­
ra, jugadores, secciones ha­
bituales, varios.
3. Podría organizarse un
torneo de ajedrez postal en­
tre los lectores de la revista,
distribuidos en grupos de 1 1
jugadores, tratando de equi­
librar la fuerza de los gru­
pos.
4. La sección de Actua­
lidad habría que ampliarla:
quedan muchos aconteci­
mientos en el tintero
.
Quizá
debería ser quincenal, en lu­
gar de mensual.
Julián Torrijos,
Valencia
Sus sugerencias son inte­
resantes. Contesto breve­
mente:
1 . Posiblemente los in­
cluyamos a partir del 89.
2. El índice anual se
coneccionará por años na­
turales. El primero aparece­
rá en el n. g de enero 89 (n. Q
16).
3. Sugiero vea anuncio
en este n. Q convocando tor­
neos postales de inscripción
abierta.
4. Aun siendo quince­
nal, la revista no podría
abarcar todos los aconteci­
mientos. Por el momento,
nuestra concepción es men­
sual.
A. Gude
Sr. Director:
Ü
uiero darle, otra vez,
mi más sincera enho­
rabuena por la cada vez más
extraordinaria revista que
gÅTENCÏÖN LECTÖRÎ
NUEVO DOMI CI LI O DE L
HEVl 51A l Y1EHYA0l 0YA|
ÛEAJEÛHEî
Edi ci ones Eseuve,
S. A. l.
Cl López de Hoyos, 1 42,
Of. 55
28002 MADRI D
TELEFONO
(91 ) 41 5 01 98
nos «envenena» de aj edrez
cada mes.
Me g·ustaría sugerir dos
cosas:
Primera, que no desapa­
reci eran nunca secciones
como Mundo del Ajedrez,
Teoría de Aperturas, Con­
cursos, Rincón del Lector,
etc.
Segunda, que pusieran a
la venta unas tapas especia­
les para la revista y así po­
dríamos archivar y conser­
var mejor los números atra­
sados.
Angel L. Algaba,
Madrid
l
elicidades por la magní­
fica labor que están
realizando.
También deseo hacerles
una c ons ul t a: pos eo un
computador de varios años
y me gustaría saber lo si­
guiente ¿qué Elo tiene apro­
ximadamente? ¿Cuántas K
posee? y ¿qué lugar ocupa­
ría entre las demás compu­
tadoras de su clase? ¿se le
puede acoplar el módulo de
fuerza de alguna de las nue­
vas Scissys Kasparov?
Carlos Lamas S. ,
Castelldefels
Pasamos sus preguntas a
/a frma KSPAROV
CHESS COMPUTER y a
nuestros expertos, quienes
le responderán en breve.
Ü
uiero felicitarles por la
estupenda calidad de
su revista, tanto en presen­
tación como en contenido,
animándoles a que conti­
núen en la mi sma línea.
Aunque imagino que Vds .
ya lo habrán pensado, a sus
lectores nos hace falta un
sistema de tapas para el ar­
chivo o encuadernación de
la revista.
Javier Muñoz Tubet,
Algorta
U
esde h
.
ace algunos
f
.

ses stgo con atencwn
la marcha de vuestra revis­
ta, que considero verdadera­
mente interesante dentro del
panorama ajedrecístico de
nuestro país. Si casi todas
sus secciones son digna de
elogio, debo resaltar la bue­
na impresión que me han
causado las partidas comen­
tadas y las entrevistas, espe­
ci almente las realizadas a
Andersson y Najdorf, de
gran enjundia, creo, para
t o d o bue n afi c i o nad o .
Como nada es perfecto, os
sugeriría que elimináeis de
vuestras páginas un par de
secciones que qui zá sean
menos interesantes: Ajedrez
y Computadoras, y Diagra­
mas Perversos. En contra­
partida podríais ampliar las
partidas comentadas, que
generalmente tienen un gan
nivel y aprovechamiento pe­
dagógico.
Ramón Quintanilla Feijo,
Valladolid
U
eseo felicitarles por su
magnífica revista (de
la cual ya soy suscriptor) ,
sobre todo por sus secciones
«Act ual i d ad» , « Parti das
Eternas» y «Curso de Tácti­
ca». Las tres me parecen de
excelente calidad técnica,
aunque creo sería interesan-
49
te que comentaran las parti­
das eteras.
También quiero sumarme
a la petición para que publi­
quen el sistema que se sigue
para la elaboración del Elo,
así como que me expliquen
qué es el Bucholz.
Fernando Chavarria Fores,
Roquetes
Publicaremos la elabora­
ción del sistema Elo en un
próximo número.
El Bucholz es un sistema
de desempate, empleado so­
bre todo en torneos por sis­
tema suizo (abiertos). Con­
siste en sumar a cada juga­
dor los puntos de todos los
oponentes con quienes se
haya enfrentado. El Bucholz
más alto decide la posición
fnal de los jugadores con la
misma puntuación.
b
oy un

siduo lect
?
r de
su rev1sta y en m1 mo­
desta opinón es una de las
mejores publicaciones exis­
tentes sobre el noble juego.
Las secciones que consi­
dero mejores son las de con­
curs os , curs o de táctica,
composición y partidas co­
mentadas.
Les ruego que sigan pu­
blicando la sección «Aedrez
y Computadoras», así como
que se explique cómo se
confgura la clasifcación de
puntos Elo.
Agradecería también que
se publicara el reglamento
que rige el j uego de ajedrez
por correspondencia.
Sergio Cano Ferrer,
Madrid
b
oy suscriptor de su es­
tupenda revista y de­
searía recibir información
sobre la liga de ajedrez por
correspondencia.
Salvador Gómez Hurtado,
Sevilla
Puede dirigirse a D. Va­
lent ín Torra Bitlloch, cf
50
L ltor dt1. . .
Aneto, sfn, 08251 Santpe­
dor (Barcelona). Este Sr. es
el secretario de la Comisión
Permanente de Aedrez Pos­
tal de la FEDA.
Esta revista convoca, asi­
mismo, t orneos postales.
Vea anuncio en páginas de
este número.
U
eseo agradecer a todos
l o s c ol abor adores
que hacen posible la RE­
VI S TA I NTERNACI O­
NAL DE AJEDREZ, sus
esfuerzos por darnos lo me­
jor de l o mej or. Los aparta­
dos que más me gustan son
Teoría de Aperturas, y cur­
so de Táctica, pues creo que
van muy bien dirigidos al
perfeccionamiento del aje­
drecista. Me decido a pro­
ponerles que incluyan tam­
bién una guía de aperturas y
algunos estudios sobre el
medio j uego.
Francisco J. Gámez,
Pozo Alcón
× × ×
N
e gustaría jugar parti­
das por correspon­
dencia. Jorge Sánchez, e/
Cometa, 4 pral . 1.•, 08002
Barcelona.
V
endo centenares de li­
bros nuevos y de se­
gunda mano. Ed Goodwin
3 2 Al d e rmi nst er Road,
Mount Nod, Coventry CVS
6JQ, Inglaterra.
b
e ve nde a e s t r e nar
MEPHISTO Modelo
Exclusive, con módulo de
aperturas HG 440 y maletín.
Todo 1 00. 000 ptas. (precio
nuevo 1 52. 000 ptas. ) Rafael
Gil Pérez, San Francisco de
Borja 71, Gandía. Teléfono
(96) 287 34 89.
L
uis A
.
Ortega Fernán­
dez (e/ Ramón Gómez
de la Serna 87- 1.º B, 28035
Madrid) desea jugar por co­
rrespondencia.
LA NOTACI ON ALGEBRAI CA
La notación algebraica (o algébrica) ha desbancado ya
en todos los campos a la descriptiva, de ahí que la haya­
mos adoptado por su i nnegable actualidad. Esta notación,
por otro lado, aporta una precisión y economía de signos
que la hacen el lenguaje idóneo para transcribir la partida
de aj edrez.
Una breve explicación para aquellos no familiarizados:
En esencia, el tablero se convierte en un tablero pita­
górico, en el que las columnas son nombradas (de izquier­
da a derecha, y siempre desde el punto de vista de las blan­
cas) a, b, e, d, e, f, g, h. La filas, a su vez, y también des­
de el punto de vista de las blancas, se numeran de 1 a 8.
El punto de intersección de ambas (casilla) será nombra­
do por la columna y fija a que pertenece la casilla (Véase
ej emplo).
Sólo resta anteponer la inicial (o figurita) de la pieza
que protagoniza la j ugada Si se trata de un peón basta
con nombrar la casilla de destino de la jugada.
6
Cl 5
�4
TABLERO ALGEBRAI CO
a b e d e f g h
COLUMNAS
EJEMPLO:
6
a b c d e f g h
NUESTROS LECORES PUEDEN
DIRIGIR SUS PEDIDOS,
CONSULTAS T
CORRESPONDENCIA A:
REVISTA
INTERNACIONAL
DE AJEDREZ
APARAD
Jâî Jî
Z¥0¥0MADRID