You are on page 1of 12

LA LUCHA DE CLASES

Y EL PARTIDO REVOLUCIONARIO (Pág.3)

CAMBIAR PARA QUE TODO CAMBIE (Pág.6)

LAS IDEAS REVOLUCIONARIAS
EN EL CAMPO INTELECTUAL Y CULTURAL (Pág.9)

La Comuna
SOBRE LAS CONTRADICCIONES INTERMONOPOLISTAS (Pág.11)


Nº46  Septiembre de 2009
Revista teórica y política del Precio de Tapa: $ 2.-
Partido Revolucionario de los Trabajadores
2
Ed i to r i a l
L
a lucha de clases y el Partido Revolu- encontrarla: para sacarnos este peso de
cionario es el tema que abordamos en encima, de atraso, que frena al hombre, se
primer término en nuestra revista; mos- necesita de una revolución que libere las
trando porqué los procesos de relación entre fuerzas de la sociedad e instaure un sistema
las clases, sus enfrentamientos, las correlacio- socialista que comience a poner las cosas en
nes de fuerzas entre ellas -incluida la existen- su lugar.
cia propia de las clases-, no depende de nin- En el siguiente artículo hacemos un análisis
guna voluntad individual, ni de grupos, ni de histórico sobre el desarrollo de Las ideas re-
partidos, ni de clase alguna. Lo que puede volucionarias en el campo intelectual y
comprobarse cuando millones de voluntades cultural; en donde recordamos a entrañables
individuales encuentran un camino común a compañeros de la talla de Silvio Frondizi, Fran-
partir de un interés colectivo determinado por cisco René Santucho, Eduardo Favario, Harol-
el papel que les toca desempeñar en la pro- do Pedro Conti, Raymundo Gleyzer, Roberto
ducción. Y en ese marco, se aborda el papel Jorge Santoro, Rafael Perrota o Humberto ‘Ca-
actual del Partido Revolucionario, que es el cho’ Costantini. Todos ellos, sumados a Ro-
colectivo que debe trabajar para fundir el pro- dolfo Walsh, Francisco Urondo, Dardo Dorron-
yecto revolucionario con la vanguardia revolu- zoro, Susana ‘Pirí’ Lugones, Miguel Ángel
cionaria e instalarlo en toda la sociedad. Bustos, Rodolfo Ortega Peña, Germán Oester-
En la segunda nota, planteamos desde lo held, Alcira Graciela Fidalgo, que son apenas
que vivimos todos los días, la necesidad de una pequeña muestra de entre los muchos
CAMBIAR. No aceptamos que a nuestros hijos que nos traen su ejemplo al presente, y que
les pase lo mismo que a nosotros, y que estuvieron vinculados a muy diversos campos
aunque estudien y se reciban de lo que sea, se de acción como: la sociología, el derecho, la
vean impedidos de encontrar la felicidad y un economía, la antropología, el folclore, las artes
futuro donde desplegar sus conocimientos y plásticas, la literatura, el cine y la actividad
sus sueños. Porque lo que está mal es el sis- editorial. Todos ellos, sin duda, intentaron
tema capitalista, él es el que genera todas las siempre superar los límites que imponía la pro-
instituciones que se encargan de explotarnos pia actividad intelectual como un hecho aisla-
y oprimirnos; el que necesita y genera go- do e introspectivo y separado de la dinámica
biernos como los que tenemos, cada vez más de la sociedad, que muchas veces se plasmó
corruptos, más voraces y más impunes. Pero en la imagen que nos propone el sistema bur-
hay una salida y vale la pena intentar gués, que es la del intelectual que piensa y tra-
baja “sólo”. Por el contrario, ellos fueron ejem-
plo del accionar colectivo.
Por último, publicamos un análisis que se
refiere a las contradicciones intermonopolis-
tas; y cómo hoy, cuando el discurso oficial nos
taladra los oídos con la cantinela de la lucha
contra los monopolios, debe estar claro que los
negocios pasan de mano en mano y que así
seguirá la rueda porque así funciona el siste-
ma capitalista en estas épocas, hasta tanto el
proyecto revolucionario no los desplace del
poder del Estado. 

La Comuna
Revista teórica y política del
Partido Revolucionario de los Trabajadores
web: www.prt-argentina.4t.com

e-mail:
elcombatienteprt@yahoo.com.ar
3

L A L UC HA D E CL ASE S
Y E L PA R TI DO
REV O LU C IO NA RIO

L
a lucha de clases tiene leyes objeti- La puja entre capitalistas y proletarios, los
vas, es decir que los procesos de primeros por aumentar su capital y los segundos
relación entre las mismas, enfrenta- por obtener mejores condiciones de vida, en
mientos, correlaciones de fuerzas entre ellas, suma, la lucha entre estas dos clases sociales,
incluida la existencia propia de las clases, no es lo que Marx y Engels definieron como el
depende de ninguna voluntad individual, ni de motor que acciona el curso de la sociedad.
grupos, ni de partidos, ni de clase alguna. En medio de estos dos contendientes existen
Por el contrario, millones de voluntades indi- otras clases y sectores sociales (que junto a la
viduales encuentran un camino común a partir clase obrera constituyen el pueblo) cuyos desti-
de un interés colectivo determinado por el papel nos dependen del avance o retroceso de la lucha
que les toca desempeñar en la producción. fundamental entre aquellos.
Así, la base material sobre la que se asienta Son muchos los motivos y circunstancias por
esa lucha de clases es de índole económica, en el los cuales el proletariado y los sectores medios
sentido marxista del concepto, es decir, la forma se ponen de pie y pelean contra la burguesía (los
social en que se relacionan los seres humanos capitalistas), pero las batallas más masivas y
para producir sus propias vidas y reproducirse. violentas se han dado por la puja distributiva, o
Sabido es que en nuestro país, la vida de la sea por el tamaño de la porción que cada clase se
comunidad está regida por relaciones sociales lleva del total de la producción social.
capitalistas y, en consecuencia, una gran ma- Mientras se mantenga en este marco de la
yoría de la población carente de medios de pro- puja distributiva, la lucha de clases no provoca
ducción se ve obligada a acudir a la minoría pro- el cambio de la forma en que los seres humanos
pietaria de los mismos con el fin de ofrecer su se relacionan socialmente para producir.
fuerza de trabajo para obtener, a cambio, los Incluso, teniendo un fuerte contenido político
recursos mínimos necesarios para vivir. que no sólo abarque la distribución de la pro-
Desde el lugar opuesto a este conjunto huma- ducción social sino, además otros aspectos que
no, los dueños del capital, necesitan esa fuerza de hacen a la vida pública, la lucha de clases puede
trabajo para poner en marcha ese capital y así llegar a producir modificaciones legislativas,
obtener sus propios medios de vida y, lo que es institucionales y ayudar a una configuración dis-
más importante, reproducir y aumentar el capital. tinta en la correlación de las fuerzas enfrentadas,
Ahora, dado que la producción social es una so- sin modificar las relaciones esenciales de pro-
la, el aumento del capital sólo se logra en desme- ducción. No obstante, es dable señalar que en la
dro de los medios de vida de la masa de los no pro- época del imperialismo, o sea el Capitalismo
pietarios o proletarios. Por el contrario, un aumen- Monopolista de Estado que rige los destinos de
to de los medios de vida de la mayoría trabajadora nuestro país, la acumulación y profundización
sólo se conquista en desmedro del capital (1). Este de todas las contradicciones del sistema capita-
carácter opuesto y antagónico demuestra que es lista, hacen que las luchas se vayan tornando
imposible un interés común entre ambas clases. cada vez más políticas, de tal forma que la pelea
4 de un sector contra la burguesía en el unidad con el resto de los sectores oprimidos por
poder, influye sobre el resto del pueblo, el capitalismo, le ha otorgado un papel de refe-
quien capitaliza cada batalla unificando en un rente y vanguardia en la lucha de clases, le ha
solo cuerpo la ventaja de los nuevos escalones proporcionado el acceso a la teoría revoluciona-
alcanzados. Hay una tendencia creciente a que ria, le permitió contar con un proyecto y un
cada vez más, las luchas particulares y sectoria- Partido Revolucionario y la ha colocado como
les se conviertan en políticas influyendo a toda sujeto histórico, afirmándola en el papel que
la sociedad. objetivamente juega y jugará en la transforma-
La ciencia marxista desentrañó las leyes ción de toda la sociedad.
objetivas y dotó a la clase obrera de una doctri- Con la doctrina revolucionaria, la clase obre-
na científica que explica los procesos históricos ra será capaz de dar los pasos necesarios hacia
y permite anticipar hacia dónde se dirige el esa transformación y, habiéndose afirmado en
desarrollo de la sociedad. esa nueva realidad creada, podrá desarrollar,
En la medida en que los seres humanos conjuntamente con la actividad revolucionaria
conozcamos esas leyes científicas podremos de la mayoría de las masas movilizadas, la cons-
comprender esa realidad objetiva y actuar en trucción del socialismo.
forma conciente para que su transformación El Partido Revolucionario es el colectivo que
obedezca a un plan con el fin de lograr un deter- debe trabajar para fundir el proyecto revolu-
minado fin. cionario con la vanguardia revolucionaria e
Es por eso que Marx y Engels, cuando desa- instalarlo en la sociedad toda.
rrollaron esta doctrina revolucionaria (el mate- Este es un problema práctico a encarar como
rialismo dialéctico e histórico), afirmaron que a necesidad histórica que permita a las grandes
partir de esta concepción científica de lo que se masas visualizar la posibilidad real de una sali-
trata no es de interpretar el mundo sino de da a sus problemas cada vez más acuciantes. No
transformarlo. debe perderse de vista que el desarrollo y creci-
Y esa transformación es social, o sea que miento del propio Partido Revolucionario forma
debe ser ejecutada por masas dispuestas a modi- parte indisoluble de la fusión del proyecto revo-
ficar esa realidad. Se trata de una acción trans- lucionario con la vanguardia de masas.
formadora de masas. El Partido debe alcanzar la dimensión nece-
Veíamos que en esta sociedad argentina hay saria que le permita dirigir prácticamente el pro-
intereses contrapuestos entre las clases. Así, la ceso de la lucha revolucionaria.
clase que tiene intereses objetivos en cambiar No basta con presentar el plan en sociedad y
esa realidad es la clase obrera, la clase que pro- que obre en conocimiento de las grandes
duce la totalidad de los bienes de consumo y de mayorías populares, no basta con que éstas adhie-
producción y que, a pesar de ello, es la que está ran al plan, es necesario que el Partido sea reco-
despojada totalmente de medios de vida y que, nocido como dirigente político de la clase obrera
por consecuencia, debe salir diariamente a ven- y el pueblo y que se constituya en el colectivo
der su fuerza de trabajo para lograr lo mínimo capaz de tomar, en determinadas circunstancias,
indispensable para vivir. las iniciativas e impulsar las acciones que les per-
La clase obrera argentina, desde su naci- mitan a las masas dispuestas y movilizadas pegar
miento, ha vivido peleando constantemente al enemigo en el momento oportuno, en el lugar
viendo, sin embargo, empeorar sus condiciones elegido y con la fuerza de un solo puño, en el
de vida relativas si son comparadas con el desa- terreno conveniente y necesario.
rrollo de la fuerza productiva de todo el país y El Partido Revolucionario entonces debe
los niveles de desarrollo económico alcanzados convertirse en el cerebro y el entretejido nervio-
hasta nuestros días. so que mueva los músculos necesarios que le
La proporción entre lo que produce y lo que permitan a todo el cuerpo social del pueblo
le toca en el “reparto” que la burguesía ha dis- avanzar a paso firme hacia la revolución, con-
puesto, es cada vez menor. quistar el poder y construir la nueva sociedad
No obstante, las luchas que ha desarrollado socialista. Para ello es necesario que el Partido
en esa puja distributiva la ha dotado, a lo largo se funda más y más con las masas.
de la historia, de una identidad nacional como La debilidad política que sufre la burguesía
clase, le ha permitido desarrollar instancias de monopolista en nuestro país, no es suficiente
para su derrota. La burguesía debe ser empujada
y destronada de su poder. Para ello deben darse
gigantescas fuerzas que actuarán anima-
das por el incentivo de ver a una fuerza
5
una serie de condiciones históricas objetivas que política organizada capaz de ponerse al frente de
Lenin definió en su escrito “La Bancarrota de la un objetivo que expresa las aspiraciones de las
IIª Internacional” (2) mayorías a una vida mejor, que es necesario y
Pero, agregó Lenin, en ese mismo escrito: posible de concretar.
“sólo en una situación en la que los cambios Federico Engels en su libro “Dialéctica de la
objetivos citados son acompañados por un cam- naturaleza” escribió la siguiente oración: “Sólo
bio subjetivo, como es la habilidad de la clase una organización consciente de la producción
revolucionaria para realizar acciones revolu- social, en la que se produzca y se distribuya con
cionarias de masas suficientemente fuertes arreglo a un plan, podrá elevar a los hombres
como para destruir el viejo gobierno, que en el campo de las relaciones sociales sobre el
jamás, ni siquiera en las épocas de crisis resto del mundo animal, en la misma medida en
“caerá” si no se lo “hace caer”. que la producción en general lo ha hecho con
Y para eso tiene que trabajar el Partido arreglo a la especie humana”.
Revolucionario. El Partido debe influir desde La vigencia del Partido Revolucionario,
ya, en cada lucha, poniendo en manos de la van- como representante y dirigente político de los
guardia masiva con la cual cuenta hoy la clase intereses históricos de la clase obrera, en la
obrera y el pueblo, el plan revolucionario, su construcción del socialismo, su sostenimiento y
propia organización, impulsando las organiza- desarrollo hacia la extinción del Estado proleta-
ciones autoconvocadas de masas, las diversas rio, está relacionado como continuidad necesa-
instancias de unidad de la clase y de la clase con ria con la tarea que hoy planteamos, pero cons-
el pueblo. tituye otro tema que abordaremos en futuros
En suma, el Partido Revolucionario debe artículos.
ponerse al frente de las luchas en forma revolu-
cionaria tratando de que cada contienda en la
puja distributiva se convierta en un escalón
revolucionario transitado, en mayor acumula-
ción de fuerzas revolucionarias, en un nuevo
mojón de unidad, en desarrollo de instancias de
organizaciones autoconvocadas, en aportes a la
doctrina revolucionaria y en crecimiento del
propio Partido.
Esta acción no podemos concebirla como de
realización a largo plazo. Es estratégica en su
contenido pero táctica e inmediata en su ejecu-
ción, pues llevándola a cabo hoy desatará

1 Por eso es tan absurda la cantinela de la burguesía y los gobiernos de turno con la que nos
amenazan frente a las luchas sociales diciéndonos que las mismas producen la fuga de los capita-
les o cuando nos dicen que para mejorar nuestras vidas deben venir capitales a invertirse en nues-
tro país.
2 “Estamos seguros de no equivocarnos cuando señalamos los siguientes tres síntomas princi-
pales: 1) cuando es imposible para las clases gobernantes mantener su dominación sin ningún cam-
bio; cuando hay una crisis, en una u otra forma, entre las “clases altas”, una crisis en la política de
las clase dominante, que abre una hendidura por la que irrumpen el descontento y la indignación de
las clases oprimidas. Para que estalle la revolución no basta, por lo general, que “los de abajo no
quieran” vivir como antes, sino que también es necesario que “los de arriba no puedan vivir” como
hasta entonces; 2) cuando los sufrimientos y las necesidades de las clases oprimidas se han hecho
más agudos que habitualmente; 3) cuando, como consecuencia de las causas mencionadas, hay
una considerable intensificación de la actividad de las masas, las cuales en tiempos “pacíficos” se
dejan expoliar sin quejas, pero que en tiempos agitados son compelidas, tanto por todas la circuns-
tancias de la crisis como por las mismas “clases altas”, a la acción histórica independiente”.
6

CAMBIAR
PA RA QUE TO DO C AM BIE

Los explotados y oprimidos somos la aplastante mayoría

L legar a nuestro trabajo implica
entre una hora y hora y media
de viaje, en el mejor de los
casos, las condiciones son muy malas, y
mi descanso, con mi esparcimiento, con
mis ganas de progresar estudiando, con
mi espíritu para emprender cosas
nuevas?
es común escuchar la frase:”viajamos Nada de todo esto está contemplado
peor que el ganado”. para los señores del poder, es más, por
Una vez que nos encontramos en sus canales de televisión, sus radios, sus
nuestro puesto comienza a pesarnos la medios controlados y en pocas manos,
rutina, la opresión, el todo los días lo nos pasan programas sugiriendo que
mismo; trabajamos sin saber a dónde va nuestra juventud se emborracha, se
el producto que hacemos, muchas veces droga, roba, genera pandillas y otras
hacemos parte de una mercancía y ni tantas cosas; pero nada se dice que a esa
siquiera sabemos cuál es el producto hora exactamente, como dice la canción,
terminado. No hablemos de los horarios, millones de jóvenes están en la produc-
la variedad de turnos que no permiten ción industrial, están en los cajeros de los
adueñarnos de nuestras fechas, no supermercados, cargan nafta en los
sabemos si quiera un día antes a que hora surtidores, estudian y trabajan, están en
deberemos responder con nuestra fuerza las rutas distribuyendo productos, cho-
de trabajo al otro día. feres, motoqueros, jóvenes produciendo
En cada jornada dejamos de 8 a 12 en el campo, nada de todo esto se dice...
horas de nuestras vidas, sin posibilidad a El argentino es el proletario, el
nada en los establecimientos de pro- asalariado, el estudiante, eso es lo
ducción, distribución o administración. dominante, en manos de esta base se
Nuevamente el calvario de la vuelta a construye y se amasa la fortuna colosal
casa, para completar entre 13 y 15 hs. de los señores, dueños y amos no solo de
alejados de los nuestros, y esto si todo la riqueza generada sino -como vimos
funcionara “normalmente”. Llega la hora anteriormente- de nuestras vidas, de
de estar en familia de descansar, de tener nuestros sentimientos más profundos.
cierto esparcimiento pero las cuentas de Es cierto que una parte de la
mis horas no cierran. Con suerte tengo 9 población está fuera del sistema y esa
horas incluyendo el tiempo para dormir. parte es subsidiada para generar el
¿Qué pasa con mis hijos?, ¿qué pasa con colchón de votos que estos señores
necesitan para perpetuarse en el poder, su auge y su apogeo cuando supo ser 7
pero no nos confundamos, son una parte la locomotora del progreso, cuando
de la población que, como la mayoría liberó las fuerzas productivas, cuando el
aplastante explotada y oprimida, es hombre subió un peldaño en la historia de
víctima y no victimaria del sistema. la sociedades humanas.
Toda esta situación no es justa, no Pero el capitalismo como sistema dejó
hemos nacido para servir al capital que en el camino ese impulso liberador del
nos esclaviza, no hemos nacido para que hombre. Este sistema llevó en su entraña
los sueños de progreso nos lo pisoteen el germen que lo iba a transformar en
cuando nos cierran establecimientos, décadas de existencia, en un fenomenal
nos despiden o simplemente nos paguen freno para la misma sociedad humana.
salarios de hambre o salarios que apenas El capitalismo es mercancía, es renta-
nos permiten comer para tener energía bilidad, es negocio, y transformó al hom-
para el día siguiente, o tener una vivienda bre en eso mismo, transformación que va
digna que nos cueste una vida de a contrapelo del desarrollo humano.
permanente insistencia para obtenerla. El capitalismo desde hace décadas
No es justo, y a esta altura de los pasó a ser un freno al desarrollo del
acontecimientos, se hace muy difícil hombre, un freno a que las fuerzas de sus
convivir con tal presión. capacidades provoque cambios inusi-
tados; el capitalismo, sistema de explo-
LA POSIBILIDAD tación del hombre por el hombre es el
DE UN FUTURO DIGNO responsable de todas las caracteri-
zaciones de dolor que describimos más
Pensamos y vemos que a nuestros arriba.
hijos les va a pasar lo mismo si las cosas El capitalismo necesita crear las
no cambian, que aunque estudien y se instituciones para sostenerse como
reciban de lo que sea no van a encontrar sistema; de allí que el parlamento, el
la felicidad de tener un futuro donde poder judicial, el poder ejecutivo, las
desplegar sus conocimientos, sus fuerzas represivas, los sindicatos, los
sabidurías, o lo que es más importante oficialistas y opositores, pregonan la
sus sueños. defensa del sistema capitalista. Eso es lo
Lo que está mal es el sistema que los une en última instancia y en eso
capitalista, el que genera todas las están de acuerdo.
instituciones que se encargan de explo- Son los monopolios los responsables de
tarnos y oprimirnos; es muy cierto que el comprar todas las instituciones para a-
sistema necesita de gobiernos como los dueñarse de la riqueza que la mayoría
que tenemos, pero es el sistema el que los trabajadora de nuestro pue-blo genera.
genera, que los necesita cada vez más Vistas así las cosas, hay una salida al
corruptos, más vora-
ces, más impunes.
El sistema capita-
lista lleva más de
cien años en nuestra
patria, pero su naci-
miento data de mu-
chos siglos y de
dominación sobre la
sociedad humana.
Una buena parte
de ese tiempo, tuvo
8 sistema capitalista. Vale la pena Las formas para producir son cada vez
intentar encontrarla, ya que con una más sociales, cada vez más se concentra la
presencia omnipotente y por más de un economía y se centraliza el capital; con
siglo, el sistema fue incapaz de concretar todas estas base materiales podemos
sueños de generaciones enteras. hacer una revolución que potencie las
Para sacarnos este peso de encima, de fuerzas productivas a niveles altamente
atraso, que frena al hombre, se necesita de desarrollados.
una revolución que libere las fuerzas de Pero cuando hablamos de la necesidad
la sociedad e instaure un sistema de una revolución socialista en nuestro
socialista que comience a poner las cosas país, de tomar el poder por la clase obrera y
en su lugar. el pueblo, estamos hablando de una
En esencia es una revolución, que tiene revolución política. No estamos hablando
que destruir este Estado capitalista -que de mejorar lo que hay, aunque previo a la
es de los monopolios- y construir un revolución, luchemos con todas las fuerzas
Estado de la clase obrera y de todo el para mejorar nuestra situación.
pueblo. Un Estado revolucionario en Para esa revolución política, una
manos de las mayorías que generan y revolución de sueños y esperanzas sobre
distribuyen las riquezas, y que someta a la base de fuerzas reales que ya existen,
las minorías parasitarias que llevan al tenemos que seguir luchando como es-
hombre a la indignidad de la vida. tamos haciendo y a la vez organizarnos
Eso es lo que queremos hacer en políticamente para luchar por la revolu-
grandes trazos, esos son nuestros ideales, ción. Los obreros, los trabajadores en
que están muy lejos de ser idealismos. Le general, todo el pueblo debe ir profun-
ponemos nombre y apellido a las causas dizando en el pensamiento que la lucha
que generan tanta impotencia ante tanto tiene que tener el objetivo liberador del
dolor y hablamos de quienes son los hombre, que vale la pena que nuestros
responsables, se disfracen de lo que se hijos o nuestros padres vean en cada
disfracen. No vamos con medias vueltas y hombre y mujer de nuestro pueblo un
es hacia eso que tenemos que volcar todo rebelde contra este sistema de opresión.
nuestro saber y entender. Que sepa que está en sus manos y de las
fuerzas políticas revolucionarias, poner las
LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA cosas en su lugar, que la dignidad del
ES POSIBLE hombre no se negocia.
Que la lucha revolucionaria sea una real
Es así porque la gran mayoría de las salida ante tanta crisis política, social y
personas que conformamos ésta sociedad cultural que padecemos y que sea el ideal
trabajamos y además sabemos trabajar a de varias generaciones. 
la altura de las sociedades más desa-
rrolladas. No es casual que en nuestro país
se produzcan mercancías que van a todas
partes del mundo con el sello de nuestra
calidad laboral, administrativa y de
investigación.
Somos la fuerza mayoritaria la que
producimos alimentos para el mundo,
tenemos seres humanos desde los peones
rurales, pasando por los obreros rurales,
técnicos, ingenieros, capacitados para
éstas tareas. No hay área que nuestro
pueblo no domine.
9
LAS ID EAS
REVOLU CIONARIAS
EN EL CA MPO

E
INTELEC TU AL Y C UL TUR AL
l desarrollo del modo de produc- Argentina contribuyó, sin dudas, al origen
ción capitalista con sus perma- mismo de nuestro Partido. (1)
nentes transformaciones de la Muy en especial a partir del Cordobazo en
estructura económica y social 1969, el conjunto de la sociedad y la clase
resultantes del desarrollo de las fuerzas pro- obrera fueron más receptivos a las ideas sobre
ductivas, van generando constantes cambios la necesidad de profundos cambios. El movi-
en el mundo de las ideas y en quienes las miento de la sociedad -por medio del enfrenta-
expresan, los “intelectuales”. miento y luchas en diversos niveles- impacta
Es así, como permanentemente desde la sobre el propio pensamiento de los hombres.
burguesía, surgen las eternas justificaciones al Por esto queremos rescatar el rol de algunos
“orden social” establecido, y desde el pueblo y miembros de nuestro partido que en esos años
la clase obrera también emerge -por el propio (algunos aún antes de la existencia del PRT),
desarrollo de la luchas de clases- la “crítica” a desarrollaron una importante labor creadora y
ese mismo “orden”. De esta forma se desarro- aglutinadora en torno a la discusión de estas
lla la lucha ideológica que adquiere su especifi- nuevas ideas, llegando a ser integrantes orgá-
cidad en el mundo de la actividad intelectual y nicos de una fuerza y de un proyecto revolucio-
en el campo de la cultura. Es en este terreno, nario. Asesinados, desaparecidos o exiliados-,
sin lugar a dudas, el pensamiento que desarro- además de sus vitales ejemplos como revolu-
llaron Marx (1818-1883), Engels (1820-1895) y cionarios, fueron también claros referentes en
Lenin (1870-1924) resulta un ejemplo insosla- relación al poderoso debate de esos años, y
yable respecto de un conjunto de ideas organi- sus ideas forman hoy parte del propio desarro-
zadas, sistemáticamente, con un sentido crítico llo ideológico e intelectual de nuestro Partido.
para transformar la sociedad y que están basa- Queremos recordar entonces los casos de:
das en un profundo análisis histórico de la pro- Silvio Frondizi
pia organización económica y social. (1907 / asesinado el 26 Septiembre 1974)
En Argentina, este combate de ideas y su Francisco René Santucho
influencia en la cultura, ya comienza a tener (1925 / secuestrado el 1º abril de 1975)
importancia en los años ’20 y ’30 producto de Eduardo Favario
las transformaciones económicas del país y de (1939 / asesinado el 11 Octubre de 1975)
la vasta inmigración recibida. Pero serán las Haroldo Pedro Conti
décadas del ’60 y ’70 -producto del poderoso (1925 / secuestrado el 5 Mayo de 1976)
ascenso de masas-, el período más destacado Raymundo Gleyzer
de este desarrollo de la lucha ideológica. (1941 / secuestrado el 27 de Mayo de 1976)
Fueron, la sustitución de importaciones, la Roberto Jorge Santoro
“década infame”, el 17 de octubre del ‘45, el (1939 / secuestrado el 1º de Junio de 1977).
desarrollo industrial, los bombardeos a Plaza Rafael Perrota
de Mayo en 1955 o las crecientes luchas obre- (secuestrado el 13 de Junio de 77)
ras, importantes fenómenos políticos, económi- Entre algunos de los sobrevivientes en el exilio,
co y/o sociales que permitieron la emergencia resulta destacable el caso de Humberto
de las nuevas ideas y dieron mayor intensidad ‘Cacho’ Costantini (1924-1987).
y potencia a la reflexión de los intelectuales y Las actividades que ellos desarrollaron,
del propio pueblo. Así, la década del ’60 fue estuvieron vinculadas a muy diversos campos
extraordinariamente rica en debates y esa mis- de acción como: la sociología, el derecho, la
ma lucha de ideas sobre el presente y futuro de economía, la antropología, el folclore, las artes
10 plásticas, la literatura, el cine y la actividad desde otras organizaciones en las luchas popu-
editorial. Algunos tuvieron una producción lares. Así entonces nuestro reconocimiento a
cuyo eje más importante fue la tarea directa de otros hombres y mujeres que aportaron con
ligar la palabra o la imagen a la propia actividad igual entrega desde el campo de la cultura a la
militante (Frondizi, Santucho, Favario, Gleyzer), idea del cambio de la sociedad como son los
y en otros, sus ideas contribuyeron a dar cuen- casos de: Rodolfo Walsh, Francisco Urondo,
ta por medio de la literatura y la poesía del Dardo Dorronzoro, Susana ‘Pirí’ Lugones,
mundo injusto y “alienado” que le toca vivir a la Miguel Ángel Bustos, Rodolfo Ortega Peña,
humanidad y sobre la obligación de cambiarlo Germán Oesterheld, Alcira Graciela Fidalgo,
(Conti, Santoro, Costantini) (2). apenas una pequeña muestra de entre los
En su actividad creadora todos fueron hom- muchos que nos traen su ejemplo al presente.
bres con ideas y estilos originales, cada uno Todos los compañeros que hemos mencio-
habiéndose nutrido de su propia experiencia de nado, sin duda, intentaron siempre superar los
vida y rescatando como base, lo que las gene- límites que imponía la propia actividad intelec-
raciones precedentes iban traspasando a los tual como un hecho aislado e introspectivo y
más jóvenes. Todos en su particular estilo, fue- separado de la dinámica de la sociedad, que
ron cronistas de su propia generación. muchas veces se plasmó en la imagen que nos
Asimismo, también es fundamental señalar, propone el mundo burgués que es la del intelec-
que si bien fueron referentes destacados en las tual que piensa y trabaja “sólo”. Por el contrario,
actividades que desarrollaron, no fueron a se- ellos fueron ejemplo del accionar colectivo,
cas, ni intelectuales ni militantes solitarios. To- algo que hoy sin duda resulta la forma dominan-
dos formaron varios de los principales colectivos te de un renovado campo intelectual y cultural
intelectuales y culturales de naturaleza pluralis- donde se están generando las nuevas ideas.
ta que predominaron en esas décadas. Fue Así, los desafíos del presente vuelven en
siempre en relación con otras personas y en la algún sentido a ser similares a los de las gene-
acción solidaria que desarrollaron sus ideas y raciones anteriores, pero quizás distintos en la
una parte importante de sus propias vidas. Así forma que adquieran, ya que la base material
se nos aparecen en el fenomenal período histó- de la sociedad se ha transformado profunda-
rico-político que va de 1955 a 1975, el grupo mente, pasando del sistema de producción for-
Praxis (Frondizi); las revistas y editoriales Di- dista (el obrero como simple pieza de un engra-
mensión (Santucho) o El Barrilete (Santoro); el naje) al sistema toyotista (el obrero polivalente
grupo literario El Escarabajo de Oro (Costan- y aportando ahora todo su conocimiento a ga-
tini); el núcleo de Artistas de Vanguardia de Ro- rantizar la calidad del producto). Sobre esta
sario (Favario); la revista de circulación masiva transformación fundamental, entendemos que
Crisis (Conti) y el grupo Cine de la Base (Gleyzer). la forma en que ahora lo intelectual y cultural se
Otra fundamental referencia relacionada con manifiesta, adquiere un sentido distinto.
las preocupaciones de estos revolucionarios, e- Para cerrar esta reflexión inicial a un tema tan
sta en el hecho que ellos siempre tuvieron como importante y sobre el que queremos profundizar
visión y orientación fundamental de su produc- el debate, vamos citar a Haroldo Conti en un
ción intelectual el futuro de la sociedad, un reportaje que le realizó la revista Crisis en agos-
mundo mejor para la propia y para las genera- to de 1974 donde dice: “Para terminar con el
ciones venideras. Es por esto importante no reportaje, sin dejar por otra parte, de ser conse-
hacer sólo una lectura “histórica” de sus trabajos cuente con lo que llevo dicho, quiero dejar esta-
teóricos, poemas, escritos periodísticos, docu- blecido, porque son pocas las oportunidades de
mentales, etc., sino más bien rescatar sus pala- proclamar lo que uno piensa, que apoyo al FAS
bras, acciones e ideas en relación a todo lo que (Frente Antiimperialista por el Socialismo), a
aún hay por hacer para la Revolución. El pleno cuyo VI Congreso en el barrio Ludueña, de
convencimiento de que una sociedad socialis- Rosario, acabo de asistir, junto con mi compañe-
ta debía contribuir al desarrollo humano, fue ra y los escritores Costantini y Santoro, que he
el inquebrantable motor de su actividad. ofrecido en Córdoba mi colaboración para lo que
Consideramos que esta misma visión de mande el compañero Agustín Tosco y que creo
compromiso con el pueblo debe hacerse exten- decididamente en la patria socialista. Más claro
siva a militantes intelectuales que participaron imposible.” 

(1) Como referencia fundamental mencionamos el trabajo: El proletariado rural detonante de la Revolución
Argentina. Tesis políticas del FRIP, en 1964.
(2) Roberto Santoro escribe en una suerte de “declaración jurada” introductoria a su libro NO NEGOCIABLE
(1975): “Si mi poesía no ayuda a cambiar la sociedad, no sirve para nada”.
11

S O B RE
LA S CON TR ADICCIONE S
IN TE R MONOPOLIST AS

D esde que Lenin, a mediados de la
década del diez del siglo XX,
comenzó con sus estudios sobre
el imperialismo, este término pasó de ser una
Por el contrario, afirmaron que precisamente
esa competencia por la plusvalía mundial
sería (y sí lo es) mucho más feroz e inescru-
pulosa que en la etapa del librecambio.
definición puramente económica o puramente Podemos afirmar con todas las letras que
política para transformarse en una categoría se trata de una guerra constante por la apro-
científica, dado que el revolucionario ruso piación de la plusvalía mundial antes men-
desentrañó el proceso por el cual el capitalis- cionada. Los monopolios, que son producto
mo pasó de su fase de libre competencia a de la libre competencia “no la eliminan, sino
una fase monopolista, en la que la creación que existen por encima de ella y al lado de
de grandes conglomerados comenzaron a ella, engendrando así contradicciones, fric-
dominar ramas enteras de la producción, a ciones y conflictos muy agudos e intensos”
partir de la fusión del capital industrial y el (1). Luego de dos guerras mundiales y de
capital bancario. Debemos decir también que innumerables guerras regionales e invasio-
otro gran estudioso de este fenómeno fue el nes a países por parte de las potencias impe-
Che quien, parándose desde la concepción rialistas, defendiendo los intereses de los
leninista del imperialismo, indagó en las for- monopolios capitalistas, huelgan las palabras
mas y características que fue adoptando y otras explicaciones.
hasta la época en la que a él le tocó actuar. Es de esta forma que en la época impe-
Tanto uno como el otro fueron implacables rialista la concentración económica y la cen-
en definir al imperialismo como una fase tralización de capitales, que es un rasgo fun-
superior del desarrollo capitalista, su última damental de esta etapa, adquiere ritmos iné-
fase, por lo que eran intransigentes a la hora ditos. Y esa concentración conlleva la des-
de polemizar y demostrar la falsedad de las trucción y absorción de las empresas que no
teorías reformistas que intentaron (e inten- logran “engancharse” en la rueda de los
tan) mostrar que se puede volver atrás la monopolios. El sistema capitalista de produc-
rueda de la Historia y volver al capitalismo de ción, en su fase imperialista, tiene como una
la libre concurrencia. Con la existencia de los de sus características más peculiares la agu-
monopolios dirigiendo ramas enteras de la dización de su agresividad; esta tendencia
producción y avanzando, como han avanza- histórica objetiva, que obliga a la absorción
do, a disputar y dominar ya no sólo mercados y/o destrucción de los capitales más débiles
sino, con ese fin, dominando gobiernos, Es- y sus burguesías por parte de los más fuer-
tados y recursos naturales en el mundo ente- tes, se potencia y se convierte en el elemen-
ro, sentaron las bases para que los actuales to determinante de todo el proceso de repro-
revolucionarios tengamos dónde ir a las fuen- ducción del capital a escala mundial.
tes y entender mejor los procesos que nos Este proceso económico objetivo produce
toca enfrentar en el camino de la lucha por el inevitables consecuencias políticas al poner
socialismo y seguir estudiando los mismos. de la vereda de enfrente de las políticas
Es necesario aclarar que cuando se men- monopolistas a la inmensa mayoría de la
ciona la decadencia de la libre competencia sociedad; incluso aquellos sectores que
para dar paso a la época de los monopo- durante otros procesos fueron beneficiados
lios, ni Lenin ni el Che afirmaron que allí se por esas políticas y que hoy ya están despla-
acababa la competencia intermonopolista. zados por el ritmo de la concentración.
Viene de Página 11
Al ser los monopolios los actores cen- lucha de clases que marca el ritmo de las
trales del modo de producción, resulta decisiones. Las decisiones políticas que
cuanto menos una ilusión pensar que se otrora se tomaban para resolver estas
puede luchar contra los monopolios sin cuestiones, están hoy profundamente con-
luchar contra el sistema mismo. Es como dicionadas por la crisis política que atra-
querer convencer que hay que derrotar al viesa el sistema en su conjunto. Economía
más grande de la cuadra para aliarnos con y política parecen marchar por separado
otro más chico que nos tendrá en cuenta, pero la lucha de clases termina por unirlas
sin advertir que el que nos espera a la restringiendo el margen de maniobra del
vuelta de la esquina es el doble de grande imperialismo a escala mundial.
que el que “derrotamos”. Nuevamente se ponen en discusión si
Hoy, cuando el discurso oficial nos tala- ante la crisis del imperialismo se debe
dra los oídos con la cantinela de la lucha actuar para atenuar las mismas o para pro-
contra los monopolios, debe estar claro fundizarlas con la lucha revolucionaria para
que el negocio que ese monopolio no va a lograr los objetivos liberadores. Las contra-
explotar lo explotará otro monopolio tanto o dicciones y la desigualdad en la etapa
más grande que aquel. imperialista se acentúan más allá de la
Y así seguirá la rueda pues así funcio- voluntad de los individuos. Es un proceso
na el sistema en estas épocas, hasta objetivo y singular de la etapa que nos ocu-
tanto no se los desplace del poder del pa. Por lo tanto, lo esencial es definir la divi-
Estado. Es un monopolio, que le ha gana- soria de aguas entre los que “pretenden”
do la pelea a otros, el que se ha beneficia- reformar la base económica del imperialis-
do con la reciente adopción de la norma mo en el imposible intento de atenuar sus
japonesa para la TV digital, imponiéndose contradicciones o si hay que avanzar sobre
sobre la norteamericana y la europea; son esas contradicciones para ahondarlas y
monopolios los que están detrás del pro- agudizarlas a favor de la revolución social.
yecto de ley de medios, con la intención de Esta última opción no se sostiene sin
desplazar a los monopolios que hoy se proyecto revolucionario que apuntale la
benefician con ese negocio; y así podría- lucha de los pueblos. El proyecto revolu-
mos citar ejemplos en el que la mano de cionario no es contemplativo de las contra-
los monopolios muestran su dominio sobre dicciones interimperialistas, pues conoce
el conjunto de la sociedad. que estas se mueven sobre la contradic-
Del mismo modo, las grandes cumbres ción principal que sigue siendo entre el
que se han realizado para “solucionar” la capital y el trabajo. Pero sí las analiza para
fenomenal crisis que el sistema atraviesa definir en cada momento el golpe certero,
no han pasado de ser meras reuniones para profundizar la lucha y para avanzar
para la foto, en las que no sólo no se le ha en estas épocas de crisis hacia una salida
dado una respuesta al padecimiento de los revolucionaria de la misma.
pueblos (cosa que desde ya no es el fin de Sobre semejante situación actual, las
tales citas), sino que además han dejado políticas revolucionarias (en la época en la
en claro que ni siquiera las contradicciones que la revolución socialista es la única
monopolistas pudieron atenuarse dado el alternativa) tienen enfrente viejos pero
descalabro económico y político en el que nuevos debates, con las que ni siquiera, a
se están desarrollando las cosas. esta altura, son políticas reformistas sino,
Las contradicciones interimperialistas contrarevolucionarias.
propias de esta época se ven potenciadas,
además, por la influencia directa de la (1) V.I.Lenin; El imperialismo, etapa superior del capitalismo.

Al ser los monopolios los actores centrales
del modo de producción, resulta cuanto menos una ilusión
pensar que se puede luchar contra los monopolios
sin luchar contra el sistema mismo.