EL DEBATE MODERNIDAD - POSMODERNIDAD Compilación y Prólogo Nicolás Casullo Mo !rni a " #iogra$%a !l !nsu!&o y la crisis 'in(ro ucción a un (!

ma) Nicolás Casullo *N DEBATE PARA REINICIAR LA CRITICA El debate modernidad/posmodernidad puede ser entendido como la controversia de una época que se siente en mutación de referencias, debilidad de certezas, y proyectada hacia una barbarización de la historia, ya sea por carencias y mise rias sociohumanas, ya sea por su contracara: la aceleración de “la abundancia" para un futuro definitivamente deshumanizado. El propósito de este prólo o es incursionar en la sar ent!a de aquel"universo de discursos, sub#etividades, representaciones sociales y mitos, que si nificó la condición moderna del hombre y de su historia. Emprender un repaso del recorrido bio r$fico de %a modernidad en los si los &'((( y &(&, teniendo en cuenta el entramado de len ua#es y relatos que la conformaron, y a los que muchas veces ) cuando hoy se debate el tema de la modernidad) se hace fru al alusión o se dan por sobreentendidos. LAS LEN+*AS ORI+INARIAS DE LA MODERNIDAD *ara muchas tesis historio r$ficas la condición moderna se inicia con el llamado +enacimiento en los si los &' y &'(. (deolo !as de libertad, de individualidad creadora, incursiones neoplatónicas, cabal!sticas y alqu!micas hacia los saberes prohibidos por el poder teocr$tico preanuncian y promueven las representaciones de la cultura bur uesa: un su#eto camino a su autonom!a de conciencia frente al tutela#e de dios, un libre albedr!o alentado por la e,perimentación cient!fica frente a los do mas eclesi$sticos, un conocimiento humanista de la naturaleza re ido por ansias de aplicación, de utilidad y hallaz o de verdades terrenales, en un marco cultural trastocado por los estudios copernicanos, *ero en realidad es el si lo &'((, en la crónica de ias ideas y del filosofar, el que plantear$ las problem$ticas ant!cipadoras de las crisis con que nate la modernidad: discernimiento cient!fico entre certeza y error, metodolo !as anal!ticas, esferas de sistematizaciones, y sobre todo ese nuevo punto de partida descartiano que hace del su#eto pensante el territorio, -nico, donde habita el dios de los si ni ficados del mundo: la +azón, frente a las ilusiones y trampas de los otros caminos. .El si lo de la (lustración /0itf1larim 2, el de la filosof!a de las 3uces: el si lo que re-ne e,periencias, b-squedas solitarias y secuelas de una historia convulsionada, patentizadora de ocasos y prólo os, y que intentar$ conscientemente transformar tales rupturas en len ua#e seminal del proyecto moderno. En dicho per!odo se a lomeran las consecuencias de la +evolución (n lesa demo), cratizando el orden social a través de la secularización de la pol!tica4 el racionalismo filosófico francés con su sue5o enciclopedista reformador, y con su descifrar, en la articulación de las ciencias, las artes, la técnica y el traba#o, que el presente ) ya no el pasado cl$sico) es la edad de oro del esp!ritu4 y el iluminismo rom$ntico alem$n, donde

la filosof!a de la historia, la estética critica y el despertar heroico /no sólo racional2 del su#eto del nuevo tiempo se traducir$ en un primer des arramiento de la conciencia moderna. *uede verse la modernidad como una e,periencia inusual de los len ua#es del hombre, en respuesta a esa voz desconcertante, no prevista, que pronuncia la historia y que simula de#ar atr$s todos los tiempos, voltear las vie#as narraciones que representaban al mundo. E,periencia que la razón ilustrada bur uesa escindir$ en esferas del conocimiento, en campos de arribo a las verdades cient!ficas, estéticas y éticas. 3a modernidad es el desple arse de una escritura civilizatoria que conquista y fascina por sus certezas y profec!as. ,ISIONES POSMODERNAS 6i bien el término posmoderno remite a un diferenciado plano de posturas que van desde filosof!as hermenéuticas, e,periencias estéticas, dise5os arquitectónicos, hasta ciertas modas de la industria cultural, su ar umento m$s cate órico ) reconociendo el ries o de simplificarlo) apunta a se5alar el a otamiento del proyecto de la modernidad en la dimensión de sus randes relatos le itimadores. 0sistir!amos a la pérdida de le itimidad de aquellas narraciones modernas que operaron en términos de filosof!as de la historia: concepción de un devenir emancipador de los hombres y de las sociedades, prota onismo del su#eto moderno como el 7u ar de la enunciación racional de la verdad y de la transparencia de los sentidos de la realidad.. Esta discursividad cient!ficamente avalada del mundo moderno, florecida en el tiempo de la (lustración y reverenciada por casi todos los credos revolucionarios, vivir!a hoy su declinación, de acuerdo a una lectura que se asume parte de una edad posmoderna. 8irada desde sus matrices culturales m$s profundas, la modernidad es un mundo de representaciones que, desde la tit$nica lucha de la +azón ordenadora, refundó valores, saberes y certezas. Estableció paradi mas para 7a acción y la refle,ión, para la cr!tica y la utop!a. 9i#ó identidades para la multiplicidad de lo real, denominadores comunes para el acceso a: conocimiento y códi os de alcance universal para interiorizarse sobre las cosas y los fenómenos. Esta construcción de la escena de la historia, si bien se e,presó como permanente conflicto de intereses y contradicciones económicas, sociales, nacionales y pol!ticas, tuvo, sin embar o, como suelo sustentador aquel universo narrativo que propuso el imperio de la razón, que situó al su#eto como conciencia plena de tos cursos históricos. 6e -n los enfoques que en la actualidad hablan de un tiempo posmoderno, nuestro capitalismo tard!o asistir!a, por deba#o de las crisis de ideolo !as y pro ram$ticas, a una licuación de los relatos que presidieron el ethos moderno. ;oy ser!an claves de interpretación un su#eto vaciado de potestades y fenecido como conciencia autónoma, un pro reso tecnoindustrial que a udiza las diferencias materiales y la "oscuridad de los futuros", un saber cient!fico que ya no puede dar cuenta de sus propias potencias para barbarizar y e,tin uir la historia. Estas evidencias indicar!an un desemboque civil!zatorio del proyecto moderno que no concretizó sus profec!as, m$s aun: que en ran parte muestra sus resultantes en las ant!podas de los te,tos de la razón fundadora. El presente que habitamos mostrar!a una fra mentación e,trema de la e,periencia

del hombre, mane#ado por las ló icas de lo tecnourbano)masivo)consumista. 3a condición posmoderna quedar!a e,puesta en el ahondarse del desencanta) miento de la e,istencia: de aquella e,istencia humana entendida como tensada por la problem$tica y el deseo, por las e,pectativas entre lo dado y lo nuevo, por una conciencia develadora y recuperadora de la realidad, por la heroicidad de ese via#e trans resor y reconciliador de los hombres con el mundo..<risis del su#eto dice lo posmoderno: el relato m$s alucinado de la modernidad estableciendo que ése era el sitio de los discernimientos, y a partir de él, debacle de la cadena de fi uras que el su#eto amparaba: pueblo, clase, proletariado, humanidad. <ierta critica posmoderna ar umenta que este disolverse de las representaciones modernas, de sus relatos patriarcales, de su concebirse como un todo or $nico en marcha, permite por primera vez ima inar una cultura sin le ados que cumplir, sin fanatismos de los cuales sentirse parte, sin sue5os omnicomprensivos que padecer. .<uando los defensores de lo moderno le reprochan al posmodernismo su fra ilidad, su ser apenas una corriente estética o teórica, o cuando lo posmoderno dice estar hablando no desde un estilo o como nueva van uardia, sino desde la actual condición del mundo, ambas posiciones aluden a la vi encia o al fin de narraciones que soportan la historia. LA RE,OL*CION- DEL RETORNO" A LO INEDITO 3a revolución muestra la escena de lo m!tico para la construcción de lo moderno. 3a potencialidad de lo arcaico en los ba#ofondos de lo nuevo. 3a amedrentadora necesidad de= caos para un orden distinto. 3a revolución in lesa e,puso ese rostro bifronte de luces y sombras: el camino racional hacia la democratización, liberación y conciencia de otra #usticia fue posible a través del avance redentor de aquello vivido como fanatismo, delirio, opacidad de las furias sociales desatadas, mesianismo y here#!a del tiempo de los do mas, intolerancia de la rebeld!a llevada a cabo en nombre de un dios implacable. 3os metalen ua#es deductivos y sintetizadores se distancian de la anarqu!a de lo real, para proponer desde la mirada cient!fica cómo la razón establece lo vie#o y lo nuevo, establece los códi os de un orden vivible para una sociedad entendida ahora como su#eto despertado. 6ociedad como "cuerpo artificial" a escudri5ar racionalmente: pasa#e a lo social, nacimiento inarmónico de lo civil, ló ica del contrato entre poderes y entes, le itimidades democr$ticas enterradoras de la comunidad teocr$tica, En este via#e devenido discursividad moderna /derechos del pueblo, desacralización de los poderes, propiedad privada bur uesa, liberalismo reconocedor de intereses en conflicto, ciencia sobre lo social2, la len ua de la razón sur ir$ como utop!a de resolución: imprescindible coincidencia con lo real. RA.ON IL*STRADA / N*E,O L*+AR DEL S*0ETO En el si lo &'iii, el *ar!s de los esp!ritus letrados mira a 3ondres como e,periencia anticipada de la crónica del hombre. 3as ciudades, adem$s de mercado y comercio, se anuncian como espacios de una historia todav!a sin relatos. .Ellos, la (lustración, contraponen a los poderes absolutistas instituidos el valor

el pueblo.tin ue. la recuperación del hombre para una teodicea terrestre y la calidad emancipatoria de la razón. Entre el conocimiento y la fe. sus te. biblia o do ma. desde la racionalidad del su#eto. 3a discursividad moderna nace de ese punto m$. su#eto enerador de los si nificados: lo histórico de#a de ser un paréntesis irracional. sino la trascendencia de convertirse pro resivamente en publico lector. acontece con sentido. emancipación. es el -nico camino posible para la realización de la razón.LA OTRA NARRACION DE LO MODERNO 3a +evolución 9rancesa inscribe.tos de acotada circulación. de ese vac!o que queda con el retiro de "la historia de dios":" de esa conciencia de lo que se e.3a (lustración plantea la necesidad de optar entre la libertad demitificadora y aquella servidumbre al doctrinarismo eclesi$stico. obras escritas.imo de desprotección espiritual. que cuestiona toda autoridad e. fue preanunc!ar este presente. El lu ar del hombre es la representación cultural conmocionada. >n itinerario sustentado en la autonom!a moral del hombre. te. el su#eto puede pensarse conciencia de la historia que prota oniza y de la historia que reordena.3a representación del mundo se quiebra a través de una intensa polémica entre "lo anti uo" y "lo moderno". pol!tica y socialmente. sino que lo radicaliza: no ser!a cuestión de reformas en el plano de las ideas. de la verdad: de la razón que rebautiza cosas y hechos. le!do desde la insondable racionalidad divina. El su#eto pasa hacia el centro de esa escena de la historia que se ima ina reabierta: >n su#eto que admite y celebra el quedar huérfano de divinidades. el mundo sólo adquiere ló ica. con resonancia pol!tica. ?esde ese abismo.+ousseau en#uicia a la (lustración quedar seducida por las apariencias y la artificiosidad de la cultura. *ro reso. y que abandona un mundo donde ?ios dibu#aba ) sobre todo) los eni mas y el trasfondo de los si nificados.3o que sucede pertenece a todos los pasados: épocas pretéritas cuya -nica función. el hacerla. asumido. lo real ser$n los indicadores de la razón reinante. . ahora. En esta empresa.pondr$ la modernidad es que la crónica del hombre no encontrar$ su resolución en esta discursividad le itimadora.. Es a partir de este nuevo estadio de conciencia sobre la conflictualidad de la historia /conciencia que discute. la ideolo !a y la filosof!a de los poderes establecidos2 que nacen las visiones del pro reso espiritual de la humanidad. pero al hacerlo no invalida el proyecto moderno. 3o que tr$ icamente e. el ya enunciado discurso de la (lustración. en tanto su#eto del saber.tos y sus verificaciones históricas. .terna cercenadora de sus potencialidades: rey divino. *or el contrario. ?esde esta nueva sub#etividad histórica. la historia. POLITICA / P*EBLO. Esa es la le imitidad de la revolución .pol!tico del pensamiento autónomo. a partir de un naciente erratismo cultural bur ués que descubre no sólo su poder económico. es decir. sin or$culos teoló icos para las respuestas sobre su principio y su fin en la tierra. due5o de las identidades y de las clasificatorias. sino de cambio social histórico a través de la voluntad eneral de un nuevo soberano. sino que ser$ preci) samente y sobre todo desde esta nueva potestad de la palabra moderna que comenzar$ la infinita batalla de la modernidad consi o misma: entre sus ensue5os.

+econciliar lo quebrado. y que sin embar o el derrotero del su#eto moderno ser$ luchar contra ese destino. v!ctima. ser escena. en el cual se cumple una remota profec!a: el pasa#e del mal al bien. El romanticismo ) ram$tica que lue o atravesar$ la crónica moderna con sus lé. el hombre y las cosas) y redención -nicamente en la palabra poética. el mito. an ustia frente a una naturaleza que vuelve imposible el reencuentro de sus fi uras ) un dios creador. . poeta. ese hecho a ser contemplado. intuye pol!ticamente "la nada" en las estribaciones de la razón actuante.icos catastrofistas y redentores) nace percibiendo la modernización del mundo como escisión ontoló ica entre naturaleza y hombre.moderna: autoasi narse el lu ar del cumplimiento.travió para siempre aquella unidad de lo verdadero. 0dmite y rechaza los limites 1antianos.O TIEMPO / LA TRA+EDIA DE LA RA. +ecorrido del astro. @ su misión. 3a incapacidad si nifica la imposibilidad de servirse de su inteli encia sin la u!a del otro". Cant bautiza el nuevo tiempo desde su criatura medular y rebelde: "3a ilustración es la liberación del hombre de su culpable incapacidad.presa +obespierre. a seme#anza de la elite ilustrada. le!do. previendo el fracaso en tal empresa. 6i la revolución in lesa aspiró a sofocar el milenarismo popular a través de racionalistas re ulaciones de lo humano.En el pensamiento del hombre anidan las claves. A como lo e. en cambio. 9ilosof!a del su#eto para dibu#ar los horizontes traspasados de la historia.plicable.D EL LENC*A0E COMO OSC*RIDAD / REDENCION 1EROICA El len ua#e rom$ntico hace rein resar la oscuridad. interpretado y transmitido. EL N*E.imarse al di$lo o con dios sobre los eni mas indecibles. y al mismo tiempo la definitiva fi#ación de los l!mites en su querer conocer todas las respuestas. el fatalismo y lo ine. El tiempo del pro reso. pero sintiendo la inconmensurable di nidad de intentarla y sobrevivir como testi o: como héroe. las ob#etividades del saber. 0bismo de lo histórico. 3o moderno. el porqué dé las cosas y del pro reso moderno. ese "tr$nsito del reino del crimen al de la #usticia". fastuosamente racionalista en sus deseos. representar ese co$ ulo de mitos. la revolución francesa. 3a idealidad 1antiana es la obra cumbre de revalorización de lo humano en su sin ularidad. remonta desde el relampa ueo de ese choque entre lo vie#o y lo nuevo. enio. Bratar de torcerlo. pero también las fronteras de la sabidur!a para ese anti uo deseo de apro. confi uran los datos centrales del tiempo tr$ ico. por el contrario. "podemos demostrar al mundo el espect$culo nuevo de la democracia". 6u discurso.+obespierre no se distancia filosóficamente de esa rieta abierta entre lo anti uo y lo moderno. ese ahora de la revolución. lo bueno y la belleza. de las ciencias.ON El iluminismo rom$ntico alem$n es el len ua#e de la modernidad. Entiende que se e. es su espect$culo. ya trazado. de las m$quinas y las metrópolis puebla el . a la crónica de la edad de la razón. tensado por la fuerza de lo inédito y las reposi ) ciones. la autonom!a de las leyes. revolución. 3a modernidad rom$ntica es tr$ ica porque comprende esas secuencias como destino irreversible.

del todo. que la bur uesa fue realmente la revolución . la dialéctica. El optimismo de la modernidad. mostró que la modernidad ya no ser!a un lu ar. que hace de su escritura estética)literaria)filosófi) ca modernidad por e. es una des arrada desesperación del presente. quien asumió la tr$ ica condición del hombre con .2. ?ialéctica del calva rio. y lo irreversible de la edad de la razón para salvar al hombre: la creencia en un dios nuevo que remata en el Estado moderno /para rehacer ese paisa#e barbarizado por la pérdida de la comunidad humana2 y en el prota onismo del pensamiento. en infrahumanidad. y por lo tanto asume la cr!tica a esa modernidad. cuyo trasfondo en . 0 la modernidad capitalista no hay que discutirla desde sus discursos le itimados. territorios de la oscuridad absoluta. 6u discursividad parte de entender la modernidad como crisis de la historia del hombre. como con frecuencia se lo catalo a. de una materialidad tecnoindustrial financiera brotando como tiempo "que fluye" para alimento de todas las ideolo !as. y no un simple reaccionarismo ideoló ico de amor al pasado. utop!a y muerte. se verifica en la 9rancia de la revolución inconclusa a través del utopismo industrialista y democratizante. LA CRITICA OPTIMISTA. de lo fabril. quien se adue5a del estandarte redentor.e el es deducible en su cosmovisión cristiana.ismo plantear$ dos evidencias desde el lé. 6istema totalizante. sino que este -ltimo es el que ha cambiado.ima aventura de" ese idealismo como atmósfera de época.RE2ORMAR O CAMBIAR AL M*NDO . intentar$ la m$. social. discursividad filosófica moderna que aspira a situar pasados. que predica una nueva sociedad inte rada. . El mar. la a i antó hasta convertirla en el evento cumbre. cuya poster ación. la sintetizó y la superó. las ciencias. éticas o metaf!sicas las que necesitan pensarse para modificar el mundo. centralidades y sentidos del devenir huma no hacia la emancipación. no su ne ación. b-squeda de la unidad. . El socialismo cient!fico invierte en parte el planteo utópico.El si lo del maqumismo. su sucumbir m$s de una vez en san re y represión. *or una parte. de ra!z rom$ntica. en "su car$cter serio". proletario /8ar. para desplie ue y conquista del mundo.Biempo de las revoluciones técnicas e industriales que se estaban como apoteosis de las leyes de la historia. sino desde los espacios de silencio que éstos provocan. desde una fi ura arcaica y redentora. en la filosof!a.mundo ele si nos y novedades. del su#eto mercanc!a. un discurso compacto. como realización cierta de la historia. saturación y carencia de lo real. @ tiempo)de la inminente y -ltima "revolución moderna".e el. que descubrir!a el ep!lo o edénico de la modernidad. muerte y resurrección de <risto. . trasladando el -ltimo filosofar a 7os en rana#es de las f$bricas. para reafirmar en su resurrección el otro reino.ico con mayor autoridad decimonónica. ni siquiera una simple dicotom!a entre sus reinvidicadores y sus cr!ticos. superadora de las miserias de la primera etapa moderna.celencia. pero lo transforma en p$ramo del esp!ritu. a darse. de l$ idea.*ero ese intento.dios. Fo son las variables filosóficas. En E( se con#u a la vivencia de lo moderno como crep-sculo de Europa. Es luz y nocturnidad. por ese mismo calvario de haberse convertido en ob#eto de compraventa.

reinau uradora de la historia4 por otra parte, que" el mesianismo moderno, obrero, no necesita construir como aquélla una selva de valores, obsesiones morales, le alidades filosóficas, poéticas del desencanto ni planteos de an ustia sobre el mundo, para consumar su revolución antibur uesa. .8ar, reco e el mandato póstumo de +obespierre y Gabeuf, en cuanto a que la luz liberadora abandonó a las élites pensantes, para anclar en la v!ctima real de la razón del mercado: esa multitud e,plotada por el capital, muda de obras y p-blicos, que no tiene necesidad de refutar por escrito las filosof!as idealistas consoladoras, sino descifrar su lu ar de carencia absoluta, de pro reso ena#enante, de barbarie, como el resquicio de la verdad. Hptimismo mar,ista e,tra!do de la tra edia de la vida, del presente como mal. En 8ar, la narración de la historia se vuelve representación del palitos #udeocristiano4 el capitalismo como una traves!a que propone la salva)ción. la ciudad, a través del caos al que arriba la crónica del hombre. .El su#eto de la miseria es el su#eto de la esperanza, la mano de la destrucción inevitable: esa violenta pureza del $n el que se rebela al poder indiscriminado de dios. EL DISC*RSO / LOS SITIOS DE LA ,ERDAD- LA CONCIENCIA ESTETICA 3a he emónica ambición de la modernidad bur uesa, pens$ndose a s! misma desde sus poderes y formas de dominación cultural, fue arantizar la unidad de la palabra, la solidez del discurso, la irrefutabilidad del conocimiento desde las con sistentes rocas f!sico)matem$ticas como arquetipo de la ciencia, y por lo tanto, como lu ar de la verdad. ..El entramado de ideolo !as de la cosmovisión bur uesa tuvo como denominador com-n el concebir a su tecnocultura )que transformaba y democratizaba la naturaleza de la historia) como redención de lo humano. 3os si los &(& y && se desarrollan desde esta certeza clave, soporte de ios randes relatos. *ara el mar,ismo, ese lu ar de la verdad en la historia pasó a ser el del su#eto de la carencia material.El anarquismo repuso m$s e,pl!citamente, en el marco de lo moderno, un tiempo milenarista retornado ahora desde la razón, para fi#ar la verdad en las v!ctimas, en los #ustos, en una ética humana solitaria o colectiva, sat$nica y recreadora, para derribar al capitalismo y su cultura. 3a silueta de lo sat$nico reaparece permanentemente en lo estético, por e#emplo en la poética de Gaudelaire, o de 3autreamont, convocantes del esperpento diabólico como refutación a los saberes positivistas de derecha y de izquierda, y al propio sueno entusiasta rom$ntico. En definitiva, como #uicio severo, e,tremo, provocador, a ese c-mulo de "verdades" modernas que no pod!an e,plicar sus leprosarios materiales y espirituales, esa muchedumbre de almas vaciadas en las metrópolis, la hipocres!a de las palabras frente a los hechos, y esas ansias, modernas, por huir de un mundo que "lo promet!a todoII ?iscurso y realidad: fra mentos de verdades que se esparcen a medida que lo real se desrealiza y muestra el fifiste!smo de los poderes portavoces. 3os relatos modernos también se se mentan y se bifurcan hacia aquellos lu ares donde la razón ilustrada queda refle#ada en su e,tremo patetismo, o aniquilada al confrontar con la bio raf!a histórica sobre la cual reina. 3a e,periencia art!stica intentar$ dar cuenta )fiel a las vie#as se5as con que vivió la énesis de lo moderno) de este desa re arse de la e,istencia, de este descomponerse del su#eto, del infinito ale#arse de la reconciliación

de lo humano con la naturaleza, y de la naturaleza con lo humano. 3a estética moderna buscar$ la verdad e,traviada, entre los sar azos tecnomanipuladores de la cultura capitalista..*retender$ esencialmente deambular por las cavernas de la modernidad, va abundear por las ant!podas de sus fi uras y discursos le itimadores, para refutarle a la razón, al positivismo, a la soberbia de las ciencias, los si nificados del tiempo, que se vive. El van uardismo estético, b$sicamente desde las -ltimas décadas del &(&, le incorpora a lo moderno la frustración de aquella revolución que no se dio y deb!a concluir el mito de JKLM /desconsuelo que la pol!tica intenta reprimir a través de replanteos teóricos2. Boma definitiva conciencia de que también la modernidad es una di$spora de modernidades que se deshacen en el aire. Fo obstante, el rastreo estético van uardista, sus realizaciones, a e,cepción tal vez del dada!smo que llama a la abolición de todo lo dado no ya desde un nuevo lu ar de la verdad sino desde "el desastre" y "el incendio en otras corrientes art!sticas /cubismo, e,presionismo, futurismo, la Gauhaus y también el surrealismo2 pondr$ de manifiesto las contradicciones que plantea la modernidad como novedad perpetua y aparente de la historia. ?esde el sub#etivismo creador en tanto -ltima defensa frente a la cosificación de la vida, desde la rebelión frente a lo ef!mero, lo absurdo y :n precariedad del presente, el discurso estético de van uardia apostar$ ambivalentemente, a veces e,pl!citamente, al desorden del mundo pero también a un orden utópico y moderno del mundo. <ondenar$ y aplicar$ lo técnico.?udar$ de las totalizaciones pol!ticas y del discernimiento de las masas para adherir sin embar o a los poderes que se asumen due5os de la revolución venidera. ?enunciar$ la ausencia de razones de toda una cultura, desde sus fundamentos, pero creer$ en los usos alternativos de sus dones técnicos /y hasta bélicos2 que el esplendor capitalista ofrece para su propio entierro. 0 seme#anza de las van uardias pol!ticas, enemi as acérrimas del capitalismo, la modernidad es lo tr$ ico, la barbarie, que no cierra #am$s los len ua#es de salida: el optimismo ) en -ltimo término) de la cr!tica a esa modernidad. ,IENA- EL PESIMISMO COMO CRITICA A LO MODERNO .fue una ciudad la que represento ) en len ua#e y razones) a la modernidad como crisis que tocaba fondo y no ten!a otra respuesta que el crep-sculo. 'iena. 3a 'iena del colapso del (mperio ;absbur o en los finales del &(& y principios del &&. >na ciudad hablada por lo irracional de su modernidad prisionera de una monarqu!a nostal iosa de edades anti uas. ;ablada por la desmesura de su esplendor arquitectónico, ornamental, encubriendo miseria social y nacionalidades inconciliables..Bal vez el de 6chopenhauer, el dolor y el naufra io de la historia contenida en su filosof!a, donde el -nico acerti#o de la modernidad era la libertad que confer!a para descubrir el ornamento falaz de la razón, la inconsciente voluntad del hombre y la plenitud de lo estético. Neneraciones de un tiempo vienes, que también pactan inscribirse en el le ado nietzscheano, cuya reivindicación dionisiaca art!stica de tos sentidos de la historia cuestiona la razón instrumental de lo moderno, tensa la sub#etividad como alma h!brida, desolada, y ratifica el a otarse de los fundamentos y de lo nuevo en la crónica humana. MODERNIDAD MITOS" MEMORIAS / 2*T*ROS

0mbos, 8ar, y Gen#am!n, conciben lo moderno como una historia que es destino: que necesita cumplirse. *ero también como un tiempo de se5ales en a5osas que lo poster an, o de sabidur!as y apuestas que apro,iman los finales de ese derrotero trazado. 8ar, necesita creer que la revolución bur uesa invocó por -ltima vez las moradas mitoló icas, para a otarlas definitivamente: lo que ahora debe empu#ar en la modernidad, lo que arrastra y se adue5a de los sentidos, pasa a situarse adelante, en esa novedad del ma5ana donde los hombres liberados constituyen el dato ima inario indestructible. *ara 8ar,, la modernidad acelerada de la historia necesita de#ar atr$s el fatalismo de los le ados, el equivoco mandato de aquellos que fracasaron antes y e,i en una tard!a reparación. 3a tra edia de la historia debe resolverse, por primera vez, en ruptura con ia cultura de la derrota y sus len uas mesi$nicas: desde la astucia de montarse en ia propia fuerza cultural arrasadora que impuso el enemi o capitalista, el nuevo déspota. 3a discursividad moderna, la palabra, para 8ar,, ha devenido impostura o ciencia, mercado ideoló ico o racionalidad ob#etiva, dos formas de e,istencia instrumentales, conspirativas, con distintas misiones: el ocultamiento @ la develación, que respectivamente >evan, una a ia consumación de la barbarie, la otra hacia el nuevo idioma del hombre, sin antecedentes: a la liberación real de la historia. *ara Gen#am!n lo m!tico sobrevive ba#o la superficie de la modernidad de la historia, ba#o la discursiv!dad homo énea y deshumanizante de los vencedores. El mito es una tensión ineludible y escamoteada de la modernidad, que no plantea entonces una cultura reconciliante del hombre con la historia, sino la perpetuación de su tra edia, la réplica de las barbaries. 3o moderno es, en este sentido, un tiempo arcaico, primitivo, donde sobrevive lo mesi$nico incumplido y la esperanza siempre latente de que se cumpla. En esta -ltima dimensión, indomable a la razón, persiste la espera de una cultura popular redentora. Farratividad de los oprimidos que plantea una e,periencia distinta con el pasado, que aquella reinante desde la racionalidad, la técnica y la idea despiadada de pro reso que propuso la cultura capitalista. Es entonces esta len ua )memoria de padecimientos, tradición de im$ enes y afectividades, utop!a de los or! enes) la que le confiere a la revolución moderna sus sentidos, la que reilumina su habla y los usos de la razón: ese pasado como fra mentos en el presente, que cuestiona la marcha catas)trófica de lo civilizatorio. LA NO,EDAD DE LO ARCAICO- ENTRE LA RA.ON / LA MISTICA .8ar, percibe ta contracara penumbrosa de la fi ura de la revolución: de ese mundo de tumultuosa empina, de profec!as que intentan ser representadas y len ua#es que fecundan lo real. En la alborada de la conciencia moderna, 8ar, reconoce que “las eneraciones muertas, oprimen como una pesadilla el cerebro de los vivos", que en e: nuevo tiempo "se con#uran los esp!ritus del pasado", del cual los prota onistas "toman prestados sus nombres". 6u an$lisis sé desliza por los subsuelos culturales de una sociedad, le!da no ya desde una corriente de pensamiento, sino desde las masas, sus representantes, y las confi uraciones ima inarias sobre las cuales reposan las relaciones. *ara 8ar, la pol!tica es el camino de la razón secularizados, pero en manos

a los cuales utiliza "para lorificar" con eficacia su propia lucha presente.del pueblo. Gen#am!n cree que es en la len ua. 0mbos. parten de una suerte de melancol!a como sentimiento de la modernidad.. lo que permitir$ un "idioma nuevo". *odr!amos inferir en el trasfondo de las ideas de Gen#am!n. El proletariado ser$ fundamentalmente ese pasa#e lin O!stico que quiebra las memorias at$vicas. por el contrario. y hacia distintas resoluciones. dice 8ar. una comunidad perdida. promueve. frente a la cat$strofe de la racionalidad técnica moderna. e. que brando el hilo discursivo que la une "a la ima en de los antecesores". se "disfraza". frente a la otra seducción de la palabra: la de si no que funda. "reminiscencia". poética.. de sus lo ros.El error de las pol!ticas socialistas. sino solamente del porvenir". entendida como tradición. y propone el nuevo "contenido eneral de la moderna revolución" sin atadura con los ayeres: "la revolución social del si lo &(& no puede sacar su poes!a del pasado. de esa "resurrección de los muertos" que encierra el len ua#e en el parto de la modernidad. necesaria de construir otra vez. En su necesidad de le itimar su entrada en la historia. *ara 8ar. "despierta a los muertos" y "recompone lo des) pedazadoP por la desmemoria de los len ua#es dominantes. que el $n el de la historia. 6e trata de distanciarse de la conmemoración de las palabras. revela también que lo moderno es un tiempo transido de pasados.to ausente a llenar.Fo cree en los re resos de la historia hacia una edad de pureza. sino que esa identidad escondida. que "olvida su len ua natal" y no tiene. memoria. esa -nica fi ura de dos caras. para quien la chispa enética de lo moderno es también el drama de la len ua que la revolución desencadena en la historia. ori inarias. Gen#am!n cree. lo moderno se constituir$ en el len ua#e: a partir de un enunciador que rompa "con la época fenecida". *ara Gen#amin el auténtico planteo de ruptura con las confi uraciones de la cultu ra bur uesa no pasa por una tensión /contradicción2 de usos y poderes con que se realiza el tiempo técnico de la razón instrumental. Gen#amin piensa que la idea de un pro reso bur ués culturalmente e. El presente. desprendido de sus len uas del pasado. ia barbarie no solamente es el otro rostro de la cultura capitalista. Ecos del idealismo rom$ntico alem$n. se -n Gen#amin. s!mbolo.propiando y reseinantizando mitos del pasado.ima "novedad" de la len ua de su futuro verdu o. revelación a darse. interpe) . encierra en su ló ica. se transforma en espe#o de verdad utópica y de#a atr$s arrasadoramente lo impronunciable. como en las de 8ar. es un te. corrompe la esperanza redentora en las masas. 3as dos concepciones representan el arribo catastrófico de una misma ló ica de abstracción historicista: esconden la crisis de %o histórico que impre na a la modernidad de la (lustración. la discursividad revolucionaria moderna "toma prestado". En Gen#amin. una (dentidad cultura)barbarie que la razón moderna m!ticamente presenta como valores contrarios2. en cambio. de sus avances /es dccir. Esa ruptura. con respecto a esta -ltima.terminados pero creador también como su m$. Gen#amin pretender$ recuperar una b-squeda m!stica frente a la razón radiante: la palabra en su valor de nombre. se abre como posibilidad desde las propias tensiones arcaicas que estructuran y desarrollan a la modernidad. "es asi narle a la clase obrera el papel de redentora de eneraciones futuras". fra mento que atesora un mundo de claroscuros. "oculta sus ilusiones". ni en la necesidad de que se consume la civilización de la metaf!sica técnica.

sus técnicas de dominio.*or lo tanto lo moderno se instituye como crisis. de la selva de si nos. como "tiempo ahora" que act-an "retrospectivamente) te desde la le#an!a de los tiempos"" ?esde esta perspectiva. EL 1O+AR DE LA 1ISTORIA / LA ESCENA DE S* CRISIS 3os randes cauces discursivos que or anizaron lo real y su procesamiento nos muestran que el proyecto histórico de la modernidad se confi ura desde la crisis. 3a historia pasa a pertenecerle absolutamente al hombre. triunfante.lación del hombre. memorada. 3as corrientes criticas o escépticas que pueden detectarse en esa diversidad que hoy se denomina "posmoderno" asumen importancia en tanto permitan rediscutir la problem$tica esencial: la caracter!stica que adquiere en el presente la crisis . y har$ de esa huella de ori en su modo de ser.inomias y codificaciones operativas.trema di nidad de lo anti uo. @ también emer encia reordenadora. sus ta. consoladora.poner la crisis de la historia y ambicionar resolverla. 0qu! es donde lo moderno necesita ser rastreado a profundidad: en esa infinita encruci#ada del hombre relator y los relatos que pueblan sus mundos. teatralizó. las ar umentaciones posmodernas que se5alan el ocaso de las randes narraciones le itimadoras representan un nuevo acto del patitos de la modernidad. y sin embar o es también el tiempo que profundiza la irrealidad de lo real. o fu ar de ella para encontrarla: como si fuese siempre la constelación perdida o por hacerse. es concientizadora de las ideas emancipativas. Que obli a a sumer irse en ella. nombres que unen anti uos y nuevos si nificados. donde se desmembra y se repone la narración de la historia. el pasa#e de la esfera de la discursividad de los dioses a la esfera del destino histórico de los hombres. ya desde la e. instauran el reinado de la razón pero también ponen en evidencia las fronteras de ese reino: los limites del mundo del hombre en cuanto a las inda aciones -ltimas.3as ambiciones omnicomprensivas de los len ua#es de la modernidad. su er uirse como estructuras transparentes al si nificado. >n camino racional) instrumental sobre la naturaleza y el hombre. Ella es el lu ar donde se verifica la perdida de la or anicidad ori inar!a. . para devenir distorsión y fra mentación de los sentidos: de los vie#os v!nculos entre e: hombre y las cosas. que de#a atr$s aquella otra relación sa rada. a partir de la fractura entre los dialectos /esferas narrativas2 y lo real. ?esde este punto de vista. so5ada. de las anti uas interpretaciones.3a modernidad fue el tiempo de la plena conciencia de este crear y habitar los discursos humanos. la modernidad repone esa esperanza mesi$nica )senti) miento m!saco entre los plie ues de la edad de la razón) que permite concebir una confrontación cultural real contra todas las ló icas y poderes de la bio raf!a de lo dominante. en su doble y doloroso condición. la de e. Que obli a a enunciar la realidad como escondida. y de Gen#amin la modernidad capitalista es democratizados de las sociedades. se representó. En el pensamiento de 8ar. ef!mera. donde develamos y reencontramos "que en 7a época"est$ contenido "el decurso completo de la historia" 9ra mentos de pasados. >n transcurso li ado a la fi ura de lo tr$ ico con que el ser humano.

consider$ndose resultado de una transición desde lo vie#o hacia lo nuevo. N*ESTRO L*+AR EN LA MODERNIDAD *or cierto que para 0mérica 3atina esta modernidad. sin voz ni memoria. +econociendo este conte. en un pro reso infinito del conocimiento y un # infinito me#oramiento social y moral. U que hab!a .. como aventura racionalista donde se comprobaba la operatoria del len ua#e. modificando su relación con la anti Oedad y consider$ndosela un modelo que pod!a ser recuperado a través de imitaciones.Esto si nifica que el término aparece en todos aquellos per!odos en que se formó la conciencia de una nueva época. y a la vez aludido por si nos.El nuevo escenario social descompone y anacroniza variables (deoló icas y pol!ticas or anicistas. fue siempre crisis a udizada. o ya sin si nificado.presó una y otra vez Ja connivencia de una época que se mira a s! misma en relación con el pasado. donde la vie#a tra edia ima inada como forma de la espiritualidad del hombre pasó a ser deificada en lo -nico que restaba: la abstracción carcelaria de ios poderes v sus discursos. que durante décadas intentaron ordenar y representar el sentido de avance de la histo) ria.tuales de ese si no vaciado. sobre todo en los -ltimos treinta a5os.*N PRO/ECTO INCOMPLETO3 04rg!n 1a#!rmas . 6ur ió as! una nueva forma de la conciencia # moderna. el esp!ritu rom$ntico. como 0ntimodernidadT. PRIMERA PARTE LOS DEBATES MODERNIDAD.<on diversos contenidos. Br$nsito literario cient!fico. 3a idea de ser SmodernoT a través de una relación renovada con los cl$sicos. irracionalidad e. sin duda. no se convirtió en un punto inconmovible. : Este hechizo que tos cl$sicos de la anti Oedad manten!an sobre ei esp!ritu de : épocas posteriores fue disuelto por los ideales del iluminismo francés. donde la v!ctima seducida. despo#ada de la densidad ilusoria. 0l unos restrin en el concepto de SmodernidadT al +enacimiento4 esta perspectiva me parece demasiado estrecha.clusiva del mundo.de la modernidad. descubierto a principios del si lo &(&.to. perpetuamente. modernidad descentrada que a olpó en un mismo espacio y tiempo irrupciones industrialistas y testimonio de mundos ind! enas. El modernismo rom$ntico quiso oponerse a los vie#os ideales de los cl$sicos4 buscó una nueva era histórica y la encontró en la idealización de la Edad 8edia. inspirada en la ciencia. 3os trasfondos !nter) te.el critico del 9ran1furter 0ll cmeinc Reitun esbozó una tesis cuya si nificación superaba el hecho mismo de la bienal para convertirse en un dia nóstico de nuestro tiempo: S3a posmodernidad se presenta. afrontó esta acelerada evidencia de licuación de lo real. 9ue. este nuevo per!odo ideal. cambió a partir i de la confianza.pl!cito un proceso de profunda desrealización de la historia. celebrando un presente donde acontec!an proyectos de futuro. En el curso del si lo &(&. verific$ndose en oleadas modernizadoras.asperante entre discurso y realidad. el debate modernidad/ posmodernidad hace e. : 6in embar o. del narrador. 3a teorización sociocultural. totalizantes. el término SmodernoT e. 3a enunciación de las estructuras como empiria e. queda definitivamente disuelta. .

3a moda tiene el olfato de lo actual. 3a van uardia se ve a s! misma invadiendo territorios desconocidos. *ero el testimonio verdaderamente moderno no e. este modernismo ori ina respuestas mucho m$s débiles que hace quince a5os. Estamos enfrentados a la idea del fin del arte modernoT.presada en las met$foras de la van uardia. esta anticipación de un futuro indefinible y ese culto de lo nuevo. 3as épocas pierden sus ras os distintivos. Bodav!a somos hoy. *ero. término ele ido para indicar el fracaso de la rebelión surrealistaY. lo salva#e y lo primitivo. trazando huellas en un paisa#e que todav!a nadie ha pisado. debemos reconocer que. e. 3a obra de. del presente como momento de revelación: un momento en que se mezclan destellos de actualidad mesi$nica. del mismo modo que la moda cita un vestido vie#o. ?esde entonces. por supuesto. la marca distintiva de lo moderno es Slo nuevoT. un pasado car ado de revelaciones actualesW.trae su clasicidad de la autoridad pretérita. se5alaba que ya a mediados de la década del sesenta Sla van uardia de JMXK repite los estos de JMJK. lo moderno se alimenta de la e. la e. *ero.*eter GOr er nos ense5a hoy la idea de Sposvan uardiaT. mientras que lo que es # meramente un SestiloT puede pasar de moda. los contempor$neos de esa modernidad estética sur ida a mediados del si lo &(&.radicalizado su conciencia de la modernidad. un compa5ero de ruta de la modernidad. si nifican. <itado nuevamente en los a5os sesenta. en realidad. desde una actitud que yo llamar!a poshistoricista. En este sentido. Valter Gen#amin construye la relación de la modernidad con la historia.3a modernidad se rebela contra la función normalizadora de la tradición4 en verdad.poniéndose al peli ro de encuentros inesperados. a lo elusivo y ef!mero. 0hora bien. la +oma anti ua era. para +obespierre. de al -n modo. después de los setenta.altación del presente. incluso moviéndose en la espesura de lo que al una vez lo fueT. que es superado y condenado a la obsolescencia por la novedad del estilo que le si ue. sino que se convierte en cl$sico cu$ndo ha ! lo rado ser completa y auténticamente moderno. que todo 7o que sobrevive al tiempo lle a a ser considerado cl$sico. 6e sabe. conquistando un futuro. +ecuerda la autocomprensión de la +evolución 9rancesa: S3a +evolución citaba a la +oma anti ua. lo moderno conserva un lazo secreto4 con lo cl$sico.tremos de la historia: un sentido del tiempo en el cual la decadencia se reconoce a s! misma en la barbarie. Ese nuevo modernismo planteó una oposición abstracta entre tradición y presente. 0 partir del esp!ritu del surrealismo.plica el len ua#e bastante abstracto con el cual el moderno se refiere al SpasadoT.periencia de su rebelión permanente contra toda normatividad. revela una nostal ia por un presente inmaculado y estable. *ero este volcarse hacia adelante.Este valor nuevo atribuido a la trans!toriedad. la celebración misma del dinamismo. DISCIPLINA DE LA MODERNIDAD EST5TICA . Hctavio *az. Bodo esto e. Este es el concepto de Gen#am!n del #etztzcit. este esp!ritu de la modernidad estética ha comenzado a enve#ecer. 3a memoria histórica es reemplazada por la afinidad heroica del presente con los e. Zcu$l es el si nificado de este fracaso[ Z6i nifica un adiós . se liberó de remisiones históricas espec!ficas.3a modernidad estética se caracteriza por actitudes que tienen su e#e com-n en una nueva conciencia del tiempo4 e.

irreconciliables con la disciplina de la vida profesional en sociedad. Gell responsabiliza de la disolución de la Sética protestanteT /fenómeno que ya hab!a preocupado a 8a. En consecuen cia. . centradas sobre la reproducción y transmisión de valores y 5or) mas.itosa modernización capitalista de la econom!a y 7a sociedad.istencia humana.ACI6N SOCIETAL El neoconservatismo desplaza sobre el modernismo cultural las incómodas car as de una m$s o menos e. 3as situaciones de donde sur en la protesta y e: descontento se ori inan precisamente cuando las esferas de la acción comunicativa.pandiéndose. 3a cultura moderna ha penetrado los valores de la vida cotidiana4 el mundo est$ infestado de modernismo.periencia auténtica y el sub#etivismo de una sensibilidad hiperestimulada. que aprueba.0unque la van uardia si a e. en realidad. ya no es m$s creativa. de inte ración social y de socialización requieren una determinada adhesión a lo que yo denomino racionalidad comunicativa. el narcisismo. Ga#o las presiones de la din$mica económica y de la or anización de las tareas y lo ros del Estado. El modernismo dominar!a. en el descontento frente a las consecuencias opuestas de un flu#o de cultura que irrumpe en la sociedad desde los museos.ito[ Gell cree que la -nica solución est$ en un resur imiento reli ioso. la ausencia de identificación social y de obediencia.a la modernidad[ Z3a e. 3a doctrina neoconservadora esfuma la relación entre el proceso de modernización societal. Estas tendencias liberan motivaciones hedon!sticas. la e. del que se lamenta. responsablizan a la cultura del hedonismo. 0qu! sur e la pre unta para el neoconservador: Zcómo se ori inar$n las normas en una sociedad que limitar$ los impulsos libertinos y restablecer$ la ética de la disciplina y el traba#o[ ZQué normas frenar$n la nivelación producida por el estado de bienestar. esta modernización social penetra cada vez m$s profundamente en formas previas de la e. pero muerto. para que vuelvan a ser dominantes las virtudes de la competencia individual por el é.Gell afirma que las crisis de las sociedades desarrolladas de Hccidente deben remitirse a una escisión entre cultura y sociedad. En su forma moderna.istencia de la posvan uardia marca una transición hacia ese fenómeno m$s amplio denominado posmodernidad[ . MODERNIDAD C*LT*RAL / MODERNI.ito y el ocio. Veber2 a la \"<u(tura enemi aT. y el desarrollo cultural. Est$ arrai ado en reacciones muy profundas frente a los procesos de modernización societal. son he emónicos el principio de autorrealización ilimitada. hoy.ito. el abandono de la competencia por el status y el é. la cultura alimenta el odio por las convenciones y virtudes de 7a vida cotidiana. la cultura interviene en el ori en de todos estos problemas de modo sólo indirecto y mediado.i encia de una autoe. muy . *ero. son penetradas por una forma de modernización re ida por standards de racionalidad económica y administrativa. . 0 causa del modernismo. . el é. el consumo.El estado de $nimo neoconservador no se ori ina. 3os neoconservadores no pueden abordar las causas económicas y sociales del cambio de actitudes hacia el traba#o..?e este modo. que hab!an sido racionalizadas ba#o las presiones de imperativos económicos y administrativos. 6u descontento no ha nacido por obra de los intelectuales modernos.3as tareas de transmisión de una tradición cultural.

moralidad y arte.diferentes de los de la racionalidad comunicativa de la que dependen esas esferas. *erm!taseme comenzar un an$lisis diferente. El proyecto de modernidad formulado por los filósofos del ilum!nismo en el si lo &'((( se basaba en el desarrollo de una ciencia ob#etiva. este proyecto intentaba liberar el potencial co nitivo de cada una de estas esferas de toda forma esotérica. ]l caracterizó la modernidad cultural como la separación de la razón sustantiva e. que enfoc$ban los problemas con perspectiva de especialistas. que mostraba la naturaleza irreconciliable de los mundos estético y social.0parecen las estructuras de la racionalidad co nitivo) instrumental.presión de las e.Zdeber!amos tratar de revivir las intenciones del iluminismo o reconocer que todo el proyecto de la modernidad es una causa perdi ) da[ LOS 2ALSOS PRO+RAMAS DE LA NE+ACI6N DE LA C*LT*RA . una moral universal. que se diferenciaron porque las visiones del mundo unificadas de la reli ión y la metaf!sica se escindieron. 3o que se incorpora a la cultura a través de la refle. EL PRO/ECTO DEL IL*MINISMO 3a idea de modernidad"est$ !ntimamente li ada al desarrollo del arte europeo.perimentos sin sentido.presiva. 0l mismo tiempo. . es decir en la or anización racional de la cotidianeidad social. de la moral)pr$ctica y de la estético)e. Veber.pertos y la de un p-blico m$s amplio. nacieron las ener !as e. entre puesta en escena consciente y e.citación espont$nea4 ios intentos por los cuales se declaraba que todo era arte y todos artistas. disolviendo los criterios de #uicio y equiparando el #uicio estético con la e. ?e estas corrientes. ?eseaban emplear esta acumulación de cultura especializada en el enriquecimiento de la vida diaria.3a diferenciación de la ciencia. la ficción y la pra. E. crece la distancia entre la cultura de los e.ión y la pr$ctica especializadas no se convierte necesaria ni inmediatamente en propiedad de la pra. una ley y un arte autónomos y re ulados por ló icas propias. pero lo que llamo el Sproyecto de la modernidadT sólo se pone a foco cuando se prescinde de la habitual focalización sobre el arte.perimentos que sólo lo raron revivir e iluminar con intensidad a e.plosivas que se descar aron en el intento del surrealismo de destruir la esfera aut$rquica del arte y forzar su reconciliación con la vida. finalmente.is4 los intentos de disolver las diferencias entre artefacto y ob#eto de uso.presada en la reli ión y la metaf!sica en tres esferas autónomas: ciencia.el arte se hab!a convertido en un espe#o critico. *ero todos estos intentos de poner en un mismo plano el arte y la vida.actamente las mismas estructuras .periencias sub#etivas: todos estos pro ramas se demostraron como e. la moral y el arte ha desembocado en la autonom!a de se mentos manipulados por especialistas y escindidos de la hermenéutica de la comunicación diaria. El costo doloroso de esta transformación moderna aumentaba cuanto m$s se alienaba el arte de la vida y se refu iaba en una intocable autonom!a completa.is cotidiana. recordando una idea de 8a.<omo resultado.<ada dominio de la cultura correspond!a a profesiones culturales.

si no se la realizara se -n las modalidades de un aborda#e especializado de problemas autónomos y si de#ara de ser el ob#eto de especialistas que no prestan demasiada atención a cuestiones e. 3a desilusión frente a los fracasos de los pro ramas que abo aban por la ne ación del arte y la filosof!a se ha convertido en un prete. 6in duda. y la recepción del arte es sólo uno de sus aspectos. El proyecto intenta volver a vincular diferencial mente a la cultura moderna con la pr$ctica cotidiana que todav!a depende de sus herencias vitales. se deshace tan pronto como la e. del premodefnismo de los S#óvenes conservadoresT y del posmodernismo de los neoconservadores. puede ver alterada su si nificación. entra en un #ue o de len ua#e que ya no es el del cr!tico.3a reificación no puede ser superada sólo mediante la apertura de una de estas esferas culturales. 6i no me equivoco. *or un lado.pectativas en su p-blico. también deb!a comportarse como un consumidor competente que utiliza el arte y vincula sus e. 6in embar o. al car$cter concentrado y planificado de la producción art!stica y al especial estatuto co noscitivo de los #uicios de usto. a la forma en la ficción. critica la modernidad cultural.periencia estética se acerca a la vida individual y su historia y es absorbida por ella. dos e. que no ha sido enmarcada por #uicios cr!ticos especializados. El mundo vivido deber$ ser capaz de desarrollar instituciones que pon an limites a la din$mica interna y a los imperativos de un sistema económico casi autónomo y a sus instrumentos administrativos. el le o que ozaba con el arte deb!a educarse hasta convertirse en un especialista.clusiva sobre un aspecto de validez.tra) va antes que trataron de ne ar la modernidad. . pero que se empobrece si se la limita al tradicionalismo. ALTERNATI.periencias estéticas a los problemas de su propia vida.periencia estética. altamente estilizadas y especializadas. Htor aron una nueva le itimidad. esta delimitación ciara. a la trascendencia del arte sobre la sociedad.ternas. la producción art!stica se debilitar!a. ai mismo tiempo.periencia b$sica de la modernidad . con e. como fines en s! mismos. Quisiera distin uir aqu! el antimodernismo de los S#óvenes conservadoresT.clusión de los aspectos concernientes a la verdad y la #usticia.art!sticas que pretend!an disolver.En una palabra: el proyecto de la modernidad todav!a no se ha realizado.AS 8e parece que. *or el otro. En la medida en que esa e. esta concentración e. Banto estos cr!ticos como estos artistas aceptan el hecho de que tales problemas est$n sometidos a la fuerza de lo que antes llamamos Sló ica internaT de una esfera cultural. 3os S#óvenes conservadoresT recuperan la e. El arte bur ués despertaba.periencia es utilizada para iluminar una situación de vida y se relaciona con sus problemas. . Este nuevo v!nculo puede establecerse sólo si la modernización societal se desarrolla en una dirección diferente. 0lbert Vellmer me se5aló uno de los modos en que una e.to para posiciones conservadoras. nuestras posibilidades actuales no son muy buenas. deber!amos aprender de los errores de aquellos pro ramas e. al mismo tiempo. En casi todo el mundo occidental se impone un clima que impulsa los procesos de moder) nización capitalista y. en lu ar de abandonar el proyecto de la modernidad como una causa perdida.

Hbservan con tristeza la declinación de la razón sustantiva. la e. el crecimiento capitalista y la administración racional.estética.pectativas normativas. lo que queda del proyecto de la modernidad cultural es irrisorio.periencia. de forma tal que sus diferentes momentos se refieren los unos a los otrosT. ha sido porque ha de#ado que la totalidad de la vida se fra mente en especialidades independientes abandonadas a la estrecha competencia de los e. el 6er o la fuerza dionis!aca de lo poético. los neoconservadores saludan el desarrollo de la ciencia moderna.periencia estética en la medida en que ella ya no se e.7Or en .i e a las artes y a la e. 9inalmente. el filósofo estima que el remedio contra esta parcelación de la cultura y contra su separación respecto de la vida sólo puede venir del Scambio del estatuto de la e. escrib!a Gaudelaire. sino que Ses empleada para e. es decir. la moral y el arte.istenciaT. hace ya m$s de un si lo.abermas e.periencia de s! y la emoción. 3o que .plosivo de la modernidad cultural. @ recomiendan retirarse hacia posiciones anteriores a la modernidad. ?e manera maniquea. En 9rancia esta l!nea va de Neor es Gataille. sea éste la voluntad de *oder. recomiendan. que sean capaces de tender un puente por encima del abismo que separa el discurso del conocimiento del discurso de la ética y la pol!tica.presa ante todo en los #uicios de ustoT. 7*5 ERA LA POSMODERNIDAD3 0!an 28 Lyo(ar . emancipada de los imperativos del traba#o y la utilidad. 6in embar o. #ustifican un irreconciliable antimodernismo. cuando Sse la pone en relación con los problemas de la e.plorar una situación histórica de la vidaT.priencia dan un paso fuera del mundo moderno. al mismo tiempo. en la medida en que posibilite el pro reso técnico. y con esta e. 3a pre unta que me planteo es la si uiente: Za qué tipo de unidad aspira . una pol!tica que diluya el contenido e. 3os Svie#os conservadoresT no se permiten la contaminación con el modernismo cultural. *uesto que esta e. <omo reemplazo se apunta a tradiciones que.abermas /lo hab!as reconocido ya2 piensa que si la modernidad ha fracasado. interviene Sen los esquemas co noscitivos y en las e.periencia que éstas procuran es. sin embar o. la racionalidad de medios del mundo moderno. en suma.*ero con el confinamiento definitivo de la ciencia. v!a 8ichel 9oucault a ?errida. 6i uiendo una indicación de 0lbrecht Vellmer. 6obre la base de actitudes modernistas. <olocan en la esfera de lo le#ano y lo arcaico a las potencias espont$neas de la ima inación. cambia. la moral y el arte en esteras autónomas. separadas de la vida y administradas por especialistas. mientras que el individuo concreto vive el sentido SdesublimadoT y la Sforma desestructuradaT no como una liberación. sino a la manera de ese inmenso tedio sobre el que. contraponen a la razón instrumental un principio sólo accesible a través de la evocación.pertos. abriendo as! un camino hacia la unidad de la e. la especialización de la ciencia. parecen ser inmunes a las demandas de #ustificación normativa y de validación.periencia Sentra entonces en un #ue o de len ua#e que ya no es el de la cr!tica estéticaT.abermas[ ZEl fin que prevé el proyecto moderno es acaso la constitución de una unidad sociocultural en el seno de la cual todos los elementos de la vida cotidiana y del pensamiento encontrar!an su lu ar como en un todo or $nico[ ZH es que :el camino . +eclaman como propias las revelaciones de una sub#etividad descentrada.

que es de inspiración he eliana. .perimentación art!stica hay una misma incitación al orden. cualquiera sea la época de su ori en. m$s r$pidamente y con una difusión cien veces m$s importante que el realismo pictórico y narrativo. de popularidad /en el sentido de He#fcntlich1eit.cesivamente humanista sobre el rnefistofélico funcionalismo de las ciencias y las tecnolo !as.hay que recordar que la ciencia y la industria no le llevan venta#a al arte y la literatura en lo que concierne a las sospechas que inspira su relación con la realidad.Que lo mec$nico y lo industrial acabaran sustituyendo a la destreza de la mano y el oficio no era en s! una cat$strofe. de identidad.*ero en las multiformes apelaciones a suspender la e. por lo menos. para todos estos autores. la ética. que es el criterio técnico.ima al esp!ritu de la <r!tica del 7uicio pero.istencia dominante de la tecnociencia. .oy en d!a no se puede ne ar la e.periencia dialécticamente totalizante4 la se unda es m$s pró. *ero lo mec$nico y lo industrial. Zcómo har!a para realizar su s!ntesis afectiva[ 3a primera hipótesis. un deseo de unidad. Sencontrar un p-blicoT2) Es preciso que los escritores y los artistas vuelvan al seno de la comunidad o.ay un si no irrefutable de esta disposición com-n y es que. son portadores de al o completamente distinto.AN+*ARDIA . atribuirles la responsabilidad de curarla. no se da #am$s sin la ruptura de la creencia y sin el descubrimiento de lo poco de realidad que llene la realidad. El desaf!o consistió principalmente en que los procedimientos de la foto raf!a y el cine pueden realizar me#or. 3a foto raf!a y el cine deben imponerse sobre la pintura y sobre la novela cuando se trata de estabilizar el referente. aunque sean efectos de poder. descubrimiento asociado a la invención de otras realidades. el conocimiento. si se opina que la comunidad est$ enferma. de se uridad.amen que la posmodernidad impone sobre el pensamiento de las 3uces. LO POSMODERNO . sobre todo cuando entran en el campo tradicionalmente reservado al artista. de la subordinación masiva de los enunciados co noscitivos al ob#etivo de la me#or performance posible. LO S*BLIME / LA . la tarea que el academicismo asi naba a este -ltimo: salvar a las conciencias de la duda. . no pone en entredicho . sobre la idea de un fin unitario de la historia. es decir. como ella.3a modernidad. debe someterse al severo e. en su esencia. y sobre la idea de un su#eto.la noción de una e. EL REALISMO . . la e.presión de una individualidad enial que se sirve de una capacidad artesanal de élite. es de un orden diferente a éstos[ 6i es as!. nada hay tan apremiante como la liquidación de la herencia de las van uar) dias. salvo si creemos que el arte es. la pol!tica.que se debe abrir entre los #ue os de len ua#e hetero éneos. <reer lo contrario seria hacerse una idea e.

est$n en la situación de un filósofo: el te. Estas re las y estas cate or!as son lo que la obra o el te. 6i es verdad que la modernidad se desenvuelve en la retirada de lo real y de acuerdo con la relación sublime de lo presentable con lo concebible. en principio. tiene un precio: la desarticulación de la ima en de con#unto que ofrec!a la Veltanschnmm cl$sica. en la nostal ia de la presencia que afecta al su#eto humano. no ya la mitolo !a. quisiera no limitarme a esta acepción un poco mecanicista de la palabra. Fo obstante. Esta aceleración sectorial. a esta obra. también.to investi an.*erdidos los limites de la ciudad)Estado donde lo primitiva simbiosis m!tica era." (deolo !a que adquiere por fin su carta de le itimidad reli iosa con la idea cristiana de una +edención temporal en el mundo ^primer esbozo de una 9ilosof!a de la . 3o posmoderno ser!a aquello que ale a lo impresentable en lo moderno y en la presentación misma4 aquello que se nie a a la consolidación de las formas bellas.perimentar en com-n la nostal ia de lo imposible4 aquello que inda a por presentaciones nuevas. cuanto menos.to que escriben. 3a primera y principal de estas ideolo !as )que. . por decirlo en términos musicales. por la aplicación a este te.!n(os 3a esencia de la modernidad parece residir en la ruptura de un mundo simbólico donde las esferas de la ciencia y de la moral. recordable. >n artista. del arte y de la pol!tica.to. se puede poner el acento en la potencia de la facultad de concebir. y no pueden ser #uz adas por medio de un #uicio determinante. si no. un escritor posmoderno. sin embar o. las encar adas de mantener aquella ima en inte rada )o al menos una versión secular y SconvincenteT de la misma. cada uno de los $mbitos o sectores liberados adquieren una din$mica propia y unos criterios autónomos de validez )lo que permite la insólita aceleración de cada sector particular.i!r Ru#!r( ! . mitolo !a) es la ideolo !a del *ro reso y el 9uturo. la moral era pol!tica. 9ANT RESPONDE A 1ABERMAS3 :a. constitu!an un todo coherente y posibilitaban una concepción lobal del mundo: donde la literatura era a la vez peda o !a. etc. no est$n obernados por re las ya establecidas. ?e ahora en adelante van a ser las ideolo) !as. *ero ya en la Nrecia cl$sica se inicia la desarticulación de este todo armonioso )conocidas son las que#as de *latón al respecto) en un nuevo cosmos artificial: en una ciudad donde cada una de estas esferas adquiere una dirección y aceleración independientes. H. bien podr!a llamarse. El artista y el escritor traba#an sin re las y para establecer las re las de aquello que habr$ sido hecho. de cate or!as conocidas. no es ya posmoderna. y este estado es constante. en la oscura y vana voluntad que lo anima a pesar de todo. forma parte de lo moderno. la obra que llevan a cabo. al consenso de un usto que permitir!a e.ZQué es pues lo posmoderno[ ZQué lu ar ocupa o no en el traba#o verti inoso de las cuestiones planteadas a las re las de la ima en y del relato[ <on se uridad. en su SinhumanidadT. en principio. en esta relación se pueden distin uir dos modos.>na obra no puede convertirse en moderna si. El posmodernismo as! entendido no es el fin del modernismo sino su estado naciente. por hallarse en la matriz de todas las dem$s. no para ozar de ellas sino para hacer sentir me#or que hay al o que es impresentable. 6e puede poner el acento en la impotencia de la facultad de presentación.

la esfera pr$ctico)moral y la . 3atente. la pol!tica deb!a transformarse ahora en encarnación de SvaloresT supremos. Bodas las formas modernas de terrorismo institucional se han basado as! en este intento de superar nuestra modernidad escindida mediante la voluntarista recuperación de una or anización social or $nica e inte rada. . o una Sciencia de la historiaT. una actitud pol!tica alternativa sólo puede basarse en una distinta comprensión y valoración de esta modernidad plural.o unilateral de la vida sociala una de estas esferas culturales que. CR<TICAS A LA DISPERSI6N . adonde apuntan los proyectos fascistas de estetizar o moralizar la pol!tica..?e mezquino conflicto y #ue o de SinteresesT. y que alcanza o recupera su formulación laica en la moderna ideolo !a de las 3uces. la pretensión comunista de hacer de ella una Spr$ctica teóricaT. del arte y de la ciencia recuperan aquella m!tica cone. de la pol!tica y la moral. la moral.abermas: S6i se e. resur enc!as m!sticas y reli iones de contrabando. el #uicio y la sensibilidad. 0hora bien: sépase o no. la voluntad. etc.El mundo moderno da ya por un hecho la desa re ación de la realidad en una serie de pr$cticas o discursos autónomos. pero trata de recuperar de un modo u otro su coherencia.. si no e. e. el arte. especialización y acele) ración con las que la modernidad hab!a tratado de suplir el equilibrio de 7as sociedades m!ticas: ecolo tsmo y orientalismo. incluyen de al una manera la coerción socialT. efectivamente. .istencia de esta diversidad y desarticulación como ras o carac) ter!stico de nuestra condición4 W2 el valor que tiene y las nuevas posibilidades que tal diversidad ofrece4 y Y2 la necesidad operativa o funcional )nunca sustantiva o .2 la posibilidad de instaurar un inter#ue o y una articulación entre la esfera co noscitiva. resultar$ muy dif!cil que se lo re curar la cosificación social tan sólo mediante un ne.?e lo que se trataba ahora era pues de reunir una vez m$s )como en unfascio) estos hermanos separados..istoria pro resista2.céntrica. est$ en todas ellas la mitolo !a de un retorno al mito: a una sociedad inte rada y homeost$tica donde las esferas de la teor!a y la pr$ctica. el moderno presupuesto y modelo Sm!ticoT de esta inte ración social y cultural no es otro que el Estado teorizado por los idealistas )9ichte el primero) que deb!a Ssalvar a la sociedad civil de s! mismaT para devolverle la coherencia y tur encia m!tica que el chisporroteo de los intereses privados parec!a poner en cuestión.pl!citamente.presivo)estéti) ca. . @ es en esta dirección. la reli ión )o estas facultades separadas del primitivo hombre reconciliado que son e7 pensamiento.esfera e. estos hi#os pródi os del mito que son la ciencia.a de tratarse pues de una Steor!a de la modernidadT que establezca y reconozca: J2 la e. ideolo !a convivencia: y antiprofesional. >na actitud que encontramos perfectamente e#emplificada en las si uientes palabras de 7. por ser de alt!sima especialización.oy est$n al orden del d!a las cr!ticas a esta dispersión. quiérase o no.ión que precedió a la di$spora moderna.cluye /. *NA MODERNIDAD NO TOTALITARIA 0hora bien. desarticulada e inor $nica.

ética/estética.os ba#o una ley eneralT. 6e trata. donde encontramos el hilo de estos tres elementos o condiciones de una teor!a de la modernidad no totalitaria. naturaleza/libertad.iste. liberalismo y honestidad. los huecos o los m$r enes de esta pluralidad de esferas que constituyen el mundo de la e. etc. perdido el mundo m!tico de la tradición y también el de su SrecuerdoT en la polis cl$sica. una las necesidades de mi pensamiento y otra la estructura de la realidad. <r!tica es pues una filosof!a que se resiste a esta unificación sobrante4 y llamo Sunificación sobranteT no ya a la simplificación o eneralización inherente al conocimiento teórico.periencia o acción. @ es en Cant. W. Banto en la primera como en la tercera cr!tica habla Cant del placer especial que produce Sla subsunción de fenómenos o procesos aparentemente dispares y descone. de modelos irrealizables )y. sensibilidad/entendimiento.estructural) de una coherencia que no pretenda. de#$ndonos con ello el me#or testimonio a la vez de su enialidad. >n placer. en efecto. sino que es sólo posible en las orillas. ne ar o superar esta escisión. al que Cant cuida de no ceder indiscriminadamente. un artificio intelectual.obbes y +ousseau. nación/Estado. defina y unifique la naturaleza humana.nb sucht /deseo de posesión2.istencia de una entidad o estadio superior donde Stodas las contradicciones ser!an separadasT )el reino de la +azón o de la 3ibertad. en el interior de cada uno de los cuales reencontramos a su vez la contradicción y la parado#a. 0hora bien.emos visto cómo la serie de polaridades que constituyen la filosof!a 1antiana )yo/mundo. por lo mismo. <on ello manifiesta Cant una a uda conciencia de que. el avance de la ciencia. la libertad no puede ser ya el reconocimiento o identificación con el Gien o la 'erdad establecidos. un recorte m$s o menos operativo e instrumental de un continuo que ni pretendemos ne ar ni estamos en condiciones de formular. en primer lu ar. una tendencia o impulso fundamental que. como vamos a ver ense uida. 'e$moslo. J. una lo ló ico y otra lo ontoló ico.istente. por fin. sin embar o. en el cumplimiento o realización del mito. . sin embar o. e irreductibles entre s!. 9reud y 0dam 6mith. de prototipos inaccesibles. el E/irsudif /deseo de loria2 y el .) no postulan en nin -n caso la e. sino a la requerida por nuestro confort o coherencia intelectual.periencia y la acción contempor$neas. en efecto. TRES IMP*LSOS *ara Cant.no hay modo de creer. por el contrario.errsucht /deseo de poder2. fenómeno/cosa en s!. *lurales y hetero éneos son también. los impulsos o sitclt!c que para Cant mueven al hombre: el . razón/ima inación. si se pretende dotar a cada $mbito de una sustantiva y caricatural esencia pronto se siente la necesidad de encontrar una unidad de se undo rado que dé coherencia y necesidad a esta serie de formaciones. es el reconocimiento de la pluralidad e !ntima conflictividad de cada uno de estos niveles de la e. los $mbitos de nuestra e. como creyeron . una cosa es lo teóricamente concebible y otra lo realmente e. admirables.Fo e. 3a libertad no puede ser ya una realidad en s! )al o que seamos o ten amos) ni tampoco un para s! )pura conciencia y . el nacimiento del hombre nuevo o la emer encia del estado ideal. *or el contrario.periencia o de la acción lo que nos lleva a entender cada uno de ellos como no m$s que una ficción. sino tan sólo encontrar su equilibrio y viabilidad. Bres son por 7o menos.

de la +evo lución).ne ación de lo dado. 7Or en . En nin uno de sus estudios .0hora bien4 hay dos modelos de solucionar )o m$s bien evacuar) esta tensión insostenible: bien declarando que la s!ntesis o unión de ambas dimensiones est$ a la vuelta de la esquina )a la vuelta de la . 6ólo Cant tiene el valor de reconocer que las uvas est$n maduras y que est$n m$s all$ de nuestro alcance4 que son deseables e inalcanzables4 que hay problemas que no podemos solucionar. de la 9e. por el contrario.istoria. en otras palabras.to de . El te. sin ceder sin embar o a la tentación de creer que esta unidad e. y otra re odearse en ella o denunciar cualquier intento de construir desde ella una sociedad viable y coherente que no quede a la merced de los intereses m$s particulares y caprichosos. @ éste es precisamente el problema que Cant se plantea al fin: cómo or anizar una sociedad que no nie ue sino que inte re esta intimidad y articule aquella diversidad. pero que tampoco podemos de#arnos de plan) tear [. debe no sólo ser tenido en cuenta sino revisado y corre ido a la luz de la e. es decir.AN+*ARDIA3 P!(!r B4rg!r ?esde la publicación de sus primeros libros a comienzos de la década de los sesenta.abermas. m$s que cualquier otro filósofo contempor$neo. enérico y apol!neo) una radical dimensión !ntima y e. la unidad indispensable para el conocimiento y para la acción cooperativa. utilizando una esfera como percha para saltarse otra W. de las aspiraciones m$s e o!stas o sublimes.abermas titulado 8odernidad versus *osmodcrmdad no es sino un tes ) . 6ólo en Cant encontramos ia firme decisión de no ceder ni en la aspiración absoluta ni en la lucidez radical4 de no tomar por realidades las necesidades formales de nuestra razón ni los imperativos morales de nuestro corazón /el luishfiti thin1iu 24 de no permitir que nuestras aspiraciones se disuelvan ni se constituyan tampoco en una do m$tica y consoladora alucinación4 EL SI+NI2ICADO DE LA . se abocó a hacer de la (lustración europea una tradición fruct!fera para la pr$ctica del presente. 3a proliferación de $mbito y códi os particulares de una modernidad sin mito unificador aparece as! como la condición misma de una nueva concepción de la razón y la libertad individual que a5ade a su car$cter rie o )pl$stico y or $nico. bien sosteniendo que esta coherencia no es necesaria ni tan sólo deseable )que se trata de una at$vica o infantil necesidad de 0bsoluto que la ciencia y la civilización acabar$n arrinconando.iste como realidad sustantiva )en un pasado o en un futuro m!ticos) con la que basta sintonizar o identificarse. DEL =STAT*S> AL =CONTRACT*S> Y.abermas ha perdido de vista el hecho de que los esfuerzos por salvar las esperanzas de la (lustración sólo pueden prosperar hoy en d!a en tanto incluyan una cr!tica a la sociedad bur uesa. de una ne ociación con y entre el tout plein de estas esferas4 de trazarse un itinerario particular aprovechando su misma diversidad y densidad.periencia histórica posterior al fin del si lo &l&. 6e trata. .presiva.<ómo encontrar. *ara él es evidente que el an$lisis del capitalismo llevado $ cabo por 8ar. *ero una cosa es reconocer esta nueva e !ntima dimensión de la libertad moder) na.

al menos en ei campo de la literatura.<omenzó a insistirse en la ló ica interna de la esfera art!stica que. LAS R*PT*RAS COMO CLA. 3a ar umentación de . 0 partir del momento en que se institucionalizó la estética de la autonom!a.abermas es por completo convincente y no carece de consistencia mientras su iere una l!nea para superar las apor!as de %a cultura contempor$nea. . con la misma decisión. . @ la moralidad. se opone a la coalición de diversas variantes del conservadurismo. W. no se puede afirmar lo mismo de la ciencia. al contrario que el arte autónomo.timonio de que esas ideas persisten. tal como lo hace . no como partes de un proyecto uniforme sino m$s bien como un movimiento histórico de tendencias conflictivas y anta ónicas. 3as rupturas. donde esa demanda autonómica se toma efectiva y manifiesta a nivel de contenido. arte2.amen de las obras de 8a. En los si uientes tres p$rrafos me ustar!a resumir mis ideas al respecto. Veber. empleando ni mismo tiempo su potencial para una Sor anización razonable de la vida cotidianaT". la moralidad y el arteT. 9rente ai divertisscment cortesano y la cultura de la representación.abermas olvida el hecho de que entre estas tres esferas e.isten diferencias estructurales y que ellas mismas difieren en status social. a partir de entonces.abermas est$ en io cierto cuando sostiene que el esteticismo de fines del si lo &(& es clave para comprender el camino del arte en la sociedad bur uesa. rechazó la)estética iluminista del impac) to y se opuso a la idea de que el arte deb!a responder a necesidades pr$cticas. y caracteriza el proyecto de la modernidad como un esfuerzo por desarrollar esas esferas Sen su respectiva ló ica inherenteT. Bodo lo cual traslada el foco de atención a lo que el modelo _eberiano de diferenciación oculta: la diversidad del impacto potencial de las tres esferas y su interdependencia.abermas cuando otor a a las esferas de la moralidad y del conocimiento teorético unas caracter!sticas sublimatorias que ser!an paralelas a las de la van uardia. pueden ser claves del conocimiento en la medida en que revelan contradicciones. al fin y al cabo. 0mbos aspectos de lo que . los intentos de vincularla al concepto iluminista de la literatura e introducir en el arte cuestiones co noscitivas y morales han sido rechazados sin cesar. . 6e alinea inequ!vocamente con la idea de mantener el Sproyecto de la modernidadT y. 6in embar o.ES Estimulado por su ree.abermas llama proyecto de la modernidad /el desarrollo particular de cada esfera se -n su propia ló ica y el empleo de su potencial en función de or anizar razonablemente la vida cotidiana2 se han venido manifestando. Fo estoy se uro de que pueda hablarse de un desarrollo paralelo de las tres SesferasT /ciencia. El proceso hacia una autonom!a cada vez m$s radical alcanza su punto m$. esquema éste que precisamente deriva de la tradición del proceso de modernización de Europa. me pre unto si esa consistencia no se obtiene a un precio demasiado alto: el soslayamiento de las rupturas en el desarrollo de la cultura. . 8ientras el arte autónomo conlleva la idea de su autotrascendencia. moralidad. siempre se ha reclamado el papel de rectora de la pr$ctica humana. Y. la (lustración impulsó un concepto de la literatura que ten!a su ob#etivo en el lo ro de una or anización razonable de la vida cotidiana.imo en el esteticismo.abermas ve la evolución de la época moderna como una Sdiferenciación de las esferas de valor de la ciencia.

periencia vital )e. encubre los lo ros históricos de los movimientos van uardistas. de las clases y la nacionalidad.abermas) es que el desarrollo del arte se -n su ló ica interna suscita otro problema: el peli ro de una atrofia sem$ntica de las obras. evidentemente. TRAS LOS PASOS DE ADORNO . ello sin duda se debe al hecho de que los van uardistas pusieron en la picota la e.de la desunión: nos arro#a a un remolino de desinte ración y renovación perpetuas. Fi siquiera el fracaso de los intentos de sublimación deben considerarse un error inocuo. han sido inte rados al cuerpo de lo moderno. no aporta ni vaticina felicidad al una. crecimiento. 6er modernos es ser parte de un universo en el que. de e. esta unión es paradó#ica. 0l contrario. le $ndonos la posibilidad de acabar con las limitaciones que ésta impone. ale r!a. 6i hoy en d!a es posible pensar en una productividad libre para todos. transformación de nosotros mismos y del mundo )y que al mismo tiempo amenaza con destruir todo lo que tenemos. * *ara resumir. de conflicto y contradicción. que transforma el conocimiento cient!fico en tecnolo !a. BRINDIS POR LA MODERNIDAD3 Mars?all B!rman Bodos los hombres y mu#eres del mundo comparten hoy una forma. como di#o 8ar.abermas reconoce que esta b-squeda de sublimación es una le !tima manera de protestar contra un mundo que.abermas emplea los términos SmodernidadT y Svan uardiaT como sinónimos. lo que sabemos. de las posibilidades y los peli ros de la vida) a la que llamaré modernidad. Fo obstante. poder.presión S ran obra de arteT. Esta terminolo !a. En la medida en que éstos produ#eron obras que hoy son reconocidas. del ser y de los otros. si uiendo los pasos de 0dorno. ?e todos modos. crea nuevos medios humanos y destruye los . El remolino de la vida moderna se alimenta de muchas fuentes: los randes descubrimientos en las ciencias f!sicas/ que cambian nuestras im$ enes del universo y nuestro lu ar en él4 la industrialización de la producción. lo que somos. puede decirse que la modernidad une a toda la humanidad. de ambi Oedad y an ustia. es una unión . la condena de modo irreversible. se deduce que el ataque de la van uardia contra la autonom!a del arte pertenece a la ló ica del desarrollo de las artes en la sociedad bur uesa. 3a escritura autom$tica si ue conteniendo posibilidades de libertad que van mucho m$s all$ de lo alcanzado por los propios surrealistas.periencia del espacio y el tiempo.Zqué si nifica el fracaso de las sublimaciones de los movimientos van uardistas[ . sin embar o.periencias modernas cruzan todas las fronteras de la eo raf!a y la etnicidad. de la reli ión y la ideolo !a: en este sentido. 3os ambientes y las e. El infructuoso ataque contra la autonom!a del arte es el primer fenómeno de la historia que rompió con la estética de la autonom!a.*ero lo que esto si nifica )y aqu! discrepo con . "todo lo que es sólido se evapora en el aire". 6i el ar umento histórico ya perfilado es correcto /la rebelión van uardista como respuesta al reclamo radical de autonom!a hecho por el esteticismo2. 6er modernos es encontrarnos en un medio ambiente que nos promete aventura.

0 los procesos sociales que dan vida a este remolino en el si lo && y lo mantienen en un estado de conversión perpetua se los a rupó ba#o el concepto de modernización. abrupta y dram$ti) camente.vie#os. la tercera y -ltima fase.imadamente. .ay un ran hecho. intentando anar al -n control sobre sus vidas4 y finalmente. acelera el ritmo de la vida. destrucción de los l!mites morales y ataduras personales. e. hay s!ntomas de decadencia que rebasan con mucho los horrores de los -ltimos tiempos del (mperio .pande para abarcar todo el mundo. el proceso de modernización se e..plosivos en todas las dimensiones de la vida personal. *ara sentir la comple#idad y riqueza del modernismo del si lo &(& y de las unidades que le infunden su diversidad. *or el otro. .3a se unda fase se inicia con la ran ola revolucionaria de la década de JKMA. arro#$ndolas violentamente por el mundo en busca de nuevas vidas4 el r$pido crecimiento urbano y con frecuencia catacl!smico4 sistemas de comunicación masivos. enera nuevas formas de poder #ur!dico y lucha de clases4 inmensos trastornos demo r$ficos. el p-blico moderno del si lo &7& recuerda todav!a cómo es la vida espiritual y material en un mundo que no es moderno. y a 8ar. din$micos en su desarrollo. #u uetones e irónicos incluso en los momentos m$s serios e intensos. a quien se lo considera por lo eneral como una fuente importante del modernismo de nuestra época. como lo e. afirmativos. 0l mismo tiempo. la divid! en tres fases. la ente apenas e. hay que escuchar brevemente a dos de sus voces m$s importantes: Fietzsche. que nin -n partido se atreve a ne ar". la que va de principios del si lo &'( a fines del &'>J apro. se sienten sumamente cómodos en él. social y pol!tica. un mercado mundial capitalista siempre en desarrollo y dr$sticamente variable.En el si lo &&. . a quien rara vez se lo asocia con al una especie de modernismo. 0 la espera de un asidero en al o tan vasto como la historia de la modernidad. caracter!stico de nuestro si lo &(&.perimenta 8ar. es la de 7ean)7acques +ousseau. que se estructuran y operan burocr$ticamente y se esfuerzan constantemente por e.. un ran p-blico moderno. que desaf!an a sus obernantes pol!ticos y económicos.Bodos los randes modernistas del si lo &(& atacan con vehemencia este medio ambiente y se esfuerzan por destruirlo o hacerlo estallar desde dentro4 no obstante. que separan a millones de personas de sus ancestrales h$bitats.: ". fantasmas en la calle y en el alma) es la atmósfera en que nace la sensibilidad moderna. En la primera de ellas. es que la base de la vida es radicalmente contradictoria: " *or un lado. que envuelven y unen a las sociedades y las entes m$s diversas4 estados nacionales cada vez m$s poderosos. en la vida industrial y cient!fica se ha iniciado una variedad de fuerzas que nin una época de la historia humana sospechó. mareo y ebriedad. atentos a sus posibilidades.Esta atmósfera )de a itación y turbulencia.tender sus dominios4 movimientos sociales masivos de la ente y de los pueblos. 3a arquet!pica voz moderna de la primera fase de la modernidad. que re-ne a toda esa ente e instituciones. El hecho b$sico de la vida moderna.*rosi ue 8ar.pansión de nuevas e.perimentaba la vida moderna. anterior a las revoluciones francesa y estadounidense.periencias. 3a +evolución 9rancesa y sus reverberaciones tra#eron consi o. Este p-blico comparte la vida de una época revolucionaria que enera trastornos e. incluso en sus ne aciones m$s radicales.

proclama una fe paradi m$ticamente modernista: "*or nuestra parte.. irónicamente. en contra de su primer promotor. como lo hace 8ar.+omano. se desechan. 6on una invención de los tiempos modernos tanto como la maquinaria misma". todo. y todas las recién formadas pierden actualidad antes de cosificarse. al final.. ese .. con su anti ua y venerable sucesión de pre#uicios y opiniones. un vac!o de valores y.*ara Fietzsche como para 8ar. . y con ellas las relaciones de producción. 3a visión se desarrolla: "Bodas las relaciones fi#as.. 3a alteración constante de la producción. que las formas bur uesas se descomponen y que en el poder se a ita un movimiento comunista: Zqué evitar$ que esta nueva forma social comparta el destino de su predecesor y se evapore en el aire moderno[ 8ar.ceso de traba#o. "el individuo se atreve a individualizarse".. las nuevas fuerzas de la sociedad quieren ser dominadas por nuevos hombres )y eso es lo que son los traba#adores. y después todas las relaciones de la sociedad. tienen que enfrentarse a. 6upon amos. lo que es sa rado se profana. . (nclusive la luz pura de la ciencia parece incapaz de brillar en otra parte que no sea en el oscuro fondo de la i norancia. al mismo tiempo con una abundancia de posibilidades. 0s!. una clase de "hombres nuevos". el hombry. todos los movimientos modernos est$n encerrados en este ambiente )incluyendo el de 8ar.istir sin revolucionar constantemente las herramientas de producción. *ero no se detiene ah!: al final. el que desde la época de 8ar. las condiciones reales de sus vidas y sus relaciones con sus seme#antes".0l mismo tiempo que los amos dominan la naturaleza. 0s!. *or otro lado. 6abemos que para traba#ar bien. *areciera que la finalidad de nuestros inventos y pro resos es dar vida intelectual a las fuerzas materiales y reducir la vida humana a una fuerza material". 0l unos se liberan de las artes modernas con el fin de eliminar ios conflictos modernos"4 otros intentar$n equilibrar el pro reso de la industria con una re resión neofeudal o neoabsolutista en la pol!tica. no confundimos el esp!ritu astuto que marca todav!a todas estas contradicciones. el desorden ininterrumpido de todas las relaciones sociales. la a itación e incertidumbre permanentes. la bur ues!a.. En nuestros d!as. 3a humanidad moderna se encontró en medio de una ran ausencia. distin uen a la época bur uesa de las anteriores". En tiempos como éstos.. las corrientes de la historia moderna eran irónicas y dialécticas: de este modo los ideales cristianos de la inte ridad del alma y la voluntad de verdad reventaron al cristianismo. parece estar encadenado a otros hombres o a su propia infamia. comprendió la cuestión y su irió al unas respuestas. 0 la maquinaria que tiene el maravilloso poder de acortar y fructificar la labor humana la mantenemos hambrienta y con e. todo parece estar impre nado de su contrario. estancadas. el movimiento dialéctico de la modernidad se vuelve. hasta nuestros d!as en endró una sorprendente plenitud de movimientos modernistas. y los hombres.0s!.. 8ar. en el 8anifiesto comunista vemos que el dinamismo revolucionario que ha de derribar a la bur ues!a moderna sur e de los impulsos y necesidades m$s profundos de la propia bur ues!a: "3a bur ues!a no puede e. sin embar o. Estas miserias y misterios llenan de desesperación a muchos modernos. hombres totalmente modernos. ser$ capaW de resolver las contradicciones de la modernidad. Bodo lo que es sólido se evapora en el aire. Esta es probablemente la visión definitiva del medio ambiente moderno. 6in embar o.. El resultado fue lo que Fietzsche llamó la muerte de ?ios" y "la lle ada del nihilismo".

al hombre moderno le queda muy poco por hacer.altarse. 0qu! est$n los futuristas italianos. se concibe como un monolito cerrado.". )"El hombre del ma5ana y pasado ma5ana") quien. y lucharon e.trava ancias no se repetir!an nunca.individuo necesita desesperadamente de sus propias leyes. ZQué fue del modernismo del si lo &(& en el si lo &&[. todo el "poderoso cosmos del orden económico moderno" es considerado como una "#aula de hierro".orable. polifónico y dialéctico. no sólo porque sus ener !as creativas se revelaron en todas partes del mundo.*ero su problema..+esulta irónico y contradictorio. despertar y liberarse.haustivamente con sus ambi Oedades y contradicciones4 sus autoparodias y tensiones interiores eran al unas de las fuentes principales de su poder creativo.Fietzsche no quiere vivir permanentemente rodeado de ese peli ro.El si lo && puede muy bien ser el m$s luminosamente creativo en la historia del mundo. En el au e de 3u ética protestante y el esp!ritu del capitalismo. esperando )a menudo contra la esperanza) que las modernidades de ma5ana y de pasado ma5ana resta5en las heridas del hombre y la mu#er modernos de hoy. autodestructivo. hemos perdido o roto la relación entre nuestra cultura y nuestras vidas. el pro reso triunfal de la ciencia vuelve inevitables los cambios en la humanidad. 3os futuristas llevaron la celebración de la tecnolo !a moderna a un e. 3as visiones abiertas de la vida moderna fueron suplantadas por visiones cerradas. 6us sucesores del si lo && hacen polarizaciones m$s r! idas y eneralizaciones cate óricas.tremo rotesco. incapaz de ser moldeado o transformado por el hombre moderno. escrito en JMA` por 8as Geber.0-n as!. le al y burocr$tico. . tan sólo adaptarse. denunciar a la vida moderna en nombre de los valores que la modernidad misma ha creado. y el problema de todos los modernismos en la tradición futurista. es que al 7u ar las m$quinas y los sistemas mec$nicos todos los papeles principales )as! como la f$brica es el tema de la cita superior). .Fuestros pensadores del si lo &(& eran tanto entusiastas como enemi os de la vida moderna. 6e considera a la modernidad con un entusiasmo cie o y acr!tico. de habilidad y astucia para conservarse. y Fietzsche )y Bocqueville y <arlyle y 8ili y . a aquel que da un "%Fo:" decisivo a la vida moderna. .3a posición de Fietzsche hacia los peli ros de la modernidad es aceptarlos con entusiasmo. tendr$ el cora#e y la ima inación para "crear nuevos valores" que el hombre y la mu#er modernos necesitan para uiar su paso por los peli rosos infinitos en que viven. o se la condena con una le#an!a y un desprecio ol!mpicos: en cualquier caso. encontramos una visión sorprendentemente similar a la de los futuristas. 3as posibilidades son randiosas y acia as a un tiempo. Este orden ine. "oponiéndose a su presente". 6i nos vamos al polo opuesto del pensamiento del si lo &&. capitalista. . Biene tanta fe en una nueva clase de hombres como 8ar. "determina el destino del hombre hasta que se queme la -ltima tonelada de carbón fosilizado". que ase uró que sus e. e. partidarios apasionados de la modernidad en los a5os previos a la primera uerra mundial: "<amaradas. 3as polarizaciones b$sicas se realizaron a principios de nuestro si lo.Fuestro si lo produ#o un arte moderno espectacular4 pero pareciera que hemos olvidado cómo comprender la vida moderna eneradora de este arte. 8ar. me parece que no sabemos usar nuestro modernismo.

El modernismo era. a través de sus mayor!as.El modernismo sur e as! como un ran intento por liberar a los artistas modernos de las impurezas y vul aridades de la vida moderna. entonces. y le importa poco la reconstrucción del mundo que destruye. cuya referencia fuera el mismo. Fadie est$ o puede estar "fuera" del mundo contempor$neo. pod!an ima inar un futuro promisorio.imadamente en tres ten) dencias. >na era la b-squeda de una van uardia totalmente "fuera" de la sociedad moderna. sus almas est$n desprovistas de tensión o dinamismo interno: sus ideas. a fmales de la década de JMXA.0s!. 6us vidas interiores est$n "totalmente administradas".*or supuesto. de las que los hombres y mu) #eres modernos son metas reproducciones mec$nicas. Esto es lo que sucedió. cuando El hombre unidimensional de . Nreenber ale aba que el -nico interés le !timo del arte modernista era el arte mismo4 adem$s. lo defendieron enér icamente +oland Garthes en la literatura y <lement Nreenber en las artes visuales. por lo menos durante un tiempo. " 3a modernidad est$ constituida por sus m$quinas. el que lucha por ale#arse de la vida moderna. esa b-squeda est$ condenada a la futilidad. también los conflictos y contradicciones psicoló icas. . *ero todos pensaban que los individuos modernos ten!an la capacidad suficiente para entender su destino y luchar contra él. pro ramadas para producir e. 0 partir de este punto se abrieron dos vertientes.istencia moderna. esp!ritu o di nidad corno la nuestra: Zno es absurdo. que estos hombres) masa /"hombres huecos"2 debieran tener no sólo el derecho a obernarse sino también. la b-squeda de un ob#eto de arte puro. 6e -n este paradi ma.abla también la visión del modernismo como revolución permanente e interminable contra la totalidad de la e. *or tanto. basadas en sus actitudes hacia la vida moderna como un todo: afirmativa.8uchos pensadores del si lo && vieron las cosas de este modo: las masas hormi ueantes que nos presionan en la calle y el Estado no tienen una sensibilidad.El modernismo de los a5os sesenta puede dividirse apro.*ara Veber. ne ativa y apartada. sus necesidades.Gusca la destrucción violenta de todos nuestros valores. incluso sus sue5os "no les pertenecen". incluso en medio de un presente desdichado.ist!a una relación propia entre el arte moderno y la vida social moderna. . @ eso era todo: no e.erbert 8arcuse se convirtió en el paradi ma dominante del pensamiento cr!tico. El primero de estos modernismos. 3as masas no tienen @o ni Ello. tanto 8ar. sino que toda la ente que est$ dentro vive determinada por sus re#as. .Cier1e aard y todos los otros randes cr!ticos del si lo ya entendieron también los modos en que la tecnolo !a moderna y la or anización social determinaban el destino del hombre. el -nico enfoque correcto de un artista en cualquier forma o énero determinados era la naturaleza y los limites del énero: el medio es el mensa#e. como 9reud son obsoletos4 el estado de "administración total" no sólo abobó las luchas sociales y de clase. entonces. el paradi ma SunidimensionalT proclamaba que nin -n cambio era posible y que estas entes ni siquiera estaban realmente vivas.8ientras los #óvenes radicales de la década de los sesenta luchaban por cambios que permitieran a la ente controlar sus vidas. el poder para obernarnos[ 3o m$s sorprendente y perturbador es el rado en que esta perspectiva prosperó entre al unos de los demócratas de la reciente Fueva (zquierda.actamente esos deseos que pueden satisfacer el sistema social y nada m$s. la sociedad moderna no sólo est$ encerrada en una #aula. .

8ientras tanto.ualidad y la comunidad humanas sólo fueran inventos )de los posmodemistas) desconocidos.presión. un mundo que simplemente borra del mapa la cuestión de la modernidad )#unto con todas las cuestiones sobre el ser y la historia). a ud!sima de variaciones sobre los temas _eberianos de la #aula de hierro y la incapacidad humana cuya alma est$ conformada para adaptarse a las re#as. y de un deseo ardiente por disfrutar el d!a. . " 3a visión afirmativa del modernismo la desarrolló. 6u ideal era abrirse a la inmensa variedad y riqueza de las cosas materiales e ideas que tra#o consi o el mundo moderno.(rónicamente. romper con las barreras e. hasta la semana pasadaD. edificación del Estado. Elimina todos los "disturbios ininterrumpidos de las relacio nes sociales. ya sea fuera de esas instituciones o . que se esfuerza por cultivar una i norancia de la historia y la cultura modernas y habla como si todo el sentimiento. la pol!tica.9oucault nie a la posibilidad de cualquier tipo de libertad. @ lo que tiene qué decir es una serie interminable. y el punto en que el artista moderno tiene que ver y decir que al unos poderes de este mundo deben desaparecer"I. aturdidos por los ataques cr!ticos a sus modelos tecnopastorales. la e.Esto obviamente tiene parte de verdad. urbanización. Bodas estas iniciativas fracasaron. la ima en radical del modernismo como subversión pura ayudó a fomentar la fantas!a neoconservadora de un mundo purificado de subversión. eludieron la tarea de constru!: un modelo que pudiera ser m$s v$lido para la vida moderna.Bodas estas visiones y revisiones de la modernidad fueron orientaciones activas hacia la historia. la se. modernista. 8uchos intelectuales se han sumer ido en el mundo del estructuralismo. Htros adoptaron una m!stica del posmodernismo. dividieron a la modernidad en una serie de componentes separados )industrialización. en la década de los sesenta. pero sur ieron de una randeza de visión e ima inación. incluso incon) cebibles. En vez de eso. intentos por relacionar el presente turbulento con un pasado y un futuro.istentes entre el "arte" y otras actividades humanas como el entretenimiento y la tecnolo !a industrial. pero de#a muchas cosas de lado. los cient!ficos sociales. formación de élites) y resistieron los intentos por inte rarlos en un todo. el #ue o. por ayudar a los hombres y a las mu#eres de todo el mundo contempor$neo a sentirse cómodos. la moda y el dise5o.El problema fue que el modernismo pop nunca desarrolló una perspectiva cr!tica que esclareciera el punto en el que deb!a detenerse la apertura hacia el mundo moderno. el modernismo de forma pura y el de rebelión eran ambos demasiado reducidos. en principio. *ara estos modernistas. en cambio nunca aprendió a rescatar su tono critico. <asi el -nico escritor de la década pasada que tiene al o sustancial que decir sobre la modernidad es 8ichel 9oucault.Esto si nificaba. un rupo hetero éneo de escritores. desarrollo de mercados. que al unas veces se autodenominan "posmodernistas"."la incertidumbre y a itación permanentes" que fueron hechos b$sicos para la vida moderna durante doscientos a5os. demasiados hipócritas y demasiado limitantes para el esp!ritu moderno.*ero si este modernismo i ualó su simpat!a ima inativa.?escarta toda la fuerza positiva y conservadora de la vida que en los randes modernistas est$ siempre relacionada con ataque y rebeld!a. 0-n hay otra dificultad en la idea del modernismo como un con#unto de problemas: tiende a plantear un modelo de la sociedad moderna como si carcelera de problemas en s! misma.

es que 9oucault ofrece a toda una eneración de refu iados de la década de los sesenta. 3a respuesta. creamos constituciones con el fin de establecer y prote er los derechos humanos[ "+e resión #ur!dica" a las épocas feudales. placer. madre de la moral ) ran peli ro. sino crecimiento en e. una #aula mucho m$s hermética de lo que Veber hubiera so5ado. ?espués de estar su#etos durante un tiempo. hacia la calle. sensibilidad) que destruye tanto los paisa#es f!sicos y sociales de nuestro pasado. Z>samos la mente para desenmascarar la opresión como parece intentarlo 9oucault[ (n-til. como di#o 8ar..to histórico)mundial para el sentimiento de pasividad y desamparo que nos invadió a tantos en los a5os setenta. quiero dar vida una vez m$s al modernismo din$mico y dialéctico del si lo &(&. un prete. Z<reemos sentir un ataque espont$neo de deseo se. los modernismos . sus fuerzas. como di#o Fietzsche. en su control sobre los cuerpos y su materialidad. porque su len ua#e forma un te#ido sin costuras. porque las constituciones y los actos de derecho son sólo "las formas que /hacen2 aceptable un poder esencialmente normalizador"". que se desplaza hacia el individuo. nos damos cuenta de que no hay libertad en el mundo de 9oucault. 9oucault reserva su desprecio mis violento a la ente que se ima ina que la humanidad moderna puede ser libre.?estruye nuestros deseos de abrazar las posibilidades ilimitadas de la vida y la e. destruye nuestras alianzas desesperadas con rupos étnicos.plosivos con otra ente y otros pueblos. ya que incluso nuestros sue5os de libertad solamente endurecen las ar ollas de nuestras cadenas.E.. ?el mismo modo. "est$ el peli ro.ualidad mediante el poder. sensaciones y placeres". en la que nin una vida podr!a erminar. En este estéril conte. "todo est$ impre nado de su contrario" y "todo lo que es sólido se evapora en el aire". porque el critico est$ "en la m$quina panóptica. hacia nuestros propios hi#os. Z0caso actuamos pol!ticamente. derribamos tiran!as..y nuestro insaciable deseo de crecimiento )no sólo de crecimiento económico. porque somos parte de su mecanismo"".periencia modernas que arrasan con todos los valores4 las fuerzas sociales y pol!ticas que nos empu#an a conflictos e. porque todas las formas de investi ación de la condición humana "tan sólo trasladan a los individuos de una autoridad disciplinaria a otra". *ueden ilustrar las fuerzas contradictorias y las necesidades que nos inspiran y atormentan: nuestro deseo de estar arrai ados a un pasado social y personal estable y coherente.to. como nuestros v!nculos emocionales con esos mundos perdidos.ual[ 6olamente nos mueven "las modernas tecnolo !as de poder que toman a la vida por ob#eto". creo. nuestros rincones m$s secretos del deseo y la volun) . >n mundo en el que. que esperamos nos den una "identidad" firme.periencia.dentro de sus intersticios. nacionales.uales.El ar umento de este ensayo es que de hecho... 3as eneralizaciones de 9oucault devoran cualquier otra faceta de la vida moderna. Fo tiene nin -n sentido tratar de resistir las opresiones e in#usticias de la vida moderna. y por lo tanto sólo se suman al triunfante "discurso del poder". sus ener !as. conocimientos.del pasado pueden darle sentido" a nuestras propias ra!ces modernas. hacia lo m$s cercano y lo m$s querido.periencias como ésta son las que nos unen al mundo moderno del si lo &(&: un mundo en el que. cercado por los efectos de poder que nosotros mismos atraemos. nuestro corazón. hacemos revoluciones.. de clase y se. conducidas por "el desplie ue de se. <ualquier cr!tica suena hueca. El misterio reside en por qué tantos intelectuales quieren aho arse all! #unto con él.

*or un lado el capitalismo )en la inolvidable frase de 8ar. los conflictos laborales. 6er moderno es encontrarse en un ambiente que promete aventuras. *uede resultar. los movimientos de masas).periencia del tiempo y el espacio. de lucha y contradicción. . las transformaciones demo r$ficas. 3as m$quinas modernas han cambiado mucho en los a5os transcurridos entre los modernistas del si lo &(& y nosotros. se refiere a las i antescas transformaciones ob#etivas de la sociedad desencadenadas por el advenimiento del mercado mundial capitalista: es decir. 6er moderno es formar parte de un universo en el que. por el mercado mundial capitalista Ssiempre en e. para abreviar. todo lo que conocemos. modernización socioeconómica. que constituye el lei motiv dSl libro de German) hace . que no es ni un proceso económico ni una visión cultural sino la e. 3lamar$ a este con#unto de e. impulsados todos ellos. el desarrollo económico. ZQué es lo que constituye la natu) raleza del v!nculo entre ambos[ *ara German es esencialmente el desarrollo. transformación de uno mismo y de: mundo. de las reli iones y las ideolo !as: en este sentido se puede decir que la modernidad une a toda la humanidad. e= término medio de la propia modernidad. tal como los vieron 8ar. en -ltima instancia. esencial aunque no e. ale r!a. desarrollo. pero el hombre y la mu#er modernos.periencia vital )la e.. que retroceder sea una manera de ir hacia adelante4 que recordar los modernismos del si lo &(& nos dio la visión y el cora#e para crear los modernismos del &&( MODERNIDAD / RE. los estados nacionales. al mismo tiempo. ba#o la presión del mercado mundial. Stodo lo sólido se desvanece en el aireT W. como hemos visto. una unidad de desunión: nos introduce a todos en un remolino de desinte ración y renovación.8is observaciones hoy tratar$n )muy brevemente) de analizar la estructura del ar umento de German y considerar hasta qué punto nos ofrece una teor!a convincente capaz de con#u ar las nociones de modernidad y revolución. en el 8anifiesto. de uno mismo y de los dem$s. se refiere a las enormes transformaciones sub#etivas de la vida y la personalidad individuales. El ar umento esencial de German empieza as!: SE. *or otra parte. todo lo que somos.tad". y que. Fietzsche.pansión urbana.periencia historien que media entre uno y otra. la e.En 0ll that is 6olid 8elts tanto 0ir SdesarrolloT si nifica dos cosas al mismo tiempo.iste un modo de e. poder. de las posibilidades y peli ros de la vida) que es compartido hoy por hombres y mu#eres de todo el mundo. provoca necesariamente una tensión dram$tica dentro de los individuos que sufren el desarrollo en ambos sentidos. amenaza con destruir todo lo que tenemos.. como di#o 8ar.periencias modernas traspasan todas las fronteras de la eo raf!a y las etnias.OL*CION3 P!rry An !rson . 0 esos procesos los llama. *or una parte.pansión y su#eto a dr$sticas fluctuacionesT. 3os ambientes y las e. Entre una y otro se encuentra. sólo hasta ahora empiezan a entrar de lleno a lo suyo. *ero se trata de una unidad paradó#ica. Gaudelaire y ?ostoievs1y.periencias amodernidadT. de ambi Oedad y an ustia perpetuas. entonces. es una multitud de procesos sociales )enumera los descubrimientos cient!ficos. de las clases y las nacionalidades.clusivamente.*ara German la combinación de ambos. ZQué es lo que enera ese remolino[ *ara German.

SZcómo. *ero en la medida en que triunfara tal pol!tica. si uiendo su estela o inmersos dentro de él[ Es f$cil ima inar cómo podr!a . 0 este proceso corresponde una tremenda emancipación de las posibilidades y la sensibilidad del individuo.. en otra tradición que va desde 8arinett! a 3e <orbusier.ista del libre desarrollo de todos y cada uno["D.ista de la din$mica de la modernidad mina la perspectiva misma del D futuro comunista al que 8ar. Sno sabemos cómo usar nuestros modernismos""". *ues si la esencia de la libera)4 ción con respecto a la sociedad bur uesa fuera por primera vez un desarrollo ver)D daderamente limitado del individuo )al ser ahora traspasados los l!mites del capital. ahora cada vez m$s liberado del status social fi#o y de la r! ida #erarqu!a de papeles del pasado precapitalista.periencia de la modernidad que ha hecho desaparecer su car$cter esencialmente ambi uo o dialéctico. la fraternidad y la ayuda mutua[ >n obierno comu nista podr!a tratar de contener la marea imponiendo restricciones radicales no solamente a la actividad y a la iniciativa económica /cosa que han hecho tanto los obiernos socialistas como todos los estados del bienestar capitalista2... ha sido implacablemente condenada como #aula de hierro de conformismo y mediocridad. sino también a la e. des arrada por una insensible e. sin embar o. en medio de la marea de la vida moderna. desde Veber a Hrte a. y su cap!tulo sobre 8ar. pensaba que llevar!a.este arte ha de#ado de influir en la vida del hombre de la calle o de conectar con ella: como dice German.Banto el t!tulo de German como el tema or anizador proceden del 8anifiesto comunista. que destruye todos los valores culturales o pol!ticos que ella misma ha hecho posible.3o que estos dos enfoques tienen en com-n es una identificación simplista de la modernidad con la propia tecnolo !a. frente a estas visiones de desesperación cultural. es uno de los m$s interesantes del libro. con su moral estrecha y su ima inación limitada. *or una parte. como subrayaba 8ar. desde 3eavis a 8arcuse. este p-blico se amplió al tiempo que se fra mentaba en se mentos inconmensurables. 6in embar o.Zcómo es posible mantener vivas la solidaridad. cultural y pol!tica. desde Guc1minster 9utler a 8arshall 8c3uhan.presión personal. . termina su iriendo que b el an$lisis mar.plotación económica y una fr!a indiferencia social. <on ello la tensión dialéctica de la e. qué e. *or otra parte. *or otro lado. Zquién sabe qué horribles impulsos podr!an afluir con él.cluye radicalmente a la ente que produce y es producida por ella. la misma embestida del desarrollo económico capitalista enera también una sociedad brutalmente alienada y atomizada. Zqué arantizar!a la armon!a de los individuos as! emancipados o la estabilidad de cualquier sociedad formada por ellos[.periencia cl$sica de la modernidad sufrió una transformación cr!tica.El propósito del libro de German es contribuir a restablecer nuestro sentido de la modernidad reapropi$ndose de las visiones cl$sicas de aquélla. Fo obstante )cito de nuevo) Ssi un comunismo triunfante afluyera al -n d!a por las compuertas que abre el libre cambio. En el si lo &&. toda inmovilidad social y toda tradición claustral en una inmensa operación de limpieza de los escombros culturales y consuetudinarios en todo el mundo. se las arre lar!an para D construir una sólida sociedad comunista[. Z con todas sus deformidades).trizas toda limitación ancestral y toda restricción feudal.. la modernidad del si lo &&. como erial espiritual de poblaciones privadas de toda comunidad or $nica o autonom!a vital. El resultado ha sido una dr$stica polarización del pensamiento moderno acerca de la propia e. desde Eliot a Bate.. Zno ser!a una traición al ob#etivo mar.

a no ser en términos de una mera sucesión cronoló ica de lo vie#o y lo nuevo. en la que los episodios o épocas eran discontinuos entre s! y hetero éneos en s!. SmodernizaciónT y SmodernismoT. reconstruye el destino de la sociedad que describe. el nivel del orden clasista enerado por ella. el comunismo de 8ar. y lue o por el v!nculo entre ambos mediante la noción bivalente de SdesarrolloT. la revolución modernista no ha acabadoT. cate or!as su#etas a una incesante permutación de posiciones en una dirección. en palabras de 8ar. pero )por la misma razón) es eternamente i ual como unidad intercambiable en un proceso que se repite hasta el infinito.desarrollar una sociedad partidaria del libre desarrollo de todos y cada uno de sus propias variedades distintivas de nihilismo.?e hecho el modernismo es para German.plicación de German. se puede decir que las clases como tales apenas fi uran en la e. podr!a lanzar al individuo liberado a espacios humanos inmensos y desconocidos sin l!mite al unoT. por definición. 3a forma m$s obvia en la que esta temporalidad diferencial entra en la construcción misma del modelo de capitalismo de 8ar. en el que cada momento es perpetuamente diferente de los dem$s por el hecho de estar pró. o época y otra. incesante y constante.imo. lo primero que llama la atención es que. una descripción correcta de la temporalidad de: mercado y de las mercanc!as que circulan por él. German concluye: S0s! pues.plosivo y desinte rador que su precursor. una incesante conmoción de todas las condiciones sociales y una inquietud y un movimiento constantesT. En eneral. por supuesto. enerando ener !as e ideas que" lue o se esfumanT JA. es. y puede ser le !timamente presentada como un proceso en el que se da Suna revolución continua de la producción. profundamente revolu) cionario. un disolvente universal del vie#o mundo social. #unto con la incesante e. porque mientras que el capitalismo encierra las infinitas posibilidades de la vida moderna dentro de unos l!mites.pansión de la forma de mercanc!a a través del mercado. el nihilismo bur ués )aunque también m$s atrevido y ori inal). Hbsérvense los tres ad#etivos: continuo. podemos ver cómo la dialéctica de la modernidad de 8ar. irónicamente. a medida que pasa el tiempo y lo posterior se convierte en lo anterior y lo nuevo en lo vie#o. para nuestros propósitos lo importante es que la idea de modernización implica una concepción de desarrollo fundamentalmente rectil!neo: un proceso de flu#o continuo en el que no hay una auténtica diferenciación entre una coyuntura. .6in embar o. del tiempo histórico del modo de producción capitalista en su con#unto era muy distinta de ésta: se trataba de una temporalidad comple#a y diferencial. lo anterior y lo posterior. lo que encontramos es al o muy diferente de un proceso ..Esta discusión deber!a iniciarse por el an$lisis de los términos clave de German.. en el 8anifiesto comunista. ?e hecho. NECESIDAD DE *NA PERIODI. por supuesto. un nihilismo comunista podr!a resultar mucho m$s e. Esta es. omite o pasa por alto otra dimensión no menos cr!tica para 8ar. *ero la concepción que ten!a 8ar.ACI6N . si bien German ha captado con ini ualable fuerzaT de ima inación una dimensión cr!tica de la visión de la historia de 8ar. y complementaria de aquélla. ?enotan un tiempo histórico homo éneo. 3a acumulación de capital es para 8ar. En la cubierta de su libro proclama: S<ontrariamente a la ciencia conven) cional. 6i hacemos esto.*ero si consideramos la descripción que hace de esta sociedad.

*ero este declive si ue siendo ininteli ible dentro de su esquema.plicación de la diver encia que deplora entre el arte y el pensamiento.ploración 3><c<C6(0F0 de . en el campo de la literatura )la otra $rea eneral a que lo aplicó 3u1$cs) el esquema resultó relativamente estéril. >na -ltima dificultad de la ar umentación de German es que es incapaz de proporcionar.panda infinitamente. Es curioso que no haya nin una e. para 3u1$cs la bur ues!a se vuelve abiertamente reaccionar!a.pansión que necesariamente lleva consi o una constante renovación de las fuentes de arte modernista. M*LTIPLICIDAD DE MODERNISMOS 'olvamos al término complementario de German. ni un c!rculo que se e. a partir de sus propios términos de referencia. >na tercera ob#eción a la lectura que hace German del modernismo es que no establece distinciones entre tendencias estéticas muy contrastadas o dentro del campo de las pr$cticas estéticas que incluyen a las propias artes.presión estética inicial es predominantemente naturalista. 3a sociedad bur uesa conoce un ascenso. Es la esco ida por 3u1$cs. una estabilización y un descenso. cuya e. una vez instalado el modernismo no conoce tampoco nin -n principio interno de variación. sino una acusada par$bola. entre la pr$ctica y la teor!a de la modernidad en el si lo &&. est$ floreciendo como nunca en el si lo &&.periencia de modernidad anterior a él. LA CO/*NT*RA S@CIOP@L<TICA >na forma alternativa de comprender los or! enes y aventuras del modernismo es considerar m$s detenidamente la temporalidad histórica diferencial en la que se inscribe. abandonando su enfrentamiento con la nobleza para entablar una lucha a muerte contra el proletariado.En otras palabras. 8$s bien la trayectoria del orden bur ués es curvil!nea. ni arte y al pensamiento. 6implemente si ue reproduciéndose. pero termina desembocando en el modernismo de comienzos dei si lo &&.ay una famosa forma de hacerlo dentro de la tradición mar. en el sentido de que marca la lle ada de un vocabulario coherente para una e. la historia del capitalismo debe ser periodizada y su trayectoria reconstruida si se quiere tener una idea e.de desarrollo rectil!neo. SmodernismoT. por i ual. ?e hecho. 0unque es posD tenor a la modernización. toda vez que la propia modernización es concebida como un proceso lineal de prolon ación y e. <on ello entra en una fase de decadencia ideoló ica. 0 partir de mediados del si lo &(&. Es muy si nificativo que German ten a que afirmar que el arte del modernismo ha florecido. . una e. el tiempo se divide en su ar umentación de forma si nificativa: se ha producido una especie de declive intelectual que su libro trata de invertir mediante un retorno al esp!ritu cl$sico del modernismo en su con#unto que inspire.acta de lo que si nifica realmente el SdesarrolloT capitalista. Fo si ue una l!nea recta que avance incesantemente. quien encontró una relación directa entre el cambio de postura pol!tica del capital europeo tras las revoluciones de JL`L y el destino de %as formas culturales producidas por la bur ues!a como clase social o dentro del $mbito de ésta.ista. al tiempo que protesta de las tendencias del pensamiento que nos impiden incorporar debidamente este arte a nuestra vida.*or el contrario.

Z<u$les fueron esas temporalidades[ En mi opinión.nin una obra de arte modernista comparable en ) detalle o profundidad a su tratamiento de la estructura de las ideas de 6chellin o 6chopenhauer. de las tecnolo !as o invenciones claves de la se unda revolución industrial. Ei resultado es una noción de SdecadenciaT eneralizada en e.El modernismo europeo de los primeros a5os de este si lo floreció pues en el espacio comprendido entre un pasado cl$sico todav!a usable. creo que la si uiente: la persistencia de :os 0nciens +c itncs. sumamente formalizado en las artes visuales y de otro tipo. pero la sit-a demasiado le#os en el tiempo por lo que no la capta con la suficiente precisión. fue la pro. dicho de otra manera. H. 6in el com-n adversario del academicismo oficial. 3a tercera coordenada de la coyuntura modernista.plicación implicar!a la intersección de diferentes temporalidades históricas para componer una confi uración t!picamente sobredeterminada. sin embar o. en el nazismo. por el espect$culo del hundimiento de la sociedad alemana y de la mayor parte de su cultura oficial en la S que el propio 3u1$cs se hab!a formado. 6e trata de la codificación de un academicismo. proporcionó una serie cr!tica de valores culturales con los cuales pod!an medirse las formas de arte insur entes. Zcu$l es la alternativa[ 3a hipótesis que esbozaré brevemente aqu! es que m$s bien deber!amos buscar una e. el Smo) dernismoT ha de ser entendido ante todo como un campo cultural de fuerzas trian ulado por tres coordenadas decisivas. podr!a decirse como atenuante. 3a primera de estas est$ quiz$s insinuada por German en un pasa#e de su libro. y el academicismo concomitante. era la abstracción de las técnicas y artefactos con respecto a las relaciones sociales de producción que los eneraban. pero dentro de cada época todos los sectores de la realidad social se mueven de forma sincrónica. 3a se unda coordenada es pues un complemento ló ico de la primera4 la apari ción todav!a incipiente. y por tanto esencialmente novedosa. *ero si ni el perennismo de German ni el evolucionismo de 3u1$cs proporcionan una descripción satisfactoria del modernismo. el amplio abanico de las nuevas pr$cticas estéticas tiene escasa o nula unidad: es su tensión con los c$nones establecidos o consa rados frente a ellas lo que constituye su definición como tales. dir!a yo.imidad ima inativa de la revolución social.altado por cualquiera de las ramas del SmodernismoT. Esta e. Cier1e aard o Fietzsche.El error b$sico de la óptica de 3u1$cs aqu! es su evolucionismo: el tiempo difiere de una época a otra. las ener !as y los atractivos de una nueva era de la m$quina eran un poderoso est!mulo a la ima inación.ceso. sur ió en la intersección entre un orden dominante semiaristocr$tico. noción por supuesto enormemente influenciada. en el cubismo parisino. pero también en termino de los cuales pod!an en parte articularse. 0l mismo tiempo. una econom!a capitalista semi)industrializada y un . para un tipo diferente de sensibilidad SmodernistaT. dentro de esas sociedades. Z<u$l fue la contribución de cada una de estas coordenadas a la aparición del campo de fuerzas que define el modernismo[ En pocas palabras. un presente técnico todav!a indeterminado y un futuro pol!tico todav!a imprevisible.plicación coyuntura: del con#unto de pr$cticas y doctrinas estéticas posteriormente a rupadas como SmodernistasT. de modo que el declive a un nivel debe refle#arse en un descenso a todos los dem$s niveles. el futurismo italiano o el constructivismo ruso. En nin -n caso fue el capitalismo como tal e. 3a condición de este interés. refle#ado: de forma bastante patente.

0 partir de JM`d el anti uo orden semiaristocr$tico o a rario. <on ella se rompieron ciertos lazos cr!ticos con un pasado precapitalista. <onsideremos ahora el término mediador que los une. 9inalmente.En su lu ar reinaba ahora una econom!a rutinaria y burocratizada de producción universal de mercanc!as. la modernidad.. cuando nacieron la ideolo !a y el culto del modernismo. lle ó a su término en todos los pa!ses.ionado a los se undos como decoración o diversión ocasionales. 3as van uardias de pos uerra ser!an esencialmente definidas por este telón de fondo totalmente nuevo. con todo lo que le rodeaba. . como recordaremos. el SfordismoT hizo su irrupción. LOS L<MITES DEL A*TODESARROLLO . donde las formas de arte enéricamente SmodernistasT continuaron mostrando una ran vitalidad. la perspectiva de una revolución era ahora m$s cercana y tan ible de lo que hab!a sido nunca. 3a lle ada de la primera uerra mundial alteró todas estas coordenadas pero no eliminó nin una de ellas.. ZEn qué . 3o que denotaba era el fin eneralizado de la tensión entre las instituciones y mecanismos del capitalismo avanzado. 0l fin se unlversalizó la democracia bur uesa. se define como la e.9ue en este espacio. arquitectos o m!micos. las industrias de producción en serie basadas en los nuevos inventos tecnoló icos de comienzos del si lo && sólo consi uieron un cierto arrai o en dos pa!ses: 0lemania en el per!odo de Vcimar e (n laterra a finales de la década de JMYA.ahora se hab!a instalado una civilización capitalista opresivamente estable y monol!ticamente industrial. El mismo concepto no es muy anterior a la década de JMdA como moneda corriente. que realizaran una obra si nificativa después de la se unda uerra mundial. cuando todo lo que hab!a creado el arte cl$sico de comienzos del si lo && hab!a muerto.. en la medida en que los primeros se hab!an ane.periencia sufrida dentro de la modernización que da lu ar al modernismo. 6in embar o fue entonces. estas tres coordenadas históricas que he analizado.ubo por supuesto escritores o pintores. prolon ando a su modo una base anterior. 0l mismo tiempo. la ima en o la esperanza de una revolución se desvaneció en Hcci) \ dente. y las pr$cticas y pro ramas del arte avanzado por otra.?esde el punto de vista económico.asta ahora hemos considerado dos de los conceptos fundamentales de German: el de modernización y el de modernismo. aplicables a m$s de una forma de arte. por una parte. y con ella concluyó la vitalidad del mo) dernismo. en 3a que consumo y cultura de masas se hab!an convertido en términos pr$cticamente intercambiables. 2IN DE TEMPORADA EN OCCIDENTE 9ue la se unda uerra mundial )y no la primera) la que destruyó. El comienzo de la uerra fr!a y la sovietización de Europa oriental anularon : cualquier perspectiva realista de un derrocamiento socialista del capitalismo avanzado durante todo un per!odo histórico. *ero no sólo nunca /o rara vez2 se alcanzaron las cimas de /as dos o tres primeras décadas del si lo. después del surrealismo. 3a modernidad. sino que tampoco sur ieron nuevos movimientos estéticos de importancia colec) tiva.*or -ltimo.movimiento obrero semiemer ente o semiinsur ente.

: si el ob#etivo de todos es el autodesarrollo ilimitado. 0nla en). posee una concepción de la naturaleza humana que descarta el tipo de plasticidad ontoló ica infinita que él supone.Esta naturaleza.tos de 8ar. 3as dificultades con que tropieza este presupuesto una vez que +ousseau trata de pasar )en su len ua#e) del ShombreT al SciudadanoT. en la naturaleza humana a la que finalmente emancipar!a.. temor y re oci#o. *ara comprenderlo. capacidades y disposiciones )lo que en los Nrundrisse.3o que tienen en com-n estos movimientos tan diferentes es su forma de definir la tarea pol!tica esencial: hacer que la sociedad liberal moderna cumpla las promesas que ha hecho. en palabras que cita German. Zcómo puede ser posible la comunidad[ *ara +ousseau la respuesta. en los famosos pasa#es sobre las posibilidades humanas ba#o el feudalismo. tenemos que pre untarnos: Zde dónde viene la visión de German de una din$mica de autodesarrollo totalmente ilimitada[ 6u primer libro. sino que est$ constituido por ellas desde el principio: hombres y mu#eres son individuos sociales. Es el impulso de esa marcha siempre adelante hacia las fronteras ine. "SE. reformarla )o revolucionaria) para realizar los ideales del liberalismo moderno. por supuesto) que 8ar.periencia necesariamente vivida a la vez como emancipación y ordal!as. naturaleza muy le#os de una mera catarata de deseos informes. 6in embar o. el capitalismo y el comunismo. pero es también este impulso el que parece obstaculizar de antemano cualquier perspectiva de estabilización moral o institucional ba#o el comunismo. uno sobre 8ontesquieu y otro sobre +ousseau).3a cohesión y estabilidad que German se pre unta si podr!a desple ar al una vez el comunismo estriban para 8ar. si volvemos la vista atr$s.ploradas de la psique el que ase ura la continuidad histórica de: modernismo a escala mundial. para 8ar. el individuo no es previo a las relaciones con los otros. incluye un con#unto de necesidades primarias. todas ellas susceptibles de ampliación y desarrollo pero no de supresión o sustitución. 8$s bien.. *ara 8ar. . #-bilo y desesperación.. llama GedOrfnisse. es que Sel amor al hombre deriva de= amor a uno mismoT.consiste esta e. ofrece la respuesta. *ero para nuestros propósitos el punto crucial es el si uiente. es un tour de eorce. Bhe *olitics of 0utfienticity )que contiene dos estudios.El esquema est$ aqu! bastante claro: primero. a los propios te. Htra forma de decir esto es afirmar que German no ha comprendido )como muchos otros. a medida que se desinte ran las barreras tradicionales de la costumbre o rol: una e. 3a visión de una tendencia nihilista y desordenada hacia un desarrollo completamente ilimitado es por tanto una quimera. el individuo desarrolla su @o. relaciones basadas en la identificación con el @o.tended a los dem$s el amor a vosotros mismos y se transformar$ en virtudT"". como si tratara de luchar con las consecuencias con) tradictorias de esta concepción en obras sucesivas. y ive o su yo puede entrar en relaciones mutuamente satisfactorias con los otros. con vistas a la construcción de una comunidad libre. encontramos én ellos una concepción muy diferente de la realidad humana.El an$lisis que hace German de la trayectoria ló ica del pensamiento de +ousseau.periencia[ *ara German es esencialmente un proceso sub#etivo de autodesarrollo ilimitado. cuya socialidad no es)posterior sino contempor$nea a su individualidad. dada la naturaleza com-n" de lo que constituye el ser humano. 957ti 1eitcn. German demuestra la presencia en +ousseau de la misma parado#a que atribuye a 8ar. el auténtico Slibre desarrollo de cada unoT sólo puede realizarse si respeta el Slibre desarrollo de todosT. Crafte.

destinado a ser r$pidamente arrinconado con el detritus de lo vie#o. en este sentido. no ser!a prolon ar ni servir a la)modernidad. el capitalismo produce constantes trastornos en nuestras condiciones de vida y en este sentido est$ inmerso ) como él dice) en una Srevolución permanenteT que obli a a los Shombres y mu#eres modernosT a Saprender a anhelar el cambio: no sólo a estar abiertos a los D cambios en su vida personal y social. barroco. el constructivismo. romanticismo o neoclasicismo. el surrealismo. . sino a e. a buscarlos 7 activamente y a provocarlos. *ara él. lo que se oculta tras esa etiqueta es una ampl!a variedad de muy diversas )y de hecho incompatibies)pr$cticas estéticas: el simbolismo. 3o distintivo de una revolución socialista que creara una auténtica democracia poscapitalista ser!a que el nuevo Estado tendr!a un car$cter de auténtica transición hacia los limites practicables de su propia autodisolución en la vida de la sociedad en eneral.6i nos pre untamos qué har!a la revolución /entendida como ruptura puntual e irreparable con el orden del capital2 con el modernismo ^entendido como este flu#o de vanidades temporales2. es necesario insistir en que la revolución es un proceso puntual y no un proceso permanente. que no estar!a dividida ya por clases.istido antes: una diversidad basada en una pluralidad y comple#idad de posibles formas de vida mucho mayores que las de. LAS SEAALES EN LA CALLE 'RESP*ESTA A PERR/ ANDERSON)3B Mars?all . cuyo -nico referente es el mero paso del tiempo. el e. comprimida en el tiempo y concentrada en sus ob#etivos. en una variedad de estilos y pr$cticas concurrentes mucho mayor de la que #am$s ha e. En efecto. Bodas estas pr$cticas. sin duda. que poseen pro ramas espec!ficos. la noción de revolución tiene una duración dilatada. como hemos visto.3a vocación de una revolución socialista. ?e hecho. manierismo. con todas sus consecuencias pol!ticas.i irlos positivamente. sino abolir!a. la respuesta es. ?eben aprender a no aflorar nost$l icamente a las "relaciones fi#as y con eladas" de un pasado real o ima inado. Es decir: una revolución es un episodio de transformación pol!tica convulsiva.0 diferencia de los términos ótico. como para muchos otros socialistas hoy. razas o éneros. porque una autentica cultura socialista ser!a una cultura que no buscar!a insaciablemente lo nuevo. no desi na en modo al uno un ob#eto descriptible: carece por completo de contenido positivo. a esforzarse por la renovación. definido simplemente como lo que viene después. cualquier libre comunidad de i uales. que le pondr!a termino. sino4 m$s bien una cultura que multiplicar!a lo diferente. a buscar futuros desarrollos en sus condiciones de vida y en sus relaciones con sus seme#antesTWd. fueron unificadas post hoc en un concepto lobal. 3a revolución es un término con un si nificado preciso: el derrocamiento pol!tico desde aba#o de un orden estatal y su sustitución por otro.presionismo. sino a deleitarse con la movilidad. que tiene un comienzo determinado /cuando el vie#o aparato del Estado est$ todav!a intacto2 y un término preciso /cuando este aparato es roto definitivamente y en su lu ar se eri e uno nuevo2.9rente a estas devaluaciones del término.EL ACT*AL CALLE06N SIN SALIDA *ara concluir: Za dónde lleva pues esta revolución[ German es muy consecuente en este punto. renacimiento.

<uando cr!tica mi ausencia de SperiodizaciónT.perimentar la vida personal y social como un torbellino. que los est$ cambiando a ellos.0nderson acerca del horizonte actual es que est$ vac!o. . es encontrar al mundo de uno en perpetua desinte ración y renovación. *ero. 8i ob#etivo al introducirlas es mostrar cómo si ue produciéndose el modernismo. y est$ lleno de pasión humana. y por se5alar las continuidades entre aquella obra y lo que estoy haciendo actualmente. aspiración. brutalidad cotidiana y una amenaza de aniquilación total. de las condiciones pol!ticas y sociales que subyacen a los randes avances modernistas de JLMA a J. una econom!a capitalista semi)industrializada y un movimiento obrero semi)emer enté o insur ente nutrieron los triunfos creadores del cubismo. la relatividad. y hacerlos adem$s de ob#etos. comple#idad y profundidad espirituales. inteli encia.El modernismo pretende dar a las mu#eres y hombres modernos el poder de cambiar el mundo. tal y como yo lo defino al comienzo y final del libro. LA P5RDIDA DE *N 1ALO Estas son al unas de las personas que se encuentran dentro de mi horizonte. 3a <onsa ración de la *rimavera.ual y racial. >lises. ma5ana o en cualquier otro momento[ . pero 0nderson sobrecar a a la historia con mucho m$s peso de lo que puede soportar.MWA. que obli an a las identidades de todo el mundo a conformarse en moldes r! idos . Bodav!a creo que es posible que los hombres y mu#eres modernos que comparten el deseo de Sser ellos mismosT se unan. su#etos de la modernización. etc. Este an$lisis resulta fascinante. Bambién est$ pla ado de opresión.tra5o: parece afirmar que %a ausencia de estas condiciones desde el fin de la se unda uerra mundial ha de llevar a la ausencia de cualquier tipo de triunfos creadores. cuando perdemos la ilusión en ciertas de nuestras esperanzas descubrimos o creamos nuevas visiones que inspiran nuevas esperanzas.B!rman . se. 0ll that is 6olid 8elts into 0ir desarrolla una dialéctica de la modernización y del modernismo. 6ostiene que la intersección entre un orden dominante semiaristocr$tico. basado en la obra d[ 0mo 8ayer.<uando las personas nos encontramos frente a la desaparición de horizontes conocidos abrimos nuevos horizontes. 0 continuación. 0nderson da un salto e. el psicoan$lisis. lo que quiere decir es que la fuerza liberadora del modernismo est$ restrin ida a un per!odo anterior. Entonces como ahora he estado intentando desarrollar una visión teórica de las fuerzas unificadoras de la vida moderna.+ealiza un interesante an$lisis histórico.quisiera presentar unas pocas escenas de la vida cotidiana. miseria. Zpor qué unas condiciones distintas no han de poder inspirar otros triunfos hoy. primero para luchar contra las formas de opresión clasista. cerrado4 la m!a es que est$ abierto y car ado de posibilidades creativas. como las fi uras de un colla e. Estas escenas no est$n li adas de forma ló ica entre s!4 no obstante. tal y como va transcurriendo en este momento. Es m$s amplio y abierto que el que percibe *erry 0nderson. ima inación. y de un arte y una cultura que forman parte de esta vida. es e. 3e a radezco a *erry 0nderson por acordarse de Bhe *olitics of 0utheiitidty /3a pol!tica de la autenticidad2. est$n relacionadas. 6er moderno.

Estoy subrayando aquellos modos de modernismo que buscan tomar o rehacer el espacio p-blico. cuyas partes )sobre todo ias citas) queden ensambladas de forma que el. en los que.imadamente podr!a . 6i nuestros a5os de estudio nos han ense5ado al o deber!amos ser capaces de e. confusos. y ambivalentes. y lo que he escrito aqu!.nosotros. en preocuparnos por sus necesidades. 0ll thnl is solid. *odemos contribuir con visiones e ideas que provoquen en la ente un sobresalto de reconocimiento. reconocimiento de ellos mismos y de los dem$s. . TERCERA PARTE SOBRE LO POSMODERNO LA DIAL5CTICA DE MODERNIDAD / POSMODERNIDAD3 Al#r!c?( C!lim!r . 3os intelectuales pueden hacer una contribución especial a este proyecto continuo. en luchar por su libertad y felicidad. El término posmodernidad pertenece a una red de conceptos y pensamiento SpostT )sociedad posindustrial. tenemos por motivo especial de or ullo el que nos fi#emos en las personas. posmodernismo aparezca como un campo simbólico. de ver y percibir por deba#o de la superficie. de captar confi uraciones.e impiden el desenvolvimiento del ser de todos4 y después para crear la Sasociación en la que el libre desarrollo de cada uno es la condición para el libre desarrollo de todosT. posempirismo. pro resivamente. Ello es debido a que he intentado. en unirlas.. parece anunciar el fin de un proyecto histórico: el proyecto de la modernidad. Escribo mas acerca de los ambientes y espacios p-blicos de los que dispone la ente moderna. poseen una densidad mucho mayor y un ambiente m$s rico que mis traba#os anteriores. ha caracterizado el momento posmoderno como un momento de utunn1in . Fo obstante. fuerzas y relaciones ocultas. lo que unir$ sus vidas. as! como los modos por los que ellos act-an e interaccionan en dichos espacios en el intento que hacen de acomodarse. de hacer comparaciones a lo lar o dé una ama m$s amplia del espacio y el tiempo. posracionalismo). posestructuralismo. de observar y escuchar m$s atentamente. (hab . trata de articularse a s! misma la conciencia de un cambio de época. el proyecto de la (lustración europea.assan.. un campo conceptual con determinadas l!neas de función. en respetarlas y escuchar sus voces.ploración del @o moderno dentro de los conte. entre todos los movimiento)s pol!ticos. anhelada por 8ar. con el fin de mostrar a las personas que parecen y hablan y piensan y sienten de modos diferentes )que se i noran o temen mutuamente) la realidad de que poseen m$s cosas en com-n de lo que ellos creen. o finalmente también el proyecto de la civilización rie a y occidental. conciencia cuyos contornos son a-n imprecisos. se -n parece.tos sociales en los que devienen todos los seres modernos.. y los que ellos van creando. 8i intención aqu! es hacer una especie de coila c. E:POSICI6N 8e ustar!a empezar con una selección en cierto modo arbitraria de caracteri) zaciones de la posmodernidad. pero cuya e. un representante del posmodernismo americano. situar mi e.tendernos m$s all$.periencia central/ la de la muerte de la razón. que apro.

sentir bien. 3a econom!a pol!tica se transforma en econom!a libidinal. El movimiento contra la razón totalizante y su su#eto es a la vez un movimiento contra la obra de arte autónoma y sus pretensiones de unidad y sentido4 de ah! que el impulso van uardista en que la conciencia posmoderna se anuncia a s! misma ten a que poner en cuestión no solamente la unidad del su#eto y la unidad de la obra de arte )dicho en términos socioló icos: el proceso de diferenciación de una esfera del arte en el mundo moderno. del si no y de la idea de verdad. discontinuidad.3o que en un sentido espec!fico podr!a llamarse posmodemista en la estética de 7ameson es m$s bien su construcción de una cone. de una identidadTD JA.presarlo paradó#icamente: como cate or!a fundamental de una conciencia poshistórica del tiempo que se ha despo#ado no solamente de la herencia platónica sino del pasado y del futuro. e. *or supuesto que cuando se miran las cosas con m$s detalle se trata aqu! de un movimiento de destrucción o deconstrucción del co ito. E. por e#emplo: deconstrucción. de un su#eto. esfera entendida como al o diverso del sistema tecnoló ico. dispersión. decentración. diferencia. que tiene ya una lar a historia en el arte moderno: para . del sistema pol!tico y de las ciencias.presan también una obsesión epistemoló ica por los fra mentos o las fracturas y un correspondiente compromiso ideoló ico por las minor!as en pol!tica. de la representación.<ontra esto 3yotard postula la disolución de la semiolo !a en ener ética. desmitificación.Fi el arte ni la filosof!a tienen que ver con el si nificado y la verdad sino con transformaciones de ener !a. En 3yotard )el 3yotard de principios de los setenta) la cr!tica de la razón totalizante y de su su#eto se a udiza y trueca en un rechazo del terrorismo de la teor!a. actuar bien.plosión en la que la razón y su su#eto )como uardi$n de la unidad y del todo) saltan hechos pedazos. Bales términos e. . desaparición. 3yotard critica a 0dorno por haberse atenido a la cate or!a de su#eto K.ión entre estética y pol!tica: la estética del posmodernismo est$ para 7ameson en correspondencia con la micropol!tica de una nueva izquierda descentradaD. de la racionalidad totalizante.iste. *ara e.assan los impulsos m$s radicales del arte moderno quedan unidos y preservados en la conciencia posmoderna. diseminación.@ habla de !mmn1in /deshacimiento2 aunque estén en bo a otros términos. del co ito de la filosof!a occidental. se. un si nificado de la e. *ensar bien. y a 0rtaud por nó haberse internado lo suficientemente le#os por la v!a de una desemiótica eneralizadaJJ.istas tradicionales. etc. .presan un rechazo ontoló ico del su#eto tradicional pleno. es rechazar las tiran!as de las totalidades4 la totalización en cualquier empresa humana es potencialmente totalitariaTW.presión posmoderno en que el término momento es tomado en sentido literal. pues. liberada del terrorismo de las representaciones.o y len ua#e.E. ?esde este punto .traducirse por deconstrucción. 0qu! el rechazo de la totalidad or $nica de la obra de arte simbólica est$ en correspondencia con el rechazo de las formas pr$cticas y teóricas de esa totalización desde arriba que fue nota caracter!stica de los movimientos obreros mar. El instante de la posmodernidad es una especie de e.assan a la estética afirmativa de 7ean 9rancois 3yotard. . las cuales no pueden hacerse derivar de Suna memoria.plosión de la episteme moderna. Htra l!nea es la que conduce desde el modernismo de (hab . de acuerdo con esta episteme del deshacimiento.

en ia que los ras os de una metodolo !a posempirista /9eyerabend2.de vista la revolución de la posmodernidad como la ha llamado 7ean Gaudrillard puede aparecer entonces como un i antesco proceso de pérdida de sentido. una nov!sima van uardia o una moda teórica. DESARROLLO 'oy a distin uir tres formas de cr!tica de la razón)y del su#eto que #ue an.El posmodernismo. su nuevo conte. las tres. de dobles códi os y formas democr$ticas de planificaciónWW. de una s!ntesis de elementos dispares. acuerdos y le itimacionesJ"D. sin embar o. *ero. referencias y finalidades". 3a ruptura con la razón totalizante aparece ahora como un adiós a ias randes narraciones /la de la emancipación de la humanidad o la del devenir de la %dea2 J)J.describe el redescubrimiento del len ua#e de la arquitectura. el posmodernismo no si nifica el final del modernismo sino el estado de su nacimiento. Zun final de qué[ Z>n tr$nsito hacia qué[ 3yotard ha dado al unas respuestas su estivas a estas pre untas. eclecticismo. *odemos distin uir entre: J2 la cr!tica psicoló ica desenmascarados de7 su#eto4 W2 la cr!tica filosófico) psicoló) ico)socioló ica de la razón instrumental o de la razón que opera en términos . al fundamentalismo de las randes le itimaciones.aminarse. y por otra por la <r!tica del #uicio de Cant. un papel importante en la cr!tica posmodernista del racionalismo. 3a estética de 7enc1s de una arquitectura posmodernista que vuelve la espalda a la tradición del Gauhaus se basa en un rechazo del racionalismo de la modernidad a favor de un #ue o con los fra mentos y los si nos.<harles 7enc1s . . en la medida en que no es solamente un pro rama. indirecta: me limitaré a al unos temas filosóficos centrales )cuestiones de critica de la razón y del len ua#e. 8i discusión va a ser. determinada por una parte por Vitt enstein. pero cuya diferenciación es condición necesaria para una clarificación de lo que )quiz$) podr!amos llamar formas moderna y posmoderna de conocimiento. as! como a la ideolo !a sustitutoria. como un modernismo que ha adquirido conciencia de s! mismo. pero también totalizante. el modernismo estético aparece en 3yotard como modernis) mo estético radical4 por as! decirlo. S>na obra es sólo moderna si es ya posmoderna. *ero la sociedad posmoderna ser!a un inesperado h!brido de las visiones de la teor!a de sistemas y de los sue5os de 3ud_i Cla es. 3yotard defiende un pluralismo irreductible de #ue os de len ua#e y acent-a el irreductible car$cter local de todos los discursos. que ha conducido a la destrucción de todas las historias. complementarias de las anteriores: de las utop!as de la unidad o de la reconciliación o de la armon!a universal. como un rechaD zo de las formas futuristas del pensamiento totalizante. . o historicismo. y de un liberalismo pol!tico posutópico se combinan entre si de forma su estiva. y este estado es constanteTJK. 'istas as! las cosas. es la conciencia todav!a difusa de un final y de un tr$nsito. como espec!ficamente posmoderno. 7ean 9rancois 3yotard sostiene mientras tanto una versión distinta del posmodernismo.6e -n esto la posmodemidad ser!a ya una realidad histórico)ahistórica consumada. que representa :a teor!a de sistemas4 y por otra parte. que son di nas de e. de una estética posmodernista /0dorno2.tualismo. habr!a ocurrido ya la muerte de la modernidad. .<aracter!sticamente.

terna y social.3a cr!tica psicoló ica )cuya fi ura central es. como también ha demostrado 9oucault. >na humanidad desen a5ada y desilusionada. 6ocavó la creencia en la racionalidad del su#eto y en la fuerza de la razón.de ló ica de ia identidad y de su su#eto4 y Y2 la cr!tica. que ser!a desarrollada después por 0dorno. Bodav!a queda por decidir que es :o que ha de ocurrir con los conceptos de su#eto. *ues el descubrimiento de 9reud /o de Fietzsche2 consistió en buena parte en que e= deseo /o la voluntad de poder2 estaba siempre ya presente como fuerza no racional dentro de la ar umentación racional y de la conciencia moral. efectuada en términos de filosof!a del len ua#e. dentro de ciertos limites.los individuos no saben qué desean ni qué hacen4 su razón es simplemente e. las ciencias del hombre pueden asimismo ser incorporadas a este orden.presión de relacionés ps!quicas y sociales de poder. de la historia: la del pro reso. los procesos de racionalización de la modernidad /esto es. cuyo modelo es el ilimitado pro reso técnico y económico de la sociedad moderna. lo hizo con intención de reforzar el poder de la razón y la fuerza del su#eto. razón y autonom!a cuando se los arranca de la constelación racionalista que quedó quebrada por el psicoan$lisis.terna al su#eto. lo .istencia de su#eto autónomo. La crítica psicológica del sujeto y de su razón . Esta razón tiene so propia ima en. e instrumentalizante. 6in embar o.3a razón ob#etivante. confunden este indiscutible pro reso con el pro reso a al o me#or. es concebida como medio de dominación: de la dominación de la naturaleza interna. 9reud) consiste en la demostración de la impotencia f$ctica o de la no e. controladora y disciplinadora. La cr%(ica ! la raDón ins(nau!n(al o lógica ! la i !n(i a ! la raDón Eu! op!ra !n (Frminos ! . en otras palabras. todas las instituciones formalizadas de la econom!a moderna y de la sociedad moderna2 son también manifestaciones de esta razón ob#etivante. por tanto.presión cl$sica en las modernas ciencias de la naturaleza.3a represión de %a naturaleza interna del hombre con su tendencia an$rquica a la felicidad es el precio de la formación de un Ss! mismoT unitario. una humanidad capaz. 9inalmente. necesario para la autoconservación y para el dominio de la naturaleza e. sus abo ados. ha encontrado su e. sistematizante. el derecho formal. la burocracia. unificante. pero. o me#or. y de la irracionalidad f$ctica de su aparente razón. de controlarse a s! misma4 éste era todav!a el horizonte normativo de la cr!tica de 9reud. 3a razón.El su#eto descentrado del psicoan$lisis es.ponente escéptico del racionalismo y de la ilustración europea.9reud fue un e. un punto de encuentro de fuerzas ps!quicas y sociales m$s bien que se5or de ellas. de la razón autotransparente y de su su#eto fundador de sentido. Entiéndase bien:^un descubrimiento sólo si se parte de las idealizaciones del racionalismo. una humanidad entrada en razón. por supuesto.'oy a considerar la versión presentada en ?ialéctica de ln (lustración. e. . El correlato de este Ss! mismoT unitario es una razón ob#etivante y creadora de sistemas /totalizante2 que. y en esto se u!a siendo un se uidor de la ilustración.

Crítica por parte de la filosofía del lenguaje al sujeto constituyente del sentido 6e trata aqu! de la cuestión de la destrucción filosófica de las concepciones racionalistas del su#eto y del len ua#e4 en particular. de la destrucción de la idea de que el su#eto con sus e. sino )m$s bien en el sentido de 9oucault) como un correlato o producto del discurso de la modernidad: una forma disciplinada y disciplinadora de or anización de los seres humanos como seres sociales. de la cr!tica .<iertamente que para 0dorno y .na finalmente c!nica y positivista. pero también podr!amos llamarlo un realismo. Esto es: es intencilonalista en su per e5o. otrora portador de la (lustración. se -n di#e. >n racionalismo. en el sentido de Vitt enstein. todas esas le itimaciones )es decir. En comparación con el realismo de 9reud.3a cr!tica de la razón discursiva como razón instrumental es a-n psicoló ica en 0dorno y . el de la razón que operaba en términos de ló ica de la identidad.plicar cómo habr!a que pensar una autotrascendencia de la razón )en tanto que ilustración de la (lustración) como proyecto histórico. un mero aparato de dominación. por tanto. 0parentemente nos hemos ale#ado mucho de la cr!tica psicoló ica del su#eto. todav!a se nutre en forma oculta del modelo de un su#eto constituidor del sentido. *ero en vez de eso podemos hablar también. la cr!tica de la razón que opera en términos de ló ica de la identidad es una radicalización de la cr!tica psicoló ica. Esto nos permite ver que (lustración y razón no coinciden realmente con la dialéctica destructiva que ellos tratan de reconstruir. Fota constitutiva de la ?ialéctica de la (lustración es que esa (lustración destruye sucesivamente. esto es.consideran como el pro reso de la humanidad hacia la razón. .or1heimer manten an la unidad del Ss! mismoT y vean en la desinte ración de este Ss! mismoT unitario en las sociedades industriales avanzadas un proceso de re resión parece hablar en contra de esta tesis. ilustrar a esa razón que funciona en términos de ló ica de la identidad en lo relativo a su propio car$cter de dominación y rememorar la naturaleza en el su#eto. a-n cuando. de tal autotrascendencia de la razón /bur uesa2. en el que el su#eto. se ha vuelto superfluo. económico y administrativo: la abolición de la dominación y de: autoen a5o a través de la abolición de la i norancia y de la pobreza. que se pone a s! mismo en sin ularidad trascendental frente a un mundo de ob#etos. todas esas construcciones ilusivas que la razón ilustrada puso en lu ar del mito: la razón se tor. 3a contradicción desaparece si no entendemos el Ss! mismoT unitario como el su#eto autónomo destruido por 9reud. y.periencias e intenciones es la fuente de si nificados lin O!sticos.or1heimer y 0dorno ya no son capaces de e.or1heimer`J la desinte ración del su#eto en la sociedad industrial avanzada si nifica un proceso de re resión.or1heimer. 0hora debo dar las razones que avalan esta tesis. Este aparato de dominación ha conducido en la sociedad industrial avanzada a un sistema total de delirio. El que 0dorno y . ya que con su cr!tica de la razón instrumental hab!an destruido la concepción de 8ar. .or1heimer se atienen a un concepto enf$tico de ilustración que para ellos si nificar!a una (lustración de la (lustración misma. Este #ue o de palabras es indicación de que la (lustración esperaba de la razón al o distinto y me#or que el mero pro reso técnico. *ero esto si nifica que la (lustración sólo puede corre irse y trascenderse a s! misma en su propio medio. . 0dorno y . a la vez que al mito.

el cual constituye al si nificado. nolens volens. *ero incluso si concebimos el si nificado como una relación ). lo importante es el nuevo uso filosófico que Vitt enstein hace de esos conceptos. *ues incluso la relación de si nificado m$s simple )que conecta la palabra S$rbolT con los $rboles reales) presupone no solamente el sistema interrelacional de un len ua#e.periencias. sino formas de vida. no cabe en la ló ica)ontolo !a tradicional. esto es. los si nificados son siempre abiertos. idealizaciones que van m$s all$ de la distinción habitual entre racionalismo y empirismo. asi na un si no a al o dado )cosas. la cr!tica que la filosof!a del len ua#e hace a la filosof!a del su#eto conduce al descubrimiento del otro de la razón dentro de la razón.plicarse sin ser presupuesta previamente. de forma que la relación si nificante es una encarnación de esta pr$ctica y no una relación entre dos relata en cierto modo ya dados con independencia el uno del . son precondición de esa habla y de esas intenciones. de las idealizaciones de la tradición racionalista. Quiero evitar desde el principio reducciones positivistas del tema. el usuario de los si nos.. y est$ conectada con este esquema a través de una relación de implicaciones circulares:. formas de . @ lo que se presupone aqu! es la vi encia de una re la que no se funda en otra cosa sino en la pr$ctica de su propia aplicación a una clase de casos abierta en principio. la destrucción del sub#etivismo en términos de filosof!a de: len ua#e conduce al descubrimiento de un ciiasi)fnclum que precede a. Que los conceptos de re la y si nificado est$n relacionados entre s! se si ue de lo si uiente: las re las indican una pr$ctica intersub#etiva que tiene que ser aprendida. 6on con#untos de actividades lin O!sticas y no lin O!sticas. clases de e. todav!a no queda dicho que es lo que hay de realmente importante en este descubrimiento4 este descubrimiento puede ser a su vez el ermen de una nueva mistificación de la relación de si nificado. e.).de la teor!a que entiende el si nificado se -n el modelo del nombre: esa teor!a dice que los si nos lin O!sticos cobran si nificado cuando al uien.3lamo racionalista a esta teor!a del len ua#e porque se basa impl!cita o e. 3os #ue os de len ua#e no son #ue os. sino que ni siquiera puede e. toda intencionalidad y sub#etividad: sistemas de si nificados lin O!sticos. <astoriadis e. quiere decir o .los si nificados desaparecen como ob#etos de una clase particular. como ha subrayado <astoriadis. En cada uno de los casos se trata de un distinto SotroT de la razón. 6i nos limita mos a se5alar que en relación con el habla e intenciones del su#eto los sistemas de si nos son al o primario. 3as re las en cuestión no deben confundirse con lo que normalmente se entiende por re las )re ulativas o constitutivas. 8ientras que la destrucción psicoló ica del su#eto implica el descubrimiento de las fuerzas libidinales /y del poder social2 dentro de la razón.otro. como al o dado idealmente psicoló icamente o en la realidad.plica esto de la si uiente forma: esta relación a la que podemos llamar si nificante en contraposición con una relación ob#etiva o real no puede ser pensada sin el esquema operacional de la re la. clases de cosas. asi na un nombre a un si nificado en cierto modo ya dado. etc.periencias. si nifica y) se trata todav!a de una relación de tipo particular que. 0l i ual que la cr!tica psicoló ica.to son los de re la y S#ue o de len ua#eT4 o m$s bien. y porque participa.pl!citamente en la primac!a de un su#eto que da nombres.3os conceptos m$s importantes de Vitt enstein en este conte. instituciones. pr$cticas y si nificados encarnados en ellas. que es e% -nico lu ar donde puede si nificar como relación si nificante. en particular de la ob#etivización del si nificado como al o dado.

el impulso hacia la autotrascendencia de la razón /<astoriadis2. se trata m$s bien de un mundo/ en que los seres humanos pueden ser ellos mismos o no serlo de diferentes modos. lo raciona= y lo irracional /Vitt enstein. o creado por un discurso racional4 precede a toda posible convención y a todo discurso racional.istir como idénticos o como no idénticos. J2 del proyecto de la (lustración )que se -n las palabras de Cant tiene . la voluntad de poder y el deseo est$n presentes en este mundo.3a comunicación en el len ua#e presupone no solamente un acuerdo en las definiciones.tra5o que esto pueda sonar) un acuerdo en los #uicios.<iertamente que al unos representantes del posmodernismo han trazado una ima en m$s diferenciada: aqu! el modernismo no parece como muerto sino como al o en trance de cambiar de piel: la modernidad en transición hacia una nueva forma que hasta ahora no nos permite ver si se tratar$ de una modernidad a la altura de s! misma o madurada allende s! misma. El cuerpo. un mundo que en cierto modo ha sido lin O!sticamente develadoT. est$. Fo se trata aqu! de un mundo sin su#eto. en los c!rculos del posmodernismo se proclama la muerte de la modernidad `J". Este acuerdo dado. . Esto si nifica entonces que la razón no puede darse alcance a s! misma. que el su#eto. Esta comunidad dada de un mundo alumbrado lin O!sticamente puede interpretarse como un acuerdo en el len ua#e4 sólo que aqu! no cabe pensar en convenciones o en un consenso que pudiera calificarse de racional o irracional.. REPRISE 0hora que casi hab!amos olvidado la muerte de ?ios.. cultural y pol!ticamente re resiva. como medio en que los si nificados lin O!sticos pueden e.el descubrimiento de un mundo lin O!sticamente alumbrado que nos est$ mutuamente dado dentro de la razón y del su#eto /de todas las posibles formas de su#eto2. 3a ima en tiene dos pares. @ cualquiera sea la forma en que la muerte de la modernidad se entienda por aquellos que la dia nos tican. Esto parece eliminar la ló ica. sin Ss! mismoT humano. sino )por e. El acuerdo en cuestión es mis bien elemento constitutivo de la posibilidad de distin uir entre lo verdadero y lo falso. conviene a saber. a fin de indicar que no podemos pensarlo como producido al modo como se establece una convención.0hora voy a retomar el tema de la Se. no es tal que pueda derivarse de una econom!a libidinal o de una voluntad de poder. Este mundo lin O!sticamente alumbrado que nos es com-n. al i ual que %a sociedad. si yo no entiendo mal.posiciónT tratando de destacar en esa ima en evanescente del posmodernismo un cierto ras o. no puede ser transparente a s! mismo. hac!a una autotrascendencia que fuera un proyecto histórico de seres humanos y no un mesinnismo de la reconciliación ni una re resión pol!tica y cultural. o de una sociedad técnico)informativa. pero sólo como lin O!sticamente alumbrados y a alumbrar lin O!sticamente una y otra vez. (nvcsti nciones filosóficas. @ he llamado a esto un cuasi)factuin dentro de toda razón posible. W`J y W`W: SZQuieres decir entonces que el acuerdo entre los hombres decide sobre lo que es verdadero y lo que es falso[. pero no la eliminaT2. .vida. pp. 'oy a empezar de nuevo con una ima en simplificada de esa constelación moderna que constituye el punto de partida del posmodernismo a que me refiero. siempre se la entiende como una muerte merecida. estrechamente relacionado con lo que <astoriadis llama el Smundo instituido del sentidoT propio de una sociedad `D.

@ esto ha de entenderse tanto en el sentido 1antiano de una separación de razón teórica.e el. pr$ctica y estética /discursos cient!fico. por supuesto. e. *uede convertirse en el so5ado instrumento de control y re ulación del sistema de mercado. analizado por 9oucault.emos visto que el posmodernismo ha sido en buena parte un modernismo estético o que ha estado profundamente enraizado en él. por as! decirlo. el #oven . 3a econom!a capitalista. la disociación y ia alineación en la sociedad moderna. Este pensamiento recorre ya también la estética de la ne atividad de 0dorno. y ello. mi punto de partida es una irreductible pluralidad de #ue os de len ua#e trabados entre s! en cualquier sociedad moderna o posmoderna. es por as! decirlo el lado esotérico de esa oposición esotérica entre (lustración y romanticismo.clusivamente al principio de . el pro reso técnico y finalmente el disciplinamiento del cuerpo. una ima en li ada a la razón identificante.3yotard formula una alternativa que repite en cierto modo las in enuidades de la tradición liberal y anarquista: S*odemos ver finalmente qué efecto tiene la informatización de la sociedad sobre esta problem$tica. 9inalmente. 'uelvo una vez m$s al arte moderno.. a la que me he referido antes. . 0 mi entender. de #ue os de len ua#e locales trabados entre s!. los anarquistas4 ran parte del arte moderno pertenece a estas contracorrientes. para encontrar en vez de una filosof!a de la reconciliación una filosof!a de la posmodernidad.plicaciones y acuerdos que hay que restablecer una y otra vez )sin posibilidad de un metadiscurso omnicomprensivo) ya sea en el sentido de una meta teor!a o de una fundamentación -ltima. <on 3yotard. la idea de reconciliación constituyó una ima en utópica contra la reificación. han alcanzado las dimensiones de un poderoso proceso de destrucción. la forma de la racionalidad de la modernidad hace ya mucho tiempo que ha sido puesta en cuestión. El arte moderno aparece como el campo en que. y sin la posibilidad y. también sin la deseabilidad de un consenso eneral. .e el a 0dorno.3a contraposición de racionalismo e irracionalismo. a nivel de la propia modernidad. 0dorno. *ara 0dorno el arte moderno si nifica el adiós al tipo de unidad y de totalidad plena de sentida representada en la época del ran arte bur ués por la unidad de la obra de arte cerrada y la unidad del Ss! mismoT individual. por cierto. el arte se inte ra en la econom!a capitalista como industria de la cultura /reducido a una vida seudoautónoma2. basta leer la estética de 0dorno a contrapelo. la burocracia moderna. Fietzsche y el primer 8ar. Veber queda ya poco m$s que un proceso de incesante racionalización. *uede e.3a democracia se convierte en una forma eficiente de la or anización de la dominación pol!tica. en la medida en que se articulan teorética y pol!ticamente y no estéticamente. permanecen particularmente dependientes del mito racionalista de la modernidad4 desde el #oven . pr$ctico)moral y estético2 como en el sentido _itt ensteiniano de una pluralidad de formas de vida.que ver con la emancipación del hombre respecto de un estado de su#eción del que él mismo tiene la culpa) en la obra de 8a. W2 ?esde un principio la sociedad moderna ha concitado reiteradamente potentes contrafuerzas en contra de la (lustración como proceso de racionalización4 e#emplos son el romanticismo alem$n. *ero cuando se miran las cosas m$s detenidamente resulta evidente que estas contrafuerzas rom$nticas suscitadas por y contra el racionalismo. de racionalización y re resión. de formas de le itimación y de StransicionesT.tenderse hasta convertirse en e: saber mismo y obedecer e. burocratización y cientificación de la vida social.

se trata también de la relación y penetración mutua de los procesos técnico)sistémico)económicos. la refle. resultan claras dos cosas: J2 En primer lu ar. 3a l!nea que ha de se uirse para rediri irla en este sentido es muy simple en principio: el p-blico debe tener libre acceso a los stoc1s de información y a los bancos de datosTdJ. sino la mutua permeabilidad de los discursos: la superación de la razón una en una interacción y #ue o de" racionalidades .is posmoderna. y es una sorprendente confirmación de ia idea b$sica de la teor!a comunicativa de . para utilizar los términos de . las ideas de autodeterminación individual y colectiva. as! como de la or anización y autoor anización de los procesos pol!ticos como tales.3o que est$ en cuestión aqu! no es una reconciliación de los #ue os de len ua#e en el sentido de 0dorno.abermas. locales y centrales.3o que se requiere es una base com-n de h$bitos de se undo orden: de h$bitos de autodeterminación racional. *ero ello si nificar!a la traducción de las ideas democr$ticas y universalistas de la (lustra ción en una filosof!a pol!tica en lo que el pluralismo de los #ue os de len ua#e retornara como un pluralismo de instituciones formales e informales.abermas.ión _itt ensteiniana. >na vez que descubrimos en la idea de un pluralismo de #ue os de len ua#e el problema de instituciones democr$ticas que hicieran posible la mediación de la autodeterminación individual y colectiva. sin trascenderlo. y los procesos pol!ticos. de razón y de historia de una nueva forma. sin principio ni final y sin certezas -ltimas. >na esfera p-blica de discusión libre )esto es ciertamente una importante concesión al universalismo democr$tico de la (lustración. pero también sin l!mites fi#os y sin transiciones cerradas de una vez por todas. sin reapropi$rnosla. Entonces lleva consi o inevitablemente el terror. siempre queda el problema del control del sistema por el mundo de la vida y a m! me parece que este problema es mucho m$s comple#o que lo que 3yotard parece suponer en el pasa#e citado. que no podemos ir allende el universalismo democr$tico de la ilustración sin reapropi$rnoslo.abermas se convirtiera en el mecanismo de coordinación de las acciones. . de formas democr$ticas de decidir y de solución de conflictos e.ión sobre la dimensión pol!tica de una razón pluralista nos permite ver que no podemos ir allende la problem$tica de 8ar. *ero puede también servir a los rupos que est$n discutiendo sobre metaprescripciones para suministrarles la información de la que las m$s de las veces carecen para tomar decisiones. y ser!a imposible si los individuos no tuvieran la oportunidad de adquirir la practica de tratar racionalmente los conflictos y de socializarse en la forma de vida de se undo orden que representa ia autodeterminación individual y colectiva. localiza simult$neamente a la razón en una trama de #ue os de len ua#e cambiantes. por otro. Fo se trata solamente de la accesibilidad eneral de la información. Bal pluralismo de instituciones en que se encarnara la autoor anización democr$tica de las sociedades y los rupos no ser!a posible a no ser que la acción comunicativa en el sentido de .entas de violencia. .W2 6e undo.3a refle. temporales y permanentes. 3o que 3yotard ha formulado para el plano del pensamiento posmoderno per) manece todav!a sin formular para e= plano de la pra.6i nifica m$s bien que hemos de pensar el universalismo pol!tico)moral de la (lustración. el fundamentalismo de las razones -ltimas y el utopismo de las soluciones definitivas.6in embar o.realizatividad. por un lado. al destruir los ideales de la razón.

escribe <astoriadis. +epresenta el tipo de restauración posmoderna de un modernismo domesticado. *ero sobre todo requiere ser puesta en pr$ctica. es antiposmodema en su abandono de toda refle. crucial para la van uardia. El reciente. El posmodernismo. en la medida en que sea al o m$s que una moda. en un nivel.pluralesdd.es parte de una lenta transformación cultural en las sociedades occidentales. cabe entenderlo como una b-squeda. Este cambio. pero es preciso reconocer que se trata de una transformación. de ar umentar de manera diferente. 8e detendr!a en este punto para unirme al formidable coro de los que se lamentan por la pérdida de calidad y proclaman la decadencia del arte desde JMXA.. pero se viste como para retomar a la tradición moderna4 es antivan uardista porque i nora la preocupación.ión sobre los problemas planteados por el a otamiento del modernismo. 8ucho de lo que si ue se basa en la premisa de que lo que. sin embar o. ser!a un proyecto. pero pretende ser de van uardia en su presentación de las -ltimas corrientes4 y. Brataré. sin embar o. hab!a tratado de abordar estética e incluso pol!ticamente.istencia de un paradi ma terminado de . que parece anar terreno en la era de Cohl) Bhatcher)+ea an y repite los ataques conservadores a la cultura de los a5os "XA. ?ocumenta K es el perfecto simitlacrum: eclecticismo f$cil. en sus me#ores e#emplos. no valdr!a la pena hablar. un espect$culo vac!o y publicitario. problemas que el arte posmoderno. Se. un cambio en la sensibilidad. SFuestra épocaT. An r!as 1uyss!n +uia !l posmo !rnismo *N C*ENTO Esta -ltima senda en la trayectoria del posmodernismo. entendida correctamente. mezclado con amnesia estética e ilusiones de randeza. Fo estoy pensando en la e. empero. descansa en una total confusión de códi os: es antimoderna y fuertemente ecléctica. en un cierto sentido. una e.i e un cambio de sociedad. que ahora han crecido en violencia y cantidad. 3a profundidad y naturaleza de tal trans) formación pueden ser ob#eto de debate.presión de re resión o una nueva ideolo !a. que el término SposmodemcT por el momento describe adecuadamente. 3a posmodernidad. parece la -ltima chifladura. fanatismo de los mass media por el posmodernismo en arquitectura y arte ha llevado al fenómeno a un primer plano/tendiendo a oscurecer una historia lar a y comple#a. CODA 3a dialéctica de modernidad y posmodernidad est$ todav!a por escribirse. como una tentativa de re istrar las huellas del cambio y de permitir que aparezca con m$s nitidez el perfil de ese proyecto. no puede obtenerse sin una autotrascendencia de la razónT dD. cor)porizada a mi #uicio en ?ocumenta K. acerca de un arte nuevo en una sociedad diferente. EL PROBLEMA 6i esto fuera todo lo que pudiera decirse sobre el pos modernismo.

En la arquitectura norteamericana puede verse.0 comienzos de la década del "LA. esta b-squeda muchas veces e.IMIENTO MODERNO *erm!taseme comenzar por al unas precisiones sobre la mi ración y trayectoria del término SposmodernismoT. En cr!tica literaria se puede retroceder hasta los -ltimos a5os de la década de! "dA. también e. EL A+OTAMIENTO DEL MO. @ el espacio es beli erante precisamente porque hay muchas m$s cosas en #ue o que la e. lue o a la danza. 3a noción de obra de arte como cr!tica est$ presente en al unas de las mas refle. *or un lado se dice que el posmodernismo es una continuación del modernismo. .poliadora y ansiosa de tradiciones utilizables.>na creciente nostal ia por formas de vida pretéritas recorre con fuerza la cultura de las -ltimas dos décadas. aquello respecto de lo que rompe el posmodernismo. que a primera vista parecen romos.istencia o ine. la creciente fascinación frente a culturas premodernas y primitivas.assan.istencia de un estilo art!stico o la corrección de una l!nea teórica. cuando (rvin . comenzaré por el 6elbstverstcindis de lo posmoderno tal como ha conformado a diferentes discursos desde la década del "XA. se ori inan sólo en . se ha afirmado una pauta de pensamiento muy convencional. se proclama una)ruptura radical respecto del modernismo. aunque sea dif!cil identificarlod.ZEsta nostal ia por el pasado. ello ser!a insostenible. . que. con énfasis. en mi opinión. En randes zonas del debate sobre la posmodernidad. la ruptura con el modernismo.o_e y . si ue inscripto en la palabra con la que denominamos nuestro distanciamiento. reinscribiéndolas en un conte.6i se discute al posmodernismo como condición histórica y no sólo como estilo. a udizar sus filos. >n rechazo total nos tornar!a cie os ante el po tencial cr!tico del posmodernismo. S*osmodernismoT fue usado por primera vez.arry 3evin io usaron para lamentarse sobre la decadencia del movimiento moderno. *ero. que puede caracterizarse como con#unto de supuestos. en cuyo caso toda oposición es ociosa4 por el otro. *ero es demasiado sencillo ridiculizar el posmodernismo de la escena art!stica neoyorquina o de ?ocumenta K. en sectores importantes de nuestra cultura se ha producido un cambio notable en la sensibilidad. e. por cr!ticos de los "XA como 3eslie 9iedler e lhab .o_e y 3evin se remit!an nost$l icamente a un pasado que les parec!a m$s rico. +ecién en los "KA. el teatro. 3o que todav!a debe investi arse es s! esta transformación ha producido formas estéticas realmente nuevas o si sólo recicla técnicas y estrate ias del mismo modernismo. conservando el car$cter relacional del término. social y económico)J. como en nin una otra parte. sin embar o. que lue o es evaluada en términos positivos o ne ativos.cambio cultural. es posible liberar el momento cr!tico presente en la posmodernidad misma.El modernismo. el cine y la m-sica. la constelación modernismo) posniodernismo en las artes y modernidad)posmodernidad en la teor!a social se hab!a convertido en uno de los espacios de mayor beli erancia de la vida intelectual en Hccidente.periencias y propuestas posmodernos.ivas. en las formaciones discursivas y pr$cticas.to cultural diferente.iste. ?e tal modo que. la pintura. referido primero a la arquitectura. no coincid!an acerca de lo que fuera una literatura posmoderna. ei término se eneralizó. que.

por reconstruir se -n nuevas im$ enes una Europa devastada. posterior a la primera uerra y la revolución rusa.perimento modernista aparec!a obsoleto.<uando el posmodernismo simplemente se dedica a hundir el modernismo. entonces. para le itimarse como lo radicalmente nuevo. la cercan!a de muchas formas del modernismo a la mentalidad de la modernización. @. pero esta nueva racionalidad estaba recubierta por el fervor utópico que. en mi opinión.. de 8ies. >n nuevo iluminismo e.8e interesa.El mayor problema hoy dia nosticable es. en -ltima instancia. POSMODERNISMO EN LA D5CADA DEL SESENTA. no lo que el modernismo fue en realidad.AN+*ARDIA AMERICANAH . Nropius y 3e <orbusler. las direcciones m$s si nificativas del posmodernismo desafiaron la incesante hostilidad modernista hacia la cultura de masas. se habla vuelto invisible y el e.i !a dise5os racionales para una sociedad racional. como la hab!a denominado 3e <orbusier en el per!odo de euforia tecnoló ica. fi#a la derrota simbólica de la arquitectura moderna el Jd de #ulio de JMKW a las tres y media de la tarde. 3a arquitectura proporciona los e#emplos m$s concretos de los temas en debate. . acuerdo con los que. desde la década del "XA. uno de los cronistas m$s conocidos de la a on!a del movimiento moderno y portavoz de la arquitectura posmoderna. 3a moderna m$quina de vivir. en 6an 3uis /construidas por 8inoru @amasa1i en los a5os "dA2 y su destrucción aparec!a en todos los periódicos de la tarde. repitiendo los pre#uicios filisteos que el modernismo debió enfrentar en su momento.modernismo y su oculta dependencia de la met$fora maquin!stica como modelo primario de todo edificio. la arquitectura moderna perdió ran parte de su visión social y fue convirtiéndose pro resivamente en una arquitectura del poder y la representación. formaba parte de un esfuerzo heroico. >na ima en definida de modernismo se convirtió en punto de resistencia para el posmodernismo4 y esa ima en debe ser reconstruida para comprender la problem$tica relación posmoderna con la tradición modernista. Ese d!a y a esa hora se dinamitaban varios bloques de las viviendas *ruitt)( oe. <harles 7enc1s. en términos enerales. 3a utop!a moderna corporeizada en los edificios de la Gauhaus. 7enc1s se esfuerza por diferenciar la primera visión del movimiento moderno respecto de los pecados cometidos en su nombre m$s tarde. desde el comienzo. 8$s que se5a: y promesa de una nueva vida.la perpetua necesidad de las instituciones culturales por lo rar espect$culos emocionantes y perfectamente compatibles con el statu quo[ ZH quiz$s e. sea ésta capitalista o comunista.G*NA .. atacaron el .presan también una insatisfacción enuina y le !tima respecto de la modernidad y la fe no cuestionada en la perpetua modernización del arte[. sino m$s bien cómo se lo percibió retrospectivamente.En un sentido amplio puede llamarse pop a la escena en la cual se formó un concepto de lo posmoderno. los proyectos modernistas se convirtieron en s!mbolo de alineación y deshumanización. as! como sus pretensiones de diferenciarse de ella. *ero. la reconduc!a hacia el mito: el mito de la modernización. y convertir los edificios en partes vitales de la renovación social. qué valores y conocimientos vehiculizó y cómo funcionó ideoló ica y culturalmente después de la se unda uerra.?espués de JM`d. . sólo obedece a las demandas del aparato cultural.

sino contra una ima en austera del modernismo Scl$sicoT.acia los "KA. lo que quiero se5alar aqu! es que la rebelión de los "XA no fue nunca un rechazo del modernismo per se. Z<u$les eran las connotaciones del término posmodernismo en los "XA[ ?e un modo muy eneral.presionismo abstracto...istido en el modernismoJ"I.tenderé al respecto. desde mediados de la década del "dA. 8e e. de al -n modo. la fase temprana del posmodernismo inclu!a un ataque icono) clasta a lo que *eter GOr er define teóricamente como Sla institución art!sticaT. ten!an razón. Quisiera ahora esbozar las cuatro caracter!sticas fundamentales de la fase tem) prana del posmodernismo. el si uiente: el posmodernismo de los "KA y los "LA rechazó y. en lo que podr!a llamarse el e#e ?uchamp)<a e) Varhol. en s!ntesis. 3a ira de ios posmodernistas se diri !a no tanto contra el modernismo como tal. incluso. ?e nuevo. criticó. confi uran al posmodernismo americano como movimiento siti eneris Wf. puede decirse que.<r!ticos como Gell y Nraff #uz aron la rebelión de fin de los a5os "dA y comienzos de los "XA como una continuidad con la fle.itoT del modernismo alteraba fundamentalmente los términos en los que pod!a percibirse la cultura moderna. En primer lu ar. que indican una continuidad con las tradiciones inter) nacionales de lo moderno. de ruptura y discontinuidad. Ninsber y los beatni1s. por el otro lado. m$s de acuerdo con los cambios pol!ticos de la cultura contempor$nea. toda ne ación o trans resión4 y.*or eso. @. .cepto en que este Sé. la interpretaron .como una profusión de impulsos modernistas inte rados en la vida cotidiana. El e#e de mi ar umentación es. en arma de propa anda en el arsenal cultural y pol!tico de un anticomunismo de uerra fr!a. al mismo tiempo /y eso me parece se5alable2. aunque al unas de sus manifestaciones se prolon aran en la década si uiente. la m-sica serial y el modernismo literario Scl$sicoT Jd. resistencia y trans resión del statu quo en términos no modernistas ni van uardistas. un posmodernismo ampliamente afirmativo que abandonaba todo reclamo critico.ión nihilista y anarquista del modernismo4 m$s que como una rebeld!a posmoderna contra el modernismo cl$sico. el posmodernismo de los "XA se caracterizaba por una ima inación temporal dotada de un poderoso sentido de futuro y de nuevas fronteras. que con#untamente hab!an e. convirtiéndose. de crisis y conflicto eneracional. Cerouac.Quisiera esbozar ahora una diferenciación histórica entre el posmodernismo de los "XA y el de los "KA y "LA. 0unque esto es verdad. este posmodernismo van uardista de los "XA hab!a a otado su potencial. no toma en consideración un punto importante. Gurrou hs o Garthelme. En se undo lu ar.3a . por un lado. En contra del modernismo Scl$sicoT codificado en las décadas anteriores. un posmodernismo alternativo que defin!a la cr!tica. 3o nuevo de los a5os "KA fue. la literatura y el arte presenciaron una rebelión prota onizada por una nueva eneración de artistas como +auschenber y 7aspers 7ohns. e. el posmodernismo del "XA trató de revitalizar la herencia de la van uardia europea. a la vez. contra la he emon!a del e. cr!ticos como Nerald Nraff identificaron bien dos tendencias de la cultura posmoderna de los "XA: la tensión apocal!ptica y desesperada y la celebración visionaria. entrando a formar parte del consenso liberal)conservador. una cierta versión del modernismo. sino una revuelta contra la versión del modernismo que hab!a sido domesticada. dot$ndola de una forma americana. pero que. la emer encia de una cultura del eclecticismo.

ista.entusiasmo ante los nuevos medios se vincula con el cuarto ras o del primer posmodernismo. muchos de los primeros defensores del posmodernismo compart!an el optimismo tecnoló ico que caracterizó a se mentos de las van uardias de los a5os "WA. >na de esas diferencias profundas es la r$pida disolución de la retórica van uardista. Hpuesto a la intención van uardista de subsumir el arte en la vida.haustos a causa de su creciente comercialización. podr!a contribuir a ubicar las van uardias americanas de los "XA. EL POSMODERNISMO DE LAS D5CADAS DEL IJ@ / IK@ . el roc1 y la van uardia se. Quiz$s. de modo que hoy resulta posible hablar de una cultura enuinamente posmodernn y posvan uardista.ANTISMO *ara no ser los 3u1$cs de la actualidad y oponer un SbuenT modernismo a un SmalT posmodernismo. una ofensiva contra la elevación del ran arte y su separación de la vida.3os cambios culturales de la década del "KA. tradicional o moderno.perspectiva de GOr er frente a la cuestión del arte como institución en la socie dad bur uesa incluye la diferenciación correcta entre modernismo y van uardia que. b$sicamente. El intento vi oroso y acr!tico de validar la cultura popular como desaf!o al canon del ran arte. para mi posición respecto de los "XA. en nuestro caso.3os estos iconoclastas del pop. medi$tico y de cultura popular. sus tradiciones y su función he emónica. una sociedad donde el arte apoya al establishment cultural y sus pretensiones de saber estético. la rebelión van uardista contra el ran arte. ?eber!amos también refle.i en una descripción aparte. el modernismo siempre respetó nociones m$s tradicionales sobre la autonom!a del arte. deber!amos tratar de rescatar a lo posmoderno de su colusión con el neoconservatismo. sumir el arte en la vida. por primera vez en la historia de la cultura americana. son tan diferentes que e. tal como se presentaba en el esteticismo decimonónico y su rechazo del realismo. es el si uiente: la ofensiva iconoclasta de las van uardias históricas a las instituciones culturales y las formas tradicionales de representación supone una sociedad en la cual el ran arte #ue a un rol esencial en la le itimación de la he emon!a o.ionar sobre si el posmodernismo no encierra contradicciones productivas . El anterior optimismo tecnoló ico. la van uardia europea fue.El aporte pol!ticamente importante de GOr er. que los privaba de un estatuto van uardista. se hab!a rendido frente a posiciones criticas m$s sobrias: la televisión vista como polución y no como panacea.el radicalismo de la van uardia. En tercer lu ar. El .ual parec!an e. lo que se constituyó en fuente de ener !a e inspiración para los posmodernistas americanos de los a5os "XA. . no obstante. adquirió si nificado pol!tico. 1ABERMAS / LA C*ESTI6N DEL NEOCONSER. 6e -n G-r er. dicho en términos m$s neutrales. 0firma que la van uardia intentó reinte rar el arte en la vida o. all! donde esta operación parezca posible. diri ido contra la institucionalización del arte como discurso de la he emon!a. 3as van uardias lo raron demistificar y debilitar el discurso le itimante del ran arte en la sociedad europea. para usar una fórmula he eliano)mar.

est$n decididos a borrar del posmodernismo estético todo rastro de modernidad ilustrada que proven a del si lo &'(li. un intento de fracturar a la reacción de derecha.Es probable que. en la confianza de que al abandonar la razón nos liberaremos de la dominación.e el y 8ar.plotó a la modernidad para sus propios fines. 3a modernidad para los franceses es.abermas trata de rescatar el potencial emancipatorio de la razón fluminista.abermas. #uz $ndolo correctamente como limitado y.abermas. 0s! como 8ar.abermas encuentra una base para pensar la noción de cultura moderna. 9ue.abermas se equivocó al trazar un ne.y un potencial oposicional y critico. aunque no de manera e. :a situación es m$s comple#a de lo que parece.clusiva. peli roso.3a visión francesa comienza con Fietzsche y 8allarmé. como la irracionalidad cultural de un esteticismo posnietzscheano. <reo que . la modernidad se remonta a las me#ores tradiciones del >uminismo. pro resivo y destructivo YI. pero tampoco en un hipotético hetto de arte Spro resivoT y ScorrectoT. una cuestión estética vinculada con las ener !as producidas por la destrucción consciente del len ua#e y de otras formas de representación. *ara . que no es idéntica al modernismo estético de la cr!tica y la historia del arte. modernidad si nifica cr!tica.ilton Cramer. por primera vez. del modernismo. la defensa neoconservadora. 7-r en . 0usch_itz. por lo tanto.to del discurso francés. . analizó dialécticamente la cultura de la modernidad en sus dos aspectos. >uminismo y emancipación humana y no est$ dispuesto a cuestionar su impulso pol!tico.o entre posmodernismo y neoconservatismo. en verdad. en primer lu ar. porque hacerlo implicar!a terminar para siempre con una pol!tica de izquierda. naturalmente. precisamente all! donde . *or el contrario. . en cambio. la cultura de la posmodemidnd deber!a ser captada en sus lo ros y sus pérdidas. la noción habermasiana de modernidad /la modernidad que desea ver continuada y com) pletada2 est$ purificada de los impulsos nihilistas y anarquistas del modernismo. con lo que la cr!tica describe con el rótulo de modernismo. claro que no en sus fachadas relucientes. entonces.abermas rechaza este punto.ceso de razón fluminista )aunque estuviera or anizado como una perfecta y racional f$brica de muerte) sino de un antiluminismo violento. v!a los métaréctis de . vecina. en sus promesas y sus perversiones. en 0lemania. a las que él trata de rescatar y reinscribir en el discurso filosófico actual ba#o nuevas modalidades.$bermas quien. 6e encara directamente con el conservatismo pol!tico /neo o vie#o2 y con io que percibe. en e2 conte. aunque.. las pr$cticas y estrate ias oposicionales deber!an ser ubicadas en el interior del posmodernismo. en el sentido de . hasta el ula . Bodo el proyecto habermasiano de una teor!a social cr!tica se mueve en torno de la defensa de una modernidad iluminada. no fue resultado de un e. por e#emplo 3yotard YJ. nuevamente. por la que se lo priva de su filo contestatario podr!a aparecer como posmoderna. 3a defensa de la ilustración es. una afectividad antimoderna. 6i lo posmoderno es una condición histórica y cultural /no importa cu$n incipiente2.6i nificativamente. corporizado en el surrealismo y en ran parte de la teor!a francesa contempor$nea.. *ara . realizada por . del mismo modo que sus oponentes. especialmente en contra de quienes est$n dispuestos a confundir razón y dominación. de manera no diferente a la de 0dorno. planteó el problema de la relación del posmodernismo con el neoconservatismo. .. que e. desde una perspectiva pol!tica. se identifique simplemente al >uminismo con la historia de terror y c$rcel que va desde los #acobinos..

en Cristeva4 9reud. .. los ence uece ante las diferencias y la novedad de la escena cultural de los "KA. en Garthes4 Fietzsche y . en 9oucault4 8aliarmé. en s! mismo. El lamento neoconservador acerca de la politización de la cultura desde los a5os "XA sólo lo ra ser irónico en este conte. ya sea moderna o posmoderna2 o si se trata de poner el e#e en la estética moderna propiamente dicha.. no debilita el poder de la teor!a. entonces. En tercer lu ar.to. la ofensiva de . reinscribiéndolo en las formaciones discursivas de nuestra época. ZQué puede concluirse. 7oyce y 0rtaud.En mi opinión. basada sobre la pr!stina noción de te. que tratan de e. el posestructuralismo es. 3autréamont. y si queremos descubrir lo posmoderno en el posestructuralismo. un nuevo arte por el arte. . por obras de arte posmodernistas. pese a las diferencias apreciables entre los varios proyectos posestructuralistas. de estas escaramuzas ideoló icas para una descripción del posmodernismo[ En primer lu ar. *roust y GataVe.6orprende adem$s que.antimoderna. 3a perspectiva de que el su#eto se constituye en el len ua#e y de que nada e. la historia y la sociedad de la obra de arte y de su recepción. *ero se produce una especie de dobla#e fallido all! donde el len ua#e posestructuralista no se sincroniza con los movimientos de los labios del cuerpo posmoderno. en primer lu ar. de manera sustancial. en 0lthusser y 8acherey y as! adinfinitum. <asi nunca se refieren a obras posmodermstas. que parece el -nico posible después del fracaso del compromiso. y construyen una nueva autonom!a. que . en 3acan4 Grecht. . los neoconservadores no se equivocan al se5alar continuidades entre la cultura oposicional de los "XA y la de los "KA.abermas tuvo y no tuvo razón acerca de la alianza de conservatismo y posmodernismo: para resolverlo es necesario identificar si lo que est$ en discusión es la versión pol!tica neoconservadora de una sociedad posmoderna liberada de toda subversión estética /es decir hedonista. Este dato.to. Fo hay duda de que el centro del escenario de la teor!a cr!tica est$ ocupado por los modernistas Scl$sicosT: 9laubert.pulsar de los libros de historia.cluyen a la vida.GMODERNO O POSMODERNOH . privile ia a la estética y la lin O!stica. @.perimento4 apuestan a %a autorrefle. *ero su fi#ación obsesiva en los a5os "XA. fenómeno mucho m$s relevante en los Estados >nidos que en 9rancia. +etomaré ahora esta cuestión al analizar el discurso cr!tico del posmodernismo norteamericano en las décadas del "KA y el "LA. en ?err!da4 Fietzsche.los escritores y cr!ticos posestructuralistas norteamericanos privile ian la innovación estética y el e. en la medida en que ellos mismos tienen una concepción pol!tica de la cultura. 8a ritte y Go tai lie. un discurso de y sobre el modernismo`Y. nin una aparece sostenida.eide er. deber$ buscarse en las modalidades se -n las que diferentes formas de posestructuralismo abrieron nuevas problem$ticas ante el modernismo.iste fuera del te. POSESTR*CT*RALISMO.abermas y los neoconservadores tienen razón cuando insisten en que el posmodernismo no es tanto una cuestión de estilo como una cuestión pol!tica y cultural en sentido amplio. .to4 e.tualidad. En se undo lu ar. en cuarto lu ar.abermas contra el posestructuralismo y los neoconservadores norteamericanos plantea la cuestión sobre la actitud a tomar frente a la fascinante trama de posestructuralismo y posmodernismo.ividad no del autor)su#eto sino del te. 8aliarmé y 0rtaud. la realidad.

6implemente duplica. de los desplazamientos y las huellas que en endran. el mundo) que provocaron el naufra io de las van uardias. ataca la apariencia de la cultura capitalista )el indi) vidualismo en sentido amplio) pero no capta su esencia4 como el modernismo. En verdad. 3os posmodernos han reconocido este dilema. manteniendo su ethos de pro reso cultural y van uardismo hasta gMXA. se reconozcan o no posmodernas) no pueden ser consideradas sólo como otra fase en la secuencia de los movimientos de modernismo y van uardia que comenzaron en *ar!s en JLdA. aunque continuaron vivas. lo que el capitalismo como sistema de relaciones de cambio produce en la vida cotidiana: la ne ación de la sub#etividad en su mismo proceso de constitución. por el otro. por un lado. una teor!a del modernismo en su época de a otamiento. en %a medida en que abandonó toda pretensión de cr!tica que supere los #ue os de len ua#e. la sociedad. %a historia y el su#eto de la historia4 un modernismo do m$tico en su refutación de la presencia y en su interminable elo io de la falta y la ausencia. un modernismo confiado en su rechazo de la representación y la realidad. El dilema del modernismo residió en su incapacidad. en primer lu ar. ven adores. parece por lo menos plausible y ló ico. sino. las artes actuales )en el sentido m$s amplio. de un modernismo #u uetón en sus trans resiones. hipotéticamente. en términos de Garthes. el esto posestructuralista. el posmodernismo no puede ser visto simplemente como una secuela del modernismo o .perimental moderno basado en los #ue os de len ua#e. 6e trata de un posmodernismo que se produce no como rechazo del modernismo. que te#e infinitamente la trama te. no an ustia. en el te. s! que importa quién est$ hablando. pese a sus buenas intenciones. entonces. *ero. o la dimensión epistemoló ica y estética. propuesta por 3yotard. ?espués de todo. en el nivel de la estética y la teor!a.el discurso de la sub#etividad se ha liberado de las amarras del individualismo bur ués.0s!.6e trata. en 9rancia.ista alemana2. una arqueolo !a de la modernidad. Enfrentan la letan!a modernista sobre la muerte del su#eto. bliss. en su ne ación del su#eto. m$s bien. El posestructuralismo.tual. oce`D. es entre los mctnrccits de la liberación /en la tradición francesa de modernidad ilustrada2 y la totalidad /en la tradición he eliano)mar. Fo es casual que interro antes sobre la sub#etividad y la autor!a vuelvan. #onissnnce. GD6NDE EL POSMODERNISMOH En mi opinión. si el posestructuralismo puede ser visto como el rei\cnant del modernismo ba#o el manto de la teor!a. Fe ar validez a las pre untas sobre quién escribe o quién habla no es una posición radical en JML`. de armar una cr!tica eficaz de la modernización bur uesa.3a diferenciación histórica esencial.to posmoderno. escritura y acción de los su#etos. entonces es esto precisamente lo que lo hace posmoderno. libera al arte y la literatura de su car a de responsabilidades )cambiar la vida. En este nivel. abriendo caminos hacia nuevas teor!as y pr$cticas de habla. durante los a5os "dA y "XA. est$ m$s sincronizado que opuesto a los reales procesos de modernización. la teor!a francesa nos propone. y el discurso e. corporizadas en 7ean *aul 6artre. .8e parece que deber!amos comenzar a considerar la idea de que m$s que pro) porcionar una teor!a de la posmodernidad y un an$lisis de la cultura contempor$nea.

subliminalmente.E" 1ABERMAS) Sco(( las? . *ara . hasta convertirse en una critica profunda de la modernidad y la modernización. en sus niveles profundos. la cultura pos modernista misma y especialmente la teor!a posmodernista de los escritores contempor$neos franceses influenciados por Fietzsche. no representa sólo una nueva crisis en el ciclo perpetuo de e. la historia dol modernismo y el posmodernismo es como la historia de la liebre y la tortu a: la liebre no puede anar porque siempre hay muchas tortu as. conservación y renovación. y no al modernismo como tal. *ero la liebre si ue corriendo m$s r$pido. 'isto en esta luz.El posmodernismo no vuelve obsoleto al modernismo. ?urante la década del "KA. ?e cierta manera. 3o que es obsoleto son las codificaciones del modernismo en el discurso cr!tico.*ero este rechazo afecta sólo a esa dimensión del modernismo codificada en un do ma estrecho. la erosión del triple do ma modernismo/modernidad/ van uardismo puede ser conte.. debemos reconocer que la cultura de la modernidad ilustrada fue siempre /aunque no e. POSMODERNIDAD / DESEO3 'SOBRE 2O*CA*LT" L/OTARD" DELE*. 6e ha ampliado nuestra conciencia de que otras culturas. En términos pol!ticos. es también una nueva crisis de la relación del arte y la sociedad. lo ilumina con una luz nueva. Bal imperialismo. no europeas ni occiden ) tales.como el -ltimo acto de rebelión infinita del modernismo en contra de s!. lo económico y lo cultural.abermas. *ese a todas sus nobles aspiraciones y lo ros.o1he!mer en la década del "`A. cuando. ha comenzado a ser desafiado en lo pol!tico. no deben ser dominadas o conquistadas sino puestas en relación con la nuestra. que tampoco resultar!a e. la teórica.. +epresenta m$s bien un nuevo tipo de crisis de esa misma cultura moderna.terno. la problem$tica ecoló ica y ambiental se profundizó. en el cual los se undos términos ya no aparecen autom$ticamente privile iados por encima de los primeros. que se ha afirmado en la esfera sociopol!tica y en la cultural.tualmente relacionado con la emer encia de la problem$tica del SotroT. el posmodernismo.abermas la modernidad cultural comprende tres esferas de valor.plosiones / a otamientos y renovaciones que caracterizó el camino de la cultura moderna. superando el estadio de issues individuales. El movimiento feminista ha prota onizado al unos cambios importantes en la estructura social y las actitudes culturales. interno y e. dimensión que es pol!tica y culturalmente mucho m$s fuerte en 0lemania que en los Estados >nidos.tra5a a aquellos de nuestros abuelos que se comprometieron en la lucha contra la modernización a toda costa. la . se apropia de muchas de sus estrate ias estéticas insert$ndolas en otras constelaciones.mi punto central acerca de: posmodernismo contempor$neo es que opera en un campo de tensiones entre tradición e innovación. como han notado los cr!ticos de ..terno. 3a crisis del modernismo es m$s que una crisis de las tendencias unidas a la ideolo !a de la modernización. *or el contrario. cultura de masas y arte alto.clusivamente2 una cultura de imperialismo interno y e. En la era del capitalismo tard!o. se fundan en una perspectiva teleoló ica del pro reso y la modernización.*ero el foco principal de su ataque es. micro y macro.. que deben ser defendidos frente al rotesco revival actual del machismo americano. lectura ésta ya realizada por 0dorno y .

abermas. veremos.*or otro lado. representa un$ ruptura con los formalismos. *or este lado.pl!citas de . 3as consecuencias ne ativas de esto radican para . al i ual que la estética. pues.iante del len ua#e4 para las feministas y otros movimientos. 3yotard y ?eleuze )probablemente los tres escritores franceses m$s destacados en este conte.to de un cambio hac!a un capitalismo posindustrial.>na ruptura con la casa asfi. 8i se undo ob#etivo es una evaluación cr!tica de los principios puestos sobre la mesa en esta controversia entre . Banto el primero como los se undos ven la teor!a social como una tarea radicalmente implicada en el combate contra las formas de dominación y so#uz amiento. de la palabra. y en estrecha cone. 3a obra de estos autores es parte inte rante del posmodernismo mismo.pr$ctica y la estética.abermas en la autonomización del $mbito de lo estético. analizando la obra de 9oucault. 3a modernidad estética socava.to) que la posmodernidad est$ ine. el concepto de modernidad cultural que cabe encontrar en la teor!a francesa.to.abermas a la teor!a posmodernista francesa se si uen de sus ataques contra la modernidad estética.a propuesto. del si nificante4 la muerte de la he emon!a de lo SescritoT. 6i la posmodernidad estética ha implicado el sobreseimiento de la he emon!a de lo simbólico én la literatura. 3a posmodernidad teórica ha sido sobre todo para los teóricos franceses un divorcio con los estructuralismos. por descontado. en el conte. del deseo.. la posmodernidad de los a5os sesenta /consideremos por e#emplo a *eter Groo1 en el teatro y la poes!a de *lath2 si nifica una ruptura con los formalismos. En esta discusión veremos que. 3a obra de 9oucault. entonces tal vez ba#o el . Este art!culo tiene dos finalidades b$sicas. las bellas artes y la m-sica por lo inconsciente y lo corporal. en enér ica contradistinción con la mayor!a de las encarnaciones de estos -ltimos. entonces la teor!a posmoderna ha si nificado para 9oucault. a la razón teórica y a la razón pr$ctica. que ha contrapuesto el disenso y la invención a las #erarqu!as y al so#uz amiento. 3yotard y ?eleuze sacar a la palestra lo narrativo o la historia en contra del discurso. los neonietzscheanos han en) tendido su obra en términos de mediaciones sociales. una teor!a cuyos ras os m$s enerales voy a tratar también de bosque#ar. en efecto. que se vuelven autónomas entre s! hacia fines del si lo &'(((.abermas supone. a considerar cómo los neonietzscheanos nos han proporcionado no solamente una estética sino también una ética de la posmodernidad. 3a primera consiste en elucidar. . *retende que el privile io atribuido a la esfera de la estética por los neonietzscheanos tiende a socavar la racionalidad teórica y pr$ctica.. *asemos. una ruptura con el si nificante4 si nifica una nueva primac!a de lo inconsciente. .tricablemente vinculada a una teor!a del deseo. en parte por v!a de respuesta a las cr!ticas e. 6i sous le pavé la pla e. el final de la soberan!a del si nificante f$lico. acabar con la primac!a del discurso. y quiz$ lo m$s importante sea que han empezado a bosque#ar una teor!a social posmoderna. pues. de los impulsos libidinales 7.ión con las luchas pol!ticas de los nuevos movimientos sociales. que la modernización social viene acompa5ada por esa diferenciación tripartita en la esfera cultural. del te.abermas y los estructuralistas. . 3yotard y ?eleuze no solamente clarifica este nuevo sustrato estético y se5ala sus implicaciones éticas y pol!ticas. de lo corporal y material. 3a posmodernidad teórica. 3os ataques de .

En lo que 9oucault llama el per!odo cl$sico /entre JXdA)JLAA2 los si nos quedaban constituidos y los referentes identificados en el mundo del 8ismo. 9oucault desarrolló en los a5os sesenta una noción de len ua#e no discursivo que pod!a utilizarse para contrapesar y construir resistencia contra el discurso. 3o Htro en este modelo espacial est$ habitado por fi uras de locura.si nificante estaba el deseo *NA EST5TICA DE LA TRANS+RESI6N 8ichel 9oucault ha descrito recientemente el cuerpo de su obra como una especie de recuento de los esfuerzos del hombre por autoconocerse y del precio que ha tenido que pa ar como consecuencia del é.ualidad JW. el $mbito de la oscuridad para 9oucault.3a posmodernidad cultural queda retratada en 9oucault. tal como la hemos esbozado m$s arriba.clusión y trans resión. El len ua#e no discursivo y su correlato en la acción social de la posmodernidad puede caracterizarse en términos de simulacro. se. se. 3os esfuerzos del hombre por autoconocerse han tenido como resultado una serie de discursos.cluidas del discurso y mar inadas al espacio del Htro o del inconsciente. en que indica que el len ua#e no discursivo de Fietzsche y de 8allnrmé constituye una cr!tica a la modernidad y apunta a una época que en cierto modo est$ allende lo modernoWd. como hemos discutido m$s arriba. 3as pr$cticas culturales posmodernas estriban en la locura y la se. *uede ser muy -til concebir este modelo en términos del 8ismo y de lo Htro. El espacio del 8ismo se caracteriza por la luz4 es el espacio del discurso. <uando m$s se acerca al uso de este término es en El orden de las cosas. 9oucault. habr!a que hablar de un nuevo espacio o un nuevo plie ue. el término posmoderno. .ito de esos esfuerzos" J. si nifica que el len ua#e a través de los buenos oficios de comadronas tales como 6ade y .ualidad y lo diabólico son e.ualidad para poder mantenerse.*ero el nacimiento de %a literatura si nifica m$s que la muerte de ?ios. por lo menos en los a5os sesenta y setenta. si nifican te y si nificado han perdido su relevancia. *or cuanto esencia y fenómeno. es claramente una estética posmoderna en la medida en que rompe con el formalismo y tiene su base en el inconsciente. del que la estética de Cant establece la posibilidad y 6ade la realización4 m$s e. 3a posmodernidad cultural. que yo sepa. sur e en el espacio . o len ua#e no discursivo.ualidad y muerte. nunca utilizó. y se parece mucho al inconsciente de 9reud. la muerte. la estética de 9oucault. son los que han sido e. *ero en el per!odo moderno. la locura. 0qu! fi uras tales como la locura. El len ua#e ni2 discursivo del espacio entre el 8ismo y el Htro persiste en su lucha contra la muerte.cluidos por el discurso /y por el 8ismo24 son fi uras de locura. la se.ólderlin tiene que prender fue o al discurso y empecinarse en la trans resión de los l!mites del discurso en dirección al $mbito de: Htro )la muerte. en un modelo de e.ualidad y muerte. En este per!odo se re istra una persistencia de mecanismos literalmente maniqueos4 las pr$cticas discursivas de los siempre locuaces pr!ncipes de la 7uz se enfrentan al silencio de los truhanes de la oscuridad. y elevan una cr!tica contra el $mbito y contra los tipos de sub#etividad constituidos por el discurso. 6in embar o. se inventa a s! mismo un nuevo y tercer mundo. 3os elemen tos que caracterizan el espacio de% Htro.actamente. la se.

3yotard considera positivamente tanto la destrucción de la sub#etividad como la desinte ración del contenido estético. a través de tal len ua#e no discursivo. En una palabra. 3a ciencia . las ondas de deseo de 3yotard se encarnan en disponibilidades libidinales o pulsionales. *ara 9reud y para 3yotard la conducta humana depende tola quanla de ener !a ps!quica.abermas. moviliza una cr!tica )una cr!tica del discurso y de las formas de sub#etividad)) que es preminentemente pr$ctica y pol!tica. ?eber!a quedar claro que. una Sética del len ua#eT .3a antisemiótica sistem$tica de 3yotard se nie a a hablar de si nos. 9oucault ha mantenido una posición idiosincr$tica en relación con qué es lo que constituye a la modernidad. 3a libido de 9reud se solidifica para constituir un aparato ps!quico: simfannente. 0qu! las cuatro caracter!sticas b$sicas de la modernidad son las si uientés: J2 la ruptura con los dualismos epistemoló icos en dirección hacia una relación inmanente de los conceptos con sus referentes4 W2 el poder empieza a operar inmanentemente y positivamente m$s bien que trascendental y represivamente4 Y2 el nacimiento de las ciencias humanas4 `2 la elevación de lo social a una . 9oucault distin ue un per!odo moderno. 3as fi uras de lo inconsciente.abermas. 3a crisis que afectó a las ciencias a principios del si lo && ven!a circunscrita por una incredulidad ante tales le itimaciones universalistas. . s!mbolos e incluso de im$ enes4 sólo quiere hablar de transformación real y material de ener !a ps!quica. de un periodo cl$sico. como 6aid ha mostrado.entre el discurso y el inconsciente.imadamente de JLAA. En 3a condición posmoderna 3yotard se refiere directamente al problema de la posmodernidad. <uando la teor!a act-a a través de la trans resión sobre el $mbito del discurso.to del cono ) cimiento. . sostiene 3yotard.posición de prioridad. En la modernidad las ciencias naturales y humanas vienen le itimadas por lo que 3yotard llama randes metanarrativas.to de la estética sino en el conte. que data apro. LIBIDO / 0*E+OS DE LEN+*A0E . lo que aqu! est$ en cuestión es al o m$s que una estética. con el pesimismo y nihilismo de 9reud y con la 'iena fin)du)siecle de 6chónber . 3a pol!tica cultural de la trans resión) que 9oucault defiende es una especie de simulacro no racional de la racionalidad comunicativa o de la razón pr$ctica de . cuya duración es de JXdA a JLAA. 0parte de sus ambivalencias en relación con el deseo. 0dorna entendió que la sub#etividad humana estaba siendo destruida por el capitalismo y consideró este proceso como una derrota. El cambio hacia la posmodernidad en las ciencias y en las ciencias sociales est$ para 3yotard conectado con el desarrollo de las sociedades pos industria les.0dorno tiene mucho en com-n.3yotard.J deseo de 3yotard es la libido de 9reud. de las sociedades de la información. 3a naturaleza pr$ctica y pol!tica de tal cr!tica est$ clara en la constante relación de 9oucault con los movimientos sociales v con la micropol!tica de los a5os setenta. trascienden el l!mite hacia el espacio del discurso. la estética de 9oucault es. 9oucault se basa ciertamente ante todo en la posmodernidad estética como base para lo que es para él una intervención teórica. pese a . 0 lo lar o de la mayor parte de su producción. ahora no en el conte. por el contrario. . Bal desplazamiento viene marcado sobre todo por un cambio en la forma en que el conocimiento se le itima. es un indiscutible metaf!sico del deseo.

3as le itimaciones de tales enunciados )en otras palabras. comprende también enunciados étnicos.*ara 3uhmann. y conocimiento en eneral.El #ue o mismo del conocimiento cient!fico necesitaba de le itimación a través de una narrativadY. 3os enunciados son. por cuanto elimina a #u adores del #ue o ampliamente denotativo de la ciencia4 y por supuesto. pero concluye que .3a se unda metanarrativa le itimante es para 3yotard el Sesp!ritu especulativoT o idealismo. en una a on!stica del len ua#e en la que hablar es presentar batalla dJ. El interlocutor G es de hecho la comunidad cient!fica de i uales que participan en esta a on!stica eneral. todas las relaciones sociales2 es cuestión de #ue os de len ua#e4 #ue os en los que las propiedades m$s importantes de los enunciados son sus usos. técnicos y de otros tipos. 3a propia pra m$tica de 3yotard depende de la distinción cualitativa que hace entre conocimiento cient!fico o discursivo. a través de la educación. En la pra m$tica cient!fica los enunciados son principalmente denotativos. . @ aplaude las valientes tentativas de . *ara 3yotard.posmoderna se encuentra a si misma frente a un nuevo marco de le itimaciones4 frente a un principio de realizatividad /performativity2. entre coiiaissance y savoir. por el crecimiento de la sociedad de la información. los criterios con que #uz ar la competencia de ios enunciados o movimientos presentados) son constituidos por los interlocutores participantes. 0qu! todo el mundo ten!a derecho. es decir. esto parece que acabar!a eliminando al #ue o mismo.. por consi uiente.abermas de le itimación a través de un consenso universal.. quien deval-a las emisiones prescriptivas.abermas de llamar al orden a 3uhmann. 3yotard habla de dos de estas metanarrativas. su noción de #usticia . El conocimiento propio de la vida diaria. por un lado.abermas en -ltimo término fracasa. 3yotard rechaza la solución de 3uhmann como terrorista. El conocimiento cient!fico se compone de enunciados denotativos y de enunciados metaprescriptivos de la comunidad cient!fica. 0qu! el hablante 0 tiene que convencer a su interlocutor G de que el enunciado < es verdadero por medio de una prueba. comenta 3yotard. a convertirse en un cient!fico y el conocimiento ten!a que ser funcional para lo social.<on el final de los mctarécits el conocimiento posmoderno se enfrenta con dos principios de le itimación que compiten entre s!. El primero es el de la realizatividad /performaliviti/2. por tanto. . 3os participantes operan a través de re las metaprescriptivas en cuya trama )a través de la universidad) son introducidos de vez en cuando nuevos participantes dW. estéticos. la primera de las cuales es el derecho de todos a la ciencia defendido por la (lustración. inducido por el sistema4 y con vina le itimación a través de la SinvenciónT de otro dA. Este viene fomentado. todo conocimiento /y. 3a diferencia espec!fica de la ciencia de la modernidad fue su le itimación por las randes metanarrativas del si lo &(&. 3a pra m$tica del conocimiento cient!fico se diferencia considerablemente de la pra m$tica de la vida diaria o de la del conocimiento normativo. adem$s de esas dos clases de enunciados. la b-squeda por . #u adas en el #ue o. @ ello en primer lu ar porque la defensa que hace 9labermas de un di$lo o entre voluntades inteli entes y libres depende a su vez de las randes metanarrativas /de la emancipación humana2D A. se da una sustitución de la normatividad de las leyes por la e#ecutividad /perfonnativity2 de los procedimientosdJJ. el de la adaptación de la ciencia misma a las necesidades del sistema. En se undo lu ar.

W2 El efecto sobre el consumidor. 3a cr!tica cultura=. se #ustifican a s! mismas en una serie de marcos locales a través del -nico principio de le itimación posmoderno: el paralo ismo. *enetra hasta el interior de los si nificantes. POSMODERNIDAD C*LT*RAL. en el inconsciente. lo material. <orrientes de libido encarnadas en el libro. el cual constituye la ra!z de la invenciónDJ. para producir una literatura y bellas artes que rompen con la estética cl$sica de la representación y con el formalismo de la modernidad.1ACIA *N TIPO IDEAL .abermas destruye la hetero eneidad de los #ue os de len ua#e y destruye el disenso. DEL SI+NI2ICADO A LA SENSACI6N 3o posmoderno para ?eleuze si nifica una cultura de la sensación no solamente para el pintor y la pintura. `h *ara todos nuestros autores.. en las sociedades de la información.3as ciencias posmodernas. por tanto. el p-blico. y. las ciencias humanas de la posmodernidad han de complementar a esa cr!tica. transmitida al consumidor aumenta en proporción al rado en que se aparta de lo representacional. lo que Garthes hace ya muchos a5os describ!a como el rado cero de ia escritura. inventiva. 3a intensidad de la libido encarna en una obra de arte y. sino también para el consumidor de arte y para la ciencia de la cr!tica. este armamento cr!tico creado por la cultura posmoderna es . hasta lo real. 0dem$s.Fos suministra l!neas rectoras para la comprensión de las formas posmodernas de conocimiento y de las luchas micropol!ticas de la vida diaria. 3o cual si nifica ima inación. as! como de las tendencias formalistas y representacionales en el arte. en términos m$s enerales. la sensación.)se -n la cual la emancipación de la humanidad se producir$ a través de una re ularización de las #u adas permitidas en todos los #ue os de len ua#e)representa potencialmente una amenaza a la autonom!a e inventiva de las ciencias. . es corporal y en cierto sentido proviene del inconsciente. el espectador. por e#emplo en el teatro de *eter Groo1. 3as ciencias naturales en la posmodernidad han de oponerse a los criterios de rendimiento impuesto por los centros de decisión pol!ticos en las sociedades posindustriales. El arte posmoderno no solamente estriba en el deseo y opera desde una posición ubicada en la sensación. pues el criterio de rendimiento o realizatividad sólo produce valorización y no invención o disenso. la b-squeda de parado#as. 3a -nica forma en que la sociedad puede imponer le itimaciones de realizatividad a la ciencia es destruyendo %a empresa cient!fica misma. en el cuadro o en la pieza musical producen fuerzas que dan lu ar a sensaciones cuando percuten sobre los cuerpos de los consumidores a través de un o#o u o!do ahora polivalentes. sino que también encarna deseo. cr!tica del discurso cient!fico)social. se produce i ualmente por medio del inconsciente. disenso. la forma y contenido del arte posmoderno. lo cual es una posición que se si ue directamente de la a on!stica de los #ue os de len ua#e que es inherente a las ciencias mismas. tras haber roto con las metanarrativas. J2 El arte posmoderno se basa en una libido descodificada o semicodificada.Y2 3a posmodernidad estética es también cr!tica.

de actos de habla re ulativos en relación con el mundo de las normas sociales y de actos de habla e.abermas habla de actos de habla constativos. .en relación con el mundo e.ERS*S LOS NEONIET. El proyecto de ..El len ua#e.tremo.tos de 6aussure y de Garthes.pl!citamente. para quien el len ua#e sustituye a la conciencia como espe#o de la naturaleza. tienen por ob#eto establecer un marco espec!fico de relaciones interpersonales. en relación con la cual quedan situados todos los actos de habla. es la diferencia especifica humana que est$ a la base de su teor!a de la pra m$tica universal. 0 diferencia del realismo emp!rico del primer Vitt enstein. .abermas material para una cr!tica mucho m$s fundamenta= de los teóricos del deseo. cuyo lelos pasa a través de la racionalidad formal )de la cual . las pretensiones de validez incluyen aserciones acerca de la verdad de las proposiciones en relación con el mundo e.abermas puede considerarse como el intento de desarrollar una teor!a plausible de la racionalidad sustantiva.tralin O!stico4 pretensiones de rectitud o adecuación de las locuciones en relación con el mundo social. en la obra de .SC1EANOS EL PROBLEMA DE LOS DEREC1OS . 1ABERMAS .E. 3os actos de habla. para él un proyecto inacabado. y pretensiones de sinceridad de las locuciones en rela ción con el mundo sub#etivo.una teor!a de los derechos naturales. Veber como el proponente clave hacia la posibilidad de una racionalidad sustantiva. 8$s e.iste.*ara . 3os actos de habla para . 0 diferencia de al unos enunciados un tanto in enuos que cabe encontrar en te.abermas de la Beor!a de 7a acción comunicativa considera a 8a. o a la validez intersub#etiva. ?errida y 3acan.0parte de que los actos de habla tienen que resultar inteli ibles para que el oyente pueda reconocerlos como v$lidos. una critica que por implicación afectar!a a los estructuralistas franceses tales como Garthes.pl!cita en la teor!a de la comunicación. 3a visión habermasiana del len ua#e es una visión contra la que saussurianos como ?errida o semióticos como Ecó /quien ha adaptado a 6aussure para construir una pra m$tica peirceana2 tendr!an poco que ob#etar K"". modernidad que para él )en contraste con los escritores a que nos hemos referido m$s arriba) es el proyecto de la (lustración. ser!a muy -til empezar esta cr!tica por la noción de derecho.abermas no van directamente col ados de los ob#etos del mundo e. Es decir. .ión natural con el si nificado o concepto.ión bien concreta con las inicropo7!ticas de los diversos movimientos sociales.imidad con . sin embar o. . 3a modernidad es. .eminentemente pol!tico4 a menudo se lo entiende en cone. 3os actos de habla constativos y re ulativos uardan una especial pro. pueden ser aceptados o rechazados por el oyente. los si nificantes de . no la conciencia. por tanto.presivos en relación con el mundo sub#etivo. ]l considera esto como el ob#etivo -ltimo de la modernidad.abermas evita toda noción de si no en que el si nificante esté en al una cone.abermas son lo mismo que ofertas.abermas la meta de una racionalidad sustantiva que se propon!a la teor!a cr!tica )un mundo libre de toda forma de so#uz a miento) es inherente a la verdad.terno. que en unos puntos est$ impl!cita y en otros e. en términos enéricos. 0 mi #uicio.

abermas tiene que implicar derechos naturales sustantivos. es plausible decir que el mar. e. `2 6in embar o. En este sentido.abermas no se viera afectado en su #uventud por un importante n-mero de doctrinas /seculares y cristianas2 de la ley natural que estuvieron en circulación en la 0lemania de pos uerra como reacción contra la e. como doctrina ne ativa. H bien infieren enunciados prescriptivos a partir de enunciados descriptivos. @ a esta situación se refiere oblicuamente . y la razón de ello es porque ambas encarnaciones de la teor!a cr!tica tratan de aplicar la razón ante todo y sobre todo a la esfera normativa del mundo social. y voy a sostener que el estructuralismo/ posestructuralismo e. una cr!tica a los derechos naturales formales bur ueses en la <r!tica de la 9ilosof!a del ?erecho de .abermas.c cl y. d2 .En este sentido. pues. lo que estoy defendiendo es que la teor!a habermasiana de la #usticia natural es una contribución se5era al desarrollo de una ética mar.8e ustar!a volver ahora a los teóricos franceses. se han hecho hoy m$s bien implausibles.periencia del Bercer +eich JI"J.to de la sociolo !a del conocimiento. es dif!cil creer que .abermas. . 6i un acto constativo es rechazado y son también rechazadas las tentativas de fundamentarlo emp!ricamente. también. 'oy a se5alar. como doctrina positiva.abermas ha consistido en ofrecernos una versión de la doctrina de la #usticia natural. que muy pocos de nosotros aceptar!amos en la actualidad. 6e trata del mundo dci discurso o de la ar umentación.3a contribución capital de . +a_ls y ?_or1in profesan una teor!a procedimental en la medida en que las normas sólo se consideran v$lidas si pueden ser aceptadas o esco idas por individuos racionalmente autónomos. 6i se rechaza un acto re ulativo y las normas sociales vi entes en que el hablante trata de fundamentarlo se rechazan. pero #unto a. J2 3a racionalidad sustantiva que fue el ob#etivo de la primera teor!a cr!tica y de . hablante y oyente pueden pasar el mundo del discurso practico. con el final de las randes metanarrativas.abermas quieren e. Y2 3a cr!tica de 8ar. o se basan en suposiciones iniciales sobre las personas en estado de naturaleza. en que se presentan ar umentos en favor de la validez o no validez de las normas mismas"DW.tender y desarrollar la racionalidad formal /tipo (lustración2 de las normas sociales hasta convertirla en una racionalidad sustantiva.cluye sistem$ticamente tal noción de derecho. inclu!a. entonces probablemente pasemos al mundo del discurso teórico.un mundo que se sit-a aparte de.abermas es a todos los efectos equivalente a la doctrina de los derechos naturales. una teor!a de tas necesidades humanas cuya satisfacción ven!a prometida por las normas de una futura sociedad comunista.ista. dado que en "la obra de 8ar.abermas cuando defiende los derechos constitucionales procedentes de la (lustración contra lo que él considera el ethos . que rompe tanto con el fuerte fundamentalismo de Cant como con la filosof!a de la conciencia. W2 <orrespondientemente. el mundo de la acción de .isten una serie de ar umentos en favor de la validez de tales normas. en el conte. del discurso pr$ctico.ismo lleva impl!cita una teor!a sobre una #usticia natural sustantiva. tas doctrinas del derecho natural de la (lustración. una serie de razones que me llevan a creer que el discurso pr$ctico de . la primera teor!a cr!tica y . X2 9inalmente.

presionismo alem$n y *roust2.abermas se basa en las randes metanarrativas. como una fuerza normalizadora e individuante MY. sino positivamente y. propia de las sociedades del si lo &(& y del &&.En la versión enealó ica que 9oucault hace de la filosof!a de la historia. tanto de derechos formales como de derechos sustantivos. hab!a que prescindir de toda le alidad. En el capitalismo el s!mbolo deviene si no y el deseo sólo viene codificado por la forma mercanc!a. centradas todas ellas en la problem$tica habermasiana del consenso. en las venas capilares de la sociedad.perimentación de la modernidad y la posmodernidad estéticas. t!picamente el Estado o 7as teor!as pol!ticas mismas )como las doctrinas de los derechos naturales) que ha an de #ustificantes. el consenso y la armon!a en unas sociedades capitalistas y socialistas hendidas por la parado#a. J2 3a teor!a de . <omo vimos m$s arriba. formal o sustancial. ya no opera represivamente y desde arriba.ERS*S 1ABERMAS . como una ofensiva que trata de restaurar la creencia en la unidad. *ara los désirmiis el capitalismo y la modernidad son resultados de un proceso de decodificación del deseo. aqu! 3yotard utiliza a Gen#am!n contra . . pero sólo de paso. era un anarquizante abo ado de la revolución del deseo contra toda clase de estructura.abermas ha anado tan amplia credibilidad precisamente porque rompe con los . de cr!tica de 3yotard contra . de una posmodernidad en la que la inestabilidad y la representación se re istran también en la forma /sus e#emplos son *icasso y 7oyce2. Fo muy en consonancia con sus anteriores ataques al si nificante. e7 per!odo cl$sico /JXdA)JLAA2 queda asociado con epistemolo !as dualistas /bien fueran racionalistas o empiristas2 y por un paradi ma dualista del poder al que 9oucault llama #ur!dico)discursivo. En el per!odo moderno los dualismos desaparecen4 el discurso se torna inmanentista y el poder opera inmanentemente.L/OTARD . al i ual que 3yotard o ?eleuze. relacionadas entre s!. por consi uiente. ya fuera ésta bur uesa o proletaria.En la medida en que 9oucault. para los dcs!rnn!s el final del capitalismo estar!a asociado con una completa decodificación del deseo y con la ausencia. 6i entendemos los derechos en términos de los poderes #ustificados que se adscriben a los individyos v' entonces tiene que haber una se unda instancia. separada.irracionalista de la estética posmodernista. la teor!a del discurso pr$ctico de . como él dice. Entiende las tendencias que se re istran a principio de los a5os ochenta tanto hacia un nuevo representacionalismo como hacia un nuevo 1itsch ecléctico como un olpe contra la e. 3yotard distin u!a una modérnidad estética cuyo contenido re istra el hundimiento de la identidad y totaiidad /sus e#emplos son el e. @endo m$s al rano. *N CONSENSO PROBLEMLTICO.En lu ar de eso.abermas. En la sociedad premodema el deseo est$ altamente car ado de s!mbolos. En 3a condición posmoderna podemos distin uir cinco l!neas. >n similar rechazo de los derechos naturales es también parte inte rante de las periodizaciones históricas de ?eleuWe y de 3yotard. Esta opinión no es del todo v$lida.abermas.la modernidad/posmodernidad estética radica en la naturaleza inestable y contradictoria de las formas de arte que corresponden a la condición disarmónica y surcada por las crisis.

abermas. W2 . habr!a que se5alar también una serie de puntos de conver encia entre . que desde una perspectiva habermasiana pueden hacerse a la ausencia de un concepto de #usticia sustantiva en los neonietzscheanos son también. transparencia que comporta una identidad de si nificado y si nificante. a través de su ethos de la universalidad y el consenso. 6in embar o. Esto es una versión fuerte de la ob#eción al o m$s débil de 3yotard y de otros de que lo que desea . ese mismo poder y. Quiz$ el m$s importante sea que ambos rompen con los relativismos que tan preponderantes han sido en la teor!a social de las -ltimas . esta vez el de teor!a de la evolución social. 3yotard toca ori inariamente este asunto en su discusión sobre la ciencia4 una discusión que su iere un distinto enfoque de la ar umentación en favor de la neutralidad valorat!va de la ciencia y un ataque contra la ne ativa de la teor!a cr!tica a separar lo normativo de lo teórico.abermas destruye la hetero eneidad de los #ue os de len ua#e.abermas una cuestión de belleza. socavando los fines de la teor!a cr!tica. sin embar o. 6e trata de una ar umentación en favor de la neutralidad valorativa de la ciencia que no se basa en nin una esperanza de ob#etividad en las ciencias naturales o humanas. `2 . ?icho esto. 'ienen a decir que . Y2 3yotard se5ala que la e. NOTAS 2INALES 3as cr!ticas de 3yotard son importantes o. sino que e.imos a las e. Esto no e. deber!an serlo para . la posibilidad de una teor!a de la acción social que sea coherente y consistente y que abarque las aportaciones positivas de ambas corrientes teóricas y evite los defectos que he subrayado.abermas.abermas asi na a lo estético y a lo sensual. como . al tratar de conse uir el ob#etivo que se propuso la teor!a cr!tica de una emancipación respecto a las formas innecesarias de poder. 3os reproches.abermas es producir una sociedad totalmente transparente JJP.abermas pretende una re uiarización de los #ue os de len ua#e.Bampoco estoy de acuerdo con el papel subordinado /e incluso so#uz ado2 que .abermas y los teóricos franceses. por otro lado. acaba de hecho reforzando. bastante v$lidos.fundamentalismos caracter!sticos de las metanarrativas.cluye.abermas.abermas de que ios artistas deben estar m$s pró. y por cierto tampoco 3yotard y los dem$s neonietzscheanos tienen que romper tan radicalmente con la #usticia y la racionalidad sustantiva para acentuar la importancia del deseo y de la creatividad estética.i encia de .i e en nombre de una ética /de la SlibertadT y de la SinventivaT2 libertad respecto de las interferencias pol!ticas en los distintos #ue os de len ua#e de la ciencia. como he tratado de demostrar. por tanto. por lo menos.periencias y pr$cticas de la vida diaria puede tener efectos ne ativos sobre la creatividad de la van uardia. constituye un apoyo a las estrate ias culturales realistas y totalizantes del poder pol!tico contempor$neo. se ve en la necesidad de situarla ba#o otro melarccii.abermas se nie a a separar su teor!a descriptiva de la sociedad de su doctrina ética. d2 3yotard afirma que es posible que .3a ob#eción m$s fuerte que hace aqu! 3yotard es que la defensa de la transparencia por parte de .abermas esté confundiendo la noción 1antiana de lo sublime con Ja sublimación freudiana y que la estética sea todav!a para .

tanto el teórico de la racionalidad comunicativa como los teóricos de la problem$tica del deseo se inscriben en una noción lineal de tiempo histórico. para el antirracismo. 3as nociones de racionalidad sustantiva y la idea de derechos sustantivos. Banto la teor!a cr!tica como los neonietzscheanos toman como punto de partida y como apoyo normativo la importancia de las resistencias a las formas de dominación. para el feminismo. desarrolladas ampliamente a través de la refle.ión cr!tica han sido importantes recursos )para los movimientos obreros.décadas. . por citar tres e#emplos) para resistir a la dominación.abermas ni los escritores franceses conceden a los usos del s!mbolo la importancia que merecen. >n punto final de comparación se refiere a que ni .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful