Editorial

Grupo Poético Mancha E-mail: manchasmanchas@hotmail.com Url: manchasmanchas.blogspot.com ©Revista P3TRÓL3O Url:p3trol3o.blogspot.com Consejo Editorial: Victor Ibarra(+) Victor Ibarra Victor Ibarra Ghita Corzo *Envíanos, al correo que aparece arriba, tus poemas para su publicación. Esperamos también tus críticas y comentarios.

Más que una revista, P3TRÓLEO es una desintoxicación. Surge de la espontaneidad (no de la arbitrariedad) para renovarse a cada paso. No busca el consenso de voces, sino la pluralidad de ideas. Construye a su vez, un solo poema donde el poeta importa menos que su obra. Creemos que existe una genialidad auténtica escondida en el caos, que revela, algunas veces, un orden más complejo (y relativo). Así, P3TRÓLEO, a diferencia de otras revistas, no busca el lucro ni la difusión sino la integración del pensamiento. Es un esfuerzo democratizador que avanza contracorriente, para desestabilizar los cánones establecidos y formales que legitiman la poesía mediocre y pendenciera de nuestro tiempo. Fuera de todo panfletarismo, dejamos a ustedes, lectores, la tarea de organizar la resistencia, no política, sino creativa en pos del Gran Poema del siglo XXI.

el equilibrio infinito detrás de cada letra zigzag es una complejidad vacía cuyos límites son tácitos y absolutos. Como disciplina mística, la aspiración de todo hombre que pretenda superar su propia apariencia tiene que descubrir la perfección (3SFZ3) o patrón. prólogo Existe una lengua primordial de la que se desprenden todos los dialectos originarios de América, Asia, África y Oceanía, con excepción del quechua, el mará y el nimwe. Esta lengua se conoce como zigzag o destino de los silencios y está conformada por dos letras: la muta (S) y la proxa (Z). La muta representa al espacio y al tiempo. Su signo esencial es la dirección (X) o dum. Comúnmente se le representa como movimiento (K), sin embargo no es una definición específica. De la muta se desprende la numeralia (N), dividida a su vez en profundidad (P), densidad (DHR) y altura (LO). La proxa representa la fuerza o servidumbre. Su signo esencial es la continuidad (C). Encuentra su funcionalidad a través de los tres campos cósmicos: la uma (1), la deca (2) y la trama (3). Uma y deca representan el armonía y el conflicto. Trama representa la justicia y la sinrazón, por tanto simboliza la totalidad (T) o absurdo. Al mismo tiempo la combinación de letras puede producir estridencias o cacofonías. Cada una de ellas representa un órgano (O) o parte del cuerpo humano, pero ninguna puede convertirse en presencia, porque Nada puede existir sin la culminación de sí mismo. Todo lo que existe es, al mismo tiempo, ambigüedad y dicción. Aquel que logra el dominio de esta lengua encuentra el inicio (P3TRÓL3O), para retornar al final, sin moverse o existir realmente.

CRÍTICA INDETERMINADA: LO INVISIBLE CATEGÓRICO En el principio-ejemplar los tiempos no contaban. Es por eso que la historia escrita bajo pseudónimo colinda con el vacío. En lo invisible-selecto, lo moral es una cuestión de fe. Toda ideología es un totalitarismo en la medida que maneja un total de conceptos igual al número de preguntas planteadas, siempre que se busca el consenso. Es decir, lo que se comprende está dado por una razón particular, pero nunca se tiene en cuenta que la verdad es un filtro y un destino: es filtro cuando rechaza un totalitarismo con la astucia de la determinación; es destino cuando se asocia a la pregunta. Así, lo que la ideología concibe como verdad es una superstición inconsciente. Una respuesta conduce en todo caso al origen mismo de la pregunta. Porque la palabra es un todo indeterminado que se reconoce mediante el silencio; no puede expresarse mediante signos, esto es, como una moldura para la generalidad. Así, lo que no se puede separar de la cosa es la norma moral: la cultura no es más que el signo de la cadena. La civilización es una espada que se ensancha como un número factorial, en la medida que se nutre de las conciencias. Es como un viento sobre la arena. La espada enterrada que brilla en el pensamiento. Pero la civilización, en cuanto concepto, es símbolo de lo imperfecto. Es el mito la regresión subconsciente. Como un espejo la metis carga el juramento de la rebelión: la ambigüedad proviene de creer que la palabra es un sustituto, pero al mismo tiempo es creer lo contrario, en el filo del juramento, con los ojos cerrados, desplazando los pies sobre el hemisferio transversal. La caída es la pronunciación de un nombre, la palabra origen, o la ecuación ininteligible de la Verdad. Si se menciona que hay un principio-ejemplar, también se sugiere que existe un final- anónimo. Pero no podemos demostrar que en el medio se desarrolla la modernidad, porque la hora en que miramos es la hora de lo intenso. La luz que miramos nos quema los ojos, pero también nos prohíbe descubrir para los demás el interior inmediato más allá de la lógica, más allá de las entrañas circulares sin-sentido. No confundamos lo que se conserva, con lo que se

preserva. La diferenciación específica mediante tonos o sombras concentra, en lo plural, un panorama sintético de lo deseado; siempre que lo deseado no sea lo que se espera. Detrás de las palabras están los números, detrás de los números hay un código de dos dígitos que no pertenecen al espectro de colores. La luz y la oscuridad, a sí mismo, no se contradicen, son parte de un mismo océano que no tiene nombre. El nombre de las cosas surge en sociedad, así como la palabra surge de la guerra y de las relaciones de interdependencia que la jerarquía requiere para subsistir: tanto la palabra como el nombre son formas de apropiación: son paralelos contrapuestos. El océano primordial no es abstracto, de hecho, no hay nada que le sea ajeno. La diversidad material y espiritual del cosmos es apenas una fracción de lo que pretende. Tampoco es una cosa inerte, porque su visión y su lenguaje no están en nada, y está en todo lo demás. El océano primordial se desnuda en los contrastes pero no es un contraste. El océano primordial es la interrogante prendida del infinito. El aturdimiento cognoscitivo, como un abismo ontológico, se resuelve mediante el absurdo. Para que el absurdo sustituya un estado de normalidad, debe ampliar el campo de acción fracturando el horizonte: la posibilidad siempre comienza de un fenómeno imposible. El océano primordial es gemelo de sí mismo. El océano primordial es una variable concéntrica. La primera cosa que apareció sobre su cabeza, flotando sin más, como una cosa dada, fue lo invisible-selecto: cuya esencia es la imaginación, es decir, el miedo de ser. La máquina es la única cosa que perpetúa ese miedo; por instinto no puede huir, así que construye una estructura de repetición, de lo exacto a lo predispuesto. Lo predispuesto es la creación de la máquina impuesta por el hombre al hombre inferior: la naturaleza del poder es el dominio de la técnica pero también es el dominio sobre el espíritu. Lo invisible es visible para lo invisible, cuando todo lo que se concibe como cierto se vuelve norma. Lo visible permanece en lo invisible cuando lo falso supera el sentido axiomático de la norma. La contradicción en un sentido epistemológico rompe la secuencia del género. Cuando una

ideología se fractura es porque el sentido de la misma retrocede hacia el sentido primitivo del origen. Todo origen no es más que un despertar. Pero todo despertar no nace de un sueño. Sólo se puede demostrar aquello que es total pero que no lo es. Así, toda ideología se restringe de serlo. Ni siquiera las matemáticas representan una textura coherente. La coherencia de la ideología es la representación de una metáfora, pero la metáfora necesita de un modelo. Así, como si flotara, la ideología no respira, pero se mueve mediante cables. Es la transición, mediante el método (no el método científico sino el método del ser), de lo que se ve a lo que existe, una sugestión del pensamiento. Si dos más dos no es cuatro, es una costumbre buscar en su aproximación la secuencia coherente. Se impone mediante la costumbre una instancia arbitraria de equilibrio. Todo orden es una constante que se anuncia mediante la consagración del mito. Al contrario, la búsqueda del sentido, como dice Heidegger, no es otra cosa que la formulación de la pregunta misma. Si de la palabra surge el entendimiento, es lo desconocido el origen de las palabras, pero no confundamos lo desconocido con su contrario idéntico: el imperativo fúnebre. La palabra no conduce a la claridad; es el pronunciamiento de la identidad la oscuridad que brilla como una luz dentro de la propia luz. Toda concepción no es otra cosa que una forma de percepción. El fondo está vedado aún para los profetas ciegos. Para encontrar el camino no hay que buscarlo, ni basta con mirar las huellas en la nieve. Al retroceder, la luz nos tocará el hombro.

[Nos conocimos por dispersión. Nuestros cerebros volaban por todas partes. Un fragmento de amor en la ventana. Una identidad de piedra entre cortinas sin aliento. Nuestros rostros de humo entre los disparos de la eternidad. Gritos como flores sobre tumbas. Los puntos suspensivos permanecen en los asientos. ]

el laberinto mecánico que rodea el cráneo apagado de la gravedad [piedras que no son piedras] las manos que entierran la virtud en el verbo secreto de la muerte

(xiii)

1.Nunca hubo principio ni hubo fin. El mundo de la conciencia es

anterior a la materia. De lo increado brota la creación y lo innombrado gobierna el universo. 2.El modo enajenado de la concentración teorética es en el fondo un vaso de agua sin espíritu. 3.(…)Un día sin inquietud, sin sufrimientos metafísicos: como disecado. (…)Sueños en los que uno es tan insignificante como cuando está despierto. (…) Idea de la muerte: sostener una manzana grande por el cabito hasta experimentar la pesadez. (…)
1. Enrique Verástegui, “Avatar: Epístola a Las Discípulas de Krisol”. 2. Meme Rocha, “La moral y los relámpagos”. 3. Peter Handke, El peso del mundo.

4.No hay unidad que sirva de pivote en el objeto o que se divida en el sujeto. No hay unidad, ni siquiera para abortar en el objeto o para “reaparecer” en el sujeto. Una multiplicidad no tiene ni sujeto ni objeto, sino únicamente determinaciones, tamaños, dimensiones que no pueden aumentar sin que ella cambie de naturaleza(…). 5.Ahora

ocurre. Es el principio de lo que pudiera ser. La noche y el día son la substancia que habita y que a Él lo constituyen El día es día ciertamente, pero otro día, otro tiempo que es tiempo verdadero y que, tiempo, ha dejado de ser. La noche, en cambio, no es otra noche, sino ese otro día desconocido. Antes del fin y después del comienzo, cuando todo se confunde nuevamente en el único término de la iniciación. El tiempo de las palabras gira sobre sí y se desprende al encontrarse. 6.La entrada es una salida ficticia.
4. Gilles Deleuze, “Rizoma: Introducción”. 5. Manuel Capetillo, El final de los tiempos. 6. Anónimo, “Dentro del cauce”.

[Mi sangre la boca pintada el terremoto que derrumba los golpes La mano del mundo rodea la eternidad como una garrapata Mi sombra se duerme en mi cabeza Giro numeraciones consecutivas los pulmones de agua cubiertos de luz dados que respiran alguien me toca el hombro Mi cabello relámpagos de síntesis signos de exclamación el ojo de una aguja asteroides vacío la boca de un susto Circuitos fechas de caducidad el remitente es parte de la conspiración Sillas de papel octaedros las teclas que se esparce escalones de piel preguntas flores en un camposanto tumbas sobre las flores en la lumbre de los ojos hay cráneos que también se queman Elipses hongos líquido seminal catedrales eléctricas fugas de gas Ulceras moto sierras kioscos invisibles Las cortinas que separan la niebla y el humo un beso tropical la hendidura visceral en el cielo]

En lo sucesivo, la patria se conducirá fuera de los moldes. Como un corte en el esperma, habrá tiempo para los abrazos y tiempo para lanzar los golpes. El ojo fosforescente no estará pegado al rostro fosforescente de la máscara; la máscara será su propio faro. Los bolsillos iluminados evitarán que el dolor tenga hambre. Será la noche un largo retraso mientras las pilas se recargan. Un florero estampado una engrapadora un puño sin dientes un recorte de periódico, todo lo que tengas en el estómago será un escudo de armas. El destino que jura ante lo inminente: Un sombrero de asfixia en la oscuridad: La sed que caduca pero permanece: Fuera de lugar: Fuera: E:

1 28 29 298 302 29 18 29929 882 8 2382 3832 83 892 9328938928923 23982487 4i34u8348 2 274383 83 28923 932 23 9832 9238 923 8392 289 849578 u4 549 4834 5785 93289754459878954875 45 5485789 75487847598478 584384785 u789559 8955874855 48975 5875 85785785855 55857894590 595 5 5 58904 5495 59858545 8643943 89 94 4595 95859 589 5 59 85958595 55 958 55098595 8955 958955895 59 595 5 49 594 59 595 5 5 95 95 5 54549 595 59 59 5955 05 5095 595 5 55 59 59859 589 595 95 595 95 59589559 595 59595 95 595 95 595 95 595 595 958 59 595 598 54959585 95 8595 595 95 595 9595 59 59 5895 59 589 5895 59 595 59 5959 585 985 95 958 505895855985985 95 598595 589 595 95 9585985958 95859 595 8595 5985 193 79 58g495894 859 595 5859 5 9585 958 958 590 8595859 589 595 95 595 95 05 4 759589559 595 59595 95 595 95 595 95 595 595 958 59 595 598 54959585 95 8595 595 95 595 9595 59 59 5895 59 589 5895 59 595 59 5959 585 985 95 958 505895855985985 95 598595 589 595 95 9585985958 95859 595 8595 5985 495 59 5495894 859 595 5859 59585 958 958 590 8595859 58958 5958955955 95 859 784758595958958 58 59 5 58595 85 89550 598955 868767509689596 9689686 96 4609689 3690 6669 968 69 0689 68639 086967 8676855 4848 468 86 649869 696 98964 49 921 009 189 2837 i948 939894 94 0 93 489 5949838 294858 93984 9599308494 4762788 82 82 39091838 4893 908378394+

El cielo tenía lágrimas con forma de números.

[No sabíamos cuándo ni dónde, pero estaba escrito que perderíamos los ojos: cruzamos la sangre y la sangre era una raíz que miraba el horizonte.]

Mi bandera es un océano Mi bandera es un océano y una costra Mi bandera es una película pornográfica subtitulada para el cáncer *** Entre remolinos y cargueros de petróleo Un murmullo y una excoriación en mi frente Un discurso que repite las mismas palabras sin pestañear *** Censurado como la liga de naciones travestis Soy una aguja espiritual Una pestaña de desolación Soy el tiempo indicado en la portada de una revista Soy la maniobra de los músculos que pierde velocidad y ternura *** No esperes nada de nosotros No traemos la salvación Somos líneas de semen Sombras o fantasmas pegados al cielo antes de la lluvia

Así como en las sombras el agua no moja, Así como las piedras se derraman en los bosques, Hay tumbas anónimas que hunden el mundo.

7.La casa del silencio se yergue en un rincón de la montaña, con el capuz de tejas carcomido. Y parece tan dócil que apenas se conmueve con el ruido de algún árbol cercano, donde sueña el amoroso cónclave de un nido. 8.Hasta donde alcanza la vista no hay sino copias (…) Su carne se convierte en una jalea viscosa, transparente, que se va evaporando en una bruma verde, dejando al descubierto un monstruoso ciempiés negro. 9. Ninguna derrota es enteramente una derrota: el mundo que abre es siempre un lugar antes insospechado. Un mundo perdido es un mundo que nos llama a lugares inéditos: ninguna blancura es tan blanca como la memoria de la blancura. 7. José Gorostiza, “La casa del silencio”. 8. William S. Burroughs, El almuerzo desnudo. 9. William Carlos Williams, “El descenso”.

[Soy la piedra que lanzó un retrasado mental contra el muro Un homenaje a los padres fundadores anónimos violentos terroristas acróbatas del suicidio reventados por la vida Con los brazos desnudos bañados en sangre el rostro curtido por la tipografía de los periódicos la lengua rapada y los ojos luminosos mi cicatriz se extiende por todo el mundo y se concentra en las sombras y reconoce el sudor de los relámpagos cuando pierde el conocimiento Los planetas a mi alrededor no tienen significado lo único que les importa es el silencio están parados sobre mis costras Soy una costra que no trascenderá no tengo nombre ni credencial ni malgasto mi tiempo en el oficio Los muertos me acompañan y me golpean y tengo que doblar los ojos para no reconocer su sufrimiento en los restos apagados de la ciudad Lo único que me importa es el viento acariciando las raspaduras del sacrificio los tanques llenos de gasolina su olor incendiario la dimensión estética de los ensayos nucleares el humo de las flores que se extiende frente al telescopio Los verdaderos poemas son piedras o no golpearían a la gente Los poetas salvajes están bajo tierra junto a los monstruos]

Aquí termina el número xiii de la revista P3TROL3O.