You are on page 1of 20

ESPERARSE (EN) LA LLEGADA Jacques Derrida Traduccción de Cristina de Peretti, en Aporías.

Morir -esperarse (en) los «límites de la verdad», Paidós, Barcelona, 1998, pp. 77-130. Edición digital deDerrida en castellano.

No todos los o!"res !ueren igual, por as# decirlo. No an !uerto en todo tie!po de la !is!a !anera. $%u# no se trata sólo de singularidades, sino &a de co!unidades. '(a& %ue recordar toda)#a %ue a& culturas de la !uerte* '& %ue de una cultura a otra, en el pasar las +ronteras, la !uerte ca!"ia de rostro, de sentido, de lengua, e incluso de cuerpo* ,-a !uerte a ca!"iado., escri"e P ilippe $ri/s en sus Essais sur l’histoire de la mort en Occident du Moyen !e " nos #ours .0i1 Esto es de sentido co!2n. 3in duda a& %ue ir !4s le5os6 la cultura !is!a, la cultura en general, es esencial!ente, ante todo, diga!os incluso a priori,cultura de la !uerte. 7, por consiguiente, historia de la muerte. No a& cultura sin culto a los antepasados, sin rituali8ación del duelo & del sacri+icio, sin lugares & !odos institucionales de sepultura, incluso para las ceni8as de una incineración. Ta!poco a& cultura sin !edicina, ni a& !edicina sin ese ori8onte, sin ese l#!ite tan singular %ue, desde 9recia, se deno!ina , ori8onte. & %ue la !uerte garanti8a, por as# decirlo, a la en+er!edad. El concepto !is!o de cultura puede parecer sinóni!o de cultura de la !uerte, co!o si, en el +ondo, cultura de la muerte +uera un pleonas!o o una tautolog#a. Pero se!e5ante redundancia es la 2nica %ue puede acer %ue se lea la di+erencia cultural & el enre5ado de las +ronteras. Puesto %ue toda cultura signi+ica un tratado o un trata!iento de la !uerte, cada una de ellas trata del +in seg2n di+erentes repartos. El reparto, sin e!"argo, seguir#a siendo pura!ente u!ano, intra-antropológico. -a di+erencia entre la naturale8a & la cultura, incluso entre la )ida "iológica & la cultura, !4s concreta!ente entre el ani!al & el o!"re, es -co!o suele pensarse a !enudo de acuerdo con la !is!a do$a +ilosó+ica- la relación con la !uerte. Con la !uerte como tal. -a )erdadera +rontera estar#a a #. $ ora "ien, aun%ue (eidegger repite en pro+undidad esta tradición, propone una nota"le rearticulación de la !is!a. -os sa"eres antropológicos -suele decirsetratan de la !uerte seg2n la cultura & la istoria: se supone %ue los sa"eres "iogen;ticos tratan de la !uerte seg2n la naturale8a. 3in e!"argo, por necesarios & ricos %ue puedan ser, se!e5antes sa"eres de"en

presuponer, dice en resu!idas cuentas (eidegger, un concepto de la !uerte propia!ente dic a. <ste sólo se lo proporciona la anal#tica e=istencial. (eidegger descri"e dic a relación de dependencia recurriendo a la idea cl4sica de un orden, orden de prelación, de precedencia & de presuposición (vorlie!en% vorausset&en), orden asi!is!o de +undación6 est4n los ci!ientos 'undadores del +unda!ento & la estructura 'undada %ue los presupone. -a interpretación e=istencial de la !uerte >por consiguiente, la anal#tica e=istencial del Dasein) ,precede. (lie!t vor) a toda "iolog#a & a toda ontolog#a de la )ida. $si !is!o +unda('undiert) toda in)estigación so"re la !uerte -& (eidegger enu!era la serie de ;stas6 in)estigación istórica, "iogr4+ica, psicológica, etnológica-. Toda ,tipolog#a. de las +or!as del !orir & de las !odalidades seg2n las cuales se )i)e (erle(t) el deceso (A(le(en) ,presupone &a el concepto de la !uerte. (set&t schon den )e!ri'' des *odes voraus). Este ,&a. (schon) !arca el tie!po de la clausura pro"le!4tica6 el ca!po de la antropolog#a > istoria & tipolog#a de las +or!as del deceso? no puede esta"lecer los linderos de su ca!po pro"le!4tico si no es dando por supuesto &a, sie!pre &a, un concepto de la !uerte. <ste sólo se lo proporciona la anal#tica e=istencial del Dasein -no sólo una antropolog#a +unda!ental %ue ta!"i;n presupone, sino la anal#tica de un Dasein %ue toda)#a no est4 deter!inado co!o o!"re >su5eto, e!o, conciencia, persona, al!a, cuerpo, etc.?-. $ +in de identi+icar las di+erentes !aneras de )i)ir (erle(en) el deceso (A(le(en), dic o de otro !odo, de )i)ir co!o tal el !o!ento de ,de5ar de )i)ir., de +ran%uear co!o ser )i)o, en lo )i)ido (Erle(en) del ser )i)o, el paso +uera de la )ida (A(le(en); a +in de a"lar co!petente!ente de estos !odos de pasar, del transe2nte o del %ue pasa, a& %ue sa"er &a lo %ue %uiere decir !uerte, as# co!o en %u; se reconoce la !uerte propia!ente dic a. (a& %ue disponer &a de una co!prensión > +erst,ndnis? de lo %ue es la !uerte para el @asein: se precisa una inteligencia de la pala"ra ,!uerte. co!o a%uello %ue relaciona esta pala"ra con su sentido. Esta lógica de la presuposición consiste en preocuparse por lo %ue ace posi"le &a & de ante!ano cual%uier enunciado, cual%uier deter!inación, cual%uier te!a, cual%uier pro&ecto, cual%uier o"5eto. @ic a lógica de la presuposición ta!"i;n es, en este conte=to, una lógica o una petición del +unda!ento6 (eidegger dice %ue la interpretación e=istencial de la !uerte precede, %ue es presupuesta pero ta!"i;n %ue +unda!enta ('undiert) todos los de!4s discursos

so"re la !uerte. 3e!e5ante petición del +unda!ento o de la condición de posi"ilidad a"la a !enudo el lengua5e de la !etodolog#a, del orden !etódico >,seg2n el "uen !;todo., dice (eidegger, el an4lisis e=istencial )iene, por orden, antes %ue la "iolog#a, %ue la psicolog#a, & %ue otras disciplinas a las %ue aludire!os enseguida6 dic o an4lisis, respecto de ellas, est4 ,methodisch vor!eordnet.?.0ii1 $ # a& un orden metodol-!ico, en todos los sentidos de esa pala"ra6 por una parte 1? un orden en el sentido de la lógica de un con5unto, un ele!ento, un !edio >en el sentido en %ue se dice6 es del orden de -a%u#, del orden del !;todo-?, pero asi!is!o A? un orden co!o orden de !arc a, de secuencia, de andadura o de procedi!iento irre)ersi"le, un paso, una !anera de proceder o de progresar, & por +in 3? un orden dado, la do"le prescripción de seguir un orden & de seguir tal orden de encadena!iento secuencial o de consecuencia6 Bco!ien8a a%u# & +inali8a all#C Drden de órdenes %ue pertenece a la gran tradición ontológico-5ur#dico-trascendental & %ue, creo -;sta es al !enos la ipótesis %ue !e orienta a%u#-, es irrecusa"le, indes!onta"le, in)ulnera"le -sal)o tal )e8 en este caso, el de a%uello %ue se deno!ina la !uerte, el cual es !4s %ue un caso & cu&a unicidad lo e=clu&e del siste!a de posi"ilidades, as# co!o del orden, 5usta!ente, %ue %ui84s ;sta a su )e8 condiciona-. Entiendo por ello una ,lógica. total!ente distinta del orden6 si a& cuestiones leg#ti!as & poderosas acerca del +unda!ento & del ,&a. de la condición de posi"ilidad, ;stas resultan asi!is!o posi"les & necesarias en )irtud de una relación con la !uerte, de un ,la-)ida-la-!uerte. %ue no +or!a parte del caso de lo %ue ;ste ace posi"le. Es lo %ue &o deno!inar#a la apor#a, pero )ol)ere!os !4s concreta!ente so"re esta di+icultad, tras a"er aco!paEado a (eidegger lo !4s le5os posi"le. $l estar seguro de esta lógica de la presuposición, !e i!agino %ue (eidegger sólo a"r#a encontrado con+ir!aciones en algunas de las declaraciones de $ri/s, por e5e!plo. 7a %ue, a +alta de a"er "asado sus in)estigaciones en una elucidación ontológica de lo %ue es & signi+ica la !uerte, $ri/s no sa"e de lo %ue est4 a"lando, ni có!o regla!entar la clausura pro"le!4tica de su 4!"ito. 7, en cierto !odo, lo dice. El autor de los apasionantes Essais sur l’histoire de la mort en Occident du Moyen !e " nos #ours reconoce, de esta +or!a, %ue no a podido deli!itar su ca!po. -o con+iesa con una onrade8 cu&o acento es a la )e8 el de una cortes#a acad;!ica, sie!pre +ingida & retorcida, & el de la ingenuidad +ilosó+ica !4s desar!ante. En resu!idas cuentas, $ri/s 5a!4s a podido tener la

garant#a de una ,+rontera., ni -son pala"ras su&as- de una +rontera cultural >tie!po & espacio istórico, 4rea cultural & periodi8ación?, ni de esa +rontera %ue es la l#nea de paso de la !uerte, a%uella %ue separa al !ori"undo del !4s all4 de la )ida6 a!"as +ronteras se con+unden la una con la otra & di+u!inan al !is!o tie!po las del concepto !is!o de la !uerte6 Cada corpus, dice, !e re!it#a a otro 0'se puede alguien sorprender por ello*1. -a pri!era !eta de !i in)estigación a"#a perdido su poder !oti)ador al desaparecer "a5o otros pro"le!as !4s esenciales %ue !e lle)a"an al +ondo del ser. Fntu#a relaciones entre la actitud ante la !uerte 0su )erdadero te!a, el cual, por lo tanto, no es la muerte misma sino el co!porta!iento +rente al deceso1, en su aspecto !4s general & co!2n, & las )ariaciones de la conciencia de s# & del otro, el sentido del destino indi)idual o del gran destino colecti)o. Ge!onta"a de este !odo el curso de la istoria, +eli8 de trope8ar!e en el ascenso con una 'rontera cultural, el entierro ad sanctos, 'rontera de otro !undo. 7o a"#a prolongado su duración !4s all4 de los l#!ites per!itidos por el uso istórico !4s li"eral.0iii1 (a"r#a de!asiado %ue decir acerca de los a=io!as !etodológicos o teórico-!eta+#sicos %ue rigen el tra"a5o de $ri/s 7 seEalar los l#!ites del !is!o -as# co!o el l#!ite de su pensa!iento de los l#!ites- no es en !odo alguno denigrar el inter;s de su tra"a5o. Pode!os acernos una idea de todo esto si o"ser)a!os lo %ue dice, de +or!a a la )e8 interesante & decepcionante, en su art#culo ,Fnconsciente colecti)o e ideas claras..0i)1 $ # ta!"i;n se trata de ,+rontera. & de ,l#!ite. -son las pala"ras de $ri/s-, & esta )e8 de l#!ite entre lo "iológico & lo cultural, pero ta!"i;n de , ipótesis clasi+icadoras. & de lo %ue se "auti8a tran%uila!ente & se re!ite para !4s tarde con el no!"re de ,Cpro"le!a teórico & especulati)oC., con signos de e=cla!ación6 Tengo tendencia a !enospreciar la in+luencia de los siste!as religiosos & culturales6 ni el Genaci!iento, ni la Flustración aparecen en !i periodi8ación co!o itos decisi)os. -a Fglesia !e interesa !4s co!o indicador & re)elador de senti!ientos desaperci"idos %ue co!o grupo de presión %ue a"r#a deter!inado los senti!ientos desde sus +uentes. En !i opinión, las grandes deri)as %ue arrastran a las !entalidades -actitudes ante la )ida & la !uerte- dependen de

!otores !4s secretos, !4s recónditos, en el l#!ite de lo "iológico & de lo cultural, es decir, del inconsciente colectivo 0su"ra&ado por $ri/s %uien cree poder disponer a%u# de todos estos t;r!inos o conceptos -!entalidad, )ida, !uerte, l#!ite, "iológico & cultural, inconsciente colecti)o- co!o si la inteligi"ilidad de ;stos estu)iese garanti8ada & no ocultase a"is!os o -si es %ue el istoriador encuentra esto !4s tran%uili8adorno ocultase !ontaEas de arc i)os no clasi+icados & no clasi+ica"les asta el d#a de o& & toda)#a por alg2n tie!po1. <ste ani!a unas +uer8as psicológicas ele!entales %ue son conciencia de s#, deseo de ser !4s o, al contrario, sentido del destino colecti)o, socia"ilidad, etc. @espu;s, $ri/s ace alusión a un de"ate %ue lo opone a Ho)elle, el otro conocid#si!o istoriador de la !uerte6 I. Ho)elle ad!ite ta!"i;n la i!portancia del inconsciente colecti)o pero tiende a concederle, tal co!o a !ostrado en su er!oso Mourir autre'ois, !4s peso a las costu!"res de lo %ue &o le e otorgado a lo %ue e!os deno!inado, en nuestro "re)#si!o de"ate, las ideas claras6 doctrinas religiosas, +iloso+#as !orales & pol#ticas, e+ectos psicológicos de los adelantos cient#+icos & t;cnicos & de los siste!as socioeconó!icos 0...1 sola!ente e!os podido !ostrar %ue a # a"#a un pro"le!a6 Cun pro"le!a %ue tal )e8 parecer4 teórico o especulati)oC @espu;s de lo cual, aun%ue no saca de ello ninguna consecuencia en su tra"a5o, $ri/s reconoce en su!a & con+ir!a a su !anera lo %ue (eidegger dice acerca de lo %ue condiciona & deter!ina el sa"er & la in)estigación istórica >o antropológica en general?6 <ste 0,Bel pro"le!a teórico o especulati)oC.1 deter!ina de ec o la pr4ctica del istoriador dado %ue 'có!o distinguir las cosas & organi8arlas luego, sin una ipótesis clasi+icadora* & 'có!o esta"lecer dic a ipótesis sin una concepción de con5unto, declarada o no*0)1 Esta ,concepcion de con5unto. ocura!ente al !enos dos cosas predeter!ina

ca!po pro"le!4tico6 'es , istoria.* >' istoria de %u;*? 'de las ,!entalidades., co!o suele decirse* >'%u; es eso*? 'del ,inconsciente colecti)o.* >'%u; es eso*? 'de la ,conciencia de si.* >'%u; es eso*? 'de los ,e+ectos.* >',e+ectos psicológicos de los adelantos cient#+icos & t;cnicos., etc.* 'es psicoan4lisis, & de %u;, de %ui;n, e=acta!ente*?. A. Por otra parte, en la ipótesis de %ue +uera istoria, puesto %ue se presenta con ese no!"re, la susodic a ,concepción de con5unto. predeter!ina oscura!ente, de +or!a con+usa o desordenada, las di)isiones intra- istóricas, esa periodi8ación %ue, seg2n con+iesa $ri/s >aun%ue ;ste sea !4s !odesto %ue T o!as & se atenga, por atre)ernos a decirlo as#, al Dccidente cristiano desde la Edad Iedia asta nuestros d#as le da tanto %ue acer. Geconoce tener !uc as di+icultades, record;!oslo, con algunas +ronteras de la periodi8ación, pero e=isten !uc as !4s de las %ue con+iesa. $ )eces pone en guardia contra el anacronis!o:0)i1 aun%ue en !uc as ocasiones no tiene !4s re!edio %ue !encionar casos ,anacrónicos., es decir, casos signi+icati)os %ue no pertenecen al tie!po en el %ue el istoriador cree poder inscri"irlos & supone %ue se pueden inscri"ir. 3e tiene incluso la i!presión de %ue, a la )ista de estas di)isiones, un cierto anacronis!o es la regla. ,-a )ida a"r4 sido tan corta. signi+ica ta!"i;n %ue se !uere sie!pre a contratie!po. El !o!ento de la !uerte no pertenece &a a su tie!po, al !enos en alg2n aspecto %ue, sin e!"argo, no de5a de istoriarse & tal )e8 de dar lugar a la istoria de la %ue se ocupan los istoriadores. (a"r#a %ue preguntarse por %u; esta anacron#a se ace insistente en lo %ue respecta a la !uerte. Ge!ito, en particular, a lo %ue $ri/s 5u8ga ,pró=i!o al erotis!o !oderno.,0)ii1aun%ue a&a so"re)enido antes de la !odernidad: a lo %ue descri"e ta!"i;n ,-a !uerte del li"ertino., t#tulo de un cap#tulo de .’homme devant la mort.0)iii1 $l a"lar entonces de se!e5antes artes de !orir >el de arte (ene moriendi de Bellar!ino? %ue son asi!is!o & ante todo artes de )i)ir, $ri/s insiste en la recurrencia de ideas %ue anuncian la Flustración antes de la Flustración & %ue, por ,anacrónicas. o ,e=cepcionales. %ue pare8can, no por ello son !enos recurrentes & est4n ,con+ir!adas & rati+icadas. por testi!onios. Pienso so"re todo, por no !ultiplicar los e5e!plos, en el e=traordinario testa!ento de 3ade. <ste !erecer#a un an4lisis del %ue, desgraciada!ente, a& %ue prescindir a%u#. El istoriador de+ine dic o testa!ento, ,redactado con seriedad & con)icción. -apunta $ri/s-, co!o ,a la )e8 utópico para el siglo

1. Por una parte, todo lo %ue co!pete a la di)isión del

JHFFF & &a anacrónico. 0'%u; es esta categor#a de ,&a anacrónico.*1 para el aEo 180K, ,utópico ... & &a anacrónico. por%ue ,da testi!onio de una con+usión total entre dos opiniones asta entonces pró=i!as pero separadas, el desprecio del cuerpo & el rec a8o radical de la in!ortalidad.. $nte las contradicciones internas de este testa!ento %ue, co!o apunta el propio $ri/s, pide tanto %ue se !onu!entalicen las uellas de ese "orrarse %ue recla!a co!o %ue se aga una cere!onia de la ausencia de cere!onia,0i=1 el istoriador no se pregunta nunca si la anacron#a o la apor#a interna de dic o testa!ento signi+ica otra cosa %ue no sea la inte!pesti)idad de un e=c;ntrico %ue se e%ui)oca de ;poca. @e la !is!a !anera en %ue de5a"a de lado los pro"le!as por ,teóricos., por ,especulati)os. o por ,su concepción de con5unto., $ries no duda en deno!inar ,!eta+#sico., igual %ue lo ar4 T o!as, todo a%uello ante lo cual el istoriador a de a"stenerse con respeto por suponer %ue es accesi"le al sentido co!2n o a la e=periencia uni)ersal. Meta'ísica, naturale&a meta'ísica de la muerte6 ;sta ser#a la ,ra8ón !4s pro+unda. de los pro"le!as de l#!ite & de +rontera con los %ue tropie8a el istoriador. $ ora "ien, en lugar de preguntarse lo %ue signi+ica a%u# ,!eta+#sica., & sin de5ar %ue esas ,ra8ones pro+undas. lo detengan, $ri/s prosigue )aliente!ente su in)estigación & descri"e lo %ue se atre)e a lla!ar la ,lentitud de su progresión., a sa"er, el ec o de a"er tenido %ue consagrar ,%uince aEos. a esa tarea. BLuince aEosC Luince aEos6 es algo %ue le parece enor!e al istoriador para escri"ir una istoria de la !uerte en Dccidente desde la Edad Iedia asta nuestros d#as, & dic a lentitud se e=plica +inal!ente, seg2n ;l, por la oscuridad !eta+#sica de la !uerte, por la ,naturale8a !eta+#sica de la !uerte.6 Podr4 sorprender %ue a&a ec o +alta tanto tie!po para llegar asta a%u#6 B%uince aEos de in)estigaciones & de !editaciones so"re las actitudes ante la !uerte en nuestras culturas cristianas occidentalesC -a lentitud de !i progresión a& %ue atri"u#rsela no sólo a los o"st4culos !ateriales, ni a la +alta de tie!po, ni al des4ni!o ante la in!ensidad de la la"or. (a& otra ra8ón, !4s pro+unda, %ue concierne a la naturale8a !eta+#sica de la !uerte6 el ca!po de !i in)estigación retroced#a cuando !e parec#a estar tocando sus l#!ites, & cada )e8 !e )e#a arrastrado !4s le5os, !4s arri"a & !4s a"a5o de !i punto de partida.0=1 'Por %u; la plu!a de $ri/s a su"ra&ado la pala"ra

,!eta+#sica. -$ri/s %uien, por su parte, tiene el !;rito de no citar a (eidegger all# donde T o!as, todos nos acorda!os de ello-, le atri"u&e a diestro & siniestro lo %ue deno!ina la ,)erdad !eta+#sica. de una +rase %ue ni si%uiera es de (eidegger* Hol)a!os un !o!ento a la deli!itación eideggeriana de las clausuras pro"le!4ticas. 'Cu4les son a%u# las disciplinas o las pro"le!4ticas %ue, seg2n (eidegger, no dilucidan sus +unda!entos presupuestos, a%uellos !is!os %ue la anal#tica e=istencial de la !uerte 5usta!ente de"e recordarles* No son sólo las ciencias antropológicas, la etnolog#a, la psicolog#a, la istoria, en una pala"ra, todas las teor#as %ue tratan de una cultura de la !uerte. Ta!"i;n es la !eta+#sica, & asi!is!o la teolog#a. Por ra8ones de !;todo, (eidegger distingue en e+ecto la anal#tica e=istencial de la !uerte, %ue de derec o )iene en pri!er lugar, de cual/uier otro discurso so"re la !uerte, los sa"eres "iológicos & antropológicos, cierta!ente, pero ta!"i;n la !eta+#sica & la teolog#a de la !uerte. Gespecto de todas estas pro"le!4ticas, la anal#tica e=istencial es a la )e8 anterior & li"re, pri!era & neutra. -os sa"eres antropológicos pueden ser psicolog#as o etnolog#as de la !uerte. $ ora "ien, la psicolog#a >&, sin duda, (eidegger incluir#a dentro de ella, con o sin ra8ón, al psicoan4lisis? puede ser, en la !e5or de las ipótesis, una psicolog#a delmori(undo, por lo tanto, del ser vivo, de a%u;l %ue est4 toda)#a de este lado de a/uí de la !uerte, !uc o antes %ue un discurso so"re el !orir. >-o %ue apunta entonces (eidegger "ien podr#a )ol)erse contra la anal#tica e=istencial de la !uerte. El Dasein ta!poco puede dar testimonio de la !uerte: asi!is!o sólo en tanto %ue ser )i)o o !ori"undo -!ori"undo /ue permanece en )idaatestigua el ser-para-la-!uerte.? Nos %ueda por el !o!ento %ue, en opinión de (eidegger, si la susodic a psicolog#a sigue siendo psicolog#a de la )ida, es decir del !ori"undo !4s %ue del !orir, esto re+le5a si!ple!ente, co!o un re+le5o (0iderschein), el ec o de %ue el Dasein no !uere o no !uere propia!ente (nicht ei!entlich stir(t) en el curso de una e=periencia, de un )i)ir, de una e=periencia-)i)ida, co!o se dice a )eces de !anera un tanto rid#cula para traducir Erle(en% Erle(nis. El Dasein no tiene 5a!4s el Erle(en de su propio deceso (A(le(en) ni de su propia !uerte (1ter(en). Esto no signi+ica %ue no puedadar testimonio, de acuerdo con un concepto del testi!onio ()e&eu!un!) %ue a"r#a %ue interrogar a%u#, por%ue 5uega un papel pri!ordial en 1ein und 2eit & por%ue no es si!ple!ente ni +eno!enológico ni est4 li"re de la +eno!enolog#a, si es %ue, al !enos, el Erle(nis es la !edida de lo +eno!enológico.

3eg2n un es%ue!a an4logo, lo %ue )ale para la psicolog#a, para el psicoan4lisis, incluso para la psicolog#a +eno!enológica, )ale ta!"i;n para la etnolog#a, disciplina especiali8ada en su!a en el estudio de las +ronteras culturales %ue separan la relación con la !uerte, con el o!icidio, con el sacri+icio de la )ida, con el duelo & con la sepultura. (eidegger no le dedica !4s %ue una +rase en un p4rra+o %ue recuerda las presuposiciones &, por consiguiente, la clausura pro"le!4tica de cual%uier ,tipolog#a. del ,!orir.. Tras a"er e)ocado igual de r4pida!ente la psicolog#a del !ori"undo, (eidegger ace constar %ue lo !is!o ocurre con el estudio de la relación con la !uerte ,entre los pri!iti)os. ((ei den 3rimitiven), de sus actitudes, de su !agia & de su culto. Todo esto esclarece, en pri!er lugar (prim,r), el ec o de %ue los ,pri!iti)os. en cuestión dispongan de un acceso al Dasein, a la !uerte para el Dasein, una co!prensión del Dasein (@aseinsverst,ndnis) %ue re%uiere pues, asi!is!o, una anal#tica e=istencial & un concepto %ue corresponde a dic a co!prensión. No a&, por consiguiente, l#!ite alguno para la uni)ersalidad de esta anal#tica. $un en el caso de %ue se la considerase una antropolog#a -cosa %ue no es-, dic a anal#tica, al !enos, ser#a en este aspecto general o +unda!ental, puesto %ue es uni)ersal. -a !is!a clausura pro"le!4tica &, por lo tanto, las !is!as presuposiciones !etodológicas ataEen a la ,!eta+#sica de la !uerte. (Metaphysi4 des *odes). -a anal#tica e=istencial de la !uerte ta!"i;n es anterior, neutra e independiente respecto de todas las cuestiones & de todas las respuestas %ue dependen de una !eta+#sica de la !uerte6 a%u;llas %ue conciernen a la super)i)encia, a la in!ortalidad, al !4s all4 (das #enseits) o al !4s ac4 de este lado (das Diesseits), a sa"er, lo %ue con)iene acer o pensar a/uí-a(a#o ante la !uerte >nor!as ;ticas, 5ur#dicas, pol#ticas?. @ado %ue esta +igura de la +rontera & de la l#nea entre el !4s ac4 & el !4s all4 nos interesa a%u# !u& particular!ente, con)iene apuntar %ue, tras a"er e=cluido de la anal#tica e=istencial todas las consideraciones acerca del !4s all4 & del a%u# >el ,de este lado., das Diesseits, %ue no a& %ue traducir por el a%u#-a"a5o platónico o cristiano?, con el prete=to de %ue son -respecto de la susodic a anal#tica- +undadas, dependientes & deri)adas, (eidegger no por ello de5a de su"ra&ar %ue la anal#tica e=istencial se encuentra no &a en ,la in!anencia., co!o traduce Iartineau perdiendo el ilo, sino si!ple!ente de este lado de a%u#6 ;sta es ,rein 5diesseiti!6». @e este lado de a%u#, del lado del Dasein & de su a%u#, a sa"er, el nuestro, es donde se distinguen, despu;s, las oposiciones del a%u# & del all#, del !4s ac4 & del !4s all4. Podr#a decirse, en

este !is!o sentido, %ue sie!pre a partir del a%u# idio!4tico de !i lengua, de !i cultura, de !is pertenencias es co!o !e relaciono, despu;s, con la di+erencia del all7. Preguntarse %u; a& despu;s de la !uerte no tiene sentido & no es posi"le de derec o (mit 1inn und 8echt), no es ,!etódica!ente seguro. (methodisch sicher. & rara )e8 tanto co!o en esas p4ginas a"r4 rei)indicado (eidegger el orden del !;todo & el derec o de la deri)ación?, !4s %ue si se a ela"orado un concepto de la esencia ontológica de la !uerte & si se recuerda %ue, en el +enó!eno de la !uerte, se alla e!peEada, i!plicada, inscrita (in dieses hereinsteht), la posi"ilidad de ser de cada Dasein. 3e podr#a discutir este !etodologis!o. 3u a=io!a es %ue no se puede partir !4s %ue de a/uí, de este lado de a/uí: el !e5or punto de partida es el punto del %ue pode!os partir & ;ste es sie!pre a%u#. '@e dónde partir si no es de a%u#* <sta es la +uer8a de una cuestión %ue tal )e8 no es tan in)enci"le co!o parece. 3u presuposición, a sa"er, %ue se parta de a/uí, rige la a=io!4tica %ue, al principio de 1ein und 2eit,0=i1 5usti+ica la ,pri!ac#a óntico-ontológica. del Dasein, el punto de partida ,e5e!plar. de la anal#tica e=istencial en el Dasein, en tanto %ue ;ste es ese poder de cuestiona!iento %ue nosotros so!os, nosotros a/uí, %ue pode!os pre-entender el ser, co!prenderlo pre-ontológica!ente, esperarnos, esperarnos-en, esperarnos-algo, & entendernos. Cuando se trate del an4lisis e=istencial de la !uerte,0=ii1 se to!ar4 la !is!a decisión respecto del punto de partida6 ;sta se to!a a/uí. -a deter!inación de (eidegger parece a la )e8 decisoria, es decir, ta5ante, consider4ndose in!ediata!ente 5usti+icada por el ec o !is!o de %ue ;sta se to!a a/uí respecto del a/uí -&, sin e!"argo, es "astante inesta"le-. (eidegger de5a, en e+ecto, )islu!"rar %ue algo indecidido %ueda en suspenso respecto del punto de partida ,de este lado de a/uí» & no de ese lado de all7 de una +rontera posi"le. Por%ue entonces declara, tal )e8 a !odo de con+esión6 ,Lue se!e5ante cuestión representa una cuestión teor9tica posi"le 0theoretische est4 su"ra&ado1, esto es lo %ue de"e per!anecer a%u# indecidido ((lei(e hier unentschieden).. No lo dice en indicati)o. No dice6 esto per!anece indecidido ((lei(t unentschieden),sino %ue, !ediante otra decisión cu&a ta5ante per+or!ati)idad a de %uedar a2n indiscuti"le, indiscutida >diga!os !4s "ien, &a %ue se trata ante todo de una lógica del testi!onio & no de la prue"a6 irrecusa"le o incontestada?, dice en su"5unti)o6 ,%ue esto per!ane8ca indecidido, esto de"e per!anecer indecidido >su"5unti)o6 (lei(e unentschieden, &

Ma%u#N, (lei(e hier unentschieden).6 la cuestión teórica respecto del a%u#, de este lado de a%u# co!o punto de partida, de(e per!anecer a/uí% de este lado de a/uí, indecidida, es decir, decidida sin cuestión teórica, antes de toda cuestión teórica6 sin prue"a. @e"e ser as# por%ue no se puede acer otra cosa, es necesario: & de"e ser as# por%ue, desde el !o!ento en %ue no se puede acer otra cosa, a& %ue acerlo as#, es !e5or acerlo as#6 a/uí en todo caso. -a cuestión teórica sólo puede ser ulterior & de naturale8a especulati)a, no +eno!enológica. <sta es la conclusión autoritaria del p4rra+o6 «Die diesseiti!e ontolo!ische :nterpretation d es *odes lie!t vor#eder ontisch -#enseiti!en 1pe4ulatio n-»; ,en tanto en cuanto opera de este lado de a%u# 0citra, intra, !4s ac4 de la +rontera6 diesseiti!e1, la interpretación ontológica de la !uerte precede a cual%uier especulación óntica %ue opere !4s all4, del otro lado 0en ultra-, meta-, trans-1. No resulta posi"le e=agerar la i!portancia de lo %ue se decide de +or!a a la )e8 tan autoritaria, tan decidida, en el !o!ento !is!o en %ue se trata de decidir acerca de lo %ue de(e /uedar indecidido. 3u signi+icación parece 5usta!ente decisi)a en relación con todas las +ronteras de las %ue a"la!os. Por tres ra&ones al !enos. 1. Por una parte, no a& l#!ite en los e+ectos de una decisión se!e5ante, la cual -present4ndose co!o ,!etodológica.- organi8a & 5erar%ui8a, en su!a, todas las deli!itaciones %ue lla!a!os a%u# clausuras pro"le!4ticas. $%u;lla se ace e=tensi)a a todas las pro"le!4ticas, a todas las disciplinas & a todos los sa"eres de la !uerte. ,El an4lisis e=istencial precede, en el orden del !;todo (ist methodisch vor!eordnet), a la pro"le!4tica >o a esas cuestiones6 den ;ra!en) de una "iolog#a, de una psicolog#a, de una teodicea & de una teolog#a de la !uerte..0=iii1E)idente!ente, al preceder de este !odo a todo contenido de sa"er, se!e5ante anal#tica puede parecer +or!al & )ac#a. $l !enos desde el punto de )ista del contenido óntico, pues toda ontolog#a parece entonces +or!al & )ac#a. (eidegger lo reconoce, pero no )e en ello sino una apariencia. <sta no de"er#a cegarnos respecto de la ri%ue8a di+erenciada de las estructuras +eno!enales descritas por se!e5ante anal#tica. Nos %uedar4 preguntarnos, dentro de un !o!ento, si el contenido as# lla!ado ontológico, a +in de ali!entar dic a anal#tica e=istencial, no reintroduce su"repticia!ente, a !odo de repetición ontológica, unos teore!as o unos teologe!as %ue co!peten a las disciplinas as# deno!inadas +undadas & dependientes -entre otras, la teolog#a 5udeo-cristiana, pero asi!is!o todas las

antropolog#as %ue se enra#8an en ella. A. Por otra parte, no "asta con decir %ue (eidegger interpreta la !uerte a partir de una decisión consistente en pri)ilegiar el ,de este lado de a%u#. >das «Diesseits») de la l#nea, aun cuando neutralice al !is!o tie!po el inter;s por el otro lado de un !4s all4 %ue se opondr#a a este lado de a%u#. $ntes "ien, a& %ue decir, en !i opinión, lo contrario6 el car4cter originario e inderi)a"le de la !uerte, co!o la +initud de la te!poralidad en la %ue se enra#8a, es el %ue decide & o"liga a decidir %ue se parta, en pri!er lugar, de a%u#, de este lado de a%u#. On !ortal sólo puede partir de a%u#, & de su !ortalidad. 3u e)entual creencia en la in!ortalidad, su irresisti"le inter;s por el !4s all4, los dioses o los esp#ritus, etc.: lo %ue ace %ue la super)i)encia estructure cada instante en una especie de torsión irreducti"le, la de una anticipación retrospecti)a %ue introduce el a-contratie!po & lo póstu!o en lo !4s )i)o del presente )i)o, el retro)isor de un esperarse->en?-la-!uerte a cada instante, el +uturo anterior %ue precede incluso al presente al %ue sólo parece !odi+icar6 todo esto, dir#a (eidegger, se de"e ante todo a su !ortalidad. Todo esto ser#a, por consiguiente, secundario, por gra)e %ue siga resultando, e incluso dic a secundariedad atestigua la pri!ordialidad del ser-para-la-!uerte, del ser- asta-la-!uerte o, co!o ta!"i;n podr#a decirse, del ser-relati)a!ente-a-la-!uerte. 3ólo un ser-relati)a!ente-a-la-!uerte puede pensar, desear, pro&ectar, incluso ,)i)ir. la in!ortalidad co!o tal. >(a& a # una a+ir!ación de la +initud originaria %ue (egel a"r4 cre#do poder, no sin poderosas ra8ones, trastocar en Pant6 no se puede pensar la +initud originaria sin retirarla de un +ondo de in+inito, ni se puede pensar el ser-relati)a!ente-a-la-!uerte sin partir de la in!ortalidad. Co!o ocurre casi sie!pre, (eidegger est4 a%u# del lado de Pant, de este lado de a/uí de la +initud, & no del lado de (egel. Pero acaso (egel no es a%u;l %ue a %uerido pensar la unilateralidad de la +rontera &, para ello, a %uerido !ostrar %ue &a se est4 sie!pre del otro lado del a%u#* @e5e!os esta enor!e cuestión entre par;ntesis.? El te!a de la in!ortalidad, al igual %ue el de cual%uier +or!a de super)i)encia o de >re?aparición >& la sociedad, la cultura, la !e!oria, el esp#ritu & los esp#ritus, etc., no est4n ec os sino de esto -porQpara esto !is!o-?, no se opone al ser-para-la-!uerte, no lo contradice, no es si!;trico a ;l pues est4 condicionado por el ser-para-la-!uerte al %ue con+ir!a a cada instante. -a irrecusa"ilidad del ser-para-la-!uerte, la no-deri)ación de la certe8a al respecto, al !enos tal &

co!o (eidegger )a a plantearla, no de5ar#a !4s elección !etodológica rigurosa %ue la de partir de ,este lado de a%u#.. 3. Rinal!ente, si ;sta es indiscuti(le >'%ui;n podr#a testi+icar en contra* & desde dónde*?, la pre)alencia de ,este lado de a%u#. ta!"i;n es una cierta pre)alencia, en esta anal#tica, de la tradición +eno!enológica. <sta )a de la mano, & se trata de una indisocia"ilidad a"soluta, de todo lo %ue en la anal#tica e=istencial se torna la prevalencia misma, no &a una pre)alencia o una )aloración 5erar%ui8ante entre otras, sino el pre)alecer de toda e)aluación & de toda posi"le 5erar%u#a, el pre-+erir de la pre-+erencia !is!a, a sa"er, la originariedad pre-ar%u#ca de lo propio, de lo aut;ntico, de lo ei!entlich. $ntes de llegar a esto, co!o a la ulti!#si!a apor#a, per!#tan!e situar al !enos, es%ue!4tica!ente & a t#tulo de indicación, unos cuantos corolarios. -a decisión de decidir desde el a/uí de este lado de a%u# no es si!ple!ente una decisión !etodológica, &a %ue ;sta decide el !;todo !is!o6 de %ue un !;todo es pre-'eri(le & )ale !4s %ue un no-!;todo. No resulta nada sorprendente )er %ue esta decisión a"soluta, puesto %ue es una decisión incondicional respecto del lugar & del tener-lugar de la decisión, se in)ierte con)irti;ndose en una no-decisión. No es si%uiera, no es toda)#a o &a no es una decisión, puesto %ue re!ite a una pre)alencia %ue se enra#8a en a%uello %ue no se decide, la !uerte, & de5a, por otra parte, indecididas (unentschieden), por ello !is!o, las cuestiones teórico-especulati)as %ue podr#an i!ponerse entonces, esas cuestiones %ue ar#an dudar entre la decisión & la no-decisión co!o entre los dos polos de una alternati)a. >Tal )e8 se podr#a sacar la conclusión de %ue la esencia de la decisión, a%uello %ue la con)ertir#a en el o"5eto de un sa"er te!4tico o de un discurso teórico, de"e per!anecer indecidi"le6 para %ue a&a, si es %ue la a&, decisión.? 'Cu4les son esos corolarios* $teng4!onos a a%uello %ue enla8a con los te!as de nuestra d;cada. 1. Primer corolario: la muerte no tendría rontera. Conceder, de este !odo, a la anal#tica e=istencial de la !uerte una prioridad & una independencia a"soluta respecto de cual%uier otra pro"le!4tica, disciplina, in)estigación, región, es, sin duda, la 2nica !anera consecuente de intentar un discurso e+ecti)a!ente uni)ersal. -as estructuras

e=istenciales entonces &a no dependen de ninguna cultura antropológica & no se detienen ni en la )isión del !undo, ni en la lengua, ni en la religión de ninguna sociedad deter!inada, europea o no, en ninguna di+erencia se=ual. -a anal#tica e=istencial del Dasein, en el +ondo, ser#a la 2nica disciplina para la %ue la !uerte no conoce +rontera alguna. Ning2n l#!ite istórico, ninguna periodi8ación, )endr#a a a+ectar el principio de la !is!a. -os an4lisis eideggerianos des"ordar#an & condicionar#an i!pl#cita!ente tanto una istoria del tipo de la %ue propone $ri/s > istoria de la !uerte en Dccidente, en el Dccidente cristiano, desde la Edad Iedia asta nuestros d#as? co!o una ,antropo-tanatolog#a. del tipo de la de T o!as, %ue pretende ser ,co!parati)a. >,cual%uier antropolog#a de la !uerte sólo puede ser co!parati)a.?.0=i)1 Por lo de!4s, el antropólogo istoriador & el antropo-tanatologista co!parati)ista !ultiplican, !4s all4 de su sa"er supuesta!ente teórico & constatati)o, las e)aluaciones culturales & pol#ticas. $!"os deploran & denuncian lo %ue creen %ue de"en constatar, a sa"er, por as# decirlo, una especie de desaparición de la !uerte en el Dccidente !oderno & en las sociedades industriali8adas. $!"os declaranincluso ese deplorar & ese denunciar, los sacan a relucir & reconocen en ellos una !oti)ación deter!inante de sus in)estigaciones. Entre nosotros, en Dccidente, dentro de nuestras +ronteras, & cada )e8 !4s, la !uerte estar#a co!o )etada, disi!ulada, e=cluida, denegada6 ,-os )etos de la !uerte, dice $ri/s, nacidos en los Estados Onidos & al noroeste de la Europa del siglo JJ, penetra"an en lo sucesi)o en Rrancia..0=)1 Hol)e!os a encontrarnos con una a+ir!ación tan !asi)a e i!prudente en T o!as, a %uien ;sta inspira una nostalgia ad!irati)a por el !odelo de un S+rica %ue ;l lla!a ,tradicional.. <sta, seg2n ;l, nos ,o+rece un nota"le e5e!plo de có!o resol)er los pro"le!as de la !uerte, e5e!plo %ue e=iste pro"a"le!ente en otras po"laciones no industriali8adas & %ue, tal )e8, e=istió en el pasado de Europa..0=)i1 Por%ue T o!as %uiere resolver el pro"le!a de la !uerte, ni !4s ni !enos. $l igual %ue @al#, pensar4 sin duda asta el +inal %ue ,esto se )a a arreglar.. $l tie!po %ue deplora %ue se %uiera denegar o !antener la !uerte a ra&a, en el Dccidente industrial, propone %ue se la cono8ca !e5or para ,reducir0la1 a su 5usto lugar.6 ,Conocer !e5or la !uerte es reducirla a su #usto lu!ar 0el autor su"ra&a esta incre#"le e=presión1, e)itando a la )e8 el no %uerer to!arla en consideración >denegación?, la +ascinación o"sesi)a, %ue nos ar#a perder de )ista el co!"ate por una )ida !e5or &, por +in, la e)asión acia unas +antas#as de consuelo >narcisis!o? o de

co!pensación >conductas !ort#+eras?..0=)ii1 -a anal#tica e=istencial se encuentra !uc o !4s ac4 de todas esas necedades de predicación co!parati)ista, a pesar de %ue, en su ra#8 -sin duda )ol)ere!os so"re ello-, un 5uicio acerca de la p;rdida de autenticidad en la relación con la !uerte acusa asi!is!o, a su !anera -la de (eidegger-,cierta incapacidad para !irar la !uerte de +rente, para asu!ir resuelta!ente el ser-para-la-!uerte, cierta ni)elación cotidiana %ue no sie!pre es a5ena a lo %ue acent2a, en todo caso, una deter!inada !odernidad de la ciudad industrial !oderna. Bre)e!ente, para todos, a tra);s de todas las di+erencias, el senti!iento %ue do!ina es %ue la !uerte -&a lo )en- no es lo %ue era. '7 %ui;n i"a a negarlo* '7 %ui;n, a%u#, no reconocer#a en esto el pasar las +ronteras* 7a %ue si la !uerte +igura co!o ese te!a o ese concepto +unda!ental %ue garanti8a a la anal#tica e=istencial su posi"ilidad !is!a, es ta!"i;n & ante todo por%ue adopta una +igura. -a !uerte tiene un es%ue!a pri)ilegiado, el pasar la l#nea >entre la e=istencia & la no-e=istencia, entre el Dasein & el no-Dasein -por no decir entre el )i)ir & el !orir-?, del cual )an a depender todos los ilos de la tren8a de la %ue a"l4"a!os ace un rato6 $. El ilo %ue pasa entre dos 'ronteras culturales o istóricas6 el ser-relati)a!ente-a-la-!uerte carecer#a a%u# de +rontera & ser#a, por lo tanto, uni)ersal, pero uni)ersal dentro de las +ronteras %ue separan al Dasein de cual%uier otro ente & de cual%uier otro ser )i)o, so"re todo, del ani!al: B. el ilo entre dos clausuras pro(lem7ticas la di+erencia entre la anal#tica e=istencial de la !uerte & cual%uier otro sa"er regional o disciplina general de la !uerte: C. el ilo %ue sigue, +inal!ente, la l#nea de demarcaci-n lógica entre todos los conceptos %ue conducen a estas pro"le!4ticas. !. Se"undo corolario: una #olítica de la muerte. 3i la anal#tica e=istencial de la !uerte %uiere ser, a la )e8, pri!era & uni)ersal >aun%ue (eidegger no utilice a%u# dic a pala"ra cu&as connotaciones son de!asiado u!anistas, de!asiado +or!ales & tri"utarias de una ciertaAu'4l,run!), si pretende seguir siendo neutra respecto de la cultura, de la !oral, de la teolog#a & de la !eta+#sica, ta!"i;n a de serlo, esto es algo %ue cae por su propio peso, respecto de toda pol#tica. No a& pol#tica de la !uerte -de la !uerte propiamente

dicha-. -a anal#tica e=istencial no aspira a ninguna co!petencia, & en e+ecto no tiene ninguna, para tratar de pro"le!as pol#ticos de la sepultura, del culto de los !uertos &, so"re todo, de la guerra & de la !edicina. Es )erdad %ue las antropolog#as istóricas no tienen ta!poco !uc o %ue decir al respecto, especial!ente acerca de las +or!as !4s in;ditas %ue dic os pro"le!as pueden re)estir o& en d#a. Pense!os, por e5e!plo, en la guerra de los re enes, la cual parece ser >seguro*? uno de los datos irreducti"les de la !odernidad, ante todo, de la !odernidad t;cnica & de su trata!iento de la )elocidad6 !odos de transporte >0a)iación1, de co!unicación 0tel;+ono, mass media, tele)isión, etc.1?. En la !edida en %ue depende de esta !odernidad t;cnica, la guerra de los re enes i!plica ta!"i;n una eterogeneidad econó!ico-cultural !asi)a entre )arias e=periencias de la relación con la !uerte, con la !ortalidad del indi)iduo & con el lugar del indi)iduo en la sociedad. Ona sociedad no est4 en situación de tratar a sus su5etos indi)iduales de la !is!a !anera %ue otra. $%u#, lo 2nico %ue se puede acer es recordar, sin a"usar de ning2n pathos, ese espacio de una pol#tica de la !uerte o de los e=ter!inios !asi)os, los desarrollos de cierta guerra !oderna de los re enes %ue, sin duda, co!en8ó con el 4idnappin! >no a& 4idnappin!, en el sentido estricto, sin auto!ó)il, sin un cierto estado del correo, tel;+onos & teleco!unicaciones, por e5e!plo? & %ue, despu;s, se a desarrollado en Europa "a5o el r;gi!en na8i &, reciente!ente, a adoptado +or!as !undiales. Esta di+erencia en el trata!iento de la !uerte indi)idual o !asi)a a+ecta a la guerra !oderna: no se "o!"ardea de la !is!a !anera, aun%ue sea de +or!a presunta!ente ,%uir2rgica., Fra% & los alrededores de 3ara5e)o, en no!"re del derec o internacional, & la desproporción en la e)aluación de la !uerte de los ene!igos no de5a de ca!"iar, al igual %ue a ca!"iado todo el espacio del ,!orir por la patria.. Esta !is!a !utación trans+or!a la !edicina & la "iogen;tica !oderna. En todos los sentidos de la pala"ra ,tratar., no se trata el sida en las sociedades europeas industriali8adas co!o se lo trata, sin tratarlo, en S+rica: ni si%uiera se tratan las estad#sticas del sida de la !is!a !anera: & el progreso de las in)estigaciones so"re el geno!a as# lla!ado u!ano >"ancos de datos, !edicina predicti)a, por el !o!ento, pues, sin seguridad social, etc., %ue no son o son poco trans+eri"les a los pa#ses en )#as de desarrollo? acentuar4 dra!4tica!ente las di+erencias entre los ricos & los !enos ricos en nuestras sociedades, & !4s a2n entre nuestros pa#ses & los pa#ses po"res. 7 esto )a a ser as# respecto de la )ida &

de la !uerte, de la en+er!edad & de los seguros !;dico-sociales, de todos los datos de lo %ue se deno!ina la "io;tica %ue es ta!"i;n, al !is!o tie!po, una tanato-;tica -& una tanato-;tica es, necesaria!ente, una eutanato-;tica general, una +iloso+#a de la eutanasia & del "ien !orir en general >ars de (ene moriendi)-. No %ueda !4s re!edio %ue !orir >"ien?. @e ec o, si no de derec o, & al igual %ue las antropo-tanatolog#as %ue aca"a!os de e)ocar, la anal#tica e=istencial de la !uerte no tiene nada %ue decir acerca de un asunto %ue no es el su&o -eso es lo %ue ella dice, &a %ue no es seguro %ue (eidegger no nos proponga, +inal!ente, un discurso so"re la me#or relación, a sa"er, la m7s propia y la m7s aut9ntica, con el !orir6 por consiguiente, de (ene moriendi. $. El tercer corolario puede ser ta!"i;n pol#tico. Nos ar#a pasar, en esp#ritu, del re ;n al u;spedQan+itrión & del u;spedQan+itrión al +antas!a >se trata de la serie hospes, hostis, hosta!e, host, !uest, !host, holy !host & <eist). -a anal#tica e=istencial no %uiere sa"er nada del >re?aparecido ni del duelo.0=)iii1 Todo lo %ue de ella puede decirse, por interesante %ue a )eces pueda parecer, tendr#a sin duda %ue )er, en opinión de (eidegger, con esas disciplinas deri)adas %ue son la psicolog#a o el psicoan4lisis, la teolog#a o la !eta+#sica. 7 esto concernir#a !4s a las +iguras o a las e=periencias del deceso (A(le(en) %ue a la !uerte propia!ente dic a. Eso es lo %ue (eidegger le responder#a r4pida!ente, de!asiado r4pida!ente en !i opinión, a cual%uiera %ue se inclinase a considerar el duelo & la >re?aparición, la espectralidad o la super-)i)encia, co!o unas categor#as no deri)a"les o co!o unos deri)ados no reducti"les >& no reducti"les al de"ate +unda!ental cu&os tres 4ngulos !4s deter!inantes -tal & co!o seEal; a t#tulo de indicación per!iten situar los no!"res de Rreud, (eidegger & -e)inas?6 si la =emeini!4eit, la delDasein o la del &o >en el sentido corriente, en el sentido psicoanal#tico o en el sentido de -e)inas? se constitu&e en su ipseidad a partir de un duelo originario, entonces esa relación consigo acoge o i!plica al otro dentro de su ser-s#-!is!o co!o di+erente de s#. 7 )ice)ersa6 la relación con el otro >en s# +uera de !#, +uera de !# en !#? no se distinguir4 nunca de una apre ensión enlutada por el duelo. -a cuestión de sa"er si la relación con la !uerte o la certe8a de la !uerte se instaura a partir de la propia !uerte o de la !uerte del otro )e as# %ue su pertinencia, de entrada, est4 li!itada. Fncluso all# donde se a"la de =emeini!4eit, esos l#!ites ser#an los del e!o & a )eces, si!ple!ente, los del &o consciente &

de a%uello de lo %ue cree poder dar testimonio. $ cual%uiera %ue tratase, co!o a !# !e gustar#a acerlo, de sacar de a # las consecuencias necesarias >;stas son incalcula"les, son lo incalcula"le !is!o?, se le acusar#a de dar toda)#a por supuesta la anal#tica e=istencial del Dasein en el !o!ento !is!o en %ue, por el contrario, pretender#a li"erarla de las presuposiciones o li"erarse de sus &a presupuestos a=io!as. Pero, co!o ta!"i;n ser#a necesario lo contrario, de5e!os este corolario en suspenso. $un%ue, en cierto !odo, ;ste lo a"ar%ue todo, seEalo si!ple!ente %ue ta!"i;n co!porta una di!ensión pol#tica. Tal )e8 i!pli%ue incluso lo pol#tico en su esencia. No a& pol#tica -dire!os de +or!a econó!ica, el#ptica &, por consiguiente, dog!4ticasin organi8ación del espacio & del tie!po del duelo, sin topolitolog#a de la sepultura, sin relación ana!n;sica & te!4tica con el esp#ritu co!o >re?aparecido, sin ospitalidad a"ierta al u;sped co!o !host al %ue nosotros !antene!os co!o re ;n tanto co!o ;l nos !antiene a nosotros en calidad de tales. 3e podr#a acer e=tensi)a al respecto, !4s all4 de los l#!ites %ue ;l le asigna, a sa"er, los ,pri!iti)os., una +rase de Hal;r& con la %ue reciente!ente !e e encontrado en su pre+acio a .a crainte des morts de Rra8er >Par#s, 193T?. $l a"lar de la ,antigua creencia de /ue los muertos no est7n muertos, o no est7n del todo muertos», Hal;r& de+ine el pro&ecto de Rra8er del siguiente !odo6 ,Gepresentarnos, por !edio de una cantidad de e5e!plos, lo %ue podr#a deno!inar la 3olítica de los 3rimitivos en sus relaciones con los espíritus de muertos». Esta ,cantidad de e5e!plos. apasionantes descri"e sie!pre una tra)es#a de las +ronteras6 de la +rontera %ue separa el !undo de los )i)os del de los !uertos cierta!ente pero, desde el !o!ento en %ue la tra)es#a )a en a!"os sentidos, ida & )uelta, la !is!a +rontera es !4s o !enos %ue una, & !4s o !enos %ue una de una cultura a otra. -lego a%u#, a ora, al +inal. 3i es %ue es posi"le. El concepto de posi(ilidad )a a per!itirnos, leg#ti!a!ente o no, +iltrar en la anal#tica e=istencial de la !uerte, tal co!o ;sta se inscri"e en 1ein und 2eit, un deter!inado n2!ero de !oti)os. -a 2nica regla ser#a a%u# la de un t#tulo (Aporías. Morir -esperarse (en) los «límites de la verdad» -), all# donde ;ste suscri"e el contrato de esta d;cada. On cierto pensa!iento de lo posi(le est4 en el cora8ón de la anal#tica e=istencial de la !uerte. ><ste, por lo de!4s, nunca est4 !u& le5os del pensa!iento del

cora8ón para (eidegger?. Esta posi"ilidad de lo posi"le acu!ula, por una parte, el sentido de la )irtualidad o de la in!inencia del por)enir, del ,esto sie!pre puede suceder en todo !o!ento., hay /ue esper7rselo% me lo espero% nos lo esperamos &, por otra parte, el sentido del poder, de lo posi"le co!o de a%uello de lo %ue so& capa8, a%uello cu&a potencia, cu&o poder o cu&a potencialidad tengo. En die M>!lich4eit co a"itan a!"os sentidos de la posi"ilidad. $ ora "ien, desde el +inal de esa «A(!ren&un! >deslinde de la anal#tica e=istencial de la !uerte respecto de otras interpretaciones?.,0=i=1 por consiguiente, respecto de lo %ue e!os deno!inado las otras clausuras pro"le!4ticas, (eidegger propone una especie de diagnóstico. $l !arcar la insu+iciencia de todas estas pro"le!4ticas, dic o diagnóstico tra8a, pues, la l#nea general de una deli!itación. Estas pro"le!4ticas descuidan, ol)idan, desconocen la esencia del Dasein. <ste no es un ente a #-delante o a-!ano, co!o si +uera un o"5eto sustancial >+orhandensein?: la esencia de este ente %ue es el Dasein es, 5usta!ente, la posi(ilidad, el ser posi"le (das M>!lichsein). @ic o de otro !odo, por%ue e=clu&en o ignoran esta e=traEa di!ensión de lo posi"le, todas esas clausuras pro"le!4ticas encierran al Dasein en una deter!inación ontológica %ue no es la su&a, la del +orhandensein. 7 si ;stas lo acen es, &a, para ceder a una con+usión entre la !uerte & un +in ni)elado por la cotidianidad !edia, !ediocre & ni)eladora del Dasein. @ic a con+usión ace %ue se diga cual%uier cosa & e!pu5a a todas esas pro"le!4ticas "io- o tanato-antropo-teológicas acia lo ar"itrario. Para e)itar lo ar"itrario, a& %ue )ol)er a una deter!inación ontológica del tipo de ser %ue es el Dasein & del l#!ite %ue lo separa del +orhandensein & del 2uhandensein. @e !anera %ue, dic o sea de!asiado deprisa & en una pala"ra, si el l#!ite %ue pasa entre esos tres tipos de ente %ue son el Dasein, el 2uhandensein & el +orhandensein no estu)iera garanti8ado >tal co!o e tratado de sugerirlo en otra parte, en .a main de ?eide!!er so"re todo?, todo este discurso so"re la !uerte correr#a el riesgo de perder algo de su +unda!entalidad: pero a # de5o, por el !o!ento, ese argu!ento %ue no se re+iere a nuestro propósito sino de +or!a de!asiado !ediata. 3i el ser-posi"le es el ser propio del Dasein, entonces la anal#tica e=istencial de la !uerte del Dasein tendr4 %ue acer de esta posi(ilidadsu te!a. -a anal#tica de la !uerte est4 so!etida, co!o un e5e!plo, a esa le& ontológica %ue regula el ser del Dasein & %ue tiene el no!"re de ,posi"ilidad.. Pero, por otra parte, la !uerte es la posi"ilidad por e=celencia. Esta gu#a e5e!plar!ente la susodic a anal#tica e=istencial. 7 eso

es, precisa!ente, lo %ue pasa en las p4ginas %ue )ienen in!ediata!ente despu;s del deslinde (A(!ren&un!). En cuanto a la posi"ilidad, por consiguiente, a& %ue seEalar dos series típicas de enunciados ontol-!icos. <stos se articulan, se suplen & se engendran el uno al otro co!o los dos !o!entos de una !is!a +rase de aspecto apor;tico. -os unos, los pri!eros, si se %uiere, son a+ir!ati)os. Caracteri8an a la !uerte co!o la posi"ilidad !4s propia del Dasein. El ser-posi"le es propio de ese ente %ue es el Dasein & la !uerte es la posi"ilidad !4s propia de esa posi"ilidad. Este enunciado t#pico se distri"u&e, se !ati8a, se argu!enta de !2ltiples !aneras, pero su recurrencia !arca el co!p4s de todo el +inal del cap#tulo, es decir, de los cuatros grandes p4rra+os o su"-cap#tulos >U0 a U3 inclusi)e?. Esta posi"ilidad de ser no es un !ero car4cter %ue a& %ue constatar o descri"ir. En su esencial & constante in!inencia, ;sta de"e ser asu!ida, se puede & se de"e dar testi!onio de ella, & el testi!onio no es a%u# un !ero le)antar acta6 los enunciados de la anal#tica e=istencial son originaria!ente prescripti)os o nor!ati)os. I4s concreta!ente, ;stos anali8an, pero al !odo de la atestiguación +eno!enológica >;ste es el te!i"le pro"le!a de la )e&eu!un! %ue seEal; de!asiado deprisa un poco !4s arri"a?, una irreducti"le prescripti)idad %ue, a su )e8, est4 relacionada con el ser co!o ser-posi"le6 -a !uerte es una posi"ilidad de ser %ue el Dasein !is!o tiene %ue asu!ir (&u @(ernehmen hat). Con la !uerte, el Daseinse espera ;l !is!o 0& tiende, s’at-tend1 en su poder ser m7s propio.0==1 Lu; es lo %ue tradu8co as#, de !anera un poco insólita, por «s’at-tendre» >,esperarse.?* En la gra!4tica +rancesa del s’attendre, all# donde la intraduci"ilidad del idio!a puede producir e+ectos de schi((oleth, )arias transiti)idades se entrecru8an & se +ecundan en cierto !odo. Ona, poco corriente, parece ser re+le=i)a & carecer de o"5eto propia!ente dic o: carece de cual%uier o"5eto al %ue tender %ue no sea uno !is!o >si!ple!ente se espera uno !is!o6 !e espero a !# !is!o, & nada !4s, !e espero &o !is!o a !# !is!o, & ;sta es la relación consigo !4s identi+ica"le, la !4s identi+icante, la !e!oria o la pro!esa de s#?: la otra sinta=is de la transiti)idad se re+iere a alguna cosa, incluso a otra cosa total!ente distinta6 uno se espera (en) al!o -& el

su"t#tulo- (Morir -esperarse (en) los «límites de la verdad»-) de5a en !o)i!iento esa inesta"ilidad6 esperarse en los l#!ites, esperarse a encontrarse con los l#!ites & esperarse uno !is!o en los l#!ites, estar citado consigo !is!o en ese lugar, en esos para5es %ue se deno!inan los ,l#!ites de la )erdad., en las cercan#as de esos l#!ites. Pero dic a inesta"ilidad toda)#a puede lle)arnos a otra parte &, en )erdad, a los l#!ites de donde procede la inesta"ilidad !is!a, al origen !is!o del !o)i!iento desesta"ili8ador. Có!o* $nte todo, recapitule!os. 1. Ono puede, pues, esperarse esperarse uno mismo a sí mismo. a s# !is!o,

esa cita & el %ue all# espera al otro, en esa +rontera, no es el %ue llega all# el pri!ero o la %ue acude all# la pri!era. Para esperar all# al otro, en esa cita, a& %ue llegar a ella con retraso, por el contrario, & no con adelanto. 3i se to!ase en consideración la anacron#a del esperarse en ese contratie!po del duelo, se ca!"iar#an sin duda las pre!isas co!2n & apresurada!ente asu!idas en el de"ate triangular al %ue d4"a!os los no!"res de Rreud, (eidegger & -e)inas6 respecto de la !uerte, de la !uerte de uno !is!o & de la !uerte del otro. El ,esperarse. con el %ue e traducido deter!inada +rase de (eidegger i!plica la in!inencia, cierta!ente, la anticipación in%uieta de algo pero ta!"i;n esa do"le o, !4s "ien, triple transiti)idad >no re+le=i)a & re+le=i)a? del ,esperarse. algo %ue llegar4 co!o lo cual%uierQradical!ente otro de uno !is!o, pero del esperarse esper4ndose al tie!po uno !is!o, precedi;ndose uno !is!o co!o si tu)iera una cita con un consigo !is!o %ue uno es & %ue no se conoce. -a +rase en ale!4n dice «Mit dem *od steht sich das Dasein sel(st in seinem ei"ensten 1ein4>nnen (evor...». Iartineau traduce el «steht sich (evor» por «se pr9-cCde» >,En la !uerte, el Dasein se pre-cede ;l !is!o en su poder-ser m7s propio»). He8in traduce el «steht sich (evor» por «a rende&-vous» >,En la !uerte, el Dasein tiene una cita consigo !is!o en su poder-ser m7s propio»). Iac%uarrie & Go"inson recuerdan otra connotación del ser-ante-s# traduciendo !4s literal!ente por «stands (e'ore itsel'» («With death% Dasein stands (e'ore itsel' in its oDnmost potentiality-'or-)ein!»). En la !uerte, el Dasein est4 en e+ecto ante s# !is!o, antes de s# !is!o((e'ore% (evor), a la )e8, co!o delante de un espe5o & ante un por)enir6 el Dasein se espera, se precede, tiene una cita consigo !is!o. *iende,tiende hacia su poder-ser !4s propio, tiende su poder !4s propio, se lo tiende a s# !is!o tanto co!o tiende acia ;l, dado %ue a%u;l no es otro %ue ;l !is!o. -o !4s i!portante es ese «in seinem ei"ensten 1ein4>nnen» -& (eidegger su"ra&a el ei!ensten, lo !4s propio-. Gepite un poco !4s a"a5o la !is!a e=presión: la su"ra&ar4 de nue)o !4s adelante, cerca de la pala"ra )evorstand %ue da un nue)o i!pulso al «steht (e(or»: «1o enth@llt sich der %od als die ei"enste& un'e()"lic*e& un)'er*ol'are +,"lic*-eit. Als solche ist er ein aus"e(eic*neter )evorstand»:,$s#, la muerte se des)ela co!o la posi(ilidad m7s propia% a(soluta (a(solutamente sin comparaci-n)% insupera(le. Co!o tal, ;sta es una in!inencia insi!ne», la in!inencia del esperarse. El des)ela!iento de s# (1o enth@llt sich der%od? dice, en

A. @esde el !o!ento en %ue la espera sólo puede tender acia el otro & acia el arri"ante, se puede & se de"e ante todo esperarse alguna otra cosa, por consiguiente, a alg2n otro, igual %ue se dice ta!"i;n esperarse /ue alguna cosa llegue o %ue alg2n otro llegue -&, en a!"os casos, el esperarse uno mismo & el esperarse-(en)-al!o o el esperarse-/ue pueden tener una relación insigne con la !uerte, con lo %ue se deno!ina- la !uerte >a # es, & tal )e8 sólo a #, +inal!ente, donde uno se espera o se espera-AenB-al!o o, sólo a #, donde uno se espera-/ue, & donde elesperarse uno mismo no es sino el esperarse al otro o /ue el otro llegue?. 3. Pero a& una tercera & tal )e8 pri!era posi"ilidad en esta gra!4tica6 uno >una? puede esperarse el uno al otro (a la otra), la una a la otra (al otro), & lo re+le=i)o del esperarse a"soluto no sólo no es inco!pati"le, sino %ue est4 in!ediata!ente en consonancia con la re+erencia !4s eterológica al cual%uierQradical!ente otro: & dic a re+erencia es !4s eterológica %ue nunca, otros dir#an ta!"i;n %ue est4 !4s cerca %ue nunca de los l#!ites de la )erdad, cuando el esperarse el uno al otro tiene %ue )er con la !uerte, con las +ronteras de la !uerte, all# donde se espera el uno al otro sa"iendo a priori de +or!a a"soluta!ente innega"le %ue, al ser sie!pre la )ida de!asiado corta, el uno espera en ella al otro, pues el uno & el otro no llegan nunca 5untos a a%u;lla, a a%uella cita: la !uerte, en el +ondo, es el no!"re de la si!ultaneidad i!posi"le & de una i!posi"ilidad %ue sa"e!os si!ult4nea!ente, %ue, sin e!"argo, nos espera!os 5untos, al !is!o tie!po, ama, co!o se dice en griego6 al !is!o tie!po, si!ult4nea!ente, nos espera!os esa anacron#a & ese contratie!po: el uno & el otro no llegan nunca 5untos a

e+ecto, una )erdad de la !uerte, incluso una )erdad co!o )erdad de la !uerte, cu&o l#!ite interno )ol)ere!os a considerar dentro de un !o!ento. -a de+inición de la !uerte co!o la posi"ilidad !4s propia es recordada con insistencia, & en los !is!os t;r!inos, en los p4rra+os U1 & UA,0==i1 a la )e8 para descri"ir la angustia %ue a de re+erirse a esta posi"ilidad !4s propia & el !iedo %ue i!pide al ,uno. de la cotidianidad tener el )alor o las agallas (Mut,coeur, cora8ón? su+icientes para acercarse o en+rentarse (au'4ommen) a esa angustia ante la !uerte. Ona uida te!erosa le ace desconocer el tipo de certe8a no e!p#rica %ue cerciora de la !uerte. El Dasein, entonces, se re+ugia en la pala"rer#a (<erede), en el apacigua!iento, en el disi!ulo, en e)itar el deceso, en la carrera acia el anoni!ato del ,se !uere., le5os de la Enheimlich4eit, otras tantas !odalidades, por lo de!4s estructurales & no accidentales, del +er'allen. -os )alores de certe8a & de )erdad son esenciales en este an4lisis. No pudiendo adentrarnos en ;l a%u#, seEale!os sola!ente %ue la certe8a de la !uerte se descri"e co!o eterog;nea a cual%uier otra certe8a >apod#ctica, teórica o e!p#rica, es decir, deri)ada o inducida -por e5e!plo, ante el espect4culo del deceso del otro-?. En cuanto a la e=istencia inaut;ntica, %ue u&e de la posi"ilidad propia de la !uerte, (eidegger la de+ine co!o no-)erdad (EnDahrheit), tanto en este conte=to co!o en otros lugares.0==ii1 Todo pasa, pues, cuando se a"la de !orir, en los l#!ites de la )erdad & de la no-)erdad. Para acercarnos toda)#a !4s a ese l#!ite, tene!os %ue pasar a la segunda serie de enunciados. -a e!os de+inido, en su !o!ento, co!o el suple!ento apor;tico de la pri!era 3uple!ento apor;tico por%ue en la !is!a +rase, en cierto !odo, en la unidad interru!pida de la !is!a sinta=is proposicional, la i!posi"ilidad )iene a aEadir un co!ple!ento i!posi"le, un co!ple!ento de i!posi"ilidad a la posi"ilidad. En la !edida en %ue es su posi"ilidad !4s propia, & 5usta!ente en cuanto tal, la !uerte es ta!"i;n para el Dasein, dice en su!a (eidegger, la posi"ilidad de una i!posi"ilidad. (a& )arios casos tipi+icados de esta proposición nuclear. 3e la cita con +recuencia. $penas se destaca en ella una parado5a so"recogedora, sin cali"rar %ui84 todas las e=plosiones en cadena %ue guarda en reser)a en el su"terr4neo de la anal#tica e=istencial. I4s )ale citar algunos de esos casos. <stos nos o"ligar4n a preguntarnos6 'es esto una apor#a* 'dónde situarla* 'en la i!posi"ilidad o, lo cual no )iene a ser necesaria!ente lo !is!o, en la posi"ilidad de una i!posi"ilidad* %u; puede ser la posi"ilidad de una

i!posi"ilidad* có!o pensar eso* 'có!o decirlo en el respeto de la lógica & del sentido* có!o acercarse a ello, có!o )i)irlo, có!o e$istido? có!o dar testimonio de ello* El pri!er caso )a in!ediata!ente despu;s de la alusión al ,esperarse., a la in!inencia del (evorstehen, de"ido al cual el Dasein seespera (en) la !uerte co!o su posi"ilidad !4s propia6 ,Con esta posi"ilidad, prosigue a"rupta!ente (eidegger, de lo %ue )a si!ple!ente, para elDasein, es de su ser-en-el-!undo (:n-der-0elt-sein). 3u !uerte es la posi"ilidad del poder-no-estar-&a-a # (die M>!lich4eit des Ficht-mehr-dasein-4>nnens)». (eidegger no dice la posi"ilidad de &a no poder ser Dasein sino la posi"ilidad de poder no estar &a a # o de &a no poder estar a #. Es la posi"ilidad de un poder-no o de un &a-no-poder, pero en !odo alguno la i!posi"ilidad de un poder. El !ati8 es casi inconsistente. 3u +ragilidad !is!a es la %ue !e parece a la )e8 decisi)a & signi+icati)a: sin duda, ;sta cuenta de +or!a esencial para (eidegger. -a posi"ilidad !4s propia del Dasein, a sa"er, la !uerte, es la posi"ilidad de un poder no-estar-&a-a # o de un &a-no-poder-estar a # co!o Dasein. 7, de eso, elDasein tiene plena certe8a, puede dar testi!onio de ello co!o de una )erdad 2nica & no co!para"le con ninguna otra. El Dasein puede uir inaut;ntica!ente >i!propia!ente? de esta )erdad o puede acercarse a ella aut;ntica!ente, esper7ndosela entonces propia!ente, en la angustia & en la li"ertad. Esper4ndosela, es decir, esper4ndose >en? la !uerte, & esper4ndose en ella a s# !is!o6 En tanto %ue poder-ser, el Dasein, prosigue (eidegger, no puede so"repasar la posi"ilidad de la !uerte. -a !uerte es la posi"ilidad de la pura & si!ple i!posi"ilidad del Dasein.0==iii1 Cierta!ente, a"r#a %ue acerlo, pero &o no puedo reconstruir a%u# un deter!inado n2!ero de etapas, so"re todo, a%u;lla %ue concierne a los !odos de la espera o de la anticipación & el ,toda)#a no. propio del Dasein. @esde un punto de )ista ontológico, ese ,toda)#a no. no es la anticipación de una co!pletud o de una reali8ación plena. (a& %ue distinguirlo de lo %ue (eidegger deno!ina el Ausstehen del Ausstand >l;=ico tan di+#cil de traducir, entre la ,prórroga., el resto 08est1 %ue es, por lo de!4s, un e5e!plo de ello1, lo «restant en attente» 0lo ,restante en espera.1 0He8in1,

el «e$c9dent» 0el ,e=cedente.1 0Iartineau1, el «still outstandin!» 0Iac%uarrie & Go"inson1?. Eso ,restante., esa ,carencia co!o restante. (als Ausstand) %ueda, en su!a, por ser )i)ida, co!o el tro8o de un con5unto del %ue es o!og;neo, la parte a2n ausente de un todo %ue a& %ue co!pletar, una ,su!a., en su!a. Por eso, & en tanto en cuanto toda)#a pertenece a la 2uhandenheit, a%uello %ue se puede esperar, a%uello con lo %ue se puede contar, a%uello %ue pode!os )er )enir co!o un resto para ser )i)ido, +or!a parte de un orden total!ente distinto del ,no toda)#a. del Dasein. El esperarse, en el ,no toda)#a. %ue ace %ue tenda!os acia la !uerte, es a"soluta!ente incalcula"le, es decir, no se puede !edir & es desproporcionado con todo el tie!po de lo %ue nos %ueda por )i)ir. 7a no se cuenta con ese ,no toda)#a., & el suspiro %ue recla!a no dice la !esura sino la des!esura6 &a dure toda)#a un segundo o un siglo, %ue corta a"r4 sido la )ida. Por un ca!ino !u& interior, pero %ue (eidegger no indica, se pasa entonces necesaria!ente del ,no toda)#a. (Foch-nicht) ontológico, en tanto %ue dice, en indicati)o, lo %ue es, al ,no toda)#a. de la oración o del deseo, a la e=cla!ación !ur!urada, a la su"5unti)idad del suspiro6 B%ue la !uerte nollegue todavía! Tras estas etapas, (eidegger )uel)e dos )eces !4s a la carga con la proposición %ue aca"o de citar. -o ace de acuerdo con un encadena!iento di+erente, cierta!ente, pero sin prestar 5a!4s la !4s !#ni!a atención o el !4s !#ni!o inter;s te!4tico a la +or!a lógica de la contradicción, o a lo %ue a%u# puede c ocar con el sentido o con el sentido co!2n. (eidegger parece )er, incluso, en la resistencia de esta contradicción aparente!ente lógica >la posi"ilidad !4s propia co!o posi"ilidad de una i!posi"ilidad?, la condición de la )erdad, la condici-n de verdad el des)ela!iento !is!o, en un sentido de la )erdad %ue no se !ide &a por la +or!a lógica del 5uicio. $ntes de repetir %ue la !uerte es la posi"ilidad m7s propia del Dasein (ei!enste est4 su"ra&ado & la e=presión «die ei!enste M>!lich4eit»a"re, con un tono un tanto lit2rgico, toda una serie de p4rra+os en el su"cap#tulo U3 consagrado, co!o su t#tulo indica, al aut;ntico 0ei!entliche1ser-para-la-!uerte?, (eidegger &a est4 su"ra&ando6 .a pro$imidad m7s pr-$ima >die nVc ste NV e? del ser-para-la-muerte como posi(ilidad est7 tan ale#ada como sea posi(le >so +ern als !Wglic ? de al!o e'ectivo >eine! XirYlic en?.0==i)1

Esta pro=i!idad a"soluta es la propiedad !4s propia. Pero, co!o est4 tan ale5ada co!o sea posi"le > so 'ern als m>!lich? de toda realidad e+ecti)a, es la posi"ilidad de un i!posi"le, de un no-real co!o i!posi"le. $ ora "ien, tene!os -se trata de la +rase siguiente- %ue el es%ue!a del des)ela!iento, a sa"er, la verdad de esta sinta=is, con)ierte lo i!posi"le, en geniti)o, en el co!ple!ento de no!"re o en el suple!ento apor;tico de lo posi"le >posi"ilidad de lo i!posi"le?, pero ta!"i;n en la !ani+estación de lo posi"le co!o i!posi"le, torn4ndose el co!o (als) la +igura enig!4tica de ese e!pare5a!iento !onstruoso6 Cuanto !4s se entiende esta posi"ilidad en su des)ela!iento (=e unverh@llter diese M>!lich4eit verstanden Dird), tanto !4s pura!ente (um so reiner) penetra >a)an8a en el interior de, drin!t vor) ese entendi!iento en la posi"ilidad como tal de la imposi(ilidad de la e$istencia en !eneral >(eidegger su"ra&a6 als die den Enm>!lich4eit den E$isten& @(erhaupt). El «a(» signi+ica %ue la posi"ilidad es a la )e8 des)elada & asu!ida co!o i!posi"ilidad. No es sólo la posi"ilidad paradó5ica de una posi"ilidad de la i!posi"ilidad, es la posi"ilidad co!o i!posi"ilidad. 7 esta posi"ilidad co!o i!posi"ilidad, esa !uerte co!o posi"ilidad !4s propia del Dasein en tanto %ue su propia i!posi"ilidad, la )e!os a # a la )e8 des)elada (unverh@llte) & des)elada por, para, & en el transcurso de un penetrar en pro+undidad (vordrin!en). -a singular !oción as# deno!inada, un penetrar en pro+undidad, da o da pre)ia!ente acceso al sentido del !orir. 9racias a ella, el Dasein est4 co!o de acuerdo (+erstehen) con su propia !uerte. <sta es, a la )e8, su posi"ilidad m7s propia & esa !is!a posi"ilidad >!4s propia? en tanto %ue i!posi"ilidad >por consiguiente, la menos propia, dir#a &o, pero (eidegger no lo dir4 5a!4s de este !odo?. El «als» >co!o, en tanto %ue? guarda en reser)a lo !4s i!pensa"le, pero toda)#a no es el «als solche» >en tanto %ue tal?, pues tendre!os %ue preguntarnos có!o puede toda)#a una posi"ilidad >la !4s propia?, en tanto /ue imposi(ilidad, aparecer en tanto /ue tal sin desaparecer in!ediata!ente, sin %ue el ,co!o tal. se vaya a pi/ue de antemano & sin %ue su desaparición esencial aga %ue el Dasein pierda todo lo %ue lo distingue -tanto de otras +or!as de ente co!o, incluso, del ser )i)o ani!al en general, del ani!al-. 7 sin %ue su morir propiamente %uede

originaria!ente conta!inado, parasitario, contra"andeado por el perecer & por el 'allecer. Por el !o!ento, o"ser)e!os có!o se traduce el «als» o có!o ace ;ste %ue el geniti)o de un co!ple!ento de no!"re to!e su rele)o. 3e pasa insensi"le!ente de la posi"ilidad como posi(ilidad de la i!posi"ilidad a la si!ple posi"ilidad de la i!posi"ilidad. @os e5e!plos, por lo !enos6 1. ,-a !uerte co!o posi"ilidad no da al Dasein nada %ue a&a %ue e+ectuar (nichts &u 5+erDir4lichendes6) ni nada %ue pueda ser ;l !is!o en tanto %ue algo e+ecti)o. Ella >la !uerte? es la posi"ilidad de la i!posi"ilidad (die M>!lich4eit der Enm>!lich4eit) de toda relación con ... alg2n e=istir.. A. @espu;s6 ,En la carrera acia delante >en la precursi)idad anticipadora, en el tender-hacia del esperarse, en cierto !odo, im +orlau'en) %ue precipita acia esa posi"ilidad, a%u;lla se torna Mcada )e8 !a&orN (“immer !r>sser” entre co!illas6 e=traEa o"ser)ación6 'có!o es %ue la posi"ilidad de la !uerte puede seguir creciendo sie!pre, & cu4l es a%u# la !edida* pero ;sta es, sin duda, la respuesta6 a sa"er, lo Msin !esuraN, la des!esura incalcula"le de la )erdad con la %ue se !ide esa !esura?, es decir, se des)ela (sich enth@llt) co!o tal, ;sta %ue no tiene !esura en general, sin !4s ni !enos, pero signi+ica la posi"ilidad de la i!posi"ilidad sin !esura de la e=istencia (die M>!lich4eit der masslosen Enm>!lich4eit der E$isten&?.. 0==)1 Fn)irtiendo de nue)o el orden de presentación, (eidegger se preguntar4 !4s a"a5o0==)i1 có!o se torna posi"le la si!ple i!posi"ilidad de la e=istencia, a pesar de %ue el !o!ento en %ue dic a i!posi"ilidad se torna posi"le sigue siendo a la )e8 a(solutamente cierto y a(solutamente indeterminado. 3e apro=i!a el +inal. -a precipitación & la pre!aduración son le&, aun cuando esto &a est; durando de!asiado tie!po. (a& %ue interru!pir, pues, de +or!a sin duda in5usta & ar"itraria, la paciente e inter!ina"le lectura %ue a2n re%uerir#an 1ein und 2eit & tantos otros te=tos, para precipitarnos sin !4s dilación acia algunas cuestiones a !odo de conclusión pro)isional o de lla!adas para una discusión. (a& )arias !aneras de pensar la posi"ilidad de la i!posi"ilidad como aporía. (eidegger, sin duda, no aceptar#a %ue con)irti;se!os estaposi"ilidad de la i!posi"ilidad, a sa"er, el !orir, o lo %ue e!os lla!ado el ,esperarse >en? la !uerte., en un e5e!plo

!4s entre otros, en uno de esos casos en donde una e=traEa +igura lógica de la contradicción to!ar#a la +or!a de una antino!ia o de una apor#a, de un pro"le!a lingZ#stico o lógico %ue a& %ue resol)er. -a !uerte ->en la? %ue a& %ue esperarse- es el 2nico caso de esta posi"ilidad de la i!posi"ilidad. Por%ue de lo %ue se trata es de la i!posi"ilidad de la e=istencia !is!a, no de esto o de a%uello. Cual%uier otra posi"ilidad o i!posi"ilidad deter!inada tendr#a sentido & se de+inir#a en sus l#!ites a partir de esta posi"ilidad de la i!posi"ilidad, de esta i!posi"ilidad. Teniendo en cuenta esa unicidad a"soluta, desde la cual se de+ine toda unicidad, en particular, toda =emeini!4eit del esperarse (en) la muerte , se puede conser)ar, no o"stante, el #!petu de esta cuestión. Por %u; no recla!ar, en e+ecto, la !is!a e=cepcionalidad para la apor#a de la %ue a%u# a"la!os* No es sólo un 5uego de lengua5e o de lógica, & no se la de"e clasi+icar de!asiado aprisa co!o tal. '7 no pode!os preguntarnos ta!"i;n cu4l es el lugar de esta 2nica apor#a en se!e5ante ,esperarse >en? la !uerte. co!o la 2nica posi"ilidad de lo i!posi"le* 'El lugar de este no-pasar es la i!posi"ilidad !is!a o la posi(ilidad de la i!posi"ilidad* '7 %ue lo i!posi"le, entonces, sea posi"le* 'Es la apor#a lo i!posi"le !is!o* 3e dice, en e+ecto, %ue la apor#a es la i!posi"ilidad, la i!practica"ilidad, el no-pasar6 a%u#, el !orir ser#a la apor#a, la i!posi"ilidad de estar !uerto, tanto la de )i)ir o, !4s "ien, la de ,e=istir. la !uerte de uno !is!o co!o la de e=istir una )e8 !uerto, esto es, en el lengua5e de (eidegger, la i!posi"ilidad para el Dasein de ser lo %ue es, a # dónde es, a #, Dasein. 'D acaso dic a apor#a es, por el contrario >'pero, es esto lo contrario*?, %ue se!e5ante i!posi"ilidad sea posi"le & apare8ca como tal co!o i!posi"le, co!o una i!posi"ilidad %ue, sin e!"argo, puede aparecer o anunciarse como tal, una i!posi"ilidad cu&o aparecer co!o tal ser#a posi"le >para el Dasein & no para el ser )i)o ani!al?, una i!posi"ilidad %ue puede esperarse o >en? la cual, >en? los l#!ites de la cual, puede uno esperarse, siendo esos l#!ites del como talco!o e!os )isto, los l#!ites de la )erdad, pero asi!is!o la posi"ilidad de la )erdad* -a )erdad & la no-)erdad ser#an insepara"les, & esa pare5a sólo ser#a posi"le para el Dasein. No a& no-)erdad, ni ta!poco !uerte o lengua5e, seg2n (eidegger, para el ani!al. -a )erdad es la )erdad de la no-)erdad, & a la in)ersa. @esde 1ein und 2eit, !uc as declaraciones de (eidegger lo dan a entender .0==)ii1 Todo se concentra, por consiguiente, en ese enig!a

del ,co!o tal. & del aparecer %ue a la ve& marca y (orra los tres tipos de l#!ites %ue a"#a!os distinguido6 1. -as +ronteras antropológico-culturales: A. las deli!itaciones de la clausura pro(lem7tica; 3. las demarcaciones conceptuales de esa anal#tica e=istencial. Iarcar & "orrar a la )e8 esas l#neas %ue no lle!an sino a(l) (orrarse sigue siendo tra8arlas co!o posi"les, al tie!po %ue se introduce en ellas o %ue se de5a %ue en ellas se in+iltre el principio !is!o de su i!posi"ilidad, ese principio de ruina %ue ta!"i;n es su oportunidad & %ue pro!ete la l#nea co!pro!eti;ndola en el parasita5e, el in5erto, la di)isi"ilidad. Ese principio de ruina no es sino la !uerte, no el !orir-propia!ente sino -lo cual es total!ente distinto- el +in del propia!ente-!orir. @ic o +in a!ena8a & torna posi"le la analítica !is!a co!o discurso de la de-li!itación, de la disociación garanti8ada, de la +rontera o de la clausura deter!inada, en el do"le sentido de la de-ter!inación, el de la lógica del t;r!ino (terma, peras, 'inis) & el de la decisión resuelta, de la resolución >la anal#tica de 1ein und 2eit es asi!is!o, no lo ol)ide!os, el gran discurso de la resolución deter!inada, de la Entschlossenheit). (eidegger no dice esto, ni puede decirlo, en 1ein und 2eit -& as# asta su interrupción-, aun cuando se!e5ante +or!a >apor;tica? de lo no-dic o se puede interpretar sie!pre co!o re)elación denegada6 con+esión, traición o transgresión sinto!4tica, un secreto %ue no se puede guardar & %ue se e=pone en cla)e. Muerte, por lo de!4s, dice sie!pre el no!"re de un secreto, puesto %ue +ir!a la singularidad irre!pla8a"le: e!ite el no!"re p2"lico, el no!"re co!2n de un secreto, el no!"re co!2n de un no!"re propio sin no!"re, por lo tanto, sie!pre un schi((oleth, pues el no!"re !ani+iesto de un secreto es, de entrada, un no!"re pri)ado, & con)ierte cual%uier lengua5e so"re la !uerte en una gran istoria de sociedad secreta, ni p2"lica ni pri)ada, se!i-pri)ada, se!i-p2"lica, en la +rontera entre a!"as, una especie asi!is!o de religión oculta delesperarse >uno !is!o co!o el uno al otro? con sus cere!onias, sus cultos, su liturgia o sus rituales de !arrano. Iarrano uni)ersal, por as# decirlo, !4s all4 de las +or!as o& +initas, %ui84, de la cultura !arrana. Para el Dasein, dir#a as# (eidegger, la i!posi"ilidad co!o !uerte, la i!posi"ilidad de la !uerte, la i!posi"ilidad de la e=istencia %ue tiene co!o no!"re ,!uerte., puede aparecer co!o tal & anunciarse, puede hacerse esperar o de#ar /ue se la espere co!o

posi"le & co!o tal. 3ólo elDasein ser#a capa8 de esta apor#a, ;l solo tiene relación con la !uerte como tal & esto no es disocia"le de su poder- a"lar, dado %ue el ani!al carece, seg2n (eidegger, de a!"os posi"les o de a!"os poderes. 7 esta apor#a como tal no se anunciar#a como tal & pura!ente al Dasein co!o su posi"ilidad !4s propia, por consiguiente, co!o la esencia !4s propia del Dasein, su li"ertad, su poder de cuestionar, su apertura al sentido del ser, sino en la asunción aut;ntica (ei!entlich) & resuelta, deter!inada, decidida, por !edio de la cual a%u;l se ar#a cargo de la posi"ilidad de esa i!posi"ilidad. $ ora "ien, ;ste es el es%ue!a, al !enos, de una cuestión posi"le-i!posi"le6 %u; di+erencia a& entre, por una parte, la posi"ilidad del aparecer como tal de la posi"ilidad de una i!posi"ilidad &, por otra parte, la i!posi"ilidad de aparecer como tal de la !is!a posi"ilidad* -a i!posi"ilidad del e=istir o del Dasein de la %ue a"la (eidegger con el no!"re de !uerte es la desaparición, el +in, el ani%uila!iento del como tal, de la posi"ilidad de la relación con el +enó!eno como tal o con el +enó!eno del «como tal». -a i!posi"ilidad, a%u;lla %ue es posi"le para elDasein, es precisa!ente %ue no a&a o %ue &a no a&a Dasein, %ue ;l &a no lo sea !4s, %ue eso !is!o %ue es posi"le se torne, i!posi"le, de5ando, a partir de entonces, de aparecer co!o tal6 nada !enos %ue el +in del !undo, en cada !uerte, cada )e8 %ue nos espera!os no )ol)er a poder esperarnos. Ni, por consiguiente, entendernos. -a i!posi"ilidad del ,co!o tal., como tal, ser#a posi"le para el Dasein & no, seg2n (eidegger, para cual%uier otra +or!a de ente o de ser )i)o. Pero si la i!posi"ilidad del ,co!o tal. es, en e+ecto, la i!posi"ilidad del ,co!o tal., ta!"i;n es lo %ue puede no aparecer co!o tal. $ ora "ien, esa relación con el desaparecer co!o tal del ,co!o tal., de ese ,co!o tal. %ue (eidegger %uiere con)ertir en la !arca distinti)a & en el poder propio del Dasein, es asi!is!o el rasgo co!2n tanto de las +or!as inaut;nticas co!o de las +or!as aut;nticas de la e=istencia del Dasein, de todas las e=periencias de la !uerte >!orir propia!ente, perecer & +allecer? & luego, +uera del Dasein, de cual%uier ser )i)o en general. Gasgo co!2n no signi+ica o!ogeneidad, sino i!posi"ilidad de un l#!ite a"soluta!ente puro & rigurosa!ente in+ran%uea"le >en t;r!inos de e=istencia o de conceptos? entre una anal#tica e=istencial de la !uerte & una antropo-teolog#a +unda!ental &, seguida!ente, entre unas culturas antropológicas & unas culturas ani!ales de la !uerte. En contra de (eidegger o prescindiendo de ;l, se podr#an poner en e)idencia !il signos %ue !uestran

%ue los ani!ales ta!"i;n mueren. En !edio de las innu!era"les di+erencias estructurales %ue separan a una ,especie. de otra & %ue de"er#an ponernos en guardia +rente a cual%uier discurso so"re la ani!alidad o la "estialidad en !eneral los ani!ales tienen una relación !u& signi+icati)a con la !uerte, con el asesinato & con la guerra >&, por lo tanto, con las +ronteras?, con el duelo & con la ospitalidad, etc., aun cuando no tengan relación con la !uerte como tal ni con el ,no!"re. !uerte co!o tal. Ni, por las !is!as, con el otro co!o tal, con la pure8a co!o tal de la alteridad del otro co!o tal. Pero, Bta!poco el o!"re, precisa!enteC, ni el o!"re en tanto %ue Dasein, suponiendo %ue, en adelante, se pueda decir el o!"re, & el o!"re en tanto %ue Dasein, de +or!a !u& rigurosa. Lui;n nos asegurar4 %ue el no!"re, el poder de no!"rar la !uerte >co!o lo otro, & es lo !is!o? no participa tanto de la disi!ulación del ,co!o tal. de la !uerte co!o de su re)elación, & %ue el lengua5e no es, 5usta!ente, el origen de la no-)erdad de la !uerte* '7 del otro* Por%ue, al re);s, si la !uerte es la posi"ilidad de lo i!posi"le &, por lo tanto, la posi(ilidad del aparecer como tal de la imposi(ilidad de aparecer como tal , el o!"re, o el o!"re co!o Dasein, ta!poco tiene nunca relación con la !uerte co!o tal, sola!ente con el perecer, con el +allecer, con la !uerte del otro %ue no es el otro. -a !uerte del otro )uel)e as# a ser ,pri!era., sie!pre pri!era, co!o la e=periencia del duelo %ue instaura !i relación con!igo !is!o & constitu&e, en la di''9rance -ni interna ni e=terna- %ue la estructura, tanto la egoidad del e!o co!o toda=emeini!4eit. -a !uerte del otro, esa !uerte del otro en ,!#., es, en el +ondo, la 2nica !uerte no!"rada en el sintag!a ,!i !uerte., con todas las consecuencias %ue se puedan sacar de ello. Es otra di!ensión del esperarse co!o esperarse el uno al otro; uno !is!o se espera >en? la !uerte esper4ndose el uno al otro asta la edad !4s a)an8ada en una )ida %ue, de todos !odos, a"r4 sido tan corta. Ese no-acceso a la !uerte co!o tal, sino sólo a a%uello %ue no puede ser !4s %ue el u!"ral de la +rontera, el paso -co!o suele decirse- de las cercan#as de una +rontera, es ta!"i;n lo %ue (eidegger deno!ina lo i!posi"le, el acceso a la !uerte co!o no-acceso a una no-+rontera, co!o posi"ilidad de lo i!posi"le. Pero se puede dar la )uelta en contra de todo el dispositi)o de 1ein und 2eit, en contra de la posi"ilidad !is!a de la anal#tica e=istencial, a lo %ue se encuentra as# en el cora8ón de su posi"ilidad. Cuando Blanc ot dice constante!ente0==)iii1 -;ste es entonces un largo la!ento & no un triun+o de la )ida- el i!posi"le !orir,

la i!posi"ilidad Bdesgraciada!enteC del !orir, dice a la )e8 la !is!a cosa & otra !u& distinta %ue (eidegger. 3e trata de sa"er sola!ente en %u; sentido >en el sentido de la dirección & del tra&ecto? lee!os la e=presión ,posi"ilidad de la i!posi"ilidad.. 3i la !uerte, posi"ilidad !4s propia del Dasein, es la posi"ilidad de su i!posi"ilidad, a%u;lla se con)ierte en la posi"ilidad !4s i!propia & !4s e=-propiante, !4s inautenti+icadora. @esde ese !o!ento, lo propio del Dasein se )e, desde el adentro !4s originario de su posi"ilidad, conta!inado, parasitado, di)idido por lo !4s i!propio. 3in duda, (eidgger recuerda %ue la inautenticidad no es ni un accidente e=terno, ni un pecado ni un !al %ue so"re)iene por sorpresa a la e=istencia aut;ntica. $ # es donde pretende al !enos disociar el +er'allen del pecado original as# co!o de toda !oral & de toda etolog#a. Pero necesita esencial!ente esa distinción entre lo aut;ntico & lo inaut;ntico, & asi!is!o entre las di+erentes +or!as del 'ina(li&a)r %ue son el morir propiamente dicho% el perecer y el 'allecer. $ ora "ien, se!e5antes distinciones se allan a!ena8adas en su principio, resultan en )erdad i!practica"les desde el !o!ento en %ue se ad!ite %ue una posi"ilidad 2lti!a no es sino la posi"ilidad de una i!posi"ilidad -& %ue una cierta e=propiación del Entei!nis a"r4 a"itado sie!pre lo propio de la Ei!entlich4eit antes incluso de ser no!"rada en ella-, tal co!o suceder4 !4s tarde. Esto, %ue a"ita sal)o si porta el no!"re, lo apodare!os6 marrano, por e5e!plo. [ugando con la ar"itrariedad relati)a de toda no!inación, decidi!os ese apodo, %ue un no!"re sie!pre es, en !e!oria de & de acuerdo con una +igura del !arrano, de lo cripto-5udaico & de lo cripto-J en general. 3e dice %ue la istoria de los !arranos aca"a de ter!inarse -co!o sugeri!os ace un !o!ento- con cierta declaración de la corte de EspaEa. 3ie!pre ca"e cre;rselo. No desplegue!os por !4s tie!po esta ,lógica. apor;tica. El principio de todas las consecuencias %ue se puedan sacar de ella parece te!i"le. Por%ue lo %ue garanti8a su 2lti!o recurso a la anal#tica e=istencial del Dasein >a sa"er, el ,co!o tal. de la !uerte? es asi!is!o lo %ue arruina desde dentro su posi"ilidad !is!a, co!pro!etiendo6 1. *anto el principio +eno!enológico del ,co!o tal. %ue regula su !;todo: A. c-molas clausuras pro"le!4ticas %ue ;sta di"u5a en su relación con otros sa"eres: 3. como los l#!ites conceptuales %ue pone en !arc a6 por e5e!plo, los l#!ites entre el Dasein & el ser de otros entes > +orhandensein% 2uhandensein) o los otros seres

)i)os, entre el ser a"lante %ue tiene un !undo & el ani!al ,po"re en !undo. (Deltarm) >toda la di+erencia del !undo: de lo %ue a%u# )a es de todas las +ronteras del !undo?, pero ta!"i;n los l#!ites entre +ina>li8a?r & perecer (endenGverenden), !orir & perecer (ster(enlverenden), !orir & +allecer (ster(enGa(le(en). Podr#a!os aEadir, en el idio!a escogido para esta sesión, la distinción entre6 1. El esperarse uno mismo >0en1 la !uerte? en una )ida sie!pre de!asiado corta: A. el esperarse (en) la !uerte & /ue la !uerte )enga >sie!pre de!asiado pronto o de!asiado tarde, a contratie!po? & 3. el esperarse el uno al otro (en) la muerte como (en) los límites de la verdad. -o %ue parece %ue se niega es la posi"ilidad pura de >re?cortar. Entre la 'rontera, la clausura & la demarcaci-n, '%ui;n sa"r#a cortar esa tren8a en la %ue !e e de5ado apresar & %ue a%u# a"andono* @e54ndola a"ierta o %ue se des ilac e por todos sus e=tre!os, descri"a!os, para ter!inar, los tres !o)i!ientos de entorc ado %ue la !antienen a"ierta & %ue, en el +ondo, la acen inter!ina"le, dic o de otro !odo, sin 'in. @e lo %ue )a, en primer lu!ar, es de la apor#a, puesto %ue ;se era el te!a. -o %ue aca"a!os, espero, de )islu!"rar & la lección %ue de a # saco para el uso %ue e podido o %ue podr; acer en adelante de la apor#a es %ue, si a& %ue resistir la apor#a, si ;sa es la le& de todas las decisiones, de todas las responsa"ilidades, de todos los de"eres sin de"er, para todos los pro"le!as de +rontera %ue puedan presentarse alguna )e8, no se puede simplemente resistir la aporía como tal . -a apor#a 2lti!a es la i!posi"ilidad de la apor#a como tal. -as reser)as de este enunciado parecen incalcula"les: ;ste se dice & cuenta con lo incalcula"le !is!o. -a !uerte, en tanto %ue posi"ilidad de lo i!posi"le como tal, o ta!"i;n del como tal i!posi"le6 ;sta es una +igura de la apor#a en la %ue ,!uerte. & la !uerte pueden sustituir -!etoni!ia %ue arrastra al no!"re !4s all4 del no!"re & del no!"re de no!"rea todo lo %ue no es posi"le, si lo hay, !4s %ue co!o lo i!posi"le6 el a!or, la a!istad, el don, el otro, el testi!onio, la ospitalidad, etc. En se!undo lu!ar, de lo %ue a%u# )a es de lo %ue, de ante!ano, des"arata cual%uier estrategia !etodológica & cual%uier estratage!a de la deli!itación. -a circunscripción es lo i!posi"le. Espero a"er conseguido con)encerlos de %ue !i propósito no era 5usti+icar un pasar !4s all4 del sa"er, de la

antropo-tanatolog#a, de la "iolog#a o de la !eta+#sica de la !uerte acia un pensa!iento !4s radical, originario o +unda!ental. 7a no pode!os acer co!o si el l#!ite entre la antropolog#a, por una parte, >aun%ue +uese una antropolog#a +unda!ental? & una ontolog#a, una anal#tica e=istencial &, de +or!a !4s general, un pensa!iento !4s cuestionante de la !uerte +uese una linde segura. Por el contrario, !i propósito consist#a en sugerir, con el e5e!plo de (eidegger o del de"ate )irtual entre (eidegger, -e)inas & Rreud, %ue esa di!ensión +unda!entalista no se puede sostener, ni puede si%uiera aspirar a co erencia o especi+icidad rigurosa alguna. Gesulta insosteni"le, aun cuando se piensen de +or!a original los l#!ites de dic a co erencia o de dic a especi+icidad "a5o la +or!a del siste!a, de la unidad de un ca!po o de una arc i-región, etc. 3i la antropo-tanatolog#a !4s rica o !4s necesaria no se puede +unda!entar sino en unos presupuestos %ue no dependen de su sa"er ni de su co!petencia, & si estos 2lti!os re!iten, pues, a un estilo de cuestiona!iento cu&os nota"les testigos son (eidegger, Rreud o -e)inas, dic o cuestiona!iento +unda!ental, por el contrario, &a no puede protegerse contra una recóndita conta!inación "io-antropo-tanato-teológica. ;inalmente, ese contra"ando conta!inante, al seguir siendo irreducti"le, se in+iltra desde el idio!a !is!o de la anal#tica e=istencial. 3ie!pre se podr4 considerar a ;sta co!o un testi!o & le de5o a esta pala"ra de testi!o la a!"igZedad con la %ue, tal )e8 a2n lo recuerden ustedes, e!os caracteri8ado a%uella cl4usula de pertenencia sin pertenencia %ue es la condición de todo testi!onio. 7, en pri!er lugar, de su lengua. 'On testigo de %u;* Pues "ien, precisa!ente, de a%uello !is!o de lo %ue ;sta se des!arca, a%u# ante todo de la cultura !arcada por las religiones as# lla!adas del -i"ro. 7a %ue, a pesar de todas las distancias adoptadas respecto de la antropo-teolog#a, incluso de la onto-teolog#a cristiana, la anal#tica de la !uerte, en 1ein und 2eit, reinscri"e o rei!pri!e todos los !oti)os esenciales de la !is!a !ediante una repetición %ue sigue e=ca)ando su originariedad asta su +unda!ento ontológico, &a se trate de la ca#da o del +er'allen en la inautenticidad de la distracción o del di)erti!ento, de la sollicitudo & de la cura o de la preocupación (1or!e), del pecado, de la culpa"ilidad originaria (1chuldi!sein) o de la angustia &, en cuanto a los te=tos, tanto si se trata de san $gust#n, del Iaestro EcY art, de Pascal, de PierYegaard co!o de algunos otros. Cual%uiera %ue sea el enig!a de esa repetición, as# co!o del concepto de repetición puesto en !arc a por (eidegger, dire!os sola!ente, sin podernos adentrar a%u# en el cora8ón de las cosas, %ue

ni el lengua5e ni la andadura de esa anal#tica de la !uerte son posi"les sin la e=periencia cristiana, incluso 5udeo-cristiano-isl4!ica, de la !uerte %ue a%u;lla atestigua. 3in dic o aconteci!iento & sin la irreducti"le istoricidad %ue ;ste atestigua. -o !is!o se podr#a decir de los pensa!ientos de Rreud & de -e)inas, mutatis mutandis. El 2nico rasgo %ue a%u# pode!os retener, a"ida cuenta de lo %ue aca"a!os de )islu!"rar respecto de las +ronteras, de!arcaciones & l#!ites, es el de una inclusión irreducti"le!ente do"le6 el inclu&ente & el incluido interca!"ian con regularidad sus lugares en esa e=traEa topogra+#a de los "ordes. En lugar de desplegar !4s e=tensa!ente su concepto, indico sola!ente un e5e!plo de ello. 3or una parte, se puede leer se!e5ante istoria de la !uerte en el Dccidente cristiano, por e5e!plo la de $ri/s. & cuales%uiera %ue sean su ri%ue8a o su no)edad, co!o una pe%ueEa !onogra+#a %ue )iene a ilustrar en nota asta %u; punto ;sta depende, en sus presupuestos, de la potente & uni)ersal deli!itación %ue es la anal#tica e=istencial de la !uerte en 1ein und 2eit. <sta des"orda &, por consiguiente, inclu&e de ante!ano a!plia!ente el tra"a5o del istoriador, por no decir del "iólogo & del teólogo de la !uerte. 7 asi!is!o lo condiciona & est4 constante!ente presupuesta en ;l. Pero, por otra parte, se puede tener la tentación, por el contrario pero igual de leg#ti!a!ente, de leer 1ein und 2eit co!o un pe%ueEo docu!ento tard#o entre tantos & tantos otros en el gran arc i)o en el %ue se acu!ula la !e!oria de la !uerte en la Europa cristiana. Cada uno de estos dos discursos so"re la !uerte es !uc o !4s co!prensi)o %ue el otro, !4s grande & !as pe%ueEo %ue lo %ue trata de incluir o de e=cluir, !4s o !enos originario, !4s o !enos antiguo, 5o)en o )ie5o. Tal )e8 tenga!os la edad, una edad entre otras, de esa anacron#a. Có!o se puede tener una edad entre otras* Có!o calcular la edad de un !arrano, por e5e!plo* 3i se lla!a !arrano, +igurada!ente, a cual%uiera %ue per!ane8ca +iel a un secreto %ue no a elegido, all# !is!o donde a"ita, en casa del a"itante o del ocupante, en casa del pri!er o del segundo arri"ante, all# !is!o en donde reside sin decir no pero sin identi+icarse con la pertenencia, pues "ien, en la noc e sin contrario en donde lo !antiene la ausencia radical de cual%uier testigo istórico, en la cultura do!inante %ue, por de+inición, dispone del al!ana%ue, dic o secreto conser)a al !arrano antes incluso de %ue ;ste lo guarde a ;l. Pues, 'no se puede pensar %ue se!e5ante secreto

sustrae a la istoria, a la edad & al en)e5eci!iento* En )irtud de esta anacron#a, !arranos de todas +or!as, !arranos %ue so!os, lo %uera!os o no, lo sepa!os o no, & disponiendo de un n2!ero incalcula"le de edades, de oras & de aEos, de istorias inte!pesti)as, a la )e8 !4s grandes & !4s pe%ueEas las unas %ue las otras, esper4ndose toda)#a la una a la otra, ser#a!os constante!ente !4s 5ó)enes & !4s )ie5os, en una 2lti!a pala"ra, in+inita!ente +initos. Jacques 1. de Julio de 1//! Derrida

0i1 Essais sur l’histoire de la mort en Occident du Moyen !e " nos #ours, p4g. A3K 0Trad. cast.6 Ensayos so(re la historia de la muerte en Occidente, p4g. 18A1 0ii1 1ein und 2eit,\ T9, p4g. AT8 0Trad. cast.6 El 1er y el tiempo, p4g. A711. 0iii1 Essais sur l’histoire de la mort en Occident du Moyen !e " nos #ours, p4g. 1U. 3o& &o %uien su"ra&a 0Trad. cast.6 Ensayos so(re la historia de la muerte en Occidente, p4g. 1T1. 0i)1 Op. cit., p4gs. 181-18A1. p4gs. A3U-A37 0Trad. cast.,

0)1 Op. cit., p4g. A37 0Trad. cast., p4g. 18A1. 0)i1 Op. cit., p4g. 17, por e5e!plo 0Trad. cast., p4g. 1U1. 0)ii1 .’homme devant la mort , t. A, p4g. 8U 0Trad. cast.6 El hom(re ante la muerte, p4g. 31A1. 0)iii1 Op. cit., cast., p4gs. AT-AU1. t. A, p4gs. AT-AU 0Trad.

0i=1 Con)iene citar, a%u# !is!o, un testa!ento por !edio del cual 3ade con+#a a la super)isión de un tal -e Nor!and tanto su cuerpo co!o la cere!onia de su entierro en cierto castillo. ,Rinal!ente, un 2lti!o caso, a la )e8 utópico para el siglo JHFFF & &a anacrónico para el aEo 180K, es el del testa!ento redactado con seriedad & con)icción por el di)ino Iar%u;s. <ste da testi!onio de una con+usión total entre dos opiniones asta entonces pró=i!as pero separadas, el desprecio del cuerpo & el rec a8o radical de la in!ortalidad. Nada !4s !orir, 3ade pide M%ue se en)#e una nota urgente al seEor -e Nor!and, !ercader de !aderas 0...1 a +in de pedirle %ue )a&a ;l !is!o, seguido de una carreta, en "usca de !i cuerpo para ser transportado, "a5o su escolta & en la susodic a

carreta, al "os%ue de !i tierra de Ial!aison 0...1 cerca de Epernon donde %uiero %ue sea depositado sin ninguna cere!onia, en el pri!er !atorral espeso %ue se encuentra a la derec a del susodic o "os%ue, al entrar por el lado del antiguo castillo desde la gran a)enida %ue lo di)ide. -a +osa practicada en el !atorral ser4 a"ierta por el gran5ero de la Ial!aison "a5o la super)isión del seEor -e Nor!and, %uien no se separar4 de !i cuerpo asta a"erlo depositado en la susodic a +osa. Podr4 acer %ue le aco!paEen en dic a cere!onia, si %uiere, a%uellos parientes & a!igos !#os %ue, sin ning2n tipo de para+ernalia, a&an %uerido dar!e esa !uestra de a+ecto. Ona )e8 recu"ierta la +osa, encima se sem(rar7n (ellotas, a +in de %ue, !4s adelante, una )e8 %ue el terreno de la susodic a +osa est; guarnecido & el !atorral )uel)a a ser tan espeso co!o antes, las uellas de !i tu!"a desapare8can de enci!a de la tierra, igual %ue &o !e precio de %ue !i !e!oria se "orrar4 del esp#ritu de los o!"res 0)anidad de %uerer i!ponerla con un !onu!ento1, con la e=cepción, no o"stante, del reducido n2!ero de a%uellos %ue an tenido a "ien %uerer!e asta el 2lti!o !o!ento & de %uienes !e lle)o un dulce recuerdo a la tu!"aN. >P ilippe $ri/s, .’homme devant la mort, t. 2, p4gs. K1-KA 0Tra. cast.6 El hom(re ante la muerte, p4g. A9A1?. -a o"ser)ación entre corc etes, co!o &a se a"r4 entendido, es de $ri/s, %uien conclu&e el cap#tulo del !odo siguiente6 ,El testa!ento utópico del !ar%u;s de 3ade indica una inclinación de la ;poca %ue no se apurar4 nunca asta el +inal, pero %ue atra5o incluso a algunos cristianos & proporcionó, a una parte de la sociedad, el );rtigo de la nada.. 0=1 Essais sur l’histoire de la mort en Occident du Moyen !e " nos #ours, p4g. 1A 0Trad. cast.6 Ensayos so(re la historia de la muerte en Occidente , p4g. 1A1. 0=i1 1ein und 2eit, \ A, 3, T, 0Trad. cast.6 El 1er y el tiempo1. 0=ii1 Op. cit., \ T9. 0=iii1 Op. cit., \ T9, p4g. AT8 0Trad. cast., p4g. A711 0=i)1 -.-H T o!as, Anthropolo!ie de la mort, p4g. U31 0Trad. cast.6 Antropolo!ía de la muerte, p4g. K311. 0=)1 Essais sur l’histoire de la mort en Occident du Moyen !e 7 nos #ours, p4g. 1U 0Trad. cast.6 Ensayos so(re la historia de la muerte en Occidente , p4g. 1T1. 0=)i1 -.-H T o!as, Anthropolo!ie de la mort, p4g. U31 0Trad. cast.6 Antropolo!ía de la muerte, p4g. K311. 0=)ii1 Op. cit., p4g. U3T 0Trad. cast., p4g. K3T1. 0=)iii1 Lue &o sepa la pala"ra

,+antas!a. (3hantom) no aparece !4s %ue una )e8 en 1ein und 2eit \ 80, p4g. T19 0Trad. cast.6 El 1er y el tiempo, p4g. TUA1. 'Es casualidad %ue se trate a # de una cuestión -%ue algunos podr#an considerar +icticia o ,retórica.- acerca del tie!po* 3i el tie!po no es presente, en la +or!a de la +orhandenheit, ni dentro ni +uera, ni co!o ,su5eto. ni co!o ,o"5eto., si ,es. !4s ,antiguo. ('r@her)%ue la su"5eti)idad & %ue la o"5eti)idad 'tiene a2n un ,ser. en general* ,7, si no, 'es, por ende, un 'antasma, o "ien es !4s MenteN >MseienderN? %ue cual%uier ente posi"le*. 0=i=1 1ein und 2eit \ T9, 0Trad. cast.6 El 1er y el tiempo1. 0==1 Op. cit., \ U0, p4g. AU0 0Trad. cast., p4g. A731. 0==i1 Op. cit., p4gs. AUU, AU9, AK0 0Trad. cast., p4gs. A7U, A78, A791. 0==ii1 0#. cit., por e5e!plo, en el \ TT, p4g. AAA 0Trad. cast., p4g. AT31. 0==iii1 Op. cit., \ U0, p4g. AU0 0Trad. cast., p4g. A7T1. 0==i)1 Op. cit., \ U3, p4g. AKA 0Trad. cast., p4g. A8K1. 0==)1 1ein und 2eit, \ U3, p4g. AKA 0Trad. cast.6 El 1er y el tiempo, p4g. A8K1. 0==)i1 Op. cit., \ U3, p4g. AKU 0Trad. cast., p4g. A891. 0==)ii1 Op. cit., \ TT, p4g. AA9, por e5e!plo 0Trad. cast., p4g. AU01. 0==)iii1 H;ase so"re todo .’attente l’ou(li >19KA?, .e pas au-del" >1973? 0Trad. cast.6 C. de Peretti, El 3aso (no) m7s all7, Barcelona, Paidós, 199T1, .’9criture du desastre >1980? 0Trad. cast.6 P de Place, .a escritura del desastre, Caracas, Ionte S)ila, 19901, %ue a ora a"r#a %ue releer & citar de parte a parte. $l no poder acerlo a%u#, re!ito al !enos, de +or!a !u& insu+iciente, a las p4ginas de este 2lti!o li"ro %ue e!pie8an por ,Iorir %uiere decir6 !uerto, &a lo est4s, en un pasado in!e!orial, con una !uerte %ue no +ue la tu&a 0...1 Esa !uerte incierta, sie!pre anterior, testi!onio de un pasado sin presente, nunca es indi)idual 0...1. -a !uerte i!posi"le necesaria 0...1 sólo se )i)e & se a"la !atando al in'ans dentro de uno !is!o >ta!"i;n en el otro?, pero %u; es el in+ans*. >p4g. 108 & sigs. 0Trad. cast., p4g. K1 & sigs.1?. Tanto a%u# co!o en otros lugares, se puede reconocer la re+erencia a (eidegger, so"re todo, a ese pensa!iento de la !uerte co!o posi"ilidad de la i!posi"ilidad. >p4g. 11T 0Trad. cast., p4g. 9T1?. -a aparente neutralidad de esta re+erencia >ni apro"ación ni cr#tica? !erecer#a un paciente & original trata!iento %ue no pode!os e!prender a%u#.