El Poder y la Escoria

A diferencia de la anterior, la reciente confiscación no tuvo intención política: se resignó a la filosofía de la tajada, la rutina de llevarse la torta porque la fiesta se acaba.
Que la Reforma Agraria no fue cometida para redimir a los campesinos lo prueba la extrema pobreza a la que los condenó. Tampoco para modernizar la producción, como lo constatamos en nuestra creciente agrodependencia. Fue otro el motivo de aquel desatino, nada altruista y bastante trapero. Ayer como hoy, la destrucción de las exitosas clases empresariales es la innoble misión que se impone una dictadura. Un tanque puede tomar Palacio en una hora; pero mil tanques no pueden sostener a un usurpador si éste no asalta además el liderazgo de la sociedad. Las cimas del poder están prohibidas a los pusilánimes, prohibición que los obliga a traerse abajo a los líderes empresariales, políticos o morales, que aunque pocos, los hemos tenido alguna vez. Con todo en tierra, la grita y la bayoneta prevalecen. Es un procedimiento maniáticamente repetido en nuestra historia. En la década del 60, el poder era compartido por los agricultores nacionales y las empresas transnacionales dedicadas a la minería. Las decisiones pasaban por su anuencia. Cualquier postulante a usurpador tenía que derribar esta clase empresarial para prevalecer. En materia agropecuaria no podían argumentar ineficiencia productiva. El Perú era entonces un país líder en la exportación de productos agropecuarios, los campos desarrollaban cultivos y crianzas con tecnología de punta y ostentábamos algunos récords mundiales de producción, calidad y rentabilidad. Apeló entonces y plañideramente, al pretexto de la justicia social. Prometiendo la tierra al que la trabaja, los usurpadores del 70 confiscaron la propiedad empresarial agraria y ejecutaron el exterminio político de la clase hasta entonces exitosa. Con el mismo esmero se cuidó de no formar una nueva clase con poder que reemplazara a la anterior. Sólo así se explica que nunca entregara títulos de propiedad a los supuestos beneficiarios de la reforma ni les brindara respaldo para mantener los niveles de rentabilidad logrados por los empresarios. Aún a la fecha, sólo el 30% de la tierra se encuentra legalmente titulada. A excepción de Cuba, Perú es el único país del hemisferio donde el campesino no es dueño de la tierra. Los agricultores peruanos son los únicos que no logran formar un grupo de opinión, presión ni mucho menos

1

decisión. El propósito desquiciado de anular el poder político de la tierra se consumó en el 70; sub status que los políticos, gobernantes y de oposición, convenidamente han mantenido hasta hoy. Aquel despojo fue cometido en el cenit de una usurpación populachera, demagoga y farisea. Treinta años después, y en el zafarrancho de su rompan filas, un gobierno bandidista pretendió reiterar la confiscación difiriendo el pago de aquellas indemnizaciones para el año 2030 o admitiendo su pago inmediato en condiciones ominosas. A diferencia de la anterior, la reciente confiscación no tuvo intención política: se resignó a la filosofía de la tajada, la rutina de llevarse la torta porque la fiesta se acaba. La coincidencia entre ambas tropelías fue negar a los afectados una instancia donde reclamar justicia. No hubo Estado de Derecho en los 70 y fue minuciosamente envilecido en los 90. Ahora lo aprendemos, los usurpadores niegan la separación del poder y se afanan en concentrarlo porque con todas las instituciones en una mano, pueden llevarse la otra al bolsillo.
Trujillo, 12 de enero del 2001.

2

De la Edad de Oro, a la edad del Oro.
La agricultura es una labor cultural, la minería es un afán predador. Los cultivos arraigan a las personas. Las explotaciones mineras ponen plazo fijo al despilfarro. El germinar de la semilla congracia al hombre con la vida. Los relaves mineros estropean el universo. Las cosechas enriquecen a los campesinos. La bolsa de minerales enriquece cuatro inversionistas y mendruguea a ocho burócratas.
Cuando los españoles se toparon con las huacas del Sol y la Luna en Moche, resolvieron que dentro de ellas se encontraba El Dorado. Convirtiendo la alucinación en plan de vida, torcieron el cause del río para que la torrentada arrase con los templos y les entregue el oro apetecido. Los trabajos contemporáneos de Santiago Uceda comprueban que ni el río ni los españoles pudieron con las huacas, pero la animalada destruyó los campos de cultivo y forzó otra penosa migración campesina. Así fue como los invasores abolieron la edad de la agricultura e inauguraron la edad de la minería. Así fue como clausuramos nuestra edad de oro y nos hundimos en la edad del oro. Al cabo de quinientos años, como diría Martínez Morosini, no hemos aprendido nada y conquistadores de todas las latitudes continúan torciendo el cauce de los ríos para provocar erupciones metaleras. La contienda no es nueva, la metodología tampoco, los ademanes menos, los protagonistas los mismos, los extras sólo peores. Lo descabellado es que todavía la contienda exista. Cien años de agricultura en el Perú produjeron la papa. Quinientos años de minería no han producido absolutamente nada. La agricultura es una labor cultural, la minería es un afán predador. Los cultivos arraigan a las personas. Las explotaciones mineras ponen plazo fijo al despilfarro. El germinar de la semilla congracia al hombre con la vida. Los relaves mineros estropean el universo. Las cosechas enriquecen a los campesinos. La bolsa de minerales enriquece cuatro inversionistas y mendruguea a ocho burócratas. La Constitución de nuestro Estado tiene un artículo que “declara” que la agricultura es prioritaria, el Ministerio del Interior interpreta esta prioridad gomeando primero a los campesinos. Un árbol sirve, un lingote ataranta.

3

En quinientos años de pre potencia, esta contienda sólo puede exhibir “Redoble por Rancas” como fruto provechoso. Hasta en eso hemos empeorado. Scorza y su Nictálope fijaron una cota superior de interpretación de este drama de la Humanidad. Hoy tenemos que padecer las interpretaciones del ecologista Breña Pantoja, del conservacionista Diez Canseco, de asalariados cuidadores de agua, de beatíficos traductores del lenguaje divino, de organizaciones a las que el paisaje se les apareció como la virgen con seráficos presupuestos de manutención. Lo dicho. Todo sigue casi igual, sólo los extras están peores. La hija regresa a casa después de años de haberse ido. Su padre le increpa: ¿Dónde estuviste tanto tiempo, sin siquiera escribir, desgraciada? Perdón, papá¡, pero es que me he vuelto prostituta... ¿Cómo?! ¿Qué?!! ¡Lárgate inmediatamente de esta casa! Desvergonzada, inmoral... mala hija!!! Sabes perfectamente que en nuestra casa somos católicos practicantes,!!! Papa, ya me voy... te comprendo. Pensaba que me perdonarías y venía a regalarles las escrituras de la casa en la Molina, una cuenta de 500.000 dólares para los estudios de mi hermanito y a ti, papito, este Rolex Aniversario con diamantes y un Porsche Carrera Triptonic Turbo del 2004, color negro, que está en la puerta!... Hijita, ¿En qué dijiste que te has convertido? En prostituta, papá!. ¡Uf! Que susto, había entendido ¡Protestante! Al cabo de quinientos años, no podríamos decir que sólo los gobernantes y los burócratas son los únicos “papás” de esta protestante confrontación.

Gualgayoc, 12 de agosto del 2005.

4

Inocencia
Somos nosotros quienes, de puro cobardes, hemos puesto el mundo al revés.
Agustín Mantilla acaba de ser puesto libertad. Todavía no termina el gobierno que denunció su ramplonería, pero ya está libre y en ejercicio pleno de todos sus derechos civiles. Fue condenado por recibir 100 mil soles de Fujimori y alcanza la calle pagando 300 mil por reparación civil. La vida, en las altas cumbres de la política, es feliz a partir de los 6 dígitos. Por algún resentimiento de quinceañero, Fujimori ordenó esparcir al video en el que Mantilla estelariza el rol de recogedor de Alan García. Hasta allí, nada nuevo. Luego de tomarse una siesta en San Jorge, el Poder Judicial lo libera. En esto tampoco hay nada nuevo. Los peruanos asistimos al festival con la misma angustia que siente la vaca cuando ve televisión. Nada nuevo tampoco. De visita en el penal tuve la oportunidad de conocer el trato que recibía Mantilla en prisión. No la de los carceleros, sino la de sus visitantes. Los apristas acudían a las celdas en busca del maestro. Escuchaban sus pláticas con devoción. Lo acompañaban como quien le tiene una deuda impagable. Si el delito beatifica a un aprista, la prisión lo canoniza. Dijo Borges que mientras dura el arrepentimiento dura la culpa. Mantilla nunca tuvo sentimiento de culpa. Sale de la cárcel sin rastro alguno de arrepentimiento. O sea, está listo para hacer lo mismo de nuevo. Alan García también, los mulder y todos los apristas igual. Al paso que vamos, los que están bien son ellos, y los que estamos cagados somos nosotros. Ayer salió Martha Chávez, mañana saldrá Joy Way, y pasado mañana Hermoza Ríos. Todos ellos sin culpa alguna. En aplicación de la más elemental lógica, si ellos son inocentes; nosotros somos irredimiblemente culpables. Culpables, por ejemplo, de complacernos con el asalto al Tesoro Público. De coludirnos con las pirañas trapacerías de los burócratas de todo nivel. De consentir que nuestras autoridades dilapiden el dinero con estolidez. Culpables de sonreír ante la alcahuetería del periodismo. Culpables de aplaudir los embargos de los castañedas lossios, las patanerías de los gordos gonzales, el meretricio mental de las magalys, el imperio fecal de la cultura combi. Somos nosotros quienes, de puro cobardes, hemos puesto el mundo al revés. Por eso es que Mantilla puede pagar 300 mil soles para salir libre y nadie le pregunta de dónde los sacó. Mañana fujimori pagará un millón y todos felices porque la plata la sacó de nuestro bolsillo. Papá, ¿Tú no anuncias en radio, verdad?.

5

Gualgayoc, 15 de diciembre del 2005.

6

Atarantando Atarantados
No obstante que se trataba de una fuga a todas luces anunciada, le tomó tres meses organizar sus detalles de María Antonieta en estampida.

alberto fujimori, ese infeliz, ofrece regresar. Bien podría ser para cumplir el vaticinio según el cual, quien se va sin que lo boten, regresa sin que lo llamen. O tal vez, muy a la peruana, sus socios nacionales lo estén cerrando y su anuncio esté dirigido a un ajuste de cuentas. Cual fuere la razón, y aprovechando que es día de los muertos, conviene repasar el itinerario que llevó al muerto de hambre a su confinamiento de lujo. fujimori huyó por primera vez en 1992. En aquella ocasión, y ante las solas voladas que un par de generales estaban en desacuerdo con la repartija de sus latrocinios, tomó su neceser y puso a buen recaudo sus cuatro letras. ¿A dónde corrió el peruanísimo comandante general de las fuerzas armadas?. Pues a la embajada de Japón. Allí lo recibió un alborozado embajador que de inmediato lo instaló en habitaciones preparadas para largas esperas. No fue así. Al poco rato, los jefes de la pandilla le informaron que los descontentos ya estaban presos y que el negocio debía continuar. ¿Qué nos probó aquella primera huída? Primero; que Fujimori era y sigue siendo tan valiente como una rata. Segundo; que el infeliz sabía que tenía que huir. Y eso que recién andaba por el segundo año de su gobierno. Tercero; que tenía perfectamente estudiado dónde le convenía huir. Cuarto; que el gobierno del Japón había instruido a su embajador para que le acondicione un resort donde el delincuente pase cómodamente sus días hasta cuando pueda ser asilado. Quinto; que los peruanos somos lo suficientemente nasos como para no haber atendido aquellas lecciones. Tan así no las atendimos, que un poco más y le contratamos agencia de viaje para organizar la segunda y definitiva huída. Todo un monumento a la pelotudez. A lo largo de sus diez años de pillaje, Fujimori, ese infeliz, nos ofreció pruebas fehacientes y suficientes de su desparpajo. Asumía su papel de relacionista público de la pandilla, y recitaba con eficacia los libretos que le preparaban. Pocas cosas salían de su menesterosa cabeza y todas ellas sólo procuraban asegurarse él y su botín. Por eso debió de llamarnos la atención que apenas se divulgó el video Kouri-Montesinos, con un inédito escrúpulo, resolviera convocar a nuevas

7

elecciones. Al cabo de diez años de diligente labor, Fujimori, ese infeliz, había dirigido las acciones de clausura y animalización del Congreso, demolición y corrupción del Poder Judicial, envilecimiento de las fuerzas armadas y policiales, aniquilamiento de la función pública, embolsicamiento de los medios de comunicación y montado un Estado dedicado al saco, el narcotráfico, la extorsión y la alcahuetería. ¿Qué podía importarle a tamaño desgraciado, las escenitas de un par de pelafustanes?. Tampoco fue presionado por la Marcha de los 4 Suyos, porque mientras cien mil peruanos protestaban, él organizaba el incendio del Banco de la Nación, y con tres cristianos dentro para dramatizar. Una vez más, no confundamos Qué motivo tuvo, con qué tubo le han metido. Evidentemente, el infeliz tenía un tubo metido. Alguien que podía llegar hasta su oreja le había advertido que el siguiente video era de él en persona, así que mejor se ponga a buen cubierto. No obstante que se trataba de una fuga a todas luces anunciada, le tomó tres meses organizar sus detalles de María Antonieta en estampida. Puso su mejor cara de yo no fui y disfrazó un policía de fiscal para convencernos que Montesinos era su enemigo. Organizó una parranda policial por tierra para que su enemigo Montesinos pudiera hacerse tranquilamente a la mar. Separó videítos de los infieles y los esparció con ventilador. Empaquetó todos los demás y junto con pesadísimas maletas los embarcó en el avión presidencial, el mismo avión en el que ya había transportado droga. Llamó a su hija y le dijo Espérame un ratito cariño, regreso en un ratito, y se arrancó. Ciertamente, los militares que desde pequeños deformó comandan ahora la soldadesca ganapán; los empresarios que se le prestaron de testaferros tienen el dinero intacto; sus magistrados siguen purulando sentencias, la prensa que abarraganó sigue sometida a su caficho; alguna penosa parte del pueblo sigue creyendo en huevadas. Pero que tales condiciones sean suficientes para vencer la cobardía del infeliz, lo dudo. En todo caso, y por si acaso, me estoy yendo al aeropuerto para recibirlo con mi canorte.
Gualgayoc. 1 de noviembre del 2005.

8

Ese Ajeno Estado
Para las comunidades del Perú, Pizarro, Abascal, La Serna, Bolívar, Castilla, Prado, Velasco, García, Fujimori, Toledo y todos los demás, son los apelativos diversos de la misma ominosa parasitación.

Si a mi, que soy hincha del Alfonso Ugarte de Chiclín (*), me llevan obligado a votar en las elecciones del Alianza Lima; ténganlo por seguro que votaré por Tula para presidenta, y por Waldir para Tesorero. Lo mismo le pasa a nuestra democracia formal. El régimen obliga a las personas a votar en una institución ajena e incluso enemiga: el Estado. No somos parte de esa institución, no nos representa, no nos sirve. No obstante la animadversión, nos obligan a votar. Escrito en chulucanense, Malaya mi suerte, que me obligan a votar por el que me ha de robar. ¿Cuándo empezó a divorciarse el Estado de la Nación?. Nunca. En verdad nunca estuvo casado. Los invasores predadores del 1500, los caudillos fundacionales del 1800, los aristócratas excluyentes del 1900, los pirañitas menesterosos del 2000, se incrustaron en el territorio nacional e invariablemente han dispuesto de las riquezas nacionales para su exclusivo beneficio, sin excepción que haga tolerable la regla. Para las comunidades del Perú, Pizarro, Abascal, La Serna, Bolívar, Castilla, Prado, Velasco, García, Fujimori, Toledo y todos los demás, son los apelativos diversos de la misma ominosa parasitación. Votar en el Perú no es elegir una opción de desarrollo; es elegir a la pandilla que ha de medrar en el Estado; y ese generalizado sentimiento puede ser una de las razones, quizá la más importante, por la que los peruanos nos apliquemos tanto en cagarla en las urnas. Y no sólo allí. Un caudillete en el Perú, no precisa de mucho mensaje para ganarse el afecto popular. Basta que se tumbe, o amenace tumbarse, a la casta política para que encienda el fervor de la chusma, ese populacho que se solaza prometiendo que ladrón que tumba a ladrón tiene un gobierno de perdón. Lo tuvo Velasco cuando derribó la decrépita promoción de Prialé. Lo tuvo Fujimori al disolver la República en el 92. Lo puede tener cualquier holgazán que ofrezca traerse abajo el sistema. Ese ajeno sistema. Toda revisión de los anuarios gubernamentales nos obliga a concluir que los peruanos usamos el voto para precipitarnos hacia la mediocridad. Cuando la chusma aplaudió a Velasco por expulsar a Luis Alberto Sánchez, no se le ocurrió que el APRA lo reemplazaría por un Mulder. Aplaudir los vejámenes fujimoristas a Ramírez del Villar, nos costó tener a Martha Chávez como presidenta del Congreso. Y por si fuera poco, para

9

refutar la vil promoción de los 90, en el 2000 elegimos a valdeces, chuquivales, cabanillas, pachecos y demás estolideces. No nos podemos quejar. Cuando se trata de elegir a quien administre el Estado, ese ajeno Estado, la cagamos con esmero.
Gualgayoc, 2 de febrero del 2006.

(*) Alfonso Ugarte de Chiclín, los Diablos Rojos del Valle Chicama, el último equipo serio que militó en el fútbol peruano.

10

De Succhubamba a San Jorge
Armados de vodka, de ametralladoras y del padrinazgo del General de División peruano, los rubios amiguitos del felón arrasaron con los ciervos y diezmaron los venados. Hasta explosivos utilizaron las bestias.

En la década del 50, la Hacienda Casa Grande, en Trujillo, decidió una importante inversión en la formación de un coto de caza. En Huacrachuco cercaron 500 hectáreas para criar 40 ciervos Dama especialmente transportados desde Europa. Cumplida la temporada de cría, los soltaban en los bosques de Succhubamba, pequeño paraíso donde los ciervos crecían y se reproducían con notable ahínco. En la zona se criaron también ciervos reales o ciervos colorados y venados de cola blanca. Casa Grande se encargaba de solventar la vigilancia del bosque. Aren Kulenkampf, gerente del emporio, vigilaba celoso el crecimiento del coto. Para fines de los 60, el proyecto había llegado a su madurez, orgullo de Casa Grande y la Región. Muy especiales invitados, y con carácter excepcional, eran consentidos a cazar un venado de cola blanca y sólo uno. Los ciervos eran intocables. En la década del 70, una soldadesca soviética se afincó en nuestro país para enseñarnos a manejar tanques. Eran tipos incultos y de muy baja ralea; pero el entonces ministro de Agricultura, un General de División del Ejército Peruano, tenía debilidad por los rubios y se desmayó en una estrechita amistad con los misioneros rusos. Al amanecer de una saturnal y agradeciendo vaya a uno a saber qué favores, el ministro obsequió a los soviéticos una temporada de caza, y convirtiendo la estrechita en delirio, volaron volando a Succhubamba. Armados de vodka, de ametralladoras y del padrinazgo del General de División peruano, los rubios amiguitos del felón arrasaron con los ciervos y diezmaron los venados. Hasta explosivos utilizaron las bestias. Ningún poblador se coludió con la revolucionaria experiencia. La carne se pudrió en el bosque y los militares reposaron la resaca en el Waikiki. En la primera década del 2000, recién colapsada la cleptocracia militar de Fujimori, algunos oficiales del ejército hacían cola en un cuartel de Chorrillos para cobrar sus remuneraciones. Eran oficiales noveles. En esas andaban cuando apareció un apuradito General de División reclamando a voz viva sí había una cola para generales. Si -le respondieron- en San Jorge (*) Que pena que allí no entren todos.

11

Gualgayoc, 9 de febrero del 2006.

No accidental sino Deliberado.
El objetivo de esta degradante práctica de TODOS los propietarios de los medios de comunicación es tan evidente como ruin. Un pueblo con autoestima de menesteroso puede ser gobernado por cualquier cagón.
El domingo 11 de setiembre del 2005 fue la jornada final del Campeonato Nacional Infantil de Atletismo. Concurrió algo menos de mil jóvenes deportistas de todo el país. Familiares, entrenadores, profesores y amigos poblaban con entusiasmo las graderías de la Videna. Se trataba de una fiesta en la que chicas y chicos exhibían los resultados de un año de trabajo tesonero y disciplinado, sacrificado y constante. Los atletas, por lo demás, son buenos estudiantes y personas reconocidas por su compromiso. Los propietarios de los medios de comunicación decidieron que en el evento no había ningún hecho que destacar, así que el esfuerzo infantil no fue cubierto por un solo periodista. Con igual desprecio trataron la jornada final de los Juegos Deportivos Nacionales Escolares ocurrida luego. Al poco tiempo, un holgazán, dizque modelo, anunció el fin de su condena por tráfico de drogas, y todos, TODOS los propietarios de los medios de comunicación, dispusieron que periodistas, reporteros, camarógrafos, fotógrafos, luminotécnicos, sonidistas, unidades móviles y estaciones satelitales se instalaran en la puerta del penal de Lurigancho para cubrir en detalle el primer día en libertad del delincuente. No es accidental. Es deliberado. Los propietarios de los medios de comunicación, dentro del marco de la política de envilecimiento impuesta por Fujimori, decidieron que los noticieros deben destacar los aspectos negativos de la sociedad peruana y ocultar hasta la desaparición los aspectos positivos. Productos como Laura Bozzo, la Chola Jacinta, Magaly Medina, todos los noticieros de prensa, radio y televisión, están dirigidos deliberadamente a persuadirnos que somos mediocres, viles, indignos, miserables. Repase el libreto. Accidente fatal para abrir el noticiero. Padre depravado que viola a hija pequeñita. Cobertura minuciosa de asaltos por los pirañitas de la Parada, los tiburones del congreso; el hijo que estafa a su madre con el cuento de la cascada, el perecimiento perdurable y así hasta llegar a los deportes, directamente desde la nené.

12

Los peruanos según los noticieros, somos escoria con referentes en traficantes y bataclanas, timadores y pediches, lamesobacos y lameculos. El objetivo de esta degradante práctica de TODOS los propietarios de los medios de comunicación es tan evidente como ruin. Un pueblo con autoestima de menesteroso puede ser gobernado por cualquier cagón. Y ese cagón siempre será presa fácil de las extorsiones periodísticas. El actual proceso electoral es otra prueba de ello.

Gualgayoc. 10 de febrero del 2006.

13

Empezando la Ley Seca
Ofrecer agua de caño ajeno, billetes que salen de las imprentas, precios fijados con tiza, afusilar a los cabros, aumentar sueldos a profes, polis, enfermeras y barchilones; en modo alguno califican como propuestas. Ya ni siquiera alcanzan el rango de pendejadas. Revisadas las experiencias electorales de los últimos cincuenta años, que son mis primeros cincuenta años, concluyo que los peruanos la hemos cagado sistemáticamente por la sola razón que nos obligan a llegar sobrios a las urnas. Más o menos como si al rodillo negro le hubieran exigido que se concentre en un templo adventista antes de algún partido. Sobrio el pueblo peruano, eligió a Belaunde en los 60, sobrio lo reeligió en el 80. Ascético eligió al forajido de Alan García; en estado de casi clarividencia prefirió al infeliz de Fujimori y sin aturdimiento alguno lo reeligió en el 95. El caso de Toledo todavía lo tengo en estudio, porque si bien es cierto imperó la Ley Seca, el candidato vivía en un turca de cargador que pudo haber mediatizado la estupidez que agobia al peruano cuando lo privan de su cuota de kerosene en el torrente alcohólico. Dice Bryce que la realidad peruana es tan entreverada y desquiciada que la única forma de apreciarla y quizá entenderla, es estando huasca. Algo así como la negación de la negación deviene en afirmación, menos por menos da más, huasca en la cantina igual a equilibrio. Constatado este hecho, si realmente queremos que el voto de los peruanos sea consciente, debemos proscribir esa estupidez de la Ley Seca. Si quieren otra prueba, vean la tele el domingo. Al margen de mis conocidas vocaciones ácratas; para cualquier persona que ve fútbol es ostensible (ostensible significa sostén sensible sin ese al principio) que en este proceso no existe elección alguna. Para los efectos formales, hay tres candidatos finalistas, dos de los cuales, los varones, son probadamente limítrofes y ladrones. No existe forma de comparar y, consecuentemente elegir, entre esta bosta y Lourdes Flores. Lamentablemente, el sistema democrático, dentro de sus más lastimosas deficiencias, cuenta con esta manía de someter a escrutinio asuntos que no tienen carácter plebiscitario. El plebiscito es entre pares. La consulta es entre propuestas. No puede someterse a elección entre un ladrón y un profeta. Miren no más cómo la cagó Pilatos por hacerse el demócrata con el pueblo. Qué propuestas ha hecho Humala, cuáles son las de García?. Buen momento para enfatizar que sólo califican como propuestas aquellas iniciativas que pueden ser realizadas directamente por el ofertante sin involucrar el bolsillo ajeno. Autoaplicativas, las llaman los bogas.

14

Ofrecer agua de caño ajeno, billetes que salen de las imprentas, precios fijados con tiza, afusilar a los cabros, aumentar sueldos a profes, polis, enfermeras y barchilones; en modo alguno califican como propuestas. Ya ni siquiera alcanzan el rango de pendejadas. No se trata pues, de que los electores estemos sobrios. Se trata de que los postulantes no estén ebrios o drogados. Pero como el domingo vamos a estar obligadamente sobrios, obligatoriamente la vamos a cagar de nuevo. Y después dicen que los borrachos tenemos la culpa.

Gualgayoc, 6 de abril del 2006.

15

Erratas con Fé
Cómo puede ser honrado un hombre que juró lealtad a la Patria y consintió durante diez años que sus jefezotes se levanten el País a costa de la pobreza y la ignorancia de sus compatriotas
Un par de acuciosos lectores me ha remitido sendas oservaciones respecto a mi última diatriba. Encontrando que tales oservaciones tienen fundamento y pa demostrar que en vísperas electorales me da por pegarla de demócrata, cumplo con dar cuenta de ellas. En efecto, a Belaunde no lo eligieron en el 70, fue en los 60 y lo reeligieron en el 80. Durante los 70, una pandilla de militares, dirigida por un dipsómano que es la vergüenza del gremio, se encargó de arruinar el País y llenarse las polacas de plata. Como lo han hecho reiterada e impunemente a lo largo de nuestra militarizada historia. Coinciden mis reflezivos colaboradores, en extrañarse de la palabra limítrofe con la que califico a Humala y a García Pérez. Entendámonos. Limítrofe es aquella persona que nació con las neuronas exactas para obtener DNI. Una neurona menos y pudo nacer gusano, piraña o zorrillo. En los casos sub materia, no es necesario mucho análisis para concluir que, en efecto, cualquiera de los dos pudo ser un animal, aunque de vez en cuando ejercen tal condición. Alan, por lo menos, durante cinco años la hizo de rata, de caballo loco y de allí para delante de Concha de Abanico gigante. Humala, por su parte, no pierde oportunidad para probar que su destino genético fue el de ser caracol: arrastrado, conchudo y baboso. El tigre Navarro lo pronunciaría mejor. Alguno por allí, despistado como muchos, asegura apasionadamente que Humala no es ladrón. Error. Si lo es. Si no pregúntenle cómo ha hecho para darse vida de petrolero con el ripio que recoge de la ventanilla del Ministerio de Defensa. Más allá de ese dato grosero, insisto en reiterar que encontrar un militar honrado es igual de imposible como encontrar un aprista honrado. Cómo puede ser honrado un hombre que juró lealtad a la Patria y consintió durante diez años que sus jefezotes se levanten el País a costa de la pobreza y la ignorancia de sus compatriotas. Como puede ser honrado un hombre que recibe sueldo para defender la Patria y obedeció órdenes para tirarse la plata de la Nación. Cómo puede ser honrado un hombre que obedientísimo se salió a tomar el fresco con el cuento de una rebelión que sólo los diarios fujimoristas cubrieron.

16

Con estas preguntas y sus correspondientes respuestas, concluimos que este crápula ni es honrado ni es patriota ni es hombre. Con lo que volvemos al tema ese de los limítrofes. Para cucaracha está bien. Estos errores y estos vacíos y algunas torpezas mecanográficas en mi diatriba anterior, sólo pueden obedecer a la Ley Seca. Así que sorry, y les prometo que el lunes, a la luz esclarecedora de las restablecidas chelas, escribiré acerca de cómo el arco iris se convierte en Cabrito deshuesado con yucas de Poroto en una chacrita de Moche.

Gualgayoc, 8 ded abril del 2006.

17

La Cabra hace Cabronadas
Incapaz de leer treinta palabras seguidas, jactancioso de su ilustración de kiosko, adicto relamido al chisme y las bolas, eso que llaman pueblo adopta sus decisiones políticas sobre las petrificadas bases de la ignorancia, cuando no de la estupidez.
En su primer gobierno, el muy general don Juan Domingo Perón arruinó Argentina. Luego de típicas vacaciones en París, donde cantaba rancheras y tomaba cafecitos, regresó a su Patria para ser reelecto multitudinariamente. Candidasos los ches, apostaron a que un hombre no puede cometer dos veces el mismo error. Y en efecto así fue, no lo repitió, lo multiplicó. El segundo estropicio Perón concluyó en tragedia. Argentina no murió sólo porque no hay cementerio de naciones y los gauchos tenían que ver a Maradona reconstruir a patadas su orgullo nacional. Eso que llaman pueblo acostumbra cometer idioteces así. Cogido de una mancuerna de humo se lanza al precipicio jurando que no se va a sacar la ñoña y por supuesto, se la saca. Incapaz de leer treinta palabras seguidas, jactancioso de su ilustración de kiosko, adicto relamido al chisme y las bolas, eso que llaman pueblo adopta sus decisiones políticas sobre las petrificadas bases de la ignorancia, cuando no de la estupidez. Consultado mi abuelo Jorge Luis sobre el particular, vaticinó el error suicida de la segunda elección de Perón. “Pero es la voluntad soberana del pueblo” le increparon. “Por eso mismo es que no debe tenerse en cuenta” sentenció. A la luz aclaradora de los años, cotejamos que Borges tenía razón y la sigue teniendo. Desesperantemente es inevitable sustraerse a los cotarros electorales. Esto que llaman democracia concede a todos los ciudadanos la oportunidad de arrogarse la calidad de analistas políticos y uno tiene que chuparse sus comentarios: Alan no puede cometer dos veces el mismo error. Obvio microbio, calamidad nacional a la vista. Alan no va a cometer el mismo error porque él jura que no ha cometido ninguno. Vender los Mirages y congelar las cuentas de ahorros familiares fueron aciertos revolucionarios conducentes a capitalizar la economía nacional. Subsidiar dólares y créditos para regalárselos a los amigotes fueron ideas brillantes para fortalecer la clase empresarial. Fagocitar las reservas internacionales e imprimir volúmenes desaforados de billetes fueron decisiones que obedecían al mandato moral de probar que el dinero no vale nada. Incrustar pirañas y tiburones en la Administración Pública y

18

el Poder Judicial probó la fraternidad del búfalo. No fueron errores, y si no lo fueron, lo hará de nuevo. Contará para ello con la industriosa cooperación de gente proba como los mulder y las cabanillas; gente sabia como los mufareches y las valleriestras; gente experimentada como los cornejos y las mantillas; vigorizados, como no, por el inspirador aliento de los Burgos y la señera frescura de las lucianas, digna depositaria de la tradición de honradez que fundaran su intachable abuelito y el bailarín de su papá.
Gualgayoc, 20 de abril del 2006.

19

OH-RROR
A las volandas tuvieron que desempolvar sus mejores franelas para decirnos que la bestia lució de impecable casimir inglés y corbata de seda; punto para Alan; que se le veía mucho más apuesto en escena, casi un Kennedy de la televisión; punto para Alan; que saludó al empezar su disertación y que se despidió invocando la protección de Dios; punto para Alan. O sea, Alan ganó por un aluvión de ayayais.
No escalofrío sino calambre cerebral sufre la prensa butifarra al constatar que la diferencia entre Chiricuto y la Rata es de 4 puntos, con la estrella cayendo y la olla hirviendo además. (Simulación de voto APOYO, mayo 23) Aquella misma prensa que le achacó defectos postizos a Lourdes, ahora beatifica al holgazán: Alan es responsable, es demócrata, es abierto; se ha convertido en racional, en sensato, en moderado; ya superó su juvenil etapa de soberbio, de ególatra, de ladrón. Es inconcebible que el pueblo no se deje convencer que la miasma, cual Pokemón, ha evolucionado a Estadista, con E mayúscula para que no se mortifique. Desde los tiempos de Fujimori no disfrutábamos una prensa tan unánime. Sin voces discordantes esta vez, porque ahora no hay un diario, un canal, una radio, que como excepción confirmante, critique a García Pérez. Hasta Cotler dice que va a votar por él. Dice, claro, y vaya uno a saber si lo dijo gratis. Total, se lo dijo a El Comercio. La noche del debate fue espeluznante. Los mediócritos ni se habían preparado. Ciegos y sordos pero con la mano extendida, confiaron que Alan el balconero, haría papilla al tartamudo aliviándoles el pesado trabajo de los domingos. No fue así. A las volandas tuvieron que desempolvar sus mejores franelas para decirnos que la bestia lució de impecable casimir inglés y corbata de seda, punto para Alan; que se le veía mucho más apuesto en escena, casi un Kennedy de la televisión; punto para Alan; que saludó al empezar su disertación y que se despidió invocando la protección de Dios; punto para Alan. O sea, Alan ganó por un aluvión de ayayais. Baily, insospechable de ollantero, fue el único en reconocer que había ocurrido un “empate con sabor de triunfo para Ollanta”. En un alarde de imparcialidad, América TV, igualita que en la temporada Croussillat, le encargó a Sol convocar a una encuesta telefónica por medio de celulares satelitales y nots buks geodésicos. En

20

ese level nadie logró entender qué ñoña hacía ese enano gritón al costado del moderador, ni cómo se le ocurre presentarse sin corbata y en pantalones de drill además. Obvio microbio, Kennedy le ganó a Kid Cucaracha por otra docena de puntos. Pero por siaca, abrieron espacio a los predicadores del voto viciado. Bien organizado el escrutinio, hay tres formas de votar por Alan García: Marcar la estrella, votar en blanco o viciar el voto. El problema es que la chusma no lee encuestas, no capta la exquisitez del voto viciado y la olla sigue hirviendo. Mal negocio. Los mediócritos apostaron a que la elección es contra el miedo. La chusma está pensando que es contra el asco. En fin de cuentas, el que tiene miedo que se compre un perro; pero cuando el asco te ahoga no te queda otra que vomitar. Yo por lo menos, vomito.
Gualgayoc, a siete días de la segunda cagada electoral.

21

Avant Premier
a treinta días de asumir el mando gubernamental, y en el voto pro TLC de sus perecidos congresistas, Alan García anunció que no va a cumplir ninguna de sus promesas, que ni siquiera las recuerda, y, lo que es peor, que no es necesario que las recuerde ni que las cumpla.
Yo no creo que quienes votaron por García estén en contra del TLC. Quienes creen que negociar con el lobo es esencialmente nocivo y amoral votaron por Humala. De modo que la aprehensión no proviene de la disciplina aprista votando a favor del tratado en la juerga congresal de la madrugada del miércoles 28. La suspicacia del optimista, como el vómito del realista, es consecuencia de la velocidad con la que Alan García repasó a sus votantes la lección de que en política no hay que ser ingenuos. Ni siquiera esperó a que secara la tinta en los votos obtenidos con su prédica anti TLC, para poner reversa y ordenar a sus turroneros levantar su manito de pordioseros para recoger su mendrugo y avalar la implantación de una política comercial a la que condenó durante toda la campaña. Reitero y realzo: el tema no es el TLC, el tema es la práctica embustera de Alan García para conseguir votos con la propuesta exactamente opuesta a la que va a imponer como gobernante. Y que lo haga tan rápido además. Ni siquiera gobierna pero ya se reestrenó como camandulero. El holgazán no es ingenuo y ha demostrado tener información precisa de todo lo que le interesa. Debemos quedar advertidos entonces, que el inminente presidente ya concluyó que la estabilidad de su gobierno y la viabilidad de nuestra Nación, no dependen de la credibilidad que las personas tengan en él, ni en la confianza que puedan despertar sus ofertas electorales. Nace convencido que sus electores no le creen y que no queda un solo cándido que espere el cumplimiento de una promesa. Ciertamente no se me ocurre cómo alguien podría haber creído que este manganzón haya querido alguna vez bajar las tarifas de agua, moderar el precio de las medicinas, reducir el sueldo de los congresistas o impulsar un programa de agronegocios exitosos en la sierra. Es inconcebible. No tiene asidero alguno en la realidad y menos aún en sus antecedentes sino en su prontuario. Exactamente a treinta días de asumir el mando gubernamental, y en el voto pro TLC de sus perecidos congresistas, Alan García anunció que no va a cumplir ninguna de sus promesas, que ni siquiera las recuerda, y, lo que es peor, que no es necesario que las recuerde ni que las cumpla.

22

Nada nuevo en verdad, tan solo un avant premiere de la viejísima película nacional del turrón y la butifarra, del señuelo y de la yuca, de la concha y del desparpajo, de la lujuria por el poder y de las devastadoras consecuencias de la tetudez a la hora de votar. Nos lo hemos ganado.
Gualgayoc, 29 de junio del 2006.

23

Estupidez Garantizada y Extendida
Piedra, arena y cemento; el resto es cuento; frase predilecta del hermanón, apóstol del catecismo que pretende construir la sociedad en las pistas y no en las personas.
El alcalde del distrito El Porvenir, capital trujillana del Calzado, resolvió que más importante que construir baños en los colegios de su comunidad era levantar un arco de concreto y vitrales donde poner la placa que perennice su memoria. Un baboso de colección; pero no está solo. Una colección muchedumbre que apiñata a todas las autoridades, menos una. Angel Tachino, quien aparenta haber terminado primaria, clausuró la biblioteca municipal de Pueblo Libre en Lima, y reemplazó los libros por escritorios para sus ejecutores coactivos. Jorge Salmón, de quien si nos consta que es catedrático universitario, canceló el Metropolitano Infantil de Atletismo que con perseverancia había mantenido la Comunidad de San Isidro a lo largo de ocho años, y concentró el gasto en cambiar el asfalto por adoquincitos de colores. Cuando de hablar se trata, todos nos llenamos la boca exigiendo priorizar el gasto en la educación pública como la única forma de salir de la barbarie. Baldes de babas. Tan pronto pescamos cargo público, dedicamos el gasto a lo que produce coima; insano espíritu que hermana a catedráticos y arribistas, profesionales y talaberteros, alcaldes distritales y alcaldes provinciales y presidentes regionales. Obra emblemática de esta doctrina gubernamental no es la plaza de toros construida en un pueblo que no tiene servicio de agua potable, sino el estadio que construyó el rector de una universidad arequipeña que todavía no ha generado un solo proyecto de investigación para respaldar el desarrollo regional. Precioso el estadio por cierto. En un colegio a las afueras de Otuzco en la serranía liberteña, leemos un letrero que anuncia con discreción que los baños y las aulas han sido construidas con el trabajo conjunto de los padres de familia, la comunidad y la ¡¡Municipalidad!!. Como no podía ser de otro modo, tan artera traición debía ser castigada, y el alcalde que se le ocurrió invertir en educación ahora está preso. Una curiosidad morbosa nos empuja regularmente a repasar los presupuestos de los gobiernos municipales y regionales con la certeza de que siempre y en todos, encontraremos lo mismo. O mejor dicho nunca encontraremos lo que buscamos. Ninguno de ellos consigna partidas para construir baños en los colegios públicos, construir aulas, equipar laboratorios, comprar libros para las bibliotecas públicas, organizar torneos deportivos, capacitar maestros, ofrecer becas a jóvenes destacados. Esas

24

son huevadas. Piedra, arena y cemento; el resto es cuento; frase predilecta del hermanón, apóstol del catecismo que pretende construir la sociedad en las pistas y no en las personas. Jorge Luis Borges, a quien jamás se le habría ocurrido ser alcalde, verificó que el individuo que ordenó la edificación de la casi infinita muralla china fue aquel primer emperador, Shih Huang Ti, que asimismo dispuso que se quemaran todos los libros anteriores a él. El dato nos comprueba que la piedra prevalece sobre el libro desde hace un buen tiempo. Santiago Uceda y Ricardo Morales, a la cabeza de un briosísimo pero escueto equipo de arqueólogos de la UNT están a un pelo de conseguir para la Huaca de la Luna el reconocimiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad. ¿Qué hace un candidato aprista mochero para respaldar tan noble empeño?, pues pinta con su nombre y su estrella las murallas que circundan los templos. Tropelías de este tipo están cometiendo todos los alcaldes, todos los presidentes regionales, todos los candidatos, todos los partidos, en todos los pueblos de nuestro Perú. Así que ignorancia y barbarie tenemos para rato. Estupidez garantizada, y con garantía extendida además.
Gualgayoc, 18 de agosto del 2006.

25

Hualgayoc con h
El Estado urbano representa, defiende e impone los intereses de las empresas mineras. Ese minúsculo Estado integrado por una reata de ganapanes, una gavilla de cernícalos; periodistas butifarra y congresistas chancay; magistrados perecidos y políticos camanduleros. Ese minúsculo, decrépito y séptico Estado que se arroga la representación de todos los peruanos. La Comunidad de Hualgayoc fue convencida finalmente que la mejor manera de insertarse en el mundo global era producir quesos cumplidores de las más exquisitas normas de control sanitario. Desde la teta de la vaca hasta el cintillo distintivo, los comuneros se empecinaron en construir un queso bidestilado apto para el consumo de gourmets parisinos . En esas andaban cuando un camión cisterna de la empresa Minera Gold Fields, en la madrugada del 4 de julio, por la pura coincidencia, virtió su carga en el río Pabellón Quínua. Esparcido por la torrentera, el derrame arruinó los valles de Pampa Larga, Quebrada Honda, Incatambo y Tantachual; ríos a su vez contribuyentes de Gallito Ciego. Chau campo, chau vaca, chau teta, chau queso, chau exportación. Amén de chau truchas claro. Un poco más allá y sólo un poquito después, las familias de Quilcate, Catilluc, Tongod, Yauyucán, Pulán, acudieron al campamento de la compañía Coymolache en Chugur para protestar contra las actividades contaminantes de la minera. Acuden presurosos los burócratas urbanos. Acuden con sus faltriqueras menesterosas. Fijan plazos improrrogables para iniciar acciones de remediación ambiental. Acusan de terroristas a los productores de queso. Prorrogan los plazos improrrogables. Prueban que los ríos contaminados no afectan para nada las faenas agrícolas. Reprograman las prórrogas improrrogables. Mandan pedir a casa otra faltriquera porque la que trajeron era muy chiquita. De todo el resto, la culpa la tiene el cura Arana. Tienen estas familias andinas un Estado que las represente? No. Los burócratas urbanos sólo representan su vientre. El Ministerio de Agricultura mantiene una dependencia meretriz a las tentaciones del Ministro de Minería. El Estado urbano representa, defiende e impone los intereses de las empresas mineras. Ese minúsculo Estado integrado por una reata de ganapanes, una gavilla de cernícalos; periodistas butifarra y congresistas chancay; magistrados perecidos y políticos camanduleros.

26

Ese minúsculo, decrépito y séptico Estado que se arroga la representación de todos los peruanos. Inequívocas evidencias que desde cuando Francisco Pizarro instaló su bota en el Centro Empresarial de San Isidro, el plan nacional de la minería sigue siendo el mismo: los jóvenes al socavón, las muchachas al burdel.
Gualgayoc, 20 de setiembre del 2006.

27

Ay, General.
Los Oficiales Generales, Técnicos y personal de tropa seguirán fungiendo de contratistas de obra, y el Ejército Peruano seguirá poniendo la insignia para que una fila de crápulas, al parecer interminable, sigan saqueando el presupuesto público con el escaldado pretexto de ayudar a los más pobres.
Para conmemorar el aniversario del cuartelazo que los condujo a destruir nuestra Nación, el Comando del Ejército resolvió por fin enterarse que las obras viales que ejecutan sus guarniciones pavimentan las billeteras de oficiales Generales y despiertísimos amiguitos civiles. En su ruta al hallazgo, presumo, los inspectores habrán “descubierto” que las obras no son planificadas, ejecutadas y supervisadas por profesionales en Ingeniería de algún tipo, sino cometidas por uniformados practicantes de la falsificación de facturas, adulteración de informes técnicos, invención de reportes de obra, asalto en fin, a la pobreza de los hijos de don Francisco Bolognesi, don Andrés Avelino Cáceres, don Alfonso Ugarte. ¿Ha resuelto el Comando militar clausurar este giro de las actividades castrenses? No. Los Oficiales Generales, Técnicos y personal de tropa seguirán fungiendo de contratistas de obra, y el Ejército Peruano seguirá poniendo la insignia para que una fila de crápulas, al parecer interminable, sigan saqueando el presupuesto público con el escaldado pretexto de ayudar a los más pobres. ¿Ha destituido o degradado al cabecilla de la pandilla que cometió el pecado y la burralidad de dejarse sorprender en flagrante pillaje? No. Sólo le ha dado vacaciones. El General seguirá cobrando puntualmente su remuneración, seguirá disponiendo de vehículo y de los correspondientes vales de combustible, además del fercho. Seguramente tanto ajetreo lo ha estresado y merece el descansito que le permita retirarse con honores de aquí a unos seis meses, que es el plazo improrrogable de la memoria política de los peruanos. El nombre completo de este infeliz es Rafael Hoyos de Vinatea. Los nombres que todavía no sabemos son de los oficiales generales que lo investigaron, lo comprendieron y lo bendijeron con la amonestación. El resto seguirá igualitito. El Ejército seguirá contratando obras civiles en las provincias pobres y los gobernantes seguirán haciéndose los que no ven. No podría ser de otro modo. García Pérez reivindicó hace poco a

28

nuestro glorioso ejército y hasta les ofreció abogado a los heroicos soldados que son víctimas de persecución de los comunistas. Que duda podría caber, el General Hoyos será el primer cliente de este servicio. Prueba capital de que el poder civil en el Perú sólo es vicario del cuartel. Rabona más bien. Chongoyape, 3 de octubre del 2006.

29

Hay General, todavía hay.
Si tuviéramos algo de decoro, nos quedaría pendiente averiguar que tan confiable puede ser un ejército comandado por generales que no entienden los contratos que firman; o para que nos sirve una institución cuyos comandantes se tiran la plata obedeciendo “ordenes superiores”.
El General de División (tnr) Rafael Hoyos Vinatea, popularmente conocido en el mundo del ampay como Carretero, acaba de proclamarse como el soldado mejor calificado para ocupar la Comandancia General del Ejército. Ofrece como sus mejores créditos, el haber firmado el contrato de la carretera a Cabana sin haber entendido lo que firmaba, y sobre todo, por haberlo firmado obedeciendo obedientísimo “órdenes superiores”. Que la carretera no se haya construido, que los fondos asignados para tal fin hayan desparecido, que para desparecerlos haya validado un fardo de facturas fraguadas y una resma de informes inventados, es absolutamente irrelevante. Y lo es porque tales actos no configuran irregularidad alguna, ocurren con regularidad en todas las obras viales encargadas al Ejercito Peruano Contratistas Generales Empresa de Irresponsabilidad Ilimitada. De acuerdo con Hoyos, lo de Cabana es puro pretexto de un par de colegas envidiosos y mediocres que pretenden sacarlo de carrera: ese par de generales que con prudencia de abuelita lo amonestaron, y sólo amonestaron, por tirarse la plata como vulgar piraña. De lo amonestado, de lo proclamado, de lo hasta hoy actuado en este penoso caso, debemos inferir, aunque todavía no concluir, que el Estado seguirá entregando plata de todos los peruanos a los militares para que ejecuten obras para las cuales nadie los ha calificado. En tan menesteroso empeño debemos incluir además, el proyecto de ley para restablecer la obligatoriedad del Servicio Militar. Hoy mismo, oficiales de diversas guarniciones siguen administrando fondos públicos sin control alguno. Los políticos civiles han abdicado sus prerrogativas a favor de sus patrones en este coto. Carísima vacuna contra los cuartelazos. Los herederos de Velasco se contentan con el billeterazo. Si tuviéramos algo de decoro, nos quedaría pendiente averiguar que tan confiable puede ser un ejército comandado por generales que no entienden los contratos que firman; o para que nos sirve una institución cuyos comandantes se tiran la plata obedeciendo “ordenes superiores”.

30

Gualgayoc, 15 de octubre del 2006

31

MILTON PARA TODO EL MUNDO
Apareció fujimori, vistió los colores del liberalismo, vendió todas las empresas, desmanteló el Estado y se tiró la plata completita: 17 mil millones de dólares que nadie ha visto en el Perú.
Borges prometió que algún día mereceremos no tener Gobiernos. Algo así como que las cabras algún día merecerán no tener pastor. Desconozco si Milton Friedman leía Poesía, pero andando el tiempo se entregó a construir una teoría que llevó la discusión al campo de la Economía: el Estado debe desaparecer. Los Chicago Boys abrieron la partida con Gambito de Dama. Margaret Tatcher les regaló la oportunidad de triturar un Estado paquidérmico y lo hicieron con precisión, rapidez y eficiencia. Los burócratas, como no podía ser de otro modo, contraatacaron con una defensa siciliana y se apoderaron de Estados tercermundistas para proclamar que sólo el Gasto Fiscal salvará a la Humanidad. Al centro, al costado, por arriba o por abajo, y como acostumbra ocurrir en toda guerra, pulularon los tamerlanes que con uniformes superpuestos, predicaron lo uno, practicaron lo otro y repasaron el manido oficio del saco y el pillaje. Nuestro País, que al principio es lo que importa, no tuvo el privilegio de ser campo de juego, con las justas llegó a botín. Velasco y García la pegaron de socialistas, destrozaron la estructura productiva nacional, arrasaron con el Tesoro Público, poblaron y engordaron las planillas burocráticas, y nos dejaron una fila de empresas y entidades desquiciadas por compadritos y perdularias. Apareció fujimori, vistió los colores del liberalismo, vendió todas las empresas, desmanteló el Estado y se tiró la plata completita: 17 mil millones de dólares que nadie ha visto en el Perú. Algunos turiferarios disfrazaron el pillaje de ideología y atarantaron tan bien que hasta quedaron como conceptuosos. Tanto liberalismo no les impidió duplicar la planilla burocrática: Despidieron a los compadritos y perdularias, y los reemplazaron con sus compadritos y perdularias. Ante semejante trapacería cómo respondemos los peruanos? Alan Presidente, Keico Congresista, Franco Navarro entrenador de la selección. Sin lugar a la menor duda, los peruanos todavía no merecemos NO tener gobierno. En verdad, ni siquiera hemos llegado a merecer que nos gobiernen, con las justas a que nos asalten. Y si quieren otra prueba, escuchen más tarde los resultados electorales.
Gualgayoc, 19 de noviembre del 2006

32

33

El Futuro Parecido
Un rastreo en los bienes incautados a un superahijadito vernacular evidenció inequívocamente que el candidato aprista a la alcaldía de Lima, proclamado moralizador de la administración carcelaria, había sido, y con toda seguridad sigue siendo, datero, soplón, felipillo y, obviamente, lameculo de narcotraficantes.
El jueves 15 de marzo el ministro de Agricultura se quinció y firmó un sometimiento a los coqueros para que siembren, maceren y exporten toda la coca que quieran, siempre y cuando sea para consumo tradicional. El lunes siguiente, en México, los padrinos de los coqueros peruanos, asesinaron a la hija de un General de División y un desavisado policía, solo su soledad, incautó 210 millones de dólares, indiscreción por la que ya fue destituido. De ese tamaño es el negocio. Para no perder el paso, los ahijaditos de por aquí organizaron una reu en el Parlamento centralista, burocrático, achorado y ahijadito que se arroga la representación de los peruanos, para demostrar con la aritmética de cantinflas, que toda la coca que producen es destinada a la preparación de matecitos para el estreñimiento y colutorios para después del mamey. Un rastreo en los bienes incautados a un superahijadito vernacular evidenció inequívocamente que el candidato aprista a la alcaldía de Lima, proclamado moralizador de la administración carcelaria, había sido, y con toda seguridad sigue siendo, datero, soplón, felipillo y, obviamente, lameculo de narcotraficantes. Para probar que no se juegan con las prioridades, los congresistas encarpetaron esta denuncia y se entregaron a debatir si es ético usar el dinero de los pobres del Perú para echarse un pereque de amanerados y perdularias en una cantina paulista. García Pérez, casi un titular del Ajá, ordenó el bombardeo de las pozas de maceración. Eso fue a principios de abril, por lo que deberíamos presumir que ya no hay pozas, o que ya no hay bombas o que el cuentista pasó de bombardero a bombero. Bombosa manera de decir que va a acabar lo que ni siquiera va a empezar. Algo que todavía no se le ocurre ni al presidente, ni al ministro de economía, mucho menos a algún congresista, es abolir la exoneración tributaria de la que gozan los narcotraficantes y que les permite llenar sus piscinas de maceración con kerosene subsidiado con la plata de todos los peruanos. La creación e imperturbada vigencia de esta exoneración de impuestos evidencia que el

34

tráfico de coca es un negocio estratégico y lo del bombardeo es puro bombeo. Si a la exoneración sumamos el sostenimiento artificial del precio de los narcodólares por parte del BCR, deberíamos concluir en que nuestra economía ha evolucionado de narcodependendiente a narcomotora. A punta de bombardeos García Pérez y su cartel han consagrado estatalmente este negocio, beatificando la estupidización de los jóvenes consumidores, la intoxicación de los ríos de la selva, la polución de las tierras de montaña, la cafichería policial, la agricultura perdularia, la lavandería institucionalizada, todo esto muy lejos del amén, por cierto. Ahijaditos de por acá, padrinitos de por allá, hacen caminar el negocio sin tropiezo alguno. En este proyecto nacional nuestro futuro se parece bastante al presente de México. Mucho por su ignorancia, bastante por su pobreza, pero por sobre todo, por su violencia. En ese futuro parecido, y advertidos como estamos, no nos podremos quejar.
Gualgayoc, 30 de abril del 2007.

35

Snip, Snip.
En los presupuestos municipales, casi sin excepción, no hay una partida destinada al equipamiento o actualización de bibliotecas. De lo que debo inferir que los adoquineros pagan coimas y los libreros no.
El 2 de enero de 1999, Angel Tachino, de oficio locutor y afortunado alcalde electo de Pueblo Libre, clausuró la Biblioteca Municipal y reemplazó los dispensables libros por indispensables ejecutorías coactivas que habrían de dispensarle el dinero para comprarse su apetecido Bora. Hasta hoy, a nadie se le ha ocurrido meter preso a ese infeliz. Al cabo de ocho años, un nuevo alcalde resolvió que más importante que devolverle su Biblioteca al distrito, era poner letritas de concreto en un parque para que la gente sepa que el distrito se llama Pueblo Libre. Para el caso, es absolutamente irrelevante el costo del inutilísimo avisete. Interesa determinar si nuestras autoridades tienen capacidad para darle un uso provechoso al dinero de los contribuyentes. Los apristas claman y proclaman que si pueden. Su capitoste, que tiene evidentes problemas de reparto de torta, exige desmantelar el SNIP. Los obedientes congresistas están a un pelo de complacer los deseos de su cabecilla. El dinero es del pueblo y no de los tecnócratas, así que alcaldes y presidentes regionales deben tener todas las facilidades necesarias para tirarse la plata. Y se la van a tirar. No tenemos que irnos muy al canto para encontrar pruebas. El alcalde de Lima ha resuelto que la mejor forma de cambiar una ciudad, es cambiando sus veredas, así que en el presupuesto de la capital de la República con peor nivel educativo de Latinoamérica, hay cientos de millones de soles para adoquines y cemento, pero no hay un centavo para libros, de esos que la gente usaba para crecer espiritualmente. Castañeda, de sobra lo sabemos, no es un adoquinador aislado. Jorge Salmón eliminó el Metropolitano Infantil de Atletismo para comprar los adoquines con los que estropeó la calle Miguel Dasso. Todo un orgullo para un individuo que se precia de ser catedrático universitario. En los presupuestos municipales, casi sin excepción, no hay una partida destinada al equipamiento o actualización de bibliotecas. De lo que debo inferir que los adoquineros pagan coimas y los libreros no. Nuestros lúcidos gobernantes hicieron tiras la plata del guano, pica pica la plata del salitre, humo la plata del caucho. Así que experiencia les sobra. Ahora asistimos, escandalosamente impasibles, a los preparativos para tirarse la plata de la minería. No habrán pasado diez años, Pueblo Libre, como todos los distritos del Perú, seguirá sin Biblioteca Pública, Tachino

36

seguirá siendo el único locutor que pasea en Bora, los presidentes regionales habrán dilapidado el dinero público en obras inútiles pero que dejan abundante coima, y el pueblo peruano, ese que vota a ciegas como consecuencia de su ignorancia, seguirá eligiendo a Garcías Pérez para que le roben a entera satisfacción.
Gualgayoc, 19 de mayo del 2007.

37

Protesta Protestadora
La Burocracia es una institución tutelar de la Sociedad. Sin ella, los ciudadanos quedarían desamparados, expuestos a las perniciosas consecuencias de la razón, la iniciativa, o la libertad. El burócrata sacrifica su criterio e inteligencia en obsequio a la perennización de la prebenda y la repartija.
En nombre de las sociedades protectoras de derechos humanos, expresamos nuestra enérgica protesta por la condena a nuestro socio Zheng Xiaoyu, aplicado ex director de la Agencia Estatal de Medicamentos y Fármacos de China. Es un evidente exceso que ofende la dignidad humana, que el gobierno de Hu Jintao haya condenado a muerte a Xiaoyu por el solo hecho de recibir 800 mil dólares para consentir la circulación de líquido de frenos, dietileno-glicol, en ampollas antibióticas. Ejecuciones de este tipo desalientan el desempeño burocrático y sin duda provocarán una migración de talentos fuera del aparato estatal. Condenar a muerte a un funcionario público es un acto salvaje que inflama el nervio trigémino de la comunidad internacional. La Burocracia es una institución tutelar de la Sociedad. Sin ella, los ciudadanos quedarían desamparados, expuestos a las perniciosas consecuencias de la razón, la iniciativa, o la libertad. El burócrata sacrifica su criterio e inteligencia en obsequio a la perennización de la prebenda y la repartija. Su labor debe ser protegida y garantizada por el Estado. Nada más lejano de este sentir progresista, que asesinar a un funcionario. Ya hasta parece piconería. En otras latitudes, el derecho del burócrata se respeta. En Perú, por ejemplo, el gobierno del Presidente Alan García Pérez viene promoviendo una ley de restablecimiento de la pena de muerte que podríamos llamar ejemplar. La iniciativa, que es del propio García, excluye y aleja de sus alcances, las irregularidades que comprensiblemente puedan cometerse en el uso de los fondos públicos. El peculado, la concusión, la malversación, no dañan a la Nación; tan sólo redistribuyen la riqueza hacia personas con mejores opciones de gasto. Con agudeza propia de grandes estadistas, el presidente peruano ha identificado a los violadores y a los terroristas como los causantes de las desgracias de su Nación y exige su exterminio. Los peculadores en cambio, están recibiendo sólidas pruebas de respaldo moral, materializada en la excarcelación de ex ministros convictos en casos de corrupción o el

38

tratamiento humanitario a presos políticos como Joy Way, Hermoza Ríos, Villanueva Ruesta y otros pendejeretes de esa calaña. Esta política de compromiso burocrático tendrá su momento cúspide en un inminente pronunciamiento presidencial que repudia los excesos que la Justicia Chilena está cometiendo con Alberto Fujimori. Aparentemente, los magistrados sureños ya resolvieron extraditar a la rata para que un grupete de peruanos resentidos lo juzguen por ladrón. Sirva la oportunidad para manifestar nuestro pesar por el sensible deceso de nuestro miembro de número, Toshikatsu Matsuoka, ex ministro de Agricultura japonés, quien tuvo el mal gusto de ahorcarse para eludir los procesos penales montados en su contra por tirarse la plata de los ciudadanos más laboriosos del mundo.
Gualgayoc, 30 de mayo del 2007.

39

Insensible
Si yo por ejemplo, invado un ratito a Catherine Zeta Jones, lo más probable es que Michael Douglas me reubique con Mike Tyson.
A sus reconocidas condiciones de limítrofe, engrieperros, ríspido y abusador, acaban de añadir al alcalde Castañeda la calidad de insensible. El título se lo confirió el sensibilísimo presidente García, quien se puso a hacer pucheros porque el burgomaestre no reubicaba a los pobrecitos comerciantes del mercado de Santa Anita. Ciertamente, en un país con tantos pobres como el nuestro, da que hacer que una autoridad, de lo puro antojona, recupere la propiedad pública y lance sin más a miles de familias que habían mutado de usurpadores a posesionarios, y de allí a flamígeros propietarios con unos títulos igualititos a los que reparte el PETT. García, que estuvo en París con aguacero, que estudió Sociología, que fabricó pobres por multitudes en su primer gobierno, y que a diferencia de Castañeda se enternece con los bebes y no con los perros; ha tenido el buen tino de requerir al munícipe que le encuentre un terrenito a cada uno de los desalojados y así mantener la indispensable paz social sobre la que se construye el Estado de Derecho. Castañeda, por supuesto, se negó a complacer al vulgo con las mínimas del cocodrilo. Firme se puso. Recio apareció. Tan varonil. Hasta parecía un spot del rincón del box. No queda otra que acudir al Congreso en busca de una ley que atienda este caso social. Así por ejemplo, además de ocuparse de los ya desalojados, la ley podría disponer que el alcalde de Independencia reubique a los hermanitos Wong que están a un pelo de ser desalojados de su mercado en la Panamericana. O que el alcalde Masías reubique al vecindario de Surquillo por ocurrírsele vender un predio que en registros aparece inscrito como propiedad privada de la Municipalidad de Miraflores. Si la Constitución Garantiza el derecho de Propiedad, el sensibilísimo presidente García garantiza el derecho de usurpación. No con su plata, sino con la nuestra. Generosidades de esta naturaleza sólo encontraremos en nuestros gobernantes. En el mundo civilizado son inconcebibles. Si yo por ejemplo, invado un ratito a Catherine Zeta Jones, lo más probable es que Michael Douglas me reubique con Mike Tyson. Por allá uno no puede andarse con usurpaciones en espera de ser premiado con una reubicación. La propiedad se gana con el sudor de la frente. A menos claro, que uno sea amigo de Bush, en cuyo caso, una buena guerra te puede reubicar en varios mercados de Santa Anita llenecitos de pozos petroleros.

40

Me apresuro a expresar mi angustia social porque Castañeda ha propuesto que García reubique a los comerciantes en el Cuartel San Martín. Sí, en efecto, ese cuartel ubicado a media cuadra del Queirolo, a otra media cuadra del Jacarandá, a cinco paso del Bodegón de Aldo, a paso y medio de la Magdalena. Por Dios, qué nos haríamos los guaraperos con tantos reubicados alrededor de nuestras mesas. Sr. Castañeda, usted además de limítrofe, engrieperros, ríspido, abusador e insensible, tá fumando algo.
Gualgayoc, 31 de mayo del 2007.

41

Conversable
Sabe, Meche, la conversable, que el Tribunal Constitucional en manos de delincuentes será la curva final que nos desbarranque como Nación?.
Las trapacerías de junio siguieron el programa oficial: al bochorno siguió el apagón, en medio del apagón una visita presidencial al Congreso con cara de yo no fui ni seré, y al final la borrada Meche confirmando que no ha pasado nada, que todo es pura fufulla de oeneges caviares, que todo empieza igual, con lo que deberíamos estar avisados que todo terminará igual. En el apagón de sordomudos, las preguntas que no se preguntaron son las que resuelven el acertijo y las registramos por mero afán estadístico: el de contabilizar las chanchadas del manganzón. • Sabe Meche, la conversable, que la elección de magistrados al Tribunal Constitucional consolida el Estado de Derecho en la medida que los ciudadanos electos sean simple y llanamente decentes? Si. Claro que lo sabe, porque ignorante no es. • Sabe Meche, la conversable, que producida la extradición de la rata, el Tribunal Constitucional tendrá que resolver en última instancia los Habeas Corpus que habrán de presentar sus diligentes abogángsters? Si. Obvio que lo sabe, porque despistada no es. • Sabe Meche, la conversable, que instalar delincuentes en las magistraturas constitucionales garantiza sentencias benévolas a favor de la rata? Si. Por supuesto que lo sabe. Si de eso trató Mantilla con Montesinos en la reunioncita aquella del fardo de dinero para la campaña aprista. • Sabe, Meche, la conversable, que el Tribunal Constitucional en manos de delincuentes será la curva final que nos desbarranque como Nación? Si. Indudablemente que lo sabe, con lo que estamos avisados de la clase de sociedad que los apristas quieren para el Perú. No obstante su arrogancia y la rapidez con la que obligó a un confeso lava letrinas a asumir las culpas, Meche es limitadamente la cabeza de chivo en este negocio. En este, como en el anterior gobierno aprista, y como en todo negocio que trama la mafia; nada, absolutamente nada, se hace o se deja de hacer si no es el propio Alan García quien lo ordena e imparte las instrucciones de cómo, con quién y por quién se hace cada chanchullo.
Magdalena de Cao, 23 de junio del 2007.

42

La Diferencia Diferente
Los europeos no sancionan por razones económicas. Ciertamente consideran las tarifas excesivas como un abuso de la posición en el mercado; pero lo que más les preocupa es el acceso de las personas a la información.
El Tribunal Comercial de la Unión Europea ha sancionado a Telefónica con una multa de 150 millones de Euros por imponer precios abusivos a sus competidores por usar la infraestructura de banda ancha para conectarse a Internet. La empresa española, aun cuando anunció que apelará la sanción, dispuso que su filial en Perú ejecute los acuerdos logrados con su turiferario Alan García, incremente las tarifas de servicios y acopie el dinero para pagar la multa. Los redondeos que por diferencia de cambio aparecerán en las cuentas de cable, teléfono, celular, Internet; no lo dude, tienen ese destino; obolito con el que usted contribuirá a que los contratos en el Perú sigan gozando de la calidad de intangibles. Que el contrato se haya firmado en la salita del SIN, es una irrelevancia de la que sólo pueden preocuparse los antauros. Muy por el contrario, y con el bolsillo ancho del que hace gala, el manganzón beatificó las cláusulas tragaldabas. Respetuosos del Estado de Derecho, los peruanos somos campeones mundiales en tarifas de comunicación y en gilasos también. Por qué los europeos prefieren proteger sus bolsillos a diferencia del gobiernante peruano que prefiero garantizar los ingresos de la Telefónica. Pues por la misma razón que el manganzón tronó en las plazas que tan pronto fuera electo pondría a los españoles en vereda. Su vereda. Los europeos no sancionan por razones económicas. Ciertamente consideran las tarifas excesivas como un abuso de la posición en el mercado; pero lo que más les preocupa es el acceso de las personas a la información. En obsequio a este derecho superior, los europeos sacrifican expectativas de ganancia, contratos de concesión, derechos adquiridos. En el camino hacia un crecimiento espiritual sostenible, todo está por adquirir y todo es revisable; en particular los bolsillos de las empresas mercantilistas. Entre nosotros, como ya a todos nos consta, Alan García hizo campaña electoral contra Telefónica, no para conseguir votos, sino para atarantar a los españoles; obligó a Mechita la conversable a sacar la ley contra la renta básica, no para anular la renta básica sino para transar en condiciones ventajosos; instruyó a sus ministros invocar los derechos de

43

los usuarios para empacharse con su ración de lentejas; diligente conducta de apretador con la que hoy pagamos más, nos sirven menos y los españoles disponen y dispondrán de nuestro derecho a la comunicación y de acceso a la información. Así que ya lo sabe. Cuando llame por su celular, o cuando chatee, está haciendo la chancha para que Telefónica pague a los europeos la multa que le han puesto por pretender tomarlos de nasos.
Gualgayoc, 5 de julio del 2007

44

PORDIOSEROS 7.8
indudablemente el gobierno tenía responsabilidad política por no haber previsto la construcción de una morgue para 500 cadáveres en Pisco.
Un sismo grado 8 puede ascender a la categoría de damnificado a cualquiera; pero los peruanos siempre tendremos suficiente repertorio como para corregir tales desviaciones y, en menos de lo que tarda un gallo, devolvernos a nuestra habitual condición de pordioseros. La Ministro del Interior, toda sensible ella, llegó con sus ataúdes a Pisco y así no más, zas, se da de bruces con un impresentable que, moqueo intenso de por medio, le juró que su pobrecita madre siempre quiso que la incineren, así que porfa, doña Lucha, a mi lo del ataúd me lo da en efectivo, aunque también me sirven vales de gasolina. Para lo de la incinerada, usté entiende. Los reporteros provinciales acusaron súbitos ataques de clarividencia, y concluyeron que indudablemente el gobierno tenía responsabilidad política por no haber previsto la construcción de una morgue para 500 cadáveres en Pisco. Desde luego, el gobierno también era responsable de las réplicas del sismo, y de que los maretazos hayan destrozado las chalupas de los pescadores. Cada una de las imputaciones de irresponsabilidad traía aparejada una apretadita; el limosneo mutó en extorsión mediática. En el extremo sur de la desesperación, la poblada decidió que un terremoto grado ocho bien legitima el asalto a una farmacia. ¿En busca de analgésicos? ¿Quizá en procura de antibióticos? No, que va. Descendiendo las escaleras al mejor paso que le dieron sus piernas, los terremoteados asumieron su calidad de infelices cargando bolsas repletas de champús, reacondicionadores, perfumes, vitaminas para el muñeco, ampollas antiarrugas, y demás exquisiteces. El Agua de Azahar, para su vergüenza, quedó abandonada en los estantes para probar que ninguno de los damnificados se encontraba preso de algún ataque de nervios. Lejos de la ciudad, una horda de muertosdehambre, decidió apropiarse de todo lo que llegara al devastado pueblo. Todo sólo para ellos. Avisados de que el sufrimiento ajeno no es verdadero sufrimiento, o en una de esas, de que no había mucho por qué sufrir, asaltaron los camiones portadores de la solidaridad nacional. ¿Se comieron los pescados robados? ¿Se nutrieron con los alimentos saqueados? No. Ni un 7.8 podría conseguir tanto. A las pocas horas podían encontrarse los peces tirados en el arenal. Por qué los solidarios no llegan a entender la pasión provinciana y envían los camiones cargados de lingotes de oro. Pordioseros, infelices, muertosdehambre. Un cataclismo puede elevarnos por un instante a la categoría de damnificados; pero los

45

peruanos siempre tendremos repertorio para recuperar en menos de lo que tarda un gallo, nuestra habitual condición de menesterosos.
Gualgayoc, 25 de agosto del 2007.

46

Búfalo de las Empresas Mineras
...los peruanos tenemos la obligación de tomar partido en la guerra. Con los invasores o con los invadidos. La indiferencia o hacerse el cojudo, por cierto, es la forma holgazán de arrebañarse con los invasores.
Alan García podría haber dedicado su mal humor a la Ministra del Interior por su incompetencia para organizar el chanchullo de los patrulleros. Podría haberlo dirigido a su Ministro de Vivienda, declaradamente incapaz para abastecer de agua a las poblaciones afectadas por el terremoto. Hasta podría conceder alguna de sus iras al Presidente de los bochornosos congresistas, ineptos para asumir la representación de la ciudadanía. Pero no, esas minucias no llegan a desigualar su humor. Urgido por sus patrones, para no decir sus propietarios, García Pérez se declaró en guerra personal contra los campesinos de Ayabaca que por veinte años han mantenido a raya las apetencias de las empresas mineras. Los acusó de terroristas, los acusó de traidores, los acusó de ignorantes; pero sobre todo, o debajo de todo para ser exacto, los acusó de oponerse al desarrollo nacional al desalentar la inversión minera. Terroristas por impedir la contaminación de los ríos. Traidores por defender su tierra. Ignorantes por proteger sus cultivos de la polución sulfúrica. Enemigos de la patria, de esa con minúsculas, por proponer un desarrollo sostenible fundado en el cultivo de los campos y no en la predación minera. A escasos catorce meses de asumir un poder que ganó prometiendo la defensa y promoción de los campesinos; García Pérez toma partido en la antigua guerra de la Conquista y se pone del lado de los invasores. Felipillo del siglo XXI; García Pérez ha puesto su mofletudo discurso al servicio de la Corte Minera y ha ordenado que todos los recursos del Estado sean destinados a recuperar Ayabaca para la minera Majaz. La Policía, cual intendencia del campamento, que no puede con los secuestradores, que no puede con los asaltantes, que no puede con los pirañitas, se reivindicará arrasando las comunidades campesinas piuranas. Para eso entrenaron en el desalojo de Santa Anita. Esta decisión parte las aguas. A partir de hoy, desde esta mañana, los peruanos tenemos la obligación de tomar partido en la guerra. Con los invasores o con los invadidos. La indiferencia o hacerse el cojudo, por cierto, es la forma holgazán de arrebañarse con los invasores. Desde esta mañana, seguramente en unas cuantas horas, el dinero que la SUNAT recauda cuando cargas de gasolina tu carro, será usado para proveer a la

47

minera Majaz de la suficiente policía como para abatir a los campesinos que se empecinan en creer que la Agricultura puede ofrecer un destino superior al torrente de dinero que deja la Minería. No lo hizo Fujimori. Ni siquiera se le ocurrió a Toledo. Se necesitaba una meretriz del tamaño de Alan García para que en Piura se vuelva a librar la guerra por nuestra independencia.
Ayabaca, 7 de setiembre del 2007.

48

Búfalo de la Minería 2
A ese precio y en esa Lima, un Presidente bien puede ufanarse de tener la lealtad de Felipillo, la consistencia del sebo.
En lo que va de los 500 años de virreinato, la burocracia de Lima nunca se ha interesado por la suerte de las comunidades del interior. Ni por casualidad ni por accidente ni por excepción, los empleados domésticos del Estado minero conocen cuántos jóvenes en edad universitaria hay en Pacaipampa, cuántas mujeres padecen de osteoporosis en Carmen de la Frontera, ni cuál es el estado nutricional de los niños de Ayabaca. En realidad, hasta hoy, la burocracia capitalina, sólo había escuchado la palabra Huancabamba a la hora de embolsicarse la prima por entregar a Minera Majaz un par de provincias completitas para que disponga de ellas, y de sus habitantes, y de su tierra, y de sus ríos, conforme con su instruido criterio primer mundista. En lo que va de los últimos 500 años, los administradores del virreinato han negociado la suerte de los peruanos y sus propiedades, en los autistas salones de El Golf, a espaldas y en contra desde luego, de los intereses de esos indios que viven por allá. ¿Cuánto es el sueldo para un Presidente que llama ignorantes a los campesinos que dice representar? ¿De qué tamaño la ración para un Ministro que llama terroristas a los pobladores que debería defender? ¿A cuánto se compra la docena de periodistas y mediócritos para promocionar las propiedades terapéuticas del mercurio en el medio ambiente? De aquí en adelante, y al cómodo precio de un mendrugo, Chile nos lleva la delantera en desarrollo, no por sus 200 mil hectáreas industriosamente cultivadas, no por su sistema educativo de altas exigencias, no por sus políticas administrativas transparentes. Chile nos aventaja, en la lúcida opinión del mofletudo García Pérez, porque los pobladores de Ayabaca y Huancabamba se niegan a entregar su tierra y su vida a sus patrones. Los patrones de García, claro está. Enfurecido por tanto mentecato ecologista, manda a su premier a mentir en nombre de la democracia y Jorgito obedece; manda a sus congresistas a ladrar y por supuesto ladran; organiza una feria de vituperios y los titulares amanecen unánimes en la injuria. Pero todo sólo en Lima. Todo ocurre en la escasa Lima que limita al norte con las cuentas de Gran Caimán y al sur con la faltriquera del diablo. A ese precio y en esa Lima, un Presidente bien puede ufanarse de tener la lealtad de Felipillo, la consistencia del sebo.

49

Por ese precio y más bien gratis, en el altiplano moral de Huancabamba, un puñado de peruanos distintos se prepara para anunciar este domingo que el virreinato de Lima se acabó y que 500 años de trapacerías son suficientes para cincelar una frente altiva.
Huancabamba, 13 de setiembre del 2007.

50

Búfalo de la Minería 3
García Pérez postergó la agenda de reconstrucción de Pisco, para consagrarse por entero a insultar y amenazar a los campesinos piuranos. Palo para los opinadores y cárcel para los alcaldes que tuvieron la infeliz idea de consultar la opinión de sus vecinos.
El Presidente de la República, doctor para vergüenza de los doctorados, ha declarado que le importa un rábano la opinión de los pueblos del Alto Piura en relación con la concesión que le ha entregado a sus patrones de Majaz. El Presidente del Consejo de Ministros, un poco menos bufalón, enfatiza que la opinión de los habitantes de Ayabaca y Huancabamba no es vinculante para el Estado virreinal. Lo que si es vinculante, y lo que evidentemente si le importa varios rábanos al Presidente de la República, es el compromiso asumido con las empresas mineras en general, y con sus británicos patrones de Monterrico Metals en particular. En obsequio a esta personalísima preocupación, García Pérez postergó la agenda de reconstrucción de Pisco, para consagrarse por entero a insultar y amenazar a los campesinos piuranos. Palo para los opinadores y cárcel para los alcaldes que tuvieron la infeliz idea de consultar la opinión de sus vecinos. Estadista de bolsillo profundo, García advierte que estamos perdiendo la oportunidad de captar inversiones justo ahora que las actividades de explotación minera han sido terminantemente prohibidas en la Unión Europea; enfatiza que estamos perdiendo el tren de la globalización por atender campañas ecologistas mercenarias. A todos nos debería constar, según nuestro Presidente Recogedor, que los pobladores de La Oroya gozan de una salud por encima de los estándares del primer mundo; que los campos de Hualgayoc fueron fertilizados con los deliberados derrames de químicos; que los deshechos de la Panamerican Silver los tiene cada vez más chaposos a los pobladores de Quiruvilca; que el dinero de Yanacocha ha convertido a Cajamarca en un pueblo sano, culto y feliz; que donde la mina pone la pezuña, por fin, no crecerá jamás el pasto. A todos nos debería constar el enorme provecho económico que la explotación minera ha deparado a los pueblos del Perú en los últimos quinientos años. Nos debería, pero no nos consta. Lo que si nos consta es que desde cuando los Pizarros y los Almagros secuestraron a los campesinos de sus tierras para hundirlos en las minas, los pueblos del interior se han empobrecido sostenidamente, mientras los burócratas de la capital amasaban orondas fortunas de meretriz.

51

Lo que si nos consta es que el Estado virreinal, que se confiesa incapaz de controlar la polución ambiental en la Avenida Abancay; garantiza con toda su autoridad y tradición moral, que sólo entrega concesiones a empresas comprometidas con la preservación del medio ambiente, empresas que apuestan por el desarrollo sostenible. Los páramos y las poblaciones enfermas que el azogue esparce en nuestras comunidades, es puro invento de resentidos y mentecatos.
Huancabamba, 13 de setiembre del 2007.

52

Día del Caficho
Caficho vividor de esa otra meretriz llamada magistratura, con todos sus peseteros en fila india, jueces de paz o vocales supremos, con su mano extendida y sus sentencias al mejor postor.
Ayer 20 de setiembre, los peruanos de bien celebramos el día de la puta. Hoy, por gracia de la administración judicial chilena, instituimos el Día del Caficho. Caficho que engordó a costa de esa meretriz llamada oficialidad de nuestras fuerzas armadas; mil veces vendida, mil veces arrodillada, mil veces subordinada al ladrón. Con video incluido, para honra del arma y de la horma. Caficho vividor de esa otra meretriz llamada magistratura, con todos sus peseteros en fila india, jueces de paz o vocales supremos, con su mano extendida y sus sentencias al mejor postor. Caficho arrimado a esa meretriz vieja pero rendidora llamada empresa privada mercantilista, devoradora de ilicitaciones, amañadora de prebendas. Caficho faite de esa meretriz mendicante llamada burocracia, fagocitadota de presupuestos, cuartel de compadritos y perdularias, seis horas diarias de mediocridad a cambio del montepío. Caficho mayor de esa meretriz llamada medios de comunicación, periodistas de turrón, mediócritos de bolsillo profundo, traidores de oficio, cocineros de la hinchazón. Caficho mimado de esa meretriz trapienta llamada Congreso; quintaesencia del muertodehambre. Pirinolas bailando al mejor postor. No es que lo vayamos a celebrar; pero instituimos el Día del Caficho como un método para arraigar la memoria. Para aprender de una vez que con meretrices así, los cafichos no nacen, sino que se hacen, como que ya tenemos otro en palacio. No es que lo vayamos a celebrar, pero puede que sea útil aprender por fin que meter preso al caficho es el circo, pero el remedio está en ajusticiar a las meretrices. Esas gordas fofas y de mal aliento al costado de las cuales, las chicas de Huatica o mi amiga Jessica, fácil pasan como Juana de Arco.

53

Síndrome de Perro
A garcía le da vergüenza compararse con los chilenos y le dan risa los campesinos de Huancabamba. Risa de hiena por supuesto.
garcía ha tenido la infeliz ocurrencia de involucrar al perro en sus elucubraciones y estrena su lapicero de firmador de comentarios concluyendo que todos los males que padecemos los peruanos son culpa del perro del hortelano, aquel disciplinado can inflexible en el cumplimiento del encargo de su dueño. Le molesta al presidente que en el orden natural de las cosas haya un hortelano que trabaje la tierra. Le mortifica que le encargue a su perro el cuidado de los frutos de su trabajo. Tan cumplidor como sabe ser, le jode que el perro se empecine en obedecer a su amo y cumpla el encargo que le dieron. El por su parte, no es perro de caza, aunque bien lo hubieran querido sus amos. Su adiposidad lo exonera de correrías campestres. Aptitudes para perro faldero no le faltan. Es llorón, ocioso, ladrador bravito cuando su amo está cerca. Imposible, sin embargo, cargar en la falda un bicho que más da la talla para chancho. Probadamente inapto para perro guardián, el presidente ha probado en cambio ser un inquieto reproductor. Consultada la comunidad canina, descartó de plano que el perro tenga responsabilidad alguna en las digresiones presidenciales y mucho menos aún, en su estructura cromosómica. El perro evolucionó de lobo cuando integró la lealtad a su código. El coyote no evolucionó a lobo por chapucero. La hiena ni siquiera a coyote por amor a la carroña. En este level andan los genes de garcía. A garcía le da vergüenza compararse con los chilenos y le dan risa los campesinos de Huancabamba. Risa de hiena por supuesto. A garcía le da vergüenza que nuestra amazonía todavía tenga árboles pero le da hambre la madera de esos árboles. Hambre de hiena desde luego. garcía, sin reírse pero con hambre, decide que árbol en pie no sirve para nada;

54

asegura que los pobladores de Cerro de Pasco gozan de excelente salud gracias a los programas ambientales de sus patrones de la Doe Run; exige a los campesinos que se dejen de lloriquear y que vendan su tierra; a los maestros que se dejen reemplazar por compadritos y perdularias con carné. Por algo de eso será que hasta las hienas vomitan cuando leen el articulejo que firmó. Qué ocurrió en un año de gobierno para que las mentiras de garcía sean opuestas a sus mentiras de campaña. Aunque lo mejor no es preguntar Qué ocurrió? Sino Cuánto ocurrió para que aprendiera a ladrar.
Gualgayoc, 7 de noviembre del 2007.

55

Si no es, Para qué se hace?
Dentro de este sistema ostensiblemente decrépito, el único medio para superar las pobrezas, tan variadas como profundas y arraigadas, y reducir los abismos que separan y enajenan a los peruanos; es invertir en Educación, auténtica luz de libertad y dignidad, única fuente de productividad y creatividad.
Con exceso nos consta que garcía no es, la pregunta es entonces, para qué se hace. Con el asco que su existencia acostumbra provocarme, ya advertí que le importa un rábano cumplir sus promesas electorales, y menos aún le importa que los peruanos no padezcamos la menor candidez para que las cumpla. Debemos temer entonces, que algo se trae entre las garras el presidente ladrador. No se trata de lo que diga ni de lo que escriba. Con garcía nunca se trata de doctrinas ni de principios. Siempre se trata de lo que agarra o de lo que ya agarró, de lo que le falta agarrar o de lo que le han ofrecido agarrar por una licencia, por ejemplo, en las alturas de Piura. La derrota de Majaz lo pescó desprevenido y en la improvisación se desnudó como torpe mastín ladrador. Dinero extra tuvieron que invertir sus amos para disfrazar su bufalada y, de la mano de la obedientísima prensa mediócrita, convertir la política oficial en un coro de ladradores chistosos. ¿Algo de esto tiene que ver con alguna quimérica posibilidad de salir del hueco? Por supuesto que no. Que los perros ladren, en nuestro caso, no significa que alguien esté avanzando. Cuando mucho que el hueso no alcanza para todos. Lo cierto y trascendente camina por veras muy distantes. En el 2007, los congresistas que dicen representarnos, asignaron a la instrucción pública el 2.99% del presupuesto. No obstante la bonanza fiscal, garcía ha dispuesto para el 2008 un incremento presupuestal de 0.13%, magredad que significa un retroceso del 20% si lo referimos al incremento del PBI. Previsiblemente, las grandes porciones de torta van a parar a los gastos que dejan coima. Igual ocurre con las repartijas regionales, y ni que se diga de los desquiciados gastos municipales. O sea, estos perros si que comen, y en plato hondo. Ese sigue siendo el problema de fondo, y en este hondo fondo no hay hortelano ni perro que valga. Dentro de este sistema ostensiblemente decrépito, el único medio para superar las pobrezas, tan variadas como

56

profundas y arraigadas, y reducir los abismos que separan y enajenan a los peruanos; es invertir en Educación, auténtica luz de libertad y dignidad, única fuente de productividad y creatividad. garcía lo sabe, y sabe perfectamente que no le conviene invertir en tanta luz, cuando el negocio, como en su primer gobierno, está en perennizar el apagón. Presupuestalmente esto es una lección vieja y de lo vieja ya perfectamente sabida. La novedad y la sospecha están en el destino político de tanto ladrido. Con exceso nos consta que garcía no es, la pregunta es entonces, para qué se hace.
Gualgayoc, 1 de diciembre del 2007.

57

Pordioseros 5.1
estrenó su set de tolerancia amamonando a dos perecidos para que le pasen la lengua al sobaco de la morbosería nacional.
Una goleada grado 5 puede ascender a la categoría de damnificado a cualquiera; pero los peruanos siempre tendremos suficiente repertorio como para corregir tales desviaciones y, en menos de lo que tarda un gallo, devolvernos a nuestra habitual condición de pordioseros. Como corresponde a todo futbolista que se precia (no que se valora), Acasiete le pidió a su primo que trajera a su prima, Farfán a su vecino una vecina, Mendoza a su causa una trapecista de buen estómago, Pizarro a Pizarrón una yegua, y así hasta las etcéteras del utilero. Pocas cosas tan merecidas además, salvo la prima del primo que sólo nos prueba que la mejor carne se la sigue comiendo el perro. Este pereque, no obstante su carácter rutinario, ha sido ascendido a la categoría de pretexto de la perfomance en la ya antológica goleada de Quito; como si los chemitos necesitaran de una víspera de juergas para pegarla de lisiados ante un rival que el resto de los peruanos, sin necesidad de lenin alguno, consideramos el enemigo principal. Hasta allí bueno y pase. En fin de cuentas, los peruanos nos hemos prestigiado por imputarle al cuarto menguante el florecimiento de nuestras almorranas. Bastó que el flautista saque su billetera para que las ratas se pongan en fila india frente a la cámara y reciten los balbuceantes poemas de Echeandía. Con excepción de la prima del primo a quien mi religión le puede conceder todas las indulgencias plenarias que demanden sus visitas madrugadoras; el cocinero y el cuartelero de la Concentración demostraron lo que los peruanos somos capaces de hacer por un cuarto de minuto en la tele y una propina mendrugo. Como para no perder la costumbre, Bayli estrenó su set de tolerancia amamonando a dos perecidos para que le pasen la lengua al sobaco de la morbosería nacional. La prima del primo podría pasar la lengua por otra parte sin molestarme siquiera. Que este juicio de tremenda corte y tremendos testigos, (aunque la prima del primo juese fiscal); que este corso de oligofrénicos acusetes; que esta doctrina del mamarracho sea organizada y estrenada faltando horas para que se inicie el juicio a fujimori, ya parece otra coincidencia que se cae del palto. Parece, digo. Porque pocas horas en la vida tan propicias para probar ante el mundo que los peruanos somos una cáfila de atorrantes indignos de enjuiciar y ajusticiar al flautista de ratas gordas.

58

Pordioseros, infelices, muertosdehambre. Una goleada puede elevarnos por un instante a la categoría de damnificados; pero los peruanos siempre tendremos repertorio para recuperar en menos de lo que tarda un gallo, nuestra habitual condición de menesterosos. Y encima, tener que buscar telos sin cocineros de club sandwichs, sin cuarteleros metejones, sin cámaras de tv memoriosas, sin futbolistas en fin.
Gualgayoc, 10 de diciembre del 2007

59

De Nuremberg A Barbadillo
Al cabo de cinco milenios de infatigable uso del mazo, la flecha, la bala, el misil, la noticia; el ser humano no homicida encuentra en un país llamado Perú, el espacio para cuestionar el asesinato como medio eficaz de construir la vida.
En una guerra todas las decisiones son malas, todos los muertos inocentes, todos los mariscales homicidas. Su naturaleza misma es negación de toda razón, el cuarto de hora cuando el hombre desanda el camino de la bestia y se conduce con la crueldad alucinada de animal inteligente. El afán de dominio, la raya más vieja en el cerebro humano, se impone sobre las pretensiones de solidaridad, compasión, ilustración, creatividad, que en los tiempos de paz nos hacen creer en la dignidad de la persona humana. Que se conozca, el juzgamiento de los criminales de guerra, ha sido tarea de otros criminales. La victoria, siempre provisoria, ha sido la raya que separa aunque no distingue, al homicida del criminal. Nuremberg y todas sus variantes, nunca han sido escenarios para condenar el asesinato. Cuando mucho, para vituperar del crimen en el ojo ajeno. El escalafón militar que incineró cientos de miles de personas en Hiroshima y Nagasaki, sentenció de criminal al escalafón militar que incineró decenas de miles de personas en Auschvitz; inconsistencia que explicaría su invariable inutilidad. Al cabo de cinco milenios de infatigable uso del mazo, la flecha, la bala, el misil, la noticia; el ser humano no homicida encuentra en un país llamado Perú, el espacio para cuestionar el asesinato como medio eficaz de construir la vida. Cuestionarlo, no condenarlo. Fujimori es tan sólo el pretexto, el individuo que personifica la ancestral convicción de que el único enemigo bueno es el enemigo muerto. La Acusación Fiscal personifica la naciente, titubeante, incongruente humanidad que postula la defensa de la vida como valor absoluto. Inobjetablemente, larga es la lista de podredumbres por las que Fujimori debe envejecer y morir en una cárcel. Los crímenes de lesa humanidad, sin embargo, no son animaladas exclusivamente suyas, son crímenes de toda la humanidad. Cuando Fujimori ordenó el asesinato de un niño de ocho años de edad, escasamente ofició de altoparlante de millones de personas que hubieran hecho exactamente lo mismo. No juzgamos a Fujimori, cuestionamos la validez y eficacia de tales decisiones en el empeño presunto de civilizarnos. Juzgamos a todos los que puestos en el mismo gatillo igual lo hubieran tirado. Y que son bastantes. La elección de garcía, el homicida, así lo prueba.

60

Desde luego no lo sabe, pero el Vocal César San Martín tiene el raro privilegio de inaugurar y arbitrar un debate trascendente en la construcción de la Humanidad. Por supuesto que ni se le ocurre, pero Fujimori compila en su exaltación de viejo decrépito, la naturaleza criminal del ser humano. Ciertamente todavía no lo sabemos, pero al margen de la pena temporal que se imponga al acusado, los peruanos anunciaremos desde esta sentencia si los seres humanos ya estamos preparados para reemplazar la bala por la razón.
Gualgayoc, 11 de diciembre del 2007.

61

62

63

General Victorioso
El actual presidente de la república, que en ejercicio pleno de su cobardía, tampoco cumple con la misma obligación.
garcía Pérez encargó al general nicolás hermoza ríos organizar nuestras fuerzas armadas para enfrentar la contingencia de un agresión sureña. Aquí los integrantes de nuestra renovada vanguardia bélica. El Juez y el Fiscal que luego de recibir la instructiva del general respecto al mal habido dinero encontrado en las cuentas de su hijita, no le escupieron la cara. El entonces Presidente de la República y Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas que incumplió su obligación de degradar públicamente a tamaño felón. El actual presidente de la república, que en ejercicio pleno de su cobardía, tampoco cumple con la misma obligación. Los jueces anticorrupción que no obstante los seis años transcurridos desde la confesión, todavía no terminan de condenarlo. El Comandante General del Ejército que lo sigue tratando de “mi general” y no lo excluye del escalafón militar. Todos los ministros de Defensa que han solicitado y obtenido presupuesto para pagar la remuneración del traidor, además de solventarle el carro, la gasolina, el chofer, el mayordomo y la mucama que hasta hoy tiene asignados. El severo juez que consideró que hermoza ríos no es un delincuente avezado y lo confinó en San Jorge como corresponde a un calichín. El alcaide que le lava la ropa y que corriendito le trae los refrigerios del Pizza Hut de la plaza San Martín. El médico que dictaminó que la sudoración del victorioso general requería hospitalización en Punta Cana. Los médicos y enfermeras que se sintieron honrados de practicar reflexología con los callitos del general para hacerle más llevadero el infierno de la prisión en las terrazas del hospital militar. El manganzón ministro de defensa que pone su firmita en la solicitud de compra de armamento. El diligente presidente que decide comprar armamento con la plata del gas, como si no tuviera la obligación de destinar todos los recursos a la educación pública.

64

Como podemos constatar en esta apretadísima lista, tenemos corajudos peruanos para enfrentar al ejército del sur. Pero por supuesto, ellos no son los que irán al frente de batalla. Ellos, en razón de su integridad, serán los que diseñen la estrategia. Al frente irán los hijos de los pobres diablos que con su miseria y su ignorancia, siguen consintiendo que ratas como éste sigan consumiendo oxígeno del planeta, y con los galones puestos, además. Bien decía Sofocleto, que los peruanos no tenemos sangre en las venas, tenemos jugo de sandía.
Gualgayoc, 25 de enero del 2008.

65

Intruso Suma Cum Laude
¿Cómo hizo el Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas de Aire, Mar y Tierra, para no enterarse que en la currícula militar las estrategias de Sun Tzu habían sido trocadas por las Técnicas de Ganzúa de Rififi?
Un diligente Comité Holímpico convocó, a principios de los noventa, a un Campeonato Nacional de “Intrusión”. ¿En qué consiste este deportito? Pues en abrir puertas, vencer candados, desarmar cantoles, descifrar claves y superar, en fin, cuanto escollo se oponga al ingreso de un intruso a casa ajena. O sea, intrusión. Un jurado muy calificado, evaluaba técnica, rapidez, limpieza, sigilo y destreza del competidor. El mejor puntaje acumulado consagraría al campeón; que en aquel entonces fue don Víctor Manuel Hinojosa Sopla. ¿Dónde se realizó tan singular competencia? No. No fue en Lurigancho ni en Canto Grande; tampoco en los Barracones ni en las oficinas de Doctrina del Partido Aprista. El evento tuvo lugar en el Auditorio del Cuartel General del Ejército y la reata uniformada organizadora ni siquiera se tomó la molestia de retirar el retrato de Bolognesi durante la competición. De más está advertir que los atletas no se preparaban para violar el domicilio de algún extranjero en el extranjero. Los objetivos, invariablemente, eran residencias de peruanos en el Perú, a quienes inopinadamente la reata uniformada había seleccionado para practicar sus personalísimas intrusiones. ¿Cuál fue el premio de Hinojosa Sopla? La extraordinaria perfomance del intruso campeón lo hizo acreedor a un puesto en el Destacamento Colina; distinción que le fue conferida por el Comandante General del Ejército en persona. ¿Cómo hizo el Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas de Aire, Mar y Tierra, para no enterarse que en la currícula

66

militar las estrategias de Sun Tzu habían sido trocadas por las Técnicas de Ganzúa de Rififi? ¿Tendrá el cabecilla de la banda la afortunada fortuna de compartir celda con el campeón de intrusión para que le de una ayudadita en su extrusión? Ciertamente, Kafka en el Perú, es un escritor costumbrista.
Gualgayoc, 8 de febrero del 2008

67

Del Chanchito a la Chanchada
A estas alturas de la exageración, la oligarquía burocrática del BCR ya debería haber aprobado un modelo que establezca el nivel óptimo de reservas internacionales adecuado las características estructurales de nuestra economía; ocurrencia que todavía no se les ocurre.
Mi sobrino comparte su interés dominical por el fútbol español con el que le provoca la posición de las Reservas Internacionales Netas RIN. Hace tres años que amortiza el valor de su departamento y ahora paga un poco menos del 15% de lo que pagaba cuando lo estrenó. “¿Si el valor real del dólar es de 2.22, por qué tengo que amortizar, todavía, con dólar de 2.90?” se pregunta con mortificación de tacaño. Mi amiga Charito anda en las mismas, con la desventaja de que su cónyuge es economista. Mi sobrino es arqueólogo y no tiene la obligación de responder a preguntas suspicaces relacionadas con la tasa de cambio. A punta de comprar lo que no necesita, el BCR ha acumulado RIN por 31 mil millones de dólares; el doble de lo que dejó mi presidente Toledo al partir; cuatro veces más de lo que dejó Paniagua; 35 mil millones de veces más de lo que dejó garcía en su anterior gobierno. Argentina, con un PBI sideralmente superior al nuestro, sólo acumula 50% más de RIN que la ostentosa alcancía peruana. Aparentemente, el lustrado Dr. Velarde ha interpretado, o nos quiere hacer interpretar, que el mandato constitucional de preservar la estabilidad monetaria está referido a proteger la capacidad adquisitiva del dólar y en tan noble empeño, bien vale cruzar la chicotería de las colocaciones monetarias. En la esquina roja tenemos a los exportadores y en la esquina azul tenemos a mi sobrino. Arbitro de la contienda, el BCR. Pecaríamos de insinuosos al afirmar que los narcotraficantes son exportadores de primer orden a quienes la sobrevaluación del dólar los bendice cotidianamente. A estas alturas de la exageración, la oligarquía burocrática del BCR ya debería haber aprobado un modelo que establezca el nivel óptimo de reservas internacionales adecuado las características estructurales de nuestra economía; ocurrencia que todavía no se les ocurre. Mejor aún; habiéndose duplicado las RIN en el lapso de 18 meses, sería conveniente que informe cuáles han sido las ventajas económicas de tamañas colocaciones y, por cierto, a quiénes beneficiaron tales ventajas.

68

Haga usted de cuenta que está cómodamente apoltronado viendo cocinar a don Cucho, y se aparece su cónyuge con una sonrisa de mil soles y le comenta: Vida! Ni te imaginas! Un negocio re-don-do. Compré dólares en la mañana a 3 soles y ya están a 2.95. ¿No te parece formidable?

Ahora multiplique la operación por veinte mil millones. Alguien la está haciendo linda, verdad?
Gualgayoc, 22 de febrero del 2008.

69

Mediócritos Uni Formaditos
Lo repasamos hoy ante los kioscos, reales o virtuales, y esta vez con la sola excepción de La Primera que hace sufrible la unanimidad. Los agricultores son terroristas, los maestros pacharacos, los cusqueños han perdido la chaveta, las empresas mineras son conservacionistas de vanguardia.
Los mediócritos se han puesto de acuerdo para proyectar una visión uni formada de la realidad nacional. Una visión según la cual si la economía formal crece a 8% anual, cuatro asesinatos en Pativilca no valen un chancay. Lo probamos en el tiempo de fujimori, esa rata. Lo repasamos hoy ante los kioscos, reales o virtuales, y esta vez con la sola excepción de La Primera que hace sufrible la unanimidad. Los agricultores son terroristas, los maestros pacharacos, los cusqueños han perdido la chaveta, las empresas mineras son conservacionistas de vanguardia. A la luz esclarecedora de la experiencia, debo advertir que ni los cuatro terroristas “fallecidos” en las revueltas rurales, ni los sibilinos vituperios gubernamentales a los maestros, ni la captura del aeropuerto de Cusco, ni la beatificación de las predaciones sulfúricas, ofrecen, sumados, el sombrío panorama que con su monocordia consiguen los uni formaditos medios de comunicación; mediócritos al cabo. Más pronto que tarde alcanzaremos consensos respecto a la cobarde conducta de la Ministra del Interior, esa estúpida; o de la perfidia que subyace en el insulto a un maestro; o la pertinencia de pagar un canon a los cusqueños por ser depositarios de la energía telúrica universal; o aplicar a las mineras el mismo reglamento que les aplica la UE. Y esos consensos, en aplicación de la ley de los grandes números, crecerán en la sociedad en contra y a pesar de los embustes de los mediócritos. Pero lo que deberíamos empezar a aprender, es que cuando todos los mediócritos y sus zahumadoras coinciden unánimes en un titular o en un comentario editorial, en una campañita como en un aviso clasificado; los ciudadanos debemos poner nuestra inteligencia a buen recaudo. Tanto uni formato obedece a contratos amasados con recios sacos de dinero y una concha de este tamaño. Hoy asistimos a un reestreno del uni formato. A igual síntoma igual diagnóstico. Y en verdad no necesitamos ni de la Bruja del 59 ni de Blackaman para intuir los recios sacos de dinero, seguramente disfrazados como elegantes prebendas. Lo que no consigue disfraz, es la concha que

70

sigue siendo de este tamaño y en una de esas más grande, muuuuucho más grande. Al igual que en la década del 90, tenemos fractura social y una prensa mediócrita que uni formadita ejerce el oficio con franela y simoniz. Al igual que en la década del 90, un consenso nacerá atendiendo las informaciones y comentarios periodísticos para interpretarlos exactamente en el sentido contrario. En fin de cuentas, no hay que ser muy despierto para entender que cuando todos están de acuerdo, alguien debe estar equivocado.
Gualgayoc, 22 de febrero del 2008

71

Vuelve el Bruto de la Inflación
Una vez más, garcía se sienta a la mesa a jugar monopolio con un fajo personal de billetes, billetes de mentira, dinero falso que arruina el valor del dinero de verdad, y que le permitirá alzarse, otra vez, con todas las propiedades.
La inflación mide la pérdida de poder adquisitivo de la moneda. Identificado un producto, la inflación mide la variación de su precio en el tiempo y de esa forma se establece el deterioro en la capacidad adquisitiva de la moneda. Esta medida debe ser correcta porque la moneda no pierde capacidad adquisitiva, son los gobernantes los que arruinan su poder de compra con la colocación de dinero falsificado en el mercado. Cuando garcía pérez consiguió el record universal de inflación, instruyó a su valet para que disimulara la magnitud del latrocinio. Gustavo Saberbein estrenó entonces, la recordada pieza de la Inflación Neta y la Inflación Bruta; cantinflada según la cual, la inflación no mide la variación de los precios de los productos, sino lo que a la gente le cuesta vivir. Podríamos decir que confunde gimnasia con magnesia, pero lo cierto es que deliberadamente pretendió confundir causa con efecto, Así: Si el precio de la carne de res sube en 20% pero el ama de casa opta por comprar pollo a 10% menos de lo que costaba la carne, entonces no ha habido inflación sino deflación. Si luego el precio del pollo sube y el ama de casa decide comprar anchoveta, tampoco hay inflación, porque el consumidor cada vez paga menos por su canasta. Mejor aún si la anchoveta sube de precio y el consumidor deja de consumir, entonces la inflación desaparece y garcía pérez es el campeón mundial de macroeconomía. No ha necesitado mucho tiempo garcía para recobrar los bríos inflacionarios. Los alimentos importados han subido de precio porque el dólar cada vez cuesta menos. Los servicios básicos suben de precio porque él ha impuesto severísimos controles a las empresas que los prestan, a Telefónica por ejemplo. La previsión de 0.5 % de inflación para

72

febrero, ha sido duplicada a 0.92 %, con el oportuno descuento de su franelero en el INEI. En este plan, y a sólo dos años de gobierno, garcía conseguirá inflación de dos dígitos. La inflación es el procedimiento mediante el cual el gobernante traslada el poder adquisitivo de los bolsillos de los ciudadanos, a los bolsillos de la casta gobernante. Una vez más, garcía se sienta a la mesa a jugar monopolio con un fajo personal de billetes, billetes de mentira, dinero falso que arruina el valor del dinero de verdad, y que le permitirá alzarse, otra vez, con todas las propiedades. Estábamos avisados, estamos avisados.

Gualgayoc, 2 de marzo del 2008

73

Del Chanchito a la Chanchada II
No habiéndolo comprometido y en aplicación de su personalísimo código, garcía cumple 18 meses de satisfactoria construcción del narcoestado. Hasta hoy no había recibido queja alguna de parte de su gremio matriz, pero la precipitación de la moneda americana lo obliga a tomar decisiones más comprometidas.
El Comité de Narcotráfico de la Federación de Exportadores exigió al BCR y al MEF acciones drásticas y sostenidas para recuperar la capacidad adquisitiva del dólar. La caída de la moneda americana está deteriorando la competitividad de las exportaciones de Cocaína, habiendo reducido en casi 25% las utilidades de los empresarios del sector. En lo que va del año, el ente emisor ha comprado 5 mil millones de dólares para proteger el tipo de cambio y en lo que va del gobierno, las compras llegan a 20 mil millones. En todas las operaciones, y por las variaciones del tipo de cambio, el Estado perdió aproximadamente el 5% de los volúmenes adquiridos. Perciles Zevallos García manifestó que su gremio es uno de los principales contribuyentes al superávit de la Balanza Comercial, esfuerzo que han sostenido en los últimos veinte años, por lo que el Estado tiene la obligación de prestarle su apoyo en estos momentos de crisis. “Hemos intentado colocar nuestro productos en Nuevos Soles, pero los carteles americanos se niegan a cualquier innovación. Ahora, mientras más dólares traemos, menos utilidades tenemos. El gobierno tiene que garantizar un dólar estable. Así lo exige la Constitución” puntualizó. Como se recuerda, en el curso de la campaña electoral, garcía no se comprometió a mantener el subsidio a los insumos para la industrialización de la Coca, ni a facilitar la colocación de narcocapitales, ni a proteger las ganancias originadas en una sobrevaluación del dólar, ni a designar a una estúpida como ministra del Interior. No habiéndolo comprometido y en aplicación de su personalísimo código, garcía cumple 18 meses de satisfactoria construcción del narcoestado. Hasta hoy no había recibido

74

queja alguna de parte de su gremio matriz, pero la precipitación de la moneda americana lo obliga a tomar decisiones más comprometidas. Por su parte, el BCR anticipó que la compra de dólares continuará y que estaban estudiando opciones para conseguir mejores tasas de interés para el depósito de nuestras reservas. A la fecha, y no obstante ser de los primeros productores de oro en el mundo, Perú mantiene sus reservas internacionales casi exclusivamente en depósitos en dólares americanos colocados a las más bajas tasas de interés internacional. “El BCR no es una entidad con fines de lucro. Su misión es lograr el equilibrio monetario y tasas de interés justas” argumentó un agente intermediario de las colocaciones nacionales.

Gualgayoc, 7 de marzo del 2008.

75

Perro Grullo
...son ellos los que deliberadamente han degradado la calidad de la currícula, son ellos los que se negaron a disponer recursos de su cuantioso sueldo a programas de capacitación; ellos y nadie más que ellos los culpables de que cada año los congresistas de los últimos treinta años hayan reducido el presupuesto para Educación
Al cabo de un año, siete meses, dos semanas y un día de su segundo gobierno, y dos evaluaciones censales, garcía pérez acaba de descubrir que los profesores necesitan capacitación. El mismo estadista perspicaz que convalidó un TLC que tanto ofreció analizar, el despierto gobernante que beatifica sin estudio alguno las explotaciones mineras, el sesudo ensayista que ha mutado la doctrina de Víctor Raúl a sofisma perruno; requiere de año y medio para descubrir que muchos profesores necesitan repetir el colegio, repasar la universidad y debutar en el adiestramiento de la tecnología contemporánea. Qué tal huevón! Ni lo duden, ahora va a querer que le demos otro año y medio más para que diseñe el sistema de capacitación, de allí otro pastoreo menor y se larga como el gran campeón de la reforma educativa. Por supuesto que a los 41 grados no se necesita termómetro para saber que el paciente tiene fiebre; por descontado que en casos de extrema emergencia el control del daño debe preceder al diagnóstico; por entendido que llevar al paciente comatoso al laboratorio de las pruebas es condenarlo a muerte. Inútilmente además. Aunque claro, si el interés no es curar sino distraer, todas las pruebas previas son convenidamente convenientes. A juzgar por los titulares de la prensa mediócrita, los culpables de la calamidad de nuestra instrucción pública, son los profesores. Sobre ellos y sobre el SUTEP recae la responsabilidad del último lugar que nuestra instrucción pública ocupa a nivel mundial. La responsabilidad y la culpa. Son ellos los que deliberadamente han degradado la calidad de la currícula, son ellos los que se negaron a disponer recursos de su cuantioso sueldo a programas de capacitación; ellos y nadie más que ellos los culpables de que cada año los congresistas de los últimos treinta años hayan reducido el presupuesto para Educación; ellos, los jalados de ayer,

76

en fin de cuentas, son los culpables de horrrrrrroroso nivel educativo de garcía, de chang y la reata que los acompaña. Si para eso fueron las evaluaciones, si de lo que se trataba era de lavar las manos de la clase política en su responsabilidad por el empobrecimiento de los peruanos, si de lo que se sigue tratando es de gritar “al ladrón” cuando se cargan con el botín; entonces el ministro chang está sirviéndole cumplidamente el plato a su jefe. Sólo que en tal caso, los huevones somos nosotros.
Gualgayoc, 17 de marzo del 2008.

77

Distraidito el Pata
Doctorado en cortinas de humo, y a diferencia de Hilary, nuestro presidente sabe que el sol no se tapa cubriendo con el dedo el ojo propio, sino metiéndolo en el ojo ajeno. En qué ojo lo mete, ese ya es otro asunto.
Informada la Señora Clinton de las clases de mamey que su cónyuge ofrecía a una becaria en la sala contigua, la Prima Dama se puso sus lentes de playa y resolvió ver una pela de su prima Isabel Sarli. En otro de los parajes del autismo, Chalo Espejo pule con el diario oficial El Peruano su tabla de fibra epóxica californiana mientras se informa de la dirección del suel en Punta Roquitas por doble nueve, el mejor rock del mundo. Hay gente así, y no tenemos porque condenar su desaperensión. Nuestro presidente, por otro ejemplo y en otro paraje, zozobra en las picadas aguas de su reestrenada inflación, culebrea entre las indignaciones suscitadas por sus leyes perrunas, oficia de cuentacadáveres de su ministra del Interior, esa estúpida; pero fresco él, estadista él, altiplánico el pata, decide que el problema de los peruanos es la recaudación del impuesto al maní tostado y el ranfañote. Mágister en distracciones, amaneció como Hilary en el cuarto contiguo a la calamidad, escogiendo dedos para tapar el sol. Doctorado en cortinas de humo, y a diferencia de Hilary, nuestro presidente sabe que el sol no se tapa cubriendo con el dedo el ojo propio, sino metiéndolo en el ojo ajeno. En qué ojo lo mete, ese ya es otro asunto. Hoy, que gracias a la diligencia burocrática nos hemos enterado que nuestros profesores confunden gimnasia con magnesia, aparentemente ya no hay sutep ni sucedáneo del sutep que concentre a nuestros gobernantes en resolver los problemas de la instrucción pública. No tenemos a Ernesto Alayza, Roberto Ramírez del Villar ni Horacio Zeballos en el Congreso para que llame a capítulo al distraidito presidente. Mucho menos una prensa con personalidad que ilustre y oriente a la opinión pública respecto a los temas trascendente para el desarrollo nacional. En su primer gobierno, garcía cargó con el botín mientras la clase política debatía acerca de restituir a Huancayo la calidad de capital de la República, construir un puente entre La Punta y el Frontón, reconocer al pan de camote como la espinaca del Super Cholo, o acerca del envidiado espíritu de combate de los senderistas. Quince años más tarde y para demostrarnos que no se ha arrepentido de nada, garcía reestrena su drama de la inflación y su farsa de la distracción.

78

En condiciones así el programa Los Chistosos debería ser reconocido como el boletín de palacio, Magali la voz de la conciencia, Waldir Sáenz ministro de Educación y Tablista el diario oficial. Preocuparnos de la Instrucción Pública, de la Inflación, de la gangsterización de nuestras ciudades, como lo reclama garcía, es cosa de perros.
Gualgayoc, 27 de marzo del 2008.

79

Jorobará hasta Mayo.
1:30 p.m. El Banco Central de Reserva compró, en el Mercado Cambiario, el monto de US$ 78 millones de Dólares Americanos al tipo de cambio promedio de 2,7480. Boletín del BCR, 31.03.08
El Presidente del BCR ha resuelto mantener la joroba inflacionaria hasta mayo. Debemos inferir entonces, que sus cálculos le han advertido que los negocios cambiarios deben mantenerse hasta esa fecha so pena de no percibir las utilidades que ha previsto o desea o necesita. Que alan garcía no conozca de economía, normal nomás; que Carranza se haga el gil, pa eso le pagan; que los eco nomistas del Congreso no abran su boquita, es porque tienen el bolsillo abierto; pero que el Presidente del BCR, al cabo de un periodo efímero de institucionalidad, impute las jorobas inflacionarias al nerviosismo de las bolsas internacionales, sólo nos remite al nerviosismo de su propia bolsa. Muy a pesar del asalariado esfuerzo de los mediócritos por demostrar que la inflación es causada por los taxi cholos de la Parada, o los recios esfuerzos publicitarios de palacio de gobierno, o las flemáticas displicencias del ministro de Economía; nuestra reestrenada inflación tiene su origen en las desmesuradas compras de dólares por parte del Julio Velarde y compañía, o quizá habría ya que decir su pandilla. Desde agosto del 2006, Velarde ha ordenado la compra de 20 mil millones de dólares para retirarlos del mercado, evitar que sea una mercadería abundante y postergar su colapso al cambio real de 2.20. ¿Con qué reemplazo su tan preciada moneda americana? Pues con moneda nacional; Nuevos Soles a los que condenó a reemplazar al dólar en su infeliz misión de ser mercadería superabundante. 60 mil millones de nuevos soles ha botado Velarde al mercado y le echa la culpa de la inflación al precio de los comodities. Y además amenaza que ésto seguirá hasta mayo, porque para el día de la madre Bush frenará (¿?) la economía americana y los chinos iniciarán su dieta de verano. Remedando a su padrinito garcía, Velarde dice que duplicar el ritmo inflacionario previsto por el mismo BCR que dirige, no es para hacer olas. “Los zapatos, por ejemplo, no han subido de precio, pero la gente no se da

80

cuenta porque los compra cada 18 meses” (Nota de Prensa del BCR, 31.03.08.) En conclusión, Velarde seguirá comprando dólares que no necesitamos, para guardarlos a un tipo de cambio menor del que pagamos, y a una tasa de interés inferior a la del mercado internacional. El negocio es bueno. Bien merecen los chinos servir de pretexto para mantenerlo hasta mayo, o hasta junio, o hasta decuplicar la inflación.
Gualgayoc, 1 de abril del 2008.

81

No es mala idea.
Es más que evidente que la primera dama no abriga ninguna expectativa respecto a su marido. En todo caso, la registramos porque no deja de ser sorprendente que una mujer en su sano juicio tenga estómago para comerse a semejante coche.
Evolucionando de su tesis del Perro del Hortelano, garcía pérez postula hoy la de un caballo viejo que con la pata mata. El pobre, dice, se rompe los lomos subiendo a la montaña, mientras los ahijados de sus ahijados meten el dedo en el pastel, como si él hubiera dicho alguna vez que la torta es para todos. Tomar al pie de la letra el discurso presidencial devanea entre la candidez y la temeridad, pero no hay peor paja que la que no se corre. Sobre todo en este caso, cuando ha puesto su mejor cara de yo no fui, yo no soy, y yo no seré, para apuntar con su pie señalador a quienes defraudan la confianza popular. Apegados a la definición de la RAE: Privar a alguien, con abuso de su confianza o con infidelidad a las obligaciones propias, de lo que le toca de derecho; y/o, frustrar, desvanecer la confianza o la esperanza que se ponía en alguien; postulamos nuestro juicio, que, confiamos, no sea tan particular. Digamos para empezar, que ordenar a sus congresistas que aprueben un TLC que tanto condenó durante su promesa electoral, fácil pasa como defraudación por parte del presidente. Elevar las bondades de este TLC a la categoría de sonrisa de la Sarita, convierte el fraude en pendejada. Vetar la derogatoria de la Renta Básica de Telefónica después de haberla condenado a muerte en todos sus mítines de campaña, configura defraudación. Fundamentar ese veto afirmando que cuarenta mangos mensuales es un tributo que no afecta el bolsillo de los usuarios, convirtió el fraude en traición. Poner a Pilarica de notaria de sus embarazos extramatrimoniales no califica como defraudación. Es más que evidente que la primera dama no abriga ninguna expectativa respecto a su marido. En todo caso, la registramos porque no deja de ser sorprendente que una mujer en su sano juicio tenga estómago para comerse a semejante coche. Calificar a los campesinos piuranos de terroristas, ignorantes, llamas, por el sólo hecho de defender su propiedad en contra de la agresión minera, empezó directamente como traición. La sostenida alcahuetería

82

presidencial con los intereses de sus patroncitos, los empresarios mineros, empieza en el vómito y se prolonga en un asco perpetuo. Mantener la asignación presupuestal al Sector Educación por debajo del 4% no comporta defraudación, es traición a la juventud peruana que seguirá condenada a las muchas pobrezas originadas en la ignorancia; deslealtad con los maestros que le dieron su voto; felonía con las madres y padres condenados a perder el talento de sus hijos en los charcos de la mediocridad. Ofrecer la selva en remate y exigir a los campesinos la venta de su tierra, convierten a Judas, la Malinche y Felipillo en modelos de lealtad comparados con alan garcía, quien con impudicia ejerce su oficio de traidor a tiempo completo. Si de defraudación se trata. Si de castigar las grandes traiciones al pueblo peruano se trata. Si el afán es demostrar a los ciudadanos, los jóvenes en particular, que la traición es vergonzosa, lo que debemos hacer es subir al cadalso al traidor mayor y llamar a un burro para que le pegue las patadas que se merece. Aunque claro, si lo que el burro va a ver es el sonrosado culo de garcía, no es la pata lo que le va a meter. Y yo de burro haría lo mismo.
Gualgayoc, 21 de abril del 2008.

83

El Santo Grial
Obviamente indigestos de tanta felicidad, los reservistas espirituales de la Nación decidieron que la inminencia de la primera cumbre era momento más que oportuno para despacharse unas flatulencias contra los noles de cuello encorbatado, contra la repartija del patrimonio intangible, contra los bay pases al decoro, contra los rectores a la medida y a la cabida
Cuando la Patria pintaba sus fachadas con recios brochazos de alegría, cuando la Nación en pleno debatía si el hijo de la bataclana sería varoncito como dady leré, o mujercita para las tangas de mamá, y con todo el trabajo que había costado someter a plebiscito si el amor de pollada debía consumarse en matrimonio; así como así, de lo hondo de la caverna cavernícola, aparecen los sanmarquinos para gritarle cacaseno al cacaseno y prenderle fuego a un pinochito como lucida vela en la torta de la algarabía. Que birá birá, Que falta de patriotismo. Que orfandad de bandera, banderín o banderola. Obviamente indigestos de tanta felicidad, los reservistas espirituales de la Nación decidieron que la inminencia de la primera cumbre era momento más que oportuno para despacharse unas flatulencias contra los noles de cuello encorbatado, contra la repartija del patrimonio intangible, contra los bay pases al decoro, contra los rectores a la medida y a la cabida, contra la felicidad de mantel largo ofrecida a los ilustres visitantes, contra el autismo en fin que nos estaba haciendo aparecer y parecer de verdad, un pueblo aperplejado por un imperturbable estado de gracia. Toda fúrica, como no; tomada de la mano de su perro, para variar; con un bus a las espaldas, por mientras; el cacaseno consintió cámaras para exigir respeto y exigir autoridad; decirle forajidos a los sanmarquinos, para recitar la cantaleta de la felicidad en vísperas de la cumbre, para decir que el rector le había jurado y rejurado que ese terreno era suyo y todo suyo, que que linda que era la universidad cuando fujimori, su padrinito de antier, lo puso a Martin Rivas como supra rector universal. En el otro lado del puente roto, y estrenando velocísimas diligencias, los señores policías descubrieron que los carnés universitarios de los universitarios detenidos eran precisamente de esos universitarios, que sus mochilas cargaban libros y pan con anchoveta, que las chompas no eran antibalas y que los moretones no eran tatuajes de emos. Así que sorry y libertad libertad en el mes de la felicidad. El Consejo Universitario, con diligencia más veloz aún, resolvió que si el cacaseno podía desacatar el mandato arbitral de cumplir el contrato suscrito con Lidercom, ellos

84

también podían disolver el contrato regalón que permitía la construcción del puentecito. Hace poco un compañero de colegio le prendió fuego a una feria para probarnos que los celos de cincuentón pueden ser ardorosos. Ayer temprano, una porción de adolescentes, porcioncita si quieren, le prendió fuego a un disparate. No es para dar saltos mortales de alegría; pero nos prueba que el fuego existe. Y reside en San Marcos.
Gualgayoc, 9 de mayo del 2008.

85

Transferencias
El cerdo, en la puja habitual por realzar su oligofrenia, no reprende a su Presidente del Consejo de Ministros, no abofetea a su ministra del Interior, esa estúpida. Desciende a los páramos de la ramplonería y acusa de cobarde a un policía.
Luego de probar la torta futbolera, Arturo Woodman resolvió que él bien podía reemplazar a Burga al frente de los negocios con la FIFA. Arduos meses consumió empujando pero no pudo. Y como no pudo, el domingo pasado se abrazó con almirantitos y coroneles, y tomó por la bruta la Federación de Atletismo. Cusicanqui pagó pato de la impotencia de un mequetrefe. Un diario local, cada vez más local, descubre en las obsequiosas encuestas de un agencia turiferaria, que el mayor problema para el desarrollo nacional es Burga y así lo proclama en su cotizadísima primera plana. Que la teoría del Perro, suscrita por el cerdo, aglomere desprecios en el 90% de la población del sur es noticia de media mampara, apta para sus avisos clasificados de relax pero no para un titular. El cerdo, en la puja habitual por realzar su oligofrenia, no reprende a su Presidente del Consejo de Ministros, no abofetea a su ministra del Interior, esa estúpida. Desciende a los páramos de la ramplonería y acusa de cobarde a un policía. El que es tan valiente, él que es tan corajudo. Qué tiempos aquellos cuando tan sólo insinuaba ejecuciones, y corriendito salía Giampietri a bombardear el Frontón con la Armada de Grau. En el Perú la responsabilidad siempre está en otro lado. A falta de cerdo culpable, bueno es el chivo expiatorio. Reconocer alguna pequeñísima fracción de incompetencia o impericia nos provoca padecimientos que no podemos sobrellevar. Son tan escasos o singulares nuestros atributos, que comete suicidio quien no defiende su lustre. No es remordimiento, es purito instinto de conservación. “Los blancos son los culpables” acusó Humala desde San Borja. “Los patrones son los culpables” replicó el cerdo desde Chacarilla. “A por ellos” zezeó el Chemo. Todos con parejo resultado: transferir al limbo la responsabilidad de nuestras pobrezas, que siguen siendo varias y siguen siendo extremas. El dedo índice es el arma que con mejor rapidez desenfundamos; pero sus balas son de salva, su filo de algodón. Porfiamos en la lápida pero nos esmeramos en que el nicho permanezca vacío. “O se van ellos o me voy yo” tronó valientísimo el lechón; “Que se vaya Juárez porque no me puedo ir yo” gimotea el cerdo. Dos tiempos para una misma decrepitud; dos proclamas para una país atestado de culpables sin un solo condenado.

86

El culpable Joy Way prepara sus maletas para recoger sus 70 millones de dólares en Suiza. El culpable Hermoza Ríos sigue cobrando el sueldo de General que puntualito le paga el inocente de Antero Flórez Araoz. La culpable ministra del Interior, esa estúpida, sigue organizando ilicitaciones de media noche. Da que hacer que con tan buena vida que se dan los culpables en nuestro País, los peruanos insistamos en echarle la culpa siempre al del frente.
Gualgayoc, 24 de junio del 2008.

87

Arriesgado País
Sin embargo, con frecuencia y con acrobacia, saltamos de la dualidad a la pluralidad, dispersión que convierte la doble personalidad en una merienda de negros en la que con suerte puedes llegar a ser el negro aunque por lo general terminas siendo la merienda.
El Doctor Sebastián Briozzo no consiguió advertir en su microbioscopio que la nación peruana padece de doble personalidad, y que sólo una de ellas es elegible para estamparle la carita feliz en el cachete, porque la otra deja mucho que desear y no ofrece ninguna garantía al desarrollo sostenible, de las inversiones globales claro está. Jekyl por ejemplo, es abanderado de la democracia. Jaid en la vereda del frente, no se cansa de tomar carreteras. Jekyl por supuesto, goza del aprecio de la prensa y en una de esas es la prensa misma. Predica los valores del Estado de Derecho y valora las instituciones tutelares de la Patria como sí en verdad existieran. Jaid, en cambio, viaja en combi, lee periódico frente al kiosco y cree que los dijeis de la mega son los porteadores de la sabiduría universal. Jekyl degusta alta cocina novoandina de las manos de César Alcorta; mientras que Jaid come higadito de a mango en la carretilla junto al José Pardo, que no es la avenida de Miraflores por cierto. En esa dualidad de personalidades no hay alternancia sino simultaneidad, y hasta sólidos puentes de comunicación que los sanmarquinos amenazan tumbarse como si los hubiera construido el imbécil. Sin embargo, con frecuencia y con acrobacia, saltamos de la dualidad a la pluralidad, dispersión que convierte la doble personalidad en una merienda de negros en la que con suerte puedes llegar a ser el negro aunque por lo general terminas siendo la merienda. En esa orgía de personalidades, otro Jekil condena a Fujimori por los asesinatos de lesa humanidad. Jaid en cambio, aplaude los asesinatos del avezado homicida Alan García, quien en el escaso bienio que lleva gobernando, ya cuenta diez: cuatro en Pativilca, dos en Ayacucho y dos en Pataz. Jekyl se horroriza del Estado asesino. A Jaid le horroriza que el Estado no sea asesino. En este escenario si hay alternancias. Algunos humanistas contra Fujimori abogan por el homicida García sin el menor empacho ni rubor; o cuando menos, se van a comer papa rellena en Paruro cuando se trata de interpelar a la ministra del interior, esa estúpida, por los crímenes de lesa humanidad cometidos por policías prestados a las empresas mineras.

88

Cuando la dualidad está delimitada por la Javier Prado, Briozzo no tiene problemas, sabe que su condecoración es para el Jekyl que toma café hasta los calambres en el estarbaks; pero cuando pasamos al entrevero, Standard & Poors ya no sabe si el riesgo país multivitaminado es para el Jekyl asesino o para el Jaid humanista. ¿Quién de ellos protegerá mejor los intereses globales cuando vuelvan las oscuras golondrinas? Los otros dos, después te explico.
Gualgayoc, 19 de julio del 2008.

89

De Banderas y Bandidos
El avión presidencial tenía su Bandera, la que fujimori usó para empacar droga en sus frecuentes viajes al exterior. Izaron pendones bicolores en los buques de la Armada de Grau que igualmente usaron para traficar cocaína.
Haga de cuenta por el breve lapso de esta cuartilla, que Usted es nuestra gloriosa bandera roja y blanca que algún día los pájaros inspiraron a San Martín. Sigamos haciendo de cuenta, que Usted es una rara especie de bandera que puede elegir el uso que le pueden dar. Puede usted, por ejemplo, participar en le ceremonia de la Jura de la Bandera en la Plaza Bolognesi; aquella en la que sucesivamente Nicolás Hermoza Ríos, José Villanueva Ruesta, Víctor Malca Villanueva, y perecidos de la especie hicieron saludo al frente con su manito de recibir, y juraron Si Juro mientras con la otra mano se birlaban el tesoro público. También tiene la opción de ser la Bandera de honor en el estrado del Auditorio de la Comandancia General del Ejército, y asistir a toda suerte de trapacerías entre las que podemos destacar aquella patriótica ceremonia en la que la oficialidad de nuestras fuerzas armadas en pleno, previo saludo a la bandera por supuesto, firmaron un compromiso para defender a fujimori y su pandilla de los terruños y los enemigos de la democracia. A la espalda de la mesa directiva del Congreso, hay también una Bandera de honor, ante la cual Gerardo Saavedra, que en paz goce mientras Dios descansa, juró por Dios y por la plata. Juró Martha Chávez, ella sí vestidita con su invariable sastre. Juró Luz Salgado, petunia para los amigos. Juraron el Notario Medelius y el abogado Tudela y el historiador Chirinos, verdadera vergüenza del gremio. El avión presidencial tenía su Bandera, la que fujimori usó para empacar droga en sus frecuentes viajes al exterior. Izaron pendones bicolores en los buques de la Armada de Grau que igualmente usaron para traficar cocaína. No he sabido de algún tanque que haya transportado droga, pero habría que averiguarlo porque éstos son así de brutos. alan garcía, el coche, portaba una Bandera nacional cuando le propinó su patriótica patada al infeliz que le arruinaba la foto. giampietri puso la Banderas al tope para bombardear desde los acorazados, las playas del Frontón donde una cuerda de infelices pretendían abatir a la armada premunidos de peligrosísimas huaracas. Puede incluso sentirse light, vestir la bandera en forma de camiseta, y saltar a la cancha con los chemitos luego de recios entrenamientos en el parqueo de la concentración, o tonificantes gimnasias horizontales con la prima de Acasiete, y abrir el pendón bicolor para que los ecuatorianos, todavía los ecuatorianos, nos arrimen cinco goles.

90

Aunque también le queda una opción; menos marcial quizá, heterodoxamente combativa; propia de nuestra cultura adiposa y sabiduría de pollada. Servir de escenografía para que alguna leidi Gordiva fotografíe sus rollizos encantos y divulgue sus calaterías patrióticas en una revista de ciencia ficción. Usted, ya lo dije, en el lapso de esta cuartilla, puede ser bandera, puede escoger. Yo por mi parte, me quedo con Leidi Gordiva. Gualgayoc, 26 de julio del 2008. PD.: No deja de ser coincidencia, que la Historia haya designado a antero flores aráoz esparza, para defender la honra de nuestra Bandera. El precisamente, que ha demostrado no tener bandera.

91

Universos Paralelos
Si el peruano leyera periódico, indudablemente sería afectado por la ira de César Hildebrandt describiendo el chanchullo. Si el peruano atendiera telenoticieros, sufriría la diabetes provocada por la melosería que embadurna al nuevo presidente de los maricones. Si el peruano creyera en la clase política, sufriría de alguna vaga decepción.
Koky Belaunde distinguió la homosexualidad de la mariconada. Hablando en peruano, maricón es aquel que, lejos de aficiones por gente del propio sexo, se complace en la confección de dobleces y la comisión de traiciones; disfruta el alquiler de peseta y la agachada de a centavo; la trapacería le excita, la felonía lo consuma. En el sentido de esta catedrática definición y distinción, el Estado peruano es administrado por una sudorosa aglomeración de maricones. Empezando por el final para que el ejemplo sea más claro, esa mariconocracia ha resuelto que el único caso de enriquecimiento ilícito que se ha producido en la Administración Pública nacional, es el imputado a una policía que oficiaba de escolta en Palacio. Ha sentenciado además, que la peor ofensa contra los símbolos patrios no la ha cometido garcía el homicida, ni hermoza el chapucero, ni rivas el obediente, ni fujimori la rata; la peor ofensa la ha cometido una bataclana con la neurona cero kilómetros en el afán de publicitar sus rollos en couché full color. Ayer, el equipo A de esa selección venció en las elecciones parlamentarias y provocó que un tal aguinaga brincara de felicidad en los pasos perdidos dándose de palmadas con un tal mulder, que la heredera del corleone oriental repartiera mejillas y mejillones con las cabanillas y las morales. Al equipo B de esa selección le tocó ser vencido y los vitochos y los bedoyas y los abugatás sufrían espantosos cólicos de gases al constatar, que al igual en el fúbol de Fleishman, traiciones que no haces, traiciones que te hacen. Este exultante festival de la mariconada… ¿afecta en algo al Perú? ¿afecta en algo a los peruanos? No. Si el peruano leyera periódico, indudablemente sería afectado por la ira de César Hildebrandt describiendo el chanchullo. Si el peruano atendiera telenoticieros, sufriría la diabetes provocada por la melosería que

92

embadurna al nuevo presidente de los maricones. Si el peruano creyera en la clase política, sufriría de alguna vaga decepción. El peruano, sin embargo, ni lee ni escucha ni cree. Mira los asuntos de la administración pública como algo ajeno, como cosas del enemigo incluso. Partiendo las aguas con la mano izquierda y agarrándose firmemente del estribo con la mano derecha, el peruano ha superado o bordeado charcos peores. Le divierte, en todo caso, imaginar la galería honorífica que exhiba la foto de velásquez junto a la de joy way y la de las martuchas y la de antero flores. Dueños de qué?, dueños de nada; parásitos de lo que roban, gusarapas de lo que mendigan. Para poder vivir en Paz, los peruanos almacenamos a todos los maricones en la clase política, les pagamos una muy alta remuneración por sus mariconadas; mientras que nos dedicamos a trabajar, a crear, a construir en fin el país paralelo donde vive la gente de verdad.
Gualgayoc, 27 de julio del 2008.

93

AMIGOS

94

Pedro Jesús, que no es el Maracaibo.
los peruanos de hoy y de hace mucho tiempo, padecemos de pusilanimidad; nuestros hombres y mujeres, agobiados quizá por la pobreza y mal aconsejados por la ignorancia, cruzan de la medianía a la mediocridad convirtiendo la vida y el paisaje en una hora ploma y aguachenta.
Honorables Señores Magistrados: Vengo a esta Sala a reclamar, sino a exigir, valoración cabal al espíritu fundacional de mi compañero Pedro Jesús Farro Méndez, a quien un sector anónimo de la sociedad imputa la comisión de actos de violencia. El está ahora internado y privado de compartir horas y emociones con su familia, en particular con su esposa a quien dedicó y dedica atención, fervores y pasiones. Consta a vuestro muy calificado entender, que los peruanos de hoy y de hace mucho tiempo, padecemos de pusilanimidad; nuestros hombres y mujeres, agobiados quizá por la pobreza y mal aconsejados por la ignorancia, cruzan de la medianía a la mediocridad convirtiendo la vida y el paisaje en una hora ploma y aguachenta. Cuarenta años hace que Sofocleto acusó esta decadencia sino envilecimiento, afirmando que los peruanos no tenemos sangre en las venas sino jugo de sandía. Este, Señores Magistrados, no es un escenario. No debería serlo. Es un reto. Corresponde a los peruanos lúcidos desentrañar la tenacidad de montaña del espíritu inca, la ferocidad endiablada que los españoles aportaron en el mestizaje bastardo. Ardua tarea que demanda la ruptura de los cepos que quinientos años de dominación han puesto en los tobillos de nuestras generaciones para degenerarlas en la apatía. Acusan a Pedro Jesús de provocar un incendio como una destemplada reacción de celos. Salvo algunas papas, camotes y trebejos de menor cuantía, no hubo daños personales. Que pasados los cincuenta años, un hombre sufra la pasión enajenante de los celos no debería ser motivo de condena; por el contrario, debería ser ofrecido como ejemplo a repetir por esas legiones de jubilados anticipados que han perdido toda capacidad de reacción. Aplastar, o aprisionar, los espíritus fieros, puede ser pertinente en comunidades que precisan domeñar alguna abundante beligerancia. En nuestro caso, sólo asfixia las pocas células vivas que nos quedan para resucitar la altivez que

95

en alguna ocasión venció los abismos con puentes de liana, domesticó la vicuña, creó la papa, adornó con piedras las cimas de las montañas. Al repasar los años escolares, recuerdo a Pedro Jesús pateando durísimas pelotas de fútbol con el pie calato, alborotando con su risa de pavo las montoneras que asaltaban el kiosco de Perico, su solidaridad activa y a veces, desde entonces, feroz, con sus paisanos chimbotanos. Al re unirnos con motivo de nuestras Bodas de Plata me llamó la atención que fuera el único que cargó con su esposa a todas las reuniones, una de ellas en mi casa. Mientras todos los demás pretendías ejercer postreras solterías asistidos por el Viagra, Pedro Jesús tomaba de la mano a su esposa como si por primera vez se fueran al Cine Libertad. Naturalmente lucían como pareja de cuarentones, hoy cincuentones; pero impresionaban como chibolos de parque. A la magistratura corresponde valorar qué es lo que mejor conviene a la Sociedad. ¿Conviene alentar con ejemplos significativos el despertar de nuestra fiereza espiritual? o conviene condenar a los levantiscos para garantizar la inocuidad del espíritu de los peruanos. Los daños materiales causados por Pedro Jesús son insignificantes en comparación con la chispa que nos obsequia con su conducta. Lejos de condenarlo sus compañeros sentimos el compromiso de encomiarlo. Sin temperamento no tenemos posibilidad alguna de desandar las escaleras que nos llevaron a este sótano. Ojalá miles de pedros jesús tuviéramos dos piedras en el corazón para provocar la chispa que incendie tanta mediocridad. En la dirección de esta urgencia nacional, Señores Magistrados, los peruanos necesitamos a Pedro Jesús en libertad.

96

Mi Amigo Palmera

Conocí a Carlos Culquichicón en una conferencia acerca de productividad. Hasta entonces conocía de sus devociones por el rock y la coprolalia; reconocía su avaricia para los grados académicos y lo asumía como compañero de carpetas desde el nido hasta la universidad. La foto es más que elocuente. La conferencia estrenó el auditorio de la Municipalidad de El Agustino. Habló de mejora contínua, de control de pérdidas, de atención al cliente, de compromiso de servicio; lo habló a un auditorio abarrotado de trabajadores municipales, madres del vaso de leche y comedores populares, dirigentes vecinales y jubilados. Convencer a un público así que hay un horizonte de progreso en las propias decisiones de cada día ya parecía iluso. Carlos fue más allá. Una hora de conferencia y dos de preguntas y repreguntas convirtieron la reunión de un despertadero de inquietudes, un desperezadero de afanes. Naturalmente dispuesto a la vulgaridad pero habituado a los públicos exigentes, sintonizó el punto preciso del diálogo. Pobladores de inhóspitos cerros y basureadas laderas regresaron a casa con una lumbre alumbrando sobre la herrumbre. Trajinamos algunos guariques que él se encargó de condenar por su desaseo o su desatención; exquisiteces que con el Benja digeríamos con algo de paciencia, mucho de aburrimiento, pero con un montón de cerveza eso sí, la suficiente como para que los doctorados no nos arruinen el rancho. En una cantina del Rímac se le ocurre recordar lo bien que lo atendieron en un pub de Trafalgar Square; en una picantería de Breña recitaba recetas de paellas aprendidas en la Gran Vía; afanados por unas minifalderas en una cebichería de Lince, añoraba los makis que le preparó el itamae del mismísimo emperador Hiroito Noveno, si lo hubo. La mirada más superficial lo clasifica en la palanganada. La más severa en el desquicio. Con un fervor que ya parece frenesí, acumula los más

97

rebuscados conocimientos para mejorar la productividad en un país de pacharacos; delira con abatir el derroche en un sistema fundado metódicamente en el dispendio. Abandonó la pasión por Pink Floyd, que ya era inútil, por la de los rendimientos crecientes, que es aún más inútil en los pagos de la burocracia. Hace poco se apareció en casa con treinta kilos menos y un terno de Ermenegildo Zegna, las orejas ostentosas y el mismo peinado con el que su mamá lo peinaba en quinto de primaria. La dieta, que no el amor, lo habían devuelto a la chibolitud. La obsesión por lo vinilos la había transferido a los hiposódicos y los hipocalóricos. No aceptó brandy ni whisky ni ron; el agua es el camino que le devolverá latidos que no obedezcan a los triglicéridos, sino al mandato invencible del amor. Trataremos de estar cerca para describir la noticia.

98

JAVIER HERAUD: Un Relámpago de Heroísmo

¡Camarada, he aquí mi mano! Te doy mi cariño, más precioso que el dinero. Te entrego mi ser, en vez de darte Prédicas o ley Walt Whitman Hablar de un guerrillero en estos días podría resultar inconveniente. Hablar de realidades nacionales, de los desparpajos gubernamentales y de las miserias populares a propósito de ese mismo guerrillero, podría ser ya bastante inconveniente. De a poco poquito y en línea proporcional a la depredación nacional, el nuestro ha venido convirtiéndose en el país de las inconveniencias. De algún modo u otro, algunos de los algunos nos la pasamos cometiendo diarias imprudencias, impertinencias; inconveniencias en general; todos los algunos, salvo los convenidos claro está. Tú, por ejemplo, nunca fuiste un convenido, y quizá por eso resultaste tan inconveniente. Hace más de veinte años que ciertas balas con humor de petróleo y latifundio, ansiosas ellas de inconvenientes, hicieron estallar la juventud y la franqueza de tu vida para que a cada peruano nos toque una porción de remordimiento y coraje. Hoy serías un cuarentón como tantos apaciguados verbolarios y probablemente almacenarías una abundante colección de premios poéticos. Aún hoy seguirías brindando lecciones de patria, amor y poesía a Lévano, a Corcuera, a Cisneros; tan opacos, tan franceses y tan revolucionarios todos ellos desde cuando el destino y tu convicción decidieron acabar con el malabarismo ideológico y darle a nuestro desgraciado pueblo una de esas lecciones de heroísmo que siempre ha estado necesitando. Bertold Brecht decía que un pueblo que necesita de héroes es un pueblo desgraciado. Afirmación extraña. Después de todo, que sería de nosotros los peruanos si no tuviéramos a Tupac Amaru, a Alfonso Ugarte, los Hermanos Albújar y tantos otros. Afirmación extraña parece, pero es allí cuando uno se choca con que la vida se te escapaba de la vida, con que un río inmenso se humedecía de llanto con tu gloria, con que el otoño es una pena y un amor y un pueblo invencible que te brotan de las manos; y es entonces cuando uno se choca con que en el Perú a los inconvenientes como tú se les mete bala y punto, y como que uno comprende que bien desgraciado debe ser un pueblo para que deje matar a jóvenes como tú y se quede así de tranquilo como se quedó.

99

Señor, abre tu puerta. Señor, abre tu corazón Que ha llegado ya El hombre de los mares. Gabier eró – 1960 Han pasado veinte años desde la tarde cuanto tu poesía se nos escurrió por una de las abundantes esquinas de la barbarie. Veinte años son veinte años y parece que aún no son suficientes. A pesar del canto y desencanto populista; tras la estafa reformista y habiendo reincidido luego en la demagogia oportunista, parece que no hemos aprendido nada ni hemos olvidado nada. Como diría Martínez: “no pasa nada”, y eso que ha pasado tanto. Tu poesía con libertad de viento, incontenible como río. Las naranjas teñidas con tus ansias, la sonrisa color de tu alma, la pura nostalgia de patria; pueblo y hermanos brindan con trigos el universo perpetuo de tu heredad. Ella y el precipitante caudal de tu vida desbordándose en nuestros campos, quebrando puertas, inundándonos los corazones, sabrán convocar nuestras manos duras para amar al mundo con los brazos abiertos… Para hacer de ti, Hermano, Un nuevo hombre Nacido aquí en La aurora. Javier Heraud – 1960 Hablando de la Paz, Pablo VI habló de los rebeldes por amor. Halando del amor, habló de los mártires de la Paz. Hablando del amor, la paz y la justicia, habló del valeroso sacrificio de hombre fuerte y noble que se entrega a una causa sin odios ni frustraciones. Si parece que en el 69 Pablo VI estaba hablando de ti, y eso que no te conocía. Revolucionario y no revoltoso, rebelde por amor y no por rencor; al igual que el Zelmar de Benedetti, pocos podrán como tú ser tan generosos, tan atrozmente humanos, tan limpiamente osados. Hoy que parece más largo el camino y más oscura la sonrisa de los días, hoy que un odio inhumano trama violencias, dudas y temores, hoy que ya nadie cree en el antiimperialismo cubano, hoy que jóvenes de tu edad bailan yacson y leen la república y que ya no se lee poesía porque las urgencias nos deforman el paso… Que caudalosa se pone la vida

100

cuando al pie de la madrugada, en los cristales amarillos del destino, abrimos tu pecho y leemos, como en la palma de la mano de nuestro pueblo que La poesía es un relámpago maravilloso una lluvia de palabras silenciosas un bosque de latidos y esperanzas el canto de los pueblos oprimidos el nuevo canto de los pueblos liberados. Invierno que parece un soplo cogerse de las manos y no sentir frío, no sentir frío sino hambre, no sentir hambre sino sed y ganas de llorar por esta tristeza que se agolpa a veces como un valle enorme y silencioso.

101

64 Escaques
Incluso le comentó que habiendo sido cómplice del delito cometido por Fischer, también debería ir preso, lo que les permitiría ilustrar a la humanidad con largas partidas desde la cárcel.
Aburrido de jugar de incógnito en el Internet, Fischer, el prodigioso, tomó el teléfono, llamó a su viejo contendor Boris y pactaron una partida del recuerdo. Antojón, como no, resolvió abrir juego en Belgrado. Bravito, como no, George Bush le advirtió que de jugar en Yugoslavia sería sancionado. Fischer, el pacientísimo, escupió sobre la orden y jugó. Los americanos, liberalisísimos como no, lo condenaron a diez años de prisión. Al poco tiempo fue detenido en el aeropuerto de Narita, Tokio, por transitar con pasaporte caduco. Diligentes los americanos, requirieron su extradición. Obediente Junichiro Koizumi, el mismo tetelemeque que hospedó complaciente al delincuente fujimori, ordenó que apresaran al genio. Sacando tinta de su noble corazón, Spassky escribió a Bush una carta en la que pidió indulto para su colega. Craso error ese de escribir cartas a quien no sabe leer. Incluso le comentó que habiendo sido cómplice del delito cometido por Fischer, también debería ir preso, lo que les permitiría ilustrar a la humanidad con largas partidas desde la cárcel. Bush, por supuesto, negó el indulto y ordenó a sus empleados japoneses que le enviaran al ajedrecista. Apremiados por el desvarío, los congresistas islandeses se reunieron en una asamblea extraordinaria y por unanimidad, le confirieron a Robert James Fischer, que ya caminaba por el escaque 62, la ciudadanía islandesa. A los tres días, el 24 de marzo del 2005, una multitud fervorosa lo recibió en el Aeropuerto de Reykjavík. Ayer, luego de transitar los 64 casilleros del tablero, Bobby Fischer murió seguramente concibiendo alguna demoledora apertura en el renovado ajedrez que se había inventado para superar el fastidio de la infalibilidad de las computadoras. Murió repugnando la ciudadanía americana, y glorificado como ciudadano del universo. Jaque, aunque no mate, a la estupidez.

102

A Caballo y Caballero
Vertical en medio de la plaza, las botas apretadas a su caballo, Juanito era la muerta imagen de un Cid criollo que se negó a arruinar la fiesta con la desagradable noticia de su muerte.
En alguna ocasión, el Salón de Comercio Internacional de Venecia ofreció como plato de fondo de su exposición anual, una disertación a cargo de don Aristóteles Onassis, a quien le pidieron compartir con empresarios de todo el mundo, el secreto de su fortuna. Cuando el griego armador subió al estrado lo esperaban treinta minutos para la exposición y cuarenta más para absolver preguntas. Se sacó los lentes, paseo sus ojos devoradores sobre la expectante audiencia y resumió: Debo mi fortuna a levantarme temprano, tener un buen bronceado y vivir acompañado de bellas mujeres. Eso es plagio - se mofó en su tumba don Juanito Orbegozo y Villot, más o menos en las antípodas terrenales y temporales de la convención comercial.

Y es que Juanito sólo tenía una forma de vivir la vida: Desde temprano, con el sol campesino en la cara y rodeado de mujeres accesibles a su exigente gusto. Sin discusión ni disputa, construyó el merecido prestigio de ser el mejor enfrenador del siglo. Haciendas y caballerizas cotizaron su destreza en el orden de maestro. De Huarangal a Caracas, del Orinoco al Mar del Plata, Juanito Orbegozo impuso a caballos de sangre diversa los buenos hábitos del trabajo. El resto del mundo conoció su paso de caballero de ademanes vehementes para no decir tempestuosos, franqueza fundamentalista y un paladar que registró variedades musicales en el sabor del pisco, y espíritu aguardiente en el zapateo de la marinera. Su muerte, como su vida entera, prueba que aquellos eran buenos tiempos. Montado sobre Lloroncito, magnífico capón de don Pepe Musante, Juanito Orbegozo, allá por los cincuenta, abrió plaza con motivo del aniversario de Lima. A sus ochenta años ganó la cabecera del corso que presidía Anita Fernandini Alvarez Calderón quien gobernaba la fiesta en compañía de un séquito de bellezas americanas a quienes Juanito piropeaba desde el altiplano de sus años, su montura y el poncho de vicuña que le disimuló el desgarro del pecho.

103

Tuvo que acabar el corso, tuvieron que partir las reinas, tuvo que marcharse la banda bien lejos, para reparar que Juanito hace rato que no pasaba los piscos, no por su habitual desdén de rupero, sino porque un infarto le había estallado el corazón mientras izaban el pabellón nacional. Vertical en medio de la plaza, las botas apretadas a su caballo, Juanito era la muerta imagen de un Cid criollo que se negó a arruinar la fiesta con la desagradable noticia de su muerte. Andando el tiempo, cincuentitantos años más tarde, Aldo Parto Orbegozo, nieto de parecidos brios y ademanes, con las riendas de la yegua Valentina abrió plaza para celebrar el 472º aniversario de Lima. Buen augurio de que los tiempos quizá empiecen a mejorar.

104

Don Alvaro
Tenía que decirle a la gente que el que tiene tierra no será pobre jamás. Decirle que el que tiene tierra en el Perú está obligado a ser rico. Decirle que la pachamama no puede ser escenario de miserias sino la maceta inmensa donde celebremos la fiesta de la vida.
Al cabo de 35 años de estropicio, los peruanos por fin tuvimos un Ministro de Agricultura: Don Alvaro Quijandría. Muy a nuestro pesar, Dios tenía programado resembrar alguno de sus mejores campos y se lo llevó. Además de esto, nada ha pasado en nuestra Agricultura. Pasó Alvaro y ventiló con decencia las viejas e inútiles oficinas del Ministerio de Agricultura y con eso hizo bastante. Desde su primera gestión hasta el último de sus días, procuró demoler aquello que se llamó Reforma Agraria en su piedra fundamental: la personalidad del campesino. Refutó con pruebas fehacientes la tesis absaloniana que los campesinos del Perú están condenados a la pobreza eterna en razón de su ignorancia. Hundió, con su mano de agricultor querendón, en la tierra y en el corazón de los hombres y las mujeres del campo, la convicción de que la tierra es la fuente de la riqueza, pero que también es la madre de la Justicia, la auténtica y eficaz partera de la prosperidad. Zambo de todas las esperanzas, se resignó a convertir el Despacho ministerial en un locutorio abierto a todos. Dejó los azadones de sus faenas familiares, para departir con dirigentes, con dirigidos y hasta con teledirigidos, para escuchar a todos y para procurar que alguno lo escuche en lo mucho que tenía que decir. Tenía que decirle a la gente que el que tiene tierra no será pobre jamás. Decirle que el que tiene tierra en el Perú está obligado a ser rico. Decirle que la pachamama no puede ser escenario de miserias sino la maceta inmensa donde celebremos la fiesta de la vida. Tenía muchas cosas que decirnos, y lo bueno es que nos lo dijo con su ejemplo, con su obra, con su corazón abierto como puerta de Estadio. El paso y la obra de un hombre decente por el administración putrefacta del Estado peruano, no debería merecer un escueto obituario. Debería merecer la primera plana de todos los diarios, la primera plana de nuestros corazones, los avisos clasificados y el crucigrama de nuestra más sentida gratitud. Los peruanos somos de tierra y de agua y de esperanza. Por eso es que a pesar de los gobiernos y contra los designios de los gobernantes, los peruanos seguimos adelante. Somos más porque en el fondo nos

105

parecemos a don Alvaro Quijandría Salmón; a sus infinitas ganas de ver en su ventana el germinar el maíz.

106

A Don Efraín
Maestro de corazón, se limitaba a trabajar con denuedo, a cubrir los vacíos que todos dejaban, a reparar las averías del descuido de otros. Fue la personificación de la voluntad de servir. Atento al problema ajeno, diligente en procura de su solución, humilde y discreto, con la risa fácil y la mano franca.
Otra de las consecuencias de la revolución industrial, fue el generalizado desamparo juvenil y consecuente debut de las pandillas urbanas. Mucho antes que los barrios de Florencia de Mora, los suburbios de Londres fueron asolados por gavillas de adolescentes que al no encontrarle mucho sentido a la vida, la exponían en grescas inútiles. Los padres no tenían trabajo, los hijos no tenían motivo. La defensa de una esquina bien podía equivaler a Trafalgar. Por aquel entonces el populismo no había sido inventado y los gobernantes asistían con indeferencia autista a la deflagración de las clases obreras y el envilecimiento juvenil. Eso del compromiso social es, en realidad, una moneda de circulación reciente y quien sabe si todavía en su fase piloto. En esas andaban los adolescentes y jóvenes británicos, cuando por la esquina del viejo barrio vieron pasar a un veterano que los llamó a capítulo con un mensaje simple hasta simplón: Si no sirves, no sirves. Baden Powell desafía a los jóvenes a ser útiles. No les ofrece trabajo, mucho menos remuneración. Les ofrece encontrar sentido a sus vidas en el servicio desinteresado. Al hacer algo útil sentirás la íntima satisfacción de ser alguien. Si aprendes a ser útil, algún día trabajarás en lo que sea, y serás valorado como una persona de provecho. Andando los años, un criollo de ojos saltones se pondría los pantalones cortos y consagraría muchas horas de su vida a despertar en adolescentes claretianos su vocación de servicio. Con una tenacidad cultivada en los arenales de Paiján, resolvió creer en las aptitudes de cada joven que se le ponía al frente, y sin homilías ni catequesis, sin discursos ni monsergas, fue inspirando en mozalbetes diversos la afición por la buena obra diaria. Don Efraín Herrera Cáceres no fue profesor pero tuvo legiones de discípulos. No fue cura pero cumplió una eficaz labor pastoral. Maestro de corazón, se limitaba a trabajar con denuedo, a cubrir los vacíos que todos dejaban, a reparar las averías del descuido de otros. Fue la personificación de la voluntad de servir. Atento al problema ajeno, diligente en procura de su solución, humilde y discreto, con la risa fácil y la mano franca.

107

En un colegio donde veinte curas no podían aplacar los tumultos de unos cientos de rapaces, el paso del Muerto Herrera imponía el temor de los mozalbetes, el respeto de los muchachos, el cariño de los jóvenes que egresaban. No tenía los ojos azules de Baden Powell, pero si la mirada adivinadora de los viejos sabios. No tenía ni predicaba las teorías idealistas del británico, pero la obra de sus manos ásperas y su invariable ejemplo de sencillez valían lo que el más alto de los ideales. Dicen que los buenos alumnos se parecen a sus profesores. Sea porque las clases de Dibujo no alcanzaron, o sea porque no fuimos de los buenos alumnos, aquella insignia del servicio desinteresado y feliz no ha encontrado aún quien lo imite, quien lo repita en nuestros días de indiferencia. Pero recordar su paso cancino, su respiración asmática, el cascabel de su voluminoso llavero, su abrazo de amigo, su diana de banderas, me convence que pasé mi vida escolar junto a un gigante.

108

La Respuesta
Creemos tener deberes sagrados con nuestra familia, con nuestros hijos, con nuestros amigos. Sobre todo, el deber de darles un ejemplo, no tan noble como el tuyo, pero mínimamente decoroso. No creas que es fácil. Hoy en día sólo los giles tienen deberes. Los ciudadanos tienen derechos.
Acalambra constatar que la de Don Francisco Bolognesi es una raza en extinción. Cuando estalló la guerra, Don Francisco acudió al Gobierno para que le diga que no tenía uniformes, no tenía armas, no tenía vituallas. Que le hacemos, respondió el viejo coronel, metió mano a las cuentas familiares, equipó su ejército y marchó al frente de batalla. Los gobernantes conmovidos por el desprendimiento y avergonzados por el coraje, le extendieron Bonos Soberanos con los que el Estado Peruano se comprometió a pagar el empréstito económico. Al igual que sus hijos y nietos, los soldados de aquel ejército de remedo y de remiendos, no vieron en Bolognesi a un comandante sino a un Padre defendiendo el hogar, no la casa; la familia, no las riquezas; el apellido, no la fama. Un padre hermano abuelo que se plantó en la puerta sur de la casa convencido de que no vencería al invasor en ese momento, pero que lo vencería en el tiempo, con el tiempo y seguramente con su ejemplo. Demora el tiempo en llegar, demora; pero llegará. Por mientras, tus herederos de cuartel son fariseos de chatarra. Hacen descanso, hacen atención y hacen saludo al frente. Pero sobre todo, hacen descanso. Hoy día, para conmemorar tu lección de hombre y de padre, congestionarán el tráfico de Lima con una ceremonia hueca en la que gritarán sí, juro. Por qué juran, vaya uno a saber. Lo que si es cierto que no juran por lo mismo que tú lo hiciste. Nicolás Hermosa Ríos, por mal ejemplo, segurito que juró por sus cuentas bancarias. Villanueva Ruesta por las utilidades percibidas de la invasión ecuatoriana. Malca Villanueva por la nacionalidad mejicana. De allí para abajo, el juramento debe ser por pesetas, por los mendrugos que al piso y al paso les tiró el ladrón mayor. En la otra frontera, en las millones de puertas que se abren al mundo desde el corazón de los peruanos que si trabajan, el juramento es otro y se parece más al tuyo. Creemos tener deberes sagrados con nuestra familia, con nuestros hijos, con nuestros amigos. Sobre todo, el deber de darles un

109

ejemplo, no tan noble como el tuyo, pero mínimamente decoroso. No creas que es fácil. Hoy en día sólo los giles tienen deberes. Los ciudadanos tienen derechos. En esas andamos don Francisco, a 127 años de tu proclama. Tratando de pagarte con nuestros últimos cartuchos la deuda de honor que tenemos contigo, ya que los gobernantes nunca pagaron los bonos que entregaron a tu familia.

110

Fray Martín de Porras
Segurito que por taras genéticas propias de la raza negra, Martín asumió que el conocimiento era universal, y que si Dios había puesto medicina en las plantas, era para que todos la aprovecharan. No sólo los blancos ricos; también los blancos pobres, también los indios, incluso los negros.
El único milagro que ocurrió con Fray Martín de Porras, fue que aprendiera a leer. El resto fue radio bemba. Es oportuno advertir que en el siglo XVI no era bien visto que la gente supiera leer. Y al decir gente, me refiero a los blancos. Que un negro paseara su conocimiento sobre las hojas de un libro, era cosa de brujería. La lectura era dominio casi exclusivo de los curas y la escritura práctica reservada a los conventos, por la simple razón que desde toda la vida, los brujos y los conventos han acopiado el conocimiento universal. Martín de Porras, para empezar, no era fraile. No daba la talla para tanto. Vivía en el convento porque alguien tenía que hacer las labores prohibidas a los blancos. No vamos a decir que limpiaba los baños, que no los había; pero se hacía cargo de recoger los bacines de los señores frailes, desempolvar los claustros, espantar las ratas y cargar al hombro las provisiones necesarias para el convento. Un viejo cura, ya retirado de sus fanatismos y seguramente explorando los límites de la capacidad humana, intentó enseñarle a leer a Martín, y el negro aprendió. Intentó hacerle entender las propiedades curativas de las plantas, y el negro comprendió. Intentó hacerle conocer el funcionamiento del cuerpo humano y la razón de las enfermedades, y el negro conoció. Y ya sabemos; desde toda la vida, el conocimiento ha tenido la categoría de milagro. Allí empezaron los problemas. Cuando Martín salía del convento por provisiones, pasaba por el pobrerío de los barrios negros y aprovechaba para reposar con tilo los cólicos de las niñas, liberar con piñones los estreñimientos de los abuelitos, dormir con valeriana a los negros inquietos, aliviar con chancapiedra los padecimientos del orinar, reposar con boldo las perezas del hígado, o cirear a las negras con la fragancia de las mejoranas. Eso sí, parece que el negro era muy carismático y contaba un variado repertorio de chistes, así que no daba la talla para brujo. Lo consagraron de milagrero. Al enterarse los señores curas de las liberalidades que Martín tenía con el conocimiento, le prohibieron curar. El uso de la sabiduría y el valor de las

111

plantas está dedicado a quienes mantienen el convento, le informaron. Esa parte de la lección, el negro bruto no la entendió. Segurito que por taras genéticas propias de la raza negra, Martín asumió que el conocimiento era universal, y que si Dios había puesto medicina en las plantas, era para que todos la aprovecharan. No sólo los blancos ricos; también los blancos pobres, también los indios, incluso los negros. Este pensamiento en el siglo XVI, siglo de la oscuridad y la Inquisición de Torquemada, por supuesto que fue un milagro. Aún hoy lo sería. Nos encontramos pues, ante un negro quimboso que lee, que conoce el cuerpo humano, que conoce las plantas. Hasta allí no hay nada extraño: todos los curas del convento saben lo mismo e incluso más. La diferencia es que Martín lleva el conocimiento a los pobres, lo comparte con los pobres y procura que los dones de Dios lleguen a todos, empezando por los pobres. Allí sí que se rayó el negro. En el siglo XVI nuestras supersticiones eran las mismas que hoy, pero un poquito más alharacosas. Martín fue promovido a la dignidad de fraile y luego elevado al pináculo del santoral. No fue una decisión exclusiva de los curas. El pueblo prefiere un mago que hace trucos, a entender un conocimiento que lo atemoriza. Preferimos un Dios que resuelve milagrosamente nuestros problemas, a un Dios que desde el día de la creación nos ha entregado los medios para vivir sin problemas. Preferimos venerar a San Martín de Porres milagrero, que comprometernos con la actitud de Martín solidario. Casi recién nacido, mi madre me llevó ante la imagen de Fray Martín en el convento Santo Domingo en Trujillo, y le dijo: - Zambo, hazte cargo de este hijo mío, que tiene todas las trazas de ser un guarapero sin arreglo. Ha pasado medio siglo, y soy la prueba de que el zambo cumplió con creces la dificilísima tarea encomendada. En homenaje a tan sobresaliente milagro, cumplo con escribir esta nota de desagravio. P.D.: Lo de perro, pericote y gato tampoco fue milagro, porque el Congreso de la República nos prueba todos los días, que un plato de comida tirado al piso reúne a cualquier animal. Peor si es gratis.

112

OJOMENEADO
Quince mil millones de dólares en reservas, inflación y devaluación cero, dos provincias con pleno empleo, un ministro competente, un ministro decente y una ministra sobresaliente; cien mil viviendas, cuatro estadios, la cerveza a dos soles, el Pisco en la cresta de la ola, y un método practiquísimo para echarle hielo al trago, parecen ser los momentos culminantes de su gestión
José Navarro Grau, ministro belaundista de Educación, prometió alguna vez que para ser un gobernante exitoso en el Perú, no había necesidad de hacer cosas buenas, bastaba con dejar de hacer las cosas estruendosamente mal. Al cabo de cuarenta años, la promesa ha sido cumplida, con exageración incluso. Mi Presidente Alejandro Toledo deja el cargo empinado en una torrentera de homenajes. Chapita por aquí, chapita por allá, organizaciones sociales diversas vitorean la excelencia de su gobierno, mientras el pueblo raso lo condecora con lujuriosos niveles de aceptación. Quince mil millones de dólares en reservas, inflación y devaluación cero, dos provincias con pleno empleo, un ministro competente, un ministro decente y una ministra sobresaliente; cien mil viviendas, cuatro estadios, la cerveza a dos soles, el Pisco en la cresta de la ola, y un método practiquísimo para echarle hielo al trago, parecen ser los momentos culminantes de su gestión; y prueba fehaciente de que los peruanos nos contentamos con poco, casi nada. El primer Belaunde no salió, lo sacaron. Los dos militares salieron por la puerta falsa. El segundo Belaunde se retiró con 3% de aprobación. garcía fue despedido entre abucheos y carpetazos. fujimori, la rata, huyó con baúles indigestos de dinero y trapacerías. Toledo es el primero que se va mejor de lo que vino. Todos sus predecesores desayunaron popularidad y cenaron vergüenza. Mi Presidente, en cambio, no desayunó. El pueblo lo descubrió apto para sus afectos justo justito cuando se va. Dicen que la felicidad consiste en conocer y disfrutar lo bueno que uno tiene, y trabajar por lo que no tiene. El pueblo peruano, que tiene tan pero tan poco, resolvió disfrutar a mi Presidente. No obstante sus tardanzas e incumplimientos; a pesar de sus trancas, americanamientos y engolamientos; sin embargo de su inconciencia y su inconsistencia, ha resuelto disfrutarlo. Provisoriamente presiente que de tanto condenarlo por lo que no hizo, bien puede absolverlo por lo poquísimo que ha hecho. Si lo creyéramos capaz de sintonías y de sutilezas, hasta podríamos pensar

113

que este pueblo polivalente decidió ponerse de acuerdo para recomendarle al electo presidente que no se esmere en cagarla. Queda pendiente la imprescindible revolución educativa, el destete nacional de la mezquina ubre minera, el reencuentro con nuestra raíz agraria y nuestro hábitat campestre, la disciplina de nuestros vicios urbanos, la creación y construcción de un Poder Judicial, la clausura del Congreso, la constitución de nuestra identidad nacional. Tareas impostergables de las que seguiremos haciéndonos cargo los gobernados, porque los gobernantes invariablemente las han postergado.
Gualgayoc, 21 de julio del 2006.

114

Mitraso
En el fragor del suplementario de la Copa del Mundo, el mil veces rankeado Tití Henry dejó el campo porque de tanto sudar se le había corrido el rimel. ZZ se hizo expulsar porque Materazzi le dijo que lo había visto lamiéndole el sobaco a Laura Bozzo
El único que le apostó a Italia fue César Ascoy, o Alejandro, como prefiera. La civilización prefirió vaticinar el éxito de la robustez alemana dueña de casa, o la seriedad del organizado fútbol inglés; el barroco de los artesanos brasileros o la categórica categoría de los portugueses. A medio camino, el despertar de Zizou despertó a la hinchada francesa que algunos boletos compró a favor de la veteranía. De sobra lo sabemos, nada de eso ocurrió. Alguien organizó este campeonato para que una bandilla de fútbol simplón y métodos avaros, cargue con el trofeo y de pura casual casualidad consiga indulto gubernamental para sus fechorías. En el olor de una multitud de medio millón de estafados, el presidente Futbolino Corleone indultó a trece de los estafadores y privó a la comunidad penitenciaria de organizar una pichanga entre los internos Pirlo, Bufón, Materazzi y otros truhanes de ese tamaño, incluidos árbitros, dirigentes y hasta comentaristas deportivos. La magnitud del indultado y quizá rescatado negocio ofrece una perspectiva sugerente a las rarísimas circunstancias que propiciaron la victoria azurra; las que encontraron en el mitraso de Zizou un episodio culminante pero no aislado. El argelino dejó la cancha al tercer intento. Antes de su célebre reacción en la agonía del mundial, pidió su cambio porque le dolía el hombro. Sentado en el césped levantó su mano pero como Doménech no le hiciera mucho caso, se contentó con el éter y volvió a jugar. Fuentes de toda confianza aseguran que el veterano francés se resistió a salir de los camerinos para el segundo tiempo pretextando que se le habían deshilachado los suspensores. Aun cuando no ha sido confirmado, al parecer Tití fue corriendito y de un mordisco corrigió el problema, con lo que el pelao se subió el short y volvió al partido. El resto es historia conocida. En el fragor del suplementario de la Copa del Mundo, el mil veces rankeado Tití Henry dejó el campo porque de tanto sudar se le había corrido el rimel. ZZ se hizo expulsar porque Materazzi le dijo que lo había visto lamiéndole el sobaco a Laura Bozzo y Doménech le encargó a Trazegue le salve el pellejo después de haberlo basureado desde las eliminatorias. Cosas del fúlbol.

115

Si Ascoy lo hubiera sabido habría registrado su apronte en una polla y ahora tendría para contratar a la Banda Santa Lucía de Moche y las pólvoras de Antonio Fogueteiro para su Quino. Será para el 2010. Y total, vas a celebrar como César o como Alejandro. Aunque como Paola te quedaría regio.
Gualgayoc, 11 de julio del 2006.

116

Un Chichón en la Espinilla
…una supervisión tipo albañil que te toma del brazo en medio del apuro y te devuelve al penúltimo escalón que es, compañero, el que corresponde a los que han venido con polo naranja. Y por favor no me altere el orden por que me confundo mucho.
La primera mirada de odio que recuerdo es la que me propinó mi padre cuando le pregunté cómo se había hecho ese chichón que tenía en la espinilla. Cada año de los cuarentitantos que han pasado he revisado aquella mirada en busca de una respuesta que no raye en el trauma infantil. El Registro Público atiende a partir de las 8. Si uno ha hecho su cola desde las 7, puede salir a las 8 y media con su partida imprescindible para ir al Contencioso. Pues no. El registro resolvió dañar el sistema de entrega de boletos para hacer cola así que espérese un momentito que ya lo vamos a arreglar y no se ponga faltoso que un accidente lo sufre cualquiera. Ese momentito terminó como a las once de la mañana. Con Arequipa y Petit Thouars demolidas, al taxista no le quedó otra que tomar un atajo por Santa Catalina, regresar por México, atravesar Manzanilla, San Jacinto y Renovación para llegar a Abancay con un faro menos y cuarenta minutos más, justo justito cuando pasaba la marcha número 14 contra el TLC. Con la cantidad de gente que había en las veredas, osé caminar dentro de la marcha y así apretar el paso. Bueno, la teoría parecía buena; porque para que te lo sepas, las marchas tienen una estructura, una organización, y sobre todo, una supervisión tipo albañil que te toma del brazo en medio del apuro y te devuelve al penúltimo escalón que es, compañero, el que corresponde a los que han venido con polo naranja. Y por favor no me altere el orden por que me confundo mucho. Casi le digo que tenía que llegar ahoritita al Contencioso, pero su mirada me recordó la mirada de mi padre con el asunto ese del chichón en la espinilla, así que opté por la preservación de la especie y el aprendizaje de lemas revolucionarios. Por supuesto no llegué. Desde luego me abatí. Y obvio que necesitaba una cerveza. Y dónde mejor que el “Échele pa echarle” del jirón Puno. Cerveza llama a Cebiche, Cebiche llama echerichas, echerichas llaman a schok anafiláctico y yo terminando en el Policlínico Grau a punto de obtener un color morado muy sentador. Me aplicaron las sonas y las minas de reglamento, con lo que empecé a respirar muchísimo mejor y a querer dormirme junto a la ambulante que vende tunas en Soyuz. Ya pe tío, toma tu combi y anda duerme a tu cama.

117

Aturdido y abrumado como el de la Copa Rota, subo presuroso a la combi sin reparar que algún pujante dueño de Pyme había puesto una platina de 6/8 junto a la puerta precisamente para que yo me tropiece y ruede con los nervios destrozados por la ingrata que se fue. Ya recuperado del incidente, veo que a mi espinilla le ha crecido un chichón enorme. Mi mujer sorprendida me pregunta si no se me habrá caído un huevo, por falta de uso dijo. Traté de repetir la mirada trauma infantil de mi padre para responderle. Espero haberlo logrado.

118

Vuelve Primavera
A estas alturas del colesterol, el hedonismo puede parecer una fanfarronada, pero no deja de ser el mejor combustible. La mañosería mueve montañas.
Carlitos Culquichicón, a quien siempre le reconocimos la delicadeza de un rinoceronte, decidió desde muy joven que lo más dulce que podía decirle a una muchacha era “Me tienes como burro en primavera”. Tan incomprendida ternura es la causa de que hasta hoy mantenga su soltería, aunque presuntamente no su castidad. Y es que la primavera recarga nuestros reservorios de sensibilidad y nos dispone naturalmente para la plenitud. En primavera se cumple la promesa de la renovación, y este cumplimiento nos alcanza a todos, incluso a los porfiadamente otoñales. Es la energía solar, habrían asegurado los incas; levántate amada mía que ya ha echado la higuera sus frutos, hubiera cantado Salomón en sus cantares; tiempo de montar en un dragón celeste para respirar la esencia del sol a fin de ser inmortal, hubiera dicho Li T’ai-po; la fragancia lila de las amapolas hubieran respirado los hippies, y profundamente además. El cuento es que la Primavera es el paso a partir del cual todos empezamos a caminar de nuevo hacia renovados destinos. Los trujillanos aprendimos esta lección en la avenida España, subidos en algún camión desde el que veíamos a las waripoleras enviadas por Nixon para someternos; y con esas piernas quedábamos sometidísimos, por lo menos yo a mis diez o doce años. Somos la capital de la Primavera, o sea somos especialistas en empezar de nuevo; categoría algo tirante para una comunidad tan, pero tan, conservadora; pero primaveral al fin. La primavera la celebran en los nidos y menos en las escuelas secundarias que en las primarias. Casi una transgresión celebrarla después del examen de los triglicéridos, en el límite furtivo del Alzeimer o en los encuentros secretísimos con el viagra. Celebrar la primavera, casi privilegio de los trujillanos, es una apuesta por la vida, apuesta que vivifica. Si tenemos una navidad religiosa, bien podemos tener una navidad natural. Así como el Dios de los católicos renace cada fin de año, podemos inventar un solsticio personalísimo en primavera, cuando la noche súbitamente alumbre un día pletórico de nuevas expectativas. A estas alturas del colesterol, el hedonismo puede parecer una fanfarronada, pero no deja de ser el mejor combustible. La mañosería mueve montañas. Un día de estos voy a organizar un corso con las mejores alegorías de mi vida. Allí estarán mis profesoras de kinder, a las que recuerdo con las

119

ganas intactas; la morocha del San Vicente a la que no le mordí el cuello de pura flojera; los escarceos vespertinos en Las Delicias, el primer Cuba Libre en el Monte Azul; el amor irredento por tres pecas en la constelación de Cancer; con Dios y su ayuda, Linda Lorenz cantando Ayúdame Tú. El Abuelo está viendo un canal porno y al rato se da cuenta que el nieto está junto a él. Cambia el canal y le pregunta: Hijito, viste a la chica en la TV? El niño le responde... TI !!! Viste al pata que estaba con ella? El niño le responde...TI !!! Viste lo que el pata hacía con la muchacha? El niño responde... TI !!! ¿Y QUE OPINAS? El niño responde... TENGO DUDA ¿Y qué duda tienes? Tengo duda la pichula. A veces, la primavera y el burro llegan temprano.

120

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful