You are on page 1of 4

Técnicas y recursos del corrector de estilo - 2013 Segundo parcial / Trabajo práctico.

Integrantes: Santiago Manssino C.I.: 4.747.346-4 Natalie Sosa C.I.: 4.658.288-4

empezó a llamar a algún guardia que le trajera algo de comer. encontramos un punto y coma. delimita unidades coordinadas de una enumeración: «para obtener los fondos. los utensilios y los materiales necesarios…». como recomienda la RAE. encontró un libro titulado “Construye tu propia cárcel”». Este signo se debe a la necesidad de relacionar dos oraciones independientes. son para destacar el título de una obra («Construye tu propia obra»). el manual no los contemplaba». En el enunciado siguiente aparece la palabra bricolaje. . aparte de las que deben utilizarse al inicio de cada oración.Propuesta B a. dos puntos. b. El único término con resalte tipográfico en cursiva que encontramos en el texto es «bricoleur». «Cuando por fin la llevó a término. Luego se aplica para el mismo uso. Uso de las comas. el autor decidió fijarlo en el texto con cursiva. pues el trabajo le había abierto el apetito». puntos suspensivos y comillas. y aburrido de construir represas. Es una coma que sigue a una soburdinada inicial. Las mayúsculas que se encuentran. en la enumeración al final del texto. «Pero la cárcel que el castor había construído no tenía guardias. La coma que antecede a «pues» separa una estructura explicativa. pero que constan de relaciones semánticas estrechas. La coma es obligatoria si la enumeración consta de más de dos unidades. La primer coma delimita una estructura explicativa: «Un castor aficionado al bricolaje. En el enunciado siguiente. y por eso no tiene ningún tipo de resalte. En el tercer caso. la oración comienza con una subordinada y esto hace que el uso de la coma sea obligatorio. El segundo caso. Las comillas son utilizadas para referirse al título de una obra. pero en este caso el extranjerismo está adaptado al español. Por tratarse de un extranjerismo crudo. Uso de las cursivas y mayúsculas.

. pero que constan de relaciones semánticas estrechas. protestó para sus adentros. con el fin de generar expectativa.En el siguiente enunciado se utiliza la coma combinada con otro signo delimitador (las comillas. funcionan como elemento anunciativo de la enumeración que aparece a continuación en el texto. en dos oportunidades. El uso de la coma se da por la aparición de una coordinación adversativa: «Así que. Recomendamos que en todos los casos en que se usan comillas. o en alguna con otro tipo de problemas… porque la contratapa anunciaba los siguientes otros títulos de la colección: …» Observamos una construcción ilativa formada por «así que» y la coma. Los puntos suspensivos dejan el enunciado en suspenso. Las comillas son utilizadas para referir a un texto citado. aunque incomunicados. en un mismo enunciado genera confusión respecto a las unidades semánticas que lo componen. c. En el enunciado que aparece a continuación. y figuraba también el número de ejemplares de la tirada: eran diez mil» La utilización de los dos puntos en el extracto anterior se da para anunciar la información que le sigue a posterior. Y otro uso de la coma que tiene como función delimitar unidades accesorias. ya que era… » La siguiente coma está delimitando una subordinada: «protestó para sus adentros. se utilicen las españolas y no se cometa el anglicismo de usar las comillas inglesas. la coma está combinada con una conjunción adversativa. «El pobre castor terminó sus días allí. Propuesta de correcciones en base a instrumentos normativos de consulta. Es una estructura no enumerativa con elemento anticipador. ya que era inútil gritar. La utilización de los dos puntos. que están delimitando un discurso referido): «”¡Pero cómo ponen en circulación una obra escrita con tanta negligencia!”. él era el único recluso…» El punto y coma del enunciado anteriormente citado se debe a la necesidad de relacionar dos oraciones independientes. Los dos puntos. pero en una de sus relecturas encontró en el libro algo que le dio consuelo: una de las primeras páginas decía “octava edición”. debía haber por ahí otros que se encontraran en su misma situación.

«El pobre castor terminó sus días allí. por la raya. cambiar los últimos dos puntos. pero en una de sus relecturas encontró en el libro algo que le dio consuelo: una de las primeras páginas decía “octava edición”. y figuraba también el número de ejemplares de la tirada — eran diez mil—».Proponemos como alternativa. . No creemos que existan más elementos a corregir. Ya que se introduce información complementaria y es una correcta utilización del signo.