You are on page 1of 3

RC - Artículos - Música y arquitectura. O, mejor dicho, música y otras...

http://www.revistasculturales.com/articulos/59/ritmo/155/1/musica-y-...

www.revistasculturales.com
Jueves, 14 de Febrero de 2008 Última actualización: 14 de Febrero de 2008 13:36:34 (CET)

El portal de la Asociación de Revistas Culturales de España

Artículos > Música

Música y arquitectura. O, mejor dicho, música y otras arquitecturas
por José Antonio Ruiz Rojo Ritmo nº 767, septiembre 2004

1 de 3

14/02/2008 20:56

RC - Artículos - Música y arquitectura. O, mejor dicho, música y otras...

http://www.revistasculturales.com/articulos/59/ritmo/155/1/musica-y-...

Mi amigo Rafael Juan Poveda no demoró un segundo el comentario: "¿Música y arquitectura? ¡Pues la Quinta de Bruckner!". Le expliqué que mi propósito no era hablar de arquitecturas musicales especialmente deslumbrantes, sino sólo tratar de ciertas partituras relacionadas directa o indirectamente con conocidos palacios, iglesias, puentes y otras construcciones por el estilo. Pero, desde luego, le sobraba razón al citar la Sinfonía en Si bemol Mayor del organista de San Florián como un logro asombroso de la ingeniería musical. En la misma línea, Harry Halbreich no vaciló en describir la obra como una gigantesca catedral sonora (un símil arquitectónico al fin y al cabo) y el propio compositor dijo de este trabajo suyo de 1878 que era lo mejor que había escrito en materia de contrapunto. Por tanto, de acuerdo con Rafa. Aunque, repito, mis tiros van por otro lado. La música constituye un arte del tiempo y la arquitectura un arte del espacio, pero la música se toca en un espacio y por supuesto no suena igual en cualquier espacio. Más aún: algunas obras (más allá de la ocasional toma en consideración por parte del compositor de las propiedades acústicas de la sala) fueron escritas para formar simbiosis expresiva con arquitecturas muy concretas. Ejemplo paradigmático es el Poema electrónico de Edgar Varèse, una composición que combina sonidos generados por medios puramente electrónicos y sonidos naturales (musicales y no musicales) grabados y transformados mediante manipulación electrónica. La obra fue concebida para ser ejecutada durante la Exposición Universal de Bruselas del año 1958 en el Pabellón Philips, una singular construcción, demolida poco después, que llevaba la firma de uno de los grandes arquitectos del siglo, Le Corbusier, pero en cuyo diseño jugó un papel importante el músico Iannis Xenakis. Estos sonidos, registrados en cinta magnética y difundidos por una batería de más de 400 altavoces, surcaban el interior del pabellón y producían un efecto irresistible en el público. Si descartamos las vagas e idealizadas referencias en infinidad de obras a la arquitectura de diferentes épocas, se comprueba que no abundan las partituras centradas en monumentos del pasado griego y romano. El ruso Alexander Taneiev escribió El Templo de Apolo en Delfos para que sirviera de interludio entre los cuadros primero y segundo del tercer acto ( Las Euménides ) de la ópera La Orestía (1887-1904). El carácter solar del dios Apolo en su dórico santuario (el del célebre oráculo) viene sugerido por los arpegios ascendentes del arpa al inicio de la breve pieza y por el resplandeciente crescendo que sigue a continuación. La fantasía sinfónica Aus Italien ( De Italia , 1886) de Richard Strauss evoca las ruinas del Foro de Roma en su segundo movimiento en do mayor, Imágenes fantásticas de un esplendor desaparecido , donde un motivo triunfal en las trompetas pinta la gloria de la Roma imperial. El boloñés Ottorino Respighi dedicó tres suites sinfónicas a la ciudad de Roma, la antigua y la moderna, y las tres gozan hoy de popularidad, sobre todo Los pinos de Roma (1923). Su primer movimiento nos transporta a los jardines que rodean la Villa Borghese, un edificio encargado por el cardenal Scipione Caffarelli Borghese y construido por Flaminio Ponzio en el espíritu del Renacimiento tardío entre 1613 y 1615, en tanto que el segundo movimiento nos sitúa ante una de las numerosas catacumbas cristianas que inundan el subsuelo romano (se oyen en la distancia las notas de un salmo). Las fuentes de Roma (1916), primera parte del tríptico, puede incluirse aquí debido al carácter de híbrido de algunos de estos famosos surtidores romanos. Es el caso de la Fontana di Trevi, protagonista del tercer movimiento de la suite (una fanfarria anuncia la llegada del cortejo de Neptuno), la cual, construida según el boceto del arquitecto Nicola Salvi, une la mole del Palacio Conti y los grupos de figuras esculpidos por Pietro Bracci y otros artistas hacia 1760. Por fin, Las Fiestas romanas (1928) nos llevan, en sus movimientos primero y cuarto, al Coliseo, el enorme anfiteatro con capacidad para 50.000 espectadores construido por los Flavios a fines del siglo I, y también a la Piazza Navona, cuyo trazado delata el antiguo estadio de Domiciano. Las acotaciones del autor suministran los argumentos: "Se abren las puertas de hierro. Cantos religiosos y rugidos de bestias salvajes se mezclan en el aire. La multitud se levanta. El canto de los mártires prosigue antes de perderse en el tumulto". La ópera Tosca de Puccini, sobre un libreto de Luigi Illica y Giuseppe Giacosa basado en el lúgubre drama de Sardou, se convirtió desde su estreno en Roma en 1900 en uno de los títulos más representativos del género. Ambientada en el año 1800, sus tres actos se desarrollan en el marco de importantes monumentos arquitectónicos de la Ciudad Eterna, a saber: la iglesia de Sant'Andrea della Valle, que, iniciada por Carlo Maderno y terminada por Carlo Rainaldi, es el principal templo romano de la orden contrarreformista de los teatinos; el Palacio Farnesio, residencia del malvado Scarpia, que data del siglo XVI y fue construido en diversas etapas por Sangallo el Joven, Miguel Ángel y Giacomo della Porta; y el Castel Sant'Angelo, antiguo mausoleo de Adriano y fortaleza de Roma desde comienzos de la Edad Media, que es donde fusilan a Cavaradossi y desde cuyas murallas se arroja al vacío una desesperada Tosca. El solemne cuarto movimiento, Maestoso , de la Sinfonía Renana (1850) se lo inspiró a Schumann la contemplación de la catedral gótica de Colonia y la elevación al rango de cardenal del arzobispo de la ciudad. Otra catedral, la de Toledo, fue retratada musicalmente por el palentino Claudio Prieto, quien habló de su obra en estos términos: "Está orientada hacia la transparencia, la expresividad, las coloraciones indefinidas y, cómo no, el carácter místico que envuelve todo su proceso creativo". Producto de un encargo de la Dirección General de Música, Catedral de Toledo (1973) incluye alusiones al canto mozárabe y a los lienzos de El Greco. Por las mismas fechas compuso Tomás Marco su Escorial , partitura estrenada en París en 1974. Según el autor, "la estructura de la obra está basada rigurosamente sobre los módulos geométricos del Escorial, aunque no se trata de la mera transposición de fórmulas matemáticas, sino de traducir en sonidos una apasionante estructura centrípeta". Lejos de la severidad herreriana del monasterio mandado alzar por Felipe II para conmemorar la toma de San Quintín, el gracioso palacio nazarí de los reyes musulmanes de Granada, edificado en los siglos XII y XIII, ha alentado la creación de algunas partituras, como, por ejemplo, el primer movimiento, titulado En el Generalife , de la soberbia Noches en los jardines de España (1915) de Falla, y el divulgadísimo trémolo para guitarra Recuerdos de la Alhambra de Francisco Tárrega, compuesto a la vuelta de un viaje de su autor a Granada (por el contrario, Falla no había visitado Granada cuando comenzó a componer su obra: lo aprendió todo sobre la Alhambra en un libro barato comprado en Francia).

2 de 3

14/02/2008 20:56

RC - Artículos - Música y arquitectura. O, mejor dicho, música y otras...

http://www.revistasculturales.com/articulos/59/ritmo/155/1/musica-y-...

¿Desea opinar sobre este artículo en el foro? Pinche aquí. Todos los artículos que aparecen en esta web cuentan con la autorización de las empresas editoras de las revistas en que han sido publicados, asumiendo dichas empresas, frente a ARCE, todas las responsabilidades derivadas de cualquier tipo de reclamación

Página generada el Domingo, 10 de Febrero de 2008 07:03:55

3 de 3

14/02/2008 20:56