You are on page 1of 52

Jenny Schwartz

Los personajes, las situaciones e información encontrada aquí son obra intelectual del autor. Está traducción es realizada sin fines de lucro. En Divine Insanity animamos a los usuarios que quieran disfrutar de estas lecturas a adquirir el libro original y creemos basado en pasadas experiencias que esto no disminuirá las ventas del autor. ¡Buena lectura! Les desea el Staff de Divine Insanity

Zoe Loyola tiene un secreto. Entre ella y su cuaderno de bocetos, ama al escultor Nick Gordon. Sus dibujos de él son calientes y desnudos. Nick también tiene un secreto. Está siendo chantajeado. Proteger a su familia significa ignorar su deseo por Zoe. No obstante, en el mundo del arte, la pasión rompe todas las reglas y los secretos están hechos para ser compartidos.

Traducido por Lucia A. & Nixii.Wrath Corregido por LalaK Zoe mordió la punta de su pincel, e hizo una mueca y alcanzó rápidamente su botella de agua. Ugh, todo lo que necesitaba era acabar con el hábito de morder la punta del pincel mientras pensaba, quizás ingerir la capa de Vegemite1 era un poco extremo. —No puedes ser una verdadera australiana. Cada niño australiano ama sus sándwiches de Vegemite. La risa en la profunda voz de Nick Gordon envió un escalofrío por la espina dorsal de Zoe. No es que estuviera a punto de mostrarle como le afectaba. De ninguna manera. No así. Ella había presenciado cómo trataba a las mujeres que apreciaban su aspecto de Dios del sexo. Él tendía a responder con una larga mirada de arriba abajo por la longitud del cuerpo, entonces una ceja rubia se levantaría en burla y él se alejaría. Zoe valoraba su amistad demasiado como para arriesgarla Cuidadosamente, deposito la botella de agua en la base de su caballete—. Pensé que estabas comprando arcilla.

1

El Vegemite se elabora del extracto de levadura que existe sobrante de la industria cervecera, dicho de esta forma es un

subproducto de la fabricación de la cerveza. Al producto se le añaden algunos ingredientes más.

ya tenía planeado su verano aunque estuvieran a principios de primavera. Y ella no estaba avergonzada. desordenada. Cuando su anterior compañero de estudio. no señor. En general. pero uno que ella sabía Nick no había querido compartir. Nunca pintaba personas en sus cuadros. ni un poco. Ella había elegido la playa como su tema de este año: el azul del mar y del cielo. Como Nick. El dilema de „personas o no personas‟ era la razón por la que había estado masticando su pincel. partió rumbo a Europa.— Ella se volvió a su pintura. Funcionará con las piezas gruesas que estoy planeando para el verano. inmaculados. si bien es cierto que un traje de baño o una toalla añaden un foco de color brillante. John Li. en su experiencia. ella obligo a Nick a pasar por alto el hecho de que era mujer —y por lo tanto. creía en los paisajes puros. Los turistas deambulaban más allá diariamente.Nick era alfarero. Las dos habitaciones delanteras exhibían las ollas de Nick y sus pinturas. Todo el lugar emanaba una bienvenida informal. Claude trajo terracota de un proveedor diferente. cada centímetro del estudio estaba planeado con cuidado. y las vividas pinturas de ella del paisaje australiano los atraían tanto como las ollas de Nick con sus formas increíblemente sensuales y sus despampanantes esmaltes. Este estudio era suyo y lo compartía con ella en el corazón de la ciudad portuaria de Fremantle. — gracias a un poco de ingenioso chantaje emocional. —Huh. —Tengo la arcilla. la blancura de la arena y los grises con tintes verdosos de las dunas en la hierba. Era un arreglo perfecto. vacíos para que las personas lo colonizaran con sus propios sueños. El puerto deportivo donde él guardaba su yate estaba a sólo unos metros. susceptible. —¿Quieres una taza de té?— Nick se dirigió al hervidor y tomo las tazas escondidas en una esquina de la habitación. además de café y té para . los cálidos marrones de la madera.

. Ella tomaba fotografías de todos los lugares que visitaba y le encantaba recorrer los variados paisajes de Australia. Cómo olían. Aunque nunca pintaba una imagen directamente de una foto. Nick tenía en uso mayor parte de esta por su arcilla. pinturas. Nick le entregó una taza de té y tomó la suya con él hasta el sofá.los clientes. Ellos expresaban su dominio de la arcilla. Tenía fotos en todas partes. libros de referencia del arte y el mostrador de recepción— un escritorio de un siglo de antigüedad hecho en jarrah sólido que llevaba cómodamente sus cicatrices. Cuando ellos trabajaban aquí. eran como actores. Generalmente lo hacía. desde las playas tropicales al desierto hasta los nevados que todo el mundo olvidaba formaba parte de Australia. libros del bosquejo y fotos. ollas y horno. la búsqueda de su oficio y la fuerza de Nick. Se había subido las mangas. El maltratado cuero estaba manchado de pintura y polvo de arcilla. Se adapta a Nick mientras él descansaba allí en sus vaqueros desteñidos y una camisa de algodón gris. Ella y Nick tenían espacios de trabajo independiente en estas habitaciones — el de ella definido por su caballete y panel de corcho. Las personas disfrutaban de la sensación de mirar “entre bastidores”. Las fotos desencadenaban sus recuerdos de cómo se sentían los diversos paisajes. le gustaba recordar los colores y las formas. Sin embargo los clientes nunca llegaban a ver la verdadera trastienda. su inmensidad. las sensaciones que quería evocar a través de sus pinturas. pero ella tenía su propia cómoda habitación con lienzos. y el de él por un torno de alfarero y una lona azul extendida para recoger el desorden de su oficio. Las había ordenado y había clavado sus fotos favoritas de las playas públicas en un panel de corcho. pero ella estaba tan distraída como siempre ante la visión de sus poderosos antebrazos.

El invierno era una hora tranquila en la ciudad—. pronto. Espera hasta que todos lleguen arrastrándose con la esperanza de un refugio con aire acondicionado por el calor. Pero mi punto es que deberíamos aprovechar este respiro antes de que lleguen las hordas jadeantes.A ella incluso no le molestaban los restos de arcilla bajo sus uñas que ni siquiera el cepillo que él utilizaba podía erradicar. Fremantle era una de las líneas principales de parada de los cruceros en Australia. —Los cruceros comenzarán a llamar. . consciente de lo suertuda que era ya que con veinticuatro años tenía un estudio y trabajaba en su arte a tiempo completo. —Ooh. Él deposito su taza en el piso y se inclinó hacia delante apoyando los codos sobre las rodillas—.. —Tierra a Zoe. Turistas. la terracota que había mencionado. Ella miró de nuevo su pintura. —Eso dices ahora. Una chica no podía llevar su corazón en los ojos. Él enseño su maliciosa sonrisa. son bienvenidos a tomar todo el aire fresco que deseen. Ella estaba pintando constantemente. peligroso. era más discreta a la hora de observarlo. Normalmente. He estado pensando. Ella asintió con la cabeza. —Si compran mis pinturas. —Lo sé—.— Los turistas significan gente con dinero para comprar recuerdos. —Muy bien. La arcilla de hoy era naranja. Ella tomó un sorbo apresurado de té. pero era una cosa de verano.. No puedo esperar.

Su corazón se apretó cuando de repente supuso el por qué quería un descanso. pero Nick no era un aficionado. él ya tenía tres en la Galería Nacional. ¿Tienes una casa en Walpole? —Cerca de allí. Los coleccionistas buscaban sus ollas y jarrones. De la playa.—Yo estaba más bien pensando en tomar un descanso que trabajar sin descanso.. Puedes ver el mar desde el balcón delantero.. Sostuvo su taza firmemente y se giró hacia su caballete. pero ella conocía la intensidad con la que trabajaba. Distraídamente. La mirada de Nick siguió su acción. —Obviamente. movió la taza a su otra mano y lamió las gotas. No quería ver su cara cuando él le contara que tenía una nueva novia y que quería pasar tiempo con ella.. semana. Pensé que te interesaría venir conmigo. cerca de Walpole. Creo que podrías querer tomar fotos. Ella se sonrojó ante su torpeza y azoto su mano libre a su espalda—.. Podría ser el hijo único de uno de los empresarios más ricos de Australia. no tienes que hacerlo. Ella no mencionó que había playas en Fremantle y a lo largo de la costa o que ella ya tenía cientos de fotos. Voy a dirigirme hacia allí el jueves para evitar el tráfico del fin de . um. Ella se dio la vuelta. Pero hay un montón de habitaciones. Té se derramó sobre el borde de su taza.—Él miró el panel de corcho—. —Yo. Solo escuchar su lento acento le haría daño. Ahora tenía toda su atención. —Tengo una cabaña hacia el sur. Nick cultivaba un aire relajado. Árboles y mar.

incluso si amamos lo que hacemos.—Él terminó su té y se levantó—. Todos necesitamos un descanso a veces. gracias. Voy a surfear un poco. —Vaya.—¿Qué harás tú? Quiero decir. Ella arrugó la nariz. entró. —Está bien. Era una señal de la confianza que ella atesoraba. Nick le había invitado a su casa. no voy a obligarte a limpiarlos. Ella asintió con la cabeza mientras su corazón latía rápido y pesado. tal vez pescar. De todos modos. Para mí va a ser un descanso total. piensa en eso. —Lo siento. Estaban a principios de primavera. Limpio sus pinceles y forzó una sonrisa cuando uno de los tres estudiantes de arte que ayudaban como empleados de ventas ocasionales. pero el clima era todavía un poco ventoso. La oferta está abierta. El Océano Índico podría preparar una poderosa tormenta.— llamó Marly cuando el viento cogió la puerta detrás de ella y la cerro de golpe. ¿Tienes un estudio de encapsulamiento? —No. —No hay problema. Dos clientes entraron sobre los talones de Marly. pero sin la distracción del trabajo y los clientes ¿Podría ella revelar sus sentimientos? ¿Podría arriesgarse a robar este tiempo con él? Ella lo observo salir de la habitación y se dio cuenta de que ahora no sería capaz de concentrarse en su pintura. Se preguntaba si él no podía notarlo golpeando debajo de su camisa. Zoe les dio la bienvenida con facilidad — años como mesera en el restaurante de su tío habían perfeccionado sus habilidades con los clientes— .

levantó los tres cuadernos de bocetos de su escritorio y cogió el cuarto. Anhelaba dibujarlo mientras él yacía extendido frente a un fuego o descansando en una hamaca con una invitación en sus ojos. cocinar y comer con él. Necesitaba un respiro. Era peligroso cuán real sus sueños parecían a veces. Este libro era su placer culposo. . Aquí ella complacía su alma de artista. La mano y el brazo de Nick. Era fácil imaginar que tomaba su mano y caía sobre él en la hamaca. reír con él delante de la televisión. su deseo de registrar la belleza de su cuerpo y de cómo ella dolía por él. amándolo y tocándolo hasta que la hamaca se inclinaba suavemente con ellos dos hasta el suelo. Este cayó abierto en un dibujo de una mano y un brazo. Instintivamente buscando comodidad. Si pasaba una semana con Nick. El sentido común dictaba que rechazara la invitación de Nick. Compartir una cabaña durante un fin de semana con él sería la ilusión más tortuosa de intimidad. despojado incluso del traje que utilizaba para practicar surf. Ella se estremeció y dejó caer el cuaderno de bocetos en su escritorio. ¿Le permitiría dibujarlo de verdad? ¿Parecería una petición bastante natural de un artista aburrido a otro? Su estómago se apretó ante el pensamiento de tener permiso para estudiar a Nick tanto tiempo como ella quisiera. Ella había tomado las clases de dibujo con modelos en la escuela del arte.antes de dejarlos a Marly y retirarse a su habitación de atrás. Saborear su aroma recién salido de la ducha. Otras páginas mostraban un Nick como ella se lo imaginaba.

este lienzo cuadrado estaba llenó de audaces placas de color. Era una pose característica de Nick. sin correr el riesgo de quedar atrapado en una relación. Ella levantó la pintura de la pila de lienzos desechados que esperaban resurgir. Ella se dio la vuelta y se abalanzó sobre su escritorio tan rápido que Nick se meció sobre sus talones en la puerta. . su amistad. se habría retirado como un hombre en llamas y ella habría muerto de vergüenza.. —¿Proyecto secreto? Su corazón galopaba mientras cerraba de golpe el cuaderno de bocetos. en su pintura. enderezar la columna vertebral después de horas dedicadas a estar inclinado sobre sus jarrones. podría decirse eso. Habría tenido que abandonar el estudio.— Ella abandonó el cuaderno de dibujo y se trasladó con torpeza a la esquina de la habitación. Uh. A diferencia de los delicados detalles de sus paisajes. Era cómo Nick vivía su vida. Si él hubiese visto sus dibujos. —¡Vaya!— Apoyó las manos en el marco de la puerta. todo centrado en la figura masculina que estaba de pie en una puerta..—No puedo. —Oye. ocultando sus dibujos de Nick desnudo—. Pero de alguna manera. los brazos alzados para sujetar el marco. Zoe. Él ocupaba el borde. Sus manos se cerraron alrededor de los bordes de la prueba más irrefutable de su obsesión por Nick. Ella suspiro y ubico la pintura en su escondite—no es que alguien aquí sería tan grosero como para rebuscar a través de su habitación. pero sin aventurarse más en la habitación. quizás cambiar de país. reclamando y poseyendo. sobre Walpole. su postura mostraba mucho más.

Nick se tambaleo en la puerta—. En él. Acerca de ir juntos. ¿Walpole. la sospecha era sexy. La peor suerte.. demasiado alegre.. Nerviosa.Abrazó el libro contra su pecho—. Sonaba como una estúpida presentadora de un concurso. movió la lengua sobre su labio superior. dijiste?— Demasiado brillante. No es de extrañar que Nick le estuviese dando una mirada estrecha. .

La semana de descanso en Walpole era un salvaje tiro de los dados.Traducido por Lucia A. era consciente de él. Deseo brilló a través de él. Estaba tan lleno de color y vitalidad como Zoe en sí misma y ese sofá largo cubierto con una colcha de retazos se burlaba de él. . Sus brazos cayeron del marco de la puerta y entró en la habitación de Zoe. Era una cosa pequeña para contener tanta esperanza. en su espacio. el infierno en sí mismo no podría detenerlo. lo que lo hacía actuar tan cauteloso. Y era su cercanía a la familia de ella. Vamos. Finalmente. Pero ese pequeño toque de la lengua sobre sus labios era el primer signo que ella exhibía de alguna conciencia sexual hacia él. Deséame. el mejor amigo de su primo Steve. pero la esperanza surgió en él de todos modos. Tenía sueños de Zoe y él en ese sofá. ¡Visita!— gritó Marly. Él cerró los ojos por un momento en frustración. pero la mujer que él deseaba lo veía como un hermano mayor. Pero si ella mostraba interés. sueños que lo dejaban sudando. Corregido por Kisy92 —Oye. No podía hacer sus movimientos en la niña de los Loyolas. cuando los ojos de ella se ampliaron ante su aproximamiento. Zoe. los Loyolas. Nick. Bendita su pequeña y coqueta lengua . Otras mujeres se abalanzaban sobre él. ¿Podría su autocontrol sobrevivir a su necesidad el tiempo suficiente para que su tiempo juntos le enseñara a Zoe a verlo bajo una nueva luz? Era ridículo.

—Hannah.. Toda la agradable anticipación cayó de él como una vieja capa.— Zoe no podía retirarse más lejos sin tropezar con los lienzos.—Nick. Ahora él sabía que era tan falsa como la promesa de las curvas de su cuerpo.. —Oops. entonces ella sonrió por lo bajo de sus pestañas. Lo que sea que Hannah quisiera. Nicky? Odiaba el ronroneo de su voz. Hannah parecía una Marilyn Monroe besada por el sol. Sólo en presencia de dinero se calentaba. Hannah se sostuvo en su tierra el tiempo suficiente para que sus pechos tocaran el pecho de él. Sería un tonto si dejaba que Hannah conociera lo importante que era Zoe para él. él no permitiría que contaminara la habitación de Zoe. No. los clientes.. —Vamos a hablar afuera. Una vez. había sido joven y lo suficientemente ingenuo para encontrar esa ronquera sexy. hizo un puchero y paso delante de él. Justo estaba. — Marly desapareció de nuevo en la habitación del frente. pero ella era tan fría como una serpiente. esperando que Hannah cediera. Él no miró hacia atrás. Hannah? —¿Alguna vez piensas en los viejos tiempos. encerradas en apretados pantalones negros. La sangre se congeló en sus venas porque se trataba de una voz de su pasado.— Se dirigió hacia afuera. Hannah— dijo rotundamente.. querido. ¿Qué quieres. . hace una década. una voz que traía de vuelta cada uno de sus sangrientos errores de nuevo —. Él se volvió y se puso entre ella y la bruja en la puerta —. balanceando sus caderas.

El viento sopló con una fresca brisa del océano. yo era un idiota. —Una vez me tomaste a la cama por esa mirada. —Hace diez años. Su cabello rubio calculadamente cayendo en desorden. Muy bien. Se concentró en la . El chico tropezó con sus órdenes de dos cafés. pero su sexual puchero desapareció cuando los comprimió. abrió la puerta. Lo que sea que ella había hecho a sus labios previno que se adelgazaran. Consciente de Marly observándolo con ojos brillantes de curiosidad mientras trataba con una pareja de mediana edad. Prefería la claridad aguda del aroma de sándalo de Zoe. El Santo Cocinero. El muchacho casi se desvaneció.— De ninguna manera la llevaría al restaurante familiar de los Loyolas. El camarero en el café era joven y demasiado fácil de impresionar. por su apretada camisa roja y se ruborizó cuando ella le dio una lenta mirada de invitación sexual. Di lo que estés aquí para decir. limpiando sus pulmones del pesado perfume de Hannah. Inhaló profundamente. —La mirada es un caso perdido para mí. Babeo por senos de Hannah.— Nick se inclinó en su silla—.—Hay una cafetería en la esquina. Nick alejo la mirada. Ella ignoro al camarero con sus cafés. un doloroso recordatorio de su juvenil enamoramiento y el daño que había traído en su camino. rebuscó en la pequeña bolsa colgada de su hombro. —Has crecido muy bien desde entonces. —Tu no.

— dijo Hannah. Estudiantes de la universidad local se apresuraban en grupos. viendo a la multitud pasar y dos gaviotas de plata.— Los músculos de sus hombros se apretaron. Ella tendió su teléfono. Parecían jóvenes y sin preocupaciones. Él miró hacia abajo a la pantalla — y miro lejos. Había sido buena para su padre y ahora sus propios sueños se estaban cumpliendo. Ella era una maldita arpía. Nicky. —Fotos. —O guardado para el momento perfecto. —Si esas fotos tuvieran algún valor. aunque Cecy era sólo nueve años mayor que él. La sonrisa de Hannah mantenía la anticipación de un maldito vampiro. Nick la miró fijamente sin responder. Yo tengo fotos de tu papá y yo. Confiar en Hannah para elegir este momento. Su padre estaba tan orgulloso como un papa primerizo.calle. Niño o niña. .— sonrió Hannah. reñirse por un sándwich desechado. pero todavía trabajaba. hablando y riendo de vez en cuando. —He oído que tu padre se volvió a casar. Cecy había tratado de tener un bebé durante cinco años.— Ella tomó el teléfono. las habrías utilizado hace años. Le gustaba su madrastra. —Hace unos años. Un hombre no quería ver a su padre teniendo sexo. Ahora dirigía una organización sin fines de lucro. realizado una venia al guardarlo en la seguridad de su cartera. seria amado. como Zoe. —Y ahora está embarazada. Ella había sido abogada en la compañía de su padre. Tres meses hasta que el más joven de los Gordon naciera.

—Ningún chantaje. Hannah.— Pero su recordatorio fue eficaz. Nadie está interesado en un conjunto de fotografías viejas. Él era responsable de traer a Hannah en la vida de todos.— Deslizo un papel sobre la mesa. —No sólo fotos. . —Tan dulce. Nuestra historia. seductoras promesas en cada curva de su cuerpo. también. A tu madrastra no le gustara la publicidad. Zoe sabía lo que ella le había hecho a su primo Steve. Nick se quedó quieto. Su número de teléfono. Tomo un sorbo. Ella se elevó. —Tenías veintiuno. Tampoco lo hará a papá. yo no lo creo. el triunfo en sus ojos—.— Los sacudió a un lado—. Tu novia adolescente. Él ha sido fiel en su matrimonio. —Aún más aburrido. usando al amigo de Nick en un rencoroso juego de celos. te lo prometo.—Cecy sabe que papá no era ningún monje. —Mi historia. Y la nueva esposa de tu padre es mucho más joven que él. dos años mayor que yo. —¿Aburrido?— Ella sonrió otra vez —. —Detalles. —No voy a pagar chantajes.—Hannah recogió su taza. Diecinueve años. Nicky. frunció los labios y sopló suavemente. Piensa en ello. Fue él quien la había arrastrado desde Europa. Oh. seducida por tu padre. cómo Hannah casi lo había destruido.—Dejo la taza abajo—.

enviando una pila de libros deslizándose hacia el piso. usando a Steve para poner a Nick celoso. Todos los demás habían estado limpiando. cuando se hubiese pensado que Nick resentiría la implicación de su padre. pero recordó cómo de inferior Hannah la había hecho sentir y cómo la chica mayor había atado a Nick y a Steve alrededor de su dedo meñique. Nick había entrado detrás de él y ella recordó la mirada en sus ojos. y justo cuando Zoe finalmente tenía la oportunidad de hacer que Nick la viera como una mujer. Había sido aquella noche en pleno invierno. después de que Hannah salieron detrás del padre de Nick. Zoe se hundió en la silla del escritorio. . Ella había torturado a ambos muchachos. Hace diez años Zoe había sido una flaca colegiala riéndose de los adolescentes igualmente escuálidos (y con manchas). hablando violentamente de suicidio. guardando lejos el incriminatorio cuaderno de dibujo mientras lo hacía. —Hannah. una mujer seductora. Él había parecido torturado.— murmuró ella el nombre como una maldición. —Mierda. —Joder. Steve. Ella había estado haciendo sus deberes en el restaurante. Steve había tomado la traición de Hannah peor que Nick. Pero fue Steve quien se había hundido en una depresión por los juegos de Hannah. — Dejo el dinero en la mesa y se fue. Steve entró.Él podría trazar su salida por las cabezas hombres girando para ver su progreso. Zoe organizo lentamente su escritorio hasta la pulcritud. aunque los dos habían sido sabios al final.— Zoe se apoyó contra su escritorio. Lo ignoro. Hannah estaba de vuelta. cerrando tras el puñado de clientes que se habían aventurado aquella noche húmeda y fría.

sentó a Nick y le dijo que no era responsable por el gato callejero que lo había seguido a casa. hasta que Steve pudiese hablar de ellos. siento mucho que Hannah apareciera aquí. medio feliz de oír el viejo mote. —¿Por qué esta aquí? Él sacudió la cabeza y paseo a través de la habitación. tienes razón. —Se detuvo frente a ella en el escritorio. —Lo sé. Él la había llamado así cuando eran niños.— Nick sacudió la cabeza otra vez —. Además. puedes decirme cualquier cosa. eso quedara entre nosotros. . Olivia era feliz con Steve como conductor. No podía permitirse que Hannah amenazara esa paz.— Nick entró en su habitación y cerró la puerta detrás de él. hablado en susurros por la familia. Ella estaba medio resentida. Equilibrándose mutuamente. —No voy a dejar que éste cerca de él. Ella me quiere.Nonna se había puesto a cargo. No debería haber venido aquí. polluela. Puso a Steve a lavar los platos.—comenzó ella tímidamente. sonreír y aceptar su propia e intensa personalidad. —Steve. No le diré a nadie. —Nick. Como el chico de los recados. Desde eso habían seguido sesiones de consejería para Steve. —Ja. —¿De ti?—Eso no era nada mejor desde su perspectiva. no está detrás de él. Y ahora Steve estaba comprometido. —Zoe. pudiese abrirse.

Si necesitaba ponerse en contacto con su padre acerca de la aparición de Hannah. El cielo sabía cuántos matrimonios había atravesado desde entonces. su padre había pasado diez años y más demostrando que podía ser igual de descuidado. Ese tipo no necesita una invitación. pero él está en algún lugar en África. —Podrías decir que yo la traje dentro del círculo de la familia. —Ella está aquí para causar problemas y tiene la munición para hacerlo. Después de años de querer tener un bebé y Hannah. Nick se había criado a sí mismo. . Había tomado a Cecy para hacer sentar cabeza al Sr.. Nick no era la clase de persona que necesitaba a su papá para salir de un desastre.Papá podría pensar que vale la pena. Quería tener este último acuerdo aprobado para poder estar en casa con Cecy para el nacimiento y después.. ooh. Tengo que hablar con papá. No quiero pagarle pero con Cecy. La madre de él había desaparecido cuando tenía siete.—. ¿no? Esto es acerca de él. Lo voy a arreglar. Descanso la cadera en su escritorio y se sentó allí.Nick había sido parte de la familia durante años. no de ti.. estudiando sus pies—.— inspiró Zoe. lateralmente a ella. adoptado informalmente una vez que su familia se dio cuenta de que el amigo del colegio de Steve tenía su propia y preciosa pequeña familia. —Eh. —¿Un teléfono satelital?— sugirió Zoe. Ella frunció el ceño. entonces.. Gordon. Eso es. ¡Qué puta! Cecy está embarazada. Ella apareció aquí porque tu papá está fuera del país. —Chantaje.— Se frotó la mandíbula con la palma de su mano.. Se levantó—..—Zoe cerro con fuerza su boca en los nombres que podría haber llamado a Hannah—. —Lo he intentado y he dejado mensajes.

Siento que no podamos ir a Walpole. guapo y rico.— En paisajes y no en los culpables dibujos de Nick El Inalcanzable. perra dura que era. házmelo saber. Yo no puedo tomarme la semana de todos modos. Hannah. Los amigos se ayudan unos a otros.Nick cogió su brazo cuando ella marcho más allá. amiga. yo te lo hare saber. luego su boca se torció—. pero estaba fuera de la liga de Zoe. excitante como Nick. Él la miró fijamente por un largo momento. Nick podría ser un amigo de la familia y de Steve. Si necesitas ayuda para tratar con Hannah. Cuando él giró en el escritorio. servía como un necesario recordatorio. su momentáneo impulso la envío contra él. —Por supuesto que no podemos. —Pero una vez que me ocupe de Hannah… Las deliciosas cosquillas bajo su espina dorsal se desvanecieron. ella terminó de pie entre sus muslos. —¿Oh?—él levanto esa maldita ceja.— Ella se sujetó con una mano contra su pecho. Sus brazos la atraparon con soltura—. Ella cruzo sus brazos y su voz se equilibró—. encantador. . Sí. Ella empujó más decididamente contra el pecho de Nick y él la soltó. Él olía a calidez y hombre. Podía — y había estado en el pasado— acompañado de modelos internacionales a fiestas glamorosas. —Oops. No quiero que participes en esta situación. Dio un paso hacia atrás—. —Necesito centrarme en mi pintura. Fuera de balance. Era inteligente. Ella era simplemente una chica ordinaria con sueños imposibles y un cuaderno secreto.

gracias. Su padre está en la mina. ahora. Ailsa. La señorita Ailsa Fitzgerald dijo que el asunto es urgente. Se sentía tan bien. Desde su ventana podía ver el patio y el restaurante Loyola al otro lado de la misma. La mejor parte de Ailsa era que ella no hacía preguntas o una lista de problemas—. Recogió el teléfono y marcó el botón programado para el despacho de su padre. Tenerla en sus brazos parecía tan malditamente natural. He hablado con un ingeniero de la mina que ha enviado a alguien para entregar su solicitud de que le llame.Traducido por Carool Corregido por Dain Nick salió con rapidez de la habitación de Zoe antes de demostrarle a ella lo poco amigable que se sentía. respondió. —Tengo que comunicarme con papá. Gordon. Él lo cogió—. Sr. El teléfono sonó en veinte. —Sí. ¿cómo podía ella hacer caso omiso él y alejarse? Se dirigió a su oficina y se lanzó a la silla de su escritorio. Él no está contestando su teléfono. la asistente ejecutiva de su padre. Dame treinta minutos. Su coche y el de Zoe estaban . Entonces.— Nick colgó. Espero que eso sea satisfactorio. ¿Papá? —Lo siento.

—Entretén a Hannah.— dijo su papá con cautela. y de ustedes dos. junto con dos árboles de limón en barriles de vino y una banqueta. fotos de sexo. mientras su padre pensaba. La auténtica prensa amarilla buscaría señales en la relación entre él y su madrastra. —Mierda. Llama a Jim Lennon. Zoe. Cecy quiere a este bebé tanto. Dice que si no le pagamos. papá.— Nick no menciono la diferencia de edad de la que hablarían los medios de comunicación.. Ella me vio hoy. El teléfono sonó. Hannah era venenosa. —Ella tiene fotos. Tan enojada como estaba de que él la quisiera lejos de este lío con Hannah. Hannah Swinton. No puedo arriesgarme.estacionados en el medio. Incluso si esto retrasaba su relación— ¿Cuál relación? — con Zoe. —Nick.— Hubo silencio.. —La recuerdo. —Lo sé. se lo inventaban. Él es un investigador .No voy a pagar chantaje. Esa era el tipo de historia que realmente les hacía agua la boca por conseguir. va a compartir las fotos y una historia con los medios de comunicación.. Tenemos un problema. Ella no era tu novia cuando yo. él no iba a cambiar de idea. Hannah cuenta con nosotros para pensar en el estrés que causara a Cecy. Ailsa tiene su número.— Oyó el suspiro de su padre—. ¿estás ahí? ¿Es Cecy? —Cecy está bien. un agradable relato sobre cómo sedujiste la novia adolescente de tu hijo.. y lo que no podían conseguir... no se iba a arriesgar a que saliera lastimada. —Por el amor de Dios.— Esperó durante un latido. pero los medios de comunicación podrían hacer un circo de esto. sin embargo.

Hannah es una puta egocéntrica. luego se agrieto—. Nick podría haberse preocupado. Voy a intentarlo.— dijo Jim—. así era Hannah. podría dejar a un lado el chantaje. Sólo que su egoísmo excedía su vanidad—. Estaré enfermo si tengo que fingir que me resulta atractiva. Y por Dios. Ustedes salieron una vez. Chantajear a un chantajista—. Llámalo. Incluso su oficina era normal y aburrida. Ha trabajado para mí antes. Bueno. nada que le diera una idea al visitante de lo que hacía el hombre. Altura media. —Las mujeres como ella pueden ser cegadas por su propia vanidad.privado.— Nick dejó escapar su aliento en un suspiro resignado—. Sabe lo que pienso de ella. Jim Lennon era un tipo corriente. Mire si la puede encantar. Tendrá cosas en su vida que no querrá que salgan a la luz. Nick sacudió la cabeza—. No creerá eso. Una palmera de plástico estaba ubicada en una esquina. Si ella piensa que lo ha atrapado otra vez. pero la astucia en los ojos de Jim lo convenció de que su padre no estaba tan loco al confiar el problema de Hannah a este tipo. —Está bien. —Si me compra un día. ¿ Lo encontrará a tiempo? —Tienes que darle el tiempo. —Ande con rodeos por tanto tiempo como le sea posible. Tienes que combatir fuego con fuego. protege a Cecy. No había fotos ni adornos en el escritorio.— Esta era la voz autoritaria de su padre. mediana edad. . fría. Cuéntale todo. Jim lo encontrará. vale la pena.

La única mujer que él quería cortejar era Zoe. debe discutir sobre el precio que quiere por su silencio. No quiero que ella lo note. Está bien. mejores modales.—Si ella no compra el truco. finjo que tengo su número de cuenta bancaria mal?— le preguntó Nick sarcásticamente—. Negocie con ella. Jim levanto la mirada de las notas que estaba garabateando. Jim parecía simpático. Estaré trabajando lo más rápido posible. ahora. Mónaco. busque rápidamente. la esposa de papá. pero no quiero que Hannah se acerquen a ella — y Hannah podría intentarlo. simule que va a hacer el pago real. Restaurante caro.—Él frunció el ceño —. Es difícil. Le voy a dar cifras sobre lo que los medios de comunicación pagan por este tipo de historia. hay una cosa más que me gustaría que hiciera. Nick asintió ceñudo. —¿Qué. pero cortejarla podría funcionar. —Organizar la seguridad para Cecy. Solo voy a decir. Se lo podía permitir ahora que tenía la cooperación de Nick—. Sería una forma de mover las tuercas. Ver si salimos a cenar esta noche. Entendí el mensaje. París. Voy a hacer todo lo que tengo que hacer para darle tiempo para que desentierre algo de su pasado. . Tengo contactos en el extranjero que también voy a utilizar en el caso.—Jim añadió otra nota. —Si todo lo demás falla. En un tema diferente. —Voy a llamar a Hannah. ¿Usted dijo que es originaria de Londres y que pasa su tiempo en los sitios de interés de los ricos y famosos? —Sí. Dubai. —Buen punto.

Él tenía mucho en mente— pero también ella. sin preocupaciones. distante. Debía ser una estratagema. Un traje formal destacó con elegancia la altura y los músculos de Nick. No era solo la noche anterior lo que la había molestado. Zoe había mirado hacia Pirámide. Cada centímetro de él había lucido como el hijo de un multimillonario mientras ayudaba a salir a su cita del coche deportivo. ¿Había tomado demasiado por sentado? ¿Traspasando también la amistad familiar? Cerró los ojos un momento con vergüenza ajena. mucho más. todavía riendo de una de las historias de Ellie. Había ido al cine anoche con un grupo de amigos. Habían salido temprano para cenar y caminar por la calle. toda su atención en Hannah. atrayendo el cuerpo de ella al suyo y arrojando negligentemente las llaves del coche al valet. no había compartido el usual descanso para el café. de lo que cubría. ¿Había demostrado de alguna manera que anhelaba más que amistad? Pero había sido tan cuidadosa. o la mueca que había hecho. se dijo Zoe desesperadamente esta tarde cuando sus manos se sacudieron y abandono toda pretensión de trabajar para mirar por la ventana. Ella no podía olvidarse del extraño modo que él había repetido la palabra “amiga” ayer. Nick toda la mañana había actuado extraño con ella.Zoe se sentía enferma del estómago. . el restaurante “in” del momento y perdió todo el deseo de reír. No había sonreído. Y Nick había levantado su mano a los labios. Hannah había surgido del coche en un vestido que revelaba más. Ella había sido la Zoe casual.

Seguían siendo amigos. sobre dos patas. Sin permitirse más tiempo para segundos pensamientos. Estaba inclinado hacia atrás en su silla. y te traje sopa de pollo de Nonna y te dije que si no encontraba un estudio aquí.Excepto que la casual y despreocupada Zoe lo había estafado desde el principio. ¿Zoe. Pero luego él intento despacharla—. ella marcho hasta el compartimiento de Nick en el estudio. —Nick. —Mi confesión no tomara tanto tiempo. Lo encontró entre ollas que necesitaban acristalamiento.— La silla traqueo cuando las cuatro patas tocaron el suelo.— Se alejó de la ventana. —Lo hice. puede esto esperar? Tengo una cita en treinta minutos. Pero como ella. tenemos que hablar. —Maldición. Era chantaje emocional evidente. O bien empezaba el tema — despejando su conciencia — o no tendría paz. Te comente cuánto me extrañarían Nonna y mis padres. Hice . él no estaba trabajando. Estoy seguro de que no has hecho nada malo. Sabía que no querías compartir el estudio conmigo. —¿Confesión?— Sus cejas se dispararon—.— Ella se apresuró a sacar las palabras—. El temor que azotaba sus músculos se aflojo un poco ante la luz tenue de su humor. tendría que volver a Melbourne. —Las palabras que ningún hombre quiere oír. Me aproveche de ti. Estabas enfermo y miserable por la gripe. —Sonrió con el encanto natural que era aún más devastador que la hermosura de su estilo vikingo.

Él había estado recuperándose de la gripe.— Lejos de ello. Era genuina y hermosa y él quería una vida con ella. Ella lo trajo a la vida. Se levantó y caminó alrededor de la mesa hasta detenerse frente a ella.—Tocó su abatido rostro y no pudo resistirse a acariciar con el pulgar su pómulo—. La lengua de ella se asomó sobre su labio . pero todavía lejos de lo mejor. Ella se había apresurado a su lado. Eres una mujer hermosa. tambaleándose vertiginosamente y desplomándose hacia atrás. no te resiento. —No me chantajeaste. Estaba matándolo el no conocer su sabor. Le había echado un vistazo y había sabido que era ella Frunció el ceño ante la memoria. Has sido muy bueno. vibrante y estoy feliz de compartir mi estudio contigo. Trabajamos bien juntos.imposible para ti hacer otra cosa que ofrecerme el espacio que John Li dejó vacante cuando se fue a Europa. pero Jim Lennon estaría aquí en pocos minutos. Recordó el día que ella había caminado en su apartamento después de más de un año ausente. Había saltado de la silla en la que había estado viendo TV. Y no torciste mi brazo para hacerme compartir el estudio contigo. Él lo quería todo. Por encima de lo peor. El investigador privado dijo que tenía información sobre Hannah y quería discutirlo en persona. Quería decir mucho más. pero no puedo culparte por resentirme. —Zoe. agregó él mentalmente. Yo sabía que lo haríamos. Zoe levanto la mirada y su vista cayó aprisionada en su boca. No había sido su mejor momento.

. se sintió vacía cuando ella grito en sorpresa y se alejó. Él gimió cuando su beso se profundizo y el deseo latió fuertemente a través de su cuerpo. subyacía la invitación femenina de su cuerpo.yo.superior y el pequeño y salvaje gruñido que él hizo profundo en su garganta lo sorprendió. Él observo sus ojos ampliarse y sus labios se apartaron.. La mano que él había alzado para arrastrarla aún más cerca. Labios de Zoe parecían pétalos de rosa. Sorprendió a Zoe.. la que había ahuecado su rostro.. Húmedo satén. —YO. Los poetas tenían razón.. pero él no estaba sintiéndose particularmente agradecido. y sin embargo. Ahueco su rostro con las manos y sus bocas se tocaron. Su otra mano. um. cayó a su lado. ¡Zoe estaba respondiendo! Estaba borracho en su olor.— Ella abandonó todo intento de decir algo coherente y simplemente huyo.— Perdió el resto de la frase cuando su boca se encontró con la de ella. sándalo y aguarrás y bajo los dos. tentativamente. pero la dependienta dijo debería anunciarme yo mismo. —Lo siento.. Eso fue todo lo que los conectaba. también. ni siquiera una explosión nuclear podría separar a Nick de ella. . Le ahorró a Nick el tener que presentarle a Jim Lennon. Zoe se adelantó. acortando la distancia entre ellos mientras envolvía los brazos alrededor de su cuello. conociéndose mutuamente. como el satén. —Si no me detienes ahora.

— dijo Jim—. Chica bonita. Diez años atrás. porque cenar anoche con Hannah fue una pesadilla. Él la deseaba tanto como ella lo deseaba. . Abrazó el asombroso conocimiento en su corazón. Hannah estaba implicada con un Steven Loyola. besar era una palabra demasiado suave para el fuego que los había encendido. Ella lo había besado.—Realmente lo siento. Espero que sí. Zoe dejó de preocuparse por su vergüenza y excitación y prestó atención a lo estaba oyendo.— Jim sonrió. y Zoe no estaba de ánimo para hablar con alguien. Jugó conmigo como un gato juega con un ratón. Ella se había detenido en su precipitada salida del cuarto. Ella se olvidó de sus sueños. pero no creyó mi supuesta atracción ni por un momento. Ella le habría permitido que la levantara sobre la mesa de trabajo y que la tomara allí. Justo había explotado y ahora el mundo era totalmente diferente. Usted dijo que tenía noticias. En realidad... —Mi chica. En el exterior. Le indico una silla a Jim y caminó de nuevo alrededor de la mesa de trabajo—. Nick la había besado. —Lo he deducido. pero el desconocido estaba hablando—. Nick se sonrojo ante su propia y primitiva respuesta. O lo habría empujado sobre la mesa y se habría arrastrado sobre él. Cuando ese hombre se fuera. Marly podría verla y llamarla para que conociera a clientes. parando abruptamente por el sonido de las personas en la recepción y el conocimiento de que la verían al pasar por la puerta abierta. Ella lo disfruto. Había sido como una bomba de pasión.

Puesto que no estaba herido y estaba en sí mismo más que en el límite de alcohol. Su pasajero se rompió la pelvis.— dijo el desconocido—. —Infiernos. Estaba tan borracho como Hannah. Ella era su hija de catorce años. Y lo mucho que cuentan. Ella envolvió sus brazos alrededor de sí misma. Esto debería funcionar. Dijo que le gustaba Steve. Zoe sintió sus uñas en las palmas de la mano. una vez que ha pasado un poco de tiempo. Ella vio el accidente. Zoe escuchó la ira y la derrota en la voz de Nick. —Ellos estaban en una fiesta. Ella golpeó otro coche. —¿Cómo consiguió esta historia?— Nick sonaba frío. pero Hannah insistió en conducir el coche de Steven Loyola. sin emociones. pero huyó de la escena antes de que nadie la viera. Hannah temería al Tribunal. . Algo malo iba a venir. la posibilidad de una prisión. entre otras lesiones.—Es increíble lo que la gente recuerda. Ahora sabía quién era el extraño. sabía que era básicamente un buen muchacho y no quería que estuviera más atrapado con Hannah. la policía no puso mucho esfuerzo en el caso. Relajo sus músculos. Ambos borrachos. Ni siquiera recibió un latigazo cervical. pero avisó a la policía que no había visto quién lo hizo. Nick debe de haberlo llamado para encontrar material para contrarrestar el esfuerzo de Hannah en el chantaje. —Una chica en la fiesta. se detuvo y ayudó. El alcohol quizás lo salvó. Un investigador privado. aunque su coche quedo aplastado. —¿Algún herido? —El conductor era un hombre de mediana edad.

— dijo Nick. Los médicos no tenían permitido este tipo de registro.Y el primo de Zoe. —No podemos usarlo. . Steve estaría destruido.

—Lo sé. Zoe. olvídate de ella.— Él se detuvo y la agarró de los hombros—. Se recuperó—.— Ella no podía evitar cubrir una sus manos con las suyas antes de alejarse suavemente. Tú también lo querías. Lo que había entre ella y Nick —si había algo más allá de la explosiva química — tenía que venir más adelante—. Nick la miró asombrado y casi decepcionado. Ella endureció su corazón y le dijo un severo “no” a sus hormonas. La mirada frustrada en los ojos de él la hizo sentir . ¿Vas a ver a Hannah hoy? —Al mediodía. Quería ese beso. Él no se había afeitado esa mañana y su barba rubia le daba un aire de recién salido de la cama. —No corrí por el beso. Tú y yo. ¿Entonces fue sólo una coincidencia que te fueras? —Tenía que pensar en algo. Un beso y saliste corriendo. ¿cierto? Simplemente estoy tratando de impedir que moleste a Cecy. Lleno su espacio personal. No creerás que estoy realmente interesado en Hannah.Traducido por Dain Corregido por Lalak —¿A dónde diablos te fuiste ayer?— exigió Nick tan pronto como Zoe entró por la puerta del estudio—. No esperes que me disculpe.

esperanza y miedo al mismo tiempo—. Por supuesto que podía preguntarle a Steve. entonces. Cuando Hannah se haya ido. el hombre que era ahora no dudaría.. ponerse en contacto con él. Ayudaba a las personas. Le oyó maldecir. yo quiero. Y Nick. Si ella le preguntaba a Steve. quien era como un hermano mayor y tan amado. entonces. —Oh. si Cecy perdía a . realmente no sería una pregunta. Ahora ella podía oírlo sonando. Lo que sea que había hecho. Anoche había sido la peor de su vida. pero si lo hacía. se alteraría para siempre. Lo peor de eso era. Él sacrificaría su carrera por Cecy y su bebé. sintiéndose como si se estuviese equilibrado sobre una cuerda floja. se alejaría de todos? ¿De la familia de su novia? Maldita Hannah y el daño que causó. él había construido algo en su vida. pero si la bruja contactaba a su madrastra.. pisar fuerte en la oficina y el choque de una silla al estrellarse hacia atrás contra la pared. Quería proteger a Steve.— dijo Nick ceñudo. Ese investigador privado había dejado caer una granada en el centro de su vida. Él había dicho que no utilizaría el accidente para contrarrestar el chantaje de Hannah. ¿Si supiera que ella lo sabía. Hablando de lealtades enredadas. ya que pedirle que se enfrentase a Hannah no era una opción. las curaba. si quieres. —Más adelante. Ella deslizó su bolso de mano de su hombro hasta el suelo y miró a su alrededor por algo para llenar la mañana. Aunque esto podría obligar a Hannah a retirar su intento de chantaje sin tener que ir a la propia policía.— Caminó a su cuarto. su relación con Steve. Él tenía una novia que lo adoraba.

De ninguna manera iba a dejar que Hannah la intimidara. no decir bravuconadas. lo suficiente apretado como para demostrar que. estaría enferma de los nervios. Sus jeans eran un par costoso que generalmente llevaba para ir de juerga. Había sido increíble. Se adaptaban a sus piernas y ahuecaban su culo justo como unos vaqueros lo deberían hacer. Zoe debería haber sido capaz de pasar la noche entera soñando con la boca de Nick. no el beso en sí mismo.. Ella había arruinado el primer beso de Zoe con Nick.su bebé. su madrastra y su padre. Sacó su cuaderno de bocetos de Nick del escritorio. necesitaba algo de confianza. Nick nunca se lo perdonaría. pero no hoy. Para lo que ella pretendía. . tan hermosa. Estaba tratando de proteger a su amigo. Normalmente.. sí. Nick desnudo. se mantenían estrictamente separados de sus actividades de pintura. Nick riendo. Pero la indulgencia de la misma. Era como un talismán contra el veneno de Hannah y el estrés de la situación que había creado. Zoe llevó el libro hasta el sofá y se acurruco con él. Si pensaba demasiado en lo que pretendía hacer hoy. Lo suficiente ligero para ser usado en primavera. Alguien tenía que proteger a Nick. porque había otro pecado que añadir a la larga lista de transgresiones de Hannah.. Nick serio. Su suéter era en algodón de color naranja quemado. firme y hambrienta y tan deliciosa como el resto de él. que ella tenía curvas. a una intimidad que ella difícilmente podía esperar para tener. Zoe se había vestido esta mañana con sólo esa idea en mente. Oh. Ese beso debería haber llevado a otras cosas. podría quedar mal. a aprender de su cuerpo y sentir su toque. Nick tenía un cuerpo que ella quería adorar.

—Sí. caminando más allá de la ventana. Ella tomó un lápiz y comenzó a dibujar. Marly parecía sorprendida. Ella se agachó por un segundo y luego se escurrió fuera de la sala de exposición. Ella dejo la llave del coche de nuevo en la bolsa. Dos horas más tarde dejó el lápiz y se frotó los doloridos músculos en su cuello mientras escuchaba a Nick hablando con Marly en la habitación del frente. Peino con sus dedos el cabello mientras se asomó de puntillas hasta la puerta de entrada de la habitación y lo observo. Eso hacía un infierno mucho más fácil para ella seguirlo. ¡Mierda!— Se había olvidado del tiempo y ahora tendría que darle la cara a Hannah sin siquiera la oportunidad de peinar su cabello.— El cuaderno de dibujos salió volando cuando ella corrió hacia su bolso de mano. Atrapo un vistazo de su reflejo en el pequeño espejo de marco dorado que colgaba en la esquina de la habitación—. .Era una grave indulgencia echarle un vistazo lentamente al libro. un almuerzo temprano. —Mierda. mierda. estudiar a Nick y recordar como fruncía el ceño cuando pensaba o como se movía con fuerza controlada o como holgazaneaba en este mismo sofá. hablando con ella. Nick estaba en la calle. Si perdía esta oportunidad. toda la búsqueda de su corazón anoche fue inútil. mierda.—dijo él. Por lo menos Nick no se estaba dirigiendo al patio trasero hacía el coche.

Sus recuerdos del comportamiento autodestructivo post-Hannah de Steve hace diez años eran demasiado fuertes. Hannah lo había sido. Lo importante era que Nick no la viera. entendió el disgusto su amigo. Tenía que entretener a Hannah. ¿Y si tenía que elegir entre Steve o Cecy? Su mandíbula se tensó obstinadamente. Todo lo que tenía que hacer era atrasarla otro día. Pero Steve no había sido el conductor del coche. Nick no podía recordar el estar alguna vez de tan mal humor. Su top plateado era de corte bajo y proveía una amplia evidencia de que no llevaba . Ella se pavoneo en el restaurante dos minutos después de él. Zoe cerró la puerta en la cara de escepticismo y curiosidad de su amiga. Jim los encontraría. Él envió a Jim Lennon lejos ayer con una concisa instrucción “encontrar algo más”. ahora que sabía la razón para el comportamiento de Steve.Respira profundamente. no Steve. Nick acallo esa voz pequeña. No des explicaciones. quizás dos. Puedes hacerlo—. El retiro de Zoe era el colmo. ¿Steve realmente merecía que su carrera se viniera a abajo porque a los diecinueve no había sido capaz de controlar a una perra egoísta? ¿Cómo podría haberla detenido en el accidente que ella había causado? Él podría haber vuelvo solo. Aunque. No sé cuánto tiempo estaré fuera. Tenía que haber otros pecados en su pasado. Tenía que hacerlo. Hannah era su problema. —Uh huh. Tengo una cita.

¿Lo recuerdas? Amigo de Nick. Parecía basura rica. —¿Quién demonios eres tú? —La prima de Steve Loyola. y con mascara escondían la expresión en sus ojos. Sus pantalones negros eran de cuero. Odiaba su egoísmo frío. esto.— dijo Nick rudamente pero con sincera intención.— fue su apertura una vez que su café había sido servido. Salvar a la dulce Cecy de mí historia y fotos tiene que valer de algo. Toda su atención estaba en Hannah. —¿De veras? Te lo puedes permitir. —Estás pidiendo demasiado dinero. pero se obligó a usar un tono casual—. astuta y autocomplaciente como un gato y levantó su taza de café para tomar un sorbo. estas olvidando al factor de dolor y sufrimiento. Él comprobó su reloj.— Zoe jalo una silla de la mesa—. Significaba que tenía más ansias. Dejó una mancha roja oscura en el borde —. pero agitó su espresso de todos modos. Sus labios carnosos estaban pintados con un pesado carmesí y las pestañas largas. Hannah sonrió. —Oh. o una buena imitación. Podría trabajar con eso. Nicky. Salvar a Cecy es digno de una contraoferta de chantaje.— Ella no había agregado azúcar.sujetador. estaba más tensa de lo que quería que él creyera. Todos los otros clientes masculinos en el café la estaban mirando. Eso era bueno. —Sal de aquí. . Ella debe de haber estado observándolo en un coche u otro café. Zoe lo ignoro. pero tal vez era porque él conocía su naturaleza. ¿Por qué yo? Los medios de comunicación no darán ni la mitad.

Un parásito chupasangre. —Él también te recuerda.Por un instante. —Estoy aquí con un mensaje de Steve. —Veras. pero si eso es lo que se necesita para acudir a los tribunales y jurar que eras tú la que estaba conduciendo el coche que afectó a esa chica y a su padre— y que tú estabas borracha. no quería que lo supieras. Hannah parecía más recelosa de ella de lo que siempre había estado de él. Nick miró fijamente a Zoe. ¿Había ido a Steve con el problema de Hannah? Pero no. pero él quiere volver conmigo de todas maneras. Cualquier juego que Zoe estaba jugando. tratando de leerla. Llorica Steve. —Nope. Zoe. Cuando Steve oyó que estabas amenazando con otra vida inocente. toda expresión desapareció del rostro de Hannah. Cuidado. no al Steve que había asustado a los Loyolas con su conducta suicida post-Hannah. Ciertamente no rompería esa promesa para hablar con Steve. decidió que ya era suficiente. Tal vez porque Hannah había sido capaz de estafar a hombres en el pasado. El mensaje de Steve es sobre la justicia y pagar por los pecados. pero las mujeres podían verla como lo que realmente era. Él no quiere volver a verte.— Zoe sonaba muy confiada—. Hannah borracha. Hannah se mofó—. imprudente y salvaje. ella había prometido no mencionarlo a nadie. Lo recuerdo. . Hannah. ¿A menos que Zoe hubiese escuchado a Jim Lennon ayer? Nick sintió un escalofrío frío bajar por su espina dorsal. Entonces ella sacudió su pelo en un gesto “y qué” —. Pero Nick se tragó las palabras. dejando una máscara. Hannah. Oh Zoe. Qué rompí su corazón.

— Nick se inclinó hacia adelante. apuestas que voy a entrar en pánico y pagar para que Cecy esté bien. o papá lo hará. Voy a ser tu tiburón personal. Te odio. ahora. Caerás de las listas de invitados y el banco cerrará tu crédito. — Su voz tembló. Te tenemos. tratando de sacudirse la fealdad del encuentro. —Y yo te desprecio. y yo te hago desaparecer. no voy a dejarlo. mientras que Hannah era vulnerable—. Él sonrió confiadamente—. ¿Has estado guardando secretos.—Él no lo haría.— La victoria fue algo amarga. Su rostro estaba pálido y su generosa boca estaba delgada con tensión—. Desenterrando cada pedacito de maldad en tu vida y lo voy a mostrar al mundo. Bueno. dando vueltas y dando vueltas. Tenía que terminar con esto. Nick rodó sus hombros. Hannah? —¿Y qué?— Ella se sostuvo en su sitio.— Hannah contuvo el aliento. Ríndete. Hay un estatuto de limitaciones para la mayoría de los delitos y siempre puedo salir del país. su mirada culpable lanzándose a Nick. Ella se retiró cada pulgada que él se inclinó hacia adelante—. Voy a tener una palabra con tus amigos de buen tiempo. —No cambia el comportamiento de la gente. fuera de la vista—. Tu oportunidad. ¿Steve de verdad sabe del regresó de Hannah? —No. . Desafíame. Hannah. Miró pensativamente a Zoe. La silla se volcó cuando ella se dirigió hacia fuera. ¿adivina qué? También soy hijo de mi padre y ahora que huelo la sangre en el agua. pero alejo sus mano de la mesa. No lo hizo esa vez.

Yo quería mantenerte fuera de esto. Creyó mi amenaza debido a tu obvia integridad. Él es un hombre ahora. Estudió a Zoe con admiración.— La sacaste volando. Eres tu quien tomó la carga del chantaje de Hannah. Nick Gordon. Fue suficiente para cambiar el equilibrio de poder. Eres un buen hombre. Me gustaría ser tu hombre. —¿No es un niño asustado?— Se inclinó hacia adelante y cubrió sus manos—. Lo que trajiste a la mesa era una verdad que derrumbó los venenosos naipes de Hannah. el café gradualmente reanudo el murmullo de la conversación por la salida dramática de Hannah. Si le decía.— Ella junto sus manos—.— Ella sonrió débilmente—. —No. —¿Así que Cecy está segura? —Gracias a ti.— dijo él tranquilamente—.En el silencio entre ellos. —Steve habría dicho lo que dije que él haría. —Me gustaría ser algo más. . pero tenías razón.

Para esto. ella quería privacidad—.— dijo él a Marly cuando llegaron al estudio. Luego miró a Zoe con una seriedad que robo su corazón. Aunque Nick no tocaba a Zoe. El calor de su palma envío escalofríos y hormigueos de conciencia a través de ella. —Buena idea. Nick volteo el letrero en la puerta a 'Cerrado' cuando cerró y echo llave. .— Incluso ella podía oír la susurrada promesa en su voz.— Le guiñó un ojo a Zoe. la tensión y la electricidad entre ellos era evidente. No hay problema. —Toma una salida temprano. —¿Soy tuyo? —Quiero decir que sí. pero tienes que responder a mi pregunta. Marly sonrió—. Marly miro con los ojos muy abiertos preguntándole a Zoe. los otros clientes estaban todavía observándola con curiosidad a ella y a Nick.Traducido por Carool Corregido por Kisy92 Zoe lanzo un vistazo alrededor de la cafetería. muchísimo. jefe. Lo deseo. Era un toque que pedía y reclamaba. Me voy de aquí. ¿Podríamos volver al estudio? La silla de él rayo el suelo cuando se puso de pie. luego su mirada saltó entre los dos. Nick mantuvo su mano en la curva baja de su espalda mientras caminaban. —Lo haré. Después de la salida dramática de Hannah.

Su hambre y la de ella.— Ella puso todas sus inseguridades.— Cuando su boca se tensó—. —¿Qué más destruiría esa sofisticación que mencionaste?— Sonrió al mirarla. Podemos tomar esto lento. que se desmoronaron como vampiros en la luz del sol. No es sobre el dinero. Cubrió la mano de ella con la suya.— Pero sus sueños estaban en sus ojos. Zoe. Ella puso su mano en su pecho—. presionándola cerca de su corazón. —Quiero todo. Yo no puedo coincidir tu experiencia o sofisticación. Quiero lo que él encontró. Zoe se perdió en esta forma más básica de honestidad. me enamoré de mujeres como Hannah. irónico. contigo. cauteloso y esperanzado. en pantalla. estando de pie suficientemente cerca para correr su mano arriba y abajo de su brazo—. ¿Todo qué? —¿Es demasiado? No quiero asustarte. ¿Por qué no puedes? —Estas fuera de mi liga. No pretendía dejar todo esto sobre ti todavía. —¿Está seguro?— preguntó ella. y la dulce e . ver cómo se desarrolla.Él se acercó a ella. Su beso evito más palabras. Cuando era joven y estúpido. ahora. Viste lo bien que fue. Yo también lo soy. también. la necesidad quemando en ellos. Todo lo que quería era suyo para tomar. podría tener miles. Su confesión rompió algo dentro de ella. Yo. Quería soñar sus sueños con ella. con la que construir una vida. Diablos. Eres guapo y sales con mujeres impresionantes.— Paso una mano a través de su pelo—. Me refiero a cómo te ves. Resquebrajó sus temores. —No tienes que hacerlo. No. Zoe. Nick. Una mujer para amar. Si quisiera una belleza plástica. Ella lo alcanzo—. Dios. Has dicho que Steve es un hombre.

Ella dirigió sus manos hacia abajo de su columna vertebral cuando se arqueó hacía él. Se sentía tan bien. presionando lo suficiente para que la propia excitación de ella estallara hasta ser un dolor pulsante. acomodándola a su excitación.invitadora euforia de que la persona que amas. Agarró su camisa. Tu sofá.— Él se inclinó sobre el sofá. una necesidad profunda en el alma. —¿Me estas dibujando? . —Aquí no. Era hambre cruda. —Ah. encantada de su pérdida de control y de su propia entrega. festejando en sus besos.— Una vez pasaron la puerta y se alejaron de la vista del mundo. Zoe. Besándola ferozmente. te ama de vuelta. Esto no era ninguna cortes seducción. —Ríete de mí. Ella envolvió sus piernas alrededor de sus caderas.— Él la cargo a su habitación. Su fuerza provocó incendios forestales a través de su cuerpo. Ella no podía entender por qué él se había detenido repentinamente hasta que siguió su mirada. manteniéndola cerca con un solo brazo. él la presiono contra la pared. Tu habitación. Ahora el más leve movimiento dejaba en marcha la mejor clase de fricción. Abrió la boca cuando él la levanto. tan increíblemente bien.— Nick lanzo una mirada a los transeúntes que veían todo a través de la ventana—. Él tiró de ella hacia la privacidad y ella se rió. besando su garganta. —Baja la cabeza. Ella susurró su nombre cuando él la bajó lentamente al suelo. besando cualquier lugar que ella podría alcanzar.

Orden.Ella sacó su pintura de él—. —No. Sus pantalones vaqueros se tensaron sobre sus glúteos y sus musculosos muslos.— Se quitó su camisa. —Lo siento. no estoy decepcionada.— Ella se apartó de él para rebuscar a través de sus viejos lienzos. Invitación.— Pero su aliento quedo atrapado cuando él se dio vuelta y se alejó. —Apenas. de cara a ella y puso las manos sobre el marco. Hay más. Desafío. —Tócame. Sus manos se apretaron. .— Su lengua tocó sus labios. la atónita mirada en sus ojos. Si los bocetos traían ese calor. Coloco el cuaderno sobre la mesa y comenzó a desabrochar su camisa. Calor estalló en su rostro.. —Espero no decepcionarte.— Él paso más páginas—.El bosquejo más reciente mostraba cómo había lucido besándola. —Sí. ¿Desnudo? —Lo imagine. Puso la pintura a un lado. arrugando el cuaderno de bocetos. Todo este tiempo pensé que me veías como un hermano mayor. —Como si me muriera de hambre. aflojó su control. Al instante. se arrancó las botas y los calcetines. también. Te he pintado. Se detuvo en la puerta. —Nick.. Él paseo la mirada del dibujo a ella. En la pose de su pintura. —Desnudo otra vez.

viendo el hambre llamear en sus ojos. —Agradezco tu sacrificio.— Él mordisqueo su labio inferior. Él mantuvo sus manos en el marco de la puerta. Déjame calentarte.— Ella se agacho y lamió su pezón. deslizando su palma sobre su tersura—. sobre todo al ser la única con libertad de tocar. frotando la punta plana de un pezón masculino.Súplica. —¿Lo hiciste?— Ella sonrió y dejó que su mano vagara más alto. Su boca era una línea severa de pasión. Ella se acercó lentamente. Era un sensual tormento y excitación al sentir la maestría de su boca. él inclinó su cabeza y sus bocas se reunieron. .— Se levantó de puntillas. —Más. —¿Cuánto tiempo puedes seguir de pie en la puerta? —¿Sin tocarte? Unos diez segundos más. trazando sus costillas. Te he visto cuando trabajas en la arcilla sin tu camisa. —Bueno. Él se estremeció. Ella enterró sus dedos en su culo. Hace frío en el estudio. masajeando. sólo sus músculos tensos y su cuerpo se movían cuando ella lo provoco y frotó su cuerpo a lo largo del suyo. El contraste entre su piel caliente y el áspero dril de algodón de sus vaqueros parecía aumentar la conciencia de ella sobre su masculinidad. Tocó su estómago. Sus caderas se sacudieron mientras gimió su placer. —Me la quité por ti.

gentiles. Sus manos estaban encallecidas. —Lo arreglaremos más tarde. —¿Haciendo qué? . Oyó su caliente alabanza. No sabía cuándo había soltado su jean y los había empujado hacia abajo lo suficiente como para tocarla ahí. —Ven aquí. su explícito estímulo.— Sus manos dejaron el marco de la puerta —. —Así mismo la mía. Oh sí. Ella lloriqueo ante la calidez de su lengua. —¿En serio?— Ella sonrió. Ella se sentía así a medida que él miraba su cara y acariciaba sus pechos y el calor de él la derritió en un charco. —Tengo una idea mejor. Él sonrió. —Mi imaginación fallo. Su peso era el cielo. Mi turno— Él quitó su sujetador y ahueco sus pechos. sexy. Ella lo miró a través de párpados pesados. Voy a sacar el marco de la maldita puerta. La posición dejaba sus senos al nivel de su boca y él lo aprovechó.—Bajo sobre ella. Eres hermosa.— Se sentó en el brazo del sofá y tiró de ella entre sus piernas. una sonrisa rápida. Él la sostuvo cuando ella llego. también. —Tuve sueños de los dos en este sofá. y luego la estiró en el sofá mientras le quitaba los vaqueros. Necesitaba todo lo que él prometía.— Él levantó su suéter y ella se las ingenió para ser libre—. acomodándose para él. anhelaba su placer. perdiendo todo pensamiento cuando él succionó.—Cariño. Ella enganchó una rodilla arriba. haciéndola sentirse adorada y sexy. Sus caderas siguieron su ritmo. más emocionante de lo que ella se había imaginado—.

Me gustaría esbozarte desnudo en una. —¿Alguna razón en particular?— Su mano reanudo su movimiento. Besó el hueco de su garganta. estoy muy interesada.—dijo—. Puesto que él le había dado tres clímax. . —¿De verdad? —Si mostrabas interés. —Lo noté. —Voy a comprar una para ti. pero con más propósito. —No. —Oh. trazado patrones en su hombro mientras la mano de él descansaba caliente y posesiva en su trasero. —¿Nick? —¿Sí? —¿Tienes una hamaca en tu casa en Walpole? —¿Una hamaca?— Su mano se detuvo en su camino a lo largo de su espina dorsal. —Hmm. Yo tenía planeado seducirte allí. Ella suspiró felizmente—. —Iremos a mi casa en Walpole. ella pensó que se lo merecía.— Sonaba demasiado presumido.—Te lo mostraré.— Él tarareó un ronroneo satisfecho. no tengo una hamaca. Mucho más tarde ella yacía sobre él.

En cualquier momento. definitivamente pienso estar desnuda. —Estoy feliz de ser tu Musa.— Y demostró cuán inspirador podría ser. podemos llegar a un acuerdo.—Siempre y cuando tú también estés desnuda. —Oh sí. .

. abrazar las maravillas. creando su propia felicidad.Jenny Schwartz Le gusta leer y escribir romance porque el género celebra la alegría de vivir la vida apasionadamente—tomar riesgos.