Universidad Abierta Para Adultos (UAPA

)

Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas Escuela de Derecho
Asignatura Medicina Forense Tema Trabajo Final Peligrosidad y Confidencialidad en Psiquiatría Forense Presentado por: Julián Antonio Reyes 10-1972 Rafael David Tejada 10-1995 Emilio Alberto Rosario 10-2749 Facilitador Doctor Ramón Filpo. M.A.

Santiago de los Caballeros, 06 de Diciembre del 2013.

Es ilegítimo su uso en forma excesiva y con fines de perjudicar a alguien. sobre la confidencialidad del médico psiquiatra. En este trabajo trataremos un tema de muchísima importancia para la sociedad en general. como todas las cosas. pero muy especialmente para la justicia. Los Tratados Internacionales de Derechos Humanos establecen el derecho de los pacientes de reinsertarse socialmente y a recibir el tratamiento que menos restrinja su libertad. Esto es propio de cierto tipo de personalidad. para con su paciente y los derechos que tienen el paciente con respecto al tratamiento psiquiátrico. es sinónimo de encierro indefinido. que a la hora de juzgar un caso. que usan permanentemente y que es imprescindible para la vida. es inimputable.Introducción. ya que la ley establece que una persona que a la hora de cometer una infracción estaba sufriendo algún trastorno mental. algo así como un "modo de vida". A veces alguien hace del comportamiento violento un uso cotidiano. Es legítimo su uso para defenderse. . El siguiente trabajo tiene por título: Peligrosidad y Confidencialidad en Psiquiatría Forense. no se puede declarar imputado. en el cual se encuentre envuelto un enfermo mental. A ese uso ilegítimo lo llamamos "violencia". o sea. esto va condicionar la tarea del Psiquiatra Forense. puede ser usado legítima o ilegítimamente por el hombre. Existe una búsqueda permanente de estándares y mecanismos que permitan discernir acerca de la peligrosidad futura de un sujeto. así mismo los prejuicios sociales que unen locura con peligrosidad y la concepción mediática de seguridad. la cual se presenta como una obligación del médico psiquiatra. A continuacion expondremos el resultado de nuestra investigación por las leyes y fuentes de información. Todos los humanos tienen un monto de fuerza física. La fuerza es un instrumento que. no encuentra que hacer.

Es decir que tiene en vista menos la defensa de la sociedad que el control y la reforma psicológica y moral de los individuos. Definición de peligrosidad El termino peligrosidad social es de insuficiente delimitación. tratando de ajustarse al individuo. no tanto si lo que hacen los individuos está de acuerdo o no con la ley. medidas tutelares. como auxiliar de la justicia. por lo cual se convierte en una „pena sin delito‟. Existe la posibilidad de que el „diagnostico‟ de sujeto peligroso conlleve la posibilidad de imponer una medida de seguridad. pasa a ser control. Desde comienzos del siglo XIX la ley penal se va desviando de lo que podemos llamar utilidad social. lo cual significa que el individuo debe ser . sino más bien al nivel de lo que pueden hacer. La peligrosidad. Constituye un juicio pronóstico acerca de la conducta de un individuo y la probabilidad de que este cometa un daño a un bien jurídicamente protegido. consecuentemente con está separación surgía un nuevo problema: el tratamiento de los delincuentes mentalmente anormales. entre 1825 y 1860. La psiquiatría naciente se acerca al mundo del crimen y del criminal. están dispuestos o a punto de hacer. al emitir un pronóstico sobre la posible conducta nociva de un individuo. Por ejemplo las reformas de la legislación penal europea.Peligrosidad y Confidencialidad en Psiquiatría Forense. que determinan la aparición de circunstancias atenuantes: la aplicación rigurosa de la ley puede ser modificada por decisión del jurado en función del individuo sometido a juicio. alejar a los individuos dañinos o impedir que reincidan en sus delitos. Así la gran noción de la criminología y la penalidad de fines del siglo XIX fue la concepción de la peligrosidad. son capaces de hacer. Pudiendo llevar a confundir la magnitud real del daño causado con probabilidad real de producción del mismo. hay que tener presente que se considera conducta nociva o peligrosa y que bienes jurídicos son los protegidos. actuando como tenaz impulsora de la admisión de la alteración mental de algunos delincuentes. La penalidad del siglo XIX se propone cada vez menos definir de modo abstracto y general qué es nocivo para la sociedad.

y de la asignación coercitiva. y si es curable o readaptadle. también se lo interroga acerca de la peligrosidad del individuo. de manera individual una vigilancia constante) Por un lado se impone a los excluidos a la táctica de las disciplinas individualizantes. Pero no solo esa pregunta debe responder el psiquiatra. el poder judicial. Instituciones que funcionan de un doble modo: el de la división binaria y la marcación (loco. Es a partir de aquí que para asegurar el control de los individuos (que no es ya reacción penal a los que hacen sino control de su comportamiento en el mismo momento en que se esboza) por lo cual la institución penal no puede estar en adelante enteramente en manos de un poder autónomo.no loco. al delincuente y que decir del máximo paradigma de la peligrosidad para ambas: el loco delincuente.considerado por la sociedad a nivel de sus virtualidades y no de sus actos. cómo reconocerlo. de la distribución diferencial (quien es. pedagógicas. y por otra parte la universalidad de los controles disciplinarios permite marcar quien es „leproso‟ y hacer jugar contra él los mecanismos de exclusión. al margen de ella. donde debe estar. Vale decir que en lo sucesivo la sanción penal es un elemento de una técnica que consiste en apartar a los individuos peligrosos. peligroso-inofensivo. no al nivel de las infracciones efectivas a la ley sino de las virtualidades de comportamiento que ellas representan. encargarse de quienes pueden recibir una sanción penal para curarlos o readaptarlos. El control de los individuos no puede ser efectuado por la justicia sino por una serie de poderes laterales. por qué caracterizarlo. que como veremos comparten este término para estigmatizar al loco. tales como la policía e instituciones de vigilancia y control: las instituciones psiquiátricas. a que todo . criminológicas. normal-anormal). es una técnica de normalización para la readaptación delincuente. La división constante de lo normal y de lo anormal. médicas y pedagógicas para la corrección. La peligrosidad es también el lugar de entrecruzamiento de dos disciplinas la psiquiatría y el derecho. como ejercer sobre él. Es decir si se encuentran anomalías mentales en el delincuente que puedan relacionarse con la infracción que cometió. Porque es a la psiquiatría a quien el derecho acude para preguntar: ¿Comprende el sujeto la criminalidad de su acto o se encontraba en estado de demencia?.

y lo sigue siendo hasta nuestros días. 429. todavía en la actualidad. es un poder que no es represivo sino productivo. a las sucesivas . ante está dignidad debían detenerse los omnímodos poderes teológicos y de la monarquía absolutista. El reflejo jurídico-positivo del proceso de marginalización de la locura ha venido respondiendo a la construcción teórica que equipara locura con peligrosidad. Se introdujo un poder que solo puede funcionar gracias a la formación de un saber. según indica la experiencia. modificarlo componen estas dos formas. no sin desfases. que es para él tanto efecto como condición para su ejercicio. alcoholismo. opuestamente. corregir a los anormales. pero el ejemplo paradigmático es el del loco delincuente. hace funcionar a los mecanismos disciplinarios. que da fundamento a las reacciones penales distintas de la culpabilidad (de la que está exento). el sistema disciplina normalización. para marcarlo. así sea en caso de internación judicial (civil o penal) o familiar. Surge así la Psiquiatría Médico Legal. que considera al hombre como ser libre y digno. El siglo XVIII introdujo un sistema con efecto de normatización. La peligrosidad del enfermo mental aparece entonces como determinante de su internación psiquiátrica. se disponen en torno a lo anormal. 34 del Código Penal. Teradilla Basoco señala: “En este trayecto recurrente.individuo está sometido. Está norma exige como condición que sea de temer que el demente se dañe a sí mismo o a terceros. mencidad. 482) y en el Art. controlar. aparece en el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación (Art. En 1810 se instala en el Derecho Francés la doctrina del libre albedrío (Beccaria y Carrara). por diferentes causas: drogadicción. La peligrosidad fue determinada. Todos los mecanismos de poder que. en el Código Civil (Art. el fundamento habitual de las sentencias que disponen la reclusión involuntaria. 2°). Una supuesta peligrosidad del causante (basada en el dictamen médico forense) constituye. Está concepción filosófica es cuestionada por el positivismo filosófico (Lombroso. sirviendo. y la existencia de todo un conjunto de técnicas y de instituciones que se atribuyen como tarea medir. Dicha causal de peligrosidad que se suele invocar. Garófalo) que. Párr. considera al hombre inmerso por completo en un determinismo cósmico que lo torna „tan libre en su accionar como piedra al caer‟. Ferri. las técnicas jurídicos penales han variado. circular.

en base al desconocimiento del perito de la evolución de la personalidad del sujeto examinado y de las circunstancias biográficas y ambientales que van a incidir en su personalidad. Egocentrismo. sobre todo.  momento evolutivo de la afección. pero a lo que no ha llegado es a la disociación de ambos términos.  la gravedad del delito. resultado que no puede sorprender. El tratamiento acorta el periodo de peligrosidad.alternativas ideológicas y políticas y arropando a las diferentes perspectivas imperantes en la psiquiatría del momento. Escepticismo.” El diagnostico de peligrosidad. enfocar el fenómeno estudiado con criterios ahistóricos y apolíticos.  naturaleza y carácter de la enfermedad que padece. es. constituye la base del diagnostico de peligrosidad. Existe una gran diferencia entre valorar la personalidad de un sujeto y pronosticar sobre la conducta futura del mismo. sino también la comisión de cualquier evento dañoso dirigido contra el propio sujeto o contra terceros. Oposición. Cabello señala que la peligrosidad médico legal abarca no solo la posibilidad de cometer un nuevo delito. Han servido. existen momentos en que la enfermedad hace crisis que coincide con los momentos de mayor peligrosidad. Indiferencia Afectiva. Garofalo le da un papel decisivo. que en el plano psiquiátrico conlleva el problema de realizar un juicio pronóstico sobre la conducta futura de un sujeto. la personalidad de un sujeto. para ir robusteciendo el régimen de garantías del enajenado peligroso. Para determinar la peligrosidad recomienda utilizar la formula de los cinco elementos:  la personalidad del enfermo. Lo que resulta más difícil es prever como evolucionara esa personalidad. Existen rasgos que algunos autores definen a la personalidad delictiva. Para Canepa estos son: Impulsividad. Peligrosidad es un término jurídico abstracto. La investigación psicogenética del mecanismo delictivo que reconstruye la dinámica de . si se constata que ubicar las causas de la marginalidad (y por ende de la delincuencia) en factores tan estrictamente personales como puede serlo la naturaleza biopsiquica del sujeto. Agresividad. Lo cual puede investigarse en un examen psiquiátrico. en línea con las ingenuas pretensiones del primer positivismo criminológico.

al afirmar a priori que todo alineado es ya por eso mismo peligroso” Al psiquiatra de Tribunales se le pide que pronostique la "peligrosidad" en dos situaciones. prescindiendo de los demás elementos de la formula. cuestiona el concepto de peligrosidad en base a tres cuestiones: 1) Es altamente improbable lograr que un paciente (no abiertamente peligroso pero sí que requiere cuidado) sea tratado sin su consentimiento. que señalan que la peligrosidad del enfermo mental no pasa de ser un mito social. Una es en acusados de un delito concreto. permitiendo deducir si aún se hallan presentes. Críticas al concepto de peligrosidad La concepción del loco como ser peligroso es actualmente cuestionada desde amplios sectores de la psiquiatría y el derecho. Afirma Cabello. en la etapa de investigación. favorables y neutros.los diversos factores. Para Cabello “la teoría del estado peligroso (máxima expresión del positivismo penal) ha trasladado gratuitamente a la función médica sus imperfecciones . en la obra citada: “El hecho que deseamos destacar consiste en que el diagnostico de peligrosidad médico legal no puede establecerse teniendo en cuenta el factor patológico. 3) Internación fundada en la peligrosidad (sobre todo en la peligrosidad para otros) altera el sentido del sistema de salud mental. destacado médico forense español. La otra es en condenados que han pedido al Tribunal algún beneficio de atenuación de pena (libertad asistida. Apartarse de este criterio conduce a homologar los conceptos de peligrosidad y alineación. siguiendo a Appelbaun.  las condiciones mesologicas: según las condiciones del medio al cual deba restituirse al insano pueden diferenciase en tres categorías: adversos. introduciendo en psiquiatría forense el principio de la peligrosidad necesaria de los enfermos mentales. 2) Para los clínicos determinar confiablemente peligrosidad implica serias dificultades. al convertir su misión terapéutica en una función cuasi policial de protección social. Laborde nos dice: “La peligrosidad no pasa de ser un mito social que justifica la coacción como tratamiento: los médicos actuantes desempeñan en la ocasión. determina el papel que estos desempeñaron. prisión domiciliaria). el trascendente papel de legitimadores”. Santiago Delgado Bueno.

Está presente la idea de que el enfermo mental es siempre un ser peligroso que hay que encerrar y separar del resto de la sociedad. jurista colombiano. y cierto es también que en el pensamiento positivista radical no existe un grupo de . nadie en suma. ni los juristas. La peligrosidad se acaba así transformando en un pronóstico inherente a todos los enfermos mentales y a todas las enfermedades”…. Cabe al perito predecir actos peligrosos y en que probabilidad pueden concretarse. se ve ratificada ante una conducta definida como infracción penal. Para Quintero Olivares “problema que no sé correspondería exactamente con la enfermedad mental en general. ni los psiquiatras. cuyo arquetipo es el internamiento manicomial. y legitimada la adopción de medidas de seguridad. La determinación psiquiátrica de peligrosidad es difícil y conflictiva de realizar. ni los pedagogos. se trata del pararrayos con que la sociedad se protege frente a predecibles futuras tormentas desencadenadas por el enajenado”. la ineficiencia de su formula científica. es capaz de formular un juicio absoluto cierto sobre la temibilidad de un hombre” Luis Carlos Pérez. tanto más si ha cometido un delito”. porque lo que el psiquiatra debe es predecir comportamientos futuros. critica el concepto de peligrosidad ya que ella “constituye un soporte equivoco y mudable como la persona.teóricas. “La peligrosidad es un concepto acuñado por los positivistas para sustituir al concepto de culpabilidad. Jesús Entralgo dice en el Tratado de Psiquiatría Forense de Delgado Bueno: “Cuando el enfermo mental ha perpetrado una acción tipificada como delictiva se considera demostrada su peligrosidad. a las contingencias de un futuro inescrutable” y citando a Jiménez de Asúa agrega: “en modo definitivo y a priori. lo cual es casi imposible de realizar científicamente. Para Foucault la peligrosidad significa que el individuo “debe ser considerado por la sociedad al nivel de sus virtualidades y no de sus actos. y la resistencia del hombre (diríamos de la vida misma) a dejarse encerrar en sus sistemas generalizadores como así. sociales y políticos. la incertidumbre y complejidad del juicio. predicción fuertemente influenciado por factores ideológicos. Claro que esta imagen colectiva de ser peligroso e improductivo. culturales. temperamentales y de ambiente”. porque todo depende de la concurrencia y de la asimilación de los factores caracterológicos. sino que alcanzaba unos perfiles propios: los que habrían de nutrir el concepto penal de peligrosidad.

como si esto fuese una suerte que lo aleja de la represión punitiva. Se olvida así que se trata de un acto de marginación en el que. Armando Bauleo. en los siglos XIX y XX. sino que todos los delincuentes y no solo los mentalmente anormales. Cada vez más la psiquiatría del siglo XIX por su parte se orientara hacia la búsqueda de los estigmas que puedan marcar a los individuos peligrosos: locura moral. por una parte. Y es precisamente esta cuestión del individuo peligroso la que permitió el nacimiento de. existe siempre un coeficiente de incertidumbre entre el diagnostico de peligrosidad y la realidad del paso al acto. a cambio de un etiquetamiento y de sometimiento a unas medidas de seguridad”. En realidad. sobre la internación. tendrán tendencia. pero inclusive si se teme una recaída. Catedrático de Derecho Penal. degeneración.culpables y otro de peligrosos (eso será establecido por el sistema dualista como fórmula de consenso entre clásicos y positivistas). psiquiatra y psicoanalista. Castel indica que solo pueden existir imputaciones de peligrosidad. de la antropología del hombre criminal elaborada por la escuela italiana.” . expresa: “Debemos instituir criterios médico-psicológicos. con razón o sin ella. al analizar la imputabilidad: “Con la declaración de „loco‟ se lo „libra‟ del proceso penal. Foucault señala: “El tema del hombre peligroso se encuentra así inscripto tanto en la institución psiquiátrica como en la institución judicial. es decir hipótesis de que existe una relación más o menos probable entre tales síntomas actuales y tal o cual acto futuro. y esto se demuestra cotidianamente. locura instintiva. a hacer del individuo peligroso el objeto principal de la intervención punitiva. la juntura entre psicosis y peligrosidad debe quedar circunscripta a los filmes de terror. Recordemos que no es justa la unión de psicosis y peligrosidad. se le niega la condición de ciudadano normal y con ella el derecho a un enjuiciamiento completo. y no jurídicos. y en su virtud sometidos a medidas de seguridad” Agrega el Jurista Español. pueden ser peligrosos. de la teoría de la defensa representada en un principio de la escuela belga”. por otra. Cada vez más la práctica y posteriormente la teoría penal.

 Derecho a un examen médico practicado con arreglo a un procedimiento autorizado por el derecho nacional. ya que. basada en las obligaciones morales del mismo hacia los derechos del paciente. y volverla ilegítima. por un lado este tiene la obligación de guardar secreto de todo cuanto conoce en el ejercicio de su función. se enfoque hacia el mejor asesoramiento a jueces y tribunales acerca de los problemas psicopatológicos que pudiera presentar el paciente. entra en una etapa muy difícil y delicada. en este caso. guardando un equilibrio con el fin de que el acto médico a realizar. El juramento hipocrático del médico.  Derecho a recibir los medios adecuados tendientes a la cura o mejoría donde las negligencias o retardos en la prestación de un tratamiento pueden restar justificación a la internación. informe este que será de público conocimiento. En cuanto a la relación del perito psiquiatra forense y el paciente. después de haber sido rendido por el perito. esta se debe dar. en el ejercicio de sus funciones. Esta relación se debe ajustar a lo establecido por el Código de Ética y Deontología. y por otra parte tiene la obligación de rendir su informe. . y la psiquiatría no es la excepción. La Corte Suprema de Justicia Española: Ha establecido que el paciente. cuando ha sido designado perito en un proceso. e) derecho a la continuidad del tratamiento. es privada y por lo tanto no debe ser divulgada por ninguna razón. La obligación del médico psiquiatra. o las obtenga atravez de exploraciones o pruebas complementarias que realice. el acto pericial.  Derecho a negarse a recibir un determinado tratamiento o formatos terapéuticos.Confidencialidad en Psiquiatría Forense: El médico tienen la obligación ética de guardar reserva de cuanta información le sea proporcionada por el paciente. tiene los siguientes derechos:  Derecho a ser informado sobre su diagnóstico y sobre el tratamiento más adecuado y menos riesgoso. de cualquier rama de la medicina. La información obtenida por el médico. lo obliga a guardar confidencialidad de todo lo que viere u oyere en el ejercicio de su profesión.

incluso después del alta o el internamiento. . del que se deriva que la medicación no debe ser suministrada al paciente como castigo o para conveniencia de terceros.  Derecho a un registro preciso del proceso terapéutico y acceso a éste. Derecho a la terapia farmacológica adecuada.  Derecho al tratamiento menos represivo y limitativo posible.  Derecho a la reinserción comunitaria como un eje de la instancia terapéutica.  Derecho a no ser discriminado por su condición.  Derecho a la confidencialidad del tratamiento. sino para atender las necesidades de aquél y con estrictos fines terapéuticos.

podemos concluir de la siguiente manera: que La misma debe ser realizada con ciencia y objetividad. siendo el resabio de una manera de pensar la locura instaurada hace más de un siglo. rastreando desde su origen. Atrás quedaron las indicaciones pinelienas del encierro manicomial prolongado. La clínica de la psicosis nos demuestra que tal concepción se aparta de la realidad. el mito de la peligrosidad del enfermo mental. a recibir. incurable. inmodificable y peligroso. que presenta al mismo como un sujeto determinado biológica y genéticamente.CONCLUSION De la lectura del trabajo recién concluido. realizado un recorrido acerca del concepto de peligrosidad. el tratamiento que menos restrinja su libertad. una construcción social alentada por el positivismo criminológico. debiendo para eso superarse el paradigma de la peligrosidad del sufriente psíquico y los prejuicios acerca del mismo. debiendo hoy respetarse el derechos de los pacientes a vivir en la comunidad. . Efectivamente existe. Finalmente. como lo señalan la Ley. hemos. enraizado en la sociedad. hoy sabemos que el riesgo de dañarse a sí mismo o a terceros es propia de los estados de descompensación psíquica y que el mismo remite en breve tiempo con el tratamiento adecuado. los Tratados Internacionales de Derechos Humanos y recientes fallos de la Corte Suprema de Justicia.

Jefe de Sección Hospital Psicoasitencial  Borda. Agosto 2007  Código Procesal Penal Dominicano. Daniel. Dr. Ley No. Profesor Titular Clínica de la Psicosis.Bibliografía Libros y Revistas  Navarro. UFLO. promulgada el 19 de Julio del 2002. Dirección Web . Facultad de Psicología. José T. sobre Régimen Penitenciario de fecha 26 de junio de 1984  Constitución de la República Dominicana. Constituciones. Códigos Y Leyes  Ley 224. Dr. proclamada el 26 de enero de 2010  Código Penal Dominicano. 76-02. Médico Psiquiatra y Legista.