Tabla de contenido FUNCION DE RELACION

RECEPTORES: LOS SENTIDOS ................................................................................................... 5
LA VISTA ................................................................................................................................................... 6 ANATOMIA DEL OJO ...................................................................................................................................7 DEFECTOS DEL OJO .....................................................................................................................................9 ¿CÓMO VEMOS?.......................................................................................................................................10

EL OIDO ................................................................................................................................................. 11 ANATOMIA DEL OIDO ...............................................................................................................................11 ¿CÓMO OIMOS? .......................................................................................................................................12 SENTIDO DEL EQUILIBRIO .........................................................................................................................13

SENTIDOS DEL GUSTO Y EL OLFATO ....................................................................................................... 14

EL TACTO ............................................................................................................................................... 16

BIBLIOGRAFIA ............................................................................................................................ 17

Mediante la función de relación, los seres vivos se relacionan con otros seres vivos y con el medio en el que viven.

FUNCIÓN DE RELACIÓN
La función de relación consiste en la capacidad de los seres vivos para percibir los cambios que se producen en el medio y reaccionar frente a ellos. La función de relación nos permite comunicarnos con el medio, tanto externo como interno, percibir los cambios que se producen en él y reaccionar. La información que recibimos del medio, que es capaz de hacernos reaccionar, se denomina estímulo. De la coordinación de todo esto, se encargan el sistema nervioso y el sistema endocrino u hormonal La función de relación se realiza a través de los sentidos, del sistema nervioso , del aparato locomotor y del sistema endocrino. Permiten dos cosas: – Recibir información del medio externo para poder reaccionar ante los cambios que se producen en el. – Recibir información del medio interno, es decir, de los tejidos, órganos, sistemas y aparatos del cuerpo para controlar su funcionamiento y coordinarlos adecuadamente.

RECEPTORES: LOS SENTIDOS
Los receptores son células especializada distribuidas por el cuerpo y encargadas de recoger la información del medio y enviarla a los centros nerviosos. Los estímulos que se producen en el medio son percibidos por los seres vivos mediante receptores. Los estímulos que provienen del interior del organismo son detectados por receptores internos llamados propioceptores. Existen varios tipos de receptores. Los quimiorreceptores son estimulados por distintas sustancias químicas disueltas en agua o gaseosa: constituyen el sentido del gusto y del olfato. Los mecanorreceptores responden a la presión mecánica y detectan movimiento, y reaccionan ante el calor y frio. Los fotorreceptores responden ante la luz y permiten la captación de imágenes. Por último, los nocioceptores o receptores de dolor, responden a un exceso de calor o presión o a la presencia de sustancias químicas irritantes, produciendo una sensación desagradable: dolor. La recepción de estímulos la realizan generalmente los órganos de los sentidos. No obstante, hay receptores por todo el cuerpo para informar de las variaciones internas.

5

LOS CINCO SENTIDO
SENTIDOS Vista Oído Olfato Gusto Tacto ORGANOS RECEPTORES Ojo Oído Fosas Nasales Lengua /papilas gustativas) Piel ESTÍMULOS Luz Sonido Sustancias gaseosas Sustancias en disolución Táctiles

1. VISTA
Los ojo, órganos de la visión, constan de unas partes destinadas a la captación de las imágenes otras especiales en el enfoque de las mismas y en la regulación de la cantidad de la luz que entra. La captación de las imágenes es realizada por los fotorreceptores, células que se encargan de captar los estímulos luminosos y transformarlos en impulsos nerviosos. Estas células se encuentran en una capa interna del ojo, la retina, y son de dos tipos: conos y bastones. Los conos se encargan de la visión de los colores, mientras que los bastones permites diferenciar distintas intensidade3s lumínicas: luces y sombras. Los receptores están conectados por medio de sinapsis con neuronas que envían información a la corteza cerebral. Los axones de estás neuronas se agrupan y forman el nervio óptico.

6

1.2.

ANATOMIA DEL OJO

El globo ocular está formado por tres capas: esclerótica, coroides y retina. La esclerótica es la capa más externa, dura que da forma al ojo. Su parte delantera, la córnea, es transparente para que la pueda atravesar la luz. La coroides está formada por el tejido conjuntivo. Contiene vasos sanguíneos que nutren al ojo. Por delante da lugar al iris, que es la que da el calor al ojo. El iris deja una abertura, la pupila, que puede abrirse o cerrarse en función de la luz que haya. La retina es la capa en la que se encuentran los fotorreceptores. Está formada por tejido nervioso. En la parte central existe una zona, la fóvea, con una gran concentración de conos. Es la región con mayor agudeza visual. Otra parte singular es el disco óptico, por donde salen los axones que forman el nervio óptico. En esta zona no hay fotorreceptores, por lo que no se ve con ella . Por eso suele denominarse punto ciego. Por detrás de la pupila se encuentra el cristalino, un alenté que se puede deformar para enfocar correctamente la imagen en la retina, con la independencia de la distancia a la que se encuentren. El cristalino delimita dos cámaras que se encuentran rellenas de líquido. La cámara anterior , entre el cristalino y la córnea , contiene el llamado humor acuosos. La cámara posteriro, el humor vítreo. Estos fluidos contribuyen a mantener la forma del globo ocular.

7

1.3. DEFECTOS DEL OJO
 MIOPIA: La miopía se presenta cuando el ojo tiene un exceso de convergencia, es decir, la luz que entra al ojo se enfoca de manera incorrecta, haciendo que los objetos distantes aparezcan borrosos.

Para corregir la miopía basta usar unos lentes o gafas correctoras de tipo divergente, es decir, que separe más los rayos de luz que llegan de lejos, corrigiendo la fuerte convergencia del ojo.

HIPERMETROPIA: Es la mayor dificultad para ver objetos cercanos que
objetos distantes. Se presenta cuando el ojo presenta un sistema óptico con un defecto de convergencia. El foco imagen del ojo está detrás de la retina cuando está en actitud de descanso sin empezar la acomodación. Es la mayor dificultad para ver objetos cercanos que objetos distantes. 8

Se corrige con el uso de lentes convergentes, es decir, lentes que acerquen los rayos de luz antes de su entrada en el ojo.

 ASTIGMATISMO: Resulta de la deformación de la córnea o de la alteración de la curva de la lente ocular. El resultado es un visión distorsionada debido a la imposibilidad de que convergen los rayos luminosos en un solo punto de la retina. Se trata de un defecto, en general, no progresivo, que puede ser corregido mediante lentes o gafas de contacto. El astigmatismo es de origen hereditario. Además de afectar la visión, puede producir dolores de cabeza o mareos, ya que el ojo intenta compensar el defecto de la acomodación, con el consiguiente esfuerzo ocular.

9

1.4.

¿CÓMO VEMOS?
El cristalino es la lente que enfoca las imágenes. Gracias al cristalino, la imagen se proyecta nítidamente en la retina. El cristalino se abomba para enfocar las imágenes cercanas y se aplana para enfocar las más lejanas. Estas deformaciones del cristalino se logran gracias a la actuación de diminutos músculos que están anclados a sus paredes. Con la edad, esta capacidad de acomodación del cristalino disminuye. La retina recibe la imagen y la transforma en señales nerviosas. Las células de la retina son sensibles a la luz, y transforman la información luminosa en impulsos nerviosos. Los bastones captan luces y sombras, y los conos, los colores. Los conos funcionan peor si hay poca luz, por lo que de noche es difícil distinguir colores. Ambos tipos de células están conectados a neuronas, cuyos axones forman el nervio óptico. El nervio óptico transmite la información. Hay dos nervios ópticos, uno por cada ojo. Las imágenes captadas por el ojo izquierdo llegan al hemisferio derecho del cerebro; las captadas por el ojo derecho llegan al hemisferio izquierdo. El cerebro elabora la imagen definitiva. Esta imagen es estereoscópica (en relieve) gracias a que nuestra visión es binocular (dos ojos). Ello nos permite estimar distancias.

La luz entra en el ojo por la pupila. El diámetro de esta puede variar según la intensidad de la luz. De día, o en una habitación muy iluminada, las pupilas están muy cerradas, para evitar que la luz nos deslumbre. En cambio, de noche, o en habitaciones oscuras, las pupilas están muy abiertas, para que entre el máximo de luz. La reacción del iris ante los cambios en la luz es muy rápida, pero no inmediata.

10

2. EL OIDO
El oído es un complejo órgano sensorial que alberga dos sentidos: la audición y el equilibrio. Los receptores especializados en la capacidad en la captación de estímulos mecánicos, no so permiten detectar los sonidos, sino analizar la posición del cuerpo.

2.1. ANATOMIA DEL OJO

En el oído se distinguen tres partes : oído externo, oído medio, y oído interno. El oído externo comprende el pabellón auditivo y el canal auditivo externo. El pabellón auditivo es lo que denominamos popularmente oreja, y es la única parte del oído que no está protegida por el cráneo. El oído medio incluye el tímpano y la llamada cadena de huesecillos (martillo, yunque, lenticular y estribo). El oído interno está formado por los canales semicirculares y la cóclea, estructuras que albergan los receptores auditivos y los del equilibrio. De ellos parten los nervios hacia el encéfalo. El oído medio comunica con la faringe a través de un conducto, la trompa de Eustaquio. Esto nos permite que la presión se a misma a ambos lados del tímpano

11

2.2.

¿CÓMO OIMOS?

La oreja capta los sonidos y el conducto auditivo externo los transmite al interior del oído. El tímpano vibra al recibir los sonidos, suave si el sonido es débil, y más bruscamente si el sonido es fuerte.

Los huesecillos del oído interno transmiten

la vibración al laberinto, amplificando la señal. El estribo transmite la vibración al interior del laberinto. El laberinto es un conjunto de canales arrollados en espiral y rellenos de un líquido, la endolinfa. En el interior del laberinto están las células sensitivas. Son los mecanorreceptores del oído llamados células ciliares. El movimiento de sus cilios transmite un impulso nervioso a las neuronas con las que se conectan.

Captación de sonidos

Los axones de estas neuronas forman el nervio auditivo. El nervio auditivo llega al área auditiva de la corteza cerebral.

Células receptoras auditivas. Presentan unas prolongaciones (cilios) que se mueven con las ondas sonoras y captan el sonido.

12

2.3. SENTIDO DEL EQUILIBRIO
El sentido del equilibrio también reside en el oído interno. Se encarga de la percepción de la posición de la cabeza y su movimiento. Esta percepción se produce gracias a la presencia de tres conductos semicirculares orientados en las tres direcciones del espacio y que contiene en su interior un líquido denominado endolinfa. Al moverse la cabeza, el líquido se desplaza por los canales semicirculares y estimula a los receptores. Para completar la información de la posición de la cabeza, existen otras dos estructuras en el oído interno, el utrículo y el sáculo, que poseen receptores que captan la información sobre los movimientos del cuerpo y su alteración, y la envían al cerebelo. Estas informaciones se combinan con las envían los receptores de los músculos y las articulaciones para componer una imagen en el cerebelo de la posición del cuerpo y la cabeza. Dicha imagen no es física ni óptica, sino mental. Podemos saber perfectamente en que postura estamos o qué hace cualquiera de nuestras extremidades sin utilizar el sentido de la vista, en completa oscuridad o con los ojos cerrados.

13

3. SENTIDOS DEL GUSTO Y DEL OLFATO
Estos dos sentidos están muy relacionados, ya que ambos tienen que ver con la captación de Sustancias químicas. El sentido del gusto permite detectar la presencia de sustancias químicas líquidas o en disolución. Esta función la llevan a cabo quimiorreceptores (las células gustativas), los cuales se agrupan en los botones gustativos de la lengua. Existen cuatro sabores puros (dulce, amargo, salado y ácido) y la lengua posee papilas especializadas en la captación de los mismos. El principal órgano del gusto es la lengua. Está constituida por músculos que le permiten realizar variados movimientos, y recubierta por una mucosa. La cara superior de la lengua aloja unos receptores, que se presentan como pequeñas estructuras abultadas llamadas papilas gustativas.

En un adulto pueden llegar a haber 9.000 botones gustativos, distribuidos principalmente, en la punta, los lados y la base de la lengua. Las papilas se especializan en cuatro sensaciones o gustos básicos: dulce, ácido, salado y amargo. La punta es muy sensible a las sustancias dulces y saladas; los lados, a las ácidas, y el sector posterior a las amargas. La sensación del sabor es producida por distintos grados de combinaciones de esas impresiones o efectos básicos.

14

El sentido del olfato permite detectar sustancias químicas en el aire. Estas sustancias estimulan quimiorreceptores localizados en la pituitaria amarilla, en la parte superior de las fosas nasales. Los quimiorreceptores de las fosas nasales son neuronas que reaccionan frente a diversas sustancias volátiles transportadas por el aire. El nervio olfatorio es el que transmite las sensaciones olfativas al cerebro.

15

En los seres humanos este sentido no está tan desarrollado. Sin embargo, poseen entre 10 y 20 millones de células que recogen los olores que exhalan las cosas y que les permite distinguir entre 2000 y 4000 clases de olores diferentes. La intercomunicación entre la nariz y la boca favorece la existencia de una relación entre olfato y gusto. En el caso del gusto se trata de sustancias que se disuelven en la boca; en cambio, las partículas olorosas son sustancias dispersas en el aire, cuyas moléculas se adhieren a la mucosa nasal.

4. EL TACTO
A través de la piel recibimos distintas sensaciones (temperatura, textura, suavidad, presión). Estas sensaciones nos informan con bastante precisión sobre las características, propiedades y condiciones de los objetos que tocamos; sobre su textura, si están fríos o calientes, si son blandos o duros, etc. Este conjunto de sensaciones es lo que denominamos tacto. En realidad, lo que percibimos al tocar los objetos no son sensaciones individuales, sino la combinación de informaciones procedentes de tres tipos de receptores: termorreceptores, mecanorreceptores y receptores del dolor. Estos se encuentran distribuidos por toda la piel y, conjuntamente, constituyen el sentido del tacto. Los termorreceptores detectan los cambios de temperatura. Los mecanorreceptores perciben los de presión. Los receptores del dolor reaccionan ante estímulos térmicos o mecánicos lo suficientemente fuertes como para dañar la piel.

16

BIBLIOGRAFIA

– Biología Tomo 01 – Ciencia Naturales 3 – La Enciclopedia Del Estudiante 01 Ciencias de la Vida
SANTILLANA

– Mi primera Gran Enciclopedia Visual Educativa
– http://www.lopezdemendoza.es/desc/biologia/ranimal.pdf

– http://kokemj.webcindario.com/apuntes%20eso/FUNCION%20RELACION.pdf

– http://paramera.files.wordpress.com/2012/10/funcion-de-relacic3b3n.pdf

17