El Príncipe - Nicolás Maquiavelo ¿Es real que el fin justifica los medios?

, Nicolás Maquiavelo, escritor y filosofo italiano del siglo XVI lo afirma y argumenta sólida e históricamente con su obra "El Príncipe", en la que analiza la vida política de un príncipe, desde que intenta conseguir el poder, hasta las acciones necesarias que tomará para no perderlo. Teniendo en cuenta que se escribió en un contexto muy distinto al nuestro, es sorprendente como en la siguiente síntesis observaremos la facilidad para encontrar semejanzas entre la realidad de Maquiavelo y la nuestra. Para empezar, hay que saber que todos los estados, todas las dominaciones que han ejercido y ejercen soberanía sobre los hombres, han sido y son repúblicas o principados. Los principados se pueden adquirir por herencia, por armas propias, por armas ajenas, por suerte o por virtud. Muchos problemas tendrá un príncipe, pero previniéndolos a tiempo se pueden remediar con facilidad, si se espera que progresen, la medicina llegará tarde, pues la enfermedad se ha vuelto incurable. Si se ignora un problema por desconocerlo, con el tiempo se vuelve fácil de conocer, pero difícil de curar. Un primer ejemplo de un mal príncipe fue Luis, quien cometió cinco faltas: aniquiló a los débiles, aumentó el poder de un poderoso de Italia, introdujo en ella a un extranjero más poderoso, no se estableció en el territorio conquistado y no fundó colonias. Es difícil llegar y atacar sin antes ver la situación, por ejemplo, quien piense en atacar al Turco debe reflexionar antes en que encontrará a un estado unido, que confía más en sus propias fuerzas que en las intrigas ajenas. Pero una vez vencido y derrotado de manera que no pueda rehacer sus ejércitos, ya no hay que temer sino a la familia del príncipe, y extinguida ésta, no queda nadie que signifique peligro, pues nadie goza de tal crédito en el pueblo. Por el contrario, en los reinos organizados como el de Francia, donde, si te atraes a algunos de los nobles, que siempre existen descontentos, pueden abrirte el camino y facilitarte la conquista, pero si quieres mantenerla, tropezarás después con infinitas dificultades y tendrás que luchar contra los que te han ayudado y contra los que has oprimido. No bastará que extermines la raza del príncipe. Pues bien no depende de la poca o mucha virtud del conquistador, sino de la naturaleza de lo conquistado. Hay tres modos de conservar un estado que, antes de ser adquirido, estaba acostumbrado a regirse por sus propias leyes y a vivir en libertad: primero,

En las repúblicas. dejarlo regir por sus leyes. o si pueden imponerla por la fuerza. Y dado que el hecho de que un hombre se convierta de la nada en príncipe presupone necesariamente talento o suerte. Teseo y otros. Descubriremos que no se lo deben a la fortuna sino al haberse encontrado en la ocasión propicia y a la forma conveniente de manejarla. si necesitan recurrir a la súplica para realizar su obra. Pues el innovador se transforma en enemigo de todos los que se beneficiaban con las leyes antiguas. ya que han vivido siempre como simples ciudadanos. No saben porque. los más ilustres han sido Moisés. obligarlo a pagar un tributo y establecer un gobierno compuesto por un corto número de personas. vencer por la fuerza o por el fraude. después. magnánimo y . o si dependen de otros. para que se encargue de velar por la conquista. conquistar amigos. gracias a que los habitantes están habituados a obedecer y no tienen a quién. cuando éste muere y su linaje queda vacante. hacerse amar o temer de los habitantes. sin embargo el medio seguro es destruirla. si no son hombres de talento y virtudes superiores. No hay nada más difícil ni más peligroso. un príncipe puede fácilmente conquistarlas y retenerlas. donde hay un príncipe nuevo. es de creer que de cualquier manera se encontrará con dificultades. reemplazar con nuevas las leyes antiguas. radicarse en él y por último. Los principados de nueva creación. Porque para conservar una ciudad acostumbrada a vivir libre hay que hacerla gobernar por sus mismos ciudadanos. y no se ponen de acuerdo para elegir a uno de entre ellos. El príncipe nuevo que crea necesario defenderse de enemigos. ni saben vivir en libertad. más odio. es decir. En el primer caso. y por último tampoco se deciden a tomar las armas contra el invasor. fracasan siempre. Los que sólo por la suerte se convierten en príncipes poco esfuerzo necesitan para llegar a serlo. Rómulo. matar a los que puedan perjudicarlo. que el introducir nuevas leyes. respetar y obedecer por los soldados. pero cuando sólo dependen de sí mismos y pueden actuar con la ayuda de la fuerza. ser severo y amable. Si las ciudades están acostumbradas a vivir bajo un príncipe. Es preciso ver si esos innovadores lo son por sí mismos. más ansias de venganza.destruirlo. es seguro que desconocerán el arte del mando. sino por sus virtudes. Entre ellos. Aquellos que no se convirtieron en príncipes por el azar. en cambio. y no saben ni pueden conservar aquella dignidad. hay más vida. Ciro. Estos príncipes no se sostienen sino por la voluntad y la fortuna de quienes los elevaron. son más o menos difíciles de conservar según que sea más o menos hábil el príncipe que los adquiere. entonces rara vez dejan lograrlo. pero no se mantienen sino con muchísimo.

liberal. será un príncipe digno de ser recordado. hay pocos que quieran acudir en su ayuda. durante el año que gobernó. se ve siempre obligado a estar alerta con el cuchillo en la mano. En tiempos adversos. un príncipe hábil debe hallar una manera por la cual sus ciudadanos siempre y en toda ocasión tengan necesidad del estado y de él. al no verse en esa necesidad. Es una necesidad para el príncipe vivir siempre con el mismo pueblo. conservar la amistad de reyes y príncipes de modo que lo favorezcan de buen grado o lo ataquen con recelos. mercenarias. Por ello. porque en la prosperidad le honrarán y en la adversidad no son de temer. hieran menos. o por abundancia de hombres o de dinero. todo usurpador debe reflexionar sobre los crímenes que le es preciso cometer. es señal de que piensan más en sí mismos que en ti. se preocupó por reforzar su poder con nuevas leyes civiles y militares. pueden levantar un ejército respetable y presentar batalla a quien quiera que se atreva a atacarlos. porque no tienen disciplina. Y esta experiencia es tanto más peligrosa cuanto que no puede intentarse sino una vez. . y de ellos se debe cuidar el príncipe y temerles. disolver las milicias infieles. Pues no puede reputarse por fácil el asalto a alguien que tiene su ciudad bien fortificada y no es odiado por el pueblo. mientras que los beneficios deben proporcionarse poco a poco. Oliverotto se hizo nombrar jefe y ya muertos todos los que hubieran podido significar un peligro para él. pero cuando no se unen sino por cálculo y por ambición. de manera que. pero no con los mismos nobles. auxiliares o mixtas. pueda conquistar a los hombres a fuerza de beneficios. Las tropas con que un príncipe defiende sus estados son propias. no sólo estuvo seguro sino que se hizo temer por todos los vecinos. durando menos. crear nuevas. Y así le serán siempre fieles. Las ofensas deben inferirse de una sola vez para que. cuando el estado tiene necesidad de los ciudadanos. Las mercenarias y auxiliares son inútiles y peligrosas ya que son ambiciosos. desleales. valientes entre los amigos. Al apoderarse de un estado. Son capaces de poder sostenerse por sí mismos a los que. Quien procede de otra manera. a fin de que se saboreen mejor. deberá servirse en especial de aquellos que son de buen criterio. para que no tenga que renovarlos día a día y. pero cobardes cuando se encuentran frente a los enemigos. por miedo o por haber sido mal aconsejado. y ejecutarlos todos a la vez.

con la fuerza. que. incurrir en el de ladrón injusto. un ciudadano. lo cual puede hacer de dos modos: con la acción y con el estudio. ver cómo se han conducido en la guerra. simuladores. Y. y asimismo serlo efectivamente. La mayoría de los hombres. Hay dos maneras de combatir: una. recto y religioso. útil.Un principado o una república deben tener sus milicias propias. A veces. Mientras les haces bien. analizar el por qué de sus victorias y derrotas. y en las repúblicas. con las leyes. Pero como a menudo la primera no basta. examinar las acciones de los hombres ilustres. Un príncipe debe saber entonces comportarse como bestia y como hombre. Está bien mostrarse piadoso. debe. pero es indispensable que aparente poseerlas. en cuanto al ejercicio de la mente. viven contentos es entonces que un príncipe debe temer dos cosas: en el . y si es capaz para el puesto. Un príncipe no debe preocuparse porque lo acusen de cruel. y el aparentar tenerlas. El tenerlas y practicarlas siempre es perjudicial. sin embargo. fiel. Un príncipe jamás debe dejar de ocuparse del arte militar. De los hombres se puede decir que son ingratos. por ganar fama de pródigo. La experiencia enseña que sólo los príncipes y repúblicas armadas pueden hacer grandes progresos. Es más prudente ser reconocido como tacaño que implica una vergüenza sin odio. En lo que atañe a la acción. el príncipe debe estudiar la Historia. cobardes ante el peligro y ávidos de lucro. humano. No es preciso que un príncipe posea todas las virtudes que se mencionan. y lo que parece vicio sólo acaba por traer el bienestar y la seguridad. el príncipe debe dirigir las milicias en persona y hacer el oficio de capitán. que en un principado. siempre y cuando su crueldad tenga por objeto el mantener unidos y fieles a los súbditos. lo que parece virtud es causa de ruina. además de ejercitar y tener bien organizadas sus tropas. que implica una vergüenza con odio. es forzoso recurrir a la segunda. deben cuidarse de emplear mal esta clemencia. Y si el ciudadano nombrado no es apto. sujetarlo por medio de leyes. se lo debe cambiar. mientras no se ven privados de sus bienes y de su honor. son completamente tuyos pero cuando la necesidad se presenta se rebelan. y durante los tiempos de paz debe ejercitarse más que en los de guerra. pero se debe estar dispuesto a irse al otro extremo si ello fuera necesario. dedicarse constantemente a la caza con el doble objeto de acostumbrar el cuerpo a las fatigas y de conocer la naturaleza. Todos los príncipes deben desear ser tenidos por clementes y no por crueles. otra. volubles.

. Para conocer a un ministro hay que ver si piensa más en él que en su trabajo y que en todo no busca sino su provecho.interior. la amenaza intervencionista de potencias y grupos militares extranjeros. Un príncipe nunca debe aliarse con otro más poderoso para atacar a terceros. que se le revelen los súbditos y en el exterior. se encontrará que estos príncipes faltaron en lo que se refiere a las armas. siendo la guerra su negocio y su primo motivo. Italia se encuentra dividida entre el poder de la Iglesia católica. lo cual es. inexacto. y que el que lo tuvo por amigo no supo asegurarse de los nobles. El Príncipe: reflexiones sobre el método y los principios políticos de Maquiavelo Eduardo José Torres Maldonado* Introducción Suele atribuirse a Niccoló di Bernardo del Machiavelli. Finalmente se examina el comportamiento de los príncipes de Italia que en esos tiempos perdieron sus estados. Es común también encontrar estudios o ediciones de El Príncipe de Nicolás Maquiavelo sin que ambos consideren con mayor detenimiento y profundidad su biografía. la frase “el fin justifica los medios”. y algunos gobernantes famosos como Napoleón Bonaparte se han detenido a hacer comentarios sobre la obra mencionada. así como las diversas obras de Maquiavelo. que le ataquen las potencias extranjeras. los grandes príncipes y señores feudales. Pues bien no todo es suerte y es preciso tener un ejército preparado. como el rey de Nápoles. Después se verá que unos tuvieron al pueblo por enemigo. la congruencia necesaria entre teoría y praxis política de Maquiavelo. y el desarrollo de una reflexión crítica sobre el método y los principios políticos de la obra De Principatibus. sino en el príncipe. en primer lugar si se toman todas las "reglas" expuestas. Diversos autores y personajes políticos se han ocupado del estudio de El Príncipe. Breves reflexiones sobre el contexto de El Príncipe Debe hacerse notar que Maquiavelo escribe en un tiempo todavía medieval. y la utilización indiscriminada de ejércitos de mercenarios que. los príncipes deben hacer lo posible por no quedar a disposición de otros. Porque el que tiene en sus manos el estado de otro jamás debe pensar en sí mismo. también. estamos en presencia de un ministro que nunca será bueno y en quien el príncipe nunca podrá confiar. el duque de Milán y algunos otros. cosmovisión y contexto histórico. al menos. Importante materia de estudio es.30 ofertaban sus armas y habilidades al mejor postor. mejor conocido como Nicolás Maquiavelo.

pero pensando un poco en esa época. y decidido. El poder de la fortuna ¿Existe un destino? Si la respuesta es positiva ¿tendrán acaso la fortuna. se puede decir que es justificable hasta cierto punto. Asimismo. La fortuna. además. para perseguir y con. cambiar. toda vez que el odio −y no sólo las armas− derrumba cualquier fortaleza o muralla. algún poder sobre el destino humano? Una vez más. en la resolución de los avatares y conflictos humanos. La importancia de evitar ser odiado Nicolás Maquiavelo formula diversos consejos al Príncipe.Maquiavelo partía de la concepción clásica revelada en la sentencia homo hominis lupus. convencimiento y bienestar de la nobleza. Azcapotzalco www. El Príncipe debe cumplir con su deber y evitar privar de sus bienes y. Las ideas expuestas por Maquiavelo me llegaron a sonar ilógicas o muy extremas. Debe evitar todas aquellas cosas o actividades que le hagan ganar el desprecio o el odio. y Dios. Debe asimismo. si lo anterior es cierto ¿puede y debe el ser humano esforzarse para influir. y tenía una mayor confianza en que las virtudes humanas podrían florecer y fructificar a través de la celebración y cumplimiento de un “buen Con. los mejor adecuados. ínclita e implícita del ser humano. hay una frontal contraposición de visiones acerca de la naturaleza humana entre Juan Jacobo Rousseau y Maquiavelo. definido. un punto crucial también de una inteligente gestión gubernamental es el relativo a la satisfacción. además de avituallarse apropiadamente. . Para evitar ser odiado. o forjar aún así su propio destino?.seguir los intereses políticos del Príncipe. encaminados a evitar ser odiado. representa 50 por ciento. El otro 50 por ciento depende exclusivamente de la voluntad del hombre. cultivar un carácter firme. toda vez que Rousseau hablaba del “buen salvaje”. a sus súbditos. según Maquiavelo.pdf Fue de mi gran sorpresa el haber leído esta publicación. deberá recurrir al panem et cirsensem: el pueblo deberá estar contento y tener diversiones.uam. Torres Maldonado entre muchas cosas explica cada tema encontrado en "El Príncipe" y hace alusión a las personas que han leído y comentado el libro como. Universidad Autónoma Metropolitana. aproximadamente. ya que hay momentos en los que. al leer El Príncipe.trato Social” Utilizar los medios disponibles y adecuados: para conseguir sus intereses Maquiavelo recomienda en diferentes partes de su obra El Príncipe.mx/publicaciones/alegatos/pdfs/67/74-04. En este sentido.azc. pude confundir el contexto del Maquiavelo al escribir su obra con el presente. Quizás es de la suma de estas diversas recomendaciones que surge la creencia vox populi de que Maquiavelo elaboró la conseja “el fin justifica los medios”. que le gane el respeto y el aprecio del pueblo. especialmente de su honra. que se utilicen los mejores medios. los más disponibles. que destacaba la maldad natural.

de tal modo que ni los hombres más prudentes pueden modificarlas" . Pues como Aristóteles lo mencionó. a su sombra. Finalmente. el fin no justifica los medios en realidad. es de suma importancia tomarse en cuenta. etc. pero observando bien. el hombre es un animal político y como tal debe organizarse en grupos y optar por el bien de todos.Napoleón Bonaparte. cuando comprueban que no pueden resistir al pueblo. Lo que me lleva a la conclusión de que nuestros tiempos son muy diferentes. Lo más importante. para poder. A mi punto de vista. analizar y meditar estos cinco fragmentos del Libro: "Para evitar una guerra nunca se debe dejar que un desorden siga su curso" "Los hombres siguen casi siempre el camino abierto por otros y se empeñan en imitar las acciones de los demás" "Los nobles. dar rienda suelta a sus apetitos" "No es victoria verdadera la que se obtiene con armas ajenas" "Muchos creen y han creído que las cosas del mundo están regidas por la fortuna y por Dios. creo vale la pena rescatar. existen personas con cargos políticos importantes que no piensan así actualmente. y eso es algo preocupante. concentran toda la autoridad en uno de ellos y lo hacen príncipe. Hitler. sin embargo. y con lo que concuerdo totalmente es con el hecho de que la política no puede ser tratada o intentada explicar en su totalidad desde el punto de vista Maquiavélico.