Dominantes secundarias – Modulación

La dominante es una función que se forma sobre el acorde de quinto grado de una tonalidad. Así, por ejemplo, la dominante de Do mayor será Sol-Si-Re. Estamos trabajando con los acordes de dominante en Perfecto Mayor, lo que supone que siempre incluyen la sensible de la tonalidad en la tercera del acorde, por lo que, en los modos menores, el acorde de Dominante tendrá la tercera alterada medio tono ascendente para lograr la sensible (en el ejemplo de Re menor, por ejemplo, el acorde de dominante será La-Do#-Mi). Los acordes de dominante son los más importantes de la tonalidad a parte del de tónica. De hecho, la tensión tonal creada por la sucesión de Dominante-Tónica es la que nos otorga la certeza de una tonalidad, siendo esta sucesión conocida como Cadencia Perfecta, de carácter conclusivo. Por tanto, estas dos funciones (Dominante y Tónica) serán fundamentales en nuestro estudio de la armonía. Cualquier nota es dominante de alguien, así por ejemplo, Do es dominante de Fa, Sol de Do, Re de Sol, etc. La serie de quintas nos indica las diferentes relaciones de Dominante, puesto que la nota sobre la que se forma dicho acorde se encuentra a una quinta justa de la tónica. Por lo tanto, al encontrarnos con un acorde Perfecto Mayor, podremos considerar siempre que una posible función del mismo sea el de Dominante de alguien, aun no siendo la dominante de la tonalidad principal en la que nos encontremos. De esa manera obtenemos el concepto de Dominantes Secundarias. Una Dominante Secundaria es un acorde que cumple la función de Dominante, no siendo la Tónica a la que se dirige la de la tonalidad en la que se da. Por ejemplo, el acorde de Re-Fa#-La es un acorde de Dominante de Sol. Sin embargo, si nos encontramos ese acorde dentro de la tonalidad de Do mayor, no podemos decir que es la Dominante Principal, pues ésta es Sol-Si-Re, sino que es la Dominante de Sol, en este caso, la Dominante de la Dominante, o Quinto del Quinto, que cifraremos V/V.

Ejemplos de Quinto del Quinto en Do mayor y La menor. Ampliar imagen para ver mejor. De esta misma manera, podemos desarrollar los acordes de Dominante Secundarias, como el Quinto del Cuarto (V/IV), que sería el propio acorde de tónica sin alterar en los modos mayores, y alterando la tercera en los modos menores para ser Perfecto Mayor e incluir la sensible. Podemos, de la misma manera, utilizar la Séptima de Dominante en las Dominantes secundarias, como se puede ver en el ejemplo siguiente. De esta manera, afianzamos más el carácter de Dominante.

Ampliar imagen para ver mejor. Si buscamos la dominante de Re. puesto que obtenemos una relación de Dominante-Tónica que es ajena a la propia tonalidad. queremos modular de Do mayor a Re mayor. aunque se pueden usar simplemente para hacer giros armónicos que proporcionen algo de sorpresa dentro del ámbito tonal determinado por la tonalidad de la obra. . pudiendo utilizarlo como acorde modulatorio. por ejemplo.Giro Armónico utilizando el acorde de V/IV. La-Do-Mi. se convierte de esta manera en la Dominante de Re. su utilidad se extiende también a la modulación. pero el sexto grado de la misma. encontramos el acorde de La-Do#-Mi. Ampliar imagen para ver mejor. Ejemplo de modulación por Dominantes Secundarias: de Do mayor a Re mayor utilizando el acorde de V/II. Si. Estos acordes nos resultan útiles para crear tensiones tonales en las obras. Dicho acorde no existe como tal en la tonalidad de Do mayor. Por ello. podremos utilizar una Dominante Secundaria. La-Do#-Mi. alterado en su tercera.