Lucero Sainz Jesús Alejandro

Comentario a la película “Juicio a Dios” La primera vez que observé esta película –hace como un año- provocó en mí una multitud de dudas, de las cuales algunas quedan irresolutas. Dentro de estas cuestiones, la más inquietante es la del problema del mal. He aquí, pues, lo que considero el punto focal de toda la película. En efecto, el mal es una realidad existencial que afecta notablemente el libre desenvolvimiento de todo lo existente. San Agustín ha definido el mal como privación del bien1. Puesto que todo lo que existe como realidad positiva es bueno, el mal no puede ser más que una privación, la privación de un bien, y no puede encontrarse sino en una cosa buena, cuando a ésta llegan a faltarle la medida, la forma o el orden. Es precisamente Agustín el pensador que más se esforzó por integrar la realidad del mal en un discurso teórico consistente con los dogmas centrales del cristianismo. Para él no cabe afirmar que Dios haya hecho el mal, pues él es infinitamente bueno. Además, puesto que el mal no tiene ser propio, no tiene necesidad de causa propia. Y esto es cierto tanto en el mal natural como en lo que respecta al mal moral. La voluntad que conduce al mal es buena en sí misma. Por su movimiento natural se dirige al bien bajo el impulso divino. Dios no es, pues, el autor de sus desviaciones, cuya causa hay que buscar en ella misma, no por la búsqueda positiva del mal, sino por la de lo menos bueno, que la tienta. El mal, aquí, no tiene causa eficiente, sino deficiente, puesto que el mal en sí mismo no es un efecto, sino un defecto. El mal, así, se urde en el universo, pero como un resultado, no como un fin, en la medida en que no es jamás querido por sí mismo. Dios, pues, no es causa deficiente que origine privaciones de ser. En todas sus especulaciones, Santo Tomás tiene extremo cuidado de exonerar por entero a la Causa primera. Todo emana de ella bajo el aspecto del bien, porque Dios está en todo y en todas partes es causa del ser. El no-ser que llamamos mal no se remonta, pues, al primer principio, por tanto, no hay causa primera del mal. Ahora bien, Dios, al crear naturalezas diversas, con el fin de prodigar diferencias entitativas máximas, permite que exista el mal, indirectamente requerido para la perfección del universo, en el cual muchas naturalezas son privadas de su ser para dar paso a otras. Todas las creaturas, en su interacción, dan lugar a privaciones de ser2.

1 2

AGUSTÍN, Confesiones III, 7, 12 Cfr. TOMÁS DE AQUINO, De Malo

que había sido realizado en tiempos antiguos con el pueblo de Israel. donde se queda la reflexión de la película: los defectos propiciados por el mal en el mundo son experimentados patentemente por la realidad misma de todo lo existente. por callar ante el abuso nazi. por . El mal priva a todo un microcosmos de su plena realización. tan “teodiceaco”. considero que esa justificación es ilícita e injusta porque no toma en cuenta la particularidad de la persona. terriblemente aniquiladora y asombrosamente eficiente en lo que se refiere al exterminio sistemático de personas. de modo que cualquier justificación ante este misterio resulte insuficiente para que satisfaga al hombre.justificaría la eliminación sistemática de millones de judíos? A tales preguntas no se tuvo otra respuesta más que decir que Adonai era culpable: por permanecer indiferente. por parte de Dios. en específico. en esa situación tan abrumadora? Cierto. ¿será suficiente para dar razón del sufrimiento en el mundo? En específico. estamos en esta terrible situación? ¿Por qué Dios permitiría tanta maldad en un solo lugar? ¿Qué delito – en caso de haberlo. La pregunta que acuciaba a estos judíos que estaban en el campo de concentración más horrible que hubiera existido en la historia de la humanidad –Auschwitz. Auschwitz es la plasmación de la razón instrumental promovida por la modernidad. atenta contra todo un universo de posibilidades que vale por sí mismo. por la persona humana. No obstante. tras todo este rollo tan metafísico.Lucero Sainz Jesús Alejandro Pero. si somos el pueblo de Adonai.es: ¿Por qué. su capacidad. porque es único e irrepetible. ha marcado la historia de la humanidad y. el juicio gira en torno a la violación del pacto. a la vez. En lo personal. para ésta. Por su parte. ¿Cómo decirle a alguien que su ser querido murió para la plena realización de la “máquina ordenada del universo”? ¿Cómo justificar el valor del sacrificio a una persona que lo ha perdido todo? ¿Incurriremos en las argumentaciones racionalistas de los amigos de Job o mejor optaremos por una asombrada contemplación ante el misterio de Dios y el mal en el mundo? Creo que es en esto último. sobre todo. el mal y Dios representan un punto de reflexión que sobrepasa los límites de su razón. donde el mal sería una realidad permitida por Dios con el fin de obtener un bien mayor. podría tratar de justificar el Holocausto desde una perspectiva ontologicista. ¿hubiera sido suficiente para justificar el Holocausto? ¿Qué le hubieran hecho los judíos de la película a quien hablara de tal forma? ¿Acaso no habló así el rabino que defendía tenazmente el plan de Dios para el pueblo de Israel. en el ámbito de la Segunda Guerra Mundial.

. inicia la posmodernidad. de la reflexión filosófica. científica. teológica. Con Auschwitz.Lucero Sainz Jesús Alejandro tanto. etc. según Lyotard.