Primero tenemos que encontrar la derivada primera. Tomemos como ejemplo el primer caso f(x)= x3 - 3x + 2. Su derivada primera es f'(x)=3x2 + 3.

Al igualarla a cero y despejar sus raíces, nos encontramos con que la derivada primera se hace cero para x=1 y x=-1. Estos son puntos críticos. Vamos ahora a calcular la derivada segunda: f''(x)=6x. Evaluando la derivada segunda en x=1, obtenemos 6, un valor positivo. Quiere decir que estamos en presencia de un mínimo. En cambio cuando evaluamos en la derivada segunda a x=-1 obtenemos -6, un valor negativo, lo que implica un máximo. Por lo tanto la función tiene un mínimo relativo en x=1 y un máximo relativo en x=-1. En el caso de que al evaluar las raíces de la derivada primera en la derivada segunda encontráramos que el valor arrojado es cero, deberíamos seguir derivando y evaluando hasta encontrar una derivada para la cual la valoración de las raíces de la derivada primera fuera distinta de cero. En caso de que esta derivada fuera de orden par (segunda, cuarta, sexta, etc.) estamos hablando de máximos o mínimos. En caso de ser de orden impar (tercera, quinta, séptima, etc.) estamos en presencia de puntos de inflexión a tangente horizontal.