República Bolivariana de Venezuela Ministerio del Poder Popular para la Defensa Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada

Maracaibo-Edo. Zulia Área: Defensa Integral VI Profesor: General José Fuentes

Elaborado por: Ángela Parraga Lenis Nathali Díaz Eyeris Guerrero Enyerlin Villalobos Naiveth Martínez Johana Espinoza José Moran Ruth Agudelo Aura Hernández Sección: 06-IPE-D01 Maracaibo, 14 de Diciembre de 2013

Índice I. II. Introducción Contenido

1. Antecedentes 2. Asamblea Constituyente: 2.1 La Asamblea Constituyente y los Poderes Constituidos 2.2 La Convocatoria de la Asamblea Constituyente 2.3 La Integración de la Asamblea Constituyente 2.4 Cronología y Agenda de la Asamblea Constituyente 2.5 La Asamblea Constituyente como Instrumento de Participación 2.6 Viabilidad de la Convocatoria de la Asamblea Constituyente 2.7 Significación del Referéndum Consultivo 3. Desarrollo del Proceso: 3.1 Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela de 1999 3.2 Precedentes 3.3 Elecciones 3.4 Conformación 3.5 Constitución 1999 4. Consecuencias 4.1 Aspectos Positivos 4.2 Aspectos Negativos III. IV. V. Conclusión Bibliografía Referencias Bibliográficas

Introducción

Antecedentes Una Asamblea Constituyente, como resulta del significado propio de las palabras, es un congreso de representantes convocado con el objeto de constituir un Estado, es decir, establecer la organización política de una sociedad dada, en un territorio determinado. En este sentido estricto, en Venezuela, en realidad, hemos tenido sólo dos Asambleas Constituyentes: el Congreso General de 1811 reunido en Caracas con el objeto de constituir el Estado venezolano independiente de la Corona Española con la sanción de la Constitución Federal para los Estados de Venezuela 21-12-1811; y el Congreso Constituyente convocado en Valencia, en 1830 por el General Páez, para constituir el Estado venezolano separado de la Gran Colombia y la sanción de la Constitución del Estado venezolano (22-9-1830). Con ello se inició el primer período de nuestra historia política: el del Estado Semicentralizado (1811-1864). Una vez, constituido el Estado venezolano independiente y autónomo, a partir de 1830, ha habido Asambleas Constituyentes pero no en el sentido estricto de "constituir" un Estado, sino de reconstituir el sistema político y reformar la Constitución, lo que en toda nuestra historia política siempre ha ocurrido después de una ruptura de hilo constitucional. En efecto, la Constitución de 1830 fue reformada por el Congreso conforme al procedimiento previsto en la misma (art. 227) en 1857. Posteriormente, como consecuencia del golpe de Estado contra el gobierno del Presidente Monagas, con la denominada Revolución de Marzo de 1858 comandada por Julián Castro, se convocó a una Gran Convención Nacional reunida en Valencia que sancionó la Constitución de 31-12- 1858. Luego de la anulación de dicha Constitución de 1858 por José Antonio Páez en 1862, y de las Guerras Federales, la Asamblea Constituyente reunida en Caracas en 1864, sancionó la Constitución de los Estados Unidos de Venezuela (13-4-64), con la cual se inició el segundo período constitucional de Venezuela, el del Estado Federal (1864-1901). Después de múltiples vicisitudes políticas que afectaron la vigencia de la Constitución de 1864 como la Revolución Azul de 1868 comandada por José Tadeo Monagas y la Revolución de Abril de 1870, comandada por Antonio Guzmán Blanco; conforme a sus normas (art. 122) el Congreso modificó, en 1874, la Constitución de 1864. Igual sucedió después de la Revolución Reivindicadora comandada por Guzmán Blanco en 1879, correspondiendo al Congreso modificar de nuevo, en 1881, la Constitución de los Estados Unidos de Venezuela (27-4- 1881).

El Congreso volvió a reformar la Constitución de 1864 (conforme al artículo 118 de la reforma de 1881), en 1891, y luego de la Revolución Legalista de 1892 comandada por Joaquín Crespo, se convocó una Asamblea Nacional Constituyente que se reunió en Caracas en 1893, que sancionó la Constitución de los Estados Unidos de Venezuela de 1893 (21-6-93). Luego de la Revolución Liberal Restauradora comandada por Cipriano Castro en 1899, en 1900 se convocó una Asamblea Nacional Constituyente que sancionó la Constitución de 1901 (29-3-01), con lo que se inició el tercer período constitucional de Venezuela, el del Estado Centralizado Autocrático (1901-1945) Después de la Revolución Reivindicadora comandada por Manuel Antonio Matos, y del triunfo militar de Gómez contra los caudillos liberales, en 1904 el Congreso asumió las funciones, facultades y derechos que corresponden al Poder Constituyente, y sancionó la Constitución de 1904. Después de la definitiva asunción del poder por Gómez y el exilio de Castro, conforme la preveía la Constitución de 1904 (art. 127) el Congreso enmendó, la Constitución en 1909. La consolidación de Gómez en el poder originó la convocatoria de un Congreso de Diputados Plenipotenciarios que promulgó un Estatuto Constitucional Provisorio de 1914 y luego sancionó la Constitución de 1914 (19-6-14). Dicha Constitución, como lo establecía su texto, (art. 130), fue enmendada o reformada en varias ocasiones durante el régimen de Gómez, en 1922, 1925, 1928, 1929 y 1931. Luego de la muerte de Gómez, en diciembre de 1935, la Constitución fue objeto de otras reformas por el Congreso, en 1936 (20-736) durante el gobierno de López Contreras y en 1945, durante el gobierno de Medina Angarita (5-5-45). El 18 de Octubre de 1945 estalló la Revolución de Octubre comandada por militares y el Partido Acción Democrática, iniciándose en esta forma el cuarto de los períodos políticos de nuestra historia el del Estado Democrático Centralizado. La Junta Revolucionaria de Gobierno convocó en 1946 la elección de una Asamblea Constituyente que se reunió en Caracas y sancionó la Constitución de 1947 (5-7-47). El 24 de noviembre de 1948 se produjo un golpe de Estado contra el gobierno del Presidente Gallegos, disponiendo la Junta Militar en el Acta de Constitución del Gobierno Provisorio la aplicación de la Constitución de 1936, reformada en 1945. En 1953 se eligió una Asamblea Constituyente de los Estados Unidos de Venezuela, que sancionó la Constitución de 1953 (15-4-53).

Luego de un nuevo golpe de Estado, en 1958, la Junta Militar y la subsiguiente Junta de Gobierno asumieron el poder continuando en aplicación la Constitución de 1953, hasta que el Congreso electo en 1958, conforme a dicho texto (art. 140 y sigts.), reformó totalmente la Constitución, sancionando la Constitución del 23-1-61, que tuvo como modelo la de 1947 y que está actualmente en vigencia. Del panorama histórico antes descrito, resulta que después de las dos iniciales Asambleas constituyentes del Estado venezolano independiente (1811) y autónomo (1830), que dieron inicio al primer período político de nuestra historia la del Estado Semicentralizado (1811-1864); todas las Asambleas Constituyentes posteriores fueron consecuencia de golpes de Estado o Revoluciones. Así sucedió con la Asamblea Constituyente de 1858, dentro de dicho primer período histórico, que concluyó con las Guerras Federales (1858-1863). Como resultado de estas guerras, se celebró la Asamblea Constituyente de 1864 que dio inicio al segundo período de nuestra historia política que fue la del Estado Federal (1864-1901). En ese período, luego de la Revolución Legalista de 1892 se celebró la Asamblea Constituyente de 1893, concluyendo el período con la Revolución Liberal Restauradora (1899). Como resultado de esa Revolución, se dio inicio al tercer período histórico de la vida política venezolana, la del Estado Autocrático Centralizado, con la Asamblea Constituyente de 1901. En ese período histórico, en 1904 el Congreso asumió el Poder Constituyente reformando la Constitución, concluyendo dicho período con la Revolución de Octubre de 1945. Como resultado de esta Revolución, se inició el cuarto período de nuestra historia política, el del actual Estado Democrático Centralizado con la Asamblea Constituyente de 1947, y la reconstitución del sistema político con la Revolución Democrática de 1958. Con la derrota y caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en 1958, se empieza a consolidar la Democracia Representativa en Venezuela conducida por los partidos políticos firmantes del "Pacto de Punto Fijo", quienes elaboraron una Constitución aprobada en 1961, este nuevo sistema de gobierno fue un gran ejemplo de construcción de democracia y estabilidad en la región, pero al transcurrir las décadas su dirigencia política se fue corrompiendo de forma descarada, marginando y sumiendo a gran parte de la población en la pobreza y a finales de los 80 se fue aplicando políticas neoliberales que ocasionaron fuertes protestas en el denominado "caracazo".

Todo este periodo democrático signado por la actuación de los mismos actores políticos de forma alternada es denominado la "Cuarta República", su evaluación y análisis es aun una polémica en los actuales días por la confrontación que existe entre sectores tradicionales y de cambio en Venezuela. La aparición de Hugo Chávez en el escenario político surge con el golpe militar que encabezo en febrero de 1992, que no logro consolidar sus objetivos pero que fue la catapulta política para hacer de Chávez el político más carismático que canalizaría la esperanza del pueblo venezolano. Luego de haber cumplido su condena por la actuación de 1992, Chávez incursiona en la arena democrática agrupando a partidos políticos en el denominado "Polo Patriótico" compuesto por partidos de izquierda y centro izquierda: Partido Comunista de Venezuela PCV, Patria Para Todos PPT, MBR200, MVR, MAS. El Polo Patriótico gana la Elección Presidencial del 6 de diciembre de 1998 con 56% de los votos y una abstención del 36,48%, de esta manera Hugo Chávez llega al poder aceptando el juego democrático y emprendiendo el programa que prometió durante la campaña electoral, entre ellas convocar una asamblea constituyente para re-fundar el país. El triunfo electoral de Chávez es el triunfo de sectores excluidos desde 1958 de la política, de los beneficios de la renta petrolera y los excluidos sociales del que hacer nacional. Asamblea Constituyente La asamblea constituyente es una forma de manifestación del poder constituyente. Normalmente surge para juridificar una situación de hecho, de acuerdo con el espíritu de las ideas de la revolución o golpe de Estado triunfante, que se plasma en el nuevo texto constitucional. Este tipo de asamblea es originaria en la medida que surge del rompimiento de un orden, sea constitucional o no, en todo caso tiene como supuesto un rompimiento del sistema político. La asamblea constituyente es derivada cuando la institución está prescrita en el texto constitucional, su viabilidad jurídica se realiza dentro de los cauces constitucionales y por ello no implica el rompimiento de orden constitucional, se preserva el hilo constitucional. Si bien sus orígenes son distintos, sus efectos son similares. La diferencia radica en que la asamblea originaria parte de un rompimiento del Estado de Derecho, se asienta en una legitimidad con vocación de legalidad que obliga a prescribir expresamente que áreas del orden jurídico decide mantener vigente; mientras que la asamblea derivada, dado que no rompe con el Estado de Derecho, sin necesidad de declararlo, mantiene la plena vigencia de la normativa

estatal, salvo aquellos estatutos jurídicos y principios estatales que decide expresamente derogar. 2.1 La Asamblea Constituyente y los Poderes Constituidos Los únicos límites de la asamblea constituyente son los límites del poder constituyente. Fuera de estos límites expresos, la asamblea tiene amplias facultades de decisión como:

   

Aprobar una nueva Constitución, y de acuerdo al principio de la legitimidad democrática debe someter su texto a la ratificación por parte del constituyente primario, el pueblo, por intermedio del referéndum. Someter los poderes constituidos a sus dictados. Ella misma puede decidir asumir todos los poderes directamente, el sistema de gobierno es entonces de asamblea. Los poderes constituidos pasan a ser delegatarios que rinden cuenta de sus actos a la asamblea, y ella puede, cuando libremente así lo considere, removerlos. La asamblea constituyente puede decidir asumir la ratificación de los actos de la rama ejecutiva del Estado, sin destituir al jefe de Estado ni al jefe de gobierno. La asamblea constituyente puede asumir la función legislativa directamente, lo cual conlleva la disolución del Parlamento, o decide convivir con él. La asamblea constituyente puede decidir la reorganización total o parcial de la rama judicial del Estado. La asamblea constituyente, como asamblea nacional, puede decidir la disolución de los poderes constituidos regionales o locales, o en todo caso, su reorganización, mientras aprueba la configuración definitiva de la forma de Estado de acuerdo a la nueva Constitución. 2.2 La Convocatoria de la Asamblea Constituyente La iniciativa de convocatoria es diferente según se trate de una asamblea originaria o derivada. Si es originaria, la iniciativa corresponde usualmente al detentador efectivo del poder, sea la jefatura del estamento militar, sea la jefatura civil del gobierno, sean los comandantes y jefes de la revolución triunfante. Como la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente de 1946 que fue realizada por la Junta Revolucionaria de Gobierno, surgida del golpe de Estado del 18 de octubre de 1945 y presidida por Rómulo Betancourt.

Si es derivada se dan los siguientes supuestos:
   

El jefe de Estado. Una mayoría calificada del Parlamento. La iniciativa popular. El referéndum popular como decisor fundamental en materia constitucional. 2.3 La Integración de la Asamblea Constituyente La asamblea constituyente es una asamblea nacional, es decir, representativa de la nación como un todo, y no de fracciones particulares de ella. Se desea que la asamblea sea la mejor expresión de la participación popular. La metodología democrática y la necesaria y conveniente integración limitada de la asamblea, abren diversas posibilidades, algunas de ellas son:

El sistema uninominal: en función del establecimiento de un determinado número de circunscripciones electorales uninominales en el territorio nacional. No se representan a las minorías en la asamblea. El sistema de representación: proporcional de las minorías por listas estadales o nacionales, tomando en cuenta el cociente electoral y residuo. Pueden quedar diversos estados de la federación sin representación. Un sistema mixto: que combine las ventajas del sistema uninominal sin quebrantar la representación de las minorías. 2.4 Cronología y Agenda de la Asamblea Constituyente Según la urgencia y la importancia de la labor de la asamblea nacional constituyente han planteado sus proponentes un período de duración que va generalmente de seis meses a un año. El período de duración de la asamblea no es vinculante para ella. En uso de sus atribuciones, como cuerpo constituyente puede modificarlo. También tiene plena libertad en la aprobación de sus reglamentos internos, y puede dotar a sus representantes de prerrogativas parlamentarias. La agenda de la asamblea también es determinada unilateralmente por ella, quien ratifica o no la agenda propuesta en la convocatoria. Los limites no son jurídicos sino políticos, es decir, los pactos y acuerdos de los actores fundamentales en la asamblea, sean previos, sean concomitantes a su desenvolvimiento.

2.5 La Asamblea Constituyente como Instrumento de Participación

El pueblo debe estar suficientemente informado sobre el por qué y para qué de una asamblea constituyente. Para ello los medios de comunicación social deben estar abiertos, sine exclusiones, al debate constituyente. El sistema electoral deberá garantizar una igualdad fundamental de oportunidades de los candidatos o representantes a la asamblea en la competencia electoral por el voto popular. Los partidos, movimientos y grupos que postulan candidatos deben señalar, con claridad y sencillez, los puntos prioritarios de su plataforma política en vinculación con la agenda de la asamblea y su correspondiente argumentación. La asamblea debe crear mecanismos fluidos y eficaces que garanticen la participación permanente del pueblo, y la correspondiente canalización de sus puntos de vista. El debate en la asamblea debe ser transmitido sin interrupciones por los medios y su cobertura debe ser nacional. 2.6 Viabilidad de la Convocatoria de la Asamblea Constituyente No está la constituyente prescrita dentro de los procedimientos de revisión establecidos por la Constitución. Debemos comenzar entonces por incorporarla a la Constitución, y así autorizar su convocatoria. La constitución vigente plantea la canalización de la reforma, sea parcial o total, a través de los procedimientos por ella establecidos. Dado que la constitución vigente no plantea la reforma por medio de la asamblea constituyente, ésta debe recogerse gracias a una reforma puntual, aprobada por el Congreso y ratificada con el pronunciamiento afirmativo del pueblo por el referéndum. La reforma general planteada en el artículo 246 de la Carta Magna es el único aceptable jurídicamente para hacer viable la adopción y eventual convocatoria de la asamblea constituyente, por la razón de que ésta implica abrir la posibilidad de un cambio profundo del texto constitucional, la aprobación de una nueva constitución. La protección del hilo constitucional que se establece por el constituyente en el articulo 250 plantea que la Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o fuere derogada por cualquier otro medio distinto del que ella misma dispone.

2.7 Significación del Referéndum Consultivo El referéndum consultivo es la consulta popular de materias de especial trascendencia, y constituye una institución de democracia participativa que pretende, al involucrar directamente al pueblo en las decisiones, complementar el esquema representativo prevaleciente en los sistemas democráticos de la actualidad. Desarrollo del Proceso 3.1 Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela de 1999 La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela de 1999, fue una Asamblea Constituyente que redactó una nueva Constitución para Venezuela. La Asamblea fue aprobada por un referéndum en abril de 1999. Se realizaron elecciones para la Asamblea realizadas en Julio de 1999. Tres asientos eran reservados para los delegados indígenas de 131-miembros de la asamblea constitucional,1 y dos delegados indígenas adicionales ganaron los asientos no reservados en las elecciones de la asamblea.2 La constitución se endosó después por el referéndum en diciembre de 1999, y las nuevas elecciones presidenciales y parlamentarias se sostuvo bajo la nueva constitución en julio de 2000. 3.2 Precedentes Hugo Chávez requirió un referéndum público algo casi desconocido en Venezuela en aquel momento, que propuso en campaña electoral que apoyaría sus planes para formar una asamblea constitucional, compuesto de representantes de Venezuela, así como de grupos tribales indígenas que podrían volver a escribir la constitución de la nación. El referéndum prosiguió el 25 de abril de 1999, y fue un éxito aplastante por Chávez, con 88% de votantes que apoyaron la propuesta. Siguiendo esto, Chávez llamó a elecciones el 25 julio de 1999 fecha en que se votarían los miembros que compondrían la asamblea constitucional. 3.3 Elecciones De los 1,171 candidatos que representan la elección a la asamblea, alrededor de 900 de ellos eran antagonistas de Chávez, pero a pesar de esto, sus partidarios ganaron otra victoria electoral aplastante, obteniendo 125 asientos (95% del total), incluyendo todos pretenecientes a los grupos tribales indígenas, considerando que la oposición obtuvo sólo 6 asientos.

3.4 Conformación La Asamblea se instaló el 3 agosto, teniendo la misión de elaborar un Nuevo Ordenamiento Jurídico Nacional que debía encaminar a la nación por los nuevos esquemas de bienestar social, económico y político. Para agilizar el proceso de redacción de la nueva constitución, los constituyentes fueron agrupados en 21 Comisiones Permanentes. El 12 de agosto, la nueva asamblea constitucional votó para darse el poder para abolir las instituciones gubernamentales y despedir a oficiales que fueron percibidos como ser corruptos o sólo operar en sus propios intereses. A sus partidarios, podría obligar reformas que se habían bloqueado durante años por los políticos corruptos y las autoridades judiciales. A sus críticos, era un rebase de poder y una amenaza a la democracia. La fase era fija para una confrontación con el Tribunal Supremo. De hecho, Chávez y sus partidarios habían discutido disolver el Tribunal Supremo y el Congreso cada uno de los cuales ellos creyeron para ser controlados completamente por la oligarquía y los antagonistas del movimiento Bolivariano. La asamblea constitucional tenía el poder para realizar tal una acción, y ya había despedido a casi sesenta jueces quienes identificaron por estar envueltos en la corrupción. 3.5 Constitución 1999 La nueva constitución incluida mayores garantías para las gentes indígenas y mujeres y estableció los derechos a la educación pública , vivienda, salud y alimentación. Agregaron nuevos derechos al medio ambiente, y aumentó los requisitos para la transparencia gubernamental. Se aumentó el período presidencial de cinco a seis años, permitir a las personas para revocar a presidentes por el referéndum, y agregó un nuevo límite del dos-términos presidenciales. Convirtió la legislatura bicameral que consistió en un Congreso con un Senado y un Cámara de Diputados en uno unicameral que sólo consistió en una Asamblea Nacional.9 10 11 Como parte de la nueva constitución, el país que estaba entonces oficialmente conocido como la República de Venezuela se renombró la República Bolivariana de Venezuela a la demanda de Chávez, reflejando la ideología del gobierno de Bolivarianisno por entonces. El resultado fue Constitución de Venezuela fue aprobado por referéndum en diciembre de 1999, con el apoyo de casi 80% de la población.

El resultado fue un andamiaje jurídico sobre el cual se ha venido desarrollando desde entonces un colosal proceso de reformas en todos los planos de la vida nacional. Su núcleo programático esencial es antioligárquico, antiimperialista, de modernización y redistribución de la riqueza (Ver Ficha N° 3, sobre Constitución venezolana, en este mismo cuaderno). A través de innumerables medidas e iniciativas, se ha buscado continuar ampliando la inclusión de sectores tradicionalmente excluidos (campesinos, pobres urbanos, pueblos indígenas, mujeres, etc.). El proceso ha encontrado también formidables obstáculos, tales como la endémica cultura “rentista” y de “corrupción”, el burocratismo excluyente de los sectores y funcionarios públicos, entre otros, que se han enquistado en el interior de las fuerzas “chavistas” y han conspirado solapadamente contra el proceso. Se suman a ello, las propuestas ideológicas ligadas a pensamientos tradicionales de la izquierda, tales como el “Partido Único Chavista”, que generan desconcierto, incertidumbre o descontento, en fuerzas que apoyan el proceso de cambios pero ven estas propuestas como supervivencias de un modelo de Gobernanza “revolucionaria” (al estilo soviético) ya fracasado y en descrédito, además de ajeno a la propia realidad del continente. Mucho de ello está presente en la reciente derrota plebiscitaria por estrecho margen de la propuesta de reforma constitucional del Presidente, debida al abstencionismo de buena parte del voto “chavista”. Se trata de los principales debates que cruzaron la Asamblea Constituyente y que se extienden aún hoy, casi diez años después, mostrando el carácter de transformación histórica, de época, de los mismos. La ampliación de la democracia, buscando salir de la agotada y en descrédito concepción democrática representativa, de énfasis formal electoral, a una protagónica y participativa, lo cual requiere, en un círculo virtuoso, superar las condicionantes históricas de injusticia social que negaron el desarrollo de las capacidades y conocimientos necesarios para la formación de una auténtica y extendida ciudadanía. Llevando al otro gran debate asociado, el de la inclusión y reconocimiento de igualdad a vastos sectores históricamente excluidos, tales como la mujer y los pueblos indígenas, por ejemplo (ambos con un inédito reconocimiento constitucional).

También fue decisivo el debate sobre la soberanía nacional, tanto ideológica cultural (fuerte presencia del pensamiento de Bolívar), como política (prohibición plena de bases militares extranjeras, por ejemplo), y económica (recuperación de la soberanía sobre los principales recursos naturales, especialmente energéticos, prohibición de patentes sobre la biodiversidad, especialmente en territorios indígenas). Y, finalmente, y no por casualidad de manera transversal, la presencia del debate sobre autoritarismo y democracia, que se alimenta de todas las condicionantes históricas antes comentadas y que mostró su acuciante vigencia en el seno de la Asamblea Constituyente. Institucionalmente, los cambios emanados a partir del proceso constituyente son innumerables, profundos y extendidos; de ahí que su desafío sea más bien de ejercicio real práctico de su aplicación. Baste mostrar como ejemplo el caso de la participación ciudadana, donde el país muestra, tras los cambios constituyentes, la más avanzada institucionalidad en entregar a la ciudadanía instrumentos de autonomía, participación, fiscalización, dirección y decisión. Consecuencias Para un mejor análisis de las consecuencias del establecimiento de una nueva Constitución es práctico separar los aspectos positivos y negativos que acarreo este éste cambio histórico. 4.1 Aspecto Positivo: En el aspecto positivo se encuentran: el establecimiento de un orden jurídico interno acorde a los nuevos tiempos, es decir, a las corrientes de respecto a los derechos humanos, integración regional, y por supuesto a la inevitable tendencia globalizadora; la búsqueda de una nueva forma de gobernabilidad como es la Democracia Participativa; la adopción de la doble nacionalidad; la protección de las empresas básicas del Estado contra cualquier intento de privatización; y para mayor participación de la población en el que hacer nacional o internacional del Estado se estableció las figuras del referendo consultivo y revocatorio; así también la creación de nuevas instituciones públicas para la administración del poder público en Venezuela. Sin lugar a dudas la Constitución de 1999, trae consigo cambios importantísimos para el desarrollo de esta nación.

4.2 Aspecto Negativo: En lo que se refiere al aspecto negativo, el desplazamiento de sectores, intereses y partidos políticos tradicionales del poder público, así como por la pérdida de beneficios que fueron estructurando en la denominada "cuarta república" fue y es la causa para la polarización del país en dos bandos, unos en el intento de consolidar su proyecto político y social y los otros tratando de retornar a los privilegios económicos y políticos que gozaban cuando detentaban el poder. Este enfrentamiento se fue agudizando con el transcurrir del tiempo, se llegó a perpetrar un golpe de Estado en abril de 2002, con su consecuente fracaso y un paro petrolero que causó enormes gastos a la empresa vital del país como es Petróleos de Venezuela PDVSA y al Estado venezolano por el orden mil millones de dólares. La participación de la OEA y el Centro Carter en la mediación de la crisis política tan polarizada en Venezuela fue para que la oposición se encamine en el rumbo constitucional a través de la figura del referendo revocatorio establecido en el artículo 73 de la Constitución Bolivariana, es decir, una solución pacifica, electoral, democrática y constitucional. De esta manera se concluye que la Constitución Nacional aprobada por consulta popular en 1999, está empezando a ser acatada por sus iniciales detractores y pasa a ser la guía para las soluciones a escenarios de crisis que el gobierno venezolano vaya a enfrentar en el futuro, ahora son días menos tensos por la ratificación de sectores políticos de seguir la vía constitucional, es lo que el país en general clama para retornar a la construcción plena del país con todos sus ciudadanos.

Conclusión

Del panorama anterior resulta, por tanto, que la reforma del Estado para la democratización efectiva del mismo, todavía es una tarea pendiente en Venezuela. En 1999, luego de un proceso constituyente, se adoptó una nueva Constitución, sin duda, con un conjunto importante de reformas constitucionales; sin embargo, las mismas no llegan a configurarse como un proceso de reforma del Estado que exigía la democracia venezolana, para sustituir el Estado democrático centralizado de partidos por un Estado, igualmente democrático, pero descentralizado y participativo. El proceso constituyente de Venezuela, en 1999, por tanto, no condujo a una mayor democratización del país y, al contrario fue utilizado para constitucionalizar el autoritarismo, el cual, en definitiva, puede ser un instrumento profundamente antidemocrático. De ello, puede decirse que el régimen constitucional de 1999, no es un régimen constitucional definitivo y consolidado; pues ni siquiera logró ser el producto de un consenso político. Al contrario, fue el resultado de la imposición de un grupo político sobre el resto de la población. Su duración, por tanto, es previsible que sea corta, tanta como dure en el control del poder por el grupo que lo asaltó en 1999. La Constitución de 1999, por tanto, puede considerarse como una Constitución de transición, dictada en medio de la crisis de un sistema político, pero que no ha producido su solución. En el futuro, por tanto, continúa pendiente la realización de la reforma del Estado para su 24democratización, la cual no se logró realizar por la Asamblea Nacional Constituyente de 1999.

Referencias Bibliográficas

 “Las asambleas constituyentes en la historia de Venezuela”. Allan R. Brewer-Carías  Bautista, Diego U: La Política Venezolana desde 1958 hasta Nuestros Días. Centro Gumilla, 1ra. Edición, Caracas 1997. Pp. 88.  Romero, Maria T y Romero, Anibal: Diccionario de Política (y de los pensadores políticos). Editorial Panapo, 1ra Edición, Caracas 1994. Pp. 223.  Asamblea Nacional Constituyente: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, 1999. Pp. 133.  El Nacional: Periódico Venezolano, desde Enero de 1999 hasta Enero de 2000.  Combellas, Ricardo. ¿Qué es la Constituyente? Editorial Panapo. 1998. Caracas.