You are on page 1of 63

Manejo sostenible de tierras y mejoras en la producción de maíz y frijol en las poblaciones vulnerables de los Programas PESA de Guatemala, Honduras

, Nicaragua y El Salvador
Julián Carrazón Junio 2008

Programas Especiales para la Seguridad Alimentaria -PESA- en Centroamérica
AECID

MANEJO SOSTENIBLE DE TIERRAS Y MEJORAS EN LA PRODUCCIÓN DE MAÍZ Y FRIJOL EN LAS POBLACIONES VULNERABLES DE LOS PROGRAMAS PESA DE GUATEMALA, HONDURAS, NICARAGUA Y EL SALVADOR

INFORME DE CONSULTORÍA

Julián Carrazón Alocén Junio de 2008

RESUMEN EJECUTIVO
Más del 60% de la tierra en uso agrícola o ganadero en el istmo centroamericano se encuentra en zonas montañosas. El 32% del total de tierra utilizada (suelo agrícola, pastos y bosques) en la región se encuentra sujeta a fenómenos de degradación, porcentaje que alcanza el 74% en el caso de considerar individualmente las tierras agrícolas. La pobreza es, en Centroamérica, un fenómeno eminentemente rural. Según datos de CEPAL, el porcentaje de población bajo la línea de pobreza que viven en áreas rurales es superior al 50% en los cuatro países de la región donde trabaja el Proyecto Especial para la Seguridad Alimentaria (PESA), porcentaje que también supera la población rural en extrema pobreza en dos de ellos (Nicaragua y Honduras). No existe información cuantitativa y sistemática sobre el nexo entre pobreza y áreas de ladera en Centroamérica, aunque algunos estudios parciales arrojan resultados que confirman las impresiones cualitativas que se tienen sobre dicho nexo: en Guatemala, por ejemplo, se he encontrado que las pequeñas cuencas hidrográficas (menores de 200 km2) con una significativa interacción entre zonas agrícolas y bosques concentran el 89% de las zonas boscosas y montañosas del país, y a la vez, el 70% de la pobreza; en Honduras, otro estudio llevó a cabo encuestas en 19 municipios y encontró una tasa de pobreza extrema del 92% entre los habitantes de las laderas. Los sistemas agroforestales (SAF) proporcionan una serie de beneficios en los ámbitos medioambiental, productivo y socioeconómico para los cuales existe diverso grado de evidencia: Pese a lo establecido de ciertos supuestos, no existe acuerdo en la comunidad científica sobre la relación entre cubierta forestal y su influencia en los regímenes hidrológicos, la ocurrencia de inundaciones, o el azolvamiento de los embalses. Sólo en pequeñas cuencas hidrográficas existe evidencia firme y en este sentido debe resaltarse los resultados ofrecidos por investigaciones desarrolladas por el Proyecto Lempira Sur desarrollado por la FAO en Honduras, que muestran una disminución de caudales con el aumento de la infiltración debida al aumento de la cubierta arbórea que se da en SAF. Aunque se estima que en Centroamérica el 37% de la pérdida de productividad agrícola es debida a la degradación de los suelos (la mayor cifra a nivel mundial al considerar promedios regionales), este problema no ha encontrado su debido eco en la acción política pese a que afecta directamente a aspectos como la producción de alimentos, sus precios, el crecimiento agrícola y económico, y la seguridad alimentaria y nutricional de la población. Diversos estudios desarrollados por FAO y CIAT demuestran el impacto positivo de los SAF en diversos parámetros de calidad del suelo tales como el aumento de la infiltración (incremento del contenido de humedad de un 20% en un período de ocho años), la disminución de la erosión (las pérdidas de suelo en SAF son menores al 10% de las que ocurren bajo el sistema tradicional de roza y quema), o el aumento en el contenido de materia orgánica y nutrientes. Si bien los rendimientos de granos básicos obtenidos bajo manejo agroforestal no llegan a superar los de sistemas intensivos en insumos, la sostenibilidad de la producción es garantizada y la productividad de la tierra sensiblemente aumentada: en ocho años en Honduras se han observado aumentos de la productividad del 121% en maíz y el 200% en frijol; en Nicaragua, en tan sólo dos años, la productividad del maíz aumentó un 43% y la del frijol un 25%. Por otra parte, se estiman necesarias ocho manzanas (5,6 ha) para

los altos costes de transacción inherentes al trabajo con pequeños productores ha frenado en gran medida su inclusión en dicho proceso. ya que. la misma parcela se puede mantener produciendo un promedio de 10 años y el período de descanso se reduce a menos de cinco años. En Centroamérica se estima un promedio de reducción en los rendimientos de maíz del 14% para el año 2055. en particular. los SAF suponen una estrategia de reducción del riesgo en las familias rurales vulnerable ya que permiten asegurar la producción sostenible de maíz y frijol. considerando dos años de trabajo en cada parcela y 14 años de descanso.29 y 1.9 a 5. Desde el punto de vista de la SAN de las familias. a su vez. ha generado una alteración climática global que provocará. Son. No obstante. y aprovechar las oportunidades que le brinda el MDL. . la combustión de cantidades cada vez mayores de petróleo. la tala de bosques y algunos métodos de explotación agrícola.4 ha). una excelente herramienta local de adaptación al CC. de FAO y la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD). La relación beneficio costo asciende desde 1. Existe evidencia científica de que el proceso de industrialización iniciado hace siglo y medio y. y Guatemala y Honduras son junto con Bolivia los países más vulnerables de toda América Latina y el Caribe al considerar estos indicadores de salud Como demuestran las evidencias que se presentan en el documento. la disponibilidad de alimentos o la transmisión de enfermedades infecciosas. creado por el Protocolo de Kyoto y la Convención Marco de Cambio Climático de las Naciones Unidas. por tanto.45 según las fuentes para los SAF. El CC aumentará la vulnerabilidad de la gente y la gravedad de problemas como el suministro de agua potable. Los países en desarrollo son especialmente vulnerables al cambio climático (CC) por su exposición geográfica. Centroamérica representa cerca de un 8% del mercado mundial del MDL. lo que se traduce en un potencial de más de dos millones de hectáreas disponibles para proyectos de mitigación en toda Centroamérica. la agrupación de pequeños proyectos (bundling) y la institucionalización y el trabajo a través de proyectos de desarrollo ya en curso constituyen oportunidades a explorar para la reducción de dichos costes de transacción. Una posibilidad de futuro aun poco explorada lo constituye el potencial de los SAF para acceder al sistema de financiamiento generado por el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL). sentó las bases para que los países centroamericanos pudieran desarrollar todo ese potencial de mitigación frente al cambio climático. gasolina y carbón. Bajo manejo agroforestal.3 US$/día-hombre. No obstante. Aunque el proyecto Bosques y Cambio Climático en América Central (PBCC). y mayor dependencia en sectores altamente sensibles al clima como la agricultura. Una posible respuesta a este problema sería hallar nuevas posibilidades de generación de ingresos que hicieran aun más atractiva la adopción de dicha tecnología. no acaban de suponer cambios tan fundamentales en los ingresos de las familias.que una familia pueda mantener una mínima producción de granos básicos bajo manejo tradicional. serios impactos tanto sobre la tierra como sobre los sistemas socioeconómicos. Es en la medición de variables que relacionen la mejora de las condiciones ambientales con las del nivel de vida de las poblaciones donde los proyectos de FAO muestran su flanco más débil a la hora de demostrar la bondad de los SAF. bajos ingresos. en términos absolutos. los datos de rendimientos y rentabilidad financiera muestran indudablemente efectos positivos sobre la disponibilidad y el acceso. La productividad de la mano de obra familiar se incrementa también dese 3. Por el contrario. lo que reduce la superficie necesaria por familia a dos manzanas (1. no existen evidencias sistematizadas de repercusiones de los cambios en los sistemas de manejo en el consumo de las familias o en el estado nutricional de sus miembros. Todo esto implica que los impactos serán proporcionalmente mayores en estos países y menor la capacidad para adaptarse a los mismos. la adopción de dichos sistemas no es en muchos casos la deseable por motivos muchas veces financieros.10 al sistema de roza y quema a valores comprendidos entre 1.

el cual establece las relaciones entre las metas mencionadas y la necesidad de acometerlas conjuntamente. El trabajo a diferentes escalas espaciales. es necesario destacar el “valor agregado“ que ofrece FAO sobre otras instituciones : La investigación tecnológica y en políticas y el trabajo en campo ofrecen un tránsito sin solución de continuidad de la investigación al desarrollo en la ejecución de los proyectos. . y a una reducción de los costes de transacción que impiden el acceso a mecanismos internacionales ya mencionados. y la creación de institucionalidad y el trabajo conjunto con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. alivio de la pobreza y el uso sostenible del recurso natural. a un mayor potencial de replicación de las experiencias exitosas. desde la comunidad (el trabajo en campo) al nivel nacional y regional. Por último. La conjunción de las esferas social y medioambiental como única garantía de éxito de iniciativas que buscan simultáneamente crecimiento agrícola.Por último. La integración de enfoques participativos. el crédito y prestigio con el que cuenta FAO como institución. contribuyen a una mayor sostenibilidad de las acciones. analíticos y multidisciplinarios garantiza un mayor potencial de éxito en las acciones de desarrollo. lo que le hace un socio deseable. lo que Reardon y Vosti (1996) denominan triángulo crítico.

............................... 52 .................1....................................................................................................................................................................... ............................................................................................... 30 ANEXO 1: TÉRMINOS DE REFERENCIA DE LA CONSULTORÍA ......................................2..................................................................26 CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES ....................................................................... 42 ANEXO 4: REFERENCIAS ............... 6 SISTEMAS DE PAGOS POR SERVICIOS AMBIENTALES.............................................................................................. 7 3..................2.................................. 33 ANEXO 2: LISTA DE ACRÓNIMOS Y ABREVIATURAS ................................ 4 APORTES DE LOS SISTEMAS AGROFORESTALES............. 39 ANEXO 3: INTRODUCCIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO Y EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO ............................................2.................................... 24 5................................ 2...... 18 4.............................................................. 5 EVIDENCIAS E IMPACTOS ...........................................18 LA RESPUESTA INTERNACIONAL .....24 CONTRIBUCIONES DE LA AGRICULTURA Y LOS SAF A LA MITIGACIÓN Y ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO .......................................................4 NEXO ENTRE POBREZA Y ÁREAS DE LADERA.................................1.... EVIDENCIAS DE LOS PROYECTOS DE FAO EN CENTROAMÉRICA..........................1.......................................4 IMPACTOS DE LOS SISTEMAS AGROFORESTALES.................... 3 LA POBREZA COMO FENÓMENO EMINENTEMENTE RURAL................................. 5............................................................... 4...... 1 ¿POR QUÉ CONCENTRARSE EN LAS LADERAS? POBREZA Y DEGRADACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES EN CENTROAMÉRICA........................................................................... 3 2.......................7 EL CAMBIO CLIMÁTICO ...........................CONTENIDO 1 2 INTRODUCCIÓN ..........................20 OPCIONES DE FUTURO PARA LOS SAF: VALORIZANDO LAS EXTERNALIDADES POSITIVAS ............1...

espacios y estilos de vida saludables. hasta el grado de que supera el 50% en los cuatro países de la región (El Salvador. Guatemala. en concreto. surgida por mandato de los Ministros de Agricultura para enfrentar el aumento en la demanda de maíz para etanol y las consecuencias sobre las cadenas agroalimentarias relacionadas con este y los restantes granos básicos. y la prestación de servicios ambientales. Honduras y Nicaragua) donde trabaja el Proyecto Especial para la Seguridad Alimentaria (PESA). producción. FAO viene participando desde el inicio en la formulación de las dos Estrategias a través de sus proyectos PESA y Programa Regional de Bosques y Biodiversidad Agrícola para Apoyar la Seguridad Alimentaria (FNPP). lo que Reardon y Vosti (1996) denominan triángulo crítico. En otro orden de cosas. negocios agroambientales.1 de este documento. y establecer en forma inmediata un sistema permanente de intercambio de información sobre el comportamiento de existencias. con énfasis en el manejo sostenible de tierras. Pretende. la pobreza en Centroamérica se concentra particularmente en el ámbito rural. pues. perfeccionar el libre comercio intra-centroamericano. aquellas soluciones dirigidas a la recuperación del medio ambiente sin apoyar simultáneamente a las economías rurales a crecer no lograrán sus metas ambientales ni serán sostenibles. en las laderas del trópico seco de 1 . impulsada por los Ministros de Agricultura de los siete países de Centroamérica. Los ejes estratégicos que la conforman coinciden con los cinco elementos que constituyen su objetivo. variabilidad y cambio climático. de manera que contribuya al desarrollo humano sostenible. entre otros objetivos.1 INTRODUCCIÓN Como se detallará en la sección 2. y aprobada en la XXXI Reunión Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de los países del Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Existe por otro lado una seria preocupación sobre la sostenibilidad de la base de recursos naturales a disposición de la agricultura. comercio y precios de los granos y de los insumos más relevantes. Algunas actividades desarrolladas por los PESA en Centroamérica están vinculadas con estos objetivos de las Estrategias en el marco del Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Salud y Medio Ambiente con el fin de promover un mecanismo intersectorial para la gestión agroambiental. propuesta por los Ministros de Agricultura. biodiversidad. la degradación de la base de recursos que alimentan los sistemas de sustento de las familias rurales conducirá inevitablemente a la pobreza sin importar las acciones que se desarrollen para disminuir esta. en el marco de la Política Agrícola Centroamericana (PACA). con el fin de reducir la dependencia y alcanzar el autoabastecimiento. incrementar la producción regional de granos básicos de manera significativa. El crecimiento de la población y el desarrollo agrícola necesario para responder a la creciente demanda de alimentos ha causado impactos a veces dramáticos en el medio ambiente. Es necesario considerar. La Estrategia de Granos Básicos (EGB). el cual establece las relaciones entre las metas que se persiguen (crecimiento agrícola. erosión de suelos y escasez de agua. gradual y sostenida. alivio de la pobreza y el uso sostenible del recurso natural). realizada el 12 de diciembre del 2007 en Guatemala. Y de similar manera. En el largo plazo. y la necesidad de acometerlas conjuntamente. y privilegiar el abastecimiento intra-regional de granos básicos. se han formulado recientemente: La Estrategia Regional Agroambiental y de Salud (ERAS). la conservación de la biodiversidad. en términos de deforestación.

políticos y económicos que para su difusión enfrentan los pequeños productores. Lempira Sur y Extensión Lempira) y El Salvador (proyecto Laderas). los objetivos de la consultoría consisten en a) Recolectar toda la información ya sistematizada de los sistemas agroforestales (SAF) en Nicaragua. para posteriormente enfocarse en aspectos ligados a la SAN familiar (como la productividad. FAO ha desarrollado junto con contrapartes y otras instituciones procesos de validación y sistematización de los SAF. mencionadas más arriba. b) 2 . la disminución del riesgo. Además. se hace necesario finalizar la sistematización de los SAF iniciada hace ya tiempo. la sostenibilidad de la producción en los sistemas agroforestales (SAF) que se están fomentando. Honduras (Proyectos PESA. Dichos procesos parten del estudio de variables biofísicas como la humedad. erosión y fertilidad de los suelos. así como el conjunto de limitantes biofísicos. Con el fin de ofrecer un respaldo formal a las propuestas que FAO pueda realizar en la implementación de las Estrategias. En concreto. Elaboración de documento interno de posibles propuestas y datos para presentar al CAC-CORECA en el marco de las Estrategias Regionales en formulación. entre otras razones. estos sistemas se vinculan con aspectos relacionados con el cambio climático y la biodiversidad. aspectos que necesitan de más análisis e investigación. proceso al cual la presente consultoría pretende contribuir. o la contribución a la disponibilidad de alimentos y el acceso a los mismos). sociales.Centroamérica la producción de granos básicos en las pequeñas parcelas familiares se ha incrementado gracias a.

3 .7 -9. 1997).3 -593. Estos mismos autores estiman que el 41% de la tierra agrícola en zonas de ladera existentes en 1990 se habían incorporado durante los años 50 (ver Figura 1). Según Lindarte y Benito (citados por Ramakrishna. citado en Ramakrishna (1997).4 Fuente: Pagiola et al.5 -531. ganándose el 59% restante a partir de los años 60. Tabla 1. El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Área (x 1000 ha) -72. en el istmo centroamericano. En años recientes. (2004). el fenómeno de la deforestación dista mucho de haberse ralentizado tal y como muestran las cifras de la Tabla 1. más del 60% de la tierra en uso agrícola o ganadero se encuentra en zonas montañosas. Deforestación en América Central entre 1950 y 1985.6 % -37.9 -26. Cambio en el área forestal entre los años 1990 y 2000 en los países considerados.6 -15. Fuente: Edwards et al.2 ¿POR QUÉ CONCENTRARSE EN LAS LADERAS? POBREZA Y DEGRADACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES EN CENTROAMÉRICA. Figura 1.0 -1177.

5 60. por el contrario.6 69.2 45.3 Población bajo línea de pobreza (%) Total 47.8%) o el porcentaje de indigentes que en Guatemala viven en el área rural (76.8 59. Honduras y Nicaragua figuran actualmente como los dos países más pobres de América Latina.8 18. algunos estudios parciales que pueden arrojar pistas sobre la relación entre pobreza y zonas de pendiente: Nelson y Chomitz (2004) superpusieron mapas digitales de pobreza (aunque de diferentes indicadores a los considerados por CEPAL). Tabla 2. 2. de hecho sólo Haití les supera en tasa de pobreza considerando el total del continente americano. La pobreza como fenómeno eminentemente rural.4 48.6 37. pues los Censos Agropecuarios que se han desarrollado en los países no suelen considerar la pendiente del terreno como variable de estudio.2 49.0 84.8 69. Suele hacerse referencia al hecho de que la población rural en los países considerados se concentra en áreas de ladera. en Centroamérica.1 % de personas en situación de pobreza que viven en el área rural 52. el 32% de toda la tierra utilizada (suelos agrícolas.9 53.0 76. topográficos y de uso del suelo Debe observarse. y en El Salvador.La degradación de los recursos naturales no se limita a la cubierta forestal y alcanza también proporciones alarmante en el caso del suelo. 1 4 .1.1 33. Según CEPAL (2007).2%)1. esta alcanza el 47.4 Fuente: elaboración propia a partir de CEPAL (2005) y CEPAL (2007). no suelen incluir aspectos relacionados con la calidad de la tierra.5%. y los estudios de pobreza.8 69. de modo que las cifras no son comparables entre países.0 Población en extrema pobreza (indigencia) (%) Total 19. las tasas de pobreza son sistemáticamente superiores en el ámbito rural que en el urbano.2 55. pese a ser el país con menor tasa de pobreza de los considerados.2 74. La pobreza es.3 Urbana 41.4 Urbana 13.2 68. No obstante no existe (o al menos no la hemos encontrado) información cuantitativa y sistemática sobre este aspecto. Sí existen.7 63. Tal y como muestra la Tabla 2. porcentaje que aumenta al 38% si se considera por aparte las áreas boscosas. principalmente debido a erosión hídrica.4 55.0 57.0 30. Según estimaciones recogidas en Scherr (1999). Datos de pobreza en países con actividades del PESA.1 35.8 Rural 56. Nexo entre pobreza y áreas de ladera.9 42.2 39. 2.4 % de indigentes que viven en el área rural 61. con cifras muy llamativas como la tasa de pobreza rural en Honduras (84.2. pastos permanentes y bosques) en Centroamérica está degradada.8 77. y al 74% en el caso de la tierra agrícola. Año de origen de los datos de pobreza El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua 2004 2002 2003 2001 Estimación de población urbana (%) 55. un fenómeno eminentemente rural. aunque cada vez más a menudo consideran un enfoque de sistemas de sustento. Guatemala cuenta con una tasa algo menor pero así y todo es el quinto país más pobre de América Latina.3 62.1 Rural 26. que la definición de los términos “urbano” y “rural” no es la misma en cada uno de los países. no obstante.8 68.

donde. De este porcentaje. con pendientes superiores al 8% (donde los riesgos son. entendiendo por esta donde la cobertura forestal es más proclive a cambiar.en Guatemala y Honduras. – En Honduras el nexo es cualitativamente similar pero menos pronunciado: las cuencas con una sensibilidad igual o superior al 10% concentran aproximadamente a la mitad de la población pobre y el 58% de los bosques montañosos. Categorizaron posteriormente la “sensibilidad hidrológica” de las cuencas consideradas conforme a su proporción de área crítica. si cabe. Las cuencas con una sensibilidad de al menos el 25% cubren sólo un sexto del país pero contienen a la tercera parte de su población pobre y el 42% de sus bosques de montaña. Figura 2. Fuente: Nelson y Chomitz (2004). Las conclusiones que obtuvieron dejan poco lugar a la duda: – En el caso de Guatemala (ver Figura 2). conforme a la evidencia. entre el 17% (Honduras) y el 32% (El Salvador) vive en condiciones de 5 . y con significativas áreas de interacción entre zonas agrícolas y bosques. Moreno (1996) indica. existen mayores impactos en términos de inundaciones y sedimentación como consecuencia de la deforestación). basándose en diferentes fuentes de datos. aquellas cuencas con una sensibilidad hidrológica superior al 10% concentran el 70% de la población en situación de pobreza del país y el 89% de sus áreas boscosas y montañosas. y se concentraron en aquellas cuencas de pequeño tamaño (menores de 200 km2. Relación entre sensibilidad hidrológica y pobreza para el caso de Guatemala. que entre el 86 y el 93% de la población que habita en las laderas rurales vive en estado de pobreza. aun mayores).

Igualmente asegura que la degradación y la pobreza se acentúan a medida que las condiciones climáticas se asemejan más a las del trópico semiárido. Pender. y el 92% (sic) son indigentes. y Schipper (2007) presentan los resultados de encuestas realizadas en 19 municipios de Honduras. Jansen. Damon. de modo que en las laderas de las áreas más secas de Nicaragua y Guatemala más del 50% de los niños presenta síntomas de desnutrición. con las de CEPAL 6 . 2 Estas líneas de pobreza no coinciden.extrema pobreza. según los cuales el 93% de los habitantes de ladera se encuentran por debajo de la línea de pobreza2. nuevamente.

estos impactos pueden dividirse en tres categorías. en los suelos directamente afectados. la que en la literatura anglosajona se define como degradación off-site: por ejemplo.3 IMPACTOS DE LOS SISTEMAS AGROFORESTALES. varios eran ejecutados o financiados por FAO: Entre 1985 y 1993 se desarrollaron en El Salvador los proyectos “Desarrollo de la agroforestería” (ELS/84/006) y. y más específicamente por parte de FAO. causa pérdidas importantes de productividad. Lutz. Los impactos que se dan a un 7 . FAO no es. no es desde luego algo nuevo. productivos y socioeconómicos. A nivel nacional (podría añadirse también a nivel regional y/o de cuenca hidrográfica). y la degradación medioambiental en ecosistemas frágiles plantean. ambientales. obviamente. leña y madera. pasto para ganado. las cuáles proporcionaban a las familias alimentos. tanto hace 20 años como hoy en día los SAF se fomentan fundamentalmente como respuesta a los problemas que la deforestación. e indirectamente como consecuencia del avance de la frontera agrícola). y daños en aguas internacionales (sedimentación y alteración del ciclo hidrológico). Por último. De los proyectos mencionados en el párrafo anterior. Como Current. EVIDENCIAS DE LOS PROYECTOS DE FAO EN CENTROAMÉRICA. y Scherr (1995) comentan. Como muestra la Figura 3 (no exhaustivamente por supuesto). Es necesario también diferenciar los diferentes ámbitos (ver igualmente en la Figura 3) en los cuales tienen lugar las consecuencias de la degradación de los suelos. ingresos.1. daños de infraestructuras por sedimentación o inundación. daños a la biodiversidad (de manera directa en las áreas degradadas. puede considerarse de manera general que los impactos socioeconómicos son consecuencia de los productivos y estos a su vez de los ambientales. empeoramiento de la calidad del agua. y cambios en los caudales y el régimen temporal de los cursos de agua. a finales de los años 70 y principios de los 80 del pasado siglo se fomentaban los SAF con vistas principalmente a la producción de leña para el consumo familiar. “Fortalecimiento del sistema social forestal” (TCP/HON/8906) y “Ordenación integrada de cuencas hidrográficas” (HON/77/006) Pese a esta evolución. en sus dos fases. 3. una recién llegada a los esfuerzos en la promoción de la agroforestería en Centroamérica. Dichos proyectos fueron poco exitosos y el énfasis se trasladó entonces la producción de especies arbóreas multipropósito. Aportes de los sistemas agroforestales. Para valorar los aportes y ventajas que proporcionan los SAF es útil contrastarlos con los diferentes impactos que la deforestación y la degradación de los suelos causan. Aunque las interrelaciones son complejas. abono orgánico. “Apoyo agroforestal a comunidades rurales de escasos recursos” (ELS/86/005). En Honduras. a nivel local o de finca (degradación on-site). la creciente escasez de productos forestales. Pagiola (1999) considera tres niveles: A nivel global: particularmente su contribución al cambio climático (bien por el aumento de la emisión de gases de efecto invernadero o por la reducción en la capacidad de los ecosistemas como sumideros de carbono). El apoyo a sistemas agroforestales en Centroamérica.

es decir. Pero en el seno de la comunidad científica no existe ni mucho 8 .nivel diferente del local (impactos globales y nacionales) son los que normalmente se denominan externalidades. los que se dan más allá de las fincas o parcelas. los de la época seca). Se considera que en tanto en cuanto la deforestación y/o la degradación de los suelos es causa principal de alteración de los regímenes hidrológicos. la ocurrencia de inundaciones y deslizamientos de tierra. Figura 3. Fuente: elaboración propia. y de manera más acusada. la disminución de caudales (los totales. y el aporte de sedimentos a los embalses. Beneficios ambientales de los SAF La primera tentación que existe en casi todos los casos para apoyar los SAF es justificarlos por sus méritos ambientales a escala global. Diferentes factores que intervienen en la degradación de recursos naturales y su reversión mediante SAF. cualquier práctica que contribuya a luchar eficazmente contra aquella será inmediatamente responsable de la atenuación de dichos problemas.

Calder (2000) y Bruijnzeel (2004) ofrecen en sus trabajos una visión equilibrada entre los supuestos comúnmente más aceptados. no se cuenta en la actualidad con información que relacione la implantación de los SAF con la disminución en dichos problemas a nivel de cuenca. Figura 4. y en la ocurrencia de inundaciones. y no está en absoluto clara su influencia en inundaciones en grandes cuencas. sin embargo. En el caso de los impactos a nivel de las parcelas de la degradación de los suelos se da un caso opuesto al de la degradación medioambiental producto de la deforestación ya que. desde el bosque secundario (guamil) al Sistema Agroforestal Quesungual (SAQ). Pero en cuencas de mayor tamaño y sobre problemas como sedimentación o deslaves. y los argumentos de aquellos opuestos. Sólo en cuencas hidrográficas pequeñas existe consenso en la influencia negativa que la deforestación tiene en los procesos de erosión y sedimentación. Precisamente a pequeñas cuencas hidrográficas se refieren resultados preliminares expuestos por Galbusera (2007). y la seguridad alimentaria y nutricional de la población dependen directamente de la calidad de los suelos.menos un consenso en las interrelaciones entre la deforestación y los problemas mencionados. La degradación de los suelos en las parcelas no se considera un aspecto prioritario que amerite una acción inmediata cuando. toda la evidencia científica acumulada (y consensuada añadiríamos) no ha encontrado su eco en la acción política. la deforestación normalmente incrementa los caudales totales. los precios de los alimentos y su estabilidad. el crecimiento agrícola y económico en general. aspectos como la producción agregada nacional de alimentos. Una visión de consenso puede ser la expresada por Nelson y Chomitz (2004). 9 . Disminución de los caudales acumulados con el aumento de la cobertura del suelo. contrariamente a la opinión más extendida. Fuente: Galbusera (2007). la mayor cifra a nivel mundial al considerar promedios regionales. citado en Scherr. 1999) que la pérdida en productividad agrícola provocada por dicha degradación es de un 37%. como Kaimowitz (2004). Es por tanto aconsejable adoptar una posición prudente y abstenerse de justificar los SAF con argumentos para los cuales existe cierta división en la comunidad científica. como argumenta Scherr (1999). Se estima (Oldeman. quienes comentan cómo. Los datos sobre degradación de suelos para Centroamérica ya se mostraban en la primera sección de este documento. investigación aun en curso sobre la repercusión de los diferentes manejos del suelo en la escorrentía de las microcuencas (ver Figura 4). que los califican directamente de mitos.

la compactación. FAO dispone de estudios realizados en el curso de sus proyectos en Centroamérica los cuales consideran la mayor parte de variables y procesos mencionados. 10 . la disminución en contenido de materia orgánica. la capacidad de almacenamiento de agua. y SAQ con diferentes períodos de implantación).Según Scherr (1999) las variables mediante las cuales se evalúa la degradación de los suelos son el contenido en nutrientes. Figura 6. b) SAQ Estudios desarrollados por CIAT e INTA en replicaciones del SAQ en la microcuenca de La Danta (Nicaragua) mostraron valores superiores de la conductividad hidráulica a saturación (Ks) en los estratos superficiales del suelo en parcelas bajo manejo agroforestal (ver Figura 5). sistema tradicional bajo quema. Por otra parte. la acidificación. la degradación biológica y la polución del suelo. Valores de infiltración y escorrentía en época lluviosa para diferentes sistemas de manejo (guamil o bosque secundario. Valores de conductividad hidráulica en lotes con tratamiento tradicional (quema) y con SAQ. la reacción del suelo (la acidez). Figura 5. la salinización. los procesos que contribuyen a la degradación son la erosión. a) Sistema tradicional Fuente: Pavón (2007). la profundidad de la capa arable. Pues bien. Fuente: CIAT/FAO/Lempira Sur (2007). el contenido en materia orgánica. la disminución de fertilidad. la salinidad y la biomasa del suelo.

Una mayor infiltración tiene como consecuencia un mayor poder de retención en agua en el suelo por parte de los SAF. por ejemplo. trae consigo un aumento en la capacidad de retención de agua y reducciones en la escorrentía y la erosión hídrica. de modo que el SAQ con 10 años de implantación tiene pérdidas de suelo durante la época lluviosa inferiores al 10% de las que ocurren con el sistema tradicional de tala y quema (ver Figura 8). 11 . Evolución en los valores de humedad gravimétrica en temporada seca en suelos de SAF. a 300 litros de agua por cada m3 de suelo. También en estudios transversales existe evidencia del mayor poder de retención de humedad de los SAF. Figura 7. lo que. La disminución de la escorrentía tiene a su vez una influencia directa sobre la erosión hídrica.Este parámetro mide la capacidad de un suelo para dejar circular el agua a su través. Así. Fuente: Rivera (2007). a mayor tiempo de implantación de los SAF. Tabla 3. como consecuencia. lo que puede suponer hasta tres semanas de suministro de agua para un cultivo de maíz. En efecto. A efectos prácticos. Debe mencionarse el hecho de que. en su contenido en materia orgánica y en las tasa de infiltración.5 g/cm3. País Honduras Guatemala Período 1993-2001 2002-2004 Incremento 20% 1-2% Fuente: Fernández y Navarro (2005) y Soriano (2007). un mayor valor de conductividad hidráulica suele estar asociado con una mejora en la estructura del suelo. Humedad inicial y final de suelos bajo diferentes sistemas de manejo y en épocas seca y lluviosa tras simulación de lluvias. tanto en Honduras como en Nicaragua se reportan aumentos en la humedad gravimétrica en los suelos en estudios longitudinales desarrollados en época seca a lo largo de varios años (ver Tabla 3). los estudios realizados muestran cómo los valores de infiltración son mayores y los de escorrentía menores (ver Figura 6). ya que investigaciones llevadas a cabo por CIAT en el Proyecto Lempira Sur mostraron cómo el SAQ con 10 años de implantación es el sistema de manejo con mayor poder de retención de humedad tanto en época seca como lluviosa (ver Figura 7). un 20% más de humedad en el suelo equivale. considerando un valor promedio para la densidad aparente del suelo de 1.

fósforo y potasio). con resultados algo diferentes a los anteriores pero siempre favorables al manejo agroforestal respecto al sistema tradicional. en parcelas con y sin fertilización. El contenido en materia orgánica se ve ligeramente aumentado hasta el punto de que (ver Figura 9) aquellas parcelas con manejo agroforestal y sin utilización de fertilizantes (Quesungual–F) tienen contenidos en carbón orgánico muy similares a las parcelas con manejo tradicional y fertilizantes (Quema+F). Erosión hídrica (t/ha) medida con parcelas de escorrentía bajo diferentes sistemas de manejo. El Proyecto Lempira Sur comparó el balance de nutrientes para suelos con cobertura y sin ella (ver Tabla 4). Deugd (2000) estima igualmente el balance de nutrientes para sólo los principales (nitrógeno. 12 . En cuanto a la disponibilidad de nutrientes en el suelo existe diversa evidencia. Fuente: Rivera (2007). Materia orgánica y su distribución en agregados de varios tamaños. bajo diferentes sistemas de manejo. Figura 9.Figura 8. Fuente: Fonte (2007).

dejándose de lado otras contribuciones que dichos sistemas aportan a las fincas3. existe el estudio de Pauli (2006) sobre la cantidad.42 16. Fuente: Fonte (2007).24 En años más recientes.92 10. las variables biofísicas en la sección Los mencionados autores hacían referencia específica a las económicas.78 Zn -0. Producción y productividad Justificar el apoyo a los sistemas agroforestales no debe hacernos repetir el error identificado por Current. también en Lempira. pues.38 70.58 10.79 P 7.082 0.04 K -151.9 3.23 -39. diversidad y actividad de la microfauna del suelo tras la implementación de SAQ. Figura 10. Disponibilidad de nitrógeno y fósforo bajo diferentes sistemas de manejo.59 6. el cual lamentablemente (al menos en la presentación preliminar del estudio al que se ha tenido acceso) no realiza la comparación entre el SAQ y el sistema tradicional de manejo. 3 13 . Lutz.41 0. Balance de N. Sistema de manejo Sin cobertura Con cobertura N -373. Una vez comentadas.082 Fuente: Proyecto Lempira Sur (2002). en parcelas con y sin fertilización. N -552. llegando a los resultados mostrados por la Figura 10.34 -12. Sistema de manejo Quema SAQ con animales SAQ sin animales Fuente: Deugd (2000).87 Ca -155. pero nosotros deberíamos considerar obviamente las socioeconómicas en su conjunto.38 -28.35 K -74. K y P para diversos sistemas de manejo (kg/ha/año). Fonte (2007) estudió la disponibilidad de nitrógeno y fósforo en suelos bajo diversos sistemas de manejo. Tabla 5. En cuanto a la contribución de los SAF al aumento de la biodiversidad. Pérdidas o ganancias en los contenidos de nutrientes (kg/ha) en 1995/96.81 12.Tabla 4.76 Mg -59. y Scherr (1995) por el cual muchas investigaciones sobre los SAF hacen énfasis en los aspectos físico y biológico.97 P -0.

Es la sostenibilidad de los rendimientos la que realmente 14 . se ven corroboradas por las tendencias que la serie longitudinal de datos del proyecto Lempira Sur permite construir (ver Figura 11). PESA Nicaragua (2007). Tabla 6. Tal y como muestra la Tabla 6. Dicha aseveración se ve respaldada por ensayos realizados en Lempira Sur (ver Figura 12).73 0.anterior. País Honduras Guatemala Nicaragua Período 1993-2001 2002-2004 2004-2006 Cultivo Maíz Frijol Maíz Frijol Maíz Frijol Rendimientos (t/ha) Inicial Final 1. Dichas cifras.30 0. 2000) es que existe poca evidencia que muestre una mejora de los rendimientos agrícolas en SAF.26 0. Evolución de los rendimientos de granos básicos en parcelas con implantación de SAF.52 0. existen datos sobre el incremento que se ha dado en los rendimientos para maíz y frijol en parcelas manejadas con enfoque agroforestal. el rendimiento de cultivo y la productividad deben ser las siguientes en ser consideradas a la hora de evaluar los SAF. Evolución de los rendimientos por hectárea en maíz y frijol en el SAQ. se debe ser muy estricto a la hora de especificar qué indicador se maneja y bajo qué condiciones lo consideramos. Sin embargo.91 1. Soriano (2007).65 Incremento 121% 200% 12% ─ 43% 25% Fuentes: elaboración propia a partir de Fernández y Navarro (2005). lejos de ser aumentos puntuales que puedan haberse dado en inviernos favorables. donde podemos ver cómo el rendimiento de maíz en sucesivos años nunca supera los rendimientos de maíz obtenidos el primer año bajo el sistema tradicional de roza y quema. Figura 11.23 2.78 ─ ─ ─ ─ 0. Una de las conclusiones del taller electrónico sobre vínculos entre tierra y agua en cuencas rurales (Calder. Fuente: elaboración propia a partir de Fernández y Navarro (2005).

88 1. Figura 13.40 0.23 1.19 Producción (t/ha) 1. 15 . Productividad por unidad de área del sistema tradicional y el SAF.88 1.88 1.88 1.4 ha).88 1.88 1.40 1.75 1.23 1.80 Rendimient o de máiz (t / ha) 1.88 1. Evolución de los rendimientos de maíz bajo diferentes sistemas de manejo. o en otras palabras.88 1.23 1.88 1.88 1.88 1. Su estimación puede llevarse más allá al utilizar los valores promedio de rendimientos de la Figura 12 para calcular una productividad por hectárea considerando la tierra que se deja en descanso bajo ambos sistemas de manejo del suelo.88 1.80 0.23 1.60 0.88 1. Este aspecto permite enlazar con el de la productividad de los factores de producción.00 0.00 Primer año Segundo año Tercer año Con quema Quesungual Fuente: elaboración propia a partir de Deugd (2000).88 1. lo que reduce la superficie necesaria por familia a dos manzanas (1.20 1.88 1. es casi cinco veces superior a la del sistema tradicional (ver Figura 13).88 1.20 0. la intensidad en el uso de la tierra.94 Fuente: elaboración propia a partir de Deugd (2000). en concreto de la tierra. como la misma figura muestra al comparar los rendimientos de maíz en sistema tradicional y SAF en sucesivos años en la misma parcela. Figura 12. la productividad por hectárea del SAF. Así. considerando dos años de trabajo en cada parcela y 14 años de descanso.6 ha) la tierra necesaria para que una familia puede mantener una mínima producción de granos básicos bajo manejo tradicional.88 1.88 1.88 1.23 1. 2.23 SAF mnz 1 mnz 2 0. Con manejo agroforestal la misma parcela se puede mantener produciendo un promedio de diez años y el período de descanso se reduce a menos de cinco años.23 1.60 1.88 1.00 1.88 0.88 1.88 1.88 1. Deugd (2000) estima en ocho manzanas (5.se ve mejorada con los SAF. 1 Sistema tradicional (tala y quema) mnz 1 mnz 2 mnz 3 mnz 4 mnz 5 mnz 6 mnz 7 mnz 8 2 3 4 5 6 7 8 9 Años 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 Productividad (t/ha) Producción (t/ha) 1.88 1.75 1.23 1.88 1.

Sistema de manejo Quema Quema con químicos SAQ con animales SAQ sin animales Relación B/C 1. la productividad de la mano de obra muestra también una mejora al comparar el manejo agroforestal con el sistema tradicional. Deugd (2000) realizó estudios para la producción de maíz y maicillo bajo diferentes sistemas de manejo. un 27% menos. Y Deugd (2000) calcula una mayor productividad de la mano de obra familiar en el caso del SAF (ver Tabla 7). Por último.45) para la relación beneficio-costo del SAQ.5 6. (2000) comenta cómo el SAQ ocupa 83 días-hombre por hectárea contra 114 del sistema tradicional de tala y quema. Existen. las cuales pueden consultarse en Carrazón (2007).3 Fuente: adaptado de Deugd (2000).40 1. dudas sobre la calidad de los datos recogidos y el procesamiento de los mismos. pudieran ofrecer resultados más alentadores: La diversidad de la dieta familiar se midió mediante cuatro diferentes definiciones de un índice de diversidad de dieta (IDD). Lamentablemente. Por el contrario. específicamente el manejo agroforestal. En el transcurso de 2007 se llevaron a cabo 1. los cuales se muestran en la Tabla 7. que si se resolvieran. Tabla 7. no existen evidencias sistematizadas de repercusiones de los cambios en los sistemas de manejo en el consumo de las familias o en el estado nutricional de sus miembros. Desde el punto de vista de la SAN de las familias. Los proyectos PESA en Centroamérica diseñaron un instrumento denominado Cuestionario de Consumo de Alimentos y Seguridad Alimentaria Nutricional (CAYSAN) con el fin de determinar la evolución de la situación de seguridad alimentaria y nutricional de las familias participantes en los proyectos.29 Productividad de la mano de obra familiar (US$/día-hombre) 3.029 encuestas en los cuatro países. Factores socioeconómicos Es en la medición de variables que relacionen la mejora de las condiciones ambientales con las del nivel de vida de las poblaciones donde los proyectos de FAO muestran su flanco más débil a la hora de demostrar la bondad de los SAF. los datos de rendimientos y rentabilidad financiera muestran indudablemente efectos positivos sobre la disponibilidad y el acceso. sólo resultaron diferencias levemente significativas entre familias con y sin manejo agroforestal de sus parcelas en el caso del IDDC (ver Tabla 8) pero no para las reservas alimentarias. 2007) ofrecen cifras incluso mayores (1.2 5.9 4. Estudios más recientes (Mendoza y Baltodano.En cuanto a la rentabilidad financiera de los sistemas productivos.10 1. no obstante. y la diversidad de la dieta familiar4 y los meses de reservas de granos básicos. las cuales aportaron datos que fueron utilizados para estudiar la posible relación entre la utilización de las tecnologías divulgadas por el proyecto PESA (uno de los objetivos de estudio del CAYSAN). Clercx et al. Relación beneficio-costo y productividad de la mano de obra familiar (en dólares estadounidenses a la tasa de cambio vigente en diciembre de 2000) para diversos sistemas de manejo.16 1. 4 16 .

39 51.67 9.41 51.029). Existen dudas sobre la correcta formulación de la pregunta que se hizo sobre meses de reserva de granos básicos restantes a los entrevistados. Por un lado los datos referidos a la adopción o no de los SAF se obtuvieron mediante una simple pregunta a los entrevistados.53* 76. Por último. Promedios para cuatro diferentes definiciones de un índice de diversidad de dieta (IDD) y las reservas de granos básicos según la aplicación o no del manejo agroforestal en las parcelas (N = 1. Debe recordarse que las encuestas se realizaron entre enero y marzo aproximadamente. lo cual podría variar igualmente las correlaciones realizadas.43 Meses de reservas de GB Maíz Frijol 3.44 16.55 16.13 Sin manejo agroforestal Con manejo agroforestal Total * p < 0. 17 .11 2. los cuales no siempre eran los responsables del trabajo en las parcelas.49 3.32 2.28 74. ya que sorprende el gran número de familias que respondieron que 12 meses. existe propuestas para enmiendas en la construcción de los índices de diversidad de dieta familiar a partir de los datos ya recolectados. Índices de diversidad de dieta IDDA IDDB IDDC IDDD 9.09 3. Tabla 8.01* 74.20 53. Una posibilidad sería cruzar los datos de las familias entrevistadas con el CAYSAN con datos en poder de extensionistas que ofrecieran información más fidedigna sobre la adopción o no de la tecnología.05 Fuente: elaboración propia a partir de datos de línea de base CAYSAN.43 16.3 2.16 9. de modo que parece poco probable dicha cifra considerando los resultados que otras investigaciones han proporcionado.

Todo esto implica que los impactos serán proporcionalmente mayores en estos países y menor la capacidad para adaptarse a los mismos (Stern. y se prevé que aumente de nuevo entre 1. Figura 14. gasolina y carbón. el dióxido de carbono (CO2) es el que más interés y preocupación genera.8 ºC para el año 2100. y mayor dependencia en sectores altamente sensibles al clima como la agricultura. ya que se le achaca el 78% del impacto sobre el clima. bajos ingresos. en particular los eventos relacionados con el fenómeno El En el Anexo 3: figura una breve introducción al cambio climático y los mecanismos existentes para la adaptación y mitigación del mismo. 5 18 . en particular. Los países en desarrollo son especialmente vulnerables al cambio climático (CC) por su exposición geográfica. De entre los gases responsables del efecto invernadero (GEI). Fuente: Unidad de Cambio Climático de Argentina. Los países latinoamericanos y del Caribe están ya de por sí significativamente afectados por la variabilidad climática y los extremos. la tala de bosques y algunos métodos de explotación agrícola. En promedio. Existe evidencia.6 °C desde los últimos años del s. 2001). serios impactos tanto sobre la tierra como sobre los sistemas socioeconómicos.4 ºC y 5. 2007). XIX. lo que representa un aumento que será en cualquier caso el mayor de los habidos en cualquier siglo de los últimos 1. ha generado una alteración climática global que provocará. en concreto los aumentos de las temperaturas. mencionada por PNUMA/SEMARNAT (2006). la temperatura ha aumentado aproximadamente 0.1.000 años.4 EL CAMBIO CLIMÁTICO5 4. a su vez. Impactos provocados por el cambio climático. están afectando a los diferentes sistemas y en distintas partes del globo terráqueo (IPCC. Evidencias e impactos Existe en la actualidad un consenso científico casi generalizado de que el proceso de industrialización iniciado hace siglo y medio y. la combustión de cantidades cada vez mayores de petróleo. proporcionada por las observaciones de los sistemas físicos y biológicos. que muestra que los cambios regionales en el clima.

2025 2040 .0 / +4. Tabla 9.0 / +6.2060 2070 . de acuerdo a esta misma fuente. 19 . (2006). y los patrones de distribución del ingreso y de la pobreza intensifican los impactos del CC en países..2090 Cambios (%) En temperaturas En precipitación +0. Años 2015 .4 / +1. 2006).15 22 . regiones y grupos de población específicos (Nagy et al.37 Eventos extremos Incremento en la intensidad de las tormentas más severas Fuente: Nagy et al. Fuente: Magaña citado por Aguilar (2007).0 -15 / +5 +1.7 -10 / +7 +1. Figura 15. Honduras. Nicaragua y El Salvador figuran. La economía de la región es además fuertemente dependiente de recursos naturales ligados al clima. entre los países más vulnerables al CC en todo Latinoamérica. Cambios climáticos previstos en México y Centroamérica.Niño – Oscilación del sur (ENOS). Cambios de temperatura y precipitación proyectados para la región centroamericana.6 -30 / +8 Aumento del nivel del mar (cm) 7-9 12 .

En 1988 se crea por parte de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC. El CC aumentará la vulnerabilidad de la gente y la gravedad de problemas como el suministro de agua potable.Es de particular relevancia el impacto sobre la agricultura mundial: los modelos climáticos que simulan el crecimiento de los cultivos predicen un leve impacto en la producción agrícola mundial. ratificada por 186 países. 2003). La Convención. Ludi. que descubrió la correlación entre la temperatura de la Tierra y el dióxido de carbono en 1896. productividad y biodiversidad como consecuencia de los aumentos en la temperatura y los descensos en las precipitaciones (Bruinsma. El impacto que el CC causará en los recursos hídricos. En el total de Centroamérica se estima un coste adicional necesario de 274 millones de dólares para el año 2050 en la lucha contra la malaria como consecuencia de la extensión del hábitat de su vector. Parry et al. también los bosques tropicales pueden ver disminuida su área. 6 20 . y el Protocolo de Kyoto (PK). 4. 2006). provocará que entre 74 y 108 millones de personas estén en situación de estrés hídrico (menos de 1000 m3 por cabeza y año). 2003). y en ella se confirmaron las evidencias6 del efecto de la acción humana sobre el clima. técnica y socioeconómica pertinente para la comprensión del riesgo de cambio climático inducido por los seres humanos. En Centroamérica se estima un promedio de reducción en los rendimientos de maíz del 14% para el año 2055 (Nagy et al.2. adoptada en 1992 y que entró en vigor en 1994. Pero no es sólo en la agricultura donde se sentirán los cambios climáticos. los mecanismos de reservas nacionales y el comercio internacional podrán ser suficiente respuesta como para no poner en peligro la seguridad alimentaria de las poblaciones. al menos en los próximos 50 años (Banco Mundial. la seguridad alimentaria es función de muchos más factores. La respuesta internacional ante el reto del cambio climático se materializó en dos instrumentos jurídicos. Los casi 13 millones de personas que se estima que existen actualmente en la región sin acceso a agua segura (aproximadamente un 10% de la población) puede llegar a 43 millones para el año 2025 (Nagy et al. 2006). Pero este leve impacto global enmascara importantes disparidades regionales. La respuesta internacional La Primera conferencia Mundial sobre el Clima tuvo lugar en 1979. 2007).. (citados en Slater. tiene como objetivo último lograr una estabilización de las Algunas tan tempranas como la del físico y químico sueco Svante Arrhenius. complejos e interrelacionados. y esa complejidad no es contemplada en la mayoría de análisis y modelos que estudian el impacto del CC en la producción de alimentos (Bruinsma. En los países tropicales. 2007) estiman que en 2080 unos 1. Peskett. y Guatemala y Honduras son junto con Bolivia los países más vulnerables de toda América Latina y el Caribe al considerar estos indicadores de salud humana. y Brown. por sus siglas en inglés) con la finalidad de evaluar la información científica. Pero como bien sabemos. El hecho de que el impacto previsto en la producción mundial de alimentos para los próximos 50 años vaya a ser leve podría llevarnos a pensar que. particularmente grave en México y Guatemala. que la mera disponibilidad de alimentos. aun un calentamiento moderado reducirá significativamente el rendimiento de los cultivos.300 millones de personas (600 millones más que en 1999) podrían estar en riesgo de hambruna bajo los escenarios de emisiones más extremos. la disponibilidad de alimentos o la transmisión de enfermedades infecciosas. pese a las reducciones previstas en los rendimientos en Centroamérica. Por si fuera poco.. la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

la adaptación es fundamental pues los esfuerzos en mitigación. Fuente: IPCC (2001). Representación esquemática de un marco de evaluación integrado para la consideración de los cambios climáticos antropogénicos. La mitigación busca o bien reducir las emisiones de GEI o bien potenciar los sumideros (medios mediante los cuales se retiran los gases de la atmósfera). Actividades de mitigación El Protocolo reconoce el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.int/resource /docs/convkp/kpspan.pdf 7 21 . La adaptación por su parte se refiere a cualquier ajuste en los sistemas sociales o ecológicos para responder a los impactos actuales o previstos como consecuencia del CC (ver Figura 16). Entró en vigor en febrero de 2005 y representa un esfuerzo internacional para encarar la amenaza del cambio climático mediante dos diferentes estrategias: mitigación y adaptación.concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera con el fin de impedir perturbaciones peligrosas de carácter antropogénico en el sistema climático. firmado en 1997. El PK. Si no se hacen inversiones significativas en adaptación. y los que no son Anexo B y que se denominan como Partes no Anexo B. Los primeros se comprometen. entre los años 2008 y 2012. mientras que la flecha azul indica los cambios de la sociedad ante los impactos del CC. que más o menos se corresponden con los países industrializados. no rendirán sus resultados hasta bien avanzado el presente siglo. se derivó de la CMNUCC con el propósito de establecer compromisos globales en la reducción de la emisión de GEI. para lo cual establece una división entre países denominados Partes Anexo B7. Dados los impactos que ya comienzan a sentirse y que se sentirán en las próximas décadas. Nota: Las flechas amarillas muestran relaciones causa-efecto. a limitar Puede consultarse la lista de países y sus compromisos de reducción en http://unfccc. Figura 16. aunque sean exitosos. 2007). el CC socavará el progreso logrado hacia la realización de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) (Banco Mundial.

Actividades de adaptación Por el lado de la adaptación existen varios fondos de interés para los países de la región. el cual permite que Partes Anexo B (países o entidades privadas) cumplan su compromiso de reducción de emisiones mediante la inversión en países que son Partes no Anexo B. el PK permite a los países intercambiar equivalentes de GEI en un sistema que permita reducir el coste promedio de la reducción de las emisiones. Fuente: http://www. Con el fin de facilitar a las Partes Anexo B la consecución de sus objetivos de reducción y limitación de emisiones de GEI.org/gef/adaptation/index. Fondos de adaptación al CC gestionados por el GEF. incluyendo beneficios sociales tales como el alivio de la pobreza. Dicho sistema de intercambio está regulado por los denominados mecanismos de flexibilidad definidos en el Protocolo. con lo que. Aunque las Partes no Anexo B no tienen obligaciones de reducir sus emisiones a día de hoy. se espera de ellos que las reduzcan confirme se desarrollan. De estos mecanismos es de especial interés para los países centroamericanos el denominado mecanismo de desarrollo limpio (MDL).2%. de modo que la reducción global sea del 5.undp. en teoría. todos ellos operados por el Fondo Global Ambiental (GEF por sus siglas en inglés): Figura 17. Las primeras reciben créditos en forma de reducciones certificadas de las emisiones (RCE)8 que contribuyen a sus metas establecidas en el PK.htm 8 1 RCE = 1 tonelada de dióxido de carbono equivalente = 1 tCO2e 22 . y los segundos obtienen contribuciones a su desarrollo sostenible. se aprovecha las sinergias existentes entre los esfuerzos para contrarrestar el CC y los que promueven el desarrollo sostenible. el desarrollo rural o la creación de nuevas fuentes de empleo.sus emisiones de GEI hasta cierto nivel que representa una reducción respecto a un año de línea de base (normalmente entre el 5 y el 8% de los niveles de 1990).

Entre las áreas temáticas cubiertas por este fondo están la gestión de recursos hídricos. Se financiará mediante una tasa del 2% aplicada a los proyectos del MDL. Fondo LDCF SCCF SPA Total Total comprometido (× 106 $) 120 62 50 232 Total recibido (×106 $) 48 41 50 139 Fuente: GEF citado por Oxfam (2007). y no se espera que lo sea hasta 2010. 2006). de los 232 millones de dólares comprometidos sólo 139 se habían transferido. En resumen. o el establecimiento de instituciones nacionales fuertes capaces de llevar adelante la agenda de adaptación (Burton. Existe además un Fondo para los Países Menos Desarrollados (LDCF). operado por el GEF desde 2005. recursos y fortalecimiento institucional. Tabla 10. Según la GEF (ver Tabla 10). y la agricultura. la gestión de tierras. Cantidades comprometidas y recibidas en los diversos fondos gestionados por la GEF. a mayo de 2007. los esfuerzos de adaptación se han visto limitados por la falta de financiación. El Fondo Especial de Cambio Climático (SCCF). Diringer. lo que podría hacerle ser el más confiable de los fondos desde el punto de vista financiero una vez comience. las Partes no Anexo B no tienen los recursos necesarios para adaptarse al problema que no causaron. Apoyará acciones concretas de adaptación en Partes no Anexo B. operado por el GEF desde 2001. pero no facilitado de manera significativa una implementación en el terreno ni una transferencia o acceso a la tecnología. y Smith. 23 . El Fondo de Adaptación no es todavía operacional. es para financiar planes de adaptación y transferencia de tecnología y es financiado mediante contribuciones voluntarias. pero que no es de aplicación a ninguno de los países de Centroamérica. Ello ha provocado que el esfuerzo internacional hasta la fecha en materia de adaptación haya provisto de información. La Prioridad Estratégica en Adaptación (SPA). el CC. Es financiado mediante 50 millones de dólares procedentes de los Fondos Fiduciarios del GEF. Lamentablemente. iniciada por el GEF en 2004 como iniciativa piloto de tres años para apoyar la creación de capacidades que tengan como consecuencia la gestión sostenible de los recursos naturales en un escenario de CC.

Pero sí merece la pena llamar la atención sobre algunos puntos de interés.. consideradas habitualmente por los productores a la hora de planificar el uso de sus tierras (Pagiola et al. Sistemas de pagos por servicios ambientales En cuanto a los esquemas de PSA existe numerosa experiencia acumulada en los últimos años en Centroamérica. Villatoro. más allá de que financieramente puedan ser rentables aun sin considerar el valor económico de las externalidades. Ogier. tanto positivos como negativos. procedentes o bien de agencias internacionales de cooperación. Sage. la ecológica y la financiera. ya que en el resto de países la experiencia se ha limitado a unos pocos proyectos piloto. Existen actualmente diversos tipos de proyectos que podríamos agrupar en dos modalidades. y no suelen ser. lo que provoca un riesgo de dependencia económica (FAO. 2005). y Flores. El reconocimiento de este problema ha llevado a realizar esfuerzos en el desarrollo de sistemas que ofrezcan incentivos a los productores para realizar cambios en el uso de la tierra. No figura entre los objetivos del presente trabajo realizar un análisis de los proyectos de PSA. particularmente en Costa Rica. 5. y Martínez.1. 10 9 Normalmente agua ya que la mayor parte de proyectos de PSA en Centroamérica tienen como objetivo la conservación del recurso hídrico (Martínez. por tanto. todos aquellos impactos. y los relacionados con mecanismos de mitigación y adaptación al CC. o bien a fondos nacionales como los gubernamentales o los procedentes de otras partes interesadas como pueden ser distritos de riego o empresas de generación hidroeléctrica. Es frecuente mostrar los PSA como oportunidades para lograr dichos objetivos de manera simultánea a los medioambientales pero son pocos los estudios realizados En sentido estricto la fijación de carbono también es un servicio ambiental pero en este documento se utiliza esta denominación para separar aquellos proyectos normalmente vinculados a la protección del agua para consumo humano y generación hidroeléctrica (el grueso de proyectos de PSA). el pago por servicios ambientales (PSA) y los proyectos de fijación de carbono9. los países donde trabaja el PESA en Centroamérica carecen de esquemas semejantes. La sostenibilidad financiera es fuente de inquietud ya que normalmente los recursos financieros que pueden obtenerse de los usuarios de los servicios ambientales10 son normalmente inferiores a las inversiones necesarias para realizar los cambios en los usos del suelo e introducir tecnologías de manejo sostenible de suelos y agua (los incentivos que se mencionaban más arriba). Este hecho se ofrece habitualmente como la razón principal para que la adopción de prácticas conservacionistas como los SAF (en todas sus variantes) no esté tan extendida ya que se considera que. 2006): la social/institucional. 24 .5 OPCIONES DE FUTURO PARA LOS SAF: VALORIZANDO LAS EXTERNALIDADES POSITIVAS Como se indicaba en la Sección 3 del documento. que tienen lugar más allá de las fincas o parcelas son denominadas externalidades. y Borge. Si bien Costa Rica cuenta con un sistema público de financiamiento mediante un impuesto a los combustibles fósiles (Ortiz. Granadino. pues existe cuantiosa literatura sobre el tema. La sostenibilidad de los PSA tienen tres dimensiones (Marín. 2003). 2004). ya sean las bajas tasas de retorno y/o las inversiones necesarias para ponerlos en práctica suelen actuar como frenos a la adopción. Otro aspecto importante a valorar es la contribución de los sistemas de PSA al desarrollo rural y el combate a la pobreza. Es habitual recurrir entonces a fondos adicionales. 2004). Pérez.

Sí ha existido. una transferencia de recursos a los medios rurales.1). Ortiz et al. La seguridad en los derechos de propiedad de los habitantes en el ecosistema que ofrecen los servicios. y Richards y Jenkins (2007) ofrecen una serie de factores que influyen en la sostenibilidad de los esquemas de PSA: En general.para cuantificar dichos impactos sociales (Pagiola et al. El programa es neutro en términos de generación de empleo. y Arcenas (2007). sin embargo. ya que apenas existen actores con intereses financieros en los mismos. en su informe de 2008 sobre desarrollo mundial dedicado a la agricultura (2007). 25 . serán pobres candidatas al éxito. El programa no es replicable en otros países si se quisiera usar en estos como medio de reducción de la pobreza rural. Esto parece más fácil. La sostenibilidad se facilita si existe un vínculo directo entre usuarios de los servicios y los proveedores de los mismos. biodiversidad) o no existen o son muy débiles. El Banco Mundial. Buenos ejemplos son pequeñas cuencas con pequeñas plantas hidroeléctricas (más sensibles a la sedimentación) o sistemas de agua potable aguas abajo. Que la escasez del recurso hídrico ya esté presente. en su estudio sobre el sistema de PSA de Costa Rica. donde las causas de los impactos aguas son complejos de establecer dados todos los diferentes usos del suelo aguas arriba. en su examen del proyecto Enfoques Silvopastoriles Integrados para el Manejo de Ecosistemas en Matiguás-Río Blanco (Nicaragua). Dado que la evidencia científica no relaciona necesariamente una mayor cobertura forestal con la disponibilidad de agua (como se comentó en la Sección 3. son necesarios sistemas confiables de monitoreo de los impactos hidrológicos del cambio en el uso de la tierra que ofrezcan garantía a los pagadores de los servicios de que están recibiendo lo que están pagando. (2003). las cuencas hidrográficas de mayor tamaño. Los sistemas gestionados localmente ofrecen menos costos de transacción por lo que el grueso de los pagos llega de manera efectiva a los oferentes de los servicios. en situaciones con no más de dos usuarios de los servicios. Sin embargo. Ríos. 2004) y las evidencias son mixtas. Por el contrario. Pagiola. y todo ello pese a que pueden llegar a encontrar mayores impedimentos a su participación efectiva dados los requerimientos de inversiones iniciales necesarias. los esquemas de PSA de los bosques tropicales sufren del problema conocido en economía como falla del mercado: los mercados para dichos servicios (agua. y donde la relación causa-efecto entre las actividades productivas y sus efectos en el medioambiente sea bien comprendidas. Sería necesario un replanteamiento estratégico del programa para que fuera de utilidad para tal fin. obtienen entre otras las siguientes conclusiones: La gran mayoría (85%) de clientes no están en una situación de pobreza ni de extrema pobreza. indican que los hogares más pobres llegaron a participar incluso más que aquellos en mejor situación. en principio. La posibilidad o no de excluir a los que no pagan por el servicio del disfrute del mismo..

en concreto: – – No obstante el potencial. Se habla así de actividades de uso del suelo. la inclusión de actividades relacionadas con el manejo del suelo y los recursos naturales ha visto limitada su participación en los dos principales mercados regulatorios. y por una serie de razones finalmente sólo dos tipos de actividades se Suponiendo un 25-50% de residuos dejados tras la cosecha que retornan al suelo en forma de materia orgánica.2 .1 . que para los 15 cultivos más importantes a nivel mundial. del 49% de las de metano. la quema de biomasa.23 y 0. es justo por lo tanto que la agricultura contribuya a la disminución de las mismas con mejores prácticas. 2003). según Lal y Bruce (citados en Bruinsma.0. 2002). las cuales pueden dividirse en: Actividades de fijación de carbono: – – Se habla de forestación cuando tiene lugar la conversión de suelo con usos no forestales a suelo forestal. ya que la totalidad de la biomasa terrestre se origina en el dióxido de carbono absorbido desde la atmósfera. por ejemplo. Por un lado.0. la inclusión de dichas actividades en el MDL fue controvertida desde la concepción del mismo. y que la mitad de esta sea carbono.5. Las actividades causantes de las emisiones son principalmente el cambio en el uso de la tierra (particularmente la deforestación) en el caso del dióxido de carbono. terminología utilizada en la Convención. 0. El crecimiento de biomasa y la fijación de carbono en el suelo parecen así las maneras más naturales de almacenar carbono. Pero la agricultura tiene también un importante rol como moderador del CC a través de la fijación de carbono en el suelo y la biomasa. La deforestación impedida (AD por sus siglas en inglés) por la protección de los bosques naturales.46 toneladas adicionales de carbono por hectárea y año). los rumiantes y el cultivo de arroz por inundación para el metano. y del 66% de las óxido nitroso.2 t/ha/año adicionales para el trópico seco. el uso de fertilizantes nitrogenados y la quema de biomasa para el óxido nitroso (Bruinsma.7×109 a 7. 11 26 . incluyendo la agroforestería. esto supondría. la creación de masas forestales mediante la ampliación de las plantaciones. cambio en el uso del suelo y forestería (USCUSF).5 para el trópico húmedo. y 0. La reducción de la deforestación. el aumento previsto de la producción agrícola de aquí a 2030 de 4. Protección de reservas de carbono. y la materia orgánica del suelo se forma mediante el carbono fijado en el mismo. y el ganado en general (incluyendo la fertilización con estiércol). la adopción de prácticas agroforestales. Contribuciones de la agricultura y los SAF a la mitigación y adaptación al cambio climático La agricultura es causante del 15% de las emisiones antropogénicas globales de dióxido de carbono. La reforestación es la reconversión a bosques de suelos que previamente lo fueron pero que actualmente tienen otros usos. La reducción de emisiones por deforestación y degradación (REDD). la reducción de la degradación de los suelos y la rehabilitación de los bosques degradados son ejemplos de las medidas que pueden contribuir a la absorción del carbono y contrarrestar así los efectos de las emisiones realizadas en otros lugares (FAO.2. Bruinsma (2003) estima.4×109 t/ha/año implica una fijación adicional de carbono de entre 340 y 670 millones de toneladas de carbono por año11 (entre 0. Si además se diera una conversión significativa hacia métodos de cero labranza y agricultura de conservación. 2003). Dada su importante cuota de responsabilidad en las emisiones.

2006) y por lo tanto se convierten en serias alternativas para este tipo de actividades.000 toneladas) mediante mejores prácticas de manejo del suelo. o el Tropical America Katoomba Group. 2007). incluyendo las REDD. el proyecto Scolel Té. la Climate. la forestación y la reforestación. El Banco Mundial tiene una serie de fondos que destina a la compra de reducciones de emisiones de GEU en países en desarrollo y de economías en transición. y Brown. comercializa carbono fijado (casi 78. las dificultades técnicas. Mientras tanto. Algunos de estos mercados (como el Chicago Climate Exchange) sí admiten los créditos USCUSF (Pearson. 2007). las actividades que reducen las emisiones de GEI producen reducciones de emisiones que se pueden vender a empresas que voluntariamente desean reducir sus emisiones. el Comercio de Emisiones de la Unión Europea (EU-ETS) directamente eliminó la posibilidad de que el carbono forestal. El conocido como Informe Stern (2007). supone entre 300 y 1. pero dicha inclusión no sucederá en el mejor de los casos hasta el año 2012.30 $/tCO2. Se han autorizado recientemente mecanismos simplificados de aprobación para pequeños proyectos que podrían hacer más sencillo el registro (la autorización) de los mismos. burocráticas y financieras (los costes de transacción principalmente. El Community Development Carbon Fund (CDCF) se concentra específicamente en la compra de créditos de carbono en proyectos implementados en comunidades rurales de países en desarrollo (Neeff y Henders. si bien es cierto que tanto la conversión de tierras con cultivos anuales a SAF. aunque debe considerarse que hasta 2004 no arrancaron las aplicaciones de este tipo de proyectos. Walker. que actúan de intermediarios y verificadores para la compra de créditos de carbono de actividades USCUSF. Con un precio de venta promedio de 3. particularmente las actividades REDD pues estas no encuentran acomodo en el MDL. actividades estas últimas que suponen hasta el 90% de los CER.778 ha. o de pastos a sistemas silvopastoriles pueden ser considerados como actividades de forestación o reforestación en el marco del MDL. donde tienen lugar la mayor proporción de deforestación. Según el informe final del proyecto de 2005 (Proyecto Scolel Té. los cuales se describen en el Anexo 3) que implica la solicitud de un proyecto MDL han causado que sólo se haya aprobado un proyecto de forestación y reforestación (PFR). 27 . 2006) había atendido hasta la fecha a 43 comunidades y 888 productores individuales y cubría un área de 4.consideraron elegibles con el MDL. por ejemplo. una alternativa para el conjunto de actividades USCUSF lo constituyen los llamados mercados voluntarios. Community & Biodiversity Alliance (CCBA).800 dólares por familia y año (Banco Mundial. Por otro. y a lo absurdo de que la conservación de los bosques se retribuye en los países industrializados pero no en aquellos en vías de desarrollo. El Biocarbon Fund en particular está destinado a la fijación de carbono o conservación del mismo mediante actividades USCUSF. y aun existiendo hasta un 40% de gastos de transacción. En los últimos años se ha intensificado el debate sobre la necesidad de incluir la REDD en los actuales mecanismos de mitigación. Estudiar la viabilidad de los mismos es un reto. que se ejecuta en la región de Chiapas (México) desde 1997. el proveniente de actividades USCUSF fuera comercializado en dicho esquema. forestación (incluyendo agroforestería) y reforestación. En ellos. A día de hoy. Así. En la recientemente celebrada Convención sobre el Cambio Climático de Bali se acordó incluir la REDD en próximas discusiones para el próximo tratado internacional que sustituya al PK. Existen por último esquemas más modestos gestionados por ONGs como el Plan Vivo. llamó la atención sobre el hecho de que la deforestación contribuye en un 18% a la emisión antropogénica de dióxido de carbono.

28 . aun no siendo los más eficientes en la fijación de carbono. mientras que tanto el bosque secundario como los SAQ fueron sumideros (ver Figura 19). Es importante destacar que los suelos saludables. indican que en suelos sin labranza y donde se den fuertes lluvias trás la fertilización (situación típica en el invierno del trópico semiárido de Centroamérica) pueden darse altas emisiones de óxido nitroso. En sistemas agrícolas. El sistema de tala y quema emitió metano. por ejemplo. Se estima que unos 630 millones de hectáreas en todo el mundo son aptas para la agroforestería (Kandji et al. Ball et al. proporcionan una oportunidad única para incrementar las reservas de carbono en la biosfera terrestre dada el área potencial existente para los mismos. agricultura tradicional de tala y quema y bosque secundario en el sur de Lempira (Honduras). es importante considerar también el flujo de los otros GEI aparte del dióxido de carbono. de modo que los resultados preliminares que aquí se comentan son consistentes con las mejoras en estructura observadas. (2006). de modo que representan un gran potencial como estrategia de rehabilitación de tierras degradadas (ver Figura 18). Figura 18. de modo que. Una reciente investigación del CIAT se propuso determinar los flujos de gases de efecto invernadero del SAQ. 2006). Potencial de fijación de carbono de diferentes opciones de uso y manejo del suelo. citado por Ferreira. la introducción de ganado como la que se da en los sistemas silvopastoriles puede contribuir a incrementar las emisiones de metano.. De similar manera.Los SAF como instrumento de mitigación Los SAF. con buena estructura. sus reservas de carbono son mucho mayores que los monocultivos o los pastos. la presencia de aquellas podría representar un aumento en la emisión de ese gas en comparación con. Rondón y Hurtado (2007). Si bien los SAF contienen mucho menos carbono que los bosques primarios o las áreas bajo manejo forestal.. son sumideros netos de metano. en principio. la emisión de óxido nitroso depende de la existencia de leguminosas en los mismos. todos los sistemas emitieron aunque el bosque secundario y el SAQ de menos de dos años lo hicieron en menor cantidad (ver Figura 19). Fuente: Kandji et al. En cuanto al óxido nitroso. Pero como comentan Kandji et al. un monocultivo de maíz cultivado sin fertilizantes. (2006).

Los SAF como instrumento de adaptación al CC Los SAF proporcionan una sinergia entre los esfuerzos necesarios para mitigar el CC y los que pretenden apoyar a las poblaciones vulnerables a adaptarse a las consecuencias negativas del CC (Kandji et al. 2006).. Los limitados fondos que la comunidad internacional ha dedicado a las actividades de adaptación no parecen presagiar oportunidades para los proyectos de FAO en Centroamérica más allá de los beneficios que los SAF conllevan al nivel de las parcelas y que han sido ya estudiados en detalle en la Sección 3. Rondón y Hurtado (2007).1. 29 . Flujos de metano (CH4) y óxido nitroso (N2O) en diferentes sistemas de manejo en Lempira.Figura 19. Fuente: Ferreira. Honduras.

y que los cambios que se produzcan en términos de sistemas de producción o ecosistema constituyen meros medios hacia el fin último de FAO que es la lucha contra el hambre. existe la posibilidad de multiplicar la cantidad y calidad de la información disponible una vez vayan terminando todas las investigaciones (muchas de ellas tesis doctorales) desarrolladas por CIAT en los SAF de Honduras y Nicaragua en el seno del Consorcio para el Manejo Integrado de Suelos en Centroamérica (MIS). Por otro. siempre por razones contextuales bien fundamentadas. es deseable continuar y profundizar en los estudios sobre flujos de GEI. luego el esfuerzo adicional sería a efectos del procesamiento más profundo de los datos. biomasa y aumento de materia orgánica en toda la gama de SAF existentes con el fin de servir de insumos a futuros proyectos de mitigación del CC. Concentrarse de manera aislada en los méritos ambientales de los SAF es insuficiente: – Por un lado. Aunque sí han existido en el pasado proyectos que apoyaran la agroforestería. Mostrar por parte de FAO los SAF como garantía de impactos a esta escala sin contar con la suficiente evidencia es arriesgado y ante los ojos de cierta parte de la comunidad científica le restaría credibilidad. la antigüedad de los datos recolectados (15 años en el mejor de los casos) nos ha hecho desistir de utilizarlos para la elaboración de este informe. Pese a que los resultados recogidos por el CAYSAN no ofrecieron los resultados esperados. No obstante. existe la posibilidad de no dar por perdida dicha investigación: es posible también realizar un procesamiento más profundo de los datos recolectados en los procesos anuales de evaluación de los PESA con el fin de cruzar datos sobre adopción de tecnologías con datos sobre reserva de granos y consumo de alimentos. particularmente en Honduras y Nicaragua12. Insistimos en que esta información está ya recogida. considerando esta en su integralidad y no limitándose sólo a disponibilidad y acceso. los objetivos programáticos de los proyectos PESA de consecución de la SAN convierten en imprescindible la necesidad de vincular sus acciones con los posibles impactos logrados en aquella. al menos en cuencas de cierto tamaño. Sería imprescindible contar con la garantía de CIAT de que dicha información se encuentre a disposición de FAO a efectos de promoción de los SAF. 12 El presente trabajo de consultoría no cubrió expresamente Guatemala. – Se da una preocupante falta de datos concretos y sistemáticos (es decir. aunque nos consta que existe información valiosa sobre el trabajo realizado con SAF.6 CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES Existe buena y abundante información sobre los impactos ambientales y productivos de los SAF que han sido apoyados por los proyectos de la FAO en la región. más allá del mero estudio de casos particulares) en cuanto a los efectos que la mejora en el manejo del suelo en general y la adopción de los SAF en particular tiene sobre la SAN de las familias. Debe reafirmarse adecuadamente que el enfoque de los proyectos de FAO en Centroamérica lo constituye los grupos de población en situación de vulnerabilidad ante la inseguridad alimentaria. En cuanto a El Salvador. existe numerosa literatura (citada a lo largo del documento) que reta la evidencia de las externalidades positivas (los impactos más allá de las parcelas) de una mayor cubierta del suelo. el apoyo a los SAF no figuran como prioridad programática ni en el proyecto PESA ni en el ya finalizado Laderas. Por otra parte. 30 .

los cuales se detallan en la sección 3. Figura 20. “Rutas de futuro” en la promoción de los SAF por parte de FAO. existe la posibilidad de que los SAF supongan. un factor disipador de desarrollo social y económico para los habitantes del medio rural mediante su vinculación con esquemas de PSA (en menor medida) y con los diversos mecanismos de mitigación existentes en la actualidad como respuesta internacional al desafío del CC. Como muestran los resultados de las diversas investigaciones realizadas. los SAF son una excelente herramienta de adaptación al CC. Es deseable potenciar las sinergias existentes entre los proyectos FNPP y PESA para. donde las comunidades están en el núcleo del proceso. en palabras de Fierros (1994). construyendo sobre el legado dejado por el Proyecto de Bosques y Cambio Climático en 31 . en principio. Ni los proyectos de PSA ni los proyectos de CC tienen como objetivo primordial. en particular el MDL. Fuente: elaboración propia. Ante la tibia respuesta de la comunidad internacional en el financiamiento de los esfuerzos de adaptación. los SAF ofrecen una solución local. Pero además. la disminución de la pobreza y el desarrollo rural. pero ambos instrumentos suponen fuentes potenciales y sostenibles de ingresos que actúen como incentivos para la adopción de los SAF y como apoyos para escapar de la pobreza.

lo que Reardon y Vosti (1996) denominan triángulo crítico. y la creación de institucionalidad y el trabajo conjunto con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. La integración de enfoques participativos. desde la comunidad (el trabajo en campo) al nivel nacional y regional. lo que le hace un socio deseable. – – – – 32 . el cual establece las relaciones entre las metas mencionadas y la necesidad de acometerlas conjuntamente. Por último. analíticos y multidisciplinarios garantiza un mayor potencial de éxito en las acciones de desarrollo. El trabajo a diferentes escalas espaciales. el crédito y prestigio con el que cuenta FAO como institución. en especial los de mitigación. Por último.América Central (PBCC). La complejidad de los mecanismos y la magnitud de los costes de transacción suponen actualmente barreras demasiado complejas a la extensión de los beneficios que requieren de esfuerzos bien planificados y especializados para su superación. alivio de la pobreza y el uso sostenible del recurso natural. ofrecen para la mejora de la SAN y los medios de sustento de la población rural. La conjunción de las esferas social y medioambiental como única garantía de éxito de iniciativas que buscan simultáneamente crecimiento agrícola. y a una reducción de los costes de transacción que impiden el acceso a mecanismos internacionales ya mencionados. contribuyen a una mayor sostenibilidad de las acciones. tomar ventaja de las oportunidades que los proyectos de cambio climático. es necesario destacar el “valor agregado“ que ofrece FAO sobre otras instituciones : – La investigación tecnológica y en políticas y el trabajo en campo ofrecen un tránsito sin solución de continuidad de la investigación al desarrollo en la ejecución de los proyectos. a un mayor potencial de replicación de las experiencias exitosas.

Anexo 1: TÉRMINOS DE REFERENCIA DE LA CONSULTORÍA 33 .

propiciar un marco favorable para la alimentación y agricultura. surgida por mandato de los Ministros de Agricultura para enfrentar el aumento en la demanda de maíz para etanol y las consecuencias sobre las cadenas agroalimentarias relacionadas con éste y los restantes granos básicos. en el país y en los hogares?. propiciar un incremento sostenible y estable en la disponibilidad de alimentos. ambos con vínculos en el manejo sostenible de tierras para mejorar la Seguridad Alimentaria Nutricional (SAN) de la población. JUSTIFICACION SICA: 1. Se pretende una “estrategia regional para la producción y comercio de granos básicos para la seguridad alimentaria de la región”. FAO: 2. hacer una mejor gestión de los recursos naturales. en su estrategia mundial 2000-2015. Como Agencia Especializada del Sistema de Naciones Unidas en Agricultura y Alimentación. b) Si los hay. como pretenden las Estrategias de la PACA. En el marco de la Política Agrícola Centroamericana (PACA). en beneficio de la calidad de vida de la población”.org). Honduras. y de manera permanente. social y económica. 1. dos Estrategias están en proceso de formulación: a) Estrategia Regional Agroambiental (ERA). impulsada por los Ministros de Agricultura de los siete países de Centroamérica. c) ¿El cuerpo humano goza de salud para aprovechar los alimentos que se consumen? Para mejorar la Seguridad Alimentaria de la región. y aprobada en Octubre 2007. FAO está presente en todos los países de Centroamérica. Nicaragua y El Salvador”. propuesta por los Ministros de Agricultura. La participación en la formulación de las dos Estrategias mencionadas se está materializando a través de dos proyectos: FNPP1 y PESA (www. ¿Las familias tienen acceso físico. figuran como objetivos “reducir la inseguridad alimentaria y pobreza rural. contribuyendo a la reducción de la pobreza. 3.Propuesta para discusión: Sistematización para Estrategias Regionales del SICA PROGRAMAS PESA y FNPP DE CENTROAMERICA TÉRMINOS DE REFERENCIA PARA EL ESTUDIO “Manejo sostenible de tierras y mejoras en la producción de maíz y frijol en las poblaciones vulnerables de los programas PESA de Guatemala. Salud y Medio Ambiente para que “promueva procesos productivos que aporten a la seguridad alimentaria y a la sostenibilidad ambiental. social y económico a esos alimentos?. hay que 1 PESA: Programa Especial de Seguridad Alimentaria FNPP: Programa Regional de Bosques y Biodiversidad Agrícola para Apoyar la Seguridad Alimentaria . y b) Estrategia de Granos Básicos (EGB).pesacentroamerica. La SAN pretende responder tres preguntas básicas: a) ¿Hay alimentos de calidad. generar y hacer gestión del conocimiento sobre la agricultura y la alimentación”. y.

perfeccionar el libre comercio intra-centroamericano. Mientras los datos mundiales de subalimentación de FAO apuntan a una lenta mejoría. negocios verdes y manejo sostenible de tierras. lo que supone un aumento del 17 al 20% de la población (justo lo contrario de la tendencia mundial). 9. mientras en 1990 había 5 millones de personas con déficit de calorías. se ha incrementado. Estos sistemas. en: http://www. 4. y de manera prioritaria. tanto públicos como privados y de la sociedad civil. El valor añadido de programas como PESA y FNPP de la FAO es su visión intersectorial del problema de la pobreza rural. Validación de tecnologías 5.” 7. agua. reduciendo su vulnerabilidad y su movilidad migratoria. Además. son un conjunto de tecnologías de manejo de suelo. en las laderas de agro-ecosistemas secos de Centroamérica. y su centenar de aliados. a la inseguridad alimentaria nutricional. gradual y sostenida. Desde hace más de 15 años.Propuesta para discusión: Sistematización para Estrategias Regionales del SICA mejorar también. en concreto.000 familias atendidas directamente. gracias al aumento sostenible de la producción de los sistemas agroforestales3 impulsados por los programas PESA. estos sistemas se vinculan con aspectos relacionados con el cambio climático y la biodiversidad. Establecer en forma inmediata un sistema permanente de intercambio de información sobre el comportamiento de existencias. c) reducción de los sedimentos en las cuencas.org/pesa_ca/buenas_practicas. en El Salvador.htm 4 .org/biblioteca/doc-hon-feb/Quesungual. la producción de granos básicos en las pequeñas parcelas familiares. En febrero 2007. entre otros.pesacentroamerica. por consecuencia. “Incrementar la producción regional de granos básicos de manera significativa. en 80 municipios de 4 países) que dan credibilidad a las Buenas Prácticas que se están sistematizando.org/pesa_ca/indicadores. y privilegiar el abastecimiento intra-regional de granos básicos. la Seguridad Alimentaria de las familias que producen para el autoconsumo y para el mercado local. 6. el “Quesungual” de Honduras. los PESA tienen una amplia cobertura (20. su enfoque regional. producción. entre otras. los datos indican que. PESA y FNPP 8. y e) un aumento en la resiliencia de la población.4 millones. que más que una práctica. biodiversidad. en Centroamérica2.pesacentroamerica. Los cuatro ejes de la Estrategia Regional Agroambiental son: cambio climático. La Inversión en políticas eficaces para corregir este rumbo es necesaria en Centroamérica.htm 3 Hay más información disponible de uno de los sistemas agroforestales. Además. nutrientes y vegetación.pesacentroamerica. con el fin de reducir la dependencia y alcanzar el autoabastecimiento. Algunas Buenas Prácticas de los PESA en Centroamérica están vinculadas con estos objetivos de las Estrategias en el marco del SICA. b) reducción en la pérdida de nutrientes. reduciéndose el porcentaje de la población mundial que padece hambre del 20 a 17%. La Estrategia de Granos Básicos pretende. en 2003 la cifra se elevó 7. FAO ejecuta programas en Centroamérica basados en la experimentación de tecnologías para mejorar la producción agrícola en la región. estableciéndose 2 En la página web del programa PESA de Centroamérica se dispone de más datos centroamericanos: http://www. d) aumento de la humedad del suelo. 18 técnicos de los PESA de Centroamérica se reunieron para validar los conceptos y criterios4 consensuados respecto a las Buenas Prácticas para la SAN.pdf La definición y los criterios se pueden consultar en: http://www. han demostrado su eficacia en a) reducción de la erosión. especialmente entre los pequeños campesinos con alta vulnerabilidad ambiental y. Asimismo. aspectos que necesitan de más análisis e investigación. comercio y precios de los granos y de los insumos más relevantes.

como para documentar otras experiencias similares de otros actores reconocidos (PASOLAC. datos de los resultados y logros alcanzados. para formar parte coherente del mismo documento. Lempira Sur y Extensión Lempira) y El Salvador (proyecto Laderas). mencionadas en el numeral uno. lecciones aprendidas. al mismo tiempo que utilizan tecnologías de manejo sostenible de tierras. c) Estos TdR se estarán compartiendo con el CAC-CORECA6 para determinar juntos la información más pertinente que FAO pudiera presentar al CAC-CORECA. 5 Acuerdo establecido en conversación con Manuel Jiménez. tanto para la producción como para la réplica. de manera directa e indirecta (tipología. en las reuniones técnicas que la ERA tienen programadas. que se confeccionará a partir de dos consultorías diferentes: a) Consultoría para Guatemala. Honduras (Proyectos PESA. etc) de maíz y frijol. Este estudio se enmarca en un proceso que debería contar con varias fases diferenciadas: a) Recolección de toda la información ya sistematizada de los sistemas agroforestales en Guatemala. OBJETIVO Y FASES DEL ESTUDIO Este estudio concluirá con un único documento centroamericano. f) Este análisis de los sistemas agroforestales de FAO en Centroamérica es también el primer paso para finalizar en 2008 la sistematización de todas las Buenas Prácticas de FAO para la promoción de la Seguridad Alimentaria Nutricional (BP-SAN). ONGs internacionales. tanto de los proyectos PESA como FNPP. El especialista de la ERA para el eje de Manejo Sostenible de Tierras es el Ing Alan González. del CATIE. tanto para su conocimiento y réplica en Centroamérica. b) Elaboración de documento interno de posibles propuestas y datos para presentar al CACCORECA en el marco de las Estrategias Regionales en formulación. que están demostrando ser capaces de mejorar la producción En el anexo 2 se detalla de manera preliminar la información que deberán incluir ambas consultorías. a través de un modelo de ficha aprobado en esa misma reunión. RUTA. Nicaragua y El Salvador). encargado de sistematización. las técnicas y metodologías utilizadas. ONG locales reconocidas). como por ejemplo. estas consultorías se centrarán en recoger información de los programas FAO vinculados a los sistemas agroforestales. población que se ha beneficiado de la Buena Práctica. Honduras. b) Consultoría5 para Honduras. en enero. Nicaragua y El Salvador. e) Socialización de los sistemas agroforestales. Aunque los programas PESA de Centroamérica tienen una lista amplia de Buenas Prácticas en proceso de sistematización.Propuesta para discusión: Sistematización para Estrategias Regionales del SICA como meta que en el 2007 concluiría la sistematización de los sistemas agroforestales. encargado de SyE. d) Los directores PESA y/o los consultores de este estudio deberían participar. En cada país se recogerá TODA la información YA sistematizada relacionada con los sistemas agroforestales. Director PESA. ubicación. 2. 6 Ver detalles en anexo 1 . los consultores realizarán consultas con al menos seis personas clave: Asistente Representación. especialmente las del eje de manejo sostenible de tierras. técnicos responsables de los sistemas agroforestales y Responsable nacional de proyecto FNPP en Honduras y Nicaragua. Nicaragua. Actividades En cada uno de los cuatro países PESA (Guatemala.

se deberá recoger información que complete los cinco criterios definidos por los técnicos de los PESA en la mencionada reunión de febrero 2007 en El Salvador: a) La práctica ha sido transferida y replicable. replicar masivamente estas experiencias exitosas: formas de organización mínima de los pequeños productores. tomando en cuenta la normativa nacional al respecto. e) la práctica ha sido institucionalizada. a través de alianzas o programas y políticas de gobierno (local o nacional). alianzas con actores locales. familiares. 5 de diciembre de 2007 . c) mejora la sostenibilidad de los medios de vida de la población.Propuesta para discusión: Sistematización para Estrategias Regionales del SICA Así mismo. d) promueve el empoderamiento. etc Centroamérica. comunitarias y de género. es eficiente y genera más ingresos que costes. a través de una mejora en las capacidades individuales. b) es rentable. El documento deberá también recoger propuestas preliminares que permitan. es decir. sistemas de extensión deseables por parte de los gobiernos. en el medio plazo.

Este documento debería contener un mínimo de puntos comunes. los datos e información a presentar en el documento solicitado pueden sufrir pequeños cambios. Economista Agrícola o afín.Propuesta para discusión: Sistematización para Estrategias Regionales del SICA Anexo 1 Consultoría para Honduras. Honduras.. REQUISITOS MINIMOS DEL CONSULTOR O CONSULTORA A CONTRATAR Economista. social y ambiental. Nicaragua El Salvador (En el transcurso de la consultoría se definirá una posible misión a Costa Rica) PRODUCTOS A ENTREGAR El resultado final coincide con lo indicado en el punto 2b de la página tres de estos TdR: Documento interno de posibles propuestas y datos para presentar al CAC-CORECA en el marco de las Estrategias Regionales en formulación. según el anexo 2. Nicaragua y El Salvador”. Nicaragua y El Salvador en el marco del estudio regional “Manejo sostenible de tierras y mejoras en la producción de maíz y frijol en las poblaciones vulnerables de los programas PESA de Guatemala. experiencia en estudios de factibilidad económica. Agrónomo/a. de diseño de proyectos y de sistemas de SyE. y deberá ser confeccionado a partir de dos insumos diferentes: la información que recoja el consultor más la información que recoja el consultor de Guatemala Como estos TdR se están consultando al mismo tiempo con las Instituciones del SICA responsables de las Estrategias Regionales (Granos Básicos y Agroambiental). . de coordinación y de trabajo en grupo DURACION: Dos meses con visitas a Honduras. Presentar Currículo Vitae actualizado Capacidad de síntesis. con experiencia mínima de 10 años en el ámbito de la Cooperación.

Anexo 2: LISTA DE ACRÓNIMOS Y ABREVIATURAS A/R AC AD CAC CAYSAN CC CCAD CCBA CCI CDCF CDE CDM CE CER CH4 CMNUCC CNULD CO2 COMISCA COP CORECA CNULD DNA DOE EGB ENOS ERA ET EU-ETS FAO FNPP Afforestation and reforestation projects (PFR) Mecanismo de aplicación conjunta (mismo que IC) Avoided deforestation (deforestación impedida) Consejo Agropecuario Centroamericano Cuestionario de Consumo de Alimentos y Seguridad Alimentaria Nutricional Cambio climático Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo Climate. Community & Biodiversity Alliance Comité Consultivo Interagencial Community Development Carbon Fund Comercio de derechos de emisión (mismo que CE) Clean Development Mechanism (MDL) Comercio de emisiones (mismo que CDE) Certified Emission reduction (RCE) Metano Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático Convención Marco de NNUU de Lucha contra la Desertificación y Sequía Dióxido de carbono Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica Conference of the Parties (conferencia de las partes de la CMNUCC) Consejo Regional de Cooperación Agrícola Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación Designated national authority (Autoridad nacional designada del país anfitrión de un proyecto MDL) Designated operation entity (Entidad operacional designada) Estrategia de Granos Básicos Fenómeno El Niño – Oscilación del sur Estrategia Regional Agroambiental Emissions Trading (CE) European Union Emissions Trading Scheme (Comercio de Emisiones de la Unión Europea) Food and Agriculture Organization Programa Regional de Bosques y Biodiversidad Agrícola para Apoyar la 39 .

Seguridad Alimentaria GEF GWP HFC IC ICRAF INTA IPCC JE-MDL JI LDCF LULUCF MDL MIS MOP MST N2O ODM OMM PACA PARCA PAS PBCC PCG PESA PFC PFR PIMAST PK PNUMA RCE RCEL RCET REDD Fondo Global Ambiental (Global Environmental Facility) Global warming potential (PCG) Hidrofluorocarbonados Mecanismo de implementación conjunta (mismo que AC) International Centre for Research in Agroforestry Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria Intergovernmental Panel on Climate Change (Panel Intergubernamental sobre Cambio climático Junta Ejecutiva del MDL Joint Implementation (IC) Least Developed Countries Fund (Fondo para los Países Menos Desarrollados) Land Use. Land Use Change and Forestry (USCUSF) Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kyoto Consorcio para el Manejo Integrado de Suelos en Centroamérica Meeting of the Parties (reunión de la partes de la CMNUCC) Grupo de Apoyo en Manejo Sostenible de Tierras Óxido nitroso Objetivos de desarrollo del milenio Organización Meteorológica Mundial Política Agrícola Centroamericana Programa Regional de Desarrollo Sostenible Programa de Acción Subregional de Lucha contra la Desertificación Proyecto de Bosques y Cambio Climático en América Central Potencial de calentamiento global Proyecto Especial para la Seguridad Alimentaria Perfluorocarbonados Proyectos de forestación y reforestación Plataforma Mesoamericana para la Promoción de Inversiones en MST Protocolo de Kyoto Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente Reducción certificada de emisiones RCE de largo plazo RCE temporal Reduced emissions from deforestation emisiones por deforestación y degradación) and degradation (reducción de 40 .

y forestales 41 . cambio en el uso del suelo. Unión Mundial para la Naturaleza United Nations Convention to Combat Desertification (CNULD) United Nations Framework Convention on Climate Change (CMNUCC) Proyectos de uso del suelo.RUTA SAF SAN SAQ SCFF SF6 SICA SISCA SRES SCCF SPA tCO2e UICN UNCCD UNFCCC USCUSF Unidad Regional de Asistencia Técnica Sistema agroforestal Seguridad alimentaria y nutricional Sistema agroforestal Quesungual Special Climate Change Fund (Fondo Especial para el Cambio Climático) Hexafloruro de azufre Sistema de la Integración Centroamericana Sistema de Integración Social de Centroamérica Special Report on Emissions Scenarios (Informe especial de la IPCC sobre escenarios de emisiones) Special Climate Change Fund (Fondo Especial de Cambio Climático) Strategic Priority on Adaptation (Prioridad Estratégica en Adaptación) Tonelada de dióxido de carbono equivalente.

Anexo 3: INTRODUCCIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO Y EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO
Existe en la actualidad un consenso científico casi generalizado de que el proceso de industrialización iniciado hace siglo y medio y, en particular, la combustión de cantidades cada vez mayores de petróleo, gasolina y carbón, la tala de bosques y algunos métodos de explotación agrícola, ha generado una alteración climática global que provocará, a su vez, serios impactos tanto sobre la tierra como sobre los sistemas socioeconómicos. Ya en el año 2001 el Tercer Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) ponía de manifiesto la evidencia proporcionada por las observaciones de los sistemas físicos y biológicos que mostraba que los cambios regionales en el clima, en concreto los aumentos de las temperaturas, estaban afectando a los diferentes sistemas y en distintas partes del globo terráqueo (IPCC, 2001). Señalaba, en definitiva, que se están acumulando numerosas evidencias de la existencia del cambio climático y de los impactos que de él se derivan. En promedio, la temperatura ha aumentado aproximadamente 0.6 °C desde los últimos años del s. XIX, y se prevé que aumente de nuevo entre 1.4 ºC y 5.8 ºC para el año 2100, lo que representa un aumento que será en cualquier caso el mayor de los habidos en cualquier siglo de los últimos 1,000 años. Se considera, y el Protocolo de Kyoto (PK) así lo especifica, que seis gases son los mayores responsables del cambio climático (se denominan de manera conjunta como gases de efecto invernadero o GEI): dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), oxido nitroso (N2O), hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6). Cada gas contribuye con magnitudes diferentes al calentamiento global, y de acuerdo con esta contribución y su permanencia en la atmósfera se definen los llamados potenciales de calentamiento global (PCG). Se considera que, por el volumen emitido, el CO2 es el gas qué más influye en el calentamiento global, motivo por el cual, para contabilizar el impacto global de todos los gases, se ha establecido como unidad de medida la tonelada de CO2 equivalente (tCO2e), las cuales se obtienen para los otros gases utilizando los PCG (ver Tabla 11).
Tabla 11. Gases de efecto invernadero cubiertos por el Protocolo de Kyoto, períodos de vida y potenciales de calentamiento global para un horizonte temporal de 100 años. Gas Dióxido de carbono Metano Óxido nitroso Hidrofluorocarbonos: HFC-23 HFC-134a HFC-152a Perfluorocarbonos: CF4 C2F6 Hexafluoruro de azufre
Fuente: Houghton et al. (2001).

Período de vida (años) 50-200 8.4/12 120/114 260 13.8 1.4 > 50,000 10,000 3,200

PCG (100 años) 1 23 296 12,000 1,300 120 5,700 11,900 22,200

42

El IPCC fue creado en 1988 conjuntamente por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) con la finalidad de evaluar la información científica, técnica y socioeconómica pertinente para la comprensión del riesgo de cambio climático inducido por los seres humanos. La respuesta internacional ante el reto del cambio climático se materializó en dos instrumentos jurídicos, la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), adoptada en 1992 y que entró en vigor en 1994, y el Protocolo de Kyoto. La Convención, ratificada por 186 países, tiene como objetivo último lograr una estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera con el fin de impedir perturbaciones peligrosas de carácter antropogénico en el sistema climático. La Convención tiene su secretariado permanente en Bonn y su órgano de decisión es la Conferencia de Partes (COP), la cual se reúne anualmente. El PK, firmado en 1997, se derivó de la CMNUCC con el propósito de establecer compromisos globales en la reducción de la emisión de GEI. Entró en vigor en febrero de 2005 y representa un esfuerzo internacional para encarar la amenaza del cambio climático mediante dos diferentes estrategias: mitigación y adaptación (ver Figura 21). La mitigación busca o bien reducir las emisiones de GEI o bien potenciar los sumideros (medios mediante los cuales se retiran los gases de la atmósfera). La adaptación por su parte se refiere a cualquier ajusto en los sistemas sociales o ecológicos para responder a los impactos actuales o previstos como consecuencia del CC (ver Figura 21). Dados los impactos que ya comienzan a sentirse y que se sentirán en las próximas décadas, la adaptación es fundamental pues los esfuerzos en mitigación, aun que sean exitosos, no rendirán sus resultados hasta bien avanzado el presente siglo. Si no se hacen inversiones significativas en adaptación, el CC socavará el progreso logrado hacia la realización de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) (Banco Mundial, 2007).
Figura 21. Representación esquemática de un marco de evaluación integrado para la consideración de los cambios climáticos antropogénicos.

Nota: Las flechas amarillas muestran relaciones causa-efecto, mientras que la flecha azul indica los cambios de la sociedad ante los impactos del CC. Fuente: IPCC (2001).

43

El Protocolo reconoce el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, para lo cual establece una división entre países denominados Partes Anexo B13, que más o menos se corresponden con los países industrializados, y los que no son Anexo B y que se denominan como Partes no Anexo B. Los primeros se comprometen, entre los años 2008 y 2012, a limitar sus emisiones de GEI hasta cierto nivel que representa una reducción respecto a un año de línea de base (normalmente entre el 5 y el 8% de los niveles de 1990), de modo que la reducción global sea del 5.2%. Aunque las Partes no Anexo B no tienen obligaciones de reducir sus emisiones a día de hoy, se espera de ellos que las reduzcan confirme se desarrollan. Con el fin de facilitar a las Partes Anexo B la consecución de sus objetivos de reducción y limitación de emisiones de GEI, el PK permite a los países intercambiar equivalentes de GEI en un sistema que permita reducir el coste promedio de la reducción de las emisiones. Dicho sistema de intercambio está regulado por los denominados mecanismos de flexibilidad definidos en el Protocolo, a saber (Chadwick, 2006): El comercio de emisiones (CE) constituye el mecanismo básico y consiste en que aquellos países Anexo B que pueden reducir sus emisiones más allá de su obligación de manera poco costosa pueden vender sus “reducciones en exceso” a aquellos países, también Anexo B, para los cuales es mucho más costoso hacerlo. Las actividades de aplicación o implementación conjunta (IC) permite que dos países incluidos en el Anexo B (o un único país incluido en el anexo y una empresa) trabajen juntos en un determinado proyecto de reducción de emisiones, y después repartirse los créditos de la manera que hayan acordado. Por último, el mecanismo de desarrollo limpio (MDL) es algo así como el mecanismo de aplicación conjunta extendido a los países no incluidos en el Anexo B. Por un lado, muchas de las mejores oportunidades para la reducción de las emisiones se encuentran en los países no incluidos en el Anexo. Por otro, estos países no tienen ninguna obligación de reducir sus emisiones pero sí intereses en la transferencia de tecnología y la inversión exterior. El MDL permite entonces que Partes Anexo B (países o entidades privadas) cumplan su compromiso de reducción de emisiones mediante la inversión en países que son Partes no Anexo B. Las primeras reciben créditos en forma de reducciones certificadas de las emisiones (RCE14) que contribuyen a sus metas establecidas en el PK, y los segundos obtienen contribuciones a su desarrollo sostenible, incluyendo beneficios sociales tales como el alivio de la pobreza, el desarrollo rural o la creación de nuevas fuentes de empleo .

Los dos últimos mecanismos son los denominados mecanismos basados en proyectos debido a que la reducción en las emisiones resultan de la inversión en proyectos encaminados a reducir las emisiones antropogénicas de GEI por las fuentes, o a incrementar la absorción por los sumideros (Magnasco, Fujimoto, y Yamada, 2007). Introducción al Mecanismo de Desarrollo Limpio A efectos del trabajo de FAO en Centroamérica, el mecanismo que es de interés es obviamente el MDL por ser todos los países de la región Partes no Anexo B. Las modalidades y procedimientos del MDL constituyen los denominados Acuerdos de Marrakech, los cuales
Puede consultarse la lista de países y sus compromisos de reducción en http://unfccc.int/resource /docs/convkp/kpspan.pdf
14 13

1 RCE = 1 tCO2e

44

PNUMA/RISØ. Chadwick. Magnasco et al. Las Partes Anexo B deben poseer un sistema de seguimiento de las emisiones y sumideros de GEI. órgano máximo del MDL.. es habitual hacer referencia simplemente a la reducción de las emisiones. es decir. obviamente. el cual supervisa el mismo y está sujeta a la autoridad de la COP. GreenStream Network Ltd. o entidades privadas autorizadas por estos países a participar en el MDL.fueron aprobados en el VII Período de Sesiones de la Conferencia de las Partes (COP7). 2006. 2004. no las emisiones actuales sino las emisiones antropogénicas que se darían durante el período de implementación del proyecto si este no se ejecutara. 2004./BUN-CA (2004) y http://cdm. 2007. Asimismo se estableció la Junta Ejecutiva (JE-MDL). lo cual implica la reducción de la concentración de los GEI en la atmósfera. Fechas de ratificación del PK por parte de los países centroamericanos. y lista de Autoridades Nacionales Designadas para la aprobación de proyectos MDL. de conformidad con metodologías aprobadas por la JE-MDL. 2002): El primer requisito. La línea de base es establecida específicamente para cada proyecto por los participantes en el mismo. y por países que hayan ratificado el PK y sean Parte Anexo B. Los proyectos contemplados por este mecanismo deben cumplir una serie de requisitos para ser considerados (Lee. 15 16 Todos los países centroamericanos cumplen ambos requisitos. País Belice Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Panamá Ratificación del PK 26/09/2003 9/08/2002 30/11/1998 5/10/1999 19/07/2000 18/11/1999 5/03/1999 DNA National Meteorological Service Oficina Costarricense de Implementación Conjunta (OCIC) Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA) Oficina Nacional de Desarrollo Limpio (ONDL) Autoridad Nacional del Ambiente Fuentes: GreenStream Network Ltd.unfccc. Tabla 12. es que el proyecto debe ser ejecutado en un país No Anexo B que sea parte del PK15. El proyecto debe haber sido aprobado por la Autoridad Nacional Designada para la aprobación de proyectos MDL (DNA por sus siglas en inglés). La reducción en las emisiones debe compararse con una línea de base que representa la situación sin proyecto.int/DNA/index. bien mediante la fijación de los mismos16./BUN-CA. Los proyectos deben contribuir a la mitigación del CC. 45 . Dado que cualquiera de los procesos supone una reducción neta de las emisiones. Este criterio suele denominarse como adicionalidad ya que las reducciones debidas al proyecto deben ser adicionales (mayores) a las reducciones que ocurrirían sin el proyecto.html Las actividades de un proyecto MDL no pueden ser el resultado de fondos de asistencia oficial para el desarrollo. Dicha reducción podrá realizarse bien mediante la reducción en la emisión de los gases.

Los proyectos MDL deben tener un plan de monitoreo para recolectar datos exactos sobre las emisiones. El PK especifica que el propósito del MDL es apoyar en el desarrollo sostenible de las Partes no Anexo B. no existen criterios unificados para la definición de este. Timilsina. Sustitución de combustibles (por ejemplo de carbón a gas natural o de carbón a biomasa sostenible). Sharma. Captura y destrucción de emisiones de metano.Figura 22. de modo que cada país los fija a su conveniencia. con el fin de poder comprobar que la reducción en las emisiones efectivamente se da y que los otros objetivos del proyecto se alcanzan. Mejoramiento de la eficiencia en la oferta y/o el uso final de la energía. 2005): – – – – – – – – Tecnologías de energías renovables. Reducción de emisiones en el sector del transporte. económica y medioambiental. Reducción de emisiones en procesos industriales tales como la fabricación de cemento. Fuente: GreenStream Network Ltd. y Kumar./BUN-CA (2004). Sólo serán elegibles proyectos en los siguientes sectores (Shrestha. 46 . No obstante. en las esferas social. Reducción de emisiones en el sector agrícola. Captura y destrucción de otros GEI aparte del metano. Concepto de línea de base.

2. Concepción y diseño inicial del proyecto. Para ello se utilizará una metodología para la línea de base y la medición de las emisiones que haya sido Los RCE generados mediante proyectos de sumideros sólo podrán representar un máximo del 1% de las emisiones del año base (para el primer período de compromiso) para las Partes Anexo B (PNUMA/RISØ. Plantas de nueva construcción que utilicen prácticas o tecnologías menos intensivas en GEI (proyectos Greenfield). 1.– – – – Forestación y reforestación17. aquellos proyectos que sean rentables sin necesidad de vender RCE no serán elegibles por el MDL ya que se considera que dichos proyectos serían ejecutados igualmente de no existir el MDL. Modernización de unidades industriales o equipamiento existente que utilicen prácticas o tecnologías menos intensivas en GEI. 17 47 . Fuente: McCloskey. Los proyectos MDL deben ser proyectos para los cuales la venta de las RCE suponga la diferencia entre rentabilidad y no rentabilidad. 2006): Figura 23. El ciclo de los proyectos MDL El ciclo de un proyecto MDL consta de una serie de etapas (ver Figura 23) desde su concepción inicial hasta la emisión de las RCE (Chadwick. Diagrama simplificado del ciclo de un proyecto MDL. Expansión de plantas existentes que utilicen prácticas o tecnologías menos intensivas en GEI (proyectos Brownfield). con el fin de evaluar la factibilidad técnica y la rentabilidad del mismo. Determinación del nivel previsto de reducción de GEI. con y sin la venta de las RCE. citado en Chadwick (2006). En otras palabras. 2002).

ya registrado. económica y científica para determinar si la metodología de un proyecto es adecuada y la reducción en las emisiones entra dentro de los requerimientos del MDL19. dadas las aprobaciones previas de las otras dos entidades. La JE-MDL.html 48 . la JE-MDL siempre tiene la potestad de revisar en detalle el proyecto y pedir las modificaciones que piense necesarias.unfccc. negociaciones con cualquiera de las entidades descritas. 4. Según el país puede ser necesario o no haber recibido la aprobación de la DOE antes de someter el documento de proyecto a la DNA. concepción de nuevas metodologías. ausencia que no es absoluta sino relativa a una situación teórica representada por la línea de base.int/DOE/list/index. El proyecto. La mercancía intercambiada. 2006). cuyo principal rol es evaluar si el proyecto es consiste con los objetivos de desarrollo sostenible en el país y con las políticas gubernamentales.int/methodologies/index. La Entidad Operacional Designada (DOE por sus siglas en inglés).unfccc. No obstante. c. se prepara el documento de proyecto. este tendría que proponer la suya propia y remitirla para su aprobación a la JE-MDL. Normalmente el rol de la JE-MDL. representan la ausencia de unos gases que en su mayor parte son invisibles. son los costes derivados de la búsqueda de información. si ninguna de las metodologías existentes fuera adecuada para el proyecto en cuestión. No obstante. Una DOE es una organización acreditada por la JE-MDL con la necesaria experiencia legal. Una vez diseñado el proyecto y seleccionada la metodología para la línea de base y la medición de las emisiones. La DNA. de la negociación. En pocas palabras. 3. para lo cual será necesario recurrir de nuevo a una DOE. puede iniciar su implementación. 1991). las CER. la vigilancia y la ejecución de un intercambio comercial. el cual se somete para su aprobación a tres diferentes entidades: a. y son mayores en situaciones donde no existe un mercado amplio y competitivo. cuando no hay seguridad física o legal para realizar las operaciones comerciales o cuando la inestabilidad política y social aumenta la incertidumbre sobre el resultado de las transacciones (Sabino. Los procesos administrativos descritos en la sección anterior suponen la porción principal de los costes de transacción que los proyectos MDL encaran: contratación de consultores en las diversas etapas. o verificación de las emisiones son algunas de las actividades 18 19 La lista actualizada puede consultarse en http://cdm. Costes de transacción Los costes de transacción tienen lugar en casi cualquier tipo de actividad económica.previamente aprobada por la JE-MDL18. reformulaciones del proyecto. se limita a registrar el proyecto y cargar la denominada tasa de registro. b. ante la cual se somete el proyecto una vez que este ha sido ya aprobado tanto por la DOE como por la DNA. Los costes de transacción afectan de manera importante a los proyectos del MDL. y que requieren de una cuidadosa verificación y evaluación previamente a que se efectúen los pagos (Chadwick. Pero antes de que se puedan emitir las RCE debe producirse y verificarse la reducción de las emisiones de acuerdo a lo establecido en el documento de proyecto. No se incorporan directamente a los precios.html La lista actualizada de DOE puede consultarse en http://cdm.

Dentro de esta categoría pueden considerarse proyectos agrícolas como por ejemplo la mejora en la gestión del estiércol.000 CER 0. la mejora en el uso de fertilizantes.000 CER 0. de la intensidad del seguimiento. estos deberían ser siempre menores a los beneficios en forma de proyectos mejor diseñados y con mayores impactos en las metas de desarrollo nacional (Lee. Otros proyectos que reduzcan las emisiones antropogénicas y que a la vez emitan menos de 15 ktCO2e al año.000 por auditoría 0. Concepto Preparación del proyecto Validación (por la DOE) Tasa de registro (por la JE-MDL) Costes de seguimiento Verificación (por la DOE) Tasa de emisión de las CER (por la JE-MDL) Gravamen de adaptación (por la JE-MDL) Impuestos del país anfitrión Fuente: Neeff y Henders (2007). que supongan una reducción del consumo de hasta 15 GWh/año. entre los que se incluyen los de biomasa sostenible.000 – 25. No obstante.10/CER para los primeros 15.000 15.000 0.20/CER para los restantes CER 2% de los CER generados Algunos países exigen un porcentaje de los CER en la acreditación del proyecto A veces se argumenta que la evaluación ex-ante de los impactos en el desarrollo sostenible de los proyectos MDL es simplemente un añadido más a los costes de transacción y suponen una complicación que muchos de los países no pueden asumir.10/CER para los primeros 15.que los generan y que pueden impedir la viabilidad de los proyectos. Tabla 13. tanto en la oferta como en la demanda. 2005): 49 . Estimación de costes de transacción en proyectos del MDL. Se incluyen dentro de estos proyectos los de sustitución de combustibles en instalaciones y actividades agrícolas. Proyectos de mejora de la eficiencia energética.. 2002): Proyectos de energía renovable de hasta 15 MW. si bien es cierto que dicha evaluación supone costes adicionales.000 – 180. o la mejora en la gestión del agua en el cultivo del arroz. La reducción en los costes de transacción abarca tres aspectos (Shrestha et al.20/CER para los restantes CER Depende del proyecto. Se consideran proyectos de pequeña escala (PNUMA/RISØ. la reducción en la fermentación entérica (proceso por el cual los rumiantes producen metano como subproducto de su digestión). Estimación (US$) 60. Proyectos de pequeña escala La séptima sesión de la Conferencia de las Partes (COP7) decidió facilitar la implementación de proyectos de mitigación de GEI de pequeña escala simplificando las modalidades y procedimientos administrativos con el fin de reducir los costes de transacción y hacerlos así más competitivos frente a los grandes. y de la metodología seguida 15.000 – 25. especialmente en el caso de los pequeños. 2004).

Debe llamarse la atención sobre el hecho de que en muchos casos la definición de bosques del PK provocará contradicciones con las definiciones nacionales. Metodologías de línea de base y verificación específicas para proyectos de pequeña escala. siembra o promoción inducida por la acción humana de semillas naturales. y en consecuencia no se emiten RCE sino RCE temporales (RCET) o RCE de largo plazo (RCEL). 3. ya que en muchas ocasiones estas se basan más en el uso potencial de la tierra que en el actual. Una diferencia fundamental entre los proyectos de fijación de carbono y los que buscan la reducción en las emisiones es que en el caso de estos últimos la reducción en la emisión es permanente (el CO2 no emitido no se puede “re-emitir”). Implica tres aspectos: a. Que pueda demostrarse que el área del proyecto se convertirá en bosque gracias a las actividades del proyecto. Elegibilidad del proyecto. lo cual a su vez implica que la cubierta forestal sea menor al umbral fijado por el país o lo mismo suceda con la altura en madurez de los árboles. empleo. la validación. la cuestión no es tan sencilla. Elegibilidad del área del proyecto. mientras que el carbono fijado puede ser emitido nuevamente a la atmósfera bien por causas naturales (como un incendio) o por acciones humanas (la tala de un bosque). tanto positivas (fuentes adicionales de alimento. Los países anfitriones de PFR del MDL deben contar con una definición de bosque de acuerdo a los parámetros fijados en el PK. o de pastos a sistemas silvopastoriles tienen el potencial de ser consideradas como actividades de forestación o reforestación. o cambios en la disponibilidad de agua). Una tierra de 20 Toda esta sección está basada en Shrestha et al. No obstante. 2. 50 . Elegibilidad del país. leña o pastos. mediante la plantación. aumento de la biodiversidad) o negativas (desplazamientos de población por falta de acceso a tierras de cultivo. Tanto la conversión de tierras con cultivos anuales a SAF. (2005). Para que se puedan implementar. Proyectos de forestación y reforestación (PFR)20 El crecimiento de biomasa es la manera más natural de almacenar carbono. En el caso de los países centroamericanos todos la tienen (ver Tabla 14). sólo dos tipos de actividades son elegibles con el MDL: la forestación (la conversión de suelo con usos no forestales a suelo forestal) y la reforestación (la reconversión a bosques de suelos que previamente lo fueron pero que actualmente tienen otros usos). ya que la totalidad de la biomasa terrestre se origina en el dióxido de carbono absorbido desde la atmósfera. los PFR deben cumplir tres condiciones de elegibilidad: 1. La reducción resultante se considera por lo tanto temporal. condición que tiene como propósito evaluar si la tierra a utilizar por el proyecto no califica como bosque según la definición del PK. Aunque cualquier actividad basada en la biomasa resulta en una fijación de carbono. Posibilidad de agrupar proyectos (bundling) en cada una de las fases del ciclo de los proyectos MDL (el diseño. el registro. Posibilidad de utilizar la misma DOE tanto para la validación como para la verificación. es decir. Una segunda característica de los PFR lo constituye los importantes impactos socioeconómicas y medioambientales que el cambio en el uso de la tierra pueden suponer. la verificación o la certificación).

Según estas.3 1 0. por lo tanto. como actividad de forestación según el PK. El proyecto debe demostrar que en ausencia del mismo la tierra no evolucionará a bosque.05 – 1 0. Tabla 14. Que las actividades del proyecto puedan ser categorizadas como forestación o reforestación de acuerdo a las definiciones establecidas en la IX Sesión de la Conferencia de las Partes (COP9)21. disponible en http://unfccc. País Valores guía del PK Belice Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Panamá Cobertura de suelo mínima (%) 10 – 30 30 30 30 30 30 20 30 Área mínima (ha) 0. Y con el fin de reducir los costes de transacción. Existen actualmente 10 metodologías aprobadas para proyectos PFR. una de ellas precisamente desarrollada para un proyecto en Honduras. área y altura estén por encima de los umbrales detallados (para los países centroamericanos) en la Tabla 14. b. por procesos enteramente naturales.cultivo abandonada que.pdf 51 .unfccc. Que el proyecto tenga lugar o sea implementado por comunidades o individuos de bajos recursos. es decir.html Existen dos requisitos adicionales para los PFR de pequeña escala: 4. conforme a la definición del PK. La definición “comunidades o individuos de bajos recursos” corresponde al país anfitrión. c. Parámetros de definición de bosque a efectos de PFR-MDL para los países centroamericanos.int/DNA/allCountriesARInfos. y reforestación cuando el área fue bosque en el pasado pero fue deforestada antes del 31 de diciembre de 1989 y así ha permanecido hasta el inicio del proyecto (las denominadas tierras Kyoto). 21 Decisión 19/CP.int/resource/docs/cop9/06a02. tiene lugar forestación cuando el área del proyecto no ha sido bosque en los 50 años previos al inicio del proyecto. existen tres diferentes metodologías ya aprobadas por la JE-MDL para el caso de los PFR de pequeña escala.9. Que las tierras pasen a ser bosque según la definición del PK. que los parámetros de cubierta forestal. una de las cuales aplica a la conversión de pastos o tierras de cultivo a bosques (incluye SAF si se cumplen las condiciones). Que el proyecto resulte en una captura anual de 8 tCO2e o menos. se transforme al cabo del tiempo en bosque natural no es considerada.5 1 1 1 Altura potencial mínima en madurez y in situ (m) 2–5 5 5 5 5 5 4 5 Fuente: http://cdm.5 0. Además se propone una línea de base simplificada equivalente a la reserva de carbono existente en la actualidad. 5.

Roma. J. Panorama social de América Latina 2006.. E.org/cgi-bin/getProd. Deugd. (Ed. L.. (2007.org/docrep/005/y4252e/y4252e00. Y. Baumeister.worldbank. Servicios financieros rurales y economía campesina sostenible: un estudio de caso en el 52 .org/6K09CXGFK0 Bruijnzeel. Ponencia presentada en el/la Taller MIS sobre el sistema Quesungual. Land use impacts on water resources. I. et al. I. Falck.. Obtenido el 5 de marzo de 2008 en http://www. J. V. Honduras. Santiago de Chile: Autor. Obtenido el 11 de marzo de 2008 en www.. Managua. L. EE. M.xml&xsl =/tpl/p9f.uk/related_documents/camp/calder.cl/cgi-bin/getProd.UU. Kortekaas.xsl CIAT/FAO/Lempira Sur (2007. (2000. Ponencia presentada en la Conferencia Regional sobre cambio climático. World development report 2008: agriculture for development [Versión electrónica]. Obtenido el 6 de noviembre de 2007 en http://go.eclac. 185-228.pdf Bruinsma. Obtenido el 5 de marzo de 2008 en http://www. Washington. Tegucigalpa CEPAL (2005). Obtenido el 27 de marzo de 2008 en http://www. An FAO perspective [Versión electrónica]. Objetivos de desarrollo del milenio: una mirada desde América Latina y el Caribe.pdf Carrazón. desastres y opciones de intervención.cluwrr. Obtenido el 5 de marzo de 2008 en http://www. Clercx.ncl.ni/gestionderiesgo/files/docs_cc /CC_CA_Managua. Rodríguez. junio). riesgo y adaptación [Diapositivas en Power Point].org.org/docUploads/PEW_Adaptation. (2006). M.ac. Roma: FAO/Earthscan Publications Ltd. Santiago de Chile: Autor.: Pew Center on Global Climate Change. septiembre).pdf Calder. Hydrological functions of tropical forests: not seeing the soil for the trees? Agriculture. Arlington. Obtenido el 30 de marzo de 2008 en http://cisas. DC: Autor. A.asb.org/pdfwebdocs/AGEE_special_Bruijnzeel _Hydrological_functions.xml&xsl=/dds/tpl/p9f.asp?xml=/publicaciones/xml /0/27480/P27480.asp?xml=/publicaciones/xml/1/21541/P21541. El cambio climático en Centroamérica: manifestaciones. Ponencia presentada en el Taller Electrónico Land-water linkages in rural watersheds. 104(1). (2004).htm Burton. Yojoa. (2000). Adaptation to climate change: international policy options. R.pdf Banco Mundial (2007). Ecosystems and Environment.eclac. E.) (2003). y Smith.pewclimate. Principios de manejo aprendidos [Diapositivas en Power Point] [CD-ROM]. (2007). World agriculture towards 2015/2030.. Obtenido el 31 de julio de 2007 en http://www.fao..cgiar.Anexo 4: REFERENCIAS Aguilar. Diringer.xsl CEPAL (2007). diciembre). J. Informe de validación del CAYSAN como herramienta de medición de cambios en la seguridad alimentaria y nutricional de los hogares.

256-271.rlc.org/Foro/psa/pdf/infofinpsa. Santiago de Chile: FAO. Maskell. O. Obtenido el 27 de marzo de 2008 en http://www. junio). (Eds. L. No PROLESUR/FAO quemar. J. P. San José..org/Z2LIIWN730 Chadwick. Ding. Costs. Lutz. Central American carbon finance guide: Energy and Environment Partnership with Central America. B./BUN-CA (2004). doi:10. Honduras. junio). (2006). ¿sostenible y rentable? Candelaria. Yojoa.sica. (2000). 26-29).pdf Houghton. Noguer.x [Versión electrónica].fao. Griggs.org/docrep/004/y6000s/y6000s00. Ponencia presentada en el/la Taller MIS sobre el sistema Quesungual.worldbank.1111/j. Rondón. Transaction costs and the clean development mechanism 10. Ponencia presentada en el/la Taller MIS sobre el sistema Quesungual. Obtenido el 30 de marzo de 2008 en http://www. DC: Banco Mundial. (2007. Santiago de Chile: Group 1 to the Third Assessment Report of the Intergovenmental Panel on Climate 53 .. A.Departamento de Lempira.. J. Honduras. (2007. y Navarro. junio). El sistema agroforestal Quesungual: una opción para el manejo de suelos en zonas secas de ladera.00126.pdf Ferreira. P. benefits.int/busqueda/busqueda_archivo.. Dai. D. Costa Rica: CDR-ULA/EAPZamorano Current.2006. Las lombrices. 30(4). Obtenido el 25 de marzo de 2008 en http://www. M.1477-8947. J. Natural Resources Forum. M. Y.1477-8947.aspx?Archivo=odoc_3610_1_09112005 . Honduras [Diapositivas en Power Point] [CD-ROM]. Producción y calidad de agua a nivel de microcuenca [Diapositivas en Power Point] [CD-ROM]. El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2002..pdf Fernández. Obtenido el 3 de octubre de 2006 en www. Honduras. Obtenido el 12 de febrero de 2008 en http://go. X. van der Linden. (2001). J. la materia orgánica y el reciclaje de nutrientes en el sistema Quesungual [Diapositivas en Power Point] [CD-ROM].. Contribution of Working Memoria de la Consulta de expertos sobre el avance de la agroforestería en zonas áridas y semiáridas de América Latina y el Caribe (pp. Honduras [CD-ROM]. D.. M. and farmer adoption of agroforestry: project experience in Central America and the Caribbean (World Bank Environment Paper nº 14). Tegucigalpa: SEL/FAO. y Hurtado. Ponencia presentada en el/la Taller MIS sobre el sistema Quesungual. U. En FAO/PNUMA/SARH Fonte. y Johnson. Roma: Autor. Gases de efecto invernadero en el sistema agroforestal Quesungual en Lempira.org/biblioteca/doc-hon-feb/Quesungual... La agroforestería y su impacto en el desarrollo del medio rural.pesacentroamerica. M. Fierros. y Scherr.00126. S. C. Washington.HTM FAO (2004). T.2006. K.fao. (1994). GreenStream Network Ltd. S.. M. Climate change 2001: the scientific basis. P. Yojoa. (2005). E. E.1111/j. Honduras: FAO (2002). Yojoa. Galbusera. Foro electrónico sobre sistemas de pago por servicios ambientales en cuencas hidrográficas: informe final.x Deugd. (2007.) (1995).. A.

A. Ogier. Obtenido el 13 de febrero de 2008 en http://www. Yojoa. Cambio climático 2001: informe de síntesis. D. E. Fujimoto.com/yr455d Kandji.pdf Kaimowitz. Ponencia presentada en el/la VII Encuentro Internacional RIMISP sobre Impacto Ambiental de la Pobreza Rural. S.. junio). Tegucigalpa: CONABISAH/PASOLAC.org/Publications/cdm%20guideline%202nd%20edition. Obtenido el 25 de marzo de 2008 en http://www. Mackensen. M.org/spanish/pubs/abstract/rr147sp. Bonnell y L. Garrity.php?webid=93 54 . T. Obtenido el 23 de marzo de 2008 en http://www.. (2005). y Baltodano. y Palm. L. water. Damon. y Schipper.pdf Mendoza. Cambridge: Cambridge University Press. J. Políticas de desarrollo rural y uso http://www. y Martínez. Opportunities for linking climate change adaptation and mitigation through agroforestry systems.ifpri.). C.org/webpage. DC: IFPRI.ch/pdf /climate-changes-2001/synthesis-spm/synthesis-spm-es. Useful myths and intractable truths: the politics of the link between forests and water in Central America. K. K. M. Tomich. A.ipcc. Moreno. Boye.. Martínez. y Yamada. Obtenido el 23 de marzo de 2008 en http://www..pdf Jansen. Grayson. G. A. Parrott (Eds. Pender. 113-121) [Versión electrónica].pdf Magnasco. El rol de los instrumentos de Desarrollo Agrícola..no/climate/ipcc_tar/wg1/index. (2007). Resumen para responsables de políticas. M. V.rimisp.. R. X. 86-98) [Versión electrónica]. M..) (2004). Impacto Social del Deterioro Ambiental. Agricultura en laderas: problemas y oportunidades.. y Flores. A. Ginebra: Autor. Obtenido el 27 de marzo de 2008 en http://www.Change [Versión electrónica]. P. Bienes y servicios ambientales en Honduras: una alternativa para el desarrollo sostenible. Honduras.ambiente. T. (2007). Manual para el desarrollo de proyectos en el marco del mecanismo para un desarrollo limpio. Villatoro. y S.rlc. (2004).ar/archivos/web/OAMDL/File/241007 _manual_mdl. Albrecht. A. diciembre). Verchot. J. R. CDM information and guidebook (2ª ed. Forests. Evaluación y cuantificación de efectos ambientales en el sistema Quesungual [Diapositivas en Power Point] [CD-ROM]. Granadino. (Ed.worldagroforestry. E. Roskilde. M. Elementos metodológicos para la implementación de pagos por servicios ambientales hídricos a nivel municipal en Centroamérica [Versión electrónica]. (2007.. Dinamarca: UNEP Risø Centre. van Noordwijk. Obtenido el 11 de marzo de 2008 en http://tinyurl.. sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras: un enfoque cuantitativo de los medios de vida. (1996. A..htm IPCC (2001). Tegucigalpa: PASOLAC. H..fao.pdf Marín. Ong.org /Foro/psa/pdf/bienes. M. World agroforestry into the future (pp. Bruijnzeel (Eds.) [Versión electrónica]. Okono. Pérez..org/downloads/Publications/PDFs/bc06137. (2006). M. Washington. Ponencia presentada en el/la Taller MIS sobre el sistema Quesungual. A. A. Cambridge: IPCC/Cambridge University Press. E. En D. (2006).gov. C. P. Obtenido el 5 de marzo de 2008 en people in the humid tropics: past. B.). C. N. En M.pdf Lee.grida. M. Obtenido el 24 de marzo de 2008 en http://www. present and future hydrological research for integrated land and water management (pp. Obtenido el 6 de marzo de 2008 en http://www . Nairobi: World Agroforestry Centre.. Turrialba.cd4cdm . M. Buenos Aires: SAyDS/JICA.

M. C. E. R. (2003). RUTA. Walker.worldbank. Munich Personal RePEc Archive(3705) Obtenido el 20 de febrero de 2008 en http://mpra. DC: Banco Mundial. F. E.de/3705/1/MPRA_paper_3705.pdf 55 . S. Washington. Costa Rica: CATIE. (2006). L.org en Nicaragua: caracterización de la calidad física y química del suelo y susceptibilidad a la erosión en La Danta (Somotillo) [Diapositivas en Power Point] [CD-ROM]. México. G. T.com/Documentos /GuidebooktoMarketsandCommercializationofCDMforestryProjects. DC: IBRD/BM.. (1999). Can the poor participate in payments for environmental services?: lessons from the silvopastoral project in Nicaragua..oxfam. Obtenido el 22 de marzo de 2008 en http://carbonfinance. The forest-hydrology-poverty nexus in Central America: an heuristic analysis (World Bank Policy Research Working Paper 3430).. Obtenido el 22 de marzo de 2008 en www.Nagy.ub.pdf Pagiola.gov. Understanding the potential impact of climate change and variability in Latin America and the Caribbean. K.hmtreasury. Ponencia presentada en el Taller MIS sobre el sistema Quesungual. San José.. P. S. Ríos. (2004). Washington. Oxford: Autor.uk/media/6/7/Nagy.org /docs/AR_CDM_Guide_BOOK.worldbank..pdf Neeff.. Ponencia presentada en el IV Annual Meeting of the Conservation and Sustainable Management of Belowground Biodiversity project (GEF/UNEP). Obtenido el 20 de febrero de 2008 en http://go. N. Earthworms and other soil invertebrates in the Quesungual agroforestry system of Honduras: distribution patterns and implications for management. Sage. y Brown. Xalapa-Catemaco. M. junio).org/en/files/bp104_climate_change_0705.pdf Nelson. S.pdf Pavón.proyectoforma. Obtenido el 26 de febrero de 2008 en http://go. Japón: OIMT. Impacto del Programa de Pago por Servicios /admin/biblioteca/documentos/177. de Haan. Agostini. (2006. A.. Washington. Obtenido el 8 de marzo de 2008 en www.org/training/pdf/060510_Earthworms_and _other_soil%20invertebrates-N_Pauli. C.unimuenchen. Obtenido el 26 de febrero de 2008 en http://go. y Borge. Yojoa. (2007).. J. Guidebook for the formulation of afforestation and reforestation projects under the clean development mechanism (Technical Series 25). S. Turrialba.ciat. DC: Banco Mundial. (2004). y Henders.org /W9143FW1O0 Ortiz. et al.org/09I36QJH91 Pagiola. Pearson.ruta. A.pdf Oxfam Internacional (2007). mayo). et al. y Arcenas. Murgueitio. (2007. Adapting to climate change: what's needed in poor countries and who should pay (Oxfam Briefing Paper 104). Paying for biodiversity conservation services in agricultural landscapes (Environment Department Paper nº 96). Honduras. Ibrahim.worldbank. Yokohama. Guidebook to markets and commercialization of forestry CDM projects [Versión electrónica]. The global environmental benefits of land degradation control on agricultural land (World Bank Environment Paper nº 16).pdf Pauli. y Chomitz. S. Gobbi. (2006). Obtenido el 30 de marzo de 2008 en http://www.org/L45BYOUJI0 Pagiola.. Obtenido el 27 de marzo de 2008 en http://www. T.cgiar. A. Aplicación de los principios del sistema agroforestal Quesungual (SAQ) Ambientales en Costa Rica como medio de reducción de la pobreza en los medios rurales. Obtenido el 29 de marzo de 2008 en http://www. S. J. (2007).

México: Autor. B. Obtenido el 26 de marzo de 2008 en http://www. Honduras: Autor Proyecto Scolel Té (2006).. Baseline methodologies for Clean Development Mechanism projects: a guidebook [Versión electrónica].org/Cambioclimatico /CAMBIO%20CLIMATICO-web. Dinámica de agua Sistema Agroforestal Quesungual [Diapositivas en Power Point] [CD-ROM]. El cambio climático en América Latina y el Caribe. Desarrollo agrícola. T.odi. Obtenido el 26 de marzo de 2008 en http://paginas. (1999).org/Publications/UNEP_CDM%20Baseline%20Meth%20Guidebook. Sharma. Dinamarca: Autor. y Vosti. Implementación de sistemas agroforestales a través de redes de promotores comunitarios. (2007). Turrialba. Obtenido el 5 de marzo de 2008 en http://books.cd4cdm. S.org/Publications /brochure%20spanish/MDL%20Intro%20con. Roskilde.pdf Shrestha. G. Obtenido el 28 de febrero de 2008 en http://www. agricultural policy and poverty reduction: how much do we know? (Natural Resource Perspectives 109). y Brown. (1997). Guarita. R. (2005). Timilsina. M. Costa Rica. (2007).org/webpage.org/2020/dp/dp27. Obtenido el 28 de marzo de 2008 en http://www. J.pnuma. S. M. Scolel Té annual report 2005: Autor.planvivo. Agriculture.PESA Nicaragua (2007). Obtenido el 6 de marzo de 2008 en http://www. C. Yojoa.org. Impacto Social del Deterioro Ambiental. Managua: Autor PNUMA/RISØ (2002).org/content/fx. junio). Peskett.rimisp . Londres: ODI/FPEP. Estrategias de extensión para el manejo integrado de cuencas hidrográficas: conceptos y experiencias (Serie Investigación y Educación en Desarrollo sostenible 3). A.. S. Uso y manejo de agua en zonas de ladera: el caso de Lempira Sur [CD-ROM]. S. y Kumar. D.htm Scherr. 56 .cd4cdm. Soil degradation: a threat to developing-country food security by 2020? (Food.google. Ponencia presentada en el Taller MIS sobre el sistema Quesungual. Washington.ifpri.pdf Rivera. Honduras. (1996.. Introducción al MDL [Versión electrónica]. Potential and challenges of payments for ecosystem services from tropical forests (Forestry Briefing 16). (1991).pdf PNUMA/SEMARNAT (2006). Sabino.planvivo/resources/Annual%20Report %20Scolel%20Te%202005%5B1%5D. San José: IICA/GTZ. E. Obtenido el 31 de marzo de 2008 en http://www. Ponencia presentada en el VII Encuentro Internacional RIMISP sobre Impacto Ambiental de la Pobreza Rural.edu/SABINO/dic.ufm. y Jenkins. (2007.uk/fpeg/publications/policybriefs/forestrybriefings/fb160712-ecosystem-services.pdf Proyecto Lempira Sur (2002).pdf Ramakrishna. Obtenido el 25 de marzo de 2008 en http://www.php?webid=100 Richards. Dinamarca: UNEP/Risø Center. Obtenido el 29 de marzo de 2008 en http://www. Ludi. and the Environment Discussion Paper 27). L. Climate change. M.. R. diciembre). Caracas: Panapo.p df Slater. M. El rol de los instrumentos de Desarrollo Agrícola.es/books?isbn=9290393181 Reardon. Diccionario de economía y finanzas [Versión electrónica]. Roskilde. DC: IFPRI.

Londres: ODI.org. Obtenido el 28 de marzo de 2008 en http://www.cfm 57 . The economics of climate change: the Stern review [Versión electrónica]. A.pdf Soriano. Cambridge: Cambridge University Press. Evaluación del impacto del sistema agroforestal Kuxur rum en el área Ch'orti'. Guatemala.gov. (2007). Obtenido el 4 de marzo de 2008 en http://www.odi. (2007).uk/independent_reviews/stern_review_economics_climate _change/stern_review_report. N. Guatemala: PESA Guatemala Stern.uk/publications /nrp/NRP109.hm-treasury.