You are on page 1of 6

LA IMPORTANCIA DE ESTUDIOS

COMPARATIVOS EN TABASCO.
Introducción.
De Candolle (1820) vertientes en
la biogeografía como biogeografía
que analiza la los seres
en función de sus
del medio; y la histórica, que
explica dichas distribuciones en términos de factores
históricos, es decir, aquellos no intervienen en
la actualidad (Morrone y . Los complejos
geográficos o constituyen tipos
de sistemas por
componentes bióticos cos, ínter-
              e en su distribución.
se desarrollan en el como parte
un todo, por lo que podemos que este
concepto geoecológico instrumentos
teóricos-metodológicos como son. el de la
envoltura geográfica y un clasificación
método es de utilidad en los
biogeográficos, ya proporciona la
unificación conceptual de los elementos
fundamentales de ambas biogeográficas
(Chiappy, 2001).
y su diversidad, en sus
; factores que, infl
geográfica de la biodiversidad, es decir,
especifica, en la y
heterogeneidad ecosistémica, el comportamiento de
los biogeográficos o en el de
en una determinada
r<:>1"'''rl,C> Como, la historia
División Académica de Ciencias Biológicas
Universidad Autónoma de Tabasco
Carret. Vhsa.-Cárdenas, Km. 0.5 entronque con Saloya
Villahermosa, Tabasco.
(993) 354-43-08
geológicas
y tierras
o los cambios
lóg Intervienen as como: el
intercambio energía, sustancias y nutrientes, las
interacciones planta-animal,
y sinecológicas de
rocescls de autorregulación
entre otros.
Entre los
comunidades,
dispersión y barreras
Que están íntimamente relacionados a las
biogeográficas de un territorio, como
son los procesos de especiación hibridización,
y deriva genética.
importante de la es
funciona como una ciencia fundamental en
o encaminados a
biodiversidad, a través de todos sus
intenta la distribución
seres 2001).
la biogeografía
sido considerada como una de las
fundamentales
biodiversi
planificación
recursos
37
La illlp()rtallcia de estlldio. fitogeográficos comparativos e" tabasco.
determinante, ya que sugiere qué especi es y
ecosistemas deben de preservarse a partir de su
rareza en un territorio, considerando las formas
endémicas, aclarando las peculiaridades de las floras,
f aunas, ecosistemas y pai sajes existentes
(Spellerberg y Sawyer, 1999) .
La importancia de estas nuevas tendencias al
abordar estudios biogeográficos, es lo que permite
establecer a corto plazo y de forma dinámica y
sóli damente fundamentada, desde un punto de vista
paisajístico, una primera aproximación sobre la
biodiversidad compartida entre diferentes territorios
(Chiappy, 2001). Esto es más evi dent e cuando
observamos el desarrollo y aplicación de nuevas
tecnologías aplicadas tales como: programas de
computadoras que permiten el manej o de grandes
cantidades de datos sobre escalas geográficas reales
(distribución de organismos, cli ma, accidentes
geográficos, geol ogía, contaminación, condi ciones
oceanográficas, vegetaci ón, uso de suel o, etc.),
model os de simul ación, sistemas de informaci ón
geográfi ca (SI G's), programas de anál isis estadísticos
y geoestadísti cos, y otras tecnologías que permiten
reconstrucciones cada vez de forma más precisa de la
histori a de la tierra y de ésta en relación con los
organismos (Brown & Mark, 1998) .
Otro aspecto que es de gran importancia y que
se debe considerar en las invest igaciones
biogeográficas actuales, es la evaluación y análisis del
impacto que han podido originar las actividades
antropogénicas sobre las características, tanto
fitogeográficas como zoogeográficas de los
territorios. El grado de fragmentación y modificación
que se ha originado en los geocomplejos de los
diferentes territorios, puede incidir sobre la resistencia
y resilencia de los mismos aumentando su fragilidad .
Co mo consecuencia, las características
biogeográficas de los complejos territoriales naturales
pueden sufrir cambios drásticos, por lo que al
realizarse estudios sobre las posibles afinidades
biogeográficas entre ellos, los resultados obtenidos
pueden verse sustancialmente alterados, ya sea por la
pérdida de biodiversidad o por la introducción
consciente o causal de diferentes taxa (Spellerberg y
Sawyer, 1999) .
La cubierta vegetal de México es una de las
más variadas de la tierra, pues en su territorio están
representados prácticamente todos los grandes
biomas que se han descrito de la superficie de nuestro
planeta. (Rzendoswky, 1974). Esta flora es el
resultado de la interrelación entre las regiones
fi togeográficas Neotropical y Holártica y aunada a la
accidentada topografía; la ha hecho desde hace
mucho tiempo objeto de incontables investigaciones,
por un gran número de estudiosos de la botánica.
Una propuesta que pensamos puede ser
i mportante de analizar son las relaciones
biogeográficas que se dan entre los estados de
Tabasco y Veracruz. Tabasco por su ubicación
geográfica dentro de la franj a tropical , posee una flora
altamente diversificada (Maldonado, 2002); por otro
lado, el estado de Veracruz es un mosaico de
comunidades (por sus condiciones climáticas,
edáficas, geológicas y fisiográficas) que ha llamado
mucho la atención de varios naturalistas, dando lugar
a un cuantioso número de trabajos sobre los recursos
vegetales (Castillo, 1985). La diversidad florística
presente en estos estados permite ubicar
geocompl ejos análogos y real izar así una
comparación fitogeOgráfica entre ell os.
Una retrospectiva bibliográfica muestra que
Humboldt y Bonpland (1805) fueron probablemente
los primeros que mencionan las afi nidades florísticas
de Méxi co, sin embargo, sus discusiones en general
fueron poco precisas por lo que no es posibl e hacer
referencia a ell as.
Engler (1 882) realizó un análisis de las floras
del mundo y discutió la flora mexicana con bastante
detalle en dos capítu los de su obra. En ellos señaló
que la flora de la zona caliente de México, ubicada por
debajo del cinturón de los encinos y los pinos, es de
afinidades francamente meridionales y la incluyó en la
provincia subandina del distrito americano tropical,
misma que abarca además de esta zona casi toda
Centroamérica, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú
y Bolivia. En general las porciones húmedas de ésta
provincia, se caracterizan por tener una gran
abundancia de Araceas y Orquidáceas.
Fourni er (1884) se ocupó de la distribución de
las gramíneas de México y confirmó la similitud de la
flora de las vertientes atlántica y pacífica. Encontró
38
La importanci(1 de estlldios fitogeográficos comparativos efl tabasco.
que  de  las  643  especies  conocidas  en  a  región,  la 
mitad  son  endémicas del  país  y en  el  resto existe  un 
buen  número  de  taxa  comunes  con  el  Brasil  y  las 
Antill as. En su opinión concluyó que la flora de México 
tiene afinidades concurrentes diversas. 
La discusión  más completa  de  las  relaciones 
geográfi cas y de los posibles  orígenes de la  flora de 
Méxi co es indudablemente la de Hemsley (op. cit., vol 
4:  138  315).  A  este  autor  se  debe  la  pri mera 
compilación crítica de los componentes conocidos de 
la  flora  mexicana,  acompañada  de  un  análi sis 
fitogeográfi co, Este  trabajo, además  de abarcar casi 
todo el  país,  da información de Centroaméri ca, por lo 
cual , la mayoría de sus conclusiones se refi eren a toda 
la  zona  en  conj unto.  No  incluyó  en  cambi o  la 
Penínsul a de la Baja California y prácticamente carece 
de datos referentes  a  la  Península de Yucatán,  cuya 
fl ora  en  aquella  época  apenas  comenzaba  a 
conocerse.  Una  buena  parte  del  texto  consiste  de 
tablas  sinópti cas  en  las  que  se  trata  en  forma 
estadística  la distribución geográfica y las  afini dades 
de las plantas. Las tablas fueron a su vez objeto de un 
anál isis  detall ado,  llegándose  a  las  siguientes 
concl usiones: 
a)  A pesar de la gran diversidad y riq ueza de la flora 
de México, ésta no es tan especializada como la 
australiana o la sudafricana, ya que el  número y 
la  categoría  de ende mismos son notablemente 
inferiores en la primera. Los géneros endémicos 
en  México  constituyen  aproximadamente  el 
11 %  de  su  número  total  en  la  flora,  siendo 
monotípicos más de la mitad de ellos. 
b)  La  mi t ad  mer idio nal  de  Méxic o  es 
florísticamente  mucho  más  rica  que  la  mitad 
septentrional;  además  las  dos  presentan 
diferencias  significati vas  para  separarlas  en 
regiones fitogeográficas distintas. 
c)  El  sur  de  México  se  caracteriza  principalmente 
por  una  mezcla  de  elementos  boreales  y 
meridionales  que  han  evolucionado  para 
originar un  gran número de endemismos a nivel 
específico. 
Gadow  (1 907  Y 1909)  realizó  un  análisis  de  la 
importancia relativa de los diferentes elementos de la 
fl ora  del  sur  de  México  en  función  de  la  altitud. 
Distinguió  tres  componentes  principales:  boreal, 
endémico y  meridional , e  incluyó  un  esquema  en  el 
cual  representó  las  rel aciones  cuantitativas  entre 
estos componentes a diferentes alturas sobre el  nivel 
del  mar.  En  números  absolutos  cal culó  que  a  unos 
4000  a  5000  pies  (1200  a  1500  m)  de  al titud  se 
encontraba  la mayor cantidad  de especies, mientras 
que a unos 7000 pies  (2100 m) se registró el  máximo 
de afinidad boreal. 
Standl ey  (1936)  discutió  las  relaciones 
geográficas  de  la  fl ora  mexicana  e  insistió  en  su 
carácter  altamente  diversifi cado.  Reconoció  la 
exi stencia  de  varias  regiones  botánicas  bien 
delimitadas, como: 
"Los  bosques  de  la  ti erra  caliente,  que  se 
extienden  hasta  SinaJoa y  los  límites de Tamaulipas, 
alcanzando su  mejor desarroll o en  Veracruz,  Oaxaca, 
Chiapas y Tabasco;  son  realmente  una continuación 
de  las  selvas  amazónicas,  aunque  poseen  también 
especies endémicas." 
Bravo  (1  937)  al  discutir  la  distribución 
geográfica  de  las  cactáceas  reconoció  en  México 
cuatro zonas principales, entre las que está la zona de 
las  especies  epífitas,  localizadas  en  los  estados  de 
Veracruz, Tabasco y Chi apas. 
Aunque  en  1926  salió  a  la  luz  el  último 
fascícul o  de la  monumental  obra  de Stand ley  "Trees 
and  shrubs  of  Mexico",  no  es  sino  hasta  1953ª, 
cuando  Sh arp  publicó  el  primer  ensayo 
fitogeográfico  basado  en dicha  monografía. Se  trató 
de un estudio de las afinidades y de posibles orígenes 
de la flora de México,  realizado a través de un análisis 
estadístico  de  la  distri bución  geográfica  mundial  de 
las  familias  dicotiledóneas  leñosas  existentes  en  el 
país. 
Tanto  Gentry  (1946),  como  Miranda  (1947) , 
White  (op.cit.:  256)  y  McVaugh  (1961)  señalaron  la 
gran  importancia del  elemento  endémico  en  la  zona 
tropical  semihúmeda  a  semiseca  de  la  vertiente 
pacífica de México, 
Chiappy  (2001)  llevó  a  cabo  un  estudio 
denominado  "Afinidades florísticas  entre  la  península 
39
La importancia de estudios fitogeográficos comparativos en tabasco.
de Yucatán y algunas zonas cársicas de Cuba", con el
objetivo de realizar un análisis que permitiera
determinar las afinidades florísticas que existen entre
las plantas vasculares de diferentes zonas cársicas
del Archipiélago Cubano y la Península de Yucatán.
Encontró que un total de 880 taxa son comunes entre
Propuesta metodológica.
Para determinar estas afinidades florísticas
entre geocomplejos análogos de Tabasco y Veracruz
(figura 1) se sugiere seguir los criterios de
la península de Yucatán y Cuba, siendo las herbáceas
la forma de vida predominante, seguidas por las
arbóreas y las arbustivas; señalando que la zona de
Cuba que presentó mayor similaridad fl orística con
Yucatán fue el sur de la Isla de la Juventud por su
mayor semejanza en las condiciones climáticas.
regionalización paisajística de Chiappy et al, (2002) y
Chiappy y Gama (2003) ; complementados con
muestreos y colectas.
Figura. 1.- Localización de áreas donde se ubicarán los geocomplejos objeto de estudio.
Datos prelimi nares. de Tabasco los
Se seleccionaron las zonas cársicas
(presenci a de roca caliza) dentro de ambos estados; municipios que conforman la región Sierra (Tacotalpa,
en Veracruz: Jalcomulco y Misantla y para el estado Jalapa y Teapa).
Figura. 2.- (a) Areas de estudio en el estado de Tabasco (municipio de Jalapa, Teapa y Tacotalpa)
(b) Areas de estudio para el estado de Veracruz (municipios de Jalcomulco y Misantla).
40
La importancia de estudios fitogeográficos comparativos en tabasco.
Para  esta  región  la  base  de datos de tlora de 
Veracruz tiene  actualmente registradas  283 especies 
para  el  municipio  de  Jalcomulco;  6  especies  para 
Misantla,  17 especies para el  municipio de Teapa y  5 
especies  para  Tacotalpa.  En  cuanto  a  la  sierra  El 
Madrigal , Teapa,  Tabasco  Hanan  (1997)  enlista 500 
especies  para este municipio. 
Un  estudio  fitogeográfico  comparativo  nos 
permitiría: conocer las especies de flora que existen, si 
son  endémicas,  o  de  distribución  restringida,  si  se 
encuentran  en  algún  status  de  protección,  etcetera. 
También  con  base  en  estos  estudios  se  pueden 
determinar  los  cambios  que  han  presentado  estas 
zonas  en  el  transcurso  de  los  años,  y  en  caso  de 
alguna catástrofe ambiental  (en  donde se pierda gran 
parte  de  la  vegetación) ,  saber  que  especies  se 
pueden  reintroducir  y  de  donde  poder  obtenerlas; 
determinar  niveles  de  fragmentación  de  los 
geocomplejos, conocer su  estado de conservación  o 
bien  proponer  de  ser  factible,  la  creación  de 
corredores  biológicos  para  favorecer  el  intercambio 
de  genes  de  las  especies.  Contribuyendo  con  todo 
esto al cuidado y protección de la naturaleza. 
Finalmente  estudios  como  el  propuesto  de 
biogeografía  aplicada  junto  con  las  herramientas 
tecnológicas  que  se  desarrollan  día  a  día  nos 
permitiriá conocer de forma  más  exacta  los  sucesos 
naturales y antropogénicos que alteran nuestro medio 
ambiente.  Es  por  eso  que  la  biogeografía  es 
considerada  como  una  de  las  bases  científicas 
fundamentales  para  la  conservación  de  la 
biodiversidad,  la  producción  económica,  la 
planificación  territorial,  la  salud  y  el  control  de 
enfermedades, es decir,  contribuye a la conservación 
y bienestar tanto ambiental como social. 
Agradecimientos. 
Quiero  dedicarle  este  artículo  al  Dr.  Carlos
Jorge Chiappy Jhones (tJ ya que gracias a su apoyo 
y  asesoría  comencé  mi  proyecto  de  tesis  de 
Licenciatura  denominado  "Estudio  de  las  afinidades 
fitogeográficas  entre  geocomplejos  análogos 
presentes en  los estados de Tabasco y Veracruz".  (del 
que  se  presentan  avances  en  éste  artículo).  Doy 
gracias  porque  él  me  permitió  conocer  de  cerca  su 
trabajo,  dándome  consejos,  alentándome  a  seguir 
adelante, ofreciéndome su ayuda en todo momento, y 
quién  más  que  un  asesor  fue  un  excelente  amigo  y 
maestro de quien aprendí muchas cosas. 
Agradezco especialmente a la Dra. Lilly Gama 
por su  ayuda y consejos en  los avances del proyecto 
de tesis y  por la realización de éste artículo. A  la Biol. 
Magda  Gómez  Columna  y  M.  en  C.  María  Elena 
Medina Abreu  por su  ayuda durante la estancia en el 
Instituto  de  Ecología  A.  C.  Xalapa,  Veracruz.  y  a  la 
División de Investigación y Postgrado (DIP  UJAT) por 
el apoyo para la realización de dicha estancia. 
Literatura citada. 
Bravo. H. 1937. Las cactáceas de México. Universidad 
de México. México D.F  ..  755 pp. 
Brown  J.;  M.  V.  Lomolino.  1998.  Biogeography. 
Sinauor  Associates,  Inc.  Publishers.  Sunderland, 
Massachussets. 691  pp. 
Castillo, G. 1985. Integración de paisajes en  la región 
de  Jalcomulco,  Veracuz.  Tesis  profesional.  Facultad 
de  Biología.  Universidad  Veracruzana.  Xalapa,  Ver. 
110 pp. 
Chiappy,  C.  2001.  Afinidades  fitogeográficas  entre 
Yucatán  y  Cuba:  un  análisis  cuantitativo  de 
implicaciones biogeográficas y de conservación de la 
biodiversidad.  Tesis  para  la  obtención  del  grado  de 
Doctor  en  Ciencias.  Facultad  de  Ciencias, 
Universidad Nacional Autónoma de México. 154 pp. 
Chiappy, C. J., L.  Gama, M. Soto-Esparza, D.  Geissert, 
A. Campos  y  J.  Chávez.  2002.  Regionalización 
paisajística  del  Estado  de  Veracruz.  Universidad  y 
Ciencia, (18) 36:87-103. 
Chiappy,  C.,  L.  Gama.  2003.  La  importancia  del 
enfoque geoecológico en  los estudios biogeográficos 
actuales.  Rev. De  Div. "Kuxulkab"  DACB.  Universidad 
JuárezAutónomadeTabasco. Vol IX (16) 44  47. 
Engler, A. 1882. Versuch einer Entwicklunsgeschichte 
der Pflanzenwelt, insbesondere der Florengebiete selt 
der  Tertiarperiode.  Parte  11.  Die  extratropischen 
Florengebiete  der  sudlichen  Hemisphare  und  die 
tropischen Gebiete. W. Engelmann. Leipzig. 386 pp. 
Fournier,  E.  1884.  Distribución  geográfica  de  las 
gramíneas mexicanas. La naturaleza la ser. 6:323-343. 
(traducción  del  artículo  publicado  en  Ann.  Sei.  Nat. 
Sér. 6, 9: 261-290. 1878). 
Gadow.  H.  1907-1909.  Altitude  and  distribution  of 
41
42