You are on page 1of 33

CLASE 6 [14hs a 18hs] [Diapo 13

]

La peculiaridad del liberalismo latinoamericano, dice Natalio Botana, reside en el cruce de interpretaciones: por un lado, las versiones dogmáticas, nacidas del seno de la tradición de ideas y de experiencias, o las construcciones que sobre ella se efectúan para combatirla, pretenden presentar al liberalismo como una doctrina cerrada en sí misma; por otro lado, la realidad misma de su desarrollo histórico resiste cualquier tipo de reduccionismo.

Los textos que se presentan se ubican en el plano de la descripción y explicación en base a la utilización del método comparado. En ellos será posible observar la diversidad que emana de un tronco aparentemente común.

El liberalismo no fue una entidad ajena a nuestra circunstancia histórica. De manera indisoluble, formó parte de ella como filosofía pública y fórmula de justificación del poder que se adquiría o se impugnaba. Esta relación entre una filosofía pública que hace las veces de principio de legitimidad y el uso que el gobernante o el revolucionario hace de ella, es otro rasgo sobresaliente de nuestra tradición liberal en el siglo XIX.

Políticos, legisladores y legistas echaron mano de esta filosofía, de ideas antiguas y recientes, a cuya difusión contribuían los textos de la Ilustración del siglo XVIII, las reflexiones sobre el pactismo y los tratados del iusnaturalismo, y las teorías más recientes acerca del poder constituyente y la libertad. Se trataba de una lectura que encontraba un rápido campo de

aplicación en aras de encontrar en esos argumentos, las razones para mandar y obedecer.

Estas intenciones de justificar la autoridad y la obediencia dieron lugar a un conjunto de respuestas que tuvieron la necesidad de enfrentar un triple objeto: - la organización del estado - la constitución de un régimen político - y la formación de una sociedad civil capaz de legitimar, tanto un orden de pertenencia delimitado por fronteras territoriales, como la forma de régimen político adoptado.

El liberalismo está fundado en la legitimidad primigenia del poder limitado: derechos básicos, garantías constitucionales, a las cuales las autoridades públicas están obligadas a respetar. ¿Qué pasa cuando ese poder limitado no está aun constituido como forma de Estado y como forma de régimen?

Era necesario poner en marcha los frenos y contrapesos de una constitución que debía ser doblemente efectiva: efectiva para gobernar y efectiva para impedir que ese ordenamiento recayera en la arbitrariedad. En los casos históricos concretos, este doble movimiento tuvo expresiones diferentes.

En los diversos países latinoamericanos, los regímenes que imaginaban los constituyentes tuvieron que enfrentar fuertes restricciones, porque en tiempos de la independencia no había monopolio de la fuerza pública ni fronteras establecidas. La incógnita que se planteaba era saber qué clase de régimen podía responder mejor a esos desafíos: si la monarquía o la república.

La primera, chocó con las tradiciones de las monarquías ibéricas –una en trance de sucumbir y otra en trance de instituirse en una variante representativa– y con el enfrentamiento permanente entre facciones armadas.

La segunda, la forma republicana de gobierno se fue transformando en sucesivas etapas. Las primeras versiones de las Repúblicas sirvió de fundamento para las primeras tentativas constitucionales y hasta para justificar dictaduras que en base a la virtud de algún gobernante excepcional capaz de poner fin a la anarquía armada.

Si las legitimidades de las primeras repúblicas se fueron apagando en medio del agotamiento de la política armada y de las dictaduras, los conflictos derivados de la instauración de la legitimidad de la república moderna adoptaron muy pronto un carácter ambivalente que ponía en tela de juicio los principios en que aquella pretendía fundarse. La constitución simultánea del Estado y del régimen de gobierno generó conflictos en torno a la centralización y descentralización del régimen y de la organización fiscal del Estado.

El proyecto de la división de poderes planteó la incógnita de saber si ese complejo equilibrio finalmente se lograría o si se inclinaría hacia la preponderancia del ejecutivo sobre el legislativo y judicial.

Aquí, quisiera recordar que el ideario republicano es un ideal de la antigüedad clásica, como dice Oscar Terán, (Tucídides, Cicerón, Séneca), reactivado y reformulado en el Renacimiento (Maquiavelo) y prolongado en la modernidad (Monstesquieu). En este ideario se pone como valor central el ejercicio de la

si el gobierno está en manos de todos los ciudadanos. en otros ese derrotero adoptaría el rumbo de la descentralización al influjo de una interpretación más extrema del federalismo. si el gobierno está en manos de pocos (que puede deslizarse hacia el autoritarismo jacobino) o un republicanismo democrático. este privilegiamiento de la vida cívica se fusiona con la defensa de la libertad frente a la tiranía o al despotismo. en sus expresiones concretas. de la res publica. que osciló entre la representación corporativa de los “pueblos” y la representación encarnada en un sujeto individual en tanto agente del “pueblo” o de la “nación”. no respondió a ningún patrón común. . el tema de la representación política. Mientras a mediados de siglo varios países habían llegado al punto de la centralización del Estado y del régimen. A su vez. que podría definirse como la cualidad que conduce a ceder una parte de la energía y del interés personales para ponerlos al servicio del bien público. si bien es cierto que el ejercicio de la representación política avanzó con dificultades para alcanzar mayores niveles de participación electoral. Dentro del republicanismo. Finalmente. habrá un republicanismo aristocrático.virtud. presentó ostensibles diferencias. de la cosa pública. también es cierto que visto el fenómeno en la larga duración. en tanto resorte indispensable para poner en marcha la república.

En 1919. TEXTOS [Diapo 14] Iván Jaksić y Eduardo Posada Carbó: “Naufragios y sobrevivencias del liberalismo latinoamericano” Ambos autores se proponen revisar la historia de las ideas liberales en Latinoamérica durante el siglo que siguió a la independencia. ya que otras doctrinas le disputaron el predominio. el liberalismo [Para Roberto Gargarella.También es necesario remarcar las diferencias con respecto a la mayor competitividad del régimen en relación con las facciones armadas y con los partidos civiles. Hale o Safford. como el catolicismo. sin ninguna duda. Si hay una ideología hegemónica en Latinoamérica tras la emancipación. dice David Bushnell. la “posición hegemónica” y “dominante” la habría tenido el “conservadurismo”]. Quizás el liberalismo no gozó de la posición hegemónica que le atribuyen autores como Bushnell. el liberalismo actuó como una fuerza de ideas y una fragua de estilos. el sociólogo Laureano Valenilla Lanz proclamaba el triunfo del “Principio Boliviano” como el . después de 1815. Las confrontaciones entre el liberalismo y la iglesia católica variaron entre los diferentes estados nacionales. esta es. En cada una de estas historias.

Para Bushnell. Claudio Véliz afirmaba que la falta de arraigo del liberalismo en Hispanoamérica.“canon invariable de la constitución efectiva” de Hispanoamérica. comprometidos con la expansión de la esfera de la libertad humana. Richard Morse (1964). aquél triunfo lo corroboraba el predominio de la “autoridad tutelar” de los caudillos. Esta era la constitución orgánica de Hispanoamérica. continúa Valenilla Lanz. las interpretaciones que más tarde se generalizaron sobre las incompatibilidades del liberalismo con las sociedades latinoamericanas. como portadores del “progreso. Los intentos por introducir el liberalismo fueron minados de manera persistente durante todo el siglo XIX. en oposición a los intereses corporativos de la Iglesia. los exponentes liberales del siglo XIX parecían haberse ganado “un sitio de honor en la historia”. esto es el triunfo del “hombre necesario” frente a la impersonalidad de la ley”. Este texto de Valenilla Lanz. en la cultura política de la región. casi nulo. cuyas bases se encontraban en el reinado de Felipe II. lograba articular. ante todo. Desde la década del ‟60. “Cesarismo democrático”. En 2001. Howard Wiarda identificará a la cultura política latinoamericana casi . algunos autores pertenecientes a la escuela culturalistas. de manera sistemática. se debía a la existencia de sociedades estructuralmente inhóspitas a sus postulados. su “naturaleza” exótica y. su limitado impacto. “En cien años de turbulencias y autocracias. En 1980. el ejército y los grandes terratenientes”. consideran que los países hispanoamericanos tras la independencia reprodujeron el estado patrimonial español. “representantes genuinos del pueblo”.

habría dos formas de concebir el liberalismo: la tradición “inglesa”. identificado en términos generales con “la teoría y la praxis de la libertad individual. en la que han predominado los esfuerzos por “fortalecer la autoridad estatal para garantizar la igualdad ante la ley” y por la “demolición de un orden „feudal‟ bien arraigado en los privilegios sociales y en el poder de la Iglesia. Se proponen las siguientes reflexiones: 1. identificada ante todo con las preocupaciones por limitar el poder del Estado.exclusivamente con el pasado autoritario.Ritmos. una revisión de la literatura sobre el liberalismo en sus diferentes facetas: como ideología. lugares y nombres del liberalismo . y como doctrina económica. y la “francesa”. lugares y nombres del liberalismo 2. identificado con las raíces feudales y tomistas de una tradición corporativa. Ritmos. como acción política. como observa Stuart Jones. Bushnell escribió que había llegado la hora de hacer una reevaluación. Esta dicotomía permite apreciar distintas concepciones liberales pero. Carácter exótico del liberalismo en Hispanoamérica 3. Por ello se hace necesario explorar las variedades del liberalismo en los países latinoamericanos. sólo si se reconoce que esta antítesis se encuentra también “al interior de cada tradición nacional”. En 1996. En esta concepción. Impacto de las ideas liberales en el desarrollo político . Los autores de este libro proponen estudiar el liberalismo político. de la protección jurídica y del Estado constitucional”.

cuyo impacto continental fue desigual y variado. En los primeros años de la independencia hubo una importante agenda programática que estableció la libertad de imprenta. Para ser reemplazada hacia fines de siglo por el positivismo. Se da en Latinoamérica un repliegue hacia el conservadurismo 3.El liberalismo irrumpe en Latinoamérica como cuerpo doctrinario y discurso político en el período de las independencias (1808-1824). El constitucionalismo ganaría mayor auge tras la Constitución de Cádiz. Hacia mediados de siglo florece la era liberal 4. no sólo las historias políticas variaron de país en país. el gobierno representativo. en que los valores de la libertad fueron perdiendo prioridad ante el orden y el progreso Pero. . la división de poderes. la manumisión de esclavos e intentos de diseños constitucionales. la soberanía del pueblo. sino también los ritmos de la historia intelectual y la historia política. Los liberalismos latinoamericanos evolucionaron a ritmos diversos con manifestaciones también diversas en los distintos países de la región. la supresión del tributo indígena. Tras las independencias y de un inicial período de anarquía 2. ¿Qué quiere decir esto? Que los ritmos de la historia intelectual no fueron coincidentes con los movimientos políticos. Una cronología convencional sugiere la siguiente trayectoria política: 1. la abolición de fueros. condicionados por sus diferentes circunstancias. No hubo un patrón de desenvolvimiento uniforme.

M.Los primeros años de vida independiente fueron años de importantes desarrollos de las ideas liberales. Para el caso de Colombia. de Rosas asumiera la gobernación de la provincia de Buenos Aires con la suma del poder público. Otro. también se presenta: 1. Muchos de los textos más importantes del pensamiento hispanoamericano se escribieron en esta época: 1836 – México y sus revoluciones de José María Luis Mora 1837 – Fragmento preliminar al estudio del derecho de Juan Bautista Alberdi 1838 – Dogma socialista de Esteban Echeverría 1842 – Recuerdos literarios de José V. El año 1837 es el año que identifica a la nueva generación de intelectuales argentinos que contribuyeron a formular el programa liberal que se formó inmediatamente después que J. desde mediados de siglo 3. Inicial. Transformación liberal. Una primera etapa de moderación 2. finalmente. Y. 3. Otra de radicalismo. 2. ya que Colombia no vive amenazas externas como México ni el liberalismo se convierte en ideología nacionalista . Lastarria 1845 – Facundo de Domingo F. del liberalismo moderado y relativo consenso. una de metamorfosis y ocaso. Sarmiento José Antonio Aguilar sugiere para examinar la trayectoria de las ideas liberales en México tres momentos: 1. de radicalización –provocada por los retos intelectuales que significaron la guerra con Estado Unidos y el imperio de Maximiliano de Austria–. que desembocó en la fusión entre el liberalismo y el nacionalismo.

Conoció luego un periodo jacobino con la dictadura de Rosas La trayectoria liberal en Chile se desenvolvía dentro de un ambiente de evolución gradual. explorar sus fuentes. como el rosismo. Hay que considerar a quienes intentaron estructurar un cuerpo de . Argentina no enfrentó las “tradiciones corporativas heredadas del pasado colonial ni fuertes disputas ideológicas que tuvieran por contrincante a las instituciones eclesiásticas”. Con tonos moderados 2. En México y Perú.En Argentina. el camino del liberalismo argentino tuvo que enfrentar algunos problemas similares a los de México y Perú. mecanismos de difusión y su desenvolvimiento espacial y temporal. El mejor entendimiento del liberalismo latinoamericano exige superar simples determinismos y profundizar en el origen y desarrollo de las ideas mismas. Es claro que las realidades regionales sirvieron de contexto a los idearios liberales. sin embargo el liberalismo siguió rumbos diferentes. el origen y desarrollo de las diversas trayectorias intelectuales y políticas de los liberalismos latinoamericanos no puede explicarse sólo por las estructuras sociales y económicas legadas por la colonia. Para ambos autores. Sin embargo. como los planteados por los regímenes autoritarios de corte personalista. subsistieron con fuerza los poderes corporativos de la Iglesia y el Ejército. el liberalismo irrumpió 1. En contraste.

El vocablo “liberal” ganó aceptación general después de que las ideas liberales se difundieran en Hispanoamérica. su Leminier. Uruguay y Colombia. a sus textos y a las instituciones que buscaron llevarlas a la práctica. en mayor o menor medida. Hubo preferencias. ya que no todos los que defendieron doctrinas liberales fueron catalogados contemporáneamente con el rótulo de “liberales” y muchos que han pasa do a la historia como “liberales” no deberían llamarse así. con su Sismondi. su Tocqueville. Para ello. De hecho. sus revistas Británica. a pesar de sus identificaciones con regímenes que le fueron antitéticos. Constant y Bentham.Carácter exótico del liberalismo en Hispanoamérica: “De lo importado a lo genuino” Nadie duda de las raíces europeas del liberalismo ni de su influencia en la formación y desarrollo en Latinoamérica. Sarmiento se refirió a la Generación del 37 en Argentina como aquella juventud que se escondía “en libros europeos a estudiar en secreto. Enciclopédica. los tres autores más citados fueron Montesquieu. Es necesario examinar el uso continuo del término y sus “transformaciones”. se requiere de un ejercicio de revisión semántica.ideas liberales. su Jouffroy. los intelectuales del siglo XIX dejaron constancia de sus inspiraciones literarias. su Guizot”. de Ambos Mundos. Según Frank Safford. . en Chile. Domingo F. su Cousin. . por ejemplo. con variaciones de tiempo y lugar.

esto haría simplificar sobremanera un cuadro que de por sí es mucho más complejo. los problemas a los cuales se enfrentaban los latinoamericanos eran análogos a los de Francia y España. se alimentó la noción del exotismo. la de las doctrinas individualistas. en tanto que La democracia en América de Tocqueville fue el libro de cabecera de la generación de Bartolomé Mitre y también fue muy importante en Colombia. según Charles Hale. Durante la segunda mitad del siglo XIX. se destaca la figura de Spencer. según la cual un cuerpo doctrinario ajeno era transplantado al continente por medio de movimientos intelectuales que se dedicaban a imitarlo. es decir. En general. alejado de las realidades latinoamericanas. experimentan la influencia de Rousseau y de los románticos. Bentham tuvo una significativa influencia en el pensamiento de Rivadavia. Desde el comienzo. lo cual haría que la originalidad del pensamiento latinoamericano fuera mínima. “el pensamiento político y social latinoamericano ha tenido orientación europeo-continental. dicen Jasic y Posada Carbó. dice García Calderón. lo que distinguiría al liberalismo sería dicho “espíritu imitativo”. Si bien el carácter derivativo del liberalismo en la región es innegable. “Imitan la revolución francesa. Ya se trate de unas u otras influencias. . Otros plantearían imitaciones inglesas. América […] se hace francesa por la cultura”.En Argentina. el pensamiento inglés habría llegado por medio de la traducción francesa y de vez en cuando la española”. En tanto.

echad miradas sobre vuestra patria.El trabajo de muchos traductores. para aprovecharnos de sus verdades y evitar sus errores. i cuando sintáis que vuestro pensamiento a su vez se despierta. . las necesidades actuales”. por ejemplo la traducción del Tratado de Legislación de Bentham . sobre el pueblo.La influencia de algunos pensadores como Emilio Castelar. Estos hombres leían a los autores europeos. estadounidenses y latinoamericanos en clave nacional. “Leamos a esos autores [europeos].Los escritos aparecidos en los periódicos españoles. .Tampoco se deben descartar la influencia de pensadores latinoamericanos: hombres de ideas.Otras influencias cercanas como la revolución de independencia de Estados Unidos .El impacto intelectual de la Constitución de Cádiz de 1812. También tuvo influencia El Federalista . mientras recomendaba seguir e imitar a Washington. El Semanario Patriótico y El Espectador Sevillano. Se abogaba por la búsqueda de expresiones auténticas de la nacionalidad. pero también de acción. a través de: . Adams. las instituciones. Sarmiento decía: “Adquirid ideas. tuvieron una importante difusión. decía Vicente Rocafuerte en 1823.Además de la tradición inglesa y francesa. las costumbres. . también habría tenido influencia “el primer liberalismo español”. nutrid vuestro pensamiento con las manifestaciones de los pensamientos de los grandes luminares de la época. El Español. de donde quiera que vengan. Jefferson y Madison”.

David Brading ha buscado demostrar que la “tradición intelectual” en Hispanoamérica –cualquiera fuese su vínculo con Europa– fue “original. nuestro estado social. compleja y bastante distinta de cualquier modelo europeo”. de “una filosofía de resistencia al poder”. como observa Ezequiel Gallo. la mezcla del mundo de las ideas con el poder es particularmente problemática pues. determinar primero lo que somos.A su vez. Charles Hale plantea la necesidad de superar la “estéril controversia” entre ideas “importadas” y “originales”. sus fuentes – internas y externas–. buscar lo que debemos ser […] no salir del terreno práctico. y aplicando los principios. el liberalismo no es un cuerpo doctrinario “para manifestarse exitosamente en el terreno político partidario”. es necesario examinar con mayor atención a los exponentes del liberalismo en la región. no perderse en abstracciones” (1839). Esteban Echeverría decía que: “el punto de arranque […] deben ser nuestras leyes. . Es necesario reconocer el carácter auténtico y el amplio marco intelectual de referencia que le dio origen e impulso. . idiosincrásica. Una vez en el poder. Sobre las más variadas influencias. nuestras costumbres. en esencia. que es el carácter distintivo y auténticamente latinoamericano. surgieron y se desarrollaron vertientes de un liberalismo ecléctico y heterodoxo. Para ello. por tratarse. su ejercicio enfrentó a los liberales con sus propias convicciones y otras veces sirvió de instrumento al poder. la evolución de sus obras y su impacto político y social.El poder de las ideas Para la historia del liberalismo.

en razón del impacto de la lucha emancipadora. Las ideas dominantes han determinado. como advierte José A. Fue un “experimento constitucional” que. Distintas concepciones liberales pudieron haber condicionado distintas trayectorias constitucionales. Así se podrí a hablar de un liberalismo precoz que incursionaba en terrenos bastante desconocidos y que no ayudó a instaurar gobiernos constitucionales estables. Su impacto en la fundación original de las repúblicas tuvo consecuencias significativas de largo plazo. han hablado de “liberalismo popular”. libros y otras manifestaciones deliberativas sin antecedentes en el mundo colonial. prácticas políticas y conductas sociales. por su magnitud y alcance no tiene paralelo en el mundo. incluso. El liberalismo irrumpió en la independencia simultáneamente con la “opinión pública”. panfletos. Se requiere examinar mejor las instituciones adoptadas en el “momento constitucional” y las ideas que las sustentaron. ya entre países. Aguilar. Aguilar lo enmarca en el momento constitucional de occidente (1787-1830). en mayor o menor medida. cuya dinámica se reflejaba en la proliferación de publicaciones periódicas. Algunos autores. También es importante reconocer la dimensión social de la historia intelectual. El origen del liberalismo en América Latina coincidió con el momento de revolución institucional que fue la independencia. ya en un mismo país a lo largo del tiempo. pero un .Las ideas han sido la base de diseños institucionales que condicionaron tanto los rumbos constitucionales como la adopción de políticas públicas.

que revela que su liberalismo dependía de una comprensión de lo que para él era la creencia religiosa auténtica. pero esto no implicaba que la religión no fuese importante. [Diapo 15 y 16] ------------------------------------[Diapo 17] H. JONES: “Las variedades del liberalismo europeo en el siglo XIX: perspectivas británicas y francesas . derechos individuales de los ciudadanos-soldados. aunque la historiografía de la última mitad de siglo ha mostrado un cuadro mucho más rico y complejo. la sociedad se había retrotraído a su tradicionalismo.impacto con resultados limitados y perecederos. con énfasis puesto en la igualdad ante la ley.El liberalismo en la historia El liberalismo era la expresión política de las ideas de la ilustración. aquella era una . Un importante número de liberales destacados eran protestantes. Se ha demostrado que los movimientos y doctrinas liberales han sido influidos por los contextos nacionales y que el pensamiento y la práctica liberal tienen raíces religiosas. S. como Benjamin Constant. Las preocupaciones religiosas estaban en el centro del pensamiento liberal. ya que después de la independencia. la separación de iglesia y estado. al contrario. También se habla de “liberalismo ortodoxo”. Constant era un fuerte defensor de la neutralidad del estado en materia religiosa. una de cuyas obras más importantes es De la religión.

Por ejemplo: 1. La relación de poder y libertad: el liberalismo inglés (LI) buscó obtener la libertad a través de la limitación del poder. la tradicional interpretación del liberalismo continúa dominando la teoría política en los círculos académicos.los intereses y no las virtudes . descansa en una serie de oposiciones que lo identifican con: . esencialmente utilitaria. Esta construcción. La corriente teológicamente liberal del catolicismo también influyó en el liberalismo político.precondición para el surgimiento de la verdadera religión.los procedimientos legales neutrales por sobre los valores sustantivos .la primacía de lo correcto por sobre lo bueno . La variedad de tendencias historiográficas ha generado una comprensión más sofisticada del pensamiento y la práctica política liberal. que debía lograrse mediante frenos . La manera de presentar al liberalismo como una serie de oposiciones ayuda a definir mejor sus límites. en el sentido de que es un bien para el ser humano.la incompatibilidad del liberalismo con el republicanismo Como doctrina y como práctica está enraizado en una perspectiva ética y religiosa. la libertad dependen de un compromiso virtuoso con el bien común y que tal compromiso se nutre mejor en las “pequeñas comunidades”.la libertad negativa sobre la positiva . sin embargo. los liberales además han utilizado una concepción positiva de la libertad.las personas individuales como distintas de las colectividades y del bien común .

2. el desafío de los liberales era estrechar las fronteras del estado. por lo general. desde este punto de vista. ¿El liberalismo tiene una actitud negativa respecto del Estado? Los liberales que se enfrentaron a los estados del Antiguo Régimen. esta es la idea “gótica” de la libertad. y la otra fase que invocaba la necesidad de la acción gubernamental para lograr una identificación artificial de los intereses. que ve al Estado como el emancipador del individuo respecto del poder de las “feudalidades” y las garras de los privilegios corporativos. los liberales debían derrocar los intereses establecidos y lejos de limitar al Estado debían ponerlo al servicio de un interés público racionalmente definido. el liberalismo francés (LF) concibió la libertad como el control racional del poder antes que su limitación.y contrapesos. 47). dado que éste representaba los intereses establecidos de las elites privilegiadas. esta es la idea “racionalista” de la libertad. o “feudalidades”? La tradición jacobina en Francia veía al Estado republicano como un aliado en la causa de la emancipación. . ¿Qué ocurría con un estado reformado sujeto al control parlamentario y una opinión pública cada vez más influyente? ¿Hasta qué punto un estado de esta naturaleza podría ser un arma efectiva contra los poderosos intereses privados. sí (p. desde este punto de vista. La otra antítesis es la que distingue una fase del radicalismo filosófico que creía en la identificación natural de los intereses mediante la “mano invisible” del mercado. liberales. que entiende la concentración del poder como el enemigo de la libertad liberal. pero los jacobinos no eran.

siguiendo a Condorcet. Adam Smith entendía que el mecanismo de mercado dependía de un marco legal. Si bien los liberales creían en los derechos de propiedad. la libertad consistía en la participación política. ¿Confirma esto un quiebre entre el republicanismo clásico y el liberalismo moderno? El constitucionalista más importante del siglo XIX. la libertad significaba el derecho del individuo a buscar la satisfacción de sus deseos de la manera que más le conviniera [cita p. Una de las tendencias más importantes de la historiografía reciente sobre el liberalismo ha sido el énfasis en la sobrevivencia de los conceptos . que los antiguos no tenía noción de la libertad individual ni tampoco noción de derechos individuales opuestos a la comunidad. el abate Sieyès. en el mundo moderno. Para ellos. Un programa liberal susceptible de exportación fue el “libre mercado”. esto se aplicaba a la propiedad individual y no vinculada o corporativa.Libertad moderna y republicanismo clásico [Diapo 18 y 19] La antítesis entre la libertad antigua y moderna fue planteada por Benjamin Constant en Principes de Politique (1815) y en “On the Liberty of the Ancients Compared to that of the Moderns” (1819). Constant argumentó. 52].En América Latina los liberales se encontraban en pugna con los terratenientes y la iglesia y en estas luchas era necesario el poder del estado para la formación de un orden social liberal. consideraba que el gobierno representativo y no la virtud republicana era el principio en el que debía basarse la sociedad moderna. .

como tampoco lo hacía el republicanismo clásico. Tocqueville estaba convencido que la libertad dependía de la virtud cívica. Otra tendencia importante en la historiografía sobre el liberalismo ha sido el “giro ético” en el estudio del liberalismo decimonónico. o pudiera suponerse que eran. . esto no implicaba democracia. Este permaneció como el modelo liberal más distintivo en materias de sufragio durante gran parte del siglo XIX: los liberales rechazaban tanto la concepción conservadora del sufragio como una forma de propiedad. ¿Era el liberalismo inherentemente no-democrático? Varios historiadores han dicho que sí. Los defensores más influyentes del liberalismo entre los teóricos de la política actuales ven como la única versión defendible del liberalismo aquella que es neutral respecto de las concepciones particulares de lo que constituye el bien. . los ciudadanos se dividían en ciudadanos “activos” y “pasivos”. una responsabilidad.Democracia y opinión pública Si bien la virtud cívica era importante para el liberalismo del siglo XIX. como también la perspectiva radical respecto del derecho a voto. Para Sieyès. El liberalismo floreció en sistemas de gobierno representativo. Para los liberales se trataba de un deber de confianza. La meta era asegurarse que la asamblea legislativa estuviera compuesta por los más competentes para deliberar en nombre de la nación.republicanos clásicos de virtud y corrupción en el liberalismo moderno. para ejercerlo en nombre de la comunidad y esta confianza debía entregársele a quienes demostraran ser. competentes. el autor de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

. Guizot la veía como un medio de gobierno. Los liberales estaban convencidos de que en la sociedad moderna la opinión pública debe prevalecer en el largo plazo. Pero mientras Constant veía la libertad de prensa como una libertad fundamental. sino más bien “un procedimiento natural para extraer del interior de la sociedad la razón pública que sólo ella tiene el derecho a gobernar”. . En primer lugar.Para los liberales el asunto de quién vota estaba subordinado a la cuestión sobre la composición del Parlamento. muchos liberales creían que el buen gobierno importaba más que las formas constitucionales. Esto es lo que distinguía al gobierno representativo del despotismo. entendió la importancia de la libertad de prensa en la sociedad moderna. Guizot. los liberales creían en el gobierno vía discusión y el papel primordial del Parlamento era servir de foro en donde la nación deliberara. Para Francois Guizot. cuya importancia residía en ser medio de oposición y por lo tanto un freno al estado. sino en la posesión de un arsenal de armas conceptuales que puedan utilizarse de diferente manera en diferentes circunstancias.Cómo cambió el liberalismo La fortaleza de una ideología no radica en la rigidez de su doctrina. “Discusión” era un medio por el que se formulaba la razón pública. como Constant. en segundo lugar. la representación no era “una máquina aritmética diseñada para juntar y contar voluntades individuales”.

La manera en que las ideas. El liberalismo del siglo XIX es un estilo político con raíces en una concepción distintiva de la política. . en cada uno de los territorios españoles en América. en instituciones y prácticas políticas varió de un caso al otro. es decir. Este liberalismo. tiene dos vertientes: la peninsular y la americana. que es el liberalismo hispánico. [Diapo 22 y 23] ----------------------------------------[Diapo 24 Roberto BREÑA: “El primer liberalismo español y su proyección hispanoamericana” El objetivo de este ensayo es doble: 1. a través de su uso ideológico.Durante la mayor parte del siglo XIX. Esta concepción instalaba la deliberación racional en la esfera pública como una cualidad distintiva de la política moderna (liberal). estaban a favor de la retirada del Estado a una esfera más reducida. se transformaron. 2. esto es las transformaciones políticas e ideológicas que tuvieron lugar en España entre 1808 y 1814. los recursos ideológicos del liberalismo estaban dirigidos en contra del Estado. Es una revisión de cómo algunos aspectos del primer liberalismo español se proyectaron en tierras americanas. teniendo como epicentro el año 1812 con la promulgación de la Constitución de Cádiz. Es una revisión de los principales elementos doctrinales e ideológicos que conforman lo que el autor da en llamar “el primer liberalismo español”.

actitudes y valores políticos). es de carácter claramente liberal (cita p.Las Cortes de Cádiz fueron el epicentro del primer liberalismo español. fue una “mutación ideológica” del mundo hispánico (en sus imaginarios. el liberalismo de la Constitución presentaba algunas limitaciones: art. cuyo eje fue una nueva idea sobre el individuo. Las Cortes no pueden entenderse si no se comprende la labor desarrollada previamente por las Juntas. salvo a los fines didácticos. Lo que sucedió en estos dos años. Guerra. no se les concedió a los americanos la igualdad política y art. pues la participación de la diputación americana en los debates fue muy importante. 12° declaró a la religión católica como religión oficial. promulgada el 19 de marzo de 1812. 65). X. La Constitución de Cádiz. la habilidad argumentativa y la tenacidad política de los representantes americanos y las tendencias liberales de muchos de ellos. De todas maneras. Esta participación se caracterizó por la cultura político-jurídica. según F. Entre 1808 y 1810. la Junta Central y el Consejo de Regencia: instancias políticas que se convirtieron en la cabeza política de la monarquía en ausencia del rey cautivo. . Breña hace la salvedad que no se puede hablar de liberalismo peninsular y americano. 1° a pesar de lo que preconizaba. se da la transformación de los principios políticos que regirían la Península a partir de allí y la nueva relación que debía existir entre ésta y los territorios de ultramar.

independientemente de la presencia americana en las cortes gaditanas. el liberalismo hispánico significa una serie de principios políticos que transformaron radicalmente el mundo hispánico entre 1808 y 1824. es el gobierno representativo. Cádiz se había convertido en el bastión político del gobierno legítimo. Según esta concepción. pues las nociones de libertad individual e igualdad política eran impensables bajo el marco doctrinario. Mientras en España. cuyo corolario. . Por ello. A esto hay que sumarle una situación económica adversa y a la inexperiencia en el funcionamiento de instituciones de tipo representativo. es necesario hacer algunas precisiones sobre el término “liberalismo”. resulta problemático hablar de una influencia americana sobre España para el mismo periodo. estamental y corporativa. en América no era fácil encontrar a los “liberales” como grupo político. la monarquía hispánica fue considerada: despótica.Básicamente. la influencia del primer liberalismo español en el pensamiento político americano es incuestionable durante el periodo emancipador. A su vez. en términos de funcionamiento institucional. ideológico y político del antiguo régimen. La libertad y la igualdad fueron los pilares de una nueva concepción del ser humano como ser social y estuvieron en la base de la nueva perspectiva de la política: la soberanía popular o nacional. En ella se mezclaban viejas tradiciones políticas como el pactismo y el iusnaturalismo. Para Breña.

Los liberales gaditanos establecieron un vínculo directo entre la ocupación francesa y un cambio político radical de la monarquía hispánica. para Breña. No hubo un proceso de maduración de ideas críticas respecto del régimen. una serie de ideas políticas sufrieron modificaciones y transfiguraciones que las . las ideas no jugaron un papel “generativo”. muy pronto se convirtió en un enfrentamiento en el que los americanos apelaron a los mismos principios que los peninsulares habían utilizado en su lucha contra Napoleón. Desde 1808. el iusnaturalismo y el historicismo nacionalista. el pactismo. algo que se lograría. Lo que en un principio pudo hacer pensar en un camino compartido bajo instituciones liberales a ambos lados del Atlántico. sino que fue consecuencia de una causante puramente exógena (la guerra contra los franceses). de donde se expandió al resto del mundo occidental. pero se frustraría con el regreso de Fernando VII en 1814. . formación de juntas.Ideas e ideologías en el primer liberalismo español El primer liberalismo español constituyó una amalgama compleja y con fuertes tensiones (debido a la maleabilidad de toda doctrina cuando es manipulada por intelectuales y políticos en razón de una determinada coyuntura política): invasión del ejército francés. Desde este punto de vista. etc. en esta “revolución española”. Los elementos doctrinales de este el primer liberalismo español son la neoescolástica. junta central. cautiverio de Fernando VII.Es un hecho que el término “liberal” con una connotación específicamente política surgió en las Cortes de Cádiz entre 1810 y 1811.

Aranda) y la Iglesia se alzó como la defensora del catolicismo frente al ateísmo francés. El carácter reactivo. La escuela de derecho natural 2. Pufendorf . violento y nacionalista de la Revolución Española lo hace profundamente autóctono. social y económico que los liberales intentarán llevar a cabo. La corriente de los “estudios históricos” 5. Floridablanca. La escolástica Y para Joaquín Varela Suanzes: 1.convirtieron en un arsenal ideológico cuyo objetivo era justificar y legitimar el cambio político. La Revolución francesa provocó una revitalización de las fuerzas más tradicionales de la sociedad española y el inmovilismo político se adueñó de la clase política (entre 1790 y 1792 fueron expulsados los ministros reformadores: Jovellanos. El iusnaturalismo racionalista (aquí incluye las influencias británica y francesa). cinco: 1. los partidarios de las reformas (liberales o no) recurrieron al pasado ibérico como un elemento central de los cambios. Campomanes. La influencia francesa 4. La influencia británica 3. cuyos representantes más importantes son Grocio. para Manuel Martínez Sospedra. Es decir. a más de las ideas aportadas por la tradición política inglesa (fiel aliado de España en su lucha contra Napoleón) y de algunas ideas francesas. ¿Cuáles fueron las corrientes doctrinales más importantes que constituyeron el primer liberalismo español? Estas serían.

así como los derechos del pueblo. El Discurso. permitió apoyar tanto la continuidad histórica como la innovación política. Jovellanos planteaba la imposibilidad de obtener un conocimiento cabal de la constitución y de las leyes españolas sin el estudio de la historia. El Discurso contenía los elementos centrales del historicismo nacionalista (el apego a la legislación histórica. Sin embargo. la admiración hacia las asambleas visigodas y las cortes medievales. pero también una serie de principios relacionados con la libertad civil . ya que ante el vacío de poder provocado por la invasión napoleónica. Se trataba de una idea que reflejaba la tensión entre tradición y reforma que caracterizó al sexenio 1808-1814 y que poseía una cierta maleabilidad. al plantear la relación directa entre las leyes y la historia nacional. y que se tituló Sobre la necesidad de unir al estudio de la legislación el de nuestra historia. elaborado por Jovellanos en su Discurso de 1780. el iusracionalista John Locke tuvo notable influencia en Campomanes. ligada a la desaparición progresiva de las Cortes del escenario político). El historicismo nacionalista o constitución histórica. la decadencia política española. De los franceses cabe destacar la influencia de Rousseau (hasta el estallido de la Revolución Francesa) y de Montesquieu. Cabarrús y Jovellanos. ante la Real Academia de Historia. 2.y Vattel que eran estudiados en las cátedras de derecho natural de las universidades a principios de 1770. Se trataba de argumentar a favor de una constitución que equilibrara las prerrogativas de la soberanía real con los privilegios del clero y la nobleza. pero luego de la revolución francesa fueron suprimidos por Carlos IV en 1792.

por ejemplo. que traslada el poder de la primera al segundo (la traslatio imperii de Santo Tomás). Entre los impresos. para de ahí difundirse.El Semanario patriótico . 3. al resto de la América española. educación pública. de la llamada “Escuela de Salamanca”): entre sus aspectos políticos. La ilustración española: se marca una continuidad entre la ilustración (proyecto cultural. El escolasticismo (más propiamente neoescolasticismo. seguridad de la propiedad. . si bien el poder proviene de Dios. libertad económica. sólo llega al Príncipe a través del pueblo. Mariana y Suárez. 4. cuyos representantes más importantes son Vitoria. con gran lentitud. en la centralidad del monarca.(seguridad personal. con un peso muy importante de las cuestiones educativas) y el primer liberalismo (como ideología política) y que se manifiesta. así como la lentitud de las comunicaciones.El primer liberalismo español y América La difusión e influjo del primer liberalismo español se dio por medio de la enorme cantidad de impresos peninsulares que llegaron a las ciudades portuarias americanas a partir del verano de 1808. Respecto al primero. planteaba la limitación del poder de los reyes y el derecho de rebelión. se destacan tres periódicos: . libertad de imprenta). Este desplazamiento se realiza mediante el pacto que establecen la comunidad y el príncipe. seguridad jurídica.El espectador sevillano . tuvieron importantes consecuencias para el desarrollo de los acontecimientos americanos por diversos motivos: .El voto de la nación española La distancia entre la metrópoli y los territorios ultramarinos.

Desfase cronológico (se tardaba entre cinco y veinte semanas) . invocaron los mismos argumentos cuando se produjo la crisis de 1808.Las medidas que se tomaban en la península para resolver cuestiones americanas resultaban poco adecuadas Algunos elementos doctrinales del primer liberalismo español llegaron a tierras americanas y otros ya eran parte de la realidad americana. Respecto a la utilización que se hizo en América de la neoescolástica. pues estaban incluidos en los estudios universitarios.. el pactismo y el iusnaturalismo no corresponde a doctrinas sistemáticas y claramente delimitadas.Los hechos que habían sucedido en la península a lo largo de varios meses. El historicismo americano: al ser considerados los americanos en iguales condiciones que los peninsulares. . llegaban en bloque a América . sino que se recurrió a los pensadores más representativos de cada una de estas corrientes de manera parcial y según las necesidades políticas del momento.

al considerar que estaban basadas en la esclavitud de la mayoría para beneficio de unos pocos. Su ejemplo era la monarquía constitucional y liberal inglesa surgida de la revolución de 1688. confrontada a la actividad del Estado.Su teoría de la libertad se basaba en la posesión y disfrute de los derechos civiles.8 de diciembre de 1830). el imperio de la ley y la libertad en el sentido más amplio del término.Henri-Benjamin Constant de Rebecque (Lausana. hasta 1830 fue miembro de la Asamblea Nacional. .Se mostró contrario a las teorías que admiraban a las sociedades antiguas como la de Grecia.Su proyecto de participación política se sustentaba en el de los representantes elegidos por todos los ciudadanos que ejercían el derecho de los ciudadanos en el parlamento.Abogaba por una serie de principios (entre ellos la responsabilidad individual) sin los cuales la sociedad sería un caos y la libertad. Se formó con profesores particulares y más tarde asistió a la Universidad de Erlangen (en Baviera). inconcebible. Comenzó a actuar en política. además de ser inaplicables a estados modernos mucho más grandes que la polis donde era imposible concentrar al pueblo en un foro para el debate público abierto y directo. . 25 de octubre de 1767 . . y a la de Edimburgo (en el Reino Unido). Principales puntos de su pensamiento: . .

. Su idea era la de una monarquía hereditaria limitada en sus poderes. el poder ejecutivo organizado en un Consejo de Ministros responsable de sus actos ante el poder legislativo aunque designado por el monarca. Principales obras       Principios de política aplicables a todos los gobiernos representativos (1815) Curso de política constitucional (1818-1820) Acerca de la libertad de los antiguos comparada a la de los modernos (1819) Acerca de la religión considerada en sus fuentes. Junto a ellos.. formas y desarrollo (1824-1830) Miscelánea de literatura y política (1829) Acerca del politeísmo romano considerado en sus relaciones con la filosofía griega y la religión cristiana (1833) .Además. con un sistema bicameral: una cámara de diputados libremente elegidos y un senado designado.Era contrario al belicismo y militarismo de la época. propuso un sistema de descentralización administrativa: desde el estado a las entidades locales para descargar la burocracia del modelo centralista.

estudió en la Westminster School y a los doce años ingresó en la Universidad de Oxford. Fue niño prodigio: a los tres años leía. y defendía la «religión revelada». Si bien Bentham discrepaba profundamente de Rousseau y consideraba absurdo el planteamiento iusnaturalista subyacente a la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789. Su casa se convirtió en centro de referencia e intercambio intelectual. tocaba el violín y comenzó a estudiar latín y francés. según el placer o el sufrimiento que producen en las personas. Se mostró crítico con la educación de su época y con la práctica jurídica. basada en el goce de la vida y no en el sacrificio ni el sufrimiento. deben ser juzgados según la utilidad que tienen. preconizaba que todo acto humano. esto es. norma o institución. Lo bueno es lo útil. sobre la base de medir la utilidad de cada acción o decisión. “La naturaleza ha colocado a la humanidad bajo el gobierno de dos amos . 6 de junio de 1832). Así se fundamentaría una nueva ética. 15 de febrero de 1748 . de donde se graduó de abogado a los diecinueve años. y lo que aumenta el placer y disminuye el dolor. En ella. que construía el concepto de Dios por analogía con los soberanos de la tierra. sociales y económicas. Su principal obra fue Introducción a los principios de moral y legislación (1789). negaba también la «religión natural». Hijo de una familia acomodada.Londres. Proponía formalizar el análisis de las cuestiones políticas.Jeremy Bentham (Londres. Es considerado el padre del utilitarismo.

2011. en Iván Jaksić y Eduardo Posada Carbó (eds. Ellos solos han de señalar lo que debemos hacer”. 2011. . Liberalismo y poder. Latinoamérica en el siglo XIX. en Iván Jaksić y Eduardo Posada Carbó (eds. Jones.Roberto Breña.Iván Jaksić y Eduardo Posada Carbó.). Latinoamérica en el siglo XIX.). Santiago de Chile. Bibliografía . Liberalismo y poder. .H. “El primer liberalismo español y su proyección hispanoamericana”.soberanos: el dolor y el placer. “Las variedades del liberalismo europeo en el siglo XIX: perspectivas británicas y francesas”. Santiago de Chile. Liberalismo y poder. FCE. FCE. S. Latinoamérica en el siglo XIX. . “Naufragios y sobrevivencias del liberalismo latinoamericano”. FCE. Santiago de Chile. en Iván Jaksić y Eduardo Posada Carbó (eds. 2011.).