You are on page 1of 4

Asperger

El síndrome de Asperger o trastorno de Asperger es un conjunto de condiciones mentales y conductuales que forma parte de los trastornos del espectro de autista. Se encuadra dentro de los trastornos generalizados del desarrollo. La persona afectada muestra dificultades en la interacción social y en la comunicación de severidad variable, así como actividades e intereses en áreas que suelen ser muy restringidas y en muchos casos estereotípicas. No se observa retraso en el desarrollo del lenguaje, no existiendo una perturbación clínicamente significativa en su adquisición. No hay retardo, por ejemplo en la edad de aparición de las primeras palabras y frases, aunque pueden existir particularidades cualitativas (por ejemplo gramaticales) que llamen la atención, así como una preservación generalizada de la inteligencia. Aunque la edad de aparición y detección más frecuente se sitúa en la infancia temprana, muchas de las características del trastorno se hacen notorias en fases más tardías del desarrollo, cuando las habilidades de contacto social comienzan a desempeñar un papel más central en la vida del sujeto.

Comienzos del Asperger.
El término fue utilizado por primera vez por Lorna Wing en 1981 en una revista de psiquiatría y psicología, denominándolo así en reconocimiento del trabajo previo de Hans Asperger (1906-1980), un psiquiatra y pediatra austríaco que había descrito el síndrome en 1943 es decir, casi concomitantemente con la descripción del autismo infantil realizada por Leo Kanner. Asperger utilizó la expresión «psicopatía autista», la que se prestaba a confusiones por la asociación del término «psicopatía» con individuos de personalidad antisocial. Según Wing, Asperger solo quiso usar la palabra «psicopatía» en el sentido técnico simple de «personalidad patológica». Sin embargo, los trabajos de Hans Asperger respecto del trastorno no fueron muy conocidos y finalmente se extraviaron durante el incendio de su clínica, de modo que sus investigaciones permanecieron ignoradas por la comunidad psiquiátrica, hasta que Lorna Wing los retomara. El reconocimiento internacional del Asperger como entidad clínica ocurrió en la década de 1990 y fue incorporado por primera vez en el Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición de 1994 (DSM-IV); es decir, cincuenta años después de que Asperger publicara por primera vez acerca del trastorno.

Consideraciones generales
La persona que lo presenta puede llegar a tener una inteligencia superior a la media, aunque en la gran mayoría de los casos, el CI global del individuo suele ser normal, a diferencia del Autismo de Alto Funcionamiento, hallándose una superioridad del CI verbal sobre el manipulativo. Ocasionalmente, los individuos con Asperger exhiben un manejo verbal atípico o excepcional, no obstante, en aquellas tareas verbales para cuya realización se requiere de un grado elevado de interacción social, las puntuaciones verbales pueden llegar a descender. Los sujetos diagnosticados con Asperger presentan ciertos estilos de procesamiento cognitivo alternativos muy particulares, mostrando particularmente la capacidad de observar y señalar detalles que escapan a la mayoría de las personas neurotípicas, y, con frecuencia, habilidades especiales en ciertas áreas del procesamiento.

Características
El síndrome de Asperger se manifiesta de diferente forma en cada individuo pero todos tienen en común las dificultades para la interacción social, alteraciones de los patrones de comunicación verbal y no-verbal, intereses restringidos, inflexibilidad cognitiva y comportamental, dificultades para la abstracción de conceptos, coherencia central débil en beneficio del procesamiento de los detalles, interpretación literal del lenguaje, dificultades en las funciones ejecutivas y de planificación, la interpretación de los sentimientos y emociones ajenos y propios.  Interacción social y afectividad:  Egocentrismo inusual, con muy poca preocupación por los demás y falta la conciencia del punto de vista de los otros.  Falta de empatía y poca sensibilidad hacia los demás.

la necesidad de privacidad o la prisa por irse. donde las personas a menudo muestran un menor rendimiento lingüístico. Interacción social y afectividad Posiblemente. mostrarle a otros un interés propio en determinados objetos). Algunos de ellos pueden llegar a desarrollar un mutismo selectivo. Con frecuencia. lo que puede incluir dificultades para forjar amistades. y un deterioro en la comunicación no verbal en áreas como el contacto ocular. Por ejemplo. una persona con SA puede iniciar un discurso unidireccional y prolijo sobre su tema favorito. no todas las personas con SA muestran conductas de aproximación hacia los demás. el aspecto más disfuncional del síndrome de Asperger sea la ausencia de empatía demostrada. evitar mirar a los ojos del interlocutor. que se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados proporcionándoles a ellos y sus familiares problemas en todos los ámbitos.  El individuo con SA se convierte en un excéntrico cuya vida se caracteriza por una rutina rígida. en los niños o adolescentes torpe interacción con sus compañeros. impasividad. Este criterio también puede considerarse para la delimitación con el autismo de alto funcionamiento. sistemática y cuyo mundo se podría reducir. Relaciones sociales muy limitadas. dando una imagen de aparente insensibilidad. las personas con síndrome de Asperger presentan en su mayoría una inteligencia normal. Estos fracasos a la hora de reaccionar de forma apropiada ante una interacción social pueden ser interpretados como una falta de atención a los sentimientos de los demás.  Falta de comunicación no verbal. como por ejemplo. No obstante. Inteligencia Mientras que en el autismo infantil temprano e incluso en el autismo de alto funcionamiento la inteligencia se ve regularmente afectada. restringiendo sus comunicaciones verbales a un grupo específico de personas. Entre los niños con Asperger se observa ocasionalmente además hiperlexia (es un síndrome que se caracteriza por una intensa fascinación por letras o números y una avanzada capacidad de lectura).  Problemas de comunicación con los demás. Algunos pueden elegir hablar solamente a aquellas personas que les resultan agradables. Actos ritualizados:  Rutinas y rituales muy poco usuales que no soportan el menor cambio pues esto genera inmediatamente una ansiedad insoportable. malinterpretando o no reconociendo correctamente las reacciones o los sentimientos de sus oyentes. Lenguaje y discurso:  Lenguaje formal. monótona o de volumen no usual. o para compartir satisfacciones o actividades gratificantes con otras personas (por ejemplo. Las personas con SA pueden no mostrarse tan retraídos ante los demás como harían las personas con formas de autismo más debilitantes. la recolección de datos o cifras obsesivamente sin ningún valor práctico o social. También puede existir una ausencia de reciprocidad social o emocional. por ejemplo.     No sabe demostrar cuando le interesa una persona. Con frecuencia muestran fortalezas las de ítems verbales de las pruebas de inteligencia. . pomposo o pedante. Los individuos con SA experimentan dificultades en aspectos básicos de la interacción social. poca preocupación por la respuesta del otro. como por ejemplo. la expresión facial. los niños con Asperger tienen un perfil de inteligencia no homogénea.  Falta de conocimiento de los límites y de las normas sociales. a los horarios de los trenes o la colección de sellos. aunque les resulte difícil. Supone una discapacidad para entender el mundo de lo social. siendo mejores sus resultados en las tareas manuales o de inteligencia de ejecución.  Hablar con una voz extraña. con dificultades para captar un significado que no sea literal. se aproximan a los demás. Intereses restringidos y repetitivos:  Intereses e inquietudes muy acotados o circunscriptos que persigue obsesivamente pero en soledad. la postura o el gesto.

el trastorno bipolar. Desde entonces se ha reconocido el carácter genético de la condición. cada combinación concreta de estos alelos podría determinar la gravedad de los síntomas en cada caso. . ” Hans Asperger. algunos niños con síndrome de Asperger se detectan clínicamente justamente porque no pueden dirigir voluntariamente su atención y muestran un alto grado de desconcentración en las actividades que no han escogido voluntariamente. enter familiares de personas diagnosticadas con Asperger. También se evidencia tendencialmente como una dificultad de aprendizaje típica del síndrome de Asperger la coherencia central: la capacidad de distinguir entre lo relevante y lo irrelevante. Causas Desde la primera descripción del síndrome. el síndrome de Asperger puede incluso confundirse con el TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad). por ejemplo. que desvían la concentración de su meta de trabajo sobre todo por los estímulos externos. Más bien se trata de que estos niños desde un principio no están en absoluto dispuestos a dirigir su atención su concentración de trabajo hacia aquello que el mundo exterior. Justamente el carácter poligénico explicaría tanto su variabilidad clínica (lo que se ha dado en llamar el "espectro Asperger") como la comorbilidad frecuente con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. existen evidencias firmes de que el síndrome hace su aparición en fases tempranas del desarrollo. Por este motivo. La mayoría de las investigaciones sugieren que todos los trastornos del espectro autista comparten los mismos mecanismos genéticos. exige de ellos. este componente genético puede ser mayor. el síndrome de Tourette. Cuando están presentes tales dificultades de concentración. no se trata o no se trata solamente de la alteración de la concentración que se observa en muchos niños con neurópatas. muchos padres de niños con este síndrome les exigen obtener calificaciones de apreciación "excelente". el trastorno obsesivo compulsivo y. Se ha hipotetizado la influencia de muchos factores ambientales tras el nacimiento. se cree que hay múltiples factores que desempeñan un papel en la expresión génica del autismo. Aquí se incluirían dificultades leves en la interacción social. Aunque aún no se ha identificado ningún gen específico responsable. dada la variabilidad genética observada en los niños con SA. aunque más atenuados. aunque se desconocen los mecanismos básicos. Debido a su elevada inteligencia. Los genes probablemente involucrados están asociados con la neurotransmisión monoaminérgica en la región prefrontal y/o las proteínas de "andamiaje sináptico" asociadas a la constitución de circuitos estables durante el proceso del desarrollo neural (como la neurexina). en la cual la posesión de los alelos menos favorecidos de un conjunto de genes funcionalmente relacionados llevaría a la expresión del síndrome. pero en el caso del SA. Aunque esto no excluye la posibilidad de que los trastornos del espectro autista puedan comenzar más adelante. Probablemente existe un grupo común de genes en los que determinados alelos predisponen a una vulnerabilidad individual para desarrollar el SA. por cualquier movimiento o inquietud en su entorno. Es decir. el lenguaje o la lectura. Hans Asperger notó la semejanza que existía entre los niños afectados y sus padres.Problemas de aprendizaje y concentración Por otra parte. Si este fuera el caso. probablemente. Se ha observado una alta incidencia de síntomas similares a los del SA. “Esta alteración de la atención activa se encuentra casi regularmente en este tipo de niños. Haciendo un análisis de los datos recolectados hasta el momento es muy probable que se trate de una condición poligénica. Se han asociado algunos casos de trastornos del espectro autista con una exposición a agentes teratógenos (agentes que provocan enfermedades congénitas) durante las ocho primeras semanas de gestación. en este caso la escuela. en el contexto escolar. Esto puede generar baja autoestima y bloqueos mentales. incluso en el caso de inteligencia alta pueden existir dificultades de aprendizaje. pero ninguna investigación científica ha podido confirmar estas hipótesis.

así como a la enseñanza de las habilidades sociales. para lograr establecer interacciones interpersonales más efectivas.Tratamiento El tratamiento del síndrome de Asperger está orientado al manejo de la sintomatología estresante. Un programa de tratamiento suele incluir:  Entrenamiento en habilidades sociales. comunicativas y profesionales apropiadas para la edad que no han sido adquiridas de forma natural durante el desarrollo.  Terapia farmacológica para el tratamiento de los trastornos que puedan coexistir con el SA. no abundan los datos que apoyen la eficacia de alguna intervención en concreto. el trastorno depresivo mayor o el trastorno de ansiedad.  Intervenciones relacionadas con la comunicación social. especialmente para aquellas técnicas conductuales que se deberán desarrollar en el entorno doméstico. como por ejemplo. a través de una intervención ajustada a las necesidades concretas de cada caso.  Terapia ocupacional o terapia física para el tratamiento de los déficits en la integración sensorial y en la coordinación motriz. . Aunque se han hecho progresos. una forma concreta de logopedia dirigida a la mejora de los aspectos pragmáticos presentes en la conversación habitual.  Entrenamiento y apoyo familiar. establecidas a partir de una evaluación multidisciplinar.  Terapia cognitivo-conductual para mejorar el manejo del estrés relacionado con la ansiedad y las emociones incontroladas. como asimismo para combatir los intereses obsesivos y la aparición de las rutinas repetitivas.