Universidad Católica de la Santísima Concepción Facultad de Medicina Departamento de Ciencias Básicas

ACTIVIDAD PRÁCTICA Nº2:

“MEDICIÓN PRÁCTICA DE PRESIÓN ARTERIAL”

Integrantes

Curso Docente Asignatura Fecha de entrega

: Ingrid Araya Catalina Cisterna Carolina Gonzalez Alex Hurtado Alejandro Manriquez Francisca Riquelme Alfredo Seguel Manuel Zenteno : 2º Medicina : Dr. Felipe Albarrán : Fisiología : 19.07.2013

INTRODUCCIÓN.
Actualmente, las enfermedades cardiovasculares se han convertido en la primera causa de muerte en todos los países del mundo industrializado, fenómeno que ha llevado a un estudio exhaustivo de sus factores de riesgo por la capacidad de influenciar en la probabilidad del padecimiento de accidentes cerebrovasculares, enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca o arteriopatía periférica (ASH-US, 2013). La hipertensión arterial es uno de estos factores de riesgo modificables y es considerado, en la actualidad, como uno de los mayores problemas de Salud Pública. La presión arterial o tensión arterial es la presión que ejerce la sangre contra la pared de las arterias y es originada por las contracciones rítmicas del corazón (M. Plus, 2013), la cual se ve regulada por factores tales como el débito sistólico (volumen de eyección del ventrículo izquierdo), distensibilidad de la aorta y de las grandes arterias, resistencia vascular periférica, especialmente a nivel arteriolar, que es controlada por el sistema nervioso autonómico y la volemia (volumen de sangre dentro del sistema arterial). Una modificación en cualquiera de estos factores podría ocasionar una elevación o disminución en la presión arterial. Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias, esto es imprescindible para que circule la sangre por los vasos sanguíneos y aporte el oxígeno y los nutrientes a todos los órganos del cuerpo. La medida de PA es probablemente la exploración médica más repetida y más importante y, a pesar de su aparente sencillez, es un parámetro clave a la horas de dar un diagnóstico, por lo que su conocimiento, tanto en el aspecto teórico como practico es fundamental a la hora de evaluar a un paciente (SHTA-CAT, 2005). En este laboratorio se realizó un primer acercamiento a la toma de presión arterial, utilizando a distintos integrantes del grupo como modelos, en distintas posiciones y situaciones dentro del área de trabajo, esto con el fin de familiarizarse y demostrar las variaciones que presenta la presión arterial en cada una de estas actividades.  Objetivos.

 Realizar de forma práctica la medición de la presión arterial indirectamente a través de un esfigmomanómetro y un estetoscopio.  Conocer los valores normales de presión arterial para así poder determinar cuando existe una patología que afecta a la presión al encontrar valores alterados.  Observar las diferencias en la presión arterial al variar la situación/posición en la que se encuentra la persona.

MATERIALES Y MÉTODO.
    Estetoscopio. Esfignomanómetro. Formas para registrar los valores de la prueba. Lápices, sacapuntas, tabloides para apoyar y fijar los papeles.

La presión arterial se mide en el brazo, preferentemente en el brazo izquierdo, donde la persona está sentada generalmente, en una posición de reposo, pero en este laboratorio también se midió de pie, recostado lo que claramente afecta al valor de la presión arterial. En el caso de que se mida la presión de reposo es necesario que la persona esté relajada, no haya tomado café o haya hecho ejercicio. Primero, se debe enrollar el manguito alrededor del brazo sobre unos 2 o 3 cm del pliegue cubital y con el brazo desprovisto de ropa, apoyado en alguna superficie que quede a la altura del corazón. Para saber hasta dónde subir la presión al inflar el manguito, conviene palpar el pulso radial durante el procedimiento. Desde el momento que desaparece, se sigue subiendo la presión unos 30 mm de Hg adicionales. Esto evita comprimir el brazo más de lo necesario. Al desinflar el manguito, se capta el momento en que nuevamente se palpa el pulso y ésta es la presión sistólica palpatoria. Luego se repite la medición, pero esta vez teniendo la campana del estetoscopio apoyada en el pliegue cubital, sobre la arteria braquial. Se infla el manguito unos 30 mm de Hg sobre la presión sistólica palpatoria y se desinfla lentamente mientras se ausculta. La aparición de los primeros ruidos correspondientes a latidos del pulso determina la presión sistólica auscultatoria. Después de identificar la presión sistólica auscultatoria, se sigue desinflando el manguito hasta que desaparecen los ruidos. Este momento corresponde a la presión diastólica.

RESULTADOS

Nombre: Ingrid Siomara Araya Venegas. Sexo: Femenino Edad: 18 años
Presión Arterial Sistólica (mmHg) 101 126 99 114

Medición/ Postura

Presión Arterial Diastólica (mmHg)

Presión diferencial

Presión Arterial Media (mmHg)

Pulso
( /Min)
Lat

Reposo (sentada) De Pie
(Brazos Caídos)

61 75 59 84

40 51 40 30

33,6 42 33 94

86 88 72 60

Decúbito dorsal Recostado con la mano en alto Sentado con la mano en alto

112

78

34

89

66

Tabla 1: Valores de la Presión arterial sistólica, diastólica, diferecial, media y pulso en distintas posturas La presión arterial cambiará sus valores de acuerdo a los cambios posturales. En relación a la posición sentada, la presión arterial diastólica disminuye ≈5 mmHg en decúbito supino, y la sistólica también disminuye, ≈ 8 mmHg. Cuando la diferencia de presión es > 20 mmHg, se puede hablar de Hipotensión ortostática.
* (Pickering, Hall, Appel, & Falkner, 2005)

* Presión diferencial = PSistólica - PDiastólica * Presión Arterial Media = PDiastólica +

En la tabla podemos ver que muchos valores están dentro de los valores normales, siendo el valor de la presión sistólica en decúbito dorsal, el más bajo de todos, seguida de la posición en reposo y de pie. Este valor más bajo en decúbito se obtiene cuando la persona está relajada, no ha bebido café o hecho algo que haya podido alterar el valor de su presión.

En los cambios de postura, como es el estar de pie, que fue en este caso la postura elegida para realizar la medición, se observa un aumento de la presión arterial sistólica y la presión diastólica, pues en condiciones normales, el corazón debe ejercer mayor fuerza cuando la persona está de pie, ya que la sangre tiende a acumularse en la parte inferior del cuerpo, para que el cerebro reciba también la cantidad adecuada de sangre.
Criterio Presión Arterial Sistólica (mmHg) Presión Arterial Diastólica (mmHg) Presión Diferencial Presión Arterial Media (mmHg) Pulso (Lat/Min) Valor Normal 90 – 130 60 – 80 >25% y <50%
( de la Presión Sistólica)

70 – 110 60 – 100
(Mayores de 10 años)

Tabla 2: Valores normales de Presión arterial y pulso * Valores Obtenidos de Medline Plus (MedlinePlus,
2013)

PREGUNTAS I. ¿En qué consiste la presión arterial y cuál es su importancia?

La presión arterial representa la presión ejercida por la sangre contra la pared de las arterias. Depende de los siguientes factores: 1. Débito sistólico (volumen de eyección del ventrículo izquierdo ) 2. Distensibilidad de la aorta y de las grandes arterias. 3. Resistencia vascular periférica, especialmente a nivel arteriolar, que es controlada por el sistema nervioso autonómico. 4. Volemia (volumen de sangre dentro del sistema arterial). (Gazitúa, 2007) En cuanto a la importancia, al igual que los demás signos vitales, la presión arterial es una manifestación del estado de salud. Cualquier alteración de los signos vitales indica anormalidad. Una alteración de la presión arterial puede ser la hipertensión arterial, donde la falta de identificación de esta, puede permitir la evolución de múltiples alteraciones sistémicas en los denominados órganos diana, como corazón, cerebro, riñón y retina y aumentar la morbimortalidad de los pacientes hipertensos (Poyato, Estrada, A., Poyato, & Calvillo, 2011). Así también, una hipotensión puede generar síntomas como: visión borrosa, confusión, vértigo, desmayo, mareos, somnolencia, debilidad, etc. (Medline Plus, 2013). De ahí la importancia de la mantención de una correcta presión arterial y la relevancia de diagnosticar una alteración a tiempo y reducir así los numerosos efectos secundarios que implica la

falta de detección temprana y la repercusión desde el punto de vista, médico, socioeconómico y psicológico que tiene subestimarla.

II.

¿En qué consiste la presión arterial sistólica y diastólica?

La presión sistólica es la presión máxima que se alcanza en el sístole. Esta depende fundamentalmente del débito sistólico, la volemia y la distensibilidad de la aorta y las grandes arterias. La presión diastólica es la mínima presión de la sangre contra las arterias y ocurre durante el diástole. Depende fundamentalmente de la resistencia vascular periférica. Por otro lado, la presión de pulso es la diferencia entre la presión sistólica y la diastólica. (Gazitúa, 2007)

III.

¿Qué efecto tiene sobre la presión arterial los cambios de posición o postura?

Los cambios de postura modifican la presión arterial por efecto de : I) la variación del retorno venoso, con lo que se modifica el volumen latido que es, a su vez, uno de los determinantes de la presión arterial y II) por efecto de la fuerza de gravedad en los vasos sanguíneos. Si el individuo está en posición horizontal, la presión hidrostática es aproximadamente igual en todas las partes del organismo; por lo tanto, la presión depende directamente de la fuerza generada por el corazón. Sin embargo, cuando el individuo se encuentra de pie, se manifiesta el efecto hidrostático dado por el peso de la columna de sangre en los vasos. Así pues, los valores de la presión arterial por arriba o por abajo del nivel del corazón serán respectivamente menores o mayores por el efecto hidrostático.

Figura 1: Efectos de la postura sobre los valores de la presión arterial y efecto de la fuerza de gravedad (Wilmore, 2004) IV. ¿Qué es la hipertensión y por qué representa una amenaza para la salud de las personas?

La hipertensión arterial es el aumento de la presión arterial de forma crónica. Es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo. (DMedicina, 2009). Debe ser medida en al

menos dos días diferentes, en posición sentada y con un periodo de reposo de al menos 5 minutos entre cada determinación. (Red Salud UC) La tensión arterial se mide en milímetros de mercurio (mmHg). La tensión arterial alta (HTA) se diagnostica cuando uno de los valores medidos o ambos son altos. La tensión arterial alta también se conoce como hipertensión. La tensión arterial alta se clasifica como:      Normal: menos de 120/80 mmHg Prehipertensión: 120/80 a 139/89 mmHg Estadio 1 de hipertensión: 140/90 a 159/99 mmHg Estadio 2 de hipertensión: 160/109 a 179/109 mmHg Estadio 3 de hipertensión: mayor de 179/109 mmHg (DMedicina, 2009)

Se trata de una enfermedad muy común en todo el mundo, que afecta a más del 20% de los adultos de entre 40 y 65 años y casi al 50% de las personas de más de 65 años. Uno de sus mayores peligros es que se trata de un mal silencioso. Se estima que el 30% de la población ni siquiera sospecha que tiene hipertensión. (Red Salud UC) Si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como un infarto de miocardio, una hemorragia o trombosis cerebral, lo que se puede evitar si se controla adecuadamente. Las primeras consecuencias de la hipertensión las sufren las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta de forma continua, se hacen más gruesas y puede verse dificultado al paso de sangre a su través. Esto se conoce con el nombre de arterosclerosis. (DMedicina, 2009)

V.

5.- Describa algunos alimentos que se restringen en el caso de la hipertensión arterial y ¿Por qué?

Día a día crecen los casos de sujetos que padecen de presión arterial alta. Y este padecimiento obliga a toda persona a controlarse en distintos ámbitos, siendo el principal el referente a la comida. Entre los alimentos que se restringen en hipertensos se encuentra: Alimentos en conservas, alimentos procesados, carne procesada, salchichas, jamón, tocino, enlatados, comida “rápida”, sopas procesadas, sopas instantáneas, salsas, aderezos, bebidas energéticas, bebidas hidratantes. Estos alimentos tienen como característica general ser ricos en sal, es decir contienen mucho sodio. Limitar la ingesta de sal influye positivamente sobre la presión arterial y permite reducirla (Valdés Stromilli, 2009). Porque si aumentan los niveles de Na en la sangre, aumenta la osmolaridad plasmática, ya que el Na arrastra más agua, produciéndose hipervolemia y aumentado la presión arterial. El efecto de retención de sal generaría hipertensión por expansión de volumen, pero también por aumento de la reactividad arteriolar. En 1956, Tobian describió que las aortas de ratas hipertensas por nefrectomía unilateral y ligadura en 8 del riñon remanente presentaban mayor contenido de agua, Na, K, Mg y P que la de animales sometidos a la misma intervención que no presentaban hipertensión. Acuñó el concepto de "water logging", que al aumentar el grosor de la pared arterial elevaría la resistencia. En 1977 Blaustein atribuyó este aumento de reactividad a mayor concentración intracelular de Na, que se acompañaría de mayor Ca intracelular y mayor

activación del aparato contráctil del músculo liso arterial. Esta relación entre Na y Ca intracelular explicaría el efecto similar de diuréticos y bloqueadores de canales de Ca. Si modifica su dieta en el marco del tratamiento contra la hipertensión y consume gran cantidad de fruta y verdura, también podrá reducir notablemente su presión arterial. El colesterol es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Las grasas poliinsaturadas contenidas en los aceites de pescado y los aceites vegetales pueden reducir el nivel de colesterol y la presión arterial (THI, 2013).

CONCLUSIÓN
La Presión Arterial (Pa) equivale al producto entre el gasto cardíaco y la Resistencia Periférica Total. Esta se monitoriza y se debe mantener a un valor normal de 100 mmHg. Existen diversos mecanismos encargados de mantener estos valores, como son el reflejo barorreceptor, el cual es un mecanismo nervioso de respuesta rápida, el cual detecta cambios y produce efectos en la Pa, y el sistema renina-angiotensina II-aldosterona, un mecanismo hormonal, el cual, a través de la aldosterona reestablece la Pa. (Costanzo, 2011) El esfigmomanómetro, o tensinómetro, es un instrumento médico, utilizado para la medición indirecta de la presión arterial, que proporciona valores en unidades de presión (mmHg o torr). Se compone de un brazalete hinchable, un manómetro (que es el que mide la presión) y un estetoscopio (para auscultar de forma clara los sonidos sistólicos y diastólicos). Se denomina instrumento de medición indirecta, ya que la medición directa se hace mediante cateterismo arterial. Existen diversos tipos de esfigmomanómetros, considerándose tradicionalmente el de mercurio el más específico. Este instrumento mide los valores máximos de tensión (sístole) y de relajación (diástole), percibiéndose por el estetoscopio los cambios en el flujo sanguíneo. La presión arterial se debe tomar en ambos brazos y con el paciente en decúbito supino y de pie; la frecuencia cardiaca se cronometra durante 30 s. La hipotensión ortostática y la taquicardia a veces indican reducción del volumen sanguíneo, en tanto que la taquicardia en reposo puede deberse a insuficiencia cardíaca o hipovolemia. (Fauci, 2008) Es muy importante en la práctica médica, el buen uso de herramientas de medición de la Pa, ya que estas nos arrojan signos claros de riesgo en los pacientes. Es importante la medición en los dos brazos si es necesario, ya que, una diferencia mayor entre brazos, indicaría enfermedad vascular (vasculitis o ateromatosis de grandes arterias, por ejemplo). También, para ver el ortostatismo, por ejemplo, cuando se sufre de síncope, se hace mide la Pa de pie. La medición fiable de la Pa depende de cuidar los detalles de la técnica y las circunstancias que privan en la evaluación, para así evitar falsos positivos. Existen diversas consideraciones antes de la medición en sí, entre las cuales se incluye que el paciente haya descansado al menos 5 minutos, en lo posible, que no esté bajo estrés y que no haya consumido cafeína ni tabaco en 30 minutos antes de la medición. (Medline Plus, 2013). Los valores normales de la Presión Arterial, se pueden clasificar de la siguiente manera:

Tabla 3: Clasificación de la Presión Arterial
Un estudio de metaanálisis en el cual participaron más de un millón de personas, concluyó que las mortalidades por cardiopatía isqémica y accidente vascular cerebral guardaban relación directa con la presión arterial, que comenzaba desde los 115/75mmHg. El riesgo cardiovascular se duplica por cada incremento de 20 mmHg sistólica y cada 10 mmHg en diastólica (Fauci, 2008). Es importante mencionar que la Presión Arterial normal puede ir en aumento según la edad, debido, entre otros factores, a la disminución de la elasticidad o capacitancia arterial, llegando en adultos mayores sobre los 180 mmHg sistólica. (Facultas, 2013) Es importante en el actuar médico saber interpretar estos resultados y guiar al paciente para de alguna manera controlar los valores de Presión Arterial, ya sea a través de fármacos o cambios en el estilo de vida. Es relevante la medición periódica de la Pa, ya que actúa como valor predictivo de problemas mayores, como IAM o Accidente Vascular Cerebral.

BIBLIOGRAFÍA
ASH-US, A. S. (2013). American Society of Hypertension. Obtenido de http://www.ashus.org/: http://www.ashus.org/documents/BloodPressureHealthSpanish. pdf DMedicina. (2009). Enfermedades: Hipertensión Arterial. Madrid, España. Costanzo, L (2011). Fisiología, 4° Edición. Editorial Elsevier, España. Gazitúa, R. (Septiembre de 2007). Manual de Semiología. Pontificie Universidad Católica de Chule. Recuperado el 15 de Julio de 2013, de http://escuela.med.puc.cl/Publ/ManualSemiolog ia/210PresionArterial.htm Facultas,org. (2004). Valores de Presión Arterial por Edad y Sexo. Extraído el 19 de Julio de 2013 desde http://www.facultas.org/od/sp/documentos/ta. html Fauci, A. (2008). Harrison. Principios de Medicina Interna, Editorial McGraw-Hill. Ed 17,2 M. Plus, M. (2013). Presión arterial Alta. Obtenido de Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hi ghbloodpressure.html Medline Plus. (2013). Hipotensión. Recuperado el 13 de Julio de 2013, de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/e ncy/article/007278.htm MedlinePlus. (2013). Medline Plus. Obtenido de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/m edlineplus.html Medline Plus. Medición de la Presión Arterial. Extraído el 19 de Julio de 2013 desde http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/e ncy/article/007490.htm Pickering, T., Hall, J., Appel, L., & Falkner, B. (2005). Recomendaciones para la determinación de la presión arterial en el ser humano y en animales de experimentación. Parte 1: Determinación de la presión arterial en el ser humano. Poyato, B., Estrada, A., A., B., Poyato, A., & Calvillo, R. (2011). Importance of the taking blood pressure in a clinical case. Secondary hypertension. Semergen: Medicina de Familia., 37(10), 10-16. Red Salud UC. (s.f.). Hipertensión Arterial. Santiago, Chile. SHTA-CAT, S. C. (2005). Hipertensión . Obtenido de Societat Catalana d’Hipertensi Arterial: http://www.scathta.org/arxius/guias/espanola_ hiper/4_Medida%20de%20la%20presi%C3%B3n %20arterial_IV.pdf Sánchez, R, Ayala, M, Baglivo, H, Velázquez, C, Burlando, G, Kohlmann, O, Jiménez, J, López, P, Brandao, A, Valdés, G, Alcocer, L, Bondersky, M, Ramírez, A, Zanchetti , A. (2010) Guías Latinoamericanas de Presión Arterial. Revista Chilena de Cardiología; 29, 117-144 THI, T. H. (2013). Presión arterial alta (hipertensión arterial),. Obtenido de http://www.texasheartinstitute.org/: http://www.texasheartinstitute.org/HIC/Topics_ Esp/Cond/hbp_span.cfm Valdés Stromilli, G. (2009). Sal e Hipertensión Arterial. Revista Chilena Cardiología, v.28 n.1, 101-114. Obtenido de http://www.scielo.cl/: http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S071885602009000100013&script=sci_arttext Wilmore, J. H. (2004). Fisiología del Esfuerzo y del Deporte (5ta. ed.) . Barcelona, España: Editorial Painatribo.