Bibliotecas de Psicoanálisis

www.psicoanalisis.org ferenczi@psicoanalisis.org

Obras Completas de Sandor Ferenczi

MASCU !"O # F$M$"!"O
Consideraciones psicoanalíticas sobre la «teoría genital» y sobre las diferencias sexuales secundarias y terciarias (1929)

Estoy ahora bastante predispuesto contra un reproche que se ha extendido de asiado! "e dice que el psicoan#lisis (y es una exageraci$n indiscutible de los hechos) pretende explicado todo por la sexualidad. %i intenci$n es hablar hoy de las diferencias sexuales entre hombre y mujer; en este contexto &a a ser f#cil hablar ta bi'n de la sexualidad( pues nadie dudar# de que el aspecto exterior y las características psíquicas aferentes a la asculinidad y a la fe inidad son consecuencias le)anas de la funci$n de los $rganos sexuales! *os biologistas lo han constatado perfecta ente antes que nosotros! *a experi entaci$n ani al ha de ostrado de odo irrefutable que los caracteres sexuales pueden abolirse y hasta in&ertirse ediante la i plantaci$n o la ablaci$n de las g$nadas! +i siquiera la influencia de ele entos pura ente psíquicos sobre los caracteres sexuales aporta algo nue&o a la biología! ,astar# con encionar un solo e)e plo- se sit.a brusca ente a un rat$n acho que presente una degenerescencia sexual total y tras estar durante ucho tie po en un a biente de achos( )unto a una ca)a que contenga ratas! El ani al se transfor a r#pida ente( tanto en su interior co o en su exterior( y lo is o ocurre con su co porta iento en el sentido de la asculinidad( debi'ndose ello exclusi&a ente a la influencia de la &ista y al olor de las he bras ("teinbach)! /uede hablarse aquí( sin exagerar( de una transfor aci$n de los caracteres sexuales ba)o la influencia psíquica- s$lo quienes no aceptan la idea de que los ani ales pueden tener cualidades psíquicas( incluso un al a( ob)etarían algo a esta afir aci$n! 0ndudable ente el psicoan#lisis &a toda&ía #s le)os que la biología actual! 1a he narrado( en otras circunstancias( que 2reud lleg$ a aportar bastante lu3 al capitulo #s oscuro de la biología( la teoría de los i pulsos( gracias exclusi&a ente a su experiencia psicoanalítica! "us an#lisis de neur$ticos le per itieron reconstruir los orígenes del i pulso sexual en el ser hu ano( establecer la existencia de una «sexualidad infantil»( de un doble punto de partida del desarrollo sexual( separado por un período de latencia( teorías que posterior ente resultaron confir adas por la fisiología! 2ue aportada la prueba anat$ ica de que( en la especie hu ana( las g$nadas est#n proporcional ente uy desarrolladas al t'r ino de la &ida fetal y al co ien3o de la &ida extrauterina( que posterior ente se retrasa su creci iento( para conocer por .lti o en el período prepuberal un considerable au ento de &olu en! *o que lla a os pubertad no es el pri ero( sino #s bien el segundo período de floraci$n de la genitalidad! 4el pri ero ni siquiera se sospechaba su existencia antes de los descubri ientos de Freud. Este 'xito( que no fue el .nico( e ani $ a dar un paso #s y a sacar partido de la experiencia adquirida por el psicoan#lisis y del apoyo proporcionado por la teoría de la libido( para explicar el acto de la copulaci$n! *a pri era hip$tesis de traba)o( que quisiera darles a conocer( sobre la que e apoy' y que utilic' para este fin( es la que lla o «la anfimixia» de los erotismos. Creo que lo que lla a os genitalidad es la su a de los

n tipo de 6organi3aci$n tangible7( siendo an#rquicos a.n( el $rgano genital( debido a su odo de acti&idad( s$lo indica tendencias en el plano si b$lico( ientras que el resto del indi&iduo participa en esta beatitud de odo alucinatorio( co o en el sue5o! Considero pues el orgas o co o un estado e ocional que aco pa5a a esta alucinaci$n inconsciente( se e)ante al que ha podido sentir el reci'n nacido en su pri er sue5o o cuando ha saciado su ha bre! %ientras que hasta ahora la concepci$n biol$gica s$lo &eía en la funci$n genital una tendencia al anteni iento de la &ida incluso tras la uerte del indi&iduo( o sea la tendencia progresi&a a la reproducci$n( yo he creído por i parte que( al is o tie po( había que considerar en este fen$ eno una aspiraci$n regresiva.i pulsos considerados parciales y de las excitaciones de las 3onas er$genas! En el ni5o( cualquier $rgano y cualquier funci$n org#nica est#n( en gran edida( al ser&icio de las tendencias a la satisfacci$n del placer! *a boca( los orificios excretores( la superficie de la piel( la acti&idad de los o)os y de los . en cuanto a la funci$n sexual y a las restantes funciones( y total ente ale)ada de los puntos de &ista de la psicología indi&idual( no podía natural ente llegar a esta idea a la que e han conducido is in&estigaciones analíticas sobre personas deter inadas( de las que he sacado el conoci iento de que la funci$n genital es( ante todo! un proceso de descarga que funciona ediante la expulsi$n de productos que suscitan una tensi$n( o bien( e pleando un &ocabulario pura ente psicol$gico( la repetici$n peri$dica de una acti&idad que pro&oca placer( acti&idad que no dese pe5a necesaria ente un papel en la conser&aci$n de la especie! Entonces se plantea la cuesti$n de saber por qu' este tipo de acti&idad se repite a tra&'s de gran parte del reino ani al( in&ariable ente( en for a de c$pula! /ara responder a esta cuesti$n( aunque s$lo sea con una hip$tesis( debe os ir algo #s le)os! "in duda recordar#n ustedes que he descrito el pri er sue5o del reci'n nacido co o una reproducci$n bastante aproxi ada del estado de quietud pre&ia al naci iento! . posible ente #s i portante desde el punto de &ista de la sub)eti&idad del indi&iduo( que intentaba la restauraci$n de un estado de reposo anterior! El apetito aparece cuando se co e! <ste es un pri er frag ento de la teoría de la genitalidad y no puedo resistir la tentaci$n de continuar elabor#ndolo! /ero s' perfecta ente que uno no puede acu ular hip$tesis tras hip$tesis sin gran prudencia! "i consideran ustedes .n todas las apariencias( el retorno a esta tendencia original y la for a de saciarla( que esta &e3 tiene lugar simultáneamente en forma alucinatoria. y en la realidad. En la realidad( .n los autoerotis os! %#s tarde( las tendencias al placer se agrupan en to o a deter inados n.nica ente las c'lulas ger inales participan de nue&o en la beatitud de no haber nacido a.5adía que este estado( co o todo sue5o posterior( podía interpretarse co o una satisfacci$n alucinatoria del deseo de no haber nacido! En el ni5o( durante el estado de &igilia( se da la satisfacci$n de odo oral ( a ar( chupar)( y #s tarde de odo s#dico9anal (placer de la defecaci$n y de la contenci$n) que sir&e de sustituto real a la sensaci$n de beatitud intrauterina! *a genitalidad es( seg.cleos8 el desarrollo co ien3a a salir de su anarquía anterior por la organi3aci$n lla ada oral y s#dico9anal! :e intentado elaborar un estudio #s profundo del odo en que adura esta unificaci$n( la genitalidad! Estoy con&encido de que es una especie de odelo org#nico de recha3o el que per ite a los $rganos del cuerpo ponerse progresi&a ente al ser&icio de la autoconser&aci$n8 resulta de ello una e)oría considerable de las capacidades funcionales! *as tendencias libidinosas recha3adas( inicial ente flotantes( se entre e3clan (de aquí el t'r ino 6anfi ixia7( que significa e3cla) y acaban por concentrarse en una reser&a especial de placer( el aparato genital( para ser descargadas peri$dica ente! *a 3oología( esencial ente do inada hasta ahora por una concepci$n teleológica de la especie.sculos( etc!( son utili3ados por el ni5o co o edios de autosatisfacci$n( que no reciben durante ucho tie po ning. simbólica.

nica ente las &ariaciones debidas al a3ar( o a un uso continuado las que participan en la for aci$n de $rganos nue&os o e)or adaptados( sino #s bien un poderoso deseo! *a necesidad de utili3ar edios de loco oci$n para buscar el ali ento condu)o al desarrollo de $rganos otores propios.a en dos etapas( rigurosa ente distintas! 4el hue&o fecundado de la rana sale pri ero un renacua)o( que nada graciosa ente en el agua co o un pe3 y respira por branquias! %#s tarde se for an los pul ones y el renacua)o puede &i&ir sobre la tierra! "e ha &uelto anfibio! 4e las especulaciones que &ienen a continuaci$n yo soy el .en la ayoría de los ani ales acu#ticos los procesos de fecundaci$n se desarrollan en el agua( y no al abrigo protector del cuerpo aterno! En ellos no existen copulaciones propia ente dichas( sino s$lo un instru ento sexual externo.ante todo deben acostu brarse a extraer del aire( y no del agua co o hasta entonces( los ele entos gaseosos necesarios para su super&i&encia (el oxígeno y el gas carb$nico)! >ued' onos por un o ento con los ani ales #s desarrollados( que &i&ían en el agua( nuestros #s le)anos antepasados en la serie de los &ertebrados( los peces! Es posible( y los bi$logos lo creen así( que algunas especies de peces no fueran depositadas en terreno co pleta ente seco( sino que pudieran sobre&i&ir en ares de aguas poco profundas( donde las condiciones les per itieron adaptarse a la respiraci$n a'rea( es decir sustituir las branquias que ya no les eran .nico responsable! :ay un dato uy conocido que desde hace tie po e preocupa. partir de los reptiles( todos los &ertebrados terrestres poseen un desarrollo e brionario intrauterino! *os a íferos se distinguen de sus antepasados por el hecho de que sus huevos son particular ente blandos y est#n llenos de agua( estallando durante la gestaci$n y siendo ali entados los reci'n nacidos por la adre( de su propia sa&ia! /odría proseguir la exposici$n de esta teoría aludiendo a sus relaciones biol$gicas( pero &oy a ser franco y a asegurarles que es la experiencia analítica la que e hace dar un paso al frente! .una rana! /ero tene os pruebas &i&ientes de que esta descripci$n no es un si ple y puro cuento de hadas! El desarrollo de la rana( co o si quisiera de ostrarnos lo oportuno de la teoría de la e&oluci$n( se efect.que acabo de exponerles una teoría fr#gil( no obser&en pro&isional ente esta superestructura( que ha sido edificada sobre tales funda entos( #s que co o un esbo3o fantas ag$rico! :e aquí por qu' desearía exponerles i teoría filogen'tica (o sea la que se refiere a la historia de la e&oluci$n de la especie)( ba)o la for a de un cuento de hadas! 0 aginen la superficie de la tierra total ente cubierta de agua! =oda la &ida &egetal y ani al se desen&uel&e toda&ía en un medium acuoso! /ero las condiciones at osf'ricas y geol$gicas hacen que parte del suelo arino se ele&e por enci a de la superficie de las aguas! *os ani ales y las plantas( que se hallan de repente situados en un terreno seco tienen que perecer o tienen que adaptarse a la &ida terrestre y at osf'rica.tiles por pul ones! :e afir ado en otra ocasi$n que( a i parecer( no son . excepto la del equi&alente si b$lico del naci iento! .n las apariencias( est#n en relaci$n con el naci iento( incluso en los sue5os de u)eres e bara3adas( no halla os a enudo ninguna explicaci$n adaptada a la i agen o a la &i&encia onírica que represente un salvamento de las aguas.n contacto directo! ?na &e3 arro)ado al suelo seco y con&ertido en anfibio( el acho desarrolla unas callosidades en el pulgar para su)etar a la he bra! y #s tarde( cuando se con&ierte en reptil( $rganos sexuales asculinos( específicos( que tienen por isi$n asegurar total ente el paso de los hue&os fecundados al &ientre de la adre( donde podr#n desarrollarse! .patas y pies! 1 de este odo tendría os un pe3 saltando sobre el suelo y respirando por los pul ones( en otros t'r inos.la he bra deposita sus $&ulos en el agua! En la ayor parte de los casos no se produce entre el acho y la he bra ning.unque pare3ca extra5o ha sido a !nterpretación de los sue"os de 2reud lo que ha esti ulado i in&estigaci$n! En el an#lisis de los sue5os que( seg.

En los sue5os de personas que se hallan en peligro o que sufren una neurosis de angustia( el sal&a ento de las aguas puede presentarse ta bi'n co o una liberaci$n( co o la reali3aci$n de un deseo! "i recuerdan lo que anterior ente he dicho sobre las ense5an3as recibidas de 2reud en cuanto a las relaciones entre los sínto as de angustia y la pri era gran angustia( es decir el naci iento( puede ser que ustedes se inclinen a concebir el sue5o típico del sal&a ento del ahogado co o la representaci$n si b$lica de la afortunada liberaci$n de este peligro! .hora se plantea el te a de saber c$ o han podido superar los dos sexos el trau a geol$gico! 4e nue&o el psicoan#lisis e per ite hallar respuesta a esta cuesti$n! /ara explicar e debo extender e un poco #s sobre el desarrollo de la &ida a orosa entre los dos sexos! Est# fuera de duda que si desde el principio muchachos y muchachas se entregaran con la is a intensidad al disfrute del autoerotis o( y del is o odo( con el chupeteo( a los placeres s#dico9anales y a la asturbaci$n( aparecerían pronto en las uchachas uestras de te or a luchar con los uchachos! "abe os que el ser hu ano est# dotado de bisexualidad.n no se ha probado co pleta ente que este salto arbitrario de lo psíquico a lo org#nico sea una pura aberraci$n en &e3 de un halla3go afortunado! 1o e inclino as bien por la .quí es donde sit.sculo ie bro &iril! Este ie bro( lla ado en anato ía cl&toris.o la interpretaci$n psicoanalítica de los procesos &itales! :e tenido la idea de que( igual que la relaci$n sexual podría a ni&el alucinatorio( si b$lico( rreal( adoptar en cierto odo el sentido de la regresi$n( al enos en su for a de expresi$n durante la etapa natal y prenatal( del is o odo el naci iento y la existencia anteriores en el liquido a ni$tico podría ser un sí bolo org#nico del recuerdo de esta gran cat#strofe geol$gica y de las luchas por la adaptaci$n que nuestros antepasados ani ales tu&ieron que desarrollar para adaptarse a la &ida terrestre y a'rea! En la relaci$n sexual se hallan( pues( esbo3adas las huellas n'sicas de esta cat#strofe sufrida tanto por el indi&iduo co o por la especie! "oy consciente de que al for ular esta hip$tesis estoy en contradicci$n con las concepciones científicas en &igor hoy día! :e transferido directa ente conceptos psicol$gicos co o recha3o y for aci$n de sí bolos( a procesos org#nicos! /ero creo que a. tanto org#nica co o psíquica( que el uchacho ha heredado gl#ndulas a arias rudi entarias( y la uchacha un in. relati&a ente uy desarrollado al principio( se detiene en su desarrollo #s adelante! El psicoan#lisis de la u)er de uestra que( en ella( la 3ona er$gena se despla3a hacia las profundidades de su cuerpo ientras que en el uchacho el phallus' crece y se constituye en 3ona directri3 de la sexualidad! @bser&aciones sobre los ani ales uestran sin e bargo que la &ida a orosa propia ente dicha( incluso cada acto a oroso( est# precedido por un co bate entre los dos sexos que ter ina general ente tras una huida pudorosa( con la capitulaci$n ante la &iolencia del acho! =a bi'n en el ser hu ano( «corte)ar» co porta una fase de co bate que aparece bastante itigada en el undo ci&ili3ado! Entre los seres hu anos( el pri er contacto sexual es un asalto sangriento al que la u)er se opone instinti&a ente( aunque por .sería #s oportuno decir 6el pene7( el $rgano anat$ ico( no siendo el phallus sino una representaci$n del pene erguido! .lti o se aco oda a 'l e incluso descubre placer y satisfacci$n! 1 En ale #n (hallus. En el caso presente( i concepci$n bioanalítica e ha per itido interpretar el sue5o del sal&a ento de las aguas( y el senti iento aferente de angustia y de liberaci$n( no s$lo co o huella n'sica( hereditaria e inconsciente del proceso del naci iento( sino ta bi'n de esa cat#strofe de sequía y de adaptaci$n! .lti a proposici$n y creo &er en estas ideas el ca ino para una nue&a línea de in&estigaci$n! En cualquier caso he dado un no bre a este 'todo in&estigatorio8 lo he deno inado #$ioanálisis%.

fir a que el odo y la orientaci$n de la sexualidad son deter inantes para nu erosos rasgos de la personalidad global! El ser hu ano que tiene una sexualidad libre se uestra ta bi'n bastante intr'pido en sus de #s e presas8 por ello la leyenda describe a 4on Duan no s$lo co o un persona)e galante que tiene 'xito con las u)eres( sino ta bi'n co o un espadachín h#bil y atre&ido( que tiene sobre su conciencia ucha sangre &ertida! /ero esta agresividad.n hi)o era lo suficiente ente fuerte para i poner su &oluntad a toda la tribu( co o lo había hecho el padre( y la ala conciencia les oblig$ a echar de enos la autoridad del padre y el respeto a la adre( y a restablecerlos! En la &ida indi&idual este co bate se repite y tiene el is o resultado8 la pubertad de la pri era infancia &iene seguida de un largo periodo de latencia que( a i parecer( puede ser ta bi'n una repetici$n( en la &ida indi&idual( de estas luchas por la adaptaci$n de la 'poca glaciar( y hasta de su resultado en la creaci$n de la ci&ili3aci$n hu ana! . al enos a ni&el simbólico y alucinatorio. de la satisfacción de las c)lulas germinales./artidario de la «ley funda ental biogen'tica» de :aecAel( seg. partir de ahora se plantea el te a de si la obser&aci$n del co porta iento de los ani ales y de los ho bres aporta ta bi'n argu entos que hagan creíbles estas hip$tesis aparente ente fant#sticas! El psicoan#lisis habla del «carácter de modelo de la sexualidad». . /or ello los dos sexos desarrollarían un $rgano sexual asculino( y posible ente se lleg$ a plantear un gigantesco co bate cuyo resultado debía decidir el sexo al que incu biría el sufri iento( el deber de la aternidad( y la su isi$n pasi&a a la genitalidad! 2ue entonces el sexo fe enino el que result$ &encido! pero se resarci$ de este fracaso aprendiendo a disfrutar de ser u)er y adre( a partir de sus sufri ientos y dolores! . continuaci$n insistir' sobre la i portancia de esta proe3a y sobre sus consecuencias psicol$gicas( pero debo indicar ahora que tal proceso( si se confir a( per ite no s$lo explicar la mayor complejidad fisiológica y psicológica de la mujer. cierta ente mitigada por la humillación sufrida con ocasión del conflicto . ero de seres &i&os( e pu)ados por esta e&entualidad( intentaron una adaptaci$n «autopl#stica»( es decir elaboraron cubiertas para conser&ar el calor.la hembra. y ta bi'n el deseo nost#lgico de disfrutar. /ero el sexo asculino no qued$ sin hu illaci$n y fue de nue&o una cat#strofe geol$gica la que( a i parecer al enos( i puls$ un nue&o ca bio! /ienso en la 'poca #s reciente( en la que grandes porciones de la superficie terrestre fueron ocupadas por les hielos y las aguas. por el contrario( supo adaptarse no s$lo a las dificultades del entorno sino ta bi'n a la brutalidad del macho.otros( sobre todo los antecesores del ho bre( o incluso el ho bre pri iti&o( intentaron solucionar el proble a ediante un desarrollo #s intenso de su $rgano de pensa iento( y ediante la creaci$n de una ci&ili3aci$n que asegurara super&i&encia incluso en condiciones difíciles! Es el o ento de encionar( aunque sea s$lo de odo alusi&o( un gran descubri iento al que 2reud lleg$ apoy#ndose en las hip$tesis de 4arBin y de Cobertson " ith( y fund#ndose en puntos de &ista psicoanalíticos! Ya he se5alado la i portancia de lo que se lla a el co ple)o de Edipo en el desarrollo de todo indi&iduo( para la orientaci$n de los rasgos de car#cter en los su)etos sanos( y de los sínto as orbosos en quienes &an hacia la neurosis! *a te eraria re&uelta de los hi)os contra los padres para poseer a la adre y a las u)eres( ter in$ con un gran fracaso8 ning. sino ta bi'n el obtener de ella la re&elaci$n( al enos en sentido org#nico( de un ser más finamente diferenciado.en los dos sexos despert$ la tendencia a proteger las c)lulas germinales en el interior de un organis o que proporcionara ali ento y hu edad( co o si fuera un sustituto a la p)rdida de la existencia en el medio acuoso.la era glaciar! Cierto n.n la cual el proceso de desarrollo del indi&iduo es una repetici$n( en peque5o( de la historia de la especie( e he representado las relaciones sexuales en el o ento de la adaptaci$n a la &ida terrestre del odo siguiente. es decir adaptado a condiciones #s co ple)as! El acho que i puso su &oluntad a la he bra y de este odo econo i3$ su esfuer3o de adaptaci$n( qued$ co o un ser #s pri iti&o.

#s alta ente e&olucionado! *a u)er es( de for a innata( #s sensata y e)or que el ho bre8 'ste debe do inar su brutalidad ediante un desarrollo ayor de la inteligencia y del "uper9Ego oral! *a u)er tiene #s finura en sus senti ientos orales y en su sensibilidad est'tica y ucho e)or «buen sentido»( pero el ho bre ha creado( posible ente co o edida de protecci$n contra su ayor pri iti&is o( las se&eras leyes de la l$gica( la 'tica y la est'tica( a las que la u)er apenas hace caso( fi#ndose #s de su &alor inti o! /ero creo que la adaptaci$n org#nica de la u)er erece tanta ad iraci$n co o la adaptaci$n psicol$gica del ho bre! Esta descripci$n no excluye en absoluto los casos en que la inteligencia de la u)er supera a plia ente los alcances edios del ho bre( en un terreno an#logo! "in e bargo la tendencia de uchas u)eres a reali3ar acti&idades « asculinas» suele estar condicionada por una neurosis! El co ple)o de &irilidad es( seg. esto a5adir' que indica la regresi$n a la fase de co bate de la diferenciaci$n sexual( tanto en la infancia co o en el período de la cat#strofe por desecaci$n! %uchas u)eres neur$ticas no pueden renunciar a sus sínto as hasta que no aceptan el que no han nacido ho bres (deseo de pene)8 del is o odo el ho bre neur$tico debe tratar de conseguir en el an#lisis la liquidaci$n de su situaci$n edipiana! 1a les he hablado de is ideas sobre la sugesti$n y sobre la hipnosis! Creo que el temor y la seducción son los dos edios para &ol&er d$cil a otra persona! %e he referido respecti&a ente a la hipnosis paterna y aterna! El estado a oroso puede describirse co o una hipnoti3aci$n reciproca en el curso de la cual cada sexo uestra sus propios edios de co bate( el ho bre su fuer3a corporal( intelectual y oral( gracias a la cual se i pone( y la u)er su belle3a y sus de #s &enta)as( que le per iten do inar en cierto odo al lla ado sexo fuerte! En el estado de conciencia( pr$xi o al sue5o( al que lle&a el orgas o( este co bate se apacigua pro&isional ente y tanto el ho bre co o la u)er go3an por un o ento de la dicha que proporciona la pri era infancia( cuando no existen ni luchas ni deseos! *n edad avan+ada( las diferencias sexuales se acortan bastante! Co o consecuencia anifiesta de la regresi$n funcional de las g$nadas( la &o3 de la u)er se hace un poco #s ronca( y a &eces aparecen principios de bigote! =a bi'n el ho bre pierde parte de su apariencia &iril y de su car#cter8 puede afir arse entonces que el car#cter bisexual del ser hu ano se anifiesta con ayor claridad( en a bos sexos( en la infancia y en la &e)e3! Es natural que la u)er( para quien la aternidad significa ucho #s que la paternidad para el ho bre( est' enos dispuesta a la poliga ia! *a clasificaci$n( que place a uchos( de las u)eres en dos tipos( un tipo aternal y otro tipo que sobre todo tiende al a or( no es otra cosa 9seg.n la experiencia del psicoan#lisis9 que el signo de una separaci$n uy clara( i puesta por la cultura( entre ternura y sensualidad. =al exigencia( si se aplica .edipiano con el padre (angustia de castraci$n)( es una característica del psiquis o asculino en general8 a la u)er( sin e bargo( s$lo le queda co o edio de co bate la belle3a( siendo sus principales características la bondad y el pudor! Estos rasgos de car#cter psíquicos( y otros se e)antes( podrían considerarse co o caracteres sexuales terciarios.n recientes in&estigaciones de 2reud( el co ple)o nuclear de la ayor parte de las neurosis fe eninas( y la causa principal de la frigide3! . Creo que un psicoanalista no puede resol&er definiti&a ente este proble a! 1a he dicho que considero al organis o fe enino co o #s fina ente diferenciado( y podría a5adir. en relaci$n con los caracteres sexuales secundarios( es decir los caracteres sexuales org#nicos! Entre estos .lti os citar' en el ho bre( ade #s de la posesi$n de $rganos sexuales agresi&os( su fuer3a física superior y un desarrollo relati&a ente #s i portante del cerebro! /uedo recurrir( en un plano general( a la historia de la diferenciaci$n sexual en la &ida indi&idual para apoyar la teoría de una fase de co bate! Es posible que en el espíritu de uchos sur)a aquella &ie)a cuesti$n de la superioridad o de la inferioridad de uno de los dos sexos.

la lu3 de las reflexiones que acabo de exponer bre&e ente( parece que el ie bro &iril y su funci$n son el s&mbolo orgánico del restableci iento( aunque sea parcial( de la uni$n fetal9infantil con la adre( y al is o tie po con lo que es su odelo geol$gico( es decir la existencia en un edio acuoso! . para el ho bre( la reali+ación en el marco del matrimonio de la uni$n nor al de a bas tendencias! /ara dotar a estos pensa ientos de ayor unidad debo lla ar la atenci$n sobre algunos resultados de la etnología psicoanalítica! Casi todos los pueblos pri iti&os tienen ciertas costu bres que no pueden explicarse de otro odo que consider#ndolas co o &estigios de un rito de des&irili3aci$n( usado en deter inada 'poca! El .n se antiene hoy( es la circuncisi$n! Cesulta uy &erosí il que este castigo( o #s bien a ena3a de castigo( fuera en 'pocas pri iti&as la principal ar a de los padres contra los hi)os! *a su isi$n del hi)o a la &iolencia puniti&a del padre( y la renuncia parcial a la brutalidad sexual( son la consecuencia de lo que se lla a co ple)o de castraci$n! "i tienen en cuenta lo que les he dicho antes sobre el significado de $rgano genital co o reser&a de placer( no les ser# difícil creer que los complejos de virilidad y castración jueguen un papel tan importante en el desarrollo de los caracteres sexuales( y que el hecho de quedar fi)ado a cualquier estadío pri ario( en la resoluci$n de estos co ple)os( o el retorno a tales estadíos( est'n a la base de todas las neurosis! .lti o &estigio de este rito( que a.con excesi&o rigor( no facilita.