COMENTARIO DEL TRATADO I La idea central del primer párrafo es la de dar información sobre su nombre, sus padres y su lugar

de nacimiento. El narrador (Lázaro adulto) relata su historia desde el comienzo. Nos da su nombre, Lázaro, aclarando que le “llaman” con lo que es probable que el nombre no provenga de sus padres. Es casi seguro que el autor escogió el nombre de Lázaro por sus connotaciones de pobreza y miseria. Le agrega el topónimo “de Tormes” en una evidente parodia a las novelas de caballería (por ejemplo “Amadís de Gaula”) Luego da los nombres de sus padres: Tomé González y Antona Pérez, a quienes ubica en Salamanca y, afinando más el dato geográfico, en la barriada de Tejares. No hay descripción alguna del lugar ni de los personajes, pues todo el relato está subordinado a la acción. Pasa a explicar los detalles de su nacimiento y esto le sirve al narrador de enlace para llegar a sus padres, ya anunciados. Bastan al autor pocos trazos para construir a sus personajes. De su padre dice su trabajo: lleva el trigo para la molienda y ya anticipa fugazmente su condición de ladrón: “mi padre que Dios perdone”. De su nacimiento salta a los ocho años, momento en el que ocurre un hecho fundamental en la niñez de Lázaro: “achacaron a mi padre ciertas sangrías malhechas en los costales de los que allí a moler venían, por lo cual fue preso y confesó y no negó y padeció persecución por justicia” Su padre había hecho tajos en los costales para robar grano. El calificativo “malhechas” es un juicio del Lázaro adulto, que critica la inhabilidad de su padre en el robo (podemos ver la ironía del narrador y la ingenuidad del muchacho; se nota claramente la evolución del personaje). La alusión a la justicia que le es aplicada a su padre debe ser entendida de forma irónica. El narrador hace un juego irónico entre la justicia divina, que premiará a los injustamente acusados y la justicia que castiga a aquellos que cometen delitos. La creación del personaje se cierra con su muerte, luego del destierro forzoso. Poco después se intentará salvar a la figura paterna cuando dice que luchó contra moros y se recalca su lealtad como criado. El narrador se detiene ahora en la figura materna. Luego de la muerte del padre la familia se traslada a Salamanca. Se nos dice el motivo de esto: “determinó arrimarse a los buenos por ser uno de ellos” El término bueno no alude aquí a la conducta sino al poder, con lo que hay un intento de subir en la escala social. Aparece como nuevo personaje un “moreno”, Zaide, con quien la madre de Lázaro entabla relaciones y con quien tendrá un hijo. Frente a ésta relación, la actitud de Lázaro varía. En un primer momento la presencia de Zaide le molesta. Posteriormente su actitud cambia y la razón es para nosotros muy importante, pues muestra la incidencia del hambre en la obra. “de que vi que con su venida mejoraba el comer, fuile queriendo bien…” Lo sentimental parece estar relacionado entonces con la riqueza. En forma muy sutil, el narrador sortea las relaciones que dan como resultado el nacimiento del morenito. Éste dará lugar a un episodio que desemboca en una moraleja, propia del Lázaro adulto. El niño ve a la madre y a su hermano blanco y al padre negro, por lo que huye atemorizado. La reflexión gira en torno a la falta de conocimiento personal. (“¡cuántos debe de haber en el mundo que huyen de otros, porque no se ven a sí mismos!”) El tiempo transcurre y así las relaciones entre Zaide y la madre de Lázaro llegan a oídos del mayordomo, quien relaciona el hecho con ciertas pérdidas en las caballerizas. Zaide llega al robo para alimentar a su familia, de esto surge una nueva reflexión del niño de ayer (o del Lázaro maduro) que realiza un paralelo entre las actividades de su padrastro y la de los religiosos. “No nos maravillemos de un clérigo ni un fraile, porque él no hurta a los pobres… cuando a un pobre esclavo el amor le animaba a esto” La sátira anti clarical es aquí evidente y la figura de Zaide resulta airosa. El pasaje interesa también por el papel que jugará Lázaro. Su testimonio ayuda a la condena del moreno: “Porque a mí con amenazas me preguntaban y como niño respondía y descubría cuanto sabía con miedo” Descartemos el pensar en Lázaro como un niño conscientemente malvado, porque si luego habrá un cambio negativo en su actitud, debemos partir de la premisa de un niño afectuoso. Lo que lo mueve a confesar es su propia ingenuidad de niño y sobre todo, el temor. Los hechos siguientes son claros, Zaide fue azotado y pringado. El personaje revela compasión a partir del uso del adjetivo “triste”. Volverá a repetirse luego en referencia a su madre: “la triste se esforzó y cumplió la sentencia” La narración vuelve a tener como centro a la mujer, la cual es obligada a dejar la ciudad, lo que compromete aún más la situación familiar. Lo acepta por no empeorar las cosas (“por no echar la soga tras el caldero”) La familia se establecerá en el mesón de la Solana. El nuevo traslado nos permite ver como los personajes de la picaresca son juguetes del destino que los lleva de un lado al otro. Se cierra la primer parte de la biografía de Lázaro con un resumen muy sintético de los años que transcurren y preparan al mismo tiempo la llegada del ciego: “Y allí padeciendo mil importunidades, se acabó de criar mi hermanico…” Nos cuenta Lázaro que estando allí vino a hospedarse un ciego, el que pidió a Lázaro a su madre para que fuera su ayudante. La madre acepta, pidiendo al ciego que lo cuidase. Antona confía que Lázaro no será peor que su padre, algo irónico si tenemos en cuenta quién fue su padre. Podría entenderse como que Lázaro será mejor ladrón. El ciego promete tomar a Lázaro no como mozo sino como hijo.

Estructuralmente. en el que los dos personajes se comprometen a comer una uva por vez. También le robará el dinero que le dan por sus rezos. El ciego se da cuenta de que Lázaro ha comido más porque no se ha quejado a ver al ciego comer de a dos uvas. se muestra la falta de cariño y la soledad de los personajes. no se percata de que el ciego ha descubierto el truco y está esperando el momento para vengarse. A medida que transcurre el episodio vemos como Lázaro se vuelve cada vez más astuto y comienza a competir con el ciego. Desde ahora su futuro depende de él. Comentaremos brevemente el primero de estos episodios: al principio del episodio. Los papeles se invierten. Un día en el que había llovido mucho. Cuando Lázaro lo hace. A este episodio sigue el de las uvas. consejos de cómo hacerlo.Lázaro se refiere a su amo como “nuevo y viejo”. Su móvil es la venganza. Lázaro lo compara con un águila. Nuevamente el ciego lo descubre y ahora cubre el jarro con sus manos. podría ser porque aquí está hablando como narrador. que es el único momento afectivo de la obra. pone al resguardo el jarro. lo que demuestra que era bueno en su oficio. y lo invita a saltar. y derrite el tapón con la ayuda del fuego. el jarro de vino no tiene un gran valor para Lázaro. por lo que tendrá que aguzar su astucia. Ganaba más en un mes que cien ciegos al año. está distraído y confiado. El narrador pasará luego a presentarnos al ciego. entre las piernas del ciego. esto otorga a la obra una cierta simetría. no lo es tanto. Lázaro jura y perjura que no lo hizo pero el ciego no le cree. . aunque es Lázaro quien guía al ciego. Cuando el ciego se percata de lo que pasa. Podemos sentir la ausencia de lo espiritual. Podemos decir entonces que la vida de Lázaro con el ciego comienza y termina con un golpe. el de las uvas y el hurto de la longaniza y la consiguiente zurra. Al igual que su padre. Surge en el niño el sentimiento de venganza que prepara el desenlace (“quise mal al mal ciego”) El golpe con el jarro es tan fuerte que lastima seriamente a Lázaro. le golpea la cabeza contra la piedra. El tema de la comida se vuelve el principal. deberá perder toda su simpleza e inocencia para poder sobrevivir en este nuevo mundo. Paradojalmente será el vino el que lo cure. Este suceso marca el nacimiento a una nueva vida para Lázaro. obligando a Lázaro a ingeniársela: tomará el vino desde lejos ayudado por una paja de centeno hueca. Nuevamente el vino lo salva y lo cura. dé con la cabeza en un poste de piedra que allí había. A la salida de Salamanca. Lázaro engaña al ciego diciéndole que ha encontrado un cruce angosto. agarra a Lázaro y mete su nariz dentro de la boca para olerlo. su suerte está echada. es muy fría en su “válete por ti mismo”. Lázaro perfora el fondo del jarro y lo tapona con cera. el ciego asegura a Lázaro que si acerca su oído al toro de piedra escuchará un gran ruido. vivaz. un animal rapaz. Éste es increíblemente astuto y sagaz. Lázaro deberá ingeniárselas para comer. Podemos ver aquí como la rivalidad entre el ciego y Lázaro va aumentando y como el niño se va volviendo cada vez más inteligente. Toda esta acumulación de episodios en los que sale herido lleva a que se decida a llevar a cabo su venganza.quien le enseña. “sangrará” el fardel del ciego para robar un poco más de comida. Al obtener lo que quiere. astuto. El niño sale a comprar vino y cuando vuelve es acusado por el ciego de haberle robado. y oliste la longaniza y no el poste?” Notamos que el niño no olvida y actúa en relación a lo que el ciego le hizo. El ciego confiesa que no le puede dar cosas materiales pero si “avisos para vivir”. se pone debajo del jarro. el ciego y Lázaro deben cruzar un arroyo crecido. el ciego asa una longaniza. es en este momento cuando recibe el segundo descalabramiento. El niño se despide de su madre: éste. Refiriéndonos a la estructura del tratado. pero en realidad ninguno de los dos respeta el trato. El deseo va aumentando a la par de las dificultades. Él es ciego por eso lanzará el alma del niño al extravío por el resto de su vida: predestinado por la sangre y por los consejos del ciego. Tendrá que ser hábil. Lázaro encuentra un nabo y se lo cambia sin que se de cuenta por la longaniza. El ciego descuida el jarro y Lázaro le da “besos callados” (metáfora) para que no se entere. Se lo califica como el más mezquino y avariento. El golpe lo obliga a tomar conciencia de su soledad y afirmarse frente a un mundo hostil. lo irá adquiriendo en la medida en que se vuelve cada vez más inaccesible y el niño deberá ingeniársela para tomar. Es tal el enojo del ciego que lastima a Lázaro brutalmente. el que en realidad lo hace. atrapando las monedas que le arrojan y cambiándolas por otras de menor valor. lo coloca de manera que al saltar. Luego del golpe Lázaro le recrimina al ciego: “¿cómo.es el ciego. Lázaro se ha olvidado de la calabazada anterior. a partir de este momento se desarrollarán tres pequeños episodios de la vida de Lázaro con el ciego: las tretas para beberle el vino a su amo y el jarrazo con el que éste se venga. intuitivo. pero en ese instante Lázaro vomita la longaniza. Para comprobarlo. El último de los episodios. por lo que Lázaro deberá rebuscárselas para comer. ahora es adulto.