PROGRAMA: POLÍTICAS PÚBLICAS Y GESTIÓN

CONVOCATORIA: 2012 – 2014

TÍTULO: EL MENOSPRECIO A LA CONSTRUCCIÓN TEÓRICA SOCIAL POSTCOLONIAL

AUTOR: CARLOS LUIS CUESTA HOLGUÍN

PROFESOR: WERNER VÁSQUEZ VON SCHOETTLER

FECHA DE ENTREGA: 07 DE ENERO DE 2013

por consiguiente natural”. 1997:59). 2. en el sentido otorgado a estas palabras por Walter Mignolo.El menosprecio a la construcción teórica social postcolonial 1. caracterizada por una falta de reconocimiento o de aceptación social a la cientificidad de la construcción teórica. mientras que el Tercer Mundo o tradicional “es económica y tecnológicamente subdesarrollado. con una mentalidad que obstruye la posibilidad del pensamiento utilitario y científico” (Mignolo. son refutables e incluso inválidas. Primer Mundo y Tercer Mundo. existe un campo dedicado a la relación social agrietada entre los círculos académicos de “Primer Mundo” y de “Tercer Mundo”. en virtud de que las mismas son contrarias a los lineamientos establecidos por el propio Primer Mundo para la construcción de la teoría social. mencionada por Mignolo. es evidente que la interacción social entre ellas es displicente. se concluye que las fuertes críticas con las cuales se castiga a la producción intelectual periférica o postcolonial. Introducción El presente texto trata de explicar de manera sucinta. y finalmente se proporciona una visión del futuro cercano de esta relación junto con sus implicaciones para la academia mundial. Se pone especial énfasis en el menosprecio con el cual son tratados los académicos tercermundistas por parte de los intelectuales de los países desarrollados y se expone una hipótesis del por qué de este trato. “es tecnológicamente avanzado. aquellas interacciones vividas entre quienes forman parte del mundo académico. libre de restricciones ideológicas y del pensamiento utilitario. Posteriormente. narrativa y discursiva de los intelectuales nativos en las colonias o periferias mundiales. El Primer Mundo. el cual está dividido en dos grupos. Considerando las diferencias conceptuales y reales entre las academias de Primer Mundo y de Tercer Mundo. por parte de los científicos de Primer Mundo. 2 . Desarrollo del contenido Dentro del conjunto de ámbitos en los que la teoría social se inmiscuye para dar cuenta de la realidad social.

una discriminación al pensamiento social. no son considerados como tales. 2011:24). como experiencias exclusivamente originadas en el Tercer Mundo. por parte de los intelectuales de Primer Mundo. la teoría y las ciencias son producidas en los países de Primer Mundo donde no existen las obstrucciones ideológicas para el pensamiento científico y teórico. él o ella no puede producir ningún tipo de pensamiento teórico significativo cuando la teoría es definida de acuerdo a los modelos de Primer Mundo. sin lugar e impacto en la atmósfera académica de los países desarrollados. son hechos representativos de este menosprecio teórico. expresión limitada en su contexto y empleada de manera incorrecta. En otras palabras. que intolerablemente califica a la producción discursiva postcolonial. significa una forma nueva de pensar la realidad social. con una forma oscura de pensar. para referirse a situaciones inherentes a la vida periférica después de la colonización. 1997:55) quien expresaba que lo postcolonial comenzaba cuando los intelectuales del Tercer Mundo llegaban al ambiente académico del Primer Mundo. y por ende la teoría social producida en estos países subdesarrollados es víctima de una segregación peligrosa y negativamente adjetivada con el término “postcolonial”. únicamente en virtud del locus de enunciación. definición que para quienes somos parte de sociedades de países menos desarrollados. Las críticas primermundistas atacan con rigurosidad a la concepción del pensamiento o razón postcolonial.Constituye además. Esta hecho ha sido interpretado por Walter Mignolo de la siguiente manera: Si alguien es de un país económica y tecnológicamente subdesarrollado. el cual implica “no ser reconocido en la propia concepción que uno tiene de sí mismo” (Honneth. 1997:60) La problemática en la situación descrita puede ser contextualizada con el término “menosprecio” acuñado por Axel Honneth. (Mignolo. De acuerdo a esta lógica. puesto que los académicos de las periferias. Casos como el de Dirik (citado en Mignolo. ante los ojos de los intelectuales de Primer Mundo. todo aquel esfuerzo científico que se origine en las periferias no contiene la calidad exigida por la cientificidad del círculo académico de Primer Mundo. articulada a 3 .

De esta forma. en este documento se plantearán las respuestas en términos de una única hipótesis denominada por el autor como “pérdida incremental del monopolio de producción de los objetos-del-saber”. para el Primer Mundo representa una forma de desmerecimiento al trabajo intelectual de otras mentes no pertenecientes a este medio. Previo a la explicación en detalle de la tesis aquí planteada para explicar el por qué del menosprecio y la desacreditación a la intelectualidad periférica. a razón de que por un lado. pero por el otro lado. es imperativo conocer la definición de la expresión “objetos-del-saber”. Estos objetos del saber. la significación de lo postcolonial. Es decir. de asignar los espacios y las funciones que van a ocupar los individuos en la sociedad. de manera general en la academia mundial. 1997: 51). o formas. nacen al interior de los regímenes de pensamiento y proveen de sentido al mundo de las prácticas sociales. (Mignolo. de ver. de sentir. 1997: 51). para el ilustrado de la periferia significa orgullosamente “un cambio radical epistemo/hermenéutico en la producción teórica intelectual”. ésta trata de insinuar la disminución progresivamente notoria del control exclusivo de los teóricos de Primer Mundo sobre la producción de 4 . a través de la producción de la teoría social. (Mignolo. sin embargo. En ese sentido aportará este concepto a nuestra hipótesis. son maneras de interpretar y construir la realidad social. por qué entonces es desacreditada? Pueden existir muchas respuestas coherentes enlazadas a estos cuestionamientos. podría pensarse como un concepto dual.los legados coloniales. (Mancero y Polo. Retomando la tesis planteada. de hacer. Los objetos del saber son configuraciones específicas. En este punto es importante plantearse las preguntas: ¿Por qué se da el menosprecio a la producción teórica periférica? y ¿si la realidad social del Tercer Mundo es percibida y narrada por los tercermundistas de acuerdo a los lineamientos teóricos del Primer Mundo. 2010:17). y a partir de la cual se construye una perspectiva diferente de la modernidad.

sino más bien. la teoría social postcolonial se está volviendo más representativa en la academia mundial. o lo que Mignolo denomina desplazamientos del locus de enunciación. Las distancias espaciales –sobre el papel– coinciden con las distancias sociales. cada vez más frecuente de narrativas sociales elaboradas por autores nativos de las colonias o periferias. Para quienes somos parte del denominado Tercer Mundo. tantas menos cuanto más alejados. como un elemento característico de su alta calidad teórica y crítica de la realidad social. La producción teórica postcolonial. la inclusión en la academia mundial. como por ejemplo. sin que se considere su locus de enunciación como un aspecto discriminatorio. los grupos o las instituciones que en él se encuentran colocados tienen tantas más propiedades en común cuanto más próximos estén en este espacio. que los académicos de Primer Mundo luchan por mantener lo que Bordieu denominaba el “espacio social”. esa insignificancia con la que se relacionaba al tercermundismo. La definición anterior nos deja entrever que el espacio social (que puede ser interpretado también como un espacio de exclusividad elitista respecto a determinados hechos sociales. es altamente debatible la ilegitimidad y la desaprobación impuesta por los países potencias mundiales a la construcción de teoría social postcolonial. Hoy en día. 2000:130). está desapareciendo. Por lo tanto. Los tercermundistas podemos argumentar a 5 . está sufriendo transformaciones en la concentración de la representatividad de la producción de teoría social.los objetos del saber. Es por ello. mismas que son analizadas en detalle por académicos de todas partes del mundo. a favor de los tercermundistas. (Bordieu. pero a la vez también implica. se mantiene en lucha constante por un reconocimiento y legitimidad para su oferta narrativa. la producción de pensamiento social) de la academia actual de Primer Mundo. ya sea para aceptar dichas teorías o simplemente para imponerles y dirigirles críticas. el cual se puede entender como: Un espacio geográfico […] construido de tal manera que los agentes.

sin interpretar lo periférico en las condiciones postcoloniales. como por ejemplo Pierre Bordieu. Si es cierto que. que se cuestione su teoría social sin conocer lo periférico a profundidad. aun los más desventajados. y con el objetivo de encontrar más argumentos a favor de la teoría postcolonial. resulta que la fuerza de las diferencias económicas y sociales no es nunca tal que no se pueda organizar a los agentes según otros principios. 2000: 134). Se puede argumentar también. Al respecto Bordieu: “Los agentes. No es admisible para el académico del Tercer Mundo. y narrada por quienes viven y han vivido en carne propia esta realidad social. (Bordieu. 2000:135) De igual manera. misma de la que se puede señalar que atraviesa una decadencia en 6 . especialmente cuando se mira con el ojo social de un dominante la situación de los dominados”. que si bien la academia de Primer Mundo ha establecido desde hace mucho tiempo atrás lineamientos para la construcción de la producción de narrativas y la interpretación del mundo de lo social. aceptan que la realidad social puede ser percibida e interpretada desde cualquier lugar geográfico y por cualquier agente de la sociedad. se puede analizar ahora la calidad actual de la teoría social de Primer Mundo. puede manifestarse por ejemplo. en las sociedades más avanzadas desde el punto de vista económico. en ocasiones olvida que: El mundo social puede ser dicho y construido de diferentes modos según diferentes principios de visión y de división: por ejemplo las divisiones económicas y las divisiones étnicas. construida con criterios basados en las herencias culturales coloniales. puesto que estas teorías originadas en las periferias. a conveniencia y con el fin de no perder su monopolio y estatus de vida élite en este ámbito. visto que varios de sus autores representativos. son una percepción de la realidad vivida justamente en esas partes del mundo. En este sentido. lo postcolonial también puede emitir juicios teóricos contra la academia de Primer Mundo. tienden a percibir el mundo como evidente y a aceptarlo mucho más ampliamente de lo que podría imaginarse. que la crítica teórica social primermundista es muchas veces contradictoria con sus propios principios académicos. (Bordieu. los factores económicos y culturales tienen el poder de diferenciación más grande.favor de nuestra producción narrativa.

la crisis de las ciencias sociales instituye según Atilio Borón. en la producción de narrativas que desacrediten lo periférico. la cual ha alcanzado los niveles de gresca teórica en el campo de lo social. que son las consideradas rectoras mundiales. 2000:459). el mundo académico global. y por su parte. Con esta relación friccionada. (Borón. tanto en universidades del primer mundo como en las de los países subdesarrollados”. En resumidas cuentas. se ve afectado en gran medida. la crisis trasciende hacia el Tercer Mundo. emplean considerable tiempo y recursos. El trasfondo de estas afirmaciones deriva en que las ciencias sociales actuales. mundo que es víctima en la actualidad de una crisis en su producción de objetos del saber. (Borón. sin considerar que ésta es en gran proporción elaborada con insumos de Primer Mundo. 2000:459-460). la crítica académica de los países desarrollados hacia la teoría social postcolonial. El siguiente estado. al juzgar la calidad de la narrativa social periférica. o denominado “cuarto período” por Gaston Bachelard. y debe ser replanteada más que nada como la crisis del paradigma positivista de las ciencias sociales. 7 . lo periférico invierte mucho tiempo en desarrollo de teoría social que busca reconocimiento. se encuentran viviendo en el estado positivista propuesto por Auguste Comte. 2000:471). Como es de suponer. y de ese sitial no han podido avanzar hacia el siguiente estado. implica la aparición del conocimiento puramente científico y una ruptura o superación del conocimiento común (Bachelard. 2000:460). Es una situación aún sin solución factible a la vista. al punto que en nuestros días es “progresiva la marginación en la enseñanza de la teoría social. entiéndase éste como aquel que incorpora a los intelectuales de Primer y Tercer Mundo. (Borón. carece de lógica y fundamentación. caracterizada por la forma de enseñanza heterodoxa de las ciencias sociales y por la investigación deplorablemente antiteórica desarrollada por científicos sociales sin espíritu crítico. un “malestar en la teoría y con la teoría” (Borón. 1978:1). pero en especial aquellas producidas en el Primer Mundo. a causa de que los intelectuales de ambos círculos. dignidad y justicia teórica anhelada.los últimos años. En este momento.

superando el estado positivista de Comte. Para dejar atrás el positivismo. como una ciencia social capaz de capturar la totalidad. (Bauman. establezcamos un escenario en el que la teoría postcolonial o periférica obtenga el reconocimiento que merece y se superen las rencillas o celos académicos actualmente vigentes entre los primermundistas y tercermundistas. que las brechas epistemológicas entre las teorías primermundistas y postcoloniales. los objetos del saber construidos en las denominadas periferias. 2004:21). que se constituya una sola teoría social fuerte y sin discriminaciones.” (Borón. pero que incluya a la vez. Los 8 . obstáculos o resistencias de cualquier tipo que impidan su desarrollo. Conclusión Se ha demostrado en párrafos previos. en el presente.No obstante. sean cerradas. lo mejor de las producciones narrativas central y periférica. A consideración de este autor. mismas que en la actualidad están en disputa. es necesario además de conocerlo bien. estorbos. La teoría social sobrepasaría los obstáculos epistemológicos previamente mencionados. 3. incrementaría su calidad intelectual e impactaría en el mundo de lo social. La clave para que la teoría social postcolonial. todo el mundo académico sería beneficiado. 2000:474). Borón manifiesta: “Si la ciencia social tiene algún futuro en el próximo siglo […] será a condición de que se reconstituya como una empresa unitaria. Esto no se podrá conseguir sin la ayuda de la academia de Primer Mundo. de materializarse dicho escenario. que la crítica exhaustiva y el menosprecio del que ha sido víctima la teoría postcolonial carece de fundamentos teóricos realmente contundentes. En este aspecto. obtenga su reconocimiento esperado es que se deshaga de todas las ataduras. Si bien lo postcolonial. históricamente ha sido relegado por lo primermundista a un segundo o incluso hasta un tercer plano. están obteniendo el reconocimiento por el cual han luchado por décadas.

antiteórico y deficiente. y generan disputas teóricas y disociación de la unidad que debería tener la academia mundial. acompañadas de otros factores inherentes al desarrollo de la investigación y construcción de la ciencia social. la interpretación y comprensión de lo social alcanzaría un nivel inimaginable. urgencia por obtener resultados. como por ejemplo. 2000:460). el menosprecio y la discriminación son aún representativos y peligrosos para el Tercer Mundo. Concretamente implica otorgar totalmente el reconocimiento y la legitimidad a la producción de teoría social postcolonial. Esta utópica solución sugiere superar el conflicto teórico y académico entre los círculos de intelectuales del Primer y Tercer mundos. A pesar de este sendero catastrófico. bajos salarios. han provocado que la teoría social en general decaiga tanto en calidad como impacto. existe todavía una luz al final del túnel. Es así que estas rencillas. etc. “presupuestos insuficientes. Sin embargo. 9 .intelectuales de todas partes del mundo están dando su apreciación social a esta interpretación de la realidad colonial y del mundo moderno. de tal suerte que se reunifique y consolide la intelectualidad que se encuentra fisurada en estos días. Con ello. Se vive una época de análisis superfluo.” (Borón.

Espacio social y poder simbólico. ed. Katz editores. Borón. número 002. Bauman. Gedisa Editorial. Paidós. versión castellana de Irene A. Política y Poder. En El racionalismo aplicado. 10 . Mancero.4. Buenos Aires. Bordieu. En Postmodernidad y Postcolonialidad. I. Fondo de Cultura Económica. Honneth. Alfonso de Toro. ¿Una teoría social para el siglo XXI? Estudios sociológicos. Walter (1997). Gaston (1978). Cap. Conocimiento común y conocimiento científico. Atilio (2000). Buenos Aires. Pierre (2000). Reconocimiento y menosprecio. Iberoamericana. Axel (2011). año/vol. Emancipación. Referencias bibliográficas Bachelard. España. Madrid. Madrid. Quito. Debates contemporáneos desde Ecuador. México D.F. En Modernidad líquida. La razón postcolonial: Herencias y teorías postcoloniales. XVIII. Ramos. El Colegio de México. Mónica y Rafael Polo (2010). Ciencia. Zygmunt (2004). Flacso-Conesup. Mignolo. Sobre la fundamentación normativa de una teoría social. En Cosas dichas.