Paulo Freire: Reflexión crítica sobre las virtudes del educador

Intervención de Paulo Freire en el “Centro Cultural Gral. San Martin de la Ciudad de Buenos Aires, el 21 de junio de 19 !, con ocasión de "resentarse el li#ro de $diciones B%s&ueda. C$AA'( “Sa#er Po"ular ) $ducación en A*+rica 'atina, ) reali-arse el acto "re"aratorio de la III Asa*#lea Mundial de $ducación de Adultos. Data del libro: © EDICIONES !S"#ED$ Defensa %&'( )*'+ , uenos $ires I-.reso en los /alleres 0r1ficos 2itodar3 4iel )555 , uenos $ires 63*** e7e-.lares3 Novie-bre de )8&+

1

0ondres y Buenos Aires. no tiene nada que !er con Buenos Aires.magínense ustedes// 0o más impresionarte de ese ni%o recifense. les gustaría que yo dijera algo sobre la especificidad de la lucha política educati!a y de la teoría y la práctica educati!a. con el cora&$n abierto. "oy a intentar hacer las dos cosas. Uds. el 4r. 0a in!itaci$n fue hecha por una persona de quien hago cuesti$n de honor de mencionar aquí.Reflexión crítica sobre las virtudes del educador Queridas amigas y queridos amigos de Buenos Aires. para amarla. 5i lo traduj2ramos al portugu2s. en p8blico.. las quería por el propio nombre. una de las más dramáticas regiones del mundo. a etapas que llamaría de alienaci$n de la ni%e&. 'ací en el 'ordeste de Brasil. Un día recibí una primera in!itaci$n para materiali&ar el !iejo sue%o. (n )ecife hace tanto calor que cuando hay *+. Me gustaría realmente esta noche no decir más que palabras de saludo y de afecto. #o acarici2 por mucho tiempo el placer de conocer la tierra de Buenos Aires no precisamente para besarla6 sino para sentirla. #o luchaba conmigo mismo porque me impacientaba por saber si podría !er. integrando ob!iamente la afecti!idad de ciertos recuerdos que me son muy queridos. los recifenses se ponen pullo!er --. no podía !isitar Argentina porque se me había prohibido absolutamente ingresar al país. hasta que cambio el gobierno y pude !enir. que hoy tiene +1 a%os y que se sigue sintiendo jo!en es que tenía un enamoramiento natural por algunas ciudades cuyos nombres s$lo conocía a tra!2s de las clases de geografía3 Amsterdarn. uenos $ires #o quisiera !ol!er a recuerdos de mi infancia. no pueden imaginar el alboroto que se produjo dentro de mí mismo con esta in!itaci$n. pero probablemente a algunos de Uds. 1 . 9aiana :aplausos. <arecía como si fuera un adolescente preparándose para el primer encuentro de amor. perdería completamente su carácter. 4e partida. (l era ministro de educaci$n de aquella 2poca. 7uando !i!ía en 7hile. Buenos Aires y así confirmar las aspiraciones de ni%o y poder entregarme a esta ciudad. Bons Ares.

con mucho miedo que no las fueran a aceptar porque . pero para mí. que no s2 si !i!o está. @ubo un silencio y uno de ellos. (l Ministro cumpli$ todas las e?igencias y me recuerdo que una de las reuniones fue con los rectores de las Uni!ersidades donde qued2 con la impresi$n que yo era abuelo de ellos. #o tengo una primera pregunta>. :"u. pas2 una noche mara!illosa en el ="iejo Almac2n>. Me acuerdo que me reuní con una cantidad grande de j$!enes de la 2poca. #o quiero que me perdonen mis amigos latinoamericanos. con =saudade> :que es una palabra más fuerte que nostalgia. no quiera hacer un discurso. trabajar intensamente con grupos populares. mir$ y me dijo3 =Muy bien que Ud. 0os tangos tambi2n me acompa%an desde mi ni%e&. aunque tu!iera mucho trabajo. 0a primera de ellas era que. Ahora recuerdo con respeto./an9os )ecuerdo que puse algunas condiciones para aceptar la in!itaci$n. es . Así. 0a segunda condici$n era e!itar dar conferencias p8blicas y la tercera. en la que un hombre me hi&o una pregunta fundamental. y con admiraci$n el trabajo hermoso que pude hacer aquí con muchos de Uds. (ra como que empe&aban a hacer una re!oluci$n en la superestructura.significaría castigarme a mí mismo. les proponía una con!ersaci$n. algunos de los cuales qui&ás hayan desaparecido en esas noches tremendas de la !iolencia que ha sufrido Am2rica 0atina.re9untar< )ecuerdo una !isita a un área popular de Buenos Aires. 7uando llegu2 al grupo que me esperaba les dije que en !e& de una charla. lo cual era una cosa un poco e?tra%a. (ran j$!enes en su gran mayoría. la manera más bonita de hablar castellano es la argentina. <ero decidí correr el riesgo. 1 . yo tendría una noche de tangos. en la que me preguntasen y yo respondiera.

<uiggros. mí mujer3 =esto termina por con!encerme que soy realmente peligroso> 4irtudes críticas de la educadora o del educador Ahora. de comprenderD forma que se crea a tra!2s de la práctica científica y política. (n aquellos días conocí mucha gente y tu!e con!ersaciones y con el 4r. incluso recibí recortes de peri$dicos en que comunicaban la noticia de la prohibici$n oficial de mis libros en Argentina. (s el tema que acostumbro a llamar de =refle?i$n crítica sobre las !irtudes de la educadora o del educador>D !istas no como algo con lo cual uno nace. yo le dije a (lsa. porque lo que siempre estamos escuchando es una pedagogía de la contestaci$n. de la respuesta. 'o es una cualidad abstracta que e?iste antes que e?iste antes que nosotros. )ecuerdo a uno de ellos. los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho. por más incompleta que sea. en cuya casa estu!e y con quien de!or2 1 horas con!ersando. de comportarse. despu2s de estas palabras afectuosas. Me gustaría hablar de un tema.#o le dije. 4e manera general. Aqu2 es preguntarB 7reo que es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. de encarar. por su seriedad intelectual y la profundidad de su. aunque ya los conocía por sus trabajos. 7uando una hija nuestra nos mand$ est2 artículo a Cinebra. =<rofesor. (l me dijo. que ya muri$. quisiera decir algunas cosas que tienen que !er con la =sal!aci$n> de la democracia. 9aiana y otros intelectuales que conocí personalmente. análisis. es decir. muy bien. que es la misma que tu!e cuando supe que mis libros habían sido sacados de librerías y bibliotecas de este país para ser quemados.. el profesor <uiggros :aplausos. @ago un homenaje esta noche al <rof. no como un regalo que uno recibe sino como una forma de ser. que como educador me preocupa mucho al ni!el práctico y te$rico. (n b8squeda de la transformaci$n de la sociedad injusta. sino que se 1 . 2os libros =ue-ados (sta noche confirmo mi amistad y solidaridad con Buenos Aires y Argentina. una impresi$n que no ol!ido. tanto aquí como en mi país.

(sta !irtud enfati&a la necesidad de disminuir la distancia entre el discurso y la práctica. que no es posible alcan&ar la coherencia absoluta y que. a mi juicio. es la !irtud de la coherencia entre el discurso que se habla y que anuncia la opci$n y la práctica que debería estar confirmando el discurso.. un mínimo tolerado para la incoherencia. en la cual al final las clases trabajadoras asumen la historia en sus manosD y al mismo tiempo recha&ar a un alumno que tiene una !isi$n crítica de mí preguntándole AUd. en primer lugar. proclamar mi opci$n por una sociedad socialista. #o no puedo. @ay.magínense Uds. Eb!iamente que en este intento de coherencia.crea con nosotros :y no indi!idualmente. que uno !i!iera de tal manera una coherencia. es necesario se%alar. de tal manera que en alg8n momento la práctica sea el discurso y el discurso sea práctica. sino de aquellos que están comprometidos políticamente con la transformaci$n de la sociedad injusta. #o necesito ser incoherente para transformarme en coherente. -. que no tu!iera la posibilidad de comprender lo que es coherente. ello sería un fastidio. sabe qui2n soy yoB 1 . A mí no me interesa estudiar las !irtudes de los educadores reaccionarios -(so que ellos lo hagan/ Co>erencia 0a primera !irtud o cualidad que me gustaría subrayar. 7uando me refiero a esta !irtud al ni!el más grande de la lucha política en Brasil. porque s$lo se es coherente/ (ntonces no se sabe lo que es :risas. (stas no son !irtudes de cualquier educador. en segundo lugar. que no es fácil de ser creada. sin embargo. participati!a.. para crear social e hist$ricamente una sociedad menos injusta. yo digo que hay que disminuir la distancia entre el discurso del candidato y la práctica del que resulta elegido.

significa hablar =con>. 5i yo no s2 escuchar y no doy el testimonio a los educandos de la palabra !erdadera a tra!2s de e?ponerme a la palabra de ellos. es la !irtud de aprender a lidiar con la tensi$n entre la palabra y el silencio. (sta es una gran !irtud que los educadores tenemos que crear entre nosotros. 'o es posible hablar de participaci$n democrática y. <or esta ra&$n.alabra ? el silencio Etra !irtud que emerge de la e?periencia responsable. que necesariamente>. "i!ir apasionadamente la palabra y el silencio. cuando las masas llegan a la pla&a y pretenden hablar. @ablar y discursear =para> termina siempre en hablar =sobre>. lo recono&co. 2a . (lla !a desdoblándose y contestando las demandas que la práctica !a planteando. (s difícil. AQu2 quiero decir con estoB 5e trata de trabajar esta tensi$n permanente que se crea entre la palabra del educador y el silencio del educando. discurseando =para>. (n el fondo ellos tienen que asumirse tambi2n como sujetos del discurso. decir3 =lleg$ el pueblo y !a a echar a perder la democracia>. entre la palabra de los educandos y el silencio del profesor. para que los educandos tambi2n hablen =conFF. 1 . significa =contra>. # no como repetidores del discurso o de la palabra del profesor.<ara mí no es posible hacer un discurso sobre la liberaci$n y re!elar mi comportamiento con una profunda desconfian&a en las masas populares. la !irtud de la coherencia es una !irtud liberadora.

1 . #o no puedo comprender como educador que no se haya incluido en la introducci$n del pensamiento re!olucionario la idea de machismo. A !eces. (lsa es mi mujer. uno de los temas fundamentales. 0a pregunta es fundamental engar&ada en la práctica. ni tampoco hay respuesta definiti!a. en decir que a !eces cuando los compa%eros se burlan de una pregunta. 0a necesidad de preguntar es parte de la naturale&a del hombre. introductorios debe ser una refle?i$n sobre la pregunta. (s preciso que el educador testimonie en los educandos el gusto por la pregunta y el respeto a la pregunta. yo soy el hombre de ellaD ella es mi polola. lo hacen como una forma de escaparse de la situaci$n dramática de no poder preguntar.porque no hay nada fácil. por ejemplo3 no hay pregunta tonta. @ablo de educador y educadora popular aunque no asumo toda!ía la !alentía de enfrentar la sinta?is machista de nuestras lenguas. por ejemplo. e?actamente porque a !eces temen a sus propios compa%eros. @ace G* a%os que hicimos un acuerdo e?traordinario. "i!ir esta e?periencia de la tensi$n no es fácilD demanda mucho de nosotros. @ay que aprender algunas cuestiones básicas como estas. (l orden animal fue dominando el mundo y haci2ndose hombre y mujer sobre la base de preguntar y preguntarse. de no poder afirmar una pregunta. sin pretender que esto sea algo en fa!or del psicologismo que es una cosa horrible. (n los seminarios de educaci$n popular. el educador percibe en una clase que los alumnos no quieren correr el riesgo de preguntar. #o no tengo dudas. mi amante y es la abuela de mis nietos. que implicaría entender a las mujeres dentro del concepto de educadores.

andando por las calles de la historia. 0a subjeti!idad cambia en el proceso de cambio de la objeti!idad. cree la objeti!idad.A !eces el propio profesor. entonces esta humanidad hace una re!oluci$n qu2 es di!ina tambi2n :aplausos. sin la cual no hay creati!idad. #o me transformo al transformar. (ntonces se dice que la subjeti!idad arbitrariamente crea lo concreto. entre ser social y conciencia. que es una forma positi!ista muy grosera de entender a Mar?. preg8nteme despu2s>. la realidad. (ntonces esta ingenuidad. (l otro equí!oco que está en esta tensi$n es el de reducir la subjeti!idad a un puro reflejo de la objeti!idad. dibuja una sonrisa. Sub7etividad ? ob7etividad Etra !irtud que es un poco complicada desde el punto de !ista filos$fico es la de trabajar en forma crítica la tensi$n entre subjeti!idad y objeti!idadD entre conciencia y mundo.. A%adiendo a esa sonrisa algo así como =estoy un poco mal. son procesales. quiere decir que yo tambi2n tu!e estas tentaciones y andu!e cay2ndome un poco para el lado de la subjeti!idad. 'o es así. jamás e?isti$. primero se transforma el cora&$n de las personas y cuando se tenga una humanidad bella. Me recuerdo. (se es uno de los mitos en que miles de cristianos han caído. sin transformar las conciencias de las personas. (s difícil definir 2sta tensi$n porque es un tema que acompa%a toda la historia del pensamiento pedag$gico. llena de seres angelicales. (sta es otra !irtud que me parece porfiadamente importante. (s una forma de castrar la curiosidad. (s difícil porque ninguno de nosotros escapa. de estas que todo el mundo sabe qu2 significan por su manera especial de sonreír. $utocrítica 7uando yo les digo que es difícil que uno ande por las calles de la historia sin sufrir alguna de estas dos tentaciones. frente a la pregunta que no !iene bien organi&ada. (sto simplemente no e?iste. entre practica y teoría. porque los procesos son dial2cticos. #o soy hecho por la historia al hacerla :y no s$lo yo tengo ese pri!ilegio. 'o hay que transformar el mundo.. de sentir la tentaci$n de minimi&ar la objeti!idad y reducirla al poder Hque entonces se hace mágicoH de la subjeti!idad todopoderosa. asume que s$lo debe transformarse la objeti!idad para que al día siguiente cambie la subjeti!idad. por ejemplo. que en la =(ducaci$n 1 . contradictorios. 'o es posible este modo de comportarse porque conduce al silencio.

palabra que nunca más us2 desde *IJK. 5i no hubiera un =allá> no comprendería el =aquí>. 'o hay =allá> sin =aquí>. 0o que pasa es que ya me hice esta autocrítica hace trece a%os.. educadora. hay s$lo tres posiciones fundamentales3 en el medio Hy se corre el riesgo 1 . como algo subjeti!oD a !eces no es criticado por críticos que no comprenden el tiempo hist$rico del criticado. (sto es idealismo. 5$lo recono&co que hay un =aquí> porque hay algo diferente que es el =allá>. esas tra!esías por las calles de la historia en que fui picado. de la realidad ya significara su transformaci$n. no s$lo comprender sino !i!ir la tensi$n entre el aquí y el ahora del educador y el aquí y el ahora de los educandos. la impresi$n que tengo es que el proceso de profundi&aci$n de la toma de conciencia aparecía en ciertos momentos de mi práctica :por ciertas ra&ones socio hist$ricos. y que me dice que =aquí> es =aquí>. es c$mo. $=uí ? a>ora Etra !irtud del educador. Me autocritiqu2 cuando !i que parecía que yo pensara que la percepci$n critica. <orque en la medida en que yo comprendo esta relaci$n entre =mi aquí> y =el aquí> de los educados es que empie&o a descubrir que mi =aquí> es el =allá> de los educandos. 7uando leo =concienti&aci$n>. 5olamente es posible conocer un =aquí> porque hay un contrario. 5i yo estoy en una calle.como <ráctica de la 0ibertad> tu!e algunos momentos que anunciaban que había sido picado por el subjeti!ismo. por el psicologismo o por el subjeti!ismo. lo cual es ob!io. 5uper2 esas fases. pero hay personas que siguen criticando ese libro sin haber leído la crítica de mí mismo. esos momentos. lo cual no es justo.

radicalmente democrática. 1 . esto no es así. #o creo que hay una diferencia. #o no estoy diciendo :como dicen ciertos críticos míos en Brasil que no saben leer bien y a !eces no leen el te?to que el autor escribi$ sino que el te?to que quisieran que hubiera escrito. respetar la comprensi$n del mundo.ontaneis-o ? -ani. de la sociedad. (sto es algo que los políticos educadores y los educadores políticos nos ol!idamos. en un lado o en el otro. muy grande entre quedar y partirD y yo hablo de partir del ni!el en que el pueblo se encuentra. de la !isi$n que tienen de la sociedad.. 0a cuesti$n es que hay quienes. (s por esta ra&$n que nadie llega allá partiendo de allá. (n nombre de la e?actitud de juicio que los educadores a !eces ju&gan poseer. que los educadores deben quedarse permanentemente en el ni!el del saber popular.sobretodo en Brasil de morir atropelladoL. ol!idando que desconocemos la percepci$n de los grupos populares. declaran que las masas populares necesitan de esta sabiduría.ulación @ay otra cuesti$n que es c$mo e!itar caer en prácticas espontaneistas sin caer en posturas manipuladoras :en 7hile dirían =actitudes mu%equeras>. (l contrarío de estas dos posiciones es lo que yo llamo una posici$n sustanti!amente democrática. Es. de repente percibo que quiero ir al otro lado. piensan que lo contrario a espontaneismo es ser manipulador y lo contrario a manipulador es ser espontaneista. debo atra!esar la calle porque si no. la sabiduría popular. (ntonces pretendemos partir de nuestro aquí. (sto representa una tensi$n grande porque está implícita toda la situaci$n de los trabajadores y su desarrollo. no llego. 0as demás son apro?imaciones a estas tres posiciones básicas. de su cotidianeidad. porque alcan&ar el aquí pasa por el allá. # creo que por lo menos hasta el fin de siglo la soluci$n será la misma. 5i yo estoy en el lado de acá. esto es. el sentido com8n. 'o.

@ay que luchar contra esta afirmaci$n. Ahora. caemos en el acti!ismo que ol!ida que la historia e?iste. no como yu?taposici$n. 4e tal manera que la práctica no sea sub teoría.. 5i uno enfati&a la paciencia cae en el discurso tradicional que dice =9en paciencia. sino que no puede prescindir de la teoría. te$ricamente. como superposici$n. es absolutamente falso.De-ocracia A esta altura quiero decir que no hay que temer pronunciar la palabra democracia. 4eberíamos profundi&ar este aspecto como lo hemos discutido en las sesiones del 7onsejo de (ducaci$n de Adultos de Am2rica 0atina. @ay que pensar la práctica para. /eoría ? . a fa!or de la impaciencia. 'o hay que negar el papel fundamental de la teoría. porque tuyo será el reino de los cielos>. en el idealismo subjeti!ista. 1 . sino como unidad contradictoria. (n nombre de una postura dial2ctica re!olucionaria caemos. la teoría deja de tener cualquier repercusi$n si no hay una práctica que moti!e la teoría. e?istencia y ser. @acer esto demanda una fantástica seriedad. <orque hay mucha gente que. Paciencia e i-. con re!oluci$n.aciencia Etra !irtud es la de aprender a e?perimentar la relaci$n tensa entre paciencia e impaciencia. (l reino debe ser hecho aquí mismo. estudio. #o cuando la escucho. #o creo que el tema de la formaci$n de los educadores populares es un capítulo fundamental. creaci$n de una seria disciplina.r1ctica Etra !irtud es la de !i!ir intensamente la relaci$n profunda entre la práctica y la teoría. la asocio con socialismo. poder mejorar la práctica. al escuchar esa palabra la asocia con social democraciaD inmediatamente con reformismo. hijo mío. de tal manera que jamás se rompa la relaci$n entre las dos posturas. una gran rigurosidad :y no superficialidad. con una impaciencia fantástica. es algo absurdo. (sta cuesti$n de pensar que todo lo que sea te$rico es malo. del cual me han elegido <residente. si nosotros rompemos esta relaci$n :que es tan dinámica como la de teoría y práctica. 5in embargo.

a detectar una realidad que solo e?iste en la cabe&a del re!olucionario. (stá fuera de ella. nos castigan cuando desobedecemos sus leyes. de un hombre de práctica. 1 . el gran líder re!olucionario de Cuinea Bissau. (sto tiene que !er con la comprensi$n de lo real. (l tenía e?actamente esta !irtud. 'unca pude con!ersar con 2l porque lo mataron antes que pudiera conocerlo personalmente. (sto es lo que los educadores tenemos que crear en los otros. por lo mismo que son hist$ricos. de los límites hist$ricos que. (l desafío de estudiar una obra.<asamos a programar. quienes son pacientemente impacientes impacientemente pacientes. una práctica fue Amílcar 7abral. 'unca solamente paciente y nunca solamente impaciente. 'o tiene nada que !er con la realidad. Cabral ? Nicara9ua #o aprendí estas cosas :buenas o malas. la que nunca fue indi!idual porque !i!ía en la práctica social. que tambi2n tienen los compa%eros queridos de 'icaragua.