BUSH CONTRA LAS CUERDAS

Katrina: el huracán que se dev r! a l s "randes #ulti#edi s de c #unicaci!n de Estad s Unid s

E

l paso del huracán Katrina por la costa sudeste de Estados Unidos puso en tela de juicio la ayuda federal sobre una comunidad seriamente golpeada. La capital de Luisiana, Nueva Orleans, soport la peor inundaci n de su historia !ue incluy dramáticas escenas de sa!ueos e incendios. Evacuados de sus hogares pobres, millares de personas clamaron por una rápida salida del infierno. "urante varios d#as, centenares de cadáveres flotaron en las aguas de una ciudad !ue colaps mientras el n$mero de v#ctimas creci con el correr de las horas frente a una cobertura period#stica ausente. La ausencia de informaci n confiable resulta ser toda una paradoja en la era de las comunicaciones, en los inicios del siglo veintiuno. Nadie contaba con la e%istencia de una carencia de noticias sobre algunas realidades del mundo de hoy. Es !ue en la &aldea global& se hab#a impuesto el paradigma de la libre informaci n más allá de las fronteras nacionales. 'arec#a !ue los l#mites y las barreras tend#an a caerse, tal como sosten#an algunos ide logos de la comunicaci n global en la d(cada de los a)os *+ coinciendo con el historiador japon(s ,rancis ,u-uyama, el pronosticador del fin de las ideolog#as y el final de la historia. .in embargo, la realidad parece demostrar !ue esas predicciones lan/adas por los popes del neoliberalismo en las postrimer#as del nuevo milenio, representadas en la actualidad por el gobierno de 0eorge 1. 2ush, se estrellaron con la crude/a de sucesos &apol#ticos& como llegaron a predecir conocidos tele3evangelistas desde los más recalcitrantes medios televisivos de los Estados Unidos. 'or cierto, pocas veces en los $ltimos a)os se volvi tan urgente el consumo de emisoras de radio desde la onda corta, sat(lite y v#a 4nternet, como la captaci n de estaciones de 56 satelital y por cable ante la llamativa carencia de fuentes informativas alternativas a los gigantes mundiales de la informaci n !ue monopoli/an tanto las coberturas period#sticas como la trasmisi n de sus noticias. 'ero, además, terminan por imponer las agendas informativas !ue prácticamente la mayor#a de los medios masivos de comunicaci n trasladan para sus actividades de cobertura e investigaci n en todos los rincones de Occidente y Oriente. 7'or !u( la onda corta ha recobrado su vitalidad cuando todos los vaticinios le auguraban una vida cada ve/ más ef#mera8 79u( ha sucedido para !ue la red de redes se convirtiera en una fuente informativa real frente a los grandes grupos multimedia8 .encillamente se ha vuelto una necesidad la b$s!ueda de recursos informativos más confiables y de primera mano !ue encaren la tarea period#stica fuera de los grandes c#rculos de la concentraci n mediática internacional. "atos !ue caen con fuer/a. "esde la :NN y otras grandes cadenas mundiales, la mayor#a con sede en los Estados Unidos, la cobertura del huracán &Katrina& se convirti en un evento mediático !ue en las primeras horas de sucedido el mismo parec#a más una tormenta de tinte romántico !ue una aut(ntica catástrofe humanitaria. ;l igual !ue lo observado durante la cobertura de la operaci n militar estadounidense en 4ra!, !ue termin con el lidera/go de .addam <ussein al frente de un pa#s !ue pas a ser ocupado por una poderos#sima fuer/a militar de más de =++.+++ efectivos cubiertos con todos los medios tecnol gicos, materiales y estrat(gicos a su alcance, el desastre natural causado por el huracán &Katrina& dej al descubierto la visi n de una cobertura period#stica te)ida en lo absurdo y, por momentos, casi sarcástica. :on las primeras horas, una catarata de testimonios de ciudadanos de origen latino en diálogo con sus familias de origen lejos de la geograf#a del desastre, como de la poblaci n blanca norteamericana en diálogo con sus seres !ueridos dentro del territorio estadounidense. :harlas !ue ten#an más !ue ver con las cuestiones personales de #ndole privada donde casi no hab#a menci n alguna al desastre humanitario en ciernes, menos a$n a la desacertada operaci n de rescate lan/ada por el gobierno federal como tampoco a la ausencia de una pol#tica de prevenci n ante desastres naturales, a diferencia de la implementada por las autoridades de La <abana, !ue result todo un (%ito por el baj#simo n$mero de v#ctimas fatales. :omo si se tratara de una guerra por 56, las pantallas fueron &copadas& por una

serie de conferencias de prensa, intervenciones period#sticas con funcionarios locales y nacionales, y declaraciones !ue nada dec#an ni aclaraban ante lo !ue hab#a ocurrido realmente. 5anto fue as# !ue con una ciudad en llamas bajo las aguas y con dramas por do!uier, los grandes medios s lo se concentraban en los reclamos de &mano dura& ante los sa!ueos y disturbios !ue hund#an a Nueva Orleans en la peor pesadilla de su historia. :uando los cr#ticos a la inoperancia de los funcionarios de 2ush reclamaban a (ste por la ausencia de la 0uardia Nacional para la prevenci n del desastre humanitario por encontrarse lejos de su patria, en la 4ra! ocupada, esos medios no se hac#an eco de los comentarios y $nicamente basaban su pr(dica por la urgente militari/aci n de la ciudad fantasma para imponer la pa/ y el orden. El paso de las horas y los d#as obligar#a a esas grandes cadenas a hablar y a pensar en t(rminos de v#ctimas humanitarias y de refugiados. ;plicando el mismo paradigma de censura !ue los medios norteamericanos sostienen con la no presentaci n de imágenes comprometedoras a nivel local, como es el caso de los muertos estadounidenses en conflictos armados fuera de su pa#s, las cadenas multimedias creyeron !ue otra ve/ se impondr#a este paradigma de la desinformaci n. 'ero, las imágenes de cadáveres flotando a la deriva por las calles y avenidas inundadas de lo !ue alguna ve/ fue la floreciente capital del sur de los Estados Unidos pudieron mucho más !ue las anodinas transmisiones en cadena donde poco se dec#a y nada se mostraba. "e pronto, las cadenas estadounidenses debieron &mostrar& todo lo !ue no se pod#a. ;s#, los estadounidenses fueron testigos de una catarata de imágenes !ue dejaba al descubierto una realidad semejante a la del 5ercer >undo, al decir de reconocidos comunicadores de a!u# y de allá. ?a no estaban en condiciones de neutrali/ar 3ni tampoco ten#a sentido hacerlo3 a una parafernalia de imágenes e informaci n !ue brotaba por la red 4nternet ni a la !ue difund#an las grandes cadenas internacionales de radio y 56 como la 22:, 56E, 56@, :2:, "1. :omo en la guerra, el huracán hab#a corrido el velo caracter#stico de la censura y la desinformaci n, en los hogares de los Estados Unidos las escenas de pánico, muerte y hambruna formaron parte de una realidad !ue casi nadie se hab#a imaginado. ;lgunos periodistas creyeron ver en esas imágenes hechos y realidades más propias de la ocupada <ait# por tropas de la ONU !ue de la bella ciudad del sure)o estado de Luisiana. Las cosas se fueron sucediendo conforme a un dramatismo !ue aumentaba con el correr de los d#as, mientras las cifras de muertos y desaparecidos crec#an y bajaban como si se tratara de acciones bursátiles de 1all .treet. <asta la prensa escrita del pa#s !ued atrapada en la vorágine de datos y cifras !ue se lan/aban conforme favorec#a o perjudicaba a figuras pol#ticas locales o federales. Una ve/ más, en la aldea de la informaci n y las comunicaciones, la verdad era la gran ausente. <ubo !ue recurrir a otros medios para enterarse de una realidad !ue nadie !uer#a descifrar y e%plicar en t(rminos concretos y reales, en una muestra de puro oportunismo y me/!uindad pol#tica. 'ero, como suele suceder con toda trasmisi n en vivo y directo ante el paso de los d#as nuevamente las notas de color y del más rancio sensacionalismo se abrieron paso sin atenuante alguno. :omo siempre sucede en estos casos. ;ll# y a!u#. Las catástr $es del tr #und % $uera de l s #edi s :omo si todo se hubiera esfumado, como si nada hubiera sucedido, a$n la terrible pali/a propinada a un ciudadano negro por un grupo de polic#as de la destruida ciudad de Nueva Orleans, difundida como un caso de &e%ceso policial&, los grandes medios de comunicaci n continuar#an con la cotidiana labor de informar fragmentadamente los hechos del mundo global, donde nadie sabe lo !ue pasa a pesar del permanente bombardeo informativo. .e hab#a terminado el shoA mediático, el tel n ca#a mientras demasiados interrogantes !uedaban por responderse. Ejemplos al pasar. En la primera semana del mes de octubre dos nuevos cataclismos originados en la Naturale/a se impactaron sobre regiones del planeta tan distantes por su ubicaci n, pero tan similares por las carencias y miserias de sus pueblos. La frontera hindo3pa!uistan# y las naciones de ;m(rica :entral sufrieron los a/otes del clima con un terremoto y un huracán !ue dejaron muerte y destrucci n a su paso aun!ue la mirada de los medios masivos de comunicaci n estaba en otra parte. :omo suele suceder cada ve/ !ue algo ocurre fuera de los pa#ses centrales, las grandes cadenas s lo se concentraron en lo breve y fuga/ aun!ue con el correr de las horas ante el incremento de las v#ctimas fatales alcan/ a ser parte de la agenda period#stica. Escenas dantescas de un terremoto !ue borr del mapa pueblos y aldeas de la 4ndia y 'a!uistán !ue dif#cilmente e%istan en los mapas del tablero pol#tico internacional.

;l igual !ue en el caso de localidades de >(%ico y de las naciones centroamericanas de 0uatemala, El .alvador, <onduras y Nicaragua, !ue vieron como de un instante para otro aludes de tierra, piedras y agua enterraban para siempre las vidas, las esperan/as y las historias de los !ue nunca tuvieron vo/. Ni a$n en las catástrofes naturales causadas por la desaprensiva actitud del ser humano en un mundo !ue reclama de medidas urgentes para detener el cambio climático y el efecto invernadero, las cadenas internacionales permanecieron demasiado lejos de tanta muerte. La :NN, como la mayor#a de los medios de prensa, dej muy poco espacio para la informaci n frente a otros sucesos de un planeta fero/. No fue lo suficientemente &importante& como para alcan/ar el grado de cobertura mundial, como s# ocurriera con la andanada de declaraciones y de conferencias de prensa de los popes del 'rimer >undo ante la crisis humanitaria. Ning$n medio estadounidense de cierta importancia se ocup del tema en la profundidad y seriedad !ue hubiera re!uerido el caso. 5al ve/, las v#ctimas y los refugiados del 'rimer >undo tengan un valor superior a los del &otro mundo&. Una ve/ más la necesaria b$s!ueda de informaci n proveniente de otros medios, como las emisoras de onda corta, sat(lite y de 4nternet. ; pesar de la aldea global, o por culpa de la aldea global. Claudi & rales'
'(eri dista) C rres* nsal% C la+ rad r , (r duct r (eri d-stic de #edi s de c #unicaci!n ar"entin s , del e.teri r) Direct r $undad r del /ru* (asteur% *ri#er c lectiv #ulti#edia cultural0educativ 1uvenil de la Ar"entina)