BENEMÉRITO INSTITUTO NORMAL DEL ESTADO “GRAL.

JUAN CRISÓSTOMO BONILLA” LICENCIATURA EN EDUCACIÓN PREESCOLAR YATZARETH RUIZ FLORES 3° SEMESTRE GRUPO “B” CICLO ESCOLAR 2013

ACTIVIDADES QUE ENSEÑAN A PENSAR, PARA ALUMNOS QUE AUN NO SABEN LEER Y PARA LOS PRINCIPIANTES. Observar: El maestro, cuando planea prácticas de observación, busca esas tareas que permiten que el alumno repare, note y describa, las que incluyen también observar y describir objetos, condiciones, sucesos, detalles pertinentes, etc. Ayuda al niño a determinar bien las diferencias entre lo que observa realmente y lo que presupone. No todas las observaciones tienen porque ser visuales. Algunas implican escuchar, o tocar, o sentir, o gustar o bien oler. A los niños se les hace, comprender las diferencias existentes entre lo que realmente observaron y las posibles suposiciones hechas durante la observación. Comparar: El maestro, antes de proporcionar al alumnado diversas oportunidades de comparar, aclarará que entiende por comparar y comparación.

Clasificar: En este proceso, se pide a los alumnos que arreglen y distribuyan una variedad de artículos y cosas conforme con categorías o grupos. Reunir y organizar datos: Esta operación implica reunir datos que atañen a determinado tema y ordenarlos siguiendo esquemas o pautas lógicos. En grados medios y superiores en los cuales la mayoría de los alumnos saben leer y escribir con fluidez, la mecánica inherente a dicha operación no representa un problema. Resumir: Las prácticas aplicables a esta actividad escolar deben ser esencialmente verbales en razón de la limitada capacidad en lectura y escritura de la mayoría de los alumnos de primer grado. El principal problema que enfrenta el maestro cuando debe enseñarles a resumir es ayudarlos a tener en cuenta tan solo aquellos hechos que revisten significación e importancia real.

BENEMÉRITO INSTITUTO NORMAL DEL ESTADO “GRAL. JUAN CRISÓSTOMO BONILLA” LICENCIATURA EN EDUCACIÓN PREESCOLAR YATZARETH RUIZ FLORES 3° SEMESTRE GRUPO “B” CICLO ESCOLAR 2013

Buscar supuestos: El maestro que trata de desarrollar la capacidad de sus alumnos para que sepan determinar la diferencia entre suposerio. En el caso de niños saben leer o que comienzan a hacerlo, está limitada capacidad en lectura y escritura hace conveniente su no participación en estas prácticas. Formular hipótesis: La principal finalidad de esta práctica consiste en ayudar a los alumnos a comprender y a considerar la variedad de posibilidades con que se tropieza en la resolución de un problema. El maestro podría solicitar a los alumnos que reflexionaran con respecto a este problema y que sugirieran algunas conjeturas o posibilidades como otras tantas razones explicativas de este hecho. Aplicar principios a nuevas situaciones: Existen dos clases de situaciones en las cuales los alumnos pueden ejercitar su capacidad para resolver problemas. En el primer caso, el maestro podría plantear una situación que requiere una solución para determinado problema. En el segundo caso, el maestro describe una situación y luego le pide al alumno que, dadas ciertas circunstancias, prediga el resultado consiguiente. Toma de decisiones: Existen similitudes entre las prácticas de la toma de decisiones y la de aplicar principios ya conocidos a nuevas situaciones. La mayor diferencia, sin embargo, consiste en que, al aplicar los principios, aconsejamos a los alumnos que se dejen orientar y guiar por los principios, reglas, generalizaciones y leyes que conducen a la solución de los problemas.