Segunda P arte

2.0 FUN DA MEN TO S TE ORI CO S
2.1 Introducción.

Determinar que el crecimiento económico está también relaciona con variables que dependen del consumo de los recursos naturales y del nivel de polución, tiene fundamentos cuando consideramos que nuestro sistema ecológico no debe ser agotado o dañado, por causas del crecimiento económico como actividad del hombre en sociedad. El crecimiento económico debe tomar en cuenta los alcances de los enfoques teóricos que introducen al factor recursos naturales, dentro de la estructura funcional que los relaciona. Para Adam Smith, D. Ricardo y los economistas clásicos, la consideración de la tierra como recurso fijo, era ya un avance importante, aunque no lo fue en el sentido de la conservación de la naturaleza, si en que ayuda a la formulación de la hipótesis de los rendimientos decrecientes en el proceso productivo, como actividad del hombre. Malthus inclusive va mas allá, considerando el factor demográfico como otra variable que también resulta

determinante de los procesos económicos como la producción y el consumo. Dado en un mundo donde el trabajo era la fuente de transformación de la materia prima, Ricardo y su teoría objetiva del valor trabajo, encuentra serias contradicciones para medir el valor de trabajo, cuando las relaciones de producción incorporan al capitalista, como resultado de la misma, surgen nuevos enfoques como el de F. Engels, (1 ) que explica, a su parecer; la principal causa de desaparición de la escuela de Ricardo. Hasta allí, la incorporación de los recursos naturales, mensurables físicamente, pero todavía no había de tenerse en cuenta los efectos de su agotamiento y de los desechos como subproducto de ellos.
1

Fra nci sc o Zamo ra – “T rat ado de Te orí a Eco nómi ca ” Edit ori al F on do de Cultur a Eco nómi ca , 5ta . Edic ió n 19 62, pa gi nas 159 –163.

-1-

Segunda P arte

Un punto importante en los clásicos es la distinción entre precio natural y precio de mercado, Allí Adam Smith concluye la forma como el precio de mercado puede ser mayor o menor que el precio natural, finalmente indica que el precio natural varía con la tasas naturales de sus partes componentes: el salario, la renta y el beneficio y en cada sociedad estas tasas varían con la riqueza o pobreza de ella y condición progresiva, estacionaria o regresiva.(2 ) Posteriormente, destacan los trabajos del economista Karl Marx, que

muestra formas avanzadas de la teoría del valor trabajo, partiendo de la mercancía como elemento base del proceso de producción que incorpora trabajo en el. Marx va más allá inclusive, puesto que su análisis de la economía capitalista, muestra, bajo el concepto de Plusvalía; las diferencias de renta que el comercio proporciona a los propietarios de los bienes económicos y que provienen finalmente del agregado de trabajo del obrero.(3 ) Pero en los análisis desarrollados por los economistas clásicos, tanto como por los seguidores de Karl Marx, no se observa de manera directa un compromiso de estudio de los recursos naturales, como tampoco de los residuos contaminantes, dado que los primeros finalmente consideran a la tierra y realizaban sus estudios en relación a esta, dado el enfoque de la producción agrícola. Cuando se ingresa a procesos de manufactura rudimentaria, la fuerza laboral se concentra y establece en ciudades,

donde la acumulación de los desechos ya es entonces perceptible, pero esta n eran considerada estudio de la economía, si bien procedía como resultado de ella.

2

Fra nci sc o Zamo ra – “T rat ado de Te orí a Eco nómi ca ” Edit ori al F on do de Cultur a Eco nómi ca , 5ta . Edic ió n 19 62, pa gi nas 179 – 182. 3 Er ic h Sc hneider “ Teor ía Ec on ómic a – Tom o I” Edit or ia l Agui lar , 2da. Edic ió n 19 60, pá gin as 56.

-2-

Segunda P arte

Hacia 1931, después de analizar el fenómeno de la depreciación en la producción mediante tasas naturales (4 ), Harold Hotelling, desde la Universidad de Stanford; desarrolla un estudio muy interesante sobre el agotamiento de los recursos naturales, concentrándose en los recursos de origen mineral. Hotelling, incorpora algunos avances de aplicación matemática, como el cálculo de variaciones; para desarrollar la optimización de las variables que involucran su estudio. Para Hotelling, el precio de mercado puede tender al infinito cuando el recurso se agota demasiado rápido, dice así “ Puede parecer que la explotación de un recurso natural agotable nunca puede ser demasiado lenta para el bien público; para cada tasa propuesta de producción indudablemente habrá algún punto para el agotamiento final, en el cual esa tasa implicará y requerirá mas retraso en la explotación” (5) Hotelling considera que el valor de una mina (caso particular) es considerado como el beneficio neto de las ventas menos el valor disminuido de la mina (6). Lo que no está incorporado en el excelente trabajo de Hotelling, es la consideración del valor real del recurso en el entorno medioambiental, eso incluye los desechos producidos por el proceso productivo de la operación extractiva, así el beneficio neto solamente toma en cuenta (descontados los gastos de producción y operación) a la disminución del material extraíble, obviamente no está dentro del modelo, el valor ambiental y el costo de la polución añadida al medio ambiente, finalmente acercándonos al concepto de Adam Smith, el precio de mercado es menor al precio natural (o precio real en este caso) y esto se verifica en palabras de A. Smith, bajo condiciones de libre
4

Har ol d Ho tell in g " A Genera l Ma temati ca l The ory of Dep reci ati on" , por , “Jour na l of the Americ an Stat isti ca l Ass oci ati on ”, Setiembre , 192 5. 5 Ha ro ld Hote lli ng “Ec on omi c of Res our ce Dep let io n” Jour na l of Pol iti ca l Ec on omy, Ma rzo- Abril , 1931, Vo l. 39, No. 2. Tradu cc ión Alfredo Ol aya A., F ra nc isc o Ja vier D ía z S. y Car lo s Guil lermo Alv arez H. 6 Ide m. 5

-3-

Segunda P arte competencia, diferentes al monopolio, supuesto básico de los mercados de competencia perfecta, principio que soporta las hipótesis clásicas. (Hay que tener en cuenta que en la concepción de A. Smith, el precio de mercado tiende al precio natural,) Sin embargo, no estando incluidas los factores de desgaste natural del medioambiente y la contribución negativa de la polución, el precio de mercado no es reflejo real de los costos medioambientales que deberían considerarse dentro de la valoración del agotamiento de una mina. Una importante consideración teórica de Hotelling, es denominada la regla de Hotelling, que expresa la tasa de retorno de beneficios considerando que si p(t) es el precio-flujo del activo y el costo marginal de operación del proceso de extracción c(t), entonces el beneficio neto es: Π(t) = p(t ) – c(t)

Y concluye Hotelling que la tasa “r” de equilibrio del mercado para este activo es:

. π(t) = r π(t)

Habrá de notarse que Hotelling, responde a la demanda de los llamados conservacionistas que en los años de 1890 a 1920 reclamaban la aplicación de políticas regulatorias de corte estatal, sobre la explotación de los recursos agotables “El movimiento conservacionista, dado que se motiva más por prohibiciones absolutas que por los impuestos o la regulación con el interés de la eficiencia, puede ser acusado de hacerle el juego a quienes están interesados en mantener altos precios para su propio beneficio más que para la posteridad.” (7) Por otra parte, el interés de Hotelling estaba también en corregir el enfoque estático de la teoría económica que estudiaba los recursos naturales agotables, como la minería, la pesca y los bosques, centrando su trabajo en concepciones dinámicas, utilizando para ello trabajos
7

Ide m. 5.

-4-

Segunda P arte precedentes en análisis dinámico, como los desarrollados por Frank Ramsey (8), quien explora las condiciones dinámicas para un agente que produce con dos factores homogéneos como son capital y trabajo. Igualmente considera importante los trabajos sobre monopolio y duopolio de C.F Roos y G.C Evans (9) quienes utilizan el calculo de variaciones para análisis dinámicos del comportamiento de los precios, bajo determinadas condiciones de mercado. La complejidad de la aplicación del calculo variacional, en cierto modo contribuye al trabajo de Hotelling, a desplegar una teoría acorde al comportamiento del hombre frente a procesos económicos

eminentemente dinámicos, pero asimismo esta complejidad lo aleja de las aplicaciones de mercado y lo circunscribe más en un entorno académico. La importancia de los trabajos de Harold Hotelling, estriba finalmente en el desarrollo de una nueva forma de analizar y teorizar sobre procesos económicos donde el factor “recursos naturales” se ven como agotables y a partir de esta concepción se le introduce en modelos de crecimiento económico y también en modelos regulatorios. Hotelling, contribuye con la denominada Comisión Paley (EE.UU) que en 1952, emite sus reportes y se establecen como una comisión para “Resources to the future”, la misma que en el año de 1963, apoya la

publicación de Harold Barnett y Chandler Morse “Scaricity and Growth” Ya en esta década existen varios trabajos previos, que advierten de los problemas medioambientales que ya estaban ocurriendo. Podemos entre otros distinguir a Kenett Boulding , que en 1966 publica su obra “The Economics of Coming Spaceship Earth” (10)
8

F. Ramsey “A Ma themá tic al T heo ry of Sa vin g” , Ec on omi c Journ al , XXXVIII (192 8), pá gin a 543 . 9 C. F Ro os y G.C Ev ans “A Mat hema tic al Intr oduc tio n to Ec on omi cs” Edit ori al Mc Gra w Hill , 1930. 10 Kenneth Bou ldin g “T he Eco nomi cs of t he comin g spa cesh ip eart h” , Jarret t, H. (ed.) , En vir onmen ta l Qual ity in a Gro win g Ec on omy , 3-1 4, Balt imo re: Jo hn s Hop ki ns Uni versi ty

-5-

Segunda P arte

Boulding, explora la posibilidad de que el crecimiento económico tenga un límite, debido a que los recursos naturales son limitados; pero por otro lado ya existe también interés en la contaminación de las aguas debido al gran desarrollo de las empresas industriales y a la producción a escala, que necesita ingentes insumos de producción y asimismo desechan grandes cantidades de residuos contaminantes a la naturaleza, sobre todo a las aguas. En este sentido, A. Kneese en 1964 publica un informe titulado “The Economics of Regional Water Quality Management” (11) donde el autor considera que es posible conceder incentivos monetarios a las empresas que contribuyen con una menor emisión de contaminantes al agua. El interés de algunos países como Estados

Unidos de Norteamérica toman acción en cuanto a la legislación correspondiente y en 1965 se emite el “The Water Quality Act” donde se indica expresamente los niveles mínimos de calidad para las aguas continentales de su país.

Hacia 1970, Dennis Meadows (1972) publica en conjunto con otros autores el reporte “limites al crecimiento”, elaborado con auspicio del Club de Roma, En este trabajo se predicen consecuencias extremas para las economías que o toman en cuenta los problemas generados por el accionar económico del hombre y sus sociedades (12). Este reporte ha generado variadas opiniones al respecto, debido a que las variables utilizadas no necesariamente son relevantes para

Press.
11

Kneese , A. “ The Ec on omi cs of Re gio na l Water Quali ty Ma na gemen t” Bal timo re: Joh n Hop ki ns Uni versi ty Pre ss for Re sou rces fo r the F uture . 196 4. 12 D enn is Me adow s “Th e Limits to Gr owt h – A rep ort for the Club of Rome´s Pr oje ct o n the predi camen t of Ma nk ind” Edito ri al Uni verse B oo ks – New Yor k, 1972.

-6-

Segunda P arte determinar las limitaciones que afectarían al nivel de producción y a la tasa de crecimiento de la economía.

Pero desde el marco de pensamiento académico, el enfoque regulatorío; está fuertemente motivado por los trabajos de J. Buchanan (13), que si bien escribe un artículo titulado “External diseconomies, corrective taxes and market structure”, en el año de 1969; es en los años setenta donde el interés en los procedimientos regulatorios encuentran mayor auge. Buchanan estudió la introducción de impuestos pigouvianos en un

mercado monopolístico y demuestra que la pérdida de bienestar social puede aumentar, debido a que el producto está por debajo del óptimo social, de allí que los impuestos mediambientales aumentarán los costes marginales de producción y disminuirán más aún este producto y con ello el bienestar social. Esta tesis genera respuestas desde otros puntos de vista y así en 1975 Bamoul y Oates (14) describen en su obra “The Theory of Environmental Policy” que el coste marginal generado por las externalidades

contaminantes, deberían ser tarificadas con impuestos pigouvianos y así la empresa se vería obligada a reducir las emisiones y elementos contaminantes para reducir el costo impositivo aplicado a estas. Adicional a estos estudios, Bamoul y Bradford investigan el hecho de que el supuesto de la convexidad, que fundamenta la teoría neoclásica de la producción, son fácilmente violados cuando existen externalidades negativas muy fuertes. La implicancia inmediata resultó en estudios diversos que analizan el comportamiento del agente ante situaciones de castigo impositivo y también las peculiaridades que surgen de ello, como por ejemplo que las políticas de incentivos afectan tanto al agente más
13

J.M . Buc ha na n, “ Extern al diseco nom ies, cor rect ive t axes and mar ket stru cture” . Americ an E co nom ic Re view , No. 59(1): pá gin as 174-177. (196 9) 14 Baumo l, W.J. y Oates , W.E . (1975, 198 8). The T heo ry of En vi ro nmenta l Po li cy . 1st y 2nd ed. ,Camb ridge : Cambr idge Uni versi ty Pre ss.

-7-

Segunda P arte contaminante como al menos contaminante, así una empresa de servicios subsidiaría a una empresa industrial, aunque la primera produce una mínima cantidad de residuos contaminantes. Situaciones similares

llevaron a diferentes economistas a intuir que existe cierta incertidumbre en el tratamiento de las variables asociadas a la regulación ambiental, así en el año de 1974, M. Weitzman , en un artículo precursor, introduce la incertidumbre en los modelos regulatorios, puesto que hasta entonces la regulación por el lado de la cantidad de producto o por el lado de los precios del producto, proveían los mismos resultados; fue así que las consideraciones de incorporar la incertidumbre en los modelos, muestra que la mayor asimetría se produce por el lado de los beneficios netos sociales, mientras que se atenúan cuando la incertidumbre es introducida por el lado de los costes marginales. (15) Otros economistas como J. Roberts y M. Spence (16), consideran el

hecho de utilizar una estrategia mixta, en el diseño de las políticas de regulación medioambiental. El uso de cuotas y de beneficios estimados, que igualen costos marginales, asociado a un sistema de incentivos tributarios y de devolución impositiva, podrían lograr el equilibrio del mercado.

Hay que recordar también que hacia 1971, Solow (17) contribuye a la discusión abierta, sugiriendo que el uso de bonos garantía (assurance bonds) como depósitos destinados a premiar el control de la emisión de contaminantes en determinados procesos industriales.

15

M. Weitzman “Prices vs. Quantities”. The Review of Economic Studies, Edición 41(4): páginas 477-490. año 1974. 16 J. Roberts, y M. Spence “Effluent charges and licenses under Uncertainty” Journal of Public Economics, Edición 5(3/4): páginas 193-208, 1976. 17 R.M Solow, “Land use in a long narrow City”. Journal of Economic Theory, No.3(4): páginas 430-447. 1971

-8-

Segunda P arte

Bamoul y Oates (ver

14)

muestran que generar fondos de garantía para

determinadas actividades industriales, contribuyen a mejorar la posición del regulador, para recuperar las condiciones iniciales del medio ambiente antes del proceso industrial que pueda afectarlo o modificarlo. Un punto importante en estos años, es la consideración del uso de las licencias ambientales. J.H. Dales (18) escribió en 1968 un libro titulado “Pollution, Property and Prices” donde utiliza el criterio de recomendar el uso de licencias para actividades industriales que por su naturaleza, contribuyen a emitir elementos contaminantes al medio ambiente como un subproducto del proceso mismo. W.E. Montgomery (19), también concluye que el uso de las licencias ambientales, permitirán controlar mejor las actividades que contribuyen a contaminar el medio ambiente, de hecho en su artículo escrito en 1972, muestra la relación de los mercados y las licencias ambientales. La existencia de licencias para elementos contaminantes, como los gases de efecto invernadero (sulfurados , hidrofluorcarbonados y otros) obligaba a la gran industria pesada, especialmente a la norteamericana y a la europea; a mantener un portafolio de licencias cuya operatividad las hacía costosas y difíciles de conseguir, así el Estado regulador encontraba serias objeciones en las firmas, siendo una alternativa de solución la concesión de licencias de emisión por zonas geográficas. El sistema de cuotas creado en 1980 en los EE.UU, conocida como el “Comprehensive Environmental Response Compensation and Liability Act” basado en la creación de un fondo disponible para compensar los daños causados a la naturaleza, ya estaba vigente y era necesario una mayor participación mundial, sobre todo de los países con mayor
18 1

J.H Dales “ Pollution, Property and Prices” Toronto: University of Toronto Press. 1968

9 W.E. Montgomery. “Markets in licenses and Efficient Pollution Control Programs”.

Journal of Economic Theory, No. 5(3): páginas 395-418. 1972.

-9-

Segunda P arte desarrollo industrial (Europa y la Ex Unión Soviética y la creciente industria Asiática); es por ello economistas como Tietenberg,(21) A.H. Barnett,(22) S.E Atkinson,(20) T. D.

M. Walter y B. Beváis(23) y

Besanko(24); encuentran que es mucho mejor la distribución de licencias de emisión por áreas geográficas donde cada fuente de emisión esta incluida en una y solo una de estas áreas. Para un mejor control no se permite que exista intercambio entre ellas y por ello se puede conseguir competitividad entre las firmas, debido a que todas enfrentan los mismos costes marginales generados por las licencias de emisión. Sin embargo el mayor problema está en: El control de las emisiones importadas La igual disponibilidad de licencias para emisiones contaminantes diferentes. Estos inconvenientes sumados a la problemática propia de la ingeniería ambiental, encargada de la medición y control de las emisiones físicas, obligaron en la década de los años 80´s, a desarrollar una extensa y

variada literatura destinada a la teorización entre la economía neoclásica existente y la economía empírica ambiental. Por otro lado en el campo

de la aplicación real de estos nuevos enfoques; muchos países donde se desarrollaban las discusiones relevantes sobre contaminación ambiental, utilizaban la metodología de Command and Control (Comando y Control), donde se tiene un conjunto de normativas, basadas en asignación de cuotas y estándares de emisión, desarrollados sobre todo en base a los
20

S.E Atkinson, “Marketable permits and Acid Rain Externalities”. Canadian Journal of

Economics, No. 16(4): páginas 704-722. 1983.
21

T. Tietenberg, “Emissions Trading. An Exercise in Reforming Pollution Policy”. Washington: Resources for the Future. 1985 22 A.H. Barnett, A.H. “The Pigouvian tax rule under monopoly». American Economic Review,

No. 70(5): páginas 1037-1041. 1980.
23

B. Beavis, y M. Walker, ( «Random Waste, Imperfect Monitoring and Environmental Quality Standards”. Journal of Public Economics, No. 21(3): páginas 377-387. 1983. 24 D. Besanko, “Performance versus design Standards in the Regulation of Pollution”. Journal of Public Economics, No. 34(1): páginas 19-44. 1987.

- 10 -

Segunda P arte estudios de ingeniería y a los nuevos avances tecnológicos en temas de reducción de emisiones, aumento de la eficiencia técnica y nuevas técnicas de tratamientos de efluentes y contaminantes.

Muchos de los análisis económicos, están centrados en el desarrollo de modelos y teorías donde las firmas buscan producir, acorde a la concepción neoclásica vigente, optimizando sus recursos y buscando la maximización de los beneficios. Sin embargo subyace a este enfoque, la Teoría de la Agencia, que ya en la década de los 70´s, demostraba que no necesariamente los agentes siguen las pautas diseñadas por el principal y que puede haber un desvío de los propósitos iniciales e inclusive incumplimiento de los acuerdos. De este modo, dos tendencias

fuertemente arraigadas como son la corriente Regulatoria que desde Francia, trabajaba Michael Aglieta , Robert Boyer y otros; bajo la concepción biológica como fuente originaria, opuesto al concepto de equilibrio de mercado, como funciona la visión neoclásica. El modelo francés de regulación, considera que los procesos productivos deben ser realizados dentro de un entorno de responsabilidad social, así

protegiendo las condiciones de vida del agente, bajo instrumentos de regulación a nivel de pequeñas regiones (micro regulación), hasta un colectivo integrado de dispositivos de gestión macroregional. Para Aglietta, la existencia de instituciones que corrigen y regulan los procesos productivos, son los medios que permiten el crecimiento de la forma de producción capitalista, allí donde el equilibrio de mercado falla, necesariamente estas instituciones económicas mejoran las condiciones de la dinámica capitalista, así en parte explican como los modelos capitalistas no han sucumbido con las diversas crisis propias del sistema (25). Del otro lado, bajo los lineamientos neoclásicos, surge la posibilidad
25

Michel Aglietta. “Accumulation et régulation du capitalisme en longue période. L’exemple des Etats-Unis (1870-1970)”, Paris, Insee, 1974; Régulation et crises du Capitalisme, Paris, CalmannLévy, 1976 (2nd edition); English translation ”A Theory of Capitalist Regulation: The US

- 11 -

Segunda P arte de permisos de emisión negociables, que tienden a mejorar las condiciones del contrato de licencias cuando no hay una garantía de que los mecanismos y procedimientos de inspección y verificación sean los adecuados e idóneos para cada caso, A. Malik (26), incorpora a la teoría, esta nueva visión, J. Greenberg (27), hace uso de la Teoría de los Juegos para conseguir explicar, bajo algunos supuestos, bastante alejados de la realidad; que era posible sistematizar la detección de las firmas que eran propensas a defraudar contratos de este tipo. Sin embargo todos los modelos eran estáticos y se analizaban en un periodo determinado de tiempo y con factores productivos fijos a corto plazo. Los problemas de asimetría en la información, obligaban al regulador medioambiental a refinar los modelos que mas se adecuarían a las condiciones de cada zona y en particular a cada proceso industrial o extractivo (en general proceso de transformación), así W. Harrington (28) supone que las multas máximas deberían ser menores a los costes marginales del proceso, sin embargo se presentan situaciones donde el productor mínimo genera contaminación mínima observable y es aquí donde se considera que el pago de la multa debiera ser colectivo, acorde al proceso de producción, diferente a otro donde es posible individualizar el daño a la naturaleza. El creciente desarrollo de los países asiáticos y de la renovación de la industria europea, ocurridos en las últimas décadas; ha llevado mas allá de las fronteras de los países considerados como industriales altamente desarrollados y también principales contaminantes, a desarrollar una concepción global de la contaminación, el creciente fenómeno de la
Experience” , London and New York, New Left Books, 1979 (2nd edición, London and New York, 1987). 26 A. Malik, “Markets for pollution control when firms are non Compliant”. Journal of Environmental Economics and Management, No. 8(2): páginas 97-106. 1990.
2

7 J. Greenber g, “Avo idin g tax av oida nce : A (repe ated) game- the oreti c ap pr oa ch ”. Jour na l of Ec on omi c The ory , No . 32(1): pá gi na 1-13. 1984. 28 W. Harrington, “Enforcement leverage when Penalties are Restricted”. Journal of Public Economics, No. 37(1): páginas 29-53. 1988.

- 12 -

Segunda P arte globalización, donde la industria transnacional se implanta en diferentes países, demuestra lo frágil que pueden ser la reglamentaciones y normas dentro de cada país, puesto que la industria transnacional lleva conjuntamente con su producción a escala global, externalidades de orden también global. Así tenemos que la extracción de cobre en Chile, con su aporte de contaminantes al medio natural circundante, exporta incurso dentro de sus productos; los costes no recuperables del daño ambiental, igual ocurren en los procesos mineros en Perú, en Australia, en otras partes de Sudáfrica. Sin embargo, hay un cambio mundial en cuanto a los problemas de la contaminación global, dado que estos se manifiestan de manera física, como cambios en las condiciones climatológicas y estas a su vez rompen las diferentes estructuras de producción por años desarrollada. Algunos procesos productivos son mas afectados que otros, inicialmente; como es el caso de la agricultura, pero debido a que la economía global, al igual que la estructura del medio ambiente, son sistemas dinámicos muy complejos, ambos se ven afectados simultáneamente. Cuando en algunos países se regula y se normativiza para la protección medioambiental, dado que se considera al medioambiente un bien público, otros simplemente producen en condiciones de alta contaminación, con una mínima inversión en protección ambiental y limitación de emisiones, pero sin embargo se benefician de la protección ambiental de los primeros, esto los coloca en una situación denominada “free rider” (29). La negociación internacional pasa por consideraciones de similitud de condiciones, así tratando de homogenizar procesos productivos y cantidad de emisiones, era posible negociar similares licencias de emisión y permisos de emisión (30), sin embargo estos modelos no
29

Andreu Mas-Colell, Michael. D. Whinston, Jerry. R. Green. “Microeconomic Theory” Oxford University Press, Capítulo 11, 1995.
30

M. Hoel, ”Efficient climate policy in the Presence of Free Riders”. Journal of Environmental

Economics and Management, No. 27(3): páginas 259-274. 1994. - 13 -

Segunda P arte aplicaban a países con amplias diferencias en infraestructura productiva, así surgen modelos que tratan de compatibilizar las asimetrías entre países, basados en transferencias, que les permitirá compensar el daño producido por otros países productores (31). En 1987, se aprueba el Protocolo de Montreal, que promueve la protección medioambiental contra las sustancias que agotan la capa de ozono, aprobado el 16 de septiembre de 1987. Posteriormente, en 1988, la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de las Naciones Unidas, constituye el “Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático”, para compilar y estudiar la temática que involucra no solamente el problema de la contaminación, sino fundamentalmente el problema del calentamiento global y asociado a este, el problema del desarrollo sostenible. En 1992, se realiza la convención de New York; que sobre el cambio climático propone comisiones que estudien y evalúen los efectos del calentamiento global, de la polución mundial y los efectos que sobre las economías se pueden dar. Finalmente el 11 de Diciembre de 1997, en Kyoto, Japón; se firma el acuerdo denominado “Protocolo de Kyoto de la Convención marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático”. Donde se definen cuales son Elementos físico-químicos que contribuyen al calentamiento global y cuales deben ser los compromisos de los grandes contaminadores globales, para reducir la emisión de estos gases denominados de efecto invernadero.

Los gases identificados en la Convención de Kyoto, fueron: Dióxido de carbono (CO)2 Metano (CH )4
31

S. Barrett, ”Self-enforcing International Environmental Agreements”. Oxford Economic Papers, No. 46: páginas 878-894. 1994.

- 14 -

Segunda P arte Óxido nitroso (NO)2 Hidrofluorocarbonos (HFC) Perfluorocarbonos (PFC) Hexafluoruro de azufre (SF)6

La convención de Kyoto, también define cuales son las fuentes que contribuyen a la generación de estos gases contaminantes: Generación de Energía: - Quema de combustible - Industrias de energía - Industria manufacturera y construcción - Transporte - Emisiones fugitivas de combustibles - Combustibles sólidos - Petróleo y gas natural Otros Procesos industriales: - Productos minerales - Industria química - Producción de metales Otra Producción: - Producción de halocarbonos y hexafluoruro de azufre - Consumo de halocarbonos y hexafluoruro de azufre - Utilización de disolventes y otros productos Agricultura: - Fermentación entérica - Aprovechamiento del estiércol - Cultivo del arroz - Suelos agrícolas - Quema prescrita de sabanas - Quema en el campo de residuos agrícolas - 15 -

Segunda P arte Otros Desechos: - Eliminación de desechos sólidos en la tierra - Tratamiento de las aguas residuales - Incineración de desechos

Países como Estados Unidos de Norteamérica, China, y otros; no están de acuerdo con las reducciones solicitadas por el Convenio de Kyoto y no llegaron a firmar la Convención, hasta una fecha determinada por ellos, sin embargo han modificado sus legislaciones, de modo que hay interés en la reconversión de sus matrices energéticas, para adecuarse a la reducción de la emisión de los gases de efecto invernadero.

Desde la Europa, surge la preocupación sobre el cambio climático, como resultado de ello la Oficina de Hacienda del Reino Unido, encarga el estudio de los posibles efectos de estos cambios, sobre todo, enfocados al plano económico. El informe Stern, emitido por la comisión a cargo de Sir Nicholas Stern, reproduce de este modo las observaciones científicas y las agrupa en un extenso estudio que es presentado a la comunidad internacional, cito del texto (3232) el párrafo siguiente que explica de manera resumida al informe “El cambio climático representa un reto

único para la economía, pudiendo afirmarse que es el mayor y más generalizado fracaso del mercado jamás visto en el mundo. Por consiguiente, el análisis económico deberá ser global, abordar las consecuencias a largo plazo, estudiar a fondo la economía de los riesgos e incertidumbres y examinar la posibilidad de cambios importantes y no marginales.
3

2 “Stern Review – La economía del Cambio Climático” HM Treasury Stern Review: www.sternreview.org.uk, Foreign and Commonwealth Office: www.fco.gov.uk Department for Environment, Food and Rural Affairs: www.defra.gov.uk/environment/climatechange/index.htm Climate Change Communications: www.climatechallenge.gov.uk - Crown Copyright 2007. página 1.

- 16 -

Segunda P arte

A fin de cumplir con estos requisitos, el Informe aprovecha ideas y técnicas procedentes de los más importantes sectores de la economía, con inclusión de numerosos adelantos recientes.”

En el mes de Julio del 2001, 178 países, congregados en el la reunión de Bonn (Alemania), deciden la aplicación de los acuerdos de la convención de Kyoto; con la excepción de los estados Unidos de Norteamérica. La convención llegó a varias conclusiones adicionales a las de Kyoto y fue denominada Acuerdo de Kyoto-Bonn. William Nordhaus (33) de la Universidad de Yale, considera que el

Informe Stern concluye muy exageradamente algunos supuestos que pueden ocurrir con el cambio climático, distanciándose del Ex candidato a la presidencia de los EE.UU de Norteamérica Al Gore, que propugna un “Una verdad

mayor control a nivel mundial en su video publicitado

Incómoda” . para Nordhaus no hay un método científico que pueda probar las conclusiones del informe Stern, al menos no está incluido en el mismo informe o en un anexo, sin embargo; el punto central es la tasa de descuento que se utiliza en el cálculo del crecimiento económico y por ende de las pérdidas comparables por efectos del calentamiento global. Para el Economista Xavier Sala_i-Martin, el costo de protección ambiental depende también de la tasa de interés y finalmente este puede ser tan elevado que la reducción de un pequeño porcentaje de contaminación ambiental resultaría tan costoso para el crecimiento económico mundial. Otros economistas como Christian Traeger del instituto Interdisciplinario de Economía Ambiental , Universidad de Heidelberg, Alemania; consideran efectivamente que el la tasa de descuento es definitivamente diferente cuando se trata de un bien público como es el caso de las variables ambientales, contra lo que normalmente
33

William Nordhaus “The Stern Review on the Economics of Climate Change” 2007. Yale university press.

- 17 -

Segunda P arte se ha utilizado, esto es , las tasas de descuento relacionadas con la productividad del capital(34). Igualmente, otros autores analizan los posibles efectos de la aplicación de los nuevos enfoques sobre los procedimientos actuales existentes de regulación y control medioambiental. J.S. Johnston (35) analiza y compara el régimen de comando y control, contra el régimen de permisos negociables, concluyendo el paso de un régimen al otro, como un proceso de transición con costes que deberán ser analizados y minimizados por la autoridad regulatoria. Para autores como D. Bernheim y Antonio Rangel (36), el problema del enfoque de los bienes públicos, radica en los inadecuados modelos basados en los modelos de toma de decisiones, que no corresponden a la realidad del comportamiento positivo humano.

Hartwick-Bazhanov-Song, estudian, sin entrar en el procedimiento de la solución del planificador; los motivos de la disminución de la renta en el proceso de extracción de recursos extingibles. Estos economistas comparan la solución de su modelo en un escenario de planificación y en otro de mercado, concluyendo que ambos tienen diferentes enfoques para resolver el problema de la extracción del recurso agotable, así el planificador puede en función de la demanda, proyectar la producción y también la firma proyecta el flujo de beneficios, mientras que la solución de mercado, ofrece el equilibrio entre oferta y demanda, utilizando el

34

Christian P. Traeger, “Should environmental goods be discounted hyperbolically ? - A general perspective on good–specific discount rates” Interdisciplinary Institute for Environmental Economics – Heidelberg University, 2005. 35 Jason S. Johnston, “Tradable Pollution Permits and the Regulatory Game” Edit. University of Pennsylvania Law School , 2005. 36 B. Douglas Bernheim and Antonio Rangel, “Toward Choice-Theoretic Foundations for Behavioral Welfare Economics” Editores Resources for the Future, Abril 2007, RFF DP 07-20.

- 18 -

Segunda P arte arbitraje como una alternativa de control sobre los volúmenes de producción, dado que se tratan de recursos extinguibles (37). Expertos economistas como Martín L. Weitzman (38), se muestran también contrarios al informe Stern, debido a la dificultad de introducir la tasa de descuento que permita calcular el crecimiento con externalidades ambientales, así Weitzman prueba que los valores parámetro adoptadas por el informe de Sir Nicholas Stern, no necesariamente concuerdan con los valores reales que se pretende deberían ser, como es la tasa de ahorro, inclusive contradicen los hechos estilizados del crecimiento económico, dado que no concuerdan con las tasas de descuento esperadas por los modelos usados (como es el caso del Modelo de Ramsey y el Modelo de Solow), por ello las críticas se acentúan en contra del informe, remarca Weitzman, concluyendo que el reporte Stern es más un documento político que un documento de corte científico económico.

Finalmente hay diferentes conceptos vertidos durante los últimos 78 años desde que Hotelling induce el problema de los recursos agotables en el lenguaje económico, luego el modelo de Dasgupta-Heal-Solow, sobre la cual Hartwick plantea su conocida regla, bastante criticada hasta la fecha, La historia de la economía engloba múltiples enfoques teóricos que van quedando a la saga, según avanza la teoría de la conducta del agente económico, los modelos econométricos que pretenden explicar los actos positivos del hombre en sociedad y las acciones políticas del

37

John Hartwick, Andrei Bazhanov, Zhen Song, “Declining Exhaustible Resource Rent with Small, Distinct Extractive Firms” Department of Economics Queen’s University Kingston, Ontario, Canada, K7L 3N6 , 2007. 38 Martin L. Weitzman, “The Stern Review of the Economics of Climate Change Report” Commissioned by JEL, Department of Economics, Harvard University, Cambridge, MA, 2007.

- 19 -

Segunda P arte hombre, que escapan a configuraciones de estructuras matemáticas que puedan describir y más aún predecir comportamientos futuros. La ciencia económica se enfrenta a nuevos retos del medio ambiente y uno de los principales problemas es la delimitación del modelo y la elección de las tasas de descuento adecuadas, sean estas exponenciales, hiperbólicas, semi-hiperbólicas o respondan a microfundamentos

apropiados para su fundamentación en la teoría del crecimiento con recursos agotables.

- 20 -