You are on page 1of 2

Historia.

Como el asentamiento Piedra Museo ubicado a unos 250 km de Pico Truncado, en la provincia
de Santa Cruz, muestra, pareciera que los primeros “argentinos” vivían allí hace 13.000 años.
Los habitantes de este lugar, ubicado en el noroeste de la provincia, eran nómades y tenían una
economía de subsistencia en la que se le daba prioridad a las recolección de frutos y la caza.
Estos cazaban Milodones (tipo de oso gigante con cuello alargado), Hyppidions (caballos
sudamericanos que desaparecieron hace 10.000 años) guanacos, llamas y ñandúes.

Otro importante establecimiento encontrado antes que Piedra Museo fue Los Toldos, el cual
esta situado a 100 Kilómetros al norte del anterior y donde 12.000 años atrás solía vivir otro
grupo de “argentinos”.

En Piedra Museo, el equipo liderado por la Dra. Laura
Miotti realizo hallazgos de gran importancia, tanto
para el estudio de la prehistoria en la Patagonia como
para poder explicar las vías -y la antigüedad- del
ingreso del hombre a América. Piedra Museo era,
hace unos 13.000 años un lugar con abundancia de
agua y de pastizales, elementos que determinarían la
llegada al sitio de gran cantidad y variedad de
animales. Y atrás, de ellos, los hombres, dispuestos a
convertirlos,en presa de sus cacerías.

En 1991 se halló en una de las capas más profundas,
un fragmento de punta de lanza de las conocidas como Replica de un Milodon
"cola de pez" asociada a restos de algunos animales
que se extinguieron en la zona hace más de 10.000
años., como por ejemplo mylodon (perezoso gigante),
lama gracilis; Lama guanicoe; hippidion (equino
sudamericano); rhea americana (antepasado del ñandú
grande) y pterocnemia pennata (antepasado del ñandú
petiso).

Datada en la Universidad de Arizona, la punta arrojó una antigüedad de 10.400 años, lo que
provocó un verdadero revuelo entre los arqueólogos americanos. Los medios de divulgación
científica más importantes del mundo comenzaron a ocuparse del trabajo que realizaban los
científicos argentinos en el yacimiento.

La Dra. Laura Miotti recuerda: "Ese año me di cuenta de lo que seguramente representó el sitio
para los cazadore-recolectores nómades que habitaron la Patagonia en el Pleistoceno final: un
refugio estratégico de importancia, abrigo, agua y enormes posibilidades de caza".

Hacia 1995, junto a la Lic. Patricia Madrid, docente de arqueología de la Universidad del
Centro, recorrieron y exploraron los cerros vecinos, encontrando un segundo fragmento de la
misma punta "cola de pez". Muestras de carbón vegetal y de restos de animales extinguidos
fueron enviados a Estados Unidos para su datación, lo que estuvo a cargo de la Dra. Eileen
Johnson, curadora de Antropología y directora del sitio arqueológico de Lubbok Lake (Texas),
quien informó del sorprendente resultado: 12.890 años de antigüedad.