Página 1 de 3

INFORME DE ESTRATEGIA
Semana del 4 de febrero de 2008

Calma tensa
ESTRATEGIA CALENDARIO

BARÓMETRO

BARÓMETRO
RENTA FIJA El movimiento más intenso de huída hacia la calidad podría dar paso a movimientos en la TIR del bono alemán a 10 años en el rango 3,88%-4,05%. Con el permiso de los activos de riesgo y de eventuales episodios de búsqueda de refugio, la TIR real, en el caso de no producirse un escenario tan recesivo como el que llegó a descontar el mercado, debería atenuar las cesiones de las últimas semanas. EL EURO Las bajadas de tipos en EEUU han constituido un elemento de presión adicional para el dólar, pero el hecho de que el mercado siga descontando bajadas de tipos para el BCE debe permitir que la renovada debilidad de la divisa americana no rompa las referencias que, hasta el momento, han servido de techo (importante resistencia en niveles de 1,50 EUR/USD). RENTA VARIABLE La continuidad de la recuperación de las cotizaciones va a estar muy ligada al flujo de noticias desde el frente financiero. No recomendaríamos cargar carteras de renta variable durante el rebote desde un punto de vista estratégico, y para aquellas carteras muy largas aprovecharíamos el rally para deshacer posiciones.

ESTRATEGIA
La estabilización de los mercados bursátiles en la última semana se ha debido en buena medida al pago de un costoso peaje en términos de política monetaria (125 p.b. de recorte de tipos por parte de la Fed en ocho días) que, sin embargo, no garantiza la sostenibilidad a corto plazo (primer trimestre de 2008) del tímido repunte reciente de las bolsas. Es en este punto donde conviene establecer una línea divisoria (aunque luego exista una clara interconexión) entre los tres frentes abiertos que actualmente actúan como catalizadores de los movimientos del mercado: macroeconómico, política monetaria y sector Financiero. El perfil de riesgo es asimétrico entre ellos y dentro de cada uno de ellos. En el terreno macroeconómico, la principal variable de riesgo continúa siendo el grado de endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito, escenario al que no somos ajenos y que nos lleva a revisar ligeramente a la baja nuestras previsiones de crecimiento para la economía global, y que en el caso concreto de EEUU y la zona Euro se materializa en un avance previsto de ambas economías durante 2008 del 1,7%. Estas previsiones siguen sin contemplar un recesión en EEUU, visión compartida por el consenso de analistas y el propio FMI, que también durante la semana pasada realizaba ajustes a la baja en sus expectativas de crecimiento (significativas respecto a las que manejaba en septiembre del año pasado). Al margen de estas consideraciones y de nuestro escenario de menos a más en materia de crecimiento económico para este año, en las próximas semanas es probable que el flujo de indicadores macro sea negativo (al fin y al cabo, es durante el primer trimestre de 2008 cuando esperamos ver más reflejo de la crisis financiera en los

Página 2 de 3
indicadores de actividad y confianza), por lo que no debemos esperar una recuperación de las expectativas cíclicas a muy corto plazo. Por el lado de la política monetaria, no cabe esperar estímulos adicionales en las próximas semanas (salvo por el lado del Banco de Inglaterra, que podría recortar en 25 p.b. su tipo de referencia este jueves). Es cierto que en el caso de la Fed, la puerta a nuevas bajadas sigue abierta de par en par, pero mucho se tendrían que torcer las cosas en un plazo muy corto de tiempo para que se produzcan antes de la próxima reunión del 18 de marzo. Y por la parte del BCE, en el actual contexto inflacionista y con las expectativas de precios a seis meses de empresarios y consumidores repuntando hasta máximos del actual ciclo, no cabe esperar ninguna ayuda antes de mitad de año. Es decir, sin inyecciones de medicina monetaria a la vista por parte de los dos principales bancos centrales, tampoco hay que esperar una mejoría adicional del sentimiento del mercado por este lado. Por último, hay que evaluar la situación en el sector Financiero, ya que la clave en estos momentos es la duración e intensidad de la crisis financiera, punto donde es prematuro ser optimistas. La incertidumbre continua siendo elevada, y todas las miradas están ahora puestas en las aseguradoras monoline (como ya anticipábamos en nuestro informe semanal hace dos semanas). La concreción de medidas para evitar rebajas de rating masivas en este sector está siendo muy lenta, a pesar de estar impulsadas por el regulador. La solución pasa por una recapitalización de las compañías que las permita hacer frente al aumento de siniestros. Esto, sin embargo, resulta difícil de asumir por los bancos estadounidenses, dada su delicada situación. El riesgo, por tanto, es que las soluciones lleguen demasiado tarde, salvo que las soluciones que se consideren comprometan capital público. Consideramos, por tanto, prioritario que se sucedan noticias positivas en el frente monoline para que podamos asistir a una recuperación con mayores garantías del mercado.

CALENDARIO DE PRÓXIMOS ACONTECIMIENTOS

Página 3 de 3

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful