CRIANZA DE PERROS

Las paredes y piso de material permiten una fácil limpieza y desinfección, a la vez que otorgan solidez y duración a la estructura. La puerta metálica facilita el acceso al canil para su higiénica acción mientras que la abertura practicada en su ángulo inferior, aparte de permitir la entrada al perro, repara del viento al sector opuesto, cosa que no sucedería de estar tabicada en el centro, y abierta totalmente en época estival, ventila adecuadamente el recinto sin necesidad de ventanas. El sobrepiso de madera ofrece calidez y puede retirarse sin obstáculos (dada la amplitud de la puerta) para proceder a su lavado, cepillado, y perfecto secado al sol. EI piso de graba obliga al perro a afirmarse sobre la de los dedos fortaleciendo los mismos, e impidiendo una pisada "plana" que acarrearía un debilitamiento de los tendones (pie de liebre, etc.) Las dimensiones del corral permiten una movilización suficiente como para no afectar el normal desarrollo dcl perro. Esto no implica ni justifica una constante reclusión, sino que la torna cómoda cuando sea imprescindible. El desnivel del piso en direcci6n a la rejilla, simplifica el lavado diario. El bebedero desagotable permite el recarga del agua a fin de mantener la provisión limpia y fresca. Indudablemente, la construcción de un alojamiento de ésta índole requiere espacio y medios, pero consideramos que los fundamentos del mismo pueden ser tornados como referencia para ejecuciones menos onerosas.

ALIMENTACION
Aparte de los 5 productos básicos que necesita todo animal, es decir: agua, albúmina, hidratos de carbono (almidón y azúcar), grasas y sales; son también imprescindibles las vitaminas El perro es carnívoro por excelencia, por lo tanto su alimentación debe constituirse de 80 % de carne y 20% de cereales, legumbres y frutas.

Carne: Deberá suministrarse cruda, ya que de esta forma es rica en sustancias extractivas; asada pierde algunas propiedades y si se hierve (puchero) satisface pero no alimenta adecuadamente al animal, comprometiendo además la integridad anátomofuncional de su hígado un error creer que la carne cruda favorece la formación de parásitos en los perros.
Achuras: Deben darse cocidas, para evitar la transmisión dé en fermedades. Verduras y frutas: Se suministrarán, preferiblemente crudas, y picadas o ralladas. Algunas gotas de limón en la ración son muy recomendables por su

aporte de vitamina "C" Es muy importante acostumbrarlo desde cachorro a la ingestión de estos productos. Huesos: No deben incluirse en la dieta del perro, pues generan trastornos

dentales, instestinales, etc.
ESPECIALIDADES CULINARIAS
SON PERJUDICIALES SI SE SUMINISTRAN REGULARMENTE

Alimentos para tener en cuenta cuando se desee variar la dieta. Pan blanco: Constituye un excelente alimento, a condición de que se suministre tostado. Arroz: Es excelente alimento Siempre que sea suministrado tras prolongada cocción. Pastas (fideos): Constituyen un buen alimento; suministrarlos bien cocidos condimentados con queso. Sémola: (Quakcer, Polenta y tapioca) Excelente complemento de la alimentación, debiendo tener cuidado en no exagerar en las cantidades. Patatas Papas): Debido a que contienen gran cantidad de celulosa lo que provoca una intensa fermentación en el medio intestinal convendrá PRESCINDIR de su inclusión en las dietas. Queso: De extraordinario valor a1imenticio. Su elevado tenor proteico (35 %) hacen que 50 grs. de queso se comporten igual que 100 grs. de carne. Su empleo desmedido puede acarrear constipación. No debe darse el queso gruyere, cuya ingestión puede ocasionar la inflamación de las glándulas perianales. Evite en toda forma darle dulces, caramelos etc.

LA PERRA
La aptitud para la procreación se manifiesta en la hembra con su primer celo, hecho que tendrá lugar entre los 8 y 12 meses; de edad. La duración del mismo será de 21 días, siendo su sintomatología la siguiente: A) Inflamación de los labios de la vulva con pérdidas de sangre intermitentes (gotas). B) Nerviosismo y excitación. C) Disminución del apetito en la mayoría de los casos. Excepcionalmente se da lo inverso: voracidad.

Durante este período la perra deberá permanecer aislada y en 1ugar seguro, a fin de evitar el asedio de los machos y un eventual servicio "no deseado". Se deberá prestar atención al suministro de agua fresca en cantidad, pues beberá mucho. Finalizado el celo, el mismo se repetirá a intervalos regulares (cada 5 o 6 meses).

REPRODUCCION
Al decidir hacer procrear a la perra, procederá a la elección del macho, tratando en lo posible, que el mismo compense los defectos de que pueda adolecer su perra. Solicitará al dueño del mismo su pedigreé y lo someterá a estudio. Evite la consanguinidad. Si ese macho ya ha sido utilizado como reproductor, verifique la calidad de las crías que dio; y descártelo en caso de comprobar que transmite defectos graves. Observando estos detalles, y salvo circunstancias fortuitas, usted contribuirá al mejoramiento de la Raza en general, y de sus crías en particular. El momento ideal para efectuar el servicio se producirá entre 10 y 14 días, después de verificado el cual, se tomarán nuevamente "medidas de seguridad durante los 5 días subsiguientes. Ya en plena gestación, prestaremos preferencial atención a la adecuada alimentación de la perra, evitando la acumulación de grasas y siendo indispensable además, someterla a diarias caminatas, obviando lógicamente los esfuerzos excesivos (subir escaleras, etc.)

El periodo de gestación durará de 58 a 62 días. Durante los días previos a la parición es conveniente mantenerla tranquila y en reposo, y de ser posible en el lugar prefijado para que la perra deposite sus cachorros. EL CACHORRO
Alimentación: La transición de la lactancia a la ración de crecimiento no debe ser brusca. Entre la tercera y quinta Semana de vida, se suministrarán al cachorrito pequeñísimas bolitas de carne cruda y picada. Superado ese tiempo, se aumentará progresivamente la cantidad de carne picada, incorporando los demás alimentos de la dieta (leche con quaker, arroz, sémola, zanahoria rallada, etc.). La cantidad total de alimentos a ingerir por el animal durante el día, se dividirá en raciones que se suminitrarán de la siguiente forma: Hasta los 5 meses: 4 raciones de 5 a 8 meses: 3 raciones de 8 a 12 meses: 2 raciones de 12 meses en adelante: 1 ración. Es recomendable aditar preparados vitamínicos, minerales, especialmente ricos en calcio. A tal efecto consulte con el médico veterinario, que le recetará lo que considere que su cachorro necesita. Guía cronológica: 30 a 40 días de edad: Tratamiento antiparasitario. 90 días de edad: Vacunación contra Distemper (Moquillo). 150 días de edad: Re-vacunación contra Distemper (Moquillo).

180 días de edad: Vacunación contra la rabia.

PRINCIPALES ENFERMEDADES
Nociones y síntomas. DISTEMPER (moquillo): El moquillo es una enfermedad infecto-contagiosa no trasmisible al hombre. Ataca. preferentemente a los animales jóvenes ( 3 a 16 meses), y es provocada por un virus filtrable (de Carré). En los ejemplares de más de 16 meses es menos frecuente, pero más virulenta cuanto más adulto sea. Formas clínicas: Exantemática; broncopulmonar, gastrointestinal y nerviosa.. Es altamente contagiosa y se caracteriza por: fiebre alta; conjuntivitis, rinitis muco-purulentas; tos; vómitos y diarrea. Pueden notarse, a veces, pequeñas vesículo-pústulas en la cara interna del muslo o en el tajo vientre. Al percibir cualquiera de estos síntomas; LLAME IN MEDIATAMENTE AL MEDICO VETERINARIO. RABIA

Síntomas más característicos: Mutaciones de carácter, ansias de morder, furor, alteración de la voz o silencio absoluto, boca abierta, lengua colgante, ingestión indiscriminada de objetos (maderas. piedras, barro, etc.), imposibilidad de beber, vómitos o accesos convulsivos. Al observarse cualquiera de estos síntomas se procederá, con las precauciones del caso, a. aislar al animal para evitar toda contaminación, y sin pérdida de tiempo se comunicará al Instituto Pasteur, donde le informarán sobre las medidas a tomar NO sacrifique al perro que haya mordido a alguien, dado que el diagnóstico de la rabia en ejemplares vivús es más fácil de ser comprobado por el. médico veterinario.
ENVENENAMIENTO

Si sospecha la ingestión por parte de su perro de ali mentos envenenados, y en tanto llega el médico veterinario, trate de hacerlo vomitar introduciéndole los dedos en la garganta y obligándolo a beber agua salada al máximo o con mostaza.
PARASITOS

No es exagerado asegurar la presencia de parásitos en el 85% de los perros y de éstos, solo una ínfima minoría es transmisible al hombre, pero dado el contacto cotidiano y constante que mantiene el perro con el núcleo familiar y sobre todo con los niños, se torna necesaria la profilaxis de los mismos.
Síntomas: adelgazamiento, tristeza, abatimiento,: pelo reseco, erizado y opaco, apetito voraz (a veces inapetencia), colitis, y en ocasiones eczema húmeda en la piel. Al percibir cualquiera de estos síntomas, deberá efectuarle un análisis de materia fecal juntando, en un frasco perfectamente limpio y conteniendo formol al 5%, una parte de la deposición diaria del animal durante tres días consecutivos. Con el resultado del análisis en sus

manos el médico veterinario estará en condiciones de recetar el antiparasitario correspondiente a cada caso. ACCIDENTES Las heridas leves o rasguños que pueda sufrir el perro, se tratarán de la misma forma en que se haría con un ser humano, procediendo a su limpieza y desinfección. En caso de lesión, grave (disparo de arma de fuego, herida provocada por objeto cortante, o mordedura dé otros animales, etc.), trate de detener la hemorragia mediante un “torniquete" si la ubicación de la. misma lo permite, o aplicando una compresa de algodón sostenida por fuerte vendaje. Es obvio recomendar el rápido traslado del perro a la clínica veterinaria más cercana para su adecuada atención (suturas, extracción de proyectiles o cuerpos extraños, etc.). Otro inconveniente que puede presentarse, sobre todo cuando el perro ha tenido que desplazarse durante largo tiempo sobre terreno áspero y pedregoso, o mientras se lo prepara para rendir el examen de resistencia, es el "despeamiento" o desgaste de las almohadillas protectoras hasta quedar en carne viva. Lo doloroso de esta lesión impide la locomoción siendo la mejor terapia el reposo y la consulta con el médico veterinario a fin de prevenir posibles complicaciones.