La lógica utens y la lógica docens son dos categorías de la lógica que da Pierce en su proyecto por sacar la lógica del

dominio de las matemáticas, y que ésta no sería unicamente una serie de procedimientos relacionado con el cálculo de oraciones. En palabras simples la lógica utens es la lógica propia de los discursos informales que no es en sentido estricto analítica y que además no formaliza los argumentos, sino que los trabaja directamente del lenguaje natural, la cual, además, tiene por límite de su ámbito los argumentos bien formados en una lengua. Esta es la lógica que se encuentra en el uso mismo de los argumentos que se profieren de modo cotidiano, como expresaría la etimología de la palabra (utens de utis, uso). La lógica docens es lo que conocemos habitualmente por lógica: la lógica formal, que busca encontrar una noción de corrección en la forma de los argumentos, y que se expresa mediantes signos que representan los argumentos, lo que facilita el análisis y el cálculo de las oraciones, implica una reflexión rigurosa y precisa de los argumentos. Sin embargo es por esta última que se hace esta distinción puesto que, en el entendimiento general de lo que se entiende por lógica, esta eclipsa a todo lo demás que implica la lógica. La importancia de estas dos se puede apreciar, primero, en la relación que se puede establecer entre ambos tipos de lógica, luego, la relación entre intrasistematicidad y extrasistematicidad, y finalmente los criterios de validez que de ambas se pueden desprender y que pueden ser tomados en un sentido analógico. El área en que estas tienen sus ámbitos son claramente distintos: la lógica docens sistemas de signos calculables y la lógica utens los discursos informales. Así la diferencia principal entre ambas sería el sistema. Así mismo se podría establecer que la lógica utens tiene su dominio en lo extrasistemático y a lógica docens en lo intrasistemático, puesto que la esta última requeriría un sistema en el cual operar y la otra excedería el dominio de cualquier sistema. Por un lado, esta sería sumamente eficiente para el cálculo de oraciones, sin embargo su expresabilidad sería limitadísima, en tanto que la lógica utens sería muy poco computable, pero es muy eficiente para expresar. La relación íntima, y la finalidad de esta distinción hecha por Pierce, es poder establecer un criterio por el cual establecemos que un sistema formal sea lógico, ya que si este tiene una interpretación informal, entonces se puede decir que es un sistema lógico y no sólo es la formalización de una serie de enunciados. La interpretación de la validez extrasistemática de un argumento está sometida a la interpretación de su corrección intrasistemática, puesto que para que un argumento sea verdadero en un sistema, tiene que haber sido propuesto correctamente en términos informales, así si

En relación a lo anterior se pueden establecer criterios para la corrección de los argumentos intrasistemáticos: validez sintáctica y validez semántica. por ejemplo.un argumento es válido. Esto propondría que. también. Sin embargo esto no le resta relevancia al carácter lógico de cualquier expresión propuesta como argumento. Así también deben establecerse dos formas de argumentos correctos extrasistemáticos: a) los necesariamente válidos. La relación que se podría establecer entre estas dos. Esto es correspondiente también con la intención de Pierce: desaritmetizar la lógica implica. ya que se asume que un criterio que determine que un argumento es formalmente válido implica un criterio general por el cual se asume que un criterio es. sino una cualidad lógica de la cual la matemática toma ciertos elementos para la construcción de sus propios argumentos en tanto que. entonces necesariamente es válido informalmente. pero que resulta trivial puesto que sería la reiteración de un mismo argumento. Así se podría entender que la lógica docens lo que hace es simplificar y hacer eficiente la evaluación de la lógica utens. si son argumentos. en tanto la lógica. . informalmente válido. ya que el sistema es propuesto como un reflejo del lenguaje ordinario. luego también proponer que el cálculo de oraciones no sería una cuestión propia de la matemática. dos veces. que bajo ninguna perspectiva puede ser falso y que no puede ser su conclusión válida y sus premisas no válidas. por lo que la primera podría ser considerada una herramienta de ésta última. partiría de la base que en última instancia un argumento auténtico es uno que se expresa en el lenguaje natural y que los argumentos de la lógica docens serían sencillamente la expresión simplificada o la representación de argumentos que sólo tienen sentido en el lenguaje natural. deben ser entendidos con una estructura lógico y un contenido matemático. esta sólo tendría sentido si hay en el fondo un argumento del lenguaje natural. antes que todo hacer una distinción fundamental entre lógica y matemática. y b) las tautologías que también serían una forma de argumento válido por necesidad.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful