You are on page 1of 43

PAZOS DE ULLOA La novela, publicada en 1886, narra el impacto que produce la llegada de Julián, joven sacerdote, a los Pazos

de Ulloa, donde el señor marqués vive una vida semisalvaje en compañía de sus supuestos servidores. El principal, Primitivo, especie de mayordomo a quien, en la sombra, todos obedecen; su hija, la bella Sabel, vive amancebada con el marqués, y de tal relación ha nacido un niño, Perucho. Julián pretende cambiar este estado de cosas y, para ello, consigue que el marqués lo acompañe a Santiago en busca de esposa legímita. La hallará entre sus primas: pero no será Rita, la que en verdad le gusta, de carácter fuerte y muy atractiva para los hombres, sino que elegirá, influenciado por Julián en buena parte, a Nucha, la menor de las hermanas, mujer dulce, de buenos sentimientos, no tan agraciada, y de una cierta debilidad enfermiza. Cuando, ya en Los Pazos, Nucha dé a luz a una niña, ambas caerán en desgracia ante el marqués, quien, naturalmente, deseaba una varón. Nucha, enferma tras el difícil parto, acabará por descubrir la relación de su esposo con Sabel, y que el marqués es el padre de Perucho. La situación se va haciendo poco a poco insostenible, sobre todo después de que el marqués pierda, por causa de una traición de Primitivo, las elecciones en las que era candidato por el sector conservador de la comarca. Nucha, temiendo por su hija, que estorba los planes de Primitivo, decide huir ayudada por Julián, pero el marqués, alertado por el malhadado mayordomo, lo impide: acusa a su mujer de adulterio y echa de su casa al capellán. Este desenlace coincide con la muerte de Primitivo, asesinado por su traición en las elecciones. El epílogo cuenta la vuelta a Los Pazos de Julián, diez años después. Al visitar la tumba de Nucha, muerta seis meses después de marcharse él, se encuentra con los dos niños: es Perucho quien ahora viste elegantemente y la hija de Nucha, con el atuendo de una campesina pobre. El tema central de la obra es la oposición entre naturaleza y civilización, de modo que son las fuerzas naturales las que triunfan; este tema se construye con otros secundarios: política y costumbres ancestrales, religión y brujería; la caza y la pasión frente a los sentimientos, fundamentalmente, el amor materno. Y, a su vez, estos temas secundarios se sirven de motivos que desempeñan una función importante en la estructura de la obra: envilecimiento, brutalidad del medio rural; nobleza decadente, representada por el marqués y, en menor medida, por su familia de Santiago; el caciquismo como signo de la corrupción política imperante; la ley de la fuerza y de la astucia, representada por Primitivo; la Iglesia oficial, acomodada al poder, a la que se opone un sentimiento religioso de carácter idealista, encarnado por Julián. A la religión se opone, por el lado de las fuerzas ancestrales, la brujería de la Sabia y sus comadres, cuyos vaticinios se cumplirán todos. Y, por último, dos motivos desencadenantes de la acción: Julián aconseja al marqués que tome esposa legítima entre sus primas para acabar con el estado de „salvajismo‟ imperante en la vida de Los Pazos y Julián le aconseja, además, que elija a Nucha frente a Rita. Esto último propiciará el desenlace: Nucha es un ser sensible, pero débil, y no podrá adaptarse a la vida de Los Pazos, lo que provocará el triunfo de las fuerzas de la naturaleza. La estructura externa viene dada por treinta capítulos, cada uno de los cuales guarda una cierta unidad en sí mismo. Y la estructura interna es como sigue: 1. Planteamiento de la acción: (IVII) : la descripción de Los Pazos, su entorno, sus habitantes, la relación existente entre ellos, y la genealogía del marqués. 2. Nudo: a) (VIII-XVII): se desencadena el drama a través de los consejos sucesivos que da Julián al marqués; se trata de un movimiento ascendente que tiene su clímax en el capítulo XVII, con el nacimiento de la hija de Nucha; b) (XVII-XXII): comienza un movimiento descendente en el que la naturaleza vuelve a ganar el terreno perdido, en paralelo a la enfermedad de Nucha; Julián descubre también, en el capítulo XIX, que el marqués y Sabel han vuelto a reanudar sus relaciones. 3. Desenlace: (XXIII-XXIX): los dos capítulos finales de esta parte, tras el paréntesis electoral, narran una gran acumulación de hechos que concluyen con Primitivo asesinado, Julián expulsado de los Pazos y Nucha, totalmente vencida –morirá seis meses después-. 4. Epílogo: (XXX): la novela se inicia con la visión de Julián a su llegada a Los Pazos; pues bien, se cierra con la visión de Julián diez años después, de regreso a la parroquia de Ulloa. Comprende que ha sido vencido por la naturaleza que él intentó dominar:

Perucho viste elegantemente; la niña, como una campesina pobre. A la vez, este final plantea una nueva situación que servirá de punto de partida a la novela siguiente: La madre naturaleza (1887). Los personajes están diseñados según parejas que oponen el mundo rural y el urbano, o el natural y el „civilizado‟ si se quiere: don Manuel - Primitivo; Nucha-Sabel; Nené(la niña)Perucho. Y don Pedro, el marqués, en medio: unas veces, inclinado hacia un lado, otras, hacia el contrario. Tiene dos suegros, dos mujeres y dos hijos, pertenecientes a mundos contrapuestos: hubiera sido interesante conocer las tensiones internas del personaje, pero, en todo caso, el marqués representa la decadencia de la nobleza rural. Entre los personajes femeninos también se pueden establecer correlaciones interesantes: Nucha-Sabel es la correlación fuerza/sensualidad frente a debilidad/sentimientos; curiosamente, Rita, su hermana, es un personaje equivalente a Sabel por fuerza y sensualidad, pero si el marqués la hubiera elegido, no habríamos tenido novela. Por otro lado, es llamativo el personaje de la Sabia, que adelanta con sus predicciones el desenlace de la novela y que es expresión de los poderes ocultos de la „brujería‟. En cuanto al espacio, debemos decir que, en la novela, la naturaleza lo invade todo: desde el comienzo, con la llegada de Julián a Los Pazos –no encuentra el sendero- hasta el final, en el cementerio, donde las tumbas se ven devoradas por una exuberante vegetación. Es frecuente que las descripciones de esta naturaleza se hallen en relación con el desarrollo de los acontecimientos: el paisaje es bello y sereno cuando predomina la calma en la historia, pero si es la angustia la que se impone, por ejemplo en el caso de la enfermedad de Nucha, entonces es una naturaleza amenazante y tormentosa la que se describe. En cuanto al tiempo, se ve claramente un desarrollo lineal de los acontecimientos, aunque el „tempo‟, es decir el ritmo con que se narran, sea diferente: el „tempo‟ es lento, moroso, en los sucesos más importantes, como es el nacimiento de la „heredera‟ –casi dos capítulos completos- o la decisión de huir de Nucha (peripecia que desencadena el desenlace); ahora bien, el ritmo narrativo se acelera una vez que la suerte está echada, cuando se ve que ya no hay salida; entonces la acción se desarrolla casi en cascada: (XXVII-XXIX). Para terminar, eso sí, con un paréntesis de diez años, narrado en el capítulo final, lo que amplía la perspectiva temporal y permite que se capte la conclusión con mayor objetividad. Los Pazos de Ulloa está narrada en la tercera persona de un narrador omnisciente, modo habitual de la novela naturalista, según el cual el narrador lo sabe todo acerca de sus personajes. Así, son frecuentes las anticipaciones, es decir los pasajes en los que se adelanta lo que va a suceder. No obstante, cabe destacar la intromisión del autor en ocasiones para enjuiciar los hechos que se narran –en lo referente a la actividad política, por ejemplo,- o presentarlos a través de algún personaje, como ocurre con Julián, cuyas valoraciones adoptan la forma del monológo interior. La novela se inscribe dentro de lo que se denomina literatura naturalista. La propia autora, en La cuestión palpitante, reclamaba que la literatura debe recoger la realidad en todos sus aspectos, incluso los más nimios o los más sórdidos. Y eso es lo que lleva a cabo en su novela: lo desagradable –la forma como se emborracha a Perucho-, lo tierno –la descripción de la niña de Nucha- lo humorístico-algunos rasgos caracterizadores del ama de cría, un tanto tosca...-, todo está recogido en las páginas de la novela, a la vez que exhaustivas descripciones de objetos y costumbres. En este sentido, la obra es proyección de las teorías y técnicas naturalistas: cómo influye en el individuo el medio ambiente, su fisiología, las cargas de la herencia genética... Los Pazos de Ulloa ponen al descubierto la „fisiología‟ de una sociedad cerrada, que vive según pautas „naturales‟, a través de un testigo, Julián, ajeno a la misma que, ingenuo y sin ideas preconcebidas, se adentra en la realidad de los Pazos. El sentido último de la obra consiste en mostrar que todo aquel que no se adapta a ese medio o bien lleva una existencia marginal –el señorito de Limioso-, o bien es aniquilado, como ocurre con Julián y con Nucha. La conclusión es verdaderamente tremenda, pero los presupuestos del naturalismo exigían que se contara la verdad de las cosas con absoluta objetividad. En última instancia, si en Los Pazos de Ulloa la

que triunfa es la naturaleza, sabemos que, en la novela que la continúa, La madre naturaleza, la que triunfa es la „civilización‟, pero también habrá tragedia... ¿Por qué? Porque en tanto no se integren naturaleza y civilización, tradiciones ancestrales y cultura, no se logrará el equilibrio.

GÉNESIS DE LA OBRA Se publica en 1886 en dos tomos. En 1887, se publica la segunda parte, también en dos tomos, La madre Naturaleza, que lleva como subtítulo: segunda parte de Los pazos de Ulloa. La composición fue ardua y laboriosa. Con esta obra, se inicia un género de novela larga en dos partes que repetirá en Una cristiana y La prueba (1890-1891) y en Doña Milagros y Memorias de un solterón (1894-1896). La longitud de estas novelas está en función sobre todo del estudio psicológico de los personajes. Don Julián es el personaje de más importancia y el estudio de su carácter se completará en la segunda parte. Las dos novelas están unidas por los personajes y por los temas, sobre todo por dos: la decadencia de una clase social y la reflexión sobre el sentido del dolor y del mal en la existencia humana. La primera parte narra los avatares de dos seres inocentes, Julián y Nucha, poco dotados para sobrevivir en el ambiente hostil que les rodea y que acaba con ellos. En la segunda parte se modifican parte de esas circunstancias exteriores adversas, pero los protagonistas, Manolita y Perucho, son tan desgraciados como los primeros. Las dos novelas muestran una concepción del mundo muy pesimista: el mal y el dolor son inevitables porque son consustanciales a la existencia humana. Este pesimismo sobre la vida y sus escasas posibilidades de felicidad proviene en EPB de sus creencias católicas: del pecado original y la caída y la corrupción de la naturaleza humana. II. ARGUMENTO Pedro, el marqués de Ulloa, es un personaje de unos treinta años, mandón, indolente, cuya única vocación parece ser la caza; vive amancebado con una criada, Sabel, de la que tiene un hijito. Llega allí un joven capellán a administrar la hacienda, hombre sensible y pusilánime quien, al comprender la situación, convence al marqués de que se busque esposa legítima para evitar sus desórdenes. Pedro elige a Nucha, una prima suya, devota y enamorada de él, pero lo hace por las virtudes de la muchacha y no por atracción personal, por lo que vuelve a las andadas con la sensual y atractiva Sabel, como se lo hubiera figurado cualquiera que no tuviese la inocencia del capellán. Nucha da a luz una niña y acaba muriendo después de sufrir con angélica paciencia los malos tratos del marido, el capellán se marcha, y la pobre criatura se criará como pueda entre aquellos seres toscos y el energúmeno de su padre.(Alicia Jurado)

III. ESTRUCTURA NOVELESCA: FOCALIZACIÓN, PUNTO DE VISTA, RITMO Y TEMPO. Si nos fijamos en los cuatro factores enumerados en el título, los Pazos puede dividirse en cinco partes de distinta longitud: 1ª parte: capítulos I-VII. (FOCO) El centro de atención del narrador es don Julián, que es el personaje enfocado directamente. La novela se desarrolla siguiendo sus peripecias, pensamientos, encuentros…

(PUNTO DE VISTA) En general es el de un narrador omnisciente que ve a sus personajes por dentro y por fuera, que nos dice lo que sienten, cuál ha sido su pasado y que comenta irónicamente sus circunstancias: “Julián pertenecía a la falange de los pacatos, que tienen la virtud espantadiza, con repulgos de monja y pudores de doncella intacta. No habiéndose descosido jamás de las faldas de su madre sino para asistir a cátedra en el Seminario, sabía de la vida lo que enseñan los libros piadosos. Los demás seminaristas le llamaban San Julián, añadiendo que sólo le faltaba la palomita en la mano.”(cap III) Otras veces el narrador abandona su postura omnisciente y adopta el punto de vista de un personaje, Julián, y cuenta desde su visión particular: por eso la visión de los pazos es casi tétrica. (TEMPO) El tempo narrativo es muy desigual: algunos capítulos corresponden a unas horas (I, II), a días y semanas (IV) o a todo un invierno (V). En ellos la autora usa diferentes modalidades narrativas: escena, panorama o resumen o descripción.En el capítulo IV hay un flash back que narra la historia de la familia del marqués. (RITMO) Además del ritmo temporal existe un ritmo tonal que alterna momentos serios y graves con otros irónicos, momentos tiernos con otros duros. En el primer capítulo, EPB aprovecha el encuentro de Julián con los cazadores para presentar a don Pedro y a Primitivo, con lo que el trío masculino de la obra está completo. El abad de Ulloa juega un papel de contraste desde el primer momento: su físico ysu conducta resaltan los rasgos opuestos de Julián. Esta parte termina con una escena de clímax: el intento de asesinato de Julián por parte de Primitivo. Segunda parte: capítulos VIII- XIII. El FOCOse traslada a don Pedro, que toma la decisión de marchar a Santiago en donde aparecen cuatro nuevos personajes femeninos de los que se destacan dos: Rita y Nucha. El único capítulo que se centra en Julián es el XII (viaje de regreso a los pazos). Esta parte se inicia con un tono completamente distinto, alegre y esperanzado, que contrasta con el anterior. Parece que las cosas van a arreglarse. Sin embargo, la escena de la boda, que debería ser un clímax positivo que supusiera la victoria de Julián y don Pedro sobre Primitivo y Sabel, acaba resultando negativa. El banquete y la noche de bodas son escenas de malos presagios; mientras tanto, en los pazos, Primitivo sigue mandando; y, cuando la acción vuelve a don Pedro, el tono alegre ha desaparecido por completo: el personaje está impaciente y no soporta el ambiente de la ciudad. Esta parte también acaba con una escena de clímax: el anuncio del embarazo de Nucha. (PUNTO DE VISTA) Predomina un narrador omnisciente, poco objetivo, que hace comentarios irónicos acerca de la acción. A veces, sin embargo adopta el punto de vista del personaje focalizado. Transcurrido algún tiempo de vida familiar con suegro y cuñadas, don Pedro echó de menos su huronera. No se acostumbraba a la metrópoli arzobispal. Ahogábanle las altas tapias verdosas, los soportales angostos, los edificios de lóbrego zaguán y escalera sombría, que le parecían calabozos y mazmorras. Fastidiábale vivir allí donde tres gotas de lluvia meten en casa a todo el mundo y engendran instantáneamente una triste vegetación de hongos de seda, de enormes paraguas. Le incomodaba la perenne sinfonía de la lluvia que se deslizaba por los canalones abajo o retiñía en los charcos causados por la depresión de las baldosas. (XIII) Tercera parte: XIV-XVIII

Los sueños de las noches de terror suelen parecer risibles apenas despunta la claridad del nuevo día. Primitivo y otros visitantes de la capilla. El capítulo XXVI contiene las sospechas de don Julián ante la hostilidad de todos los que le rodean y concluye con la paliza que le dan a los seguidores de Trampeta. El XXV mezcla distensión: la lucha de los caciques. y a su luz menos que dudosa vieron el sótano. el ritmo se remansa un poco cuando el narrador dosifica tensión y distensión. La tensión vuelve en el XXIII cuando Nucha descubre que Perucho es hijo de Pedro. no consiguió vencer la impresión del suyo. (XX) Los capítulos XXIy XXII rompen el hilo narrativo al narrar los preparativos de la cacería en una escena costumbrista y jocosa. acaba con nuevo suspense cuando Julián descubre que Pedro y Sabel han reanudado sus relaciones. en la bajada al sótano. La perspectiva del niño refuerza el carácter . melancólica en el caso de los Limioso. y que el viento. EPB refuerza el tono trágico de la obra. y el paisaje le pareció tétrico y siniestro. En la penumbra de aquel lugar casi subterráneo. pero de tanto en tanto. doblaba los árboles con ráfagas repentinas. y tensión: las murmuraciones acerca de Julián y Nucha. temerosas y vagas. que termina con un nuevo clímas: Julián ve las huellas de violencia en las muñecas de Nucha y cuando las tiene cogidas. (XX) El punto de vista con frecuencia es el de los personajes: las escenas de la bruja y la araña están vistas a través de los ojos asustados del capellán. el punto de vista es el de los dos personajes: El capellán la encendió. La tensión dramática sigue creciendo. la araña. el confuso montón de objetos retirados allí por inservibles y pudriéndose en los rincones. El capítulo XVIII narra la convalecencia de Nucha y los episodios de la crianza de la niña. XV está narrado desde el punto de vista de Nucha. Cuarta parte: XIX-XXVIII El foco es la pareja Julián-Nucha y el tono sombrío se va acentuando a lo largo de los capítulos. asomando por entre papeles y trapos. sordo unas veces y sibilante otras. pero Julián. El tema político y el psicológico se unen. Abundan las premoniciones que crean un clima propicio a la tragedia: la bruja y las cartas. al saltar de la cama. son sorprendidos por don Pedro. Proseguía el hervor de la imaginación sobrexcitada: miró por la ventana. El cap.FOCO: El centro de atención es Nucha. mejor dicho. el sueño de don Julián. En estos capítulos ha aparecido un nuevo personaje: Máximo Juncal. En el capítulo XXVIII tiene lugar un cambio en el punto de vista del narrador que ofrece una perspectiva nueva e insólita para los hechos que se relatan: El asesinato de Primitivo y el enfrentamiento en la capilla de don Julián y don Pedro está visto desde los ojos de Perucho. La prolongada espera del parto crea un clima de tensión que culmina cuando Julián oye “una niña”. la esfera de un reloj era la faz blanquecina de un muerto. que es desde el que se narran las visitas a los vecinos: es una visión divertida y. entrevieron las paredes destilando humedad. Con este recurso. Esta visión contribuye a crear la imagen del personaje: sensible y con buen humor. la pata de una mesa parecía un brazo momificado. En elXXIV vuelve la distensión con el relato de la campaña electoral. y unas botas de montar carcomidas. despertaban en la fantasía la idea de un hombre asesinado y oculto allí. el capítulo (XVI) acaba anticlimáticamente con don Pedro rabioso y decepcionado y Julián y Nucha abatidos. en el hacinamiento de vejestorios retirados por inservibles y entregados a las ratas. el conjunto de cosas informes y. verdad es que entoldaban la bóveda celeste nubarrones de plomo con reflejos lívidos. Acaba con presagios siniestros. por lo mismo.

ya en su cocina encuentran a dos mujeres: una joven y otra mayor. Emilia Pardo Bazán Porque creo que uno debe escoger la lectura y no leer "por obligación". RESUMEN Capítulo Julián. a la cual encontraba muy atractiva. El punto de vista es el de un narrador omnisciente y el tempo narrativo es muy rápido. al final. junto con los perros del marqués. El niño. . Llegan por fin. Los Pazos de Ulloa. El marqués coge al niño y le dice que no se tiene que asustar y tampoco acercarse tanto a los perros cuando comen. La novela se cierra con dos escenas: la visita del cura al cementerio de Ulloa y la aparición de Perucho y Manolita. el padre de la joven mujer. LOS PAZOS DE ULLOA. que procede de Cedre. su criado. se parecía a ella. de tal forma que bien podría parecer ser uno más. la regañó diciendo que se apresurase a darles de comer a ellos y a los perros. joven sacerdote.inevitable de los hechos que desencadenan el drama: Perucho actúa para conseguir los dos cuartos que le habían prometido e inocentemente provoca la tragedia. recomiendo su lectura pues las descripciones de paisajes y personajes son buenísimos. Le dice que tiene que ser valiente y le da de beber vino ante la atónita mirada de Julián quien dice al marqués que no dé de beber tanto vino al chiquillo porque le puede hacer mal. tío de don Pedro Moscoso. ahora bien. Pregunta a varios campesinos cómo llegar hasta allí ya que el camino es abrupto pero ninguno de ellos le indica con claridad. Primitivo. Sabel. Capítulo II. El niño asustado llora y Julián le coge en brazos. La primer cierra Los Pazos de Ulloa. Al intentar coger un pedazo de carne. ESCRITORA: POR EMILIA PARDO BAZÁN. ya anochecido. La anciana. mucho más escueto. hasta emborracharle totalmente. El XXIX evoca las escenas de la capilla. para aquel que lo necesite. se va a encargar de administrar la Hacienda del marqués de Ulloa. pero el mal los envuelve a todos. Entre los perros. regañando a la perra. CAPÍTULOS I. el capellán pudo observar a un rapazuelo de corta edad que se mezclaba con ellos. al mismo tiempo que el marqués se encara con la mujer más joven diciéndola que bien sabe que él no quiere pendones en su casa. la salida de Julián de los pazos y los diez años siguientes de su vida. Quinta parte:XXIX-XXX El FOCO vuelve a ser Julián. edito un resumen de esta magnífica novela de Emilia Pardo Bazán. por recomendación del Señor de La Lage. a Los Pazos de Ulloa. Capítulo III. La mujer le dice que la anciana tan sólo estaba ayudándola a pelar castañas. va en busca de los Pazos de Ulloa puesto que. De todas formas. desaparece. El joven sacerdote se sentía también incómodo ante la presencia de Sabel. Primitivo y con el abad de Ulloa ya que los tres estaban por allí de cacería. una de las perras muerde al pequeño en la manga de su chaquetón. resumida por capítulos. El XXX se inicia con un resumen de esos diez años en los pazos y en la villa de Cebre. sin duda. en cuanto ellos aparecen y después de dar las buenas noches. pero siguieron dándole de beber. también incluyo un resumen global. incluso el abad y su propio abuelo. la última es un puente hacia la segunda parte. Antes de que el amo se enojase más. Julián y Nucha también son inocentes. Finalmente se encuentra con el marqués.

lo cual hacia por las noches. Sabel. que hacía las veces de archivo. Don Pedro le comentó que ya había pensado en ello y así quedó la cosa. al uno como montero mayor y a la otra como criada. la adulaban. A consecuencia de ello. logró ordenar y clasificar libros y documentos. a pesar de la resistencia del pequeño en aprender el abecedario y los números. con anterioridad. viviendo entre los animales de la hacienda.Julián se aloja en la habitación que. correspondían a don Pedro. contra el. después de intimidarla. Años después y antes de morir. guiado por Sabel. También le contrarió el no poder dar misa. Por la huerta andaba correteando Perucho. Al capellán le dejó perplejo que el mismo abuelo del niño actuase así. el cual se hallaba muy desordenado. Al capellán se le hacía difícil de comprender la naturaleza. Capítulo IV El joven sacerdote. Al verse desbordado inquirió al marqués para que contratase los servicios de un abogado que pudiese esclarecer algunos documentos de gran importancia. el abad se había llevado las llaves y no sabía cuando las traería. un cuadro que representaba las tentaciones de San Antonio en el que aparecía una . las comadres. hipotecado el Pazo. decidió encargarse de su instrucción. y planteaba algunas reformas que nunca eran bien recibidas por parte de Primitivo que era quien siempre le acompañaba. al abrir la venta. con el fuego de la chimenea. El joven sacerdote. Ahora bien. tal y como era su deseo. veinte bandidos entraron al Pazo y robaron las monedas que ella tenia escondida. en ausencia de su hermano e hijo. viendo como el pequeño Perucho se criaba. El marqués se mantenía al margen de todo ello. dejando a éste prácticamente en la ruina al tener. que marchó al Pazo a vivir con ella para cuidar de la hacienda y de su sobrino. Ni siquiera había una jarra con agua y una toalla para poder lavarse. el horno. de gran fealdad que al capellán se le antojaba tenía aspecto de bruja. llegándole a recordar. el cuál quedó huérfano de padre siendo muy niño y al cuidado de su tío Gabriel. había habitado el abad de Ulloa. al parecer. la contemplación de la gran extensión de tierra. las bodegas. del susto. dedicándose a la caza. en la cocina. a cambio. El capellán.. También le dijo que no estaba bien que permitiese que emborrachasen a su hijo pero ella le dijo que no quería oponerse a su padre. a fuerza de trabajo y paciencia. incluso. y no el marqués. hasta hace poco. Sabel les daba un cuenco de caldo a cada una de ellas y estas. Quedaron en. en justicia. Al llegar Sabel con el desayuno la reprendió por no llamar. Era un hombre que gustaba de la buena vida y de la caza y así enseñó a su sobrino. con sus campos de cultivos y sus árboles. fue allí en busca del marqués. hermano de su madre. De entre ellas siempre era la última en marcharse una mujer muy anciana. ferias y a las visitas de otros señoríos. entre los dos. una pequeña habitación con olor a humedad. acudían allí para hablar con Sabel mientras asaban castañas o hilaban. el criado. lo que más sorprendió al capellán fue un pleito interpuesto por el padre de don Pedro. un día. La encontró muy sucia e incluso con telarañas. La madre. Lo que sí le gustó fue. motivo por el cual. Más tarde el marqués llevó a Julián al despacho. antes de entrar. su predecesor en el cargo. era una mujer que gustaba guardar monedas de oro. Lo más difícil era entender las cuentas que. Eran ininteligibles para él. el antiguo administrador y ella misma murieron poco tiempo después dando lugar a que don Gabriel llevase a vivir al Pazo a Primitivo y a su bella hija. a la puerta y la pidió que limpiase la habitación. por el contrario. Capítulo V Julián intentaba aprender todo lo que podía acerca de las faenas del campo. al verla junto a Sabel. sin huella alguna de la borrachera que pilló la noche anterior. comenzando al día siguiente pero al descubrir el criado Primitivo a unas perdices comiéndose lo cultivado el marqués optó por ir a cazarlas olvidándose para siempre de los papeles dejando al capellán sólo en ese menester. según comentó Sabel. verdadero marqués de Ulloa que residía en Madrid. Pronto se dio cuenta el capellán que el que mandaba realmente allí era Primitivo. Algunas mujeres. ya que. En este capítulo se narra la historia de la familia del marqués. ordenar los papeles. don Gabriel se casó con la hija del carcelero de Cebre yéndose a vivir allí y dejando a sus tres hijos los bienes que. etc. había llevado a cabo el abad de Ulloa.

hasta que quedó limpio. y el cacique conocido por Barbacana. Julián optó porque nunca más fuese ella quien subiese a su habitación. En esas estaban cuando llegó el marqués de Ulloa acompañado por sus perros. pero mal visto por el clero. Poco después partía de nuevo de cacería acompañado por uno de los comensales. nunca se atrevió a lavarle el resto del cuerpo. al igual que el pequeño Perucho. Observando la gran suciedad que el niño tenía decidió lavarle la cara y el pelo. Después del baile todos los clérigos pasaron al comedor dispuesto para ellos. con él y sus primas. No había que tomarlo a mal. También se entera de que Perucho es el hijo ilegítimo fruto de esa unión. El marqués. como siempre. con su permanecía en el Pazo. que él. Este hombre era el rival político del cacique Trampeta. Era una niño tan bonito que parecía un ángel. los comensales se dedicaron a platicar sobre cuestiones teológicas y políticas. de ideas más democráticas. Capítulo VI Julián tan sólo hizo amistad con otro clérigo. Finalmente decidió dar clase al muchacho en su habitación. Se le hace extraño. aprovechaba para subir allí y seguir insinuándose al sacerdote. Una vez allí el párroco de Naya dijo a Julián que no se habían metido con él por maldad sino en broma y que también lo hacían. un total de 26 platos tradicionales. parece aprobarlo. entre otros. Ante la insistencia de Sabel. le invitó a dar un paseo por la huerta. Este se enfadó y el otro cura. Julián le dice que no. El niño. que si lo hubiese sabido no se habría quedado allí pues.hechicera y una bella y sensual joven con pezuña de cabra. El niño no avanzaba en el aprendizaje. Sabel está en el suelo llorando. Máximo Juncal. por su parte. el resto de los comensales comenzó a hablar de la bella Sabel en un intento de relacionarla con Julián. médico de Cebre. más bien lo contrario ya que se dedicaba a jugar con los objetos que había en la habitación del capellán. en la disputa. frecuentemente. para tomar una copa con ellos a los postres. celoso. Finalmente tuvo que ser él quien asease su cuarto y se subiese el agua pues ningún criado estuvo dispuesto a hacerlo. Allí se encontraba. ante los ojos de Primitivo. Invitado por don Eugenio fue a Naya a pasar el día del patrón. san Julián. tal y como había dicho. De pronto Julián avistó a Sabel que danzaba entre ellos. el joven capellán pensaba que dicho abad era demasiado dado al vino y a la caza. también ha resultado herido . Después de comer y beber. bailando con los mozos y la reclama. que no haya hecho la cena. De los preparativos de la suculenta comida. Sin embargo el joven capellán insistía en que no sólo había que ser bueno sino parecerlo. todos los días le lavaba antes de darle las lecciones. y bien considerado por los unionistas. él sobraba en el Pazo. El saberla allí le aguó la fiesta. dando lugar a algunas discusiones. Capítulo VII Al volver al Pazo el joven párroco se encuentra ante una terrible escena. Lo importante era tener la conciencia tranquila. a modo de pretexto. la ha agredido con la culata de la escopeta. quién representaba a los conservadores y era bien visto por los eclesiásticos. que lo hiciese cualquier otro criado del Pazo. ahora bien. Asistió encantado a la procesión y a la misa y contempló el baile de la muñeira de los mozos y mozas lugareños. la reprocha el que haya estado en la romería. viviendo en el Pazo no se haya dado cuenta de ello. se había encargado el ama del cura de Cebre. Julián pregunta a don Eugenio si cree o ha escuchado que se piense que él y Sabel mantienen relaciones pecaminosas y éste le dice que no y que además el marqués no lo iba a consentir pues está amancebado con ella. Una vez marcharon. había llevado escopeta y morral. Al joven religioso le importunaba que Sabel se le insinuase constantemente. Julián demuestra ser un ser sin malicia alguna. don Eugenio. el señorito de Limioso que. el joven y alegre párroco de Naya. Empezó a sentir que. llegando incluso a ser amonestado por éste por ir vestida de forma inadecuada. A partir de ahí. e incluso ríe notoriamente por ello. Los clérigos debían dar ejemplo y no podían bromear con la honestidad y la pureza. Su relación con el abad de Ulloa no era muy armoniosa ya que éste pensaba de él que era un afeminado y. Sabel. Eugenio.

Don Pedro sabe que todos viven a costa de él y que el criado le roba pero también dice que necesita de Primitivo para todo y que éste nunca dejaría que nadie ocupase su puesto. golpeó al rapaz que la cuidaba. entre los matorrales. obedeciendo al padre se remanga y coge una sartén. cejó en su empeño. Julián. el marqués se ve atado de pies y manos. El marqués cogió su escopeta y partieron. familiarmente llamada Nucha. el marqués entró en su habitación muy bien vestido. de Sabel. el emboscado. sin éxito. a pesar de tener dinero. Una de ellas. Sus primas abrieron la puerta. el marqués. diciendo que se apresurase porque ambos iban a ir a Santiago. Dice que tiene atemorizadas al resto de las mujeres impidiendo así que trabajen para el marqués si este echa a su hija y que. Enseguida una de ellas le reconoció diciendo que era el primo Perucho. En ese momento entró Primitivo. Por su parte Sabel nada dijo de la partida. Él prefería que sus hijas quedasen solteras antes que casarse con un hombre que. a pesar de no estar arregladas para recibir visitas. le recomienda que salga de los Pazos. además. no habían acudido a abrir.en la frente. es un hombre capaz de cualquier cosa. el Señor de La Lage y a sus primas. Le dice que puede que en ese tiempo Sabel se case con algún aldeano y que. Esta. llegando incluso a matar. por ende. de repente. De pronto escucharon un ruido y el marqués se dio cuenta de que Primitivo les había seguido y escuchado la conversación. mientras hablaba con él pensó en lo conveniente que sería casar a una de sus hijas con su sobrino. ¡No lo iba a conseguir! El marqués estaba dispuesto a marcharse y mandó a Primitivo que cogiese los bultos: irían caminando. El marqué le pidió que le diese la escopeta. con leña para encender el fuego. respectivamente en la yegua y burra hasta Cebre y de allí cogerían la diligencia. el marqués encuentre una digna esposa para él. había decidido acompañarles y. El marqués le cuenta que no es fácil deshacerse de ella e incluso que lo intentó una vez y que tuvo que mandarla llamar de nuevo. su padre. diciendo que ni la yegua ni la borrica estaban preparadas: la primera porque estaba sin una herradura y la segunda porque había sido herida con dos puñaladas. En ese momento entra Sabia. Primitivo. No se fiaba de él. sentía vergüenza y fue su padre quien la empujó hacia el primo. ya que los criados. Capítulo VIII Julián se preparaba para el viaje cuando. aunque lo disimuló. don Pedro. Capellán y marqués fueron junto con Primitivo al establo para comprobarlo y allí. ordenó a dos criados que los cogiesen diciendo que él no podía ir porque tenía mucha faena en los campos que sólo él sabía mandar hacer. a merced de Primitivo y. la anciana que se asemeja a una bruja a los ojos de Julián. no fuese de su linaje. El padre. El padre. Capítulo IX Llegaron a Santiago. como buen cazador. Llamaron a su padre que le recibió con gran alegría y mandó a sus hijas que se presentasen de una a una a su primo. Por el camino. éste dijo que. por otro lado. en lugar de hacerlo. lanza una blasfema y dice a Sabel que le cuide bien. El capellán pensó que. pretextando que él no tenía cargada la suya. En pocas palabras. El sacerdote interviene. saludándole con un beso. El marqués sospechó que todo había sido urdido por el criado para impedir el viaje. que vaya a la ciudad. es realmente quién manda allí y el marqués así lo reconoce. La mujer se enfrenta a él y dice que se va a marchar de allí y que busque otra que haga la cena. Después cada una de ellas marchó a retocarse y a preparar la habitación del marqués ya que él se alojaría allí y no en la posada. con rostro siniestro. cuando le preguntó al criado. Marcelina. a visitar a su tío. El marqués está encolerizado y en ese momento aparece Primitivo que pone orden diciendo a la hija que haga lo que dice el marqués. Dándose cuenta de ello. Al momento salía de entre los matojos Primitivo. Éste no cesaba de mirar a Primitivo que permanecía impasible. a casa del Señor de La Lage. Julián intenta apaciguar al marqués llevándole a dar una vuelta por la huerta. entonces. en efecto así era. Este. De entre todas sus . notó que alguién estaba al acecho y pudo observar como una escopeta estaba a punto de disparar al capellán. finalmente. Una vez en ella el capellán dice que no puede seguir allí si mantiene esa pecaminosa relación con Sabel. Para ello irían. Por su parte él cogió la suya dispuesto a disparar al tiempo a aquel que estaba escondido. a pesar de haber sonado en dos ocasiones la campanilla. Al darse cuenta de ello.

Al continuar con sus dudas. Siguiendo con el juego y pensando que Rita se hallaba allí. desde Segovia. que se había criado en esa casa al ser su madre el ama de llaves. hijo de un herrero. la universidad. pedía ayuda. incluidos los criados. en la oscuridad. pudo comprobar como las jóvenes tenían pretendientes. como todas las noches. el marqués optó por prestar atención a los comentarios que en el casino se hacían acerca de sus primas y escuchó uno que decía que las mujeres como Rita no encuentran fácilmente novio en Santiago y que terminan casándose con forasteros. FIN TOMO DEL TOMO PRIMERO SEGUNDO . no tropezar con los muebles y finalmente alcanzó un cuerpo al cual abrazó. el padre acompañó a la novia hasta la habitación nupcial. por don Víctor de la Formoseda. Él tenía intención de pedir en matrimonio a Rita pero. de esta forma. En un principio el Señor de La Lage intentó persuadirle para que cambiase de opinión y escogiese a Rita pero fue inútil. como decía él. por otro lado. preguntó a Julián. habló a su primo de enseñarle la ciudad de Santiago: la catedral. doña Marcelina. Bajaron por la escalera y el marqués. Rita marchó a Orense a casa de su tía. Nucha recibió. Ante la insistencia del marqués. Manolita. se dispuso a vengarse persiguiéndolas. con la aprobación de su padre. Avanzó alargando las manos para. a fin de que no le diesen “gato por liebre”. detrás de ellas. todos pensaban en cuando el marqués pediría la mano de su prima Rita. Esta le afeó su conducta y dijo que si la repetía se lo diría a su padre. el regalo de su querido “niño”. Después de dar un refresco para los invitados. etc. Momentos después se abrió la puerta. era pretendida. Al quedar sola en la habitación Nucha sintió miedo y se dispuso a rezar. en la penumbra. don Pedro empujó la puerta de una habitación hasta hacer que cayeran dos sillas que la contenían. que le hablase de Rita y de lo que de ella se decía.primas la que más gustaba al marqués era la mayor. Se dio cuenta de que no era Rita sino Nucha y la soltó pidiéndola dejase de llorar. a gatas. Un día las primas se dispusieron a subir al desván para limpiarlo de polvo y Rita fue en busca del primo para que las ayudase. Julián le recomendó se casase con Nucha. El capellán le dijo que aunque algo supiese de alguna de ellas no lo diría por el agradecimiento que debía a esa familia. madrina de Nucha. al parecer. pondrían el anillo de casada en la iglesia. Sus primas aprovecharon para disfrazarle con un sombrero de tres picos y con una chupa de flores azules y amarillas. el marqués pidió la mano de su prima Nucha. por otro lado Carmen quería casarse con un joven estudiante de medicina. a modo de juego. su hermano pequeño Gabriel. En cuanto a Nucha. Por su parte. Según comentarios las hermanas no se hablaban entre sí pues Rita acusó a Nucha de quitarle el novio. según él era la mejor de todas las hermanas. una vez llegó la dispensa pontificia. iba alumbrando el camino con un candelabro de cinco brazos. Rita. según opinaba el marqués. en contra de la voluntad de su padre. Veía en ella un digna madre de sus hijos legítimos. el cual no había pensado en que no estaba bien que su primo permaneciese en su casa. la Alameda. después. Éste. Finalmente y ante la sorpresa de su tío. habitando ellas allí. Apenas podían moverse sin darse con el techo y don Pedro tuvo que permanecer sentado en una silla. La madre del capellán. La pareja se casó en agosto. Notó que la joven se resistía y que. Capítulo XI En casa del Señor de la Lage. llorando. Se trataba de una sortija que puso en el mismo dedo al que. había observado que ésta gustaba de coquetear con los hombres que la miraban y. el casino. Rita. Misia Rosario. Don Pedro indagó en el casino acerca de la verdadera fortuna de su tío y comprobó que la dote de las primas provendría de una tía que tenían en Orense. ningún hombre estaba interesado en ella. Capítulo X Don Pedro paseaba por la Alameda con sus primas y con su tío y.

Al pasar por el Crucero del camino. Al llegar al Pazo. se sentía un don nadie mientras que en los Pazos era el dueño. Echaba de menos sus campos. Perucho. en Santiago. e incluso investigaron y probaron que no era el verdadero marqués de Ulloa. como decía el criado: “una cosa es decir y otra hacer”. no se habían podido realizar las faenas agrícolas. la caza y no se hacia a la vida urbana que. El criado había llevado una yegua para el marqués y una mula para su esposa.Capítulo XII Poco después de la boda el marqués encomendó al capellán la misión de adelantarse e ir a “la huronera”. Entretanto la administración real de la hacienda seguía en las manos de Primitivo aunque ya no ponía ninguna objeción a las ideas de renovación o cambio que él proponía y que. el matrimonio partía hacia los Pazos de Ulloa. El capellán observó como gente de diferentes lugares de la comarca venía a hablar con Primitivo pero el. el Gallo. para sus adentros. agradecía a Dios que. iba con ellos. Por ello decidió regresar a su huronera. por su respetabilidad. Llegaron a Cebre y allí les esperaban Primitivo y Julián. Por el camino el criado fue hablando de cómo. quisiese dirigir su vida. Éste contestó que tenía mala una pata. Grande de España. hubiese conseguido que en Los Pazos hubiese un matrimonio cristiano donde. el capellán. el marido de Nucha. en esa universitaria ciudad era demasiado intelectual para él. hacia la vista gorda. eso sí. A Julián le sorprendió encontrar al hombre sumiso y respetuoso. Todo estaba en orden y no había allí ninguna de sus comadres. Un día fue a hablar con su amigo. terminando de esa forma la frase. el abad de Naya y éste le comentó que la reina había huido a Francia y que se había constituido un gobierno provisional. Julián se sorprendió cuando no escuchó objeción al decir que los recién casados traerían una nueva cocinera. nuevamente. dilatándose en el tiempo porque. para preparar todo para la llegada de los recién casados. cocinando. a través de él. y acercándose a él le habló al oído. e irse a vivir allí con él. Al momento escucharon la jauría de perros del marqués que salía a recibir al montero mayor. tan sólo un años antes. En la cena. sospechando de las malas intenciones del criado. con tal de que Sabel se marchase. yendo sólo al Pazo los veranos. Envidiaba a su suegro. en una madrugada muy fría. El rostro del marqués se lleno de sorpresa y alegría y diciendo a su esposa que entrase en . A finales de marzo. Pero las peores discusiones entre ambos eran las originadas por sus opiniones políticas. en la cocina. como siempre. Capítulo XIII Don Pedro ya estaba hastiado de vivir en la ciudad y quería marchar cuanto antes a su Pazo. el cuál era capaz de cualquier cosa con tal de conseguir sus objetivos. de que tuviese cuidado con Primitivo. por sus amistades. Su único entretenimiento era discutir con su suegro o ir a jugar al casino. por culpa del mal tiempo. Le advirtió. tan diferentes. Todo ello parecía satirizar la forma de vida que él llevaba en los Pazos. No soportaba ya vivir en casa de su suegro y menos aún que éste. por su elegancia. que pretendía se quedase a vivir en Santiago. su nieto. sólo había vicio y malas pasiones. Ella dijo que sí se atrevía pero que. Al reparar en ello el marqués preguntó por qué no había llevado la borrica. dio toda clase de explicaciones de lo ocurrido en la hacienda al capellán. motivo por el cual Sabel tendría que irse del Pazo. El marqués preguntó a Nucha si ésta sabría montar en la mula o si tenía miedo a caerse. como llamaba don Pedro a Los Pazos. Muy por el contrario Primitivo dijo que él mismo pensaba pedírselo al marqués ya que su hija quería casarse con un gaitero de Naya. Don Pedro. Maliciosamente se alegraba de los disgustos que la relación de su prima Carmen con el joven estudiante causaban a su tío y suegro. por ende. mediante la Guía de Forasteros. Para los del casino no era sino el yerno del Señor de La Lage. sin muestra alguna de rencor o enojo. pero el montero no dio la menor muestra de afecto por él. por alejar el peligro del Pazo de Ulloa. Esa misma noche escribió al marqués contándole las buenas nuevas. Primitivo. Julián emprendió el viaje y en Cebre le esperaba Primitivo para acompañarle a Los Pazos de Ulloa. encontró a Sabel. Para sus adentros el capellán dio gracias a Dios. no se realizaban. a la hora de la verdad. Primitivo.

Le agarró y. Don Pedro cogió en brazos a su esposa y la montó en ella. Al mirarle a la cara vió lo guapo que era el chiquillo. La marquesa había notado que las gallinas no ponían huevos. acompañado de Primitivo. no era muy inusual. El capellán. a fin de que el rapaz se estuviese quieto pidió al capellán una moneda de dos cuartos y se la dio al chiquillo. le comentó que. exclamó que de seguro que el niño era ahijado de éste. La duquesa se extrañó comentando que no sabía que la cocinera estuviese casada. le regañaba diciendo que iba a darle unos cuantos azotes en el culo. que iba con ella. Julián asintió y le dijo que se habían complicado las cosas puesto que no sólo Primitivo le había jurado que su hija se casaría con el gaitero sino que el mismo abada de Naya. además. en la aldea. según parecía era. lo cuál se la hacía muy extraño. consiguiendo de esa forma que el niño dejase de tenerla miedo. dándole a conocer de esa manera que su esposa. pero que luego habrían hecho lo que querian. Acordaron que a partir de ese día se los vendería a ella. muy visitado por unos y otros y muy tenido en cuenta por todos. Por fin pudo sacarle y comprobó que los huevos se habían roto. a lo que don Pedro dijo que sí.la posada y esperase allí sentada. el cual por algún extraño motivo no quería que su hija casase con el joven a pesar de que ella así lo deseaba. mientras tiraba de él. Julián le contestó que era el hijo de Sabel. en las aldeas. a veces. No aceptaba lo contrario. asimismo. esperaba un hijo. especialmente Primitivo que. Julián nada pudo hacer para echarlos de allí y aún menos cuando la cocinera que había traído de Santiago decidió regresar a la ciudad. Al preguntarle el nombre el rapaz dijo llamarse Perucho por lo que la marquesa. Julián sintió temor. marchó. afirmo que así era. Nucha dijo que había que comprarle unos pantalones y unos zuecos y que. según su madre siempre le había dicho. don Eugenio. El capellán se sentía satisfecho de haber contribuido a ese matrimonio cristiano del marqués que ahora iba a ser bendecido con un hijo legítimo. Él ya le había dicho a Nucha que tenía que darle un hijo varón. Nucha. al ver como Nucha era tratada por su esposo. Capítulo XIV Al llegar a Los Pazos. por lo tanto. Sin duda tendría que ser un varón que perpetuase el apellido Moscoso. El mismo duque contó al capellán que la burra que consiguió prestada de la mujer del juez. y una vez quedó el marqués a solas con el capellán le preguntó si Sabel seguía allí. lo fue porque iba acompañado de su criado Primitivo… Dejaron de hablar del tema y el marqués dijo a Julián que tenía que darle la enhorabuena. el joven había pedido los papeles. pretendió hacerse cargo de él pero ella no quiso y. por el contrario. Sabel volvió a ocupar su puesto. Al duque no le extrañó y vió en ello “la mano” de Primitivo. Nucha. El capellán. cuidadosamente. . Julián también le comentó al marqués que habían asentido a todo lo que el decía. El padre y ella se habían arraigado en el caserón como una familia paralela a la legítimamente constituida por don Pedro. le preguntó quién era aquel rapaz con esos ojos tan bonitos. La marquesa le preguntó que qué hacía con los huevos que robaba y el rapaz dijo que se los vendía a las mujeres. en busca de una dócil borriquilla en la que pudiese montar su esposa. El capellán temía que Nucha se enterase de la relación de Sabel con el marqués y de que Perucho era hijo de ambos y más habida cuenta que la marquesa gustaba recorrer todo el Pazo. en efecto. en efecto. A éste no parecía importarle y. desde pequeña había tenido inclinaciones monásticas. El capellán dijo que también cabía la posibilidad de que fuese una niña y el marqués no quiso ni oír hablar de ello. Era la de la esposa del juez de Cebre. el capellán pensaba que la mujer debería haberse metido a monja ya que. Sabel seguía allí y el capellán veía el peligro que esa mujer representaba para la fiel esposa del marqués. desde que se armó la revolución con la partida de la reina. al darse cuenta de que así se llamaba su marido. hablaría con Sabel para que lavase al rapaz todos los días y que el niño tendría que volver a recibir clases impartidas por el capellán (a pesar que éste la había explicado que nada consiguió con ello) o ir a la escuela. sin saber que decir. Aún así. El capellán le dijo que no lo estaba y que eso. Decidió vigilar y de esa forma pudo comprobar que un rapaz era el que se encargaba de cogerlos según eran puestos. al parecer prestaba dinero a réditos.

Los perdigueros callaron al reconocer al marqués de Ulloa. Don Pedro. Nucha se contrarió al saber que las señoritas de Molende no estaban ya que. Así estuvo durante mucho tiempo hasta que Sabel entró para decirle que el marqués la había ordenado subir para que avisara al capellán que bajase a cenar. se levantó inmediatamente. cuando entró la visita. Apenas había cogido mucho peso en el embarazo. como ella. Él en la yegua y ella en la borrica. Era un gran cazador y un acérrimo tradicionalista. de lejos. Al pasar a la sala. Al capellán . Indicaron en el cual sentarse la marquesa pero esta. sin duda para albergar los grandes estómagos de sus habituales comensales. Se trataba de un hombre de 26 años que se asemejaba a los retratos de Quevedo. comprobó el mal estado en el que estaba y. La esposa del juez. Estaban sentadas en sendos tallos (asiento de roble bruto utilizado por los labriegos pobres). que iban andando. haciendo que su moño postizo no estuviese bien colocado y que. Llegaron al Pazo de Limioso. llegando incluso a prohibir a Primitivo que cazase por los alrededores para no asustar a la marquesa. de cuando éste iba con su amo de cacería. Estaba muy cerca del inaccesible Pico Leiro.Capítulo XV Los señores de Mosocos se dedicaron a hacer visitas a la aristocracia circunvecina. en lugar de zapatos. montado en una mula así como un par de criados. Hasta el capellán lo encontró divertido. una frente a otra. Iban para tener mano de las monturas cuando los señores se bajasen de los animales. a otros dos criados. enseguida. sorprendida por la visita. Nucha se sorprendió al encontrar a dos mujeres viejas. Eso sí. vestidas con el hábito del Carmen. tuvo que vestirse apresuradamente para la ocasión. el marqués regresó aprisa con su esposa ante la inminente llegada del parto. parecía no estar habitado. Al llegar allí salieron a recibirlos un mastín y dos perros perdigueros. En el Pazo vivía también el padre pero. Se dispuso a orar para que todo fuese bien en el parto. como suele decirse. En primer lugar fueron a visitar al juez de Cebre. conservaba la galantería y buenos modales. El capellán tendía a comparar a Nucha con la Virgen María. sus pies llevasen babuchas. El Pazo se hallaba en estado de abandono y ruina por lo que. Le preguntó por Nucha y don Pedro le dijo que estaba con ella su sirvienta y que también Sabel la ayudaba. la recordaban las conversaciones que Nucha mantenía con sus hermanas. al estar inválido y encamado. nadie le veía. Julián preguntó a la mujer si su padre y el médico habían llegado pero ella se limitó a decir que no y que de allí a Cebre había un bocadito. tras saludarlas. Les acompañaba el capellán. su madre confeccionaba más ropita para él. El mastín no calló hasta que no apareció el señorito de Limioso. estuvo solícito con ella. Nucha no había querido que fuese él ya que quería que estuviese a su lado. vestidos con ropa de domingo. la mesa en la que comían el arcipreste y su hermana. a Nucha. A Nucha le pareció gracioso. Eran las tías paternas del señorito de Limioso. al ser jóvenes. Ambas dejaron de hilar. un noble venido a menos. por si este no cumplía el encargo. Después marcharon a Loiro. el más viejo y de más linaje de la comarca. poco antes del anochecer. Al contacto con ellas. al tener dos escotaduras. Era. al mismo tiempo. ladrando con gran esfuerzo ya que todos ellos estaban famélicos. se le asemejaban más momias que personas vivas. y asi lo comentaría en el viaje de vuelta a los Pazos. hilando. Al día siguiente fueron a ver a las señoritas de Molende y a los señores de Limioso. la cual estaba en tan mal y deteriorado estado como el resto del Pazo. Al decírselo a Julián éste le inquirió si había avisado al médico de Cebre y don Pedro le dijo que había mandado ir por él a Primitivo y. Capítulo XVI Según se acercaba el nacimiento del futuro Moscoso. El arciprestazgo apenas tenía tierras a causa de la desamortización. El capellán al ver a don Pedro tan cambiado reavivaba aún más su fe en Dios. Sus ropas estaban raídas y remendadas. El capellán armó un pequeño altar colocando unas velas y dos imágenes: San Ramón Nonato y la Virgen de las Angustias. pensando en la posibilidad de caerse. Salieron del desolado y goteroso Pazo sin comentar nada. a visitar al arcipreste y a la hermana de este. Al bajar al comedor encontró allí al marqués que comía con hambruna. Sobraban las palabras. llevándola de paseo por los Pazos y cuidándola. en todo momento. Una tarde de octubre.

durmiese porque podría ser síntoma de síncopes. El sacerdote optó por volver a su cuarto y seguir rezando. por otro lado. a la nodriza encima de su yegua y se sintió decepcionado al ver que su vástago aún no había nacido. cuando los señoritos necesitaban algo. Llegó la hora de la comida y el parto no se producía. a su cuidado. Al médico le gustaba discutir porque era bueno para su hígado ya que liberaba su bilis retenida. que había parido un par de meses atrás. Según él. tiempo atrás y tras un ataque de cero le había partido en dos. pensó que a la joven la hacían un favor si la llevaban allí a criar al futuro marqués ya que estaría bien cuidada y no trabajaría. El médico. Sabel sirvió la cena y el marqués. Volvió a bajar y tomando otra copa reanudó su discusión política con el capellán. Solicitó al . al fin y al cabo eran hombre como los demás y para ellos. Subió a la habitación para ver el estado en el que Nucha reencontraba y después bajó a desayunar diciendo que iba para largo. a pesar de la revolución.no le pareció tal cosa muy conveniente pero sabía que Sabel entendía de esas cosas. de tanta libertad y derechos de los que hablaban. El médico decía que. quién. tanto contrastaba con los terribles dolores que su esposa padecía en otra de las habitaciones de la gran mansión. a las mujeres de las ciudades las educaban para llevar corsés. según le dijeron los criados del marqués nadie les abrió la puerta antes. asegurándole al marqués que no había ningún peligro. Una vez salió de allí el marqués. junto con él. Despertó. aunque fuese a la fuerza. Continuaron la conversación hablando de los pecados que pueden cometer los curas a lo que el capellán decía que. llevaba 48 horas sin comer. tanto si el padre de la muchacha lo consentía como si no. siendo ya de día y bajó a la cocina donde se encontró con Máximo Juncal. muy preocupado por la higiene. Llegó la noche y con ella don Pedro trayendo consigo a la “vaca humana”. Al parecer Nucha tenía intención de criarlo ella. entre dolor y dolor. El capellán. a la hora del embarazo y el parto. por sus votos y su creencia. iban y lo cogían. el médico comenzó a hablar al capellán de cómo iba España ya que. Capítulo XVII Don Pedro Moscoso había llevado. Iría a buscarla para que amamantase a su hijo. lo cual iba a hacer en ese instante. El médico subió a ver cómo seguía el parto. Al parecer cuando no mandaba él. además. El marqués mientras esperaban hablando y fumando habanos preguntó al médico si su esposa podría criar al recién nacido y éste le dijo que no. mandaba un tal Trampeta que era igual de malo o peor. el no tener que ir a la fuerza por servilismo. había conseguido que liberasen a un tal Tuerto que había asesinado a su mujer y al amante de ésta. la única verdad era el feudalismo existente ya que. El médico insistió en que no era eso de lo que se trataba sino del derecho al libre albedrío. Mientras cenaban el médico comentó que no le gustaba que Nucha. enfadado. El capellán terminó la discusión diciendo que él no entendía de política y que su preocupación era dar misa. tan distinta a la de su hermana Rita. Después preguntó al marqués si este creía que daría tiempo a que el médico llegase y éste. las aldeanas estaban más preparadas para cumplir con la verdadera función de las mujeres: ser madres. que para eso se necesitaba tener un físico más vigoroso. que hacía tiempo no la veía tan de cerca. Después Máximo Juncal se excusó con el capellán diciéndole que seguramente él no compartiría sus formas de pensar en cuestiones sociales. Por el contrario. no le llegó el aviso hasta el amanecer porque. después tomaría el desayuno. tan fina y delicada y de su poco buena constitución para la maternidad. Comió frugazmente y apenas bebió un par de copas para subir y permanecer en la habitación de la marquesa. una vida sedentaria y otras cosas que en nada ayudaban para tal misión. El marqués pensó en una joven. era doblemente más difícil el no pecar. el médico de Cebre que llegaba en ese momento. comenzó a preocuparse. Se levantó y salió. hija de un arrendatario suyo de Castrodorna. El médico dijo que si al amanecer no veía indicios de que se produjese el parto operaría a Nucha con el instrumental que llevaba en su maletín. Después hablaron de los caciques que mandaban por la comarca: Barbacana. Así continuó hasta que le venció el sueño y se acostó vestido en la cama. al exacerbarse. También reparó en el lóbulo de la oreja de la cocinera que él mismo. dijo que si y comenzó ha hablar de lo melindrosa que era su esposa. por el contrario. ayudado por el clero. El marqués se levantó y dejó en el comedor solo al capellán. La encontraba muy débil ya que. observó la lozanía y sensualidad de la mujer que. El capellán se sintió solo.

de esa manera. tanto era así que finalmente decidió rezar con una postura más fervorosa. La marquesa tan sólo se reanimaba cuidado a su pequeña hijita. Al perecer venía provocada por las noticias que tenía acerca de su familia: Rita había engatusado a su tía de Orense para que fuese a ella a quien nombrase heredera universal en lugar de a ella. El capellán conocía todo esto también.capellán que rezase a San Ramón Nonato y éste le contestó que eso había estado haciendo todo el tiempo. si el padre no autorizaba la relación. su ahijada. la mitad de la culpa sería de él y no sólo de Nucha. Piadosamente la mintió diciendo que la encontraba con buen aspecto. La nodriza llegó con ella. vencidos por el sueño. a quién tanto afecto tenía. Le preguntó si había visto a la niña y él contestó que sí. El capellán calló. La madre la lavaba con las esponja y la ponía polvos de almidón pues la pequeña tenía una piel muy delicada. También le dijo a Julián el gran parecido de la pequeña con su padre. Su niñita era demasiado delicada para ser tratada en la forma en que las mujeres de Castrodorna crían a sus hijos. fue conociendo todos los objetos que son necesarios para el bebé. libertad de cultos. Al amanecer y cuando el capellán estaba a punto de desmayarse. clavándose incluso las uñas de en sus manos. se rumoreaba que bien pudiera salir depositada. Capítulo XVIII Durante muchos días Nucha estuvo muy grave por lo que no podía levantarse de la cama. Manolita. marqués y médicos se dispusieron a echar una cabezada. Máximo Juncal aprovechó para contar divertidas historias acerca de la relación entre los santos y la obstetricia. al cual ni siquiera le gustaba la caza. al menos. En cuanto a su otra hermana. ciñéndose a la teoría de Darwin cuyo libro “El origen de las especies” estaba leyendo. Por el contrario la marquesa le dijo a él que le encontraba un poco desmejorado. muy preocupado por Nucha. poéticas y religiosas. de todas formas. Nucha mandó llamar al ama para que les llevase a la niña. misia Rosario. El capellán era testigo de todos esos cuidados y. El sacerdote se limitaba a decir. con los brazos en cruz. Julián notaba la tristeza de Nucha. Toda la ropita de “la nené” era blanquísima. . Abajo el médico felicitaba al marqués porque. Estaba dormidita. Ahora lo importante era que la madre se recuperase de tan difícil parto y que la niña se criase bien. Hablaron de “la nené” riendo las gracias que la pequeña hacia. el médico se limitó a decir que esas cosas no se pueden prever y que. que esperaba que las cosas se arreglasen. sin buscar discusión. a través de su madre. Cuando por fin lo hizo el capellán fue a verla y habló con ella. el ama de llaves del señor de La Lage. etc. El capellán la cogió y escuchó las quejas de la madre por no haberla dejado el médico. Le dijo que temía que el ama de cría no la cuidase bien y que solo se sentía contenta cuando era ella quien tenía a su lado a su hijita. Iba a subir a la habitación de Nucha cuando Primitivo le dijo que tenía que ver al capellán que parecía estar medio muerto. escuchó una voz detrás de él que le decía: “una niña”. de probar a darla el pecho al menos un par de meses. llevándola en sus brazos. decía que sin tanto cuidado seguramente crecería más fuerte. olía a espliego y había sido previamente calentada. a causa de la fatiga y del gran dolor que le producían sus articulaciones por el gran esfuerzo realizado en tantas horas ininterrumpidas de oración. don Víctor de la Formoseda la había dado plantón por una artesana sobrina de un canónigo. a fin de no rendirse al sueño. El médico habló de la estampa tan poco varonil que tenía el sacerdote. a pesar de lo duro que había sido el parto. Por el contrario el capellán permaneció despierto. A continuación Julián se desmayó. Finalmente. Hablaba de los desmanes que se estaban llevando a cabo contra el clero: derribar iglesias católicas. orando en su habitación. por fin había nacido sin sufrir daño alguno la hija del marqués. Prefería ser ella quien lo hiciese. Carmen cada día estaba más enamorada del estudiante de medicina y. El médico. en el bautizo. instaurar capillas protestantes. Era Primitivo. Todos los días el capellán iba a visitarla cumpliendo así con uno de los preceptos cristianos hacia los enfermos. para él. por esa manía suya de ser tan higienista. dejando al ama la única misión de alimentarla. En las visitas que hacia Julián a Nucha leía en voz alta historias novelescas. Ante el enojo que don Pedro mostraba por el hecho de que no fuese un varón. Máximo Juncal aún temía por la salud de la marquesa. El médico iba un día sí y uno no ya que tenía mucha clientela y cuando lo hacia hablaba de política. A pesar de su compañía.

de no tener agallas. La cocinera escuchaba con todo interés. El capellán aún pudo mejor comprobarlo cuando una mañana que se levantó antes de su hora y bajó en busca de Sabel vió como ésta salía desaliñada de la habitación que ocupaba el marqués desde el nacimiento de su hija. que lo que asustaba a la marquesa era un enorme araña que se subía por la pared. El marqués intentaba matarla. Se culpaba a sí mismo de su debilidad. También las cosas en el Pazo volvían a ser como antes de la llegada de Nucha. con un arma. Cuando descubrieron al capellán la “Sabia” se limitó a decir que se trataba sólo de un entretenimiento para reírse. para sus adentros. Nucha necesitaría un amigo y nadie mejor que él para serlo. Julián. escuchó claramente un chillido de terror. refiriéndose a su esposa. cómo un hombre que tiene por esposa a una mujer tan castísima como Nucha prefería caer en los brazos de alguien tan vil como Sabel que. nunca estaba por allí y apenas veía a la niña. Incluso el malicioso Pepe Naya. Sentía una gran ternura hacia la primogénita del marqués. En las cartas. El capellán se pusó en medio de ambos y Nucha. se podía ver. se iba a la menor ocasión con cualquier hombre. al igual que Nucha.Julián acostumbraba a coger en brazos a la niña y cada vez se le daba mejor. Finalmente el animal se detuvo y don Pedro. las figuras de don Pedro. por medio de una última carta. Pensaba que nunca debió volver pues debió imaginar que el marqués volvería a las andadas. encima de él. de riñas entre el matrimonio e incluso de la muerte de Nucha. sobresaltado. lanzándole una bota lo mató. al salir a dar misa. Comenzó a leer y. de su esposa. al despertar. mientras lo hacía. además. Mientras contaba los pañuelos que iba metiendo en la maleta recordó como le ponía uno a la pequeña mientras comía y por ello decidió aplazar su marcha para el día siguiente e ir a ver como “la nené” comía sus puches. en realidad. por ella. se figuró que la casa . con el rostro desencajado y la mirada extraviada. hasta tal punto que un día que se hizo pis. Esa noche el capellán. La lectura de las mismas hablaba de amores secretos de mucha duración. Pensaba que corrían un gran peligro. la señora del Pazo de Ulloa. de Sabel e incluso de él mismo. Sabel volvía a recibir allí a todas sus comadres. de seguro que lo sabía todo. Por el contrario. más bien lo contrario. En el pasillo que dividía el archivo del cuarto de don Pedro encontró a Nucha arrimada a la pared. invitándolas a comer y Perucho ya no se escondía. el capellán. exlcamó: “¿qué hace usted?. y no dejaba de mirarla y admirarla. ¡Era tan graciosa! Al ver a Nucha en la habitación. para el que lo entendiese. Sabel y don Pedro volvían a mantener relaciones ilícitas. entre ellas la vieja llamada “la Sabia” que estaba echando las cartas. si hubiera sido necesario. por lo que se detuvo en la escalera para poder observar sin ser visto. subió a su habitación temiendo por Nucha y su hijita. manchándole los pantalones se rió enormemente. El marqués había vuelto a sus cacerías llegando. Después diría. frente a ella. Había restos del festín que se habían dado comiendo y bebiendo a costa del marqués. Capítulo XX A la mañana siguiente. Ahora más que nunca debía quedarse él en los Pazos. para ayudarla. El marqué. ¡que se escapa!” Vió entonces Julián. tuvo pesadillas. A la hora de la verdad no era tan sencillo pues estaba unido a esa familia por la costumbre y por la niña. junto con su hijita. sin duda la de Sabel con el marqués. en ocasiones. Le habían vencido. Sabiendo eso… ¡¿Cómo iba a decir él misa esa mañana?! Capítulo XIX Julián decidió que no podía seguir allí. estaba allí contando chascarrillos. gritando. el padre de la criatura. de no haber sido capaz de echar a Sabel incluso a latigazos. a permanecer fuera de los Pazos por semanas. al bajar hacia la cocina encontró a Sabel rodeada de mujeres. el infierno le ganaba la partida. mezclándolo todo. Sabel volvía a ser. Mientras hacia la maleta se preguntaba. interpretadas por la que el capellán consideraba una meiga. avergonzado. También. Siempre andaba por allí enredando. Poco a poco iba cogiendo más cariño a la pequeña. don Pedro. que en la ciudad les criaban con demasiado mimo. que iba a moler trigo al molino de los Ulloa. Tenía que marcharse de aquel lugar donde sólo había vicio y corrupción. indicaba una feliz unión después de todo ello. comprendió el por qué de la tristeza y ajado aspecto de la marquesa. intentando coger la cuchara. Por la noche. Salió de su habitación para ver qué ocurría.

solariega no era sino el castillo prisión que había soñado en su pesadilla. que la casa daba miedo. no se lo contaba al doctor Juncal. en una cacería. Mientras rezaba. Una vez depositó a la niña en su cuna y mientras Nucha hacia calceta. el señorito Limioso. según le había contado su esposo. El que mejor las contaba era “hocico de ratón” que parecía el bufón de todos ellos llegando a provocar la sonrisa incluso hasta a Primitivo con sus historias de cacerías. por turno para que todos pudiesen contar las suyas. el sonido de los truenos hizo que Nucha perdiese los nervios y se pusiese histérica por el miedo que sentía. Julián. Pidió a Julián que encendiese una cerilla y buscó entre los objetos allí hacinados hasta encontrar con el arcón. mató una sota de bastos… Todos rieron a carcajadas. Julián le dijo que eso iba en contra de la fe y que no debía creer ni en aparecidos ni en brujería. Buscó la llave para abrirla. Al hacerlo volvió a tronar y Nucha se asustó pues creyó ver que un gran perro se ponía en pie para atacarla. los abuelos del marqués tenían atado a un esclavo negro. pusieron una vela al Santísimo y rezaron el Trisagio. Capitulo XXI La marquesa mejoró con el paso de los días y el marqués organizaba una cacería en Castrodorna. el frasco de la botica que contenía vinagre para que lo respirase. a cada una de las historias que allí se narraban. Ambos coincidían. era una queja lenta y larga típico de las canciones populares de Galicia. Acudieron invitados a la casa solariega el notario de Cebre. opinaba la marquesa. Sabía que era algo enfermizo pero. El capellán. al otro días. Decía que no perecía la misma casa solariega y que ahora no se atrevía de salir de su habitación. Al hombre. temía por la salud de la marquesa pues podía coger un enfriamiento al recorrer los pasillos tan fríos. La madre le hizo un gesto de que guardase silencio pues la pequeña estaba a punto de dormirse mientras oía la nana que su madre la cantaba. mató a un tigre de Bengala y el otro. el abad de Naya. Don Eugenio insistió en que al día siguiente iría con ellos para verles cazar y que. por su parte. al subir a la habitación. Como proseguía la tormenta. el abad de Naya. entre el canónigo Castrelo y un tal Ramírez de Orense. el capellán la preguntó si se la había pasado ya el susto de la noche anterior. se llenó la casa de ruidos. llegando a pensar que eran almas del otro mundo quejándose. la llevase. Necesitó que Filomena. Por el camino y ya en el claustro de abajo Nucha mostró al capellán una argolla en la que. Nucha confesó al capellán que desde que nació su hija sentía miedo por todo e incluso imaginaba cosas raras todas ellas relacionadas con la muerte. En cuanto pudo fue a la habitación de Nucha para tomar allí el chocolate caliente que siempre le llevaban por orden de la esposa del marqués y para ver a la pequeña. utilizando sus mismas palabras varió el final diciendo que él. Además eso le serviría para quitarse esas aprensiones de la cabeza. por vergüenza. por orden del capellán. podría . la hora del café era la mejor para los cazadores ya que contaban anécdotas cinegéticas con mentiras incluidas. A ello contribuía el cielo gris plomizo y el ululante viento. atendía entretenido. tiempo atrás en el Casino. el de Boán y un cazador furtivo. ella que antes recorría todo el Pazo. de ahí que pensase que era una enfermedad a consecuencia de su debilidad. Nucha contestó que ella no creía. Don Eugenio. sobretodo en invierno. estar invitado a su casa y a su mesa. el capellán. aprendida a su vez de la nodriza. Después pediría que se los subiesen. ¡lai…lai!. Salió de allí triunfante: había ganado la lucha contra el caserón que tanto la asustaba. Hablaban de la crueldad y de los desmanes existentes en todas las épocas y la marquesa se preguntaba cómo los hombres cristianos podían hacer semejantes barbaridades. contó la anecdótica conversación mantenida. de todas formas. a su vez. Con ellos y sus perros. por su parte. ¡A cuál más trolero! El primero decía que una mañana. Ella asintió aunque dijo que aún se encontraba un poco rara. alias “hocico de ratón”. acostumbrado a pasar día y noche al sereno esperando para cazar la pieza le era muy grato ser avisado para cazar con gente de la categoría del marqués de Ulloa y con ello. El capellán insistió en dejarlo y volver a la habitación pero ella dijo que estaba harta de ser tan boba imaginando esas cosas y que por ello tenía que entrar para demostrar que eran necedades. De pronto tronó y el capellán recomendó a Nucha volver a su habitación pero ella dijo que no ya que ahí mismo estaba la puerta del sótano. Después de la cena. el ama. El canto. Pidió al capellán que fuese con ella abajo porque necesitaba comprobar si había ropa blanca suficiente en los arcones.

El abad de Naya le explicó la forma en que debía cazar. Después de no ser capaz de tumbar ninguna pieza. continuaban en el baño. tal y como había visto a Nucha hacer. tendría que esperar a las liebres. etc. Capitulo XXII Salió con ellos al amanecer. él limitarse a dispararlas. el animal decepcionado por tan mal cazador se alejó corriendo de él. por otro lado. . ajenos a todo ello. sin escuchar su voz llamándole. como penitencia por su torpeza. sus facciones se alteraron más no dijo una palabra. dánole para ello una escopeta y un perro. La señora de Moscoso dijo que era la única forma de bañar a la pequeña. sin hacerla caso. a pesar de que Chonito se las había “puesto en bandeja” en varias ocasiones. En la hora de la cena todos hicieron burla de lo acontecido al capellán. sin apenas taparla bien. Perucho y la pequeña. eran las que más le gustaban a su hijita. Para cazar la liebre tenían que permanecer tirados en la tierra y no disparar a la hembra que era la primera en pasar corriendo velozmente ya que. Julián no sabía qué decir. Incluso cuando empezó la dentición el único que lograba callarla era Perucho. Un día le llevó una rana atada por una pata. en otras ocasiones. Chonito. El rapaz sujetaba a la pequeña balanceándola mientras la decía cariñosas palabras. Volvió a donde estaba Perucho y le ordenó salir y no volver a entrar allí nunca. Había entablado una buena relación con la marquesa que le daba golosinas y calderilla (monedas) y no se separaba de la niña. no tenía ánimo para ello. tras ella. Nucha. desde que se coló un día en la habitación de Nucha y vió a la pequeña quedó encantado con ella. Finalmente le forzaron a intentar cazar. mientras gorgojeaba feliz. A Julián le extrañó que el rapaz se dejase bañar pues no le gustaba nada el agua. La criatura no entendía qué había ocurrido para que la marquesa le tratase así. so pena de azotarle. a pesar del frío de la noche y del cansancio. al ver su cara. A su vez. La niña también sentía un cariño especial por aquel muchacho ya que cuando le veía le brillaban los ojos y gustaba de meter uno de sus deditos por la oreja del muchacho o en el ojo. había tenido la certeza de ello. La niña lloró y su madre. la echó en la cuna. Se trataba de enviar al perro a localizar las perdices y. y con afecto. lagartijas. lo que hacia que ésta hiciese grotescas contorsiones que provocaba la risa de la pequeña. Repentinamente la marquesa se la arrebató sacándola del baño. teniendo que aguantar sus bromas por no llevar la indumentaria necesaria para la caza.regresar a la casa solariega. irían los machos quienes eran los destinados a ser cazados por los cazadores. El capellán accedió pues sabía que en caso contrario capaces eran de llevarle a la fuerza. en el cariño hacia la heredera de los Ulloa: Perucho. ante semejantes ocurrencias que. alabando la inteligencia del perro por dejarle plantado. Nucha cayó en la cuenta de la verdad que había en las palabras por ella pronunciadas. reencontraba sentado Perucho manteniendo en brazos a la niña. manteniéndola en sus brazos. El rapaz. Nucha confesó a Julián que ya. Capitulo XXIII En los Pazos al capellán le había salido un rival. Nucha se limitaba a reprenderle bondadosamente. a lo que Nucha contestó que Perucho hacia cualquier cosa por estar con la niña y añadió: “¿no parecen un par de hermanitos”. aún mojado. Al regresar el capellán a la habitación estaba dispuesto a mentir si fuese necesario. muy afectada aún le ordenó que llamase a la nodriza. al hacerlas salir del escondite. Según la pequeña iba entendiendo más el muchacho comenzó a llevarla juguetes animados encontrados él. incluso a riesgo de que el ama de cría le diese un pescozón. Un día entró el capellán en la habitación de Nucha y encontró allí que dentro de un colosal barreñón de loza. lleno de agua templada. Otras veces la llevaba mariquitas. El clérigo le llevó a recoger la ropa para que su madre le vistiese mientras el rapaz repetía que él no había hecho nada malo. Se pasaba horas contemplándola y viendo como la pequeña le agarraba del dedo o le tiraba de uno de los rizos de su pelo. Ahora. Al salir el capellán encontró desnudo. se la había pasado por la cabeza pensar que ese niño era hijo de su marido pero que en ese momento. que se encontraba detrás de un biombo junto con la cama de la marquesa. acurrucado en el suelo y llorando a Perucho. Al levantar la mirada y ver la cara descompuesta del capellán.

se declaraba carlista. odios y vanidad. Exclamaba que al menos el candidato al que habían retirado el apoyo era honrado. Por su parte el cura recurrió al subterfugio jesuítico diciendo que en el pueblo nadie sabía de quien era el hijo de Sabel. al ser rivales. echase a esa mujer de la casa. todo ello mezclado con los rencores. Por el contrario. etc.Pidió al capellán le contase todo lo que él sabía. Al enterarse de ello Trampeta marchó a ver al gobernador y echaba la culpa de todo ello al Arcipreste y sobretodo a Primitivo. los realmente entendidos en política sabían que la batalla sería política y se libraría en las urnas. El primero urdía las fechorías y mandaba a otros realizarlas. Se rumoreaba que el señorito de Limioso iba a Portugal a reunirse con otros absolutistas. se dirigían a los feligreses manifestando sus opiniones al respecto. en su lugar y apoyado por Barbacana. se hablaba de libertad de culto. En las ciudades. Trampeta. pero que seguramente sería de su amante. indicio de la muerte de alguna persona por mandato de ellos. se había limitado a apoyar al candidato carlista designado por la Junta de Orense. En cuanto a Barbacana. Aún tarde un tiempo en recuperar su aplomo. y sin embargo. en los Pazos se reunían clérigos importantes y caciques de las cercanías los cuales. En cuanto a las señoritas de Molende se decía que confeccionaban cartucheras y otros objetos bélicos. A ellos se debían las cruces que se encontraban en los caminos. Trampeta solía proceder con más precipitación y violencia. en Tuy. Lo que más temían no era ya la influencia de la casa de Ulloa o el . la política. el segundo las llevaba a cabo personalmente.. la codicia y la ambición. pero gustaba de buscar las artimañas legales para destruir a sus enemigos. recriminó a Trampeta por ello y éste se limitó a decir que nadie se podía esperar que el marqués de Ulloa presentase su candidatura. el gaitero de Naya con quién incluso llegó a pensar en casarse. aunque aún tenía extraviada la mirada y arrugado el entrecejo. Pronto se supo que. comían allí. se presentaba a las elecciones el marqués de Ulloa. No era de acción ni de intriga y en Cebre empezaron a caer en la cuenta de que Primitivo. Continuó diciéndole al capellán que no le creía aunque se lo jurase y que. Barbacana era más autoritario. Había dos tendencias: monarquía absoluta y la constitucional (democrática). mintiendo de nuevo. siendo más ingenioso y audaz. al menos. Finalmente se retiró la candidatura del candidato de Orense y. Sin embargo. el día de feria. al contemplar la posible derrota de su partido. En las tabernas de Cebre. el montero mayor de los Pazos de Ulloa. queriendo resolver los problemas precipitadamente. ¡por amor de Dios y su madre santísima!. Desde la revolución se vivía pendiente de los que se hacía en las Cortes. al cual acusaba de instigar al marqués para aceptar la candidatura. O se casaba Sabel y se marchaba o ella se volvería loca o… no terminó de decir la frase pero el capellán comprendió sus intenciones diciéndola que no podía quitarse la vida e insistiéndola en que sólo eran figuraciones suyas. El gobernador. derechos individuales. techos de casas carbonizados u hombres presos de por vida. luchaban por dominar y para ello habían de ser antagonistas. En él era en el único que confiaba ya que le conocía desde siempre y por ello le pedía que dijese al marqués que. simplemente. hipócrita y vengativo. partidario del liberalismo. En realidad ni al uno ni al otro les importaba la política ni lo que ocurriese en España. La otra tendencia la lideraba el secretario del Ayuntamiento de Cebre. En la comarca de los Pazos de Ulloa estaban representadas por dos cacique: el primero. a veces. Capitulo XXIV En los Pazos entró una hechicera más poderosa que la vieja “Sabia”. por el contrario en las villas no se molestaban en disimular que los intereses eran egoístas. un abogado llamado Barbacana. los políticos candidatos aparentaban hipócritamente que les movían intereses generales nobles y elevados. Trampeta iba a menudo a hablar con el gobernador. el Tuerto de Castrodorna entre ellos. especialmente a casa de Barbacana. A estos últimos los tachaba de poca moralidad pues sabía que la hija del montero mayor estaba enredada con el marqués. para hacer campaña y poco a poco iba ganando terreno. rencillas. unionista bajo O’Donnell. estando enferma como estaba. Pronto se vió que dicho candidato era un hombre sin malicia para la política. al terminar la misa. iba mucho por allí. abolición de quintas. la vileza. Nucha recobró en parte la calma. mientras que en las iglesias los sacerdotes. envidias. el cual apenas salía de su casa por las amenazas de Trampeta. Decidió que si Julián no se lo decía a su marido lo haría ella. le hacía mucho daño vivir esa situación de sospecha.

acompañados por el marqués de Ulloa que quería mostrarles. a instancia del Arcipreste de Loiro que. De lo que sí se encargó. realmente era un cacique subalterno.y lo que en ella había: imágenes. se reía enormemente. ahora bien. De ellas podía dar cuenta su mula. No consentía en que Perucho se acercase por allí y si le veía se alteraba. esos días. el cuál el mayordomo conseguía robando al marqués de Ulloa y prestándolo después con intereses. Sin dudarlo el gobernador dio plenos poderes a Trampeta… Don Pedro. La capilla . . para demostrar el poderío de su nombre ante los demás. Con ese apoyo y el de los curas. para ellos. Temía que la robasen a su hijita y apenas se separaba de ella. Tanto Nucha como Julián mostraron cierta turbación y Primitivo. Tejaron el tejado y un pintor de Orense pintó y doró el retablo y los altares laterales. Primitivo también obsequiaba a los suyos con vino y buenas comilonas. había dado en ocasiones misa en dicha capilla quedó sorprendido al ver en las condiciones que ésta se hallaba. a pesar de sus rentas. no tenía ideas políticas pero pensaba que si ganaba el partido que él representaba.estaba en muy mal estado a causa del abandono. El niño se las ingeniaba para permanecer escondido cerca de la entrada a la capilla para poder ver a la niña entrar y salir y. clavó en el capellán su mirada directa y escrutadora. Su esposa Nucha no asistía a la sesiones del comité y tan sólo hacia acto de presencia cuando la visita de alguien así lo requería y en cuanto podía se marchaba a su habitación. clérigos y los festines y tertulias eran lo cotidiano. Nucha también llevaba espadaña. en su día. que iba detrás de todos ellos. siempre andaba a la quinta . en plena campaña política. se dedicaban a lavar y barnizar las imágenes. en caso contrario. la posibilidad de salir vencedores en las urnas cada vez se alejaba más de ellos. ayudada por el capellán (el cual tampoco asistía a los actos de las asamblea pero sí se encargaba de realizar los escritos. entre otros. En esa época de campaña política los Pazos de Ulloa recibían continuamente visitas de aristócratas. hortensias y ramas verdes para ponerlas en los jarrones y adornar así los altares. moviendo todo su cuerpecillo en un inútil intento de lanzarse a los brazos de Perucho. Asimismo fregaban la aureola del niño Jesús para que reluciese. decidió acometer unos arreglos pues lo creyó vanidosamente conveniente. En una de esas visitas Trampeta pidió al gobernador fondos para poder comprar votos ya que. Nucha y Julián. En realidad quería representar ese distrito por mera vanidad. a causa de su magnífica caligrafía y correcta ortografía). Marcelina se limitó a decir que no la ocurría nada. Un día Julián notó a la marquesa con un decaimiento físico y moral mayor de lo normal y pensó que ésta estaba enferma. a fuerza de tanto viaje. por mandato del marqués. se restablecerían los vínculos y mayorazgos. el juez de Cebre. de esa forma. El marqués. el capellán notaba no solo las ojeras de Nucha sino que cada día estaba más nerviosa e intranquila. caciques. los arreglos efectuados en la capilla de Los Pazos. en la cocina. Este hombre podía conseguir muchos votos ya que muchas personas le debían dinero. etc. estuvo más amable e incluso mostró afecto hacia su hija mandado que la vistiesen con un vestido nuevo con bordados. el marqués. Poco después el capellán observaba un círculo de color morado en las muñecas de Nucha. peinar los rizos de la Purísima. El gobernador le reprochaba que él. También él cuidó más de su aspecto físico.prestigio de éste ante los paisanos sino que era apoyado por Primitivo quien. Julián tomó las manos de la marquesa para cerciorarse de lo que había visto y en ese momento entraban por la puerta de la capilla las señoritas de Molende. de desvestir a los santos para arreglar sus ropajes y de volverlos a vestir una vez estos estaban listos. en vida de la madre de don Pedro. fue de los arreglos y adornos de la capilla que había en los Pazos de Ulloa. Capitulo XXV Las visitas de Trampeta al gobernador cada vez eran más frecuentes. Por su parte. A pesar de la intimidad que allí había Julián no se atrevió a preguntar a la marquesa si había mantenido aquella conversación acerca de Sabel. solos allí. retablo. dijo que sus contrincantes no tenían dinero para invertir en esas elecciones y que el marqués de Ulloa. Barbacana les derrotaría. hacerla mil garatusas con las cuales. la pequeña. lo cuál le hizo sobresaltarse al recordar la violencia con la que él mismo había visto al marqués tratar a Sabel. El marqués. la cuál. cada vez estaba más flaca. orgulloso. e incluso la faltaba gran parte del tejado. con su marido.

por el contrario. El gobernador. etc. Trampeta le contesto que quitándoselo al señor. Trampeta dijo al gobernador que era el segundo suegro quien le prestaba miles de duros. e incluso algún otro decía: “Pónganme a mí donde está el Papa. alguna treta se le ocurriría. Finalmente el cacique. sin necesidad de que don Pedro fuese diputado. Trampeta miró asombrado al gobernador al escuchar tan gran simpleza. provocando la sorpresa y el enfado de éste al escuchar semejantes calumnias. añadía.pregunta. no formase parte activa en ellas. No obstante preguntó al cacique de dónde sacaba este criado el dinero. hasta poco antes era partidario suyo. apretando los puños exclamó que mientras no acabasen con Barbacana nada se podría hacer en Cebre y por supuesto diciendo siempre la consabida coletilla de “como usted me enseña”. en Cebre. En el camino el Arcipreste hablaba de lo convencido que estaba de que ganarían las elecciones. Capitulo XXVI Después de lo ocurrido en la capilla de los Pazos. el zorro de Primitivo siempre conseguiría lo que quisiese tanto si estaba a su lado o al de Barbacana. sabía que el montero mayor de los Pazos de Ulloa era padre de Sabel. frases como: “Yo. Presidente del Consejo de Ministros. El gobernador preguntó por qué se había cambiado de bando. . el Arcipreste y Barbacana se reunían en el despacho del abogado. limitándose a observar su evolución y la posible aparición de otros. por su edad. llegado el momento. el abad de Naya. Ante la pregunta de por qué quería prestárselo. Esa conducta amoral no era la que ellos querían que su representante político manteniese. marchando juntos a los Pazos. Contestó diciendo que en realidad el marqués no serviría en nada a los de su partido y. si el marqués salía elegido diputado. en efecto y que aunque había pedido dinero a su suegro. incluso los clérigos. Aún contó más don Eugenio al Arcipreste. Además don Eugenio decía que en la villa de Cebre. etc. pudiendo coaccionar a los votantes por medio de la Guardia civil. tenía mucho poder. dominada por Trampeta. estando al tanto de todo lo que ocurría en Madrid y de paso. Julián no se atrevía a preguntar a la señorita la causa de aquel moratón. El gobernador lo que quería realmente saber es si sufrirían una deshonrosa derrota. Mientras. Tampoco se atrevía a ir a su habitación pues creía que todos le espiaban. el abad de Naya añadía que el mismísimo Barbacoa había dicho que Primitivo le haría una perrería gorda en la elección. los Méndez. Y aún más. por lo que se podía oír de continuo. según decía. y que en su cabeza algo daba vueltas pero que hasta que no llegase el momento oportuno la idea no saldría.) siempre permanecen. el de Santiago de Compostela. Más aún. por su parte el abad de Naya no lo tenía tan claro pues el gobierno. o “Yo que Prim. Al salir de casa de Barbacana el Arcipreste se encontró con don Eugenio. Al parecer alguien de los Pazos había dicho que la señorita Nucha y el capellán mantenían relaciones ilícitas. Trampeta le contestó que. puesto que ni el diablo discurría tanto como él. recordando ya los chismes que tiempo atrás Trampeta le había contado. las cosechas. poniéndose en la piel de esos políticos. En Cebre se hablaba de política hasta por los codos. Trampeta le dijo que así se aseguraba capital y amo. padre de su esposa. Por su parte el Arcipreste lanzaba gritos llamándoles fariseos e hipócritas. la mujer que estaba enredada con el marqués y del cual tenía un hijo. éste no se le había podido dar al no tenerlo. arreglo eso de una plumada”. El Arcipreste decía que eso ocurría desde hacia siete años y nunca hasta ahora había importado. y verán como lo resuelvo mucho mejor en un periquete”. Trampeta le contestó diciendo que porque sabía que el clero y los señoríos (Los Limiosos. Primitivo tendría más influencia en el país y sería más poderoso. enmendando la plana a los gobernantes y estadistas. En un principio el gobernador quedó perplejo pero luego el cacique le recordó que se refería a Primitivo. engañándole en la administración de los Pazos. estaban indignados con don Pedro Moscoso a causa del concubinato que éste mantenía con Sabel y de la bastardía de su hijo. lo cual provocaba la risa del abad de Naya. no me arredro por tan poco”. El gobernador creyó entenderle y dijo que así. El arcipreste tenía gran afición por las contiendas electorales aunque él ya. El Arcipreste exclamaba que eso pasaba ya de la raya y que no quería oír nada más. refiriéndose al gobernador. Éste le dijo que así era.

otra urna que contenía votos a favor del partido que él quería resultase victorioso. Como de esa forma no era posible y. no tomase parte en nada. el secretario y los suyos estaban celebrando la victoria golpeando sartenes. en el que le habían embargado los bueyes y los frutos. El montero mayor. Personas y mensajes entraban y salían continuamente. muera el ladrón faucioso Barbacana. desde un rincón en el que se encontraba. Se quedaría solo en los Pazos. El capellán echaba de menos a la pequeña . El capellán pensaba en la posibilidad de que. en su lenguaje. Barbacana contestó que en su sospecha estaba atado de pies y manos pues no podía probarlo. El único que se mostró estoico ante la inesperada pérdida de las elecciones fue Barbacana. Primitivo y su camarilla. etc. pidiendo el favor de Dios. Trampeta hizo alarde de todas las trampas habida y por haber que pudo. Se acercaban las elecciones y los Pazos se habían convertido en un verdadero cuartel general. partidarios de don Pedro. Primitivo. sorprendido se levantó y entonces los hombres de Trampeta. a fin de que no quitase los ojos de encima de la urna para evitar fraudes. Los partidarios del marqués quedaron atónitos al ver que el nombre de éste no figuraba en ninguna de las papeletas. viva la Soberanía Nacional… En ese instante. Al Arcipreste le costaba creerlo y dijo que. incluyendo en dichos actos no sólo la picardía sino también la violencia. apareció al lado de la mesa del abogado un hombre que vestía con ropa de persona de baja condición en la ciudad. a la pequeña. don Eugenio optó por tomarlo a broma. se encolerizó amenazando a los tránsfugas. moralmente era suya. También gritaban algunos “vivas”: Viva Cebre y nuestro diputado. ni peor aún. don Eugenio. después lo aplazaba para cuando terminasen las elecciones. El día de las elecciones. El Arcipreste mostró su disconformidad sobre ello. los dos Pollens. Finalmente la balanza se inclinó a favor del candidato del gobierno a causa de la traición de los votantes de los Pazos de Ulloa que Primitivo había asegurado votarían por el marqués. Sin embargo Barbacana se mostraba preocupado. tocando el cuerno. etc. a sabiendas de que el labriego mantenía un pleito en la Audiencia. para darle el cambio a la menor oportunidad. diciéndole lo que ocurría. con Sabel. aunque a veces sentía deseos de escribir al don Manuel Pardo de La Lage. expresaba todos sus afectos y deseos – y deseaba ayudar pero carecía de iniciativa. si el marqués era elegido como diputado.Todos. se pasmaban de que él. Los clérigos. en Cebre. debió de prevenirles. El cura de Boán frunció en ceño mientras que el señorito de Limioso se aproximo a la ventana y miró al exterior. Al penar esto se sentía muy triste pues durante mucho tiempo no vería ni a la señorita. Se trataba .la cuál. cambiaron las urnas. padre de Nucha. debajo de la mesa. o peor aún. Momentos después el alcalde dio por terminadas las elecciones y procedió al escrutinio de los votos. Por su parte los curas acompañaban a los votantes para que no se dejasen influir por el miedo a Trampeta y sus hombres. así como órdenes y contraórdenes. haciendo sonar el almirez. muera el marqués de Ulloa. como capellán de Los Pazos. Trampeta se impacientaba ya que había puesto. retirando el visillo. El Arcipreste se sorprendió por ello pero Barbacana le comentó que él ya sabía que eso iba a ocurrir pero que aún así había que luchar por alcanzar la victoria que. A veces sentía tentación de arremeter contra aquellos pecadores y después pensaba que lo que más le gustaría era ver a Nucha en un convento. muera la tiranía. tal era el caso del herrero de Gondás. si él estaba convencido de que ese hombre iba a traicionar al marqués. uno de los labriegos adictos a Don Pedro. Barbacana acusó de la traición a un Judás en particular. Llegó incluso a enviar a uno de sus hombres para que enredase a Roque llevándosele a comer y beber pero no lo consiguió. por otro lado. según el censo. Los partidarios del marqués. don Pedro se llevaría a su hija y esposa a Madrid. El Arcipreste hablaba de cómo se mofarían los de Orense por haber perdido ante su candidato. Él asistía al drama e incluso temía un desenlace trágico pero tan sólo podía rezar cada día más y ayunar. contaban los votos de los suyos pensando en como aventajaban a los partidarios del gobierno. De pronto se escucharon voces exclamando un “muera”: Mueran los curas. aprovechando el despiste. en lugar de verla casada con don Pedro. se acercó a él diciéndole que había ganado aquel pleito el día anterior. el albéitar. a fin de que los votantes del marqués no pudiesen votar. Trampeta reía. De repente escucharon un ensordecedor ruido que provenía de la Casa Consistorial. excepto el abad de Naya. Barbacana le contestó que se limitarían a decir que no habían escogido un buen candidato. Don Eugenio llegó a sentar en una de las mesas donde se depositaba la urna a Roque. El hombre.

Lo vencedores volvieron a entrar en casa de Barbacana devolviéndole los materiales empleados para disolver al gentío. Capitulo XXVII A quién más afectó la derrota fue a Nucha. al dar misa diaria en la capilla. En él estaba dibujado el sendero hacia el Calvario y la subida de Jesús con la cruz a cuesta mientras miraba. El Tuerto quitó la tranca que la criada había puesto en la puerta y salieron a la calle. de todas formas la idea de ver desnuda la hermosa alma de Nucha turbaba y confundía al capellán. al día siguiente. para mayor gloria de la mujer en el otro mundo. El señorito de Limioso no conforme con estar sitiado por ellos habló de meterles miedo para que se fuesen. Nucha le contestó que estaba harta de tener calma y que ya no aguantaba más. El capellán. junto con su hija. quien ayudaba en misa al capellán. la recomendaba paciencia y prudencia. Él no podía pues tenía que dar misa. el cuál siempre tenía a mano. Un día. Por su parte el Tuerto mostró el extremo de su navaja. Así se hizo. Apenas salía de su cuarto. Barbacana quedó en su despacho mirando el espectáculo desde su ventana. después de la muerte. El niño así lo hizo aunque a desgana. Por el contrario. Julián. Barbacana sacó de una habitación varios latiguillos. Temía que si alguien se enterase de ello la encerrarían e incluso matarían a su hija. que saliese. Para ello Julián contaba con la ayuda del grabado del libro “Imitación de Cristo”. También se consideraba a falta de la virtud necesaria para ello pues dudaba de la bondad de Dios al ver los sufrimientos de la mujer. Armados con ellos bajaron cautelosamente las escaleras. Julián mandó a Perucho. Cuando ambos hombres quedaron solos mantuvieron una larga plática. a casa de su padre. a pesar de que Trampeta y sus hombres les incitasen a echar abajo la puerta de la casa de Barbacana. en la cual aumentó el decaimiento físico y moral. Barbacana. cerciorándose de que estuviesen cargadas. Don Eugenio que se había sentado en una butaca reía y daba palmas. Barbacana rechazó la idea y dijo que él sólo necesitaba a su lado al Tuerto. dijo que no temieran porque esos bocalanes no serían capaces ni de romper las vidrieras de su casa pero que había que estar prevenidos. haciéndola asomar por el borde de su faja. dedicándose exclusivamente al cuidado de su niña. Los despavoridos borrachos huían chillando en todas direcciones. El Arcipreste consideró la posibilidad de que Trampeta tomase represalias contra el Licenciado (así llamaban a Barbacana sus amigos) por lo que sería conveniente que se quedasen allí a pasar la noche. habiendo perdido sus facultades mentales. El abad de Boán y el Tuerto de Castrodorna. sin utilizar las armas. Barbacana abrió el cajón y sacó de él dos pistolas. y porque su hermana estaría muy preocupada. ofreciéndosela al hombre. A golpes lograron que el gentío desapareciese de la calle. su inexperiencia y su poca sabiduría. el capellán vió a Nucha de pie con el dedo índice puesto en los labios. el abad de Boán. para tranquilizar al Arcipreste.del Tuerto de Castrodorna. lanzándose contra la canalla sin previo aviso. Según palabras del señorito de Limioso a esa gente se la sacudía el polvo a base de palos y latigazos. pues a través de ella llegaría a la verdadera y única felicidad. El señorito de Limioso volvió a asomarse. borracho. quería regresar. Julián pensó en que tenía que cambiar su actitud. El capellán se turbó aún más al no poder ayudarla pues ya ni siquiera se confesaba con él. Si Nucha le pedía ayuda él debía enseñarla a abrazar amorosamente la cruz que tenía que soportar. se limitaba a bailar y hacer sonar los cacharros. instándola a sentarse en un banco. como si cargase contra ellos un regimiento de caballería a galope. Había dejado que . palos y bastones. El sacerdote pensó que desvariaba. levantando el visillo y llamó al abad de Naya para que viera que el gentío. Una vez a solas Nucha pidió al capellán que la ayudase a marchar de los Pazos. como un fraile se echaba otra cruz a cuestas. con el beneplácito de Barbacana estuvieron de acuerdo pero eso sí. Temía no saber guiarla a causa de su juventud. Poco después Julián se encontró con él y al hablar de la señorita Marcelina. el señorito de Limioso se habían puesto al lado del Tuerto y de Barbacana dispuestos a luchar si fuese preciso. Las armas eran para usarlas para las perdices y las liebres que eran más valiosas que los labriegos. el médico le comentó que lo que la ocurría podía ser grave. no teniendo en cuenta de que Él podía enviárselos a modo de prueba. haciéndose así el silencio. en la lejanía. preocupado por ella habló con el marqués para que avisase al médico pero éste se negó ya que el doctor Juncal había hecho campaña contra él. El Arcipreste se sobresaltó mucho y dijo que lo mejor sería salir por la parte de atrás.

El marqués vociferaba muy deprisa en tono amenazador. El muchacho estuvo tentado de coger un puñado de ochavos roñosos llamados “la moneda” del país ya que con ellos. caminando hasta Cebre. A ella le bastaba con cuidar de su hermano y de su padre y. Por su parte el capellán. siempre hablando de él con terror. adquiría muchas cosas. Acto seguido el rapaz vio como el Tuerto disparaba a su abuelo y éste caía muerto. pasando por la cocina. Perucho tuvo la fortuna de encontrar a don Pedro y. le daría cuatro cuartos en lugar de dos. frutas o cualquier otro objeto que le pareciese bien hurtar). y que la niña. Al llegar allí el rapaz contempló una imagen que le impresionó aún más que la que había contemplado en relación a la muerte de su abuelo. llegó a la habitación que Primitivo utilizaba como despacho y allí encontró al abuelo haciendo columnas de monedas. al estorbar a Sabel y a Primitivo. desafiaba al marqués. El muchacho fue en busca del abuelo para recibir sus monedas a cambio de la información. haberse metido a monja carmelita. al tiempo que utilizaba frases injuriosas llenas de ira. dada la fragilidad de su salud. las soltó pues su conciencia le decía que eso era robar (no así tomar huevos. de no haber recibido la proposición de su primo. fuese muerta por estos. Ella pensó en su hija. Aún así confesó al capellán que lo que más le dolió fue que don Pedro dijese que por culpa la casa de Moscoso quedaría sin sucesión. El capellán exclamó que ¡ojalá! El capellán dijo que sabía todo por lo que estaba pasando. en la feria. en lugar de a ella. quizá por la sangre de Moscoso que corría por sus venas. Julián y Nucha. La señora de Moscoso recostada en el altar temblaba y su color era el de una muerta. De pronto escuchó las pisadas de un hombre que parecía no querer ser descubierto y el niño. y sin recordar los cuatro cuartos que habían sido el motivo de la aventura vivida. en la capilla. Se irían al amanecer. incluso el que la criada. en un principio quedó confuso pero después fue en busca de su abuelo para contarle que había encontrado al marqués y para reclamarle los cuatro cuartos. Salió de allí y corrió tras Primitivo que iba en busca de don Pedro. Le dijo que ella no quería casarse y que fue su padre el que la convenció para ello. especialmente desde el día en que vió aquellos moratones en sus muñecas. aunque sí nerviosa. comenzaron a planear la fuga. El rapaz. como su tía Dolores. no le parecía que su matrimonio tenía que salir mal puesto que el marqués tenia pensado en casarse con su hermana Rita en lugar de con ella. Por fin dio alcance a su abuelo y éste le dijo que si le ayudaba a encontrar al marqués y le decía lo mismo que le había dicho a él. que estaba cazando pollos de perdiz cerca de Cebre. La mujer peguntó al capellán si. El hombre llevaba un trabuco. Recordó el niño que su abuelo le había dicho que le daría dos cuartos cuando le avisase de que doña Marcelina y el capellán estaban solos en la capilla después de la misa. Sabel.pasasen las elecciones pensando en que si su marido ganaba se irían de aquella casa en la que tanto terror pasaba. Tan pronto le dio la noticia Primitivo salió y fue a preguntar a Sabel por dónde estaba el marqués. la cuál era la heredera legítima. que en un principio imploraba. Capitulo XXVIII Aquel día fue el último que Perucho ayudó en misa al capellán. pronto se dio cuenta de que era el Tuerto de Castrodorna. Perucho huyó a toda prisa hasta llegar lleno de magulladuras. Nucha le dijo que su marido la había echado en cara su pobreza cuando su padre se negó a prestarle dinero para su candidatura como diputado y también al enterarse que su madrina iba a dejar su herencia a Rita. para reclamarle sus dos cuartos. al igual que a ella. el marqués salió disparado hacia los Pazos. bien abrigadas madre e hija. en cuanto le contó lo que había visto. El muchacho se había ido de allí a desgana y sin las dos monedas que Julián le daba al terminar la misa. sin saber la . Sollozando dijo a Julián que a ella no la importaba sufrir todos los desprecios. sudoroso. El portaría a la pequeña. El niño. jadeante y con la ropa hecha trizas a la capilla. Una vez en Cebre irían en berlina hasta la ciudad. Los aprisionó entre sus dedos pero después. lo cual a su pesar provocó el enojo de la hermana mayor que dejó de hablarla. escondido. Desde su escondite Perucho pudo ver a su abuelo que iba a toda prisa en dirección a los Pazos pues debía haber visto al marqués ir hacia allí. Le decía que no estaba loca. en todo caso. al cual conocía por la descripción que en varias ocasiones había escuchado a unos y otros en los Pazos. Nucha le pidió que lo hiciese por su hija pues temía morir. ocupase su lugar pero que temía por su hija y que por eso le pedía que la acompañase en su huída. El rapaz.

veía al marqués atrozmente enfadado y recordó escenas vividas por él y por su madre. Perucho contó a la niña un cuento en el que un rey malo quería comerse a la nené pero que un pajarito la salvaba. Asimismo recordaría como. a modo de confesión. para a acallar a la pequeña. a la yegua. La niña reía a carcajadas. expulsándole de los Pazos de Ulloa y de cómo la señorita Marcelina no pudo defenderse de aquella acusación siendo ella. Capitulo XXX . como pudo. en las lluvias o en el buen tiempo y ocupándose de la reparación de la iglesia. sorprendido. la hija de don Pedro y de la señorita Marcelina. También por siempre recordaría como marchó de allí sin recoger su equipaje e incluso ensillando él mismo. utilizando terribles calificativos que nunca antes había pronunciado al ser un hombre habituado tan sólo a decir palabras de paz. Allí pensó en el lugar donde podría esconder a la nené y decidió hacerlo en el hórreo. en una especie de destierro. Dos estaciones más tardes Julián recibiría una esquela comunicándole la muerte de la señorita Marcelina. en el camino. La niña dormía y el rapaz la cogió con mucho cuidado para no despertarla. El niño la mecía con tanta suavidad. como de una pesadilla. Al pensar en ello y en la muerte de su abuelo creyó que era el día de la general matanza y de repente pensó en la posibilidad de que el marqués matase a la nené. La doctrina resignada de la “Imitación de Cristo” reinaba en su espíritu hasta tal punto que confirió a su alma una especie de insensibilidad haciendo que solo se ocupase de vivir tal y como lo hacían los lugareños. comenzó a decirla muchas chuscadas y zalamerias. Encontró la puerta entreabierta y entró muy despacio para no despertar a la nodriza que dormía en la cama de la esposa del marqués. en el corazón de Galicia. encontró el cuerpo muerto de Primitivo pensando anonadado y con gratitud que cualquiera que fuese el instrumento había sido dirigido por la mano de Dios. Al terminar el cuento la niña había quedado dormida. aunque quería mantenerse despierto. mientras se alejaba de allí. de hombre a hombre. sin olvidar. el cansancio por todo lo vivido le hizo quedarse dormido junto a su querida nené. Así transcurrieron los años hasta que un día. utilizando el diminutivo. Perucho subió a la habitación de Nucha tan sigilosamente que nadie le escuchó. Ni olvida Julián como en Santiago todos hablaban de lo ocurrido en los Pazos y de la explicación que tuvo que dar. Bajó las escaleras y salió a través del claustro para no pasar por la cocina y ser visto. El rapaz despertó sobresaltado. en realidad. Perucho la tapó y. Perucho entretenía a la niña jugando con las doradas espigas que en el hórreo había. Ello le dio impulso y energía para acometer la empresa que en ese momento pasaba por su cabeza: salvar a la heredera de los Moscoso. en una especie de desagravio por parte del arzobispo para hacerle ver que la calumnia puede empañar el cristal de la honra. No sintió pena sino un sentimiento de alegría y bienestar al pensar que Nucha estaría en el cielo. recibió un ascenso. Le trasladaban a la parroquia de Ulloa. Estando allí con la nené se había olvidado del trabucazo que había recibido su abuelo. Llegó allí y subió por la escalera con mucha dificultad al portar a la pequeña. Julián vivía sin dichas ni amarguras pero eso sí. pensando en las cosechas. sofocada y furiosa. de enseñar a los chiquillos a leer y de fundar una congregación de María para evitar que las mozas bailen los domingos y de dar misa. Capitulo XXIX El capellán nunca olvidaría aquel día en el que el marqués le acusó a él y a Nucha de haberle ultrajado. que le estaba pegando pescozones y cachetadas mientras le tiraba del pelo. sin omitir detalle al arzobispo y cómo éste le envió a una parroquia de montaña muy apartada de allí. Tampoco olvidaría como se enfrentó a don Pedro. El niño.causa de todo ese alboroto. pero no mancharlo. sin despedirse de la pequeña. La niña calló en cuanto reconoció al rapaz. al ser el lugar menos frecuentado y el más oscuro. Perucho lloró desesperadamente durante media hora por haber perdido a su nené. El niño no pudo detenerla y la nodriza se llevó a la pequeña. precaución y ternura que parecía fuese su propia madre. sonriéndole mientras pasaba sus manitas por la cara del muchacho. la ultrajada por su marido. Pensó que don Pedro mataría a Nucha y al capellán e incluso que podría quemar la capilla. La niña despertó y lloró pero a Perucho ya no le importaba pues allí nadie podría oírla y quitársela. Era el ama nodriza.

confuso. con faltas de ortografía rezaba la siguiente frase: “Aquí hacen las cenizas de Primitibo Suarez. sus ojos más luminosos y su mirada más firme. Artes y Ciencias. Marzo de 1886. Le palpitó el corazón pues enseguida se dio cuenta de que se trataba de la tumba de Nucha. Perucho: Hijo bastardo del marqués de Ulloa y de Sabel. Don Manuel Pardo: Señor de La large y tío del marqués de Ulloa y padre de Nucha. En ese momento se alzó de la cruz una mariposa blanca. Julián se detuvo ante la cruz. de unos once años. a causa de la avanzada edad del abogado la influencia política de éste había mermado en beneficio de Trampeta y sus ideas avanzadas. Sin embargo Cebre había progresado tanto moral como materialmente. aunque más severo consigo mismo. el cuál era tal que tan sólo se sabía lo sagrado de su ser por una cruz que coronaba el tejadillo del pórtico. sobre tres gradas de piedra. siendo su aspecto más varonil. El clérigo se había vuelto muy indulgente con los demás. La niña. sin sauces ni cipreses. interrumpiendo su oración y sollozó como un niño mientras frotaba las mejillas contra la fría superficie. cuyos tres murallones estaban revestidos por hiedra y plantas parásitas. con sus largas trenzas negras aunque su rostro era más moreno. Él había cambiado. ultrajada. Verdadero amo de los Pazos. contempló una pareja. París. comprobando el lamentable estado en el que se encontraba. la señorita Marcelina. Administrador e instructor de Perucho. Mientras el hijo de Sabel vestía ropa de buen paño. e incluso se había fundado un Círculo de Instrucción y Recreo. Al pisar el atrio parecíole que alguna persona muy querida para él andaba por allí envolviéndole con su presencia. también se habían abierto algunos bazares. Julián la siguió y la vio posarse en un mezquino mausoleo construido con piedras y cal y decorado con calaveras. Primitivo: Criado del marqués y padre de Sabel. su óvalo más puro. Aunque enseguida los había reconocido hubo una circunstancia que le hizo dudar y se trataba de la forma en que ambos muchachos vestían. llevaba los zapatos tan rotos que parecía ir descalza. Por el contrario los Pazos parecían haber desafiado al tiempo ya que en la huronera nada había cambiado. su cabello se había vuelto cano y había envejecido prematuramente. El sacerdote dijo una oración y marchó aprisa de allí. Julián pudo ver allí una cruz que sobresalía por encima de las demás y que tenía escrito en letras blancas un nombre. Se acercó y pudo leer que se trataba de la tumba de Primitivo. En la inscripción. víctima estaba allí sola. calumniada. para ello sólo tenia que empujar una puerta de madera y entraría en el recinto. Entró y pudo ver una cruz baja. el terror y el dolor. huesos y otros emblemas fúnebre. abandonada. Sin duda una alucinación provocada por la vuelta a Ulloa. Los sentimientos durante tanto tiempo reprimidos afloraron. Quiso Julián cerciorarse de la muerte de la señora de Moscoso yendo al cementerio. sus parientes y amijos ruegen a Dios por su alma”. Barbacana y Trampeta seguían disputándose el pueblo pero. El antiguo capellán de los Pazos llegó a la iglesia de Ulloa. Marcelina Pardo (Nucha): Esposa y prima del marqués de Ulloa. aquella santa. . vendida. arrinconado entre la esquina de la tapia y el ángulo entrante que formaba la pared de la iglesia. Sabel: Criada del marqués de Ulloa. Se sorprendió al pensar que no era sino la señorita Marcelina. era espigada y al verla a Julián se le hería el corazón pues era sorprendente el parecido de ésta con su madre. Huérfano y de carácter brutal. Máximo Juncal: Médico que trae al mundo a la hija legítima del marqués de Ulloa y de Nucha. Repentinamente escuchó risas y cuchicheos y al volverse. con las muñecas heridas por mano brutal y el rostro marchito por la enfermedad. sombría y adusta como siempre. Era un lugar sombrío. la hija de Nucha iba cubierta con un viejo traje de percal y.10 años habían pasado desde la última vez que Julián estuvo en los Pazos de Ulloa. Don Julián Álvarez: Sacerdote. Los dos caciques. El muchacho era el más guapo adolescente que pudiera soñar la fantasía. asemejándose a un arcángel. Así lo hizo. seguía siendo tan pesada. PERSONAJES: Don Pedro Moscoso de Cabreira: Marqués de Ulloa.

Desenlace: Capítulo XXVII al XXX. hombre de bajas pasiones. ambos en forma realista. Estilo modernista y romántico. Descripción de paisajes y personajes. frágil y sensible. cuando Julián vuelve a los Pazos. la educación. millo… RESUMEN GLOBAL La novela transcurre en la Galicia de finales del siglo XIX. Nucha. El señorito de Limioso: Perteneciente a una noble familia gallega arruinada. Espacios urbanos: Santiago de Compostela: La civilización. La gente rural vence a los de la ciudad. ni a las gentes que allí habitan. En esta novela. en contraposición a los nacidos en el ambiente rural. Espacios: rurales y urbanos. será el Administrador del marqués de los Pazos de Ulloa e instructor de Perucho. Trampeta: Cacique liberal. trasno. Tiempo: . segundo tomo. marqués de Ulloa. cuyo carácter es afín al de ella y en el único en quién confía. con Sabel. que vive en la capital. nunca se adaptará a la tierra hostil y agreste de los Pazos. Los personajes que de ellos provienen son sensibles y delicados. espontánea y veraz. un joven sacerdote que. pucho. Utilización de galleguismos: rapaz. ante la atónita mirada del capellán. El Tuerto: Asesino de Primitivo. Podríamos dividir la estructura interna en 3 partes: Planteamiento Capítulo I al VI. Una mujer con una belleza y temperamento tan agreste como lo es la tierra que pisan y que. Nucha. Comienza con la llegada de don Julián. – Interno: Dos períodos: el primero. sin importarla que sea un sacerdote. meiga. población sin cultura y dominado por el feudalismo y la iglesia. desde el capítulo XII hasta el XXX. en el último capítulo. para evitar la pobreza. Por su parte. tiene un hijo bastardo. Su significado. . las buenas formas. bico. Primer tomo hasta el capítulo XI.Externo: Referencias a personajes históricos de la época y a reformas constitucionales. aunque eso sí.Don Eugenio: Abad de Naya. Estructura externa: 30 capítulos estructurados en dos tomos. niño de carácter rural e incivilizado que sólo está en compañía de animales. Narrador: Estructura interna y Omnisciente externa. se insinúa a éste. ha de casarse con una prima suya. la cultura. El segundo. Nudo: Capítulo VII al XXVI. la criada. chosco. el sacerdote llega a enamorase de la esposa del marqués. diez años después de su marcha. comprendería la acción principal. Barbacana: Cacique conservador. porta. el sacerdote. Don Pedro. Estilo narrativo: La escritora utiliza tanto el estilo semiculto como el coloquial. en lo sucesivo. Espacios rurales: los Pazos de Ulloa y alrededores (Cebre…): Naturaleza salvaje. Perucho. al final la naturaleza gana a la urbe. “La Nené”: Hija legítima de los marqueses de Ulloa. La joven sólo se encuentra bien en compañía de Julián.

por ello. junto con el sacerdote. Sabel. tan solo su cariño hacia Nucha y su hijita hicieron que permaneciese allí. envolviéndose entre pasiones y política. Perucho encontró al marqués gritando a Julián y a Nucha y pensando que el marqués. el marqués ya que a cambio recibiría dinero. que es realmente quién está metido en política y quién urde todos los teje manejes económicos del Pazo. La joven no sabe que el niño es hijo bastardo de su esposo ya que piensa que es. lleno de ira. en todo momento. cogió a la pequeña y se la llevó. Lloró ante la tumba y después vió allí a un joven bien vestido. civilizar al pequeño. Primitivo. estuvo a punto del irse del Pazo. Perucho fue en busca de su abuelo para decirle que sacerdote y marquesa estaban solos en la capilla y luego en busca de su amo. que pensaba casarse con el gaitero de Naya e irse a vivir con él. Un día Julián los vió y ante el comentario de Nucha de que los niños parecían hermanos. Don Pedro Moscoso pierde las elecciones y la marquesa cae enferma. Le habían disparado. con la que casarse: una de sus primas. al parecer primero robando al marqués para después prestarle el dinero más intereses. al que acompañaba una niña harapienta que se asemejaba a Marcelina. tan sólo. las relaciones ilícitas de su hija. su ahijado. Julián marchó del pueblo y fue enviado a una aldea a ejercer el sacerdocio. a éste le cambió la cara por lo que la mujer se dio cuenta de que así era. ven con desagrado el matrimonio del marqués con Nucha. permitiendo eso sí. mujer que para el sacerdote encarna el pecado. yendo con ella y su hija a casa de su padre. El criado es quien manda realmente en la Hacienda y utiliza al marqués a su antojo. al enterarse que Perucho es hijo bastardo del marqués y que éste mantiene relaciones pecaminosas con la criada Sabel. . Don Pedro Moscoso parece haber cambiado tras su matrimonio con Nucha. Nucha también quería mucho al chiquillo e incluso bañaba a ambos juntos. después de echar de allí a Perucho. echándole del baño y pidiendo a su esposo. aunque se le haga cuesta arriba ver la crueldad con la que don Pedro trata a Perucho y a Sabel. Los personajes de la novela se mueven entre la religión y la brujería. las hijas del Señor de La Largue. el marqués de echase del Pazo a Perucho y a Sabel. Diez años más tarde regresó a Los Pazos de Ulloa y fue al pequeño mausoleo en el que se encontraba enterrada Nucha. El niño lloró amargamente pues no sabía el motivo por el que ahora era tratado tan mal y por qué le alejaban de la pequeña. a quienes en ocasiones golpea.El joven sacerdote. la hija de los marqueses y ésta a él ya que se reía mucho con él y no lloraba cuando el muchacho estaba a su lado. se enteró de ello. El marqués se presenta a la elecciones. intenta ejercer su sacerdocio en las personas que habitan en la casa señorial. el capellán. Cuando Julián. Julián. cambió de opinión y no sólo no se marchó sino que volvió a mantener relaciones pecaminosas con el marqués. Desde ese momento su comportamiento hacia el niño cambió. a la cual rechazan. viendo todo ello como pruebas que Dios le pone para probar la fortaleza de su fe. al verla salir de la habitación del marqués. El capellán aceptó. al beneficiarle a él en sus objetivos. Mientras tanto Nucha cuida de Perucho e intenta. que la ayude a escapar. Mientras. Entretanto. Ve peligrar a su hija pues teme que pueda ser considerada un estorbo para el bastardo y pide a Julián. De vuelta a casa encontró a Primitivo muerto. anima al marqués a marchar a la ciudad en busca de una mujer. volviéndose más humano y tierno pero después vuelve a ser el mismo: una persona irascible y brutal que rechaza a su esposa por ser enfermiza y por haberle dado una hija en lugar de un varón. Perucho había cogido mucho cariño a “la nene”. tanto él como su hija. de su clase social. les pegaría. Perucho. Se acercaba la contienda política entre dos bandos: el monárquico absolutista y el democrático. en la capilla de la iglesia del Pazo. Allí se enteró que la marquesa había muerto. a requerimiento de su criado. Él le acompañará en el viaje a Santiago y le aconsejará con quién ha de contraer matrimonio.

pero presentamos el hecho de la “libertad” para que uno decida si es bueno o no. Si no la comprendemos de manera correcta. con los que se encuentran en nuestro alrededor que de una u otra forma se hacen parte de nuestro mundo y que al final nos conducen a acertar o equivocarnos en la elecciones que hacemos. pero hay algo muy importante dentro de todo esto que es la vida en relación con el otro. podríamos llevar a un daño mutuo e incluso a un fracaso profesional. Savater nos muestra el ejemplo de las drogas. existen ambigüedades. ya que ellos están predeterminados por la naturaleza para hacer y dejar de hacer las cosas. a la vez su consumo continuo puede ser perjudicial para nuestra salud. lo llevo a un ejemplo moderno que le ocurrió a una amiga: ella adolescente de 17 años queda embarazada. Debemos entender y poner en práctica la ética. pero increpamos que necesariamente lo bueno es lo que nos conviene. existe una infinidad de pensamientos. ya que en este caso seríamos omnipotentes. pero así mismo nos ponemos a pensar que este “saber vivir” que nos entrega la ética se compone de nuestras experiencias. tal como pasa cuando uno es pequeño y dicen que no toquemos los enchufes. Resumen y análisis del texto Introducción Ética para amador trata uno de los temas más esenciales para la existencia humana. Capítulo 1: “De qué va la ética” La ética se vincula a la palabra libertad y esto se debe a que los humanos tenemos elegir entre una cosa y otra. es así como construimos nuestra propia ética. algunos no hacen caso hasta que les da la corriente. y por sobretodo en nuestra formación con profesionales. Esto es lo que nos diferencia en gran parte de los animales. pero no es necesariamente bueno para la madre ya que se saltará una etapa de su vida y probablemente viva desdichada si no se encuentra enamorada. vivimos en sociedad en donde cada persona es única e irremplazable. tal vez lo conveniente es casarse con el padre del hijo para darle una familia y tener estabilidad (gracias a la moral que se le ha inculcado).Ética para Amador. que si bien pueden aumentar nuestro ánimo y nos causan sensaciones agradables. Capítulo 2: “Órdenes. al estar en constante contacto con otras personas. Fernando Savater. remordimiento y justicia. claro está que pertenece a cada uno y que la define cada decisión que tomamos. A esto el autor lo podría llamar ambigüedad tal como el ejemplo de las drogas. conciencia. pero también de nuestra forma de ver la ética. las decisiones que tomemos y cómo vamos formando nuestra propia ética para el vivir. En el texto se da una visión global del cómo vivimos la ética. y todo esto con un único fin. Análisis: Concordamos con el autor que finalmente depende de nosotros la ética. con los demás. debemos tener claro del papel que cumplimos en la vida de ellas. pero no por esto podemos realizar todo lo que queramos. por supuesto que nunca decidirán tal cosa ya que la vida va en ello. egoísmo. costumbres y caprichos” . Lo mismo pasa con saber qué es bueno y malo. Por ende cada día nos ocurren situaciones en las que debemos actuar dependiendo de nuestra libertad. Pero a veces el mapa no está bien trazado. Éste libro nos presenta la ética de manera cotidiana y con un lenguaje liviano. pasaremos por varios conceptos esenciales. Pero para esto es que los humanos poseemos el poder de la libertad. como humanos en el mundo. lograr alcanzar la “buena vida humana”. y esto es finalmente lo que condicionará nuestra vida. esto nos lleva a pensar que asociaciones y reacciones en lo cotidiano varíen con cada persona. Es necesario insertar la ética en nuestro diario vivir. La libertad de elegir entre una cosa u otra nos lleva a pensar que lo que nos conviene es lo que conceptualizamos como “bueno” y lo que no es lo “malo”. sin embargo podemos elegir lo que queramos entre las múltiples posibilidades existentes. Para no equivocarnos en las decisiones que tomamos tenemos que adquirir un “saber vivir” (ética) para así seguir el curso correcto de nuestras vidas. como lo son la libertad.

si hubiésemos estado en ese caso probablemente hubiésemos tirado la carga. En el ejemplo que nos entrega Savater sobre el dilema del capitán del barco que no sabe si arrojar o no la carga para sobrevivir con sus tripulantes al mal tiempo. sino más bien para la ética humana. El primero indica un autoanálisis. La costumbre y la orden están dada por externos. aquí comienzo a plantearme qué hacer. es joven . para esto usamos nuestra ética. las decisiones que tomamos están ligadas a si son buenas o si son malas.Como se nos indicó en el capítulo anterior. quizás no refleja mis verdaderos deseos y ¿es una orden. Lo que expreso no es una idea de rebeldía. aunque la sociedad te diga lo contrario. pero si esa salida sería un peligro para su hija ¿ Sería ahora bueno ? Todos los supuestos que están entre un sí o no. Por ejemplo si voy a la universidad tengo un horario que debo seguir todas las semanas del año. capricho y por una orden. Sin mayor análisis actuamos. vamos a un lugar porque seguimos una rutina o nos dejamos llevar por un instinto pasajero. reglas y caprichos. Análisis: Claro está que las acciones que realizamos para nuestra rutina son automáticas. se entiende que ella quiere hacer lo mismo. por algo decido levantarme cuando suena la alarma del despertador y no quedarme acostada como quiero. sino una invitación de inventar tu propia vida. a esto nos referimos con el peso de la motivación que tenemos en elegir nuestras acciones Capítulo III: “Haz lo que quieras” Nuestro actuar esta mediado por costumbres. a disposición de nuestra elección se juntan en una sola idea “libertad” prejuiciosamente es decidir lo que hacemos. pero dentro de esto tengo que realizar un plan de estudio que variará según los días que tenga prueba además de disponer de tiempo para distraerme con la familia y amigos. pero cuando estamos en ese contexto las decisiones deben ser tomadas racional y funcionalmente como nos dice el autor y según nuestra opinión para no pasar a llevar a la ética propia. pero cada uno dependerá del contexto en que se encuentre. Sabemos que la mayoría de nuestras acciones son de forma automática (funcional) pero cuando nos enfrentamos a un problema de importancia debemos elegir de manera racional cuál de los tres motivos es el más adecuado para dicho contexto. desprenderse del modelo impuesto y ahora crecer. como futuros profesionales no podemos por ejemplo decidir por capricho si atiendo o no a un paciente aunque esté dentro de mis posibilidades. por lo que requiere una estructura resuelta en dos pasos. no obstante ¿qué pasaría si tomamos el verdadero peso de la repercusión de nuestras acciones? Es muy común seguir una tendencia. tal riqueza debe ser aprovechada no solo para uso personal. Por esto mismo los tres motivos tienen su propia fuerza al momento de actuar frente a una situación. pero eso es lo que le hace ser una rutina. hacer todos los días lo mismo y a tal hora. Creemos que lo que analizamos realmente es cuando tengo o quiero salir de la rutina. Pero por otro lado está el capricho que viene del interior de uno. Estamos de acuerdo que los motivos que elijo para actuar frente a situaciones fuera de la rutina son diversos y tienen su propio peso. ya que una costumbre es lo que seguimos por habituación al resto y una orden porque se nos manda y probablemente si no obedecemos tenemos consecuencias. también pensando en las motivaciones que me llevan a realizar una acción. estas son la costumbre. pero esta misma se encuentra subordinada por ciertos motivos que nombraremos a continuación. por ejemplo en el caso de una madre adolescente que desea salir con sus amigas. la tomo? No. hacer algo solo porque se me apetece. . Si bien poseemos tres motivos para actuar siempre elegiremos el que más se adecue a nuestra ética. obedecemos porque nos mandan. Como nos dice Savater. poseemos la capacidad como ser humano de poder elegir. desde la pregunta ¿Por qué lo hago? Con varias ideas en mente ahora me pondré en todos los casos posibles de lo que sucederá. Pronto llegaremos a la conclusión que no todo parece tan conveniente lo malo y lo bueno varia por la circunstancia en que nos encontremos. pero lo que es bien visto para uno no tiene que serlo para los demás Las situaciones como en la que estuvo el capitán nadie las llama. El autor del libro nos plantea que existen tres atribuciones por los cuales nos motivamos a realizar tal acción.

La espontaneidad resulta ser el mejor enemigo de nuestra elección . Si vemos el caso de Kane. no todo lo que parece es. tampoco se puede desear todo si el costo de ello es pasar a llevar a quien sea. aquel no viene en nuestra base biológica si no desde una realidad cultural. es un proceso recíproco para que los demás puedan hacerse humanos . El temor a la muerte nos puede llevar a dedicarnos a cosas simples. pues del todo no está desprendido nuestro actuar. para comunicarnos poseemos el lenguaje. amigos. si no vivirlo de buena manera. Todo ahora nacerá desde mi voluntad desde nuestra conciencia para decidir y emplear nuestro poder. aunque su nombre lo diga así y las costumbres pueden terminarse. sin embargo debe quedar muy claro que la ética de un hombre no tiene relación alguna con reglas. enriquecerás personalmente tu vida y a la vez también la del resto. pensando solo linealmente es un triste individuo con poco provecho de su intelecto. haz lo quieras indica que debemos cambiar el modo de pensar en aquello. la posibilidad de crear una trascendencia es ahora. Capítulo IV: “Date la buena vida” Llegamos a la conclusión de un haz lo quieras. ya que la muerte es simple. orientarnos a una perspectiva mucho más sana y real. construye el mañana. Es muy lógico que esperes algo más fácil pero puede serlo. eso que lo material . nos hace notar que la vida no se limita a un “plato de lentejas” en el caso de Esaú. no existe un relación tan corta y significante al mismo tiempo. date la buena vida. Es un asunto complicado al parecer no es pasar el tiempo. date la buena vida es. no por eso puedo tomarla y vivirla en un día no será así. por una parte. nos habla del término de la buena vida desde una perspectiva de conjunto. podemos intuir hacer algo porque parece lo más lógico. el fenómeno por cual gira nuestra vida se llama lenguaje. aprovecha el día a día. un ser humano que rige su vida en este mundo. pero sin relación entre sí no somos nada. vez que existen trampas de por medio. premios y castigos solo para expresar nuestra propia libertad. que con todas sus complicaciones nos hace notar que estamos vivos. costumbres. vemos la otra cara de la moneda. enseña a los demás a ser personas. Análisis: Así es. pero la vida no es solo un plato de comida. no se puede vivir en un mundo de materiales. requerimos de algún tipo de comunicación. no seriamos queridos por objetos inertes. Date la buena vida no quiere decir más que da una buena vida. Para demostrar esto nos ejemplifica los casos de Esaú y Kane. requiere esencialmente determinación. ella está hecha de relaciones con lo demás como vimos en el capitulo anterior. el sistema de signos y símbolos nos permite entendernos y así como el lenguaje nos permite entendernos. resulta difícil determinar un juicio asertivo frente tantas variantes. Baby! En éste capítulo el autor nos invita a reflexionar sobre lo que llamaremos “darnos la buena vida”. una regla no indica siempre lo que debo hacer.Análisis: Tal como muestra la visión del autor concebimos que la vida resulta ser tan compleja que no parece lógico solo dejarse llevar por un capricho para decidir lo que haremos. Analizando cada uno de ellos. quizás fue lo primero que vino a la cabeza por ejemplo el menú de nuestra cena respeta nuestro gustos culinarios . vive de la mejor manera posible. vive es la invitación. nos envuelve en un mundo absurdo. nacemos como humanos. Al contrario de la vida. en algún momento necesitaremos lo humano. que dejaríamos atrás ordenes. El proceso de humanización es tan importante como el lenguaje. Como antes se planteo un haz lo quieras. da una buena vida . la enseñanza ahora apunta a un date la buena vida. Materialmente tenerlo todo. ni caprichos o castigos. somos libres de elegir lo que haremos. la vida está hecha de tiempo. poseen una reciprocidad sin embargo depende ahora de nuestra responsabilidad. etc. para su buen uso debe ser social. Capitulo V: ¡Despierta. aprovecha tus padres. libres pero no negados de responsabilidad. La libertad es un concepto propio del ser humano. Para llamarse así necesita de las relaciones con su entorno. Si detenidamente analizas aquellas líneas. la comunicación determina un apoyo en pro del bienestar. el ser humano forma parte de una realidad no individual sino más bien social. la humanización es lo mismo. ser el responsable del camino a elegir. Los prejuicios sociales que influyen y determinan tendencias son solo muestras de un desarrollo efímero. debo yo hacerlos a ellos mismos. hijos.

no es capaz de entregarnos. Hacer la diferencia. si no que de ánimo. ni deben ser tratadas como objetos. debemos aprender a desarrollar nuestro “oído ético” y “buen gusto moral” a lo largo de nuestra práctica que es la vida. no atribuirle nuestros actos a otros. Análisis: El título del capítulo nombra a “Pepito Grillo”. pierden su utilidad y se desechan. por lo tanto lo asocia a una persona coja. aquel que tiene claro lo que quiere pero no tiene las intenciones de hacerlo hoy y por último aquel imbécil que desea las cosas con tanta fuerza y veracidad. pero en el transcurso de conseguirlas debemos advertir de no afectar a nadie para obtenerlas. Por consecuente al no poder prescindir de las cosas y menos de las personas. imbécil y egoísta. el autor menciona. como humanos. nunca obtendrás lo verdadero que entrega el humano y sólo lograrás que el resto te trate a ti de la misma manera. Menciona distintos tipos de imbéciles a los cuales debemos diferenciar. Y como se habló en capítulos anteriores. dado que no se sabe lo que pasará a futuro. aquellos que no quieren nada y todo les da igual. y conformarnos sólo con lo que nos complace en el momento. Como el autor menciona. llegó el momento de tomar conciencia de lo que hacemos y lo que queremos. El egoísmo. fijarnos en que si lo que hacemos. Análisis: Lo que nos intenta decir el autor en éste capítulo es que debemos poseer un equilibrio. Para evitar esto debemos aprender. No debemos dejar todo de lado. esta nos acarrea culpa. no se cumple el objetivo de “la buena vida”. muchas veces no notamos que nuestros actos repercuten fuertemente en el resto y a la vez nosotros mismos nos vamos perdiendo. Me puedo arrepentir de algún acto. ahí está la muerte. La ética trata de averiguar el cómo llevar ésta buena vida. con las personas es imposible hacer lo mismo. comprensión y por sobre todo amor. Las personas no son. acaban mal. los tilda de un espíritu “debilucho”. y de no olvidarnos de nosotros mismos por poseerlas. La palabra imbécil. y te deja incluso sin manos para atenderte a ti mismo. dado que lo contrario a ser imbécil es poseer consciencia. lleva a perdernos. el concepto de humanización. somos libres para bien y para mal. deriva de bastón. está bien querer cosas. las manos no sirven sólo para poseer. es el de la importancia de aprender a tratar a los humanos. el pensar en nosotros mismos nos puede llevar a perdernos inclusive a nosotros mismos. pero de todas formas es estropearme voluntariamente. el que no sabe lo que quiere y tampoco se molesta en averiguarlo. Si nos llenamos de cosas no podremos contenernos ni nosotros mismos. el autor afirma que debemos tener conciencia que no todo da igual. como lo menciona en el ejemplo del aprendiz budista El otro tema que toca el capítulo. por nuestro bienestar. Son personas débiles ya que necesitan apoyarse en cosas ajenas. es lo que realmente queremos y por sobretodo renunciar a la excusas para despacharnos de nuestra libertad. sino que también que para rascarse y acariciar. Todo esto desde el punto de vista moral. debemos aprender a manejar las cosas y a tratar a las personas. no sirve. Todos en algún punto de nuestra vida poseemos alguno de los síntomas de la imbecilidad. se fastidian a sí mismos por sus actitudes y no consiguen llegar a la buena vida. necesitamos del otro. como impedimento a mirar más allá. El autor nos hace una invitación a hacernos responsables de nuestra libertad. Las cosas. Si poseo riquezas. lo que posees. termina poseyéndote también. Es aquí cuando aparece vuelve a aparecer la conciencia. desde la . Al tratar a una persona como una “cosa”. afecto. Capítulo VI: “Aparece Pepito Grillo” Tomemos conciencia de dos conceptos. pero por conseguirlas se engaña y confunde la buena vida con lo que lo destroza. Por otro lado el autor expone el tema del egoísmo. pero no logro relacionarme con los demás. en algún momento lo material carecerá de significado. es fundamental la relación entre pares. y con ésta no se nace. Por otro lado. pero no de los pies. Debemos ganarnos las cosas y tener respeto por el otro. el que cree que lo quiere todo. Para curarnos de ésta imbecilidad. y luchar por ellas. responsabilidad y resentimiento. Con respecto a los tipos de “imbéciles” mencionados por el autor suele ocurrir en diversas etapas. obtener las cosas a cualquier costa. y las consecuencias que estos nos pueden traer. hacernos responsable de ésta y de sus consecuencias para nosotros y para el resto. aunque nadie lo haya notado.

Es vital tomar conciencia de nuestra libertad y aprender a vivir con ella. ya que no reconozco al otro como tal. debe sobrevivir para ello se equipa de ropas. fue únicamente decisión de nosotros. tomar un poco de lo que nos rodea para formar algo propio una imagen personal en busca de múltiples intereses. la vivencia del hombre en sí se basa en el trato con los demás. pero esto sería privarnos de ser humanos. Al mismo tiempo tenemos la suerte de poder aprender de las diferencias de los demás para así complementarse como persona. . esta constante búsqueda de nuestros intereses siempre estará relacionada con otras personas por lo cual debemos tratar de lograr un equilibrio entre los intereses propios y los del resto. siempre habrá algo que nos una. la mayor parte de nuestro comportamiento y de nuestros gustos la copiamos de los demás es por eso la importancia del como damos a conocernos a los demás para dar un ejemplo social. a las formas de actuar de cada sujeto. y únicamente nosotros podemos tomar aquella decisión. volviendo al ejemplo de la relación entre Robinson Crusoe y Viernes. Su vida de naufrago parece ser cómoda hasta el momento en que este descubre huellas de otro humano (Viernes un salvaje canival) y comienza el pensamiento de una difícil decisión. pesa bastante el remordimiento. pocas veces notamos lo que perdimos por llegar a él. nuestro deber como futuros fonoaudiólogos tiene base con la interacción entre paciente y terapeuta. Lo que hace humana a la vida es estar en compañía de otros humanos manteniendo cualquier tipo de relación. es difícil notar claramente lo que queremos o no. estamos de acuerdo que la relevancia de la compañía entre semejantes es altamente importante ya que nuestra vida gira en torno a mucha gente. claro que cuando hablamos de daño a otros este puede tornarse como negativo. y al obtenerlo. pero en el humano es más que eso. El egoísmo por otra parte afecta en conjunto. por mucha diferencia cultural que ellos tuvieran ambos tenían la capacidad de valorar comportamientos de razonar entre lo que es bueno y lo que es malo. por una lado seguir el camino del instinto y actuar como una bestia más de la isla o comportarse como un hombre y tratar con rival o un posible compañero (pensando en un semejante) he aquí el comienzo de un problema ético. mantener los intereses personales no tiene nada malo mientras no se llegue a pasar por encima del resto. se puede llevar una vida sin personas cerca. No hay que avergonzarse de las capacidades gozosas del cuerpo ya que ello forma parte de nosotros. cada acto realizado. sino que vuelvo a pensar solo en mi bienestar. es por eso que se tienen ciertas normas o restricciones.adolescencia en adelante. Entonces ¿por qué asusta el placer? Se puede sentir muy bien cuando se goza. es a somos nosotros mismos. Pese a las diferencias siempre habrá algo que nos haga semejantes. uno de los grandes errores es pensar que el sexo es algo inmoral. no hay que olvidar que alguien que ha llegado a ser algo detestable puede transformarse en lo imprescindible. muchas veces pasamos a llevar a los demás por beneficio propio. pero sin llegar a los extremos. Por más mal que pueda obrar un sujeto este sigue siendo humano. comida y bebibles. de esto derivan consecuencias buenas y malas que ponen en juego la libertad. la semejanza que une a todo hombre nuestra esencia „‟humana‟ como ejemplo. pese a las múltiples diferencias que se puedan llegar a tener. Una de las funciones más relevantes del sexo es la procreación. Análisis : Como es referido en el capitulo anterior uno es humano mientras se encuentre interactuando con mas humanos. Entonces se habla de que si el placer nos distrae demasiado puede llegar a ser peligroso. en lo que hace disfrutar a dos personas no hay nada malo. lo que sí está mal es creer que hay algo de malo en disfrutar ya que somos un cuerpo y sin el bienestar de este no se llega a nada bueno. esto significa tomar enserio al prójimo. Cuando tomamos conciencia de que somos libres. que cada error que hemos cometido. pero si se le da una prioridad a gozar poco se durara vivo. la pregunta del porque lo hicimos y al vernos atrapados al último que culpamos. CAPITULO VII: “Ponte en su lugar” Se ejemplifica el capitulo con la desventura de Robinson Crusoe el cual está solo en una isla. Esto nos aleja de nuestra idea de lograr la humanización. Una de las características más importantes en el ser humano es la capacidad de imitación. CAPITULO VIII: “Tanto gusto” Un gran porcentaje de las veces que se habla de moral y sobre todo de la inmoralidad es algo referente al sexo. Se habla de ponerse en el lugar del otro.

el bienestar físico y emocional da por hecho una vida plena . en cambio los sujetos que buscan cargos por vía electoral procuran mostrarse como gente común con problemas y ambiciones como el resto. ¿A qué viene la mala fama de los políticos? siendo que en una democracia todos estamos dentro de la política. Análisis : De modo que se habla del bienestar físico y psicológico que se busca en la vida . se consideran con el derecho de mandar sin escuchar opinión de sus ciudadanos. ellos creen que sufrir tiene más merito que gozar. No hay que obsesionarse buscando placeres. se habla de alegría a la experiencia que abarca al placer y el dolor. una inmoralidad o que los políticos no tienen ética . sin embargo aun nos falta un gran camino por recorrer para ser una sociedad algo más estable políticamente hablando . nos encontramos en una sociedad por tanto cualquiera que tenga la preocupación de vivir bien debe entenderse con la política . El sistema político deseable tendrá que respetar al máximo las facetas publicas de la libertad humana. sin embargo también se encuentran diferencias empezando por la ética que se preocupa por uso personal de la libertad mientras que en la política intenta coordinar de mejor forma lo que muchos hacen con su libertad . en la relación con el texto leído pensamos en como la búsqueda de la alegría nos mantiene en pie con metas . ¿Entonces de donde viene su mala fama? Los políticos ocupan lugares visibles ante el resto de la sociedad por lo cual sus defectos son más públicos cada detalle podría ir en contra de ellos.Pero también esta lo contrario las personas que disfrutan no dejando disfrutar se les llama puritanos. Análisis: Para enfatizar el contenido del capítulo leído . lo más probable es que los políticos se parezcan mucho a nosotros ya que si no se parecieran no se votaría por ellos. cuando hablamos de la función de la ética esta no es más que para mejorarse a uno mismo. una comunidad política tiene que garantizar asistencia a los que sufren o necesiten ayuda. los gobernantes como dictadores. la vida y la muerte. respondiendo a nuestras constantes necesidades a veces no de las mejores formas llegando a extremos negativos. CAPITULO IX: “Elecciones generales” Es común escuchar que la política es una vergüenza. Quien desee la buena vida para si mismo tiene que desear que la que la comunidad política de los hombres se base en la libertad. sentimos que es de gran relevancia destacar como personas que somos. Conclusión . buscar de cierto modo una suerte de empatía pero sobre todo un deber como futuros profesionales . siendo profesionales de la salud cualquier injusticia que se dé con la gente que necesite ayuda nos incumbe a todos. a veces olvidando disfrutar el momento pensando en el futuro . en la ética resalta el querer bien y en la política cuenta el resultado de las acciones ejemplo : el respeto a las indicaciones del semáforo desde el punto de vista moral lo positivo es respetar la luz roja pero del punto de vista político lo que importa es que nadie se salte los semáforos. Ahora como relacionamos la ética con la política. tomando ejemplo de la política . la justicia y la asistencia estas exigencias que debe cumplir la comunidad política son los derechos humanos. siendo principio básico para la buena vida es tratar a las personas como personas ser capaces de ponerse en el lugar del otro a esta virtud se le llama justicia no hay régimen político que no te pretenda buscarla y la condición que cada humano puede exigir ser tratado como a sus semejantes se llama dignidad . pero mal esta utilizar a la ética para calificar o reprender al otro. se debe buscar un balance ya que si nos desviamos a los extremos de la balanza todo termina mal . si no aprovechar lo que se tiene a mano y disfrutar de ello ya que el placer es parte de la vida no al contrario. ambas emparentadas en la búsqueda de un vivir mejor. La máxima gratificación que se puede encontrar en la vida no es el placer si no la alegría y todo camino que nos aleje de la alegría es un camino equivocado. muchas veces se tomamos a la política como algo sucio pero en si la política nos pertenece a todos por lo cual todos somos responsables de cómo esta se dé. líderes religiosos o reyes basan su prestigio en la diferencia con el resto de los demás hombres a través de la fuerza. como en capítulos anteriores leímos siempre deberá estar presente el trato con los demás hablando entonces del respeto que debemos tener hacia nuestros semejantes.

y aquello que él llama. religión y pensamientos el hecho de ser humanos nos hace diversos y complejos. el hecho de que el autor no quiera decirle a su hijo de que se trataba lo que estaba haciendo. el primero. sino que le dijo lo primero que se le fue a la mente. El segundo apartado es acerca de una pesadilla que su hijo le confidenció. ética y libertad. en nuestra propia inteligencia. Análisis El autor nos da a entender que debemos tener confianza en nosotros mismos. la cual trataba sobre la calma que le entregaba el hecho de saber que su padre estaba ahí. ya que esto nos ayudará a conseguir lo que nosotros queremos. sea quien sea sin importar su cultura. ya que ese no era el momento de explicarle sobre lo que era la ética. cuando se acerca su hijo por la ventana y le pregunta acerca de lo que él hacía en ese momento. Además. el secreto de saber elegir entre el bien y el mal. Entonces como respuesta a las interrogantes que se formaron dentro del grupo: vivir de la mejor manera posible no significa vivir con lujos o riquezas. los cuales son verdaderos valores en la vida. él no le respondió de forma asertiva explicando lo que realmente ocurría.El contenido del libro hace preguntarnos a nosotros mismos ¿cómo podemos vivir de la mejor forma posible? Muchas veces nos enfocamos en las acciones que podremos hacer a futuro pero ¿es realmente el enfoque que queremos dar a nuestra existencia? Destacando los capítulos del texto que nos dicen que la vida hay que disfrutarla y valga la redundancia vivirla en el momento para estar sanos en cuerpo y mente. CAPÍTULO I “¿De qué va la ética?” . Debemos tener confianza ante todo y tranquilidad conforme avanza la situación. Análisis y ensayo de "Ética para Amador" de Fernando Savater PRÓLOGO Resumen La temática del libro está basada en la vida de ambos. entenderlos y buscar lo mejor para ellos y nosotros mismos. se pueda comprender y aplicar a nuestra vida. sino que es vivir alegres y realizados como personas. nos da a entender que hay veces en las que no estamos preparados para entender ciertas cosas. él está trabajando en la escritura del libro en cuestión. claro todo esto sin llevar a pasar al otro. padre e hijo. en donde el autor desea transmitirle el arte de vivir la buena vida. Teniendo todo esto en cuenta para relacionar la ética con nuestro futuro profesional vemos que si tenemos todas estas enseñanzas en cuenta y al mismo tiempo las aplicamos podremos ser justos con nuestros pacientes. es acerca de un acontecimiento que recuerda. Fernando Savater realiza dos apartados. ya que independientemente del contenido del mal sueño. Resaltar aun más el hecho de que la vida se vive con semejantes hablando de humanos y que siendo así debemos respetar al otro. solo el hecho de escuchar a su padre decirle “ten confianza” lo tranquilizaba. Obviamente. y que necesitamos de otros conocimientos o experiencias previas para posteriormente cuando se tenga el grado de madurez necesaria.

por ejemplo. si hacer esto o aquello. somos psicosocio dependientes de nuestros padres llega un minuto en el cual debemos tomar nuestras propias decisiones. cuando pequeños. Debemos conocer el mundo y a nosotros mismos para ser libres. la realizamos por un motivo (razón que se tiene o al menos se cree tener para hacer algo). Si no nos conocemos ni a nosotros mismos ni al mundo. Somos libres de elegir qué hacemos y como vivimos nuestra vida.Resumen En este primer capítulo el autor señala que ciertos conocimientos uno puede aprenderlos o no. Aunque. no tendremos libertad. cuanta mayor capacidad de acción tengamos. costumbres y caprichos” Resumen En el tópico de este capítulo el autor nos habla sobre que no podemos elegir lo que nos pasa. mejores resultados podremos obtener de nuestra libertad. algunos creen que está bien mentir para obtener alguna ventaja. lo que llamamos ética. nosotros tenemos libertad. el saber que hay cosas que nos convienen (lo que llamamos bueno) y otras cosas que no (lo malo). y de ello se espera un castigo o una recompensa. somos libres para responder a los que nos pasa de tal o cual modo. a pesar de que existen muchas formas de vivirla. Distinguir entre lo bueno y lo malo es algo que todos intentamos adquirir y en lo que nos pasamos toda nuestra vida. a voluntad y que es posible vivir sin ellos. el autor asegura que nadie cree que no es libre. si hacer algo o no hacerlo. diciendo que ante esto tratamos de elegir lo que nos conviene. Análisis Nosotros los humanos. Y. no somos libres de elegir lo que nos sucede. por qué nos levantamos en la mañana a la misma hora. surgiendo la siguiente interrogante. por qué nos lavamos los dientes. CAPÍTULO II “Órdenes. ¿Hacemos esto por costumbre. Por ende. y por eso debemos fijarnos bien en nuestros actos para adquirir un cierto saber vivir. Si bien. esto es lo que nos diferencia de los animales. Pero. hay un saber que es imprescindible. pero si podemos elegir que hacer frente a estas situaciones. Pero. No hay día en el cual no tengamos que elegir. no todas nos benefician. Los hombres podemos decir sí o no. ¿hacemos siempre lo que queremos? Como respuesta a esta pregunta. porque nos lo ordenan o porque simplemente lo queremos? Es ante esto que plantea que cada cosa que hacemos. aunque nos equivoquemos y nos lleve tiempo aprender debemos procurar analizar nuestros actos para acertar y llegar a esa buena vida la cual todos pretendemos vivir. Y es en esto donde no hay un acuerdo entre los hombres. como la astrofísica por ejemplo. tenemos lenguaje y a través de él podemos desarrollar nuestros pensamientos y forjamos una identidad. ejemplificando con situaciones de la vida diaria como. Si bien. y de acuerdo a esto es que podemos encontrar tres tipos de motivos: a) Ordenes: Cuando se manda u ordena hacer alguna cosa. existen muchas fuerzas que la limitan. porqué siempre habrán fuerzas externas y situaciones de peligro o fortuitas que limitaran nuestra libertad y está en nosotros tener la capacidad de sobrellevarlas tomando la mejor decisión. y otros a los cuales les parece una mala idea. Savater propone que todo lo que hacemos lo realizamos por diversas razones. o porque simplemente vamos a la escuela a diario. . podemos equivocarnos.

La ética y la moral son el arte de vivir. porque me mandan. si obedezco. etc. podemos decir que el ser humano es libre. abuelo y antepasados estudiaron lo mismo. pero. ética y moral. Todo esto forma parte de inventar nuestra propia vida y no de vivir de acuerdo a lo que otros inventan por nosotros. ética y moral. la moral es el conjunto de comportamientos y normas que solemos aceptar como válidas. siempre se necesita del razonamiento para determinar si algo es conveniente o no. en cambio.b) Costumbre: Algo a lo que estas habituado a hacer y se realiza sin pensarlo y de manera mecánica. Sin embargo. por lo tanto somos libres en algunas cosas. sino también de darse cuenta de lo que se está decidiendo. Por ejemplo. Análisis Al analizar este capítulo y si se piensa en la libertad del hombre. también puede perjudicar al resto. la libertad presentaría una especie de dualidad. si hacemos eso. o. orden o miedo al castigo. CAPÍTULO III “Haz lo que quieras” Resumen La libertad. temática de la que se preocupa la ética. teniendo en cuenta estos tres motivos. en donde la primera vez se piensa en el motivo de la acción por lo que se llega a la interrogante ¿por qué hago esto? Claro. si hacemos lo que deseamos veremos que esto también puede traer consecuencias negativas para el resto. no lo está haciendo por costumbre. no podemos hacer lo que queramos. no se trata solo de decidir. es decir. Podemos hacer lo que deseamos. en el caso del niño que estudia derecho porque su padre. pero. la libertad está restringida y depende también de la situación que se nos presente. la interrogante varía. son nombradas en este escrito como equivalentes desde un punto de vista técnico. se hace algo por que le da la gana simplemente. podemos darnos cuenta de que el concepto de libertad se ve realmente limitado. c) Capricho: Es cuando el motivo es la ausencia de motivo. Por consiguiente. libre de elegir y escoger lo que prefiere y le conviene. Pero ya en la segunda vez. son nombradas en este escrito como equivalentes desde un punto de vista técnico. si estudiamos alguna carrera profesional. al hacer esto causa repercusiones en el entorno. y en la libertad que tenemos para elegir que hacer. Análisis Si bien. Si bien. una costumbre o un capricho. además de hacer lo que quiera. además. Nunca una acción es buena solo por ser una orden. supuestamente tenemos la libertad de elegir lo que queramos o simplemente no estudiar. pero siempre vamos a estar limitados por el resto. ¿tendré algún premio?. la ética es la reflexión sobre porque estos comportamientos los consideramos como válidos. la moral es el conjunto de comportamientos y normas que solemos aceptar como . Savater la cree como válida cuando ha sido pensada por un mínimo de dos veces. ¿En dónde queda la libertad de escoger ante esta situación? Si se piensa en ese sentido entonces. ya que ahora nos preguntamos además ¿por qué obedezco lo que me mandan? ¿Me castigarán?. Por ello.

que lo que quiere hacer es darse una buena vida. uno de ellos muy importante es: hacer lo que se quiere. dejar de lado todo lo que viene desde fuera. la frase “haz lo que quieras”. autos casas y riquezas. que el ser humano busca su propio beneficio. se puede decir. buscar una pareja o entablar cualquier tipo de relación? En resumidas cuentas. si no. sin embargo. es por eso que darse la buena vida no puede ser algo muy distinto de dar la buena vida. Con esto nada más Savater. no cualquier vida. Ahora. Pero. Para que puedan hacerme humano. Análisis En este capítulo se pueden analizar varios puntos. o sea. o como otros también podrían interpretar. sin la necesidad de preguntarle a nadie ¿qué debo hacer? Al dar este enunciado. pero. Lo malo. sin añadir un “para” o “en determinado sentido”. Es por ello que. ya que. en cambio. y que además cada vez se vuelve más individualista y ambicioso. realmente nos satisfacen y es lo que deseamos para vivir nuestro paso por el mundo terrenal. . y es aquí donde radica el gran problema de la libertad. ¿realmente es bueno o malo cuestionarse todo lo que hacemos? CAPÍTULO IV “Date la buena vida” Resumen Savater en este capítulo plantea como lema de la ética que se estudiará en el texto. el hombre es un ser natural y cultural. desde el interior de la propia voluntad. hace referencia a la forma para decirnos que se debe tomar realmente en cuenta el problema de la libertad. En cualquier caso. si se dice “haz lo que quieras”. absoluto. yo también debo hacerlos a ellos. y que no podría vivir en un mundo netamente material y sin contacto con sus pares. y que sólo uno es el dueño de elegir nuestro camino. frente a este lema (haz lo que quieras) el autor apunta a que lo que debemos hacer es darnos la buena vida. con esto nos dice. una buena vida humana. la ética es la reflexión sobre porque estos comportamientos los consideramos como válidos. decimos que la reflexión sobre estas cuestiones es de carácter filosófico. ¿eso es lo que realmente queremos? Estas cosas sin vida. una persona que es consciente del bienestar de la sociedad sabe distinguir entre estos dos conceptos clave.válidas. que día a día el ser humano se rodea de objetos y cosas materiales. Nosotros no podemos juzgar a las personas como buenas o como malas. habla más que nada de las cosas que podemos hacer. hay que plantearse este tema desde uno mismo. ya que. Este significado cobra actualidad siempre que se da conflicto de intereses o de puntos de vista. ya que no tenemos un patrón o algo para guiarnos. Vemos. por así decir. buscar la felicidad y bienestar. como dijo Jean Paul Sartre <<estamos condenados a la libertad>>. La ética y la moral son el arte de vivir. pero sin abusar de las restricciones que otorga la sociedad. que necesita de los otros. puede que se piense que es un poco contradictorio. que hay que dejar de lado órdenes y costumbres de premios o castigo. En teoría usamos la palabra “bueno” en un sentido. En resumen. ¿qué es lo que buscamos al estudiar una carrera. se puede presumir que también es una orden que se está dando.

no puede desligarse de la sociedad en la que vive. poniendo siempre atención y reflexionando sobre nuestro actuar. depende y necesita de los seres que la conforman. CAPÍTULO VI “Aparece Pepe grillo” Resumen . que el ser humano para encontrar su bienestar. que este pueda desenvolverse. necesita de la sociedad para desarrollarse. Las cosas que tenemos nos tienen también a nosotros. Baby” Resumen La vida siempre es complicada y no se puede rehuir ni buscar la simpleza. No les importa tratar a las personas como cosas con tal de cada vez tener más y más. pero con esto solo lograrán que las cosas los posean a ellos. comprender de que va la vida y que es lo que puede hacerla buena. a estar seguro de que no todo da igual aunque vayamos a morirnos en algún minuto. Debemos comprender porque algunos comportamientos nos convienen y otros no. como amistad. también hay de darle buena vida a mi entorno. La primera e indispensable condición ética es la de estar decidido a no vivir de cualquier modo. Tenemos entonces. CAPÍTULO V “Despierta. vivimos por lo que sólo las personas pueden entregarnos como el cariño y el aprecio que a fin de cuentas es lo que nos mueve y nos hace ser humanos. lo que poseemos nos posee de alguna manera. ya que. esta es la que le entrega las herramientas. en qué consiste esa buena vida que nos gustaría tener. la buena vida del resto. al decir haz lo que quieras. necesitamos dones que solo las personas nos entregan. lenguaje y costumbres entre otras cosas para. y para encontrar la propia.Pero. Pero como no somos puras cosas. hacer lo que nosotros creemos conveniente haciendo uso de nuestra libertad. aprecio y compañía. Solo tratando a las personas como tales defendemos nuestro derecho a no ser tratados como objetos. por ejemplo. no podemos dejar de mencionar que dentro de ésta también se incorpora el bienestar de los demás. Procurando comprender toda la complejidad que conlleva vivir. Y nosotros no vivimos gracias a las cosas. Porqué si tratamos a los demás como cosas no lograremos tener esa buena vida y es esto lo que trata de averiguar la ética. y siendo este propósito buscar la buena vida. Debemos tener disposición a reflexionar sobre lo que hacemos e intentar precisar el sentido de esa buena vida. Por lo tanto. Debemos vivir para satisfacernos a nosotros mismos no para darle en el gusto a los demás. en la búsqueda de esta buena vida. Hay personas que creen que esta buena vida se logra llenándose de riquezas y lujos. Esta decisión debe hacerse en solitario porque nadie puede ser libre por nosotros. es decir. y además esta a la vez. pasando por encima de los demás para lograr lo que creen es bueno para ellos en un determinado momento. Análisis Si queremos todo simple y todo rápido actuaremos por lo que se nos antoja en el minuto sin pensar en que esa buena vida que deseamos es más compleja y conlleva tiempo vivirla.

b) El que cree que quiere todo. por lo tanto. C) Desarrollar el buen gusto moral. por lo que nuestras acciones pueden llegar a perjudicar a otros. por lo que cuando cometemos algo que no nos parece “correcto”. hablando con ellos. Es de aquí donde surge el remordimiento. pactando y mintiendo. Análisis: Lo que nos quiere dar entender el autor en este capítulo es que el ser humano a veces tiende a ser egoísta. pues es cierto que somos responsables y conscientes de nuestros actos. el imbécil es aquel que necesita bastón para caminar. que todos necesitamos vivir humanamente. aparece nuestro remordimiento. e) El que quiere con fuerza y ferocidad. es decir. siendo respetados o traicionados. D) Somos responsables de las consecuencias de nuestros actos. lo contrario de la imbecilidad moral. B) Estar dispuestos a fijarnos en si lo que hacemos corresponde a lo que de veras queremos o no. amando”. porque se sabe que cada ser humano es libre de realizar sus actos. Dando a entender el autor que todo imbécil termina mal. pero lo que nunca logró obtener fue el amor y cariño. El autor nos menciona el “egoísmo”. que nos pesa y no nos deja tranquilos. pero termina haciendo lo que no quiere y dejando para mañana lo que quiere. se preocupa sólo de sí mismo. para evitar la imbecilidad hay que esforzarse por aprender. Por lo tanto. ya que somos libres de hacerlo. es decir. nos . hay que dejar claro que se debe ser responsable ante las decisiones que se tomen en nuestra vida. como en el ejemplo que menciona Savater sobre el multimillonario Kane. CAPÍTULO VII “Ponte en su lugar” Resumen El autor en este capítulo hace referencia a que todos tenemos un semejante. se debe mencionar que el autor hace hincapié sobre la conciencia del ser humano. Es así como Savater. ya que por un mal comportamiento nos sentiremos culpables. Es así como aparece la “conciencia”. d) El que sabe lo que quiere. es decir. sino que se refiere al significado que viene del latín “bastón”. ¿En qué consiste la conciencia? A) Saber que no todo da igual porque queremos realmente vivir. que hayan ciertas cosas que nos repugne hacer. El autor menciona diversos modelos de imbéciles: a) El que cree que no quiere nada. siendo aquellas personas que sólo piensan en sí mismos y no se preocupan por los demás. y no importándole lo que le suceda al resto de las personas. quien toda su vida se preocupó de acumular riqueza. “transcurrir en compañía de humanos. c) El que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo. pero no dándole una interpretación de “tonto”. es decir.En este capítulo se alude al término “imbécil”. Por otra parte. siendo responsable de lo que pueda llegar a suceder.

No solo el autor se . consiguiendo a través de esto la alegría. permitiendo que este tema sea un tabú entre los hombres y restringiendo el sexo de manera que la gente no se deleite con este. ni saber que le sucede al otro. que aunque seamos seres humanos semejantes. es decir. siendo todos completamente únicos. es decir. no somos idénticos. ha sido utilizada para criticar a las personas en relación al sexo y al placer que este conlleva. es un comportamiento normal que tenemos en común con los animales. ponernos en el lugar del otro. Análisis El autor nos da a entender que no sólo debemos pensar en nosotros mismos. pues se debe saber cuidar. ya que todos tenemos gustos diferentes. hay que controlarlos para que no nos haga daño y terminen convirtiéndose en un refugio para escapar de la vida. piensa el otro. pero todo debe ser con moderación. muchas veces. Por lo tanto. por miedo al placer se reprimen dicha capacidad considerándose personas perfectamente morales. viéndolo como una distracción a las funciones diarias que tenemos con la comunidad. Es por ello. Existen personas que se dedican a delimitar los placeres del resto. Pero hay que dejar claro que no es sencillo establecer relaciones entre personas. esto debido a que son características innatas de nuestra especie. como ponernos en el lugar del otro. para el autor. Es así que Savater deja claro que no es tarea fácil. la sociedad ha creado un miedo a este placer. Por lo tanto. y no pensamos que quizás algo que siente. es ver como el otro ve las cosas. se preocupa de cómo vivir la vida humana. por ende. que lo que nos diferencia con los animales es que nosotros tenemos la capacidad de tener sensaciones denominadas “placeres” de las cuales no debemos avergonzarnos. se debe destacar. siendo un pensamiento totalmente contrario a lo que puede darse de la ética. capaces de criticar al resto. que de esto es lo que se preocupa la ética. se pretende que se tome conciencia del prójimo pero sin dejar de velar por nosotros mismos. es poniéndose en el lugar de otro. y una de las formas. CAPÍTULO VIII “Tanto Gusto” Resumen La palaba inmoralidad. es decir. nos puede estar pasando a nosotros mismos. que se debe saber comprender y tratar al otro.dice. Ya que sin duda los hombres son semejantes. estos se hacen llamar puritanos. todos tenemos inclinaciones y gustos diferentes. sino también en nuestro prójimo. ser empáticos. es lograr que el día a día lo afrontemos de manera más grata. Es así. las personas deben entregarse a los placeres que nos otorga la vida. Análisis El objetivo de los placeres que nos da la vida y nuestro entorno. los cuales. disfrutar con quienes nos rodean de la mejor manera posible para conseguir la alegría. Por lo tanto. tomarnos en serio al otro. No obstante. ya que esta función para ambos ha sido destinada para la procreación. aceptar que es tan real como uno. pero sin dejar de ser uno mismo. hay que disfrutar el día a día y lo más importante. Ya que a veces decimos cosas sin pensar. pero este. de la vida que transcurre entre humanos.

Si bien. es aquí donde la justicia. como se sabe. ya que están a cargo humanos. El miedo es un sentimiento común. ya que estas sensaciones suelen ser adictivas. además de ocuparnos de nosotros mismos. “Elecciones Generales” Resumen La ética nos enseña que el buen vivir. el cual nos ayuda a reaccionar y a escapar de situaciones riesgosas para nuestra vida. . vivimos en una comunidad en donde. y la ética vela por la persona en particular. la libertad de poner decidir lo que bien nos parezca. y algunos son garrafales. cuanto menos responsable resulte la persona. quizás a través de leyes. que muchas personas al sentir miedo a los placeres de la vida se paralizan. las adicciones causan desordenes peligrosos en algunos casos. somos imperfectos y cometemos errores. el tratar a todas las personas de igual manera. y al hacer esto insistirá en lo que es la responsabilidad social del actuar de cada uno. o bien tienen miedo a vivir esta libertad que cada uno posee. logrando estropear nuestros sueños y metas. la cual nos hace a todos justamente semejantes. ya que la política se encarga de velar que las cosas funcionen de la manera más armónica para toda la sociedad. a veces también. es un mecanismo de defensa. lograr realzar lo que es la dignidad humana. la política y la ética se relacionan porque tienen el mismo objetivo. debemos llevar una buena relación con nuestros semejantes. cada uno es libre de alcanzar el bien o el mal. es el arte de elegir lo que más nos conviene y. certificando que cada cual es único y con los mismos derechos sociales que el resto. Si bien. ya que siempre existirá gente que la esté pasando mal debido a injusticias sociales o por abusos en contra de sus derechos. la ética nos enseña a valorar y demostrar lo que es la justicia humana. Aunque sea por la fuerza. Sin embargo. el cual nos paraliza y hace que tomemos decisiones erradas o abandonemos el camino por donde vamos. el objetivo de la política es organizar la convivencia social. siempre existirá el mal. Es por ello. a través de la política no se puede lograr el bienestar colectivo. el buen vivir. menos libertad tendrá. intenta exigir que cada humano sea tratado con dignidad. en los placeres que nos otorga el diario vivir. son un mal necesario para poder mantener el orden cívico dentro de la comunidad. y. pensar en un bienestar colectivo es algo utópico. ya que. Desde la perspectiva ética. En cambio. esto debido a que. ambas tienen diferencias claras. el sistema político debe respetar esta libertad. en cambio. y. que su vida personal sea lo más armónica posible. a pesar de la mala reputación que tengan los políticos. CAPITULO IX. Las personas que critican todo tipo de placeres es porque aún o no han entendido el concepto de libertad. cada sistema político tiene un tipo de justicia. reconociendo los derechos de cada uno y respetando sus intereses.basa en los placeres que nos otorga el sexo. ambas son fundamentales para la vida. esto porque es personal. es decir. Pero. estás no son cien por ciento iguales. Es por ello que. debido a que a través de la ética si se puede lograr un bienestar. A pesar de la política. sino también. es por ello que en una parte la política es fundamental para mantener este orden de la sociedad. y como todos. Análisis Ciertamente no es grato pensar en un mundo anarquista.

sino que emite un juicio sobre ellos. c) Porque la buena vida no es algo general. Porque vivir no es una ciencia exacta. La ética nace en la vida y su función es reforzarla y enriquecerla. Pero. Este libro no es una guía de lo que es la ética. ya que la ética lo único que puede decirnos es acerca de los actos que es ser humano realiza de modo consciente y libre. por lo tanto no debemos tomarlo demasiado enserio. sino que cada cual debe ir inventando la suya propia. sabe vivir bien. Lo que más podemos destacar del libro es la pregunta ¿cómo vivir mejor?.EPÍLOGO Resumen Fernando Savater hace referencia en esta parte del libro en que el principal mensaje que él quería transmitir queda dicho. acerca de qué es lo que uno puede hacer con la vida. lo que permite determinar éticamente si un acto es bueno o malo. no se limita solo a ver cómo se realizan esos actos. solo hay que reflexionar y fijarse en lo que se hace. No tiene sentido reflexionar o tan solo pensar en si la vida tiene sentido o no. Kant y Nietzsche. o si vale la pena vivir. Los capítulos contenidos en él están basados en diversos autores. la cual Savater indica que debemos responderla por nosotros mismos debido a tres motivos: a) b) Porque ni siquiera él mismo. sino un arte. Spinoza. y no hay que utilizar la ética como tal. como autor. . es decir. como Aristóteles. para así aprender de ello. Análisis No existe un manual para llevar una buena vida.