You are on page 1of 5

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE AMBATO

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD CARRERA DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA

PSICOLOGÍA DEL DESARROLLO III

TEMA: LOS ESTEREOTIPOS SEXUALES Y SU INFLUENCIA EN EL PROCESO DE FORMACIÓN DE LA PERSONALIDAD DEL NIÑO.

DOCENTE PS. CL. SANTIAGO POVEDA

SEMESTRE ACADÉMICO SEPTIEMBRE 2012 – FEBRERO 2013 1. DATOS DE IDENTIFICACIÓN

1.1. 1.2. 1.3. 1.4.

Nombres y Apellidos: Francisco Israel Masaquiza Masaquiza Semestre/Paralelo: Cuarto “U” Fecha: 18 de Octubre de 2012 Ensayo #: 2

LOS ESTEREOTIPOS SEXUALES Y SU INFLUENCIA EN EL PROCESO DE FORMACIÓN DE LA PERSONALIDAD DEL NIÑO

Se define estereotipos sexuales a patrones o conjuntos de conductas que se consideran apropiadas para hombres y mujeres dentro de una cultura específica, por ejemplo el masculino se caracteriza con liderazgo, independiente y agresividad, mientras que la femenina con dependencia, sensible, tierna. La mayoría de los seres humanos nacemos con un cuerpo que nos identifica con uno de los dos géneros: hombres o mujeres. Aunque sabemos que esta diferenciación no es algo matemático: hay personas cuyo sexo genético no es el mismo que el aparente, otras que nacen con un cuerpo de un género pero se identifican con el otro desde la primera infancia y otras, por supuesto, que identificadas con su género no se adaptan a lo que la sociedad espera de ellos ni en su comportamiento ni en sus afinidades emocionales.

Los niños no deben llorar. Las niñas deben comportarse como señoritas. El rosa es un color de niñas. Los chicos no juegan con muñecas. Ser sensible o cariñoso no es de varones. Las niñas tienen que ser calladas y no subirse a los árboles. No es bueno llegar a extremos como hacer al niño ignorante de su propio género o guardarlo como un secreto, ni que podamos ni debamos aislarlos de las influencias del ambiente, pero si siempre debemos ser conscientes que nuestros hijos son personas únicas, libres, llenas de todas las posibilidades que nuestra inteligencia y sensibilidad dota naturalmente a los seres humanos. Y debemos transmitírselo con firmeza y tranquilidad.

Entre los 3 a 6 años adquieren una gran cantidad de conocimiento acerca de los roles de los padres, familiares, típicamente ligados a cada sexo. Según las investigaciones no es necesario comenzar una educación en los primeros años de vida, considerando cómo se adquieren los roles y estereotipos de género, los factores que influyen en su aprendizaje, así como el papel que para la infancia juegan las personas adultas como modelos en la adquisición de los mismos. Eso se quiere decir que posteriormente se mantienen en la edad adulta; como el mundo se edifica desde una reflexión

1

exclusiva masculina hecho a medida de los hombres; donde las mujeres desaparecen y no se tienen en cuenta sus realidades, sus aspiraciones ni sus capacidades.

A medida que van creciendo manifiestan preferencias según su sexo: reconocimiento de la existencia de dos tipos de vestidos, adornos, actividades, juguetes. A partir de los tres años: conocimiento de la identidad sexual y de género para definir con claridad sus preferencias y valoraciones: “este vestido no me lo pongo porque es de niñas”, “los niños son mas brutos”. El primer medio social que rodea al niño son su padre y madre, así como el ambiente en que viven, siendo los primeros agentes de mayor prestigio en la construcción de su identidad.

Alguno de los investigadores menciona que trasmite la familia los valores tradicionales y los estereotipos de género en la familia, sobre todo los padres son los principales transmisores de valores y estereotipos de género. También observan conductas y actividades de los educadores/as según el sexo.

En muchos hogares el tiempo de las madres y los padres respecto al comportamiento de sus hijas e hijos. La forma de tratar a las hijas e hijos, de manera diferente si son niñas o niños. Las relaciones entre las madres y los padres (la madre tiene que limpiar la casa, hacer la comida y el padre no; el niño juega al fútbol con su padre.

En la actualidad según las encuestas realizadas la mayoría piensa que la base principal que influye en el desarrollo y formación de la personalidad del niño de 4 a 6 años de edad es la familia, mientras que los centros educativos y los otros medios pasan a ser secundarios.

Otra delas influencias también se considera a la cultura para el desarrollo de personalidad del niño ya que la misma que le inculca el rol de género dependiendo del sexo y a la vez permite que sean machistas o feministas. Entonces las madres son responsable de formar a un niños como machista o no según el número de hijos es mas frecuenta en hogares que tienen un solo hijo le consiente en todo lo cual provoca en el futuro que sea un hombre machista. Los estereotipos se dan en medios de comunicación como es en la televisión el la cual transmite una gran cantidad de información sobre conductas y practicas sociales según el género. En la mayoría de

2

los anuncios representan personajes con papeles de género muy tradicionales, por lo cual no es recomendable dejar al niños mayor tiempo viendo televisión y sobre todo programas que represente machismo en caso de los niños o feminismo en caso de niñas. La literatura también influye ya que los cómics trasmiten muchos mensajes estereotipados por ejemplo los hombres son representados con mayor frecuencia en situaciones de trabajo fuera del hogar y las mujeres aparecen realizando tareas domesticas o cuidando a los niños dentro de casa como a su hermano pequeño. También los libros escolares en algunos casos muestran estereotipos sexuales.

Cuando el ambiente es hostil no significa que los padres deben aislarlo pero tampoco que debamos exponer a nuestros hijos a agresiones ni valores éticamente peligrosos. Incluso, si es preciso, como hacemos con nosotros mismos, podemos animarles a reducir la relación con personas o grupos donde el machismo y el sexismo dominan. Los niños deben saber que tienen derecho a decidir protegerse de los que les quieran dañar.

Un hogar no machista, donde sea cada persona, independientemente de su sexo, la que decida su camino, sus gustos y tome decisiones igualitariamente será el mejor lugar donde cualquier niño debe crecer. Cuando los hijos se vean expuestos al sexismo, a comentarios sexistas, a estereotipos de género, como sin duda sucederá, el papel de los padres es el de darles la seguridad de que hay un lugar donde no se juzga a nadie por su sexo, ni por sus decisiones, ni por hacer cosas que no convienen a su género, ni, por supuesto, por su orientación sexual.

3

2. CONCLUSIONES

En conclusión se podríamos decir que los estereotipos que adquieren los niños y niñas dependen de las personas que los rodean o estén en su entorno. También se debe tener en cuenta a los programas televisivos machistas influyen en el desarrollo de la personalidad. La literatura también influye ya que los cómics trasmiten muchos mensajes estereotipados por ejemplo los hombres son representados con mayor frecuencia en situaciones de trabajo fuera del hogar y las mujeres aparecen realizando tareas domesticas o cuidando a los niños dentro de casa como a su hermano pequeño. También los libros escolares en algunos casos muestran estereotipos sexuales.

4