You are on page 1of 8

Montes Claros del Cerro y Crespo: indefensospasalo.blogspot.

com 3-2-2014

TESTIGOS. AGRADECIMIENTOS
Acabo de publicar mi título:¡¡¡¿POR QUÉ NO HABLAS?!!! MENSAJEROS y quiero continuar con éste en recuerdo y homenaje a quienes han dedicado parte de su vida a mi querido barrio de Capiscol, vecino, por no decir continuación, del tristemente famoso GAMONAL. Ser mensajero es comunicar ser testigo es mucho más es ser alguien a imitar. Mala racha llevamos en sendos barrios, si en Gamonal ha sido por el trajinado BULEVAR, Capiscol no se ha quedad atrás, pero por ir de despedida en despedida de quienes, a pesar de sus limitaciones, tanto dieron y con tanto cariño. Aquel lluvioso día 4 de enero del recién estrenado 2014, cuando todos andábamos un tanto alterados por celebraciones familiares y la inminente llegada de sus Majestades de Oriente, hicimos un paréntesis para asistir a la parroquia de “El Salvador”. Éramos tantos que muchos debimos seguir la ceremonia del funeral por nuestro querido párroco, Daniel, desde la calle. Por fortuna, la megafonía nos ayudó a participar igualmente en tan emotivo y doloroso ceremonial. Sabido es que existe la creencia de que no hay difunto malo, y aquello de que “Dios nos libre del día de las alabanzas” tiene su razón de ser: aunque a más de un orador se le va la mano en ello y en algunas ocasiones se consigue el efecto contrario, pues quienes asisten al sepelio conocían parte de su mísero bagaje y más de un malicioso carraspeo flota en el ambiente. 1

No se debe hablar mal de los muertos, es cierto, todos somos humanos y tenemos nuestros fallos, pero tampoco se debe justificar todo. Tampoco a los vivos, por muy curas que sean. De ello trato en mi libro de memorias pero que se encuentra en dique seco por culpa de la injusticia, que no para de hacer de las suyas. Ella ha sido la culpable de que me embarcara en la dura tarea de escribir un libro, pero también debo reconocer que es, a su vez, a quien debo tal osadía, por paradójico que pueda parecer y es que me veía en la obligación de enumerar buena parte de ese bagaje de mis progenitores olvidado en sus despedidas finales. Algún día se podrá disfrutar, o padecer, vete tú a saber, y de paso conocer cómo se vivieron aquellos años 60 y aledaños, en los que se trabajó muy duro para levantar España. El viaje será de la mano de una niña que los disfrutó, por mucho que algunos se empeñen en hacernos creer lo contrario. De cuanto viví puedo y debo dar fe. Con Daniel no era el caso y quien olía a oveja, como afirmó el compañero en su homilía de despedida, lo hacía no sólo por ser tan campechano y cercano con todo el mundo, sino porque sobre sus hombros había cargado a más de una, como su Maestro. En el funeral de mi madre sus labios relataron el poema acróstico de “La Mujer Perfecta” a petición mía y que es el eje central de mi libro de memorias. Fallos tendrán nuestros curas, a mí me lo van a contar, pero debemos reconocer que sin ellos nuestras vidas estarían tocadas, y no para bien. Ellos son nuestro bálsamo en las penas y quienes duplican nuestras alegrías en diferentes momentos de nuestras vidas. También quienes deben ser como Dios quiso que fueran, con más motivo que el resto. Nuestro deber es ayudarles a ello, no encubrirlos. Las fotos son del año 2.000, cuando celebramos nuestras Bodas de Oro. Joaquín, que tan bien se entendía con la gente joven y el encargado de prepararles para recibir al PARÁCLITO, que tanta falta nos hace, nos acompañó en la entrañable ceremonia. Su hermana, Asun, compañera de catequesis y él, debieron pasar por Ubierna años atrás. Para nuestra desgracia, el dicho de que “NO HAY DOS SIN TRES”, se sale con la suya en Capiscol, y así, al adiós de Joaquín en el 2.005, le siguió sin demasiado intervalo, el de Alejandro en el 2010. Con los tres tuve mis contactos por diferentes razones y de los tres tengo muy gratos recuerdos. Sirvan estas instantáneas para demostrarlo. 2

“QUE 20 AÑOS NO ES NADA”, dice Gardel en su tango. Aquí una buena prueba de que miente como un bellaco, con toda mi admiración para el desaparecido cantante. En mi libro seguiré con mi tesis. Las canciones, ya se sabe… Joaquín tenía a su cargo a los jóvenes de Confirmación, con él tuve menos trato. Alejandro estaba con los niños que se preparaban para recibir a Jesús por primera vez. Gracias a su “empujoncito” me vi involucrada en tan bonita tarea y en aquel año 1987 empecé a trabajar con el grup0 de catequistas, hasta el 2006, muerte de mi madre y ya con Daniel al frente. Ambos fueron mi bálsamo en su funeral. Yo intenté serlo con los tres en sus lechos de dolor y los visité y me interesé por su salud hasta su fallecimiento. Las imágenes muestran a mi hija en dos días muy importantes para ella. En la primera ofreciendo a su querida muñeca Anabel. Un sonriente y cómplice Alejandro disfrutando con los más pequeños. Sus homilías eran unas exposiciones, muy vivas y reales, atrayendo sin duda a sus fieles; con los niños no iba a ser menos y así les invitaba con ejemplos actualizados; lo absurdo de tener algo, por ejemplo los regalos de aquel día, y guardarlo en el armario. Así veía él la oportunidad de tener a Dios cada domingo tras aquella Primera “pomposa” Primera Comunión. Años después, exactamente 20, en 2008, una ilusionada Esther con idéntica mirada, pero para quien estaba a punto de convertirse en su marido Iñaki compartió las Arras Cidianas de las Bodas de Oro de sus padres bajo la atenta mirada de los dos curas en el Monasterio de San Pedro de Cardeña. Daniel y Alejandro nos acompañaron en tan bonito día, este último tocado ya por su enfermedad. Les hice llegar a ambos nuestro agradecimiento. Su contrapunto nos hizo soltar unas buenas risas cuando dirigiéndose al novio le recriminó el que, con toda seguridad, él habría brindado a sus comensales corderos de muy alta calidad, pero que como aquel, ninguno refiriéndose a Jesús. 3

Cuando este año celebremos las fiestas de Capiscol, los tres vendrán a nuestra memoria. Daniel no podrá bajar a degustar los ricos pinchos, pero seguro que lo hará para acompañarnos en tan entrañables días, porque tanto él como los que le precedieron, Alejandro y Joaquín, formarán ya parte de la vida de quienes tuvimos la suerte de compartir tantas cosa con ellos. En mi escrito: DE FIESTA EN FIESTA EN CAPISCOL

http://es.scribd.com/doc/152641018/De-Fiesta-en-Fiesta-en-Capiscol
se pueden ver estas 3 fotos y muchas más, junto con mis comentarios sobre las fiestas de “LA PINGADA DEL MAYO”, la que él recuperó. y “LA ASCENSIÓN”, un mes después. No todo es fiesta en la vida y el barrio no iba a ser una excepción.

El alegre sonido de la dulzaina me suele recordar a Alejandro, gran impulsor, en su difusión. Para ello nada mejor que tocarla, algo que sus pulmones agradecerían entre cigarro y cigarro, mal compañero de viaje, pero nadie es perfecto. Si es cierto que en Burgos era conocido por “Don Alejandro”, no es menos cierto el que cuando yo empecé a tener noticias de su existencia, a mediados de los 70, le asimilé como “El Cura de Los Gitanos”. Creo que sobran las explicaciones. Cuando recién casada debimos cambiar de barrios, de Los Pisones y San Isidro a Capiscol, no lo hicimos de buen grado, sino, obligados por las circunstancias. No podíamos pagar una vivienda en esa zona; los problemas monetarios no son cosa de ahora. Ayudados por los padres para pagar la entrada, una cantidad muy respetable que echaba para atrás a muchos, pudimos empeñarnos por aquel pequeño piso en la que era “La Primera Plaza Particular de San Juan de Ortega”. Suena a rimbombante, pero nada más lejos de la realidad. Sólo años después fue asfaltada evitando el barrizal central. Hoy es “Plaza Foramontanos”. Sin Wikipedia, supe por los labios de Alejandro de dónde procedía el vocablo. Los mismos que apuraba sus cigarrillos y aprisionaban con ganas la boquilla de la dulzaina. Los que nos deleitaban con sus homilías en la parroquia de El Salvador, de la que fue párroco desde su fundación en 1.964 hasta el 2.000. 4

Cuando años después cambiamos de casa, intentamos volver a nuestros barrios mozos, pero ya Capiscol nos había atrapado y nos ubicamos a pocos metros de distancia, pero con la paradoja de pertenecer, entonces sí, a la parroquia de EL SALVADOR, a pesar de tenerla algo más lejos. Cosas del reparto por calles de los parroquianos. Quiso el azar que Alejandro nos dejara el recién estrenado día 11 de agosto del 2.010, el mismo día que naciera mi primera nieta y con una hora de diferencia. Elisa, de espaldas en la foto, con sus simpáticos coletines y portando en sus brazos a su muñeco preferido, mira muy atenta a los dulzaineros, por los que él tanto hizo; al fondo el largísimo pino abanderado pingado hacía un mes. En Alejandro pensé cuando, con nosotros aún, hice la foto del dulzainero y el tamborilero en el centro de Burgos. En mi sacrificado libro ya tengo escrito al respecto:

De nuevo una “caricia” hace su presencia, pues tuvo que ser a la hora de vida de mi primera nieta, Elisa, cuando dejara este mundo, como haciéndole hueco. “Las puertas de la nueva ciudad se abren para ti”. Fue lo que cantamos emocionados cuando hacía su última entrada al querido templo donde tantos momentos compartimos y que me refrescaba el mensaje de ánimo enviado no hacía mucho, pues serían cientos de veces las que cruzaría aquel umbral para atender mil y un acontecimientos.

Es como la entrega del testigo para las nuevas generaciones. En uno de los muchos posados con los diferentes grupos de catequesis, uno de los eslóganes dice: TESTIGOS DE CRISTO. De nuevo el “CORDERO” especial a mi mente y mi mensaje en el regalo a los niños de los Evangelios y El Buen Pastor de Murillo y el escrito en las páginas 89 y 90 de mi VETADA publicación: ¡¡¡PÁSALO!!! : PALMADITAS EN EL ALMA
http://es.scribd.com/doc/79312340/%C2%A1%C2%A1%C2%A1PASALO-III

con y mi particular mensaje para mis niños escrito de puño y letra, terminaba así: ”¡Corre todo lo bien que puedas y pasa el testigo!” Sigo comenzando el día acordándome de aquellos pequeños, hoy ya adultos, y tras mis oraciones me pregunto, qué será de sus vidas en estos tiempos difíciles que nos han tocado vivir. Si harán el signo de la cruz que les enseñé. Si cuanto les transmití les servirá para reconfortarlos. Con algunos tengo esporádicos pero entrañables encuentros y nos alegramos de vernos.

5

Pero las caricias se suceden y así, al despegar la foto del álbum, puedo ver una tarjeta que dice: “Muchas gracias por tu atención, dedicación y paciencia con David. Un saludo”. Las firmas de los padres la rubricaban aquel año de 1.994. Espero no merecer la maldición de Jesús a la Higuera; es el evangelio que correspondía para el día 17 de septiembre, mi cumpleaños.

REMAD MAR ADENTRO
es otro de los eslóganes junto a los niños y Jesús. Demasiadas mareas, de todos los colores, pero aún así no podemos perder la esperanza y debemos seguir echando nuestras redes día tras día, aunque muchas veces salgan vacías.

SED LUZ DE CRISTO

es otra de las bonitas invitaciones. Imposible no recordar a otro cura, desconocido para mí e interlocutor en una de mis plantadas. Me quiso tapar la boca: “Es mejor callar, estamos en paz”, me dijo confundiéndome con “LOS INDIGNADOS”. Pues no, a mí la paz del corral no me interesa en absoluto. Cristo no nos enseñó eso: http://es.scribd.com/doc/157395798/LUCES-SOMBRAS-Y-CELEMINESCONCENTRACIONES-SEPTIEMBRE-2011-%C2%A1%C2%A1%C2%A1MOJATE Pocos días después de la muerte de Daniel pudimos asistir, ya dentro de una iglesia llena, a otra entrañable misa a la que asistimos muchos fieles, conocidos y amigos de ese hombre campechano que de cuando en cuando no le importaba pasar por un niño un poco travieso. Me parece estar viendo aquel gesto suyo de elevar las cejas y hombros, a la vez que sacaba levemente la punta de su lengua con gesto vivaracho cual niño grande pillado en una travesura, de las que te hacen disfrutar del cielo ya, sin tener que esperar. Los mensajes siguen desfilando junto al SALVADOR en su patíbulo y en el sagrario. ATRÉVETE A… DAR UN PASO POR EL

EVANGELIO.
En su lecho de muerte Daniel deliraba con todo lo que poco antes había hecho, los niños, las misas… ¿Todo está bien? Preguntaba en sus momentos lúcidos. Sí, todo está bien, le contestaban. 6

Este año, presidiendo el Nacimiento, la maqueta del templo aparece en lo alto de la montaña y el río ha fluido sin problemas. Fuente de agua viva debemos ser los cristianos en estos tiempos de sequía. Parece ser que una película sobre la Madre Teresa de Calcuta está al caer, su título: “I THIRST” “TENGO SED”. Así veo al hombre de hoy, sediento de muchas cosas. Se admite estar perdiendo la religiosidad. Espero que no siga con la pérdida de la espiritualidad, que es algo diferente e intrínseco a todo ser humano, cada vez más deshumanizado. Somos cuerpo, pero también espíritu y tener abandonada una de estas cualidades puede producir monstruos. Se sea o no creyente, nadie puede negar que Cristo fue un hombre a imitar, por su mensaje, pero sobre todo por su vida. La foto es una de las que mereció un premio especial en el Concurso de Fotos del año 2009. La fuente de Los Delfines parece fluir entre las flores de la carroza, en paralelo a un Resucitado Jesús. La titulé: “FUENTE DE AGUA VIVA”. “AMA Y HAZ LO QUE QUIERAS” fue la invitación que elegí para mis niños en aquellos Evangelios correspondientes al año 2.006. Es el Mandamiento Nuevo que Cristo nos dejó. ¿ ¿S SE EÑ ÑO OR R,, Q QU UÉ ÉQ QU UIIE ER RE ES SH HO OY YD DE EM MII? ? Se puede leer sobre La Sagrada Familia junto a una mesa con mantel. Buena pregunta para comenzar el día. Cómo no recordar aquel encuentro, muy cerca del torno donde tantos niños fueron depositados y que el sabio búho preside, con el señor de izquierdas y mi escrito: SABIDURÍA, TORNOS Y ENTORNOS. CONCENTRACIONES JUNIO http://es.scribd.com/doc/168126087/SABIDURIA-TORNOS-Y-ENTORNOSCONCENTRACIONES-JUNIO

Yo no le había ocultado mi ideario, todo lo contrario, presumí de ser una cristiana practicante. Al despedirse me dijo algo que me impactó: “Que ese “Señor” la

siga ayudando en su lucha. Hacía tiempo que no veía a nadie así”.
Cuando aquel 4 de enero, con los Reyes Magos pisándonos los talones cantábamos bajo la pertinaz lluvia: AQUÍ ME TIENES, SEÑOR AQUÍ ESTOY PUES ME LLAMASTE y AL ATARDEDER DE LA VIDA ME EXAMINARÁN DEL AMOR, no podía por menos que pensar que desde el 7

cielo nos acompañaban con sus múltiples lágrimas, pero las de ellos de alegría. Mirando las dos cruces del templo me dije una vez más, no hay mal que por bien no venga, y di por bueno el tener que aguantar, otro aguacero más a cambio de gozar de la oportunidad de poder mirar el encapotado cielo y recordar a los tres sacerdotes que tanto habían hecho para pasar el examen más importante de sus vidas con una muy buena puntuación. En estos tristes momentos en los que salen mil y un escándalo alrededor de la curia, debemos ser fuertes y a igual que con los políticos o personas con rango o poderío, pedir RESPONSABILIDAD al respeto. “Le va a ir muy mal al que haga pecar a uno de estos mis seguidores a quienes es fácil hacerles daño. Sería mejor que lo tiraran al mar con una gran piedra de molino colgada al cuello”. Marcos 9, 42,48 “Los tropiezos son inevitables, pero ¡ay de aquel que los ocasiona!” Lucas 17 “En SAN JOSÉ no encontrarás LA PAZ”. Decía un picaresco anuncio en una de las dos funerarias en Burgos, un tanto enfrentadas, algo conocido por todos los burgaleses. Para conseguir la verdadera PAZ, nada mejor que sembrarla en este mundo nuestro. Los cristianos, hoy más que nunca, debemos estar “EN LA CIMA, NO EN LA SIMA”. Título que di a mi foto del 10 de abril del año 2.009, dando el ejemplo que el Maestro nos mandó. Que tengan que decir: “Mirad cómo se aman”, y seamos un ejemplo a seguir. Ser COMUNICADORES está bien, pero ser TESTIGOS es mucho mejor. Los picos de nuestra preciosa catedral y una señal de prohibido parar, aparecen en la instantánea. Hay que moverse y actuar en pro de lo que creamos justo. Tras el Cristo resucitado, la familia inmortalizad por mí en mi lucha por la vida. Hasta el momento nadie se ha apuntado a rezar allí el Ángelus. No puedo ofrecer pruebas del cielo prometido, pero sí puedo garantizar que el ser buena gente compensa y te hace disfrutar ya del enigmático cielo. LA PAZ INTERIOR, eso es el verdadero cielo. Nada más y nada menos. La mejor droga: “unos chutes de amor”. Cuando en su lecho de muerte Alejandro trataba de tranquilizar a su amigo, pues iba a la Casa del Padre, le respondió, “sí, todo lo que me digas, pero como en la casa de uno…” En esa preciosa Casa con diferentes estancias nos veremos. ¡Hasta entonces, compañeros! 8