You are on page 1of 11

Democracias estéticas: resistencias artísticas

Respuesta del Teatro del Oprimido al Arte de nuestro tiempo
Lucero Troncoso lucero.troncoso@hotmail.com

RESUMEN: En este trabajo nos proponemos revisar algunos puntos de la propuesta estética de Augusto Boal, para encontrar las diferencias entre su postura política y las posturas implícitas en otras manifestaciones del arte actual. Nuestro objetivo es subrayar aspectos concretos de la metodología del teatro del oprimido que pueden ser aplicables a otras disciplinas artísticas cuya búsqueda esté orientada hacia una resistencia a los llamados starsystems, que dominan los circuitos del arte de nuestro tiempo. Utilizaremos como plataforma conceptual algunas ideas de Adorno y Horkheimer sobre la industria cultural, y añadiremos a la reflexión la idea de la generalización del proceso de la moda de Lipovetsky.

1. El arte actual y su relación con la industria cultural
“Toda cultura de masas bajo el monopolio es idéntica, y su esqueleto —el armazón conceptual fabricado por aquél— comienza a dibujarse. (…) La verdad de que [el cine y la radio] no son sino negocio les sirve de ideología que debe legitimar la porquería que producen deliberadamente. Se autodefinen como industrias, y (…) los sueldos de sus directores generales eliminan toda duda respecto a la necesidad social de sus productos.” Adorno y Horkheimer, 1969, p. 166

Con estas francas palabras, Adorno y Horkheimer (1969) describieron el fenómeno de la cultura de masas, que despuntaba en aquel momento, y que aún en nuestro tiempo, funciona más o menos de la misma manera. En el avanzado estado actual de la globalización, la llamada “industria cultural” (cfr. Adorno y Horkheimer, 1969) ha perfeccionado sus mecanismos de maximización de ganancias en lo que se ha llamado, en el circuito de las artes plásticas, starsystem, y que consiste en un grupo de artistas privilegiados que constituyen las innegables referencias internacionales. Sin aludir, por el momento, a la calidad de sus obras, podemos observar claros ejemplos de esta situación en las
1

y su esqueleto —el armazón conceptual fabricado por aquél— comienza a dibujarse. lo que tiene implicaciones políticas muy serias. a) “Toda cultura de masas bajo el monopolio es idéntica. las obras y los artistas más cercanos a la categoría de mercancía. en el interior del propio medio. publicidad. etc. pero también de músicos. en tanto los circuitos artísticos están cada vez más controlados por intereses económicos. La emergencia de los llamados “nuevos medios” que han sido puestos al servicio del arte es otro componente que nos da cierta luz en esta discusión. productos de diseño. Una de las consecuencias de los starsystems. alternativas críticas a los modelos actuales de normativización y control de la sociedad. p.” (Adorno y Horkheimer. etcétera. Horkheimer y Lipovetsky a la luz de la teoría estética de Augusto Boal. Una amplia gama de ellos: 2 . Resulta prudente reflexionar sobre lo que implica que el arte se produzca bajo estas condiciones.. 1969.que responden a la lógica del sistema socioeconómico. y el público cada vez más relegado a la posición de consumidor pasivo. artistas escénicos.estratosféricas ganancias de artistas plásticos y arquitectos. para ello revisaremos algunos de los conceptos propuestos por Adorno. la alineación del artista con la lógica social a través de lo que intentaremos mostrar como una especie de estética unificada –regida por el mercado– contribuye a la perpetuación del estado de cosas. y de sus derivados institucionales (…). Algunos autores como Arlindo Machado (1997) señalan que el arte que se produce a partir de ellos “(…) posibilita practicar. sin embargo es sensato reconocer que este arte crítico es minoritario si lo comparamos con la cantidad de productos audiovisuales. es que fabrica estereotipos. 166) Una de las características primordiales de la industria cultural como la concibieron los pensadores alemanes. 166) En otras palabras.” (p. (Adorno y Horkheimer. 1969. que estudiaremos aquí como expresiones acabadas y nítidas de la industria cultural. cineastas. p. es que ésta “ha llevado sólo a la estandarización (…) y ha sacrificado aquello por lo cual la lógica de la obra se diferenciaba de la lógica del sistema social.88) Concedemos cierta razón a esta tesis.

como ellos mismos postulan. naciones. p.tan amplia que parecería infinita. Una de las tesis centrales señala que: “Como todas las sociedades están divididas en clases. según Boal. castas. como entremés. historia corta. Las estéticas están determinadas. consciente o inconscientemente. Las estéticas están conformadas a partir del conjunto de las producciones culturales del grupo que las genera (arte incluido). p. en culturas extremadamente opresoras suele predominar una sola estética. 179) Más adelante afirman que “[e]s como si una instancia omnipresente hubiese examinado el material y establecido el catálogo oficial de los bienes culturales (…)”. 1969. por el rol del grupo social que las ha engendrado. (Boal. leyes y paradigmas: existen muchas estéticas (…)”. Así lo explican los autores. “[l]as ideas se hallan escritas en el cielo de la cultura (…)” (Adorno y Horkheimer. etnias. Por ello. que hablaban de su propia época: “Los tipos formales congelados. es absurdo afirmar la existencia de una sola estética que contemple a todos con sus reglas. 179) No hay tal instancia omnipresente. 179) Estudiemos la explicación que Augusto Boal ofrece a este fenómeno en su obra Estética del oprimido (2009). por ello toda estética asume. canción de moda. p. Las estéticas. se moldean para defender los intereses de los individuos o grupos que las configuran. son la media. 1969. cuando estos intereses 3 . 2009. sino. aún si ésta es ambigua. por lo tanto. convertida en normativa y amenazadoramente impuesta al público (…)”. p. Sin embargo. de igual modo. película de tesis. una posición política. religiones y otras confrontaciones. Una misma cultura. al ser construcciones sociales. 1969. 16) Definiremos estéticas como los diferentes sistemas de ordenamiento sensible y simbólico que corresponden a diferentes grupos sociales en determinado lugar y momento histórico. (Adorno y Horkheimer. pueden influirlas o no. es relativamente sencillo descubrir que no hay grandes márgenes para la creación artística en tanto que ésta está condicionada y construida a partir del orden social en el que ha surgido. pero pueden convivir con producciones provenientes de otras culturas y ser o no ser influenciadas por ellas. puede permitir la convivencia de múltiples estéticas. (Adorno y Horkheimer.

es esta estética la que inscribe los parámetros en el “cielo de la cultura”. pues aunque pueda encarnar ciertos valores o parámetros universales. como fenómeno socioeconómico. Adorno y Horkheimer (1969) también observan esta relación entre la industria cultural y la postura política de sus participantes: “La desconsiderada unidad de la industria cultural da testimonio de la que se cierne sobre la vida política. insistimos en llamarlas opresoras porque el análisis de Boal destaca estos intereses.125-126) 4 .” (Boal. la estética será opresora. 1969) La que llamaremos estética opresora global admite muchos y diversos matices respecto al contenido y forma de los productos que a partir de ella se generan. p. 2010. que se exhiben generalmente con fines comerciales. quienes en ella participan. pero si cada fragmento de la sociedad genera una estética que vela por sus propias necesidades.168) La estética opresora global está caracterizada por un gran derroche de muchas clases de belleza. pp. Adorno y Horkheimer. Creemos que esta estética con pretensiones globales es el “esqueleto” o “armazón conceptual” que señalan Adorno y Horkheimer. engendra una estética opresora con pretensiones también globales. (cfr.+” (Boal. A pesar de que las estéticas opresoras pueden servir a intereses artísticos. pero su unidad está dada por la lógica mercantil que la estructura y por la postura política que. Los individuos de llegan a consumir de manera acrítica estos productos están condenados a moverse entre dos centros: el de trabajo (como productores) y el de diversión (como consumidores) (cfr.” (p. Adorno y Horkheimer. 2009.están encaminados a formar o mantener la opresión1. etcétera. pp. espirituales. que sean deseables y dignos para el total de la humanidad. “Toda sociedad está fragmentada y cada fragmento tiene sus necesidades e intereses. es riesgoso que una sola estética sea proclamada universal. 71) La globalización. J. 165-166). en Metaxis *6+. 1 Entendemos opresión como “(…) una relación concreta entre individuos que forman parte de diferentes grupos sociales. y suelen ser estos los que prevalecen en las estéticas capitalistas: valores que apoyan la lógica de maximización de la ganancia en beneficio y detrimento de personas concretas. asumen. puede contener otros que beneficien exclusivamente al grupo de poder que la conformó. relación que beneficia a un grupo en detrimento de otro *.

esta estética pretende mantener el estado de injusticia social que el capitalismo ha provocado. Reiteramos que el término “opresora” indica que. p. 1969. también. llegaban a las masas. es fácil convencerlo[s] de su insuficiencia (…)”. p.” (Adorno y Horkheimer. Adorno y Horkheimer (1969). 178) aunque muchos de ellos son absorbidos por el sistema. y “[e]xcluido[s] de la industria. cuando aseguraban que “(…) en todo (…) se silencia que el terreno sobre el que la técnica adquiere poder sobre la sociedad es el poder de los económicamente más fuertes. suelen estar en la periferia de los circuitos oficiales y prestigiados del arte. aunque reconocemos que estas pretensiones revolucionarias pueden no haber desaparecido. 1969. en ese momento. al “*i+gual que presenta los seudo bienes que han de codiciarse. 166) En su época.” (p. en su obra sobre la sociedad espectacular (1999) afirma que ella. 5 . suelen participar de esta estética opresora global. Este fenómeno vuelve inofensivas sus obras. los pensadores alemanes criticaban con estas palabras tan duras al radio y al cine. productos culturales de alto rendimiento económico. tendríamos que reflexionar los 2 Debord.2 Afirmamos que los starsystems. tampoco estamos demeritando el valor artístico o la riqueza espiritual de sus obras. Si trasladamos este pensamiento a nuestra época.Los artistas que no participan de esta estética opresora global y que asumen una postura crítica respecto a ella. 1999. fundamentalmente.” (Debord. porque este estado de injusticia favorece los intereses económicos de quienes invierten en estos artistas y estas obras.166) b) “La verdad de que [el cine y la radio] no son sino negocio les sirve de ideología que debe legitimar la porquería que producen deliberadamente. 63) El discurso político de los artistas que pretenden ser revolucionarios pero que se inscriben en el sistema de poder vigente resulta problemático. controlados por individuos con alto poder económico. es decir. pues caen en la contradicción de ser promovidas justamente por el sistema que critican. como su nombre lo dice: estrellas. (Adorno y Horkheimer. p. ofrece a los revolucionarios locales los falsos modelos de revolución. Ya lo habían advertido. los starsystems han sido configurados para producir. las expresiones que. simplemente. Esto no se debe a alguna clase de maldad intrínseca de los artistas.

Boal afirma categóricamente que “Arte es derecho y obligación (…) [. Boal niega contundentemente esta afirmación. la publicidad. y por ello asegura que “[t]enemos que repudiar la idea de que exista una sola estética. No es nuestra intención determinar el valor artístico de estas obras. el diseño.] ¡Arte es deber de la ciudadanía! (…)” (Boal. p. pero lo que buscamos precisar al citar este fragmento es la cuestionable calidad de los productos culturales que se generan en la estética opresora global. y aseguramos que son razones suficientes para cuestionar su calidad. artistas somos todos. o incluso el nombre de un artista. a la cual estemos 6 . está rodeado de cierta “aura” . potencialmente y cada uno a su manera. es por un conjunto de condiciones socioeconómicas que se lo han permitido.complejos fenómenos que han generado en nuestras sociedades el advenimiento de las redes sociales en internet. aunque en este momento no nos aboquemos a ello. entre seres humanos. 2009. Esta sensación es seguramente la que experimenta el público que afirma que “no comprende” cierto tipo de arte. cada vez más cercano al concepto de marca). sería desviarnos demasiado de nuestro estudio. soberana. afirma que el ejercicio del potencial artístico es una de las características de un verdadero ciudadano. hay una tesis que resulta primordial y que cuestiona uno de los fundamentos sobre los que se basa el starsystem. En la propuesta estética de Augusto Boal. casa productora. por otra parte. Este hecho ya ensucia la credibilidad de la obra por sí misma con un dejo de sospecha. Las obras de arte que emergen de los starsystems son validadas y reconocidas por el simple hecho de ser representadas por una institución prestigiada (llámese galería. 94) Expliquémonos. etcétera. pero que. Además. Los starsystems obtienen sus jugosos rendimientos explotando la figura de una estrella: un artista que es considerado especial y que. usando el término benjaminiano. y asegura que si un ser humano ha llegado a ser reconocido socialmente como artista. Esta concepción es el punto culminante de una configuración que ha tenido al artista como un ser privilegiado y ha creado una obvia división. museo. hay de dos clases: artistas y no artistas. sólo apuntamos las razones por las que ciertos públicos pueden dudar de ellas. compañía teatral.

1990. en todas partes se impone la lógica de la renovación precipitada.” (Boal. Este principio es fácilmente reconocible en los starsystems.1) Como ya hemos mencionado. de la diversificación y la estabilización de los modelos. 2009. podríamos pensar que nuestra hipotética estética opresora global podría estar regida por principios semejantes. por todos los medios simbólicos (…) y sensibles (…). y que sea una de las razones por las cuales el arte que en ella se produce sea tan diverso en formas y contenidos.sometidos (…) [pues s]ólo cuando los ciudadanos. se vuelvan conscientes de la realidad en la que viven y de las formas posibles de transformarla. 7 . si esto es verdad. p. a) “(…) [E]n todas partes las instituciones burocráticas especializadas son las que definen los objetos y las necesidades (…)” (Lipovetsky. 16) 2. p. pues es muy común que lo que se venda es la idea y no la obra. (…) [E]stos tres grandes principios inaugurados por la Alta Costura han dejado de ser patrimonio del lujo indumentario.” (Lipovetsky. Revisaremos los tres principios de la moda que Lipovetsky estudia y los relacionaremos con los starsystems y con la propuesta estética de Boal. un día. sólo así surgirá. 1990. una democracia real. p. Estudiaremos brevemente la posibilidad de que la estética opresora global funcione bajo los principios de la moda. El arte actual y su relación con los procesos de la moda “(…) [E]n todas partes las instituciones burocráticas especializadas son las que definen los objetos y las necesidades. 1) Lipovetsky encuentra en la Alta Costura el paradigma que cohesiona el funcionamiento de todas las industrias de consumo. Lipovetsky resalta el valor que adquiere la iniciativa y la independencia del fabricante al elaborar el producto. en los starsystems juegan un papel fundamental las instituciones que respaldan las obras artísticas que se ofrecen al mercado. para constituir el meollo mismo de las industrias de consumo.

consciente de su propio desarrollo estético y atento al ejercicio de su creatividad.3 Esto ocasiona que exista una variación regular y rápida de los artistas considerados “importantes” en las distintas esferas de las disciplinas artísticas: quien encuentra algo novedoso experimenta determinado éxito.” (Compagnon. p. 2010).21) El arte vinculado a la idea del progreso nos sugiere que “lo nuevo” es de alguna manera lo más valioso de las propuestas estéticas de los artistas. los espectadores e incluso los mismos artistas. como lo estudió Compagnon. pero es reemplazado rápidamente por alguien más. 8 . más evanescentes en contenido. 3 Es interesante observar con detenimiento las declaraciones de los artistas que afirman “yo fui el primero en disecar a un animal tan peligroso en una obra. 1990. por eso es comprensible que los artistas involucrados en estas dinámicas se encuentren en permanente renovación.Boal. b) “(…) [E]n todas partes se impone la lógica de la renovación precipitada (…)” (Lipovetsky. los grupos con los que trabajó eran personas en condiciones socioeconómicas muy difíciles. Se trata de gustar hoy. y así lo pueden asumir los críticos. p. la globalización -y nuestra hipótesis sobre su estética. un ser humano comprometido con el bien común. 2010. por otra parte. yo fui el primero en utilizar un volcán para hacer arte” y otras semejantes. y muchos de ellos ni siquiera sabían leer o escribir. forma y duración.permite el surgimiento de productos culturales cada vez más fugaces. sólo resaltamos el hecho de esta concepción de artista que Boal nos propone: un ciudadano artista cuya postura política no le permite involucrarse en procesos opresivos –ni sociales ni estéticos–. yo fui la primera en usar cirugías plásticas en un performance. (cfr.1) El prestigio de lo nuevo. forma parte de la tradición moderna y se remonta hasta el siglo XIX. No es importante si las obras que produjeron son o no son arte. asegura que no es necesario el respaldo de una institución para que una producción cultural sea arte. Sin embargo. Compagnon. “El arte se ha enlazado con el tiempo de la historia y con el progreso.

entre las que destacan el aumento y conservación del prestigio y privilegios de toda clase. No existen.Por razones obvias. existen obras de arte que pueden personalizarse en un limitado número de variantes. propone la multiplicación de los artistas. Este tipo de recursos sólo es accesible a un grupo privilegiado de artistas que generan obras muy costosas y. 1990. 19) c) “(…) [E]n todas partes se impone la lógica de la (…) diversificación y la estabilización de los modelos. un público de élite. p. (…)” (Lipovetsky. Lo que prolifera en la estética opresora global son los modelos y las variaciones de distintos productos culturales. a menos que 9 . formado por el grupo de personas que puede pagarlas.1) Los starsystems admiten la coexistencia de una multiplicidad de obras artísticas. por lo tanto. La propuesta de la Estética del oprimido busca la transformación de las injusticias sociales mediante la estetización del mundo de los oprimidos. el arte digital. como ocurre con los automóviles. 3. realizada por ellos mismos. Boal valora otro criterio para su propuesta: la transformación de la realidad social. pero mantienen un número limitado de artistas para producirlas. encontramos una misma obra de arte en diferentes colores y materiales. etcétera. los avances en biotecnologías empleados por los artistas visuales. La estética opresora global atiende una serie de necesidades de las clases a las que favorece. ahí está una de sus ventajas mercantiles. “No basta producir ideas: es necesario transformarlas en actos sociales. La respuesta de Boal es sencilla y a la vez poderosa: en lugar de la multiplicación de las obras de arte. en nuestros parámetros. por ser públicas. 2009. Como sucede con los refrescos de sabores. Los teatros con las tecnologías más novedosas. los artistas apolíticos. etcétera. no pueden de ninguna manera ser consideradas apolíticas. p. concretos y continuados. las tecnologías que emergen a un ritmo acelerado son uno de los recursos favoritos de los artistas de los starsystems. (…)” (Boal. Conclusiones Aclaramos en primer término que tenemos la certeza de que las manifestaciones artísticas. En lugar de “lo nuevo”.

que ensalza la diversificación de las obras artísticas y al mismo tiempo su obsolescencia como agentes transformadores de la realidad social en la que se encuentran. y ha sido configurado de esta manera desde las sociedades humanas más primitivas. sólo advierte el peligro inminente de que una o unas pocas de ellas tengan un protagonismo absoluto. que permita a los ciudadanos una percepción crítica de los productos culturales disponibles y la creación de productos culturales propios. al incentivar el ejercicio creativo y la sensibilidad del público para que deje de ser sólo eso y se transforme en creador.15) La Estética del Oprimido propone luchar contra la alienación que los ciudadanos sufren respecto a la producción de su propia cultura. El autor está de acuerdo con la existencia de múltiples voces. sentimientos y valores (…)” (p. 2009) es la creación de una democracia estética. su práctica social pública o incluso su silencio ante problemáticas sociales concretas. Los artistas expresan su postura política mediante su obra. En palabras del autor. su afiliación a los mecanismos de poder. entre otros) El arte. 1996. 83) y en ellos “(…) inocular mensajes. a la condición de espectadores.” (Boal. Boal. Según Boal.Mithen. Dissanayake. Boal (2009) piensa que “(…) los opresores usan los canales estéticos para intensificar la opresión a través de la docilidad obediente de los oprimidos (…)” (p. (cfr. 2009. 1995. 88) La inserción social del arte en estas condiciones –cuando sucede– sólo fortalece los mecanismos que engendran injusticia social. que funciona bajo una lógica eminentemente mercantil. Nuestras afirmaciones no implican una postura radical. se encuentra dominado por una estética opresora con pretensiones globales. la opresión “[r]educe individuos. 10 . gracias a ese paso. el primer paso hacia una “democracia real” (cf r. sin que resulte importante la legitimación de éstos por instituciones burocráticas o académicas.nunca nadie contemple o sea testigo de su producción artística. modificarla en aspectos puntuales. en nuestros tiempos. p. sino un simple ejercicio de observación científica. potencialmente creadores. Es claro que el ser humano es un ser social. en un actor de su propia realidad social y logre.

(1999).1 al no. México: Itaca. al que ha permanecido ausente de los estrados. where Art comes from and why.. A.del no. G. pues su participación en la vida pública lo volverá un ciudadano. Madrid: Trotta. (1990). A Estética do Oprimido. S. Lipovetsky. CTO-Rio. (1995). La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. (2009). Introducción de Bolívar Echeverría. Boal. darle voz al históricamente ignorado. Ellen. pp. (sin número) Publicación de la FBA. ARTÍCULOS: Machado. (1996). Barcelona: Grijalbo Mondadori. Arte y medios: aproximaciones y distinciones. G. Mithen. A. A. es aquel que la transforma. (1969). REFERENCIAS LIBROS: Benjamin. Orígenes del arte. M. México: Siglo XXI. REVISTAS: Metaxis: informativo do Centro do Teatro do Oprimido. de las pantallas y de los monitores. y un ciudadano. W. Homo Aestheticus. Debord. (2003). Las cinco paradojas de la modernidad. Compagnon. Río de Janeiro: Garamond. El imperio de lo efímero. no es aquel que vive en sociedad. En: La PUERTA. de la religión y la ciencia. Washington: University of Washington Press. para Boal. y Adorno. (2010). de los escenarios. Dialéctica de la Ilustración.Boal propone darle visibilidad al oprimido.7 11 . Barcelona: Anagrama. T. Dissanayake. Arqueología de la mente. (1997). Horkheimer. 84-93. Valencia: Pre-textos. La sociedad del espectáculo.