You are on page 1of 8

CULTURA INCA. Capitulo Primero: 1.1 Reseña Histórica.

Los incas fueron gobernantes que recopilaron y dieron gran extensión a una serie de costumbres que ancestralmente existían en los Andes. Su valor no se halla tanto en su capacidad creativa, sino en su habilidad para difundir, ordenar y administrar el sistema andino en un amplio territorio. La base de la cultura y la organización andina se encuentra en el parentesco, es decir, en el ayllu, un con unto de personas que se consideran parientes pues creían descender de un antepasado com!n. "stos est#n a su vez unidos por vínculos de reciprocidad, es decir, est#n comprometidos a ayudarse mutuamente en las labores cotidianas$ a este tipo de traba o se le conoce con el nombre de ayni. %ambi&n tienen la obligación de traba ar untos para el beneficio de todo el ayllu' este traba o se conoce como minca. Los miembros de un ayllu responden a la autoridad de sus curacas (caciques), que son los encargados de regular las relaciones sociales, de e ecutar las fiestas, de almacenar recursos, repartir las tierras entre su gente y disponer de la mano de obra. La economía inca no conoció ni la moneda, ni el mercado, por lo tanto los intercambios y la fuerza laboral se obtenían a trav&s de lazos de parentesco o por reciprocidad. *ntre parientes existía un intercambio de energía constante, pero tambi&n se daba traba o para la autoridad, conocido como mita. *l inca pedía como tributo exclusivamente mano de obra, que era enviada a traba ar sus tierras, a hacer cer#mica, a construir andenes o grandes obras arquitectónicas. A cambio, el inca devolvía estos servicios organizando rituales, manteniendo los caminos, repartiendo bienes en caso de necesidad o en fiestas$ esta relación por la cual el inca devolvía el traba o del ayllu se conoce como redistribución.

1.2 Orí e!es.
La aparición y posterior consolidación del gran imperio inca significó la culminación de un largo proceso cultural que hunde sus raíces en la aparición del hombre en Sudam&rica hace aproximadamente +, mil a-os. Las fabulosas piedras labradas que adornan sus templos y palacios, su comple o sistema de caminos, las refinadas t&cnicas de cer#mica y orfebrería, el rígido ordenamiento social y militar, así como la eficiente tecnología agrícola y de irrigación no aparecieron con el incario, son el resultado de miles de a-os de evolución que cristalizaron en el %ahuantinsuyo alrededor del siglo ./0 d.1.

Las evidencias m#s antiguas del poblamiento humano en el 2er! corresponden a los hallazgos de 3obert 4c 5eish en las cuevas de 2i6imachay, en Ayacucho. 7escubiertos en +89+, los restos arro aron una antig:edad de +; mil a-os. 2arapetos de piedra, talleres donde se fabricaban puntas de lanza, campamentos, percutores, entre otros vestigios han sido hallados por todo el territorio peruano. Las localidades de %oquepala (%acna), <uitarrero (=AA1>%*$ ncash), Lauricocha (?u#nuco) y %elarmachay (@unín), son excelentes e emplos de ello. 1omo fruto de la observación de los ciclos de la naturaleza, el hombre andino abandonó las cuevas y abrigos, y descendió a los valles. *staba listo para dar el siguiente gran paso en su evolución cultural' la domesticación de las plantas. Los restos del hombre de 5anchoc, que habitó el alto valle de Aa-a hace casi +B mil a-os, dan cuenta del cultivo de una especie de calabaza llamada CmoschataD cuyo an#lisis arro ó una antig:edad de 8.;,B a-os.

1." #structura $ocial.
*n la estructura social, los /ncas estaban divididos en una sociedad fuertemente erarquizada' *l Ehi o del solE como efe supremo y representada por los Eore onesE quienes formaban una cerrada clase social aristocr#tica. Sacerdotes' *ncargados del culto a los dioses. 1uracas' @efes de comunidades locales.

1.% Costum&res.
F *l n!cleo de la sociedad inca era el Ayllu que era una especie de comunidad de campesinos unidos por vínculos familiares, que tenían antepasados en com!n y habitaban un mismo territorio. *l *stado entregaba tierras a cada comunidad para su subsistencia. Anualmente, un funcionario local asignaba parcelas a cada familia seg!n el n!mero de sus componentes. 2ero los campesinos no eran propietarios de las tierras y estas parcelas eran traba adas colectivamente por todos los miembros de la comunidad. *l ayllu debía entregar fuertes tributos en productos y en traba o al *stado y a los curacas. F *l efe de cada Ayllu era el curaca o nobles de provincia y era nombrado por el /nca, permiti&ndole así un me or control de las comunidades. Su instrucción se realizaba en el 1uzco. *ran los responsables de recibir los tributos de los ayllus, que luego entregaban al *stado incaico. F Las provincias se agrupaban a su vez dentro de cada uno de los cuatro Suyos que existían. *l gobernador de cada uno de estos cuatro suyos formaba parte del 1once o /nca y eran generalmente familia directa del /nca. Adem#s de esta organización social, existía la casta sacerdotal dentro de la nobleza y por supuesto la realeza incaica. F *ntre las costumbres sociales del /mperio /ncaico podemos destacar que el /nca poseía una esposa principal llamada 1oya Gera su hermana o parienta m#s cercana con la cual necesariamente debía tener descendientes que asegurasen la continuidad de la noblezaH y muchas concubinas entre pallas, acllas y -ustas. Al interior del pueblo inca llano la virginidad no tenía valor alguno y las relaciones diversas eran consideradas normales. Sin embargo, el matrimonio dentro del pueblo era monógamo y en las clases privilegiadas era polígamo. F *l matrimonio en el pueblo generalmente se hacía mediante el llamado Servinacuy o matrimonio de ensayo en que la pare a convivía para ver si se llevaban bien.

1.' Alime!tació!.
La alimentación /nca se basó, por la papa y el maíz, complementada con carne de auqu&nidos' llama y alpaca. *n las zonas altas de los Andes, fueron cultivados y cosechados hasta ;BB especies de papas, que se diferenciaban por el color y el tama-o. 2ara evitar su descomposición con fines de almacenarlas o para la alimentación de su numeroso e &rcito cuando salían de campa-a, aprendieron a secar y trozar la papa. Luego, antes de consumirlas las

volvían a hidratar y se cocinaban. 1omplementaban esta dieta con otros vegetales como olluco, oca, fri ol, zapallo, a í, maní, quinua y frutas. Los /ncas usaron un sistema muy ingenioso para cultivar a las laderas de los cerros, sistema al cual llamaron IAndenesJ, el cual era rellenado con tierra y a la vez era contenida por muros de piedras. *n las tierras correspondientes a la selva alta, sembraron y cosechaban la Iho a sagradaJ' la coca. 2ara mantener tal cantidad de tierras sembradas, los incas fueron grandes ingenieros hidr#ulicos' mucho de los canales de regadía de la sierra a!n hoy, funcionan perfectamente e irrigan las nuevas tierras de cultivo.

1.( Ca!ales )e rie o.
7urante el /ncanato, permanecieron en uso los canales de riego 4ochica, 1him!, %all#n, 4aranga y los acueductos (puquios) subterr#neos de 5azca. Adem#s, seg!n los estudiosos del tema, existen m!ltiples evidencias de la intensificación de la construcción de canales durante el tiempo de los /ncas, muchos de ellos relacionados con la construcción masiva de andenes. Asimismo, mostrando un gran pensamiento previsor, los /ncas cavaban pozos, construían presas para lugares de largas sequías.

1.* I!+raestructura &,lica- or a!i.ació! militar.
Los incas organizaron un poderoso, eficiente y bien equipado e ercito con el fin de asegurar una supremacía en el territorio andino, mantener la paz, estar seguros ante ataques de enemigos exteriores y expandirse territorialmente. *n el incanato el servicio militar era obligatorio. La gran expansión del /mperio fue posible gracias a la cuidada organización de la fuerza militar. %odo poblador del incanato entre ;K y KB a-os tenía la obligación de servir en el e &rcito, pero estaban exceptuados del servicio militar las personas con defectos físicos que les impidan realizar tareas militares. 1on los incas la guerra logró un grado de desarrollo tan grande que no fue igualado por ning!n otro pueblo de la Am&rica precolombina. Si bien las primeras guerras tuvieron para los incas motivos económicos$ posteriormente, las causan no respondían a otro propósito que el deseo del /nca de aumentar su prestigio, pues cada emperador inca tenía el deseo de sobrepasar a los anteriores.

Capitulo $e u!)o: 1.1 Hua/!a C0pac.
/nca del 2er! (1uzcoL, h. +,MK H Nuito, +K;K). ?eredó el /mperio /nca de su padre, %!pac Oupanqui, en +,8P. %ras luchar contra sus hermanos para asentarse en el %rono, desarrolló varias campa-as militares en el norte, que condu eron al imperio a su m#xima extensión, incorporando amplios territorios en torno a 1a amarca y Nuito. 2ara asentar su dominio sobre esa zona se casó con una quite-a y trasladó la 1orte imperial de 1uzco a Nuito, desplazando así hacia el norte el centro político del /mperio. Aunque hubo de sofocar varias revueltas, en general el reinado de ?uayna 1#pac fue un periodo de estabilidad, que permitió la construcción de grandes templos y obras p!blicas. Sin embargo, facilitó la descomposición del imperio al dividir la herencia entre su hi o legítimo ?u#scar (al que legó la parte sur, con capital en 1uzco) y su hi o predilecto Atahualpa (al que hizo rey de la parte norte, con capital en Nuito). 7esde +K;P tuvo noticia de la presencia en Sudam&rica de los espa-oles, encabezados por Ale o <arcía$ fueron probablemente ellos quienes extendieron la epidemia de origen europeo por la que murió el propio inca. Siete a-os despu&s, el enfrentamiento entre sus dos hi os permitió la dominación del 2er! por el reducido e &rcito de 2izarro.

1.2 U!ió! e!tre 1uitus e i!cas.
1ar#n Scyri Que rey de la confederación Nuitu a finales del siglo +;, preocupado por la trascendencia de su dinastía debido a que no tenía hi os varones ni sobrinos de su hermana, propone a 1ondorazo, rey de la cultura 2uruh#, extender sus dominios y perpetuarse en su posteridad y amistosamente formar una sola nación, si acepta la unión de su !nica hi a %oa con su primog&nito 7uchicela, quien heredaría el reinado de Nuitu. 1ondorazo rey 2uruh# aceptó la propuesta hecha por 1ar#n Scyri y celebraron el matrimonio de %oa con 7uchicela. 1ar#n Scyri consolidó de esta manera la confederación Scyri 2uruh#, se depusieron las armas y luego de su muerte, en el a-o de +PBB, de ó un gran imperio al sucesor, 7uchicela, quien fue aceptado en todos los estados de Nuitu y 2uruh# y lideró con armonía, dedic#ndose a las labores agrícolas y patriarcales durante setenta a-os. Logró al poco tiempo confederarse con el 3&gulo de 1a-ar, vali&ndose de las conexiones de &ste, con las otras poblaciones occidentales hasta 2aita, quienes aceptaron el pacto, por el temor a ser dominados por los incas. Así, por medio de alianzas celebradas sucesivamente, el reino de Nuitu se extendía de norte a sur.

1." Ata2ualpa.
(Nuito, +KBB H 1a amarca, actual 2er!, +KPP) *mperador inca (+K;KH+KPP). ?i o del emperador ?uayna 1#pac y de %!pac 2aclla, princesa de Nuito, fue favorecido por su padre, quien, poco antes de morir, en +K;K, decidió de arle el reino de Nuito, la parte septentrional del /mperio /nca, en per uicio de su hermanastro ?u#scar, el heredero legítimo, al que correspondió el reino de 1uzco. Aunque inicialmente las relaciones entre ambos reinos fueron pacíficas, la ambición de Atahualpa por ampliar sus dominios condu o al /mperio /nca a una larga y sangrienta guerra civil. *n +KP;, informado de la presencia de los espa-oles en el norte del 2er!, Atahualpa intentó sin &xito pactar una tregua con su hermanastro. ?u#scar salió al encuentro del e &rcito quite-o, pero fue vencido en la batalla de Nuipayp#n y apresado en las orillas del río Apurímac cuando se retiraba hacia 1uzco. 2osteriormente, Atahualpa ordenó asesinar a buena parte de

los familiares y dem#s personas de confianza de su enemigo y trasladar al prisionero a su residencia, en la ciudad de 1a amarca. *n ese momento, el emperador inca recibió la noticia de que se aproximaba un reducido grupo de gentes extra-as, razón por la que decidió aplazar su entrada triunfal en 1uzco, la capital del imperio, hasta entrevistarse con los extran eros. *l +K de noviembre de +KP;, los conquistadores espa-oles llegaron a 1a amarca y Qrancisco 2izarro, su efe, concertó una reunión con el soberano inca a trav&s de dos emisarios. Al día siguiente, Atahualpa entró en la gran plaza de la ciudad, con un s&quito de unos tres o cuatro mil hombres pr#cticamente desarmados, para encontrarse con 2izarro, quien, con antelación, había emplazado de forma estrat&gica sus piezas de artillería y escondido parte de sus efectivos en las edificaciones que rodeaban el lugar. 5o fue 2izarro, sin embargo, sino el fraile 0icente de 0alverde el que se adelantó para saludar al inca y le exhortó a aceptar el cristianismo como religión verdadera y a someterse a la autoridad del rey 1arlos / de *spa-a$ Atahualpa, sorprendido e indignado ante la arrogancia de los extran eros, se negó a ello y, con gesto altivo, arro ó al suelo la Riblia que se le había ofrecido. 2izarro dio entonces la se-al de ataque' los soldados emboscados empezaron a disparar y la caballería cargó contra los desconcertados e indefensos indígenas. Al cabo de media hora de matanza, varios centenares de incas yacían muertos en la plaza y su soberano era retenidos como reh&n por los espa-oles. A los pocos días, Atahualpa, temeroso de que sus captores pretendieran restablecer en el poder a ?u#scar, ordenó desde su cautiverio el asesinato de su hermanastro. 2ara obtener la libertad, el emperador se comprometió a llenar de oro, plata y piedras preciosas la estancia en la que se hallaba preso, lo que sólo sirvió para aumentar la codicia de los conquistadores. >nos meses m#s tarde, 2izarro decidió acusar a Atahualpa de idolatría, fratricidio y traición$ fue condenado a la muerte en la hoguera, pena que el inca vio conmutada por la de garrote, al abrazar la fe católica antes de ser e ecutado, el ;8 de agosto de +KPP. La noticia de su muerte dispersó a los e &rcitos incas que rodeaban 1a amarca, lo cual facilitó la conquista del imperio y la ocupación sin apenas resistencia de 1uzco por los espa-oles, en el mes de noviembre de +KPP.

1.% Co!struccio!es.
Los incas desplegaron un enorme esfuerzo en la construcción de los templos, palacios, centros de administración y red caminera desplegados a

lo largo de su vasto territorio en la centuria que dominaron los Andes. La principal motivación para emprender esta ciclópea tarea estuvo relacionada, como apunta Qederico Sauffman 7., con cuestiones políticas y de control social. >n *stado creciente requería gran cantidad de personal administrativo y religioso, y había que deslumbrar a los pueblos conquistados con grandes obras a la par que se debía movilizar y mantener a un nutrido e &rcito y a la burocracia estatal. *n ese sentido, la arquitectura inca que todos admiramos posee principalmente una función religiosa y administrativa m#s que urbana, como lo atestiguan los comple os de 0ilcashuam#n, %ambo 1olorado, ?u#nuco 2ampa y el mismo 4achu 2icchu. *ste modelo, sin embargo, no solo es propio de los incas$ recordemos que la arquitectura monumental peruana comenzó hace m#s de cuatro mil a-os, en el periodo inicial, con 1aral, Las Aldas y luego 1havín, cuyos constructores poco tienen que envidiar a sus pares cusque-os. *n lugares como 1han 1han y las huacas de 4oche, por e emplo, se construyeron tambi&n grandes espacios ceremoniales rodeados de espacios urbanos modestos y hasta precarios. Los incas aprendieron estas t&cnicas, muchas de ellas heredadas del periodo %iahuanacoH?uari, y las llevaron a una perfección incomparable. Siguiendo una erarquía, las construcciones urbanas o de uso agrícola y ganadero eran hechas con cantos rodados sin pulir y a ustadas unas a otras con piedras peque-as. A este tipo de muro se le llama pirca o perqa. 7e otro lado, las construcciones estatales y religiosas eran levantadas con piedras labradas, algunas veces de gran tama-o y otras a la manera de un rompecabezas con materiales medianos. Las piedras elegidas eran de gran dureza, como el granito, la diorita y el pórfido, y eran extraídas por lo general de canteras cercanas y llevadas hasta la construcción para ser traba adas allí.

Related Interests