You are on page 1of 15

Del ninguneo de la Cultura a Cultura como uno de los Objetivos del Milenio

Este artículo tiene como objetivo compartir algunos documentos surgidos del debate internacional que considero útiles para encontrar soluciones a nuestros problemas de marginalidad de la cultura y de ninguneo del artista. El material teórico es vasto complejo, y ésta es una exploración inicial, pero me permite ir elaborando resúmenes y hacer comentarios.

Publicación del BID nos dice que si la Economía Naranja (o Economía Creativa que abarca a las Industrias Creativas y las Industrias Culturales) fuera un país, seria la cuarta economía del mundo, ocuparía el noveno lugar como exportador de bienes y servicios, y representaría la cuarta fuerza laboral del planeta.

Ésta publicación dice que existe “lo que sabemos que conocemos, lo que sabemos que desconocemos y lo que no sabemos que desconocemos ”, y afirma que esto último es lo que sucede con la Economía Creativa: es una oportunidad pero no se sabe que se desconoce… ¿exagerado esto?, no lo creo. Avanzo.

UNESCO propone una “Batería de Indicadores en Cultura para el Desarrollo”, en su Marco Analítico nos dice que durante las últimas tres décadas, se ha dicho mucho sobre el impacto de la cultura en una amplia gama de prioridades de desarrollo, pero no se ha logrado ir más allá del nivel de discurso, ni se ha podido penetrar en los enfoques de desarrollo . Hmmm, esto parece la descripción de lo que observamos hoy en Lima, se habla de Lima Milenaria o de Lima Ciudad de Culturas, ¿y?, nada, todo queda en palabras, lo real es ver caso tras caso de demolición de patrimonio (huacas,

casonas), privatización de parques en distritos Parque Kennedy, Parque Los Próceres) y de acantilados (Barranco), entre otros temas de patrimonio a la deriva.

Para recordar el divorcio entre las palabras y acciones de las autoridades, Min Cult imprime polos con eslogan sobre la importancia del patrimonio pero al mismo tiempo avala mutilación de complejo arqueológico Puruchuco para beneficiar a mal.

¿Me interesa favorecer el desaliento, el fatalismo o el desánimo?, no, para nada. Más bien comienzo este artículo así, mencionando publicación del BID y la Unesco porque quiero destacar ésta idea: LA MARGINALIDAD DE LA CULTURA (marginal, asunto, cuestión, aspecto, etc., de importancia secundaria o escasa), NO ES UN TEMA SOLO LOCAL, DEL PERÚ, ES UN PROBLEMA MUNDIAL (aunque existen algunos países, pocos y competitivos, que si valoran la relación

cultura y desarrollo). ¿Mal de muchos consuelo de tontos?, tampoco, lo que importa: desde diversos ámbitos existe una coincidencia en el diagnóstico: a pesar que se reconoce la importancia de la cultura sin embargo su subvaloración en las políticas de gobiernos (y el sentido común cotidiano de muchas personas) continua.

“Sin cuantificar y explicar el "cómo", las contribuciones de la cultura a los procesos de desarrollo seguirán siendo incomprendidas e infravaloradas ”, dice la Unesco, y propone la Batería de Indicadores en Cultura para el Desarrollo, que “ofrece un aprendizaje y una herramienta de promoción que ilustran cómo la cultura contribuye a la reducción de la pobreza y el crecimiento económico, amplía las opciones de las personas, favorece la consecución de otros objetivos clave de desarrollo, incluyendo los ODM (Objetivos del Milenio)”.

Sobre la base de la definición amplia de cultura (que abarca a la cultura viva), la Batería de Indicadores de la UNESCO se concentra en tres ejes principales:

1)

La cultura como un sector de actividad económica: la cultura es una fuerza

económica dinámica e innovadora, pues permite generar empleos e ingresos. 2) La cultura como una serie de recursos que agrega valor a las intervenciones

de desarrollo (como la salud, la protección del medio ambiente, la gobernanza y la educación) y refuerzan su impacto al aumentar la relevancia, la sostenibilidad, el impacto y la eficacia de las intervenciones, ya que se ajustan a los valores, las tradiciones, las prácticas y las creencias locales. 3) La cultura como un marco sostenible para la cohesión social y la paz,

indispensable para el desarrollo humano. Al ofrecer una salida creativa a la expresión, la cultura fomenta un sentido de bienestar individual y motiva una mayor comprensión y más respeto de la diversidad social y cultural. La cohesión social y el diálogo intercultural son marcadores importantes del desarrollo humano, puesto que generan confianza social y la inclusión de las minorías, y ayudan a construir sociedades estables y sólidas.

La Batería de Indicadores en Cultura y Desarrollo de la UNESCO espera demostrar cómo y por qué la cultura fomenta el desarrollo, de manera eficaz y sostenible, y agrega valor al mismo. Así, se proponen siete dimensiones: Economía de la Cultura; Educación; Patrimonio Cultural; Comunicación; Gobernanza e Institucionalidad; Participación Social, Igualdad de Género.

Me llamó vivamente la atención el nombre del Congreso internacional de Cultura realizado el año pasado en Hangzhou, China: CULTURA LLAVE DEL DESARROLLO SOSTENIBLE.

En artículo “El Congreso Internacional de Hangzhou pone la cultura y la creatividad en el eje central del desarrollo”, la web de la Unesco nos da una síntesis de información muy útil, por ejemplo nos dice que en el pasado la cultura era vista como obstáculo para el desarrollo, como algo que había que superar, como una tradición heredada del pasado, o en el mejor caso, como una distracción secundaria en los países desarrollados, pero hoy en día la cultura es indispensable para sentar las bases del desarrollo sostenible y la paz duradera; por su incidencia en el crecimiento económico, el desarrollo humano, y también en tanto que depositaria del saber medioambiental y por su valor simbólico capaz de traer estabilidad y significado a todas las comunidades locales.

O TAMBIÉN:

Quizá desde nuestra agobiante realidad local –en la que vemos que prevalece la idea de “cultura es obstáculo del desarrollo”– no vemos luz al final del túnel, pero desde inicios de la década del noventa, en que se creó la Comisión Mundial de Cultura (produjo en Informe Nuestra Diversidad Creativa, 1996), la conciencia de la importancia de la relación cultura y desarrollo humano ha ido creciendo consistentemente en el escenario mundial. Como evidencia de esto se menciona el año 2010 como un año clave, pues la Asamblea General de las Naciones Unidas dio La Resolución: Mantener la promesa: unidos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, arts. 16 y 66, 2010; y la Resolución Cultura y Desarrollo 65/166, estas Resoluciones otorgan a la agenda de cultura la legitimidad y la atención que tanto necesita.

Las ideas que sintetiza la Declaración de Hangzhou (2013) son fruto del debate, reflexión y sistematización de conceptos y Principios de suma de décadas.

La Declaración de Hangzhou finaliza diciendo: “... recomendamos que como parte de la agenda de las Naciones Unidas para el desarrollo después de 2015 se incluya un objetivo específico centrado en la cultura, basado en el patrimonio, la diversidad, la creatividad y la transmisión del conocimiento, y provisto de metas e indicadores claros que vinculen la cultura a todas las dimensiones del desarrollo sostenible”.

Es así que la cultura tiene una enorme potencialidad como energía renovadora para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio

“En septiembre de 2000 los dirigentes a nivel mundial reunidos en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York aprobaron la Declaración del Milenio, que establece una serie de objetivos conocidos como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), cuyo plazo de cumplimiento está fijado para el año 2015. Estos 8 Objetivos son: Erradicar la pobreza extrema y el hambre; Educación primaria;

Promover la igualdad de género y empoderar a las mujeres; La salud infantil; La salud materna; Combatir el VIH, el SIDA, el paludismo y otras enfermedades; Garantizar la sostenibilidad medioambiental; y Asociación mundial”. (Objetivos de Desarrollo del Milenio, Oficina Regional de Cultura paras América Latina y el Caribe, http://www.unesco.lacult.org/page/showitem.php?lg=1&idtitulo=1589&id=47)

Leo en el Documento de antecedentes: Más allá de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: la agenda para el desarrollo sostenible después de 2015, que desde Río+20 (2012), la Asamblea General de las Naciones Unidas ha establecido un grupo de trabajo encargado de generar un nuevo conjunto más amplio de metas, que refleje las nuevas realidades y retos, y ha abierto un proceso de consultas sobre la agenda para el desarrollo después de 2015.

¿Se imaginan que en los ODM se incluya un objetivo específico centrado en cultura? Eso implicaría “integrar sistemáticamente la dimensión cultural en las definiciones del desarrollo sostenible y del bienestar, así como en la concepción, la medición y la práctica concreta de las políticas y los programas de desarrollo. Ello exigirá establecer mecanismos de coordinación institucional eficaces a nivel mundial y nacional, elaborar marcos estadísticos completos con metas e indicadores adecuados, llevar a cabo análisis empíricos y crear capacidades a todos los niveles ” (Declaración de Hangzhou). “Crear capacidades a todos los niveles” implica capacitarnos todos, y con énfasis en los encargados de políticas públicas, para salir de lo que señala el BID y la Economía Naranja: “no sabemos que desconocemos”.

Cultura ofrece fortalezas para enfrentar los retos que emergen en el escenario mundial, como menciona el Marco Analítico de la Batería de Indicadores UNESCO en Cultura para el Desarrollo, los desafíos hoy corresponden a:

-

El contexto geopolítico posterior a 2001 (crecientes preocupaciones

vinculadas al terrorismo, la inmigración y la seguridad), la crisis financiera mundial (inestabilidades de los mercados, desempleo) y la globalización (inquietudes sobre las identidades locales y nacionales).

Dado el racismo limeño y las escisiones entre peruanos destaco el tercer punto, el de la política de la identidad.

Lectura sugerida relacionada a “política de la identidad”: El Informe Mundial PNUD 2004, La libertad cultural en el mundo diverso de hoy http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2004_es.pdf

Cultura como un componente importante del Desarrollo Humano significa que: “Si bien la pobreza a menudo consiste en falta de libertad para comprar comida suficiente, contar con medicamentos necesarios y tener la oportunidad de ir a la escuela, también puede expresarse como falta de libertad cultural para llevar un estilo de vida propio”, Amartya Sen. Los derechos culturales son parte de los derechos humanos, no se puede hablar de “desarrollo” si la libertad cultural no está garantizada. Video sugerido: Informe Desarrollo Humano, PNUD, 2005. http://www.youtube.com/watch?v=WgNe-0SN5MY

¿Debe el sector de la cultura conocer la evolución del debate sobre cultura y desarrollo?

Esto sería interesante investigar: los artistas, el sector de la cultura, ¿conocen el marco conceptual y normativo y su evolución desde la Conferencia de Venecia de 1970 hasta hoy (la de Venecia fue la primera conferencia intergubernamental específica sobre cultura)?, ¿Los artistas mantenemos aún un desapego por la teoría… persisten las resistencias al pensamiento reflexivo y sistemático? ¿Los creadores seguimos atados al irracionalismo, el emocionalismo y la intuición? ¿Seguimos siendo “poco floro” e individualista, pragmáticos y apolíticos? ¿Esperamos que venga alguien a “salvarnos”?

Los artistas no debemos subestimar la capacitación teórica, más bien asumir esa tarea a manera de capacitación continua. Por otro lado éstos tiempos de neoliberalismo y globalización están llevando a los artistas a tomar en cuenta aspectos que corresponden al artista como emprendedor y gestor cultural, que son cercanos al artista como ciudadano.

Los siguientes son algunos de los documentos que debieran ser parte de una bibliografía compartida por el sector de la cultura. Sé que cada uno tendrá su literatura favorita, pasa que ésta que he listado resume los debates del contexto mundial sobre políticas culturales.

La Declaración de sobre las políticas culturales México, 1982 http://portal.unesco.org/culture/es/files/35197/11919413801mexico_sp.pdf/mexico_ sp.pdf

Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural http://portal.unesco.org/es/ev.phpURL_ID=13179&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html

El Informe Mundial PNUD 2004, La libertad cultural en el mundo diverso de hoy http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2004_es.pdf

Nuestra Diversidad Creativa, Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo (Versión resumida) http://unesdoc.unesco.org/images/0010/001055/105586sb.pdf

La Carta Cultural Iberoamericana, 2006 http://www.oei.es/xvicumbrecarta.htm

La Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales. http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001429/142919s.pdf

Argumentos en favor de la acción pública para fomentar y fortalecer las industrias culturales y creativas http://www.unesco.org/new/es/culture/themes/cultural-diversity/diversity-of-culturalexpressions/tools/policy-guide/

Concepto de Desarrollo Humano http://www.pnud.org.ni/noticias/564

Emerge, también, la necesidad del trabajo interdisciplinario, del equipo o grupo en el que las tareas se reparten para abarcar la complejidad de dimensiones de la cultura.

Propongo el tema de debate: para participar en reuniones de trabajo, por ejemplo, diagnostico de políticas culturales, ¿debería ser un requisito tener una información básica sobre el marco conceptual y normativo (Principios) relacionado a cultura y desarrollo?

Herbert Rodríguez herbertperu@gmail.com Febrero del 2014