You are on page 1of 9

Facultad de Estudios Superiores Aragón División de Estudios de Posgrado Maestría en Política Criminal Lic.

Dulce Monserrat Agaton Barrera

“DE EC!" PE#AL DEL E#EM$%" & DEL$#C'E#C$A(

En una época como la nuestra, en la que convergen la lucha contra la delincuencia (en cualquiera de sus vertientes, pero más específicamente organizada) y la defensa de los derechos humanos, nos encontramos con un concepto que pone en entre dicho que tanto un Gobierno puede defender los derechos humanos y proclamarse como un aguerrido defensor de los mismos, y a la par declararle la guerra al crimen organizado!, presentar a los delincuentes frente a los medios de comunicaci"n y estigmatizarlos# Estas acciones resultan contradictorias y totalmente opuestas a lo que tanto pregonan, queda más que evidente que para el Gobierno me$icano (al menos en este caso) ve a los delincuentes como los enemigos de la sociedad, adoptando de esta manera lo que se conoce como enemigo!#% derecho penal del

)*u+ es el Derec,o penal del enemigo-

Este término comenz" a ser utilizado con mayor frecuencia a partir de los atentados terroristas del %% de septiembre de &''%# En el que se de(a de ver a

1

)érmino introducido por el penalista alemán G*nther +a,obs, en su ponencia en la +ornadas de -enalistas .lemanes de /ran,furt en %012#

Dadrid. +a. Espa9a. el derecho penal del enemigo se caracteriza por tres elementos4 primero.BAC? DEECF. pp# G1 y G0# 3 Aitado por +a. Danuel. la perspectiva del ordenamiento penal es prospectiva en lugar de retrospectiva (el punto de referencia será el hecho futuro y no el hecho cometido)# En segundo lugar. puesto que tiene el derecho de reintegrarse a la sociedad que transgredi" y el deber de reparar el da9o que causo con su acci"n# Esta posici"n quizás es tomada de )homas :obbes.aquél que delinque como un simple delincuente. G*nter y A.bdito se convierte en enemigo de Estado#< -or lo tanto no se le puede tratar como persona a aquel que violenta y amenaza a la sociedad con sus acciones# =uien no presenta un 2 +. pp# %0'K%0G# . quien opina que debía de de(ársele al delincuente con su rol de ciudadano. puesto que se le priva de su personalidad al su(eto#8 . &'''.obs considera que e$cluir al su(eto es una posici"n demasiado radical. Leviathan or the Matter. Forme and Power of a common-wealth Ecclesiasticall and civil. ?p# Ait#.rchive of the :istory of Economic )hought.>?@7. p# &H# 4 :?@@E7 ?/ D. Dc Daster Iniversity . ya que es algo que no se le puede quitar este status5 sin embargo. se9ala una e$cepci"n a este supuesto4 cuando el su(eto se rebele en contra del orden establecido. Aivitas Editores.obs. puesto que debe mantenérsele dentro de la sociedad y del 3erecho. &''8. se le declara enemigo del Estado de 3erecho y comienza a perseguírsele como tal# 3e acuerdo a +a. Derecho Penal del Enemigo”. pesar de compartir parte de esta posici"n. )homas. esto se puede considerar una muerte civil!.obs en “Derecho Penal del Enemigo”. el cual sostenía que cualquier malhechor que atacara el derecho social de(a de ser miembro del Estado. en ese momento el s.EDE7@I6J. Eondon. hay una desproporci"n en las penas5 y en tercer lugar las garantías procesales son relativas o suprimidas# & Este autor retoma las ideas de autores como 6ousseau. debido a que se halla en guerra con el Estado# 7iguiendo esta línea de pensamiento queda claro que la pena viene a ser una forma de mostrarle al su(eto que de(a de formar parte de la sociedad y se convierte en enemigo! de la misma# -or lo tanto todo aquel que delinque pierde sus derechos como ciudadano y como ser humano# En palabras de /itche.

Estudios de Derecho Penal!. se aparta de 3erecho de un modo duradero5 lo cual no garantiza que presente un comportamiento adecuado# 2 Aabe destacar la observaci"n que realiza 7ilva 7ánchez. Ea e$pansi"n del 3erecho penal. p# 80# 6 SIL ! S"#$%E&. %00G. hacerse un profesional! en ella. G*nther. formar parte de una organizaci"n delictiva bien estructurada# Esto se manifestara en la peligrosidad que llegue a presentar el su(eto# H .obs4 3erecho penal del ciudadano y 3erecho penal del enemigo# En el primero se sancionan o infracciones de normas que llevan a cabo los ciudadanos de un modo incidental y que normalmente son la simple e$presi"n de un abuso por los mismos de las relaciones sociales en que participaban con un status de ciudadano# 3el otro lado tenemos el 3erecho penal del enemigo. Dadrid.a +a. respecto de los ciudadanos5 de aquí se desprende la diferenciaci"n que efect. Aivitas Editores. Ed# Aivitas. en su vida econ"mica o mediante su incorporaci"n a una organizaci"n delictiva!. el Estado ya no debe de tratarlo como persona.comportamiento aceptable!. que se aplica a todos aquellos individuos que en su actitud. se aprob" una reforma penal que permitía el arraigo escudado en la peligrosidad de los su(etos5 el Gobierno se olvido de los 5 +. ya que vulnera la seguridad de las demás personas# Esto implica que se le separe o segregue# 7e les tiene que diferenciar como enemigos. Dadrid. p# %H<# . tiene una visi"n del futuro. &''%. para el Gobierno me$icano la mayoría de los delincuentes son considerados como enemigos raz"n por la cual en el se$enio de /elipe Aalder"n se les declaro la guerra.l 3erecho penal del enemigo lo que le interesa son los da9os futuros que se puedan generar a raíz de esta peligrosidad. Espa9a. se castiga por adelantado al su(eto# El Estado no s"lo tiene poder sobre el delincuente. &L ed#. para que un ciudadano llegue a ser considerado como enemigo para esto debe de hacer de la actividad delictiva algo habitual. sino también sobre la víctima. ya que de esta manera le proporciona a la víctima la certeza de una imputaci"n y punici"n por parte del Estado hacia el que la agredi"# @a(o esta tesitura.>?@7. reincidir.

de las garantías individuales.>?@7. 2++5. determinado por diversos agentes políticos que tan solo persiguen el ob(etivo de dar la impresi"n! tranquilizadora de un legislador atento! y decidido!# G El fin principal del 3erecho penal del enemigo será la seguridad cognitiva. debe de tener cuidado de mantener su fachada de respeto a los derechos humanos. ?p# Ait#. la Darina y el E(ército# -ero el mismo Estado que se9ala a sus enemigos! y los castiga. pretender ser un Estado garantista# Ea pregunta aquí sería Mhasta d"nde llega su fachada. estigmatiza a los su(etos sin tener las suficientes pruebas para probar su culpabilidad5 cuando sus (uzgadores interpretan en su beneficio la llamada presunci"n de inocencia! y en lugar de probar que el su(eto es culpable. más bien le de(an la carga de la prueba para que sea él quien pruebe su inocencia# In Estado que arraiga! con el temor fundado! de que ha aumentado la peligrosidad del su(eto mientras estaba ba(o la custodia de las autoridades (udiciales# Aomo bien nos indica Aancio Delá. -* 8* . por lo tanto de(aban de poseer el status de seres humanos y se convirtieron en cifras a favor de las fuerzas armadas# 7e convirtieron en estadísticas de la efectividad de los operativos que eran puestos en marcha por la -olicía /ederal. cuando e$pone a sus criminalesN Auando arma circos mediáticos. Derecho Penal del Enemigo”. G*nter y A. se determino que todo aquel su(eto que perteneciera a un grupo delictivo. !)%* +7. ya no se trata del mantenimiento o conservaci"n del orden.derechos humanos. de(o de ser parte de la sociedad me$icana. se trata de un derecho simb"lico. sino la producci"n de un entorno de condiciones soportables! por medio de las cuales sean eliminados todos aquellos que no ofrezcan la garantía cognitiva mínima para ser tratados como personas# 3icho en otras palabras. Danuel. Luis.BAC? DEECF. es la regulaci"n! de la e$clusi"n de todos aquellos que no son considerados personas5 por lo cual la magnitud de la guerra que les declara el Estado va a estar determinada por el peligro que representan para éste# 1 7 8 +. Revista electr !ica "e Cie!cia #e!al $ Cri%i!&l&'(a. “Consideraciones críticas sobre el actualmente denominado “Derecho penal del enemigo””. +2. p# HH GRACIA MARTÍN. la violentaba y la agredía.

6. combate los peligros. en especial en el tema del terrorismo. las garantías materiales y procesales son eliminadas. de ser partidarios totales del 3erecho penal del enemigo. 'n Derecho (enal de enemigos (ara los integrantes de organi)aciones criminales!. Editorial )irant Eo @lanch.En el 3erecho penal del enemigo.ct -atriotic! de Estados Inidos. llegando a compararlo con el derecho penal de autor! que pregonaban los nazis. Oalencia. la cual faculta al /@C. admitir estas posturas del 3erecho penal del enemigo. el combate adecuado a la peligrosidad del enemigo solo podrá ser alcanzado mediante el vencimiento o eliminaci"n de dichas garantías durante la guerra que desata el Estado# -ara claro e(emplo tenemos a Estados Inidos e Cnglaterra que no han tenido empacho en posicionarse en esta corriente. -atricia.o penal del enemigo En este punto podemos se9alar la postura de Du9oz Aonde. detener a ciudadanos o recabar informaci"n de las empresas datos sobre sus clientes o traba(adores5 también están las medidas e$cepcionales de detenci"n gubernativa por tiempo indefinido de e$tran(eros sospechosos de terrorismo en Cnglaterra# Posturas en contra del Derec. lo que significa que la pena se dirigirá hacia hechos futuros. &''<# .B. Espa9a.. el cual indica el grave peligro que representa para el Estado de 3erecho y para los derechos fundamentales. está comparaci"n es bien fundada pues para ellos no importaba el delito sino la . no han recurrido a maquillarse como Estados garantistas. su guerra es por demás conocida.E3? A. así como las arbitrariedades que se cometen en ella# @asta con mencionar el . Oéase4 /. no a sancionar los hechos cometidos# 7e trata de la eliminaci"n preventiva de la fuente de peligro que representa el hombre que se considera peligroso!#0 )omando como (ustificaci"n lo anterior. el Estado ya no dialoga con los ciudadanos para que se mantenga la vigencia de la norma. sino combate de sus enemigos. sin necesidad de control (udicial.@.

-uebla. p# %H& .perversi"n (que no es más que otra palabra para denominar a la peligrosidad)#%' -or su parte Euigi /erralloli opina que se trata de una negaci"n del derecho penal. quedan suprimidas las garantías individuales. entonces tenemos la 1+ DIQ?P A?B3E. se desconocen los derechos humanos. no e$isten garantías en materia de pruebas. desde la presunci"n de inocencia hasta la carga de la prueba y de los derechos de la defensa!#%& 7i analizamos detenidamente las desventa(as que representa el 3erecho penal del enemigo quedan más que manifiestas. desde el principio de legalidad al de culpabilidad. &''2. /rancisco. Oalencia. @uenos . podemos ver otro de los más claros e(emplos de su implementaci"n de este derecho penal en sobre el modelo Guantánamo# En el que se cancela el habeas corpus para todos aquellos que no son sus ciudadanos. del delincuente como enemigo tiene aptitud bastante para arrollar todas las garantías del derecho penal. la disoluci"n de su papel y de su íntima esencia. se establecen tribunales militares especiales. &''2. que hace del delincuente y el terrorista un enemigo a suprimir y no a (uzgar# Aonvirtiendo este modelo de derecho en terrorismo penal o un derecho penal terrorista y criminal# Dientras que por su parte 6a. p# 0# 12 P.EE?EC.ires. Euigi. Dé$ico. se les priva de la libertad por tiempo ilimitado sin contar con una acusaci"n formal.l. 6evista -enal. dado que la figura del enemigo pertenece a la l"gica de la guerra. que es la negaci"n del derecho. del mismo modo que éste es la negaci"n del derecho!# %% 7iguiendo las ideas de este autor. detenciones.//.l Paffaroni plantea que la concepci"n del terrorista. registros. &''G.#A#.n del derecho (enal !. retomando al país vecino del norte.rgentina. De nuevo so*re el Derecho Penal del Enemigo !. CI7K 6evista del Cnstituto de Aiencias +urídicas del Estado de -uebla . p# %&H# 11 /E66. quedan suprimidas totalmente las garantías procesales. n. etc# 7i no se tiene un Estado de 3erecho. . Espa9a. Entorno a la cuesti"n penal!# Aapítulo4 El 3erecho penal liberal y sus enemigos!. Editorial @ de /. manifiesta que el 3erecho penal del enemigo se identifica abiertamente con el esquema de la guerra.m# %0. El Derecho (enal del enemigo + la disoluci.6?BC. Eugenio 6a.

blica5 se les permite a las autoridades difundir el terror# . Estados Inidos no firma )ratados Cnternacionales que puedan comprometer sus recurrentes prácticas y su investigaci"n!# El cual sin darnos cuenta hemos ido adoptando con suma naturalidad y arbitrariamente. dos conceptos que no son más contrarios entre sí. abusos cometidos por las fuerzas del orden federal# El 3erecho penal del enemigo legitima estas prácticas. tal punto ha llegado la permisibilidad de este 3erecho penal. cuenta con un manual que imparte diferentes directrices sobre el trato (ya sea trato humano y las propias torturas) al que debe ser sometido todo aquel que haya sido tomado prisionero sospechosos de realizar actividades contrarias a la seguridad de Estados Inidos# MA"mo se le puedo llamar 3erecho! a algo que permite todas estas arbitrariedadesN . fusiona los conceptos derecho penal y guerra.puerta abierta para que este 3erecho penal del enemigo se convierta en un crímenes en contra de la humanidad. coe$isten en perfecta armonía# 7e legitima la guerra como un medio para mantenimiento del orden. que la AC. confesiones (en la mayoría de los casos falsas) y al mismo tiempo provocar una intimidaci"n generalizada. torturas y una enorme lista de arbitrariedades. siendo completamente incongruentes5 por un lado se realiza una reforma que incluye a los derechos humanos en el artículo primero de nuestra Aonstituci"n y por el otro lado se incrementan las denuncias por desapariciones forzadas. enviando un mensa(e a todos aquellos enemigos! que no han sido capturados# Aon el argumento de que se trata de una vertiente del 3erecho penal. hacer uso de la tortura para la obtenci"n de declaraciones. se avala prácticas de tortura en secreto en bases militares o sitios ale(ados de la vista p. no solo a nivel interno sino también e$terno# sistema de . algo que de(a perfectamente claro que el Estado de 3erecho no e$iste y no pretenden que e$ista pues para ser fieles a sus ideales de perseguir a sus enemigos. pero ba(o está corriente resultan ser lo mismo.

puesto que son el escudo de demasiadas arbitrariedades que se cometen. pues al final de cuentas si no era culpable la víctima. inventar nuevos castigos. como en cualquier guerra# En simples y llanas palabras. se (uzgan por adelantando. en lugar de implementar políticas para la prevenci"n del delito5 su interés principal ahora es reprimir. en pro de reKestablecer el Estado de 3erecho. en una ilusi"n5 en algo que de(a de e$istir en pro del bien com. en aumentar las penas.unque se diga que solo desaparece para los enemigos del Estado. el 3erecho penal del enemigo permite que e$istan colaterales!. puedo se9alar que no compartimos los postulados de la corriente del 3erecho penal del enemigo. y nuestro país lo ha adoptado con la delincuencia organizada. Mcuánto tiempo va a pasar antes de que se nos castigue también por el pensarN )odo pareciera que nos encaminamos a un Estado totalitario y paranoico# da9os In Estado que está más empe9ado en castigar. que son desproporcionados.n# . pareciera que se nos estigmatiza por el simple hecho de pensar en la acci"n. . convirtiéndonos en una amenaza# Buestras acciones de(an de ser (uzgadas en el momento de cometerlas. se autoriza y se ve bien los abusos de autoridad por parte de las fuerzas de seguridad5 se le da un respaldo total a la militarizaci"n y todo lo que ello implica# Eos derechos humanos y las garantías individuales de(an de e$istir. simplemente el Estado de 3erecho se convierte en una utopía. equiparar un acto terrorista con un crimen. generando la asimetría entre guerra derecho y guerra# Estados Inidos creo esta confusi"n y fusi"n a partir del terrorismo. en la cual no importa si se trata de un delincuente o de un civil quien caiga en combate. se ha criminalizado al enemigo y por ende se ha militarizado la (usticia# 3e manera personal. quien nos asegura que nosotros no nos convertiremos en esos enemigos solo por la simple sospecha o presunci"n de que podemos ser su(etos peligrosos y lleguemos a violentar al Estado. se olvidaron de él nuestros gobernantes y comenzaron una verdadera cacería de bru(as.Este es uno de los mayores errores de esta corriente.

nos enfilamos peligrosamente al hecho de solo conservar rehenes! cuando representen una fuente de informaci"n o beneficio. pues ya se cuentan con centros clandestinos para la tortura y detenci"n de todos aquellos enemigos! del Estado y del orden establecido# En nuestro país. pues ya hemos visto que la tasa de muertes se ha elevado casi un 8'' porciento5 hemos llegado al punto en que no sabemos si se trata de e(ecuciones del crimen organizado o si son da9os colaterales!. la lucha contra el crimen organizado no es una (ustificaci"n para adoptar estas políticas. se prefiere eliminar# Aomo se trata de una guerra.de(o de importarle tratar! de reinsertar o readaptar al su(eto. lo que de(a claro que el 3erecho penal del enemigo no beneficia en nada a una sociedad y mucho menos a un Estado# . en caso contrario lo me(or es eliminarlos# MAuánto tiempo nos falta antes de abrir centros de concentraci"n como los nazisN -orque al adoptar el 3erecho penal del enemigo. estamos siguiendo estos pasos5 aunque no distamos mucho de esto.