Carta de sacerdote Orlando Yorio (Destapando la doble cara de Jorge Mario Bergoglio) Desde la elección de Jorge Mario Bergoglio

como nuevo Papa (Francisco I), los medios de comunicación continuamente lo han elogiado, catalogándolo como un hombre que le ofrecerá a su iglesia provechosas reformas, gracias a el carisma y sencillez, que estratégicamente ha venido utilizando para ganar empatía y enmendar una trayectoria de crímenes y encubrimientos que se han hecho aún más patentes las últimas dos décadas en torno a esta organización. No obstante, en el documento que compartiremos a continuación, usted será testigo de que la cara que el Papa Francisco mantiene hoy, nunca la demostró, durante su carrera antes de hacerse del emporio vaticano, esto lo sabe mucha gente en la Argentina quien conoce y ve claramente su doble juego. Para nadie es un secreto que escalo muy rápido Dicha carta fue escrita por el sacerdote jesuita Orlando Yorio durante su exilio en el año 1976. El mismo permaneció secuestrado junto con otro sacerdote, Franciso Jalics por 5 meses en el 76 durante la dictadura argentina. Yorio en su carta, expresa dudas de la coherencia de los actos y de la honestidad de Bergoglio, quien siendo provincial de la Compañía de Jesús en los años correspondientemente mencionados, nunca les tendió la mano ni los protegió al ellos acudir a él para que se aclarasen las acusaciones y cesaran los rumores en su contra, más bien los desprestigio creando informes negativos ante los obispos a los que acudían para que no los recibieran en sus diócesis y para que fuesen expulsados ya que representaban un “daño” para la Compañía. Es muy curioso, que al presente se ha hecho muy famosa la frase del papa Francisco: "Una iglesia pobre para los pobres", Siendo que esta carta demuestra que esta ideología nunca fue parte del carácter de Bergoglio durante sus años como provincial. Por el contrario, en reiteradas ocasiones les instó a disolver las comunidades que habían formado trabajando entre los pobres con la metodología basada en el principio de la convivencia, para la renovación de la vida religiosa. A la vez que les aconsejaba que se fueran de la Compañía, por causa de las aparentes presiones provenientes de Roma y toda la Argentina, más nunca les expuso claramente cuáles eran. Orlando Yorio, fue secuestrado e interrogado, porque se habían recibido serias acusaciones de que era guerrillero, sin embargo el haberlo tomado preso había causado serias reacciones de la iglesia y de muchos sectores del país, por ser un buen sacerdote por lo que sería liberado, pero se le afirmó que su error había sido el haberse ido a vivir junto a los pobres, que esa era una interpretación errada y materialista del evangelio ya que cuando Cristo se refería a la pobreza era en el aspecto espiritual y que en la Argentina los pobres eran los ricos y a ellos era a quien tendría que atender. Entendemos ahora, a quienes se refiere Bergoglio, cuando habla de pobres para

su iglesia pobre y del concepto materialista que esta frase encierra. Hoy, la familia del sacerdote Yorio, y varios testigos afirman que el propio Bergoglio fue quien escribió y difundió los malos informes en contra de Yorio y Jalics.

Graciela Yorio, hermana de Orlando, presentó esta misma carta como evidencia cuando le toco testificar ante la MegaCausa ESMA, el pasado Abril de 2013. Asimismo, declaró que en una de las varias reuniones con Bergoglio para pedir información, luego de que su hermano fuera secuestrado, cuando ella le cuestionaba acerca de los informes, él le respondía: “yo siempre hice buenos informes sobre ellos”, “¿quieres que te los muestre? y daba la vuelta y nunca se los mostraba.

La familia Yorio sigue manteniendo su posición para que se haga justicia y se les pida perdón, que se le aclare al mundo que la apariencia de bondad y comprensión que actualmente tiene el Papa, no es su verdadera esencia ya que él nunca demostró esto hacia Yorio y Jalics. Sacerdotes que sufrieron secuestro a causa de sus informes, y de su actitud poco honesta para ayudarlos. No ofreciéndoles soluciones concretas a su situación política y forzar su expulsión del sacerdocio y el exilio. Ella pregunta: ¿Por qué las personas que piden justicia tienen que acallarse por causa de los que les deben disculpas ocupan altos cargos?

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful