Página 1 de 2

INFORME DE ESTRATEGIA
Semana del 11 de febrero de 2008

En un tira y afloja
ESTRATEGIA CALENDARIO

BARÓMETRO

BARÓMETRO
RENTA FIJA Después de otra semana de fuerte ampliación de pendientes, el recorrido a la baja en las rentabilidades de la deuda (subidas en precios) se encuentra cada vez más agotado, especialmente en los tramos cortos de la curvas. En este contexto, mantendríamos duraciones cortas en cartera. EL EURO El euro ha acusado las primeras señales de cambio en el discurso del BCE, depreciándose más de un 2% frente al dólar la semana pasada. A corto plazo, todavía pueden pesar las expectativas confirmadas de recortes de tipos en EEUU. Por tanto, existe riesgo de retorno a la parte alta del rango 1,44-1,49 EUR/USD. RENTA VARIABLE El frente macro y las noticias del ámbito financiero volverán a ser los catalizadores para unas bolsas cuyos niveles de soporte (mínimos de enero) están avalados por los niveles de valoración y los estímulos monetarios desde los bancos centrales. No variamos un ápice la estrategia defensiva, centrándonos en sectores poco apalancados al ciclo: Telecomunicaciones, Utilities, Salud y Alimentación.

ESTRATEGIA

Tal y como hemos venido apuntando en nuestros últimos informes, la probabilidad de que el flujo negativo de noticias desde el ámbito macro y micro continuara pesando sobre los mercados a corto plazo era elevada. El comportamiento de las bolsas durante la semana pasada escribió un nuevo capítulo de esta historia. A los riesgos asociados al sistema financiero (no tanto derivados de los resultados bancarios como de la amenaza que sigue sobrevolando el sector de las aseguradoras monoline ) se unió el deterioro de las perspectivas cíclicas ligado al descenso de los índices de confianza del sector servicios en todas las economías desarrolladas. Sin incrementarse la percepción de deterioro en el seno del sistema bancario en los últimos días (de hecho, los resultados publicados la semana pasada en la banca europea pueden ser calificados de positivos -Santander- o algo mejores de lo esperado -Deutsche Bank), todavía no se ve luz al final del túnel. Básicamente por la alerta permanente en la que se encuentra inmerso el negocio monoline y las implicaciones que sobre los balances bancarios puede tener una rebaja de su calificación crediticia. Ahora mismo la clave hay que buscarla en los avances en los procesos de recapitalización de estas compañías. Y por el momento, están siendo muy reducidos. Los riesgos en este frente no pueden darse, ni mucho menos, por cerrados mientras no tome cuerpo el plan de rescate esbozado hace tres semanas y en tanto el grueso del sector no consiga ampliar capital, uno de los requisitos para que no acaben materializándose las temidas rebajas de rating . A día de hoy, sólo MBIA ha conseguido ampliar capital por valor de 1.000 millones de dólares. De otras firmas relevantes del sector, como Ambac o FGIC, no hay noticias al respecto.

Página 2 de 2
Fuera del ámbito financiero, el panorama macro cobra tintes de deterioro al hilo del pobre comportamiento de los índices de sentimiento dentro del sector servicios, que dibujan un escenario de débil crecimiento económico en la primera mitad de 2008. Especialmente demoledor, por la cuantía de la caída (desde 54,4 hasta 41,9), la mayor de su historia, ha sido el ISM de servicios en EEUU. Aunque habrá que esperar a la publicación de un par de lecturas más para confirmar un diagnóstico coherente con una fuerte desaceleración de la actividad en los próximos meses, el dato nos pone sobre la pista de un crecimiento muy parco del consumo privado en los dos trimestres venideros. Sin embargo, seguimos sin contemplar una recesión (conceptuada como dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo) ya que, en la primera mitad del ejercicio, esperamos que el sector exterior compense de manera parcial el deterioro esperado para la demanda interna en un contexto de debilidad del dólar y de las importaciones asociado a un menor consumo, y de cara a la segunda mitad del año, el estimulo monetario introducido por la Fed (y el que falta por venir) y el plan de estímulo fiscal aprobado por el Congreso la semana pasada (por una cuantía algo superior a la prevista, 168.000 millones de dólares durante los dos próximos años) constituirían factores de apoyo. Un apoyo que en Europa debería empezar a llegar desde los bancos centrales, sin esperar ni mucho menos la contundencia de la Fed. Ya lo ha hecho el Banco de Inglaterra, con un recorte de 25 p.b. el pasado jueves. ¿Y lo hará el BCE? Pensamos que sí, al hilo de los cambios que introdujo en su discurso en la última reunión. A raíz de reconocer que la incertidumbre acerca de la evolución futura para la economía es elevada y eliminar las referencias de que el crecimiento se mantendrá en línea con el potencial en 2008, entendemos que el primer recorte podría adelantarse al mes de abril-mayo. El mercado ha acentuado sus expectativas hasta 75 p.b. de estímulo acumulado en el año (de momento, nosotros seguimos apostando una cuantía de 50 p.b.).

CALENDARIO DE PRÓXIMOS ACONTECIMIENTOS