You are on page 1of 2

¿Por qué es la mujer el lugar privilegiado donde se enfrenta la prohibición y el deseo?

La mujer representa el punto de sumisión y de debilidad frente al seductor: la serpiente tienta al hombre a través de la mujer. Más que sexo (femenino) lo que podemos denominar la mediación de la debilidad, la fragilidad del hombre. Esta fragilidad consiste en el tipo mismo de finitud del hombre . Su finitud es una finitud inestable, pronta a girar hacia el “infinito malo” (pseudo), su finitud, en tanto finitud ético, es fácil de seducir por perversión del límite que lo constituye. La estructuro de una libertad finita, la que constituye una ocasión para la caída. En este sentido, la libertad era la que hacia posible el mal. La mujer representa aquí ese punto de resistencia mínima de la libertad finita ante la llamada del pseudo, del “infinito malo”. Cualquier mujer y cualquier hombre son Adán; cualquier hombre y cualquier mujer es Eva; cualquier mujer peca en Adán; cualquier hombre es seducido en Eva (Hamlet – fragilidad, tu nombre es mujer). Finitud ética como ocasión de caída y sobre el estallido de esa finitud en un deseo infinito y en la ley hostil. La pregunta es: ¿Qué significa la serpiente? El Yahvista no especula sobre su naturaleza, ni sobre su origen de su astucia. Está ahí y ya es astuta (estamos lejos de la concepción de satanás del periodo Persia y griego). La serpiente es más antiguo, anterior que el hombre. ¿Por qué no haber reducido el origen del mal a Adán? ¿Por qué haber conservado y al mismo tiempo, introducido una figura exterior? El Yahvista habría dramatizado, con la figura de la serpiente, un aspecto importante de la experiencia de la tentación: cuatro ideas importante, 1.- la experiencia de cuasiexterioridad; 2.- la tentación sería una especie de seducción desde fuera; 3.- se convertiría en complacencia para la aparición que sitia al “corazón”; por ultimo 4. pecar sería ceder. Interpretación sobre la serpiente: 1.- La serpiente sería, por consiguiente, una parte de nosotros mismos que no reconocemos; sería la seducción de nosotros por nosotros mismos, proyectada en el objeto de la seducción (Santiago: 1, 13-14 que nadie diga que Dios me tienta….., sino cada cual se siente tentado cuando es atraído y seducido por su propia codicia). 2.- La serpiente representa, pues, ese aspecto pasivo de la tentación, que flota en la frontera entre el adentro y el afuera (decálogo llamada la codicia - decimo). Llevando al término esta interpretación decimos, que la serpiente representa la proyección psicológica de la codicia. Es la imagen del fruto. Nuestro propio deseo se proyecta en

el objeto deseable. este aspecto de caos es una estructura del universo. en primer lugar. no es el Malvado. se puede decirse. por eso. cada cual encuentra el mal ya allí. sino el malvado en segundo lugar. La intención del tema de la serpiente. por consentimiento de un fuente del mal (relato bíblico escribe como astucia animal). Para él (hombre) comenzar es continuar (con la expresión del Gabriel Marcel: significa pecar y el mal es lo que yo no hago nada más que continuar. por epíteto. pero volviendo a comenzar a su vez. . Pecar es ceder. lo encuentra. entre nosotros y afuera. Serpiente es el mal derrotado (que se arrastra) pero que no fue eliminado definitivamente. Por consiguiente: La serpiente representa. repitiendo el mismo acto con el que empezó y a través del cual se introdujo) El mal está también en la estructura cósmica. una parte de la zona de nuestro mundo que nos afronta como caótica. Así la serpiente simboliza algo del hombre y algo del mundo. se hace malo por un especie de contra-participación. de contra-imitación. la crueldad de la naturaleza. la serpiente ya está ahí. sino malo. sustantivamente. Hay pues una anterioridad del mal con respecto asimismo. el malvado por seducción. es el envés de lo que comienza. malvado. una parte del microcosmos y una parte de macrocosmos. en el jardín de Edén. esta situación: en la experiencia histórica del hombre. aquí que cada cual encuentra y continúa. cuando se ata así mismo (en eso consiste el mal) el hombre acusa al objeto para disculparse asimismo. el Maligno. el caos dentro de mí. Finalmente la serpiente significa que el hombre no comienza el mal. hay que decir que el hombre no es el malvado absoluto. nadie comienza de un modo absoluto.