You are on page 1of 4

Universidad de Málaga Facultad de Ciencias de la Educación

Historia de la Escuela
La Educación durante la Segunda Republica

Autores: Francisco Javier Mora Martín Juan José Reyes Muñoz Álvaro Peña Rojas

21 de Enero del 2014

En primer lugar hablamos del contexto histórico de la segunda republica. El 14 de abril fue proclamada la republica, en la misma se veía la esperanza de una nueva España, de una España más justa y moderna. Alfonso 13 abandona el palacio rumbo a un exilio voluntario y Nieto Alcalá-Zamora se convirtió en presidente del Gobierno Provisional elaborando la nueva Constitución de diciembre del 1931. Esta republica se divide en tres etapas. Por una parte nos encontramos con el primer bienio que va desde el 1931hasta el 1933, la cual fue presidida por Manuel Azaña durante la coalición republicano-socialista, llevándose a cabo en esta etapa diversas reformas. Posteriormente se produce el segundo bienio, que va desde el año 1933 hasta el año 1935, famosamente conocido como el bienio negro, el cual fue gobernado por Alejandro Lerroux, perteneciente al partido republicano radical, que estuvo apoyado por la CEDA e intento retroceder las reformas llevadas a cabo en el primer bienio. Y por ultimo nos encontramos con la tercera etapa, la cual se caracterizo por el triunfo del frente popular, pero esto solo pudo gobernar en paz durante 5 escasos meses debido al golpe de estado producido el 17 y 18 de julio del 1935, desembocando todo esto en una guerra civil Española. El fin de la republica en territorio español fue llevada a cabo por el general Francisco Franco, celebrándose elecciones el 28 de Junio de 1931, siendo Manuel Azaña elegido jefe de gobierno y se elabora la Constitución de la Segunda República Española. España se proclamó como: “una república de trabajadores de toda clase”, fijó la separación de la Iglesia y el Estado, reconoció matrimonio civil y el divorcio, y se estableció que el jefe del Estado estaría formado por un colegio compuesto por Diputados y compromisarios. Una vez aprobada la Constitución de 1931, Niceto Alcalá-Zamora fue elegido presidente de la República, formándose el primer gobierno ordinario el cual es presidido por Manuel Azaña, comenzando así el primer periodo conocido como primer bienio, el republicano-socialista. En 1931, con la llegada de la Gran Depresión Económica, crecía el desempleo en las ciudades y se incrementaba el subempleo en el campo, aunque aumentaba el sentimiento de inseguridad de los trabajadores que tenían empleo, mientras que la iglesia católica luchaba por conservar sus privilegios antes las reformas republicanas El problema social que envolvería a la República giraba en torno a los dos grandes sindicatos: anarquista y socialista.

El anarquismo siguió creciendo especialmente en Andalucía y Cataluña, agrupados en una organización anarcosindicalista, CNT, su instrumento era “La huelga revolucionaria”. Por otra parte el movimiento socialista dio a España la prosperidad económica y consciencia política. Su principal dirigente, F. Largo Caballero, fue nombrado Ministro de Trabajo. Las piezas básicas fueron: La ley de Contratos de Trabajo y La ley de Jurados Mixtos. La lentitud de las reformas y el desempleo hizo que los socialistas abandonaran el gobierno y se realizarán nuevas elecciones en el año 1933, empezando asi el llamado el periodo “bienio negro” que gobernarán la derecha republicana, derecha católica y Partido Agrario. La CEDA(confederación Española de Dchas. Autónomas) fue el primer partido católico de masas en España. Su líder, Gil Robles se convirtió en el ídolo de la España conservadora. La izquierda estaba alarmada, pensaban que detrás se escondía la amenaza del fascismo. Debido a esto se formo un gobierno de centro dirigido por el jefe del Partido Radical, Alejandro Lerroux. Se formó un gobierno de centro dirigido por el jefe del Partido Radical, Alejandro Lerroux. Se propuso la sustitución de las escuelas religiosas por las escuelas laicas. Pero Lerroux dimitió debido a la negativa inicial del presidente de la República, Alcalá Zamora a firmar el decreto por el que se amnistiaba a los militares implicados en el intento de golpe de estado de Sanjurjo Ricardo Samper lo sustituyó y posteriormente éste también dimitió. El movimiento revolucionario fracasó en todo el país a excepción de Asturias. Posteriormente comienza la contrarreforma de la República: se puso fin a la política reformista agraria. Se presentó en las Cortes un anteproyecto que proponía el cambio o la supresión de 41 artículos de la Constitución de 1931. El Partido Radical se desestructuró y el 1936 el presidente de la República disolvió por segunda vez las Cortes, convocándose de esta manera nuevas elecciones en el año 1936. La campaña electoral duró desde el 4 hasta el 16 febrero de 1936. Se formó el Frente Nacional o de Orden dirigido por Gil Robles. El partido que ganó las elecciones fue el Frente Popular, cuyo líder era Manuel Azaña quien alejó de los centros de poder a los generales republicanos y llevó a cabo una amnistía de los condenados en 1934, liberando a presos políticos y sociales.

Tambien devolvió el puesto a los alcaldes y concejales suspendidos durante “el bienio negro”, decreto la readmisión de los trabajadores despedidos en el año 1934.