You are on page 1of 48

e

l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
1
La mirada desde el Ministerio de Educación
Entrevista a:
MARCO PALACIOS
Entrevista a:
MARCO PALACIOS
COLOMBIA EN
ÉPOCA DEL
BICENTENARIO
COLOMBIA EN
ÉPOCA DEL
BICENTENARIO
El Bicentenario un movimiento continental
que debe privilegiar el análisis crítico
eleducador
Año 3 • NÚMERo 8 • AbRil 2010 www.eleducador.com
P
á
g
.

3
0
P
á
g
.

1
6
P
á
g
.

4
3
La mirada desde el Ministerio de Educación
LAS RUTAS DEL
BICENTENARIO:
un recorrido
por la historia
RESPETO POR
LO PROPIO Y LO AJENO
Resolviendo los conflictos
de convivencia
TOTÓ LA MOMPOSINA
Y JOSE GAVIRIA
Hablan
de educación
VALOR COLOMBIA: $10.000.00
El Bicentenario un movimiento continental
que debe privilegiar el análisis crítico
y
VALOR COLOMBIA: $10.000.00
Eleducador 8.indd 1 4/8/10 3:12:38 PM
EDITORI AL
Pág. 4
TEMA CENTRAL
Pág. 35
El aula digital
¿una necesidad o una moda?
TECNOLOGÍ A
El Bicentenario:
un movimiento continental
que debe privilegiar el
análisis crítico
Pág. 24
ENTREVI STA
Aprendiendo
con el Bicentenario...
No. 8 Abril de 2010
Director
Juan Camilo Ortegón Sánchez
Consejo Editorial
Luis Carlos Gil Quiceno
Germán Sánchez Pardo
Manuel Alfonso Guevara
Luz Marina Sierra Fajardo
Imelda Teresa Florián F.
Adriana González Navarro
Nelly Vargas Camargo
Patricia Ospina Rosero
Andrea Escobar Vila
Alexander Obonaga Palau
Columnista
José Alberto Mesa B., S.J.
Periodistas
Leidy Natalia Herrera Eslava
Alejandro Moñino Vidales
Nidia Patricia Sánchez Saldarriaga
Diagramación y armada
Cristina Castañeda Pedraza
Ignacio Martínez-Villalba T.
Imágenes y fotografías
[Jupiterimages] / SLIDE DEPOT
Digital Vision
Grupo Norma
Avenida El Dorado No. 90 – 10.
Teléfono 4106355 Ext. 12134
Bogotá, Colombia.
Correo electrónico:
revista@eleducador.com
http://www.eleducador.com
iSSN: 2011-6101
Impreso en Colombia
Impreso por:
Editora Géminis Ltda.
Abril de 2010
Con la llegada del Bicentenario
de la Independencia, se abren para
los docentes e instituciones educati-
vas del continente un sin número de
oportunidades para descubrir y ense-
ñar las múltiples miradas a 200 años
de investigación, de avance científico,
de historia y cultura. Un espacio para
que todas las áreas del conocimiento
escolar se reúnan en esta celebración
y desde su perspectiva de aprendizaje,
puedan contribuir al reconocimiento
de los factores multiculturales que
definen nuestra identidad.
Vale la pena reconocer a aquellas
instituciones que han utilizado la dis-
culpa del Bicentenario como un pro-
yecto escolar para este 2010, dándole
cabida a toda la comunidad que la
conforma. Así mismo, los invitamos a
que aprovechen y den a conocer las
mejores prácticas académicas, para
que el espíritu de celebración que ya
invade a los países refleje provecho y
reconocimiento que los estudiantes le
den a un proceso que marca las histo-
rias de América Latina.
Juan Camilo Ortegón Sánchez
e
le
d
u
ca
d
o
r
A
��
�� �




La mirada desde el Ministerio de Educación
Entrevista a:
MARCO PALACIOS
Entrevista a:
MARCO PALACIOS
COLOMBIA EN
ÉPOCA DEL
BICENTENARIO
COLOMBIA EN
ÉPOCA DEL
BICENTENARIO
El Bicentenario un movimiento continental
que debe privilegiar el análisis crítico
eleducador
AÑC 3 · NÚM£RC 8 · AßRIL 2010 www.eleducador.com
P


. �

P


. �

P


. �

La mirada desde el Ministerio de Educación
LAS RUTAS DEL
BICENTENARIO:
un recorrido
por la historia
RESPETO POR
LO PROPIO Y LO AJENO
Resolviendo los conflictos
de convivencia
TOTÓ LA MOMPOSINA
Y JOSE GAVIRIA
Hablan
de educación
VALOR COLOMBIA: $10.000.��
El Bicentenario un movimiento continental
que debe privilegiar el análisis crítico
y
VALOR COLOMBIA: $10.000.��
Eleducador 8.indd 2 4/8/10 3:12:41 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
3
TEMA CENTRAL
Primeros trazos
Pág. 32
TENDENCI AS
Pág. 31
Recomendados:
Música y libros.
RECOMENDADOS
TECNOLOGÍ A
Pág.43
ESTI LO DE VI DA
Pág. 1 9
Manejo del tiempo
Organización: la clave
Pág. 1 6
Respeto por lo propio
y lo ajeno
¿Cómo resolver estos conflictos de
convivencia?
SI TUACI ONES DE AULA
ENTREVI STA
Pág. 46
Las rutas del Bicentenario
un recorrido por la historia
VI AJEROS
El Bicentenario:
el dasafío continúa
COLUMNA
Pág. 1  
ARTÍCULO
Colombia en época del
Bicentenario
Pág. 3 
PERSONAJES
Totó la Momposina
Jose Gaviria
hablan de educación
Pág. ????
Que cada quien construya
la Historia con su propia
Historia
ARTÍ CULO
Eleducador 8.indd 3 4/8/10 3:12:48 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
4
TEMA CENTRAL
Por Alejandro Moñino Vidales
Aprendiendo
con el
La mirada desde el Ministerio de Educación
Bicentenario...
Foto, Ministerio de Educación Nacional. Fernando Ruíz
Como primera medida, mediante
el decreto 446 de 2008, el Gobierno
decidió crear la Alta Consejería Pre-
sidencial para el Bicentenario de la
Independencia, que en palabras de
María Cecilia Donado, Alta consejera
para el Bicentenario, tiene la misión
de “articular todos los proyectos del
Gobierno nacional encaminados a la
celebración del Bicentenario de nues-
tra independencia”. Así mismo, desde
la Alta Consejería se realizan visitas
a “todas las regiones del país, para
que todos sean partícipes y presen-
ten proyectos en los cuales se sientan
comprometidos y muy orgullosos de
ser colombianos”.
De la misma forma, “la empresa
privada, a través de la Fundación Bi-
centenario que se creó en octubre
de 2008, ha venido liderando varios
proyectos académicos que se han
trabajado muy de la mano con la Alta
Consejería. Gracias a los recursos allí
recaudados se realizó, por ejemplo, el
L
a importancia que tiene esta conmemoración ha motivado al Gobierno nacio-
nal, además de muchas instituciones y sectores de la sociedad, a promover
iniciativas en diferentes campos para celebrar y marcar un punto de reflexión
en esta importante fecha para el país.
Eleducador 8.indd 4 4/8/10 3:12:49 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
5
Por Alejandro Moñino Vidales
Aprendiendo
con el
La mirada desde el Ministerio de Educación
Bicentenario...
Como primera medida, mediante
el decreto 446 de 2008, el Gobierno
decidió crear la Alta Consejería Pre-
sidencial para el Bicentenario de la
Independencia, que en palabras de
María Cecilia Donado, Alta consejera
para el Bicentenario, tiene la misión
de “articular todos los proyectos del
Gobierno nacional encaminados a la
celebración del Bicentenario de nues-
tra independencia”. Así mismo, desde
la Alta Consejería se realizan visitas
a “todas las regiones del país, para
que todos sean partícipes y presen-
ten proyectos en los cuales se sientan
comprometidos y muy orgullosos de
ser colombianos”.
De la misma forma, “la empresa
privada, a través de la Fundación Bi-
centenario que se creó en octubre
de 2008, ha venido liderando varios
proyectos académicos que se han
trabajado muy de la mano con la Alta
Consejería. Gracias a los recursos allí
recaudados se realizó, por ejemplo, el
L
a importancia que tiene esta conmemoración ha motivado al Gobierno nacio-
nal, además de muchas instituciones y sectores de la sociedad, a promover
iniciativas en diferentes campos para celebrar y marcar un punto de reflexión
en esta importante fecha para el país.
Encuentro Internacional con nuestra
Historia, en Cartagena el pasado mes
de octubre, en el que participaron 34
colombianistas de 10 países”, asegura
María Cecilia Donado.
En la conmemoración del Bicente-
nario, están involucrados, también,
varios ministerios. El de Tecnologías
de la Información y Comunicaciones,
con proyectos de crónicas en televi-
sión, una emisora web sobre el Bicen-
tenario con diseños y exposiciones de
estampillas de correo. Por su parte, el
Ministerio de Comercio, Industria y
Turismo se ha enfocado en promover
como destinos turísticos las regiones
que conforman la Ruta Libertadora.
El Ministerio de Ambiente, Vivienda y
Desarrollo territorial, adelanta proyec-
tos de vivienda prioritaria y restaura-
ción ecológica. El Ministerio de Cultu-
ra, tiene un completo cronograma de
actividades que abarca entre otros ,
escuelas de música bicentenaristas; en
teatro y danza, el programa Escenas
de la Independencia, Centros munici-
pales de memoria, series de televisión,
Biblioteca de literatura afrocolombia-
na y programas enfocados en los pue-
blos indígenas. .
Bicentenario y educación
Por supuesto, el Ministerio de Edu-
cación Nacional se ha sumado a esta
celebración, a través del programa
Historia Hoy: Aprendiendo con el Bi-
centenario de la Independencia. Para
conocer más a fondo sobre esta inicia-
tiva, la revista El Educador consultó a
la historiadora y literata Laura Barra-
gán Montaña, gerente del programa
Historia Hoy.
Inicialmente, resulta significativo
saber por qué el Bicentenario repre-
senta un hecho importante para ser
abordado desde el campo educativo,
a lo cual Laura Barragán afirma: “las
efemérides tienen un gran impacto
en lo que se hace en las escuelas y en
general en el sector educativo. Esta
Eleducador 8.indd 5 4/8/10 3:12:50 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
6
efeméride es importante y se desta-
ca porque brinda una oportunidad de
hacer un alto y reflexionar sobre cómo
estamos aprendiendo y enseñando la
historia, no sólo de la independencia,
sino en general. Eso nos permite como
Ministerio posicionar el tema del de-
sarrollo de competencias científicas
(…) El Bicentenario como efeméride
significa, no sólo una oportunidad
para reflexionar sobre el pasado, sino
también de proyectarnos al futuro de
cómo queremos que se transformen
las prácticas pedagógicas, con qué
materiales queremos que se aprenda,
qué temas queremos que se ense-
ñen, quiénes queremos que sean los
protagonistas, si queremos que sean
los niños quienes investiguen o nos
mantenemos en el esquema de los
contenidos, la memoria, los héroes,
los hombres y las batallas.”
Bajo esta perspectiva, el progra-
ma Historia Hoy: Aprendiendo con el
Bicentenario de la Independencia se
compone de tres etapas. “La primera,
se llama Los Estudiantes Preguntan
y comenzó en 2008. Como resultado
recibimos 16.501 preguntas, de 533
municipios, de 1.951 instituciones
educativas, de las cuales selecciona-
mos las 200 más representativas y ge-
neradoras (…) Al mirar esas preguntas
se puede ilustrar, primero, la validez
de darle la voz a los estudiantes y, se-
gundo, como país y sector educativo,
lo que sí hemos contado y lo que no.
Son preguntas que abren un sin fin de
posibilidades temáticas y permiten
evidenciar aquellas cosas y actores
que hemos silenciado, y nos obligan
como país a asumir esos nuevos retos
de escribir las nuevas historias”, afir-
ma Laura Barragán.
La segunda etapa, que comen-
zó en 2009 y culmina en abril 30 de
este 2010, se llama Construyendo
respuestas. En palabras de la geren-
te del programa Historia Hoy, en esta
etapa se busca “no sólo que los exper-
tos respondan las preguntas, sino que
sean los mismos estudiantes quienes
traten de responderlas, es decir, que
sean los mismos estudiantes, quienes
haciendo las veces de historiadores,
investiguen. Y esa es la palabra clave
en términos pedagógicos: investigar.
Ya no es aprenderse de memoria, re-
cordar, presentar la previa y olvidar
esos contenidos al día siguiente, sino
indagar y buscar fuentes. Es encontrar
que la historia no se inventa sino que
hay que buscar esos testimonios del
pasado que tenemos en el presente.
Además, entender que la historia no
es lo que una o dos personas dijeron
y es inamovible, sino que todos tene-
mos algo que decir y que es hora de
que hagamos historias para que todos
nos sintamos identificados con ellas.
Para esta etapa el Ministerio ha
dispuesto una Colección Bicentenario,
material que respalda estos procesos
de investigación. Consiste en una co-
lección de 24 productos que en total
tiene más de 528 fuentes, es decir, no
son libros, sino recursos de distintas
versiones, fuentes de la época y ver-
siones de distintos historiadores. Esto
demuestra que no se trata de enviar a
los colegios las historias construidas,
sino aportar herramientas para que
los colegios orienten su construcción.
Para desarrollar esta segunda etapa
el Ministerio de Educación hizo una
alianza con el programa Ondas de
Conciencias en la que formó 11.600
docentes. En esta segunda etapa ya
se llevan más de 152 talleres de for-
Eleducador 8.indd 6 4/8/10 3:12:52 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
7
sean los mismos estudiantes quienes
traten de responderlas, es decir, que
sean los mismos estudiantes, quienes
haciendo las veces de historiadores,
investiguen. Y esa es la palabra clave
en términos pedagógicos: investigar.
Ya no es aprenderse de memoria, re-
cordar, presentar la previa y olvidar
esos contenidos al día siguiente, sino
indagar y buscar fuentes. Es encontrar
que la historia no se inventa sino que
hay que buscar esos testimonios del
pasado que tenemos en el presente.
Además, entender que la historia no
es lo que una o dos personas dijeron
y es inamovible, sino que todos tene-
mos algo que decir y que es hora de
que hagamos historias para que todos
nos sintamos identificados con ellas.
Para esta etapa el Ministerio ha
dispuesto una Colección Bicentenario,
material que respalda estos procesos
de investigación. Consiste en una co-
lección de 24 productos que en total
tiene más de 528 fuentes, es decir, no
son libros, sino recursos de distintas
versiones, fuentes de la época y ver-
siones de distintos historiadores. Esto
demuestra que no se trata de enviar a
los colegios las historias construidas,
sino aportar herramientas para que
los colegios orienten su construcción.
Para desarrollar esta segunda etapa
el Ministerio de Educación hizo una
alianza con el programa Ondas de
Conciencias en la que formó 11.600
docentes. En esta segunda etapa ya
se llevan más de 152 talleres de for-
mación y se está acompañando direc-
tamente a 1.052 instituciones educa-
tivas, lo que quiere decir que se tiene
13.967 alumnos respondiendo las pre-
guntas, con acompañamiento directo
del programa Historia Hoy –Ondas.
La tercera etapa del programa se
llama Historias locales, memoria plu-
ral, que irá hasta noviembre de 2010.
Tiene como objetivo que los estu-
diantes desarrollen una investigación
sobre qué pasaba en su región, en su
municipio o departamento hace 200
años, para enriquecer la mirada de lo
que pasaba en el territorio llamado
Nueva Granada. La idea es conseguir
así unas crónicas y relatos mucho
más incluyentes, concluye Laura Ba-
rragán.
Como bien lo afirma la gerente del
programa Historia Hoy, son los mis-
mos estudiantes quienes, además de
realizar preguntas de acuerdo a su
interés, deben convertirse en investi-
gadores para obtener las respuestas,
reconociendo la importancia del rol
de orientador docente.
Frente a esto Barragán asegura:
“si bien son los estudiantes quienes
están haciendo las investigaciones
directamente, nada de esto sería po-
sible sin la ayuda de los docentes. Lo
que pasa es que el rol del docente se
transforma, ya no es el que todo lo
sabe sino que se vuelve un coinvesti-
gador, se vuelve el guía del estudiante,
es el que respalda al niño, no para dar-
le las respuestas, sino para ayudarle a
El Bicentenario como
efeméride significa, no
sólo una oportunidad
para reflexionar
sobre el pasado,
sino también de
proyectarnos al futuro
de cómo queremos
que se transformen
las prácticas
pedagógicaslos
protagonistas
Eleducador 8.indd 7 4/8/10 3:12:53 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
8
buscar las fuentes en las que las pue-
de encontrar. Por esto el programa,
desde el Ministerio, ha considerado
importante acompañar esta tarea con
una estrategia de formación docente,
que con el contacto del Bicentenario
promueva y fortalezca el desarrollo de
competencias.
Frente al desarrollo de competen-
cias, la gerente del programa Historia
Hoy profundiza al afirmar que “no se
puede pensar que el Bicentenario es
algo que sólo le compete a los docen-
tes de ciencias sociales, porque las
competencias no son lo mismo que
las áreas. Hablar del desarrollo de
competencias científicas sociales no
significa que sólo se pueda hacer en
la clase de sociales. No se trata sola-
mente de incorporar distintos temas
a las reflexiones del pasado, sino de
comprender que el Bicentenario, como
conmemoración de la independencia,
como periodo, permite que los distin-
tos docentes de las áreas desarrollen
competencias. En este sentido, la no-
ción de desarrollar competencias cien-
tíficas es transversal y va más allá de
las áreas”.
Como parte del programa, el Minis-
terio de Educación ha dispuesto im-
portantes recursos en línea como el
micrositio, dentro del portal Colombia
Aprende, http://www.colombiaapren-
de.edu.co/historiahoy, donde se puede
consultar un completo archivo virtual
con varias fuentes sobre la Indepen-
dencia de Colombia (inlcuyendo la
Colección Bicentenario), además de
completa información acerca del pro-
grama. Así mismo, se ha abierto un ca-
nal en el sitio web de videos YouTube
www.youtube.com/user/HistoriaHoy,
en el que se pueden encontrar videos
del Profesor Súper O, en el que se
resuelven preguntas históricas de la
época.
Laura Barragán concluye ratifican-
do la importancia de esta conmemo-
ración para la construcción de la iden-
tidad nacional: “Es muy importante
pensar en qué historia necesitamos
hoy como país. Eso tiene mucho que
ver con el país que somos desde la
constitución del 91: un país multicul-
tural, plural y diverso. Y que además
aprende de esa diversidad, entonces
es muy importante, en términos de
identidad, encontrar unas historias
que reflejen lo que somos hoy y eso
implica darle espacio a todos los que
no han tenido voz en esa historia,
implica darle cabida a esos procesos
que no se han contado, a todas esas
personas que hemos invisibilizado en
la historia. En la medida que los es-
tudiantes sepan que la historia no es
algo que alguien les ofrece y les impo-
ne desde afuera, sino que es algo que
ellos construyen, van a poder cons-
truir su propia identidad y encontrar,
por fin, una historia de la independen-
cia donde ellos sí se encuentren y en
la que todos quepamos”.
No se puede pensar
que el Bicentenario
es algo que sólo
le compete a los
docentes de ciencias
sociales, porque las
competencias no son
lo mismo que las
áreas
Eleducador 8.indd 8 4/8/10 3:12:56 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
9
portantes recursos en línea como el
micrositio, dentro del portal Colombia
Aprende, http://www.colombiaapren-
de.edu.co/historiahoy, donde se puede
consultar un completo archivo virtual
con varias fuentes sobre la Indepen-
dencia de Colombia (inlcuyendo la
Colección Bicentenario), además de
completa información acerca del pro-
grama. Así mismo, se ha abierto un ca-
nal en el sitio web de videos YouTube
www.youtube.com/user/HistoriaHoy,
en el que se pueden encontrar videos
del Profesor Súper O, en el que se
resuelven preguntas históricas de la
época.
Laura Barragán concluye ratifican-
do la importancia de esta conmemo-
ración para la construcción de la iden-
tidad nacional: “Es muy importante
pensar en qué historia necesitamos
hoy como país. Eso tiene mucho que
ver con el país que somos desde la
constitución del 91: un país multicul-
tural, plural y diverso. Y que además
aprende de esa diversidad, entonces
es muy importante, en términos de
identidad, encontrar unas historias
que reflejen lo que somos hoy y eso
implica darle espacio a todos los que
no han tenido voz en esa historia,
implica darle cabida a esos procesos
que no se han contado, a todas esas
personas que hemos invisibilizado en
la historia. En la medida que los es-
tudiantes sepan que la historia no es
algo que alguien les ofrece y les impo-
ne desde afuera, sino que es algo que
ellos construyen, van a poder cons-
truir su propia identidad y encontrar,
por fin, una historia de la independen-
cia donde ellos sí se encuentren y en
la que todos quepamos”.
Eleducador 8.indd 9 4/8/10 3:12:56 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
10
Colombia
en época
del Bicentenario
Colombia
en época
del Bicentenario
artí culo
E
L 20 DE JULIO DE 2010 EN CO-
lombia se conmemora el Bicen-
tenario de la Independencia. Lo
hizo ya Ecuador y lo hará México, Ar-
gentina, Venezuela, Perú y demás paí-
ses de América Latina. Reflexionar en
torno a las palabras más frecuentes
utilizadas en las efemérides y la casi
simultaneidad en que se presentaron
los hechos desencadenantes de la In-
dependencia en los diversos lugares
de América Latina, nos conduce a lec-
ciones interesantes.
Comencemos pues con la palabra con-
memorar. En el diccionario de la Real
Academia de la Lengua el significado
de la palabra es hacer memoria. Am-
plios sectores de la política y la acade-
mia optaron por esta palabra por su
contenido neutral. Se puede conme-
morar lo bueno y lo malo. El no utili-
zar la palabra celebración para estas
efemérides nos indica la intensidad
del debate político y académico que
ha acompañada la preparación de los
eventos  conmemorativos . La razón
de ser del debate es la pregunta por
los efectos de la Independencia para
los diversos sectores que integraron la
sociedad colonial. ¿Qué les sucedió a
Eleducador 8.indd 10 4/8/10 3:12:57 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
11
Colombia
en época
del Bicentenario
Colombia
en época
del Bicentenario
E
L 20 DE JULIO DE 2010 EN CO-
lombia se conmemora el Bicen-
tenario de la Independencia. Lo
hizo ya Ecuador y lo hará México, Ar-
gentina, Venezuela, Perú y demás paí-
ses de América Latina. Reflexionar en
torno a las palabras más frecuentes
utilizadas en las efemérides y la casi
simultaneidad en que se presentaron
los hechos desencadenantes de la In-
dependencia en los diversos lugares
de América Latina, nos conduce a lec-
ciones interesantes.
Comencemos pues con la palabra con-
memorar. En el diccionario de la Real
Academia de la Lengua el significado
de la palabra es hacer memoria. Am-
plios sectores de la política y la acade-
mia optaron por esta palabra por su
contenido neutral. Se puede conme-
morar lo bueno y lo malo. El no utili-
zar la palabra celebración para estas
efemérides nos indica la intensidad
del debate político y académico que
ha acompañada la preparación de los
eventos  conmemorativos . La razón
de ser del debate es la pregunta por
los efectos de la Independencia para
los diversos sectores que integraron la
sociedad colonial. ¿Qué les sucedió a
los indígenas en el periodo posterior
a la Independencia? ¿Cuál fue la situa-
ción de la población esclava? ¿Con los
criollos, con blancos y con mestizos?
Estos son apenas algunos de los inte-
rrogantes que se han planteado en los
últimos años los historiadores y algu-
nas respuestas comienzan a esbozar-
se. Y con ellas algunos historiadores
se tornan cautos en utilizar la palabra
celebración.
En cuanto al sentido de las efe-
mérides, conmemorar es ante todo
un ejercicio que intenta fijar en la
memoria colectiva un hecho consi-
derado significativo en la historia de
una nación. En el caso nuestro, el 20
de Julio es considerada la fecha en
que se presentó un hecho histórico
fundante de la nacionalidad colom-
biana. Ésta fiesta nacional, como el
momento en el que por primera vez
se plantea una idea en torno a lo na-
cional y a un proyecto republicano,
posiblemente no tiene nada que ver
con el nombre que le hemos otorga-
do a la festividad: la Independencia
de Colombia. Éste nombre otorgado
a la festividad sugiere varias cosas.
En primer lugar se plantea la idea que
Colombia conquista una Independen-
cia. Con ello se sugiere la existencia
de la nación. ¿Éramos ya colombianos
hacia 1810? y ¿estábamos sometidos
por otra nación: la española? Con lo
anterior no quiero indicar que haya un
equívoco en el nombre otorgado a las
fiestas nacionales en los diversos paí-
ses de América Latina. Quiero resaltar
el hecho de cómo todas las naciones
siempre se piensan a si mismas con
orígenes remotos o inmemoriales. No
es casual que encontremos entonces
manuales escolares sobre  Colombia
prehispánica  o  Colombia Colonial .
Con las naciones se nacionaliza todo,
la historia y el patrimonio arqueoló-
gico. Éste fenómeno no es exclusivo
de nosotros los colombianos o de las
naciones de Latinoamérica. En Europa
sucede algo similar y nada más indica-
tivo que la conocida expresión de los
franceses: Francia es eterna.
Centenarios, bicentenarios o ses-
quicentenarios, que como lo indicara
Jorge Orlando Melo, es la dictadu-
ra de los decimales, otro rasgo pro-
fundamente arraigado en nuestras
medidas y relaciones con el tiempo.
Cincuenta, cien o doscientos años es
celebración, conmemoración pero en
Por Aristides Ramos Peñuela
Eleducador 8.indd 11 4/8/10 3:12:58 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
12
ambos casos es homenaje y tributo.
Las fiestas nacionales han marcado
con sus celebraciones o conmemora-
ciones cambios en las ciudades: Los
parques de la Independencia, o el
voto nacional nos recuerdan conme-
moraciones pasadas y en la nuestra
abundan proyectos bicentenarios en
la arquitectura pero lamentablemente
no en el sistema político, requerimos
de proyectos bicentenarios que mar-
quen un momento y la vida de las ge-
neraciones futuras.
Esta es una magnifica ocasión para
comparar los eventos conmemorati-
vos del Bicentenario, con aquellos
con los cuales se celebró, el centena-
rio. En cada ciudad podemos ubicar
monumentos que las autoridades
municipales y nacionales de entonces
escogieron para tal fin: el parque de
la Independencia, el barrio centenario
entre otros marcaron la celebración.
Pero sin lugar a dudas fue la historia
de Colombia escrita por los académi-
cos Henao y Arrubla la que marcó las
conmemoraciones con un proyecto
de enseñanza de la historia. Con ella
generaciones posteriores aprendieron
un tipo de historia nacional. Con el
paso de las décadas esta historia fue
perdiendo vigencia y nuevas genera-
ciones formularon nuevos interrogan-
tes al pasado. Las respuestas fueron
construidas por nuevas generaciones
de historiadores formados en las más
prestigiosas universidades del país y
del exterior. Es interesante contrastar
las dos coyunturas. Hacia 1910 como lo
planteara el historiador Medófilo Me-
dina el Centenario se abordó en clave
nacional. El tema de la unidad nacional
fue central en aquel tiempo, aunque
paradójicamente no hubo un proyecto
político amplio, moderno y participa-
tivo, pero aun así, se tuvo un periodo
de relativa estabilidad política. Para
aquella década el país experimentó un
periodo de crecimiento respaldado por
la demanda creciente de nuestro café
en los mercados internacionales.
De manera que centenarios o bi-
centenarios de fechas nacionales son
siempre ocasiones importantes que
tienen las naciones para pensarse en
el contexto de sus propias coyuntu-
ras. Los debates académicos, políticos
e ideológicos son un buen termómetro
para medir las tensiones del momen-
to y las aspiraciones políticas, sociales
y culturales de los diversos grupos y
clases que integran la sociedad del
momento.
En cuanto a la simultaneidad del
proceso, evidentemente la coyuntura
de 1808 a 1810 llamada los años cru-
ciales ha sido especialmente valorada
por los historiadores que han seguido
una corriente de pensamiento históri-
co que plantea que la Independencia
logra ser explicada en su totalidad en
esta coyuntura. Para las personas que
adelantaron sus estudios primarios y
secundarios en las décadas del 70 y
el 80 puede resultar algo sorprenden-
te. A esta generación se le enseñó el
tema de la Independencia como un
periodo que se iniciaba en el último
cuarto del siglo XVIII y cerraba hacia
1830. El último cuarto del siglo XVIII
se examinaba a la luz de la importan-
cia de las reformas borbónicas y las
insurrecciones, en el caso del Virreina-
to de la Nueva Granada, la revolución
comunera. Este enfoque particular de
la historia social pensó la Independen-
cia como un proceso que se iniciaba a
final de la época colonial. La crisis de
la Independencia tendría pues su co-
mienzo con las reformas borbónicas,
que tuvo como propósito replantear,
lo que algunos historiadores llamaron,
el pacto colonial. Se intentaba pues
modificar la relación de España con
sus colonias. La implantación de este
proyecto produjo en toda la América
española protestas, o para utilizar la
expresión de la época, tumultos. Mu-
chos de ellos tuvieron como causa
factores fiscales asociados a la refor-
ma y en otros casos su origen estuvo
vinculado a tensiones con autoridades
locales. Este último caso fue mucho
más frecuente entre las comunidades
indígenas. Desde esta perspectiva se
nos enseño que todos los sucesos po-
líticos y sociales ocurridos a finales
del periodo colonial tenían que leer-
se en clave de Independencia. Desde
esta perspectiva se le daba un realce
especial al tema burocrático y a la re-
composición que del aparato de ad-
ministración colonial se presento a
finales de la época colonial, cuando
los criollos fueron desplazados signi-
ficativamente de esta estructura. Este
What does Greenwich LAB allow
teachers to do?
* Schedule ond ocllvole gomes.
* Check lndependenl ond group work by oblolnlng
reporls on sludenls´ perlormonce.
* Send ond recelve messoges lrom sludenls.
* Evoluole sludenls lhrough onllne lesls ond prlnl
bolh quonlllollve ond quolllollve reporls on lhelr
perlormonce.
* Downlood lree procllce worksheels [secondory|.
* Creole ond prlnl lhelr own crosswords ond
wordseorches.
What does Greenwich LAB allow
students to do?
* Relnlorce conlenl by ploylng more lhon 2Z0
gomes [prlmory ond secondory|.
* Fomlllorlze lhemselves wllh lnlernollonol
exomlnollons ond lhe use ol slrolegles lo help
lhem gel beller resulls.
* Check lhelr perlormonce.
* Gel ln louch wllh lhelr leochers lhrough lhe
messoge cenler.
The new online tool designed by Greenwich to
support your teaching experience
* CIoppirg 1ime
* 50rri:e
* ¥o0 1ooI
* 1eeroger:
* Keyro|e
* 1eeroger:
* lesls My Iew F0ppe|:
* lesls ¥o0 1ooI
Games available for Tests available for Forthcoming
http://www.greenwichlab.com
Eleducador 8.indd 12 4/8/10 3:13:01 PM
de 1808 a 1810 llamada los años cru-
ciales ha sido especialmente valorada
por los historiadores que han seguido
una corriente de pensamiento históri-
co que plantea que la Independencia
logra ser explicada en su totalidad en
esta coyuntura. Para las personas que
adelantaron sus estudios primarios y
secundarios en las décadas del 70 y
el 80 puede resultar algo sorprenden-
te. A esta generación se le enseñó el
tema de la Independencia como un
periodo que se iniciaba en el último
cuarto del siglo XVIII y cerraba hacia
1830. El último cuarto del siglo XVIII
se examinaba a la luz de la importan-
cia de las reformas borbónicas y las
insurrecciones, en el caso del Virreina-
to de la Nueva Granada, la revolución
comunera. Este enfoque particular de
la historia social pensó la Independen-
cia como un proceso que se iniciaba a
final de la época colonial. La crisis de
la Independencia tendría pues su co-
mienzo con las reformas borbónicas,
que tuvo como propósito replantear,
lo que algunos historiadores llamaron,
el pacto colonial. Se intentaba pues
modificar la relación de España con
sus colonias. La implantación de este
proyecto produjo en toda la América
española protestas, o para utilizar la
expresión de la época, tumultos. Mu-
chos de ellos tuvieron como causa
factores fiscales asociados a la refor-
ma y en otros casos su origen estuvo
vinculado a tensiones con autoridades
locales. Este último caso fue mucho
más frecuente entre las comunidades
indígenas. Desde esta perspectiva se
nos enseño que todos los sucesos po-
líticos y sociales ocurridos a finales
del periodo colonial tenían que leer-
se en clave de Independencia. Desde
esta perspectiva se le daba un realce
especial al tema burocrático y a la re-
composición que del aparato de ad-
ministración colonial se presento a
finales de la época colonial, cuando
los criollos fueron desplazados signi-
ficativamente de esta estructura. Este
What does Greenwich LAB allow
teachers to do?
* Schedule ond ocllvole gomes.
* Check lndependenl ond group work by oblolnlng
reporls on sludenls´ perlormonce.
* Send ond recelve messoges lrom sludenls.
* Evoluole sludenls lhrough onllne lesls ond prlnl
bolh quonlllollve ond quolllollve reporls on lhelr
perlormonce.
* Downlood lree procllce worksheels [secondory|.
* Creole ond prlnl lhelr own crosswords ond
wordseorches.
What does Greenwich LAB allow
students to do?
* Relnlorce conlenl by ploylng more lhon 2Z0
gomes [prlmory ond secondory|.
* Fomlllorlze lhemselves wllh lnlernollonol
exomlnollons ond lhe use ol slrolegles lo help
lhem gel beller resulls.
* Check lhelr perlormonce.
* Gel ln louch wllh lhelr leochers lhrough lhe
messoge cenler.
The new online tool designed by Greenwich to
support your teaching experience
* CIoppirg 1ime
* 50rri:e
* ¥o0 1ooI
* 1eeroger:
* Keyro|e
* 1eeroger:
* lesls My Iew F0ppe|:
* lesls ¥o0 1ooI
Games available for Tests available for Forthcoming
http://www.greenwichlab.com
Eleducador 8.indd 13 4/8/10 3:13:01 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
14
Aristides Ramos Peñuela
fue el aspecto central de las reformas
en el virreinato del Nuevo Reino de
Granada. Desde esta perspectiva, se
valoró la Revolución Comunera, el
alzamiento de Tupac Amaru, el tema
burocrático y finalmente, todos estos
factores conjugados desencadenaron
la crisis de la Independencia. Así, los
sucesos que se presentaron a finales
de la primera década del siglo XIX fue-
ron la culminación de un largo proce-
so con raíces en el último cuarto del
siglo XVIII.
Lo notable de este enfoque, adopta-
do por una generación de historiado-
res cuyo pensamiento y concepciones
se difundieron en las aulas escolares a
través de los textos escolares escritos
a finales de la década del setenta. Se
paso entonces de unos relatos histó-
ricos en que su consistencia se bus-
caba en la estructura retórica, en la
cual estaba inscrita la narración de los
acontecimientos. De manera que en la
década de 1970, se experimentó en las
aulas escolares la difusión de una nue-
va concepción de entender la historia.
Es importante agregar, que a pesar
que el hecho de la Independencia tuvo
su nuevo registro en los textos escola-
res en la década mencionada, los his-
toriadores de la nueva historia no le
dieron un especial significado a la In-
dependencia por considerar que este
hecho histórico en poco había altera-
do las estructuras sociales y econó-
micas del otrora virreinato. Al decirlo
con palabras del historiador Hermes
Tovar, las décadas que le siguieron al
periodo de la Independencia,  Se llevó
a cabo una lenta ruptura con el pasa-
do colonial. Esta condición particular
de la historia y los historiadores co-
lombianos fue muy diferente al caso
venezolano, cuyos historiadores con-
sideraron la Independencia como un
hecho significativo y determinante en
la historia nacional de su país.
A finales del siglo XX y comienzos
del XXI presenciamos nuevos debates
entre los historiadores. Día a día en-
cuentro entre los colegas un renovado
interés en investigar temas relacio-
nados con la Independencia, aunque
quisiera que ese interés fuese mayor.
Veo que en las nuevas historias que
se escriben sobre la Independencia,
la influencia del historiador francés
François Xavier Guerra en la más re-
ciente bibliografía sobre el tema es bas-
tante decisiva. Con este historiador en
cierta manera se plantea una especie
de retorno a la historia política que no
tuvo un lugar importante en la nueva
historia y que ésta fue en gran medi-
da una reacción hacia aquella historia
política y patriota. En muchas ocasio-
nes los historiadores en la década del
ochenta y a raíz de algunos debates
en torno a la enseñanza de la historia
confundieron historia patria y a ciertos
ámbitos de la historia académica que
no siempre fueron la misma cosa.
Volviendo pues al tema de François
Xavier Guerra veamos qué es lo que
sugiere con respecto al tema de la
Independencia. En primer lugar, en-
fatiza que la Independencia hay que
estudiarla como un hecho esencial-
mente político. Con ello despoja a la
Independencia de toda connotación
social y económica. A diferencia de
los historiadores sociales, la Indepen-
dencia de América no tendrá antece-
dentes diferentes a la propia crisis
de la monarquía y los sucesos de los
años de 1808 a 1810. En este nuevo
enfoque, palabras metrópoli y colonia
no aparecen. A cambio, las
expresiones monarquía y
reinos ocupan su lugar en
el análisis. La Independen-
cia de América no será en-
tonces el resultado de una
crisis del imperio sino de la
monarquía. El énfasis en la
Ilustración se traslada, en
el nuevo enfoque, a la es-
colástica española que te-
nía previsto el retorno de
la soberanía al pueblo en
los casos de acefalía real
o de injusticia extrema del
rey hacia sus vasallos. La
revolución francesa ocupa-
rá en el nuevo enfoque el
lugar de marco referencial,
es decir, para los actores
políticos españoles y ame-
ricanos fue una experiencia histórica
a tener en cuenta en el control de los
eventos que ellos estaban experimen-
tando en sus propios contextos. En
este orden de ideas, la Independencia
tendríamos que entenderla como una
revolución o una revolución más del
mundo Atlántico. ¿Pero que revolu-
cionó? La respuesta que nos ofrecen
los nuevos historiadores es que con
la Independencia se conquistó una
modernidad política que puso en la
escena pública el tema de la repre-
sentación política. Como podemos
apreciar de forma sumaria, se trata de
dos visiones contrapuestas en torno
al conocimiento del hecho histórico
de la Independencia.
Eleducador 8.indd 14 4/8/10 3:13:04 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
15
es Licenciado en Historia y socioeconomía. Magister en Historia de la Universidad
Nacional de Colombia y Doctorado de la Universidad de los Andes. En la actuali-
dad es el Director de la Maestría en Historia de la Pontificia Universidad Javeriana
de Bogotá. Sus publicaciones han versado sobre los criollos, sobre procesos de
poblamiento y formación de naciones. Miembro correspondiente de la Academia
Colombiana de la Historia.
Aristides Ramos Peñuela
François Xavier Guerra en la más re-
ciente bibliografía sobre el tema es bas-
tante decisiva. Con este historiador en
cierta manera se plantea una especie
de retorno a la historia política que no
tuvo un lugar importante en la nueva
historia y que ésta fue en gran medi-
da una reacción hacia aquella historia
política y patriota. En muchas ocasio-
nes los historiadores en la década del
ochenta y a raíz de algunos debates
en torno a la enseñanza de la historia
confundieron historia patria y a ciertos
ámbitos de la historia académica que
no siempre fueron la misma cosa.
Volviendo pues al tema de François
Xavier Guerra veamos qué es lo que
sugiere con respecto al tema de la
Independencia. En primer lugar, en-
fatiza que la Independencia hay que
estudiarla como un hecho esencial-
mente político. Con ello despoja a la
Independencia de toda connotación
social y económica. A diferencia de
los historiadores sociales, la Indepen-
dencia de América no tendrá antece-
dentes diferentes a la propia crisis
de la monarquía y los sucesos de los
años de 1808 a 1810. En este nuevo
enfoque, palabras metrópoli y colonia
no aparecen. A cambio, las
expresiones monarquía y
reinos ocupan su lugar en
el análisis. La Independen-
cia de América no será en-
tonces el resultado de una
crisis del imperio sino de la
monarquía. El énfasis en la
Ilustración se traslada, en
el nuevo enfoque, a la es-
colástica española que te-
nía previsto el retorno de
la soberanía al pueblo en
los casos de acefalía real
o de injusticia extrema del
rey hacia sus vasallos. La
revolución francesa ocupa-
rá en el nuevo enfoque el
lugar de marco referencial,
es decir, para los actores
políticos españoles y ame-
ello se afirma la idea de un imperio
en América, una dominación colonial
y como corolario las independencias
que rompen esta relación. Así pues,
el bicentenario de la Independencia
a nosotros los historiadores nos reta
a participar en el debate con nuevas
investigaciones que aporten nuevas
evidencias interpretadas a la luz del
rigor teórico y conceptual, con ello lo-
graremos una mayor comprensión del
hecho histórico de la Independencia.
Que importante pues que los debates
se expresen también en los ámbitos
escolares y que la historia aumente su
número de lectores.
ricanos fue una experiencia histórica
a tener en cuenta en el control de los
eventos que ellos estaban experimen-
tando en sus propios contextos. En
este orden de ideas, la Independencia
tendríamos que entenderla como una
revolución o una revolución más del
mundo Atlántico. ¿Pero que revolu-
cionó? La respuesta que nos ofrecen
los nuevos historiadores es que con
la Independencia se conquistó una
modernidad política que puso en la
escena pública el tema de la repre-
sentación política. Como podemos
apreciar de forma sumaria, se trata de
dos visiones contrapuestas en torno
al conocimiento del hecho histórico
de la Independencia.
Las diferencias de concepción y
enfoque en torno al hecho histórico
de la Independencia, o las posturas
que de este hecho histórico se tenga
hoy en día, se expresan también en
las temáticas que convocan los sim-
posios o encuentros que se han desa-
rrollado hasta el momento. Unos han
planteado sus eventos académicos en
torno a la idea de revoluciones atlán-
ticas, que como hemos comentado,
se trata de una concepción integral
sobre la historia, la sociedad y la po-
lítica. En contraste a esta corriente,
otros historiadores consideran que
la Independencia como tal, logra ha-
cerse más comprensible si se analiza
en torno a la cuestión colonial. Con
Eleducador 8.indd 15 4/8/10 3:13:05 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
16
si tuaci on es d e aul a
Respeto por
lo propio y lo ajeno
C
ON FRECUENCIA, DOCENTES
y directivos deben enfrentar
en sus instituciones situacio-
nes consideradas como faltas graves
o gravísimas; entre ellas las más co-
munes son las que tienen que ver con
el irrespeto a la propiedad ajena y el
abuso de autoridad que algunos es-
tudiantes ejercen sobre los menores
o los más pequeños.
Casos en que los alimentos de algu-
nos son tomados por otros, pérdidas
de artículos valiosos como cámaras o
celulares, situaciones de bullying en
que se fuerza a alguien a entregar el
dinero de la mesada o el descanso, en-
tre otros, son situaciones que deben
ser tomadas con seriedad y para las
cuales el docente debe estar prepara-
do, no sólo para no caer en una acti-
tud indiferente (siempre que se obser-
ve una conducta irregular intervenga),
sino para lograr resolver los conflictos
de forma exitosa.
Existen muchas razones por las
cuales los estudiantes se comportan
de esta manera; desde los conflictos
familiares, personales, la presión de
grupo, los patrones culturales que
se siguen, etc. Lo único cierto es que
son conductas que deben afrontarse
de manera pertinente y efectiva, para
que no solo no se repitan, sino que
exista reparación y restitución, de ser
necesario.
¿Cómo resolver estos conflictos de convivencia?
Eleducador 8.indd 16 4/8/10 3:13:07 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
17
Respeto por
lo propio y lo ajeno
Por Natalia Herrera Eslava
C
ON FRECUENCIA, DOCENTES
y directivos deben enfrentar
en sus instituciones situacio-
nes consideradas como faltas graves
o gravísimas; entre ellas las más co-
munes son las que tienen que ver con
el irrespeto a la propiedad ajena y el
abuso de autoridad que algunos es-
tudiantes ejercen sobre los menores
o los más pequeños.
Casos en que los alimentos de algu-
nos son tomados por otros, pérdidas
de artículos valiosos como cámaras o
celulares, situaciones de bullying en
que se fuerza a alguien a entregar el
dinero de la mesada o el descanso, en-
tre otros, son situaciones que deben
ser tomadas con seriedad y para las
cuales el docente debe estar prepara-
do, no sólo para no caer en una acti-
tud indiferente (siempre que se obser-
ve una conducta irregular intervenga),
sino para lograr resolver los conflictos
de forma exitosa.
Existen muchas razones por las
cuales los estudiantes se comportan
de esta manera; desde los conflictos
familiares, personales, la presión de
grupo, los patrones culturales que
se siguen, etc. Lo único cierto es que
son conductas que deben afrontarse
de manera pertinente y efectiva, para
que no solo no se repitan, sino que
exista reparación y restitución, de ser
necesario.
¿Cómo actuar frente a
una de estas faltas?
Lo más importante cuando se es
testigo o se tiene quejas de una de
estas faltas es intervenir de inmedia-
to. Si se procede con indiferencia, se
responde a quien fue agredido con
evasivas o no se confronta la situa-
ción, el resultado será la condonación
del acto. Tampoco es válido dejar para
después o postergar. Quien ha cometi-
do la falta debe entender que se trata
de algo grave, que no será dejado para
después, que las cosas no se resolve-
rán si transcurre algo de tiempo y el
agredido “se calma” un poco.
Para proceder a la solución de un
conflicto es necesario seguir un pro-
ceso que inicia con el diagnóstico. Es
necesario poder mirar lo ocurrido sin
dejarse influir por las primeras impre-
siones y hacer un análisis desapasio-
nado. Las preguntas claves a respon-
der en esta etapa son:
¿Qué pasó? ¿Entre quienes? ¿Cuán-
do? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué?
Una vez los estudiantes han ex-
puesto sus historias, respetando lo
dicho por el otro, sin interrumpir y sin
sobre saltos, el maestro decide si resol-
ver este conflicto por sí solo o llevarlo
a instancias superiores. En cualquiera
de los casos es imprescindible que el
profesor entienda que los conflictos
y errores son una oportunidad más
para aprender –en este caso para en-
señar-, por lo que la aproximación a la
solución debe hacerse desde el plano
pedagógico, pensando en transformar
un comportamiento errático, más que
en impartir escarmiento.
En caso de que el docente decida
iniciar una resolución por su cuenta,
he aquí algunas sugerencias:
• Formular preguntas abiertas (qué,
cómo, para qué). Evitar las cuestio-
nes que sólo pueden responderse
como un sí o no.
• Observar las reacciones para de-
terminar si se presentan mentiras
o tergiversaciones.
• Centrarse en el problema y no en
las personas.
• Reconocer las reacciones emocio-
nales como un elemento válido.
• Mantener una actitud abierta para
encontrar soluciones creativas.
• Determinar los puntos de acuerdo
y realizar el seguimiento.
• Solicitar la asistencia de dependen-
cias que pueden ayudarle.
• Recuerde que siempre es aconseja-
ble que la resolución de conflictos se
aborde como un trabajo en equipo.
¿Cómo crear un clima para
la resolución de conflictos?
Existen algunas pautas básicas que
puede seguir una institución educati-
va que busque atender sus problemas
de disciplina de manera eficaz.
¿Cómo resolver estos conflictos de convivencia?
Eleducador 8.indd 17 4/8/10 3:13:08 PM
Contar con una política escolar cla-
ra al respecto. El reglamento interno
y/o manual de convivencia es el código
de conducta que todos los estudian-
tes, profesores, directivos y en general
la comunidad educativa deben cono-
cer y respetar para que exista un piso
en común para todas las acciones y
procesos que se lleven a cabo. Debe
contener normas breves y claras que
se puedan aplicar sin ambigüedades.
Ideario contra la violencia. Crear un
clima protector donde se hable abier-
tamente de cómo combatir la violencia
y cómo ésta no puede ser aceptada.
Un ambiente donde se denuncie todo
aquello que atente contra la buena
convivencia, donde se elimine el es-
tigma del “sapo”, obligando a quienes
expresen violentamente a responder
por sus actos, permitiendo a las vícti-
mas expresar sus miedos.
Confrontar de manera constructiva.
Los problemas deben ser afrontados
a través del diálogo, la mediación y
cualquier mecanismo pacífico. Las re-
glas de la institución deben reconocer
estos mecanismos y enriquecerlos con
formas específicas de interacción, co-
municación y cooperación.
Crear comunidad. Aprender a coope-
rar para convivir, participar, compartir,
pues el bienestar del otro siempre re-
dundará en el nuestro. Todo esto so-
portado en el trabajo en equipo (pa-
dres de familia, directivos, docentes,
grupos juveniles), contando con cana-
les de comunicación sanos, creativos,
que realmente estimulen el intercam-
bio respetuoso de ideas y acerquen
a los educadores con sus educandos.
Todos estos vínculos proporcionan
seguridad, confianza y autoestima en
los estudiantes, por tanto mejoran el
clima de convivencia y construyen co-
munidad.
Mediación escolar
Recibiendo inspiración de los mode-
los internacionales de diplomacia, los
centros escolares cuentan con una
herramienta efectiva para solucionar
conflictos y enfrentamientos entre di-
ferentes miembros de la comunidad
educativa. Se trata de la mediación es-
colar, una figura que se basa en la ne-
gociación colaborativa, en la que una
tercera persona (pacificador o media-
dor) ayuda a las partes en conflicto a
llegar a un acuerdo o solución, bus-
cando que cada cual asuma su respon-
sabilidad y se hagan los compromisos
necesarios para que este comporta-
miento no se vuelva a observar.
Una de las ventajas de este modelo
es que los mediadores no necesaria-
mente deben ser docentes o directi-
vos, pueden pertenecer a un grupo de
estudiantes que hayan recibido algún
tipo de preparación para asumir este
rol y que por pertenecer también al
alumnado inspiren mayor confianza y
logren avances más reales en la solu-
ción de los altercados.
El rol del mediador se basa en fa-
cilitar la comunicación para buscar
el bien común concertado, logrando
que las partes asuman responsabili-
dad y sean creativas en la forma de
ofrecer reparación, evitando que las
situaciones se resuelvan de manera
impositiva.
Cuando se produce un problema
entre dos o más alumnos, una de las
partes, si así lo quiere, puede recurrir
a los alumnos mediadores –que en
general actúan por parejas-. Si la otra
parte lo acepta, se lleva a cabo una
reunión donde cada uno da su versión
del problema.
Los mediadores no buscan culpa-
bles, porque no son jueces. Tampoco
dan la solución al problema, sino que
ayudan a buscarla. Si el conflicto se
resuelve favorablemente, las partes
pueden firmar un acuerdo por escrito
o hacerlo verbalmente.
Este modelo supera la concepción
de “ganar-perder” o “agresor-víctima”
en las disputas, por la de “ganar-ga-
nar”.
Entre los objetivos de este modelo
está el lograr que los alumnos lleven a
sus hogares las habilidades de media-
ción aprendidas en el ámbito escolar,
reafirmándose como un modo de rela-
ción general pacífico. El efecto multi-
plicador en este tipo de resolución es
fundamental, porque lo que empieza
siendo el clima de la institución puede
llegar a ser parte del clima de la comu-
nidad educativa en general.
¿Por qué mediar y no castigar?
• Porque el objetivo es aprender.
• Para fundir percepciones diferentes.
• Cuando se requiere de soluciones de
gran alcance.
• Para lograr compromisos mediante la
toma de decisiones por consenso.
• Para cesar hostilidades.
• Para poner fn al conficto en vez de
disimularlo.
• Para ayudar el autoestima de los im-
plicados.
Manejo
del tiempo
Organización: la clave
S
ER DOCENTE ES UNA TAREA
difícil que exige altos grados de
compromiso y responsabilidad.
No se trata únicamente de dictar cá-
tedra en el salón de clase, siempre hay
documentos que revisar, lecturas por
hacer, problemas por solucionar, rela-
ciones personales y profesionales que
mejorar, entre otros.
Es allí cuando el maestro empie-
za a llevar trabajo a casa y a ver su
Eleducador 8.indd 18 4/8/10 3:13:12 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
19
ción de los altercados.
El rol del mediador se basa en fa-
cilitar la comunicación para buscar
el bien común concertado, logrando
que las partes asuman responsabili-
dad y sean creativas en la forma de
ofrecer reparación, evitando que las
situaciones se resuelvan de manera
impositiva.
Cuando se produce un problema
entre dos o más alumnos, una de las
partes, si así lo quiere, puede recurrir
a los alumnos mediadores –que en
general actúan por parejas-. Si la otra
parte lo acepta, se lleva a cabo una
reunión donde cada uno da su versión
del problema.
Los mediadores no buscan culpa-
bles, porque no son jueces. Tampoco
dan la solución al problema, sino que
ayudan a buscarla. Si el conflicto se
resuelve favorablemente, las partes
pueden firmar un acuerdo por escrito
o hacerlo verbalmente.
Este modelo supera la concepción
de “ganar-perder” o “agresor-víctima”
en las disputas, por la de “ganar-ga-
nar”.
Entre los objetivos de este modelo
está el lograr que los alumnos lleven a
sus hogares las habilidades de media-
ción aprendidas en el ámbito escolar,
reafirmándose como un modo de rela-
ción general pacífico. El efecto multi-
plicador en este tipo de resolución es
fundamental, porque lo que empieza
siendo el clima de la institución puede
llegar a ser parte del clima de la comu-
nidad educativa en general.
¿Por qué mediar y no castigar?
• Porque el objetivo es aprender.
• Para fundir percepciones diferentes.
• Cuando se requiere de soluciones de
gran alcance.
• Para lograr compromisos mediante la
toma de decisiones por consenso.
• Para cesar hostilidades.
• Para poner fn al conficto en vez de
disimularlo.
• Para ayudar el autoestima de los im-
plicados.
Manejo
del tiempo
Organización: la clave
S
ER DOCENTE ES UNA TAREA
difícil que exige altos grados de
compromiso y responsabilidad.
No se trata únicamente de dictar cá-
tedra en el salón de clase, siempre hay
documentos que revisar, lecturas por
hacer, problemas por solucionar, rela-
ciones personales y profesionales que
mejorar, entre otros.
Es allí cuando el maestro empie-
za a llevar trabajo a casa y a ver su
tiempo libre ocupado por cuestiones
laborales. Es por esto que el manejo
del tiempo se ha convertido en una
habilidad prioritaria, pues no solo
permite al docente mejorar su des-
empeño sino que, al encontrar más
tiempo libre, también ayuda a reducir
el estrés, a mejorar las relaciones fa-
miliares y abre espacios para practicar
actividades saludables.
Un plan de tiempo
Antes de estructurar un plan de tiem-
po es necesario invertir un par de días
en simplemente observar nuestros
propios hábitos. Con ayuda de una li-
breta, tomar nota de los momentos
en que “perdemos” el tiempo o rea-
lizamos actividades poco producti-
vas es el primer paso para reconocer
nuestros errores y corregirlos. Por
ejemplo, si notamos que en la clase
se ocupa una buena porción de tiem-
po en la recuperación de los logros
no alcanzados por los estudiantes; o
revisar las tareas se toma más de lo
necesario, pues los estudiantes son
incumplidos o tienen la costumbre de
sencillamente transcribir de internet;
si tomar lista o dar instrucciones son
actividades que fomentan desorden o,
sencillamente, si al menos 10 minutos
esti lo d e   i d a
Eleducador 8.indd 19 4/8/10 3:13:13 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
20
de la clase se dedican a lograr que los
alumnos presten atención, entre otros.
Encontrar las “fugas” es el primer paso
recuperar el tiempo perdido.
Organización
Como es de esperarse, la organización
es la piedra angular de la buena admi-
nistración del tiempo.
Entre las grandes fugas de tiempo
que muchos docentes comentan se
encuentra el “buscar y reunir”. Esto
es, buscar documentos, lecciones de
clase, herramientas, equipos, ayudas
pedagógicas, en fin, recoger los ma-
teriales necesarios para cada clase y
tenerlos listos a tiempo.
Para superar estos obstáculos y
siempre saber “dónde está qué”, he
aquí algunas recomendaciones:
•Elija un área para empezar y desde
allí organice su entorno de trabajo
hasta que todo esté en su lugar. Es
recomendable iniciar por el propio
escritorio, luego organizar todas las
carpetas de documentos, rotular, se-
parar por categorías que usted recuer-
de fácilmente, etc. Haga lo mismo en
casa, para que el ahorro de tiempo no
se quede sólo en el salón de clase o la
sala de profesores.
• Tire, recicle o regale todo lo que ya
no use. Muchas personas tienen pro-
blemas cerrando ciclos y deshaciéndo-
se de elementos que ya no son útiles,
por temor a tal vez necesitarlos algún
día y ya no tenerlos. Imponga una
nueva regla, si hay algo que no haya
usado por más de dos años, deshága-
se de él. No es necesario tirar a la ba-
sura, muchas cosas se pueden reciclar
o compartir con otras personas que
tal vez puedan darle uso.
•Rotular y archivar. Sin duda esta es
una tarea que puede ahorrarnos fuer-
tes dolores de cabeza cuando busque-
mos documentos y papelería en nues-
tro escritorio o archivo. Así mismo, en
casa es esencial mantener los docu-
mentos de trabajo clasificados, ade-
más de los personales; por ejemplo,
recibos, certificados, etc. No atesore.
Deshágase de todos los papeles que
ya no se puedan usar, que hayan ex-
pirado o hayan cumplido su función.
Algunos docentes acuden al color para
ayudar a clasificar sus documentos,
por ejemplo, verde para tareas, azul
para notas, amarillo para lecciones y
actividades, etc.
• Organice su correo electrónico. Ac-
tualmente los proveedores de e-mail
cuentan con diversas aplicaciones
para hacer más efectiva la experien-
cia del correo virtual. Así, es posible
filtrar correos, crear carpetas, resaltar
correos importantes, entre otros. Cree
carpetas para cada tema importante,
entre más detallada sea la clasifica-
ción de estas carpetas más sencillo
será encontrar los correos cuando lo
necesite. Cada vez que reciba un co-
rreo, envíelo a la carpeta correspon-
diente y de ser posible filtre al usuario,
es decir, dé la orden al sistema para
que cada vez que esta persona escriba
los correos lleguen etiquetados según
la categoría, para que usted pueda ar-
chivarlos eficientemente y mantener
su bandeja de entrada libre de correos
innecesarios.
Al igual que mantener cada cosa
en su lugar, es importante tener dis-
ciplina para no ocupar el tiempo en
actividades que no ayudan a realizar el
trabajo de la mejor forma en el menor
tiempo. Muchos docentes se rehúsan
a llevar una agenda diaria y apegarse
a ella, otros “improvisan” su rutina y
terminan realizando cosas que no eran
necesarias y omitiendo las realmente
importantes. A pesar de que las que-
jas de falta de atención se centran
en los estudiantes, muchos docen-
tes sufren del mismo problema y les
cuesta centrarse en una actividad y
terminarla sin distracciones –puede
ser contestar el teléfono, tomar un
café, comer algo entre clases, etc.-.
Para evitar distracciones y sacar
mejor provecho de las horas labora-
les, algunas acciones sencillas pue-
den ayudarnos a centrar nuestra
atención, priorizar, y luego disfrutar
de los beneficios de una buena admi-
nistración del tiempo, realizando ho-
bbies en casa, en lugar de compensar
el tiempo perdido en el trabajo.
• Lleve una agenda diaria. Mantenga
su lista de “por hacer” en la agenda
y lleve registro de cada cosa que va
quedando por fuera, a medida que
pasa el día, esto servirá de estímulo y
de recordatorio, pues muchas tareas
que se quedan para el día siguiente
no son completadas en muchos ca-
sos por olvido y falta de organiza-
ción, más que por falta de tiempo
u oportunidad. Algunos docentes
prefieren calendarios grandes, de
pared, para consignar allí sus tareas
pendientes. No importa el tamaño
o formato, lo importante es que
siempre se mantenga
actualizado.
• Hágase amigo de los
e-mails. Utilice su co-
rreo electrónico tanto
como sea posible. Al
reducir l as conver-
saciones personales
y las reuniones aho-
rrará gran cantidad
de tiempo. Este canal
de comunicación le
sirve para mantener
al tanto de todos los
asuntos de forma bre-
ve y concreta. Puede
enviar mensajes a los
padres, enviar tareas e
información sobre tra-
bajos y proyectos a los
Eleducador 8.indd 20 4/8/10 3:13:14 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
21
o compartir con otras personas que
tal vez puedan darle uso.
•Rotular y archivar. Sin duda esta es
una tarea que puede ahorrarnos fuer-
tes dolores de cabeza cuando busque-
mos documentos y papelería en nues-
tro escritorio o archivo. Así mismo, en
casa es esencial mantener los docu-
mentos de trabajo clasificados, ade-
más de los personales; por ejemplo,
recibos, certificados, etc. No atesore.
Deshágase de todos los papeles que
ya no se puedan usar, que hayan ex-
pirado o hayan cumplido su función.
Algunos docentes acuden al color para
ayudar a clasificar sus documentos,
por ejemplo, verde para tareas, azul
para notas, amarillo para lecciones y
actividades, etc.
• Organice su correo electrónico. Ac-
tualmente los proveedores de e-mail
cuentan con diversas aplicaciones
para hacer más efectiva la experien-
cia del correo virtual. Así, es posible
filtrar correos, crear carpetas, resaltar
correos importantes, entre otros. Cree
carpetas para cada tema importante,
entre más detallada sea la clasifica-
ción de estas carpetas más sencillo
será encontrar los correos cuando lo
necesite. Cada vez que reciba un co-
rreo, envíelo a la carpeta correspon-
diente y de ser posible filtre al usuario,
es decir, dé la orden al sistema para
que cada vez que esta persona escriba
los correos lleguen etiquetados según
la categoría, para que usted pueda ar-
chivarlos eficientemente y mantener
su bandeja de entrada libre de correos
innecesarios.
Al igual que mantener cada cosa
en su lugar, es importante tener dis-
ciplina para no ocupar el tiempo en
actividades que no ayudan a realizar el
trabajo de la mejor forma en el menor
tiempo. Muchos docentes se rehúsan
a llevar una agenda diaria y apegarse
a ella, otros “improvisan” su rutina y
terminan realizando cosas que no eran
necesarias y omitiendo las realmente
importantes. A pesar de que las que-
jas de falta de atención se centran
en los estudiantes, muchos docen-
tes sufren del mismo problema y les
cuesta centrarse en una actividad y
terminarla sin distracciones –puede
ser contestar el teléfono, tomar un
café, comer algo entre clases, etc.-.
Para evitar distracciones y sacar
mejor provecho de las horas labora-
les, algunas acciones sencillas pue-
den ayudarnos a centrar nuestra
atención, priorizar, y luego disfrutar
de los beneficios de una buena admi-
nistración del tiempo, realizando ho-
bbies en casa, en lugar de compensar
el tiempo perdido en el trabajo.
• Lleve una agenda diaria. Mantenga
su lista de “por hacer” en la agenda
y lleve registro de cada cosa que va
quedando por fuera, a medida que
pasa el día, esto servirá de estímulo y
de recordatorio, pues muchas tareas
que se quedan para el día siguiente
no son completadas en muchos ca-
sos por olvido y falta de organiza-
ción, más que por falta de tiempo
u oportunidad. Algunos docentes
prefieren calendarios grandes, de
pared, para consignar allí sus tareas
pendientes. No importa el tamaño
o formato, lo importante es que
siempre se mantenga
actualizado.
• Hágase amigo de los
e-mails. Utilice su co-
rreo electrónico tanto
como sea posible. Al
reducir l as conver-
saciones personales
y las reuniones aho-
rrará gran cantidad
de tiempo. Este canal
de comunicación le
sirve para mantener
al tanto de todos los
asuntos de forma bre-
ve y concreta. Puede
enviar mensajes a los
padres, enviar tareas e
información sobre tra-
bajos y proyectos a los
estudiantes y datos de último minuto
a sus compañeros docentes, así como
recibir notificaciones importantes.
• Limpie su agenda. Si hay cosas en su
agenda diaria que no son esenciales
para su desempeño profesional o no
son vitales para sus cuestiones perso-
nales y familiares, bórrelas y sencilla-
mente no las haga. Muchas veces los
docentes, por falta de organización,
se ven repitiendo actividades varias
veces al día, sin necesidad, por ejem-
plo, ir a la biblioteca, al salón de recur-
sos multimedia, a la cafetería, entre
otros.
• Repiense su rutina. Piense sobre las
cosas que hace a diario y por qué las
hace. Hablar con los compañeros an-
tes de cada clase, tomar café siempre
que termina una clase, entre otros. No
es necesario suprimir del todo estas
actividades, sencillamente planearlas
mejor. Proponga una hora fija en la
que todos los días los profesores se
reúnan a compartir un café, en lugar
de hacerlo cada vez que alguien se
“antoje” o tengan tiempo en las ma-
nos.
• En lugar de revisar el correo electró-
nico al final del día, dedique 10 mi-
nutos del almuerzo a hacerlo; de esta
forma, cuando lo revise en la tarde o
en la noche, no encontrará su bandeja
de entrada repleta de mensajes que
necesitan ser revisados.
• Mantenga no más de tres ítems en su
lista de cosas por hacer. Para cada día,
priorice las tres cosas más importan-
tes que deben hacerse y manténgase
en su plan.
•Aprenda a delegar. Siempre que sea
posible, permita que sus estudiantes
le ayuden y reciba ayuda de las ins-
tancias que pueden brindársela. Tener
un monitor de clase siempre es una
gran ayuda.
• Busque el lugar apropiado para rea-
lizar sus trabajos. Es necesario física-
mente desconectarse y alejarse de las
cosas que nos distraen. Si en el salón
de profesores siempre hay distrac-
ciones, acuda a la biblioteca. Si en su
casa no puede concentrarse, busque
un café o un sitio donde puede des-
conectarse de todo y concentrarse en
su trabajo.
Finalmente, aplique todas estas
sugerencias para que una vez llegue a
casa pueda disfrutar de su tiempo li-
bre. Haga cosas para usted y su familia
y no permita que la rutina del trabajo
lo consuma.
Eleducador 8.indd 21 4/8/10 3:13:17 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
22
EVENTOS
Por Alejandro Moñino V.
ponen el ritmo en el Valle
Norma
y Voluntad
C
ON LA PRESENCIA DE MARIO
Hernán Colorado, secretario de
educación de la ciudad de Cali;
Gustavo Adolfo Carvajal, presidente
de la organización; Graciela Romero,
Coordinadora Académica de la caja de
compensación Comfandi, además de
los rectores, coordinadores y docentes
de las instituciones educativas más
importantes de la capital del Valle,
Editorial Norma y Editorial Voluntad
reunieron a más de 300 educadores en
un encuentro cultural ambientado con
la música del grupo Tamborimba.
En este evento, que se llevó a cabo
el miércoles 24 de marzo a las 6:00 de
la tarde en el Club de Ejecutivos de
la ciudad de Cali, Norma y Voluntad,
quienes se han unido en la tarea de la
educación en el Valle y en el resto del
país, aprovecharon para presentar sus
productos, caracterizados siempre por
la alta calidad e innovación.
Una muestra de ello, además de los
textos reconocidos desde siempre por
estar alineados con las novedades, es-
tándares y requerimientos educativos,
es el Tablero Digital Norma, cuyos be-
neficios pudieron apreciar los invita-
dos a este evento. Fueron ellos quie-
nes corroboraron las bondades de las
nuevas tecnologías y principalmente
el gran beneficio que puede represen-
tar la unión de las dos editoriales edu-
cativas más importantes del país.
Y en consonancia con la promoción
de la educación y la cultura que desde
hace varias décadas ha caracteriza-
do a Norma y Voluntad, este evento
contó con la participación del grupo
Tamborimba, un conjunto de músicos
profesionales que a través de la percu-
sión buscan “construir un diálogo per-
manente entre la música académica,
popular y tradicional, desarrollando
conciencia acerca de la importancia de
la creatividad y el trabajo en equipo,
como factor de unidad e identidad”.
Sin duda, así como el agradable so-
nido de Tamborimba, que es la conju-
gación de músicos expertos que con
instrumentos de percusión logran
crear armoniosas melodías, Norma y
Voluntad, dos editoriales con amplia
experiencia en educación, lograrán
con esta armoniosa unión beneficiar
a los docentes del país y por lo tanto a
los estudiantes, contribuyendo así con
el presente y futuro de Colombia.
Eleducador 8.indd 22 4/8/10 3:13:19 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
23
Graciela Romero, Coordinadora Académica de Comfandi,
también asistió al evento de Editorial Norma y Editorial
Voluntad.
Presentación del grupo Tamborimba en el marco del even-
to organizado por Editorial Norma y Editorial Voluntad.
Directivos de la organización junto con Mario Hernán
Colorado, Secretario de Educación de Cali.
Así como los más de 300 asistentes al evento, el
Secretario de Educación de Cali disfrutó del grupo
Tamborimba.
Gustavo Adolfo Carvajal, presidente de la organización,
junto con el equipo comercial de la compañía.
Eleducador 8.indd 23 4/8/10 3:13:23 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
24
ENTREVI STA
El Bicentenario,
un movimiento continental
que debe privilegiar el análisis crítico
H
istoriador, abogado y doctor en filosofía de la Universidad de Oxford, rec-
tor de la Universidad Nacional en dos ocasiones (1984-1988 y 2003-2006),
profesor invitado de las universidades de Chicago, Autónoma de Barcelona,
Duke, Oxford y Javeriana, entre otras, y autor de varias publicaciones sobre historia,
dentro de los que se destaca la coordinación del libro de ensayos Las independencias
hispanoamericanas, de Editorial Norma, Marco Palacios es sin duda una autoridad
académica, razón por la cual la revista El Educador lo contactó para hablar sobre
un tema que atañe de manera directa a los historiadores y en general a todos los
ciudadanos: el Bicentenario de la independencia.
¿Qué importancia tiene la conmemo-
ración histórica en la construcción de
Nación?
MP: Yo creo que la conmemoración
para nosotros los historiadores es un
tema que llama tanto la atención de
la gente, aparece tanto en los medios,
que obviamente se vuelve popular,
pero la historia no es un tema popular,
hablando seriamente. Lo que pode-
mos hacer nosotros los historiadores
es aprovechar el momento -200 años
de independencia-, para reflexionar
Eleducador 8.indd 24 4/8/10 3:13:24 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
25
El Bicentenario,
un movimiento continental
que debe privilegiar el análisis crítico
H
istoriador, abogado y doctor en filosofía de la Universidad de Oxford, rec-
tor de la Universidad Nacional en dos ocasiones (1984-1988 y 2003-2006),
profesor invitado de las universidades de Chicago, Autónoma de Barcelona,
Duke, Oxford y Javeriana, entre otras, y autor de varias publicaciones sobre historia,
dentro de los que se destaca la coordinación del libro de ensayos Las independencias
hispanoamericanas, de Editorial Norma, Marco Palacios es sin duda una autoridad
académica, razón por la cual la revista El Educador lo contactó para hablar sobre
un tema que atañe de manera directa a los historiadores y en general a todos los
ciudadanos: el Bicentenario de la independencia.
Entrevista a Marco Palacios
Por Nidia Sánchez y Alejandro Moñino V.
¿Qué importancia tiene la conmemo-
ración histórica en la construcción de
Nación?
MP: Yo creo que la conmemoración
para nosotros los historiadores es un
tema que llama tanto la atención de
la gente, aparece tanto en los medios,
que obviamente se vuelve popular,
pero la historia no es un tema popular,
hablando seriamente. Lo que pode-
mos hacer nosotros los historiadores
es aprovechar el momento -200 años
de independencia-, para reflexionar
sobre qué ha pasado en la historia y
qué implicaciones tuvo eso en la na-
ción colombiana de hoy. Es un punto
de reflexión.
¿Qué actitudes debe promover la con-
memoración de la independencia de
Colombia?
MP: Hay distintas maneras de en-
focar eso y depende del punto de vis-
ta. Si yo fuera gobernante trataría de
infundir más mística en la nación, más
civismo, más patriotismo, en ese sen-
tido más identidad con la nación. Pero
como yo soy historiador, preferiría
que hubiera una actitud crítica. Qué
quiero decir con eso: que cada época
se ha conmemorado de una manera
diferente. En 1860, a los 50 años de la
independencia, se conmemoró de una
manera; en 1910, de otra; en 1960 de
otra, y ahora de otra. Eso quiere decir
que cada momento tiene su propia
interpretación del pasado, porque la
historia es la manera en la que noso-
tros vemos el pasado desde el presen-
te. Entonces yo creo que el presente
Eleducador 8.indd 25 4/8/10 3:13:24 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
26
nos exige ser democráticos, hablar de
los derechos humanos, que son un
punto fundamental y hay mucho de
derechos humanos en esa historia,
la traducción de estos, por ejemplo,
fue el hecho por el cual va Nariño a la
cárcel y es juzgado tan severamente.
Este es un tema que sigue afligiendo
de alguna manera a los colombianos,
porque hay muchos violadores de los
derechos humanos desde distintas es-
quinas. Cada época le da importancia
a algo que le concierne en ese presen-
te, pero probablemente lo que noso-
tros digamos como historiadores hoy,
los historiadores dentro de 50 años no
van a estar tan de acuerdo, van a te-
ner otra perspectiva. Eso es crítico, es
decir que lo que nosotros decimos es
válido sólo relativamente.
¿Qué se debe proclamar en esta conme-
moración de la independencia?
MP: Nosotros estamos muy lejos
de las metas planteadas cuando se
hizo la independencia, pues los valo-
res fundamentales eran la libertad, se
buscaba de alguna manera la igualdad
de oportunidades y los bienes mate-
riales, se buscaba un bienestar, se
buscaba que nosotros los neograna-
dinos de entonces, que luego fuimos
colombianos por la creación de Bolivar
de esa Colombia, íbamos a ser como
una nación libre y en desarrollo y real-
mente nos falta todavía mucho para la
libertad y para el bienestar. Aquí hay
unas tremendas desigualdades y hay
gente que la pasa mal desde distin-
tos puntos de vista, en la salud, en la
educación, etc. Entonces yo creo que
eso es lo que hay que enfatizar, cuánto
hemos avanzado, que sin duda ha sido
muchísimo, pero cuánto nos falta para
llegar a esos estándares que se fijaron
los mismos hombres que hicieron la
independencia.
¿Qué cree usted que logra un ciudada-
no cuando puede comprender los hechos
que dieron lugar a la independencia?
MP: Yo creo que los hechos hay
que presentarlos de una manera que
permita interrogar, es decir, no como
hechos cerrados, porque nuestro sa-
ber es muy limitado y la forma de
interpretarlo está determinado por
las necesidades y urgencias del pre-
sente. Para Colombia es muy intere-
sante compararse con otras indepen-
dencias, ver que fue muy distinto en
Venezuela, en Ecuador, en Argentina,
en México, cada país tuvo su indepen-
dencia, aún cuando tuvimos las inde-
pendencias más o menos por la mis-
ma época y nos liberamos de la misma
España y del mismo monarca español,
sin embargo cada país tenía condicio-
nes sociales, geográficas y culturales
muy diferentes. Entonces yo creo que
a veces esto de mirarse el ombligo es
un error y es mejor mirar también qué
ocurrió con los vecinos para compren-
der inclusive mejor nuestras propias
idiosincrasias.
¿Qué cree que significó la independencia
de Colombia para Suramérica?
MP: La independencia de Colom-
bia en buena medida está ligada a la
de Venezuela, de eso no cabe duda,
y en la medida en que Bolivar fue un
actor importante, está ligada a la
revolución de Haití que produjo tan-
to desasosiego entre las élites de la
época. Es un movimiento continental
y evidentemente hay un ejército co-
lombiano, muchos colombianos de
lo que actualmente es Colombia, que
van a pelear al Ecuador y sobre todo
a Perú. Es un movimiento continental
donde las actuales fronteras no tienen
mucho sentido, hay un solo objetivo
que es derrotar la monarquía españo-
la que estaba en todas partes, enton-
ces había una tremenda solidaridad.
Cuando uno lee las proclamas de to-
dos los hombres de la independencia
se encuentra un conocimiento muy
detallado y que seguían las noticias
de lo que estaba pasando en otras
partes, estaban siguiendo lo que pa-
saba en Centroamérica, en México, en
el Río de la Plata, en Chile. Es decir, en
todas partes hay esta noción de que
el frente es común y debe ser común,
frente a un adversario común.
¿Qué se debería rescatar a nivel de His-
panoamérica en esta conmemoración?
MP: Lo que es interesante de His-
panoamérica, es que es todo un con-
junto, una región inmensa que encuen-
tra una enorme oportunidad cuando
Napoleón invade la península ibérica
y ocurre la guerra de independencia
nacional de los españoles contra los
P L A N L E C T O R V O L U N T A D · P L V P L A N L E C T O R V O L U N T A D · P L V
· Matemáticas
· Ciencias
· Sociales
· Lenguaje
Para mas información consulta: www.voluntad.com.co
El Plan Lector Voluntad (PLV) es una colección de más de 30 libros, escritos por investigadores y
especialistas en temas de actualidad, relacionados con las cuatro áreas básicas del conocimiento:
Matemáticas, Lenguaje, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales.
Esta propuesta pedagógica presenta el conocimiento de una manera sencilla e interesante, y se
encuentra acompañada de imágenes a todo color, glosario, aplicación de contenidos, actividades
de debate y discusión y una Prueba Saber al fnal de cada título.
Único Plan Lector para todas las áreas
!
!
Único Plan Lector para todas las áreas
!
!
Eleducador 8.indd 26 4/8/10 3:13:36 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
27
nes sociales, geográficas y culturales
muy diferentes. Entonces yo creo que
a veces esto de mirarse el ombligo es
un error y es mejor mirar también qué
ocurrió con los vecinos para compren-
der inclusive mejor nuestras propias
idiosincrasias.
¿Qué cree que significó la independencia
de Colombia para Suramérica?
MP: La independencia de Colom-
bia en buena medida está ligada a la
de Venezuela, de eso no cabe duda,
y en la medida en que Bolivar fue un
actor importante, está ligada a la
revolución de Haití que produjo tan-
to desasosiego entre las élites de la
época. Es un movimiento continental
y evidentemente hay un ejército co-
lombiano, muchos colombianos de
lo que actualmente es Colombia, que
van a pelear al Ecuador y sobre todo
a Perú. Es un movimiento continental
donde las actuales fronteras no tienen
mucho sentido, hay un solo objetivo
que es derrotar la monarquía españo-
la que estaba en todas partes, enton-
ces había una tremenda solidaridad.
Cuando uno lee las proclamas de to-
dos los hombres de la independencia
se encuentra un conocimiento muy
detallado y que seguían las noticias
de lo que estaba pasando en otras
partes, estaban siguiendo lo que pa-
saba en Centroamérica, en México, en
el Río de la Plata, en Chile. Es decir, en
todas partes hay esta noción de que
el frente es común y debe ser común,
frente a un adversario común.
¿Qué se debería rescatar a nivel de His-
panoamérica en esta conmemoración?
MP: Lo que es interesante de His-
panoamérica, es que es todo un con-
junto, una región inmensa que encuen-
tra una enorme oportunidad cuando
Napoleón invade la península ibérica
y ocurre la guerra de independencia
nacional de los españoles contra los
P L A N L E C T O R V O L U N T A D · P L V P L A N L E C T O R V O L U N T A D · P L V
· Matemáticas
· Ciencias
· Sociales
· Lenguaje
Para mas información consulta: www.voluntad.com.co
El Plan Lector Voluntad (PLV) es una colección de más de 30 libros, escritos por investigadores y
especialistas en temas de actualidad, relacionados con las cuatro áreas básicas del conocimiento:
Matemáticas, Lenguaje, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales.
Esta propuesta pedagógica presenta el conocimiento de una manera sencilla e interesante, y se
encuentra acompañada de imágenes a todo color, glosario, aplicación de contenidos, actividades
de debate y discusión y una Prueba Saber al fnal de cada título.
Único Plan Lector para todas las áreas
!
!
Único Plan Lector para todas las áreas
!
!
Eleducador 8.indd 27 4/8/10 3:13:44 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
28
franceses. Entonces es a partir de esa
matriz de la cultura y de esa coyuntura
que hay una reacción en cadena muy
impresionante y yo creo que eso si es
muy hispanoamericano y muy propio
de nosotros, es distinto de la revolu-
ción haitiana que es una revolución
de esclavos y es una distinta de la re-
volución brasilera, si es que se puede
hablar de revolución, que es una tran-
sición muy pacífica en el seno de la
misma dinastía Braganza. Es esa cul-
tura profunda que logró implantar la
monarquía católica española en toda
esta basta región la que entra en cri-
sis, y realmente en principio no había
un tema de independencia, había un
tema de autonomía en relación con la
monarquía pero no de independencia
y sin embargo se profundiza tanto el
conflicto de los españoles contra los
franceses, que hasta cierto punto Na-
poleón aprovecha eso para hacer un
imperio francés simplemente sustitu-
yendo la monarquía española.
¿Qué papel cree usted que tuvo la edu-
cación en la época de la independencia
y qué papel tiene ahora?
MP: De alguna manera había cada
vez más gente ilustrada y cada vez
más gente que sabía leer y escribir, de
eso no cabe duda. A finales del siglo
XVII había un fenómeno de educar a
la gente, además la prensa adquiere
más identidad, hay más lectores y par-
ticularmente, dada la estructura social
de la época, había una minoría que
sabía leer y escribir, la cual cultivaba
mucho las letras, ejercitaba la razón y
esa minoría educada fue de hecho la
que dirigió la independencia, la dirigió,
más no la hizo. La hicieron masas de
llaneros, de soldados, de negros, de
indígenas, pero la educación jugó ese
papel de permitir que muchas élites
tuvieran conciencia y pudieran antici-
par y planear estrategias. Eso sólo se
puede hacer cuando hay educación.
Afortunadamente ahora hay mucha
más educación, pero ésta está muy re-
zagada en toda América Latina. Cuan-
do uno mira las últimas pruebas PISA
de los países desarrollados y algunos
latinoamericanos que han querido
participar en ellas, se muestra la terri-
ble brecha educativa que hay en com-
prensión de lectura, en matemáticas y
en ciencias naturales entre los países
latinoamericanos y los países desarro-
llados. Yo veo que probablemente se
ha hecho mucho énfasis en la canti-
dad pero se ha hecho en desmedro de
Eleducador 8.indd 28 4/8/10 3:13:45 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
29
más gente que sabía leer y escribir, de
eso no cabe duda. A finales del siglo
XVII había un fenómeno de educar a
la gente, además la prensa adquiere
más identidad, hay más lectores y par-
ticularmente, dada la estructura social
de la época, había una minoría que
sabía leer y escribir, la cual cultivaba
mucho las letras, ejercitaba la razón y
esa minoría educada fue de hecho la
que dirigió la independencia, la dirigió,
más no la hizo. La hicieron masas de
llaneros, de soldados, de negros, de
indígenas, pero la educación jugó ese
papel de permitir que muchas élites
tuvieran conciencia y pudieran antici-
par y planear estrategias. Eso sólo se
puede hacer cuando hay educación.
Afortunadamente ahora hay mucha
más educación, pero ésta está muy re-
zagada en toda América Latina. Cuan-
do uno mira las últimas pruebas PISA
de los países desarrollados y algunos
latinoamericanos que han querido
participar en ellas, se muestra la terri-
ble brecha educativa que hay en com-
prensión de lectura, en matemáticas y
en ciencias naturales entre los países
latinoamericanos y los países desarro-
llados. Yo veo que probablemente se
ha hecho mucho énfasis en la canti-
dad pero se ha hecho en desmedro de
la calidad. Nosotros tenemos mucho
que hacer, nuestro sistema educativo
en América Latina en general es fa-
rragoso es súper burocratizado, está
politizado en el peor sentido de la pa-
labra, los que lo dirigen en general son
personas ineficientes, muy políticas,
es decir hay muchos defectos. Yo creo
que ese es un gran reto, queremos de-
cir celebremos estos 200 años, pues
miremos cómo hacemos una educa-
ción universal que comprenda todos y
que sea de alta calidad para todos, no
sólo para una pequeña minoría.
¿Qué acciones cotidianas cree usted que
reflejan la independencia?
MP: Si estuviéramos todavía en la
época colonial probablemente el color
de la piel de la gente o la forma de
hablar lo ubicaba inmediatamente en
algún rango de lo inferior a lo superior
o de lo superior a lo inferior. Afortu-
nadamente ahora uno puede caminar
por la calle y es un colombiano como
cualquier otro. Al menos esa no es la
gran distinción, pero por supuesto si-
gue habiendo la gran distinción que
da el dinero. Si estuviéramos en la Co-
lombia de hace 200 años, no tendría-
mos libertad de expresión, a Nariño
lo metieron a la cárcel por traducir los
derechos del hombre, ahora hay otro
sistema, entonces que bueno que no
tenemos eso.
¿Cuál cree que es el papel de los profeso-
res frente al tema del bicentenario?
De un lado conmemorarlo, pues no es
poca cosa que un país esté celebrando
dos siglos de una gesta tan importan-
te. Yo creo que es algo que nos debe
levantar el ánimo, son 200 años que
los hemos hecho nosotros de algu-
na manera, no otros los hicieron por
nosotros. Yo creo que se debe tratar
de infundir en los niños y jóvenes, de
contar o de narrar los hechos de ma-
nera que a ellos les produzca curiosi-
dad y los obligue a usar la razón. Que
se hagan preguntas sobre qué valores,
¿por qué esos valores y no otros?, ¿por
qué el valor de la libertad contra la
tiranía?, ¿qué es la tiranía?, ¿estamos
en riesgo de caer en tiranías todavía?,
en fin, ese tipo de cosas.
Miremos cómo hacemos una
educación universal que comprenda
todos y que sea de alta calidad para
todos, no sólo para una pequeña
minoría
Eleducador 8.indd 29 4/8/10 3:13:45 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
30
PERSONAJES
JOSE GAVIRIA
Artista, productor y cantante
TOTÓ, LA MOMPOSINA
Cantante folclórica colombiana
¿Qué recuerda especialmente de su época escolar y de la
infancia?
Recuerdo, siendo muy pequeña, que entré a estudiar a una es-
cuela pública en Villavicencio donde mi mamá, que venía de una
familia de artistas, fue llamada de la escuela porque sabían de
los conocimientos que tenía acerca del arte. Allí, ella montó una
obra de teatro que se llamó La Barcarola, que es una canción
compuesta por un italiano, en la cual hizo la escenografía y todo
el vestuario para las niñas de 6 años. Esa es una de las tantas
enseñanzas que recibí de parte de mi familia: respetar el arte en
general, pero sobre todo la herencia de nuestros ancestros.
Cuando estaba en tercero elemental recuerdo a mi profesora
Aura Oliveros, nunca se me olvidará su nombre, quien siempre
procuraba que el salón estuviera limpio y las alumnas bien pre-
sentadas. También recuerdo que en el tiempo de antes existían
las Escuelas Normales de señoritas, yo estudiaba primaria en
la Escuela Normal de la Picota, que hoy en día es un batallón.
Allí las normalistas nos enseñaban que la comida se repartía a
todas por igual, principios que reforzaban a uno valores como
la honestidad, la verdad, el orden, el respeto, la unidad, etc.
¿De qué forma cree que la educación puede aportar para
conservar las tradiciones musicales y folclóricas?
Yo pienso que sería muy importante hacer una convocatoria a
todas las personas mayores para que aporten sus experiencias y
rescatar la tradición oral. Por ejemplo, recibir el legado que aún
poseemos de nuestros indígenas y aprender de ellos toda su
sabiduría, cómo se hacen las mochilas, qué significa cada dibujo
de una mochila, porque las personas compran las mochilas pero
no saben la simbología, y así mismo sucede con los sombreros
sabaneros o con la comida tradicional. Si descubrimos quienes
somos realmente nosotros se puede difundir entre los jóvenes
el respeto a las tradiciones y de esta manera tener más arraigo
popular en toda nuestra patria.
¿De qué colegio se graduó y qué recuerda especialmente
de esa época?
Me gradué del colegio Helvetia, de Bogotá, es un colegio suizo
y tengo el mejor recuerdo de este. Recuerdo por supuesto a va-
rios de los profesores, entre ellos a uno que murió hace algunos
años, un hombre humanista que sabía muchas cosas, era teó-
logo, pianista, historiador, literato, se llamaba Raphy Lation. Es
una de esas personas que me marcó, era un tipo muy exigente
y de humor negro con lo cual me identificaba. Con él no sólo
estudié francés y literatura sino que también aprendí música,
porque dirigía el coro. Me marcó no sólo a mí sino a todas las
personas que pasaron por sus aulas.
Recuerdo también el equipo de básquet, en el que estuve cuatro
años.
¿En qué materias le iba bien y en cuáles no tanto?
Siempre me fue bien en el colegio, creo que solo perdí geografía
en un bimestre. Siempre fui el primero o segundo en el curso. La
física no me llamó tanto la atención, pero siempre me encantó
la química, la biología, la historia universal y la geografía, por-
que me ha gustado saber todo acerca del mundo.
Usted que es reconocido por descubrir nuevos talentos ¿qué
consejo les da a los profesores para que descubran y apoyen
los talentos de sus alumnos?
Los profesores tienen una responsabilidad muy grande y deben
ser sobre todo maestros. Deben poder identificar las individuali-
dades y a las personas con talentos destacados. Me parece que
la gente más valiosa en el campo educativo es la que impulsa
y apoya a los estudiantes, sin promover que dejen de lado las
responsabilidades, pero obviamente cuando uno tiene inclina-
ciones directas con algo lo importante es que los profesores le
hagan ver que con pasión y responsabilidad pueden lograrlo.
Eleducador 8.indd 30 4/8/10 3:13:52 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
31
RECOMENDADOS
¿De qué colegio se graduó y qué recuerda especialmente
de esa época?
Me gradué del colegio Helvetia, de Bogotá, es un colegio suizo
y tengo el mejor recuerdo de este. Recuerdo por supuesto a va-
rios de los profesores, entre ellos a uno que murió hace algunos
años, un hombre humanista que sabía muchas cosas, era teó-
logo, pianista, historiador, literato, se llamaba Raphy Lation. Es
una de esas personas que me marcó, era un tipo muy exigente
y de humor negro con lo cual me identificaba. Con él no sólo
estudié francés y literatura sino que también aprendí música,
porque dirigía el coro. Me marcó no sólo a mí sino a todas las
personas que pasaron por sus aulas.
Recuerdo también el equipo de básquet, en el que estuve cuatro
años.
¿En qué materias le iba bien y en cuáles no tanto?
Siempre me fue bien en el colegio, creo que solo perdí geografía
en un bimestre. Siempre fui el primero o segundo en el curso. La
física no me llamó tanto la atención, pero siempre me encantó
la química, la biología, la historia universal y la geografía, por-
que me ha gustado saber todo acerca del mundo.
Usted que es reconocido por descubrir nuevos talentos ¿qué
consejo les da a los profesores para que descubran y apoyen
los talentos de sus alumnos?
Los profesores tienen una responsabilidad muy grande y deben
ser sobre todo maestros. Deben poder identificar las individuali-
dades y a las personas con talentos destacados. Me parece que
la gente más valiosa en el campo educativo es la que impulsa
y apoya a los estudiantes, sin promover que dejen de lado las
responsabilidades, pero obviamente cuando uno tiene inclina-
ciones directas con algo lo importante es que los profesores le
hagan ver que con pasión y responsabilidad pueden lograrlo.
Escríbanos a revista@eleducador.com y recomiéndenos su película docente.
CARDIO
Miguel Bosé
Warnwer music – K Discos
DE CÓMO EL PUEBLO ALZÓ SU VOZ
Catalina Ruiz y Luisa Uribe
Editorial Norma
LAS INDEPENDENCIAS HISPANOAMERICANAS
Mrco Palacios
Editorial Norma
En los últimos años, Miguel Bosé ha esta-
do presente en la mente del público por
sus actuaciones en escenarios como el de
Paz sin fronteras. Sin embargo desde Pa-
pito, su último álbum publicado hace tres
años, no ha lanzado al mercado nuevas
producciones. La espera para los fanáti-
cos ha terminado, pues ha llegado con su
nuevo disco Cardio, un trabajo en el cual
a través de 12 canciones se puede apre-
ciar el talento y la versatilidad de Bosé.
Este disco sorprenderá con canciones
como “Estuve a punto de...”, “Júrame”,
“Dame Argumentos”, “A mi me da igual”,
“Cardio”, “El Perro” y “Ayurvédico”, en-
tre otras.
El reconocido historiador colombiano
Marco Palacios, se dio a la tarea de reunir
a 13 de los más importantes académicos
de América Latina para que escribieran
el mismo número de ensayos acerca de
las independencias de varios países de
la región: Colombia, Perú, Ecuador, Méxi-
co, Cuba-Puerto Rico, Venezuela, entre
otros. Al conmemorarse los 200 años
de las independencias de los países
del continente americano, este libro se
constituye en un punto de referencia
para conocer y comprender de una for-
ma más profunda, a través de los pro-
cesos independentistas, el presente de
América Latina. Ver entrevista con Marco
Palacios en la página 24.
La joven historiadora Catalina Ruiz, en
compañía de la ilustradora Luisa Uribe,
han creado este hermoso libro infantil
ilustrado. El trabajo se compone de cin-
co crónicas; la primera cuenta qué pasó
antes de esta época y qué está por su-
ceder; la segunda relata, a través de los
ojos de una niña, cómo vivió el pueblo
el momento en que se empieza a ges-
tar la independencia; la tercera se sitúa
junto a Nariño en un momento crucial
de la lucha; la cuarta habla de otros que
vinieron a luchar y fueron testigos, y la
última, trae al lector de vuelta al pre-
sente y le recuerda la importancia de la
voz del pueblo.
Eleducador 8.indd 31 4/8/10 3:13:55 PM
TENDENCI AS
Por Natalia Herrera Eslava
A
PROXIMADAMENTE ENTRE
los 12 y los 18 meses de edad,
niños y niñas empiezan a mos-
trar ciertas habilidades artísticas que
influirán de manera importante en su
desarrollo futuro. A esta edad, los pe-
queños miran con interés todo tipo de
lápices, crayones, marcadores, etc., y
muy seguramente intentarán probar-
los en cualquier lugar, sea pared, sofá,
muebles, documentos importantes,
entre otros.
A medida que crecen, este interés
aumenta y para el momento en que
ingresan a la institución educativa,
por primera vez, ya los infantes reco-
nocen las posibilidades de creación
que guardan los colores y el papel. Por
esta razón es vital contar con útiles y
elementos adecuados para el correc-
to desarrollo de las habilidades de los
más pequeños, de manera que en lugar
de ser un aspecto prohibido –muchos
padres reprimen la experimentación
Eleducador 8.indd 32 4/8/10 3:13:55 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
33
Por Natalia Herrera Eslava
A
PROXIMADAMENTE ENTRE
los 12 y los 18 meses de edad,
niños y niñas empiezan a mos-
trar ciertas habilidades artísticas que
influirán de manera importante en su
desarrollo futuro. A esta edad, los pe-
queños miran con interés todo tipo de
lápices, crayones, marcadores, etc., y
muy seguramente intentarán probar-
los en cualquier lugar, sea pared, sofá,
muebles, documentos importantes,
entre otros.
A medida que crecen, este interés
aumenta y para el momento en que
ingresan a la institución educativa,
por primera vez, ya los infantes reco-
nocen las posibilidades de creación
que guardan los colores y el papel. Por
esta razón es vital contar con útiles y
elementos adecuados para el correc-
to desarrollo de las habilidades de los
más pequeños, de manera que en lugar
de ser un aspecto prohibido –muchos
padres reprimen la experimentación
Eleducador 8.indd 33 4/8/10 3:13:56 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
34
con estos objetos por miedo a que
se arruinen las paredes o elementos
valiosos del hogar sea un espacio de
estimulación y desarrollo. Basta con
comprar objetos adecuados como lá-
pices gruesos, marcadores lavables y,
por supuesto, un buen cuaderno.
El garabateo
A pesar de que por un tiempo estu-
vo subestimada y no se le prestaba la
atención necesaria, la etapa del gara-
bateo, cuando niños y niñas empiezan
a tratar de plasmar su creatividad a
través de sus manos, es primordial
pues, además de ser un vehículo para
que empiecen a expresar gráficamen-
te lo que sienten y fomentar su auto-
nomía, es el paso previo a adquirir la
habilidad de escribir.
El garabateo es una etapa hermosa,
que cuenta con diversas fases, entre
ellas el garabateo controlado (descu-
bre la relación entre el movimiento de
la mano y los trazos que realiza) y el
garabateo con nombre (cuando em-
piezan a darle nombre a sus dibujos
y aparece el simbolismo). Estas fases
abren paso a la etapa de monigote y
hombre célula, cuando los pequeños
empiezan a esbozar la figura humana,
para de allí, entrar a desarrollar las ha-
bilidades gráficas plenamente.
En todos estos momentos es esen-
cial que el docente acompañe el pro-
ceso armado de paciencia y apoyado
con los útiles necesarios. Hoy en día
existen elementos diseñados espe-
cialmente para estas edades –etapa
de preescolar y básica primaria es-
pecíficamente-, entre ellos lápices
adecuados para las manos de los pe-
queños, crayones de forma triangular
que facilitan el agarre y cuadernos
con márgenes definidas y espaciados
amplios, preferiblemente con puntos
guía, para que, además de expresar,
los niños puedan aprender a respetar
los límites, lograr trazos más claros y
precisos y, en general, aprender a lle-
var sus cuadernos de forma más or-
ganizada.
En esta etapa, el manejo de espa-
cios generosos es el adecuado. Los ren-
glones deben ser amplios (al menos 10
mm o más), las márgenes claras para
ayudar a mantener la concentración
del estudiante, utilizando diseños y
colores adecuados, como sombreados
y líneas azules (este color ayuda a la
concentración).
Además, en lo posible, los cuader-
nos deben ser atractivos e invitar al
pequeño a su manejo. Una portada
con colores llamativos, ilustraciones
apropiadas y un diseño que invite al
juego logrará que los niños se inte-
resen más fácilmente por este útil y
deseen sentarse a trabajar en él.
Así mismo, el cuaderno debe ser
atractivo para los padres. La resisten-
cia es un factor esencial en el buen uso
del cuaderno. Los grapados ó argolla-
dos no son apropiados para los niños
de estas edades. Los cuadernos para
los primeros trazos deben ser cocidos,
de alta resistencia, con carátulas resis-
tentes a la humedad y a los accidentes
-como cuando se derrama el agua o
algún jugo-.
Adicionalmente, se aconseja que
sea posible identificar a quién per-
tenece el cuaderno en la portada. De
esta forma los maestros ahorran una
cantidad de tiempo considerable al
entregar los útiles o revisar las acti-
vidades.
Por otro lado, en vista de que en
estas etapas es tan importante lo-
grar una conexión gráfica con los pri-
meros símbolos, es decir con letras y
palabras, los cuadernos deben estar
diseñados de manera que sea posible
agregar imágenes guía. Si el diseño del
cuaderno cuenta con un espacio para
la imagen y enseguida para los trazos
de los pequeños, esto permitirá que
los estudiantes realicen inmediata-
mente la conexión entre lo que escri-
ben y lo que ven en su cuaderno.
Cuando es momento de aprender
las letras y reconocer palabras, los
cuadernos doble línea son de gran
ayuda. Los estudiantes logran mayor
control sobre sus trazos y se empieza
a desarrollar la motricidad fina.
De esta forma, los docentes hoy en
día cuentan con aliados valiosos, que
no sólo ayudan en el proceso de apren-
dizaje y desarrollo de los estudiantes
de estas edades, sino que también
facilitan su labor, ahorrándoles tiem-
po y logrando mejores resultados con
los estudiantes en menor tiempo. Para
avanzar en la educación de estas y las
próximas generaciones, los docentes
deben permanecer actualizados en
pedagogía y métodos de enseñanza,
sino en todos los avances que la in-
dustria y la tecnología han traído al
campo educativo.
M
IENTRAS SUPERAMOS LA
primera década del siglo XXI,
denominada de la revolución
digital, podemos reconocer en las di-
ferentes instituciones educativas de
Latinoamérica la instalación de las ya
conocidas aulas digitales, las cuales
prometen ambientes de aprendizaje
más dinámicos y motivadores para los
estudiantes, al poseer en una infra-
estructura de portátiles, videobeam
y tableros digitales. Al igual que la
implementación de los computado-
res portátiles o del celular en la vida
cotidiana, el proceso de inclusión de
las TIC -Tecnologías de Información y
Comunicación- en los salones de cla-
se, ha sido tan rápido e imperceptible
que resulta difícil determinar dónde
y en qué momento comenzó exacta-
Eleducador 8.indd 34 4/8/10 3:14:02 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
35
TECNOLOGí A
Así mismo, el cuaderno debe ser
atractivo para los padres. La resisten-
cia es un factor esencial en el buen uso
del cuaderno. Los grapados ó argolla-
dos no son apropiados para los niños
de estas edades. Los cuadernos para
los primeros trazos deben ser cocidos,
de alta resistencia, con carátulas resis-
tentes a la humedad y a los accidentes
-como cuando se derrama el agua o
algún jugo-.
Adicionalmente, se aconseja que
sea posible identificar a quién per-
tenece el cuaderno en la portada. De
esta forma los maestros ahorran una
cantidad de tiempo considerable al
entregar los útiles o revisar las acti-
vidades.
Por otro lado, en vista de que en
estas etapas es tan importante lo-
grar una conexión gráfica con los pri-
meros símbolos, es decir con letras y
palabras, los cuadernos deben estar
diseñados de manera que sea posible
agregar imágenes guía. Si el diseño del
cuaderno cuenta con un espacio para
la imagen y enseguida para los trazos
de los pequeños, esto permitirá que
los estudiantes realicen inmediata-
mente la conexión entre lo que escri-
ben y lo que ven en su cuaderno.
Cuando es momento de aprender
las letras y reconocer palabras, los
cuadernos doble línea son de gran
ayuda. Los estudiantes logran mayor
control sobre sus trazos y se empieza
a desarrollar la motricidad fina.
De esta forma, los docentes hoy en
día cuentan con aliados valiosos, que
no sólo ayudan en el proceso de apren-
dizaje y desarrollo de los estudiantes
de estas edades, sino que también
facilitan su labor, ahorrándoles tiem-
po y logrando mejores resultados con
los estudiantes en menor tiempo. Para
avanzar en la educación de estas y las
próximas generaciones, los docentes
deben permanecer actualizados en
pedagogía y métodos de enseñanza,
sino en todos los avances que la in-
dustria y la tecnología han traído al
campo educativo.
M
IENTRAS SUPERAMOS LA
primera década del siglo XXI,
denominada de la revolución
digital, podemos reconocer en las di-
ferentes instituciones educativas de
Latinoamérica la instalación de las ya
conocidas aulas digitales, las cuales
prometen ambientes de aprendizaje
más dinámicos y motivadores para los
estudiantes, al poseer en una infra-
estructura de portátiles, videobeam
y tableros digitales. Al igual que la
implementación de los computado-
res portátiles o del celular en la vida
cotidiana, el proceso de inclusión de
las TIC -Tecnologías de Información y
Comunicación- en los salones de cla-
se, ha sido tan rápido e imperceptible
que resulta difícil determinar dónde
y en qué momento comenzó exacta-
Eleducador 8.indd 35 4/8/10 3:14:07 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
36
mente; sin embargo, lo que sí
podemos afirmar es que dicha
inclusión surgió de la transfor-
mación de los salones de clase
tradicionales y la exigencia de
los estudiantes “nativos di-
gitales”, como los llama esta
era, quienes necesitan lengua-
jes diferentes que desarrollen
sus capacidades cognitivas a
través de herramientas tec-
nológicas.
Con las aulas de clase tra-
dicionales podemos identificar
nuestros salones actuales en
la disposición del tipo parisi-
no de finales del siglo XVIII,
típico del auge de una revolu-
ción industrial que concretó
las profesiones tal como las
conocemos hoy en día y des-
cribió e implementó nuestro sistema
educativo actual a partir de ellas. El
problema es que ya no estamos en la
revolución industrial, sino en la revo-
lución digital, donde las instituciones
educativas preparan a estudiantes
para trabajos que aún no existen, por
lo que conservar las mismas estructu-
ras de educación resulta insuficiente
para los nuevos alumnos que se están
formando, quienes demandan la nece-
sidad de acceder a una gran cantidad
de información a través de mecanis-
mos novedosos.
Teniendo en cuenta las caracterís-
ticas de un nativo digital como el rea-
lizar varias tareas a la vez – multitarea
-; manejar una agilidad única con sus
pulgares; consumir información de ma-
nera masiva, no en contenidos com-
pletos, sino en párrafos y/o oraciones
concretas sobre un tema; ser intuitivo
con cualquier tipo de interfaz; tomar
decisiones rápidamente y no impresio-
narse fácilmente, gracias al contacto
permanente al internet, la televisión,
los videojuegos o el celular, se impo-
nen cambios en el salón de clase que
logren atender los requerimientos pro-
ducto de estas cualidades, específica-
mente respecto a las metodologías de
enseñanza, ya que los contenidos que
actualmente se ven en un libro o en
internet pueden ser más accesibles
para ellos si son presentados en un
tablero digital. Así mismo, estas ca-
racterísticas son reconocidas también
por los padres, quienes al escoger la
institución óptima para sus hijos, no
sólo se preocupan por las certificacio-
nes o los idiomas que enseñen, sino
también por los mecanismos
tecnológicos que faciliten los
procesos de aprendizaje de
estos.
Sin embargo, el reconoci-
miento de esta exigencia debe
ser progresivo y la decisión de
implementación de estas nue-
vas tecnologías, gradual, pues
los cambios abruptos pueden
causar que las instituciones
no reconozcan completamen-
te las ventajas de inclusión de
las TIC y no sean capaces de
afrontar las dificultades que
la modernidad depara. Por
esta razón, lo primero que
deben hacer los estableci-
mientos educativos frente a
estas transformaciones es
identificar las condiciones
en las que se encuentran, analizar las
reflexiones de los docentes ante la in-
novación, sus temores y motivaciones
al respecto, las capacidades de éstos
frente al uso de herramientas tecno-
lógicas y la disposición de contenidos
para usar con las mismas. Una vez de-
terminado lo anterior y al reconocer
que la implantación de la tecnología
en el salón de clase es inevitable, el
éxito en el proceso está garantizado,
así como asegurada la posibilidad de
dejar de ser un migrante para devenir
en un nativo digital que entienda y
utilice el idioma de la tecnología para
el mejor provecho de la educación
contemporánea.
En conclusión y en el peor de los
casos, las aulas digitales pueden ser
vistas como una moda que a corto
plazo se convertirá en necesidad, pero
depende totalmente de la institución
educativa la forma y la velocidad de
implementación, según las caracte-
rísticas propias de los actores que la
componen (infraestructura, docentes,
estudiantes).
Estas características
son reconocidas
por los padres,
quienes se preocupan
por los mecanismos
tecnológicos que
faciliten los procesos
de aprendizaje
Eleducador 8.indd 36 4/8/10 3:14:09 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
también por los mecanismos
tecnológicos que faciliten los
procesos de aprendizaje de
estos.
Sin embargo, el reconoci-
miento de esta exigencia debe
ser progresivo y la decisión de
implementación de estas nue-
vas tecnologías, gradual, pues
los cambios abruptos pueden
causar que las instituciones
no reconozcan completamen-
te las ventajas de inclusión de
las TIC y no sean capaces de
afrontar las dificultades que
la modernidad depara. Por
esta razón, lo primero que
deben hacer los estableci-
mientos educativos frente a
estas transformaciones es
identificar las condiciones
en las que se encuentran, analizar las
reflexiones de los docentes ante la in-
novación, sus temores y motivaciones
al respecto, las capacidades de éstos
frente al uso de herramientas tecno-
lógicas y la disposición de contenidos
para usar con las mismas. Una vez de-
terminado lo anterior y al reconocer
que la implantación de la tecnología
en el salón de clase es inevitable, el
éxito en el proceso está garantizado,
así como asegurada la posibilidad de
dejar de ser un migrante para devenir
en un nativo digital que entienda y
utilice el idioma de la tecnología para
el mejor provecho de la educación
contemporánea.
En conclusión y en el peor de los
casos, las aulas digitales pueden ser
vistas como una moda que a corto
plazo se convertirá en necesidad, pero
depende totalmente de la institución
educativa la forma y la velocidad de
implementación, según las caracte-
rísticas propias de los actores que la
componen (infraestructura, docentes,
estudiantes).
Eleducador 8.indd 37 4/8/10 3:14:09 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
38
El escritor se pone en la tarea de
concebir los temas de las seis confe-
rencias y produce un texto que fue
un referente indispensable para una
generación de lectores en el mundo
a finales del siglo XX. Tituladas como
“Seis propuestas para el próximo mi-
lenio”, son el compendio de lo que
Calvino consideraba serían algunos
de los valores literarios que debían
ser tenidos en cuenta en el siglo XXI,
a saber: Levedad, rapidez, exactitud,
visibilidad y multiplicidad. El último
tema escogido –consistencia- , quedó
sólo mencionado en el título.
Quedó, pues el escritor falleció el
19 de septiembre de 1985, una sema-
na antes de viajar a Estados Unidos a
leer los cinco textos completos en la
Universidad de Harvard.
La memoria es ingrata, porque hoy
muy pocas personas recuerdan ese
texto, y mucho menos los mensajes
propuestos por el escritor italiano. Y
creo que la razón de ese olvido es por-
que independientemente del valor y la
riqueza del contenido de cada texto,
Calvino propuso una mirada sobre el
tiempo por venir, cuando nombra al
“próximo milenio”, que en este instan-
te ya no es próximo sino actual.
Esta entrada es una invitación a
pensar en las maneras en que un do-
cente, un estudiante o un ciudadano
del común puede abordar las conme-
moraciones del Bicentenario de la in-
dependencia Nacional, haciéndonos
dos preguntas: La primera es ¿Pode-
mos celebrar algo de lo que no esta-
mos seguros que hayamos alcanzado
en su totalidad, como es la indepen-
dencia? y la segunda: ¿Es posible en-
señar historia hoy en día sin recono-
cer que todos y cada uno de nosotros
somos y hacemos historia?
Tres propuestas para una
pedagogía del Bicentenario
Con el riesgo de que suceda algo
similar a lo que pasó con Italo Calvi-
no y sus propuestas para un nuevo
milenio; es decir, “haber pasado a la
Que cada quien
construya la Historia
con su propia Historia
E
l 6 de junio de 1984 la Universidad de Harvard invitó al escritor italiano Italo
Calvino a ocupar la cátedra Elliot Norton, basada en el concepto de “poetry”,
que más allá de su traducción literal en “poesía”, siempre invita a que ese
límite sea rebasado, para abarcar cualquier forma de comunicación poética (sea
musical, arquitectónica, literaria) con un tema de libre elección.
Reflexiones sobre una pedagogía
para el Bicentenario de la Independencia
Por Daniel Castro Benitez
ARTÍCULO
Eleducador 8.indd 38 4/8/10 3:14:10 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
39
El escritor se pone en la tarea de
concebir los temas de las seis confe-
rencias y produce un texto que fue
un referente indispensable para una
generación de lectores en el mundo
a finales del siglo XX. Tituladas como
“Seis propuestas para el próximo mi-
lenio”, son el compendio de lo que
Calvino consideraba serían algunos
de los valores literarios que debían
ser tenidos en cuenta en el siglo XXI,
a saber: Levedad, rapidez, exactitud,
visibilidad y multiplicidad. El último
tema escogido –consistencia- , quedó
sólo mencionado en el título.
Quedó, pues el escritor falleció el
19 de septiembre de 1985, una sema-
na antes de viajar a Estados Unidos a
leer los cinco textos completos en la
Universidad de Harvard.
La memoria es ingrata, porque hoy
muy pocas personas recuerdan ese
texto, y mucho menos los mensajes
propuestos por el escritor italiano. Y
creo que la razón de ese olvido es por-
que independientemente del valor y la
riqueza del contenido de cada texto,
Calvino propuso una mirada sobre el
tiempo por venir, cuando nombra al
“próximo milenio”, que en este instan-
te ya no es próximo sino actual.
Esta entrada es una invitación a
pensar en las maneras en que un do-
cente, un estudiante o un ciudadano
del común puede abordar las conme-
moraciones del Bicentenario de la in-
dependencia Nacional, haciéndonos
dos preguntas: La primera es ¿Pode-
mos celebrar algo de lo que no esta-
mos seguros que hayamos alcanzado
en su totalidad, como es la indepen-
dencia? y la segunda: ¿Es posible en-
señar historia hoy en día sin recono-
cer que todos y cada uno de nosotros
somos y hacemos historia?
Tres propuestas para una
pedagogía del Bicentenario
Con el riesgo de que suceda algo
similar a lo que pasó con Italo Calvi-
no y sus propuestas para un nuevo
milenio; es decir, “haber pasado a la
historia”, no sólo por su deceso, sino
por el hecho de haber inscrito sus re-
flexiones en un marco temporal muy
preciso, que era el siglo que se aveci-
naba y que hoy es nuestro obligado
marco temporal, me atreveré a es-
bozar a continuación tres propuestas
que intenten a su vez dar respuesta a
las dos grandes preguntas planteadas
al inicio de estas reflexiones.
Primera propuesta:
De la celebración a la
conmemoración
He insistido en varias oportunida-
des que el ejercicio de activación de la
memoria tiene al menos dos grandes
niveles que están directamente rela-
cionados con el espíritu del tiempo. El
primero es el acto de rememorar, que
se lleva a cabo en un campo de diacro-
nía, entendida ésta como la sucesión
de hechos o fenómenos que ocurren
a lo largo del tiempo. El segundo que
es el acto de conmemorar, se da en
un campo de sincronía, ésta última
como la circunstancia de hacer coinci-
dir hechos o fenómenos en el tiempo
mismo.
Pensar en el Bicentenario de la
Independencia Nacional se relaciona
directamente con el acto de conme-
morar. Ello porque intentamos alinear
hechos y circunstancias que sucedie-
ron en un tiempo determinado mar-
cado por fechas y acontecimientos en
un tiempo presente que se enfrenta a
lo que mencionaba el historiador Jor-
ge Orlando Melo como la “tiranía del
sistema decimal”. Es decir, a usar la ci-
fra cero como disculpa para convocar
a un pueblo a pensar en su historia
pasada. Cincuenta, cien, doscientos,
quinientos años son los momentos
temporales para generar esos proce-
sos de revisión. Sin embargo considero
que ello no es suficiente. Básicamente
porque el riesgo de ello es que sobre
esa alineación, la única tarea que se
vuelve supremamente obvia, no sólo
desde la escuela sino desde otras
instancias, como los medios de co-
municación masiva, -y que estamos
viviendo en la actualidad -es hacer
referencia exclusiva a cómo se vivía,
cómo se pensaba, y cómo se luchaba
hace doscientos años.
Por ello esta propuesta tiene que
ver no sólo con la alineación sincró-
nica y la revisión de un pasado lejano
desde las fechas acontecimientos, re-
cordando a su vez que el Bicentenario
no se agota en el año 2010, sino que es
precisamente el punto de partida de
recordación de una serie de circuns-
tancias que le dieron origen a la actual
nación colombiana, sino complemen-
tariamente, a activar en la ciudadanía,
desde las aulas de clase, y los mismos
docentes ejercicios de rememoración
Que cada quien
construya la Historia
con su propia Historia
E
l 6 de junio de 1984 la Universidad de Harvard invitó al escritor italiano Italo
Calvino a ocupar la cátedra Elliot Norton, basada en el concepto de “poetry”,
que más allá de su traducción literal en “poesía”, siempre invita a que ese
límite sea rebasado, para abarcar cualquier forma de comunicación poética (sea
musical, arquitectónica, literaria) con un tema de libre elección.
Reflexiones sobre una pedagogía
para el Bicentenario de la Independencia
Eleducador 8.indd 39 4/8/10 3:14:13 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
40
que no deben perder su carácter dia-
crónico. Es decir a revisar la historia
no como un hecho exclusivo del pasa-
do, sino como una actividad cotidiana
que se hace posible a partir de nues-
tros actos simples o relevantes pero
inscritos siempre en entornos sociales.
¿Por qué no abordar con los estudian-
tes una construcción de sus propias
rutas de vida, en la que se detecten
los momentos de logros o fracasos, de
pequeños o grandes acontecimientos
como la primera comunión o incluso la
separación de sus padres; el momento
en que se enamoró por primera vez, o
la muerte de algún ser querido?
Considero que a partir de un ejer-
cicio sencillo como este, puede tener
mayor sentido abordar sincrónicamen-
te las luchas por la autonomía frente a
la corona española, las ejecuciones de
patriotas en los patíbulos, los debates
por las nuevas formas de gobierno, las
luchas armadas en sus derrotas y vic-
torias o las necesidades de las mino-
rías por sus propias reivindicaciones.
En síntesis, una revisión y mirada
filosófica sobre el tiempo, y como éste
afecta y enmarca ineludiblemente
todas nuestras acciones a lo largo de
nuestras historias de vida. Las escritas
en los libros y las que cada individuo
en cualquier grupo social guarda con-
sigo.
Segunda Propuesta: La historia
es la vida misma.
Lo anterior nos lleva a la segunda
propuesta en la cual y por una “de-
generación” de los procesos de ense-
ñanza, hemos encapsulado y especia-
lizado tanto el saber, que nos hemos
olvidado que cualquier disciplina, por
más especializada que sea, ha tenido
un solo punto de partida que es la
vida misma. Y la historia no ha esta-
do exenta de caer en ese riesgo y en
esos niveles de especialización. Ello ha
llevado a pensar que
esa inmersión exclusi-
va en el pasado es la
única razón de la his-
toria, y además, por-
que esa cruda revisión
de ese pasado exime
incluso de poesía, esa
arrogante intención
de “objetividad”, lo
que termina empa-
rentándola más con
la obstinación de las
ciencias exactas que
con las sociales.
Filósofos y escri-
tores como el mismo
Italo Calvino, Fernan-
do Savater o Edgar
Morin, para citar sólo
algunos nombres, han
instado en que es ne-
cesario volver a tener
una mirada integral
sobre el conocimien-
to, y a reconocer a
los individuos como
agentes de construcción de historias
particulares y colectivas no fragmen-
tadas, sino por el contrario enriqueci-
das con múltiples puntos de vista, ex-
periencias y reflexiones sobre nuestro
pensamiento y acciones.
Por lo tanto, si acogemos esta idea
en nuestros entornos educativos, ins-
crita en la particularidad de la con-
memoración del Bicentenario de la
Independencia, deberíamos a su vez
aceptar, que esta responsabilidad no
es exclusiva del “área de ciencias so-
ciales”, sino que debería involucrar no
sólo a las otras áreas de conocimien-
to, sino a la comunidad educativa en
su conjunto, tal como es entendida a
través de la actual legislación colom-
biana. Para ello tendríamos que “des-
fragmentar” a la escuela, (tal como se
hace hoy en día con los discos duros
de los computadores para un mejor
funcionamiento), para optimizar su
capacidad por medio de la inserción
de un concepto que tímidamente se
abre campo en nuestro medio, pero
al que es necesario prestarle enorme
atención: la transdisciplinariedad.
Este concepto ha sido trabajado
por Ubiratán D´Ambrosio, un etnoma-
temático (¡!) brasilero, quien resume de
mejor manera que quien escribe este
texto, el espíritu de la dinámica trans-
disciplinaria: Dice D’Ambrosio, que ella
no es ni una nueva filosofía, ni tam-
poco una nueva metafísica o ciencia
de ciencias. Mucho menos una nueva
postura religiosa. Según él, la trans-
disiplinariedad reside en una postura
de reconocimiento de que no hay es-
pacio ni tiempo de culturas privilegia-
das, que permitan juzgar o decidir o
jerarquizar qué es lo más correcto o
lo más verdadero. Ella reposa en una
actitud abierta, de respeto mutuo y
también de humildad frente a mitos,
religiones o sistemas de explicacio-
nes y de conocimientos, rechazando
cualquier actitud de arrogancia o pre-
potencia. La transdiciplinariedad es
transcultural en esencia, pues implica
un reconocimiento de que la actual
proliferación de disciplinas y especia-
lidades académicas y no académicas,
conlleva a un incontestable crecimien-
to de poder asociado a los detentores
de poder asociados al conocimiento
fragmentado. Ese poder contribuye a
generar inequidades entre individuos,
comunidades y naciones. En síntesis,
la transdiciplinariedad es una ética de
la diversidad.
Por consiguiente, devolverle a la
escuela ese carácter integral coayu-
dará a que una mirada histórica sea
igualmente mediada por múltiples mi-
radas y no sólo por una perspectiva
hegemónica y unidireccional.
Tercera propuesta: Interrogar al
pasado para retar el futuro
Por último si nos acogemos a las dos
anteriores propuestas, la de una acti-
Eleducador 8.indd 40 4/8/10 3:14:14 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
41
agentes de construcción de historias
particulares y colectivas no fragmen-
tadas, sino por el contrario enriqueci-
das con múltiples puntos de vista, ex-
periencias y reflexiones sobre nuestro
pensamiento y acciones.
Por lo tanto, si acogemos esta idea
en nuestros entornos educativos, ins-
crita en la particularidad de la con-
memoración del Bicentenario de la
Independencia, deberíamos a su vez
aceptar, que esta responsabilidad no
es exclusiva del “área de ciencias so-
ciales”, sino que debería involucrar no
sólo a las otras áreas de conocimien-
to, sino a la comunidad educativa en
su conjunto, tal como es entendida a
través de la actual legislación colom-
biana. Para ello tendríamos que “des-
fragmentar” a la escuela, (tal como se
hace hoy en día con los discos duros
de los computadores para un mejor
funcionamiento), para optimizar su
capacidad por medio de la inserción
de un concepto que tímidamente se
abre campo en nuestro medio, pero
al que es necesario prestarle enorme
atención: la transdisciplinariedad.
Este concepto ha sido trabajado
por Ubiratán D´Ambrosio, un etnoma-
temático (¡!) brasilero, quien resume de
mejor manera que quien escribe este
texto, el espíritu de la dinámica trans-
disciplinaria: Dice D’Ambrosio, que ella
no es ni una nueva filosofía, ni tam-
poco una nueva metafísica o ciencia
de ciencias. Mucho menos una nueva
postura religiosa. Según él, la trans-
disiplinariedad reside en una postura
de reconocimiento de que no hay es-
pacio ni tiempo de culturas privilegia-
das, que permitan juzgar o decidir o
jerarquizar qué es lo más correcto o
lo más verdadero. Ella reposa en una
actitud abierta, de respeto mutuo y
también de humildad frente a mitos,
religiones o sistemas de explicacio-
nes y de conocimientos, rechazando
cualquier actitud de arrogancia o pre-
potencia. La transdiciplinariedad es
transcultural en esencia, pues implica
un reconocimiento de que la actual
proliferación de disciplinas y especia-
lidades académicas y no académicas,
conlleva a un incontestable crecimien-
to de poder asociado a los detentores
de poder asociados al conocimiento
fragmentado. Ese poder contribuye a
generar inequidades entre individuos,
comunidades y naciones. En síntesis,
la transdiciplinariedad es una ética de
la diversidad.
Por consiguiente, devolverle a la
escuela ese carácter integral coayu-
dará a que una mirada histórica sea
igualmente mediada por múltiples mi-
radas y no sólo por una perspectiva
hegemónica y unidireccional.
Tercera propuesta: Interrogar al
pasado para retar el futuro
Por último si nos acogemos a las dos
anteriores propuestas, la de una acti-
vación dinámica del tiempo y al reco-
nocimiento de la historia como la vida
misma en su carácter variado y plural,
lo único que nos queda es proponer
cómo abordamos una y otra. Consi-
dero que la vía para hacerlo es por
medio de las opciones que le demos
a nuestros educandos de interrogarse
a sí mismos y a su entorno no sólo
sobre lo que sucedió hace doscientos
años, sino sobre su presente. Darnos
la opción de ofrecer posibilidades de
especular sobre nuestros pasados re-
cientes y lejanos, más que en la obliga-
ción a ofrecer respuestas únicas a pro-
blemas o a acontecimientos. Debemos
reconocer de una vez por todas que la
educación memorística ya es efectiva-
mente “cosa del pasado”, y que hoy en
día conocemos, aceptamos y ponemos
en practica nuevas maneras de enten-
der nuestro devenir histórico.
La iniciativa del Ministerio de
Educación Nacional de conmemorar
el Bicentenario de la Independencia
por medio del proyecto Historia Hoy:
Aprendiendo con el Bicentenario, es un
ejemplo contundente de cómo ello es
posible al permitir que en una dinámi-
ca participativa el país entero, desde
sus entornos educativos se interrogue
por el pasado y avance en un ejercicio
de comprensión del mismo, en función
de comprender el presente y retar al
futuro en una tarea colectiva y que
debe permear precisamente otras
disciplinas.
Por otra parte, un espacio como el
Museo de la Independencia - Casa del
Florero del Ministerio de Cultura, in-
tenta a su vez ofrecer a la ciudadanía
un referente renovado de presenta-
ción del discurso histórico, pero en el
que no prima el interés conservacio-
Eleducador 8.indd 41 4/8/10 3:14:15 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
42
un recorrido por la historia
un recorrido por la historia
es artista, músico y pedagogo. Candidato a Magister en Historia de la Universidad
Nacional de Colombia. Ha llevado a cabo un sin número de iniciativas pedagógicas
en museos de Colombia y el exterior.
Es actualmente Director de la Casa Museo Quinta de Bolívar y el Museo de la
Independencia- Casa del Florero del Ministerio de Cultura en Bogotá. Coordinador
Regional para América Latina y el Caribe del Comité de Acción Educativa y Cultural
del Consejo Internacional de Museos (ICOM por su sigla en inglés).
nista consustancial a un museo, sino
que intenta ir más allá, para cuestio-
nar en el visitante sobre el hecho de si
realmente es y se siente independien-
te desde el punto de vista individual,
religioso, político o cultural. Y con esas
respuestas poder retar al futuro, pues
debemos aceptar que la historia se
escribiría en vano si no tiene efecto
en el presente y por ende en nuestros
proyectos de vida individuales y colec-
tivos en el tiempo por venir.
Conclusión
Conmemorar, más que celebrar
el Bicentenario de la Independencia
Nacional, debe ser un pretexto para
pensar y desarrollar alternativas para
entender los procesos educativos en
nuestro país, y emanar de ellos ins-
tancias pedagógicas que le hablen a
la realidad de individuos y colectivida-
des inscritas en un nuevo milenio que
es cada vez más plural, más extenso
y mas interconectado; y en el que se
esperaría que el saber especializado
es rebasado por una sensibilidad más
integral y humana. Tal como reza el
lema del Museo de la Independen-
cia- Casa del Florero, cada quien tie-
ne la posibilidad de construir la his-
toria con su propia historia. Si ello
es así, las conmemoraciones tendrán
un sentido más amplio y vital que el
que se les ha querido otorgar hasta
Daniel Castro Benítez
el momento, pues por
medio de esa nueva
visión, cada ciudada-
no de una comunidad
política, educativa o
cultural tendrá la op-
ción de reconocer que
es un protagonista de
primer orden en su
propia historia y que
muy posiblemente el
asunto de la indepen-
dencia no se resolvió
hace doscientos años
por medio de un acta
o una reyer ta por
un florero, sino que
es asunto todaví a
pendiente a nivel in-
dividual y colectivo.
Y finalmente que la
independencia no
es solo materia de los fríos bronces
convertidos en estatuas de héroes
y próceres de tiempos idos, o de los
mudos retratos que llenan las paredes
de nuestros museos o las láminas de
los libros de historia, sino un asunto
que no será agotado en una lección de
historia, sino en la vida misma actual
y viva de cada una de las personas que
conforman la nación colombiana.
Eleducador 8.indd 42 4/8/10 3:14:18 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
43
un recorrido por la historia
Vi ajeros
Por Alejandro Moñino V.
C
ONMEMORAR EL BICENTENA-
rio de la independencia de Co-
lombia es un pretexto ideal para
disfrutar de las riquezas naturales y
culturales propias del país, a través
de las cuales, seguramente, se podrá
conocer parte de la historia que hizo
posible que el 20 de julio de 1810 se
pudiera dar el Grito de independen-
cia.
El Ministerio de Cultura, conjuntamen-
te con el Viceministerio de Turismo,
para conmemorar el Bicentenario, ha
decidido crear un proyecto llamado
Las Rutas del Bicentenario, conforma-
do por cuatro rutas “enmarcadas en
sucesos históricos representativos del
proceso de independencia en Colom-
bia”, señala el Ministerio de Cultura.
un recorrido por la historia
es artista, músico y pedagogo. Candidato a Magister en Historia de la Universidad
Nacional de Colombia. Ha llevado a cabo un sin número de iniciativas pedagógicas
en museos de Colombia y el exterior.
Es actualmente Director de la Casa Museo Quinta de Bolívar y el Museo de la
Independencia- Casa del Florero del Ministerio de Cultura en Bogotá. Coordinador
Regional para América Latina y el Caribe del Comité de Acción Educativa y Cultural
del Consejo Internacional de Museos (ICOM por su sigla en inglés).
el momento, pues por
medio de esa nueva
visión, cada ciudada-
no de una comunidad
política, educativa o
cultural tendrá la op-
ción de reconocer que
es un protagonista de
primer orden en su
propia historia y que
muy posiblemente el
asunto de la indepen-
dencia no se resolvió
hace doscientos años
por medio de un acta
o una reyer ta por
un florero, sino que
es asunto todaví a
pendiente a nivel in-
dividual y colectivo.
Y finalmente que la
independencia no
es solo materia de los fríos bronces
convertidos en estatuas de héroes
y próceres de tiempos idos, o de los
mudos retratos que llenan las paredes
de nuestros museos o las láminas de
los libros de historia, sino un asunto
que no será agotado en una lección de
historia, sino en la vida misma actual
y viva de cada una de las personas que
conforman la nación colombiana.
Eleducador 8.indd 43 4/8/10 3:14:20 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
44
Ruta Libertadora
Fueron muchos los pueblos que aco-
gieron a Simón Bolívar en su recorrido,
librando las batallas definitivas para la
victoria de su ejército. Esta gesta ini-
ció en los departamentos de Casanare
y Arauca, pasando luego por Boyacá y
finalizando, ya con la independencia
adquirida, en Bogotá.
Esta ruta, por su gran extensión y
divergencia de territorios, se ha divi-
dido en cuatro circuitos: el primero,
comprendido entre Bogotá y Cundina-
marca; el segundo, considerado el más
importante por las batallas libradas,
en Boyacá; el tercero, entre páramos y
caminos reales, en la cordillera orien-
tal, y el cuarto, donde se agruparon y
organizaron inicialmente las tropas,
en las llanuras de Arauca y Casanare.
En el primer circuito, entre Bogotá
y Cundinamarca, cabe destacar luga-
res como la Casa Museo 20 de Julio, la
Capilla del Sagrario, la Quinta de Bolí-
var, el Puente del Común en la entrada
de Chía, las minas de sal en Zipaquirá
y Nemocón o el Pueblito Colonial de
Suesca, entre otros.
Boyacá, región del segundo circui-
to, ofrece a los visitantes interesan-
tes y representativos lugares como el
Puente de Boyacá, lugar donde se dio
la más importante y definitiva batalla;
Tunja, la capital del departamento y
encantadora por su arquitectura co-
lonial, el Pantano de Vargas, Paipa y
sus termales, Socha y Sogamoso, entre
otros.
El tercer circuito, ideal para cami-
nantes y aventureros más avezados, es
un santuario de naturaleza en donde
paisajes como los del Páramo del Pis-
ba y su red de lagunas o Morcote con
sus caminos de herradura, descrestan
a los visitantes.
Finalmente, el circuito en Arauca y
Casanare ofrece, en primera instan-
cia, el municipio de Nunchía, donde se
encuentra la piedra de Bolivar como
representación del lugar en el que
inicia el recorrido del Libertador ha-
cia el Puente de Boyacá. Así mismo, el
municipio de Tame donde se pueden
conocer los parques y plazas conme-
morativas de la gesta libertadora.
Ruta Mutis
Al conmemorarse en el año 2008 los
200 años de la muerte del científico
español José Celestino Mutis, se creó
esta primera ruta de turismo cultural,
que además se ha adherido a las ru-
tas del Bicentenario debido a la im-
portancia de la Expedición Botánica,
dirigida por Mutis, en el proceso de
consolidación del espíritu patriótico
que años después conllevaría a la in-
dependencia.
En la Expedición Botánica se lo-
graron registrar y clasificar miles de
especies de flora y fauna existentes en
nuestro país y gran parte de la riqueza
natural que encontró Mutis en estas
tierras, aún se mantiene intacta en los
departamentos de Tolima y Cundina-
marca.
Poblaciones como La Mesa, donde
inició en 1783 parte de la Expedición
Botánica; Guaduas, considerada como
la cuna de la botánica y la medicina
colombiana; Ambalema, donde Mutis
descubrió la quina, o Mariquita donde
se puede apreciar el majestuoso Bos-
que Mutis, hacen parte del maravilloso
recorrido de esta ruta.
Ruta Comunera
Ante las imposiciones tributarias de la
Corona Española sobre el pueblo en
1781, los trabajadores y comerciantes
iniciaron una movilización de miles de
personas con el objetivo de dar vuelta
atrás a la medida. Este se considera un
hecho fundamental para la consolida-
ción del sentimiento nacionalista.
Esta revolución tuvo su origen en
Socorro, Santander, destino en el cual
los turistas y visitantes podrán delei-
tarse con la arquitectura colonial. Para
continuar con esta ruta en la misma
región, San Gil, con su ya reconocido
Parque Gallineral en donde habitan
los famosos árboles con musgo col-
gante, y Barichara, el pueblo colonial
mejor conservado del país, se suman
al atractivo actual que tiene la región:
los deportes extremos.
Esta ruta continúa en la región de Bo-
yacá donde también se incluyen varios
de los destinos de la Ruta Libertadora,
y finaliza en Zipaquirá, población a la
Foto cortesía del Ministerio de Cultura. Fotógrafa Nancy Mora.
Foto cortesía del Ministerio de Cultura.
Fotógrafa Nancy Mora.
Eleducador 8.indd 44 4/8/10 3:14:23 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
45
municipio de Tame donde se pueden
conocer los parques y plazas conme-
morativas de la gesta libertadora.
Ruta Mutis
Al conmemorarse en el año 2008 los
200 años de la muerte del científico
español José Celestino Mutis, se creó
esta primera ruta de turismo cultural,
que además se ha adherido a las ru-
tas del Bicentenario debido a la im-
portancia de la Expedición Botánica,
dirigida por Mutis, en el proceso de
consolidación del espíritu patriótico
que años después conllevaría a la in-
dependencia.
En la Expedición Botánica se lo-
graron registrar y clasificar miles de
especies de flora y fauna existentes en
nuestro país y gran parte de la riqueza
natural que encontró Mutis en estas
tierras, aún se mantiene intacta en los
departamentos de Tolima y Cundina-
marca.
Poblaciones como La Mesa, donde
inició en 1783 parte de la Expedición
Botánica; Guaduas, considerada como
la cuna de la botánica y la medicina
colombiana; Ambalema, donde Mutis
descubrió la quina, o Mariquita donde
se puede apreciar el majestuoso Bos-
que Mutis, hacen parte del maravilloso
recorrido de esta ruta.
Ruta Comunera
Ante las imposiciones tributarias de la
Corona Española sobre el pueblo en
1781, los trabajadores y comerciantes
iniciaron una movilización de miles de
personas con el objetivo de dar vuelta
atrás a la medida. Este se considera un
hecho fundamental para la consolida-
ción del sentimiento nacionalista.
Esta revolución tuvo su origen en
Socorro, Santander, destino en el cual
los turistas y visitantes podrán delei-
tarse con la arquitectura colonial. Para
continuar con esta ruta en la misma
región, San Gil, con su ya reconocido
Parque Gallineral en donde habitan
los famosos árboles con musgo col-
gante, y Barichara, el pueblo colonial
mejor conservado del país, se suman
al atractivo actual que tiene la región:
los deportes extremos.
Esta ruta continúa en la región de Bo-
yacá donde también se incluyen varios
de los destinos de la Ruta Libertadora,
y finaliza en Zipaquirá, población a la
que llegaron los comuneros a firmar las
capitulaciones en las que buscaban rei-
vindicaciones sociales y políticas.
Ruta de la Gran Convención
Finalmente, esta ruta que se inspira
en la Gran Convención de 1828, un he-
cho político trascendental en el que
se reformó la Constitución de 1821,
comienza en el municipio de Ocaña,
en Norte de Santander, e incluye tam-
bién los municipios de Abrego, El Car-
men y La Playa, además del municipio
de Río de Oro en el departamento del
Cesar.
Foto cortesía del Ministerio de Cultura. Fotógrafa Nancy Mora.
Foto cortesía del Ministerio de Cultura.
Fotógrafa Nancy Mora.
Foto cortesía del Ministerio de Cultura. Fotógrafa Nancy Mora.
Fueron muchos
los pueblos que
acogieron a Simón
Bolívar en su
recorrido, librando las
batallas definitivas
para la victoria de
su ejército
Eleducador 8.indd 45 4/8/10 3:14:30 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
46
OPI NI ÓN
L
OS EDUCADORES BIEN SABE-
mos que todo proceso de apren-
dizaje toma tiempo en consoli-
darse. Hoy más que nunca sabemos
que se aprende toda la vida y que cada
vez que logramos una meta se abren
otras nuevas.
Precisamente el Bicentenario es
una celebración para detenernos y
reflexionar el camino recorrido des-
de que nuestros antepasados se re-
belaron contra el régimen español
hasta nuestros días. En este sentido
la invitación es ir mucho más allá de
la visión que nos puede presentar la
historiografía. Más que reconstruir los
hechos y las circunstancias que lleva-
ron al grito de independencia del 20
de julio, se trata de preguntarnos qué
queremos hacer hoy con la herencia
que nos ha llevado a conformarnos
como una nación, con una constitu-
ción actual que quiere hacer realidad
una democracia participativa donde
todos los colombianos nos podamos
sentir respetados, reconocidos e invi-
tados a ser mejores.
Es muy posible que muchos de los
actores que lograron la independen-
cia tuvieran imágenes muy diferentes
de nuestro futuro. Hoy sabemos que
aunque había discursos, inspirados en
la ilustración francesa y el liberalismo
europeo, que hablaban de libertad e
igualdad, estaba lejos de ser igualdad
El Bicentenario:
el desafío continúa
Por José Alberto Mesa B., S.J.*
para los negros, las mujeres, los indí-
genas y los grupos marginales de la
sociedad. Prueba de ello es que algu-
nos de estos grupos sólo obtendrían
su reconocimiento jurídico de iguales
después de muchos años, e incluso
tuvo que pasar más de un siglo para
que las mujeres pudieran ser consi-
deradas ciudadanas con igualdad de
derechos. Hoy todavía muchos grupos
luchan para que sus derechos sean
respetados y reconocidos y puedan
ser plenamente aceptados en la socie-
dad colombiana. Precisamente, estas
luchas y la de todos los que trabajan
para hacer de Colombia una verdadera
democracia donde TODOS y TODAS se
sientan incluidos, respetados y reco-
nocidos en su dignidad de personas
es lo que deberíamos celebrar en el
Bicentenario. En este sentido la cele-
bración debería ser una ocasión para
crecer como nación, como pueblo y
como democracia. Honrar a los pró-
ceres de la independencia debería ser
honrar a aquellos y aquellas que lu-
chan por una Colombia mejor.
Celebrar el pasado no tiene sentido
a menos que éste sea un momento de
diálogo con nuestro presente. El pa-
sado como tal sólo adquiere sentido
en la medida que da sentido a nues-
tro presente y nos permite afrontar
los desafíos propios de hoy. Por lo
tanto, el Bicentenario es el escenario
en el que deberíamos afrontar nues-
tros propios problemas y encontrar la
salida para ser mejores. Conocemos
muy bien nuestros retos: corrupción
pública, violencia generalizada, discri-
minación social, racial y política; una
brecha creciente entre pobres y ricos,
desigualdad de género, discrimina-
ción basada en la orientación sexual
entre otras. No podemos celebrar el
Bicentenario sin hablar, reflexionar
y encontrar salidas. La tradición que
queremos reconocer a partir de 1810
debe ser una tradición viva que se ac-
tualiza en las propias circunstancias
actuales. De no ser así estaríamos
honrando un cadáver histórico y no
una nueva vida social y política que
comenzó hace 200 años.
La educación nos ha enseñado a
aprender a aprender, a apostarle a los
procesos pedagógicos como camino
para lograr los avances sociales y po-
líticos de los pueblos. Para los educa-
dores el Bicentenario es un momento
pedagógico para que las nuevas gene-
raciones puedan aprender a insertarse
en la historia del país y en el presente
histórico que ha resultado de esa his-
toria. El desafío continúa…
* Rector Colegio San José de Barranquilla y
Presidente de Conaced (Confederación Na-
cional Católica de Educación) Barranquilla.
Recurso Pedagógico
para trabajar en el aula la
historia, la ciencia, la
literatura, el arte y
las tradiciones en
la época de la
independencia
de la Nueva
Granada.
Eleducador 8.indd 46 4/8/10 3:14:33 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
47
en el que deberíamos afrontar nues-
tros propios problemas y encontrar la
salida para ser mejores. Conocemos
muy bien nuestros retos: corrupción
pública, violencia generalizada, discri-
minación social, racial y política; una
brecha creciente entre pobres y ricos,
desigualdad de género, discrimina-
ción basada en la orientación sexual
entre otras. No podemos celebrar el
Bicentenario sin hablar, reflexionar
y encontrar salidas. La tradición que
queremos reconocer a partir de 1810
debe ser una tradición viva que se ac-
tualiza en las propias circunstancias
actuales. De no ser así estaríamos
honrando un cadáver histórico y no
una nueva vida social y política que
comenzó hace 200 años.
La educación nos ha enseñado a
aprender a aprender, a apostarle a los
procesos pedagógicos como camino
para lograr los avances sociales y po-
líticos de los pueblos. Para los educa-
dores el Bicentenario es un momento
pedagógico para que las nuevas gene-
raciones puedan aprender a insertarse
en la historia del país y en el presente
histórico que ha resultado de esa his-
toria. El desafío continúa…
* Rector Colegio San José de Barranquilla y
Presidente de Conaced (Confederación Na-
cional Católica de Educación) Barranquilla.
Recurso Pedagógico
para trabajar en el aula la
historia, la ciencia, la
literatura, el arte y
las tradiciones en
la época de la
independencia
de la Nueva
Granada.
Eleducador 8.indd 47 4/8/10 3:14:33 PM
e
l
e
d
u
c
a
d
o
r
A
b
r
i
l

2
0
1
0
48
C.C. 26500290
7 7 0 6 8 9 4 1 0 2 9 1 4